Вы находитесь на странице: 1из 9

1.

¿Qué es la educación inclusiva: alumnos normales o simplemente


alumnos?
2. ¿Se puede excluir alguna persona del derecho a aprender por
motivos económicos?
3. ¿Cómo integrar la Educación con otras política sociales? ¿Hay
Educación sin una visión social?
4. ¿Qué responsabilidad tiene el entorno empresarial en las políticas
educativas?
5. ¿Cómo adoptar el tiempo de aprendizaje con la organización
educativa?
6. ¿Cómo se deben gestionar las actividades extraescolares?
7. ¿Aprendemos desde la diversidad, con la diversidad y para la
diversidad?
8. ¿Cuál es el verdadero papel de la Escuela en la construcción social?
¿Hay igualdad sin inclusión educativa?
9. ¿Cómo debe ser una escuela orientada a crear dirigentes sociales
económicos y administrativos del país?
10. ¿Cómo deben integrar el ecosistema social dentro de la Escuela para
que sea un “laboratorio vital de aprendizaje”?

La familia dentro y fuera de la escuela


1. ¿De quién es la responsabilidad del aprendizaje de los menores?
2. ¿Puede la escuela compensar las desigualdades socioeconómicas de
las familias?
3. ¿Cómo deben contribuir las familias a la definición y seguimiento de
los proyectos de centro?
4. ¿A qué datos de los resultados del centro deben tener acceso las
familias?
5. ¿Es relevante la satisfacción de las familias?
6. ¿Está contribuyendo la educación a la medicalización de los niños?
7. ¿Cómo mejorar en reconocimiento y respeto profesional de los
profesores?
8. ¿Puede la escuela ayudar a las familias a facilitar el desarrollo de sus
hijos?
9. ¿Puede haber distintos niveles de escolarización de acuerdo con los
criterios de las familias?
rofesionales de la educación
1. ¿Cómo coordinar de cara a las necesidades de los alumnos el equipo
docente interdisciplinar del centro?
2. ¿Cómo promover el aprendizaje entre los profesionales de la
educación?
3. ¿Cómo incorporar las evidencias científicas existentes sobre los
procesos de aprendizaje?
4. ¿Cuál es el futuro de los contenidos educativos?
5. ¿Cómo incluir en el programa docente el desarrollo y evaluación de
las competencias para los alumnos actuales?
6. ¿Pueden convivir las metodologías propias de cada profesor en un
centro?
7. ¿Qué cualificación demanda el ejercicio del liderazgo educativo?
8. ¿Cómo mejorar la gestión administrativa en la gestión docente?
9. ¿Cómo gestionar las micropolíticas de los profesores?

El espacio educa
1. ¿Cómo debe ser un aula?
2. ¿Cómo integrar el barrio o el pueblo en el aprendizaje escolar?
3. ¿Cómo integrar Internet en aprendizaje escolar?
4. ¿Cómo adecuar el espacio físico y virtual al proyecto educativo?
5. ¿Desequilibrio territorial y acceso a la educación?
6. ¿Cómo puede la tecnología favorecer el desarrollo personal en los
entornos rurales sin desarraigos?
7. ¿Cómo favorecer que los alumnos sean cosmopolitas?
8. ¿Qué tipos de espacios son necesarios?
9. ¿Qué principios debemos tener en cuenta al diseñar espacios
adecuados para las nuevas metodologías?
10. ¿Cómo deben participar los alumnos en el diseño de los espacios del
centro?

Curriculum y proyecto educativo de centro


1. ¿Cómo organizamos el curriculum? ¿Cuáles son los criterios que se
emplean para diseñar el curriculum? ¿Cómo se articulan sus
elementos?
2. ¿Qué queremos decir cuando hablamos de competencias? ¿Por qué
y para qué enseñar y aprender competencias?
3. ¿Se enseñan y se aprenden realmente las competencias? ¿Cómo
transformar un curriculum basado en una lista de contenidos en uno
inspirador basado en competencias?
4. ¿Por qué se sugiere un curriculum abierto? ¿Cuáles son los límites de
un curriculum abierto?
5. ¿Quién debe decidir y cómo debe decidirse el proyecto educativo de
centro?
6. ¿Cómo se resuelve el problema de acomodar la libertad del docente
y el proyecto educativo?
7. ¿Dónde empiezan las creencias y dónde terminan las evidencias en
la escuela?
8. ¿Por qué es importante la autonomía de centros? ¿Debieran existir
límites en la autonomía de centros? ¿Puede haber autonomía de
centros sin evaluación?
9. ¿Cómo instaurar redes de centros?
10. ¿Cómo pueden incorporarse las estrategias de aprendizaje informal
en el aprendizaje formal que tiene lugar en la escuela?

Medimos lo que valoramos


1. ¿Es evaluar un elemento imprescindible del sistema educativo? Si es
así, ¿qué tipos de evaluación necesitamos y cuáles no queremos?.
2. Cuando evaluamos, ¿tenemos claro su finalidad principal?; ¿qué
objetivos buscamos con la evaluación?. ¿Establecemos estos
objetivos y fines de manera compartida?, ¿se ajusta nuestra forma de
evaluar a esa finalidad?. ¿Estamos seguros que conseguimos los
objetivos establecidos?
3. ¿Es evaluar un proceso objetivo? o, por el contrario, ¿cada vez que
evaluamos estamos asumiendo unos valores determinados? ¿Es
evaluar un proceso técnico o ético?
4. ¿Somos conscientes del poder de la evaluación?. ¿Sabemos cuáles
son las consecuencias pretendidas de la evaluación? ¿somos
conscientes de sus consecuencias no pretendidas?. ¿Somos
conscientes de cómo condiciona cualquier evaluación al proceso
enseñanza/aprendizaje?. Cuando evaluamos, ¿tenemos en cuenta que
el cómo evaluamos condiciona la calidad y la durabilidad de los
aprendizajes?
5. ¿Quién debe participar en el diseño de la evaluación? y ¿quién debe
evaluar?. ¿Qué ocurriría si a nuestros alumnos les evaluásemos por su
capacidad para evaluar y evaluarse?
6. ¿Estamos midiendo lo que valoramos o medimos aquello que es
fácilmente medible, llegando a la situación de que valoramos solo lo
que podemos medir?. Dicho de otra manera, ¿estamos midiendo
(todo) lo que nos importa? ¿O es necesario ampliar la mirada sobre lo
que medimos?.
7. ¿Qué ocurriría si en lugar de medir la adquisición de conocimientos
que quedarán obsoletos rápidamente les evaluásemos por su
capacidad de aprender a aprender y de aprender a ser?; ¿Qué
ocurriría si les evaluásemos por su capacidad para transformar sus
entornos?; ¿por su capacidad para transformar la sociedad?. ¿Qué
ocurriría si evaluásemos su capacidad para vivir y trabajar en la
incertidumbre?
8. Promueven las mediciones internacionales y las comparativas a gran
escala un debate amplio y profundo acerca de qué entendemos por
una buena educación o, como sostiene Gert Biesta, en realidad han
reemplazado las preguntas normativas sobre las metas y logros
educativos deseados por preguntas técnicas acerca de la eficacia de
los Sistemas?. ¿Son útiles las pruebas internacionales para las
escuelas? ¿a los docentes? ¿a los alumnos? ¿Pueden mejorar los
resultados en las evaluaciones sin mejorar los aprendizajes?
9. ¿Cómo se miden las competencias?. ¿Cómo podemos medir
competencias sociales y emocionales, como la empatía y la
responsabilidad, o competencias y valores como el respeto a la
multiculturalidad o la dignidad humana?
10. ¿Se puede medir la calidad del profesorado?

El tiempo y los tiempos en el aprendizaje


1. ¿Cómo debe ser la unidad en la que dividir en tiempo en la escuela?
¿Cuáles son las razones por las cuales seguimos compartimentando el
tiempo de la docencia en unidades discretas de tiempo limitado?
2. ¿Por qué no permitimos a los alumnos que aprendan a gestionar su
propio tiempo? ¿Por qué se presume que los ritmos y estilos de
aprendizaje de todos los alumnos son similares? ¿Por qué no
introducimos el aprendizaje de la gestión del tiempo como una
herramienta de meta aprendizaje fundamental?
3. ¿Por qué examinamos a todos nuestros alumnos al mismo tiempo?
¿Por qué no esperamos a que cada uno encuentre el momento más
adecuado para someterse a una prueba o un control?
4. Creíamos hasta hace poco que aprender era un verbo que se
ejecutaba durante un tiempo limitado al fin del cual dejábamos de
hacerlo; hoy creemos que el aprendizaje se despliega a lo largo del
tiempo, a lo largo de toda nuestra vida. ¿Cómo han cambiado las
cosas? ¿Qué nos ha llevado hasta ahí? ¿Cómo debemos preparar a
nuestros alumnos para que sean capaces de desarrollar esa
predisposición a aprender de manera permanente, sin limitaciones
temporales? Zygmunt Bauman decía a este respecto: “El apetito de
conocimiento debería hacerse gradualmente más intenso a lo largo
de toda la vida, a fin de que cada individuo continúe creciendo y sea
a la vez una persona mejor”. ¿De qué manera podemos promover
esta inclinación?
5. El aprendizaje y el seguimiento de objetivos personales
acompañamiento y asesoramiento, pero los profesores no suelen
disponer del tiempo necesario para prestar esa clase de atención
personalizada. ¿De qué manera habría que liberar el tiempo de los
profesores para que pudieran convertirse en asesores, mentores o
tutores personales de sus alumnos?
6. “La aceleración tecnológica”, escribe Hartmut Rosa, que está
vinculada frecuentemente con la introducción de tecnologías nuevas,
casi inevitablemente provoca una gama de cambios en las prácticas
sociales, las estructuras de comunicación y las formas de vida
correspondientes”. Si eso es así -y parece, en buena medida,
incontrovertible-, ¿de qué manera ralentizar el ritmo del aprendizaje y
promover el uso cabal de la tecnología? ¿De qué forma promover la
resonancia personal que el aprendizaje requiere?
7. Muchos de nosotros hemos constatado que parece existir una pauta
temporal reiterativa en el ciclo del abandono y la exclusión escolar:
malas calificaciones, desatención y desapego crecientes, fracaso
escolar, abandono o expulsión y deserción escolar irreversible. ¿Hay
alguna manera de impedir que esta cadencia y este patrón se
repitan?
8. La sobrecarga de los planes de estudio es en parte responsable de
que las jornadas escolares de los alumnos no acaben cuando
abandonan las aulas. Las tareas escolares añaden horas a su jornada
escolar y convierte sus días en interminables jornadas laborales. ¿Hay
alguna forma de delimitarlas, de evitar las sobrecargas y de asignar
un tiempo para cada cosa?
9. La psicología y la pedagogía tradicionales abogaban por la
existencia de fases de desarrollo cognitivo claramente diferenciadas
y, por tanto, de contenidos adecuados para cada tramo de edad. Hoy
en día existen posturas, sobre todo en la etapa de infantil, que invitan
a obviar esas supuestas diferencias y cultivar, más bien, los intereses
de los niños y niñas, independientemente de su edad. ¿Es necesario,
en pedagogía, darle tiempo al tiempo y permitir que cada alumno
despliegue sus talentos y competencias a su ritmo?
10. ¿Cuánto tiempo sería necesario para promover una transformación
sólida de nuestro sistema educativo que nos garantizara, en la
medida de lo posible, resultados positivos? ¿Qué nos puede enseñar
el caso, por ejemplo, de Singapur? (un Estado con 50 años y un
sistema educativo joven)

La política importa
1. ¿Cómo actualizar, en un pacto educativo para el 2030, los 4 pilares
fundamentales de la Educación del Informe Delors?. (Aprender a
conocer, a hacer, a convivir y a ser)
2. ¿Cuáles debieran ser los límites temporales de la escolarización
obligatoria?. ¿Sobre qué postulados habría que considerar la
adecuada temporalidad (sociales, desarrollo de la persona…)?
3. ¿Cómo reforzar una educación inclusiva en una sociedad cada vez
más compleja y diversa?
4. ¿Ha de reforzarse el papel de los municipios, o instituciones públicas
más cercanas al ciudadano, en lo referente a la gestión educativa?
5. ¿Cómo articular la participación de la ciudadanía, más allá de las
instituciones públicas (municipios y CCAA) en el desarrollo de las
actividades educativas, escolares y extraescolares?
6. ¿Cómo conjugar y encauzar políticamente la imprescindible
burocracia administrativa y legal y los intereses corporativos dentro
de la institución educativa con la imperiosa necesidad de
transformación que requiere la escuela y el aula?
7. Relacionado con lo anterior: ¿cómo incorporar la “revolución en la
innovación digital” que está sufriendo la Educación y la escuela
también en la Administración Pública Educativa?. A este respecto, se
vería afectada en: la labor de inspección, evaluación y resultados, la
labor de gestión administrativa digital, la labor de selección de
personal no docente, etc.
8. ¿Cuál es el papel de los nuevos actores económicos (corporaciones
de internet, fabricantes de dispositivos, desarrolladores de software,
fondos de inversión…) y sociales (Fundaciones, Asociaciones sin
ánimo de lucro, otras entidades colaboradoras) en sistema educativo?
9. El derecho a aprender, la necesidad de un aprendizaje para toda la
vida, ¿se garantiza con los derechos de escolarización?. ¿Qué más
habría que hacer?
10. ¿Cómo coordinar las políticas educativas con otras políticas públicas
relacionadas: culturales, ciencia y tecnología, medio ambiente y
sostenibilidad,… Muy en particular, las políticas vinculadas a la
empleabilidad, a la relación entre educación e inserción en el mundo
laboral, en lo referente al ajuste necesario a la nueva economía
digital.
11. Por último, y como quiera que debemos educar “para lo que aún no
existe” se requiere reflexionar sobre las plataformas políticas más
ágiles e innovadores que ayuden a diseñar, a través de la educación,
la sociedad que queremos. Una Educación en sentido amplio capaz de
afrontar el reto de transformación y rediseño de instituciones
(empezando por las educativas) que hagan posible la sociedad futura

Educación transformadora

Un sistema de conocimiento separado, compartimentado y especializado ya no sirve para entender


los problemas que son cada vez más transversales y transdisciplinares.

Necesitamos superar un pensamiento tecnocrático que separa y divide, para promover un


pensamiento global que capacite a los y las estudiantes para organizar la información dentro del
contexto en el que se encuentran, que posibilite una visión interdependiente de las cosas que les
pasan y del mundo.

La organización del centro se realiza desde la perspectiva de un proyecto educativo no sólo técnico
sino también emocional, ético y político. Esta perspectiva de proyecto fomenta en el centro
transformador la indagación y la discusión entre docentes, estudiantes y comunidad, así como el
trabajo con una visión integrada del conocimiento que permite la diversificación de actividades
dentro de un marco común. Para ello, la organización del centro contribuye a generar un
conocimiento riguroso, pertinente, ético y significativo para todos los actores implicados
(profesorado, alumnado y comunidad), que facilita una lectura crítica del mundo, en el sentido
freiriano.

Queremos unos centros que sean focos de transformación, una responsabilidad intrínsecamente
asociada a su rol educativo dentro de la sociedad, compartida con otros muchos agentes; unos
centros que tomen partido por la comunidad a la que pertenecen, den respuesta a sus inquietudes
y necesidades, alienten los procesos de cambio, den voz a quienes han sido silenciados. En
definitiva, que sean motor de la comunidad. La escuela no ha de liderar necesariamente estos
procesos, pero debe ser una pieza clave en los mismos, jugando su papel de referente en el
entramado comunitario.
Demandamos estructuras y modelos de participación que garanticen la representación y el
protagonismo de todos los actores –dirección, profesorado, personal de administración y servicios
y familias- en los espacios de discusión, reflexión y toma de decisiones, lo que implica establecer
por ley canales eficaces para compartir la información necesaria para asumir consensos entre
todos los sectores implicados.

Desde una visión holística del proceso educativo, reivindicamos una educación centrada en el
alumnado y sus circunstancias vitales, inclusiva, liderada por unos equipos docentes que tienen y
desarrollan sensibilidad al contexto y las historias personales del alumnado.

A los gobiernos corresponde garantizar el ejercicio de los derechos humanos y las condiciones para
el desarrollo digno de los habitantes del planeta, y por tanto son un actor clave en el proceso de
transformación social. Pero no son los únicos actores políticos. La responsabilidad de transformar
la sociedad y el sistema es compartida por todas las personas. Como Red de educadores y
educadoras, apostamos por una educación de transformación social, contando con todos los
actores educativos, especialmente con las familias Queremos una escuela en la que nuestros
alumnos y alumnas vivan la democracia en el día a día; donde puedan opinar sobre las cosas que
les afectan, donde puedan tomar decisiones junto con sus compañeros y el resto de la comunidad
educativa, implicándose en la vida escolar y aprendiendo a debatir, argumentar y pensar cómo
querrían que fueran las cosas y a luchar por conseguirlo. Si los estudiantes viven su centro como
algo propio, que depende de sus actos y decisiones, lo cuidarán con cariño y no serán necesarias
tantas normas restrictivas y prohibiciones.

Queremos una escuela participativa y cogestionada entre todos, porque alumnado y familias
pueden tener opiniones muy válidas sobre el proceso de enseñanza y aprendizaje y sobre el
funcionamiento escolar que pueden ayudarnos a mejorar. Se trata de crear un entorno en el que se
favorezca el entendimiento mutuo y la cooperación, donde la participación no se viva como una
intromisión o una amenaza, sino como algo valioso y enriquecedor.

Queremos una escuela abierta y comprometida con los problemas del entorno, porque la tarea de
educar es muy amplia y compleja y la escuela no puede afrontarla en solitario, sino cooperando
con la sociedad

la escuela/universidad que tenemos ha sido desbordada por las


cambiantes realidades sociales del siglo XXI, lo cual demanda urgentes
transformaciones. En la Revolución Bolivariana que durante el período
1999-2013 se concentró en la ampliación de la cobertura y la derrota de la
exclusión educativa, incluyendo a millones de venezolanos en la
educación y el sistema escolar, derrotando el analfabetismo y trabajando
la relación entre educación y mundo del trabajo, la transformación
educativa pasa hoy por el debate de la calidad

La escuela tradicional quedó atrás, se debe ajustar la forma de


enseñar, con la atención centrada en el educando.

¿La calidad educativa la determina el maestro/profesor?

Seguimiento, acompañamiento y evaluación de la calidad de la educación

Похожие интересы