Вы находитесь на странице: 1из 22

TEMA 3

Conceptos generales de la
educación ambiental
„ Introducción a la Educación Ambiental y motivos que la inspiraron
„ Historia de la Educación Ambiental
„ Objetivos de la Educación Ambiental indicados por los distintos grupos de trabajo en esta
materia en las Naciones Unidas
„ Ámbito de aplicación de la Educación Ambiental

OBJETIVOS:
„ Conocer que es la Educación Ambiental y su ámbito de aplicación evolucionando a lo largo
de la historia, y cuales son sus objetivos principales.
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Tema 3. Conceptos generales de la educación ambiental

INTRODUCCIÓN A LA EDUCACIÓN AMBIENTAL Y MOTIVOS QUE LA INSPIRARON


Antecedentes de la educación medioambiental
Siguiendo las reflexiones de D. José Félix Martínez Huerta, hacemos aquí un balance del pasado, presente y futuro de
la educación ambiental en nuestra sociedad. Para el mantenimiento de la vida, así como para asegurar el desarrollo de la
sociedad, la ciencia y la técnica, se requiere disponer de un gran número de recursos, los cuales pueden dividirse en dos
grupos: renovables y no renovables.

Entre los primeros se cuentan el suelo, las plantas, los animales, el agua y el aire. Como recursos no renovables, pueden
señalarse principalmente los combustibles y los minerales. La protección de todos estos recursos resulta de la mayor
importancia para el desarrollo de la sociedad. Pero la actuación del hombre ha puesto en peligro los recursos renovables, y
ha ocasionado que comiencen a agotarse los no renovables, aunque la atmósfera, las aguas y los suelos parecen tan vastos
que resulta difícil creer que el comportamiento de los seres humanos pueda llegar a afectarlos. Sin embargo, la población
aumenta constantemente; cada vez hay más edificios, más vehículos, más industrias, más polvo, más desperdicios, más
ruido y, en peligroso contraste para la supervivencia del hombre a largo plazo, cada vez hay menos campos, menos árboles,
menos animales; cada vez es más difícil encontrar el agua necesaria, alimentos frescos, combustibles y minerales.

El interés por la protección del medio ambiente está centrado en la salud y el bienestar del hombre, el cual es el agente
causante fundamental de la continua degradación del medio y, al mismo tiempo, la víctima principal. Pero la adopción de
una actitud consciente ante el medio que nos rodea, y del cual formamos parte indisoluble, depende en gran medida de la
enseñanza y la educación de la niñez y la juventud. Por esta razón, corresponde a la pedagogía y a la escuela desempeñar
un papel fundamental en este proceso. Desde edades tempranas debe inculcarse al niño las primeras ideas sobre la
conservación de la flora, la fauna y los demás componentes del medio ambiente. El maestro debe realizar su trabajo de
manera que forme en los estudiantes, respeto, amor e interés por la conservación de todos los elementos que conforman
el medio ambiente. En la escuela y en el hogar debe forjarse esta conciencia conservacionista del hombre del mañana.

El niño crece y se desarrolla bajo la influencia de un complejo proceso docente-educativo, en el que la escuela cumple
un encargo social que tiene el objetivo de que el futuro ciudadano reciba enseñanza y educación, y se integre a la sociedad
en que vive de una manera armónica, formado política e ideológicamente en correspondencia con los principios de nuestra
sociedad. En este sentido hay que educar al niño para que ocupe plenamente el lugar que le corresponde en la naturaleza,
como elemento componente de esta. Él debe comprender que es parte integrante del sistema ecológico y que, como tal,
tiene deberes que cumplir.

Las plantas, los animales, el suelo, el agua y otros elementos, son indispensables para la vida del ser humano, por lo
que resulta un deber ineludible para todos conservar estos recursos naturales básicos. La responsabilidad en la protección
del medio ambiente y los recursos naturales y artificiales, es de todos. La formación y el desarrollo de hábitos correctos en
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

los estudiantes, en lo concerniente a la protección del medio ambiente en la escuela y sus alrededores, contribuyen a
vincular la teoría con la práctica y a familiarizarlos con estas tareas y exigencias a escala local. Esto facilita que comprendan
la importancia de la protección del medio ambiente y sus distintos factores, a nivel regional y nacional, y cómo una sociedad
puede planificar y controlar la influencia del medio ambiente en beneficio de la colectividad.

Fundamentos de la Educación Ambiental


La crisis ambiental

Desde siempre la especie humana ha interaccionado con el medio y lo ha modificado, los problemas ambientales no
son nuevos. Sin embargo, lo que hace especialmente preocupante la situación actual es la aceleración de esas
modificaciones, su carácter masivo y la universalidad de sus consecuencias.
Editorial CEP 81

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Monitor Educación Ambiental

Los problemas ambientales ya no aparecen como independientes unos de otros sino que constituyen elementos que se
relacionan entre sí configurando una realidad diferente a la simple acumulación de todos ellos. Por ello, hoy en día podemos
hablar de algo más que de simples problemas ambientales, nos enfrentamos a una auténtica crisis ambiental y la gravedad
de la crisis se manifiesta en su carácter global. Sin embargo, no podemos limitarnos a percibir esta crisis como conflicto en
el que determinados planteamientos sobre el mundo y sobre la vida resultan inadecuados. Si somos conscientes de que
sólo en un ambiente de crisis se consideran y se desarrollan soluciones innovadoras, parece claro que tenemos ante
nosotros el desafío de encontrar en la crisis una ocasión para “reinventar” de forma creativa nuestra manera de entender y
relacionarnos con el mundo.

Pero estas soluciones no pueden ser solamente tecnológicas, el desafío ambiental supone un reto a los valores de la
sociedad contemporánea ya que esos valores, que sustentan las decisiones humanas, están en la raíz de la crisis ambiental.
En este contexto, la educación ambiental tiene un importante papel que jugar a la hora de afrontar este desafío,
promoviendo un “aprendizaje innovador” caracterizado por la anticipación y la participación que permita no sólo comprender,
sino también implicarse en aquello que queremos entender.

La Educación Ambiental: una respuesta a la crisis ambiental

Desde los años sesenta, cuando se cuestionó el modelo de crecimiento establecido y se denunció el impacto que sobre
el medio ambiente producía, los diagnósticos realizados sobre la crisis ambiental han sido numerosos. Poco a poco, el ser
humano empieza a realizar una nueva lectura del medio en el que está inmerso y una nueva cosmovisión, una nueva
percepción de la relación ser humano-sociedad-medio, va abriéndose paso.

En no pocos de los informes y manifiestos que van apareciendo a lo largo de estos años se plantea la necesidad de
adoptar medidas educativas (entre otras) para frenar el creciente deterioro del planeta. Las relaciones entre educación y
medio ambiente no son nuevas, sin embargo, la novedad que aporta la educación ambiental es que el medio ambiente,
además de medio educativo, contenido a estudiar o recurso didáctico, aparece con entidad suficiente como para constituirse
en finalidad y objeto de la educación.

De esta forma, aunque sus raíces son antiguas, la educación ambiental, como la entendemos hoy en día, es un concepto
relativamente nuevo que pasa a un primer plano a finales de los años sesenta. Estos planteamientos alcanzan rápidamente
un reconocimiento institucional. Así por ejemplo, en el ámbito internacional, ha sido la Organización de las Naciones Unidas,
a través de sus organismos (UNESCO y PNUMA fundamentalmente), la principal impulsora de estudios y programas
relativos a la educación ambiental. Sin embargo, no podemos reducir este proceso de desarrollo a su vertiente institucional.
Es preciso reconocer el esfuerzo de innumerables entidades, organizaciones de carácter no gubernamental y educadores
que han contribuido, a veces de forma anónima, no sólo a la conceptualización de la educación ambiental sino, sobre todo,
a su puesta en práctica.
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

Educación y gestión ambiental

Previamente ha quedado planteado el carácter estratégico que la educación ambiental tiene en el proceso hacia el
desarrollo sostenible. Sin embargo, es evidente que la acción educativa, por sí sola, no es suficiente para responder al reto
ambiental. “Para contribuir con eficacia a mejorar el medio ambiente, la acción de la educación debe vincularse con la
legislación, las políticas, las medidas de control y las decisiones que los gobiernos adopten en relación al medio ambiente
humano”. (UNESCO).

La educación es, a la vez, producto social e instrumento de transformación de la sociedad donde se inserta. Por lo tanto,
los sistemas educativos son al mismo tiempo agente y resultado de los procesos de cambio social. Ahora bien, si el resto
de los agentes sociales no actúa en la dirección del cambio, es muy improbable que el sistema educativo transforme el

82 Editorial CEP

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Tema 3. Conceptos generales de la educación ambiental

complejo entramado en el que se asientan las estructuras socioeconómicas, las relaciones de producción e intercambio, las
pautas de consumo y, en definitiva, el modelo de desarrollo establecido. Esto implica la necesidad de incluir los programas
de educación ambiental en la planificación y en las políticas generales, elaboradas a través de la efectiva participación
social. Demasiadas veces se cae en la tentación de realizar acciones atractivas, con una vistosa puesta en escena y
grandes movimientos de masas, que no comprometen demasiado ni cuestionan la gestión que se realiza. La educación
ambiental debe integrarse con la gestión (“la mejor educación es una buena gestión”) y no ser utilizada como justificación
ante las posibles deficiencias de ésta.

El reto que tenemos planteado hoy en día es el de favorecer la “transición” hacia la sostenibilidad y la equidad, siendo
conscientes de que esta transición requiere profundos cambios económicos, tecnológicos, sociales, políticos, además de
educativos. Así pues, aun reconociendo las enormes potencialidades de la Educación Ambiental, no podemos convertirla
en una falsa tabla de salvación.

HISTORIA DE LA EDUCACIÓN AMBIENTAL

Orígenes

Los orígenes de la educación ambiental se sitúan en los años 70, la misma surge en el contexto de preocupación
mundial ante la seria desestabilización de los sistemas naturales, lo cual pone en evidencia la insostenibilidad del paradigma
de desarrollo industrial o “desarrollista”, y lleva a la comunidad internacional al planteamiento de la necesidad de cambios
en las ciencias, entre ellas, las ciencias de la educación, con el objetivo de darle respuesta a los crecientes y novedosos
problemas que afronta la humanidad.

El concepto de educación ambiental no se ha mantenido estático, el mismo se ha modificado, precisamente en


correspondencia con la evolución de la idea de medio ambiente. En un principio la atención se centró en cuestiones tales
como la conservación de los recursos naturales, así como de los elementos físico - naturales que constituyen la base de
nuestro medio, la protección de la flora y la fauna, etc. Paulatinamente se han incorporado a este concepto, las dimensiones
tecnológicas, socioculturales, políticas y económicas, las cuales son fundamentales para entender las relaciones de la
humanidad con su ambiente y así poder gestionar los recursos del mismo.

Aunque el término educación ambiental ya aparece en documentos de la Organización de las Naciones Unidas para la
Ciencia, la Educación y la Cultura (UNESCO), datados de 1965, no es hasta el año 1972, en Estocolmo, durante la
Conferencia de la Naciones Unidas sobre el Medio Humano, cuando se reconoce oficialmente la existencia de este
concepto y de su importancia para cambiar el modelo de desarrollo. Donde fue constituido el Programa de Naciones Unidas
para el Medio Ambiente (PNUMA), entidad coordinadora a escala internacional de las acciones a favor de la protección del
entorno, incluida la educación ambiental.
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

En dicha conferencia, se crea el Programa Internacional de Educación Ambiental (PIEA), el cual, según Bedoy Víctor,
2002 “pretendía aunar esfuerzos y optimizar informaciones, recursos, materiales e investigaciones en materia de educación
ambiental para extender el conocimiento de las aportaciones teóricas y prácticas que se iban produciendo en este campo
de la ciencia”.

A partir de ese momento, se han realizado diferentes eventos sobre el particular, que conforman lo que llamamos el
debate ambiental, entre los que cabe destacar, El Coloquio Internacional sobre la Educación relativa al Medio Ambiente
(Belgrado, 1975); La Conferencia Intergubernamental sobre Educación Ambiental, organizada por la UNESCO y el PNUMA
en Tbilisi, antigua URSS, 1977; El Congreso sobre Educación y Formación Ambiental, Moscú, 1987; La Conferencia de
Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, Río de Janeiro, 1992, la cual aportó importantes acuerdos

Editorial CEP 83

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Monitor Educación Ambiental

internacionales, y documentos de relevancia, tales como la Agenda 21, en la que se dedica el capítulo 36, al fomento de la
educación y a la reorientación de la misma hacia el desarrollo sostenible, la capacitación, y la toma de conciencia;
paralelamente a la Cumbre de la Tierra se realizó el Foro Global Ciudadano de Río 92, en el cual se aprobaron 33 tratados
uno de los cuales lleva por titulo Tratado de Educación Ambiental hacia Sociedades Sustentables y de Responsabilidad
Global; El Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental, Guadalajara (México, 1992) y La Cumbre Mundial de
Desarrollo Sostenible (Río Janeiro), realizada en el año 2002, en Johannesburgo, Sudáfrica.

Hacia la educación sostenible

A partir de la Segunda Guerra Mundial, el desarrollo comienza a concebirse como crecimiento económico, orientándose
hacia el logro de un acelerado desarrollo industrial y tecnológico; a este paradigma de desarrollo se le llamó “desarrollista”,
el mismo ha acarreado negativas consecuencias para la humanidad relacionadas con el incremento del deterioro de las
condiciones ambientales del planeta y los diferentes sistemas biofísicos y sociales que lo constituyen; lo cual ha
desencadenado la llamada crisis ambiental.

Como resultado de esta crisis ambiental, Según, Muñoz, Marta Rosa, 2003 ya en la década del 60, la humanidad
comienza a cuestionarse este paradigma de desarrollo que contiene altos costos sociales, económicos, culturales y
ambientales vinculados al consumo y manejo irracional e indiscriminado de los recursos del medio, y se demuestra la
existencia de un gran mito alrededor del mismo, tanto acerca de su ineficacia para resolver los problemas que enfrenta la
humanidad, como respecto a la responsabilidad con la creciente degradación ambiental.

En este contexto de preocupación mundial ante las graves y diversas problemáticas ambientales que enfrenta el planeta,
surge como alternativa la teoría del desarrollo sostenible o sustentable, concepto que aunque se había manejado con
anterioridad, adquirió verdadera relevancia en 1987, en Nuestro Futuro Común, Informe de la Comisión Mundial sobre Medio
Ambiente y Desarrollo, conocido también como informe de la Comisión Brundtland, en la cual se definió el Desarrollo
Sostenible como “aquel que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las
generaciones futuras para satisfacer las suyas propias”.

“El desarrollo sustentable requiere la promoción de valores que estimulen patrones de consumo dentro de los límites de
lo ecológicamente posible, y a los cuales todos puedan aspirar razonablemente, implica además que las sociedades
satisfagan las necesidades humanas incrementando el potencial productivo y asegurando oportunidades equitativas para
todos, y no debe poner en peligro los sistemas naturales que constituyen la base de la vida en la Tierra: la atmósfera, los
suelos, las aguas y los seres vivos” Muñóz, Marta Rosa 2003.

Este modelo ha resultado ser muy polémico y en ocasiones contradictorio, por lo cual desde finales de la década de
los '80, se han desarrollado múltiples acercamientos conceptuales al mismo, los cuales, independientemente de sus
incompatibilidades, coinciden, en su orientación hacia el logro de un crecimiento con eficiencia económica, que no
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

deteriore ni utilice de manera irracional los recursos naturales, que garantice el progreso y la justicia y equidad social, que
respete y estimule la diversidad y riqueza de las identidades culturales, así como el precepto de la eficiencia ecológica de
los sistemas biofísicos.

En todo caso, el nuevo paradigma de la sustentabilidad presupone alcanzar una armonía entre las diversas aristas que
incluyen el desarrollo humano, tales como la economía, la sociedad, la naturaleza, la cultura y la tecnología, donde la
dimensión ambiental atraviese transversalmente este proceso de desarrollo.

“De otro modo se interpreta que al desarrollo sustentable, le resultan inherentes: la posible única opción viable para
salvaguardar a la Humanidad, la adopción de una nueva ética humana para con la naturaleza, un motivo de solidaridad

84 Editorial CEP

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Tema 3. Conceptos generales de la educación ambiental

intergeneracional, una teoría humanista y progresista, el sentido de responsabilidad por salvar las condiciones que
sustentan la vida en el planeta, un móvil para la paz y la estabilidad mundial, una alternativa sensata a los modelos
existentes de desarrollo y la globalización de la solidaridad ambiental” Jaula, José Alberto, 2002.

El mismo autor, señala ciertos principios que debe seguir un proyecto de desarrollo sostenible, tales como la percepción
transdisciplinar de la ciencia y la educación, la descentralización del saber, el conocimiento sistémico, la ciencia posnormal,
la visión ambiocéntrica, el pensamiento analógico, las relaciones diacrónicas, la concepción holística de la realidad, la
certeza de la incertidumbre, la lógica sensitiva, inductiva y sintética, la prevención y mantenimiento del ambiente, la
dirección participativa de la población, la solidaridad con el entorno, la solidaridad intergeneracional y la armonía e
intercambio con el ambiente.

La educación desempeña una importante función en la progresiva implementación de este nuevo paradigma de
desarrollo; la misma debe encargarse de estimular el establecimiento de nuevos y más positivos estilos de relación del
hombre con el medio ambiente, abarcando las diversas aristas o dimensiones del mismo, tales como las sociales, naturales,
tecnológicas, económicas o políticas; debe instituirse como punto de partida e instrumento por excelencia en la necesaria
incidencia sobre los diferentes actores sociales existentes en la actualidad, para potenciar la adquisición de nuevas
informaciones, conocimientos, sensibilidades, valores y estilos de conducta humanas, favorables al medio ambiente.

La Educación Ambiental constituye una de las respuestas a la crisis ambiental, y a su vez, educar para la
sustentabilidad constituye el objetivo de la misma, esta juega un importante papel en el necesario incremento de las
informaciones y conocimientos a los ciudadanos de nuestro planeta, en la asunción de nuevos valores, de cambios
positivos en las actitudes con relación a la problemática ambiental; así como en la modificación de los comportamientos
humanos lesivos al medio ambiente.

“Es evidente que el conocimiento es, hoy más que nunca, un factor decisivo en el proceso de desarrollo. En lo que
respecta a la problemática ambiental, se hace indispensable en la actualidad tener un mayor conocimiento sobre nuestros
recursos naturales y la propia realidad social y cultural, que haga posible la utilización inteligente del inmenso potencial de
riquezas en beneficio de toda la sociedad” Muñoz, Marta Rosa, 2003.

“Uno de los retos principales del desarrollo sostenible implica la necesidad de formar capacidades en las personas y la
sociedad, para orientar el desarrollo sobre bases ecológicas, de diversidad cultural, y equidad y participación social. Para
ello han de tenerse en cuenta los comportamientos, valores sociales, políticos, culturales y económicos en relación con la
naturaleza. De igual forma, ha de propiciar y facilitar herramientas para que las personas puedan producir y apropiarse de
saberes, técnicas y conocimientos que les permitan una mayor participación en la gestión ambiental, decidir y definir las
condiciones y calidad de vida” Muñoz, Marta Rosa, 2003.

Teniendo en cuenta la situación ambiental actual de nuestro planeta, podemos decir que hasta ahora la educación
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

ambiental ha cumplido incipientemente con su misión, dentro de las razones fundamentales de este fracaso se encuentra
el hecho de que la misma no se ha dirigido de manera acertada hacia el logro de un cambio profundo en las concepciones
y estilos de vida, de producción y consumo de los seres humanos, ni a sus relaciones con el medio ambiente.

Los patrones de producción y consumo insostenibles se encuentran dentro de los principales factores condicionantes
de la situación actual del medio ambiente, en ello poseen una gran importancia los estilos de vida de las personas; para
lograr una sociedad sustentable, es necesario realizar un giro hacia un estilo de vida de “simplicidad voluntaria”
comprometido con la sostenibilidad.

Los cambios en los valores y estilos de vida hacia una posición más ecológicamente responsable, constituyen un estadio
importante en pro de la disminución de los problemas ambientales que posee nuestro planeta. La educación ambiental,
Editorial CEP 85

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Monitor Educación Ambiental

debe estar por tanto, dirigida a la estimulación de la adopción por parte de las personas de un modo de vida compatible con
la sostenibilidad, en el que se valorice la sencillez y el gastar los recursos de la tierra a la menor velocidad posible, lo cual
supone un freno parcial en algunas direcciones que se traducirá a la larga, en una mayor abundancia y durabilidad de la
vida en sentido general; para lograr esta aspiración, es imprescindible elevar el nivel de conocimiento e información, de
sensibilización y concienciación por parte de los ciudadanos, científicos, investigadores, gobiernos, la sociedad civil y todas
las organizaciones nacionales e internacionales.

Este cambio es susceptible de realizarse, teniendo en cuenta que así como un estilo de vida mantiene comportamientos
ambientales singulares, también la adopción de prácticas concretas pueden ayudar a construir un estilo de vida sostenible
a través de la educación ambiental.

En esta evolución hacia los cambios fundamentales de nuestros estilos de vida y comportamientos, la educación en su
sentido más amplio juega un papel fundamental, la educación es la fuerza del futuro, porque ella es uno de los más
poderosos instrumentos para lograr el cambio.

En esta educación uno de los aspectos esenciales es el conocimiento, un conocimiento que se preocupe por si mismo,
sus disposiciones y tendencias tanto al error como a la ilusión, como afirma Edgar Morin, 1997: se debe “armar cada mente
para el combate vital por la lucidez; promover un conocimiento capaz de abordar los problemas globales y fundamentales
para inscribir allí los conocimientos parciales y locales; aprender a través de él a enfrentar las incertidumbres, enseñar
principios de estrategia que permitan afrontar los riesgos, lo inesperado, lo incierto, es necesario aprender a navegar en un
océano de incertidumbre a través de archipiélagos de certeza”…”debemos prepararnos para enfrentar las incertidumbres;
debemos educar para la comprensión, la comprensión mutua entre seres humanos es vital para que las relaciones humanas
salgan de su estado bárbaro de incomprensión, desdeñar los racismos, las xenofobias, y los desprecios culturales, tenemos
que realizar la educación por la paz que necesitamos”

No obstante, como señala Scoullos, Michael en su discurso de apertura de la Conferencia Internacional Medio ambiente
y Sociedad: Educación para la Sensibilización y para la Sostenibilidad, 1997, es necesario plantearse la interrogante: ¿cuán
tolerantes, amplios, son los márgenes de la educación?, si desde Aristóteles sabemos que junto al conocimiento de lo
bueno, debemos tener poder para aplicarlo; es evidente que sin una reestructuración profunda de nuestra sociedad desde
el punto de vista político, económico, social y ético, no alcanzaremos nunca la solución verdadera y duradera de los
problemas ambientales.

“En este contexto, se debe precisar que la educación ambiental como proceso educativo, no puede por si sola, lograr la
protección del medio ambiente. La protección ecológica requiere y necesita de una voluntad y acciones políticas,
económicas y sociales; no es posible la protección de los ecosistemas naturales, sociales, históricos y culturales sin eliminar
la pobreza y erradicar el hambre, sin garantizar la educación, la cultura y la salud de la población, así como eliminar los
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

conflictos bélicos, el terrorismo de estado y otros problemas globales que ocasionan tragedias de muertes y graves pérdidas
que afectan la calidad de vida”. Valdés, Orestes, 2001.

“La educación es, a la vez, producto social e instrumento de transformación de la sociedad donde se inserta. Por lo tanto,
los sistemas educativos son al mismo tiempo agente y resultado de los procesos de cambio social. Ahora bien, si el resto
de los agentes sociales no actúa en la dirección del cambio, es muy improbable que el sistema educativo transforme el
complejo entramado en el que se asientan las estructuras socioeconómicas, las relaciones de producción e intercambio, las
pautas de consumo y, en definitiva, el modelo de desarrollo establecido”. Martínez, José Félix, 2001.

La educación ambiental, por tanto no debe limitarse a una reflexión filosófica y teórica, sobre todo, significa
concienciación, sensibilización y proposición de soluciones alternativas, la misma no se debe quedar en las aulas, en las

86 Editorial CEP

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Tema 3. Conceptos generales de la educación ambiental

familias; debe extenderse a todos los espacios de socialización, tales como la comunidad, los grupos formales e informales,
los medios de comunicación; promoviendo acciones concretas en pro de la solución de los problemas ambientales, basadas
en modelos participativos.

De tal manera, la educación ambiental se erige como el valuarte hacia un planeta sustentable, aunque las actuales
condiciones socioeconómicas predominantes constituyen obstáculos inconmensurables para el presente, el futuro puede
representar la posibilidad de alcanzar de forma paulatina y progresiva un incremento de concienciación mundial hasta
alcanzar aquella masa crítica capaz de revertir los actuales estilos de desarrollo hacia aquellos con aspiraciones de
sustentabilidad.

OBJETIVOS DE LA EDUCACIÓN AMBIENTAL INDICADOS POR LOS DISTINTOS GRUPOS


DE TRABAJO EN ESTA MATERIA EN LAS NACIONES UNIDAS
Introducción
Aunque la Carta de las Naciones Unidas no menciona el medio ambiente o el desarrollo sostenible específicamente, el
preámbulo de la Carta indica que las Naciones Unidas están resueltas “a promover el progreso social y a elevar el nivel de
vida dentro de un concepto más amplio de la libertad”, mientras que el Capítulo 1 declara que uno de los propósitos
fundamentales de las Naciones Unidas es “realizar la cooperación internacional en la solución de problemas internacionales
de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a
las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión”.

Las Naciones Unidas consideraron los asuntos del medio ambiente por primera vez en el 45º período de sesiones del
Consejo Económico y Social, el cual por medio de su resolución 1346 (XLV), de 30 de julio de 1968, recomendó que la
Asamblea General convocara una conferencia de las Naciones Unidas sobre “los problemas del medio humano”.

En su 23º período de sesiones, la Asamblea General aprobó la resolución 2398 (XXIII), de 3 de diciembre de 1968, y
decidió convocar una Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano advirtiendo la “deterioración constante
y acelerada de la calidad del medio humano” y “los efectos consiguientes en la condición del hombre, su bienestar físico,
mental y social, su dignidad y su disfrute de los derechos humanos básicos, tanto en los países en desarrollo como en los
desarrollados”, relacionando de este modo la Carta con los asuntos ambientales emergentes. La resolución también
reconoció que las relaciones entre el hombre y su medio estaban experimentando profundas modificaciones como
consecuencia de los progresos científicos y tecnológicos.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano se realizó en Estocolmo del 5 al 16 de junio de 1972 y
llevó a la creación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el principal programa de las
Naciones Unidas a cargo de los asuntos del medio ambiente.
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

En su resolución 38/161, de 19 de diciembre de 1983, la Asamblea General acogió con beneplácito el establecimiento
de una comisión especial que informara sobre “el medio ambiente y la problemática mundial hasta el año 2000 y más
adelante”. En 1987, la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CMMAD) presentó su informe (también
conocido como el “Informe Brundtland”) a la Asamblea General. El informe, basado en un estudio de cuatro años, expuso
el tema del desarrollo sostenible, el tipo de desarrollo que “satisface las necesidades de la generación actual sin
comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.

De conformidad con el informe de la Comisión Mundial, la Asamblea General aprobó la resolución 44/228, de 20 de
diciembre de 1988, y convocó la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (también
conocida como la “Conferencia de Río” o la “Cumbre de la Tierra “), la cual debía “elaborar estrategias y medidas para

Editorial CEP 87

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Monitor Educación Ambiental

detener o invertir los efectos de la degradación del medio ambiente”. La resolución identificó nueve áreas “de mayor
importancia para mantener la calidad del medio ambiente de la Tierra y, sobre todo, para lograr un desarrollo sostenible y
ambientalmente racional en todos los países”.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD), desarrollada en Río de
Janeiro del 3 al 14 de junio de 1992, llevó a la creación de la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible. En la Conferencia se
aprobaron tres acuerdos importantes: el Programa 21, un programa de acción mundial para promover el desarrollo
sostenible; la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, un conjunto de principios que define los derechos
y deberes de los Estados, y la Declaración de principios relativos a los bosques, un conjunto de principios básicos para
apoyar el manejo sostenible de los bosques a nivel mundial. Además, dos instrumentos jurídicamente vinculantes se
abrieron a la firma: la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Convenio sobre la
Diversidad Biológica. La Cumbre de la Tierra sentó las bases para varias iniciativas importantes en otras áreas
fundamentales del desarrollo sostenible, tales como la conferencia mundial sobre pequeños Estados insulares en desarrollo,
y dio inicio a negociaciones para una Convención de Lucha contra la Desertificación y un acuerdo sobre poblaciones de
peces transzonales y altamente migratorios.

En sus resoluciones 47/190 y 51/181 de 1997, la Asamblea General convocó un período extraordinario de sesiones
(también conocido como “Cumbre para la Tierra + 5”), para examinar y evaluar la ejecución del Programa 21. En el documento
final del período de sesiones (resolución S-19/2), los Estados Miembros reconocieron que el factor tiempo era “crítico para
hacer frente al reto del desarrollo sostenible tal como se enuncia en la Declaración de Río y en el Programa 21” y se
comprometieron “a seguir colaborando, de buena fe y en el espíritu de solidaridad, a acelerar la ejecución del Programa 21”.

Durante su 55º período de sesiones, la Asamblea General aprobó la resolución 55/199, de 20 de diciembre de 2000, y
convocó la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible (también conocida como “Río + 10”), un examen decenal del
progreso alcanzado en la ejecución del Programa 21 desde 1992. La Cumbre Mundial se realizó en Johannesburgo del 26
de agosto al 4 de septiembre de 2002 y su informe A/Conf.199/20 (+ Corr.1) incluye una Declaración política, en la cual los
Estados Miembros asumieron “la responsabilidad colectiva de promover y fortalecer, en los planos local, nacional, regional
y mundial, el desarrollo económico, desarrollo social y la protección ambiental, pilares interdependientes y sinérgicos del
desarrollo sostenible” y un Plan de aplicación, en el cual los Estados Miembros se comprometieron a “llevar a cabo
actividades concretas y a adoptar medidas en todos los niveles para intensificar la cooperación internacional”.

Principales órganos encargados del medio ambiente

Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC)

Las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático están respaldadas por la labor del Grupo
Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), una red mundial de 2,500 científicos y expertos líderes
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

encargados de examinar las investigaciones científicas sobre el tema.

Consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)

El Consejo Administrativo, el órgano normativo del PNUMA, fue establecido por la resolución 2997 (XXVII) de la Asamblea
General, de 15 de diciembre de 1972. El Consejo se reúne anualmente y presenta sus informes a la Asamblea General.

Comisión sobre el Desarrollo Sostenible

En su resolución 47/191, de 22 de diciembre de 1992, la Asamblea General solicitó al Consejo Económico y Social que
estableciera, con carácter de comisión orgánica del Consejo, una Comisión sobre el Desarrollo Sostenible de alto nivel para

88 Editorial CEP

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Tema 3. Conceptos generales de la educación ambiental

velar por un seguimiento eficaz de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo
(CNUMAD). Es así que, mientras la resolución 47/191 de la Asamblea General contiene el mandato de la Comisión, la
Comisión fue establecida por la decisión 1993/207 del Consejo Económico y Social, de 12 de febrero de 1993. La Comisión
se reúne anualmente y presenta sus informes al Consejo Económico y Social.

Foro de las Naciones Unidas sobre bosques

El Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques fue establecido por la resolución 2000/35 del Consejo Económico
y Social, de 18 de octubre de 2000, para “fortalecer el compromiso político con la ordenación, la conservación y el
desarrollo sostenible de todos los tipos de bosques”. El Foro se reúne anualmente y presenta sus informes al Consejo
Económico y Social.

Foro Intergubernamental sobre los Bosques (FIB)

El Foro Intergubernamental sobre los Bosques (FIB) fue establecido por la resolución 1997/65 del Consejo Económico
y Social, de 25 de julio de 1997. El Foro se reunió anualmente de 1997 a 2000 y presentó sus informes al Consejo
Económico y Social.

Grupo Intergubernamental especial sobre los Bosques

El Grupo Intergubernamental especial sobre los Bosques fue establecido por la decisión 1995/226 del Consejo
Económico y Social, de 1º de junio de 1995. El Foro se reunió en intervalos irregulares entre 1995 y 1997, y presentó sus
informes al Consejo Económico y Social.

Órganos creados en virtud de tratados


Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC)

La Conferencia de las Partes, el “órgano supremo”, fue establecida en virtud del artículo 7 de la Convención Marco de
las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. La Conferencia se reúne anualmente.

Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico (OSACT)

El Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico (OSACT) fue establecido en virtud del artículo 9 de la
Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Usualmente, el Órgano Subsidiario se reúne
paralelamente con el Órgano Subsidiario de Ejecución (OSE) por lo menos dos veces al año.

Órgano Subsidiario de Ejecución (OSE)

El Órgano Subsidiario de Ejecución (OSE) fue establecido en virtud del artículo 10 de la Convención Marco de las
Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Usualmente, el Órgano Subsidiario se reúne paralelamente con el Órgano
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico (OSACT) por lo menos dos veces al año.

ÁMBITO DE APLICACIÓN DE LA EDUCACIÓN AMBIENTAL


La Educación Ambiental Formal
Educación Ambiental y contenidos transversales del currículo

El profesor D. Evaristo Subijana Salazar nos dice que uno de los aspectos más destacados del nuevo sistema educativo
es la incorporación en el currículo de las llamadas Líneas Transversales, entre las cuales se encuentra la Educación
Ambiental (EA). La inclusión de estos contenidos transversales se justifica, entre otros motivos, por la necesidad de

Editorial CEP 89

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Monitor Educación Ambiental

relacionar las vivencias del alumno o la alumna con sus experiencias escolares, mediante la introducción en los currículos
de una serie de temas que están “vivos” en la sociedad y que, por su importancia y trascendencia, en el presente y en el
futuro, requieren una respuesta educativa. Además, a pesar de que las Líneas Transversales se presenten separadamente,
sus objetivos son convergentes y en ellos subyace un modelo común que debería constituir la base de una educación
integral centrada en los valores. Son, pues, temas que entroncan con una base ética, tanto a nivel social como personal,
que resulta fundamental para «un proyecto de sociedad más libre y pacífica, más respetuosa hacia las personas y hacia la
propia naturaleza que constituye el entorno de la sociedad humana».

VIDA ESCOLAR Y EDUCACION AMBIENTAL


Adecuación de contenidos
y metodología Gestión adecuada
de los recursos
Relaciones de colaboración del centro
entre personas y estamentos
de la comunidad escolar Organización de un
sistema de relaciones
Cuidado de la calidad con la comunidad
del entorno físico

Se pretende con ello incorporar al currículo una serie de contenidos de enseñanza no contemplados en exclusividad por
las diversas disciplinas académicas, sino que pueden estar asociados a todas (o a muchas de ellas), como es el caso de la
Educación Ambiental. Este carácter transversal aporta una manera, diferente a la tradicional, de entender las relaciones
entre los conocimientos disciplinares y los problemas ambientales. Según esto, los contenidos de las diferentes áreas
curriculares han de ser analizados y formulados teniendo en cuenta las finalidades educativas, especialmente de carácter
procedimental y actitudinal, derivadas de los grandes problemas ambientales.

Desde la transversalidad, la integración de la EA en el currículo requiere la elaboración de una perspectiva que considere
lo ambiental como un principio didáctico, es decir, como una dimensión que ha de estar siempre presente en la toma de
decisiones respecto a cualquier elemento curricular. Esto conlleva la elaboración de un marco teórico de referencia basado
en una triple perspectiva:

z perspectiva epistemológica sistémica y compleja, válida no sólo para la comprensión del medio y de la propia
realidad escolar, sino también para la caracterización del conocimiento escolar como organizado, relativo
y procesal.
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

z perspectiva constructivista, que nos orienta sobre las condiciones que favorecen el aprendizaje significativo;

z perspectiva ideológica crítica, que busca enriquecer y complejizar el conocimiento cotidiano mediante un proceso
de negociación social basado en la comunicación y la cooperación.

Por otra parte, el desarrollo de la EA requiere contemplar no sólo elementos científicos y tecnológicos, sino también
éticos. Los primeros nos ayudarán a comprender los fenómenos y a buscar soluciones a los problemas, mientras los
segundos nos permitirán realizar una gestión correcta del medio ambiente, aun cuando no conozcamos científicamente
todas y cada una de las relaciones causa-efecto que producimos. Y para todo ello han de entrar en juego posicionamientos
éticos que conllevan valores como equidad, solidaridad, cooperación, responsabilidad en el uso de los recursos, respeto por
la diversidad biológica y cultural.

90 Editorial CEP

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Tema 3. Conceptos generales de la educación ambiental

Diseño y desarrollo de programas de Educación Ambiental en el centro

En el ámbito que estamos contemplando, un Programa de EA es la exposición general de intenciones, estrategias y


acciones que una comunidad educativa desea emprender para desarrollar coherentemente la acción educativa ambiental
en su contexto escolar.

Un aspecto fundamental de un Programa de EA es su dimensión estratégica, pues no sólo ha de manifestar las


intenciones que lo mueven sino que ha de establecer, de forma sistemática, las vías a través de las cuales pretende
conseguir sus finalidades en el contexto para el que está diseñado. Esta implicación en el contexto requiere considerar a
éste no sólo como un «medio para el aprendizaje» sino también como un «ámbito de vida», por lo que ha de salir al paso
de las necesidades reales y los retos que esa comunidad educativa tiene planteados.

El Programa, para que sea viable, ha de ser coherente con los planteamientos recogidos en el Proyecto Educativo de
Centro, tanto en lo relativo al análisis del contexto como a las metas que se proponen y a los aspectos organizativos y de
funcionamiento. Además, el Programa es un sistema que puede estar constituido por varios Proyectos que funcionan como
subsistemas, por lo que éstos han de cumplir las condiciones mínimas de coherencia (cohesión entre los objetivos,
contenidos y actividades, congruencia entre los métodos utilizados, adecuación al nivel del alumnado, etc.) que el Programa
como tal requiere.

Así, el Programa cumplirá una función organizativa, favoreciendo la planificación educativa, mientras que los Proyectos
funcionarán como concreciones del Proyecto Curricular referidas a temas específicos (problemas o centros de interés
ambientales: pérdida de biodiversidad, energía, residuos, agua, desarrollo, etc.), presentándose frecuentemente como
unidades didácticas a desarrollar en determinados cursos. En el desarrollo de los Programas puede intervenir toda la
comunidad educativa, aunque lo más frecuente es que sea el trabajo de un grupo docente de una etapa o ciclo concreto, y
pueden requerir la colaboración de agentes externos (asesores o asesoras, agentes sociales diversos, etc.). De cualquier
forma, los diseños de los Programas han de contemplarse como hipótesis de trabajo que guiarán la acción educativa, siendo
susceptibles de cuantos ajustes y cambios requiera el proceso de su desarrollo.

“La modificación del comportamiento que se requiere necesita un 'ambiente educativo' en el medio escolar y
extraescolar. Se trata de hacer del medio escolar un ejemplo de lo que podría ser un medio ambiente, de la manera en que
sería conveniente protegerlo, mejorarlo y sanearlo para crear al final generaciones de ciudadanos conscientes de su medio
ambiente” (UNESCO-PNUMA). Hacer consciente a la comunidad educativa de esta idea es fundamental para conseguir -
en y desde el centro educativo-; unas actuaciones más respetuosas con el medio ambiente. Así, el centro será un importante
recurso para la educación ambiental, a la vez que un campo de acción privilegiado para ponerla en práctica.
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

T3_1

Editorial CEP 91

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Monitor Educación Ambiental

Sugerencias metodológicas, recursos e instrumentos didácticos


La elección de los métodos, así como los medios, no es algo banal, pues son parte importante del mensaje que captan
las personas que aprenden. El modelo metodológico deseable debería resultar adecuado a los procesos de aprendizaje
significativo de alumnos y alumnas, además de permitir abordar, de manera no forzada ni artificiosa, el estudio de las
problemáticas ambientales. Estas características se dan en un modelo de metodología basado en la investigación del
alumno o de la alumna (y del profesor o de la profesora), entendida ésta como un proceso de tratamiento de problemas
relacionados con el medio ambiente. Todo ello vendrá condicionado por las características del grupo (edad, madurez, perfil
cultural, etc.), sus concepciones y las disponibilidades de recursos susceptibles de ser utilizados como fuentes de nuevas
informaciones y contraste con las ideas del alumnado. Estas últimas son determinantes en el proceso y pueden obligar a
reformular el problema y/o rediseñar el plan de trabajo puesto en marcha.
El profesor o la profesora, haciendo un uso adecuado de los recursos y las actividades, podrán favorecer la superación
de los obstáculos que vayan apareciendo o, en otros casos, ampliar el campo de intereses del alumnado y promover la
aparición de conflictos en sus esquemas previos. Los recursos didácticos disponibles en EA son muy variados:
z el aula, con sus factores ambientales y materiales de uso colectivo (publicaciones y materiales de tipo audiovisual,
gráfico, interactivo, o informático);
z el centro escolar, considerado en sí mismo como un sistema cuyos componentes impregnan de mensajes todo el
currículo, condicionan las actitudes y comportamientos del alumnado y donde éste puede encontrar modelos
aplicables a su realidad cotidiana y posibilidades de actuación;
z la comunidad, la localidad y el medio externo en general, ámbito donde, además de encontrarse infinidad de
recursos capaces de generar aprendizajes distintos (espacios naturales, itinerarios, equipamientos, museos,
bibliotecas, archivos, factorías, servicios, etc., y profesionales, técnicos o grupos diversos), surgen las
problemáticas ambientales que permiten contextualizar la acción educativa y la intervención del alumnado.
No se puede olvidar, además, que los recursos de EA han de ser coherentes con los principios y objetivos de ésta, en los
planos conceptual, metodológico y ético, además de ajustarse a las necesidades del modelo educativo en el que nos movemos.

La Educación Ambiental No Formal


Según nos dice Dª Mª Mar Asunción y Enrique Segovia “se necesitan nuevos conocimientos, valores y aptitudes a todos
los niveles y para todos los elementos de la sociedad. Para este fin nos educaremos a nosotros mismos, a nuestras
comunidades y a nuestras naciones”
Declaración de la Tierra de los Pueblos Foro Río 92
Todo el proceso educativo debe desembocar en la acción positiva sobre el entorno.
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

T3_2

92 Editorial CEP

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Tema 3. Conceptos generales de la educación ambiental

Finalidad de la educación ambiental no formal

La finalidad de la educación ambiental no formal es pasar de personas no sensibilizadas a personas informadas,


sensibilizadas y dispuestas a participar en la resolución de los problemas ambientales. Sin embargo, no podemos
esperar que de la mera adquisición de información se derive necesariamente un cambio de conducta. Parece
suficientemente demostrado que las relaciones entre conocimientos, actitudes y comportamientos no son causa-efecto
aunque sí se influyen mutuamente. Debemos, por lo tanto, planificar actividades específicas para trabajar las actitudes
y los comportamientos.

Hablar de Educación Ambiental significa hablar de conocimientos, aptitudes, valores, actitudes y acciones. De todos
ellos, los valores juegan un importante papel, ya que a través de éstos los conocimientos y aptitudes pueden transformarse
en actitudes y acciones, elementos claves en la Educación Ambiental no Formal. Los ámbitos donde los adquirimos son
principalmente la escuela, la familia y la sociedad.

Definición

Entendemos por Educación Ambiental no Formal la transmisión (planificada o no) de conocimientos, aptitudes y valores
ambientales, fuera del Sistema Educativo institucional, que conlleve la adopción de actitudes positivas hacia el medio
natural y social, que se traduzcan en acciones de cuidado y respeto por la diversidad biológica y cultural, y que fomenten
la solidaridad intra e intergeneracional. En esta definición se incluye también lo que algunos definen como Educación
Informal, para referirse a aquellos conocimientos, aptitudes y valores que se transmiten de manera no planificada o
involuntaria, ya que consideramos que hacer explícitas las premisas éticas de los agentes sociales ( gobiernos, empresas,
religiones, medios de comunicación...), podría contribuir al esclarecimiento de la situación actual, y sentar bases de partida
más sólidas y reales a la hora de planificar actuaciones.

Como puede apreciarse, en esta definición se contemplan también factores sociales y de desarrollo. La conferencia de
las Naciones Unidas (Río 92) puso de manifiesto que ya no es posible separar Medio Ambiente y Desarrollo. La E.A. de los
años 90 debe contemplar la redefinición de conceptos como desarrollo, progreso y bienestar social. La E.A. no es neutra,
sino ideológica, ya que está basada en valores para la transformación social.

Destinatarios

Los destinatarios de la Educación Ambiental No Formal son toda la población, exceptuando las instituciones educativas
(colegios, institutos, y universidades) que son objeto de la Educación Ambiental Formal. Para optimizar las actuaciones
emprendidas es necesario seleccionar destinatarios concretos para cada tema, y ajustar los mensajes y estrategias a los
distintos colectivos. Algunos de los grupos objeto de la E.A. No Formal son: consumidores, jóvenes, políticos, empresarios,
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

sectores profesionales, etc.

Es interesante buscar alianzas con asociaciones o colectivos que podrían actuar como amplificadores de los contenidos
ambientales incorporándolos en sus programas. Los denominamos destinatarios intermedios, e incluimos en esta categoría
a líderes religiosos, líderes de opinión, asociaciones, sindicatos, medios de comunicación etc.

Editorial CEP 93

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Monitor Educación Ambiental

HACIA DONDE DEBE IR LA EDUCACIÓN AMBIENTAL NO FORMAL

FACTORES SOBRE LOS HACIA DÓNDE HAY


SITUACIÓN
QUE ACTUAR QUE TENDER

Conocimientos y aptitudes: Gran cantidad de Para la toma de conciencia se


información ambiental necesita además la construcción de
necesarios pero no suficientes
nuevas maneras de ver y analizar
No toda es de calidad
Valores: los problemas
Desigualdad en la distribución
claves del cambio, pero difíciles de Valores de la E.A.:
cambiar La sociedad moldea
Espíritu crítico, responsabilidad,
constantemente nuestro sistema
Actitudes y acciones: tolerancia, respeto por todas las
de valores
formas de vida, simplicidad,
tan importante es el fin como el
Valores predominantes en nuestra la coherencia, espíritu
proceso
sociedad: individualismo, participativo y solidario
consumismo y utilitarismo
Emplear centros de interés reales,
Existe una inercia de la sociedad próximos y localizados que
que produce resistencia al cambio despierten el interés de los
destinatarios así como diseñar
acciones concretas que estos
puedan realizar

Preparar programas positivos, que


fomenten la participación

Algunos objetivos de la E.A. no formal

z Fomentar la participación e implicación en la toma de decisiones, la capacidad de liderazgo personal y el paso a


la acción. Entendemos la capacitación no sólo como adquisición de técnicas, sino también como compromiso
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

de participación.

z Pasar de pensamientos y sentimientos a la acción.

z Promover la cooperación y el diálogo entre individuos e instituciones.

z Promover diferentes maneras de ver las cosas; facilitar el intercambio de puntos de vista.

z Crear un estado de opinión.

z Preparar para los cambios.

z Estimular y apoyar la creación y el fortalecimiento de redes.

94 Editorial CEP

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Tema 3. Conceptos generales de la educación ambiental

Tipos de actuaciones en la E. A. no formal

z Actividades de ocio y tiempo libre: Cada vez con mayor auge. Englobamos las siguientes actividades:
vacaciones con niños y jóvenes, como campamentos o actividades de verano en la naturaleza; actividades
extraescolares, principalmente en equipamientos específicos para ello; turismo rural, con todos sus componentes:
cultural, ecológico, etc.

z Campañas de Presión política: Son aquellas dirigidas a responsables para que emprendan reformas políticas o
legislativas que conlleven una mejora ambiental. Suelen basarse en informes elaborados por Asociaciones o
colectivos sociales que ponen de manifiesto la necesidad de tomar medidas. Incluyen actuaciones como envíos de
cartas o tarjetas a autoridades o empresas, manifestaciones, etc.

z Campañas de sensibilización sobre el consumo: Se incluyen actuaciones encaminadas a informar a los


consumidores de la repercusión que tiene determinado tipo de productos sobre el medio ambiente. Incluyen
llamadas a la participación ciudadana en materia de ahorro de recursos y energía, reciclaje, etc. Pueden incluso
llegar a promover el boicot a determinados productos. Generalmente van acompañadas de material informativo
(folletos, carteles, anuncios). Suelen tener repercusión en los medios de comunicación.

z Campañas sobre problemas ambientales coyunturales o estacionales: Aquí se recogen actuaciones de


sensibilización sobre problemas que se producen estacionalmente (incendios forestales), o aquellas en las que por
causas de oportunidad (catástrofe ambiental, convenciones internacionales etc.), interesa recoger y canalizar el
apoyo de la población.

z Grupos de trabajo mixtos: Es interesante promover grupos de trabajo sobre determinados temas con sectores
sociales relevantes (líderes religiosos, sindicatos, empresarios...) para tratar de acercar posturas que conlleven la
incorporación de valores ambientales en sus códigos de conducta.

z Información en Medios de comunicación: Televisión, radio, prensa diaria o semanal especializada, nuevas
tecnologías como CD Rom, Internet y otras autopistas de la información, etc. Cada vez con un papel más
importante en la educación o deseducación ambiental. Son vehículos para llegar a mucha gente a la vez, y por
consiguiente con mensajes cortos y sencillos. Muy copados por los periodistas es difícil encontrar, aunque existen,
programas de corte ambiental con algo más que mera información ambiental. Poco trabajados, quizá muchas veces
por lo costoso que es, sin embargo pueden llegar a tener una gran importancia para la transmisión de ciertos
valores y el fomento de acciones concretas de respeto hacia el medio ambiente.

z Interpretación ambiental: Se dirige al público en general con mensajes en relación al entorno, en contacto directo
con él, y en los momentos de ocio o vacaciones. Tiene unos componentes muy claros: es una comunicación
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

atractiva, ofrece una información concisa, es entregada en presencia del objeto en cuestión. Utiliza muchos
recursos y equipamientos; desde los grandes centros de interpretación en espacios naturales protegidos, a los
itinerarios interpretativos autoguiados; desde las aulas de naturaleza hasta los guías de naturaleza.

z Jornadas, cursillos, mesas redondas dirigidas a determinados sectores de la población: profesionales de


distintos ámbitos, empresarios, vecinos, estudiantes, etc. Pueden tratar sobre problemática ambiental en general,
aunque la tendencia es a centrar más los temas. Son un foro adecuado para exponer distintos puntos de vista, y
es recomendable que sean abiertas a las aportaciones de los destinatarios.

Editorial CEP 95

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Monitor Educación Ambiental

Participación Tipos de participación

La participación es otro tipo de actuación de Educación PARTICIPACION FORZADA


Ambiental no formal, que está despertando con fuerza en
Las autoridades tratan de imponer a los usuarios una
nuestro país. También puede considerarse el resultado
forma de comportarse frente al medio ambiente.
final de todas las demás. Por su importancia hemos
decidido ampliar más la información sobre este punto.
PARTICIPACION PASIVA
Entendemos como participación el proceso metodológico
que queda definido por el fin que pretende lograr, que es Encuestas y sondeos sobre las necesidades y deseos de
el de conseguir que los destinatarios realicen acciones las personas, orientadas a informar a las autoridades y
positivas sobre el entorno. los gestores de la opinión de la mayoría, para que las
tengan en consideración en sus decisiones.
Dentro de estas acciones positivas, la resolución de los
problemas ambientales, fin último de la Educación
Ambiental, adquiere todo su sentido e importancia
cuando hablamos de participación. Y la entendemos PARTICIPACION ESPONTÁNEA
como un proceso educativo, con momentos educativos Se produce al margen de los planificadores, cuando un
claros: identificación de problemas, búsqueda de grupo de ciudadanos toma la iniciativa para hacerse oír e
soluciones alternativas, análisis del cambio -viabilidad-, intenta imponer su voluntad.
actuaciones sobre el entorno y evaluación.

Una consideración previa que hacemos es que aunque la participación la entendemos como un proceso metodológico en
sí, también puede aparecer como el momento final de otros procesos, como por ejemplo de investigación del medio dentro
de la Educación Ambiental Formal, que llevan a cerrar esos métodos con una acción directa y positiva y por tanto participativa
sobre el propio entorno, bien sea la propia clase o colegio, el barrio, el municipio, un bosque o un río cercano, etc.

Algunos ejemplos de participación

Asociaciones de vecinos, experiencias no siempre bien valoradas

Hay muchos ejemplos de acciones de transformación y mejora del espacio cotidiano -el barrio, la calle, la plaza- que han
sido promovidas por las asociaciones de vecinos, en procesos participativos muchas veces espontáneos. Estas
experiencias, verdaderamente enriquecedoras, vienen a demostrar cómo es posible solucionar problemas cuando las
personas están sensibilizadas con los mismos y dispuestas a solucionarlos. Se resalta el papel de sensibilización y toma de
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

conciencia que juegan estas asociaciones vecinales, pero no es posible hablar de un proceso educativo estructurado -y tal
vez tampoco es necesario-.

Campañas de sensibilización y cambios de hábitos de consumo: puntuales e intensas

En la actualidad hay bastantes campañas y actuaciones, promovidas por diferentes agentes, desde instituciones a
sindicatos y ONGs, que alertan sobre la necesidad de cambiar nuestros hábitos de consumo para frenar y revertir la
degradación ambiental. Muchas inciden en la participación forzada, sobre todo las procedentes de administraciones -todas
las campañas de ahorro de agua-. Hay otras que intentan provocar un cambio de actitud incitando a la reflexión y
sensibilización sobre las verdaderas causas de estos problemas y cómo podemos solucionarlos.

96 Editorial CEP

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Tema 3. Conceptos generales de la educación ambiental

Programas de voluntariado en espacios naturales, incipientes núcleos de participación

Desde la innovadora experiencia de Collserola en 1991, promovida por el equipo de educación ambiental del parque, se
han venido poniendo en marcha diferentes programas de voluntariado en espacios naturales, como pueden ser los
voluntarios ambientales de la región de Murcia, promovido por la Consejería de Medio Ambiente; de los espacios naturales
valencianos entre la Consejería de Medio Ambiente y los Centros excursionistas valencianos; o el programa de voluntariado
ambiental promovido por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. Programas muchos de ellos dirigidos
y coordinados por responsables y técnicos en educación ambiental, las tareas destinadas a los voluntarios son diversas
como limpiezas y señalización de los espacios, restauración, acciones de sensibilización a visitantes, etc.

Las asociaciones (de consumidores, ecologistas, de desarrollo, por la paz...), la sociedad civil organizada

Muchas actuaciones en Educación Ambiental no Formal las han desarrollado en los últimos 15 años diferentes
asociaciones. También han promovido acciones de participación, muchas veces forzada -imposición de criterios o formas
de comportarse ante el medio ambiente, uso de la palabra y no de la vivencia a la hora de intentar cambiar actitudes-, y
otras veces verdadera participación activa -realizando y promoviendo análisis de la realidad, detección de problemas,
propuestas de solución y acciones-.

Una acción de interés por lo que está suponiendo de cambio para una asociación que lleva casi 30 años de vida,
WWF/Adena, es la creación de una red de grupos locales formados por socios voluntarios. Siguiendo procesos educativos
y métodos de animación sociocultural, se están creando núcleos de participación activa con altos grados de decisión.

Recomendaciones

z Para lograr unos valores y una conducta ambiental positiva, las estrategias de E. A deben involucrar todos los
aspectos de los destinatarios (su inteligencia, sus emociones y experiencias), todas las cuales son factores que
influyen en la predisposición hacia el compromiso y la acción.

z Mantener la coherencia en todos los aspectos del programa. En Educación Ambiental los medios y la metodología
son tan importantes como los fines.

z Todo el proceso educativo debe desembocar en la acción positiva sobre el entorno -de mejora, de sensibilización,
de resolución de problemas, de prevención, etc.

“ Aprovechar las campañas publicitarias para nuestros objetivos: Analizar críticamente el uso de estrategias
publicitarias que inducen al consumo irracional. Dar a conocer los mecanismos de la publicidad y los instrumentos que
ayudan a protegerse de sus efectos.
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

Editorial CEP 97

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Tema 3. Conceptos generales de la educación ambiental

 LO QUE HEMOS APRENDIDO: tema 3

Æ La educación ambiental nace de la sensibilidad social por cuidar el medio natural que nos rodea y de la
comprensión que formamos parte de un ecosistema al que destruiremos sino educamos a las generaciones
venideras de lo contrario.

Æ La educación ambiental puede ser formal, en los lugares y parámetros de la educación, y no formal, cuando se
realiza a la sociedad en conjunto.

Æ Para que la educación ambiental sea efectiva se realiza observando los errores del pasado, las consecuencias y
pasos que se dan en el presente y los planteamientos para el futuro, involucrando a toda la sociedad en ello.
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

Editorial CEP 99

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.
Copyright © 2011. Editorial CEP, S.L.. All rights reserved.

Alcaraz, González, Inmaculada Concepción. <i>Manual monitor de educación ambiental</i>, Editorial CEP, S.L., 2011. ProQuest Ebook Central,
http://ebookcentral.proquest.com/lib/senavirtualsp/detail.action?docID=3217361.
Created from senavirtualsp on 2019-08-07 16:08:54.