Вы находитесь на странице: 1из 2

FUNDADORES

Artículo 70.- Fundadores


Ser “Fundador” en una sociedad implica tener una visión de la empresa y plasmarla en la realidad, que se
encuentre lista para registrarla y constituirla para operar de forma acreditada, legal y autorizada en el
Mercado.
Al crear una empresa o negocio, es necesario que lo constituyamos legalmente, ello nos permitirá que
nuestra empresa sea reconocida legítimamente, que este sujeto a créditos, que podamos emitir
comprobantes de pago, que podamos producir, comercializar y promocionar nuestros productos, sin
infringir normar o evadiendo responsabilidades y tener un funcionamiento más eficiente y comprometido
con la legalidad.

Artículo 71.- Responsabilidad de los Fundadores


Análisis:
Existen deberes y derechos que todo los Fundadores deben y pueden ejercer dependiendo del
procedimiento elegido por ellos al momento de la constitución, que será el que más se ajuste a la idea del
negocio. . Como bien sabemos, la Constitución de una Sociedad implica el cumplimiento de ciertos
requisitos exigidos por la ley; siendo necesario también un conjunto de voluntades expresadas por los
Fundadores, en los cuales descansará al fin y al cabo que una sociedad quede constituida y por ende que
obtenga relevancia en el mundo jurídico y comercial.
Podemos encontrar en la doctrina, dos tipos de actos realizados por los fundadores, en razón de su
especialidad. Nos referimos a los “actos necesarios”, y a los “actos que obligan a la sociedad en futuros
negocios”. Los primeros son aquellos sin los cuales el proceso de constitución se vería truncado; los
segundos, se refieren a los actos adecuados para que la sociedad inicie su actividad en el mundo
comercial, estando estos actos condicionados a la inscripción de la sociedad y a que posteriormente sean
ratificados. Si estos requisitos son incumplidos, ya sea en forma o en plazo, quienes contrataron en el
nombre de la sociedad-fundadores, se obligan personal, ilimitada y solidariamente frente a los terceros
contratantes; así lo encontramos mencionado en el artículo de la LGS. Obsérvese que se presenta dos
requisitos concurrentes para que los fundadores queden liberados de responsabilidad:
 Que la sociedad se inscriba en el Registro Público (con lo cual deja de ser irregular).
 Que los actos sean ratificados por el nombre de la sociedad (con lo cual los hace suyos y no los
desconoce).

Si bien el primer requisito es normalmente cumplido, en muchos casos se olvida que también se requiere
la manifestación expresa de la sociedad ratificando los actos desarrollados por los fundadores en la etapa
pre-constitutiva. Para evitar que los fundadores queden expuestos a la voluntad y decisión de la junta o
del directorio, el segundo párrafo del artículo 71° de la LGS contempla la posibilidad de que dichos actos
sean ratificados tácitamente: “Los fundadores quedan liberados de dicha responsabilidad desde que las
obligaciones asumidas son ratificadas por la sociedad dentro del plazo señalado en el artículo 7 (dentro
de los 3 meses siguientes). A falta de pronunciamiento de la sociedad dentro del citado plazo, se presume
que los actos y contratos celebrados por los fundadores han sido ratificados”.

Artículo 72.- Beneficios de los fundadores


Análisis:
La LGS, establece en el artículo 72° lo referente a los beneficios de los fundadores. En primer lugar, se
indica que estos beneficios serán concedidos independientemente de su calidad como accionistas, (aquí
apreciamos que no todo fundador será siempre un accionista, sino que dependerá de lo que le convenga
a su interés) es decir que podrán recibir dividendos como tales y además recibir una parte de las
utilidades por la calidad ser socios fundadores. En segundo lugar, los beneficios del fundador que
consistan en participaciones en las utilidades o de cualquier derecho sobre estas no pueden exceder en
conjunto a la décima parte de la utilidad distribuible anual que aparezca en el balance de los primeros
cinco años, en un periodo máximo de diez años contados a partir del ejercicio siguiente a la constitución
de la sociedad.

Artículo 73.- Caducidad de la responsabilidad de los fundadores


Análisis:
Esto quiere decir que la sociedad, los socios o terceros perjudicados ante un hecho o circunstancia
pueden interponer una demanda de responsabilidad civil contra los fundadores de una sociedad en la vía
civil en un plazo de dos años, luego de la adopción del acuerdo o de la realización del acto que causo el
daño.