Вы находитесь на странице: 1из 20

Universidad Abierta Para Adultos

(UAPA)

Asignatura

Psicopatología 2

Tema

Tarea 4

Facilitador (a)

Renata Jiménez Guzmán

Participante/matricula
Maritza Paulino / 04-0531

Fecha

04 Junio del 2019


INTRODUCCION

La esquizofrenia es una enfermedad cerebral grave. Las personas que la padecen


pueden escuchar voces que no están allí. Ellos pueden pensar que otras personas
quieren hacerles daño. A veces no tiene sentido cuando hablan. Este trastorno
hace que sea difícil para ellos mantener un trabajo o cuidar de sí mismos.

La gravedad de los síntomas y la larga duración de la enfermedad tienden a


causar un alto grado de discapacidad. Los medicamentos y otros tratamientos
usados para la esquizofrenia sirven para reducir y controlar los síntomas, solo si
se siguen de la manera indicada por el médico. A pesar de todo, algunas personas
no se benefician mucho con los tratamientos disponibles. Otras los suspenden de
manera prematura. Una de las razones para que esto suceda es la presencia de
efectos secundarios de la medicación, los cuales pueden ser desagradables e
inconvenientes.

La evolución de la esquizofrenia es variable. Algunas personas sufren un solo


episodio sicótico y se recuperan. Otras tienen muchos episodios de psicosis en el
transcurso de su vida, pero entre dichos períodos llevan una vida normal.

ESQUIZOFRENIA: DIAGNÓSTICO, ETIOLOGÍA Y TRATAMIENTO.


 Los síntomas de la esquizofrenia.

La esquizofrenia es una enfermedad mental grave común, que comporta una


notable "estigmatización" y suele ser mal comprendida. Las personas con
esquizofrenia experimentan alteraciones del pensamiento, las emociones y la
conducta, y consideran difícil juzgar la realidad. Ello puede tener importantes
consecuencias en la vida del paciente y su familia.

La esquizofrenia se debe a un desequilibrio de sustancias químicas que envían


señales al cerebro, provocando la percepción (ver, oír o pensar) de cosas que no
son reales. No se conocen bien cuáles son los factores que producen este
desequilibrio.

Los síntomas de la esquizofrenia suelen comenzar entre los 16 y 30 años. Los


hombres a menudo desarrollan síntomas a una edad más temprana que las
mujeres. Por lo general no se desarrolla después de los 45 años.

Fases

En la fase premórbida, los pacientes pueden no mostrar síntomas o sufrir un


descenso de la competencia social, una desorganización cognitiva leve o una
distorsión de la percepción, una disminución de la capacidad de experimentar
placer (anhedonia) y otros defectos de adaptación. Estos rasgos pueden ser leves
y se reconocen sólo de manera retrospectiva, o pueden ser más apreciables con
un deterioro de la funcionalidad social, académica y vocacional.

En la fase prodrómica, aparecen síntomas subclínicos con retraimiento o


aislamiento, irritabilidad, suspicacia, pensamientos inusuales, distorsiones de la
percepción y desorganización. El inicio de la esquizofrenia manifiesta (ideas
delirantes y alucinaciones) puede ser brusco (en días o semanas) o lento e
insidioso (durante años).
En la fase intermedia, los períodos sintomáticos pueden ser episódicos (con
exacerbaciones y remisiones identificables) o continuos; los defectos funcionales
tienden a empeorar.

En la fase tardía de la enfermedad, el patrón puede quedar establecido y la


incapacidad puede mantenerse o incluso mejorar.

Categorías de los síntomas

Hay tres tipos de síntomas:

 Síntomas psicóticos distorsionan el pensamiento de una persona. Estos


incluyen alucinaciones (ver o escuchar cosas que no existen), delirios
(creencias que no son ciertas), dificultad para organizar pensamientos y
movimientos extraños
 Síntomas "negativos" hacen que sea difícil mostrar las emociones y tener
una conducta normal. Una persona puede parecer deprimida y retraída.
 Síntomas cognitivos afectan el proceso de pensamiento. Estos incluyen
problemas para usar información, la toma de decisiones, y prestar atención.

Una persona puede presentar síntomas en una o todas las categorías.

Los síntomas positivos pueden clasificarse también como:

 Ideas delirantes
 Alucinaciones

Las ideas delirantes: son creencias erróneas que se mantienen a pesar de la


evidencia contradictoria clara. En las ideas delirantes persecutorias, el paciente
cree que están atormentándolo, lo siguen, lo engañan o lo espían. En las ideas
delirantes de referencia, los pacientes creen que algunos pasajes de libros,
periódicos, canciones u otras señales del entorno están dirigidos contra él.
En las ideas delirantes de robo o de inserción de pensamientos, los pacientes
creen que los demás pueden leer su mente, que sus pensamientos son
transmitidos a otros y que los pensamientos e impulsos le son impuestos por
fuerzas extrañas. Las ideas delirantes en la esquizofrenia tienden a ser extrañas,
es decir, claramente inverosímiles y no derivan de las experiencias de la vida
cotidiana (p. ej., la creencia de que alguien extirpó sus órganos internos sin dejar
cicatriz).

Las alucinaciones: Son percepciones sensoriales que no son percibidas por


ningún otro. Pueden ser auditivas, visuales, olfatorias, gustativas o táctiles, pero
las auditivas son, con mucho, las más frecuentes. Los pacientes pueden oír voces
que comentan su comportamiento, hablan entre sí o hacen comentarios críticos o
abusivos. Las ideas delirantes y las alucinaciones pueden ser muy irritantes para
los pacientes.

Los síntomas negativos (deficitarios):

Consisten en un afecto aplanado, pobreza del habla, anhedonia y falta de


sociabilidad. Con el afecto aplanado, la cara del paciente es inexpresiva, ausencia
de contacto ocular y falta de expresividad. La pobreza del habla se refiere a una
disminución del deseo de hablar y respuestas secas o lacónicas a las preguntas,
con lo que da la impresión de un vacío interior. La anhedonia se refleja por la
ausencia de interés en las actividades y un aumento de otras actividades sin un fin
concreto. La falta de sociabilidad se demuestra por la ausencia de interés por
mantener relaciones con los demás. Los síntomas negativos a menudo conducen
a una escasa motivación y una disminución del sentido de propósito y de los
objetivos.

Los síntomas desorganizados, que pueden ser considerados un tipo de síntoma


positivo, consisten en trastornos del pensamiento y comportamientos
extravagantes. El pensamiento está desorganizado, con un discurso que se va por
las ramas y no se dirige a ningún objeto en concreto, que va cambiando de un
tema a otro. El habla puede variar desde levemente desorganizada a incoherente
e incomprensible. La conducta extravagante puede consistir en tonterías infantiles,
agitación y un aspecto, higiene o conducta inapropiados.

La catatonía es un comportamiento extremo que puede incluir mantener una


postura rígida y resistirse a ser movido, o presentar una actividad motora que no
tiene ningún objetivo y no es estimulada.

Los déficits cognitivos incluyen un deterioro de la atención, la velocidad de


procesamiento, la memoria de trabajo, el pensamiento abstracto, la solución de
problemas y la comprensión de las interacciones sociales. El pensamiento del
paciente puede ser inflexible y disminuyen la capacidad de solucionar problemas,
entender los puntos de vista de otras personas y aprender de la experiencia. Un
deterioro cognitivo grave es el principal determinante de la discapacidad global.

No se conoce la causa de la esquizofrenia. Sus genes, el medio ambiente y la


química del cerebro pueden tener un rol.

No hay cura. Los medicamentos pueden ayudar a controlar muchos de los


síntomas. Es posible que deba probar diferentes medicamentos para ver cuál
funciona mejor. Deben permanecer en tratamiento durante el tiempo que su
médico lo recomienda. Los tratamientos adicionales pueden ayudarle día a día a
lidiar con la enfermedad. Estos incluyen la terapia, educación familiar, la
rehabilitación y la capacitación profesional.

¿Cuáles son las señales tempranas de la esquizofrenia?

Las señales de la esquizofrenia son diferentes para cada persona. Los síntomas
pueden desarrollarse lentamente durante meses o años, o pueden aparecer
repentinamente. La enfermedad puede aparecerse y desaparecerse en ciclos de
recaída y remisión.
Comportamientos que pueden ser señales tempranas de la esquizofrenia
incluyen:

 Oyendo o viendo cosas que no están allí.


 Un sentimiento constante de que lo están viendo.
 Manera de hablar o de escribir que es peculiar o que no tiene sentido.
 Posiciones del cuerpo que son raras.
 Sintiéndose indiferente en situaciones bien importantes.
 Deterioro del estudio o del trabajo.
 Cambios en la higiene o de apariencias.
 Un cambio de personalidad.
 Aumento en el aislamiento de situaciones sociales.
 Respuestas irracionales, amargas o temerosas hacia seres queridos.
 Incapacidad de dormir o de concentrarse.
 Comportamiento inapropiado o raro.
 Preocupación extrema sobre la religión y lo oculto.
 Tipos de esquizofrenia.

¿Cuáles son las diferentes clases de esquizofrenia?

Trastorno esquizoafectivo—la persona tiene ambos síntomas de la


esquizofrenia y de trastorno mayor de ánimo tal como la depresión.

1. Esquizofrenia catatónica

Este tipo de esquizofrenia se caracteriza por las graves alteraciones


psicomotoras que presenta el paciente. Estas alteraciones patológicas no
siempre son las mismas, aunque las principales son la inmovilidad y la rigidez
cérea, en las que la persona mantiene los músculos tensos de manera que
parece una figura de cera (de ahí el nombre del síntoma), la incapacidad de
hablar y la adopción de posturas extrañas estando de pie o en el suelo.

2. Esquizofrenia paranoide

Uno de los tipos de esquizofrenia más conocidos, en este caso los síntomas
tienden a ser más psíquicos que motores; de hecho, las personas con esta
clase de esquizofrenia no tienen fallos en la capacidad motora o del habla.
Entre estas señales de alteración en las funciones psíquicas se encuentra la
manía persecutoria, es decir, la creencia de que otras personas tienen quieren
hacernos daño en el presente o en un futuro.

También es frecuente que en este tipo de esquizofrenia se den alucinaciones


auditivas y delirios (en estos últimos no se perciben elementos extraños a
través de los sentidos, pero el pensamiento está tan alterado que se
construyen narrativas extrañas sobre la realidad).
3. Esquizofrenia simple

Esta ha sido una categoría para designar un posible tipo de esquizofrenia en el


que no hay tantos síntomas positivos (es decir, aquellos que definen la
conducta proactiva y las iniciativas de la persona) y sí síntomas negativos (es
decir, caracterizados por la ausencia de procesos psicológicos básicos y con la
falta de voluntad y motivación). Dicho de otro modo, este tipo de esquizofrenia
se caracteriza por los procesos mentales que se ven disminuidos, y no tanto
por los excesos inusuales de actividad mental.

Las personas que presentaban este tipo de esquizofrenia presentaban muchas


formas de inhibición, aplanamiento afectivo, poca comunicación verbal y no
verbal, etc.

A diferencia del resto de tipos de esquizofrenia que veremos aquí, este no


aparecía en el DSM-IV, sino que ha sido una categoría propuesta por la OMS.

4. Esquizofrenia residual

Esta categoría era usada como un tipo de esquizofrenia que se da cuando en


el pasado ha habido un brote de esquizofrenia pero en el presente los
síntomas positivos es muy moderado y de baja intensidad, mientras que lo que
más llama la atención son los "restos" de síntomas negativos que han
quedado. Así pues, para entender este tipo de esquizofrenia es muy importante
tener en cuenta el factor tiempo y realizar comparaciones entre el antes y el
después.
5. Esquizofrenia desorganizada o hebefrénica

En este tipo de esquizofrenia, más que existir comportamientos que en sí


mismos son signo de patología (como por ejemplo la adopción de una postura
totalmente rígida), la enfermedad se expresa a través del modo en el que se
organizan y se suceden las acciones de la persona. Es decir, que su
característica principal es el modo desordenado en el que van apareciendo las
acciones, en comparación con el resto.

Su conducta es caótica y no está organizada alrededor de temas que se


mantienen en el tiempo, es decir que no se construye una narrativa más o
menos coherente que dé pie a la manía persecutoria o las alucinaciones que
se tienen.

6. Esquizofrenia indiferenciada

Esta es una categoría "cajón de sastre" para poder clasificar aquellos casos
que no encajan en los criterios diagnósticos del resto de tipos de esquizofrenia.
Por ello, no se puede considerar un tipo de esquizofrenia consistente.
 . Curso de la esquizofrenia.

Los síntomas psicóticos de la esquizofrenia aparecen típicamente entre la


adolescencia tardía y la mitad de la treintena; el inicio antes de la adolescencia
es raro. El pico de inicio de los primeros episodios psicóticos se sitúa en la
primera mitad de la veintena en los varones y a finales de la veintena en las
mujeres. El inicio puede ser brusco o insidioso, pero la mayoría de los
individuos presenta un desarrollo lento y gradual de diversos signos y síntomas
clínicamente significativos. La mitad de estos individuos refiere síntomas
depresivos.

La edad de inicio más temprana se ha considerado tradicionalmente un factor


que predice un peor pronóstico. Sin embargo, el efecto de la edad de inicio
probablemente se relacione con el género, teniendo los varones un peor ajuste
premórbido, menores logros académicos, síntomas negativos y disfunción
cognitiva más prominentes, y un pronóstico peor en general.

La disfunción cognitiva es común; las alteraciones de la cognición están


presentes durante el desarrollo y preceden a la emergencia de la psicosis,
conformando unos déficits cognitivos estables en la vida adulta. Los déficits de
la cognición pueden persistir cuando otros síntomas ya han remitido y
contribuyen a la discapacidad que produce el trastorno.

Los factores que predicen el curso y el pronóstico se desconocen en gran


parte, de forma que ni el curso ni el pronóstico se pueden predecir de manera
fiable. El curso parece ser favorable en alrededor del 20 % de los sujetos con
esquizofrenia, y un pequeño número de individuos se recupera por completo.
Sin embargo, la mayoría de los individuos con esquizofrenia sigue requiriendo
apoyo formal o informal para su vida diaria, y muchos permanecen
crónicamente enfermos, con exacerbaciones y remisiones de los síntomas
activos, mientras que otros sufren un curso de deterioro progresivo.
Los síntomas psicóticos tienden a disminuir a lo largo de la vida, quizás en
relación con la reducción normal de la actividad dopaminérgica asociada a la
edad. Los síntomas negativos están más estrechamente ligados al pronóstico
que los síntomas positivos y tienden a ser los más persistentes. Además, los
déficits cognitivos que se asocian a la enfermedad pueden no mejorar a lo
largo del curso de la misma.

Las características esenciales de la esquizofrenia son las mismas en la


infancia, pero resulta más difícil realizar el diagnóstico. En los niños, los delirios
y las alucinaciones pueden ser menos elaborados que en los adultos, y las
alucinaciones visuales son más frecuentes y deben distinguirse de los juegos
de fantasía normales. El discurso desorganizado aparece en muchos
trastornos de inicio en la infancia (p. ej., en el trastorno del espectro autista), al
igual que sucede con el comportamiento desorganizado (p. ej., en el trastorno
por déficit de atención/hiperactividad). Estos síntomas no deben ser atribuidos
a una esquizofrenia sin haber considerado los trastornos más frecuentes de la
infancia. Los casos de inicio en la infancia tienden a parecerse a los casos de
los adultos con mal pronóstico, con un inicio gradual y síntomas negativos
prominentes. Los niños que posteriormente recibirán un diagnóstico de
esquizofrenia tienen más probabilidades de haber presentado psicopatología y
trastornos emocionales-conductuales inespecíficos, alteraciones intelectuales y
del lenguaje y retrasos motores sutiles.

Los casos de inicio tardío (es decir, con una edad de inicio mayor de 40 arios)
están sobrerrepresentados por las mujeres, que pueden haberse casado. A
menudo el curso se caracteriza por un predominio de los síntomas psicóticos,
con afecto y funcionamiento social preservados. Estos casos de inicio tardío
pueden cumplir los criterios diagnósticos de la esquizofrenia, pero no está claro
si se trata del mismo trastorno que la esquizofrenia diagnosticada antes de la
mediana edad (p. ej., antes de los 55 años).
 . Etiología de la esquizofrenia y tratamiento

ETIOLOGIA

Las causas de la esquizofrenia han sido objeto de mucho debate, con diversos
factores propuestos, resultando algunos favorables y otros modificados o
descartados a través de los años. La investigación científica sugiere que
la genética, el desarrollo prenatal, el medio ambiente en la vida temprana del
individuo, la neurobiología y teorías psicológicas y los procesos sociales, son
algunos de los factores más importantes. La investigación actual psiquiátrica en el
desarrollo de este trastorno a menudo se basa en un modelo centrado en el
desarrollo neurológico.

Aunque no se ha identificado una causa común de la esquizofrenia para todas las


personas diagnosticadas con la enfermedad, actualmente la mayoría de los
investigadores y los clínicos sugieren que los resultados favorecen una
combinación de ambas vulnerabilidades cerebrales (ya sea congénita o adquirida)
junto con acontecimientos vitales de la persona después de nacer. Está
ampliamente adoptado el método que se conoce como modelo de "vulnerabilidad
al estrés", y el debate científico se centra ahora en gran parte sobre la contribución
real de cada uno de estos factores al desarrollo y mantenimiento de la
esquizofrenia. La esquizofrenia es más comúnmente diagnosticada por primera
vez durante la adolescencia tardía o adultez temprana, lo que sugiere a menudo
que es el proceso final de la niñez y la adolescencia. Hay en promedio un inicio un
poco antes para los hombres que para mujeres, con la posible influencia de la
hormona femenina estrógeno encabezando las hipótesis de la causa de la
diferencia de aparición en los dos sexos, y la influencia sociocultural también
jugando un papel que aún no se precisa del todo.
Genética

Las evidencias de las investigaciones sobre esquizofrenia y otros trastornos


psiquiátricos sugieren que la vulnerabilidad genética y ciertos factores ambientales
pueden actuar en conjunto sobre un individuo para dar lugar a un diagnóstico de
esquizofrenia. Se ha sugerido que tal vulnerabilidad genética a la esquizofrenia es
multifactorial, causada por la interacción de varios genes.

Tanto los estudios de gemelos individuales y los metanálisis de los estudios de


gemelos estiman que el riesgo de heredabilidad de la esquizofrenia, es del 80%.
Esta estadística se refiere a la proporción de la variación entre individuos de una
población que ha sido influenciado por factores genéticos y no al grado de
determinación genética de individuos en riesgo. Las tasas de concordancia entre
gemelos monocigóticos se acerca al 50%, mientras que los gemelos dicigóticos
suele estar en un 17%. Los estudios de adopción también han indicado un riesgo
algo mayor en aquellos con un padre con esquizofrenia, incluso cuando son
criados aparte. Los estudios sugieren que el fenotipo es influenciado pero no
determinado genéticamente; que las variantes en los genes caen generalmente
dentro del rango de variación humana normal y conllevan un bajo riesgo asociado
a ellos de manera individual, y que algunos interactúan entre sí junto con factores
de riesgo ambiental; y que no pueden ser específicos solo a la esquizofrenia.

Sin embargo, algunos estudios con gemelos han encontrado tasas tan bajas, entre
un 11,0% -13,8%, entre los gemelos monocigóticos, y el 1,8% -4,1% entre los
gemelos dicigóticos. Por ejemplo, en un estudio de 338 pares de gemelos
esquizofrénicos sólo contaban con 26 parejas concordantes, y se concluyó en un
informe que el papel del factor genético sugiere que parece ser limitada; 85 por
ciento de la pares monocigóticos afectados en la muestra fueron discordantes
para la esquizofrenia. Además, algunos científicos critican la metodología de los
estudios individuales, y han argumentado que la base genética de la esquizofrenia
sigue siendo en gran parte desconocida o abierta a diferentes interpretaciones.
Por ejemplo, aunque la concordancia de aparición de esquizofrenia en los
gemelos monocigóticos se ha utilizado tradicionalmente para estimar un
componente genético en la enfermedad, los resultados podrían estar sesgados
debido a factores ambientales, como una placenta compartida.

Se ha invertido un esfuerzo considerable en estudios de genética molecular de la


esquizofrenia, que tratan de identificar los genes específicos que pueden
aumentar el riesgo de la enfermedad.

Prenatales

Está bien documentado que las complicaciones obstetricias están asociadas con
un incremento en la posibilidad de un desarrollo posterior de esquizofrenia en el
niño, aunque en su totalidad constituyen un factor de riesgo no específico con un
efecto relativamente bajo. Complicaciones obstetricias ocurren en
aproximadamente entre el 25 y el 30% de la población y la gran mayoría no
desarrolla esquizofrenia, e igualmente la mayoría de los individuos con
esquizofrenia no tuvieron problemas obstetricios detectables. Sin embargo, el
riesgo promedio aumenta, y tales eventos pueden moderar los efectos de los
factores de riesgos genéticos y ambientales. Las complicaciones específicas o
eventos más relacionados a la esquizofrenia, y sus mecanismos de efecto, siguen
siendo examinados.

Un hallazgo epidemiológico es que las personas diagnosticadas con esquizofrenia


tienen más probabilidades de haber nacido en invierno o primavera al menos en
el hemisferio norte). Sin embargo, el efecto no es grande. Posibles explicaciones
incluyen una mayor prevalencia de infecciones virales en ese momento, o una
mayor probabilidad de deficiencia de vitamina D. También se ha encontrado un
efecto similar (mayor probabilidad de nacer en invierno y primavera) en otras
poblaciones, saludables, tales como jugadores de ajedrez.
Mujeres que estaban embarazadas durante la hambruna holandesa de 1944,
cuando muchas personas estaban cerca de la inanición (sufriendo de malnutrición)
tuvieron una mayor probabilidad de tener hijos que más tarde desarrollaron
esquizofrenia. Estudios de madres en Finlandia, que estaban embarazadas
cuando se enteraron de que sus maridos habían sido muertos durante la Guerra
de Invierno de 1939-1940, han demostrado que sus hijos fueron significativamente
más propensos a desarrollar esquizofrenia en comparación con madres que se
enteraron de la muerte de su marido después del embarazo, lo que sugiere que
el estrés materno puede tener un efecto.

TRATAMIENTO

Durante un episodio de esquizofrenia, la persona puede necesitar hospitalización


por razones de seguridad.

Medicinas

Los medicamentos antipsicóticos son el tratamiento más efectivo para la


esquizofrenia. Estos cambian el equilibrio de químicos en el cerebro y pueden
ayudar a controlar los síntomas.

Estos medicamentos pueden causar efectos secundarios, pero muchos efectos


secundarios pueden manejarse. Los efectos secundarios no deben impedir que la
persona reciba tratamiento para este serio trastorno.

Los efectos secundarios comunes de los antipsicóticos pueden incluir:

 Vértigo
 Sensaciones de inquietud o nerviosismo
 Somnolencia (sedación)
 Movimientos lentos
 Temblor
 Aumento de peso

El uso prolongado de antipsicóticos puede incrementar el riesgo de un trastorno


del movimiento llamado discinesia tardía. Esta enfermedad provoca movimientos
repetitivos que la persona no puede controlar. Llame a su proveedor de atención
médica enseguida si usted o un miembro de la familia puede tener esta afección
debido a una medicina.

Cuando la esquizofrenia no mejora con antipsicóticos, se puede probar con otras


medicinas.

La esquizofrenia es una enfermedad crónica y la mayoría de las personas que la


padecen necesitan estar con medicación antipsicótica de por vida.

PROGRAMAS Y TERAPIAS DE APOYO

La psicoterapia de apoyo puede ser útil para muchas personas con esquizofrenia.
Las técnicas conductistas, tales como el entrenamiento de habilidades sociales,
pueden ayudarle a la persona a desempeñarse mejor en situaciones sociales y
laborales. El entrenamiento en el trabajo y las clases de fortalecimiento de las
relaciones también son importantes.

Los miembros de la familia y los cuidadores son muy importantes durante el


tratamiento. La terapia puede enseñar habilidades importantes, como:

 Hacerle frente a los síntomas que persisten, incluso mientras esté tomando
medicinas.
 Llevar un estilo de vida saludable, que incluye dormir bien y evitar las
drogas psicoactivas.
 Tomar las medicinas correctamente y manejar los efectos secundarios.
 Estar atento al regreso de los síntomas y saber qué hacer cuando
reaparezcan.
 Conseguir los servicios de apoyo apropiados.
Expectativas (pronóstico)

El pronóstico es difícil de predecir. La mayoría de las veces, los síntomas mejoran


con medicamentos. Pero muchas personas pueden tener dificultad para
desempeñarse. Están en riesgo de episodios repetitivos, especialmente durante
las etapas iniciales de la enfermedad.

Las personas con esquizofrenia pueden necesitar apoyo en el hogar, rehabilitación


ocupacional y otros programas de apoyo comunitario. Las personas que sufren las
formas más graves de este trastorno probablemente sean incapaces de vivir solas
y necesiten vivir en hogares comunitarios u otros lugares estructurados por largo
tiempo.

Es muy probable que los síntomas reaparezcan cuando se suspenda el


medicamento.

Posibles complicaciones

Tener esquizofrenia incrementa su riesgo de:

 Desarrollar un problema con el alcohol o las drogas. El consumo de estas


sustancias aumenta las probabilidades de reaparición de los síntomas.
 Enfermedad física. Esto se debe a un estilo de vida inactivo y a los efectos
secundarios de las medicinas.
 Suicidio.
CONCLUSIÓN

La esquizofrenia es una enfermedad que se caracteriza por sus manifestaciones


clínicas y algunas alteraciones específicas en estudios de imagen como la
tomografía y la resonancia magnética, además ocasiona una grave disfunción a
nivel personal, social y laboral, convirtiendo al paciente en un ser dependiente
incapaz de desempeñarse y realizarse por sí solo, por estas razones se debe
realizar un diagnóstico precoz y un adecuado tratamiento de estos pacientes para
así disminuir sus efectos desoladores.
INTERPRETACIÓN PERSONAL

La esquizofrenia es una enfermedad grave mental que afecta la lucidez de los


pacientes puesto que pierden el contacto de la realidad, presentan alucinaciones,
ideas delirantes, habla y conductas desorganizadas. Quienes padecen esta
enfermedad pueden creer que vivimos entre marcianos o seres sobrenaturales y
que tratamos con ellos e incluso verlos, comenzar con una idea y terminar con
otra. También suelen tener amigos imaginarios y dentro de los delirios que sufren
esta el de persecución al sentir ser observados constantemente.

Existen comportamientos que nos ayudan a detectar las señales tempranas de


esquizofrenia como son el oír y ver cosas que no existen, hablar sin coherencia,
sin sentido, cambios en la higiene y comportamiento inapropiado o raro, entre
otros.

Existen varias fases en esta enfermedad así como también 3 síntomas


característicos, los cuales son síntomas positivos (ideas delirantes y alucinaciones
como ver cosas que en realidad no existen), síntomas negativos (pobreza del
habla, falta de socialización y falta de interés por actividades normales) y síntomas
cognitivos (deterioro en el procesamiento, la memoria y sobre todo deterioro de la
atención).