Вы находитесь на странице: 1из 6

FOLLETO PADRES

MATERIAL PARA ESTUDIANTES CON BAJA VISIÓN

Los materiales utilizados deben ser adaptados dependiendo de la capacidad visual del
estudiante, bien sea con alto relieve y/o con colores contrastantes, como blanco-negro,
amarillo-rojo, verde-azul. Así, los estudiantes con menos potencialidad visual pueden acceder
a la información a través de dos canales el visual y el táctil.

Para la elaboración del material impreso y gráfico tenga en cuenta:

• Los renglones de los cuadernos se pueden resaltar con un plumón negro de punta delgada.
• Sugiera a su estudiante el uso de un lápiz 2B, 4B ó 6B, pues con ellos se obtienen trazos más
gruesos y marcados.

• Tipo de letra: cada letra debe ser trazada con claridad, fácilmente distinguible una de otra,
de manera que reunidas en un todo, constituyan un conjunto armónico. Evite todo adorno
que las desfigure o modifique. Los trazos no deben ser demasiado finos, ni excesivamente
gruesos, que parezcan manchas en el papel.

casa

• El cuerpo de la letra: se refiere al ancho en proporción al alto de los trazos que conforman
las letras. Mientras más tamaño, aumenta la visibilidad, pero demasiado tamaño, la
dificulta.
Se debe buscar el tamaño que más se adecue al funcionamiento visual de la persona, por
ejemplo, letras entre 8 y 12 milímetros. En algunos casos los estudiantes con baja visión
deben reemplazar la letra impresa por el sistema de lecto-escritura Braille.

• Los espacios facilitan la lectura cuando son utilizados adecuadamente. Cierta cantidad de
espacios blancos en un escrito lo hacen más cómodo, demasiados hacen que el texto se
separe y el movimiento de los ojos de un renglón a otro sea menos fácil, poco natural y le
produzca fatiga visual.
gato perro uva

• El papel blanco y la tinta negra son los elementos que proporcionan mayor contraste y
visibilidad. En algunos casos, el papel color marfil para textos largos puede facilitar la lectura
porque reduce el reflejo. No aconsejamos usar papeles, ni tintas de color.

• Emplee un acetato amarillo sobre el material impreso para mejorar el contraste al leer.

• Al utilizar gráficas escoja aquellas que no contengan demasiada información visual, ya que
esto confunde y disminuye la información que el estudiante pueda obtener de ella.

• Use papel opaco, así como colores fuertes como rojo, verde, azul, naranja, que NO sean
brillantes.

• Aumente el tamaño de los dibujos que, preferiblemente, no deben estar saturados de


muchos elementos; de ser necesario, se debe prescindir de elementos pequeños o poco
definidos.

• Reprodúzcalos con líneas marcadas que ofrezcan un alto contraste y con rasgos bien
definidos. Para ello, puede emplear plumones de punta delgada.

• Las gráficas deben corresponder al concepto real que se quiere representar, es decir, tener
exactitud en su composición.
• Puede utilizar acetatos para hacer gráficas relacionadas con geografía y ciencias naturales,
entre otras áreas; para delinear, emplee un marcador para acetato y déjelo secar durante
unos segundos; también puede utilizar Vitraplón (delineador para vidrio) y/o Vitrafeta
(pintura para vidrio) de colores fuertes para rellenar las figuras. Permítale al estudiante
observar los acetatos, colocándolos sobre una ventana bien iluminada, teniendo en cuenta
que el rayo de luz no genere resplandor directamente sobre la lámina, ni el rostro de la
persona.

Acetato

Recuerde que cuanto más se le anime al niño a mirar, mejores serán sus posibilidades
futuras para usar con eficiencia la visión.
FOLLETO DOCENTES

Estudiantes con Baja Visión en el Aula

Para hablar de baja visión, es importante en primer lugar, definir este tipo de
discapacidad: la baja visión es una condición heterogénea, que consiste en una
disminución considerable de la agudeza y/o el campo visual que no se puede corregir con
lentes o cirugía. Además, las personas con baja visión presentan dificultades para realizar
actividades como identificar colores, leer, reconocer el dinero, desplazarse en forma
segura, entre otras. Contrario a lo que se cree, según la Organización Mundial de la Salud,
aproximadamente el setenta por ciento de las personas con discapacidad visual tienen baja
visión irreversible.
Aquellas personas que han sido intervenidas quirúrgicamente o que utilizan lentes, y de
esta manera se logra corregir su deficiencia visual, no se consideran con baja visión.

Aclarado el punto anterior, a continuación presentamos una serie de sugerencias para el


docente que tiene uno o varios estudiantes con baja visión en el aula de clases,
entendiendo que las mismas son de carácter subjetivo y en ningún momento pretenden
hacer las veces de manual.

1. Comunicación: teniendo en cuenta que esta condición varía en cada persona, es


importante que sea su estudiante quien le ayude a determinar cuáles son sus
necesidades y las adaptaciones que requiere. No tema preguntar, hable con el
estudiante y su familia, consulte en internet y aprenda a conocer las
particularidades de esta condición.
2. Ubicación: el estudiante con baja visión en la mayoría de los casos debe ubicarse
adelante, cerca del tablero. Esto le permitirá ver mejor las letras, aunque la
iluminación y el contraste podrían influir sobre este respecto.
3. Iluminación y contraste: dependiendo de las características individuales, las
personas con baja visión se sentirán más cómodas en espacios con luz fuerte o un
poco más tenue, y algunos preferirán contraste negro con fondo blanco, o blanco
con fondo negro.
4. Caracteres ampliados: dependiendo de las características visuales de su
estudiante, debe presentar el material de trabajo impreso con caracteres
ampliados, procurando que la impresión esté libre de manchas y otros similares.
5. Uso de las TIC: Existe una gran variedad de dispositivos para optimizar el uso de
la visión; desde lámparas y atriles, hasta magnificadores con circuito cerrado de
televisión de distintos tamaños y telelupas. También están disponibles los
magnificadores de pantalla Magic y ZoomText para los computadores, Y diversas
aplicaciones móviles para los teléfonos inteligentes; estas herramientas permiten
ajustar aspectos como el tamaño, contraste, brillo, color, entre otros, facilitando a
la persona con baja visión trabajar con caracteres impresos en tinta o en formatos
digitales, adecuándolos a sus necesidades.
6. Escritura: según las particularidades de cada estudiante, puede que algunos
escriban en sistema Braille y otros en tinta; en el segundo caso, se recomienda
utilizar el lápiz seis be, plumones o marcadores y cuadernos adaptados para esta
condición, los cuales se pueden adquirir en tiendas especializadas.
7. Aprendizaje colaborativo: es importante que el estudiante cuente con el apoyo de
sus compañeros en lo referente a la retroalimentación sobre aspectos visuales de
la clase que, debido a las características de su visión, pueda haber omitido o
pasado por alto.

Esperamos que estas recomendaciones le permitan generar mayores y mejores


oportunidades de inclusión para sus estudiantes con baja visión.