Вы находитесь на странице: 1из 6

Programa Académico de Formación General

2019-2

GUÍA PRÁCTICA - SESIÓN 1

Vida de César Vallejo: hechos importantes y valores


trascendentales
Lectura: “El espíritu universitario”

Datos generales:

Competencia Aplica la comunicación verbal y no verbal en diferentes contextos para liderar trabajos
Genérica: cooperativos con actitud crítica, reflexiva y ética, usando las tecnologías de la
información y comunicación.

Resultado de aprendizaje: Actitud: Evidencia de aprendizaje:


Produce textos diversos aplicando  Muestra liderazgo. Matriz de fundamentación
recursos tecnológicos y relaciona la  Muestra disposición
vida de César Vallejo con las para el trabajo en
cualidades de un emprendedor. equipo.

I. ACTIVIDADES DE INICIO
Actividad 1: Situación vivencial / Contextualización / Conocimientos previos

 Observa la diapositiva presentada por el docente sobre algunos aspectos de la vida de César Vallejo.

Actividad 2: Reflexiona

 A continuación, responde -de manera oral- las siguientes preguntas:


¿Qué sabes de la vida de César Vallejo?
¿Puedes relacionar algunas imágenes con hechos que hayan ocurrido en la vida del poeta?
¿Por qué es importante conocer datos sobre la vida y obra de César Vallejo?
II. ACTIVIDADES DE PROCESO
Actividad 3: Exploración / Reflexión / Uso de diferentes fuentes de información

 Para profundizar en el tema, debes realizar la revisión de las diversas fuentes que te facilitamos o las
que puedes encontrar en la biblioteca física o virtual de instituciones confiables. Indaga de manera
individual sobre el siguiente CONTENIDO TEMÁTICO.

Infancia, familia y Estudios universitarios y


educación básica el Grupo Norte

Vallejo y la prisión:
Trabajos desempeñados
principales
por César Vallejo
acontecimientos

Producción literaria de
Vallejo en Europa César Vallejo

 Para seleccionar una información, ten en cuenta lo siguiente:


- Revisa el material de apoyo publicado en tu campus Trilce, sección “anexos” de la sesión 1. Además,
desde esta plataforma, puedes acceder a los textos de la biblioteca digital de la UCV.
- Indaga información sobre las fuentes consignadas en la referencia bibliográfica que aparece al final
de la guía.
- Puedes buscar información adicional en libros, artículos de revista, links de videos y otros vía Google
académico, Google books u otros buscadores confiables.
- Si vas a consultar páginas en línea, estas deben ser confiables. Evitar Wikipedia, El rincón del vago
entre otros.
- También puedes revisar los siguientes enlaces:
Perú Educa: César Vallejo Mendoza
http://www.perueduca.pe/recursosedu/fasciculos/secundaria/comunicacion/cesar_vallejo.pdf

El Peruano: Eternamente Vallejo


http://portal.andina.com.pe/edpespeciales/especiales/2012/covers_peruano/cover_vallejo.pdf

Cervantes virtual: Cronología biográfica de César Vallejo


http://www.cervantesvirtual.com/descargaPdf/cronologia-biografica-de-cesar-vallejo/

Actividad 4: Respeta la autoría


 Recuerda siempre que encuentres una buena fuente de información, registra sus datos en el cuadro
que se te muestra líneas abajo (REGISTRO DE REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA). Si consultaste más de un
libro, ingresa solo los datos del texto en el que encontraste mayor información.
REGISTRO DE REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA
Autor(es):
Año:
Título de la fuente:
Edición: Editorial:
Ciudad o país: Número de página(s) consultada(s):
ISBN:

Ahora, utilizando tu manual de estilo APA, ordena los datos.

_____________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________________

Actividad 5: Consolidación y sistematización de la información

 Luego de investigar los datos de la vida de César Vallejo a partir del contenido temático, forma grupos
de cinco o seis integrantes.
 Comparte la información encontrada con tus compañeros de equipo.
 Luego consolida la información en un organizador gráfico (línea de tiempo). Trabaja en un papelógrafo.

Actividad 6: Aplicación / Transferencia / Ejercitación

 Las cualidades de un emprendedor guardan estrecha relación con algunos valores. Responde de
manera personal las siguientes preguntas:
¿Qué valores practicó César
Vallejo?

¿Las obras de César Vallejo


presentan algunos valores?

¿Por qué es importante hablar


sobre los valores que encotramos
en César Vallejo?

Actividad 7: Socialización de producto / Aclaración de procesos


 Cada grupo expone el organizador del subtema asignado.

III. ACTIVIDADES FINALES


Actividad 8: Aplicación de los nuevos conocimientos
 Desarrolla la matriz de fundamentación publicada en la plataforma Trilce. En ella relaciona los diversos
valores característicos de un emprendedor con algunos pasajes en la vida de Vallejo y en sus obras.

Actividad 9: Evaluación

 Se aplica la rúbrica de la sesión 1 para evaluar el desarrollo correcto de la matriz de fundamentación.


IV. RECOMENDACIONES PARA LA SIGUIENTE CLASE

1.- De manera grupal: leen el artículo periodístico “El espíritu universitario”, de César Vallejo
(anexado al final de la guía), y responden las siguientes preguntas. Estas se presentarán en
una hoja al inicio de la siguiente clase :

1. ¿Cuál es la tesis que plantea el autor en la lectura?


2. ¿Qué diferencias plantea el artículo entre la universidad europea y la universidad
latinoamericana?
3. ¿Consideras que estas diferencias siguen vigentes?
4. ¿Qué acciones debe tomar la universidad peruana para solucionar la problemática
planteada por Vallejo en este artículo?

2.-De forma individual: lee el artículo “César Vallejo, poeta de hogar y fogón”, de Mara
García, y elabora un organizador gráfico sobre las características de la familia representadas
en la poesía de Vallejo. El texto se encuentra dentro de los materiales de la segunda sesión.

V REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS APA

Código de LIBROS, REVISTAS, ARTÍCULOS, TESIS, PÁGINAS WEB


biblioteca
Cepeda, J., Flores, J., Varas, G. (2009). César Vallejo. Selección de artículos. UCV. Trujillo.
Coyné A. (1999). Medio siglo con Vallejo. Lima: PUCP.

De Vallejo Georgette. (1989). Allá ellos, allá ellos, allá ellos. Lima: Lustra.

Delgado, J. (2006). Vallejo estudiante y docente. Callao: Instituto del libro y la lectura del
Perú INLEC.

González, R. (2009).Claves para leer a Vallejo. Lima: San Marcos.

Orrego, A. (1989). Mi encuentro con César Vallejo. Bogotá: Tercer Mundo.

Pachas, M. (2018). ¡Yo que tan solo he nacido! (Una biografía de César Vallejo). Lima: Juan
Gutemberg.
Rivero, T. (2004). Vallejo y ese 15 de abril. Trujillo: Trilce.
EL ESPÍRITU UNIVERSITARIO

París, agosto do 1927

odos estamos de acuerdo en que América vive culturalmente de Europa como prestataria o
Tdepositaria de las formas occidentales en política, en arte, en religión, en idioma. Y aunque no
todos estamos de acuerdo en que tales formas dominarán en el porvenir de América, nadie
puede negar, por ahora, que el nuevo continente sigue cada vez más de cerca y al pie de la letra
los pasos del espíritu europeo. Hemos democratizado ayer con la revolución francesa y
sovietizamos o se pretende sovietizar hoy con la revolución rusa. Me parece ver revivir las
primeras tentativas libertarias del siglo pasado, en las escaramuzas libertarias de los comunistas
de ahora. El balance de las ideas democráticas no es muy halagüeño hasta hoy en América. Tanto
peor o, precisamente, por eso mismo, hay quienes piensan que la revolución del proletariado se
impone, como único medio de encauzar nuestros destinos por donde las doctrinas burguesas no
han hecho más que desorientarnos y anarquizarnos. Y, comunismo integral o moderado,
socialismo agrario o anti imperialista (la etiqueta es lo de menos), las nuevas inquietudes que hoy
suceden a los ensayos burgueses iniciados hace un siglo en América, todas proceden directamente
de Moscú, inspirándose, en esencia, en idéntico postulado de organización económica y de justicia
social. A la copia de ayer de la democracia europea, sucede la copia de hoy de la Tercera
Internacional. ¿Logrará esta nueva manera de organización encauzar los destinos políticos no-
vomundiales? ¿Fracasará el ideal comunista en América, como ha fracasado el ideal
democrático?...
Porque es bueno subrayar con toda la voz, que el sentimiento democrático europeo ha
fracasado totalmente en América. Todos tenemos de ello plena conciencia. Hasta los mismos
europeos lo reconocen y algunos de ellos llegan a asimilar el caso de América al caso de los
pueblos del Extremo Oriente, donde el descastamiento cultural ha sido completo y donde las
formas occidentales, al contacto del suelo aborigen, se han podrido, traduciéndose en la debacle y
la disolución. La democracia europea ha fracasado, pues, en América. Ella fue después de la acción
colonizadora, a finiquitar nuestras formas indígenas de vida, nuestra historia y tradición, nuestra
estructura racial y sus potenciales de renovación para el futuro y, en cambio, no nos ha dado
ningún principio nuevo de la vida, ninguna semilla política que, por su fuerza y salud nuevas,
pudiera reemplazar, ventajosa y más humanamente, a los antiguos moldes de existencia. El ideal
democrático europeo nos ha destruido todo y no nos ha dado más que una farsa de organización y
libertad.
La democracia burguesa ha fracasado en América, en el tono y medida en que fracasa para la
vida una cosa original, al ser repetida o copiada. Todas las instituciones culturales de inspiración
democrática -legislación, arte, economía, etcétera- han desvirtuado en América, no ya por
necesidad de adaptación, sino por ausencia de facultad de adaptación. La doctrina democrática,
cuyos frutos en Europa no es del caso discutir ahora, adquiere en América las señales de una
caricatura desastrosa. En Europa, la universidad, por ejemplo, es dentro del ideal democrático, un
factor de orden y orientación, una disciplina de método y razón. Por mucho que Jaurés quería
convertir a la Universidad en exclusivo foco de debates revolucionarios y centro de todos los libe-
ralismos, el espíritu universitario ha sido y continúa siendo, sobre todo, un hogar de serenidad
espiritual -que no hay que confundir con el anquilosamiento- y un austero laboratorio de alta
creación. En América, por el contrario, la Universidad ha descendido de su rol creador a la
barricada lugareña y capitulera, con todas sus rutinas, sus personalismos de charol y sus
mesianismos de segunda mano. En Europa la Universidad crea silenciosamente, dejando el papel
divulgador a otros factores sociales. En América la Universidad tiende a reducirse a la ya famosa
extensión universitaria o universidad popular, cuando ella no se circunscribe a la repetición en
familia de la cultura europea. De allí que, mientras que de la universidad europea sale la ciencia, la
filosofía y todos los principios ideales y vivientes que rigen la existencia y el desarrollo del espíritu
humano, de la universidad latino-americana no salen más que divulgadores. La universidad en
América no crea filosofías, ni ideales políticos ni corrientes científicas. Ella vive de las migajas
ideológicas de Europa y todo su papel se reduce a repetirlas al alumnado de dentro o fuera de los
claustros.
Abortado el ideal democrático en América, no es aventurado predecir idéntico destino al ideal
comunista. En América, debido a nuestra incurable inclinación al plagio fácil y en bruto y a nuestra
falta de tacto y poder asimilativos, son igualmente falsos y nocivos el orden burgués como el
escarceo comunista. Hay que desterrar el ideario democrático y cerrar las puertas al ideario
comunista. Aprendamos, en primer lugar, a estudiar y comprender y luego a asimilar. Lo demás
vendrá por sí solo.
Un día le expresaba yo a Haya de la Torre, ese gran sembrador de inquietudes continentales:
-Quien quiera trabajar sinceramente por los pueblos de América tendrá que convenir en que el
más grave foco de mixtificación y obscurantismo que existe actualmente en el continente, es el
espíritu universitario. En él se incubó ayer el plagio de la democracia europea y en él se está
incubando ahora el plagio comunista. Hay que empezar por destruirlo de raíz, en todas sus formas
y manifestaciones.
A todas estas consideraciones nos lleva la actitud que algunos pueblos del Oriente han
empezado a asumir, oponiendo una fuerte resistencia a la influencia occidental en general. El
Japón que, desde hace más de medio siglo, está en íntimo contacto con Europa, muchas de cuyas
formas culturales ha asimilado maravillosamente, empieza a poner un límite a tales influencias.
Pueblo de una gran vitalidad, el Japón ha demostrado siempre y de varias maneras la fuerza de su
personalidad espiritual, y esta última medida antioccidentalista, que acabamos de señalar, prueba
las grandes reservas peculiares de su raza.
La asombrosa facultad de adaptación de los japoneses les ha permitido, en menos de cincuenta
años, impregnarse de todas las corrientes espirituales del mundo. Su curiosidad e inquietud han
llevado, a veces, hasta el exceso este tráfico de ideas. "El espíritu japonés -sostiene el vizconde de
Motono, en un estudio publicado recientemente en Les Messages d'Orient- se ha nutrido
ávidamente de todas las ideas, costumbres y ciencias extranjeras y lo ha hecho, en ocasiones, con
tal ardor, que los resultados de semejante entusiasmo han sido patentes y patéticos. Hace unos
veinte años se produjo una serie de suicidios en la juventud, a causa de perturbaciones
espirituales originadas por la lectura de los filósofos alemanes".
Pero el Japón empieza ya a controlar su avidez cosmopolita y, singularmente, europeizante. Aro
Naito dice, estudiando la fisonomía de la nueva literatura nipona: "Hay, sin duda, en nuestra
poesía de los últimos cuarenta años, un exceso de occidentalismo. Más hemos empezado ya a
volver a nuestras tradiciones y a renovarlas. Es tiempo de volver a la simplicidad expresiva, legada
por los grandes padres de nuestra cultura".
El Japón es quizás, entre los países orientales, el de más fuerte -personalidad cultural. Ha
sabido asimilar, sin plagio ni imitación, la cultura europea y, como acabamos de ver, vuelve hoy a
afirmar enérgicamente los rasgos distintivos y peculiares de su espíritu. Los otros pueblos del
Oriente tendrán que luchar de otro modo por los fueros de su espíritu, pasando airosamente por
el cedazo occidental o quebrándolo de un golpe.

[Variedades N.º 1023, Lima, 8 de octubre de 1927]