Вы находитесь на странице: 1из 92

Sotelo

Cuando me desperté esta mañana, nunca esperé que mi primer cliente de


masaje del día fuera el famoso jefe de la mafia de Boston, Walker McManus.
Tampoco esperaba que el criminal peligrosamente atractivo ofreciera
cincuenta mil dólares para darme el masaje. Las sorpresas siguen llegando,
también. Porque Walker no está satisfecho con una sesión. Oh, no. Quiere toda
una vida de ellos. Conmigo. Y no está acostumbrado a oír la palabra "no"...

Sotelo
Capítulo 1
WALKER

No me hago masajes.

Conseguir uno implica que estoy sobrecargado de trabajo y estresado, lo


que sugiere debilidad. En mi mundo, la debilidad es el beso de la muerte.

He sido el jefe de la familia McManus durante cinco años, desde que el


bastardo de mi padre cayó muerto en la cancha de tenis de su propiedad,
probablemente para evitar perder el partido. Odiaba el segundo lugar. No
recuerdo una época en la que no estuviera siendo preparado para ponerme en
su lugar y dirigir el submundo de Boston en el que me crié. No hubo ningún
contratiempo cuando tomé el mando, apretando la operación y trayendo a la
familia al siglo XXI.

No soy un buen hombre.

He matado. Me he intimidado. Mis prácticas comerciales son ilegales,


inmorales y me hacen ganar mucho dinero. No tengo intención de volverme
legal en un futuro próximo, como los pálidos soplones que veo esperando en
las paradas de autobús cuando paso en mi Bugatti. No, gracias, carajo.

Esos son el tipo de hombres que reciben masajes. Sus posiciones en el


trabajo no dependen de su fuerza. Su resistencia. Su inmortalidad.

El mío lo es.

Rich, mi mano derecha, cree que me está haciendo un gran favor al


sorprenderme con un masaje en mi trigésimo quinto cumpleaños, pero si
piensa que me voy a acostar y dejar que un extraño me frote aceite que huele
a flores durante una hora, tiene otra idea.

Sotelo
Desafortunadamente, la mente de Richie no funciona tan rápido como la
de los demás y no hiero sus sentimientos, si puedo evitarlo. Conocí a Rich el
primer día de segundo grado cuando un grupo de niños de cuarto grado le
estaban pateando el trasero en el campo de kickball. Creciendo en Southie,
había aprendido a ocuparme de mis propios asuntos antes de poder caminar,
pero no me gustaba la forma en que los niños mayores habían señalado a
Richie, un discapacitado en el aprendizaje. No me pareció justo.

Así que los envié llorando a la oficina de la enfermera sosteniendo sus


narices ensangrentadas.

Richie ha sido mi sombra desde entonces. Nadie se mete con él ahora.


Me aseguro de que tenga un guardia armado a su disposición en todo
momento. Normalmente yo también, pero no necesito que mis empleados
piensen que me he ablandado.

—Te va a encantar, Walker. Me encanta. El mejor masaje de tu vida—.


Richie se está retorciendo la gorra de los Sox en las manos. —Les dije que te
dieran el tratamiento VIP. —

Me rasco una ceja. —Gracias, Rich. —

Sí, no está pasando. Me sentaré en la habitación y hablaré con mis


tenientes por teléfono durante una hora. La masajista puede enviarle un
mensaje a su novio o lo que sea. Todos se van felices a casa. La alternativa es
quitarme la ropa y acostarme, vulnerable en un lugar desconocido. Así es
como matan a gente como yo y planeo vivir un tiempo.

—Ahora, este no es uno de esos lugares baratos—, continúa Rich en un


tono emocionado, mientras doblamos la esquina hacia una calle tranquila y
arbolada. Es la sección del vecindario donde no paso mucho tiempo. Parte de
las medidas de "mejora" de la ciudad, que se traducen en algunas cafeterías,
una zapatería sobrevaluada y, al parecer, un spa diurno. Basado en la falta
total de tráfico peatonal, supongo que South Boston no busca ser mejorado. —
Tampoco es uno de esos acuerdos de final feliz. Es un antro real y
profesional—.

Sotelo
—Sí, estoy deseando que llegue—, le dije, dándole una palmadita en el
hombro. —Un poco de R y R nunca le hizo daño a nadie, ¿verdad?—

—Exactamente. — Golpea su gorra en la cabeza y abre una puerta de


cristal esmerilado, que se aleja de la calle en una corona de hiedra y ladrillo.
Antes de entrar, me tomo un momento para escanear la calle en busca de algo
fuera de lo común. Fuimos cautelosos al venir aquí, regresando y tomando
caminos más tranquilos, pero el ambiente ha sido tenso últimamente en
Southie.

Un equipo rival de Nueva York me ha estado presionando para hacer un


trato. Quieren transportar armas por mi barrio y no se lo tomaron bien
cuando les dije que se fueran a la mierda. Yo no les diría que intenten sacarme
a la fuerza, su barricada entre el punto A y el punto B. Estoy planeando una
visita a Nueva York pronto para poner fin a la situación en persona, por
medios justos o por la fuerza, pero hasta entonces, no me arriesgaré.

—Y no se preocupe, jefe—, continúa Richie. —No te preocupes, porque


estaré en la sala de espera vigilándote las espaldas. —

—Sé que lo harás, Rich. —

La recepcionista, una joven de tez morena y trenzas cortas, levanta la


vista y deja caer el teléfono que tenía entre la oreja y el hombro. —Uh. — Se
pone de pie y vuelve a sentarse. —Oh Dios. Yo... sólo trabajo aquí. ¿Debería
llamar al gerente...?—

—Relájate—. Levanto una mano y desnudo los dientes en mi mejor


impresión de una sonrisa. Tengo esta reacción en cualquier parte de Boston. Y
por su acento, es lo suficientemente local para saber quién soy. —Mi amigo me
ha reservado un masaje. —

—Sí. — Rich da un paso nervioso hacia el mostrador, con el sombrero


retorcido en las manos. —Lo puse bajo mi nombre. Richie Hayes—.

Pongo un codo en el mostrador y me inclino hacia adentro, deslizándola


unos cuantos cientos. —Si pudieras mantener esto en secreto, te lo

Sotelo
agradecería. — Otro ligero rechinar de dientes. —Nadie va a saber que estuve
aquí. —

—No. No, señor, Sr. McManus. — Ella no levantará la vista del libro de
citas. —Si quieres seguirme a la habitación del L-locker, podemos conseguirte
una bata...—

—Eso no será necesario. — Me siento en un asiento cromado de forma


extraña y estiro las piernas. —Sólo hazle saber a la masajista que estoy aquí.

Sólo espero otros treinta segundos después de que la recepcionista casi


se rompe una pierna y se lanza al cuarto de atrás, pero en ese corto lapso de
tiempo, Richie se las arregla para decirme seis veces más cuánto me va a
encantar el masaje. Sólo estoy llegando a la punta del iceberg de la culpa de
que no voy a disfrutar de su regalo de verdad, cuando la chica regresa. —
Meadow te verá ahora. —

¿Meadow?

Al carajo con el sake. Probablemente se disuelva en lágrimas cuando


entre. No tengo paciencia para un par de tías aterrorizadas hoy. Mis enemigos
se han estado acercando demasiado para que les sirva de consuelo
últimamente. Tengo un negocio que se abre al otro lado de la ciudad mañana
para ayudarme a limpiar mi dinero ganado ilegalmente y aún no estoy
satisfecho con los números. Mañana por la noche vamos a trasladar un
cargamento de repuestos de autos a un distribuidor y tengo que presionar un
poco más a mis policías corruptos favoritos para asegurarme de que pasamos
desapercibidos.

Todo saldrá bien. Siempre me aseguro de que así sea.

Ayuda el hecho de que tenga la reputación de recibir un castigo rápido y


mortal para cualquiera que se me cruce.

Pero definitivamente no tengo tiempo para un masaje.

Sotelo
Una mirada a la expresión esperanzada de Richie, sin embargo, me hace
ponerme de pie. —Genial. Estoy listo. —

La recepcionista tropieza en su prisa para guiarme por un pasillo


iluminado con velas hacia otra sala de espera. Jesucristo. Estoy empezando a
tener un tic detrás de mí ojo cuando se acercan pasos suaves y otra chica entra
en la habitación. Su cabeza está inclinada hacia adelante, así que no veo su
cara al principio, pero el interés me golpea en la barriga no obstante.

Y eso es inusual.

No sólo porque su pelo esconde sus rasgos, sino porque generalmente


no pierdo el tiempo con las mujeres. Cuando necesito que me rasquen la
picazón, lo manejo con alguien conveniente -por lo general en uno de los
muchos clubes en los que invierto- y sigo adelante, preferiblemente sin que se
intercambien nombres o números. Nunca he querido conocer a una mujer.
Suelen ser sólo paisajes. Tan intrascendentes como cualquiera de los hombres
que no me hacen ganar dinero.

Esta chica, sin embargo. Huele a naranjas y el olor me atraviesa,


despertando mis sentidos. Es un olor inusual para mí. Café, cuero, alcohol,
gasolina, sangre. Esos son olores a los que estoy acostumbrado. Su aroma
fresco y cítrico hace que las puntas de los dedos se arrastren por la parte
delantera de mi cuerpo y mi pene reaccione.

Entonces. Entonces ella me mira y yo empiezo a rezar.

Ya no sé cómo suenan las oraciones, pero mi memoria las saca de los


años de la escuela católica y me tropiezo silenciosamente a través de ellas,
preguntándome qué clase de magia está empuñando.

Dios mío.

Meadow, ¿verdad?

Soy una roca dura detrás de mí cremallera. Tan gordo y listo, que podría
venirme con un solo golpe de puño. Todo gracias a ese labio inferior
almohadillado, su nariz pecosa y sus ojos del color de un lago de agua dulce.

Sotelo
Hasta su cabello me está excitando y lo tiene en una cola de caballo, pequeñas
piezas de color marrón rubio arenoso que enmarcan su rostro. Su cuerpo ni
siquiera está en exhibición. Lleva un uniforme blanco prístino que cuelga
suelto alrededor de sus curvas, pero todavía puedo decir que tiene un estante
de dinamita. Un coño que definitivamente quiero golpear.

Las palabras de Richie de antes vuelven a mí.

Tampoco es uno de esos acuerdos de final feliz. Es un antro profesional


de verdad.

¿Ah, sí?

Supongo que pasaré la próxima hora probando que esa mierda está mal.
Cuando quiero algo, lo busco y siempre lo consigo. Y quiero a Meadow como si
fuera el último centímetro de agua de una cantina y he estado haciendo
senderismo en el Valle de la Muerte.

Gira la punta de su pie y yo la sigo hacia una habitación, maldiciendo


silenciosamente sobre las dos alegres olas de sus nalgas, la forma en que se
mueven. Cuando ella me lleva adentro y cierra la puerta en silencio, ya estoy
soltando mis gemelos, listo para aliviar la creciente presión en mi ingle. Tal
vez estoy presumiendo demasiado, demasiado rápido, pero soy un hombre
apuesto e incluso si no lo fuera, el poder que tengo me garantizaría que
Meadow me dará un tipo de masaje muy diferente.

Lo juro por Dios, sólo estoy planeando acostarme con alguien, pero
luego ella se vuelve hacia mí, me empuja en el centro del pecho y me dice: —
Escuche, señor. No me importa quién eres. Si no puedes comportarte como un
caballero y mantener los ojos en su sitio, puedes dar un paseo—.

Sí, cuando ella dice eso, es mía.

Meadow es toda mía.

Para mantener.

—Digamos que quiero darte el masaje, en cambio, Meadow—. Me


acerco e inclino la barbilla. — ¿Cuánto me cobrarías por eso?—

Sotelo
Capítulo 2
MEADOW

Mi consejero escolar me dijo que mi boca inteligente me metería en


problemas algún día. Aparentemente ese día llegará más temprano que tarde.

Le dije a Walker " Bad Boss" McManus que diera un paseo.

Por supuesto, no sabía que mi masaje de tejido profundo de las once era
con un famoso jefe de la mafia. Soy nueva en la ciudad, recién llegada de
Florida, así que ni siquiera sabía que existía un hombre así. No hasta que Carla
irrumpió en la habitación como si los sabuesos del infierno estuvieran tras sus
talones, tartamudeando que probablemente tendríamos que soltar todas
nuestras propinas como dinero de protección ahora o morir de una muerte
sangrienta.

¿Oh sí? Me gustaría verlo intentarlo.

No trabajé en tres trabajos para ir a la escuela de terapia de masaje para


poder entregarle mi dinero a un mafioso.

Concedido. Es bastante grande, espectacularmente intimidante y muy...

Muy, muy, muy bien parecido.

Es mayor que yo, por más de una década. Por lo menos. Y esa madurez
se está dando a conocer de maneras molestas y atractivas. Pequeñas líneas en
las esquinas de sus ojos azul oscuro, una riqueza de gravedad en su expresión.
Como si supiera cómo funciona el mundo y se divirtiera con mis intentos de
girarlo en una dirección que él no dicta.

Su pelo está peinado hacia atrás, alejado de sus rasgos de granito y


maestro del universo, como los que mis regiones más bajas no estaban
preparadas para manejar esta mañana. Lleva una camisa de vestir blanca y

Sotelo
pantalones azul marino que parecen haber sido lamidos en sus gruesos
músculos.

Todavía no he respondido a su pregunta. ¿De verdad te preguntó si


podía pagar para darme un masaje? Oooh. Qué descaro el de este hombre. He
raspado mi camino hasta este punto de mi vida. Desde un parque de
caravanas con constantes cambios de casting de quienquiera que fuera el
novio de mi madre esa semana, hasta un respetable apartamento de un
dormitorio en una sección prometedora de Boston. Una terapeuta de masaje
certificada. Y estoy bien. Sólo he tenido este trabajo durante tres semanas y ya
he tenido varios clientes que me lo han devuelto.

Claro, tengo que aguantar a mi asqueroso y susceptible jefe, Randall,


pero tú te quedas con lo bueno y con lo malo. Y para mí, este movimiento ha
sido definitivamente bueno.

Ahora bien, ¿este hombre áspero atractivo que es casi seguro un asesino
peligroso cree que puede venir aquí y tratarme como una broma?

He trabajado muy duro para no ser uno de esos. Demasiado duro.

Al decidir que me gustaría mantener mi autoestima a cualquier precio,


levanto la barbilla. — ¿Qué tal si gastas tu dinero en algo de decencia
común?—

Una ceja oscura se arquea. — ¿No vamos a comenzar con el pie derecho,
Meadow?— La forma en que respira mi nombre riza mis dedos en mis zapatos
sensibles. —Tú en la mesa, en vez de mí. Di tu precio. —

—El precio sería mi orgullo. Lo valoro bastante—.

—Sé algo sobre el orgullo—.

— ¿Robarle a la gente?—

—Aferrarse a ella—. Su pecho se sumerge y se expande, soltando un


leve gruñido. —Joder, eres interesante. —

Joder, eres interesante.

Sotelo
Me gusta demasiado su acento de Boston.

Este hombre quiere comerme viva. He tenido chicos que han mostrado
interés en mí con bastante regularidad, pero lo que me han enseñado es un
juego de niños comparado con Walker McManus. Sólo me está dejando pensar
que tengo una pizca de control aquí. Esa realización me asusta, sí. Pero... hace
que mis miembros se aflojen y mi estómago levite.

He fantaseado con momentos como este, sin pensar que ocurrirían en


ningún otro lugar que no sea en mi mente. ¿Qué pensaría Walker si supiera
que he luchado contra dos necesidades opuestas durante años? La necesidad
de finalmente tener el control de mi vida... y tener el control luchado en el
calor de la pasión.

No con él.

No con él.

Este hombre es una mala noticia.

Me masticará y me escupirá. Eso es lo último que necesito cuando


apenas he empezado a vivir mi nueva vida. Una vida que construí, ladrillo por
ladrillo, a través de noches de hambre y días interminables. No me desviaré de
mi rumbo.

Mis refuerzos mentales no significan nada para Walker. Me apiña contra


la camilla de masajes, lentamente y enrosco las puntas de los dedos en la parte
inferior de la piel. —Si sacrifico un poco de mi orgullo, ¿harás lo mismo?—

—No me acostare contigo—, respiro.

—Pedí darte un masaje, pero me gusta cómo piensas. —

Mi ceño fruncido hace que sus labios se muevan.

—Sacrifica un poco de tu orgullo primero—, digo yo. —Entonces yo


decidiré—.

—No esperas conseguir algo a cambio de nada, ¿verdad, preciosa?—

Sotelo
Bateo mis pestañas. — ¿Quién, yo?—

Suspira de risa. Un sonido maduro, rico y masculino. Me agita el pelo y


me pone el pulso nervioso. Sus manos se apoyan en el borde de la mesa a cada
lado de mí y deja caer su boca, justo encima del pulso en mi cuello, gimiendo
de una manera oscura y masculina, volviendo mis bragas empapadas. —
Cincuenta de los grandes. Te desnudas en la mesa. Desnuda. Pongo mis manos
y mi boca donde carajo quiero. —

—Cincuenta...— Jadeo. — ¿Cincuenta mil dólares?—

—Mmm. ¿Eso es un sí?—

—No. No, no me vendo por sexo. —

—Tú serás la que obtendrá placer. —

— ¿Estás tan seguro de ti mismo?—

Cuando estoy segura de que me va a decir algo sobre ser la mujer que
susurra el orgasmo, su expresión se vuelve pensativa. —No estoy tan seguro
de mí mismo, en realidad. La gente me dice lo que quiero oír. Tienen miedo de
no hacerlo. Por lo que sé, las mujeres hacen lo mismo—.

No puedo ocultar mi sorpresa. — ¿Fuiste tú quien sacrificó algo de


orgullo?—

—Eso depende. ¿Fue suficiente para convencerte, Meadow?—

Dios. ¿Por qué todo en él es tan atractivo? Me gusta cómo me mira.


Como si yo fuera una obra maestra que está revelando, golpe a golpe. Me gusta
cómo habla conmigo como si fuéramos oponentes de ping pong. No quiero ser
arrogante, pero la gente no puede seguirme el ritmo en una conversación. Es
por eso que dejé de tener citas antes de graduarme de la secundaria. Esto es
agradable. Sabiendo que está prestando atención y que es capaz de una
réplica. Irritantemente agradable.

—Podrías estar mintiendo—, le digo. —Podrías saber muy bien que


tienes habilidades locas cuando se trata de mujeres. —

Sotelo
—Si estoy mintiendo, te beneficias de tener orgasmos múltiples en el
almuerzo. Si estoy diciendo la verdad, y no estoy seguro de que soy un regalo
de Dios para las mujeres, entonces te vas con un pedazo de mi orgullo. Ganar-
ganar—.

Estoy luchando con una sonrisa. Y mi excitación. —Debes ser muy


bueno en tu trabajo. —

—Ahora que estoy seguro. — Sus grandes manos me acunan en las


caderas y un escalofrío me atraviesa. —No quiero hablar de mi trabajo,
Meadow. Quiero que te desvistas. —

—Cien de los grandes—, dije.

Él no duda. No, sus ojos sólo se calientan hasta que me ampolle bajo su
mirada. —Hecho—. Su boca roza la mía. —Ahora desnúdate—.

Sotelo
Capítulo 3
WALKER

Mi teoría de que esta chica fue hecha para mí -y sólo para mí- se
confirma aún más cuando se sacude la camisa con nada menos que desafío.
Sus ojos brillan con una mezcla de anticipación y desafío. La potente
combinación hace que mis bolas se llenen y se aprieten en respuesta. Buen
Señor. Esta es una chica que no aguantará ninguna de mis tonterías y nunca
pensé que eso sería tan atractivo. Pero lo es. Porque es Meadow. No quiero
nada más que pasar el resto de mis días golpeando cabezas con esta belleza.

Mía. Lo supe en cuanto la vi.

Mi futuro se ha vuelto mucho más interesante.

Me pregunto si tiene alguna pista de que ya ha sellado su destino.

Apenas me mantengo a raya de tirarla sobre la mesa y arrancarle el


resto de su almidonado uniforme, empiezo a arremangarme en su lugar,
aunque me detengo cuando se revelan sus sensuales tetas. Apetitosa. Pequeña.
Levantado por encaje color crema. Voy a pasar el resto de mi vida haciendo
que reboten.

—Cristo. Eres una maldita maravilla, Meadow—.

El rosa impregna sus mejillas. —Apuesto a que le dices eso a todas las
masajistas. —

—Nunca antes me habían dado un masaje—.

Espero que diga tonterías, así que me sorprende cuando su expresión se


vuelve un poco melancólica. — ¿De verdad?— Su mirada baila sobre mis
hombros. — ¿Y no quieres que te dé uno? Estoy bien. Apuesto a que puedo
hacer que te duermas—.

Sotelo
—Ves, por eso no me dan masajes. ¿Por qué querría quedarme dormido
en un lugar extraño de espaldas a la puerta?—

—La mayoría de la gente no se preocupa por los ataques furtivos


durante un masaje. —

Incapaz de resistir el llamado de su suave piel un segundo más, froto


mis nudillos en un círculo alrededor de su ombligo. —No soy como la mayoría
de la gente, preciosa—.

Sus pezones se convierten en pequeños puntos dentro de su sostén,


pero no intenta ocultar la reacción de su cuerpo. No, se baja la cintura de los
pantalones y mueve las caderas hasta que se cae la prenda.

Mi polla crece una pulgada más al ver sus exuberantes muslos y el coño
entre ellos. El encaje de sus bragas me da suficiente visión de la carne que sé
que está desnuda y ya me estoy lamiendo los labios, saboreando lo que está
por venir. Porque si sabe la mitad de bien de lo que se ve, acabo de encontrar
mi nueva comida favorita.

— ¿Le gusta lo que ve, Sr. McManus?—

Mi risa está llena de oscuridad. —No tienes ni puta idea de cuánto. Pero
sigues usando ropa, ¿no?— Le aflojé la cola de caballo, dejando a un lado la
delgada banda, antes de deslizar mis dedos a través de su pelo y agarrarlo,
inclinando su cara hacia el techo. —Hemos pasado diez minutos hablando. Eso
sólo me deja cincuenta minutos para tocar. Muéstrame el resto—.

No suelo ser tan dominante con las mujeres. No me importa lo suficiente


como para ser distante y tener poco tiempo. Pero hay una intuición en mis
huesos sobre Meadow. Como si tal vez se me pusiera de pie porque quiere que
la presione. Tal vez hasta lo necesite. No sé de qué otra manera explicar los
escalofríos que cubren su piel de aspecto delicioso o la forma en que gime
suavemente cuando le retuerzo un poco el agarre en el pelo, todo mientras
mantiene esa mirada desafiante en sus ojos.

Sotelo
Sus dedos tiemblan al desengancharse el cierre frontal de su sostén y
sacude sus hombros, haciendo que el encaje caiga en cascada por sus brazos.
—Ahí—, jadea, sus pestañas revolotean. — ¿Feliz?—

Me inclino hacia abajo y sigo mi lengua a través de la costura de sus


labios. Cuando los separa, le doy una lamida larga al interior de su boca. —No
seré feliz hasta que tu llegada gotee de mi maldita barbilla, Meadow. —

Su respiración conmocionada sigue colgando en el aire cuando la pongo


de puntillas para que me dé un beso más largo. Hay la más pequeña de las
vacilaciones de su parte y luego se niega a dejar que mis labios ganen la
batalla. Mierda. Este pequeño petardo caliente. Lo que le hace a mi sangre. Es
un zapping y calentamiento a un grado que nunca ha sido antes y nunca
volverá a serlo. No con nadie más que con ella.

Tengo una mano encerrada en su pelo y la mano libre baja hasta su culo,
metiéndose dentro de sus bragas para probar la perfección de sus cachetes del
culo. Cosas altas y firmes que casi me hacen meterme en los pantalones. Su
nuevo trono es mi regazo. Dondequiera que vayamos, voy a sentar su dulce
trasero justo encima de mi polla y hacer que la gente se arrodille a sus pies.
¿Dónde diablos ha estado esta chica toda mi vida?

Un pensamiento feo asoma su cabeza y yo arranco mi boca de la suya,


inclinándome hacia abajo hasta que nuestras frentes se tocan. — ¿Cómo
diablos supo mi amigo que me iba a encantar tanto este masaje? ¿Pusiste tus
bonitas manos sobre otros hombres?—

La boca de Meadow se abre y casi la beso de nuevo, en lugar de esperar


una respuesta. Casi. Mis celos incontrolables me obligan a esperar,
conteniendo la respiración. —No te atrevas a actuar posesivamente
conmigo—, respira. —Te acabo de conocer hoy. No te debo una explicación
para nada. —

—Meadow—, gruño contra su boca. —Contéstame. —

Sotelo
—No he tenido ninguna cita con hombres. Aún. — Parece molesta
consigo misma por haber dado esa información. Más aún cuando le sonrío a la
admisión. —Probablemente oyó hablar de mí en Yelp, Walker. Cálmate. —

— ¿Calmarme?— La giro para que esté de cara a la mesa y uso mi mano


derecha para tirar de sus bragas, palmeando su trasero con brusquedad. —He
matado a hombres por esa clase de falta de respeto. —

—No te tengo miedo. —

— ¿Oh no?— Me pongo a un lado lo suficiente para darle un golpe


rápido en su apretado trasero. Luego otras tres bofetadas duras más en rápida
sucesión. — ¿Qué tal ahora?—

Su única respuesta es gemir y arquear la espalda.

Jesús. Sí. Mi intuición sobre Meadow era correcta. Ella es un maldito


gato infernal, pero quiere ser domada en la cama y yo soy el único hombre que
tendrá el honor. Estoy tan preparado para la oportunidad de hacerle
cosquillas hasta que implosione que casi olvido que hoy no estamos follando.
Me dijo que no estamos durmiendo juntos, y mientras me muero por tener mi
pene dolorido dentro de ella, quiero que esté dispuesta al cien por cien de
antemano, no sólo en el calor del momento.

No, se supone que se trata de su placer y de lo bien que puedo


proporcionárselo.

Cuando le dije que no estaba seguro de mi habilidad con las mujeres,


estaba diciendo la verdad. Sin embargo, estoy seguro de darle a esta chica
tantos orgasmos como necesite. No descansaré hasta que averigüe qué la hace
chillar y la entregue. Repetidamente. Me convertiré en un experto certificado
en praderas antes de que acabe la hora.

Le parto la palma de la mano en el culo varias veces más, hasta que


aprieta los muslos juntos y araña la mesa de masajes. Juzgando que ya está al
borde del clímax, detengo las nalgadas, desesperado por saborear esa miel en
mi lengua cuando la suelta. Su expresión aturdida cuando le doy la espalda es
mi perdición. Es tan hermosa, tan llena de vida que no puedo respirar.

Sotelo
Mi boca encuentra la suya por su propia voluntad y nuestras lenguas se
arrastran codiciosamente, mientras mi mano se mueve más abajo de sus
bragas, dejándolas caer hasta sus tobillos. En el momento en que tomamos
aire, la arrojo a la mesa, la agarro de rodillas y la tiro hasta el borde. Mis
rodillas aterrizan en el suelo, poniéndome a la altura de los ojos del coño más
cómodo y dulce que existe. Estoy seguro de ello.

—Oh, Dios mío—, gimotea, con la cara sonrojada. —No puedo creer que
esto esté pasando. Yo... no debería estar haciendo esto... dijiste que ibas a
darme un masaje. No besarme y...—

—Dije que pondría las manos y la boca donde quisiera. — Le meto la


lengua por el interior del muslo y voy directo al cielo. —No dije cuál sería el
que haría el masaje. —

—Tienes una forma de tergiversar las palabras para adaptarlas a ti. —

—Y te encanta que yo sepa cómo. —

Sólo hay una fracción de segundo en el que ella me sonríe, yo le


devuelvo la sonrisa, y eso es todo. Aquí es donde me enamoro de Meadow. A
una pulgada de su coño mientras me honra con una rareza de sus labios. Ella
se convierte en la cosa más importante de mi vida, así de simple, porque nada
ni nadie me ha llenado nunca de tanto propósito. O afecto. Estoy enamorado
de esta chica. Enamorado sin salida, como si alguna vez fuera a buscarla.

—Quieres tu masaje, ¿no?— Me burlo de la costura de su coño con la


punta de mi lengua, el olor de las naranjas y Meadow dando a mi polla el peso
de un yunque. —Abre las piernas y déjame dártelo, preciosa. Estoy pagando
mucho dinero para que me desordenes la cara—.

Se cae de espaldas a la mesa, como si no pudiera evitarlo, agarrándose


por los dos codos. Lentamente, centímetro a centímetro, ella extiende sus
muslos y yo pierdo cero segundos lamiendo el valle húmedo de su coño. Su
espalda se sacude de la mesa en un arco y suelta un sollozo roto. —Walker.
Walker. —

Sotelo
Ahora que ha dicho mi nombre mientras le como el coño, no tengo más
remedio que bajarme la cremallera y masturbarme. Me acaricio en el tiempo
con cada arrastre de mi lengua, sacudiendo más rápido mientras bateo su
clítoris con ligeros gestos, más lento cuando la estoy saboreando con sabores
largos, todo el camino desde su trasero arrugado hasta el manojo de nervios
que la hace quejarse y me suplica que siga adelante. El vino más caro del
mundo, las delicias más raras de la tierra, no se puede comparar con el sabor
del coño de Meadow. Es intoxicante. Dulce. Jugoso. Suave.

Estoy listo para poner mi reino a sus pies incluso antes de retorcer un
dedo dentro de su pequeña abertura y descubrir que nunca ha sido follada.

Jesucristo. Una virgen.

—Mía—, gruño. Estoy hablando con Meadow. Su virginidad también. —


¡Mía!—

Estoy hablando a todos los que caminan erguidos.

Meadow pertenece a Walker.

—Por favor, no te detengas—, jadea, sus caderas se balancean sobre la


mesa, haciendo que su coño se deslice hacia arriba, hacia abajo y de lado a
lado sobre mi lengua de espera. —Oh, estoy... muy... bien. —

No queriendo reventar su cereza con mi dedo largo, la retiro a su


abertura donde juego con su agujero, frotando círculos alrededor de ella e
imaginando ese primer paseo. Apuesto a que mi pequeño petardo hará todo lo
que esté en su mano para ahuyentarme. —Este agujero es donde va mi polla,
Meadow. Me ha estado esperando. —

Sus rodillas abrazan los lados de mi cabeza, comenzando a temblar, y


miro cómo su vientre y sus tetas se mueven desde abajo mientras lamo su
clítoris, una y otra vez. —Sí. Sí. ¡Tuyo!—

La satisfacción me clava sus garras en el estómago, junto con la


posesividad, los celos y la lujuria. Mi pene está tan hinchado dentro de mi
puño, que no puedo esperar otro segundo para soplar y cuando su coño

Sotelo
perfecto aprieta contra mi lengua y ella gime, le amamanto su clítoris y dejo
que gruesas cuerdas salgan al suelo. Cristo. Cristo. Nunca me he perdido de
esta manera. No hay control. Sólo se quema, es necesario soltarlo. Tanto gasto
me deja a la vez, mi estómago se hunde y se expande con un gruñido largo y
gutural, mis labios todavía dibujando en su bonito brote rosado.

Lamiendo el placer de Meadow de mi barbilla refuerza mi clímax una


vez más y me alejo de su coño para evitar morder en ella con mis dientes.
Reclamando como un maldito animal. Esta mujer me ha convertido en un
demonio.

Cuando finalmente me he agotado, gano mis pies y paso entre los


muslos de Meadow, tirando de ella contra mí en un fuerte abrazo. Le acaricio
el pelo y le beso los hombros, de repente me preocupa haber dado un paso en
falso ofreciéndole dinero. Mucho dinero que con gusto pagaré, siempre y
cuando ella sepa lo importante que es para mí. ¿Estaba tan atrapado en
acercarme a ella por todos los medios necesarios que he puesto una mancha
en nuestro primer día juntos?

—Guau, guau. Ya está arreglado. Tienes habilidades—, dice sin aliento.

Me olvido del cumplido a favor de mi preocupación, aunque me gratifica


muchísimo saber que la complació. —Meadow—.

Me parpadea, tan suave y bonita que apenas puedo oír el latido de mi


corazón. — ¿Sí?—, susurra, buscando en mis ojos.

Antes de que pueda responder, hay un fuerte golpe en la puerta. —Vete


a la mierda—, gruño por encima del hombro, aunque me abrocho los
pantalones por si alguien irrumpe. Maldita sea. Ni siquiera se me ocurrió una
vez lo vulnerable que era mientras estaba de rodillas, perdido en el coño más
dulce de la faz de la tierra. Cualquiera pudo haber entrado.

—Lo siento, jefe—. Es Richie. —No quería interrumpir, pero tenemos un


asunto del que tienes que oír hablar. Decidí que te enfadarías más si no te lo
decía. Hay algo de... actividad en el estudio. —

Sotelo
El estudio se refiere a mis oficinas, que son legítimas en la superficie,
pero que albergan una operación de juego en la parte de atrás, entre otras
cosas. Si hay actividad allí, o mis enemigos están husmeando o alguien vio a un
federal. Estoy apostando por la primera, ya que los federales han intentado
atacarme antes, pero no pueden hacer nada. La mayor parte de lo que mi
padre me enseñó se centró en evitar los cargos. Los McManus son famosos por
ser teflón.

Así que si tuviera que adivinar, diría que mis rivales están tratando de
hacerme enojar.

Sacándome de aquí.

Mirando la hermosa cara de Meadow, me doy cuenta por primera vez de


la responsabilidad que ella va a ser para un hombre como yo. Al hacerla mía,
la estoy convirtiendo en un objetivo. Algo de mi pánico debe estar
apareciendo en mi cara, porque se forma un pliegue entre las cejas de
Meadow. — ¿Qué pasa?—

—Nada—, digo roncamente.

Yo la cuidaré. La protegeré con mi vida.

Nada ni nadie llegará a ella.

Relájate.

— ¿Jefe?— Richie llama indeciso a través de la puerta.

—Llamaré a alguien para que te lleve a casa, Richie. — Vive cerca de mí,
cerca de la bahía. Nunca lo traigo conmigo cuando hay problemas. Suspiro mi
frustración por tener que dejar Meadow temprano. —Mira, tengo que ir a
ocuparme de algo. —

Se pone rígida y se retira inmediatamente, tratando de deslizarse de la


mesa y rodearme.

—Oye—, ladré, jalando su cuerpo contra el mío, inclinando su barbilla


hasta que me mire. —Voy a volver. —

Sotelo
—Claro—. Trata de romperme el control. —No olvides dejar una crítica
en Yelp. —

—Meadow—, gruño como advertencia. —No me gusta que dudes de mí.


Dije que volveré y lo haré. Si Dios y el diablo unieran sus fuerzas, no podrían
alejarme de ti, preciosa—. Sus luchas mueren. —Tú y yo. Es un trato hecho.
¿Comprendes? Siento tener que irme así, pero mentiría si dijera que es la
última vez que va a pasar. Soy un hijo de puta ocupado. Pero odio...—

— ¿Odias qué?—, susurra.

Trato de limpiar la nueva opresión de mi garganta. —Odio cada segundo


entre ahora y cuando te vea de nuevo. Di que lo sabes—.

Su actitud de rompe pelotas vuelve a su lugar y se encoge de hombros.


—Tal vez lo haga. Tal vez no lo sepa—.

La beso fuerte en la boca. —Me vas a volver loco. —

Hay una sonrisa en sus ojos. —Mi última cita termina a las cinco. —

Le enmarco la mandíbula y la aprieto ligeramente. —Nada de clientes


masculinos, ¿verdad?—

Ella sacude la cabeza y yo me relajo.

—Bien. Volveré antes de eso—. Unos momentos después, saco mi


chequera del bolsillo de mi pantalón y le escribo el cheque mientras ella
observa. —Esto es sólo papel, Meadow. No es lo que nos unió, ¿entiendes?
Tenemos algo real aquí. Más grande que el dinero—. Algo se cierra alrededor
de mi tráquea cuando le doy el cheque, porque se siente como un adiós.
Aunque sea temporal, no me gusta dejarla. —Enviaré a alguien a vigilar este
lugar mientras no estoy. —

Llevo mi lengua a su boca antes de que ella pueda interrogarme,


besándola larga y duramente mientras palmoteo sus increíbles tetas,
memorizando su forma y dando, la presión exacta sobre sus pezones que la
hace gemir en mi boca.

Sotelo
—Adiós, Walker—, dibuja, empujándome hacia la puerta. —Sé bueno... o
sé bueno siendo malo. —

Me río mientras salgo de la habitación, bebiendo una última mirada a mi


futura esposa mientras me aseguro de que la puerta la bloquea de la vista.

— ¿Cómo estuvo el masaje, jefe?— Richie pregunta.

—Tenías razón, Rich—, le dije, dándole una palmada en el hombro. —El


mejor masaje de mi vida—.

Sotelo
Capítulo 4
MEADOW

Miro por la ventana delantera del spa, no estoy muy segura de cómo me
siento con respecto al Escalade negro estacionado en la acera. O el hombre
musculoso que se apoya en la puerta del lado del conductor con las manos
cruzadas delante de su regazo, con un aspecto letal como una víbora. Cuando
Walker estaba parado frente a mí, sus oscuros ojos azules parpadeando -y esa
boca diciendo todas las cosas correctas- la idea de ser vigilada parecía
totalmente razonable.

Pero Walker no está aquí ahora. Está en algún lugar tratando con la
"actividad" y me pregunto en qué diablos me he metido.

Creo que podría haberme enredado con el jefe criminal más famoso de
Boston. Sí... creo que eso fue lo que pasó. Quiero decir, me ofrecieron
suficiente dinero para pagar mis préstamos estudiantiles, comprarme un viaje
por enfermedad y pagar el alquiler por un año. Acepté la oferta, porque era
demasiado buena para dejarla pasar, además hay peores maneras de ganar
cien mil dólares. Mucho peor.

Probablemente hay muchas mujeres que le pagarían a un hombre que


se parece a Walker para que se la chupe. Pero de alguna manera me fui con mi
primer orgasmo masculino y el dinero.

Sin mencionar que Walker quiere repetir.

Un hormigueo se abre paso a través de mi vientre y hace que mis


pezones se pongan duros. La carne sensible entre mis muslos se calienta y se
vuelve flexible a la memoria de su lengua lamiéndome con tanto gusto. Y ese
dedo. Cuán llena, cuán poseída me había hecho sentir.

Sin embargo, pensé que el objetivo era no ser posesión de nadie. Estuve
presente en la formación y destrucción de las relaciones de mi madre. He visto

Sotelo
cómo la hacían desmoronarse. Juré que nunca dejaría que mi camino fuera
dictado por otros. Por eso me abrí camino hasta donde estoy ahora. Con mi
propia casa, un trabajo respetable. Uno que yo amaba. ¿Cómo podía dejar que
mi resolución se desvaneciera en un abrir y cerrar de ojos?

Incluso con mi brillante cheque de cien mil dólares, no dejaré de


trabajar. Lo amo demasiado. Me encanta ser útil. Ser productiva. Con mis
nuevos ahorros, trabajaré aún más duro para compensar la ventaja que me
han dado.

Un hombre conocido camina por la acera, sólo para ser detenido por mi
guardaespaldas. Oh mierda. Mi jefe asqueroso estaba siendo interrogado por
el empleado de Walker. Eso no estuvo bien. El hombre que me contrató tenía
un caso enorme de síndrome del hombre pequeño y no le gustaría ser
interrogado por el tipo mucho más grande. Todos seríamos víctimas de su
inevitable mal humor. Esperemos que no se entere de que el hombre que está
fuera del todoterreno está ahí por mi culpa.

Randall sopla por la puerta principal del spa un minuto después, su


ruidosa entrada destrozando la tranquilidad. Hay dos masajistas en la espalda
con clientes, pero no parece importarle.

Incluso con su cara pálida, pellizcada y burlona, me sigue dando la


habitual lascivia una vez más, con la mirada fija en mis pechos, antes de
lanzarse a su diatriba. — ¿Quién coño es ese matón de ahí afuera?— Dejó caer
su café sobre el escritorio de Carla y compartimos un discreto ruedo de ojos.
—Tuvo el valor de pedir una identificación. Afuera de mi spa!—

—Así que...— Toso un poco. — ¿Mencionó por qué está allí?—

—No. Me dijo que me metiera en mis propios asuntos. Después de


interrogarme sobre el mío. — Randall camina. —Debería llamar a la policía—.

— ¿Quizás él es la policía?— Carla sugiere. —¿Encubierto o algo así?—

Le envío a Carla una mirada agradecida. Ella es buena gente.

Sotelo
Randall resopló. —Los policías no suelen tener tatuajes en el cuello. —
Se frota la mandíbula, refrenándose con un suspiro dramático. — ¿Cómo va el
negocio hoy?—

—Genial. — Carla hojeó el libro. —He hecho varias reservas. —

—Estoy esperando a mi último cliente—, agrego, con una sonrisa


brillante, levantándome de mi silla y dirigiéndome al pasillo trasero. —Voy a
ir a instalarme. —

Randall se inclina un poco demasiado cerca cuando paso, su lengua


serpenteando para mojar su carnoso labio inferior. — ¿Necesitas ayuda?—

¿Voluntariamente me pongo en una habitación oscura con este


gilipollas? De ninguna manera. —No, gracias. Estoy bien por mi cuenta. —

Después de su encuentro con mi guardaespaldas, Randall debe sentir la


necesidad de recuperar la ventaja, porque no entiende la indirecta. En vez de
eso, me sigue por el pasillo, demasiado cerca para que le sirva de consuelo. Me
apresuro, con la intención de golpear la puerta de mi cuarto de masajes en su
cara y cerrarla, pero antes de que llegue a la entrada, su mano se desliza en mi
bolsillo trasero derecho y me aprieta la mejilla del trasero.

La indignación se agolpa en mi garganta, me doy vuelta en un momento,


con los puños cerrados a los costados. — ¿Qué estás haciendo, Randall?—

Para mí horror, está sosteniendo mi cheque de Walker. Está apretado


entre el pulgar y el índice, la confusión cubriendo sus rasgos. — ¿Qué es
esto?— Antes de que pueda agarrar el cheque, él lo despliega, con los ojos
abiertos. —Mierda. ¿Cien mil dólares? ¿Dónde demonios... quién demonios?—

Una vez más, busco el cheque, pero él se me escapa. —Devuélvemelo—.

El disgusto reemplaza lentamente su confusión. — ¿Walker


McManus?— Agita el trozo de papel entre nosotros. — ¿Has estado usando mi
spa para prostituirte con la puta mafia?—

— ¿Qué?— Me río de lo ridículo de esa pregunta. —Por supuesto que


no. —

Sotelo
Parece casi emocionado por las piezas que cree que está armando. —
Ese gran gilipollas en la acera. Está ahí para ti, ¿no?—

Me rasco la ceja. —Um... ¿no?—

Su risa es burlona. —Debes ser una mentirosa si el mismo McManus


viene a tocarte. Para poner a uno de sus matones a protegerte. Y pagar esto
por un paseo de eso…—

—Cuidado—, interrumpo, temblando. —No puedes hablarme así. Soy


una terapeuta de masaje certificada. Tengo este trabajo porque soy increíble
en lo que hago—.

—Increíblemente arrogante. —

Me encogí de hombros. —La confianza no es un crimen. —

Su labio superior se riza, como si fuera a insultarme, pero cambia de


rumbo. Yo retrocedo mientras él camina hacia adelante, mirándome
descaradamente de una manera que me hace desear una ducha caliente y
humeante. —Muy bien, cariño. Te dejaré que continúes con esta jodida
operación en efectivo en mi spa, pero quiero algo fuera del trato—.

Mi espalda se aplana en la pared y un escalofrío de nerviosismo me


recorre. —No hay trato. —

—No me mientas. — Alcanza una mano hacia mi pecho y yo la golpeo.


—Vamos, Meadow. Te dejaré servir a McManus en mis camillas de masaje y tú
me dejarás probar los productos, cuando me apetezca—. Sus rasgos se
arreglan con una sonrisa resentida. — ¿Por qué debería tener algo que yo no
puedo tener? No es mejor que yo—.

—No te acerques más—, susurro, deseando que mis músculos fueran


tan grandes como mi temperamento, para poder golpear a este idiota. Pero,
por desgracia, él tiene unos pocos centímetros sobre mí y varias libras,
aunque su cuerpo es suave, donde el de Walker es duro. Todavía no estoy
segura de poder pelear con mi jefe. Estamos a la mitad de la hora, así que
nadie saldrá de las salas de masaje durante otros treinta minutos. Debería

Sotelo
gritar pidiendo ayuda. Sé que debería, pero me despedirán. Y no quiero perder
este trabajo.

A pesar de todas las repugnantes cualidades de Randall, es tenaz. Sé que


no descansará hasta hablar mal de mí en todos los spas de Boston. Mi
currículum no será considerado en ningún lado si me despiden de mi primer
trabajo después de tres semanas.

Pienso en Walker. Él me ayudaría.

¿Pero quiero esa ayuda? ¿Quiero confiar en este hombre que acabo de
conocer cuando he trabajado tan duro para no confiar en nadie más que en mí
misma?

Ahí está el cheque, por supuesto. Esa cantidad de dinero me llevaría


bastante lejos hasta que pudiera pensar en mi próximo movimiento. Tal vez
hasta podría abrir mi propio estudio de masajes. No sé nada sobre dirigir un
negocio, pero puedo aprender.

Confunde mi calma con la resignación. — ¿Qué va a ser, Meadow?—

Le di un rodillazo en la basura. Lo suficientemente fuerte como para que


sus ojos se abomben y se doble hacia adelante. —Hijo de puta—, sibila.

Intento quitarle el cheque de la mano, pero él lo hace pedazos.

—No—, jadeo, cayendo de rodillas, tratando de rastrillar el cheque con


los dedos temblorosos. —No lo hiciste. No lo hiciste. —

Randall tuerce un puño enojado en mi cuello y me tira de los pies,


golpeándome contra la pared. Las luces parpadean delante de mis ojos. —Oh,
definitivamente te estás rindiendo ahora, perra...—

Los pasos fuertes y el sonido de un disparo cortaron lo que sea que


Randall vaya a decir a continuación. Su cuerpo gira un poco y puedo ver a mi
guardaespaldas detrás de él, bloqueando toda la luz en el pasillo. Carla se
asoma desde el área de la recepcionista y sé en mis huesos que ella es la que
alertó a mi salvador.

Sotelo
—No toques a la chica—, dice mi guardaespaldas, sacudiendo la cabeza.
—Acabas de cometer un gran error, imbécil. —

No me quedaré para presenciar las consecuencias.

La adrenalina de pelear o huir se está agotando lentamente, dejando


nada más que un shock de ira. Toda esta situación se debió a mi mala decisión.

Y esa mala decisión fue Walker McManus.

Me puse de pie temblorosamente, rápidamente saqué mi bolso del


armario cerrado en mi sala de masajes y volví al pasillo, saltando sobre su
forma propensa.

—Espera, ahora—, dice el guardaespaldas, sonando nervioso. —Voy a


necesitar que se quede quieta, señorita. —

—Lo siento, no puedo hacerlo—. Me deslizo ante la vergonzosa


humedad que se forma en mis ojos. —Estoy fuera. Y por favor, dígale al Sr.
Walker que lo digo en todos los sentidos. Estoy fuera. —

—¡También estás despedida! — Randall me grita cuando salgo, girando


rápidamente en la acera y corriendo hacia un atajo a través de la salida trasera
de una heladería, en caso de que el guardaespaldas me siga la pista. Llego a
casa en diez minutos y me tiro boca abajo en mi cama gemela.

No puedo creer que dejé que esto pasara.

No puedo creer que escapé de una vida de problemas sin parar y


luchando sólo para volver a subir al ring.

¿Qué voy a hacer?

Bueno, sé una cosa. Me mantendré alejada de Walker McManus.

Sotelo
Capítulo 5
WALKER

Mis hombres saben que deben estar asustados cuando hablo en voz
baja.

Y estoy hablando muy, muy silenciosamente ahora mismo.

— ¿Desaparecida?—

La rabia me fortalece los músculos. Los que nunca he conocido. No sé en


qué me he metido, pero no me gusta. No me gusta el hombre chisporroteando
sentado en el suelo con las manos atadas a la espalda. No me gusta que la
recepcionista parezca tan nerviosa. Odio que Meadow no esté aquí donde la
dejé. Sí, eso va a ser un gran problema para alguien.

Alguien va a pagar.

— ¿Qué coño quieres decir con que se ha ido?—

Gregory, el hombre en quien confié para cuidar a Meadow, uno de mis


empleados más confiables, cambia su tamaño de quince mocasines. —Sucedió
rápido. No estaba seguro de si debía quedarme con él. — Señala al tipo bajo y
llorón que está en el suelo. —O ir tras la chica. No se lesionó mucho, así que
sabía que estaría bien. Y sospeché que querrías cuestionar esto...—

Levanto una mano, mi voz emerge ahogada. — ¿No se lastimó mucho?


¿MUCHO?— Yo grito. —Más vale que no hables en serio—.

—No estoy seguro de lo que pasó, jefe—, dice Gregory rápidamente. —


Le pedí una tarjeta. Randall Tate. Se registró como el dueño. Lo siguiente que
sé es que la recepcionista salió corriendo y me dijo que viniera rápido. Cuando
llegué adentro, la chica, Meadow, estaba en el piso tratando de escapar de
Tate. Le puse fin, pero ella corrió...—

Sotelo
La negación me barre, dejando lava volcánica a su paso.

Meadow. ¿En el suelo? ¿Atacada?

Nunca me perdonaré por haberla dejado en peligro. Si hubiera sabido


que tenía que temer a su jefe, habría llevado una bola de demolición a este
edificio -con él todavía dentro- antes de dejarla volver aquí. El hecho de que
pasara un solo segundo asustada ha despertado a una bestia dentro de mí y él
está rascándose, queriendo explotar. Para causar estragos y buscar venganza.

Tate se calla inmediatamente cuando entreno mi atención en él, su piel


se vuelve pálida como la tiza. —Tú—, susurro. —Ya estás muerto. — Sin
desviar mi atención de él, señalo a la recepcionista. —Tú. La historia. Ahora.

Se le sale, como si estuviera esperando su turno para hablar. —Él,


Randall, nunca deja sola a Meadow. Siempre está coqueteando con ella y... ella
lo odia. Por lo general, ella puede evitarlo, pero hoy él la siguió hasta el pasillo
y los oí discutir. Randall encontró un cheque en su bolsillo y tenía la impresión
de que significaba... bueno, que ella estaba...—

—Tu puta—, escupió Randall. —Eso es lo que pasa. —

Mi ira todopoderosa me hace temblar. Siempre estoy calmado. Siempre


mantengo la cabeza despejada. Pero te juro que podría respirar fuego ahora
mismo. Pensamientos indeseados se estrellan contra las paredes de mi cráneo.
Mi Meadow. Con miedo. Falta de respeto. No estoy aquí para confirmar que
está bien. No puedo soportarlo. Y mi rabia me impulsa hacia Randall, donde lo
dejo inconsciente con un gancho de derecha a un lado de su cabeza.

Se cae a un lado. Ojalá estuviera consciente para poder volver a pegarle.

—Rompió el cheque....— la recepcionista termina en un tono silencioso.

Sin consecuencias. Meadow no querrá ni un centavo mientras viva. El


cheque era una mera formalidad. Le escribiré cien más si eso la hace feliz.

—Llévalo a la guarida—, me las arreglo alrededor de la presión en mi


garganta. —No he terminado con él. —

Sotelo
Gregory se mueve rápido, obviamente agradecido por el indulto, aunque
yo tampoco he terminado con el guardaespaldas. Enviaría un mensaje a todos
mis empleados de que si Meadow volviera a estar en peligro, rodarían
cabezas.

Tan pronto como el cuerpo de Randall es arrastrado por la salida del


spa, coloco cuidadosamente una palma aplastada en el escritorio de la
recepcionista, consciente de que está temblando pero incapaz de hacer nada al
respecto. Voy a ser un desastre hasta que Meadow vuelva a estar en mis
brazos. O por el tiempo que sea necesario para olvidar mi miedo cuando entré
en este lugar y escuché las palabras de que ella se había ido.

Mi mano se dobla en un puño y apenas me resisto a golpearla. —La


dirección de Meadow. La necesito. Inmediatamente. —

—Ya lo escribí—, dice ella, dándome un trozo de papel.

Tomando la nota, abro la boca y la cierro. — ¿Cómo... se sintió herida?


¿De verdad está bien?—

—Sí. — La chica asiente con la cabeza. —Meadow puede que sea bajita,
pero es una chica muy mala, Sr. McManus. Si no te importa que lo diga. N-ni
una marca en ella. —

Doy un respiro inestable y guardo la dirección en mi bolsillo, pero no


antes de que vea que mi futura esposa vive en el más asqueroso de los
edificios de mierda. Como si necesitara más años de mi vida hoy.

Dejo a la recepcionista con un fajo grueso de cientos, le agradezco su


lealtad a Meadow y me voy, subiendo a la parte de atrás de mi camioneta
esperando y ladrando la dirección a mi chofer.

Meadow estará a salvo en mi cama, viviendo en mi casa, esta noche.

La calmaría, la tranquilizaría, juraría que nunca más le volverían a hacer


daño.

No esperaba que se opusiera tanto a mis planes.

Sotelo
—Meadow, abre esta maldita puerta o la derribaré—.

—Quiero que te vayas—, dice desde su apartamento. — ¡No estoy


interesada!—

No puedo creerlo. Ni siquiera quiere verme.

Su negación me pincha en el pecho.

—Mira, sé que estás molesta conmigo, preciosa. Pero nunca, nunca te


habría dejado en ese lugar si hubiera sabido que podías salir herida—.

—No soy tu responsabilidad. Sabía cómo era Randall, he estado


esquivando hombres como él toda mi vida. No es nada nuevo. —

Me sorprende que mi rugido de indignación no derribe el edificio.

—Mis decisiones son mías y tomé una mala decisión cuando acepté ese
cheque tuyo. Ahora estoy despedida, sin trabajo y sin blanca. Pero preferiría
estar así antes que dejar que alguien me cuide. Puedo hacerlo yo misma. Lo
haré. —

Me golpeé la cabeza contra la puerta. Por supuesto que la mujer de la


que me enamoro tiene una vena independiente de una milla de ancho cuando
soy un bastardo posesivo y controlador. De ahora en adelante, va a haber
fuegos artificiales constantes entre esta chica y yo, pero no lo haría de otra
manera. —Meadow, nena—, engatusé. —Sólo abre esta puerta para que pueda
asegurarme de que estás bien. ¿Eh? ¿No sabes que perdí la cabeza cuando
descubrí que ese cabrón te atacó? Por favor. Necesito verte. —

Todo eso era la pura verdad, pero aparentemente las demandas no iban
a hacer que abriera la maldita puerta y necesitaré emplear un método
diferente.

—Estoy bien—, se cubrió. —Vete a casa y olvídate de mí, por favor. —

Sotelo
— ¿Olvidarte?— Casi grito, antes de volver a sentirme mal. ¿No se da
cuenta de que me convertí en su sirviente en el momento en que me miró con
ojos desafiantes? ¿En el momento en que se atrevió a hablarme?

—Abre esta puerta. Por favor. Sólo quiero ver por mí mismo que estás
bien. —

Una pequeña pausa. — ¿Y luego te irás?—

Dios me perdonará por esta mentira.

Con suerte Meadow también lo hará.

—Sí. Entonces me iré. —

Envío un mensaje de texto a mis hombres de abajo, diciéndoles que


vigilen las salidas de abajo, en caso de que Meadow intente escapar en algún
momento.

Meadow abre la puerta y amartilla una cadera irritada, pareciendo un


puto postre en un pequeño mameluco rojo, con volantes y mierda en él. No
estaba mintiendo. No hay heridas visibles -gracias a Dios- pero sus ojos están
hinchados y tomo nota para ser extra cruel cuando le ponga las manos encima
a su ex-jefe. Nadie hace llorar a mi chica. — ¿Ves?— Meadow dice. —Estoy
bien...—

Su declaración termina en un chillido cuando entro en el apartamento y


lanzo su sexy cuerpo por encima de mi hombro. — ¿Dónde está tu maleta,
preciosa?—

— ¡Me… me mentiste!—

Empiezo en la dirección de la única otra habitación del lugar. — ¿Crees


que te voy a dejar en este agujero de mierda, Meadow?— Le doy una suave
bofetada en el culo, mordiéndome el labio sobre el sacudón resultante. —
Maleta. ¿Dónde está?—

— ¡Te voy a matar!—

—Muchos lo han intentado—, le digo. —Todos han fracasado. —

Sotelo
Sus luchas cesan momentáneamente. —Yo… yo... ¿en serio?— Ella huele.
—No tienes que ser tan arrogante al respecto. —

— ¿Eso es preocupante, según he oído?— Mi corazón se tropieza


consigo mismo ante la preocupación rencorosa de su tono y quiero verlo en su
cara, mal, así que la saco de mi hombro. Lo suficiente para ponerla a la altura
de los ojos y dejar sus dedos colgando cerca de mis espinillas. —Seré mucho
más cuidadoso con una esposa hermosa en casa, ¿no?— Murmuro contra sus
labios. — ¿Ves? Que vengas a casa conmigo es una cuestión de vida o muerte.

— ¿Ah, sí?— Sus ojos azules brillan. — ¿Quién va a mantenerte a salvo


de mí?—

Se me escapa una risita, pero se convierte en un gemido cuando la


apoyo de espaldas contra la pared del pasillo. —Estoy obsesionado contigo,
Meadow. ¿Lo sabes?— Me coloco su coño en mi polla dura y me balanceo
hacia arriba, silbando ante la cálida bienvenida que me da su cuerpo. —Dime
que estás bien. Me arrancaré el corazón si te duele un poco—.

—Estoy bien, lo prometo—, dice ella, jadeando por otro movimiento


ascendente de mis caderas. —Deberías ver al otro tipo—.

—Lo veré—, lo prometo oscuramente. —Y yo seré la última cosa que él


vea. ¿Sabes por qué, Meadow?—

Su atención se dirige a mi boca y veo cómo sus pupilas se expanden. Con


necesidad. — ¿Por qué?—, susurra.

—Porque soy tu protector. Tu proveedor. Tú primer y último polvo. —


Con cada título que digo, le doy un empuje de mi polla rígida, deslizándola
hacia arriba y hacia abajo por la pared. —Soy la mano que te alimenta, soy el
que mata por ti, el que seca tus lágrimas. — Le meto la lengua lentamente por
el costado del cuello. —Yo soy tu rey y tú vas a ser mi reina. —

—S… suena más como rey y sujeto—, ella respira, girando sus caderas al
ritmo de las mías, con la cara enrojecida. —Parece que quieres controlarme.
No seré controlada—.

Sotelo
—No sin una pelea, no lo harás. — La inmovilizo contra la pared con
fuerza y empiezo a secarme, follarla con fuerza, rápido, con los dientes
chasqueando contra su cuello. —Encontraste al único hombre capaz de
manejarte, preciosa. Y me encargaré de ti, lo haré—.

—No, no lo harás—, tiene hipo, su boca se abre en un gemido,


retorciendo su coño en mi regazo como una bailarina exótica con un billete de
cien dólares en la línea. —No voy a ir contigo. Sólo quieres romperme. —

—No, Meadow—, gruño en un beso áspero de su boca. —Quiero que los


dos estemos completos. Ahora vente en la polla de tu hombre. Vente como una
reina obediente. —

El temblor que se mueve a través de ella es violento, una señal de que


está cerca del final, y yo manejo mis caderas con más fuerza, mi lengua, mis
dientes y labios explorando su cuello, su oreja, su escote. —Oh. ¡Oh! Voy... voy
a...—

—Llámame tu rey cuando te vengas, Meadow. —

—No—, jadea.

Dejo de empujar y ella grita, me araña, tratando de frotar su pequeño


coño, pero yo respaldo mis caderas hacia arriba. — ¿Quién soy yo?—

— ¡Mi rey! ¡Mi rey!—

Sólo vuelvo a luchar contra ella durante dos segundos, antes de que sus
muslos abracen mis caderas y me aprieten, sus tetas salgan de su escote con la
intensidad de su arco de la espalda, su grito de garganta completa. Le pongo
una mano alrededor de su garganta expuesta, la aprieto y chupo un pezón en
la boca. Dibujando profundamente. Sus pies se revuelven en respuesta a la
parte posterior de mis muslos y ya no puedo impedir mi liberación.

— ¡Joder!— Arrojo semen dentro de mis pantalones mientras la golpeo,


porque quiero que sienta lo que me hizo. Quiero que sepa que me hizo acabar
en mis pantalones como un maldito chico universitario. Quiero que sepa que
ella es la jodida. La única que reclamará mi venida desde ahora hasta siempre,

Sotelo
y seré el único que ella pinte en el suyo. —Vamos, pequeña reina virgen. Dame
todo lo que tu vagina hace. Toda la sabrosa humedad. Va en esta polla rey.
Siempre. —

Ella aspira el aliento y llega al clímax de nuevo, pareciendo casi


indignada por lo fácil que la obligué a hacerlo, y Dios. Dios. Ya pasé el punto de
la obsesión. Estoy tan metido con Meadow que no creo que pueda pasar otro
día sin que ella use mi anillo. Necesito que sea mía, en todos los sentidos.

Presiono mi boca contra la de ella. — ¿Maleta?—

—En el armario del dormitorio, mi rey—, respira Meadow, cayendo sin


vida en mis brazos.

Camino a la habitación con mi tesoro en brazos, la victoria cantando en


mi sangre. Poco sé que estoy lejos de entender lo que significa la verdadera
victoria.

Sotelo
Capítulo 6
MEADOW

Me siento como si estuviera en trance.

Si alguien me hubiera dicho ayer que iba a llamar a un tipo mi rey y


dejar que me llevara a un recinto cerrado, me habría reído como una hiena.
Sin embargo, aquí estoy, aún aturdida por el llanto y los orgasmos que me
provocaron, sentada en el regazo de Walker en la parte de atrás de una
camioneta, abriendo un largo camino de entrada.

Después de que me hizo llegar al clímax dos veces contra la pared del
pasillo, Walker me dejó en mi cama y arrojó el contenido de mi tocador y el
gabinete del baño en la maleta, diciéndome que sus hombres recogerían el
resto. Quería protestar, de verdad. No soy del tipo que se sienta dócilmente
mientras se toman decisiones con respecto a mi vida. Pero no estoy
demasiado orgullosa para admitir que ser complacida, atacada, despedida y
complacida de nuevo -en ese orden- me ha golpeado el trasero.

Sin mencionar que me salté el almuerzo.

En el momento justo, mi estómago se revuelve fuerte y Walker hace un


ruido relajante en mi cabello, con su gran mano dando vueltas sobre mi
espalda. —Oh no. Al carajo con eso. No quiero que mi chica tenga hambre. —
Él rastrilla suavemente sus dientes contra mi cuello y mi feminidad se
flexiona, mi trasero se mueve en su regazo involuntariamente, su eje
engrosando y pinchándome en segundos. ¿Por qué está mi cuerpo contra mí?
Debería estar tratando de romper una ventana con mi zapato y gritarle a un
oficial de policía. ¿No debería hacerlo?

Meadow. Esencialmente, acabas de ser secuestrada. Por un mafioso.

Aparentemente mis sentidos también, porque dejé que Walker se


deslizara por una correa de mi mameluco y apretujara mi pecho a través del

Sotelo
encaje de mi sostén. Le dejé hundir sus dientes en mi labio inferior y tirar de
él hacia abajo, antes de hacerme cosquillas en la lengua con el suyo. Ambos
estamos respirando fuertemente a pesar de que la camioneta se ha detenido
fuera de lo que asumo que es su monstruosa casa. Hay un tabique que nos
bloquea al conductor, pero en mi periferia, puedo ver a varios hombres
esperando nuestra llegada fuera de la casa.

Deberíamos dejar de besarnos, creo, incluso mientras me doy vuelta en


su regazo tratando de tomar más de su lengua, tratando de inhalar su aroma
para después del afeitado y whisky. Su pulgar está rasgueando mi pezón,
apretándolo entre sus nudillos y sí, soy virgen, pero sé que mi cuerpo exige
satisfacción en forma de sexo duro y sudoroso con este hombre. Mis muslos
tiemblan, la carne en su ápice llora por estar vacía.

Estoy en un gran problema aquí.

Debo haber dicho eso en voz alta, porque la boca de Walker se detiene
en el acto de chuparme el cuello. —Tú y yo, preciosa—. Sus ojos se cierran con
intensidad. —El mejor tipo de problema—.

Mi corazón se estremece de emoción por su posesividad y eso da miedo.


¿Qué es lo que me pasa? —Tan pronto como descanse un poco y tenga la
cabeza recta, me iré. —

El peligro agudiza sus bellos rasgos. —No irás a ninguna parte. No me


pongas a prueba, Meadow. —

—No puedes mantener a un ser humano—, respiro. —Tiene que estar


de acuerdo—.

Su mano me agarra entre las piernas. Apretado. Y lloro.

— ¿Deberíamos preguntarle a tu coño si quiere que lo retengan?—


Walker gruñe.

—Yo... sí... no...—

—Aceptaste que te mantuvieran cuando me dejaste comerlo, preciosa.


¿Sabes por qué? Porque sabía cómo el resto de mi vida. Tú también sabías que

Sotelo
lo haría. Cuando abriste tus piernas y le diste la bienvenida a mi boca, supiste
que nunca te dejaría ir a ti y a tu coño maduro. Sabías que era tu hombre o te
habrías dejado los pantalones puestos—.

Su discurso grosero y presuntuoso penetra en mi niebla y finalmente


empiezo a luchar. Sin embargo, antes de que pueda salir por una de las
puertas, estoy acostada de espaldas en el asiento de cuero con Walker
inmovilizándome.

—Suéltame. ¡Me voy!—

—No me hagas tomar tu cereza en este asiento trasero para probar que
estás equivocado, Meadow. Quiero que se haga en mi cama, donde pueda
hacer que te sientas cómoda después—. Pone un beso persistente en mi boca
y mueve sus caderas entre mis muslos una vez, sólo una vez, pero el
relámpago se quiebra en mi vientre y yo gimoteo. —Sí, así es. Te quedarás por
esta polla. Y eventualmente me darás todo lo demás. Tu corazón. Tus
pensamientos. Tu amor. Ya tienes el mío, Meadow. Te amo. —

La presión se acumula en mi pecho y detrás de mis ojos.

Intento apartar la mirada, pero él no me deja, con la mano agarrando mi


barbilla.

—Te amo—, dice de nuevo, con la boca abierta. —De una manera que
roza lo insensato. Loco. Y no te irás. ¿Está claro?—

Asiento con la cabeza. No puedo hacer otra cosa. Mi mente y tal vez
hasta mi corazón están en control. ¿Cómo pasó esto tan rápido? ¿Cómo llegó a
mí de esta manera? He sido secuestrada, pero ese hecho parece desdibujarse
con cada segundo que pasa.

—Ya sabes cómo me gusta que me respondas—, murmura, su lengua


sumergiéndose en el hueco de mi cuello. — ¿Está claro, Meadow?—

El calor se propaga en mi vientre. —Sí, mi rey. —

Walker presiona su cara entre mis pechos y gime, antes de sentarse y


llevarme con él. Comienza a arreglar mi maquillaje manchado con el pulgar,

Sotelo
pero aparentemente decide dejarme desordenada, porque asiente con la
cabeza y abre la puerta. Luego me mete la mano y me saca del asiento,
acunándome hasta el pecho. Mi vanidad quiere que entierre mi cara en el
pecho de Walker para evitar el escrutinio de la docena de hombres más o
menos adecuados que se alinean en la entrada circular frente a la casa, pero yo
levanto mi barbilla y parezco aburrida.

Una risa retumbante se acumula en el pecho de Walker mientras mira


mi cara.

—Esta es su reina. — Su voz se quiebra como un látigo con esa


declaración a sus hombres. —La protegen con sus vidas. Hablas con ella y de
ella con respeto. Y no. Tocan. Lo. Qué. Es. Mío. Ni siquiera por un apretón de
manos. O pagarán con su vida—. Hace contacto visual con todos y cada uno de
ellos. — ¿Nos entendemos?—

—Sí, jefe— responden como uno solo, como si sus vidas amenazadas
fueran totalmente normales. Ni siquiera pestañean cuando ofrecen
felicitaciones.

No estoy excitada.

No estoy excitada.

No estoy...

¿No estoy excitada?

Apenas tengo oportunidad de estudiar la mansión de Walker en la


bahía, antes de que una criada abra la puerta principal y entremos. — ¿Qué
quieres comer, preciosa?—

—Tostadas de queso—.

Me golpea con una sonrisa divertida y mi corazón palpita. — ¿Tostadas


de queso?—

Yo abrocho mis labios. —Es un alimento básico—.

Sotelo
Walker sacude la cabeza y sigue cargándome hacia la parte de atrás de
la casa. —Podrías pedirme un bistec o un sundae de helado y vas con tostadas.

—Soy una chica sencilla. —

—No hay nada simple en ti—, me respira en el oído.

—No parece importarte, ya que me has secuestrado. —

¡Ni siquiera se molesta en negarlo! ¿Quién es este hombre


desvergonzado que me está hipnotizando inconvenientemente? —Romper la
ley es uno de mis pasatiempos favoritos—. Su lengua me hace cosquillas en el
lóbulo de la oreja. —Sin embargo, mis ganancias obtenidas ilegalmente nunca
han valido más la pena. —

Estoy dispuesta a protestar por su actitud descarada cuando entramos


en la cocina y me enamore profundamente. De la cocina. Sólo la cocina.

Cierto.

—Oh wow. — No puedo aceptar los electrodomésticos de calidad


profesional, los toques rústicos y el mármol bañado por el sol con la suficiente
rapidez. — ¿Cocinas aquí?—

—El cocinero cocina aquí, nena. ¡Helen!—

Una mujer de mediana edad con un delantal de cuadros escoceses entra


con un aire de molestia. —Bueno—, comienza enérgicamente. — ¿Gritó,
señor? ¿Qué te gustaría...?— Se corta a sí misma, con la mirada que se abre
sobre mí, donde todavía estoy en brazos de Walker. El placer viaja por su cara
y aplaude con las manos juntas. — ¿Quién es esta ahora? ¿Qué me has
traído?—

—Mi esposa. Tan pronto como se pueda arreglar. — Todavía estoy


balbuceando sobre esa declaración cuando él sigue adelante. —Helen, este es
Meadow. Es mía y se muere de hambre—.

Sotelo
— ¡Oh, no podemos permitir eso!— Helen se apresura a sacar una
sartén del gabinete. — ¿Qué voy a hacer para ella? ¿Un asado? ¿Galletas y
salsa?—

Walker sonríe. —Tostadas de queso—.

Helen se desploma.

Me meneo hasta que Walker me deja en el suelo. —Encantada de


conocerte, Helen—, le digo, frunciendo el ceño a Walker mientras intento
quitarle las arrugas a mi mameluco. —Tu jefe me retiene contra mi voluntad.
Apreciaría cualquier cosa que tengas a mano para alimentarme, aunque sólo
sea para que pueda construir la fuerza suficiente para escapar—.

Helen vigas. —Me gusta ella—.

—Aún no ha aceptado su destino—, dice Walker, golpeándome


discretamente en el trasero. Su ceño fruncido se profundiza pensativamente.
—Helen, eres la única a la que se le permite preparar su comida. Nadie más.
Por favor, no la dejes desatendida entre el momento en que deja sus manos y
llega a su boca—.

—Sí, señor. —

Helen me hace una obra maestra de tostadas de queso que como en la


isla de la cocina mientras Walker se para detrás de mí, aparentemente
fascinado con mechones individuales de mi cabello. — ¿Eres de Boston,
Meadow?— pregunta Helen.

Termino de masticar y tragar rápidamente. —Florida, en realidad. Llevo


poco tiempo en Boston—.

— ¿Y cómo conoció a nuestro Sr. McManus?—

—Sólo mala suerte, supongo. —

Con un gruñido, Walker me hace cosquillas en las costillas y yo grito,


retorciéndome en sus brazos, dándole el acceso que necesita para plantar un

Sotelo
beso en mi frente, mis mejillas, mi cuello. —Vas a pagar por cada cosa
inteligente que salga de tu boca. —

—Digo muchas cosas inteligentes. Nadie es tan rico—.

—Lo eres, preciosa. Tan pronto como tú digas que lo haga. —

—No aguantes la respiración—, jadeo, porque me está haciendo


cosquillas otra vez y me estoy riendo. Y maldita sea, no quiero que me guste
Walker en este infierno de atracción en el que estoy sentada por él. Esto se
está complicando mucho.

— ¡Jefe! Hola, jefe—.

Un hombre que no reconozco tropieza en la cocina, sosteniendo una


gorra de los Sox por el muslo. Se detiene y se queda boquiabierto cuando nos
ve a Walker y a mí enredados en una guerra de cosquillas. Sus labios se
extendieron lentamente en una sonrisa encantada, casi infantil.

— ¿Quién es ella?—

—Hola Richie. — Walker me arropa en su costado y planta un beso en


mi sien. —Este es Meadow. Vas a verla mucho—.

—Eso todavía se está considerando—, digo yo, dándole un codazo a


Walker en las costillas. —Pero aun así es un placer conocerte, Richie. —

—Bajo aviso, ¿eh?— La sonrisa de Walker es lenta y adorable. —Ya te


estás ablandando. —

—Tal vez te estoy arrullando con una falsa sensación de seguridad. —


Dividí una mirada entre Richie y Walker. —Así que... ¿sois amigos?
¿Hermanos?—

— ¿Hermanos?— Richie cambia de lado a lado. — ¡Ojalá! Sólo amigos,


sin embargo. —

—Mejores amigos—. Walker extiende el puño y Richie lo mira con


absoluta adoración de héroe mientras completa el golpe de puño. —Sabes, tú
eres el responsable de que yo conozca a Meadow, Rich. Te debo una grande—.

Sotelo
El hombre parece confundido por un momento, hasta que la
comprensión se desborda en sus rasgos. — ¿Ella te dio el masaje?—

Walker tararea. —Más o menos. —

Le doy un codazo de nuevo y me acerca, acariciando mi mejilla. —


¿Terminaste el rompecabezas del sudoku de hoy en el periódico, Richie?—

—No, por eso estoy aquí. — Mira hacia el suelo. —Me quedé atascado.

Walker asiente con la cabeza. —Oye, no es gran cosa, hombre. Todo el


mundo se atasca en esas cosas. Ven esta noche después de la cena y te ayudaré
a terminar, ¿eh?—

—Sí. Bien. — Richie retrocede hacia la puerta y parece aliviado. —


Gracias, Walker. Nos vemos entonces. ¡Gracias!—

Minutos más tarde, después de haberle asegurado a Helen que ya no


tengo hambre, Walker me toma de nuevo en sus brazos y me lleva a través de
una sala de estar con acento súper masculino, gris y negro hacia un ascensor.
Después de introducir un código, subimos dos pisos y salimos al dormitorio
más palaciego que he visto nunca. Una de las paredes está hecha
completamente de ventanas y da a la bahía. Suaves alfombras de color crema
se encuentran en los ángulos, las sillas de cuero marrón profundo se sientan
frente a una chimenea. Huele como Walker. Como una loción de afeitar cara y
un licor con clase. Las cortinas de gasa y oro flotan a través de una puerta
corrediza de vidrio que conduce a un patio, una hoguera y un jacuzzi más allá.

¿La gente vive así? ¿En la vida real?

Walker me baja después de cargarme sobre el umbral y enhebra


nuestros dedos juntos, inclinándose cerca para captar mi mirada.
Atrapándolo.

Hay tantas facetas diferentes de Walker y cada vez que pienso que lo
tengo vinculado, me presenta otro lado de él. Es un criminal despiadado. Es
celoso, codicioso. Pero también tiene un gran sentido del humor. Es cariñoso,
generoso. Sexy. Dios mío, es tan sexy que debería ser contra la ley.

Sotelo
Es un secuestrador. Es un ataque definitivo.

Pero cuando pienso en lo amable y paciente que fue con Richie, quien
claramente tiene una discapacidad de aprendizaje, sé que debe haber más
cosas buenas que malas dentro de él. No había duda de la forma en que su
amigo lo miraba, como si colgara la luna.

Y él quiere colgar la mía.

Más bien exige que la cuelguen.

Reforzando mi determinación de recuperar mi independencia lo antes


posible, incluso si eso significa atar sábanas y salir por la ventana, rompo el
contacto visual con Walker y observo el resto de la habitación.

La cama se sienta contra la pared más lejana y podría acomodar una


rutina de gimnasia en el suelo, es tan jodidamente enorme. ¿Por qué es tan
grande?

¿Duerme más de una persona en él?

—Guau—, murmura, frotando un pulgar sobre la palma de mi mano. —


¿Qué encendió ese fuego en tus ojos?—

—Nada. Sólo me preguntaba si grabaste tu última orgía. —

Su chasquido de risa me hace saltar. — ¿Estás celosa? Meadow, eres la


única mujer que ha puesto un pie en esta habitación además de Helen y sólo
porque me cambia las sábanas una vez a la semana—.

— ¿Por qué tienes una cama tan grande?—

—Porque puedo. No hay otra razón—. Antes de que sepa lo que va a


hacer, me levanta y me sienta en el borde de la cama ancha, pisando entre mis
muslos. Sus manos se levantan para ahuecar mi cara. —No quiero otra mujer
mientras viva. Llevo vivo treinta y cinco años y nunca he tenido una novia
seria. ¿Sabes por qué? Ninguna mujer ha causado una impresión pasajera.
Luego entras y me hundes. Así de fácil. Te he estado esperando, Meadow. Sólo
tú. — Me estremece la sinceridad de su voz cuando siento su mano alrededor

Sotelo
de mi garganta. —Y creo que no hace falta decir que si alguna vez te acercas a
otro hombre, te retorceré este precioso cuello. ¿Entiendes? —

—Sí—, respiro, sorprendida de sentir que mi sexo se humedece por


encima de su promesa.

Vale, no completamente conmocionada. Me he mojado con la fantasía de


ser dominada, de ser poseída, durante años. Y la realidad es mucho más
potente.

—Buena chica—. Se inclina y nos roza los labios. —Tengo una nueva
razón para querer más espacio en la cama, ¿no? Voy a necesitar espacio para
todas las formas en que quiero follarme a mi esposa—.

No soy tu esposa.

Eso es lo que debería estar diciendo, pero en vez de eso le dejo que me
coja la boca con la lengua, las vibraciones de sus gemidos hambrientos que me
bajan por el cuerpo.

—Quédate aquí, preciosa—, dice con voz ronca, alejándose pero


acariciando mis pechos y muslos con manos fuertes. —Te das un baño, te
pones algo que pueda quitarte fácilmente y volveré antes de que te des cuenta.

¿Son mis manos, acercándolo por el cuello? — ¿Adónde vas?—

El peligro brilla en sus ojos de un azul profundo. —Si no manejo la


situación con tu ex-jefe antes de follar, me preocupa que sea demasiado duro
contigo. No es por lo que hizo, Meadow. Puede que nunca lo sea. Mi sangre aún
está caliente. — Sus pulgares se encuentran en mi centro y frotan la costura de
mi mameluco contra mi clítoris. —Moriría antes de desquitarme con mi bebé
y su dulce coño. —

Estoy inundada de calor. Mis pezones están duros y quiero que su peso
me presione hacia abajo, su gran cuerpo rodando entre mis muslos. Pero soy
un trabajo orgulloso, así que jadeo, — ¿Quién dice que vamos a tener sexo?—

La risa de Walker es rica y masculina. —Mientras estás aquí tumbada


esperándome con las bragas mojadas, piensa en cómo quieres redecorar esta

Sotelo
habitación. — Se corre la lengua por el labio inferior. —Antes de que empieces
a cambiar los muebles y los colores de la pintura, quiero ver cómo se ve una
cosa en esta habitación. —

— ¿Qué?—

Estoy boca abajo, boca abajo en la cama, antes de que pueda tomar mi
próximo respiro. Mi mameluco es tirado hacia abajo. Todo el camino hacia
abajo. Junto con mis bragas. El material de ambas prendas se mantiene pegado
a mis tobillos y puedo sentir a Walker retrocediendo para inspeccionar los
ojos sobre mis nalgas expuestas. —Maldita sea, hermosa—, gruñe. —Mmm. Sí,
ese culo se ve muy bien justo donde está—.

Mi boca está abierta y puede que esté muy excitada, pero no puedo dejar
que me maltrate así. ¿Puedo? Trato de levantarme, pero su gran cuerpo,
completamente vestido, cae sobre el mío, su regazo presionado íntimamente
contra mi trasero, su erección empujando entre mis mejillas. — ¡Walker!—

—Si quieres hacer bromas delante de mi personal sobre escapar, está


bien, Meadow. Jugaré el juego. Pero ya te he perdido una vez hoy. No estoy
seguro de lo que haría una segunda vez, pero sería extremo. ¿Me estás
escuchando?— Él empuja su dureza contra mí y yo gimoteo su nombre. —
Responde como me gusta. —

—Sí, mi rey. —

—Buena chica—. Él besa lentamente a lo largo de mi hombro, lamiendo


mi piel con suspiros sabrosos. —Vuelvo a odiar cada segundo que hay entre
ahora y cuando te vea de nuevo. —

—Yo también—, digo, con total honestidad, antes de que pueda


contenerme.

Antes de llegar a la puerta, se inclina, extiende mis mejillas inferiores y


lame mi entrada trasera con gusto. Luego me pega en el culo una vez y se
dirige a la puerta silbando.

Sotelo
Sonrío. Sonrío porque es un bastardo arrogante y no puedo evitar
amarlo.

Me excita. Me desafía. Me hace sentir viva.

Definitivamente no voy a renunciar a la vida que he construido, pero


una noche no me hará daño.

Mañana. Definitivamente planearé mi fuga mañana.

Sotelo
Capítulo 7
WALKER

Hoy no es la primera vez en mi vida que oigo disparos.

No es la primera vez que se dirige en mi dirección.

Pero es la primera vez que me asusta.

Cuando la primera bala golpea el edificio de ladrillo sobre mi cabeza,


enviando una columna de escombros al aire, sólo veo a Meadow en mi mente.
Su expresión. Astuta, excitada, indignada, acalorada, feliz, vulnerable. Pienso
en su boca en la mía y en lo bien que se siente. Cómo se sienten sus elásticos
muslos flexionando bajo mis palmas. Cómo reacciona mi corazón cuando ella
está cerca, subiendo a mi garganta y alojándose allí.

Otra bala está enterrada en la acera cerca de mis pies y me zambullo


detrás de un coche aparcado, sacando mi Glock de la funda del hombro que
me puse antes de salir de la casa. Saliendo de Meadow.

Acabamos de deshacernos de Randall, que resultó ser una comadreja


insoportable hasta el final, y nos debe haber seguido el equipo de Nueva York
que ofendí al rechazar su acuerdo de transporte de armas.

Al carajo con esto. Hoy me he enamorado y no me separaré de ella.

La ira recta resplandece a través de mí, casi ensordecedora en su


intensidad.

Una mirada encubierta a través de la ventanilla del coche hacia el otro


lado me dice que mi rival estaba al acecho. Han elegido el día equivocado para
intentar matarme. Tengo mucho por lo que vivir por ahora, y probablemente
esté tratando de bajar por el desagüe en este momento.

Sotelo
Esa posibilidad me hace ponerme de pie y disparar sobre el techo del
coche, derribando dos de mis objetivos. —Quédense donde están. Cuidado con
los tejados—, les grito a mis hombres, que están escondidos detrás de la
camioneta de la que acabo de bajar. Parece que están esperando una
oportunidad para atropellarme y cubrirme, pero a diferencia de mi viejo, yo
no me escondo detrás de los hombres que trabajan para mí ni los uso como
escudos. En el campo de batalla, somos iguales. —Disparen a matar—.

El cristal sobre mi cabeza se rompe y uso la calma resultante en los


disparos para pararme y derribar a un tercer objetivo. Muévete. Tengo que
moverme. Mis oponentes probablemente se están reposicionando ahora,
tratando de encontrar un tiro mortal contra el jefe.

Hoy no, hijos de puta.

Giro sobre mis talones y corro hacia una puerta, apenas alcanzo a
tiempo antes de que otra lluvia de balas golpee el edificio. Después de una
respiración centrada y más pensamientos sobre Meadow, les indico a mis
hombres que rodeen a nuestros enemigos. Según de dónde provienen los
disparos, están en el segundo piso de la vivienda al otro lado de la calle. Los
cubro con varias rondas a medida que avanzan y minutos después, veo una
serie de flashes en el departamento.

Gregory se asoma por la ventana y me da la señal de que todo está


despejado, y con las sirenas comenzando a sonar en la distancia, esa es mi
señal para regresar a la camioneta y subir al asiento trasero. Mi conductor
llega al vehículo al mismo tiempo y lo enciende, alejándose de la acera. —
Casa—, ladro con voz ronca. —Llévame a casa—.

El hogar nunca ha tenido más significado que en ese momento.

El hogar es Meadow.

Casi me alejan de ella. Necesito sostenerla.

Necesito... creo que necesito que ella también me abrace.

Sotelo
Esa admisión de debilidad endereza mi columna vertebral. ¿Necesito ser
calmado por una mujer? ¿Por alguien? Ese no soy yo. Necesito poner mi
maldita cabeza en orden. Ya es bastante difícil lidiar con el hecho de que amo a
Meadow y ella es ahora mi mayor responsabilidad. Ayer no tenía ninguna
responsabilidad. Nunca he tenido una sola, excepto Richie, pero Meadow tiene
un nivel diferente. Ha llegado a mi alma.

Mientras mantenga el control de ella, de esta relación, todo estará bien.

Es todo tan nuevo y todavía me estoy adaptando a la forma en que ella


me hace sentir.

Sólo necesito mantener la ventaja y encontrar una manera de encajarla


en mi vida sin que me tire en picado.

Respiro profundamente y me caigo contra el asiento.

Gracias a Dios que lo entendí todo.

Mis manos se enroscan en el asiento con la necesidad de tocar a


Meadow.

—Conduce más rápido—.

Entro en el dormitorio y encuentro a Meadow paseándose frente a la


ventana que da a la bahía. Lleva unas bragas color melocotón y una camiseta
sin hombros que le descubre el estómago. Su cabello ha sido lavado, pero aún
está ligeramente húmedo, con las largas hebras de color marrón rubio que
fluyen alrededor de sus hombros y espalda. La puesta de sol está emitiendo
rojos y naranjas, los colores que le dan brillo a su suave piel.

Mi corazón se estremece contra mi caja torácica. Bang bang bang.

Dios, es la cosa más hermosa que he visto en mi vida.

Espera. ¿Está... llorando?

Sotelo
Deja de caminar bruscamente y se gira para mirarme. Un pequeño
sollozo la deja y lo siento en lo profundo de mi estómago, esa prueba de su
angustia.

— ¿Qué pasa?— Yo raspo. —Lo arreglaré—.

Su boca se abre. — ¿Qué pasa? Estaba en la cocina con Helen tomando


una taza de té y algunos de tus hombres salieron corriendo de la sala de estar
diciendo... dijeron que alguien intentó asesinarte y...—

El pulso me golpea en los oídos. — ¿Por eso estás llorando?—

Se golpea los ojos con frustración. —Se suponía que no debías ver. —

Apunto al suelo frente a mí. —Ven aquí. —

Meadow resopló a mi orden.

—Nadie ha llorado por mí antes y yo...— Me detengo para aclararme la


garganta, pero no deja de dolerme. —Por favor, ¿vendrás aquí conmigo?—

Su compostura se resbala y más humedad se apodera de sus ojos. Juro


por Dios que la tierra tiembla bajo mis pies cuando ella corre hacia mí,
arrojándose a mis brazos en espera. — ¿Todos los días van a ser así?—, me
pregunta en el pecho, amortiguando sus palabras.

—No, nena. No, — digo en voz baja, levantándola del suelo para que
pueda envolver sus piernas alrededor de mi cintura. —Hoy fue un día
horrible—.

Su risa es acuosa. —Sí, lo fue—.

Con el corazón fuera de control, intento desesperadamente recordar el


plan que se me ocurrió de camino a casa. ¿De qué se trataba?

Mantén el control de ella.

Mantén la ventaja.

Encajarla en mi vida sin lanzarme en una maldita caída en picado.

Sotelo
Cierto.

Con su suavidad acunada contra mí y sus lágrimas mojando mi cuello,


las lágrimas se derramaron en mi nombre, el pánico comienza a crecer dentro
de mí. No hay forma de controlar la forma en que me hace sentir. Es un
monstruo que destruye todo a su paso.

—Están todos tensos—, susurra cerca de mi cuello, su pulgar se clava en


los músculos justo por encima de mi cuello, frotando en círculo, enviando una
oleada de placer por mi columna vertebral. Maldita sea, eso se siente increíble.
—Déjame ayudar. ¿Por favor? Amo el masaje. Me encantaría sobre todo si
pudiera darte uno—.

Lentamente, nos acompaño a la cama y me siento en el borde,


manteniendo a mi chica mirándome a horcajadas.

— ¿Por qué te gusta?—

Se sienta un poco para que pueda ver la luz que se enciende detrás de
sus ojos. —Me encanta cuando alguien entra estresado y puedo sentir los
nudos en su espalda o cuello. Para cuando termino, los he resuelto, sin nada
más que mis pulgares o mis codos. Es tan satisfactorio. Me gusta poder hacer
eso por la gente. Ser útil me hace feliz—. Enrolla los labios. —Déjame
mostrarte lo que hago—.

Mi deseo de darle todo lo que quiera se opone a mis reservas. —Me


enseñaron a no volverme vulnerable. Quitándome la ropa y dándole la espalda
a alguien, cerrando los ojos...— Sacudo la cabeza. —No creo que pueda
renunciar a tanto control, Meadow. —

— ¿Ni siquiera por mí?—

Oh, joder. No me gusta esa expresión de dolor en su cara. Se siente como


si alguien estuviera escarbando en mi pecho con un cuchillo oxidado. — ¿Es
importante para ti?—

Después de un segundo, ella asiente con la cabeza. —Quiero mostrarte


lo que he trabajado tan duro para aprender—, dice en voz baja, jugando con

Sotelo
las puntas de mi cabello. —Pero tal vez más que eso, quiero que te sientas
mejor. No puedo protegerte de las balas, pero puedo hacerlo. Y creo que
permitirte confiar te hará sentir mejor que nadie—.

Con las miradas cerradas, trago con fuerza y empiezo a desabrocharme


la camisa y el placer puro que baila sobre su rostro me distrae de mis recelos.
—Chica peligrosa—, murmuro. —Saltaría de un avión sin paracaídas para que
me miraras así. —

Ella se ríe. — ¿Estás comparando un masaje con saltar de un avión?—

—Para mí, es similar. Ambos requieren que me suelte. —

—Haré que valga la pena—.

Me encogí de hombros de mi camisa y sus labios se separaron al


respirar, su atención saltó de mi cuello a mi hebilla del cinturón. — ¿Te gusta
lo que ves, preciosa?—

—Sí—, respira, inclinándose para besarme el hombro. —Tanta fuerza.


Eres más sexy de lo que esperaba, aunque pensé que tendrías un montón de
tatuajes—.

Me estremezco. — ¿Tumbado en una silla mientras un tipo usa una


aguja conmigo?—

—Sí, sí, sí, sí. Te hace vulnerable. — Me mete los labios por el cuello y
me susurra al oído. —Lo estás haciendo muy bien hasta ahora. Los pantalones
son los siguientes—.

Levanto mis caderas para mostrarle lo duro que ya me está poniendo. —


Si yo me estoy desnudando, preciosa, tú también. —

Ella gime. —Trato hecho—.

— ¿De verdad?— Nuestros dedos chocan en nuestros esfuerzos mutuos


por quitarme el cinturón. —Esperaba que pelearas conmigo por eso. —

Se queda sin aliento, le tiemblan los labios. —No quiero pelear contigo
ahora mismo. Estaba tan preocupada de que estuvieras herido...—

Sotelo
—Shhhh. — Le enredo la boca con un beso suave. —Nada ni nadie me
alejará de ti, Meadow. —

Su inclinación de cabeza es valiente. Se resbala de mi regazo, se lleva mi


cinturón y lo deja caer al suelo. Sus dientes se hunden en el labio inferior y se
quita la camisa, dejándola sin nada más que esas pequeñas bragas de
melocotón. Es un buen momento para quitarme los pantalones, porque mi
polla está luchando por respirar en la foto que hace, toda dorada con sus
dulces tetas y su ropa interior de cintura baja. Lo juro por Dios, puedo ver la
sombra de su coño cortado a través de esas cosas y no lo estoy… no voy a
pasar otra hora de mi vida sin meter mi polla dentro de mi chica.

—Calzones también—, me quedo sin aliento. —Nada entre nosotros. —

—Nada entre nosotros—, susurra ella, la emoción engrosando su voz y


haciéndome doler aún más. No sólo por debajo de la cintura, sino en el centro
de mi pecho. Ella se quita las bragas y la luz del atardecer atrapa el resplandor
de su carne, haciendo que su coño brille, como si Dios me hubiera enviado un
ángel y quiere que yo sepa que ella está lista para mi polla.

Hago la señal de la cruz y me paro, disfrutando de la forma en que ella


tiene que inclinar la cabeza para mirarme, ambos respirando pesadamente
mientras me saco los pantalones y los calzoncillos, pateándolos a un lado. —
¿Cómo me quieres?— Pregunto, corriendo mis manos a lo largo de las curvas
de sus caderas y de vuelta a su trasero desnudo, apretando.

Los párpados de Meadow revolotean hacia abajo, su cuerpo se balancea


hacia el mío. —Boca abajo, por favor. —

—Gracioso, así es como te quiero a ti también. —

Un toque de su vulnerabilidad hace su aparición. — ¿La primera vez?—

—No, nena. La primera vez quiero que tus ojos me miren. — Pasé mi
dedo medio sobre su culo y lo sacudí, viendo como la conciencia y el choque y
la excitación asoman en su expresión. Escuchando su adorable maullido de
rendición. —Sí. Necesito ver lo que sucede en tu hermoso rostro cuando meto
un dedo aquí y me monto en ese coño. Cuanto más profundo sea este dedo,

Sotelo
más difícil será follarte—. Muevo mi mano hacia abajo y le doy una bofetada
punzante en el coño. — ¿Estás lista para eso, preciosa?—

Como era de esperar, mi desafío hace que sus ojos brillen, pero su
bravuconería tiembla cuando mira hacia abajo y ve mi polla por primera vez.
Los diez centímetros de carne del hijo de puta dolorido. —Yo-yo... sí—,
tartamudea maravillosamente. —Creo que sí—.

Mi pene me está rogando que empuje a Meadow a la cama y la atraviese


a través de su virginidad, pero la quiero lista. Nunca he estado con una virgen
y no sé una mierda sobre cómo será la primera vez de alguien, pero tendrá
que estar empapada para llevarme. Así que en vez de seguir mis impulsos
animales, la guiño un ojo en mi camino para acostarme en la cama. —Veamos
qué tienes, preciosa—.

Mi pulso se acelera mientras me acomodo boca abajo en la cama,


apretando los dientes cuando tengo que acomodar mi erección de una manera
que no me duela. Enrosco un puño en la suave ropa de cama y respiro por la
nariz, dolorosamente consciente de que no tengo arma, ni ropa, ni nada. Estoy
expuesto y…

Meadow me pasa las palmas aceitosas por la espalda y mis


preocupaciones se dispersan.

—Jesucristo—, me quejé. Y cuando sus pulgares encuentren la base de


mi columna vertebral y se atrincheran. —Jesús. Cristo. —

Se ríe. —Te lo dije—.

— ¿De dónde sacaste el aceite?—

—Estaba en mi botiquín. Lo empacaste—.

—Sabio de mí. —

Ella se ríe de nuevo y yo me relajo más ante la prueba de su felicidad.


Sin mencionar la forma en que parece destacar los lugares exactos en mi
espalda donde llevo la tensión y los ataca con los sensuales rechinidos de su
codo y los barridos de sus pulgares. Es una marca de felicidad que nunca he

Sotelo
experimentado. Está siendo cuidadosa. Es el estado de verdadera relajación.
La mayoría de las veces. Mi polla podría romper una maldita ventana, está tan
hinchada. Nunca dejaré de estar duro cuando las manos de Meadow estén
sobre mí. Dios, ella es buena en esto. Increíble, en realidad.

Una pizca de culpa se desliza en mi vientre al recordar que la


despidieron hoy, pero dejé de lado el sentimiento. Requiere un esfuerzo, pero
apaciguo la culpa recordándome a mí mismo que ella estaba en peligro
trabajando para ese lascivo. Además, ya no necesita trabajar. Nunca dejaré
que quiera una maldita cosa.

Sus manos se deslizan hacia mi culo y puedo decir que me aplicó más
aceite, pero lo hizo sin parar el masaje. Loco. Mi futura esposa es fenomenal.

—Dios mío—, gruño en el colchón cuando se me clava en los músculos


del trasero. —Mierda, nena. ¿Se supone que eso se siente tan bien?—

—Sí. — Puedo oír la sonrisa en su voz, pero también hay un fino filo de
lujuria que me hace sentir un gran placer en las pelotas. —No suelo tener
estas partes. Normalmente hay una sábana que cubre a mis clientes de la
cintura para abajo—.

— ¿Me estás dando un trato especial, preciosa?—

—Tal vez—.

Me doy la vuelta en la cama y agarro mi polla, observándola tirar de la


cadena mientras la acaricio lentamente. —Sube aquí, Meadow. —

Sus ojos están muy abiertos en mi erección. —El masaje no ha


terminado. —

— ¿Dije que había terminado?—

Después de una pequeña vacilación, se sube a la cama y se sienta a


horcajadas sobre mis muslos, pareciendo contener la respiración para mi
próxima orden.

—Recoge el aceite. Frótatelo por todas tus tetas—.

Sotelo
Sus pezones guiñan antes de que aplique el aceite, pero cuando lo hace...
Dios mío. Nunca he necesitado tanto en mi vida como cuando Meadow
masajea aceite en sus tetas, haciéndolas brillantes, su boca abierta en un
gemido silencioso. — ¿Así?—

—Sí. Buena chica. Ahora úsalos para masajear mi frente. Por todas
partes. —

Sus muslos tiemblan contra la parte exterior de los míos y puedo ver lo
excitada que está. Qué calor hace que le den órdenes, a pesar de su feroz racha
de independencia fuera de la habitación. Te veo, nena. Conozco tu maldito
sabor.

Lo saborearé hasta que me muera.

Meadow cae hacia adelante sobre mi pecho, sus manos apoyadas a


ambos lados de mi cabeza, y arrastra sus tetas perfectas a través del vello de
mi pecho, nuestros pezones encontrándose, provocando gemidos de ambos y
una sacudida a mis entrañas. Comienza con timidez, pero pronto se desliza de
arriba a abajo a través del deslizamiento de nuestros frentes, sus pechos
dejando fuego en todas partes donde tocan. Mi estómago, mis pectorales... y
entonces lentamente, lentamente, me acaricia la polla hacia arriba y hacia
atrás con sus tetas apretadas.

—Maldita sea—, me quejé en el techo, incapaz de evitar que mis caderas


se dispararan, de follar esa pequeña diapositiva entre sus globos
perturbadores. —Meadow, me estás matando, bebé. Necesito estar dentro de
ti. Necesito follar a mi chica. —

Su cuerpo resbaladizo viaja a través del mío y estoy perplejo por su


belleza y la sonrisa juguetona pero acalorada que adorna su boca. —Ya
estamos otra vez—, susurra contra mis labios. —Esperando un trato especial.

—No podía esperarte ni en un millón de años. — Se necesita cada gramo


de mi fuerza de voluntad para no voltearla y cogerla hasta que ninguno de los
dos pueda moverse. Ya casi llegamos. Hazlo bien para ella. Sin quitarle los ojos
de encima -si lo intentara-, no podría encontrar el aceite de masaje en la cama,

Sotelo
echar un chorro en la palma de mi mano y llevárselo a su coño, alisando el
líquido por todas partes, por encima y entre sus labios rosados, en la parte
interior de sus muslos. —Ahora masajea mi polla con tu coño, Meadow. —

Su respiración se tambalea y deja caer su cara hacia el centro de mi


pecho, su gemido zumbando a través de mí. Enredo mis dedos en su pelo,
trayendo su cara a la mía para un beso sucio. Nuestras lenguas son insaciables,
nuestros labios retorciéndose e inclinados, aunque tengo que romperlo
cuando ella me agarra la polla, guiándola hasta su agujero virgen, dejándola
descansar allí por un segundo mientras ambos respiramos en la boca del otro.
Luego me trabaja por dentro con un meneo de sus caderas, dejándose a sí
misma preparada justo en la punta. Mientras yo lucho contra la necesidad de
bombearme a casa, ella pone sus manos sobre mis hombros, se muerde el
labio y me lleva dentro de su coño engrasado, pulgada a pulgada por dolorosa
pulgada.

Sólo se ha llevado la mitad de mí cuando deja de progresar con un


sollozo. —Walker. Es tan grande. —

—Lo sé, cariño. Shhhh. Ven aquí. — Bajé su boca para otro beso, y luego
metí su cara en el cuello para amortiguar su inevitable grito. No hay ayuda
para lo que viene después. Estoy en el punto de no retorno. Mi sangre es un
lago de fuego y ya estoy a punto de eyacular, está tan apretada. Joder, joder,
joder, joder. —Sólo va a doler un segundo, Meadow, cariño. Te amo. Sólo
aferrarte a mí. —

Tan pronto como ella asiente, levanto mis caderas y la empalo desde
abajo, su pequeño y húmedo agujero se desliza hacia abajo, enviándome a
través de la delgada barrera de su himen, antes de que ella se asiente en mí
regazo, el sonido de su grito amortiguado ya comienza a desvanecerse. Gracias
a Dios. Hacerle daño me repugna. Sólo quiero que sienta placer, todos los días,
por el resto de su vida. A partir de ahora.

—Meadow, mírame. — Ella sigue mis instrucciones con un gemido, sus


muslos temblando alrededor de mis caderas. —Te sientes como en el cielo.
Cielo. Mírame y confía en mí para que cuide de ti, ¿de acuerdo?— Digo más o

Sotelo
menos a través de mis dientes, mi excitación en el momento de la fiebre. —
¿Puedes hacer eso? ¿Puedes dejarme cuidar de la chica que amo?—

Ella asiente con la cabeza y prueba nuestra conexión con sus caderas,
con la boca abierta. —Walker. Mi rey—, se queja. —Puedo sentir todo de ti—.

La necesidad cegadora de lanzar cohetes a través de mí, girando un


puño en lo profundo de mi vientre. —Aún no puedes decir esas cosas,
Meadow. Vas a hacer que me corra—.

Su parte inferior del cuerpo se enrolla sensualmente, liberando la mitad


de mi pene antes de envainarlo una vez más. — ¿No es eso lo que quieres?—

A través de mi neblina de lujuria bestial, estudio su rostro y veo que la


pregunta que me hizo es genuinamente inocente, no está tratando
activamente de matarme, pero de alguna manera su inocencia dobla mi fuerza
de voluntad aún más. —Deja de mirarme así o te daré la vuelta y te follaré,
tonta. —

Meadow jadea y un escalofrío pasa a través de ella. Se cae hacia adelante


hasta que sus pezones rozan mi pecho, aplastando sus caderas contra las mías.
—Oh. Ohhhh. Mi clítoris es... oh, puedo frotarlo justo ahí y se siente tan bien.
Oh, Dios mío. La presión que tienes dentro de mí hace que se sienta mucho
mejor—.

Mi vida pasa por delante de mis ojos. Por supuesto que este tesoro de
chica que he encontrado es una sucia y pequeña princesa. Una natural en su
primera vez. Todo lo que puedo hacer es acostarme allí y tratar de no reventar
mientras ella frota su clítoris en mi polla y gime mi nombre. Tan pronto como
sus músculos se bloquean y su coño me agarra fuerte, la giro y golpeo mi polla
en su orgasmo, su carne se contrae y se libera a mí alrededor. La cabeza de
Meadow se agita de lado a lado en la cama, sus muslos abiertos, las caderas
rodando. Estoy gruñendo como un maldito lobo. Me siento como uno. Como
un puto animal que reclama a su pareja y mis gruñidos y chasquidos de
dientes sólo aumentan esa creencia.

Sotelo
—Siente a tu rey, Meadow. Siénteme. — Una vez más, siento que
Meadow da la bienvenida a mi dominación y no pierdo el tiempo dándonos lo
que necesitamos. La agarro con fuerza de la mandíbula e inclino su cara hacia
la luz del atardecer, mirando sus ojos brillar con emoción. —Me estoy
preparando para darle a tu coño su nueva comida favorita—. Conduzco mi
polla profundamente y siento que el primer chorro sale, cayendo
profundamente en su caliente y apretado coño. Mi gemido de alivio sacude las
ventanas. —Cómetelo todo—. Otro chorro. —Ahí están tus segundos, preciosa.
Bájalo. Deja que haga su magia en tu barriga—.

Hasta que digo esas palabras, embarazar a Meadow no es una realidad.


Pero con mi declaración gruñona resonando en el aire sobre nosotros, se
convierte en mi único propósito en la vida. Es lo que quiero por encima de
todo lo demás. Embarazar a mí reina. Algo se apodera de mí, algo primitivo, y
otra riqueza de semen brota del grueso tallo de mi polla, derramándose en los
muslos de Meadow, mis rabiosos empujones haciéndola aplastar y chorrear
por todo su apretado cuerpo. Ella no puede soportar toda la carga, pero siento
que algo de ella encuentra su camino a casa y empujo mi polla tan adentro de
ella como puedo, besando su grito.

—Buena niña. Vamos a hacer que esa barriga se hinche—, le gruño en


los labios. —Abre tus muslos y toma lo que tu rey te da. —

El cuerpo de Meadow aún está debajo del mío y comienza a temblar de


nuevo, sus uñas rasgando mi espalda. —Es... yo... yo... yo... yo me estoy
viniendo de nuevo. Walker. —

—Bien, nena. Tómalo. —

—Yo…— Ella jadea. —Te amo. —

Nuestras bocas se cierran y siento que la mitad de mi alma abandona mi


cuerpo, plantando dentro del suyo. Irrevocablemente. —Dios, Meadow—,
juro. —Dios, yo también te amo. —

Me la follo tan fuerte en su segundo clímax, que su mitad superior está


colgando de la cama cuando deja de quejarse y de apretarme a mí alrededor.

Sotelo
Me pongo de costado, me la paso y la recojo en mis brazos, mirando al techo
con toda mi admiración.

Pensé que sabía cuánto la amaba. Qué posesivo era. Qué celoso. Qué
protector. Pero acabo de entregarle mi alma. Ha pasado de ser una debilidad a
ser otra cosa. Ella es la sangre de mi vida.

Si algo le pasa a ella, me moriré.

Es una certeza visceral. Es un hecho.

Ella se acurruca en mi cuello y suspira dulcemente, su mano en un puño


suelto sobre mi corazón acelerado. —Mi rey—, murmura mientras duerme.

Nunca, nunca la dejaré salir de esta casa. O mi vista.

Mía.

Mía.

Mía.

Sotelo
Capítulo 8
MEADOW

Algo es diferente en Walker cuando me despierto.

Está merodeando de un lado a otro frente a la chimenea encendida en el


dormitorio, con las llamas danzando en sus ojos. Sin embargo, mi
preocupación se suspende temporalmente para apreciar lo realmente sexy
que es. Además, mis huesos están hechos de budín y no quiero moverme ni
hablar, ni siquiera pensar demasiado.

Concéntrate en esos muslos musculosos.

Son realmente magníficos. Gruesos, cableados y poderosos. Se flexionan


con cada paso que da, junto con su línea de la mandíbula. Algo lo está
molestando y necesito averiguar qué es... justo después de admirar su trasero.
Es lo contrario de plano. Es jugoso, llenando sus calzoncillos justo después del
punto de encaje. Aunque estoy segura de que lo que tiene al frente tiene
mucho que ver con la comodidad de su ropa interior, también, porque... whoa.

Sólo guau.

Puede que haya sido virgen, pero sé que el pene de Walker está
firmemente - en la esquina superior a la media del espectro. Mi dolor sólo
refuerza ese hecho.

Walker empuja una mano a través de su cabello oscuro, haciendo


estallar los músculos por toda su espalda y yo agarro la almohada, luchando
contra un chillido.

Le dije que lo amaba.

Estaba en plena pasión, sí, pero... Dios, creo que lo decía en serio.

Es prepotente, celoso, arrogante y un conocido criminal.

Sotelo
Pero mi corazón late más fuerte que nunca en mi vida. Mi estómago está
nublado y la idea de dejarlo, como juré hacerlo, me llena de tristeza.

Así que, tal vez... tal vez me quede. Lanzaré la precaución al viento y
amaré a este hombre complicado a pesar de sus defectos y su profesión
elegida.

Pero primero tengo que arreglarlo por mí misma.

Tiene que haber compromiso. Entendimiento. Confianza.

De lo contrario, uno de nosotros no será feliz, y supongo que seré yo.

— ¿Walker?— Me siento en la cama. — ¿Pasa algo malo?—

Se detiene en su viaje por el suelo para sonreírme, pero no llega a sus


ojos y un zumbido nervioso comienza en mi vientre. —Todo está bien,
preciosa. — Él rastrilla esa mano a través de su pelo otra vez y se pavonea
hacia mí con la cadera suelta y seguro de sí mismo, parándose en el borde de
la cama y frotando sus nudillos a lo largo de mi mejilla. —La cena estará lista
pronto. ¿Tienes hambre?—

Estoy hambrienta, en realidad. Probablemente debería haber ido con


ese filete en vez de tostadas de queso antes. Asiento con la cabeza. —
¿Podemos hablar primero?—

Su expresión se vuelve cerrada en el espacio de un segundo. Precaución.


— ¿Sobre qué, Meadow?—

¿Es mi imaginación o hay un hilo de advertencia en su tono? Me hace


dudar, pero entonces recuerdo que no soy una chica que se retracta de nada.
Soy una luchadora, una sabelotodo y lo más importante, digo lo que siento. Si
empiezo a quedarme callada para mantener la armonía entre Walker y yo,
seguiré haciéndolo. Eso no va a pasar, porque no me mantendría fiel a mí
misma. No sería la chica que él dice que quiere tan desesperadamente. Dice
que ama. —Quiero quedarme aquí—, digo con prisas. —Lo que dije antes, lo
que dije sobre lo que siento por ti...—

—Que me amas—, dice en tono firme.

Sotelo
—Sí. — Me encuentro con sus ojos por un momento pesado. —Lo dije
en serio. Sé que es una locura tan pronto, pero todo esto es una locura, así que
más vale que vayas a la quiebra, ¿sabes? Y lo dije en serio—.

Su expresión se suaviza momentáneamente antes de volverse


pedregoso. —Oigo un "pero" ahí dentro, Meadow, y no me gusta. —

—Qué lástima—. Me siento más expuesta sin ropa, así que me deslizo
fuera de la cama, en el lado opuesto a Walker, dejándonos mirando hacia el
otro lado de la cama. —Quiero quedarme aquí contigo, pero sólo si me dejas ir
y venir cuando quiera. —

Su mirada es dura. —Creo que hemos establecido que quedarte no es


negociable. —

—No puedes tenerme aquí contra mi voluntad—, respiro, sin aliento


por su insensibilidad.

Levanta una ceja ante la sucia ropa de cama. —Nena, tienes una forma
graciosa de mostrarme que quieres irte. —

— ¿Qué te ha pasado? Deja de ser así—, susurro, el calor presionando la


parte posterior de mis ojos. —Mi atracción hacia ti no es la cuestión. No
quiero abandonar mi vida por completo. Si me amaras, no me pedirías que
hiciera eso—.

Mi susurro estrangulado parece llegar a Walker. Su pecho empieza a


moverse y parece que quiere alcanzarme pero no lo hace. —Cada vez que
salgo de esta casa, tengo que mirar por encima de mi hombro. No permitiré
que mi esposa haga lo mismo—. Sus dedos se enroscan en puños. — ¿Tienes
idea de lo loco que me vuelve? ¿La idea de que algo te pase?—

—Lamento que vivir una vida normal te asuste, pero no puedes tenerme
prisionera—.

— ¿Quién lo dice?— Walker grita, rodeando la cama en mi dirección,


apoyándome contra la pared. —Todo lo que quieras, te lo traeré en bandeja de
plata—. Me pone la cara en las manos. —Aquí mismo, donde estás a salvo. —

Sotelo
Dios mío, habla en serio. Habla en serio sobre no dejarme ir nunca. No
sé por qué pensé que vería la razón. Hay suficiente convicción obstinada en su
cara para llenar diez océanos. —Walker—, digo semi calmadamente. —No lo
entiendes. He pasado toda mi vida atrapada. Mi madre y yo compartimos un
remolque y dormí en el sofá. No tenía control sobre quién iba y quién venía, y
mucha gente iba y venía...—

— ¿Hombres?—

—Sí. Sus novios. No míos. Y no te pongas celoso por nada de lo que pasó
antes de hoy—.

—Mírame—, gruñe.

Me sale un grito de la boca. —Lo que quiero decir es que dormí en un


sofá. No tenía dinero. Ninguna otra familia. No hay salida hasta que haga una
para mí. Podría haber terminado viviendo en el remolque para siempre, pero
quería decidir cómo decorar mi baño, qué comer para la cena y, sobre todo,
quería tener mi propio dinero. Dinero por el que trabajé para ganar—. Pongo
mis manos en su pecho desnudo, su piel caliente al tacto. —Me encanta lo que
hago. Trabajé muy duro para llegar aquí. No me lo quites—.

La miseria nada en su rostro. Está afectado por la historia de mi pasado,


pero se está fortaleciendo, forzando a su humanidad a esconderse en favor de
cualquier criatura fría en la que se haya convertido. — ¿Me estás pidiendo
permiso para seguir siendo masajista?—

—No necesito tu permiso. —

Su risa está hecha de carbón. —Tus manos me tocarán a mí y a nadie


más, Meadow. Eso es definitivo. —

Veo al hombre cálido que me abrazó antes. Lo veo justo debajo de la


superficie, pero hay una capa de locura que me impide alcanzarlo. —Estás
matando lo que siento por ti, Walker—, digo con dolor. —Lo estás matando.

Hace un sonido herido y en un instante, estoy contra la pared. —Dijiste


que me amabas. No te retractarás—.

Sotelo
Mi barbilla se levanta. —Podrías ser capaz de controlarme, pero no mis
sentimientos. —

—Meadow—, se rompe, golpeando la pared sobre mi cabeza. — ¿Por


qué no puedes entender que necesito mantenerte a salvo? ¿Por qué no puedes
entender que si algo te pasara, me rompería?—

—Lo hago. Lo sentí hoy, cuando estabas en peligro. — Pasé mis dedos
por su pelo y se quejó al contacto. —Tiene que haber un compromiso.
Aterrizaremos en él, pero no puedes encerrarme y tirar la llave—.

—Tengo que hacerlo—.

—Walker—.

Está perdido para mí. No llegué a tiempo y la locura que se apoderó de


él se lo ha tragado todo. Y aun así, mi cuerpo se vuelve flexible contra él
cuando me besa, duro y minucioso. Cuando mete su muslo entre mis piernas,
mi cuerpo me traiciona y yo me muelo contra él, mi sexo desnudo moliendo
sobre el tendón duro. Su boca sobre la mía me impide protestar -ni siquiera
estoy segura de sí podría hacerlo- cuando me saca de la pared y me lleva hacia
la cama.

—Inclínate por tu rey—.

No me da opción. Me hace girar alrededor de mi mitad superior hacia el


colchón con una mano en la nuca. —Walker, por favor—, me las arreglo,
aunque no estoy segura si le estoy pidiendo que se detenga o que vaya más
rápido. Respondo a mi propia pregunta cuando levanto la espalda en
respuesta a su gruñido. —Por favor. Por favor. —

Me da unos azotes.

Mis pulmones se agarrotan, todo mi cuerpo adormecido por el impacto


de su fuerte bofetada, antes de que un torrente de deleite desvergonzado se
apodere de mí. Las explosiones estallan a lo largo de mis terminaciones
nerviosas y la carne entre mis muslos se contrae con el anhelo. Anhelando

Sotelo
más castigo de su mano. De su cuerpo. Porque sólo conduce a un placer
inimaginable.

—Esto es lo que pasa cuando atormentas al rey, pequeña. Te dan una


paliza en el culo—. Mi humedad le ayuda a llenarme con su grosor, y lo hace
con un empujón áspero y maldito de carne rígida a suave. —Y luego tu coño es
llevado a un puto paseo. Abre tus piernas. —

— ¡Sí!— Juro que quiero gritar que no, pero mi cuerpo está en control, y
ama, anhela, necesita a Walker y sus salvajes empujones. Cada golpe de sus
caderas contra mis nalgas envía otro sonido de euforia que resuena a través
de mi cuerpo. Está muy dentro de mí, encontrando el punto sensible dentro de
mí y masajeándolo con su eje. Mis propios dedos vuelan a mi clítoris y juegan
con él en círculos desesperados, lloriqueos y súplicas que caen de mis labios.

Siento el aliento de Walker en mi hombro y automáticamente inclino mi


cabeza, dándole espacio para atacar mi cuello y lo hace con un fervor
lujurioso, subiendo su lengua por mi cuello y gimiendo contra mi oído
mientras bombea, bombea, bombea. —Esto es para toda la vida, Meadow. Esto
no va a desaparecer. ¿Realmente crees que podríamos vivir el uno sin el otro
ahora?— Sus dedos reemplazan los míos en mi clítoris, provocándome con su
hábil dedo corazón. —Voy a mantenerte a salvo, feliz y duramente jodida, mi
pequeña y apretada adicción instantánea. Mi cordura depende de ello, cariño.
Ríndete—.

Algún sentido de orgullo o de auto preservación no me permite decir


que sí.

Me muerdo el labio inferior para evitar que la palabra se escape y


Walker ruge una maldición en el techo.

—Dime que me amas—, exige.

—Te amo—, sollozo.

—Ríndete. Resígnate a quedarte aquí—.

Yo no digo nada.

Sotelo
Mi cuerpo está clavado a la cama y si antes pensaba que Walker me
estaba tomando mal, nada se compara con ahora. Con su boca gruñendo en mi
cuello, él golpea mi clítoris más rápido con golpes ensordecedores de caderas
contra las nalgas. Mi orgasmo me golpea con la fuerza de un huracán y grito en
el colchón, mi cuerpo temblando fuera de control.

— ¡Mía!— Walker grita, antes de caer sobre mí con todo su peso y de


inundarme con su caluroso e interminable alivio, resistiendo salvajemente
como su clímax podría no terminar nunca. —Mi Meadow—.

Tan pronto como mi ola de placer cesa, la emoción obstruye mi


garganta, las lágrimas se precipitan a mis ojos y fluyen por mis mejillas sólo
para ser absorbidas por el edredón. Oh Señor. ¿Qué voy a hacer? Estoy
enamorada de un hombre que puede controlar mi cuerpo como si tuviera un
mando a distancia, incluso cuando sé que tocarlo sólo me llevará a aceptar que
me tenga cautiva.

No puedo. No puedo.

No puedo dejar que esto sea normal.

Tengo que salir de aquí, lo quiera o no.

Si mi partida lo quebrará o no.

Walker se baja de mí con un movimiento brusco y se detiene en la


periferia cuando me ve llorar. — ¿Meadow?—, dice con voz ronca. —Nena,
no...—

Cierro los ojos para bloquearlo, la humedad salada sigue escaldando mis
mejillas. —Quiero estar sola. —

— ¿Te... te he hecho daño?—

Su mano está en mi espalda cuando me hace la pregunta y yo me alejo,


enojada por tantas cosas, pero principalmente por el hecho de que
simplemente explotó mi atracción hacia él. Dios, sucumbí sin siquiera una
pizca de pelea. Una tipa ruda que resulte ser. Ni siquiera puedo convencerme

Sotelo
de no enamorarme de mi secuestrador jefe de la mafia. —No me hiciste daño.
Estoy bien. —

—No me digas que estás bien. Estás llorando. —

Estoy mentalmente exhausta y no tengo la paciencia necesaria para


explicarle a este hombre que, caramba, tal vez estoy llorando porque me están
reteniendo en contra de mi voluntad. Y que nunca volveré a hacer el trabajo
que amo. O chillar por un sueldo ganado a duras penas.

A menos que escape.

No. No tengo elección.

No cambiaré mi libertad por amor.

Con cuidado de no dejar que mi repentina determinación de sacar la


mierda se vea en mi cara, me acurruco de lado. —Solo estoy cansada. Ha sido
un largo día. —

Tengo los ojos cerrados, así que no sé si se lo cree.

—Sí. — Su voz, por lo general robusta, es débil. —Le diré a Helen que te
traiga algo. —

Me lo trago, sintiendo su lucha por dejarme. Puedo identificarme. Sería


tan fácil quedarse aquí y dejar que este hombre me asfixie con amor y lujuria y
vivir la vida de una esposa mimada, pero yo no quiero eso. Me gusta hacerlo
por mí misma. Me gusta ser útil. Ayudar a la gente. Ayudándome a mí misma.
Puede que me sostenga el corazón, pero no va a mantenerme en esta bonita
jaula. —De acuerdo. Gracias. —

Sus pasos se mueven hacia la puerta, pero se detiene. A través de mi


párpado agrietado, puedo ver que se ha puesto sudaderas y una camiseta, con
la mano en la puerta. —Meadow... Yo...—

Con el corazón en la garganta, espero a que termine, pero él abre la


puerta y la cierra detrás de él. Pero no antes de que vea al enorme y estoico

Sotelo
guardaespaldas parado frente a mi puerta en el pasillo. Manteniéndome
dentro.

Es la gota que colma el vaso.

Adiós, Walker.

Una última lágrima se escapa y la dejo caer. Pero ya no más. Lloraré por
él más tarde. Ahora mismo, tengo que concentrarme en salir de aquí. Y
tampoco puedo ir a casa. Me encontrará y me traerá de vuelta. Tengo que irme
de Boston.

Las probabilidades están en mi contra. Dejé mi teléfono celular atrás, así


que no puedo llamar a nadie, pero estoy decidida y mi columna vertebral me
ha traído un largo camino en la vida. Me visto con las manos temblorosas y
acabo de terminar cuando llaman a la puerta. Helen. ¿Ella me ayudará? No
estoy segura de tener otra opción.

—Pasa—, llamo.

Entra con una sonrisa, pero se aplana cuando ve mi cara.

—Oh, Dios mío—, murmura, poniendo mi bandeja sobre una otomana


junto al fuego. —Lo ha estropeado todo tan pronto, ¿verdad?—

—Helen—. Le tomo la mano. —Por favor. Tienes que ayudarme. Me


retiene aquí. Quiero irme y él no me deja—.

—Por favor, querida. Él es mi empleador. He estado trabajando para su


familia desde que era un niño. — Su sonrisa es esperanzadora. — ¿Quizás
tenga una buena razón?—

Me trago mi histeria y trato de hablar con calma. —Nunca hay una


buena razón para mantener a una persona cautiva. Tienes que ayudarme. —

Se muerde el labio. — ¿No sientes nada por Walker?—

—Sí, — susurro temblorosamente. —Lo amo. Por eso tengo que irme
ahora, antes de caer cada vez más y más profundo y dejar de preocuparme por
lo malo que es esto. Por favor. —

Sotelo
Helen está claramente desgarrada. —Es un buen hombre, Meadow. Fue
criado para ser despiadado. Es una maravilla que todo lo bueno dentro de él
no haya sido arrastrado por su padre. Se volvió aún más terrible cuando la
madre de Walker se enfermó y murió—. Me atrae con una mano en el brazo.
—Con el tiempo, estoy segura de que entraría en razón. —

—No lo sé. Cada minuto que pasa parece que lo hace más decidido a no
dejarme salir de esta casa—. Le aprieto la mano. —No puedo vivir así.
Ayúdame. —

Se da la vuelta detrás de sus ojos mientras está en conflicto, cede,


metiendo la mano en su bolsillo para sacar una pequeña billetera de dinero,
dándomela a mí. —Toma esto. —

La abrazo con fuerza. —Gracias, Helen. —

—Señor, si descubre que te ayudé...—

—No lo hará. Tengo un plan. —

Sotelo
Capítulo 9
WALKER

Me siento enfermo.

Enfermo, hueco y... confundido.

Hice lo que tenía que hacer, ¿no? Decidí qué era lo mejor para mi
tranquilidad, qué era lo mejor para la seguridad de Meadow, e implementé las
reglas.

Es lo que hago. Lo que siempre he hecho.

Se supone que nadie debe cuestionarme.

Se suponía que no debía llorar. O parecer tan rota.

Dios, me la cogí tan fuerte. En medio de una pelea. Los dos podríamos
haber disfrutado mucho, pero después, ella no se volvió hacia mí. No buscaba
consuelo. Se había dado la vuelta y no puedo culparla. Actué como un maldito
animal, llevándola a la cima del placer, y luego tratando de cumplir promesas.
Imbécil.

Hago un sonido ronco y presiono mi frente contra el cristal de la


ventana de la sala de estar. Hay un agujero en mi estómago del tamaño
aproximado de una bala de cañón y con cada fibra de mi ser, quiero estar
sosteniendo a Meadow. Disculpándome. Rogándole que deje de responderme
con tanta traición y tristeza en su voz.

Esa no es ella.

Es una chica fogosa, sin tonterías.

¿Qué le he hecho en un día?

Sotelo
Inclinándome hacia adelante en deferencia a la agonía en mi vientre,
miro hacia las escaleras que conducen a nuestro dormitorio. Helen acaba de
llevar una bandeja con la cena para Meadow. Debería estar abajo comiendo
conmigo. Sentada a mi lado y riendo, respondiendo a las cuatro mil preguntas
que tengo sobre su vida antes de hoy, sobre sus gustos y disgustos.
Deberíamos hacer el amor frente a la chimenea y hacer planes para el futuro.
En cambio... creo que he arruinado cualquier oportunidad de ser feliz.

Se suponía que esto no iba a pasar. He conseguido exactamente lo que


quiero.

Ella está a salvo.

Ella es mía.

He arreglado a Meadow de tal manera que no pueda ser usada en mi


contra o distraerme para que cometa errores.

He eliminado cualquier posibilidad de ser vulnerable.

¿Por qué siento como si me hubieran arrancado el corazón?

—¡Hey jefe!—

Me doy la vuelta un poco para encontrar que Richie ha sido dejado


entrar en la casa por uno de los guardias apostados en la puerta. Desde que
Meadow regresó a casa, el número de hombres estacionados afuera se ha
triplicado y estoy pensando en añadir más.

¿Para mantener a mi enemigo fuera?

¿O para mantenerla dentro?

Dios, me he convertido en un carcelero.

¿Cuál es la alternativa? ¿Dejar que la esposa de Walker McManus camine


por las calles de Boston, como una persona normal? Ella no es normal. Ella es
mi corazón. Mi alma.

Sotelo
—Uh... ¿jefe?— Richie pregunta, golpeando la sección del periódico
contra su pierna.

Trago con fuerza. —Hey, hombre. — Mi sonrisa se ve forzada y se


marchita casi inmediatamente. —Sudoku, ¿verdad?— Me caigo en el sofá y me
meto los pulgares en las cuencas de los ojos. — ¿Dónde te quedaste
atascado?—

Se sienta a mi lado. — ¿Pasa algo malo?—

Empiezo a negarlo, pero simplemente digo: —Sí—.

—Pero...— Su tono traiciona su confusión. —...puedes arreglar cualquier


cosa. —

—Gracias por confiar en mí, Rich, pero no sé si puedo arreglar esto en


particular.— Está esperando una explicación y sé cuánto odia a la gente que lo
deja fuera de las conversaciones adultas, ya que él es uno de ellos, así que le
quito las palabras. —Es Meadow. Me enamoré de ella muy fuerte, muy rápido,
y entonces.... en lo único que podía pensar era en perderla. Así que hice lo que
tenía que hacer para evitar perderla. Nunca. Pero creo que podría haberla
perdido de todos modos. — Una exhalación fuerte me deja. —Carajo, fui
terrible con ella. No hay manera de que ella aún me ame. Lo maté. —

Richie está callado para unos cuantos golpes. — ¿Le dijiste que lo
sientes?—

—Una disculpa no va a ser suficiente—.

—Todavía tienes que intentarlo. —

Me pongo en pie y me alejo a zancadas, deteniéndome frente a la


ventana. — ¿De qué sirve una disculpa si no estoy seguro de estar dispuesto a
cambiar mi decisión?—

—No lo es—.

Una vuelta con una risa hueca. —No te andes con rodeos ni nada de eso.

Sotelo
Richie se encoge de hombros. —Tú no me mientes, así que yo no te
miento. —

Sacudo la cabeza. —No sé si hay una manera de que ambos seamos


felices. Quiere una vida normal y eso es lo único que no puedo darle—.

—'Tú decides tu propia normalidad.' Me dijiste eso en el patio el día que


nos conocimos. ¿Te acuerdas? Te dije que la gente no me trata como si fuera
normal y tú dijiste: 'Richie, tú decides tu propia normalidad'—.

Lo enfrento y me apoyo en el alféizar de la ventana. — ¿De verdad?—

—Sí. Tú tampoco lo tenías normal, ¿verdad? Todos sabían quién eras.


Un McManus. —

—No quería serlo—, murmuro, recuerdos flotando en la superficie. —


Quería jugar al fútbol e ir a los bailes, en lugar de sentarme en las reuniones
con mi padre. Viéndolo negociar. O infligir lesiones. Pero supongo... no sé,
supongo que él sólo empujó y empujó hasta que dejé de querer o esperar algo
más que lo que él estaba ofreciendo. Esta vida. — El frío me atraviesa. —Jesús,
me he convertido en mi padre. —

Richie resopló. —No—

—Sí. Me importaba un carajo lo que ella quería, ¿no? Sólo le dije cómo
iba a ser, le gustara o no—.

—A tu padre le gustaba estar a cargo, jefe. Querías mantenerla a salvo.


—La mantendré a salvo, pase lo que pase. Tengo ese poder. Oh


Cristo...— Me arrastro las manos por la cara. —Si algo le pasara, moriría. Pero
su infelicidad podría matarme primero. Tengo que tratar de arreglar esto.
Tiene que haber un compromiso. —

Richie sonrió. —Tú decides tu propia normalidad. —

Sotelo
—Oye, gracias, Rich. Te debo el doble ahora, — digo, moviéndome a
través de la sala de estar hacia las escaleras a un paso rápido. — ¿Puedo dejar
para otro día ese sudoku? Tengo que disculparme—.

Ya está en camino a la puerta, con la lengua en la comisura de la boca,


escudriñando el rompecabezas a medida que avanza. —Claro, jefe—.

Cuando subía las escaleras, se me ocurrió que Helen llevó la bandeja a


Meadow hace media hora. ¿Por qué tarda tanto en volver a bajar? ¿Quizás está
consolando a mi chica? La posibilidad de que vaya a entrar y encuentre a
Meadow llorando en los brazos de Helen me destroza por dentro.

—¿Meadow? — Llamo, alcanzando el pomo de la puerta tan pronto


como viajo por el pasillo. Abro y entro. —Meadow, lo siento...—

Qué carajo.

Con una creciente sensación de desesperación, tomo cada detalle de la


escena a la vez.

Helen está atada al poste de la cama con el cinturón fuera de mi bata.

La ventana está abierta.

Meadow no está por ningún lado.

—Lo siento, Walker. No pude detenerla...—

— ¿Se ha ido?— Las palabras se me salen de las manos. — ¿Cómo carajo


salió? Estamos tres pisos más arriba. —

Helen se ve verde. —Ella saltó. —

El rugido me sube a la garganta y me arranca como un aluvión de


disparos. Se forma hielo en mi piel mientras me lanzo hacia la ventana,
aterrorizado por lo que encontraré. Jesús. Jesús. Podría estar herida. Podría
estar muerta. Podría haberse suicidado tratando de escapar de mí.

No. No. No. No.

El alivio me arroja cuando no hay nada debajo de la ventana.

Sotelo
Significa que está viva. Pero, ¿por cuánto tiempo? Está ahí fuera sin
protección. Está caminando en medio de una guerra callejera de la que no
sabe nada. Todavía no hemos tomado represalias por el ataque de Nueva York
contra mí hoy y eso significa que aún no los he matado. Todavía están ahí
fuera. Y si la ven salir de mi casa, será el objetivo. Tomada. Yo hice esto. No
escuché. Me deshice del amor de mi vida.

Tiro la cabeza por la ventana. —MEADOW!—

Sotelo
Capítulo 10
MEADOW

Tuve suerte de escapar con un tobillo torcido, pero duele como el


demonio.

Había un hombre haciendo guardia bajo mi ventana, pero gracias a la


sincronización del siglo, estaba orinando en un arbusto cuando hice mi jugada.
Y por movimiento, me refiero a arriesgar la vida y la integridad física por la
libertad lanzando mi testarudo trasero desde una ventana del tercer piso. ¿Lo
haría de nuevo?

Absolutamente.

Definitivamente hay un nudo en mi garganta mientras me alejo de la


casa lo más rápido posible con mi palpitante herida y corto los árboles en el
borde de la propiedad de Walker, en busca de un respiro a la puerta. Vamos,
vamos, vamos. No tengo mucho tiempo. No dudo que Walker se dé cuenta de
que me voy a perder pronto y…

MEADOW!

El bramido de Walker hace añicos la noche. Por reflejo, me tiro al suelo y


me cubro la cabeza, porque suena como una explosión.

Su evidente miseria trae lágrimas calientes a mis ojos y expulsa un


sollozo de mi boca. Es un esfuerzo recoger y seguir avanzando. Puedo
escuchar la voz de Helen en mi cabeza diciéndome que fue criado por
violencia. Que tiene buen corazón pero que no se le dio la oportunidad de ser
nada más que un brutal jefe de la mafia. Puedo sentir su piel debajo de mis
dedos y escuchar sus latidos en mi oído.

Te amo. Sólo aferrarte a mí.

Sotelo
Me levanto y me lanzo hacia adelante, dispuesta a apartar las lágrimas
de mis ojos. No estaba destinado a ser. No estaba destinado a ser. Sigue
moviéndote.

No hay salida en ninguna parte a lo largo de la puerta y estoy perdiendo


el tiempo al seguir buscando una. No va a ser fácil escalar una puerta de dos
metros de altura con un tobillo torpe, pero no tengo elección. Walker viene
por mí. Sus hombres probablemente también vendrán por mí. Si no cruzo la
puerta y me voy de esta casa en menos de un minuto, seré devuelta a mi jaula
dorada.

Encontré una rama baja colgante en uno de los árboles cerca de la


puerta y salté, agarrándola, balanceando mis piernas tan alto como pude y
cogiendo la parte superior de la puerta. Luego pulso mis manos más alto, más
alto, más alto, más alto en la rama, hasta que pueda poner mis rodillas sobre la
puerta, agarrarme, detenerme con un gemido de esfuerzo y saltar a la acera. El
dolor en mi tobillo hace que mi visión se doble momentáneamente y tropiezo,
pero sigo corriendo tan rápido como puedo hacia el auto estacionado más
cercano.

Hacer autostop nunca es una buena decisión, pero tengo pocas opciones.

Por favor, sé una mujer. O un anciano amable.

Cuando llego al lado del pasajero del coche y resulta que este último
está sentado en el lado del conductor, me desplomo contra el vehículo en
relieve. — ¿Puedes llevarme? ¿Por favor? A la estación de tren más cercana.
O… o… autobús...—

Me voy cuando el hombre me sonríe. No es una sonrisa agradable.

Está mirando algo por encima de mi hombro.

Me doy la vuelta y encuentro una pistola apuntando a mi cabeza.

—Bueno, ahora—, dice el hombre mucho más joven con el arma en la


mano. — ¿Qué hace una cosita tan dulce como tú aquí en la oscuridad?—

Detrás de mí, oigo bajar la ventanilla. —Salí a correr—.

Sotelo
Se ríe a carcajadas. —Te vi saltar por esa puerta. — Su cara se despeja
de cualquier humor. —Vienes de McManus y si estás escapando, cariño,
supongo que significa que quiere que vuelvas. —

El pánico se avecina y mi pulso se acelera. — ¿Mc-qué?—

—Métela en el coche—, dice la voz detrás de mí.

—¡No! — Intento escapar, pero el hombre que sostiene el arma es


rápido y me envuelve con una banda de hierro de un brazo, abriendo la puerta
del coche con el otro. Tratando de empujarme dentro. Pero eligió el día
equivocado para forzarme a entrar en un espacio confinado, porque estoy
hasta las orejas de hombres que intentan encerrarme. Me retuerzo, pateo,
golpeo y muerdo. Uso un pie en el marco de la puerta para evitar que me meta
dentro. Lucho por mi vida y creo que le arranco un diente en el proceso. Bien.
Porque no voy a entrar en el coche.

El sonido de un disparo me sacude el cuerpo. ¿Me han disparado?

Dios mío, ¿me disparó?

Dejo de luchar y miro hacia abajo, buscando sangre, pero no veo nada. Y
luego me caigo hacia atrás, hacia la acera. Un cuerpo detiene mi caída.
Pertenece al hombre sin vida que había estado intentando meterme en el
coche.

Mi cabeza se mueve a la derecha y veo una figura corriendo por la acera,


con el arma desenfundada, su expresión una máscara de rabia y negación.

Walker.

Él está aquí.

Ya sea correcto o incorrecto, el alivio me anima. Alegría. Él está aquí.

Lo amo y está aquí.

Cualquiera que sea el problema entre nosotros, ahora estaré a salvo. Lo


sé a ciencia cierta.

Sotelo
La puerta de un coche se cierra de golpe y el conductor devuelve el
fuego en la dirección de Walker.

—¡No! — Yo grito. Si está herido o peor, nunca me lo perdonaré. Puede


que me haya secuestrado, pero ahora está en peligro por mis acciones. Sin
pensarlo, me arrastro por el parachoques delantero del coche y me acerco por
detrás del tirador. Con todas mis fuerzas, empujo la puerta del auto en su
espalda, causando que falle.

—¡Meadow, no! — Walker ruge. —Agáchate. Agáchate. —

No lo cuestiono, y eso es algo bueno. Tan pronto como el conductor se


recupera, se da la vuelta y me apunta a través de la ventana lateral abierta del
conductor. El tiempo se ralentiza y puedo escuchar mi inhalación, exhalación.
Está a punto de disparar cuando su cuerpo se sacude y cae de rodillas, con los
ojos en blanco y aterrizando boca abajo en la calle.

En segundos, me están levantando en los brazos de Walker. Rodeado de


sus hombres.

Walker grita algunas órdenes y luego nos movemos, rápidamente,


subiendo a la parte trasera de una camioneta. Los neumáticos chillan y... ¿he
fallado? ¿Eso es todo? He fracasado. Aunque lo reconozco, me aferro a Walker
como si fuera una balsa salvavidas y me ha rescatado del medio del Atlántico.
Nada tiene sentido.

¿Cómo puedo estar tan contenta de ver al hombre del que intentaba
huir?

No tengo tiempo para cuestionar mis emociones confusas, porque


Walker me está acostando en el asiento, corriendo estrechando manos sobre
mi cuerpo. En las piernas, debajo de la camisa y sobre el torso.

—¿Estás herida, cariño? Oh, Dios mío. ¿Estás herida, carajo?—

Meneo la cabeza vigorosamente. —Sólo mi tobillo—.

Walker se concentra en la parte del cuerpo en cuestión, ahuecándola en


sus manos y haciendo un sonido ronco. —Lo haré todo mejor. Lo prometo. —

Sotelo
Me baja el tobillo con cuidado, antes de golpearme con los ojos brillantes. En
ese momento, me preocupa que se haya vuelto loco. La luz de sus ojos es
totalmente impía. —Me estoy esforzando mucho, Meadow—, dice en un
susurro estrangulado. —Intento con todas mis fuerzas no explotar. Porque sé
que me equivoqué. Sé que fui un monstruo para ti, así que voy a intentar no
estrangularte por arrastrarte hacia un hombre con un arma—.

—Iba a dispararte. —

—Acabas de dejarme, Meadow—, dice con aspereza. —Casi esperaba


que lo hiciera. —

No sé qué decir a esa declaración. Me llena de cemento.

—Sólo me aferro a una onza de auto-preservación. Una. Y sólo porque


hay una pizca de esperanza me darás una segunda oportunidad—.

Mi corazón salta. —Técnicamente, sería tu tercera. —

Con los ojos aun ardiendo, sacude la cabeza lentamente. — ¿Haces


bromas cuando estoy colgando de un hilo de mi cordura?—

—Sabías cómo era yo. Me secuestraste de todos modos. —

—Maldita sea, te amo tanto—, dice. —Ahora, por favor, cállate. —

Este podría ser un momento inapropiado para reírse. Lo hago de todos


modos.

El sonido envía un destello de ternura a través de su cara. —Meadow,


voy a ser un imbécil celoso por ti. Me preocuparé y me enfadaré
irracionalmente si corres riesgos, como el que acabas de correr, pero si vienes
a estar conmigo...—

— ¿Por mi propia voluntad?—

—Sí. Abriré un estudio de masajes para ti. Tendré que investigar mucho
a tus clientas, pero será tuyo y será el mejor estudio de Boston. Puedes ir y
venir con guardaespaldas. Muchos de ellos. Me estoy comprometiendo.
¿Reconoces que estoy comprometiéndome?—

Sotelo
Me sale un sonido acuoso. —Sí—

—Saltaste por una ventana y casi te atrapan mis enemigos. — Pellizca el


puente de su nariz y veo que su mano sigue temblando. —Me gustaría que me
elogiaran por mi compostura ahora mismo. —

—Estás muy tranquilo. El hombre más tranquilo de todos los tiempos—.


La felicidad extiende sus alas en mi pecho mientras me siento y me subo a su
regazo, poniendo besos en sus mejillas y boca. —Te amo. Te amo. —

—Más te vale, Meadow—, dice, mordiéndome el labio inferior, con las


manos subiendo por mis muslos para agarrar mi trasero. —Más te vale, carajo.
Mi mundo gira a tu alrededor ahora. Te amo tanto, que podría enviarme al
límite, pero será una lástima, nena, porque estás atascada conmigo—.

—Quiero estar atascada—, susurro, rodando mis caderas y golpeándolo


con un poco de descaro puntiagudo. —Dentro de lo razonable—.

La lujuria se enciende entre nosotros y se calienta. Ambos pares de


manos atacan la pretina de sus pantalones, empujándola hacia abajo para
liberar su erección. Con su lengua patinando sobre mi escote, engancha tres
dedos en la entrepierna de mis bragas y rasga el material por la mitad, antes
de guiar su eje hacia mi carne húmeda y arrastrarlo hacia arriba y hacia atrás.
—Toma asiento en este maldito trono, mi reina—.

Mi cabeza se inclina hacia atrás en un gemido y es entonces cuando me


doy cuenta de que la camioneta ha dejado de moverse. Una mirada a la
ventana me dice que estamos estacionados en la entrada y que hay por lo
menos dos docenas de hombres rodeando el vehículo, esperando a que
salgamos.

—Mírame, Meadow. Sólo yo. — Él planta su grueso sexo dentro de mí y


yo me deslizo con un gemido, perdida en la perfección de cómo él me llena tan
completamente. Walker siseó un aliento y enredó sus dedos en las hebras de
mi cabello, inclinando mi cara hacia la suya. —Acabo de matar por este coño
apretado. Y no voy a esperar a tenerlo—.

Sotelo
—No, — sollozo, retorciéndome en su regazo. —Yo tampoco quiero
esperar. —

Sus caderas se elevan a un ritmo constante. —Puedes ser la reina


cuando salgas del coche. Te trataré como a oro y mataré a cualquiera que no lo
haga—. Se da la vuelta y me arroja sobre el asiento, colocando mis rodillas
sobre sus hombros y desbaratando sobre mí con un impulso salvaje de su eje
completo. —Pero ahora mismo, eres el puto juguete fugitivo del rey y todos
pueden esperar a que se sacie. —

Durante los próximos quince minutos, el SUV se balancea con la


intensidad de nuestro gruñido y sudoroso acople y hay algo escandaloso en él,
algo extremadamente travieso -especialmente cuando grito su nombre lo
suficientemente fuerte como para ser escuchada en la calle, y mucho menos en
el camino de entrada- pero el amor que brilla en sus ojos me dice que he
encontrado mi pareja perfecta. El hombre que cumplirá mi sumisión en la
cama mientras me ama por la mujer testaruda e intransigente que soy fuera
de ella.

Puede que me haya escapado una vez, pero sé en mi corazón que pasaré
el resto de mi vida corriendo hacia este hombre complicado. Hacia mí para
siempre.

Sotelo
Epílogo
WALKER

Cinco años después…

Es mi fiesta de cumpleaños número 40, pero la considero más como un


aniversario. Cinco años desde el día que sacudió la tierra. Me cambió.
Ponerme en el camino hacia un futuro rico lleno de amor, risas, peleas,
maquillaje, emoción y un montón de sudorosa, tirones de pelo de mierda.

El día que conocí a mi esposa, Meadow, mi amor, mi vida, mi corazón y


mi alma.

Mi fantasía cobra vida.

La madre de mis hijos gemelos.

La observo ahora mientras ella camina alrededor de la mesa del


comedor con un vestido rojo ajustado, asegurándose de que nuestros
invitados estén cómodos. Preferiría que se sentara en mi regazo toda la noche
y me dejara alimentarla, que le acariciara el coño debajo de la mesa, pero en
los últimos cinco años he tenido que aprender a dejar que Meadow sea
Meadow. A mi esposa le gusta tener un propósito, ser útil, hacer que la gente
se sienta cómoda, así que cuando nos entretenemos, y nos entretenemos
mucho ahora, ella tiene que hacer sus rondas. Y yo observo. Miro, porque
nunca puedo quitarle los ojos de encima.

Una sensación de satisfacción se asienta sobre mí. La vida es


extraordinaria. Mis hijos están durmiendo arriba. Estoy rodeado de nuevos
amigos y viejos. Los viejos amigos son del vecindario o de las familias de
algunos de mis hombres de mayor confianza. Las nuevas son en su mayoría
mujeres locales, cortesía del estudio de masajes de Meadow.

Sotelo
Fiel a mi palabra, le abrí una instalación con vista a la bahía, con áreas
de masaje en la azotea y salas de meditación. Envío agua mineral desde
California para sus terapias de baño. Su lista de clientes es exclusiva y yo
realizo un chequeo de antecedentes de cada ser humano que entra por la
puerta. Tengo el lugar rodeado de guardaespaldas y media docena más
dentro. Se necesita mucho trabajo para darme tranquilidad cuando no puedo
estar a su lado, pero vale la pena, ¿porque mi esposa? Ella brilla de felicidad.
Sabiendo que tuve algo que ver en que la felicidad vale la pena todos los
esfuerzos para mantenerla protegida y más.

Nuestros ojos se encuentran en el comedor y las conversaciones que


tienen lugar a mí alrededor se desvanecen. Todo se desvanece menos ella.

Dios, se ve tan sexy como el pecado esta noche.

El vestido empuja sus tetas pero no las constriñe, así que se sacuden
mientras ella se pavonea hacia mí y mi polla se pone rígida debajo de la mesa.

Sí, yo diría que ya es hora de dejarla embarazada de nuevo.

Uno pensaría que mi obsesión con Meadow se suavizaría en el


transcurso de cinco años, pero se ha convertido en un infierno. Tomada en
una vida propia. Hay un edificio al otro lado de la calle de su estudio de
masajes y he comprado el último piso para poder verla trabajar con
binoculares. Ella no tiene idea de cuánto tiempo paso cogiéndome la mano
mientras prepara sus salas de masaje o endereza las almohadas en la sala de
espera. Soy un lunático por ella. Todos mis momentos de vigilia son
consumidos por Meadow McManus.

Ella todavía no soporta mi mierda y cuando peleamos, soy miserable,


pero también estoy vivo. Me mantiene cuerdo y me mantiene alerta. No doy
por sentado ni un solo momento con ella.

Meadow casi me ha alcanzado y tan pronto como llega a donde estoy


sentado en la cabecera de la mesa, la llevo sola. No puedo esperar otro
segundo.

Sotelo
¿Cómo es que estoy tan relajado y nervioso al mismo tiempo? Supongo
que relajado no es la palabra correcta. Nunca estoy completamente de esa
manera. Pero hace cinco años, arrasé la operación de Nueva York que me
atacó, y tuvo el mal juicio de poner un dedo sobre mi esposa, por lo que esa
amenaza ha sido eliminada. Dejé tal carnicería a mi paso que mis enemigos
han caído en la oscuridad y mis negocios han crecido a pasos agigantados.
Nadie se mete conmigo ni con mi familia. Es verdad lo que dicen. Detrás de
cada hombre poderoso hay una mujer fuerte, y eso va doble para mí.

Mi vaso de whisky es rellenado por Helen y le doy las gracias, aunque


todavía le guardo rencor por haber ayudado a Meadow a escapar hace cinco
años. Me tomó un par de días armar lo que pasó exactamente y me enfrenté a
Meadow al respecto. Me dijo que si despedía a Helen lloraría. Y cuando aún
dudaba, furioso por haber sido traicionado por alguien de mi propio personal,
Meadow se arrodilló y me bajó la cremallera de mis pantalones, rogándome
con su boca que fuera indulgente.

Así que Helen sigue aquí.

¿Mencioné que mi esposa es una maldita maga con su boca?

—Hola—, dice Meadow al acercarse a mí, inclinándose para besar mis


labios. —Pareces muy pensativo aquí. —

La subo a mi regazo y respiro el olor de las naranjas de su cuello. —


Siempre estoy pensando en ti, preciosa. —

El amor llena sus ojos. — ¿Está disfrutando de su cumpleaños, mi rey?—

Le acaricio el pelo con la mano. —Siempre lo haces perfecto. Haces que


todo sea tan perfecto, Meadow—. Su dulce trasero se retuerce en mi regazo y
le desnudo los dientes. — ¿Es una invitación?—

—Siempre estoy haciendo invitaciones. No siempre las tomas—.

Se me suben las cejas. — ¿Disculpa? Nombra una vez. —

Sotelo
Ella coge mi whisky y toma un largo sorbo, bajándolo. —Como ayer,
cuando me mirabas al otro lado de la calle mientras estaba en el trabajo... y me
senté en mi escritorio e hice varias vueltas de cabello sexy....—

Una sonrisa ensancha lentamente mi boca. — ¿Sabes que te observo?—

Ella tararea en su garganta, presiona su frente contra la mía. —Me


gusta—, susurra. —Y no es demasiado tarde para aceptar la invitación. —

La estoy sacando de la habitación antes de que las palabras terminen de


salir de su boca. Todos en el comedor están acostumbrados a que me robe a
mi esposa en medio de una reunión, así que ni siquiera hay una pausa en la
conversación. No hay manera de que pueda subir antes de entrar en su cuerpo
mágico, así que doy una rápida vuelta y salgo al balcón. Una brisa recoge su
pelo mientras la pongo en el suelo y la vuelvo hacia la pared más cercana y es
la criatura más bella que he visto nunca. Sus ojos brillan con luz de luna y
amor, está un poco alegre y feliz.

Esa es la mejor parte de todo. La felicidad de Meadow.

Me pregunto si sabe que nunca será igual a la mitad de la mía.

—He decidido lo que quiero para mi cumpleaños—, me raspo,


dibujando el dobladillo de su vestido a sus caderas.

— ¿Yo?—, respira, agarrándose a mi cinturón y desabrochándolo


rápidamente.

—Siempre, Meadow. Siempre tú. — Me saca la polla de los pantalones y


me acaricia con su hábil puño de masajista. —Ahhhhh, Jesús. —

Se ríe. — ¿Hay algo más?—

Le bajé las bragas y le agarré las nalgas apretadas en la mano,


levantándola y colocándola en la pared. Manteniéndola allí con mi cuerpo. —
Es hora de tener otro bebé. —

—Sí—, gimotea, extendiendo sus muslos por mí, frotando su coño


mojado en mi flecha. —Es la hora. Es la hora—.

Sotelo
Gruño contra su boca. —Necesito verte crecer con mi hijo en tu vientre
otra vez. Quiero plantar mi semilla en ti. Necesito esa conexión con mi
Meadow. Ahora. — La emoción me atrapa en la garganta. —Y maldita sea,
nena, eres una buena madre...—

—Y tú eres el mejor padre. El mejor—. Sus suaves manos sostienen los


lados de mi cara. —Te amo mucho, Walker. El amor... se hace más intenso cada
día. —

—El mío es infinito—, susurro en su boca, tomando sus labios en un


largo y duro beso. —Este amor no tiene fin.— Mi polla se sumerge en su
entrada, pero sé por experiencia que no irá más allá sin un poco de fuerza, así
que retrocedo y bombeo mis caderas con fuerza, sujetando a mi esposa que
jadea contra la pared de nuestra casa, apretando mis dientes contra el placer.
—Jesús, sigues siendo tan apretada como una maldita virgen, nena. —

—Feliz cumpleaños a ti.—

Sólo esta mujer podría hacerme reír mientras estoy más caliente que un
toro.

Manteniendo una mano en su trasero, abofeteo a la otra contra la pared


y me tiro a mi increíble esposa con impulsos lentos y medidos. Cada golpe es
más asombroso que el anterior y, como siempre, me lleva al límite
rápidamente con sus sonidos de aliento y sus tetas temblorosas.
Necesitándola, deseando su placer, inclino mi cabeza hacia abajo y uso mis
dientes para tirar del escote de su vestido, chupando esos pezones rojos
puntiagudos hacia mi boca, uno por uno, con un gemido estrangulado.

—Oh Walker—, se lamenta, doblando sus uñas en mis hombros,


señalando su inminente clímax. —Sí, sí, sí, sí. —

—Dime lo que quiero oír—, le grito en el cuello.

Su coño se contrae y su cuerpo se arquea y se tensa, el orgasmo la


consume y hace que el mío salga a la superficie. —Lléname—. Sus muslos se
aprietan a mí alrededor y solloza la última parte de mi oído. —Críame, mi
rey—.

Sotelo
Lo hago, con mucho gusto, dejándole ver mi obsesión por ella en mis
ojos.

Tampoco es la última vez que hacemos un bebé, y con la luz de mi


mundo a mi lado, gobernamos Boston -y el uno al otro- por el resto de
nuestras vidas.

FIN

Sotelo