Вы находитесь на странице: 1из 335

Página | 2

Página | 3
Agradecimientos Capítulo Quince
Staff Capítulo Dieciseis
Sinopsis Capítulo Diecisiete
Capítulo Uno Capítulo Dieciocho
Capítulo Dos Capítulo Diecinueve
Capítulo Tres Capítulo Veinte
Capítulo Cuatro Capítulo Veintidos
Capítulo Cinco Capítulo Veintitres
Capítulo Seis Capítulo Veinticuatro
Capítulo Siete Capítulo Veinticinco
Capítulo Ocho Capítulo Veintiseis
Capítulo Nueve Capítulo Veintisiete
Capítulo Diez Capítulo Veintiocho
Capítulo Once Capítulo Veintinueve
Capítulo Doce Capítulo Treinta
Capítulo Trece Epilogó
Capítulo Catorce
Página | 4
Página | 5
Página | 6
Página | 7
Página | 8
Página | 9
Bienvenido a Luxiria, donde los soles gemelos son calientes y los
guerreros alienígenas son más ardientes ...
En la Tierra, Lainey era la hermosa niña, de una familia adinerada,
que cautivó a miles de personas con su don de la música ... una niña
que lo tenía todo. O eso parecía ... y luego fue secuestrada por
extraterrestres. Cuando es rescatada de un grupo de traficantes
intergalácticos por luxirenses, guerreros alienígenas enormes y
perforados de siete pies de altura, Lainey arremete contra los rebeldes
cuando la llevan a su planeta de origen. ¿Y cuando oye que los
luxirianos tienen una bestia dentro de ellos que cobra vida para su
pareja predestinada? No, gracias. ¡Anímala, Scotty!
Lástima que sea demasiado entrometida para su propio bien y tropiece
en el camino de un extranjero dominante y autoritario que exige su
rendición total.
El embajador Kirov, el asesor de tecnología del Primer Líder, es un
guerrero feroz con una inteligencia sin igual que lo hace aún más letal.
Luchando contra sus propios demonios, lo último que espera es
atrapar a una hembra humana, con el cabello del color del fuego y un
cuerpo que lo hace arder, espiándola hasta tarde por la noche. Cuando
su instinto animal despierta por ella, Kirov sabe que tendrá que luchar
para ganarse a su pequeño Hellion, quien tienta sus deseos más
oscuros y lo desafía a cada paso.
Pero se está quedando sin tiempo y tendrá que hacer algo drástico
para ganar su corazón, su mente ... y su cuerpo. O si no la pierde
para siempre.
Página | 10
Página | 11

—Ha ocurrido un incidente —Kirov, embajador de Luxiria, le dijo a


su Primer Líder el momento en que entró en el centro de mando.
Vaxa’an lo miró con ojos de piedra, con la mandíbula rígida, mientras
se dirigía a la sala de guerra, Kirov lo seguía a su lado. Su primer líder
acababa de regresar de Lopixa, el puesto de avanzada de Vikan.
Y a juzgar por el hecho de que Vaxa’an regresó solo,sin la hembra
humana que Vikan había robado, Kirov sabía lo que significaba.
Otra hembra humana había despertado el instinto de un Luxiriano.
Su hermano guerrero, su compañero embajador, su amigo Vikan
había acaba de ser dotado de una luxiva, un compañera predestinada.
Kirov no sabía cómo sentirse con esta noticia, por lo que mantuvo su
mente centrada en la tarea en cuestión: informar a su Primer Líder del
incidente que había ocurrido en su ausencia. Un incidente por el que
Vaxa’an estaría furioso.
— Deseo ver a mi mujer, Kirov. Hazlo rápido —Vaxa’an respondió.
Vaxa’an tenía una hembra humana propia, una embarazada y como
con cualquier Luxiriano apareado que había estado lejos de su luxiva,
que no la había apareado en un par de tandas, era mejor manténer un
amplio espacio, ya que eran fáciles de enfurecer.
Su amigo por lo general sensato parecía al borde y Kirov preguntó si
debería decirle a Vaxa’an en ese momento o tal vez esperar hasta que
tuviera una sesión de apareamiento con su hembra primero, calmado
y centrado después de su viaje a Lopixa.
Nix, lo sabía. Las noticias necesitaban ser compartidas. Las puertas
Página | 12
de la sala de guerra se abrieron y Kirov asintió a Cruxan, otro de los
embajadores de Vaxa’an. El otro macho lo estaba esperando, sus
brazos apoyados en su amplio pecho, su expresión severa. Eran dos
de los cinco embajadores de Vaxa'an.
Los dos restantes, Kirov no pudo evitar pensar, abrasado por la
envidia que arremetía a través de su cuerpo. Los otros tres, Lihvan,
Rixavox y ahora Vikan, habían encontrado a sus compañeras
predestinadas en hembras humanas
— Dime —Vaxa’an ordenó una vez que los tres machos estaban
solos, aislados en la sala de guerra, lejos de las orejas de los guerreros
estacionados en el centro de comando. Kirov siempre prefirió la
franqueza, por lo que dijo:
— El cristal ha desaparecido.
— ¿Qué? —Vaxa'an siseó, sus pupilas se ensancharon incluso en la
baja iluminación.
Ese cristal de Luxirian era el único cristal lo suficientemente grande
como para alimentar una nave al Cuarto Cuadrante, donde el resto de
las hembras humanas serían devueltas a su hogar, el planeta llamado
tierra... Necesitaban ese cristal.
Las hembras habían sido programadas para partir de Luxiria en el
momento en que Vaxa’an hubiese regresado a la Ciudad Dorada.
Ahora, ese precioso y raro combustible faltaba. Cruxan habló:
— Había siete guerreros de servicio anoche, todos negaron cualquier
conocimiento sobre su robo.
— Tenemos que encontrar ese cristal —Vaxa’an gruñó, sus ojos se
Página | 13
endurecieron— Sin ello…
El Primer Líder sacudió la cabeza, un sonido áspero de frustración
desgarrándose de su garganta. Vaxa’an respiró hondo, mirando más
allá de los dos durante un momento antes de decir.
— Me temo que he manejado mal esta situación con las hembras
humanas.
Kirov compartió una mirada con Cruxan, que dijo:
— Todos estuvimos de acuerdo, el consejo de ancianos también, que
sería mejor para las hembras permanecer resguardadas y fuera de la
vista durante su tiempo aquí.
Vaxa’an no respondió por un momento, pero parecía estar luchando
contra una decisión en su mente. Kirov no envidiaba a Vaxa’an su
posición, la presión de ser Primer Líder de una raza guerrera y
mientras Kirov tenía sus propios deberes, tenía su propio puesto de
avanzada en el este para supervisar y dirigir, palidecía en
comparación con lo que Vaxa’an trataba con cada único lapso.
Finalmente, Vaxa’an dijo:
— Vikan se ha ganado a su hembra humana. Su nombre es Taylor.
Elige quedarse con él de aquí en adelante en Luxiria. No regresará a
la Tierra con las demás.
Los labios de Kirov se apretaron. Justo como lo había sospechado. Un
feo sentimiento en su pecho amenazó con levantar su cabeza, por lo
que lo mantuvo aplastado herméticamente.
— Mientras estaba en Lopixa, me habló de que mi tratamiento de las
hembras restantes han sido pobre. Mi luxiva también me ha dicho que
no está de acuerdo con la forma en que las hemos mantenido
resguardadas. Taylor dijo que las hembras están asustadas, inquietas. Página | 14

Los músculos de Kirov se tensaron. Los machos luxirianos odiaban


la idea de lastimar a las hembras y podía escuchar el dolor en la propia
voz de Vaxa’an, tan agudo como lo sintió en la incomodidad de su
pecho. Una vez más, miró a Cruxan a los ojos. De todos los
embajadores, solo Kirov y Cruxan no habían sido expuestos a
cualquiera de las hembras humanas. Vaxa’an los había puesto en el
centro de comando desde el momento en que aterrizaron y solo los
machos que había estado en la misión de rescate para salvarlas de los
Krevorags, cuyos instintos no habían despertado para ellos, fueron
permitidos para servirlas y protegerlas.
Kirov estaría mintiendo si dijera que no estaba... curioso. Locamente,
enloquecedoramente curioso. Había sido curioso desde el momento
en que nació en este mundo y su mente única le hizo especialmente
difícil no calmar esa curiosidad.
Pero luego recordó su lealtad a Vaxa’an, a Luxiria. Como embajador,
respetaría la decisión de su Primer Líder. Incluso entonces, sintió los
zarcillos de su mente envolviéndose en la necesidad de ver a las
hembras. La necesidad de ver si una de ellas era suya.
Sacudió la cabeza con fuerza, luchando contra ese tirón. Kirov
siempre había sido diferente. Pero sus obsesiones habían catapultado
a la tecnología de Luxiria más lejos de lo que otros creían posible. Yel
costo que le causaron esas obsesiones valió la pena, para ver su carrera
acelerada, a pesar de todo lo que habían soportado. Kirov dijo
entonces:
— Todos sabemos por qué ha sucedido esto. Los machos están
escuchando historias de compañeras predestinadas, que las hembras
humanas están despertando instintos. Esto es algo que deberíamos
haber previsto. Los machos quieren que las hembras restantes se Página | 15
queden aquí, no de vuelta a la Tierra.
— No esperaba que mis guerreros jurados traicionaran mis órdenes
en de esta manera —Vaxa'an dijo, sus cuernos enderezándose en
frustración.
— La desesperación conduce a la acción —Kirov dijo simplemente—
Debo decir... No sabemos cuándo recuperaremos el cristal, Vaxa’an.
Si lo recuperamos. Quizás ya haya sido destruido por un hombre
desesperado. Porque no lo sabemos, tenemos que decidir sus
alojamiento hasta que lo hagamos. Como dijiste, he escuchado
informes de sus guardias que son infelices. Hay que hacer otros
arreglos.
Vaxa’an dejó escapar otro suspiro frustrado y miró entre los dos.
—Diganme honestamente, mis amigos, la verdad. ¿Creen que he sido
injusto e hipócrita en este asunto? ¿Manteniéndolas escondidas, lejos
de los hombres cuyos instintos podría despertarse por ellas? —
Vaxa’an miró hacia la puerta de la sala de guerra— Soy Luxirian. Mi
objetivo principal en la búsqueda de una hembra era con el propósito
de reproducción, de continuar nuestra raza. En cambio, encontré mi
luxiva ¿Es mi derecho impedir que otro macho encontrara la suya?
La mandíbula de Kirov se apretó y la amargura se alzó en él,
sorprendiéndolo y la corto. Una vez más, lo aplastó. Cruxan se detuvo
al lado de él, inmóvil. Vaxa’an continuó:
— ¿Si simplemente las dejo, las dejo ver nuestro planeta, que vean a
nuestros machos y decidir por sí mismas? Pensé que las estaba
protegiendo, dándoles una elección, pero ahora me pregunto si les he
estado dando la equivocada. Un Luxirian apareado las trataría mejor Página | 16
que cualquier humano macho posiblemente podría. Eso lo digo con
absoluta certeza.
— Dales esa opción —Cruxan aconsejó— Esa es la única, así lo
sabrás con certeza.
— Podemos tener una de las viviendas de embajador en la parte
superior de la Ciudad Dorada preparada para ellas, si es necesario —
Dijo Kirov.
— La de Vikan, quizás, todavía es privada y pondríamos guardias
pero sería mejor que los cuartos en los que han estado.
Vaxa’an sacudió la cabeza en un gesto de asentimiento y observó los
dos de ellos.
— ¿Y crees que debería permitir que se vean?
La respuesta estaba en la punta de la lengua de Kirov, pero no podía
decidir si era una respuesta egoísta o no. Negando su inicial reacción,
dijo:
— No.
Cruxan le dirigió una mirada aguda. Vaxa’an dijo:
— Confieso que tu respuesta me sorprende, Kirov. Pensé que querrías
ver si tu propio instinto despertaba con una.
— Lo que deseo y lo que es necesario esta en conflicto dentro de mí
—Kirov respondió. Pensó que era justo que Vaxa'an lo supiera—
Lucho con ello, cada lapso. Pero como dije, la desesperación lleva a
la acción. Simplemente no podemos predecir lo que harían los
hombres desesperados.
— ¿Y tú? —Preguntó Vaxa'an, mirándolo— ¿Tengo que
Página | 17
preocuparme sobre ti y tus acciones?
Kirov lo pensó, muy consciente de que Cruxan estaba mirándolo
también
— Obedeceré tus órdenes iniciales, Vaxa’an —Kirov finalmente le
dijo— No las buscaré activamente.
Por extraño que parezca, Kirov no pudo decidir si Vaxa’an parecía
aliviado o decepcionado con sus palabras.
— Sin embargo, mi propia vivienda en la Ciudad Dorada reside en las
terrazas más altas donde sugerí que se alojaran —Kirov continuó con
cuidado—Si por casualidad veo a mi hembra, si mi instinto se
despierta por ella...
Un anhelo tan intenso asaltó su cuerpo, tensando cada uno de sus
músculos. Kirov gruñó y terminó diciendo.
— Si eso sucede... nada me alejará de ella. Ni siquiera tus pedidos,
Primer Líder.
Vaxa’an lo miró cuidadosamente con la misma expresión que usaban
cada vez que tenían tiempo para entrenar en las salas de
entrenamiento. Le gustaba estar calculando si podría derrotarlo ese
lapso y si es así, cómo. Kirov le devolvió la mirada pero Vaxa’an se
volvió hacia Cruxan y preguntó:
— ¿Y tu?
La sonrisa de Cruxan era lenta y lánguida. Sin duda la misma sonrisa
que usaba en las pocas hembras luxirianas disponibles que quedaron
cuando las convencían de calentar sus pieles por la noche.
Página | 18
— Mi respuesta es la misma que la de Kirov—El otro embajador
respondió, sus brazos aún cruzados fuertemente sobre su pecho—
Voy a respetar tus deseos al permanecer apartado de ellas pero pienso
que todos sabemos... que a veces los destinos tienen otros caminos
para nosotros, voy a dejar mi destino en sus manos.
Vaxa’an dejó escapar un suspiro agudo, tomando un breve momento
para reunir sus pensamientos.
— Iré a hablar con las hembras ahora. Kirov, ten una vivienda
equipada adecuadamente. La vieja morada de Vikan será suficiente.
Es la más lejana de las demás y no la necesitará en un futuro inmediato
—Vaxa'an dijo, aunque sus labios se apretaron mientras lo decía.
La traición nunca le sentaba bien a Vaxa’an. El hecho de que Vikan
robará a una hembra humana justo fuera del centro de comando.
Hembra predestinada o no, debía picar, especialmente considerando
que todos ellos eran tan cercanos como los hermanos de sangre.
—Cruxan—Vaxa’an se dirigió a él.
— ¿Sí?
— Encuentra ese cristal —Gruñó su Primer Líder. Con eso, Vaxa’an
salió de la sala de guerra y bajó por el corredor, en dirección a los
pasillos donde albergaban a las hembras humanas restantes. Cruxan
miró a Kirov cuando se volvió para mirarlo.
— Se lo tomó mejor de lo esperado —Señaló Cruxan.
Un zumbido en los oídos de Kirov comenzó, ahora que su inmediata
tarea había sido satisfecha. Sus dedos se movieron a sus costados, su
mente volvía a la sala donde Vaxa’an estaba sin duda alguna entrando
en ese mismo momento. Página | 19

Solo un pequeño vistazo y Kirov lo sabría con certeza. Nix. Apretó


sus dedos en sus palmas, sintiendo sus garras cortando en su carne
gruesa. Cruxan sonrió de nuevo.
— Te duele, ¿no es así?
— ¿Que duele?
— No saber —Dijo Cruxan— Y tú, Kirov... eres tal vez uno de los
únicos luxirianos que no sabe qué es eso. Como se siente. Genio como
eres, has vivido toda tu vida sabiéndolo todo. El conocimiento es fácil
de absorber. Confieso que me gusta verte en los barrios bajos como
el resto de nosotros aquí.
Kirov gruñó. Cruxan era uno de sus amigos más cercanos y sabía que
podía contar con él para cualquier cosa, que sería fieles hasta el final.
Pero Cruxan sabía qué botones apretar.
— Dime honestamente —Dijo Kirov— ¿Sabes quién tomó el cristal?
— Yo no —Cruxan dijo, su expresión seria. Pasó una mano por uno
de sus cuernos negros que se enroscaba alrededor de su cráneo— Pero
no mentiré y diré que no estoy contento de que haya sucedido.
La mandíbula de Kirov se apretó y se aflojó. Desde que las hembras
habían llegado, casi no había progresado en el campo especializado
de armadura que estaba creando para sus guerreros. Eran una
distracción. Uno que quería investigar a fondo, pero no podía. Y lo
estaba llevando a la locura. Cruxan lo observó con cuidado y
aconsejó.
— Encuentra una mujer. Esta noche, Kirov. Una mujer luxiriana. Deja
Página | 20
que suelte algo de esa tensión. Estás bien apretado. Todos sabemos
que pasa cuando estas demasiado tiempo así.
Kirov se quedó quieto, pensando en la sugerencia de Cruxan. Tal vez
una mujer cálida y ansiosa le haría bien. No se había apareado a lo
largo de un ciclo lunar y los luxirianos eran conocidos por ser seres
carnales. Cruxan liberaba sus tensiones todas las noches con una
interminable corriente de hembras a su entera disposición.
— Voy a considerar eso —Dijo Kirov.
— Por todo nuestro bien, hazlo —Cruxan respondió.
Ese zumbido se estaba haciendo más fuerte en sus oídos y se volvió
hacia la puerta de la sala de guerra.
— Te veré en la sala de entrenamiento mañana.
No esperó la respuesta de Cruxan. En el largo pasillo, respiró hondo,
pero luego se enderezó cuando notó a los guerreros apostados a lo
largo del pasillo lo observaban y lo vigilaban como si fuera un arma
a punto de estallar.
Kirov no pudo evitar girar la cabeza por el pasillo... por donde estaban
alojadas las hembras, como solía hacer cuando estaba en el centro de
mando. La tentación, en su forma más pura. Con un gruñido, se dio la
vuelta, acechando hacia el conjunto puertas que conducían al exterior.
Quizás Cruxan tenía razón. Necesitaba una hembra esa noche.
Página | 21

Otra que muerde el polvo, Lainey no pudo evitar pensar mientras su


grupo menguante de mujeres se acurrucaba en un apretado círculo,
susurrando juntas.
— ¿Qué crees que deberíamos hacer? —Preguntó Crystal.
La rubia generalmente optimista parecía tranquila e insegura y su
mirada se desvió a cada una de ellas, tratando de medir las reacciones.
Lainey miró por encima del hombro y entrecerró los ojos. El Líder del
planeta al que hayan sido traídos, Luxiria, como se llamaba, se paró
con los brazos apoyados a los costados, hablando con los guardias que
habían entrado con él.
Su tono parecía tenso mientras hablaba en su idioma, dando
privacidad a las mujeres y tiempo para tomar una decisión.
— No confío en ellos —Dijo Lainey, echando la cabeza hacia atrás,
alrededor de su pequeño grupo. Solo Erin, Cristal y Bianca
permanecían, incluida ella misma. Ya habían perdido a Cecelia y
Taylor por estos luxirianos... sin mencionar a Beks, que también había
sido rescatada de los otros alienígenas con todas ellas.
Bianca estaba en silencio. La noticia que trajo el líder, de que el
combustible necesario para alimentar su nave espacial se había
perdido. La envió a la histeria y apenas había empezado a calmarse,
había estado tan feliz últimamente, pensando que serían enviadas a
casa cualquier día. Extrañaba a su hija, a su marido.
— Es un poco demasiado conveniente que este combustible haya
misteriosamente desaparecido en el momento en que se suponía que
nos íbamos —Lainey señalado— Sin mencionar que de repente
Taylor no ha venido a pesar de que ese alienígena afirma que decidió Página | 22
quedarse aquí con su compañero. Pero por favor, ¡nos la están
jugando!
—Lainey—Erin dijo suavemente, atrapando sus ojos antes de lanzar
su mirada a los hombros caídos de Bianca. Lainey sintió una punzada
de culpa y miró hacia el suelo de la habitación en la que habían estado
alojadas desde que llegaron a este planeta abandonado de Dios, su
mandíbula vibraba.
Alojadas, pensó Lainey, con un amargo giro de sus labios. Más bien
como encarceladas. No hay ventanas. Una puerta que estaba cerrada
desde fuera. Sólo dos guardias que iban y venían en horarios de
comida programadas. No hace falta decir que todos se estaban
volviendo un poco locas.
— Creo que está diciendo la verdad
—Erin dijo en voz baja, su mirada yendo al líder alienígena otra vez—
Lo creí cuando dijeron que nos estaban enviando a casa.
— ¿Por qué movernos entonces? —Crystal preguntó, con un nervioso
dardo en su mirada— Pensé que el objetivo de estar aquí era que...
que ninguno de los machos... se despertaría o lo que sea que lo llaman.
Porque eso fue lo que les dijo Cecelia. Que estos luxirianos tenían
algo dentro de ellos que potencialmente podría elegir un compañero
de por vida. Algo dormido que cobraba vida cuando veían a esta
compañera por primera vez.
Si esas historias fueran ciertas, entonces eso era lo que había pasado
con Beks, Cecelia y ahora a Taylor. Sin mencionar a Kate, la
compañera del líder alienígena.
Página | 23
Cecelia les había dicho que por eso el líder, llamado Vaxa’an las había
albergado allí. Así que otros machos no estarían despertando, así las
mujeres tendrían la libertad de regresar a la Tierra sin ningún apego.
Carga de mierda, pensó Lainey. Le gustaba Cecelia, pero era un poco
difícil de creer.
Erin respondió a la pregunta de Crystal con una útil,
— No lo sé.
Lainey estaba a punto de abrir la boca y decir algo, se arrepentiría más
tarde cuando volviera a ver a Bianca... y logró tragarse las palabras.
Sus labios se apretaron, como si los mantuviera dentro, antes de que
girara sobre sus talones y caminara hacia Vaxa’an. Su cabeza
inclinada hacia un lado cuando se dio cuenta de ella y se enderezó.
— ¿Has tomado una decisión, muj...?
Lainey lo interrumpió con:
— ¿Por qué deberíamos confiar en ti? Porque, francamente, amigo,
no nos has dado ninguna razón para confiar en ti.
Vaxa’an frunció el ceño, aparentemente confuso, con lo de —
amigo— pero respondió.
— Los eventos que han sucedido son desafortunados,mujer, pero uno
de mis embajadores está buscando el cristal en este mismo momento.
Su tono calmado la irritaba.
— ¿Y qué pasa si nunca es encontrado?
Sus pupilas se contrajeron.
— No lo sé —Dijo en voz baja. Página | 24

La realización golpeó a Lainey y se alejó un paso. ¿Era posible que


estuviera diciendo la verdad sobre el cristal?
Se aclaró la garganta y le preguntó:
— ¿Y por qué nos mueve?
Los ojos de Vaxa’an pasaron junto a ella al curioso grupo de mujeres
que aún permanecían de pie en un círculo y levantó la voz cuando
dijo:
— La decisión es suya. No tenéis que moveros de los cuartos. Pueden
quedarse aquí hasta que localicemos el cristal o puedas moverse a una
vivienda en la Ciudad Dorada. Es privada, pero les dará una vista de
Luxiria, aire fresco. Puedes salir a las terrazas, disfruta de nuestros
soles y de nuestra luna.
El anhelo llenó a Lainey, su respiración agitada. Luz de la luna.
Vaxa’an continuó suavemente.
— Recientemente ha sido traído a mi atención por tu amiga, Taylor,
que eran infelices y estaban inquietas en estos cuartos. Pensé que una
vivienda podría hacerles... mas feliz. Más contentas.
Lainey parpadeó y se volvió para mirar por encima del hombro a las
otras mujeres. Se dio la vuelta y le preguntó:
— ¿Y que hay de esto, del instinto del que seguimos escuchando?
Vaxa’an hizo un sonido gutural en la parte posterior de su garganta y
dijo:
— Es un riesgo, tev. Pero solo dos de mis embajadores viven en la
misma terraza donde se alojarán y tendrán a Horex y Vixron—
Gesticulando a los mismos guardias que les traían sus comidas desde
el principio. Estacionados en su vivienda. Ningún otro macho te verá. Página | 25

Lainey se retiró al círculo. Luz de luna, no pudo evitar pensar y se


preguntó si el anhelo por ello estaba escrito en todas sus facciones.
— Mire, seré honesta, estoy dispuesta a arriesgarme a ser la
compañera de un alienígena por tomar un poco de aire fresco y una
maldita ventana —le dijo al grupo pequeño— Quiero decir... tenemos
que estar deficientes en vitamina D ahora.
Un susurro de una sonrisa divertida cruzó los rasgos de Erin, pero se
volvió para mirar a Crystal y Bianca. La diplomática de su grupo dijo
suavemente.
— Estoy de acuerdo, pero debería ser una decisión unánime.
Los ojos de Crystal se giraron para mirar alrededor de la habitación y
sopló un fuerte suspiro.
— Soy de Los Ángeles, ¿de acuerdo? Mataría por un poco de sol
ahora mismo. Yo digo que nos movamos.
— ¿Bianca? —Preguntó Lainey, mirando a la morena, que todavía
estaba mirando al suelo— ¿Qué dices?
Bianca negó con la cabeza.
— Esto significa que nos rendimos. No, necesitamos exigir que nos
manden de vuelta a casa ahora. Estoy cansada de ¡esperarlo!
— Por todos los medios —Dijo Lainey, apartándose y haciendo un
gesto hacia Vaxa’an— Ve a por ello.
Erin la miró de nuevo y luego le dijo a Bianca:
— Sabes que tienen el poder en esta situación, B. Sólo tenemos que
soportar hasta el fin. Cualquier cosa es mejor que estar de vuelta en
Página | 26
esas jaulas...en ese otro planeta.
Lainey tragó saliva. Sí, cualquier cosa era mejor que eso.
— Se suponía que íbamos a salir pronto —Bianca dijo, su voz
enganchada— ¡Cecelia dijo que nos íbamos pronto!
— Bueno, no lo estamos. Obviamente —Dijo Lainey, la frustración
desgarraba sus nervios. Durante semanas, Bianca había hecho esto,
balanceándose de un arrebato emocional a otro. Y tal vez Lainey no
podía empatizar con ella. Lainey no tenía una hija o un marido... o el
infierno, una familia. Tal vez Bianca se lo restregaba de manera
equivocada porque Lainey estaba celosa de ella. Quería lo que tenía.
— Cállate, Lainey—Bianca espetó, sus ojos llorosos pero enojados—
Estoy harta de escuchar tus comentarios sarcásticos, amargos y
mezquinos. Al principio te di el beneficio de la duda, pero me has
mostrado que solo eres bonita por fuera.
Lainey nunca le admitiría a nadie lo mucho que ese comentario
picaba. Ni en un millón de años. Pero enderezó su columna vertebral
y sonrió, aunque era más como una muestra de sus dientes, cuando
dijo:
— Qué coincidencia. Eso es lo que mi madre siempre me dijo también
—Su madre había dicho a menudo— Es una buena cosa que seas
hermosa, Lainey, porque nadie más en su sano juicio te amaría de otra
manera.
Pero Nadine la había amado. Nadine, quien era completamente
opuesta a Lainey. Nadine que era dulce y tímida y agradable, que
había sido como una hermana para ella, la familia que nunca había
tenido. Página | 27

Sólo que Nadine se había ido también. O al menos el cáncer en su


cuerpo se la había llevado.
— Está bien, basta —Erin dijo, suspirando, como si fueran dos niñas
petulantes— Bianca, ¿no crees que salir de esta habitación podría
ayudarte a distraerte?
— Nada me sacará de la mente volver a mi familia —Dijo Bianca,
con lágrimas cayendo por sus mejillas, pero con la determinación
brillando en sus ojos. La garganta de Lainey se sintió apretada
mientras miraba a la madre.
— Estar encerradas aquí no nos está haciendo bien a nadie —Señaló
Cristal
— Y no quiero que uno de esos alienígenas me esté robando mi vida
—Bianca gritó— N—no, me quedaré aquí. Aquí.
Erin dejó escapar un largo suspiro, sus ojos conectándose con Crystal
y Lainey
— No se—Lainey dijo en voz baja, sacudiendo la cabeza, mirando al
grupo— No se sabe cuándo encontrarán el combustible faltante. Si
alguna vez lo encuentran. Podría ser un día, podrían pasar semanas
hasta que descubran algo más. Y hasta entonces, no puedo estar en
esta habitación, solo porque Bianca quiere quedarse.
— Bueno. Vete. Nadie te quiere aquí de todos modos —Bianca dijo,
antes de dirigirse al otro lado de la fogata y sentarse entre los cojines.
La morena atrajo sus rodillas hacia su pecho y Lainey vio que sus
hombros comenzaban a temblar. La mandíbula de Lainey palpitó, su
corazón apretándose en su pecho.
Página | 28
— Yo también voy —Crystal dijo suavemente, mirando a Erin, una
disculpa escrita en sus ojos— Estas paredes me están volviendo loca.
Lo siento.
Erin se quedaría con Bianca. Lainey lo sabía tan bien como todas lo
sabían. Era demasiado bondadosa, demasiado blanda para no hacerlo.
Erin miró al suelo.
— Erin —Lainey dijo en voz baja— No puedes ayudar a todos,
especialmente cuando no quieren ser ayudados.
— No puedo dejarla, Lainey—Erin respondió, encontrándose con su
mirada. El corazón de Lainey volvió a apretarse y se sintió culpable
por dejar a alguien que consideraba una amiga atrás— Es frágil. No
puede quedarse sola aquí.
La aversión de Lainey por Bianca se profundizó. No pudo evitarlo.
— Cambiará de opinión —Erin dijo, una pequeña sonrisa en sus
labios, tratando de tranquilizar a las dos— Vayan por ahora. Estoy
segura de que nos veremos pronto.
¿Y si no lo hacían? Lainey no expresó ese pensamiento. Miró a
Crystal, quien fue a abrazar a Erin, cuando Crystal retrocedió, Lainey
hizo lo mismo, su corazón latía con fuerza en su pecho. Erin le apretó
la mano cuando se apartaron.
— Se buena —Erin dijo, con una pequeña sonrisa burlona.
— Siempre soy agradable —Dijo Lainey, con una sonrisa de vuelta—
Otros simplemente no lo creen.
Erin sacudió la cabeza con diversión y Lainey observó como Crystal
fue a despedirse de Bianca. Erin la vio mirar a los dos y dijo:
— No quiso decir lo que dijo, Lainey ¿Lo sabes bien? —Lainey miró
Página | 29
a Bianca y dijo en voz baja:
— No, por una vez pienso que dijo exactamente lo que sentía.
Con eso, Lainey se acercó a la morena y Crystal le dio espacio para
hablar. Lainey se agachó frente a ella, sabiendo que lo que iba a decir
sería breve.
— Sé que no nos gustamos mucho —Dijo Lainey suavemente, tan
suavemente que nadie más podía oír a excepción de Bianca— Estoy
de acuerdo, no te he dado ninguna razón para que te agrade. Pero Erin
es una buena persona. Quizás la mejor y más desinteresada persona
que he conocido. No la castigues porque tienes miedo. Esta habitación
está afectándola también.
Lainey se puso de pie y Bianca la miró fijamente, su expresión
atrapada entre la ira, la tristeza y la culpa. No hubo despedidas, pero
Lainey tenía la sensación de que se verían pronto de todos modos.
Con eso, Lainey asintió y dio un paso atrás, alcanzando para apretar
el antebrazo de Erin mientras pasaba por su camino a Vaxa’an.
— Cristal y yo nos iremos —Lainey le dijo, levantando su barbilla.
A juzgar por la mirada en sus ojos, había escuchado a su pequeña
discusión y la miró de una manera que la hacía sentir como una rata
de laboratorio. Se aclaró la garganta, evitando tocarse los dedos en
sus muslos en una melodía silenciosa, un viejo hábito nervioso.
—Erin y Bianca se quedarán. Por ahora.
La mirada de Vaxa’an se deslizó más allá de ella y Crystal a los otros
dos mujeres. Sacudió la cabeza en un agudo asentimiento y dijo:
—Horex, quédate atrás como su guardia. Vixron las acompañará a su
Página | 30
nueva vivienda de inmediato.
El guardia cuyo nombre ahora conocía como Vixron pisó hacia
delante. Lo había visto más veces de las que podía contar y nunca
había pensado en preguntar su nombre.
— Muy bien entonces —Dijo Lainey, mirándolo, antes de deslizar su
mirada hacia Crystal, que estaba ligeramente detrás de ella, para no
encontrarse con los ojos de los luxirianos.
— Estamos listas para irnos.
Página | 31
—Toto, tengo la sensación de que ya no estamos en Kansas—, Lainey
respiró una vez que Vixron aterrizó un maldito aerodeslizador en una
amplia terraza de piedra en la cima de una montaña ciudad.
Así que esto era Luxiria...
Lainey y Crystal tropezaron con el aerodeslizador, declinando la
ayuda del descomunal Luxiriano actuando como su guardaespaldas y
corrieron hacia el largo y extendido balcón de la terraza, sus vientres
presionando en la piedra dura y cálida.
Luxiria era... oscuramente hermosa. Lainey no había esperado eso. En
su mente, había imaginado un paisaje rígido o tal vez una selva de
árboles gruesos, aire húmedo, sofocante, un bosque lleno de extraños
sonidos de extraños monstruos y criaturas con cuatro o cinco o seis
ojos y mil piernas. Por otra parte, solo tuvo StarTrek y StarWars para
alimentar su imaginación para saber como se vería el planeta
alienígena.
Pero Luxiria no era como nada de lo que había imaginado. Era
sorprendente. Arena negra salía de la montaña en la que estaban en lo
alto, fluyendo y cubriendo la tierra hasta donde Lainey podía ver.
En la distancia aparentemente interminable, vio montañas negras altas
y dentadas, impresionantemente majestuosas. Lainey había estado en
Escocia una vez, había recordado el impresionante paisaje de las
tierras altas, de Glencoe, bellamente melancólica y obsesiva, como su
concierto favorito.
Pero el paisaje de Luxiria era como el de Glencoe con esteroides. Y
descubrió que podía mirar una vista como esa para siempre. Junto a
ella, dijo Crystal suavemente.
Página | 32
— Sabes, por alguna razón, nunca antes había parecido real hasta este
momento —Cuando Lainey logró quitar sus ojos de la escena para
mirarla, la rubia se encogió de hombros y dijo:
— Nada de esto parecía real ¿Pero como puedo negar esto?
El secuestro. La vida alienígena. Estando en otro planeta, a tan grande
distancia de la Tierra que Lainey no sabía cómo cuantificarla con
números que conocía. De eso estaba hablando Crystal. Lainey
conocía el sentimiento. Porque estaba experimentando algo muy, muy
parecido.
Otra cosa que se registró fue el calor. El momento en que habían
puesto un pie fuera del edificio que los había albergado durante unas
semanas, el calor espeso se había asentado sobre ellas .
No molestó a Lainey. Mientras sudaba a tiros debajo de los dos soles,
en lo alto del cielo, cualquier cosa se sentiría mejor que el aire fresco,
circulado y estéril de esa maldita habitación. Sintió el calor en su piel
y los soles en su cara, sintió una brisa caliente soplar mechones de su
pelo rojo sobre sus ojos... y fue feliz por primera vez en mucho
tiempo. Era libre, sin ataduras, al aire libre y se sentía como música.
— ¿Lista para ir a ver nuestros nuevos alojamientos? —Preguntó
Crystal después de que habían estado paradas allí por más tiempo del
que Lainey se dio cuenta. Miró por encima del hombro, vio a Vixron
de pie cerca de la entrada a una cúpula... ¿casa? O al menos lo que
asumió Lainey era una casa. La terraza estaba tranquila, desierta.
Cinco casas en total alineadas con una terraza particular, pero Lainey
había visto que toda la ciudad... que Vaxa’an había llamado la Ciudad
Dorada, había sido alineada con terrazas, talladas en la montaña.
— Sí —Dijo Lainey, dándole la espalda al hormigueo de la columna
Página | 33
vertebral por acercarse al lugar en el que se alojarían, ya que no sabían
por cuánto tiempo— Vámonos.
Pasando por una puerta de arco de metal, las dos mujeres examinaron
su hogar temporal. Y ya, Lainey lo sabía. Era tremenda actualización.
No solo porque era espacioso, sino porque estaba inundado con
abundante luz natural que brotaba de los grandes ventanales.
Dentro de la 'sala de estar' estaba la misma instalación de pozo de
fuego que habían tenido en la otra habitación, un lugar que a menudo
se reunían para la comida a veces. Y a pesar del calor, había un fuego
parpadeando en el muy céntrico, como si alguien hubiera venido a
preparar la casa para ellas.
Vibrantes alfombras se extendían por el suelo, en diferentes patrones
y colores para proteger sus pies descalzos de la piedra. Lainey se
acercó a la parte trasera de la casa, a un laberinto de un pasillo, que
reveló dos habitaciones que habían sido equipadas como dormitorios
completos con camas reales, dos en cada habitación. En lugar de
colchonetas acolchadas en el suelo que fueron apiladas con pieles y
cojines de felpa. Lainey quería hundirse en una, pero continuó
explorando en su lugar.
La última puerta reveló el santo grial de los baños. Detrás de ella, dijo
Crystal.
— Oh, dios mío.
Porque el baño era enorme. En su centro estaba una gran y sumergida
piscina, con vapor que salia de su superficie, la bañera más grande de
la historia.
Página | 34
— Sé lo que estaré haciendo esta noche —Lainey murmuró, sus ojos
ampliándose. Fue entonces cuando la culpa la golpeó. Duramente
—Erin debería estar aquí —Dijo Lainey. Sólo en el último momento
añadió— Bianca también.
— Cambiará de opinión —Crystal dijo, colocando una mano sobre su
hombro.
Cuando regresaron a la sala de estar, Vixron todavía estaba en su casa
colocado junto a la puerta delantera, las piernas separadas en una
postura amplia, los brazos directamente a su lado.
Estaba mirando a Lainey con cautela y sus labios casi se crisparon. Es
cierto que no se había comportado de lo mejor bajo su supervisión y
le había soltado un nuevo 'estúpido' una o dos veces una vez que ella
descubrió que entendía y hablaba inglés. Aún así, enderezó su espina
y aspiró.
— Esto servirá, Vixy. Supongo que si —Vixron apretó los labios.
— Informaré al Primer Líder de tu satisfacción cuando lo vea a
continuación.
— Así que —Crystal dijo en voz baja— ¿Ahora que?
Lainey suspiró, sus ojos se desviaron por la ventana, a la
impresionante vista de Luxiria. Tenía ganas de volver a la terraza,
pero ya, la piel se estaba volviendo roja y manchada por la intensidad
de los dos soles. Ser pelirroja, nueve de cada diez, significaba una piel
clara. La piel clara nunca estaba de acuerdo con el sol. Siempre había
estado celosa con qué facilidad se había bronceado Nadine durante el
verano, cuando Lainey tuvo que cubrirse con grandes sombreros de
ala ancha y más alto de SPF que podría comprar.
Página | 35
— Esperamos —Lainey dijo, encogiéndose de hombros y yendo a
pararse en una de las ventanas más grandes. Había una cornisa justo
en su base y Lainey no pudo evitar notar que era la longitud de un
teclado de 76 teclas— Como siempre lo hemos hecho.
Sus ojos encontraron los picos irregulares de la montaña y trazó su
perfil con reverencia. Crystal suspiró,
— Voy a tomar un baño. Bien podría nadar allí mientras estoy en ello.
Lainey la oyó retirarse por el pasillo desde el que acababan de llegar.
Mientras miraba la vista, sus manos descansaban en el ancho saliente,
colocó los dedos en la posición inicial, imaginando teclas negras y
blancas en lugar de piedra. Y comenzó a tocar en silencio. La Opera
Nocturna de Chopin. 20 en do sostenido menor.

*****

— He enviado a Cruxan a su puesto de avanzada —Vaxa’an le dijo a


Kirov más tarde esa noche en la sala de guerra, en el momento en que
entró después de recibir una citación. La puerta se cerró detrás de él.
Kirov frunció el ceño.
— ¿Por qué?
— Recibió noticias de algunos de sus guardias estacionados allí. Que
oyeron que un cristal luxiriano llegaba con alivio con un grupo de
guerreros temprano esta mañana.
Página | 36
— ¿Cree que uno de ellos tiene el cristal? —Preguntó Kirov pero ya
lo sabía— ¿Pero cómo? Ya habíamos cuestionado a todos los
guerreros de guardia aquí varias veces.
— Tal vez mintieron ¿Tal vez se lo entregaron a un guerrero, quién
podría sacarlo de la Ciudad Dorada? —Vaxa’an gruñó— Estoy
cuestionando mi decisión de dejar salir a esas dos hembras, ya no
puedo confiar completamente en mis guerreros.
La mandíbula de Kirov se apretó.
— Solo unos pocos saben que se fueron. Estarán seguras. Estaré allí
durante las noches cuando regrese a mi morada y seré diligente para
asegurar que no haya hombres cerca de ellas
Vaxa’an lo miró con atención.
— Tendrás que volver a Troxva pronto para la celebración lunar. Has
estado lejos de tu puesto de avanzada demasiado tiempo.
Kirov inclinó la cabeza.
— Me iré en unos cuantos tramos. Quiero terminar la tecnología de
la armadura que he estado desarrollando.
Los ojos de Vaxa’an volvieron a las pantallas de transmision frente a
él.
— Además —Kirov agregó— Si me voy, no habrá más embajadores
dejados en la Ciudad Dorada. Deberías llamar a Lihvan o Rixavox
para volver en mi ausencia. Como precaución.
— Como si pudiera arrancarlos de la vida de apareamiento—Vaxa’an
dijo, resoplando un corto aliento. Con un toque de sus dedos, accionó
fuera del Coms y Kirov se dio cuenta de que probablemente no había
dejado todo el lapso. Una vez más, Kirov no envidiaba a Vaxa’an su Página | 37
papel, sus responsabilidades.
— Pero tienes razón. Este no es el momento de partir de La Ciudad
Dorada sin al menos un embajador. Llamaré a Lihvan para volver una
vez que te vayas —Kirov sacudió la cabeza en un gesto de
asentimiento.
— Ve —Vaxa'an dijo— Descansa un poco. Pareces como si
estuvieras sin dormí en una rotación.
Kirov sintió que no había dormido en una rotación.
—Cruxan me sugirió que fuera a buscar una mujer para aparearme—
murmuro.
La diversión fluyo por su amigo.
— Eso te haría bien también. Nada te va a quitar la ventaja.
Kirov miró a Vaxa’an y antes de volverse para irse, dijo:
— Tal vez deberías tomar tu propio consejo y volver con tu luxiva.
Detrás de él, Vaxa’an gruñó,
—Estoy planeándolo. No dormirá esta noche.
Una vez fuera del centro de comando, Kirov abordó un aerodeslizador
y se disparó hacia el cielo, volando hacia la terraza donde residía. Una
vez que las cinco viviendas de los Embajadores aparecieron, sus ojos
buscaron inmediatamente en el que las hembras humanas ahora
vivían.
Las ventanas derramaban una luz dorada y a través de una ventana vio
a Vixron, de pie vigilando. No vio a las hembras. Supuso que estaban
durmiendo.
Página | 38
Esa zumbido de curiosidad volvió con toda su fuerza, pero la aplastó,
la pisoteó como un fuego, recordando que Vaxa’an no tomaba bien la
traición. Creyó ver un destello rojo en la terraza frente a la morada,
pero cuando volvió a enfocar su mirada, no vio nada fuera de lugar.
Kirov aterrizó el aerodeslizador sin problemas frente a su propia
morada y lo apagó. El suave zumbido de la tecnología que había
ayudado a crear se desvaneció en el silencio y se encontró con la
calma y el frescor de una noche luxiriana.
Después de que saltó del aerodeslizador, se puso de pie por momento,
mirando por encima de su planeta natal, brillantemente iluminado con
una luz plateada de una luna casi llena. Miró hacia el este, hacia su
propio puesto de Troxva.
Un apreton familiar encerró sus músculos y cerró los ojos. Troxva y
todas las responsabilidades ponderadas y antiguas culpas que venían
con eso. Troxva, donde Kirov no era un asesor de tecnología, donde
no podía pasar sus lapsos en sus laboratorios, sino más bien... tenía
que ser un líder.
Troxva, un lugar que amaba y odiaba. Troxva, donde vivía su padre.
Se le escapó un suspiro, aunque sonaba más como un áspero gruñido
a sus propios oídos. Un suave sonido cerca de la vivienda de las
hembras humanas capturo su atención, sus ojos se abrieron de golpe,
su cuerpo se tensó, preparándose.
Mirando a la oscuridad, escudriñó la terraza, escuchando,
completamente quieto.
Pero no escuchó nada más, no sintió a otros luxirianos, excepto a
Vixron.
Kirov negó con la cabeza, echando un último vistazo en dirección a
Página | 39
Troxva, una última y anhelante mirada a la vivienda de las hembras
humanas, antes de girarse para entrar dentro de la suya. La frustración
hizo que le dolieran los hombros y rodó la cabeza alrededor de su
cuello, tratando de aliviar el dolor. Una vez dentro, recordó que se
suponía que debía encontrar una mujer para aparearse esta noche, para
ayudar a aliviar esa frustración antes de que lo ahogara.
Con una maldición, Kirov cerró la puerta detrás de él. Solo, se
liberaría un poco de tensión manualmente. Tal vez entonces,
finalmente sería capaz de dormir.
Página | 40
Había momentos en que Lainey sabía que su vida había cambiado
para siempre. Como sentarse por primera vez a un piano a los cuatro
años. Como escuchar un estruendoso aplauso que resuena en sus
oídos, después de la finalización de un viejo y hermoso concierto a
los catorce años.
Como el momento en que atrapó a su padre engañando a su madre.
Como el momento en que su madre actuó como si nada estaba mal
para sus amigos de la alta sociedad.
Como mudarse de la casa de sus padres en el momento en que cumplió
dieciocho años, sintiendo libertad, alivio y genuina felicidad por
primera vez.
Como el momento en que su mejor amiga, la persona que más amaba
en todo el universo, murió de cáncer de mama a la edad de veinticinco.
Como ser secuestrada por extraterrestres para una red de tráfico de
personas.
Y como este momento, escondida en las sombras entre dos casas
abovedadas conteniendo la respiración, viendo saltar a un hombre
luxiriano, al bajar de su aerodeslizador.
Cuando se volvió para mirar la misma vista que Lainey había estado
admirando antes de que escuchara acercarse un aerodeslizador.
El latido del corazón se triplicó en velocidad. Su piel se veía plateada
a la luz de la luna, sus rasgos afilados casi regios. Su obvia fuerza, el
bulto de los músculos afilados, hizo que su respiración se enganchara.
Sus ojos fueron atraídos hacia él como sus dedos fueron atraídos hacia
él. Se sentía atraída inevitablemente, una compulsión, una necesidad.
Lainey se acercó a la pared de la casa junto a ella para estabilizarse
Página | 41
cuando su cabeza giraba con mareos, cuando sus rodillas temblaron.
Para su mortificada sorpresa, la excitación descendió por su cuerpo,
agrupándose entre sus muslos. Tan intenso y repentino que Lainey
pensó que podría tener un orgasmo allí mismo. Su mano resbaló en la
pared, pero la atrapó en último momento para evitar caerse sobre las
rodillas dobladas. Cuando dejó de mirar de nuevo al alienígena y se
quedó paralizada. Su cuerpo fue girando en su dirección, sus ojos, el
color que no podía determinar, aparentemente sólo respiró de nuevo
justamente cuando se dio la vuelta y un gran alivio la hizo caer contra
la pared.
Estiró la cabeza para ver como entraba en la vivienda al final de la
terraza, tres casas más abajo de la que se alojaban. Vaxa’an dijo que
solo los embajadores vivían en esta terraza, recordándolo. Lo que sea
que Embajador significaba ¿Era uno de ellos?
Lainey esperó otro momento, su corazón latía con fuerza en sus oídos.
Sabía que debía girar la cola y volver dentro de la casa. Podría tomar
un baño largo y caliente una vez que Crystal hubiera terminado y
luego caer de cabeza en la lujosa cama que había visto antes. Pero
quería ver de qué color eran sus ojos. Era Necesario.
Además, Lainey nunca hizo nada que supiera que debía hacer.
Excepto cuando se trataba de su música, no tenía disciplina. Siempre
había asumido que había usado toda su disciplina, sentada en su
banco de piano, practicando horas y horas al día, perfeccionando cada
nota hasta que se enrollaba perfectamente en la siguiente nota
perfecta.
Así que realmente... ¿quién podría culparla cuando se alejó del muro,
emergió de las sombras y se deslizó por tres casas más abajo?
El corazón de Lainey amenazaba con latir directamente desde su
Página | 42
pecho cuando lentamente caminó por el callejón entre la casa del
embajador y la que está justo al lado.
Su piel se sintió enrojecida y sus brazos hormiguearon, sabiendo que
lo que estaba haciendo era potencialmente arriesgado y peligroso. No
sabía casi nada sobre los hombres luxirianos.
Ese pensamiento casi la hizo detenerse, pero algo dentro,
profundamente dentro de ella, forzó sus pies hacia adelante. Tenía que
saberlo. Pero lo que tenía que saber, aparte del color de sus ojos,
seguía siendo un misterio.
Una sensación de presentimiento se elevó en el fondo de su mente,
algo que Cecelia le había dicho al grupo de mujeres cuando regresó,
con un nuevo compañero luxiriano a cuestas. Algo sobre cuando lo
había visto por primera vez, había sentido... un tirón, un extraño
sentido de conexión que no tenía sentido para ella en ese momento.
Lainey negó con la cabeza, tratando de aclarar sus pensamientos,
tratando de traer su cuerpo traicionero de vuelta al control.
No, todo el despertar del instinto, todo lo del compañero predestinado,
era una cosa... Era ridículo.
No, pensó, su cuerpo vibrando. Este misterioso embajador era solo el
primer luxiriano que llamaba su atención, junto con el hecho de que
no había tenido relaciones sexuales en casi dos años. Su cuerpo quería
terminar su período de sequía y parecía que su cuerpo lo había
elegido.
Eso era todo lo que es. Interés sexual y atracción. No es que tuviera
sexo con él. Podría tener una esposa luxiriana y un bebé en camino
por todo lo que sabía. Ignoró la forma en que sus tripas se tensaron
ante el pensamiento. Página | 43

No. Simplemente era... curiosa.


Que era lo que ella misma se decía cuando se encontró deslizándose
hacia la parte trasera de la casa como una completa loca, mirando
brevemente por las ventanas que pasaba.
Wow, Lainey, pensó para sí misma, si solo tu madre pudiera verte
ahora.
Las dos ventanas en la parte delantera de la casa no revelaron a nadie,
así que Lainey se acercó lentamente a donde sabía que estaban las
habitaciones, si las estructuras de las casas eran en absoluto similares.
Con el corazón tamborileando en su pecho, miró alrededor de la
última ventana a la casa.
Estaba ahí. Se estaba desnudando.
Los ojos de Lainey se ensancharon. A lo largo de su vida, había visto
un montón de hombres sexys, cuerpos esculpidos masculinos.
Demonios, todos sus ex novios aunque para ser justos, solo tenía tres,
habían pasado al menos una hora en el gimnasio la mayoría de las
mañanas y en su justa porción de proteínas. Y Lainey había visto a
sus guardias sin camisa a veces, sabía por los luxirianos que había
visto, incluido Vaxa’an, que estaban absolutamente bien construidos.
Pero este alienígena...
Nada la preparó para cómo respondería su cuerpo.
Debajo de su —uniforme— lo que todas las mujeres llamaban las
túnicas grises y suaves que le daban cada mañana, con los pezones
apretados, la piel de gallina estalló sobre su piel y su excitación
aceleró hasta un 110%. Página | 44

La piel del embajador se veía azul en la oscuridad, pero sabía que la


piel luxiriana reflejaba la luz de una manera extraña. Era siempre
cambiante Ya estaba sin camisa y cuando se movió, Lainey podía ver
las pequeñas barras de metal que perforaban sus pezones planos y
oscuros. Su boca se hizo agua preguntándose cómo sabría allí. Sus
pectorales eran perfectamente cuadrados y llevaban a su abdomen
tenso, ni una onza de grasa sobre él. Sólo músculo. Puro músculo y
fuerza pura, desinhibida.
Cuernos oscuros, casi el color exacto de las montañas negras que vio
a lo lejos, que estaban enroscados alrededor de la corona de su cabeza,
aunque cuanto más los miraba, notó que habían empezado a
levantarse y enderezarse ligeramente.
Fascinante, no pudo evitar pensar, presionándose más cerca de la
ventana.
El pelo negro, largo y suelto, colgaba del centro de sus hombros y se
balanceó cuando el embajador hizo un trabajo rápido de sus
pantalones, desatando los cordones con eficiencia y precisión y
cuando los empujó por el grueso y musculoso tramo de sus muslos,
cuando salió de ellos y luego se levantó en su altura completa,
completamente desnudo... Lainey olvidó cómo respirar.
Su pene estada semi—erecto... y se levantaba engrosado. Era del
maldito tamaño del brazo de un bebé y parecía que había pequeñas
crestas redondas que recubrían la parte superior e inferior de su
longitud.
Oh Dios mío.
Lainey estaba tan cerca de la ventana que su nariz estaba
prácticamente presionada contra el material de vidrio transparente que
Página | 45
se extendía a través de la abertura. Respiró profunda y
silenciosamente, nutriendo sus pulmones con oxígeno muy necesario.
Sus ojos parpadearon hasta su cara. Se giró, por lo que Lainey sólo
podía ver su perfil y todavía estaba demasiado oscuro para ver el color
de sus ojos.
Su corazón saltó en su garganta cuando se giró y fue a recostarse en
la cama contra la pared del fondo. Estaba apilado con pieles, como la
de ella. Y mientras se recostaba contra los cojines, Lainey vio que sus
ojos se cerraban.
Por un momento, pensó que iba a dormir por la noche pero entonces
vio que su mano se movía y aspiro una respiración.
Un rayo de luz de luna se filtro por la ventana frente a la cama
iluminaban sus movimientos. Lainey sintió que las mejillas se
enrojecían de un color carmesí profundo y caliente, probablemente de
un color similar al de su cabello, cuando comprendió que se
apoderaba de ella.
Se estaba masturbando.
Masturbándose.
Haciéndose una paja.
Tocándosela.
Nalgueando al mono.
Y querido señor, Lainey estaba observando. Como una habitual
voyeur.
Nunca quiso mirar hacia otro lado. Así que lo miró. Vio como el
Página | 46
embajador sin nombre, si era quién era él... comenzó lentamente. Su
fuerte puño apretado alrededor de la base de su pene increíblemente
grueso, su mano tan grande que en realidad se ajustó completamente
y se acarició... arriba, abajo, arriba, abajo, arriba, abajo.
Los ojos de Lainey estaban pegados a sus movimientos. Arrebatada.
Susurros de su aliento entrecortado caían de sus labios mientras
espiaba. Se movió un poco más cerca, moviéndose lentamente para
que no lo alertará de su presencia. En unos pocos momentos, espió
algo brillando en la cabeza de su pene, iluminada por el camino de la
luz de la luna. Pre—semen, se dio cuenta, pero a diferencia de todo lo
que había visto. Este brilló, como el interior de una concha marina,
iridiscente y reluciente.
Lainey se lamió el labio inferior, apretando los muslos, cuando sintió
una veloz y punitiva ola de agudo placer. El pecho del embajador
comenzó a subir más rápido. Sus cuernos empezaron a enderezarse
más. Sus muslos desnudos comenzaron a tensarse y apretarse.
Lainey sintió que se estaba conteniendo. Sintió que le dolía follar su
puño, rápido y duro, pero se estaba provocando de sí mismo primero,
dibujando el comienzo de su placer, acercándose cada vez más y más
cerca del borde. O tal vez fue una ilusión, su propia fantasía. Nunca
vio a un hombre masturbarse, excepto en el porno. Se sentía…
traviesa. Se sintió sorprendentemente íntimo.
Los dedos de Lainey no pudieron evitar caer hasta el borde de su
túnica. Debajo, estaba desnuda, ya que no se les había dado ropa
interior para llevar. Se mordió el labio, sus pezones hormigueaban,
cuando la almohadilla de su dedo índice rozó entre sus resbaladizos
pliegues. Estaba empapada por el hombre alienígena acostado en su
cama.
Página | 47
Gimió y pudo oírlo incluso a través de la cerrada ventana, aunque
ligeramente humedecida. Ese sonido hizo que sus cejas se unieran
mientras casi deja escapar un gemido estrangulado. Su cabeza se
mareó y se apoyó contra la pared.
Dios, ese sonido... Quería escucharlo una y otra vez, preferiblemente
cuando se corriera.
Lainey se sacudió. Incluso en la bruma de su placer, sabía que sus
pensamientos eran peligrosos. Sin embargo, no le impidió deslizar un
dedo por su coño, cuando su pulgar se movió sobre su clítoris.
Lainey no sabía cuánto tiempo estuvo en esa ventana, manteniéndose
al borde del orgasmo, viéndolo hacer la misma cosa.
Se sintió bien. Lainey extrañaba la sensación de su carne, extrañaba
la excitación de la manera que comenzó a arder. No se había
masturbado en lo que sentía como si fueran años.
Nunca quiso que terminara pero el control de Lainey se estaba
rompiendo como un cristal. Y cuando el alienígena comenzó a
temblar, cuando un delicioso, largo y ronco gemido se encontró con
sus oídos y lo percibió levantando sus caderas para joder su puño más
rápido, más duro, sabía que no duraría mucho más, tampoco él se dio
cuenta Lainey, aturdida. Va a correrse. Entonces hizo algo estúpido
sin darse cuenta. Tal como sabía que estaba llegando al punto de no
retorno, arrastro los pies un paso más cerca para poder verlo mejor.
El leve movimiento llamó su atención. Su cabeza se sacudió en su
dirección Y Lainey sintió como el mundo alrededor cambiaba, cuando
sus ojos conectaron.
Página | 48
Sus ojos, que, a la luz de la luna, ahora veía, eran azules, ensanchados.
Y luego, con un rugido que sintió, sacudió las paredes de la casa, el
embajador alienígena comenzó a correrse.
Página | 49

Incredulidad.
La incredulidad es tan desconcertante, tan increíble que el cerebro de
Kirov, por un momento maravilloso y raro, estaba completamente
desconectado. En un refugio silencioso mientras un orgasmo tan
fuerte que su columna se arqueó de su plataforma para dormir.
Sin embargo, nunca apartó la vista de la mujer humana observándolo
desde las sombras fuera de su morada.
Su mirada estaba solo atrapada, apretada, raptada, cuando si el instinto
inactivo despertara por primera y única vez en su vida.
Su compañera , su luxiva ¡Por los Destinos, la había encontrado!
Una revelación. Un antes y un después, tan claro y sorprendente que
Kirov ya se preguntaba cómo había vivido antes de este momento.
Desde que era joven, escuchó que del despertar del instinto de un
Luxirian era como volver a la vida. Un aliento de vida, directo de los
Destinos.
Pero Kirov no pensó que era como un soplo de los destinos. No, era
más como un sudario arrancado de sus ojos, de su cuerpo, uno en el
que había estado envuelto, asfixiado durante toda su vida sin darse
cuenta.
La verdadera libertad, el verdadero propósito. Eso fue lo que sintió en
este momento de alteración de su vida. Cuando las últimas
pulsaciones de su poderoso orgasmo se apagaron y después de haber
cubierto suficientemente su abdomen en semen, todavía estaba
envuelto en esa neblina de incredulidad. Ese momento de breve
inacción le costó. La hembra huyó de su lugar de espionaje antes de Página | 50
que pudiera parpadear.
¡Nix! Kirov gruñó, brotando de su plataforma para dormir y
arrancando de sus aposentos, hacia el eje central y hacia la puerta de
entrada de su vivienda. Casi rompió la puerta en su desesperación por
alcánzarla. La vio a ella.
La hembra humana estaba redondeando el callejón entre su vivienda
y la Cruxan, afortunadamente vacía. Kirov no pensó. ¿Cómo podría
cuando toda la sangre había corrido de su mente a su pene? ¿Cuando
su instinto, un extraña, mareante, poderosa fuerza dentro de él, exigía
que reclamará a su legítima compañera?
Kirov se abalanzó hacia ella antes de que pudiera volar más allá de la
esquina del callejón y la agarró por la cintura, arrastrándola contra su
cuerpo desnudo. Casi gimió cuando la olió, un aroma tan delicioso,
tan cierto, que su pene le dio una palpitante respuesta que amenazaba
con llevarlo de rodillas.
Su mirada sorprendida chocó con la de él. Kirov gruñó mientras sus
pupilas dilatadas, mientras sus ojos recorrían los rasgos de su hembra
por primera vez, memorizándolos con cuidado.
Sus ojos eran azules, similares a los suyos, aunque ella tenía blanco
rodeando su color. Sus rasgos eran delicados, su nariz era pequeña,
sus labios exuberantes y rosados. Su piel era pálida, pequeños puntos
oscuros salpicando sus mejillas y el puente de su nariz y su pelo...
Los destinos, su pelo era del color de las brasas, a diferencia de todo
lo que había visto antes. Era suya. Kirov ronroneó bajo en su garganta
y aún actuando por instinto, envolvió su brazo justo debajo de sus
exuberantes pechos. Más tarde, lo haría maldecirse a sí mismo. Más Página | 51
tarde, se preguntaría dónde había estado su mente pero en ese
momento, no podía pensar en nada más que ella y sabía que era su
compañera predestinada.
—Luxiva—Gruñó suavemente, bajando hacia ella, notando que solo
llegaba a la mitad de su pecho. Vrax, qué pequeña era—Vellixa.
Hermosa. Su cabeza se sacudió hacia atrás cuando gritó, sus músculos
apretándose en el sonido áspero. Sus orejas sonaron.
— ¡Mujer!
— ¡Suéltame! —Gritó ella, golpeando contra su cuerpo, aunque no lo
movió— ¡Suéltame!
La mente de Kirov se congeló. Desafortunadamente, también lo hizo
su cuerpo, así que no hizo lo que su mujer le pidió. En todo caso, sus
brazos se trabaron más apretados, más temerosos de que se escapara
de ellos y se fuera de su alcance para siempre.
En la distancia, escuchó a un hombre correr hacia ellos. La cabeza de
Kirov se levantó. Era Vixron, el guerrero que tenían signado a las
hembras humanas, como su guardia.
¡Vrax! Kirov no pudo evitar gruñir al verlo. Y su reacción fue
impactante. Era su instinto, se dio cuenta, amenazado por otro macho,
tan cerca de su hembra cuando estaba sin aparear y sin marcar. Kirov
se sacudió, enderezándose, pero sin soltar su agarre de su luxiva.
Vixron se detuvo en seco, sus ojos se estrecharon, mientras observaba
la vista delante de él. La pelirroja dejó de luchar en sus brazos cuando
vio a Vixron y los celos cortaron a través de Kirov como una cuchilla
¿Confiaba en este macho, sobre él? Página | 52

Entonces su mujer se quebró.


— ¡Bueno, ya es hora! ¿Que si yo estuviera siendo secuestrada o
asesinada? ¡Hablando acerca de un tiempo de respuesta mediocre!
Las cejas de Kirov se unieron y Vixron se enderezó con las palabras
de la mujer.
— ¿Estás.... ilesa? —Vixron preguntó vacilante, sus ojos
revoloteando a Kirov, una cautela evidente en su mirada, su mano
flotando sobre el arma enfundada en su cadera. Kirov gruñó
sombríamente ante la implicación.
— Recuerda quien soy guerrero —Dijo, con tono medido y cuidado.
Lo cual lo sorprendió porque Kirov sentía cualquier cosa menos ser
comedido y cuidadoso.
Se sintió... desquiciado. Salvaje. Temerario. Como si nada tuviera
sentido nunca más. La columna vertebral de Vixron se quebró ante las
palabras de Kirov, habló a propósito en inglés, el idioma de su mujer,
aunque era un lenguaje, que rara vez había usado, todavía se sentía
confuso en su lengua.
— Si embajador —Vixron se dirigió, bajando su cabeza solo un poco
cuando lo saludó. No tan bajo como Vixron saludaría a Vaxa’an, pero
todavía lo suficientemente bajo como para mostrar respeto por el alto
nivel del rango de Kirov— Perdóname.
Le tomó hasta ese momento a la mente de Kirov ponerse al día con la
situación. Y se veía mal. Muy mal. Ahí estaba, desnudo, duro para la
hembra que luchaba en su brazos, y su semen, que había cubierto su
propio cuerpo después de que había tenido un orgasmo, ahora Página | 53
manchaba su túnica. Algunos incluso brillaron en la carne de su brazo
interno, cuando luchó contra él.
Una parte salvaje y primitiva de Kirov ansiaba esa vista, necesaria
para marcarla más con su semen. Oh, las malas maneras en que haría
eso…
La parte lógica, algo inteligente de Kirov sabía que a menos que
actuara rápido, esta situación podría salirse de control. Aunque lo
detestaba, Kirov soltó a la mujer pelirroja de inmediato, asegurándose
de que estaba firme en sus pies antes de dejarla ir completamente.
Sintió la pérdida de su toque como un dolor físico y apretó los puños
para evitar llegar a ella. Le agradó que la hembra no se volviera hacia
Vixron, sino que más bien fue a ponerla de nuevo en la morad en el
edificio de Cruxan, evaluando la situación a su manera, con una
cautela, su mirada parpadeó sobre él. Kirov pudo ver como sus
pezones se endurecieron debajo de su túnica.
Respiró hondo y se quedó helado. Porque debajo del olor seductor que
era simplemente ella, olía otra cosa. Excitación.
Los puños de Kirov se apretaron más hasta que sus garras se clavaron
en su carne y sintió el aguijón mientras su sangre salía a la superficie.
Había estado excitada al verlo masturbarse. Le gustaba mirarlo. El
conocimiento lo llenó de alivio. Con lujuria.
Luego se sacudió. Necesitaba lidiar con Vixron primero, porque el
guerrero lo miraba con sospecha.
Como todos los luxirianos, Kirov no estaba avergonzado de su
desnudez, por lo que apenas pestañeó mientras se dirigía a Vixron
directamente, todavía desnudo.
Página | 54
— Debes vigilar mejor a las hembras, guerrero —Vixron inclinó su
cabeza otra vez.
— Perdóneme, embajador. Dijo que quería salir a la terraza. Yo...
— ¿No pensaste en verificar su paradero? —Kirov gruñó, sus
músculos se movían y crecían. De las sombras, escuchó el leve jadeo
de la mujer— Eres su protector aquí, guerrero.
Más allá de su lujuria, más allá de la neblina de incredulidad, Kirov
sabía que Vixron debería haber estado en la terraza en el momento en
que Kirov había vuelto. Debería haber oído acercarse un
aerodeslizador, debería haber comprobado a la hembra. Si hubiera
sido otro hombre... o un guerrero desesperado...
Se sacudió y luego inhaló un suspiro. La mente empiezó a correr. Sus
ojos se dirigieron a su hembra, vio que estaba mirando a esos
impresionantes ojos azules entre las sombras, la luna arrojando rayos
de luz a través de sus pómulos Su mirada se deslizó por su cuerpo y
se enderezó inconscientemente en su flagrante lectura. Su mirada se
levantó, sus ojos se ensancharon, cuando Kirov dijo a Vixron.
— Me estaba complaciendo para liberar algo de tensión —Vixron
hizo un sonido en la parte posterior de su garganta, aunque Kirov no
sentía vergüenza ante la omisión. Luego continuó diciendo:
— Me estaba espiando desde fuera de mi ventana Cuánto tiempo
estuvo allí, no lo sé —se volvió hacia ella— ¿Cuánto tiempo estuviste
allí, mujer?
Su boca de luxiva se abrió y un torrente de rojo sobre sus mejillas
— Tú... tú... yo... yo nunca...
— Posiblemente desde el principio —Kirov continuó, sosteniéndole Página | 55
la mirada como dijo—, hasta el final.
Su aliento se detuvo en su significado tácito y se preguntó si estaba
repitiendo el momento de su orgasmo en su mente, cuando atrapó su
mirada. Porque lo estaba.
La brisa cambió y Kirov casi gimió cuando atrapó otro indicio de su
excitación. Su boca se hizo agua. La hembra parpadeó y luego pareció
sacudirse.
— ¿Cómo te atreves? —Dijo de repente y Kirov observó, en completa
fascinación, como sus mejillas solo se enrojecieron, como sus labios
se fruncieron con frustración, y sus ojos brillaron de ira— ¡No estaba
espiando!
Kirov casi sonrió. Le recordó a un descontento bebe privixi. Kirov
amplió su postura, cruzando los brazos sobre su pecho. Eso le
complació cuando su mirada cayó entre sus piernas, sus labios se
separaron ante la vista de su pene.
— Entonces, ¿qué estabas haciendo, de pie fuera de la ventana de mis
cuartos de dormir cuando me complacía?
— ¿Dejarás de decirlo así? —Siseó. Fuera de si.
Por la esquina de su ojo, Kirov vio a Vixron cambiar de nuevo,
claramente incómodo con la situación en la que se había encontrado.
— ¿Como qué? —Preguntó Kirov, inclinando su cabeza hacia un
lado. Alcanzó para deslizar una mano sobre sus cuernos enderezados
y su mano tembló ante la inquieta energía almacenada en su interior.
Los destinos, su luxiva estaba de pie ante él ¡Su luxiva! Y tenía que
actuar como si le fuera indiferente, cuando todo lo que quería era
robarla para tener su forma perversa con ella, para ver qué otras
palabras enloquecidas podía hacer salir de su boca ¡Vrax! Página | 56

— ¡Tú... sigues diciendo 'complaciéndote'! —Siseó ella.


—Tev ¿Y? —Dijo Kirov— Eso era lo que estaba haciendo ¿No estás
de acuerdo, mujer? Tú estabas allí, después de todo.
— ¡Oh, por el amor de dios! —Estalló la mujer, levantando sus
manos— ¡Bien! Sí estuve allí. Te estaba espiando como una total
pervertida ¡Entonces demándame!
Kirov parpadeó, la diversión luchaba con la lujuria dentro de él. Esta
hembra tenía una lengua sobre ella y quería que la usara de cualquier
manera que quisiera, incluso si era para escupir confusas palabras que
aún no entendía. Un lapso, sin embargo, tal vez usaría esa lengua
sobre él de una manera mucho más mutua y placentera.
— ¿Quiénes son Pete y Sue? —Preguntó— ¿Y qué es un 'pervertido'?
— Jesucristo —murmuró en voz baja. Antes de que pudiera abrir la
boca, se volvió hacia Vixron y le dijo:
— Mira... esto es solo un gran malentendido. Estoy bien. No pasó
nada. Sólo me sobresalté, eso es todo. Quiero irme a la cama ahora,
¿de acuerdo?
Kirov se tensó cuando empujó la pared, todo en él, rebelándose ante
la idea de dejarla fuera de su vista. Su pecho exprimido en pánico
simplemente por el pensamiento ¿Y si nunca la volviera a ver? ¿Y si
ella era sólo una alucinación, un truco cruel de los destinos? Kirov se
dio cuenta de que Vixron todavía lo estaba mirando y aunque era lo
más difícil que había tenido que hacer, sacudió apartando la vista de
su luxiva en retirada y centrarse en su lugar, en el guerrero
sospechoso.
Página | 57
— Asegúrate de que la hembra llegue a la vivienda de manera segura
—dijo— Y quédate en la puerta durante el resto de la noche. Veré
sobre el servicio de socorro para usted en la mañana, ya que está
claramente en necesidad de descanso.
— Si, embajador —Dijo Vixron, sacudiendo la cabeza en un gesto de
asentimiento.
El cuerpo de Kirov se relajó, la tensión en sus músculos liberándose.
Cuando Vixron le dio la espalda, caminaba por la terraza, Kirov
todavía podía verla. Observó el agraciado dominio de su cuerpo
mientras caminaba, un dolor de anhelo crecía dentro de él, se unió a
su inquietud, su excitación, su miedo al descubrir su destinada
compañera. Vrax, ¿cómo se pasaron Vaxa’an, Lihvan, Rixavox y
Vikan, esta preocupación, esta desesperación? El despertar de su
instinto había sido como una extracción. Una parte vital de él había
sido arrancada de su cuerpo y enterrada dentro de ella. Siempre. Y se
alejaba de él.
No podía hacer nada al respecto, no sea que Vixron sospechara aún
más de lo que acababa de pasar entre ellos.
—Vrax—soltó en voz baja.
Entonces, justo antes de que la hembra se deslizara de nuevo dentro
de la vivienda, hizo una pausa como si pudiera sentir sus ojos sobre
ella, se volvió hacia él, mirándolo por encima de su hombro. Su pelo
rojo se balanceó atrás y aunque no podía ver el color de sus ojos,
porque estaba demasiado lejos, sabía que brillaban con belleza.
Siéntelo también, luxiva, instó silenciosamente. Siente lo que será
entre nosotros.
Su luxiva lo miró por uno, dos, diez momentos. Entonces Vixron se
Página | 58
interpuso entre ellos y se terminó la conexión. Kirov sintió la pérdida
de ella, como una extremidad cortada.
Página | 59
El agua caliente de la bañera / piscina gigante la saludó cuando Lainey
se hundió, hasta el cuello. Los músculos en su cuerpo se aflojaron, se
estiró y suspiró, aunque sonaba más como un jadeo estremecedor
para sus propios oídos.
Levantando una mano temblorosa, se pellizcó el puente de la nariz,
apretando sus párpados cerrados. Su corazón todavía estaba acelerado
y su cuerpo... su cuerpo todavía estaba zumbando.
Se estaba recuperando de su encuentro con el embajador, todo parecía
un sueño extraño, una experiencia extracorpórea. No solo no podía
creer que en realidad observara al alienígena masturbarse hasta un
orgasmo demoledor, así que se sentía poderosa, como si hubiera
tenido uno con él, pero la había atrapado y la había confrontado al
respecto.
Lainey envolvió sus brazos alrededor de su cuerpo desnudo y
tembloroso, pasando sus manos de arriba y abajo de sus codos a su
espalda. Su mirada se desvió a la túnica gris tirada en una pila en los
escalones que conducían al baño.
Había estado cubierta de su... Su semen. Era algo que debería rechazar
o molestarla, pero Lainey se sentía decididamente... imperturbable
De hecho, sentía todo lo contrario. Lo que no tenía sentido. Por eso
estaba tratando de calmar su mente, de ponerse bien antes de irse a la
cama, para que pudiera despertarse en la mañana siendo la misma
persona que había sido antes. No esta extraña mujer, alterada, que se
sentía como algo cósmico acababa de desplazarla.
Porque algo había pasado en el momento en que lo vio.
Y también le había sucedido a Cecelia, Lainey no pudo evitar
pensarlo. También había ocurrido, lo más probable, definitivamente
Página | 60
con Taylor, Beks y Kate también.
No, no, no, no.
Lainey detuvo sus pensamientos, ante la fuerte sensación de temor y
presentimiento, e ignoró la forma en que su cuerpo todavía
hormigueaba por lo que sintió con los brazos fuertes del embajador
alienígena envueltos a su alrededor. Su olor, su enorme altura, la
forma en que brillaban sus ojos, con algo sensual, algo perverso, algo
desconocido cuando la había mirado. Esos malditos ojos azules la
perseguirían en sus sueños si los dejaba.
Cálmate, se dijo a sí misma.
Lainey respiró hondo, distrayéndose a sí misma con la paz que había
sentido parada fuera en la terraza, sumergiéndose en la luz de la luna
y aire puro y fresco, antes de que el alienígena se estrellara contra su
vida. Se había sentido libre entonces. Después de estar encerrada en
jaula en el planeta del club de lucha extraterrestre del que habían
venido, a estar encerrados en una habitación en este extraño planeta
llamado Luxiria.
Incluso estando en el baño Lainey estaba ansiosa.
Quería el aire libre, sentir que no existían paredes que la rodean. Pero
temía que si volvía a la terraza, haría algo estúpido, como tratar de
echar otro vistazo al alíen que le había hecho saltar el corazón. Y
ningún hombre en su vida había hecho saltar su corazón. Era casi una
insignia de orgullo, que ningún hombre tenía control de su corazón.
Sólo Lainey lo tenía.
Hizo un sonido frustrado en la parte posterior de su garganta y agarró
un puñado de gránulos de jabón que Crystal debía haber encontrado
en algún lado. Al menos esperaba que fuera jabón. Y se frotó, frotó y
frotó su cuerpo hasta que su piel estaba rosada y se sentía un poco más Página | 61
como ella misma.
Cuando Lainey se retiró a su habitación esa noche, no podía evitar
mirar por la ventana, casi esperando verlo allí de pie.
Le tomó mucho tiempo quedarse dormida esa noche, pero una vez que
lo hizo... soñó con él. En medio de la noche, se despertó en medio de
un orgasmo, su boca se abrió en un grito silencioso, sus caderas
aplastándose en las pieles. Y mientras miraba hacia el techo de su
habitación tranquila, su pecho agitado con la fuerza de la misma.
Lainey supo que estaba en problemas.
***
Lainey bostezo mientras caminaba por la sala de estar a la mañana
siguiente, frotándose el sueño de los ojos. Su estomago la había
despertado, gruñendo y no por primera vez se preguntó si estos
luxirianos tenían algo que se parecía remotamente al café.
Lo había tenido con moderación en la Tierra. La cafeína le hacía agitar
las manos y agitar las manos no era efectivo en una sesión de piano.
Pero sin un piano a la vista, todo lo que Lainey quería era café. Café
negro con media cucharadita de azúcar, tal como le gustaba. Amargo
con una ligera dulzura que debería buscar.
Al igual que a mí, pensó con un giro de sus labios, aunque sentía su
pecho hueco con ese pensamiento.
Cuando entró en la sala de estar, los pelos de sus brazos se erizaron
antes de que siquiera escuchara su voz. Lo vio. Parece que su cuerpo
lo sintió antes que su mente.
Página | 62
Fue desconcertante. Se detuvo justo en el umbral de la sala, congelada
en su lugar. El embajador alienígena estaba de vuelta con ella y estaba
hablando con Vixron cerca de la puerta principal de su casa. Las
extrañas palabras guturales y los sonidos que fluían de sus labios eran
extrañamente fascinantes y los ricos y profundos tonos de su voz hizo
que un escalofrío de conciencia corriera por su espina dorsal.
Dios, ¿por qué tenía que sonar tan delicioso?
Con extraña fascinación, Lainey observó como sus hombros se
pusieron rígido. Dejó de hablar. Cambió y de repente, esos ojos azules
estaban sobre ella y esa cara era real y jodidamente hermosa. Se
volvió hacia ella.
Las rodillas de Lainey en realidad temblaron y tuvo que esforzarse
para no ajustar nerviosamente su cabello después de dormir, cuando
sus ojos parecían memorizar cada centímetro de ella. No había estado
preparada para esto.
No tan temprano en la mañana, no cuando venía de tener sueños
eróticos con él. Algo quedó claro: era aún más devastador a la luz del
sol de lo había estado a la luz de la luna. Su piel había tomado una
tonalidad casi azul plateado la noche anterior, toda la piel luxiriana
cambiaba con los cambios en la luz, pero ahora, brillaba en un sutil
dorado.
Mentalmente, se sacudió. Había visto un montón de hombres en su
vida que la había dejado sin palabras. Ninguno como el alienígena de
pie frente a ella, pero aún así. ..
Lainey podría lidiar con esto hasta que dejarán Luxiria y regresaran a
la Tierra. No hay problema. Entonces, fiel a su naturaleza, como lo
hacía con cualquier problema importante en su vida... Lainey lo
ignoró. Lo evitó. Página | 63

—Vixy—dijo, volviendo su mirada del Embajador, cuyo nombre aún


no conocía, al guardia detrás de él— ¿A quién tengo que golpear por
aquí para desayunar?
Una mala elección de palabras, tal vez, se dio cuenta del momento en
que salió de su boca.
Oh, bien.
Vixy frunció el ceño, pero juró que los labios del embajador se
curvaron hacia arriba un poco, como si le divirtiera.
Lainey no sabía por qué, sin embargo se ralló.
—Vixron se va, mujer —Dijo el embajador, caminando hacia delante.
Los ojos de Lainey recorrieron su cuerpo, casi inconscientemente, se
sintió aliviada y decepcionada de que estuviera vestido. Pantalones
ajustados de cuero y una suave túnica gris que se amoldaba a sus
músculos generosos, abultados. El trago difícil de Lainey parecío
resonar alrededor de la habitación.
— ¿Por qué? —Preguntó ¿Por qué su voz sonaba tan nerviosa?
— No ha tenido alivio en tres tramos. Necesita descansar —le dijo el
embajador, dando otro paso hacia ella— Me mantengo de guardia
hasta que regrese.
La alarma la recorrió y sin darse cuenta, comenzó a tirar de la piel
alrededor de sus uñas.
Un hábito asqueroso que tenía, que nunca había podido romper.
—Crystal y yo estamos bien por nuestra cuenta —discutió, enderezó
su espalda— No necesitamos una niñera.
Frunció el ceño ante la palabra niñera. La confusión evidente en su
Página | 64
cara ridículamente esculpida. Lainey nunca lo llamaría bonito per se,
pero el alienígena tenía la estructura ósea de un modelo. Y no
cualquier modelo pero si como uno de gama alta, de esos que acaban
de hacer un sesión de modelos para Vogue ¿Por qué los luxirianos
eran tan increíblemente atractivos? Simplemente no era justo. Sin
embargo, no le respondió. En cambio, miró por encima de su hombro
y se dirigió a Vixy.
— Puede tomar su permiso ahora, guerrero,. Antes de regresar a su
vivienda, tenga una comida enviada para las dos hembras.
—Tev, embajador —Vixy respondió, inclinando la cabeza— Voy a
regresa cuando los soles bajen para continuar con mi deber.
El embajador no respondió y Lainey vio con un leve pánico cómo
Vixy salía de la habitación, de su casa. Sus pasos resonaron en la
terraza y un momento después, cuando el embajador volvió a
encontrarse con su mirada y la sostuvo, escuchó sin poder hacer nada,
como un aerodeslizador se aceleró y luego... se fue.
Bueno, mierda.
Lainey se obligó a dejar de picar sus cutículas y presionó las palmas
de sus manos a sus muslos. Tomó un profundo respiro, todavía de pie
en el mismo lugar. Su voz era como la melaza, rica, lenta y
absolutamente pecaminosa, cuando dijo:
— Dime cómo te llamas, mujer.
— ¿Mi nombre? —Sus ojos se estrecharon sobre él— Tú primero.
No dudó.
— Me llamo Kirov. Soy asesor de tecnología del Primer Líder y
Embajador en Troxva, en las tierras orientales.
Página | 65
Kirov Como Key—rah—v.
Una vez más, el sonido de tragar llenó la habitación mientras se
preguntaba por el alienígena parado frente a ella. Lainey se
preguntaba cosas tales como se hizo un asesor de tecnología? y qué
como era Troxva y lo que hacía allí?. Sobre todo, se preguntaba por
qué sentía lo que sentía por él, por qué no se sentía en control de su
propio cuerpo y mente ¿Era algo en el ambiente? ¿Algo en la maldita
agua?
Una esquina de su labio volvió a subir, como si pudiese leerle la mente
y lo encontraba sexy, aunque no quería hacerlo. Se dio cuenta de que
había estado parada allí en silencio como una chiflada mientras se
preguntaba esas cosas.
Kirov dio otro paso hacia ella y se dirigió a un lado de inmediato,
como un gato salvaje asustadizo, pasándolo para pasarse en la
ventana, el de la cornisa de las 76 teclas. Sus dedos tocaron en la
piedra, aunque no sabía qué tocaba.
El corazón de Lainey latía en su pecho cuando lo percibió acercarse.
Se paro cerca de ella para mirar por encima de la misma vista de
Luxiria. Por el rabillo del ojo, después de varios momentos en
silencio, lo vio mirarla.
Un trato era un trato, supuso. Sin devolverle la mirada, todavía
mirando por la ventana, dijo suavemente.
— Me llamo Lainey.
Lo oyó exhalar un fuerte suspiro por la nariz.
—Lani—Repitió, su grueso acento transformó su nombre,
ablandándolo Como Lah—nee, en lugar de Lay—nee.
Página | 66
Sus dedos continuaron moviéndose sobre la cornisa. Se dio cuenta de
que estaba tocando una canción que ella misma había compuesto y
por un breve momento, su mirada fue atraída hacia sus dedos pero no
por mucho tiempo. Luego, volvió a mirar su perfil.
— Suficientemente cerca —susurró.
Su brazo rozó contra el de ella cuando se volvió hacia ella y su aliento
se detuvo ante el contacto. Su piel hormigueaba y el calor juntándose
en su vientre estaba volviendo. No podía creer que se excitaba con un
solo toque. En serio necesitaba tener sexo.
— ¡Lani! —Dijo de nuevo en voz baja. Su tono hizo que sus dedos se
detuvieran y lo miró, sintiendo el tirón de sus ojos.
Esos ojos eran peligrosos, se dio cuenta. De repente, no podía mirar
hacia otro lado.
Kirov extendió una mano, lentamente, como si el movimiento pudiera
asustarla, como si fuera un animal que necesitaba domar. Y en un así,
tal vez eso era cierto. Lainey no sabía por qué, pero sus ojos se
cerraron cuando su pulgar le tocó la mejilla. Su toque era gentil, suave
y sus dedos eran sorprendentemente cálidos.
— Tú eres... —lo escuchó decir, su voz se hizo más profunda, yendo
a un poco áspera Hizo que sus pezones formaran guijarros bajo su
túnica, tan duros que dolían. Abrió los ojos y vio sus pupilas
dilatarse—Vellixa. Hermosa.
Esa palabra la golpeó fuerte. Golpeó algo dentro de ella que la hizo
querer llorar, eso la hizo querer inmediatamente protestar y retirarse.
El instinto exigió que lo empujara, que se escapara de su tacto suave
Página | 67
y sus bellos ojos. Entonces, ¿por qué no lo estaba haciéndolo?
Alejalo, alejalo, gritó su mente. Pero su cuerpo estaba congelado, bien
cerrado, confundido por su toque y sus lindas, bonitas palabras que
quería desesperadamente que fueran verdad.
— Deténgase —susurró y oyó el miedo en su voz. Su tono se volvió
irregular— Deténgase, por favor.
Sus huesos de la frente bajaron, confundidos, sus labios tirando hacia
abajo.
— Buenos días —vino una voz suave y vacilante del pasillo. Cristal.
Lainey parpadeó, surgiendo de cualquier hechizo que le hubieran
puesto. Como si se quemara, saltó hacia atrás por el toque de Kirov y
su mano cayó lejos de su mejilla, la conexión se fue. Solo entonces
sintió que podía volver a respirar.
Página | 68
Crystal seguía manteniendo un ojo en ella. Durante toda la mañana ,
todo el desayuno, que consistía en carne ahumada, carne ahumada y
más carne ahumada. Crystal mantuvo la boca cerrada sobre lo que
había visto entre el embajador alienígena y ella, cuando los había
interrumpido.
Lainey podía decir que estaba ansiosa por decir algo al respecto. Sin
embargo, durante todo el desayuno, Kirov las vigilaba desde su punto
cerca de la puerta principal, con los brazos cruzados sobre el pecho y
sus piernas abiertas de par en par. La mayoría de las veces, Lainey
podía sentir sus ojos en ella, aunque hizo todo lo posible por ignorarlo.
Lo ignoraba.
En otros momentos, cada vez que lo miraba y no estaba mirándola, lo
encontraba... perdido en su propia mente. No parecía pacífico, aunque
su mirada parecía lejana. Parecía cambiar de un lado a otro, sus dedos
tocaban un ritmo en sus brazos cruzados y sus labios se movían de
vez en cuando.
Parecía inquieto en esos momentos. Aunque cada vez que por
casualidad, Lainey lo miró, lo cual, para ser perfectamente
honestamente, la mayoría de las veces y se encontró su mirada en ella,
estaba quieto. Parecía... presente. Lainey no pudo evitar preguntarse
qué pensaba en esos momentos de inquietud. Se preguntaba qué lo
hacía estar así, qué preocupaciones y responsabilidades tenía un
hombre como él con las que lidiar. Luego se sacudía, se decía a sí
misma que dejara de pensar sobre él, a pesar de que la intrigaba a un
nivel que nunca había visto ni sentido antes.
Después del desayuno, Kirov los dejó solas por un breve momento.
Fue durante un momento de inquietud y sin una palabra, salió por la
puerta principal, aunque la dejó abierta detrás de él. A través de él,
Lainey lo vio ir al balcón de la terraza, donde la agarró con ambas Página | 69
manos, con la cabeza baja entre sus hombros. Como si necesitara un
momento de silencio para recomponerse. Lainey lo estaba mirando,
sus ojos estaban pegados a él, cuando Crystal de repente susurró.
— ¿Qué demonios está pasando contigo?
Lainey tragó, su atención se desvió de Kirov a la rubia sentada a su
lado en los cojines que rodean el pozo de fuego.
— Nada —Lainey respondió de inmediato— ¿Por qué?
— ¿Por qué? —Repitió Crystal lentamente— Has estado rara toda la
mañana. Sin mencionar que cuando entré, tu y ese alienígena... teníais
un momento o algo así.
Lainey se burló.
— No estábamos teniendo un momento. Por favor.
— Eso no es lo que me pareció —Crystal discutió en tono serio. Solía
ser juguetona y optimista, pero en ese momento, su expresión no era
ninguna de esas cosas— Por favor dime que tú no serás la siguiente.
Lainey se hizo el tonta.
— ¿La siguiente?
Crystal suspiró.
—Beks, Cecelia y ahora Taylor. Sin mencionar a esa mujer llamada
Kate. Una por una, se han ido con estos alienígenas y han vuelto...
diferentes. Completamente y absolutamente enamoradas.
Encaprichadas. Como quieras llamarlo.
— Sin mencionar el gran pene alíen —Lainey intentó bromear.
Página | 70
— Soy seria, Lainey—Dijo Crystal— La forma en que estabas
mirándolo esta mañana...
Eso borró la sonrisa burlona de la cara de Lainey. Miró en su plato
vacío.
— No tienes nada de qué preocuparte —dijo, tratando de tranquilizar
a la rubia preocupada.
Lainey decidió en ese momento no decirle a Crystal lo que había
sucedido la noche anterior. Para no decirle lo que ya temía, que algo
había cambiado en ella desde el momento en que vio a Kirov. Que lo
que Cecelia había dicho sobre un innegable conexión puede ser
cierto. Porque Lainey también lo sintió. Y eso la asustaba más que
nada.
— Encontrarán esa fuente de combustible —Dijo Lainey, dándose
cuenta de que Kirov estaba alejándose del balcón y regresando a
ellas— Y luego nos iremos, de vuelta a la Tierra. Y yo iré a visitarte
a Los Ángeles y tú me llevarás a la playa y al Paseo de la Fama y al
Concierto de Disney Hall, como dijiste que harías ¿Bien?
Eso trajo una sonrisa a la cara de Crystal, el anhelo por su ciudad de
origen evidente en sus ojos.
— Bueno —Cristal dijo, sus hombros cayendo con alivio. Ese
centelleo que Lainey había presenciado a menudo durante las últimas
pocas semanas volvieron a entrar en los ojos de la rubia y susurró—
Dime la verdad sin embargo, deseas totalmente follar con él y ver de
lo que todo ese alboroto se trataba.
Lainey se echó a reír. Kirov estaba a unos pasos de la puerta de frente,
Página | 71
pero se congeló cuando la oyó reír, sus ojos azules se acercaron a ella,
se estremeció ante su mirada porque todo sobre él, era tan intenso, tan
concentrado. Se preguntó cómo era eso en un hombre, sería así en el
dormitorio? y decidió en ese momento que sería bueno. Malditamente
bueno.
Lainey no pudo evitar dejar que sus ojos recorrieran su cuerpo. porque
seamos realistas... era un buen espécimen masculino.
— Nunca digo nunca —susurró de nuevo.
***
Kirov cerró la puerta principal detrás de él antes de acercarse a su
hembra. Estaba parada en el borde de la terraza, con los brazos
cubiertos sobre el balcón, mostrando su parte trasera que lo tenía
enloquecido desde el primer momento que se había posicionado ella
misma de esa manera. Se había mantenido escondido por la ventana
como un joven inexperto.
Los soles acababan de comenzar su descenso y Kirov sabía que su
tiempo con ella se estaba acabando. Al menos por ese lapso, Vixron
volvería pronto y Kirov ya había recibido llamadas de Vaxa’an para
regresar al centro de comando.
A Kirov no le gustaba la idea de mentirle a su amigo, pero sabía que
si Vaxa’an supiera la verdad acerca de su instinto despertando por
Lani, el Primer Líder se pondría en una situación muy difícil.
Los hombros de Lani se tensaron al acercarse y frunció el ceño,
preguntándose si habría un tiempo en su futuro cuando reaccionará de
manera diferente. Porque habría un futuro, tanto que Kirov estaba
seguro de ello. Página | 72

— ¿Dónde está Crystal? —Preguntó cuando apareció a su lado,


echando una mirada nerviosa a la morada. Kirov se inclinó de vuelta
contra el balcón para que tuviera una línea de visión directa de la casa.
Seguía siendo su deber, después de todo, proteger a ambas hembras.
— Duerme —Dijo Kirov— Duerme la mayor parte del tiempo.
Los ojos de Lani se fijaron en los de él por un breve momento antes
de que volviera su propia espalda al paisaje de Luxiria. Se inquietó un
poco con él a su lado, poniendo espacio entre ellos.
Kirov lo permitió, aunque su instinto le dijo que estuviera lo más cerca
posible de ella. Respondió encogiéndose de hombros y dijo:
— No hay mucho más para hacer. No es como si tuvieras Instagram
o libros o Netflix.
Decidió que era algo humano que nunca podría comprender el
significado, pero le gustaba escuchar su voz.
Le gustó escuchar la suavidad, la forma en que su lengua pronunciaba
las palabras de manera diferente de lo que lo hacía él , aunque se
estaba sintiendo más cómodo con su idioma.
Lo sorprendió cuando continuó, suavemente,
— A ella le gusta dibujar. Me dijo eso. Tal vez puedas encontrarle
una libreta y una lápiz ¿Tenéis algo así aquí?
— ¿Implementos de escritura manuales? —Preguntó, frunciendo el
ceño—Nix, solo tal vez en los archivos. Pero puedo conseguir algo
que pueda que sea suficiente. Una Com delgada... un... —buscó la
palabra en su lenguaje— Como una computadora en la que puede
hacer símbolos y imágenes.
Página | 73
Los labios de Lani se curvaron hacia arriba y esto hizo que su corazón
se acelerara. Le daría a su amiga un millón de coms si eso significaba
ver esa pequeña sonrisa otra vez.
— ¿Como un iPad? —Preguntó, sus características empezaron a
relajarse.
Para Kirov era obvio que se sentía incómoda con él y le frustraba que
no supiera cómo tranquilizarla. Sus experiencias con las mujeres
tendían a ser firmemente físicas, porque su mente estaba demasiado
preocupada con sus invenciones y programas que no tenía espacio
para una compañera.
— No estoy seguro —le confesó.
— No, por supuesto que no lo sabrías —Lani dijo, parcialmente a sí
misma.
Una ligera vergüenza lo llenó. No saber algo era novedoso para Kirov.
Si no sabía algo, aprendía tanto al respecto hasta que lo hacía. Le
gustaba el conocimiento, le gustaba la información y estaba
acostumbrado a saber. Y el hecho de que supiera tan poco sobre ella,
sobre su cultura, sobre su especie y su mundo... era enervante. Le
frustraba.
Ya podía sentir un zumbido irritante en su mente ante eso. De hecho
y se movió sobre sus pies.
No ahora, no ahora, se dijo, cerrando los ojos brevemente para
recuperar el control. Cuando no funcionó, todo lo que tenía que hacer
era mirar el perfil de su mujer, la forma en que sus labios y nariz
suavemente curvados, para callar su mente. Sus músculos se
relajaron.
Página | 74
Lo vio mirarla pero rápidamente desvió su mirada. Kirov siempre
había sido un hombre directo, por lo que dijo:
— Te pongo nerviosa ¿Por qué?
Lani hizo un sonido en el fondo de su garganta y lo miró de nuevo.
Luego miró con fascinación como su columna vertebral se enderezaba
y giró todo su cuerpo para enfrentarlo, girándose lejos de las vistas
que había venido a la terraza para ver, como para probar sus palabras
equivocadas.
Mujer enloquecida, pensó encantado, incapaz de mirar lejos de ella.
— No me pones nerviosa —discutió, su tono de púas. Una
advertencia, Kirov lo sabía pero quería empujar un poco, para ver lo
que le devolvía.
— ¿Esto se debe a esta mañana? —Preguntó, tomando un
acercamiento. Lani dejó caer la mirada en el espacio entre ellos, pero
se mantuvo firme. Dijo más tranquilamente, su voz un poco mas
áspera — ¿O por lo de anoche?
Una vez más, hizo un pequeño sonido en la parte posterior de su
garganta y fue suficiente para hacer sonreír a Kirov. Lani escupió:
— ¡Por supuesto no! No seas ridículo.
— Soñé contigo, mujer —le dijo, dando otro paso más cerca, un
delicioso deseo recorriendo su cuerpo— Mi sueño comenzó contigo
mirándome desde la ventana, pero terminaste en otro lugar.
Se quedó en silencio, abriendo y cerrando la boca, aunque ningún
sonido salió. Sus mejillas se sonrojaron de nuevo de un rojo brillante,
acercándose a igualar su magnífico cabello. Eso no fue lo que hizo
gruñir a Kirov. Porque un momento después, un aroma embriagador Página | 75
e intoxicante encontró sus fosas nasales y envió a su instinto al borde
de un frenesí.
Su excitación.
Lani apartó la vista de él, volviendo su cuerpo a su posición original,
su frente presionada contra el balcón. Kirov gruñó de nuevo, sabiendo
que se estaba retirando cuando la quería en sus garras.
— Puedo oler tu deseo, luxiva—Raspó, esa palabra fluía de su lengua,
tan natural como el respirar—Necesitas un compañero. No lo niegues.
Lani contuvo el aliento, su mirada se ensanchó.
— ¿Lo puedes oler? Dios, ¿ya no hay privacidad?
— No conmigo —fijo suavemente. Sus hombros se pusieron rígidos.
— ¿Qué significa eso? —Preguntó ella en su tono tranquilo.
— Lo sientes —murmuró— Después de esta mañana, te conozco. Sé
que es así. Quizás las otras hembras ya te hayan dicho lo que significa.
— No tengo idea de lo que estás hablando —le dijo las palabras
rápidamente, como si hubiera estado anticipando decirlas, como si las
tuviera listas
— La negación no te ayudará, Lani. No conmigo. No te mentiré.
— Ni siquiera te conozco —lloró— Así que no me importa si me
mientes. Y seguro que no me importa si te miento.
Kirov dejó escapar un suspiro.
— No creo que entiendas lo que esto significa. Para nosotros dos. No
cambia que mi instinto...
— Detente —Dijo, apretando los dientes. Continuó, empujando hacia
Página | 76
adelante, necesitando que entendiera.
— Mi instinto despertó para ti. Por ti, Lani.
— ¡Detente!
— Sabes lo que significa —Dijo, sus sospechas, contestadas.
Lani lo miró y sus hombros se hundieron ante el miedo en sus ojos.
Odiaba verlo allí, quería quitárselo, pero sabía que no podía Solo ella
podía tomar el miedo de sí misma.
— Estás equivocado —Dijo finalmente, con la voz quebrada. Se
aclaró la garganta y su tono fue más parejo mientras repetía— Te
equivocas, Kirov.
Era la primera vez que decía su nombre, pero juró a los destinos que
no sería la última, continuó:
— Además, me iré pronto. No importa de todos modos una vez que
encuentren ese cristal, me iré.
Kirov gruñó, un suspiro frustrado escapó de su nariz. No entendía que
esto era para siempre, no solo una temporal aflicción. La distancia no
importaba. Sólo sería ella.
Necesitaba cambiar de táctica. Kirov estudió a su mujer predestinada.
Era inteligente, eso era obvio. Tenía una afilada lengua que amaba y
hasta garras más afiladas, que amaba más.
Kirov se dio cuenta de que le gustaba ser desafiado. Le gustaba ser
probado. Había visto la chispa en sus ojos cuando la había enfrentado
por espiarlo anoche. A pesar de su vergüenza, Kirov sintió que la
había intrigado, lo admitiera o no.
Podía jugar juegos. Para ganarla, los jugaría muy bien. Y Kirov tenía
Página | 77
muy claro que tendría que ganar a su Luxiva, porque no se lo haría
fácil a él.
— Incluso si ese cristal se encuentra alguna vez y se devuelve a la
Ciudad Dorada —dijo, sin dejar de mirarla— Te garantizo que para
entonces nunca querrás dejar mi lado —se inclinó más cerca, bajando
su voz— O el calor de mis pieles.
El shock ensanchó sus ojos, seguido de indignación. Pero Kirov buscó
en su mirada, lo que estaba buscando y lo encontró. Esa chispa que
quería, la que hizo que sus labios se levantaran y su pene palpitara con
anticipación.
Fue recompensado aún más cuando su excitación se hizo aún más
evidente, perfumando el aire alrededor de ellos, haciéndolo gruñir
cuando sus cuernos comenzaron a alzarse de su corona.
Sus ojos azules se estrecharon y luego, muy lentamente, sus labios
rosados se enroscaron en una sonrisa, su lengua salió disparada para
mojarlos. Las pupilas de Kirov se dilataron mientras miraba esa
lengua, sus músculos crecían debajo de su túnica.
— Bueno, tengo noticias para ti, querido —ronroneó, inclinándose
cerca, tan cerca de su pelo cepillo sobre su antebrazo. Kirov dio un
paso adelante con entusiasmo y casi gimió cuando pasó un dedo por
el centro de su pecho. Su abdomen se apretó cuando detuvo el
descenso allí— Ningún hombre ha tenido ese tipo de control sobre mí
y nadie lo hará jamás.
Inmediatamente, su sonrisa cayó y dio un paso atrás, dejándolo
tambaleándose, frustrado y dolorido por ella.
Lani se volvió hacia la vista, aparentemente no afectada por su breve
Página | 78
conversación, como si acabaran de hablar del clima y no la posibilidad
de follarse.
Kirov ahora lo sabía mejor. Su excitación todavía colgaba en el aire y
sus dedos se posaron inmediatamente en el balcón, sus gráciles y
largos dedos que se movían a través de la piedra como un baile
intrincado.
Sonrió. Decidió que la dejaría sola, le daría espacio para reevaluar su
situación y lo desesperado que sería negar lo que estaba pasando. Los
destinos simplemente no lo permitirían, pero antes de irse, extendió
una mano y acuñó la parte posterior de su cuello, sintiendo la suavidad
de su piel y su calor. Sus ojos se agrandaron y sus dedos dejaron de
bailar sobre la piedra, tropezando hasta detenerse. Contra su oreja,
soltó:
— Es una suerte para mí entonces que no sea un hombre humano. Soy
un guerrero de luxiria y me he ganado cada cicatriz que cruza mi
cuerpo. He luchado y luchado, estoy acostumbrado a la victoria. La
espero.
Se quedó sin aliento y él se echó hacia atrás para ver su mirada
nerviosa. Aunque Kirov podía decir que intentaba desesperadamente
endurecer su voz, todavía se quedó sin aliento mientras comentaba.
— Eso suena como un amenaza.
—Nix—dijo, sus ojos tan azules y oscuros que vio su reflejo en
ellos— Una promesa. Y te prometo esto, luxiva... te voy a ganar
Ganaré tu alma, tu mente... tu cuerpo —la respiración se lo cortó— Y
te gustará.
Luego se alejó, dejándola tambaleándose. Mientras caminaba de
Página | 79
regreso a la morada, la oyó gritar.
— ¿Y? Sí... bueno... ¡ya veremos eso!
Kirov sonrió.
Página | 80

Kirov— 3, Lainey— 0, pensó irritada. Ugh


Anoche, esa mañana y esa tarde, le había ganado la mano, la tomó por
sorpresa y lo usó para su ventaja. Maldito sea.
Lainey podía sentirse haciendo pucheros, como una niña petulante,
mientras miraba fijamente las llamas de la hoguera. Cuando levantó
la vista, casi esperaba ver a Kirov, con su mirada tormentosa clavada
en ella, pero Vixron había regresado a primera hora de la tarde. Kirov
la había dejado un poco después, después de asegurarse de que Crystal
y ella recibieran su cena a tiempo.
Lainey nunca le admitiría a nadie que se sentía decepcionada cuando
se había ido. Decepcionada pero aliviada, porque sin él alrededor
mezclando sus pensamientos y enviando sus hormonas en un frenesí,
finalmente sintió que podía respirar, cuando podía respirar,
finalmente podía pensar, sin estar distraída por él.
Y lo que pensó era que podría estar en problemas. En un gran
problema. Pensó que tal vez, solo tal vez, su instinto, o como lo había
llamado Cecelia cuando se lo contó a ellas, de alguna manera había
sido activado por ella anoche.
Había aludido que ella ya sabía esto , como si no fuera obvio, lo que
no entendía era que era humana, no luxiriana. Los seres humanos no
tenían instintos guiados por estos —destinos—. Además, no quería
provocar su instinto, solo quería irse a casa.
Lainey suspiró, viendo bailar las llamas. Cristal estaba a su lado,
haciendo lo mismo. Después de estar encerradas juntas por las últimas
semanas, sin nada que hacer, el silencio era normal y común.
Página | 81
Lo que realmente necesitaba era hablar con alguien sobre lo que
infiernos le estaba pasando. Si estaba sucediendo, o si su mente solo
le estaba jugando una mala pasada.
— Oye, Vixy—le llamó. El guardia guerrero gruñó.
— ¿Están Cecelia, Taylor o Beks en la ciudad, o están todas todavía
lejos en sus lunas de miel?
Crystal le lanzó una mirada aguda, pero no dijo nada. Vixron frunció
el ceño.
— Todas las hembras humanas apareadas están con sus machos en
sus respectivos puestos de avanzada.
— ¿Por eso... no?
—Nix, mujer —Gruñó.
Lainey suspiró, calculando. Entonces se posó en otra idea, pero tenía
que jugar bien, para que Crystal no sospechara de sus motivos.
— ¿Qué hay de Kate? —Lainey preguntó a continuación.
— ¿Qué hay de ella? —Crystal preguntó, finalmente metiéndose en
la conversación, sus cejas levantadas.
Lainey se encogió de hombros, recogiendo los bordes del cojín
encajándolo en su regazo
— Te amo y todo, pero ambas estamos aburridas de nuestras mentes.
Tal vez podría pasar la tarde con nosotras algún día. Podríamos
conocerla un poco. Realmente no le dimos ninguna oportunidad.
— No hay razón para conocerla si nos vamos pronto —Crystal
discutió.
— Pero estamos aquí ahora —Lainey contrarrestó— No hay daño en
Página | 82
ver si está dispuesta a pasar el rato. Además, ¿qué más tienes que
hacer? ¿Echar otra siesta un poco más?
— Bueno —se quejó.
Lainey volvió sus ojos hacia Vixron
— Así que sobre nuestro cita para jugar, Vixy...
Su guardia la observaba con una mirada entrecerrada y le sonrió,
esperando que pareciera inocente y menos como la piraña que se
sentía. Sus ojos se estrecharon aún más, pero dijo:
— Lo llevaré a la atención del Primer Líder en este próximo lapso —
Lainey se relajó.
Ahora el único problema era cómo conseguir que Kate estuviera sola
para hacerle algunas preguntas muy específicas, muy embarazosas,
sin audiencia de Cristal o Vixy. Cruzaré ese puente cuando llegue a
él, decidió, acomodándose de vuelta en sus cojines para otra larga,
mentalmente estimulante noche del avistamiento de un fuego.

***

— Escuché de Vixron que tomaste el control de las hembras este lapso


—Vaxa’an dijo, su tono un poco demasiado despreocupado que
inmediatamente puso a Kirov en guardia.
— Sí, lo hice — respondió, sus ojos nunca se apartaron de la pantalla
del Com, aunque sus dedos se detuvieron en su trabajo de
reprogramación de la red.
Página | 83
— Hay otros guerreros que pueden proporcionar alivio a Vixron. No
es tu deber como embajador —Vaxa'an dijo— Está por debajo de tu
rango.
Kirov se detuvo y se volvió hacia su amigo y hermano guerrero,
mirándolo. Era tarde en la noche y Vaxa’an estaba más que irritado
por el hecho de que no estaba con su luxiva en este momento, no sobre
Kirov haciendo guardia sobre las hembras humanas
— Fue la elección más fácil —Kirov le dijo— Yo ya había estado
expuesto a las hembras anoche y parecía un desperdicio por la hora
que era enviar a por otro guerrero cuando mi vivienda está en la
misma terraza.
Una falsedad menor, una que le devoraba. Pero su luxiva estaba
involucrada en esto y Kirov no se arriesgaría a que fuera separada de
él si Vaxa’an descubría la verdad.
— ¿Pretendes ser el alivio de Vixron a partir de este momento? —
Vaxa’an preguntó, incrédulo— No, no lo permitiré. Tu tiempo y tu
mente están mejor aprovechados en tus proyectos.
Kirov no presionó demasiado o de lo contrario Vaxa’an comenzaría a
sospechar de sus motivos.
— Sí, tienes razón —Kirov cedió, mirando a su amigo— Estoy con
ganas de volver a mis proyectos.
Otra falsedad. Nunca elegiría su trabajo sobre su luxiva, que era algo
que pensaba que nunca sucedería. Kirov siempre había elegido su
trabajo sobre cualquier cosa. Era una compulsión, su obsesión. Su
trabajo era lo único que lo centraba, eso lo hacía sentir como si no
estuviera descendiendo hacia la locura. Hasta que la encontró. Ahora,
era un bálsamo en su mente, una presencia que lo calmaba a diferencia Página | 84
de cualquier otra cosa. Y Lani se negó a reconocer lo que eran el uno
para el otro.
Dale tiempo, susurró su mente, aunque su instinto estaba inquieto. Era
humana y si bien tenía razón en sus sospechas de que las otras
hembras apareadas podrían haberles dicho al resto del grupo sobre los
instintos de los luxirianos, Kirov podría adivinar que era una
información abrumadora para procesar.
Entonces, Kirov le daría tiempo. Sólo temía que no les quedara mucho
tiempo.
— ¿Has decidido cuándo regresarás a Troxva? —Vaxa’an preguntó,
confirmando sus pensamientos— Ya he alertado a Lihvan que tendrá
que volver a la Ciudad Dorada en tu ausencia para la celebración
lunar, que se acerca,
Kirov tragó y volvió sus ojos a la pantalla Com. La celebración lunar
se llevaría a cabo en cinco tramos, en todo su planeta, en la Ciudad
Dorada y en los seis puestos de avanzada. Los luxirianos celebraban
la luna llena con banquetes, música y baile, como lo hacían después
de cada ciclo lunar. Y como embajador, era su responsabilidad
supervisar y presentarse en Troxva en cinco lapsos. Le llevaría un
lapso completo llegar a Troxva con el aerodeslizador, por lo que
Kirov solo tenía cuatro lapsos para ganarse a su hembra, como había
prometido.
Porque tenía toda la intención de llevarla con él a Troxva. Kirov no
podía ni siquiera estar lejos de ella. Incluso entonces, en el centro de
mando, su instinto merodeaba dentro de su pecho y el zumbido en su
mente volvía con toda su fuerza. Ni siquiera trabajando en la
reprogramación de los Coms podría distraerlo del zumbido.
Página | 85
Por primera vez, la duda entró en su mente ¿Qué pasaría si Kirov no
podía ganársela? ¿Qué pasaría si Cruxan encontrara el cristal de
Luxirian robado en su puesto de avanzada, donde se rumoreaba que
estaba y Lani regresaba a la Tierra?
Kirov había introducido un código de entrada con demasiada fuerza y
la pantalla Com se agrietó, quebrándose bajo sus dedos.
¡Vrax! Vaxa’an miró la pantalla y luego a él. Kirov repararía la
pantalla en la mañana, pero tenía la sensación de que cualquier trabajo
adicional esa noche resultaría infructuoso. Se levantó. A Vaxa’an le
dijo:
— Volveré a Troxva en cuatro lapsos.
— Tres —dijo Vaxa'an— Necesitarás un lapso para prepararte para
la celebración y cualquier problema que surgiera en tu puesto de
avanzada en tu ausencia.
Kirov dejó escapar un suspiro. Tres lapsos, apenas le quedaba tiempo.
— ¿Has recibido noticias de Cruxan sobre el cristal? Debería haber
llegado a su puesto de avanzada a estas alturas —Kirov dijo a
continuación, para distraerse del pánico creciente que empezaba a
sentir. Comenzó a cerrar las Coms por esta noche.
— No —respondió su amigo— Ha hecho preguntas, pero hasta ahora
nada.
Prácticamente el alivio casi le hizo temblar su mano sobre la agrietada
pantalla. La mirada de Vaxa’an se dirigió hacia la grieta y le dijo:
— Encuentra una mujer esta noche, Kirov. Sacia tu lujuria y tu
agresión. Estás empezando a preocuparme otra vez.
Kirov casi se río. No habría otra mujer para él de ahora en adelante.
Página | 86
No había otra mujer sino su luxiva. Sólo el pensamiento de aparearse
hizo que su estómago se revolviera. Debido a que Vaxa’an lo estaba
observando de cerca, sacudió la cabeza en un cabeceo
— Lo intentaré.
***
Lainey estaba tumbada despierta en la cama. Durante las últimas dos
horas había tratado desesperadamente de conciliar el sueño, dando
vueltas y girándose en la cómoda cama, contando ovejas, repitiendo
canciones en su mente de memoria que siempre solían calmarla.
Nada funcionó.
Finalmente, se levantó de la cama y se acercó a una de las dos
ventanas en su dormitorio. Se debatió con salir a la sala de estar, pero
sabía que Vixron todavía estaría allí. Como siempre estaba.
Ninguna de las ventanas de su habitación mostraba la impresionante
vista de Luxiria como las de la sala de estar. Su dormitorio estaba en
la parte trasera de la casa, pero una de ellas mostraba un pedazo de si
estiraba su cabeza justo a la derecha. Estaba buscando un manera de
abrirla.
Lainey finalmente encontró un pequeño botón en el costado y cuando
lo presionó, el vidrio se deslizó silenciosamente contra la pared de
metal, completamente oculto a la vista. Cuando presiono el botón de
nuevo, el cristal reapareció.
Sonrió. Guay.
Lainey dejó la ventana abierta, dejando que la brisa fresca del aire
nocturno le calmara la cara. Su piel se sentía tensa y caliente, y Lainey
sabía que se había quemado por el sol al estar de pie en la terraza
demasiado tiempo esa tarde con Kirov. Página | 87

A pesar de su piel punzante, solo pensar en él la hizo apretar el


estómago con ganas, frustración, e inquietud.
Negó con la cabeza, tratando de borrarlo de su mente.
Escuchó el zumbido familiar del motor de un aerodeslizador encima
de ella, el sonido cada vez más fuerte a medida que se acercaba. Su
aliento se atascó y se acercó a la ventana al igual que anoche, escuchó
el aterrizaje del aerodeslizador en el final de la terraza y Lainey supo
que era él, regresaba de donde había estado desde que se había ido esa
misma noche.
A pesar de que se dijo a sí misma que no quería verlo, estiró el cuello
por la ventana aún más para atrapar un vislumbre de él. Pero la casa
de al lado no le permitió verlo y eso la frustró.
Se quedó sin aliento cuando oyó pasos en la piedra de la terraza,
acercándose a su casa. Y como una cobarde, Lainey se metió de nuevo
dentro de la ventana, mordiéndose el labio cuando lo escuchó entrar
por la puerta principal.
¿Vendría a verla? se preguntó, sin estar segura de si quería eso o no.
Acechando, escuchó su voz y lo escuchó hablar en voz baja con
Vixron. Solo comprobaba, parecía, aunque no podía distinguir las
palabras, ni siquiera podía decir si hablaban en inglés o luxiriano.
Después de otro momento, oyó que la puerta principal se abría y se
cerraba de nuevo. Los pasos resonaron, pero la decepción la hizo caer
cuando los oyó retirarse de nuevo por la terraza.
Página | 88
Lainey parpadeó, frunciendo el ceño y corrió de regreso a su lugar en
la ventana, estirando la cabeza para ver si realmente se había ido. No
había rastro de él. Lainey dejó escapar un largo suspiro, sin estar
segura de qué pensar. Sacudiéndose, decidió que no importaba si
venía a verla o no.
Entonces, ¿por qué se sintió tan decepcionada? Era mejor para ella si
se mantenía alejado, ¿verdad? Al menos no estaría tentada de hacer
algo estúpido. Lainey respiró el aire puro y fresco, dejándolo llenar
sus pulmones y aclarar su mente. Nada se había sentido tan bien,
especialmente después de la abrasadora tarde.
Cerró los ojos, saboreando, intentando pensar en nada en absoluto
excepto lo maravilloso que se sintió.
Un ligero susurro llegó a sus oídos y sus ojos se abrieron. Se quedó
sin aliento, con los ojos llenos de sorpresa, cuando vio a Kirov.
Había venido de la parte de atrás de la casa, no del frente.
Probablemente para no alertar a Vixron. Lainey abrió la boca, pero la
mano de Kirov se acercó y presionó sus dedos contra sus labios para
mantenerla tranquila.
Llevaba una túnica negra y apretada que abrazaba su cuerpo, su pelo
negro se balanceaba detrás de él, mezclándose con la tela oscura pero
fueron sus ojos los que llamaron su atención. Aquellos malditos ojos
hermosos que la sujetaron en su lugar y la hicieron pensar y desear
cosas que no debería.
Lainey lamió sus labios repentinamente secos, olvidándose por un
momento que sus dedos estaban allí. Se puso rígido cuando su lengua
tocó su carne y Lainey vio que su garganta se agitaba mientras
tragaba. Página | 89

Lentamente, retiró su mano, pero se presionó más cerca, bastante más


cerca por lo que Lainey tuvo que estirar su cuello para encontrarse
con su mirada. Sus brazos cubrieron el alféizar de la ventana, su
postura se relajó, pero sus ojos sostenían la intensidad con la que se
había familiarizado.
— Necesitaba verte, luxiva—dijo, su voz tan tranquila que apenas lo
escucho.
Lainey se quedó callada, no muy segura de cómo responder ¿Cuando
alguna vez había estado sin palabras? Prácticamente nunca.
Pero tenía su lengua atada en nudos y ese conocimiento se lo
agradeció. Cuando no respondió, le preguntó:
— ¿Has pensado en nuestra discusión de antes?
Sus ojos se estrecharon y sus labios se curvaron hacia arriba.
Enloquecedor alienígena, pensó.
— ¿A qué discusión te refieres? —susurró. Su columna vertebral se
enderezó, su barbilla se levantó— La parte ridícula de, ¿soy tu —
compañera—? Gesticulo unas comillas en el aire, aunque sabía que
su relevancia pasó de largo para que las entendiera. — O la otra parte
ridícula ¿Dónde crees que estaré —calentando tus pieles—?
Sólo decirlo, la hizo sentir un poco sin aliento, lo que la irritó como
el infierno ¿Por qué sonaba tan sexy, tan primitivo? Ugh
— Ambas —respondió, sus ojos brillando con algo de, ¿diversión?
¿deseo?
— Estás loco, lo sabes, ¿verdad? —Susurró ella.
Página | 90
Su cuello giró, su mirada se deslizó por el callejón entre las dos casas.
Entonces sus ojos volvieron a los de ella.
— En tres lapsos, tendré que volver a mi puesto de avanzada, a
Troxva—le dijo— Vendrás conmigo.
Se le cayó la boca a Lainey. Se habría reído si no creyera que Vixron
lo oiría. Tal vez sería mejor si su guardia escuchara, pensándolo bien.
A menos entonces que irrumpiera en la habitación y estropearía lo que
fuera que estaba pasando entre ellos. Entonces, ¿por qué bajó su voz
aún más baja?
— Estas loco si crees que voy a ir contigo a cualquier parte.
Kirov no pareció desanimarse por sus palabras. Tenia esa misma
expresión tranquila en su cara y su lenguaje corporal le dijeron
simplemente lo relajado que estaba, hablando con ella en secreto en
su ventana tarde, por la noche. Sólo sus ojos mostraron lo mucho que
quería que estuviera de acuerdo.
— Espero una pelea de tu parte sobre el asunto —le dijo a ella—
Simplemente te informo para que estés preparada para irte cuando el
momento llegue.
¡El nervio de este macho!
— Tú... tú —Lainey comenzó, su latido del corazón tartamudeaba—
De ningún modo.
Suave, Lainey, realmente suave.
Frunció el ceño.
Entonces se quedó paralizada, sus labios se separaron cuando de
repente la alcanzó por la ventana para ahuecar su mejilla. Sus dedos
Página | 91
eran rudos, fríos pero se sentían bien en su piel. Frunció el ceño de
repente, su pulgar rozando sobre una sensible zona en el puente de su
nariz que la hizo estremecerse.
— ¿Qué es esto? —Susurró, sus ojos repentinamente concentrados en
ella— ¿Te paso algo? ¿Alguien te hizo daño?
Lainey frunció el ceño ante la preocupación alarmada en su mirada,
que rápidamente se transformó en ira ante la perspectiva de que
hubiese sido dañada. Aturdida, le dijo:
— No. No, nadie me hirió.
Kirov se relajó, pero solo un poco. Sus dedos se movieron hacia su
pómulo.
— ¿Qué es esto entonces? Parece que te has marcado.
— Es quemadura de sol —dijo, todavía no está segura de por qué
estaba dejando que le acariciara la mejilla. En cualquier momento lo
alejaría. En cualquier momento le diría que se fuera.
— ¿Quemadura de sol? —Repitió lentamente.
— Sí —dijo— Soy de piel clara. Me quemo fácilmente al sol y
ustedes un tienen dos soles aquí, a menos que no lo hayan notado.
Los arcos de la frente de Kirov bajaron.
— ¿Te quemas a la luz del sol?
— Eso me hace sonar como un vampiro —trató de bromear ¿Por qué
sonaba tan nerviosa? Cuando ni siquiera parpadeó en comprensión,
suspiró y dijo:
Página | 92
— Por lo general me cubro con un sombrero, para alejar el sol de mi
cara.
— Te encontraré este sombrero —Declaró en voz baja.
Lainey casi sonrió porque su guardia había bajado sin que se diera
cuenta, se preguntó si sabía siquiera qué era un sombrero, pero algo
le dijo que lo resolvería.
— ¿Te duele, luxiva? —Preguntó, su otra mano también subiendo
para ahuecar su otra mejilla, hasta que su cara estaba acunada en sus
palmas— ¿Hay una manera de curarlo?
¿Cómo sucedió esto? Y, lo que es más importante, ¿por qué dejaba
que sucediera?
Porque se siente bien, pensó en silencio, mientras lo miraba. Por una
vez, me siento bien hablando con alguien. Alguien que la intrigaba,
que la mantenía en estado de alerta. Se sintió bien susurrar con alguien
en secreto, por la noche, a través de una ventana abierta y se sintió
bien que Kirov la estuviera mirándola con preocupación, tocándola
como si pensara que una simple quemadura de sol era la peor posible
herida que pudiera soportar. Se sintió bien ser cuidada. Lo que era
patético. Pero Lainey se lo comió como unos dulces en la víspera de
Todos los Santos.
— Apenas me di cuenta —mintió. Por alguna razón, no quería que se
preocupará. Kirov frunció el ceño, sus fríos dedos rozaron las
quemaduras Y no sabía por qué, pero susurró,
— Eso se siente bien.
Sus dedos se detuvieron. Sus ojos se conectaron y se sostuvieron.
Entonces, comenzó a presionar sus dedos sobre su piel cálida de
Página | 93
nuevo, suavizándose sobre ella, aprendiendo la inclinación de su
nariz, la plenitud de sus mejillas, la pendiente de su frente. Fue
sorprendentemente íntimo y Lainey sintió... demasiadas cosas a la vez
No hay nada de malo en esto, trató de decirse a sí misma, cerrando
sus ojos por un breve momento y se sintió tentada a sonreír cuando lo
sintió cepillar sus pestañas, aprendiéndolas también. No había daño
en dejar que la tocara. No había daño en bajar la guardia, aunque solo
sea por este momento.
No importaba que su corazón estuviera tartamudeando en su pecho o
que sus pezones estuvieran apretados por el deseo, o que se preguntara
si Kirov exploraría otros lugares de su cuerpo con igual reverencia y
paciencia.
No, de solo por esa noche. Porque estaba aburrida y sola... y la hizo
sentir decididamente no aburrida y no sola. Eso era lo que se decía a
sí misma, al menos.
Página | 94
Lainey se despertó tarde a la mañana siguiente, a juzgar por la luz
brillante que se filtraba en su habitación y la forma en que ya estaba
sudada en su túnica. Había arrancado las pieles en las que durmió y
simplemente se quedó allí por un momento, la noche anterior volvía
a ella rápidamente.
— Eres un tonta, Lainey—Susurró para sí misma, todavía capaz de
sentir el toque de Kirov. Cerró los ojos con fuerza ¿Por qué le había
dejado que la tocara?
Lainey era una imbécil por tocarle, pero no tenía la intención de
dejarlo saber, no es que lo verbalizara. No necesitaba hacerlo,
prácticamente lo rogaba con solo su lenguaje corporal. Dejó escapar
un suspiro.
Lainey no recordaba cuánto tiempo habían estado allí, en silencio,
cuando la había tocado a través de la ventana, pero todo era demasiado
pronto, le había dicho que necesitaba irse.
No había confiado en su voz, así que simplemente asintió. Y con una
última y prolongada mirada, había desaparecido de la forma en que
había venido, sus pasos tan silenciosos mientras se retiraba, que
Lainey sabía que Vixron no sospecharía una sola cosa.
¡Estúpida, estúpida, estúpida!
Lainey no pudo evitar echar un vistazo a la ventana y su respiración
se atascó cuando vio algo colocado en el alféizar ¿Había vuelto?
Apresuradamente, se levantó de la cama y corrió hacia la ventana. El
cristal todavía estaba abierto, lo que explicaba por qué hacía tanto
calor en la habitación esta mañana. Lainey se dio cuenta de que había
olvidado cerrarla, había estado aturdida y confundida por su Página | 95
encuentro con Kirov cuando tropezó de nuevo con la cama.
Había dos objetos asentados en el alféizar y ambos la tenían
inclinando la cabeza hacia un lado, perpleja. El primero era un vial de
un líquido claro. Curiosa, la destapó lentamente, levantándolo a su
nariz para olerlo.
El olor era agradable, pero tenía una calidad astringente, vacilante, se
frotó un poco el dedo y jadeó porque se sentía fresco, como el aceite
de menta. Y de repente, supo para qué era y por qué se lo había traído.
Lo frotó sobre las quemaduras de su cara e inmediatamente suspiró,
sintiendo alivio cuando el líquido fue absorbido por su piel. Funcionó
mejor que cualquier gel de aloe vera que hubiera sentido nunca.
Con cuidado, colocó la tapa, no queriendo perder una sola gota porque
tenía la sensación de que lo necesitaría. El segundo objeto era mucho
más desconcertante, pero si Kirov no le había dejado instrucciones,
debe pensar que sería capaz de entenderlo por su cuenta.
Y ese pensamiento la puso a trabajar determinada porque Lainey
siempre estaba preparada para un desafío y no quería que Kirov
pensará que no era inteligente, especialmente porque era un asesor de
tecnología de cotización, lo que sea que significara.
El objeto era una pequeña esfera de metal, pero a pesar del material,
se sentía increíblemente ligero. Era de color del hierro y giró la esfera
sobre sus manos, buscando algún tipo de interruptor o botón.
Finalmente, encontró un pequeño círculo delineado en el metal y lo
golpeó con el costado de su uña, dejando caer la pelota con sorpresa,
cuando de repente se desplegó en sus manos, como un metal en flor,
hasta que se parecía a un pequeño... bueno, un pequeño OVNI, si
estuviera siendo honesta. Se elevó ligeramente en el centro, los lados
estallando hacia fuera. Página | 96

Se quedó sin aliento cuando una extraña serie de pitidos emitidos por
el objeto y se cernió justo en frente de ella. Lo estudió con cautela
pero cuando simplemente flotó, se relajó. Vacilante, lo alcanzó con
una mano, agitándolo por debajo y alrededor de sus lados, pero el
objeto estaba quieto. Estaba en silencio, aunque un flujo de algún tipo
de energía fluía desde el fondo, que era lo que asumió Lainey lo
impulsaba.
Mirando el mini—OVNI, trató de distinguir lo que podría ser o por
qué Kirov se lo había dado.
Extendió una mano lentamente, colocando su mano sobre el metal,
queriendo girarlo para ver si había otro botón oculto. Pero antes de
que pudiera, sonó otra serie de pitidos y su mano sintió un poco de
calor cuando el metal reaccionó a su toque.
Lainey apartó la mano y luego el OVNI voló sobre su cabeza, flotando
alrededor de cuatro pulgadas directamente sobre su cráneo.
¿Qué era eso?
Caminó hacia la cama, tratando de salir de debajo de él, pero la siguió,
zigzagueando rápidamente para mantenerse al día con ella.
Se lanzó de nuevo a la ventana, pero una vez más, el OVNI se quedó
cerca.
¿Era esto una especie de broma? Se preguntó, mirando al OVNI con
desconcierto pero entonces la golpeó.
Sabía lo que era y se dio cuenta de que no podía mas que reírse y
cuando terminó de reír, una pequeña sonrisa permaneció en su cara
mientras cerraba la ventana de su habitación y salió a la sala de estar,
preguntándose si lo vería ahí. Página | 97

La decepción la hizo sonreír un poco cuando vio a Vixron de pie


junto a la puerta. Se enderezó cuando la vio, frunciendo el ceño
cuando vio a su amiga ovni.
— Ya era hora, dormilona —Crystal comentó, aunque su voz era
distraída y no la miró.
Cuando Lainey se acercó más al pozo de fuego, donde Crystal estaba
sentada entre los cojines, vio algo que se parecía a una tableta en su
regazo. Como un... iPad.
El pecho de Lainey se calentó, su estómago palpitaba de una manera
que la hizo apretar una mano hacia ella. Kirov había recordado lo que
había dicho, acerca de que a Crystal le gusta dibujar. Había sido fiel
a su palabra y a Lainey le gustó que cumpliera sus promesas.
La rubia estaba dibujando usando un lápiz negro, en el delgado
dispositivo, dibujó en una tableta con luz de fondo en su regazo.
Entonces, hizo clic en un botón y la tableta emitió haces de luz de
color y para sorpresa de Lainey, vio la imagen que Crystal había
estado dibujando: un boceto intrincado y detallado del muelle de
Santa Mónica convertirse en una imagen tridimensional. Manipulada
y giraba el dibujo en el cristal, girándolo para verlo desde todos los
ángulos.
— Es tan genial, ¿no? —Crystal se sonrojó y Lainey escuchó la
sonrisa en su voz finalmente, la rubia miró hacia arriba, todavía
radiante pero su sonrisa vaciló cuando vio el OVNI—Um, ¿que
demonios está flotando sobre tu cabeza?
Lainey se río y se dejó caer sobre los cojines junto a Cristal, con ganas
Página | 98
de ver más de su dibujo. Su amiga ovni la siguió. Sonriendo,
respondió Lainey:
— Es mi sombrero —Crystal la miró como si le hubieran crecido dos
cabezas... lo cual era cierto— Parece que la Navidad llegó temprano
este año.
Todo gracias a un cierto embajador alienígena. Más tarde esa tarde,
Lainey estaba sentada en el balcón de la terraza. El borde de la
barandilla era lo suficientemente ancho para que se sintiera a salvo,
teniendo en cuenta que la caída era considerable. Vixron había
protestaste cuando la había visto por primera vez allí, pero Lainey era
terca, algo que debería saber para entonces.
A pesar del calor, tenía una manta de piel sobre las piernas y una
similar envuelta alrededor de sus hombros para proteger su piel
expuesta al sol. Inclinando su cabeza hacia atrás, miró a su mini—
OVNI, lo que mantuvo su cara a la sombra del sol perfectamente.
Incluso parecía sentir donde estaba el sol y se ajustaba en
consecuencia para mantenerla en el cantidad óptima de sombra.
Era un pequeño artilugio genial e hizo que Lainey quisiera tener uno
de vuelta en la tierra. La habría salvado de un montón de dolor por las
quemaduras de sol.
Sus orejas se levantaron, su espalda se enderezó cuando escuchó que
se aproximaba el aerodeslizador. Y efectivamente, un momento
después, una mancha en la distancia se hizo cada vez más grande a
medida que se acercaba a la terraza. El corazón de Lainey palpitó en
su pecho y tomó un sorbo de agua de su jarra, que había traído afuera
con ella para su tarde de relax. Todo lo que necesitaba era una silla de
salón con margarita con una gran sombrilla puesta.
Página | 99
Kirov apareció a la vista, pero su cara era ilegible. Eso la sorprendió
cuando aterrizó su aerodeslizador directamente delante de su casa, no
frente a la suya.
Lainey ni siquiera tuvo tiempo de pensar en eso antes de que estuviera
saliendo del aerodeslizador, su cuerpo musculoso sorprendentemente
ágil.
— Desciende de allí, hembra —Dijo con voz áspera, corriendo hacia
ella— ¡Vrax, eso es peligroso!
— Bueno, hola a ti también —murmuró e inmediatamente se puso a
la defensiva. Nunca le había gustado que la gente le dijera qué hacer—
He estado sentada aquí toda la tarde. Relájate —Lani soltó en tono
cortante.
— ¡Baja ahora!
Ohhhh, no, no lo hizo, pensó, entornando los ojos.
— No me digas qué hacer —le siseó, como una niña. Incluso Lainey
reconoció que podía ser una mocosa a veces, pero había algunas cosas
que realmente no le gustaban.
Kirov estaba parado a solo un par de pies de distancia y cuando hizo
por alcanzarla, se apartó, plantando una mano en la repisa para
estabilizarse.
Juró que su rostro palideció cuando le soltó:
— ¡Vrax! Detente.
Lainey estaba frunciendo el ceño pero lo estudió. Lentamente,
comenzó al darse cuenta de que lo que estaba leyendo en su cara no
era agresión, era el miedo. Preocupación.
Página | 100
Detrás de él, Lainey vio a Vixron y Crystal flotando en la puerta,
venían a ver que era la conmoción. Otra vez, Vixron observaba a
Kirov con una expresión que usaba a menudo con ella: sospecha. Pero
el guardia no se movió hacia ellos. Kirov pasó una mano por uno de
los cuernos negros que sobresalían de su cráneo Sus ojos azules
sobresalían y vio sus narices enrojeciendo.
—Lani, por favor —suspiró, pensando que podría regresar a su
posición cuando se fuera, ella giró sus piernas y se empujó al balcón,
saltando hacia abajo. Dejó que las mantas que cubrían su piel se
deslizaran de su cuerpo en una piscina en la terraza de piedra. Pero su
ovni todavía seguía, sombreado su cara.
— Aquí ¿Feliz? —preguntó, cruzando los brazos sobre su pecho.
La mandíbula de Kirov se tensó ante su descaro, pero el alivio en su
rostro fue evidente. Sus hombros se hundieron y exhaló un agudo y
silbante aliento.
Dio un paso hacia ella, pero se detuvo, mirando por encima de su
hombro, vio a Vixron y Crystal.
Kirov le soltó algo en luxirian y Vixron sacudió su cabeza con un
movimiento de cabeza, llevándose a Crystal de vuelta al interior, la
puerta se cerro detrás de ellos.
— Eres muy mandón, ¿lo sabías? —no pudo evitarlo, pero sabía que
todavía estaba irritada.
Una vez que estuvo seguro de que Vixron estaba fuera de la vista,
Kirov se movió de nuevo, acercándose a ella de una manera que hizo
que su respiración se enganchara.
Página | 101
De repente, extendió la mano, envolviendo su mano alrededor de la
parte posterior de su cuello, tirando de ella más cerca. A pesar de que
sus ojos se estrecharon, su cuerpo pensó que era un tipo... sexy.
Maldito sea.
— No vuelvas a ponerte en peligro innecesariamente, luxiva, ¿me
entendiste?
Lainey ignoró su repentina excitación y le siseó:
— No soy un niña, Kirov. Estaba bien.
Kirov la miró y luego dijo algo en luxirian, eso sonaba como un
arrepentimiento, su frustración obvia. Entonces esa mirada ardiente e
intensa de él volvió plena y por un momento, la mente de Lainey se
volvió un poco confusa.
— Hembra —Gruñó— Sé que te niegas a reconocerlo, pero como mi
compañera, si mueres —parecían forzadas las palabras— Muero
también. Es simple.
Sus palabras hicieron que Lainey se tambaleara, pero empujó sus
hombros para tratar de hacer que la soltara. También podría haber
tratado de empujar una roca.
— Así que, esto es solo sobre ti, ¿eh? —silbó, el calor y su
rendimiento masculino alfa dominante la puso de mal humor— ¿Y
tu preciosa vida?
—Vrax, ¿debes pelear conmigo por todo?
— ¡Sí! —Gritó ella.
— ¿Por qué? —gruñó de nuevo, todavía mirándola. Su mano fue
apretando alrededor de la parte posterior de su cuello, pero no lo
suficientemente apretado como para doler. Sólo lo suficientemente
apretado como para hacerle saber que estaba allí y que no la dejaría Página | 102
retirarse. La hizo sentir atrapada.
— Porque —dijo, lanzando sus ojos, tratando de ver más allá de él
por un escape— ¡Porque lo necesito!
— ¿Por qué? ¿Por qué lo necesitas? Dime.
Para su horror, su garganta se apretó con repentina emoción y sintió
un pinchazo familiar cuando sus ojos se llenaron de lágrimas.
— Porque... ¡ya nada está bajo mi control! —finalmente estalló, sus
hombros cayeron ligeramente después.
Contrólate, gritó mentalmente. Dios, esto era embarazoso ¿Por qué
siempre se encontraba avergonzada en situaciones a su alrededor?
Lainey se aclaró la garganta, empujando hacia abajo la emoción que
amenazaba con estallar. Antes de que ella hubiera sido secuestrada
por extraterrestres, antes que Nadine hubiera muerto de cáncer de
mama, le había ido bien. Más que bien, alejada de la relación tóxica
que había tenido con sus padres, Lainey había prosperado. Su música
había florecido. Había amado toca el piano de nuevo y redescubrir lo
que la había enamorado en primer lugar. No se había sentido como
una tarea, solo para hacer a su madre feliz, solo para que su madre
pudiera presumir de ella con falsos amigos de la sociedad.
Había crecido finalmente. Se había sentido fuerte, independiente pero
desde que Nadine, desde su secuestro, había revertido en la mujer que
una vez había sido. Amarga, arremetiendo contra cualquiera que
pudiera, luchando porque se sentía mejor que estando en silencio.
Toda su vida, las decisiones que habían tomado por ella, forzadas en
ella.
Era por eso que odiaba cuando alguien le decía qué hacer o la
Página | 103
criticaba. Se sentía como un ataque y Lainey volvía a atacar y todo
estaba saliendo, justo en ese momento y era difícil ocultárselo a Kirov,
quien la obligaba a enfrentarlo, a mirarlo, quien no la dejaría volverse
para lamer sus heridas en privado.
— Yo... Yo sólo quería sentarme allí —dijo, respirando a través de su
nariz, bajando la mirada para mirar el pecho de Kirov, por lo que no
tendría que mirarlo a los ojos— Así que lo hice.
Estaba mortificada cuando su voz salió tan pequeña. Era un desastre.
Un desastre emocional. Un minuto, estaba enojada, la siguiente
excitada, y ahora estaba a punto de tener una crisis.
Te debes una, susurró una vocecita. No había arrojado una sola
lágrima desde que Nadine había muerto. Ni siquiera desde que había
sido secuestrada. Una pequeña crisis podría incluso ser saludable para
ella, en este punto.
No quería que Kirov lo viera. No quería que pensara que era débil,
aunque se había dicho a sí misma que no le importaba Lo que pensaba,
le importaba.
Lainey sintió que su cálida mano que apretaba la parte posterior de su
cuello. Eso le hizo temblar el labio inferior. Kirov no dijo nada
cuando se acercó a ella y por solo una vez, Lainey se permitió
presionar su frente contra su pecho, su mini—OVNI se deslizo para
acomodar a Kirov, incluso como si supiera que necesitaba esto.
Sus brazos la rodearon, fuertes y seguros, y sus cuerpos presionados
juntos, hasta que pudo sentir su frente entera contra la suya.
Cuando inhaló, descubrió que su olor la complacía inmensamente. No
era nada que pudiera ubicar. Solo era... él. Contra su frente, sintió
vibraciones sutiles cuando comenzó a ronronear desde lo más
profundo de su garganta. A pesar de que le pareció extraño, al oírlo la Página | 104
consoló, hizo que sus músculos se relajaran contra él, hasta que
prácticamente la estaba sosteniendo. Escuchó los latidos de su
corazón, un estruendo, diferente al suyo, lento y lánguido. Algo se
asentó en ella y se calmó. Su respiración volvió a la normalidad y se
dio cuenta de algo.
Se sentía bien tenerlo abrazándola. A pesar de que apenas se conocían,
a pesar de que discutían constantemente, incluso aunque Lainey no
estaba segura de si quería gritarle o golpear su cerebro... no podía
negar que Kirov daba unos abrazos increíbles.
— Lo siento —susurró, aunque era difícil de decir, se aclaró la
garganta— Lo siento, me asusté por un momento.
— Nunca te arrepientas de eso, luxiva—Dijo y las palabras vibraban
contra su piel— No debería haberte empujado por ese camino. Pero
me asustaste cuando te vi en la cornisa. Lainey suspiró contra su
túnica.
— Has malinterpretado lo que dije —dijo suavemente— Si mueres,
no es como si los destinos simplemente terminaran mi vida también.
Lo haría por mí mismo.
Se quedó sin aliento y se echó hacia atrás para mirarlo. Su expresión
era seria, sombría.
— Eso no es divertido —dijo, igualmente tranquila.
— Es la manera luxiriana—le dijo a ella— Los instintos son
poderosamente efectivos. Una vez que se despierta, nada puede
detenerlo. Compañeros predestinados simplemente no pueden
sobrevivir sin el otro. Eso es un hecho. Si tu murieras, sería como si
la mitad de mi alma se hubiera desgarrado. No se puede vivir una vida
a medias. Página | 105

— Ni siquiera me conoces, Kirov—le dijo, aunque el tono era suave,


a pesar de que el latido de su corazón se aceleró repentinamente en su
pecho.
— Eso llegará con el tiempo —dijo— Pero incluso tú no puedes negar
esto. Sientes que el instinto te une a mí, ya que me ata a ti.
Lainey tragó, los pelos de sus brazos se pusieron de punta a pesar del
calor.
— Yo... no sé lo que siento —dijo.
Los labios de Kirov se levantaron, pero algo al respecto puso a Lainey
tan triste. Y el hecho de que podría estar triste o decepcionada debido
a él lo sacudió en su núcleo.
— Deseo mostrarte algo esta noche —murmuró después de un breve
momento de silencio tenso— Quiero llevarte a una parte.
— ¿Qué? —Susurró Lainey, frunciendo el ceño— Pero Vixron...
— Vamos a ser cautelosos —dijo, sus ojos azules brillando dorados
por un breve momento a la luz del sol— Yo... necesito verte. Dónde
solo estemos nosotros. Donde no tenemos que susurrar cuando
hablamos, donde puedo tocarte sin preocuparme de que tu guardia
pueda verlo —Lainey no pudo evitar suavizar eso— ¿Vendrás
conmigo? —Preguntó de nuevo. Y como Lainey era una tonta, asintió,
a pesar de que pensó que podría ser el mayor error de su vida, asintió.
Página | 106
Tarde esa noche, cuando la luna estaba en lo alto, Kirov había
regresado del centro de mando, impaciente por ver a su hembra.
Cada momento que estaba separado de ella se sentía antinatural. Los
luxirianos necesitaban estar cerca de sus compañeros. Era una
compulsión, una necesidad.
Cómo había logrado dejarla era un misterio para él. Cómo se las había
arreglado para resistir el paso del tiempo... ni siquiera lo sabía.
No había hecho ningún progreso en su trabajo, su mente
completamente consumida por ella, no por su último proyecto, que
era una anomalía en sí mismo.
Así que el momento en que Kirov aterrizó su aerodeslizador en la
terraza, tuvo que calmarse. Si era demasiado apresurado, Vixron
podría sospechar aún más de lo que ya lo hacía.
El guardia estaba estacionado dentro de la vivienda. Las hembras no
estaban a la vista, probablemente se habían ido a dormir a sus
plataformas, e incluso Kirov se preguntaba si iba a encontrar su luxiva
dormida.
— Embajador —Vixron asintió, llegando a sus pies, desde el pozo de
fuego.
— Debo regresar al centro de comando, pero Vaxa’an deseaba que lo
consultara con usted —Kirov dijo, la mentira cayendo fácilmente de
sus labios, especialmente si eso significaba que podía pasar algún
tiempo con su hembra, lejos, solos.
— Las hembras se fueron a dormir hace mucho tiempo —le dijo a
Kirov— No espero que se despierten hasta que salgan los soles.
Asintió y dijo:
Página | 107
— Bueno. Voy a ver sobre hacer de relevo para ti mañana por la noche
para que puedas descansar una noche completa, ¿sí?
— Gracias, embajador —Vixron dijo, aunque sus ojos eran
cuidadosos.
Kirov inclinó la cabeza y luego se fue, cerrando la puerta firmemente
detrás de él. Hizo una demostración de caminar de regreso a su
morada, pero luego hizo lo que hizo la noche anterior, cortar en el
callejón y caminar tranquilamente por la parte de atrás de las
viviendas hasta que estuviera de vuelta donde comenzó.
Su ventana estaba abierta y su respiración agitada con anticipación.
Los luxirianos tenían mejor audición, mejores sentidos en general,
que la mayoría de las especies, por lo que Kirov empleó todas las
técnicas que le habían enseñado durante el entrenamiento de
guerreros para asegurarse de que Vixron no lo escucharía mientras se
acercaba a la ventana, mirando dentro, la vio. Estaba sentada al pie de
la plataforma para dormir, jugando ociosamente con el dispositivo
que había hecho para ella, había descubierto cómo retraerlo de nuevo
a su forma esférica y lo tiraba de un lado a otro entre sus manos.
Los destinos, es hermosa, pensó, asombrado, su cuerpo le dolía de la
necesidad que sentía por ella. Nunca había pensado que una necesidad
y este potente deseo fueran posibles, a pesar de que los luxirianos
siempre habían sido conocidos por su intensidad feroz cuando se
trataba de apareamientos.
Su pene estada casi siempre duro y doloroso, incluso cuando no estaba
cerca de ella. Solo su recuerdo, su olor, sus ojos, sus labios, su voz
podía hacer que su instinto merodeara en su pecho instándolo a
regresar con su hembra para que pudiera aparearse con ella a fondo. Página | 108
Para que pudiera marcarla, llenarla con su semilla, así que cada
hombre a su alrededor supiera que era suya y solo suya.
¡Vrax! Toma el control, se dijo, apretando la mandíbula. Solo cuando
había presionado la voluntad de su instinto reduciéndolo ligeramente,
dijo en voz baja:
—Luxiva.
La cabeza de Lani asomó a la ventana. Antes, sus ojos habían estado
desenfocados, como si no hubiera sido consciente de su entorno,
como si hubiese estado en un lugar tranquilo en su propia mente.
Kirov quería conocer esos lugares. Quería saber todo sobre ella, lo
que la hacía feliz, lo que encendía esos hermosos ojos con emoción,
lo que hacía que su mente funcionara.
Quería saber qué temía en la vida para que Kirov pudiera asegurarse
que esos temores nunca cobraran vida, quería saber qué la había
entristecido en la terraza esa tarde con él, un recuerdo que aún lo hacía
querer rugir, ese recuerdo de sus ojos llorosos y manos temblorosas.
Quería conocerla.
Había tenido razón antes. No se conocían. No todavía. Pero Kirov no
tenía que saber todo sobre ella para saber con una certeza que nunca
había sentido, que estaba destinada para él y que estaba destinado para
ella.
Incluso si Lani seguía negando su conexión con palabras, no podía
negar su conexión de otra maneras. Le gustó cómo lo miró, cómo sus
labios se separaron en conciencia y su cuerpo se aflojó al verlo, como
en este momento.
Su luxiva tal vez ni siquiera fuera consciente de que su cuerpo le
Página | 109
estaba diciendo todo lo que necesitaba saber. Arrojando la esfera
sobre la plataforma para dormir, se levantó y se le acercó por la
ventana.
— Casi pensé que no vendrías —susurró, metiendo un mechón de
pelo detrás de la oreja. Lo miró como nunca lo había mirado antes y
Kirov ladeó la cabeza,
tratando de discernir lo que era. Estaba nerviosa, se dio cuenta,
parpadeando de sorpresa ¿Nerviosa, por que no viniese? ¿O algo mas?
— Nunca te abandonaría —dijo tranquilamente, como si fuera obvio,
frunció el ceño ¿Cómo podría pensar tal cosa?— ¿Qué está mal? ¿Has
cambiado de opinión?
— No —susurró rápidamente— No, yo solo... simplemente no he
tenido una primera cita en un tiempo, supongo.
Sonrió de una manera que hizo que Kirov pensara que sus palabras
eran bromas, una broma, aunque no entendía qué era una —cita—.
Frunció el ceño, mostrando su confusión y le dijo tranquilamente.
— No importa ¿A dónde vamos?
Los labios de Kirov se curvaron ante su curiosidad.
— Ya verás.
Lani puso mala cara a eso y Kirov casi gimió, su pene engrosándose
aún más, lo que no creía posible. Su expresión cambió y preguntó en
voz baja:
— ¿Por qué estás mirándome así?
Kirov exhaló un fuerte suspiro. Si tan solo conociera los perversos
pensamientos que tenía sobre ella, podría replantearse venir con él.
Página | 110
— ¿Estás lista ? —Preguntó en su lugar. En su vacilante asentimiento,
dijo— Empújate a ti misma en el alféizar.
El alféizar era alto para ella, llegando hasta sus pechos, pero logró
saltar lo suficiente para que Kirov pudiera engancharla su cintura a
través de la ventana abierta y levantarla para sacarla fácilmente, sin
hacer demasiado ruido. El único problema, un momento después, era
que la maniobra que realizó Kirov hizo que su túnica subiera por sus
muslos. Muy por encima de sus muslos.
—Vrax—maldijo, casi olvidando que necesitaba estar tranquilo.
Sus manos todavía estaban envueltas alrededor de su cintura
curvilínea, manteniendo la túnica trababa en su posición y la puso en
pie sobre el terreno frente a él... pero no podía apartar la vista de
aquellos muslos... y lo que hay entre esos muslos estaba
completamente a la vista. Su coño era rosa, con mechones de pelo rojo
claro y tenue y fue solo hasta ese momento cuando se dio cuenta de
que podía oler su excitación.
Sus manos la mantuvieron en su lugar, incluso cuando comenzó a
retorcerse, vio la humedad en sus muslos internos.
¡Vrax, vrax, vrax!
Ahora sabía por qué tenía una expresión distante, desenfocada en su
cara cuando la había visto por primera vez.
— ¿Estabas pensando en un hombre, luxiva? —Gruñó suavemente,
acercando sus labios a su oído, porque temía que si continuaba
mirando su hermoso coño, podría hacer algo...imprudente — Dime
que fui yo quien hizo que te doliera tu sexo.. —
La oyó jadear y se retorció en sus brazos de nuevo, intentando bajar
Página | 111
su túnica.
— Eso no es asunto tuyo —siseó y el corazón de Kirov tamborileo en
su garganta, la sangre corriendo por los celos repentinos, ante la
perspectiva de que su mujer podría haber estado pensando en otro.
— ¿Tienes un hombre en la Tierra? —Dijo con voz áspera, su cuerpo
aún seguía, el temor se acumulaba en su estómago, enfriando
momentáneamente su excitación. Se echó hacia atrás para mirarla a
los ojos porque necesitaba saber la verdad. Porque si decía que lo
hacía, la miraría a los ojos y le diría que estaba solo él, desde este
momento en adelante, que podía y se olvidaría de cualquiera que
viniera antes.
Su expresión se calentó, sus labios se fruncieron con molestia cuando
Kirov inhaló, recibió otra gran dosis de su excitación y se dio cuenta
de que a ella le gustaba esto.
Gruñó bajo en su garganta, sus músculos cambiando y creciendo, su
instinto lo empujó a aparearse allí mismo, contra la pared de la
vivienda, entonces Vixron se condenaría. Kirov necesitaba borrar
cualquier otro hombre de su mente y un pene profundamente
enterrado en su sexo de un guerrero luxiriano haría precisamente eso.
— Dime —escupió.
— Quizás lo haga —siseó de nuevo, un poco salvaje y un poco feroz
como un privixi, desenvainando sus garras— ¿Qué harías al respecto?
— No quieres saber lo que haría —Kirov sonrió, pero se sentía lejos
de divertirse. Se sintió más como una revelación de sus dientes— Ya
no más. Solo soy yo y siempre seré yo ¿lo entiendes?
Página | 112
Sus labios se separaron, sus ojos se llenaron de calor... tal vez enojo
pero también deseo.
— Porqué eres dominante...
Antes de que pudiera terminar su oración, Kirov la levantó en sus
brazos con facilidad, envolviendo sus piernas apretadas alrededor de
sus caderas. Lo que puso su coño dolorido directamente sobre su pene
dolorida.
¡Vrax, su calor! Ambos apenas reprimieron un gemido y Lani lo miró,
con los ojos bien abiertos y un poco aturdidos, como si no supiera
qué,estaba pasando.
Los ojos de Kirov se estrecharon, decididos a hacer un punto.
Entonces comenzó a ronronear en voz baja y Lani dejó escapar un
grito ahogado que intentó silenciar.
Su ronroneo hizo vibrar su pecho y esa vibración fue directamente
hasta su pene. Sintió esa vibración contra su coño y sus manos subían
desesperadamente alrededor de su cuello y hombros, tratando de
aferrarse, cuando sus piernas se aflojaron por la conmoción.
Kirov le dio una sonrisa oscura y comenzó a caminar silenciosamente
por el camino del había venido, lo que provocó un sobresaltado
gemido de sorpresa de su hembra, caminando a lo largo de la parte de
atrás de las viviendas, afortunadamente, vacía. Permitió que su
ronroneo se fortaleciera cuanto más se iba alejando de Vixron.
Su luxiva se retorcía en sus brazos, sus manos apretadas en los
músculos que recubren la parte posterior de sus hombros. Parecía no
saber si quería alejarse o presionarse más cerca. Gruñó cuando la
atrapó meciéndose contra sus caderas muy ligeramente, pero luego Página | 113
pareció forzarse a quedarse quieta.
— Para, Kirov—susurró finalmente, una vez que llegaron detrás de
su propia morada, una vez que estaban acurrucados en una esquina
oscura, lo suficientemente lejos de Vixron donde no tenían que
susurrar más— Oh, vale, tú ganas. —
— Dilo, luxiva—dijo con voz áspera, cesando sus ronroneos por solo
un momento mientras esperaba. Su cuerpo estaba tenso, ya flotando
sobre el borde del orgasmo, manteniéndola así, sabiendo que estaba
recibiendo placer de su cuerpo... simplemente no en la forma en que
realmente quería que recibiera placer de él.
Cuando vaciló, ronroneó y gruñó profundamente en su pecho al
mismo tiempo. La cabeza de Lani se apoyó en sus hombros, sus ojos
se cerraron, los labios separados. Y Kirov casi tuvo un orgasmo en
ese momento porque nunca había visto nada más erótico en toda su
vida.
—Vrax, mujer. ¡Dilo!
— Yo... no tengo a nadie en la Tierra —finalmente admitió —Sus
ojos se abrieron y sus mejillas se enrojecieron aún más cuando
susurró— Estaba pensando en ti. —
Kirov se relajó un poco ante eso, el alivio atravesando sus
extremidades, sabiendo que ningún otro macho sostenía su corazón.
Sería solo él, una vez que lo ganará.
Empujó su frente contra la de ella, sus cuernos se enroscaron a través
de su cabello. Se sentía como lo más natural de todo el universo,
abrazarla de esta manera, sabiendo que ella estaba en el borde. Lani
dejó escapar un suspiro tembloroso y sintió que su aliento flotaba a Página | 114
través de su mejilla.
— Podría soltar mi semilla en mis coberturas como un joven inexperto
justo en este momento, solo mirándote — soltó, sus ojos trabados con
los de ella, tan cerca que podía ver manchas de verde en sus ojos
azules—Vrax, me llevas a la locura, Lani.
Se mordió el labio inferior enrojecida ante sus palabras, su respiración
áspera, su calor aún presionado en su pene.
— ¿Quieres correrte, hembra? —le preguntó en voz baja— Puedo
aliviarte.
Lani lo miró con los ojos abiertos y aturdida. Por suerte, podría decir
que estaba tentada pero dijo:
— N—no.
— ¿Nix?
Negó con la cabeza, la claridad volviendo a su mirada. Se mordió el
labio, su expresión de repente insegura, incluso tímida.
— No, no quiero... en este momento —dijo.
Kirov trató de leerla, temiendo que hubiera empujado demasiado pero
no se apartó de él, no empujó sus hombros. Parecía contenta de
quedarse en sus brazos. Ese conocimiento le calentó el pecho y
asintió.
— Muy bien —Pero tenía que estar seguro de que no había echado a
perderlo todo, así que preguntó— ¿Todavía deseas venir conmigo?
Sus manos se flexionaron sobre sus hombros, Lani se relajó un poco
y algo de la timidez en su expresión desapareció.
—Duh—susurró— Todavía estoy aquí, ¿verdad?—
Página | 115
La sonrisa de Kirov fue lenta. No sabía qué significaba —duh—, pero
pensó que era otra palabra para —sí— basada en el contexto.
Mentalmente, lo archivó, con todas sus otras palabras extrañas suyas,
que el implante de idioma no tradujo.
— Partamos entonces.
Página | 116
Kirov— ¿4… o 5? —Lainey— 0
Exhaló una respiración lenta, aunque temblorosa, pero era difícil
hacer pucheros sobre esa puntuación mediocre cuando estaba volando
en un maldito aerodeslizador, con la luna como su única fuente de luz,
con una brisa de Luxirian azotando su cabello.
Ah, y un hombre Luxirian detrás de ella, manteniéndola presionada
entre el panel de control y su cuerpo cálido y corpulento,
apresurándose a su destino desconocido. Un hombre de Luxirian que
le dio un sombrero para protegerla del sol. Un hombre de Luxirian
que la volvía loca, que la empujó cuando no quería ser empujada, pero
necesitaba serlo. Un hombre de Luxirian cuya enorme pene vibraba
cuando ronroneaba y gruñía.
Las mejillas de Lainey se sonrojaron de nuevo, todavía incapaces de
creer que las cosas entre ellos habían escalado tan lejos y tan rápido.
Un momento la había estado tirando de ella a través de una ventana,
intentando escabullirse como si fuera una adolescente que iba a pasear
en el Mustang de su novio a medianoche. Al momento siguiente,
estaba mirando su coño accidentalmente expuesto y gruñendo con un
ceño sexy sobre si tenía otro hombre.
Lainey nunca le admitiría que le había gustado verlo un poco celoso
Simplemente lo hizo aún más... intenso. Y ya era un loco intenso. La
había encendido aún más y antes de que lo supiera, estaba en sus
brazos, presionada contra su pene y su clítoris estaba vibrando.
Sí, las cosas definitivamente, definitivamente se habían escalado.
Ahora sabía que su voz se profundizaba, que sus músculos crecían y
sus ojos se volvieron tan oscuros que se veían negros cuando se
encendia, cuando jugó a propósito con su cuerpo, cuando le preguntó
si quería correrse. Página | 117

Gracias a Dios por la brisa fría porque Lainey podría estallar


espontáneamente en llamas. Los brazos de Kirov se apretaron
alrededor de ella y en su oreja, gruñó:
— Mujer, sé lo que estás pensando. Te puedo oler.
Lainey se mordió el labio. No sabía por qué rechazó su oferta para
hacerla correrse. El cielo sabía que lo necesitaba. Lo quería. Tal vez
antes de que la noche terminara, podría querer tontear con él un poco.
Era una cita, después de todo.
¿Masturbación con alguien en un aerodeslizador? pensó, incapaz de
borrar la sonrisa divertida que cruzaba sus labios. Además, no podía
negar que tenía curiosidad. Era curiosa por cómo sería el sexo con él.
No, como voy a tener sexo con él, enmendó silenciosamente. Al
menos no esta noche, el pequeño demonio en su hombro susurró en
su oreja. Lainey exhaló un suspiro tembloroso.
—Vrax, luxiva—dijo, su voz sonando ronca, inhalando
profundamente, su aliento silbaba en sus oídos.
— Lo siento —susurró, aunque la palabra fue borrada por el viento,
preguntándose qué significaba luxiva en su lengua.
Lainey no estaba completamente segura de que quisiera saberlo. No
pudo evitar sonreír cuando su mano se apretó sobre su cintura, una
advertencia para comportarse. Pero incluso Kirov debería saber para
entonces que a no le gustaba que le dijeran qué hacer.
— ¿Me dirás a dónde vamos ahora? —Preguntó, para distraerse,
distraerlo. Tenía la sensación de que si se lo proponía de nuevo, si le
gruñía en esa sensual y oscura voz, si deslizaba su mano ligeramente
más abajo... no sería capaz de resistirlo por segunda vez. Página | 118

Detrás de ellos, la Ciudad Dorada parecía una mota, aunque no habían


estado viajando por más de diez minutos. Kirov cedió y señaló en la
distancia una montaña en la distancia.
— En la base hay una corriente —le dijo— Voy allí a menudo. Calma
mi mente cuando lo necesito. Deseo mostrártelo.
Su corazón saltó, le gustaba que quisiera llevarla a un lugar que era
demasiado especial, era dulce y Lainey no estaba acostumbrada a lo
dulce.
Si estuviera siendo honesta, nunca había conocido a un hombre como
Kirov. Todos sus ex novios, si pudieran llamarse así, no eran... nada
bueno. Pero a Lainey no se le había permitido tener novios durante el
instituto, su madre decía que necesitaba concentrarse en su música
más que coquetear y en el momento en que Lainey se mudó a los
dieciocho y renunció al piano, había pasado por una fase de rebelión
después de los veinte años, había renunciado a los hombres por
completo después de un incidente con su novio de entonces, cuando
habiendo estado borracho, le dislocó su hombro cuando la empujó en
un pared. Como dijo, su gusto por los hombres había sido malo.
A Lainey le gustaba pensar que había crecido desde entonces. Era
quizás por qué no había tenido relaciones sexuales en dos años, por
qué rechazó citas de hombres que sabía que no serían buenos para
ella.
Porqué se había cerrado y mantenía su corazón encerrado detrás de
una pared de acero. Entonces Nadine había muerto. Y el mundo se
oscureció. Lainey se sacudió y dejó escapar un suspiro, no queriendo
pensarlo, no al menos en este momento. Página | 119

— Gracias por cierto —dijo, metiendo una hebra rebelde de pelo


detrás de la oreja. Se volvió un poco, inclinando su cabeza hacia arriba
para mirar a Kirov —Por mi sombrero. No te lo agradecí esta tarde.

Los ojos de Kirov se calentaron de placer y Lainey pudo sentirse que
ella misma se derretía un poco ante esa mirada.
Esto es malo, malo, malo, pensó.
— Me complace ver que funcionó correctamente —le dijo a ella—
No había tenido mucho tiempo para probarlo correctamente antes de
que tuviera que estar en el centro de mando esta mañana.
Ella frunció el ceño.
— ¿Probarlo?
—Tev. La idea se me ocurrió cuando te dejé anoche.
Sus labios se separaron.
— No me digas que realmente hiciste esa cosa anoche.
La miró, evaluando su expresión, antes de que sus ojos volvieran al
horizonte. El aerodeslizador viró a la derecha, llevándolos más cerca
de la montaña y comenzaron un lento descenso. Lainey siempre había
pensado que los hombres que conducían coches con confianza eran
sexy ¿Pero Kirov controlando un maldito aerodeslizador como un
experto? Increíblemente erótico.
Lainey tragó y trató de concentrarse en la conversación, pero fue
difícil ver sus manos grandes y masculinas moverse frente a ella, en
el panel de control.
Página | 120
— Lo creé anoche —dijo— Utilicé un material similar a la tecnología
de armadura que estoy desarrollando para nuestros guerreros.
Entonces lo programé en consecuencia.
Las cejas de Lainey se alzaron. Olvídate de volar un aerodeslizador.
Sabiendo que aparentemente era un loco inteligente era... maldita sea,
Lainey tenía la sensación de que ya era una desahuciada.
Definitivamente estaría recibiendo una masturbación en este
aerodeslizador más tarde.
— Eso es... eso es... —tragó.
Usa tus palabras niña, pensó. La mirada de Kirov volvió a ella y esa
sonrisa torcida regresó, aunque había una confianza detrás que casi
bordeaba la arrogancia. Le temblaban las rodillas.
— ¿Eso te impresiona, luxiva? ¿Te ablanda hacia tu macho?
Tu macho. Jesús Cristo
Levantó la mano y empujó un poco su hombro, aunque cuando se dio
la vuelta, no pudo evitar sonreír. Que dios la ayude, pero le gustaba
cuando coqueteaba con ella.
— ¿Entonces es eso lo que hace un asesor de tecnología? —Preguntó.
—Tev. Y superviso la rama de tecnología de nuestros laboratorios, la
mayoría de las bases de los cuales están en Troxva
—Troxva—Repitió, recordando la noche anterior, cuando le había
informado que tenía que regresar allí en tres días y que iría con él—
¿Que es eso?
— Mi puesto de avanzada —dijo, bajándolos más a medida que la
montaña se acercaba más y más— Soy uno de los primeros
embajadores del líder.
Página | 121
— ¿Y qué significa eso? —Preguntó ella, en voz baja, aunque su
mente estaba empapada en todo lo que decía. Quería aprender sobre
él, aunque en el fondo de su mente, se decía que no podría importarle,
que lo iba a dejar pronto de todos modos
Frunció el ceño ante el pensamiento, apretándose su pecho
inesperadamente.
— Hay seis puestos de avanzada repartidos en Luxiria.
— ¿Como otras Ciudades Doradas?
—Tev, pero un poco más pequeñas. La Ciudad Dorada es el centro de
nuestro planeta, la capital. Los puestos de avanzada tienen
poblaciones significativas pero cada uno tiene un propósito
específico.
— ¿Cuál es el propósito de Troxva?
— Tecnología. Es el puesto más alejado hacia el este, más cercano a
El Jaxvara. Es... —parecía buscar una palabra en inglés— Es un lugar
sagrado de los destinos, pero específicamente un lugar sagrado de
Jaxveer, el destino del conocimiento. Hace mucho tiempo, machos y
hembras que dedicaron sus vidas a la búsqueda del conocimiento. Se
congregaron allí, donde pudieron sentir el tirón y la influencia de
Jaxveer más. Fue allí donde nuestra primera nave que pudo atravesar
nuestra atmósfera y viajamos al espacio, fue creada.
A Lainey le gustaba escucharlo hablar de estas cosas. Fascinada pero
también abrumada, sabiendo que había tanto aún queda por aprender
sobre luxiria y su gente.
Página | 122
— ¿Y dijiste que era tu puesto de avanzada? —Preguntó,
parpadeando.
—Tev—Dijo, sacudiendo la cabeza en un gesto de asentimiento—
Nací y crecí allí hasta que salí para el entrenamiento de guerreros. Una
vez Vaxa’an me nombró embajador, me dio el control de la avanzada.
Troxva es mi hogar y mi responsabilidad. Es por eso que debo
regresar pronto. Ya he estado lejos demasiado tiempo.
Había un tono extraño en su voz al final, como si estuviera hablando
consigo mismo, como si necesitara recordarse que era por eso que
tenia que regresar
— ¿Por qué ha pasado tanto tiempo? —Preguntó.
La miró, sus brazos se apretaron brevemente, diciéndole que la
pregunta podría haberlo pillado desprevenido. Sólo la hizo más
curiosa.
La cordillera se alzaba junto a ellos, mucho más grande de lo que
podría haber imaginado. Estaban tan cerca que Lainey sentía
simplemente que podía estirarse frente a ella y tocarla.
— Por razones que podrás ver, ya que vendrás conmigo —murmuró.
Lainey no pudo evitar poner los ojos en blanco, aunque estaba
picándola para una respuesta real.
— Si, vale.
— Mira, ya casi estamos allí —dijo a continuación.
Lainey se puso de puntillas, su trasero rozando contra su entrepierna
cuando lo hizo y luego se quedó sin aliento, porque en la base misma
de la montaña estaban más cerca de lo que solo podía describir como
un prado. Un exuberante prado iluminado por la luna. Un pequeño Página | 123
oasis en medio del desierto de arena negra era el final de su viaje.
— ¿Cómo? —Susurró ella.
— La corriente —Respondió, señalando algo que Lainey no creía que
fuera un arroyo, sino que se parecía a un río. Corría directamente,
cortando a través de la pradera, hasta que desapareciera detrás de la
siguiente montaña.
— Hay un manantial dentro que gotea. Eso le da vida a este lugar. Eso
atrae la vida.
Kirov los bajó aún más hasta que estaban flotando justo encima.
Aterrizó el aerodeslizador junto a la montaña, en una área aplanada
que le dijo a Lainey que había estacionado allí antes, muchas veces.
Como un caballero, la ayudó a bajar hasta que sus pies se hundieron
en la arena increíblemente suave. Pronto, esa arena dio paso a lo que
parecía el musgo azul. El musgo azul que brillaba a la luz de la luna,
cubría todo el suelo de la pradera, arrastrándose desde las orillas del
río, bebiendo y sosteniéndose en el agua, brotando y creciendo en
todas direcciones.
Cuando Lainey cerró los ojos por un breve momento, todo lo que oyó
era una brisa suave, el murmullo de un arroyo. Y otro sonido que la
tenía ladeando la cabeza, perpleja.
— ¿Qué es ese sonido de un susurro? —Se preguntó en voz alta,
aunque mantuvo su voz tranquila.
Cuando abrió los ojos y miró a Kirov, estaba observándola, su
expresión era algo que no podía leer, pero era una expresión que la
enderezó en conciencia.
Página | 124
Con las manos en los hombros, la giró hasta que estuvo frente a donde
salía el arroyo de la montaña. Y ahí, de vez en cuando, veía luces
rosadas que destellaban suavemente, al igual que…
— ¿Son esas luciérnagas? —Preguntó, queriendo reír.
— ¿Luciérnagas? —Preguntó.
— Pequeños insectos que vuelan, que se iluminan.
—Tev, son una especie de insecto —le dijo— Vienen aquí a beber del
arroyo.
Lainey encontró consuelo en eso, de una manera extraña. Que incluso
en una parte diferente del universo, en este extraño planeta alienígena
estaba empezando a comprender y experimentar... había luciérnagas.
Luciérnagas de color rosa.
Lainey miró alrededor del resto del prado, apenas sabía dónde mirar
a continuación. No era enorme de ninguna manera, pero era
sorprendentemente colorido. Cuando Lainey se acercó a la suave
corriente que fluía, vio que el fondo estaba cubierto de lo que parecían
piedras, no arena. Y esas piedras parecían piedras de luna, cambiando
de color, de azul y verde y blanco lechoso, dependiendo de cómo el
la luna les daba. De vez en cuando, del musgo azul, crecían ramitas
de lo que solo podría describir como pinos mini—azules, no más altos
que su cintura. Y en estos pinos, crecían pequeñas bayas redondas que
brillaba como piedras preciosas de ópalo. Desde el musgo azul, hasta
las luciérnagas rosadas, hasta un río lleno de piedras lunares, a bayas
de ópalo, la única palabra que Lainey podría pensar para describir este
lugar era mágico.
Kirov le dio tiempo para mirar alrededor, para procesar lo que estaba
Página | 125
viendo. Sus sentidos estaban sobrecargados, considerando que solo
hace poco se habían mudado de la habitación en la que habían estado
todas guardados durante las últimas semanas.
¿La mejor parte de la pradera? No había muros, excepto las montañas.
Podía ver hasta donde la luz de la luna le permitía ver en la oscuridad,
lejos en las vastas llanuras negras de Luxiria, donde podía distinguir
otras sierras y cerros.
Lainey se estremeció un poco con la brisa. Un momento después,
sintió que Kirov la envolvía por detrás, envolviendo su calor alrededor
de ella, apretándola contra él.
Presionó sus manos frías en sus fuertes brazos, dejándolo calentarla,
tomando lo que estaba ofreciendo tan generosamente.
¿Por qué se sentía tan bien, tan natural con él? Era como si se
conocieran desde hacía mucho más de unos pocos días.
¿Era su instinto? Se preguntó. Era la primera vez que se permitió
reconocer lo que estaba sucediendo entre ellos ¿Había tenido razón?
¿Era una gran fuerza que los vinculaba juntos, una fuerza que aún no
entendía que tanto la asustada e intrigada?
Lainey se estremeció, a pesar del calor de Kirov, al mirar la magnífica
vista frente a ellos. Una vez más, le había dado otro regalo. Uno
inesperado. La dulzura de eso hizo que su garganta se cerrara, fue
realmente bueno en esta primera cita, pensó, soplando un respiro en
la derrota.
Kirov— 6 —Lainey— 0
— Gracias —dijo ella, inclinando la cabeza para mirarlo.
Sus hermosos ojos azules brillaban a la luz de la luna y recordó la Página | 126
primera noche que se conocieron. A él, de pie desnudo en la terraza,
su cuerpo empapado de luz— Gracias por traerme aquí —continuó,
sintiéndose como que podría haber perdido un pedazo de su corazón
por él. Una pieza que puede que nunca vuelva.
— De nada, luxiva.
Página | 127
— ¿Diez? —Preguntó Lani, levantando su voz en lo que Kirov
asumió era asombro— ¿Tenías solo diez años cuando saliste de casa
para este entrenamiento de guerreros?
—Tev—respondió— Todos los machos deben irse para el
entrenamiento guerrero a las diez rotaciones.
— Eso es... eso es una locura —exclamó, sus labios se separaron por
asombro— eras sólo un niño pequeño.
De repente, sus ojos se posaron entre ellos para mirar sus brazos
expuestos, donde una multitud de cicatrices marcaban su carne. Le
había dicho que el entrenamiento de guerrero era... intenso. Asumió
que ahí era donde había recibido sus cicatrices. Algunas sí, pero no
todas.
— Estas son también de batallas, luxiva—le dijo a ella. Vaxa’an le
dijo, en secreto una vez, que los humanos tendían a ser más adversos
a la violencia y la guerra. Necesitaba pisar con cuidado— Poco
después del entrenamiento guerrero completado... nos llamaron a la
guerra. No estuve en Luxiria durante mucho tiempo.
Estaban sentados en las orillas del arroyo, uno a lado del otro, el muslo
de Kirov presionó contra el de ella. Lani tenía sus pies pequeños y
pálidos en el agua, ya que le había dicho que hacía calor en la
montaña.
Los miraba a menudo, sintiendo afecto, asombro, el estrechamiento
de su pecho.
En algunos momentos, todavía no podía creer que había encontrado a
su compañera predestinada. En algunos momentos, incluso cuando
estaba con él, no se sentía real Incluso cuando su olor llenaba su nariz,
incluso cuando su calor era presionado contra él y su hermosa voz Página | 128
calmaba el zumbido dentro de él, no se sentía real. Suavemente, ella
dijo:
— Kate nos contó sobre un ataque a tu planeta. Que mató a vuestras
hembras, la mayoría de ellas y dejó el resto... incapaz de tener hijos.
La mirada de Kirov sostuvo la de ella cuando dijo:
—Tev, eso es cierto. Fuimos a la guerra poco después, durante cinco
largas rotaciones.
— ¿Tú...? —Lani comenzó a preguntar, sus dedos agarrando el musgo
en su otro lado— ¿Perdiste a alguien?
— Mi madre —Dijo y Lani contuvo el aliento— Muchas madres y
hermanas perdidas y sus mayores. Muchos señores perdidos también,
quienes tomaron sus propias vidas para estar con ellas en el mundo
negro.
— Lo siento, Kirov—dijo en voz baja— ¿Perdiste a tu padre también?
Kirov inhaló un suspiro, su mirada se apartó, la familiar culpa de que
le carcomía su pecho.
— Podría haberlo hecho.
La vio fruncir las cejas, tal vez confundida por su extraña respuesta,
pero no quiso hablar de su padre. No justo en este momento. Quería
aprender sobre su mujer. Kirov cambió el tema y preguntó:
— ¿Me dirás sobre tu vida en la tierra?
Lani frunció el ceño, claramente queriendo que continuara,
claramente queriendo pedir más. En cualquier otro momento, podría
dejarlo.
Página | 129
Kirov no tenía la intención de tener secreto, no tenía la intención de
deliberadamente dejarla en la oscuridad sobre ciertos aspectos de su
vida sin embargo, cuando se trataba de su señor, se avergonzaba.
Principalmente acerca de cómo había lidiado con la situación de su
padre. No era algo de lo que estaba orgulloso y no quería que le viera
su luxiva de manera diferente. No esa noche, su primera noche donde
podían estar solos, donde podían hablar y tocarse libremente sin
preocupación.
Nada. Siendo egoísta, Kirov la quería para él solo esa noche, sin que
nada se interpusiera entre ellos, ni siquiera la larga culpa arraigada.
Afortunadamente, su hembra parecía leerlo bien y le permitió el
cambio de tema.
— ¿Qué quieres saber? —Preguntó, agitando los pies en el agua.
— Todo.
Sonrió de una manera que le hizo sonreír. Una sonrisa tímida que
Kirov nunca sospecharía de una mujer como ella.
— 'Todo' tomaría un tiempo muy, muy largo —señaló.
Kirov dijo en voz baja:
— Es bueno que quiera un muy, muy largo tiempo entonces —Lani
se mordió el labio. Le dijo— Dime que hacías en la Tierra?. Cuál es
tu profesión?.
Su lengua rosada salió para humedecer sus labios y su vientre se
apretó de la necesidad.
— Soy pianista —dijo.
Las cejas de Kirov se unieron.
— ¿Que es eso? Página | 130

—Soy un músico —explicó más lejos— Un piano es un instrumento


musical. He estado tocándolo desde que tenía cuatro años. Supongo
que puedes decir que es mi vocación en la vida. Mi verdadero talento.
Su expresión se suavizó, algo encajándose en su lugar.
— Eso no me sorprende —Comentó.
— ¿Por qué?
— ¿Hay algo acerca de los músicos, tev? Ven y oyen el universo de
manera diferente y traducirlo para el resto de nosotros en algo más
hermoso.
Kirov no pudo leer la expresión que cruzaba la cara de su mujer a sus
palabras. Quizás… ¿reconocimiento?
— Tenemos muy pocos músicos aquí en Luxiria —Kirov dijo
suavemente— Pero siempre los he encontrado fascinantes. Quizás
porque son muy diferentes a mí.
— ¿Cómo? —Preguntó, inclinando la cabeza hacia un lado.
— Prefiero los hechos concretos, los números, las ecuaciones. La base
de la tecnología son estas cosas. Ellos son... concretos. Inmutables
pero los músicos, al escucharlos tocar sus instrumentos...
Se desvaneció, encontrando difícil ponerlo en palabras.
— Pueden crear algo intrincado, a partir de algo tan sencillo —
terminó por él— Notas. Sonidos.
—Tev. Son creadores. Hacen que otros sientan cosas, cosas
inesperadas —Dijo Kirov— Entonces, nix, no me sorprende que tú
seas uno de ellos.
Página | 131
Lani procesó sus palabras lentamente, dejando que el silencio se
desarrollara entre ellos. Entonces, le dijo suavemente:
— Me alegra que veas la música de esa manera. Es cómo lo pienso
también —exhaló un pequeño suspiro y preguntó— ¿Qué tipo de
instrumentos tenéis en Luxiria?
Kirov sonrió, inclinando su cabeza para mirar la luna plateada antes
de que la mirara.
— Lo verás cuando vengas a Troxva.
Levantó una ceja.
—¿En serio? —Dijo ella.
—Tev. Se acerca la celebración lunar. Los músicos tocan entonces y
es una ocasión animada con bailes y banquetes. Entre otras cosas.
Lani negó con la cabeza, riendo entre dientes.
— Eres incorregible, Kirov.
—Nix, estoy decidido, luxiva
Rápidamente regresó.
— ¿Realmente no me contarás sobre los instrumentos? —Preguntó,
sus ojos bailaban con diversión.
—Nix, lo verás por ti misma
Preguntó Lani, sorprendiéndolo.
— ¿Qué significa luxiva?
Kirov tragó, pero no vio ninguna razón para retener la verdad, ya le
había dicho que lo que pasaba entre ellos, sobre que su instinto
Página | 132
despertó, si quería creerlo o no.
— Significa predestinada.
Lani dijo suavemente:
— Pensé que era algo por el estilo.
— ¿Significa esto que lo has aceptado? —Preguntó, alcanzando a
tocar un mechón de su hermoso cabello rojo, sintiendo cómo de suave
era entre sus dedos ásperos. Se mordió el labio y respondió:
— No lo sé.
Era un progreso, supuso. Antes, lo había negado completamente. El
silencio cayó entre ellos de nuevo.
En voz baja, dijo Kirov:
— ¿Es por eso que mueves tus dedos sobre superficies? Estás tocando
tu instrumento en tu mente, ¿tev?
— Sí —murmuró suavemente, mirándolo con una suave, casi triste
sonrisa que tiró de su pecho— Dejé de tocar el piano por un par de
años, una vez que me mudé de casa de mis padres. Pensé que no tocar
podría hacerme más feliz porque durante tanto tiempo lo había
atribuido el tocar con la infelicidad.
Kirov frunció el ceño y observó el perfil de su mujer cuando se volvió
para mirar por encima del prado.
— No tocar el piano era como... perder un brazo. O como perder un
sentido, como mi oído o mi vista —Lani dijo suavemente— Tal vez
no tan dramático como eso, pero lo sentí igual. Pero yo estaba siendo
rebelde y terca, aun lo soy —enmendó cuando le lanzó una mirada y
sus labios se curvaron en una sonrisa tímida.
Página | 133
Pero comenzaste a tocar de nuevo —le dijo él, queriendo hacerle
muchas preguntas, no entendiendo completamente algunos de los
significados, algunos de los conceptos sociales detrás de sus palabras.
— Sí —dijo— Un día, estaba paseando por una tienda de música con
mi amiga, Nadine. La pasaba casi todos los días, pero ese día, Nadine
de repente me detuvo y me pidió que tocara una canción para ella.
Nadine era mi mejor amiga, me rogó y no pude decir que no, a pesar
de que me sentía mal del estómago por tocar un piano de nuevo.
Enferma, pero con ganas de hacerlo al mismo tiempo, necesitándolo.
Kirov escuchó en silencio, escuchó las palabras de Lani que fluían de
ella, como si estuviera confesando algo, habló de una manera que
Kirov pensó que estaba perdida en el recuerdo, hasta que estuvo en
otro lugar completamente y no sentada justo a su lado, con sus
pequeños pies dibujando patrones invisibles en la corriente.
— Fui a la tienda con ella. Estaba completamente vacía y yo vio un
pequeño y barato teclado de piano en la parte posterior. Me senté,
puse mis dedos en las teclas —susurró. Entonces parpadeó y lo miró,
sus ojos ligeramente mojados por la humedad, la vista lo puso
inquieto porque sabía que a los humanos se les escapaban de sus ojos
cuando estaban tristes— Y toqué durante dos horas en directo ese día.
Mis dedos lo recordaban todo, ¿como no podían? La música brotó de
mí porque había estado bloqueada, alejada por tanto tiempo Y Nadine
se sentó allí y me dejó tocar en ese teclado barato Incluso el dueño de
la tienda me dejó quedarme, dijo que podía venir a tocar cuando yo
quisiera. Y lo hice, volví al siguiente día, el siguiente y el siguiente,
hasta que finalmente compré un piano para mí. Desde entonces, toqué
todos los días... hasta el secuestro, es decir.
Kirov escuchó el anhelo en su voz, lo sintió llegar a él, hasta que pudo
Página | 134
sentirlo con ella.
— Estaba bien, ya sabes —Dijo en voz baja, mirándolo.
— ¿Tev, mujer?
— Sí —respondió— Estaba entrenado clásicamente. Algunos me
decían que era un prodigio. Estaba tocando en las grandes salas de
conciertos para cientos de personas para cuando yo tenía trece años.
Tuve un futuro y luego lo tiré todo a la basura.
— Dijiste que te hacía infeliz —Murmuró, tratando de entender.
Estaba tratando de descifrar a su hembra, pero Kirov sabía que nunca
podría ser posible y que estaba tan frustrado como encantado.
— No, no tocar el piano. Era todo lo demás que me rodeaba. Me tomó
mucho tiempo darme cuenta de eso.
— Dime —murmuró.
Sonrió y lo miró debajo de sus pestañas.
— Tal vez en otro momento. No eres el único que se permite secretos.
Mujer enloquecedora, pensó, asombrado.
— Eso es justo —escupió. Cuando la vio temblar de repente,
pequeños bultos que se extendían sobre sus brazos, la arrastró hacia
él, sacándole sus pies del agua momentáneamente hasta que se asentó
entre sus muslos extendidos. La colocó de modo que su espalda estaba
en su frente, su exuberante trasero se acomodó contra su dura pene.
— ¿Esa cosa baja alguna vez? —Bromeó, suspirando mientras sus
brazos envueltos alrededor de su cuerpo, protegiéndola de la brisa.
Estaba empezando a hacer más frío. Le tomó un poco de tiempo darse
cuenta de lo que quería decir. Río en su oído. Página | 135

—Nix, no desde que te vi por primera vez.


— Eso debe ser horriblemente inconveniente —comentó, inclinando
su cabeza hacia atrás para mirarlo.
A Vaxa’an lo había visto realizar algo llamado —besar— con su
compañera, Kat. Era una expresión humana de afecto y los ojos de
Kirov se desviaron hacia los labios rosados de Lani, el deseo le
endureció su vientre.
¿Cómo sería besarla? ¿Como seria besar en absoluto? No era un acto
que los luxirianos hicieran el uno con el otro... al menos no en la boca.
Lani lo vio mirar y vio que esos labios se curvaban un poco. En un
tono que le hizo querer gruñir, preguntó:
— Tú quieres besarme, ¿verdad, embajador?
—Tev—soltó. Sus contundentes dientes blancos brillaron con su
sonrisa. Pero entonces esa sonrisa se apagó un poco y ella tragó.
— Te lo digo ahora, Kirov—dijo, volviendo a centrarse de vuelta.
— Que lo que pase esta noche no significa que me hayas ganado. No
significa nada de eso.
— Hembra —Gruñó, sus palabras haciendo que su instinto... se
disgustara — No puedo...
Lani se lamió los labios que quería devorar, aparentemente sin
palabras. Sus ojos, su expresión... parecían casi asustados, lo que le
confundió mucho. Tenía que saber que nunca le haría daño. Jamás.
Preferiría morir.
— Me voy a casa pronto. No puedo desarrollar sentimientos por ti,
Página | 136
Kirov.
Sus músculos se tensaron, sus brazos la atrajeron incluso más a él.
— Lamento decepcionarte, mujer, pero ya lo has hecho —Gruñó en
su oído y su respiración se detuvo— Negarme eso sería un desperdicio
de palabras.
Lani se lamió los labios de nuevo y Kirov realmente deseó que lo
hiciera para de hacer eso. Le hizo difícil pensar.
— No negaré que me atraes —dijo suavemente— Tú sabes quien soy
y si algo viene de eso, solo quiero ser sincera contigo acerca de lo que
significa. O no significa.
Sus palabras le irritaban. Vrax, estaba... enloqueciéndolo. Aún no
entendía, no se daba cuenta, calmándose un poco cuando recordaba
que Lani aún no entendía el poder de los destinos, el poder de su
vínculo. Todavía no entendía qué tan cerca que iban a estar atados
juntos, aún no entendía lo que podían ser el uno con el otro, dentro y
fuera de las pieles pero podía hacerla entender.
Todavía no había ganado su mente y su alma, pero podía poseer su
cuerpo y ella podría poseer el suyo. Podría darle insondable placer,
hazla gritar su nombre en éxtasis hasta que estuviera ardiendo en su
mente, hasta que olvidara a todos los hombres que vinieron antes que
él, hasta que lo ansiara.
Vrax, era un guerrero luxiriano, después de todo. Eran conocidos no
solo por su experiencia en la batalla, sino por su ferocidad y
meticulosidad en las pieles. No se trataba de si podría complacerla.
Era un cuestión de si lo dejaría. Pero lo que estaba insinuando era que
le estaba diciendo que lo haría.
Página | 137
— Se puede pensar que por ahora, luxiva—Gruñó— Detén tu corazón
cerca, por ahora. Con el tiempo, me lo darás de buena gana.
Había esa chispa en su mirada. Lo que le decía es que estaba irritada
pero encantada al mismo tiempo. A su hembra le gustaba desnudar
sus garras y él, las tomaría con mucho gusto, porque cuando se ponía
así, si se daba cuenta o no, esos muros se derrumbaban, permitiéndole
el acceso. La mano de Kirov ahuecó la nuca e inclinó su boca hacia
la suya.
— Bésame mujer —soltó.
Su respiración se volvió irregular a la orden y Kirov lo supo, estaba
dividida entre rasgarle por ordenarle a que hiciera cualquier cosa o...
Estaba a punto de hacer mucho más que besarlo. Este flujo y reflujo
constante entre ellos, esta lucha constante, el empuje y tirón… lo
volvió loco.
Pero era perfecta. Perfecta para él. Quizás no se había dado cuenta
todavía, pero era perfecto para ella también.
Su cuerpo tembló y le apretó la nuca, pasando la yema de su pulgar
hacia arriba y hacia abajo, raspando suavemente su garra contra su
piel. Lani se lamió los labios de nuevo. Soltó un suspiro.
Entonces lo beso.
Página | 138
Lainey nunca había sospechado que fuera fácil. No de ninguna
manera.
Y sí, se había puesto un poco juguetona en un auto una vez o dos en
una tercera cita, pero no era como si hubiera tenido sexo con ellos.
No, el sexo para ella, llegaba con un sólido compromiso pero con
Kirov, tenía la sensación de que podría tener todo en la primera cita.
Todo lo que quisiera y ella se lo ofrecería.
Con las piernas ansiosas, abiertas y más. Lainey nunca podría
resistirse a un desafío. Y había visto la mirada en los ojos de Kirov
cuando prácticamente la había desafiado a besarlo, como si una parte
de él pensara que no lo haría.
Ooohhh, esta alienígena se metió bajo su piel de la peor y mejor
manera posible.
Entonces, Lainey lo besó, solo para demostrar que lo haría. Y vertió
todo en ese beso... su frustración, su deseo, su miedo, su deleite. Su
mano fuerte y cálida se había apretado detrás de su cuello cuando sus
labios se encontraron y sintió su vientre apretarse de forma similar.
Lainey pensó que le estaría enseñando una lección. En cambio, se
encontró a sí misma queriendo que ese beso no terminara nunca.
Porque Kirov... maldita sea, el macho alienígena podía besarla.
Lainey hizo un ruido en la parte de atrás de su garganta cuando inclinó
su cabeza para que pudiera profundizar más. Fue quien lo comenzó,
pero definitivamente fue él quien lo lideró. Cuando se dio cuenta de
eso, agarró sus hombros, cambiando de posición para que pudiese
colocarse en su regazo.
Se puso de rodillas para que tuvieran la misma altura y pasó sus manos
Página | 139
por su sedoso y grueso cabello. Tomándo el control del beso, acarició
su lengua entre sus labios, profundamente.
Kirov gruñó, su lengua vibrando brevemente, mientras lamía sus
crestas. Tenía crestas en su lengua, similares a las que sabía forraban
la parte superior e inferior de su pene.
El Luxiriano le permitió tener el control del beso, pero solo por un
breve tiempo. Pronto, lo volvió a controlar, acariciando cada parte de
su boca antes de mordisquear su labio inferior, haciendo que sus ojos
rodaran en la parte posterior de su cabeza mientras su columna
vertebral hormigueaba.
Así continuó, Lainey pelearía con él por ese precioso control de
nuevo, lo permitiría por un momento y luego lo tomarían de vuelta,
cada vez más irresistible, más y más dominante con cada giro que ella
le diera.
Su vagina tembló, sus dedos temblaron mientras la excitación la
recorría atravesando su cuerpo, pinchando sus pezones debajo de su
,de repente, túnica pesada. Sabía lo que estaba haciendo. Estaba
besándolo, dejaría la pelea fuera de ello. Y era tan malditamente
paciente al respecto.
Lainey no sabía por qué, pero eso la molestaba. Ahí estaba, perdiendo
lentamente su maldita mente y estaba sosteniendo al mismo tiempo
un completo control.
Ya lo veremos, el pequeño demonio en su hombro, susurró Solo para
ver cómo reaccionaría, Lainey deslizó su mano hacia su pene,
apretando el largo a través del material de sus pantalones.
Página | 140
Kirov inhaló un suspiro de sorpresa, haciendo sonreír a Lainey contra
sus labios antes de que retomara el control del beso, sintiéndose un
poco petulante, sus dedos encontraron los lazos que le ocultaban la
pene y tiró, Kirov atrapó su muñeca, apartándose de sus labios, para
mirarla.
— ¿Qué? —susurró, sintiéndose drogada por su beso, por su olor,
sabor y calor— No es algo que no haya visto antes, ¿recuerdas?
Gruñó, aparentemente sin palabras, cuando se refirió a la noche que
lo había visto masturbarse. Los dedos de Lainey reanudaron el desatar
los cordones y aunque su mano todavía estaba envuelta alrededor de
su muñeca, no la detuvo.
— Sólo quiero echar un vistazo —dijo, casi para sí misma.
Entonces detendré esta locura, agregó silenciosamente. Ya había ido
mucho más lejos de lo que originalmente había pensado pero estaba
ardiendo por una necesidad tan potente que se sentía febril. Temía no
poder detenerse, incluso si se dijera ella misma que debería.
Kirov gimió, bajo en su garganta, el sonido debilitó aún más su
resolución. Era un sonido puramente masculino, uno que le encendía
la sangre en llamas, que la hacía querer ver qué otros sonidos podría
sacar de él.
Cuando los ataduras finalmente cedieron, Lainey buscó dentro su
recompensa
Kirov siseó, sus caderas se sacudieron, cuando envolvió una mano
alrededor de su pene caliente, grueso, pulsante.
Oh dios mío, cuando lo soltó, miró entre ellos con los ojos
Página | 141
ensanchados, se lamió los labios mientras lo miraba, todo
pensamiento ido, su mente en blanco.
— Los destinos, no lamas esos labios cuando mires mi pene, luxiva—
soltó, su voz se hizo más profunda con cada palabra— Si no pensaré
que quieres saborearlo.
Que dios la ayude, pero lo hacia.
Trató de apretar sus muslos juntos, pero recordó que estaba a
horcajadas sobre sus caderas. A menos que se meciera contra él, no
sería un alivio para el calor que se acumulaba en su vagina,
amenazando con consumirla. El pre—semen empujándose de la raja
en la cabeza de su pene cuandp Lainey deslizó suavemente sus dedos
sobre las crestas que corrían directamente a lo largo de la parte
superior, trazándolos desde la base, hasta llegar a la punta redondeada.
Se sentiría increíble dentro de ella. Si encajaba, no podía dejar de
agregar.
Porque era enorme. No sólo su longitud, sino su circunferencia. Ni
siquiera podía envolver su mano alrededor de él y si le hacía una
mamada, dudaba que pudiera tomar más de unos pocos centímetros.
Mírate pensando en la logística, niña, su mente susurró, dijiste que
solo querías echar un vistazo y ahora estás preguntándote cuál sera
la mejor manera de colocarlo dentro de tu boca.
Las caderas de Kirov se sacudieron de nuevo, ese bajo gemido sonaba
como si estuviera dolorido, cuando rodeó la hendidura de su pene,
empapando la almohadilla de su dedo en su pre—semen. Era
iridiscente a la luz de la luna, reluciente.
Sintió que una gota de su excitación goteaba por su muslo al mismo
Página | 142
tiempo sus manos se movieron, Lainey jadeó mientras se deslizaban
por sus desnudas piernas, pasando por su túnica. Las apretó alrededor
de sus caderas, amasando su carne allí, sus garras pinchando en su
piel. No lo suficiente para herirla, pero lo suficiente para mantenerla
al borde. Se estaba quemando en todos lados.
— Tómalo —jadeó, agarrando su pene con más fuerza, cuando se
levantó la túnica.
Ciertamente no le llevó mucho tiempo hacer eso. En el próximo
momento, su túnica fue arrancada sobre su cabeza, haciéndola soltar
su grueso pene por un momento, y estaba sentada en su regazo,
completamente desnuda.
¿Que tal la situación? No podía dejar de pensarlo.
Ahora bien, entonces mañana, se maldeciría a sí misma por qué había
permitido que esto sucediera, especialmente mientras crecía un poco
obsesionada con el alienígena actualmente, mirándola como si fuera
la maldita luna, toda brillante y encantadora.
Un áspero sonido salió de su garganta y Lainey gritó por sorpresa
cuando les dio la vuelta, moviéndose tan rápido que ni siquiera tuvo
que parpadear antes de que estuviera sobre su espalda en el río banco.
El musgo azul debajo de ella se sentía como terciopelo y por el rabillo
del ojo, vio un destello de color rosa. Una luciérnaga había venido
más cerca, pequeños sucios voyeurs.
— Tú eres... —gruñó, sus ojos azules vagando sobre ella, su cuerpo
completamente vestido flotando sobre el de ella. Lainey empujó sus
pechos, se levantaron un poco, permitiéndole ver hasta saciarse.
Página | 143
Estaba orgullosa de sus tetas, aunque una era un poco más pequeña
que la otra. La había molestado cuando era más joven, pero ahora...
eran grandiosas.
Cuando Kirov pareció perder su línea de pensamiento, sonrió. Al
parecer, pensaba que también eran bastante grandes. Tenía, el genio
luxiriano, la lengua larga casi afuera.
— ¿Sí? —Susurró, descaradamente para pescar cumplidos de él,
sintió que su pene se balanceaba en su abdomen entre ellos y sus
labios se separaron cuando sintió que palpitaba en su piel.
Suavemente, deslizó sus dedos de su clavícula, entre sus senos,
haciendo que su respiración se enganchara, para rodear su ombligo,
antes de acurrucarse alrededor de su cadera izquierda. Era como si
hubiera seguido un camino de fuego sobre su piel. Vio como sus
pezones se arrugaron aún más y de repente se asomó un pico,
haciendo un arco con su espalda, un gemido desesperado cayendo de
su garganta.
—Vrax—maldijo, bajando la cabeza para silenciarla con un beso tan
intenso que sus dientes chocaron juntos. Jadeó, su cabeza girando
cuando chupó su lengua. Alíen malvado.
—Vellixa—dijo, su voz en voz baja. Lainey se quedó inmóvil,
recordando esa palabra, recordando cómo se había asustado la
primera vez que la había llamado hermosa.
Lainey luchó con esa palabra. Toda su vida, le habían dicho que era
hermosa. Había sido una niña hermosa que tocaba música bonita. Una
parte de ella sabía que no habría sido tan exitosa durante sus días de
concierto si no hubiera sido hermosa, un hecho que siempre la había
molestado, incluso cuando tuvo una emoción extraña al ver su cara
pegada en revistas. Página | 144

Era una belleza interior con la que luchaba. Porque la mayoría de los
días, Lainey se sentía fea por dentro. Había permitido que la amargura
y el enojo la hicieran fea.
Pero Kirov había visto la forma en que arremetía a veces, había sido
testigo de un poco de eso feo y todavía la llamaba hermosa.
Entonces, solo por esa noche, porque no quería arruinarlo, lo aceptó.
Le pasó las manos por el pelo, que cayó alrededor de ellos y le
hicieron cosquillas en los hombros desnudos. Tirando de él, Lainey
lo besó de nuevo, pero esa vez fue suave y dulce. Su respiración
cambió y la soltó contra sus labios,
—Vrax, luxiva, me vuelves loco. Te podría besar por siempre.
Lainey sonrió y su estómago se agitó. Se sintió bien sonreír con él.
No había sonreído tanto desde... bueno, desde Nadine. Mirándolo, vio
que otra luciérnaga se acercaba y no pudo evitar reírse mientras
iluminaba su piel.
— ¿Rebax? —Preguntó y adivinó que se traducía a '¿Qué?'
— Tu piel es toda rosa ahora —Susurró, deslizando sus manos sobre
su lado derecho hasta su hombro, donde su piel cambió de color,
absorbiendo la luz de la luciérnaga— Eres mi gran alienígena rosa.
Gruñó, sus ojos nunca abandonaron los de ella.
— Mientras sea tuyo.
Lainey tragó saliva. Ni siquiera se había dado cuenta de como lo llamó
su gran alienígena rosa. Acababa de caer a sus labios con provocación.
La mano de Kirov dejó su cadera y sus labios se abrieron con sorpresa
cuando se arrastro más abajo. Inclinándose, mordió el lóbulo de su Página | 145
oreja expuesta, haciéndola estremecerse, mientras susurraba:
— Sé que otra cosa es rosa —contuvo el aliento.
Cosas sucias seguían cayendo de sus labios... y le encantó.
— Tu pequeño sexo era rosa brillante esta noche. Rosa y mojado para
mi —gruñó— ¿No es así, luxiva?
— Sí —susurró.
— No me dejaste satisfacerte entonces, pero ¿lo harás ahora? ¿Me
dejaras lamer tu pequeño sexo rosa hasta que te corras por toda mi
lengua?
Oh Dios mío.
— B—bueno, ya que estás preguntando muy bien —Se las arreglo
para decir con dificultad. Al diablo— Quería un orgasmo alucinante
y se lo estaba ofreciendo.
Además, tenía el presentimiento de que ya no podía parar lo que fuera
que iba a pasar.
Ni siquiera quiero, se dio cuenta.
Kirov ronroneó profundamente en su pecho y luego comenzó a
moverse, se detuvo en sus pechos primero, ahuecándolos en su cálidas
palmas antes de que le rodara los pezones con los pulgares. Placer
zumbó por su espina dorsal, sobresaltando y chisporroteando pero no
era nada comparado con cuando cerró los labios en uno y lo
amamanto. Duro.
Gimió, sus ojos rodaron en la parte posterior de su cráneo, succionó
el tiempo suficiente para hacer que sus caderas se retorcieran por
debajo de él y luego cambió al otro pecho, esa lengua encrestada
lamiendo la cima. Lainey sintió que podía acabar con eso. Antes de Página | 146
que llegara a ese punto, la soltó, provocando un gemido frustrado
desde lo profundo de su pecho.
— Provocador —le acusó, sin aliento, con el pecho agitado.
Esa torcida y oscura sonrisa casi la derritió. Luego, sin decir una
palabra, se deslizó por su cuerpo en un movimiento rápido y antes de
que lo supiera, se instaló entre sus muslos, agarrando sus pantorrillas
y abriendo más las piernas. Así que podía verla toda.
Lainey apenas tuvo tiempo de parpadear antes de que estuviera allí.
Un grito de placer fue arrancado de su garganta cuando enterró su cara
entre sus piernas, esa lengua arrugada que había vuelto a sus delicados
pliegues. Gimió y soltó:
— ¡Los destinos, tu sabor, luxiva!
Lainey no podía hablar. Ni siquiera podía pensar cuando regresó a
ella, lamiendo y pasando por su entrada, ahondando su lengua
profundamente dentro de ella, haciendo que su sexo golpeara y
palpitara de excitación.
Entonces descubrió su clítoris y en el momento en que sus caderas se
engancharon en respuesta, un grito ahogado salió de ella, Kirov era
implacable. Lainey podía sentirlo aprendiendo lo que le gustaba. Cada
golpe de su lengua, cada pequeña suave succión sobre su clítoris,
estaba catalogando sus respuestas y archivándolas en la mente de su
gran genio.
Ese conocimiento debería asustarla. Que solo él sabría todas las
formas de volverla loca, pero Lainey no podía hacerse cargo,
especialmente no en ese momento.
Página | 147
—Kirov—gimió, sus manos puños en el musgo azul debajo de ella,
sus piernas comenzaron a retorcerse mientras su orgasmo se acercaba.
Iba a ser grande. Podía sentirlo cuando su respiración cambió,
mientras su abdomen se hundía y se hinchaba y sus piernas se
tensaron alrededor de su cabeza.
— Córrete para mí, luxiva—Gruñó— Déjame verte correrte por mi.
Dios, lo amaba cuando le hablaba sucio. Lainey miró hacia el cielo
nocturno sobre ella, con los ojos muy abiertos, flotando en el borde.
Había un halo de plata alrededor de la casi luna llena.
Luego su mirada fue hacia él, comiéndola con entusiasmo y una
habilidad que debería ponerla celosa de las hembras que llegaron
antes de ella ¿Quién le había enseñado esto? La estaba mirando, esos
ojos azules se clavaron en ella y Lainey se estremeció.
Entonces vio su mano cambiar, bajando a su pene. Un momento
después, vio que su antebrazo se flexionaba, aunque en un rítmico
movimiento.
Lainey dejó escapar un grito, el conocimiento de que estaba
complaciéndose a si mismo, acariciando ese magnífico y grueso pene,
mientras la lamía era demasiado. La envió por el borde.
Su orgasmo la golpeó, arqueando su espalda, levantando sus caderas
del musgo pero Kirov se quedó con ella, gruñendo en su coño cuando
su crema encontró su lengua y lamió hasta la última gota.
No podía respirar, mientras la castigaban olas de placer, golpeando
cada parte de su cuerpo.
Lainey no sabía cuánto tiempo duró, pero lo siguiente que sabía era
Página | 148
que Kirov estaba gritando entre sus muslos y meciendo sus caderas,
jodiendo el aire, cuando chorros de leche cayeron sobre el musgo azul
debajo de ella
Entonces Lainey se estrelló, jadeando, todo su cuerpo se aflojó, su
sexo siguió latiendo con las réplicas de su orgasmo.
Finalmente tuvo que empujar a Kirov para alejarse porque también se
volvió sensible. En cambio, volvió la cabeza y besó el interior de sus
muslos, arrastrando su lengua sobre la carne allí, antes de acariciar
sus cuernos en ella.
Lainey se quedó allí, tratando de recuperar el aliento, tratando de
procesar lo que acaba de suceder. Pero sabía que solo le había dado el
mejor maldito orgasmo de su vida.
A medida que se fue apagando, el pánico reemplazó al placer y se
agitó en su vientre.
Se sentía... vulnerable. Esto era lo que había temido. Y Kirov
salpicando su piel con besos y ronroneando profundamente en su
pecho, actuando como si solo lo hubiera complacido enormemente,
hizo que el corazón se ablandara cuando era necesario endurecerlo.
Esto era malo, malo, malo. Porque ya estaba atrapada en sentimientos
por él como mariposas en una red y temía que si continuaba así, si le
hablaba suavemente sobre música, la empujaba deliberadamente
cuando sabía que estaba siendo terca y le daba orgasmos alucinantes
que la hicieran volar hacia la maldita órbita... podría enamorarse de
él. Caería enamorada de él.
Puede que ya haya comenzado el descenso y eso la asustaba a la luz
de la vida. Cuando se levantó de su posición, la miró. Todavía estaba
tendido sobre su estómago entre sus muslos, todavía totalmente
vestido. Se quedó quieto cuando vio su expresión y lentamente y con Página | 149
gracia, se incorporó.
Su pene aún duro brillaba con su semen pero la metió de nuevo en sus
pantalones, aunque mantuvo los cordones deshechos cuando se
abrazó a sí misma, Kirov maldijo en voz baja y recuperó su túnica,
ayudándola a ponérsela de nuevo para estar cubierta.
Pero no le permitió alejarse de él, no de la manera que quería. En
cambio, Kirov se deslizó detrás de ella, envolviendo sus brazos
alrededor de su frente, abrazándola a él.
— No —susurró, con la garganta apretada.
— Para —contestó en respuesta— No disminuirá lo que acaba de
suceder.
Respirando un suspiro, Lainey sintió que las lágrimas picaban sus
ojos, pero se tragó cualquier emoción que las puso allí. No quería
llorar delante de él, no otra vez y especialmente no después de lo que
acababan de hacer.
— ¿Qué puedo darte ahora mismo? —murmuró en su oído,
suavemente, su voz la tranquilizó— Dime.
Cerró los ojos con fuerza. Dios, ¿por qué tenía que ser así de bueno?
¿Por qué no podía ser un completo imbécil como sus ex novios? Haría
esto mucho más fácil. Una risa brotó de su garganta pero a Lainey le
sonó ligeramente histérica, nerviosa.
Porque no podía pensar en otra cosa, susurró:
— Un piano.
Kirov se calló y le dio un beso en la sien, dejando sus labios allí.
Lentamente, Lainey comenzó a relajarse y se preguntó si la extraña
Página | 150
fuerza entre ellos la ayudada a calmarse. Entonces dijo:
— No puedo darte eso ahora. Pero te lo prometo, luxiva, lo haré con
el tiempo ¿Tev?
— Bueno —susurró porque no podía pensar en ninguna otra cosa que
decir.
Página | 151
— ¿Por qué estás tan callada hoy? —Crystal preguntó, mirando por
encima de su tableta.
En el fondo de su mente, Lainey se preguntó si Kirov también había
hecho la tableta en algún momento ¿Era su propia invención?
— ¿Estoy guardando silencio? —Preguntó Lainey, lanzando el
mini—OVNI, en su forma de esfera, de ida y de vuelta en sus manos.
Se encogió de hombros esperando que pareciera indiferente.
— Supongo que estoy cansada.
— ¿No podías dormir? —Preguntó Crystal a continuación, sus ojos
volvieron al dibujo en el que estaba trabajando.
Lainey se relajó un poco, desviando la mirada hacia Vixron, que
estaba de pie junto a la ventana, contemplando la vista.
— No, en realidad no —murmuró.
Era temprano en la tarde y después de que Kirov la dejó anoche, en la
casa, no había podido dormir. Por multitud de razones. En parte era
porque había sido tan dulce cuando tuvieron que decirse adiós por la
noche. No había dicho mucho, solo la atrajo a su cuerpo, dándole uno
de sus fantásticos y cálidos abrazos e inclinó su cara hacia arriba para
que pudiera besarla. La había besado lentamente y sin ninguna prisa,
a pesar de que necesitaban ser silenciosos y escabullirse en su
habitación antes de que Vixron notara que se había ido.
Parte de eso también se debía a que no había querido despedirse, había
estado tentada a volver a su casa vacía con él y gatear en su cama y
abrazarlo, besarlo, tocarlo y hacer todas las cosas que sabía que no
debía hacer. Pero una gran parte de la razón por la que no podía dormir Página | 152
era porque estaba preocupada. Preocupada por cómo se desarrollarían
las cosas con él ahora que habían sido íntimos y preguntándose cómo
podría irse con su corazón intacto y sin romper cuando finalmente
tuviera que irse de Luxiria.
Lainey estaba tan perdida en sus pensamientos, mirando al espacio,
que casi no se dio cuenta cuando escuchó que un aerodeslizador se
acercaba.
Su respiración se enganchó y se levantó, caminando hacia la ventana
para ver si era Kirov, sin importar si Crystal o Vixron pensaran que
sus acciones eran extrañas. Pero no era Kirov.
Era Kate. Una Kate muy embarazada, que parecía que estaba a punto
de dar a luz en cualquier momento. Vaxa’an, su compañero y el
Primer Líder de Luxiria, la ayudó a bajar del aerodeslizador. La
evidente preocupación en su rostro, se preocupaba por ella mientras
caminaba hacia su casa, era inesperadamente... linda.
Observándoles juntos, Lainey pensó que era obvio que se amaban el
uno al otro profundamente.
Kate había acudido a petición de Lainey, se dio cuenta, tragándose su
decepción de que no era Kirov. Crystal se levantó del círculo de
fogatas, frunciendo el ceño por la ventana, pero Lainey estaba fuera
de la puerta, iba a saludar a la mujer humana que sabían muy bien
poco sobre ella.
—Lainey—Kate dijo, sonriendo, estirándose para tirar de ella hacia
un abrazo. Tuvo cuidado de no aplastar el abultamiento del estomago
la otra mujer.
Página | 153
— Gracias por venir a vernos —Lainey dijo suavemente— Si me
hubiese dado cuenta de que estabas tan embarazada, no habría...
— Me alegro de salir de la casa. Honestamente — murmuró Kate,
apuntando un pulgar sobre su hombro a Vaxa’an— Ha sido un tirano.
Prácticamente me mantiene encadenada a la cama.
Lainey se río, creyéndolo, antes de mirar hacia su vientre.
— Te acabamos de ver hace dos semanas. No puedo creer cuánto tu
embarazo ha progresado.
— Las gestaciones luxirianas son mucho más cortas que las nuestras.
Los bebes crecen mucho más rápido —Kate explicó— Al menos eso
es lo que Privanax cree. No será mucho más largo ahora.
— Oh —murmuró Lainey. Se dio cuenta de que estaba bloqueando la
entrada a la casa y saltó a un lado, abriendo la puerta para Kate—
Crystal está aquí también.
— Escuché que Erin y Bianca querían quedarse atrás —comentó
Kate, entrando a la casa, Vaxa’an dejo que Lainey pasara antes de que
la siguiera.
— Esperamos que vengan aquí pronto —Lainey dijo en voz baja,
recordando su discusión con Bianca, deseando no haber sido tan dura
con sus palabras. Tal vez si hubiera sido más como Erin, tranquila y
sensata, podría haberla convencido de venir.
Crystal saludó a Kate, intercambiando bromas mientras Lainey se
ponía de pie al lado de Vaxa’an y Vixron, torpemente cuando
hablaban el uno con el otro en luxiriano. Lo que Vixron dijo tenía a
Vaxa’an, asintiendo duramente con la cabeza, desviando la mirada
brevemente hacia Lainey.
Página | 154
Paranoica, se preguntó si de alguna manera sabía que se escabulló con
Kirov anoche, pero cuando no dijo nada al respecto, se relajó. Asumió
que Kirov podría entrar en algún tipo de problemas si Vaxa’an sabía
que estaban... involucrados. Debía ser por eso que quería mantenerlo
en secreto. Pero si tenía la intención de llevarla con él a Troxva, no
podría permanecer en secreto por mucho tiempo. Lainey negó con la
cabeza, preguntándose de dónde en el mundo había venido ese
pensamiento. En el fondo de su mente, sin embargo, sabía que se iría
en dos días, uno y medio ahora, y la verdad es que mañana podría ser
la última vez que se vieran el uno al otro.
No si vas con él, como quiere, su mente traicionera, susurró, Dijo que
te haría un piano.
Su corazón todavía revoloteaba cada vez que lo pensaba, nunca había
escuchado nada más romántico en toda su vida.
Se había ofrecido a hacerle un piano, solo porque quería uno. Lainey
se mordió el labio, inhalando lentamente y soltándolo tan despacio.
Necesitaba controlarse.
Kate se volvió hacia su compañero y le dijo:
— Gracias por traerme, Vaxa'an. Puedes irte ahora. En serio necesito
un tiempo de chicas sin tu flotando sobre mi. Necesitas controlarte.

Luego Kate sonrió dulcemente, lo que le dijo a Lainey que tenía al
hombre alienígena envuelto alrededor de su dedo meñique.
Vaxa’an gruñó un poco por eso.
— Muy bien, hembra —En un tono que la hizo pensar que sabía
exactamente lo que su compañera estaba haciendo.
Página | 155
— Ven conmigo al centro de comando si me necesitas. Si necesitas
cualquier cosa. Si tu sientes... —
— Sí, sí, cariño, lo sé —Kate dijo sonriendo. Caminó hacia a él y le
dio un beso, apretando su antebrazo cuando se retiró— Te veré más
tarde.
— Te amo, mujer —gruñó.
— Y te amo.
Y con una última y larga mirada a Kate, Vaxa’an asintió a Vixron, a
Lainey y Crystal, y se fue, el aerodeslizador alejándose de la terraza
un momento después.
Kate suspiró, una sonrisa soñadora suavizando su rostro, mientras
miraba hacia él y Lainey sabía que lo tenía mal por su macho.
Entonces la mujer embarazada aplaudió y miró a las dos.
— Ahora, la verdadera pregunta es... ¿qué tienen que hacer para
comer por aquí?

***

— ¿Quieres alguna compañía? —Dijo una suave voz detrás de ella y


Lainey se volvió de su lugar en el balcón para ver a Kate
tambaleándose hasta ella, Vixron frunció el ceño a las dos desde la
puerta, probablemente preguntándose cómo Lainey corrompería a la
compañera del primer Líder.
Lainey lo saludó con la mano antes de dirigirse a Kate.
Página | 156
— Lo siento por ser grosera. Solo... necesito un poco de aire.
Era de madrugada y ya la temperatura de la Ciudad Dorada
comenzaba a enfriarse.
— No te preocupes. Lo entiendo —dijo Kate.
— Es difícil para mí estar atrapada dentro demasiado tiempo —
Lainey dijo, sintiendo que le debía una explicación— Ahora que
tenemos acceso al exterior, lo aprovecho.
Kate frunció el ceño, extendiendo una mano para tocar su hombro.
— Siento mucho por cómo Vaxa'an te mantuvo en esa habitación
durante tanto tiempo. Pensó que estaba haciendo lo correcto para
mantenerte a salvo. Intenté decirle... —
— Está bien —Dijo Lainey— Fue en parte eso, pero sobre todo, es el
recuerdo de esas jaulas, en ese otro planeta —miró a Kate— Pero no
tengo que decírtelo. Tú estabas ahí también, antes que nosotros.
— Sí —dijo Kate— Pero afortunadamente no fue tan largo. Vaxa'an
me eligió en mi primera vez en el foso. No puedo imaginar por lo que
tuvisteis que pasar. —
Lainey no respondió a eso inmediatamente. Había llegado a un
acuerdo con su secuestro y encarcelamiento. Siempre estaría al
acecho en el fondo de su mente, pero había sucedido y no lo podía
cambiar Y se negó a dejar que la quebrará otra vez.
— Pero no quiero arruinar nuestro tiempo juntas hablando de ese
lugar —Kate agregó suavemente, leyendo bien su expresión.
Kate le recordaba a Erin, tranquila, amable y perceptiva.
Página | 157
— Me divertí esta tarde contigo y Crystal. Me alegro de que
finalmente se haya interesado en mí. —
Lainey se río,
— Es un poco tímida al principio, pero tímida no es cómo describiría
a esa mujer una vez que la conozcas —sonrió— Me divertí esta tarde
también. Me alegra que hayas podido venir. —
Las tres habían hablado simplemente durante unas horas seguidas, lo
que probablemente aburrió a Vixron en su mente. Lo habían tenido
pidiendo también algunos bocadillos para ellos, Kate había pedido
todas sus cosas favoritas y Lainey tuvo que admitir que todo lo que
conocío esa tarde sabía mucho, mucho mejor que la ahumada carne
que habían estado comiendo.
Así que habían comido y cotilleado toda la tarde, hablando de sus
vidas en la Tierra, habían aprendido que Kate había trabajado en
publicación en Chicago, de sus atroces ex novios, sus días
universitarios y las comidas que más extrañaban, una hamburguesa
In—N—Out para Crystal, TikkaMasala de pollo para Kate y un Sushi
roll de dragón para Lainey.
Se sintió bien, solo hablar y reír con amigas, Lainey se dio cuenta.
Lainey había eliminado a muchas personas de la vida desde que
Nadine murió. Se dobló sobre sí misma y se aisló.
Había pasado mucho tiempo desde que simplemente había disfrutado
de la compañía de otras mujeres y Lainey no se había dado cuenta de
cuánto lo extrañaba.
Página | 158
— ¿Puedo preguntarte algo? —Murmuró Lainey, mirando por encima
de su hombro para ver a Vixron todavía mirándolos, sus brazos
cruzados sobre su pecho.
— Cualquier cosa —Kate respondió.
Bajando la voz, Lainey hizo la única pregunta que la había estado
acosando.
— ¿Cómo sabías que Vaxa’an era el único? —Kate la miró
sorprendida— Quiero decir, ¿cómo estabas tan segura de él, que
renunciaste a tu vida en la Tierra, tus amigos y familia, para quedarse
aquí con él? —preguntó Lainey, frunciendo el ceño— Lo siento si eso
parece grosero de preguntar, solo soy... curiosa.
— Dije que podías preguntarme cualquier cosa y lo dije en serio —
respondió Kate, sacudiendo la preocupación de Lainey. La mujer
embarazada suspiró, moviéndose sobre sus pies, mirando a Luxiria—
Soy honesta. No puedo darte una respuesta firme. Y créeme, en ese
momento, pensé que estaba siendo una loca. Segundo, titubeé en cada
momento, preguntándome si estaba tomando la decisión correcta o
no. —
— Entonces, ¿qué te hizo quedarte?
— Me quedé por muchas razones, pero la que sobresale de la mayoría
es que simplemente no podía imaginarme decirle adiós —Lainey
tragó saliva— Jugué con todos los escenarios en mi mente de cómo
decirle adiós y en cada uno me quede completamente desconsolada,
cada uno solo me destruyó —respondió Kate, frunciendo el ceño,
como si el recuerdo de eso aún le doliera— Y cada día me pregunto
cómo me hizo enamorarme de él tan rápido, pero es solo que... es él.
Es como si estuviéramos realmente destinados a encontrarnos, en este
misterioso, inmenso y extraño universo. Realmente fue el destino. — Página | 159

— Entonces, ¿crees en todo el asunto del instinto? —Preguntó Lainey


en voz baja, procesando sus palabras. Kate se echó a reír, volviendo
los ojos abiertos hacia ella.
— Oh, si. Seguro. Supongo que debes pensar que estoy loca, pero no
puedo explicarte como se siente. Es algo que solo se puede
experimentar para que alguien pueda entenderlo completamente. —
— Pero, ¿cómo lo describirías? —Preguntó Lainey, despejando su
garganta— Si tuvieras que hacerlo. —
Esperaba no parecer demasiado interesada o Kate podría sospechar de
su línea de preguntas. Afortunadamente, la mujer embarazada
simplemente le sonrió con curiosidad y dijo:
— Lo describiría como... un tirón magnético, si tuviera que adivinar.
Pero con un poco de —amor a primera vista— mezclado. Ahora
multiplica esas cosas por diez y tienes un despertar del instinto.
Ambas cosas combinadas... es una experiencia intensa. Ni siquiera
sabía lo que estaba experimentando y me negué a creer a Vaxa'an
porque pensé que estaba loco en ese momento. —
Eso sonaba familiar, no podía dejar de pensar, la piel de gallina estalló
en su piel mientras se estremecía con conciencia. Kate le sonrió y le
preguntó:
— ¿Tienes frío? Tal vez deberíamos volver dentro. —
— No —dijo Lainey, soltando un suspiro— Soy tan curiosa sobre
todo. Parece irreal. Tan... alienígena. —
Kate sonrió, su expresión amable.
Página | 160
— Conozco el sentimiento.
Se quedaron en silencio por un momento mientras Lainey pensaba en
sus palabras. Entonces Kate dijo suavemente:
— Los he sentido, ya sabes.
— ¿Quién? —Preguntó Lainey, frunciendo el ceño.
— Los destinos. Sus deidades. Son reales —Los labios de Lainey se
separaron, aunque una parte de ella quería rechazar las palabras de
Kate— Y confía en mí, no lo creí al principio, pero una vez que los
sientes, los sientes dentro de ti, se vuelven muy difíciles de negar. Por
no mencionar el enlace de sangre.
Lainey había oído un poco sobre el vínculo de sangre de Cecelia,
aunque, francamente, pensó que su amiga había perdido su mente en
ese momento. Ahora, Lainey no estaba tan segura.
— Eso es lo que sucede durante una ceremonia, ¿verdad? —Preguntó
Lainey, insegura, mordiéndose el labio.
— Sí, la ceremonia de apareamiento. Es como una ceremonia de
matrimonio. Supongo, solo que mucho más... intenso. Sin mencionar
muy, muy permanente —dijo Kate, con un tono burlón en su voz.
— ¿Qué quieres decir?
— Bueno, el enlace de sangre —Kate respondió— Están atados el
uno al otro. Está dentro de mí, en mi mente.
Lainey frunció el ceño.
— ¿Como... metafóricamente?
Kate se río entre dientes.
— No. Quiero decir que puedo sentir sus sentimientos, leer los Página | 161
pensamientos que me envía, siento dónde está, si está a salvo y siente
lo mismo por mí.
— Eso es... eso es... —Lainey se calló, tragando saliva.
— ¿Una locura? —Kate adivinó y luego suspiró— Si, pero he tenido
tiempo de aceptarlo. Es mucho más fácil de aceptar cuando tienes
alguien más en tu mente, confía en mí.
— ¿Y Cecelia, Taylor y Beks pasaron por esto con sus, um,
compañeros?
— Está bien —dijo Kate, asintiendo. Le dirigió una mirada y
bromeó— Realmente tienes curiosidad por estas cosas.
Un poco nerviosa, dijo Lainey.
— Es difícil de creer. Supongo que estoy tratando de entender este
lugar, a estas personas mejor. Quien sabe cuánto tiempo estaremos
aquí.
Kate le palmeó el hombro.
— Estoy seguro de que encontrarán el cristal pronto. Uno de los
embajadores de Vaxa'an, Cruxan, está tratando de rastrearlo mientras
hablamos.
La cosa era... que Lainey no estaba tan segura de que quisiera que el
embajador lo encontrará en un corto plazo. Solo para darle más
tiempo con Kirov, para revisar el lío en su cabeza.
Lainey suspiró, apoyada en el balcón, mordisqueando su labio. Lío,
de hecho.
— Oye —Kate dijo, sus ojos se suavizaron en preocupación— ¿Está
Página | 162
todo bien?
— Sí —dijo Lainey, un poco demasiado rápido. Se aclaró la
garganta— Sí, sólo estoy... abrumada. Todavía estoy procesando todo
eso que ha pasado.
Algo en la expresión de Kate hizo que el estómago de Lainey
revoloteara con nerviosismo. Porque de repente, no estaba tan segura
de que Kate creía que esa era la única razón. Lainey pudo
prácticamente ver a la morena poniendo las piezas del rompecabezas
juntas. Mierda.
— Por supuesto —Kate finalmente dijo, sus ojos cuidadosos— Si
alguna vez necesitas hablar, estoy aquí.
— Gracias —dijo Lainey, sin mirarla a los ojos— Lo aprecio.
Página | 163
Kirov era el relevo de Vixron por la noche. Cuando se presentó en la
vivienda de las hembras humanas, aparentemente brevemente
después de que Kate se fuera, le informó al guardia que tenía la noche
libre.
Vixron lo miró con cuidado, pero simplemente sacudió la cabeza en
un asentimiento y partió, probablemente demasiado ansioso por una
noche completa de sueño para preguntarle directamente a Kirov sobre
su interés en una de las hembras humanas.
Entonces, la mirada de Kirov encontró a Lani. Todo su cuerpo se
relajó, el zumbido en su mente se calmó mientras bebió de su vista.
Estaba sentada en el área de la fogata con la mujer rubia, estaba
demasiado ocupada dibujando en la tableta que le había dejado para
que notara que había entrado pero Lani lo sabía. Lo había notado
incluso antes de que hubiera dado un paso a través de la puerta.
Sus ojos parpadearon sobre su cuerpo y Kirov se encontró a sí mismo
enderezándose ante la descarada lectura de su macho. La lengua de
Lainey salió corriendo para humedecerse los labios, con los ojos fijos
en ciertos lugares, antes de que se encontrara con su mirada.
Un momento después, olió los signos de su excitación y su mandíbula
temblaba de ansia y frustración, sabiendo que no podía hacer nada
sobre eso, no cuando estaba actuando como su guardia para la noche.
La más dulce miseria, estar tan cerca de su hembra y no poder tocarla,
besarla.
— ¿Has tenido tu cena? —Les preguntó.
La rubia, Crystal, levantó la vista de la tableta, sorprendida. Cuando
vio que era él, sus ojos se estrecharon ligeramente, antes de lanzar una
Página | 164
mirada rápida a Lani.
— Sí —Lani dijo y su voz flotó sobre él, calmando a la bestia
interior— Comimos con Kate.
Se detuvo junto a la puerta, sin atreverse a acercarse, aunque su
instinto le exigía estar cerca de su compañera. No podría dejar de
tocarla, si empezaba.
Crystal volvió a su tableta, dibujando algo que se parecía a un paisaje
¿Un paisaje terrestre, tal vez?
Lani lo observaba y su excitación se estaba convirtiendo en más de lo
que podía manejar. Gruñó y se volvió, diciendo:
— Estaré estacionado afuera si me necesitas. —
Apretó los puños con fuerza y asaltó la puerta del frente de nuevo,
cerrándola detrás de él. Una vez fuera, sintió que podía respirar y algo
de la niebla que inundaba su mente se levantó.
Exhaló un suspiro tembloroso, sintiendo que el aire fresco calmaba
sus pulmones, antes de que lo soltara. Su mirada fue a la luna y apretó
su mandíbula. Mañana sería su último día completo en la Ciudad
Dorada. Tendría que partir hacia Troxva antes de que salieran los
soles. Dos lapsos y no estaba más cerca de ganar a su hembra, de
convencerla para partir con él.
La duda lo había atormentado todo el tiempo. Se había alejado de él
anoche, el recuerdo lo llevó fuera de su mente. Había sido tan abierta,
tan receptiva con él antes y mientras se complacieron mutuamente...
pero después, había cambiado.
Se había cerrado, poco a poco, haciéndole cuestionarse si había hecho
Página | 165
algo malo, si la había disgustado de cualquier manera.
Si Kirov estuviera siendo honesto, no sabía si podría ser ganada,
podría cortejarla y complacerla por tantos lapsos como tomarían para
capturar su corazón, pero si no quería reunirse a mitad de camino...
Kirov maldijo suavemente, mirando a la luna de nuevo, como si fuera
un arma a punto de detonar. No le quedaba mucho tiempo.
Detente, se dijo a sí mismo, inspirando profundamente y calmándose.
Nix, no dudaría de su mujer, no dudaría de si mismo. Nunca se
rendiría, la determinación lo recorrió, volviéndose inquieto.
Había avanzado poco en su trabajo que abarcaba la armería, por lo
que se distrajo con pensamientos y recuerdos de anoche. Cómo de
hermosa la había visto, cómo le había besado, cómo sabía... la forma
en que había golpeado con su lengua mientras tenía un orgasmo.
Kirov gruñó.
No pasó mucho tiempo antes de que escuchara un movimiento dentro
de la vivienda y un momento después, la puerta se abrió detrás de él.
Su hembra emergió, sus ojos azules encontrándose los suyos. Con
cuidado, cerró la puerta, dejándolos solos.
— Cristal se fue a tomarse un baño —Lani le informó, viniendo para
pararse justo a su lado, su hombro rozando su brazo. Extendió la mano
para tocarla, pero se movió rápidamente, pasando a un lado,
envolviendo sus brazos alrededor de su cuerpo. Caminó hacia el
balcón y Kirov se preparó para otro combate. Nunca había luchado
tanto desde el entrenamiento guerrero, desde la guerra con los
Jetutianos.
— ¿Qué está mal? —Preguntó. Se le ocurrió un pensamiento, que hizo
Página | 166
una piscina de pavor en su estómago— ¿Te... Te arrepientes de
anoche?
Lani miró hacia el balcón de piedra, a la vista de la luna y luego de
vuelta a él.
— No, yo... Yo solo... —suspiró— Estoy tan confusa. No sé qué
pensar o cómo sentir.
— ¿Por qué te haces esto a ti misma? —Preguntó en voz baja— ¿Por
qué no solo acéptalo? Es más fácil.
— ¿Más fácil? Tal vez para ti. No para mí.
Kirov frunció el ceño.
— Hablé con Kate hoy —confesó Lani después de un breve momento
de silencio— Me dijo cómo fue primero con ella y Vaxa’an. Me habló
sobre los destinos, sobre la ceremonia de apareamiento, sobre un
vínculo de sangre.
Kirov se tensó. Así que sabía de estas cosas. Esperaba tener que
explicarle estos asuntos él mismo, para facilitarle ese abrumador
conocimiento. Ya estaba tan asustada por su vínculo.
Tragando, puso sus manos en el balcón y apretó tan duro que se
sorprendió de que la piedra no se derrumbara debajo de su agarre.
— Esperarías esas cosas de mí —observó, mirándolo con lo que
reconoció como cautela.
—Tev, lo haría —le dijo.
No tenía sentido negarlo. Como compañeros predestinados lo harían,
unir sus vidas, sus mentes. Solo era natural. Era lo que exigían los
destinos. Su instinto solo estaría en paz una vez realizada la ravraxia,
la ceremonia de apareamiento. Página | 167

— Esperarías que renunciara a mi hogar, a mi planeta por ti —


continuó— Y, francamente, en este punto, no estoy lista para hacer
eso. No sé si alguna vez lo estaré, Kirov. Solo nos hemos conocido el
uno al otro unos días ¿No puedes ver lo loco que es esto?
— ¿Qué tiene que ver el tiempo con eso? —Dijo con voz áspera, las
palabras de Lani cortándolo como una cuchilla— El tiempo no
importa. Es lo que nosotros sentimos lo que lo hace.
— Te lo dije anoche —Lani susurró— que no quería que pensarás que
tontear alrededor significaba más de lo que lo hacía, perder el tiempo.
— Perder el tiempo —Kirov repitió lentamente, otro golpe aterrizó.
Las palabras eran extrañas pero entendió su significado lo
suficientemente bien. Una chispa de ira encendió su pecho y le
preguntó— ¿Fue tan insignificante para ti, mujer?
— No tiene sentido —dijo ella, mirándolo con el ceño fruncido—
Solo estoy tratando de ser honesta contigo, Kirov. Sabes que me
atraes. Me gustó lo que hicimos, no lo niego. No quiero firmar para
ser tu compañera sólo porque nos tuvimos el uno al otro una vez.
Aturdido, herido, dijo Kirov en voz baja.
—Tev, estás dejando eso muy claro para mí.
—Kirov...
— Dime la verdad por una vez —dijo— ¿Crees que eres mi
compañera? ¿Crees que has despertado mi instinto? ¿Me crees?
La mirada de Lani se deslizó, pero extendió la mano para voltear su
rostro hacia él, para que no pudiera ocultar su verdad. Ahuecando su
mejilla, exigió,
Página | 168
— Dime.
— No —susurró— Yo no.
La mano de Kirov cayó y apretó su mandíbula tan fuertemente que
escucho un desgarro.
Apartó la mirada de ella. Le dolía mirarla. Ella susurró.
— Lo siento. No quiero lastimarte. Yo solo...
— Deberías entrar —Dijo, su voz suave, pero severa.
—Kirov...
— Vete.
Lani dejó escapar un pequeño suspiro.
— Bueno —susurró.
Esperó otro momento y luego se volvió lentamente y caminó de
regreso a la vivienda.
Kirov mantuvo sus ojos pegados a la variedad de facev en la distancia,
específicamente donde había tomado a Lani justo la noche anterior
Oyó que la puerta se cerraba detrás de ella, hasta que estuvo solo con
sus propios pensamientos. Pero fueron un desastre tan confuso en su
cabeza, no podía pensar correctamente. Necesitaba su trabajo para
calmar a su mente, para enfocarlo.
Pero no pudo irse. Solo tendría que soportarlo, este dolor que
consume, esta implacable duda.
Sus puños apretados en la piedra, el malestar de su instinto, la
inquietud le hizo querer saltar de su piel
¡Vrax!
Página | 169
Sus palabras se repetían en su mente, una y otra vez, en un bucle sin
fin, cortándolo profundamente. Más profundo de lo que pensaba que
las palabras podían.
No creía en ellos. No creía en su vínculo.
Al menos había tenido razón en una cosa.
Lani no quería ser ganada.
Página | 170

Lainey yacía despierta en su cama, inquieta e incapaz de dormir. Al


igual que anoche.
Solo que esta noche, sintió que estaba al borde de las lágrimas en cada
momento porque seguía viendo la decepción de Kirov en su mente
cuando le había dicho que no estaba lista para una relación con él solo
porque se habían conectado. . O su asombrado dolor cuando ella le
dijo que no creía que ella era su compañera, que no le creía.
Al igual que siempre, cuando Lainey se sintió acorralada en un rincón,
siempre salía con los puños balanceando, sin importarle quién saliera
herido.
Solo que en ese momento, fue Kirov quien se lastimó. Todo porque
ella había mentido. Él le había pedido la verdad y ella había mentido.
Cerró los ojos con fuerza, las lágrimas rodaban por las esquinas. Eran
noches como estas cuando Lainey recordaba por qué a veces no se
quería a sí misma. Ella alejó a la gente cuando se acercaron
demasiado. Era por eso que ya no tenía amigos cercanos, como si no
hubiera estado en una relación por mucho tiempo, por qué casi no
hablaba con sus padres, aunque había otras razones para eso.
Todavía.
Era un patrón, un patrón que ella odiaba, pero repetía
conscientemente.
¿Y por qué? ¿Con qué propósito? ¿Por qué no podía dejar acercarse a
alguien?
Horas pasaban, pero la culpa nunca disminuyó. Ella repitió su
Página | 171
conversación en su mente y se encogió. Ella no tenía la intención
esencialmente de romper con él, pero había salido de esa manera.
Kirov había dejado en claro sus sentimientos e intenciones desde el
principio. Estaba abierto a esas cosas. Él no dudó en tocarla, o
llamarla hermosa, o mirarla con esos ojos azules con una expresión
que tenía el corazón latiendo en su pecho. Él no tenía paredes
alrededor de su corazón, no cuando se trataba de ella. Para ella, él lo
había dejado verlo.
Y para corresponder, su corazón era más difícil de romper que Fort
Knox y había cerrado las puertas de él con fuerza.
Ella lo había besado, lo había tocado, se había burlado de él y se había
reído con él y le había dado placer a su cuerpo ... y luego ella se retiró
con la cola entre las piernas, dándole una excusa de mierda.
Por supuesto, él estaba enojado y molesto y decepcionado.
Si sus situaciones se invirtieran, Lainey estaría enojada. Se sentiría
usada y descartada, furiosa y herida.
Eso la mató ... porque ella le había hecho exactamente eso a Kirov y
él no se lo merecía.
Por un breve momento, ella cayó en un sueño reparador, lanzándose
y girándose debajo de las pieles, soñando que él vendría a ella en la
noche, soñando que la perdonaría aunque ella lo hubiera tratado
terriblemente.
Cuando se despertó, todavía estaba oscuro y no tenía idea de cuándo
saldrían los soles. Pero una cosa estaba clara, le debía una disculpa a
Kirov y había sido una cobarde durante demasiado tiempo.
Página | 172
Empujándose de la cama, Lainey se pasó una mano por el pelo
enredado para intentar hacerlo un poco más presentable, respirando
profundamente para prepararse. Luego abrió la puerta y se dirigió a la
sala de estar, con el latido de su corazón acelerado mientras miraba
por la esquina.
El fuego continuaba y la habitación estaba en silencio. Vio
movimiento por el rabillo del ojo, con la respiración agitada.
Pero era Vixron, regresado de su corta noche de descanso. Lainey se
preguntó si Kirov lo había convocado después de su discusión.
Frunció el ceño, la decepción hundió sus hombros.
—Tev, mujer? ¿Necesitas algo? —Preguntó Vixron, enderezándose.
—No, solo estaba ...— Lainey se calló. —No pude dormir. Pensé que
el embajador todavía estaría aquí.
Vixron la estudió detenidamente antes de decir: —El embajador
Kirov era necesario en el centro de mando. Sospecho que tiene mucho
que terminar antes de irse a Troxva esta tarde.
—Yo ... pensé que se iba mañana por la mañana—, dijo en voz baja,
apretando sus pulmones.
—Ese no era mi entendimiento cuando hablé con él.
—Correcto—, susurró ella. Miró sus pies descalzos y luego alrededor
de la sala de estar, como si Kirov apareciera en el aire mientras ella
miraba. Forzó una sonrisa y dijo: —Necesito un poco de aire fresco.
Estaré en la terraza.
Caminó rápidamente hacia la puerta y salió corriendo antes de que
Vixron pudiera protestar. Afuera, tomó una bocanada de aire frío e
inmediatamente miró hacia la terraza, donde estaba la casa de Kirov.
Página | 173
La decepción la atravesó de nuevo cuando vio que su aerodeslizador
se había ido. Vixron no había mentido cuando dijo que Kirov estaba
en el centro de comando.
Lentamente, se dirigió hacia el balcón, mirando a su lado el lugar
donde se encontraba Kirov cuando habían hablado, cuando ella lo
había lastimado.
El se iba esta tarde.
¿Había planeado siquiera decírselo? ¿Había planeado despedirse?
Algo en ella se rompió con ese pensamiento y más malditas lágrimas
rodaron por sus mejillas antes de que las alejara con su muñeca.
Lainey se dejó llorar un poco. Nadine siempre había dicho que era
bueno llorar, que era una cita entre comillas, tanto como un
lanzamiento como un orgasmo.
Ella casi se echó a reír, su tristeza por la pérdida de su amiga se mezcló
con su culpa, con su corazón roto, y ella lloró.
Le tomó un tiempo disminuir las lagrimas, pero cuando lo hicieron,
Lainey supo que Nadine tenía razón. Se sintió mejor, más tranquila.
—No puedo seguir haciendo esto—, se susurró a sí misma.
No podía seguir lastimando a las personas que le importaban solo
porque estaba asustada.
No era ningún secreto que las relaciones eran difíciles para ella. Su
padre había estado ausente la mayor parte de su vida, prefiriendo
dirigir su negocio antes que pasar tiempo con su familia. Su madre la
había amado con la condición de que se desempeñara bien y solo
parecía mostrar su afecto de verdad después del final de un concierto,
cuando otras personas estaban mirando. Página | 174

Sus ex novios habían sido un desastre, pero mirándolo hacia atrás,


Lainey sabía que los había elegido por una razón ... porque estaba
segura de que esas relaciones terminarían, que nunca arriesgaría su
corazón con ellos.
Y Nadine. Nadine, que había sido una hermana para ella, una mejor
amiga, una confidente. Su hermosa vida y su alma habían sido robadas
por un bulto en su pecho, su cuerpo girándose contra ella. Su muerte
había dejado a Lainey ... vacía.
Después de Nadine, ella no se había abierto a nadie. Ella nunca se
puso en posición de sentirse vulnerable.
Luego sucedió su secuestro, los luxirianos las rescataron poco
después.
Entonces Kirov se estrelló contra su vida, inesperado pero real.
Y desde entonces, ella había estado tambaleándose.
Desde entonces, ella lo había estado sacudiendo, sus emociones
moviéndose salvajemente de un momento a otro, pero él la había
seguido, la había desafiado.

En el momento en que se dio cuenta de que podría no querer decir


adiós, fue cuando él la dejó atrás. La ironía no se perdió en ella.
Ella no podía seguir haciendo esto.
Lainey necesitaba decidir qué quería y ella tenía que comprometerse.
Y las dos opciones eran esta: mantenerse alejada de Kirov, sin
importar lo doloroso que fuera hasta que los luxirianos las envíaran
de regreso a la Tierra ... o pedirle otra oportunidad realmente a esta Página | 175
cosa entre ellos.
Una opción significaba que aún podía irse a casa a la Tierra con su
corazón, en su mayoría, intacto.
La otra significaba que tenía que ser vulnerable, tenía que abrirse y
dejar que él viera todos los lugares feos dentro de ella, y
probablemente haría lo que más temía: enamorarse.
Lainey se quedó en el balcón hasta que el cielo comenzó a tornarse de
un color rosa. Observó, asombrada, cómo los soles gemelos
comenzaban a ascender, proyectando hermosos colores
sobrenaturales sobre el paisaje, colores que ella ni siquiera creía
posibles.
Un nuevo día, pensó.
La claridad llegó con la salida del sol.
Ella sabía lo que quería hacer.
Kirov estaba de mal humor y se quedó solo en el ala de tecnología del
centro de comando, inclinado sobre una mesa que sostenía la
armadura que estaba creando.

Casi no había terminado con eso, tendría que llevarlo con él a Troxva.
El dolor irradiaba desde la base de su cuello, formaba un dolor de
cabeza en auge, la frustración y la ira y la decepción solo empeoraban
las cosas.
Había estado en el ala de la tecnología durante horas, desde la noche.
Había necesitado algo para distraerlo de lo que su mujer le había dicho
o de lo contrario pensaba que podría volverse loco.
Página | 176
Su trabajo solo lo estaba frustrando más. Había muy poco que Kirov
no podía resolver, que no podía entender. Como la armadura.
Como Lani.
Gruñó Kirov, pasando ambas manos sobre sus cuernos,
enderezándose de la mesa. Sus ojos se sentían cansados, tensos.
Necesitaba dormir y comer y ... liberar.
—Kirov—, una voz vino de la puerta.
Kirov se volvió para mirar a Vaxa'an. —¿Cuanto tiempo has estado
ahi?—
Vaxa'an no se movió. —El tiempo suficiente para saber que no estás
cerca de la finalización.
Kirov apretó la mandíbula, mirando los fragmentos de metal sobre la
mesa que no se sincronizarían y no se realizaría correctamente una
vez que ingresara su codificación en las Coms. Miles y miles y miles
de líneas de código que había probado.

Vaxa'an lo miró, frunciendo el ceño. —¿Porqué te ha costado esto?


Cuando me contaste este proyecto por primera vez, asumí que sería
fácil de completar.
—Yo también lo hice—, dijo Kirov. —Me han distraído últimamente.
Es difícil para mí encontrar mi enfoque.
Su Primer Líder y su amigo no le pregunto por qué, afortunadamente,
solo lo estudió a distancia.
Kirov obligó a su mirada a alejarse de la mesa y preguntó: —¿A qué
Página | 177
hora es el lapso?
—A última hora de la mañana—, respondió Vaxa'an. —Ven conmigo.
Cruxan está conectado a una de las Coms con una actualización.
La respiración de Kirov se enganchó, el temor se acumulaba en su
estómago. ¿Cruxan había encontrado el cristal?
Se estaba quedando sin tiempo y Kirov todavía no sabía qué hacer con
Lani, cómo proceder con ella. Porque a pesar de lo que le había dicho
la noche anterior en la terraza, Kirov no tenía ninguna intención de
rendirse. No hasta que todo terminara.
Y no se había acabado. Nunca lo haría.
Kirov siguió a Vaxa'an a la sala de guerra, donde vio a Cruxan en la
pantalla de la Com.
Cruxan asintió con la cabeza a Kirov y se dirigió a ambos cuando dijo:
—Tengo una pista sobre el crista. —

Un ligero alivio pasó por Kirov. Cruxan no lo había encontrado


todavía.
—¿Y?— Preguntó Vaxa'an. —¿Es viable?
—El guerrero al que pregunté parecía seguro de saber quién lo había
tomado. Él está aquí, en mi puesto de avanzada, y convenientemente
había estado estacionado en el centro de comando durante el robo, sé
dónde está. —
Vaxa'an exhaló un breve suspiro. —Bueno. Encuéntralo. Y luego
devuelvelo a la Ciudad Dorada de inmediato. No dejaré a las hembras
humanas esperando más tiempo del que ya tienen. —
Página | 178
—Sí, Primer Líder—, respondió Cruxan. —¿Y el guerrero
responsable? —
—Tráelo también—, respondió Vaxa'an, su voz se oscureció.
Cruxan asintió en reconocimiento y luego se desconectó de Coms, la
pantalla se desvaneció.
Vaxa'an se volvió hacia Kirov. —Parece que recuperaremos el cristal
más rápido de lo esperado. —
La mente de Kirov se aceleró. Si Cruxan rastreaba el cristal en su
puesto de avanzada antes del final del día e inmediatamente
abandonaba su puesto de avanzada, llegaría mañana por la tarde.
Sin duda, Vaxa'an despediría a las hembras en el momento en que el
cristal llegara a salvo.
Estaba fuera de tiempo.
No, no lo era, pensó, una idea se había estado formando en el fondo
de su mente.
Mirando a Vaxa'an, a Kirov le molestaba que tuviera que traicionar la
confianza de su amigo.
Pero Kirov le había advertido antes. Kirov le había dicho la verdad a
Vaxa'an cuando dijo que si encontraba a su pareja predestinada, haría
cualquier cosa por mantenerla.
Vikan había robado a su mujer, en el centro de comando, en medio de
la noche. Vaxa'an había estado furioso y había ido tras ellos, pero
cuando los alcanzó, Vikan había ganado a su hembra.
Página | 179
¿Podría Kirov hacer lo mismo con Lani?
Estaba programado para partir hacia Troxva ese día, antes de lo
esperado, pero ¿podría realmente traicionar a Vaxa'an y robar a Lani,
tal como lo había hecho Vikan?
Absolutamente, se dijo, pensando en su hembra. Su lealtad era y
siempre sería para ella y su pareja. Vaxa'an haría lo mismo si las
posiciones se invirtieran.
Kirov inspiró profundamente, el plan se formó rápidamente en su
mente.
Si él robaba a Lani y la llevaba con él a Troxva, solo le compraría un
par de tramos. Sin duda Vaxa'an estaría justo en su cola.
Pero era más tiempo.
Kirov lo tomaría.
—¿Regresas a Troxva esta tarde?—, Preguntó Vaxa'an, cerrando las
Coms.
—Esta noche—, enmendó Kirov. —Todavía tengo mucho que
preparar.
—Muy bien—, dijo Vaxa'an. —Si no te veo, que tengas un buen viaje,
hermano.
La culpa se lo comió, pero su resolución se endureció.
—Gracias mi amigo.
Página | 180
Más tarde esa tarde, Lainey estaba sentada en su habitación, al final
de su cama. Su pierna saltaba hacia arriba y hacia abajo y sus dedos
se movían nerviosamente sobre sus muslos.
Toda la mañana, ella había esperado a que Kirov regresara a su casa.
Durante toda la mañana, escuchó el sonido de un aerodeslizador con
un corazón acelerado.
Él nunca regresó. Ella se sintió enferma por eso. Vixron le había dicho
que se iba por la tarde. Seguramente regresaría a su casa para empacar
algunas cosas, pero ahora Lainey no estaba tan segura. Quizás se iría
directamente del centro de mando.
Puede que no lo vuelva a ver, pensó, con la garganta ardiendo.
Ella necesitaba hablar con él. Ella tenía que.
Tenía que decirle, no, suplicarle, que quería otra oportunidad. Que
ella quería explorar lo que había entre ellos, tan loca como parecía.
Kirov valía la pena arriesgarse y Lainey finalmente estaba lista para
hacerlo.
Si solo él regresara con ella.
Sus orejas se levantaron cuando escuchó un suave zumbido
proveniente de la terraza, pero era diferente al sonido de un
aerodeslizador. Sus hombros se hundieron cuando lo reconoció como
el mini-aerodeslizador que entregó sus comidas.
Un momento después escuchó a Vixron murmurarle algo a Crystal en
la sala de estar. Otro momento después de eso, escuchó el grito de
sorpresa de Crystal cuando exclamó: —¡Oh, son hermosas! Lainey!
¡Ven aquí y mira! Página | 181

La curiosidad despertó, Lainey se levantó lentamente de su cama y se


dirigió a la sala de estar.
Crystal estaba de pie, sosteniendo ... un vestido. Un vestido muy
parecido al que Kate había usado cuando la visitó ayer.
El vestido era de un hermoso color melocotón, el color de una puesta
de sol. Una banda reluciente atravesó la cintura y unas correas anchas
y ceñidas, aseguradas con broches dorados, llevaron a un escote
pronunciado. El vestido se agitaba, ligero como una pluma, a través
del suelo cuando Crystal se le acercó.
—Hay cuatro aquí—, dijo Crystal, con los ojos brillantes de emoción.
—Dos para cada una de nosotras.
—O uno para Bianca y Erin—, corrigió Lainey, mirando el paquete
que yacía abierto a los pies de Crystal. En el interior, vio otros tres
vestidos, todos con estilos griegos similares, en diferentes colores.
Crystal tomó una pequeña pieza de metal rectangular del tamaño de
una tarjeta de visita que venía con el paquete. Se lo entregó a Lainey
y le dijo: —Kate dijo que también les envió algo.
Lainey vio que la pieza de metal era en realidad muy similar a la
tecnología de la tableta de Crystal. Se preguntó si Kirov lo había
creado para ella.
Escrito en la tarjeta, en letras limpias y espaciadas uniformemente,
estaba:
''Lo siento, estas han tardado tanto, chicas, ¡espero haber adivinado
Página | 182
sus medidas correctamente! También envié un mensaje a Erin y
Bianca y ya tengo a la costurera trabajando en más para ti. Mientras
tanto, estos te ayudarán a sobrevivir. Espero que te gusten.
Con amor Kate''
Era extraño ver inglés escrito, se percató Lainey, mientras releía la
tarjeta.
Ella sonrió, pensando que el gesto era dulce.
—Gracias a Dios, ya no tenemos que usar estas camisas de noche—,
dijo Crystal, revisando los vestidos. Ella levantó un hermoso vestido
verde esmeralda, seguido de uno azul cobalto y sonrió mientras se los
entregaba a Lainey. —Supongo que esto es suyo, señorita ''cabeza
roja''.
Lainey se echó a reír. Se sintió bien reír. Había estado molesta desde
la noche anterior, preocupada por Kirov, que se sentía bien tener algo
más en su mente por un momento.
Era agradable que Kate hubiera pensado en elegir colores que no
chocaran con su cabello. Lainey habría tomado cualquier cosa para
salir de las malditas túnicas grises que habían estado usando, así que
fue agradable volver a usar sus colores favoritos.
Lainey se maravilló sobre los vestidos, el material ligero, aireado y
tan suave que se sentía como la seda. Eran hermosos.
—Y estos—, dijo Crystal, sosteniendo el melocotón y los vestidos
azul cielo, —deben ser míos, ya que la cintura es más grande.
Crystal era más curvilínea y, a veces, Lainey definitivamente había
Página | 183
sentido envidia por su fisico de reloj de arena. Tenía un físico pin-up
de la década de 1950, con las características que combinaban, todos
los pómulos esculpidos, piel suave y labios carnosos.
—Vamos, vamos a probarlos—, dijo Crystal, entusiasmada con la
perspectiva de la ropa real. Demonios, Lainey también lo estaba, pero
eso no le impedía escuchar el aerodeslizador de Kirov.
Ambas se cambiaron a los vestidos rápidamente. Lainey eligió el azul
cobalto para usar porque era uno de sus colores favoritos ... y le
recordaba lo oscuros que se veían los ojos de Kirov a veces.
Dios, ¿qué tan cursi fue eso?
Ella suspiró y lo alisó en su lugar. Mirando hacia abajo, vio que el
vestido estaba cortado por ambos lados, subiendo hasta la mitad de su
muslo. Ciertamente, hizo que el vestido no solo fuera más sexy, sino
que también fuera más fácil moverse. No es que no fuera cómodo.
Probablemente era la cosa más ligera y cómoda que Lainey había
usado y sonrió, complacida.
Se preguntó si a Kirov le gustaría. Se preguntó si alguna vez lo vería
en ella.
Mordiéndose el labio, volvió a la sala de estar. Crystal ya se había
cambiado y estaba admirando el material cuando ella regresó.
Vixron se volvió para mirarla, sus ojos explorándola de la cabeza a
los pies. Lainey hizo un pequeño giro y preguntó: —¿Qué piensas,
Vixy? Nos vemos bien, ¿no?
Página | 184
Su guardia gruñó y miró hacia otro lado.
Crystal estaba sacudiendo la cabeza, sonriendo, antes de que se dejara
caer sobre los cojines alrededor del foso en forma. La rubia suspiró y
dijo: —Está bien, ahora estoy feliz.
—Finalmente,— bromeó Lainey.
Crystal empujó su hombro pero luego se calló y le preguntó: —¿Estás
bien? Has estado en tu habitación toda la mañana. ¿Aún cansada?
—Sí—, dijo Lainey.
Crystal miró a Vixron y luego preguntó lentamente: —¿Estás segura
de que esa es la única razón?
La rubia le dirigió una mirada aguda y la columna vertebral de Lainey
se puso rígida. Por supuesto, ella no creía que Crystal fuera estúpida
de ninguna manera. Su amiga tuvo que haber captado la tensión entre
ella y Kirov la noche anterior.
Lainey tragó, mirando a otro lado. Ya no quería mentir, pero no era
como si pudiera decirle a Crystal que podría ser la pareja predestinada
de Kirov con Vixron en la misma habitación.
Afortunadamente, algo no hablado se interpuso entre las dos mujeres
y Crystal apretó su antebrazo. En voz baja, susurró: —Sólo ten
cuidado, ¿vale?
Después de un breve momento de vacilación, Lainey asintió,
confirmando claramente las sospechas que tenía Crystal.
La rubia parecía preocupada, pero luego suspiró y le dio una suave
Página | 185
sonrisa de tranquilidad que hizo que Lainey se sintiera un poco mejor.
—Lo haré—, susurró Lainey de vuelta.
Es si Kirov alguna vez le daba otra oportunidad.
La tarde llegó y se fue antes de que llegara la noche, la oscuridad
proyectando sombras en el piso de su habitación.
Lainey las miró fijamente. A medida que se profundizaban y se
estiraban, ella quería llorar porque querían decir que Kirov no
volvería.
Probablemente se había ido a Troxva horas atrás.
Ella lo había alejado, como todos los demás en su vida. Y ella era la
única culpable.
Tal vez pueda enviarle un mensaje, pensó, tratando de averiguar qué
hacer. ¿Pero se metería en problemas con Vaxa'an? ¿El líder principal
sospecharía algo si ella exigiera hablar con Kirov?
Lainey pasaba los dedos por la esfera de metal que Kirov le había
dado. Se había convertido en un tipo de calmante para el estrés para
ella cuando no lo usaba como protección solar. Cuando no estaba
fingiendo tocar el piano en las repisas o balcones de las ventanas de
piedra, generalmente tenía la pelota en sus manos, lanzándola de un
lado a otro, dándole a sus dedos algo que hacer.
Un sonido lejano llegó a sus oídos. Solo un leve sonido, pero hizo que
su corazón se detuviera en su pecho.
Cuando estuvo segura de que era un aerodeslizador, Lainey voló hacia
Página | 186
la ventana abierta, escuchando.
Escuchó que el aerodeslizador aterrizó más abajo en la terraza y se
quedó sin aliento, sabiendo que era Kirov.
¿Vendría a verla? ¿O solo estaba allí para empacar sus cosas y
marcharse?
La determinación la atravesó. No, ella necesitaba tomar acción. Ella
no lo esperaría. Ella iría a él, por una vez.
Arrojando su bola de nuevo sobre la cama, se volvió hacia la ventana
y, tan silenciosamente como pudo, intentó levantarse, sus brazos
tensos y temblorosos.
En serio necesito levantar algunas pesas, pensó, resoplando.
Después de un movimiento trémulo muy ingrato y más de unos pocos
insultos tranquilos, se las arregló para sentarse en la cornisa y hacer
pivotar las piernas. Y luego, ella saltó suavemente, sus pies descalzos
apenas hacían ruido.
Lainey se detuvo, escuchando el movimiento dentro de la casa,
preguntándose si Vixron la atraparía.
Cuando no oyó nada, se abrió paso por el callejón y rodeó la parte de
atrás de la casa antes de seguir el camino que Kirov había tomado
cuando la había sacado.
Pronto, ella estaba en la casa de Kirov y caminaba de puntillas por el
callejón que conocía bien, en el que había estado cuando vio a Kirov
masturbándose a través de la ventana.
Página | 187
Fue a esa misma ventana y, con gran aliento, miró hacia adentro.
Él estaba allí, agachado sobre un cofre contra la pared, clasificándolo.
Un alivio vertiginoso hizo que sus rodillas temblaran y sin otro
momento de vacilación, ella golpeó su uña en la ventana.
Kirov se enderezó y se dio la vuelta.
Cuando sus ojos se conectaron a través del cristal, su expresión
cambió, apretándose, y Lainey tragó, nerviosa.
Después de su discusión la noche anterior, después de cómo Lainey
lo había dejado en el balcón, no se sorprendería si él nunca quisiera
volver a verla.
Por favor. Por favor abre la ventana. Déjame hablar contigo, déjame
disculparme, déjame explicarte.
Una vez más, el alivio la invadió cuando caminó hacia la ventana, su
magnífico cuerpo se movía. Los ojos de Lainey lo absorbieron, cada
paso que daba hacia ella apretando su vientre. Se sentía como si
hubiera estado muerta de hambre por él. Ella podría simplemente ...
mirarlo todo el día.
Kirov abrió la ventana, el cristal desapareció en la pared. La observó
con atención, no hizo ningún movimiento hacia ella. En cambio,
apoyó sus antebrazos en la cornisa, esperando.
Lainey dejó escapar un suspiro. Él no lo haría fácil para ella. Con
razón así.
—Yo ...—, dijo ella, su voz se quebró un poco, lo que la mortificó. Se
aclaró la garganta, de repente tan nerviosa que era difícil hablar. —
Pensé que ya te habías ido. Vixron dijo ...
Página | 188
—Me retuvieron en el centro de comando—, dijo, con voz tranquila.
Su voz era como una droga para ella, suave y profunda.
Sus dedos se clavaron en su piel y se apretó más contra la pared, más
cerca de él.
—¿Ibas a despedirte?—, Preguntó ella, queriendo saber. Odiaba lo
pequeña que sonaba su voz.
Kirov dejó escapar un suspiro, pasando una mano por uno de sus
cuernos negros. —Me aclaraste la posición anoche, mujer—, dijo, en
lugar de responder a su pregunta directamente.
El temor se acumuló en su estómago y Lainey se preguntó si era
demasiado tarde. Si él ya había decidido que ella no valía la pena, si
lo arruinaba todo.
—Kirov ...— ella se mordió el labio, sintiendo que un reloj invisible
estaba corriendo en algún lugar. —¿Podemos hablar? Tengo algunas
cosas que necesito decir. Quería disculparme. Por favor.
—Lani, yo…
—Te rogaré si tengo que hacerlo—, dijo ella, palabras que nunca
pensó que le diría. —Por favor.
Kirov la miró, sus ojos moviéndose sobre su cara, tratando de leerla,
tratando de determinar lo que estaba haciendo. El hecho de que no
confiaba en ella le dolía un poco, pero, de nuevo, Lainey no le había
dado ninguna razón para confiar en ella.
Finalmente, se enderezó desde la ventana y dijo: —Tev. Podemos
hablar. Pero no aquí.
—¿Dónde entonces?—, Preguntó, sus rodillas temblando de nuevo.
Página | 189
—Iré a cualquier parte.
Su expresión brillaba con algo que Lainey no podía leer.
—¿El prado?— Sugirió ella, esperando que él entendiera su
significado tácito. Que volviendo al lugar donde ella se había abierto
un poco a él, donde se besaron por primera vez, donde tenían
intimidad, él entendería que ella quería volver a repetir esa noche, que
quería comenzar de nuevo.
Kirov le dijo: —Baja por la parte de atrás de la vivienda y reúnete
conmigo en el aerodeslizador. Permanece oculta hasta que yo venga
a buscarte. ¿Tev?
La emoción y el alivio se mezclaban en su pecho. Kirov era
demasiado bueno para ella. Si sus posiciones se invirtieran, Lainey
habría golpeado la ventana en su cara.
Entonces otra vez, tal vez eso fue el equilibrio.
—Está bien—, susurró ella. —Te veré en el frente.
Ella no lo merecía, pero Lainey esperaba que tal vez él viera que ella
estaba tratando de ser mejor. Para él.
Un paso a la vez, pensó.
Página | 190
Kirov respiró para tranquilizarse y los lanzó hacia Troxva en su
aerodeslizador. Los suministros y pertenencias que Kirov había
cargado de antemano estaban desacelerando su ritmo, pero con suerte,
Vaxa'an no se daría cuenta de que Lani se había ido hasta la
madrugada de la mañana.
Porque al final, Vixron sospecharía por qué no había salido de su
dormitorio. Y en el momento en que la encontrara desaparecida,
inmediatamente alertaría a Vaxa'an.
Si el Primer Líder vendría inmediatamente después de ellos o no, no
lo sabía. Esperaban que llegaran a Troxva antes de que la encontraran
desaparecida y su viejo amigo y hermano guerrero tratara de llamarle
primero a la Coms.
Kirov lo explicaría, pero no le haría arrepentirse de haberla capturado
y haberla sacado de debajo de la protección de Vaxa'an. Ella era su
compañera predestinada, quisiera aceptarla o no.
Vaxa'an podía despojarlo de su rango, llevarse a Troxva y exiliarlo de
Luxiria por sus acciones, pero Kirov nunca lo lamentaría.
Lani estaba parada en el círculo de sus brazos, como un par de noches
atrás, presionado entre su cuerpo y el panel de control. Todavía había
mucho que decir entre ellos y Kirov sabía que una vez que se diera
cuenta de que iban en dirección opuesta a las cadenas montañosas, se
pondría furiosa.
Pero Kirov se llevaría su furia. Él lo absorbería y lo enterraría dentro
de él hasta que ella entendiera.
Se había sorprendido cuando ella apareció en su ventana y todavía
Página | 191
estaba preocupado por lo que ella deseaba discutir con él.
Especialmente una vez que ella descubriera que la engañó.
La tela azotó sus piernas y él miró hacia abajo, su instinto
ronroneando su aprobación al verla con un vestido tradicional de
Luxirian. Era un azul profundo que contrastaba bellamente con su
pelo rojo. Su piel lucía luminosa contra el rico y oscuro color.
—¿De dónde sacaste esto?— Él murmuró hacia ella, pasando sus
dedos por una de las correas, provocando un escalofrío en ella.
Si ella quería admitirlo o no, su cuerpo ciertamente reconocía a Kirov
como su compañero.
No habían dicho una sola palabra desde que se fueron hasta ahora y
Kirov deseaba escuchar su voz.
—Kate—, respondió ella, inclinando su cabeza hacia arriba para
mirarlo.
Intentó leer su expresión, preguntándose qué le parecería diferente.
Pero algo era diferente y no era solo el vestido. Había una suavidad
en su mirada que no había estado allí antes.
—¿Te gusta?—, Preguntó ella, con voz tímida y vacilante, como si
quisiera que le gustara, como si quisiera complacerlo.
—Tev—, dijo. —Es hermoso.
Una vez que llegaran a Troxva, le harían un par de docenas más para
ella de la mejor costurera del puesto.
Su hembra se sonrojó de placer y se quedaron en silencio.
Página | 192
Solo habían estado volando durante un puñado de momentos antes de
que Lani comenzara a mirar el paisaje, girando el cuello, buscando
algo que le resultara familiar y no encontrar nada.
—Um, ¿no deberíamos estar allí ahora?—, Preguntó, con la confusión
infundida en su tono. —¿Dónde estamos? ¿Vamos a otra parte?
Kirov inhaló un suspiro lento. Miró por encima del hombro y ya no
podía ver la Ciudad Dorada en la distancia. Estaban fuera de la vista
y a salvo por la noche.
—Kirov—, dijo Lani, retorciéndose en sus brazos para enfrentarlo.
Ella lo miró y Kirov vio el momento exacto en que se dio cuenta de
lo que estaba sucediendo. Sus ojos parpadearon hacia las bolsas de
viaje que él había cargado en el aerodeslizador y ella jadeó, sus labios
se separaron, sus ojos se clavaron en los de él.
—Nosotros ... no vamos a ir al prado, ¿verdad?—, Preguntó
lentamente, con el cuello estirado para enfrentarlo directamente.
Bien podría decírselo en ese momento, aunque ella ya lo sabía.
—Nix, mujer—, dijo, con la misma lentitud. —No vamos a la pradera.
—Tú ...— ella parpadeó, sus ojos se ensancharon, y luego esa chispa
de ira familiar iluminó su mirada. ¡Me acabas de secuestrar sin que
yo lo sepa! Me llevas a Troxva, ¿verdad? —
Exhaló un suspiro de impaciencia. —Ya no eres una niña, así que nix,
no te hice este 'secuestro'.
—Ese ... ese no es el punto—, respondió ella. —Oh Dios mío. No te
Página | 193
puedo creer Me hiciste pensar que ni siquiera ibas a despedirte y
estabas planeando llevarme todo el tiempo, ¿verdad? —
Kirov no lo negaría. —Tev, siempre tuve la intencion de venir por ti
esta noche. Primero apareciste en mi ventana, ahorrándome el viaje.
La boca de Lani se abrió. —Tú, tú, ¡ugh!
Kirov miró por encima de su cabeza, a las estrellas, a sus Coms en el
panel de control, asegurándose de que estuvieran en un camino directo
hacia Troxva antes de encender el modo de piloto automático.
Si volaban a través de la noche, llegarían a su puesto de avanzada a
media mañana, posiblemente más tarde, dependiendo de la cantidad
de resistencia que experimentaran con la carga que él estaba
arrastrando.
—Tu desea pelear por esto—, dijo. —Estoy preparado para ello.
—Podrías haberlo hecho, oh, no sé ... ¡preguntar!
Kirov entrecerró los ojos.
—Dejaste en claro que no veías un futuro para nosotros—, mordió y
algo brilló en los ojos de Lani. Algo que parecía ... culpa. —Entonces,
nix, no pregunté. Actué, porque ya sabía cuál sería tu respuesta .

—No lo haces bien—, dijo, aunque algo de la indignada ira había


disminuido en su voz. Ella inhaló un largo suspiro. —No puedes
tomar grandes decisiones como esta sin consultarme. Me sentí terrible
toda la noche y todo el día, y aquí estabas, planeando llevarme a
Troxva si quería ir como si no . —
—Tu lugar está conmigo—, gruñó. —Hasta que te des cuenta de eso,
Página | 194
tomaré más decisiones como esta cuando te concierne, cuando nos
concierne. —
Los ojos de Lani se ensancharon, sus fosas nasales se ensancharon y
su boca se apretó.
—Increíble—, murmuró, girándose para mirar hacia el panel de
control, cruzando los brazos sobre su pecho.
Kirov maldijo entre dientes, pasándose una mano por el cuerno. Se
sentía como si estuviera perdiendo su maldita mente. Desde la noche
anterior, se había sentido ... desquiciado.
—Mujer ...— dijo, suavizando su tono, extendiendo la mano para
tocar un mechón de su cabello.
—No—, dijo ella, su tono cortante. —Estoy enojada contigo.
Hablaremos más tarde una vez que me calme.
Kirov dejó escapar un suspiro, pero él sabía que ella necesitaba
tiempo. Ella lo perdonaría eventualmente.
Ella tenía que.

Apartándose de ella, se agachó frente a una de las bolsas de viaje que


había cargado y sacó una manta de piel que había sacado de su
plataforma para dormir.
Él se acercó a ella y la envolvió con cuidado alrededor de sus
hombros, deseando mantenerla caliente durante su viaje por lo menos.
Dudaba que ella le dejara abrazarla en este punto.
Página | 195
—Gracias—, ella olfateó, su tono permaneció como el acero, su
espalda recta y tranquila. Pero por alguna razón, mientras la
observaba tirar de la manta con más fuerza, Kirov reprimió una
pequeña sonrisa.
—De nada, mujer.
Página | 196

Lainey se despertó a la mañana siguiente con el sonido del viento


suave y la belleza de un amanecer aún más suave.
Limpiando su boca con el dorso de su mano, rezando por no haber
estado babeando mientras dormía, levantó la vista de su posición en
el piso del aerodeslizador para ver a Kirov, todavía de pie en el panel
de control, todavía despierto.
Parpadeando el sueño de sus ojos e inmediatamente pasándose los
dedos por el pelo, se levantó del suelo, con la espalda retorcida de
incomodidad. No recordaba haberse quedado dormida, pero había una
manta debajo de su cabeza y otra sobre su cuerpo para mantenerla
caliente.
Su corazón latía con fuerza al saber que había tratado de hacerla sentir
cómoda.
—¿Dónde estamos?—, Preguntó ella, con voz áspera, sintiéndose
extrañamente vulnerable de que ella había dormido frente a él. Solo
esperaba no haber estado roncando.
Todavía sentada de espaldas a la pared del aerodeslizador, con la
manta sujeta alrededor de sus hombros, miró por el borde para ver un
paisaje completamente diferente del que había estado esperando.
Mientras que la tierra que rodeaba la Ciudad Dorada era como un
desierto, con arena que se extendía en todas direcciones, con
montañas góticas, pero hermosas, dondequiera que estuvieran, había
dado paso a una vegetación exuberante, enormes lagos de agua tan
oscuros, que parecían llenos de café, prados y campos.

Página | 197
—Ven—, murmuró él, tendiéndole la mano. Después de un momento
de vacilación, ella lo tomó y dejó que la asegurara entre su cuerpo y
el panel de control. Levantó el brazo y dijo: —Un paquete de trixava.
Es raro verlos al este. Estamos cerca de Troxva.
Lainey miró hacia donde él estaba gesticulando y un poco de emoción
la recorrió cuando vio una gran manada de bestias de pelo oscuro, no
muy diferentes a los búfalos, bebiendo de uno de los lagos por los que
pasaron. Eran demasiado altos para ver sus características, pero
incluso desde esta distancia, Lainey podía ver que eran enormes.
—¿Ya casi llegamos?—, Repitió, mirando de la manada de animales
en el área circundante. El amanecer hizo que todo fuera diez veces
más hermoso y Lainey tuvo la sensación de que incluso si pudiera
tomar una fotografía de la vista, nunca capturaría todo.
Este lugar tenía que ser experimentado, no capturado.
—Tev—, dijo, mirándola. Siempre directo, le preguntó: —¿Todavía
estás molesta conmigo?
—Tal vez—, susurró, aunque si era honesta, un poco de sueño muy
necesario había ayudado.
Y sí, Kirov la había engañado totalmente y la había secuestrado de la
Ciudad Dorada.
Por otra parte, Lainey le había mentido en su cara acerca de creer en
todo el asunto del Instinto y había insinuado que la noche que habían
estado en el prado no había significado nada para ella.
Así que realmente, ella pensó que eran una especie de ... ¿revancha?
Aún así, Lainey tenía mucho por lo que disculparse.
Página | 198
Además, ella había tomado una decisión cuando se trataba de él y
tenía la intención de cumplir con ese compromiso.
—Si me hubieras preguntado, te habría dicho que sí, Kirov—, le dijo
en voz baja.
Ella sintió que sus brazos se apretaban alrededor de su cintura y la
giró para mirarlo, estudiando sus rasgos con el ceño fruncido.
—No sé si te creo—, admitió Kirov.
Eso dolió, pero con el tiempo, Lainey esperaba ganarse su confianza.
—Es la verdad—, dijo ella, respirando profundamente, levantando
sus manos lentamente para colocarlas sobre su pecho. Ignorando la
forma en que se tensó, ella sintió el latido de su corazón latir contra
sus palmas y dijo: —Quería disculparme por cómo te traté hace un
par de noches. Me asusté y traté de alejarte. Es lo que hago. Y me
desgarró por dentro, sabiendo que yo ... que te lastimaría.
La frente de Kirov se frunció y sus ojos se movieron de un lado a otro
entre los suyos, como si tratara de averiguar cuáles eran sus motivos.
Como si desconfiara de sus palabras.
—¿Por qué este cambio tan repentino?—, Preguntó, su tono bajo y
profundo. Él inclinó la cabeza hacia un lado, su largo cabello
haciéndole cosquillas en el dorso de las manos.
—He estado pensando mucho desde esa noche—, dijo Lainey,
tragando el nudo en su garganta. —Reflexionando sobre cómo trato a
los demás y por qué. He sido cobarde y he sido cruel y trato de cortar
a otras personas antes de que tengan la oportunidad de cortarme —. Página | 199
Fue difícil decirle estas cosas a él en voz alta, pero Lainey necesitaba
hacerlo. Ella solo esperaba que él la creyera. —Y… yo… quiero ser
mejor. No quiero tener más miedo. Ya no quiero lastimar a la gente,
especialmente a ti. Lo siento, Kirov. Espero puedas perdonarme.
Lainey no se dio cuenta de que estaba temblando. Ella nunca había
sido buena en la confrontación, acerca de admitir sus errores. Era tan
mala en eso que su cuerpo se rebelaba literalmente contra ella.
Algo en la mirada de Kirov se suavizó y la esperanza le encendió el
pecho cuando le acarició el pelo con una de sus manos. Dejó escapar
un profundo suspiro que suavizó sus músculos tensos y gruñó,
inclinando su cabeza hacia abajo, —Bésame, mujer. —
Esperanza.
Lainey se quedó sin respiración y ella inmediatamente se inclinó hacia
delante y presionó sus labios contra los de él, sus ojos se cerraron
mientras él movía su boca contra la de ella.
Sus manos llegaron a su cintura y la manta cayó de sus hombros
cuando ella deslizó las manos de su pecho para envolverlo alrededor
de su cuello. Girando la cabeza, ella sonrió y él le lamió los dientes
con la lengua, pidiendo la entrada, que ella le dio sin dudarlo.

Cuando Kirov se apartó, ella se balanceó un poco sobre sus pies, sus
ojos aturdidos, sus labios picaban.
—¿Esto ... significa que me perdonas?—, Preguntó sin aliento. —
¿Que me darás otra oportunidad?
—Tev—, murmuró. —Con una condición—.
Página | 200
Ella frunció.
—Tú también debes perdonarme—, dijo con voz ronca y ella se
mordió el labio, tratando de ocultar su sonrisa.
—Con una condición—, dijo ella.
—¿Le estás dando a mi condición una condición?—, Aclaró, sus
labios temblando, sacudiendo la cabeza.
—Sí, y es que nunca podrás secuestrarme otra vez sin mi
conocimiento, que tienes que preguntar sobre cosas como esta.
¿Bueno?
—Muy bien, mujer—, murmuró. Luego su expresión se volvió un
poco seria cuando preguntó: —¿Qué significa esto, entonces?
—¿No fue obvio el beso?— Preguntó ella, un poco tímida otra vez.
Tímida acerca de este tipo de cosas, en general, realmente.
—Dilo, mujer—, exigió y Lainey nunca lo admitiría, pero a ella
realmente le gustaba cuando era un poco mandón. Simplemente no
demasiado mandón Cuando él estaba así, ella solo lo acosaría hasta
que él se detuviera.
Se mordió el labio y dijo suavemente: —Me he dado cuenta de que
todavía no me has llamado luxiva.
Su expresión se tensó. —Nix, no lo he hecho.
Lainey se lamió los labios y dijo: —Yo ... deseo que lo hagas de
nuevo.
Su pequeña confesión le diría todo lo que necesitaba saber.
Kirov cerró los ojos, una tremenda cantidad de tensión liberándose de
su cuerpo ante sus palabras. Lainey no se había dado cuenta de cuánto
Página | 201
lo había estado reteniendo, de lo mucho que había necesitado oírla
decirlo.
Un ping culpable irradiaba en su pecho, pero ella lo compensaría. Ella
necesitaba, ella quería.
—Luxiva.
Ella sonrió, su corazón palpitaba. —¿Sí?
—Dime otra vez lo que esto significa.
Lainey jugueteaba con un mechón de su cabello y detrás de él, vio que
el cielo se volvía de un color rosa brillante glorioso.
—Significa—, comenzó ella, —que estaré abierta a esto, a ti. Que
podemos tomar esta relación un día a la vez y ver a dónde nos lleva.
Y prometo que no pelearé contigo por eso y haré lo posible para no
asustarme. Pero solo una advertencia por adelantado, de que si sucede,
solo necesito que me presiones y me digas que estoy siendo una
gilipollas, ¿de acuerdo?
Esa pequeña sonrisa torcida regresó y Lainey sintió que había ganado
algo cuando apareció.
—Me gusta cuando peleas conmigo—, dijo.
Lainey se rió entre dientes. —de acuerdo, Te prometo que seguiré
peleando contigo. ¿Mejor?
—Mejor.
—Entonces, ¿todos estamos perdonados?—, Preguntó Lainey. Era su
turno de pedir una aclaración.
—Tev, luxiva, todos estamos 'perdonados'.
Página | 202
Un brillante alivio la atravesó y ella le sonrió de una manera que lo
hizo gruñir, con las manos flexionándose en su cintura.
Lentamente arrastrando sus manos por su pecho, deteniéndose en su
abdomen apretado, ella dijo suavemente, mirándolo debajo de sus
pestañas, —Ya sabes, cuando los humanos hacen reconciliaciones
después de las peleas, generalmente hay relaciones sexuales
involucradas.
Kirov ronroneó en su pecho. —Tev?
—Oh si.
Anhelaba repetir la estadía en el prado, pero quería más. Todo de él.
Ella quería sentirlo contra su cuerpo, quería sentir su peso pesado
entre sus muslos, su calor cubriéndola, mientras se deslizaba
profundamente dentro.
Esa sonrisa torcida reapareció, haciendo que su corazón latiera de
emoción.
—Es desafortunado entonces, luxiva—, comenzó, bajando la voz de
una manera que ella encontraba irresistiblemente sexy, —de que no
nos aparearemos hasta nuestra ravraxia.
Soltó chillidos.
—¿Qué?
Kate le había contado lo de la ravraxia. Fue la ceremonia de
apareamiento. El que tiene el Destino entrando en sus cuerpos, o algo
así. El que tiene el enlace de sangre.
Página | 203
—Kirov, acabamos de hablar sobre tomar esto un día a la vez—, dijo,
con la boca abierta.
Parecía un poco presumido cuando dijo: —Tev, y lo haremos. Puede
tomar todo el tiempo que desee tomar. Pero como dije, no nos
aparearemos hasta la ravraxia. Todavía podemos complacernos
mutuamente de otras maneras hasta entonces, pero en esto, me
mantengo firme.
—¿Hablas en serio?— Preguntó ella, todavía un poco estupefacta. —
Porque estoy bastante segura de que me hubieras golpeado el cerebro
la otra noche si te hubiera pedido que lo hicieras.
—Tev, lo más probable—, respondió, lo que más le aturdió la mente.
—Entonces, ¿por qué quieres esperar ahora?— Preguntó ella,
incrédula.
Sus ojos se centraron en algo en la distancia, apretando la mandíbula,
antes de mirarla.
—Porque, luxiva—, dijo, —me has perdonado y yo te he perdonado.
Sin embargo, lo que dijiste en la terraza esa noche me hizo darme
cuenta de que no venerarías la intimidad con una pareja como lo hago
yo. Tal vez los humanos son más laxos con estas cosas .
—Por supuesto yo...
—Creo que lo llamaste ''bromeando''—, dijo, haciendo que su boca se
cerrara de golpe. —Una jerga humana, tev?
—Pero yo...
—El sexo entre parejas predestinadas es sagrado—, dijo, con
expresión seria, casi sombría. —Teniendo en cuenta que es más
probable que las parejas predestinadas produzcan descendencia más
rápidamente, no puedo arriesgarme a que cambies de opinión si Página | 204
decides irte al final. Te perdería no solo a ti, sino a mi hijo también .
Lainey ni siquiera había pensado en los niños. Y mirando a Kirov, ella
se dio cuenta de que esto era importante para él, se dio cuenta de que
él todavía tenía miedo de que ella pudiera irse.
Tragando, se dio cuenta de que tenía el poder en esta relación porque
ella tenía la opción de irse, no él.
—Si alguna vez quedara embarazada, Kirov—, dijo lentamente, un
poco dolida de que él pensara lo que hizo, —Nunca te quitaría al niño.
—Tev, lo sé—, dijo, lo que la confundió.
—Entonces, ¿por qué dirías algo así?
—Quise decir que quizás ni te des cuenta de que estas con
descendencia cuando llege el momento de elegir—, enmendó. Luego
confesó: —Cruxan cree que está cerca de encontrar el cristal.
Sus labios se separaron. Así que de eso se trataba. Si tenían relaciones
sexuales y Cruxan regresaba con el cristal, Lainey podría regresar a
casa, posiblemente dentro de una semana. Kirov creía que se estaban
quedando sin tiempo.
Queriendo consolarlo, ella le dio un beso en el pecho y, mirándolo,
dijo: —Me refiero a lo que dije Kirov—. Estoy dando mi todo, ¿de
acuerdo? No estoy pensando en esto a corto plazo .
—Entonces haz la ravraxia conmigo. Esta noche.
Ella se mordió el labio.
Hizo una pausa demasiado larga.
Kirov le acarició el pelo con la mano, exhalando. —¿Lo ves? Estoy
seguro de ti, Lani, de un futuro contigo. Cuando desees hacer la
Página | 205
ravraxia conmigo, sabré que sientes lo mismo .
—Solo necesito tiempo, Kirov—, susurró ella, sin querer que él
pensara que ya estaba retrocediendo. —Todo ha sucedido tan rápido.
—Tienes todo el tiempo que necesitas—, la tranquilizó. —Pero hasta
entonces, no hay apareamiento rápido.
Porque él no quería dejarla embarazada, porque quería que ella se
entregara completamente a él, sin preocuparse de que ella se fuera
justo después.
Lainey dejó escapar un suspiro de frustración.
—Está bien, entiendo—, dijo, pero ella lo miró y dijo honestamente:
—Pero te advierto que haré todo lo que esté a mi alcance para hacerte
cambiar de opinión acerca de todo este asunto del apareamiento.
Sus labios se curvaron. —Te invito a probar, lluxiv.
—No voy a jugar limpio—, advirtió.
—Estoy ansioso por eso—, murmuró, inclinando la cabeza hacia
abajo para darle un pequeño beso, que recibió felizmente. —Ahora
mira. Estamos aquí.
Lainey se volvió, curiosa. En la distancia, vio una ciudad, tendida en
un hermoso valle entre dos verdes y enormes colinas. Y al igual que
la Ciudad Dorada, esta ciudad se arrastraba por estas colinas en
terrazas, utilizándolas para el espacio, los mercados y las casas.
Más allá de la ciudad estaba el lago más grande que jamás había visto.
Si no estuvieran tan arriba, ella pensaría que era el océano. Aguas
relucientes y orillas tranquilas.
Página | 206
Hermosa, pensó, separando sus labios.
—Troxva—, dijo Kirov en voz baja en su oído, presionando un beso
en su sien. —Estamos en casa.
Página | 207
Kirov aterrizó el aerodeslizador en la colina más oriental de las dos,
en la parte superior. Similar a la Ciudad Dorada, que se construyó en
la montaña en terrazas, una gran parte de Troxva se construyó de
manera similar en las laderas, excepto que una gran parte del puesto
de avanzada también estaba situada en el valle.
Similar a la Ciudad Dorada, la casa de Kirov estaba ubicada en el
nivel superior de la colina este, permitiendo privacidad y una vista
inmejorable. Al menos eso fue lo que asumió Lainey cuando los
aterrizó allí.
Lainey se quedó boquiabierta en la casa y Kirov la sacó del
aerodeslizador con una mano en la espalda. Lainey había tocado el
piano en su parte justa de fiestas extravagantes en los últimos años.
Ella había visto su parte justa de hermosas casas imponentes, con
entradas elaboradas, caminos curvos y hermosos jardines.
Si bien la casa de Kirov no era tan grande como esas, era igual de
elegante y hermosa. Mirándolo desde abajo, parecía tener dos pisos
de altura, hecho de una piedra blanca remolinada de gris y oro, que
parecía mármol. La parte posterior de la casa estaba construida en la
colina, por lo que, por encima de la casa, Lainey todavía podía ver la
cima de la colina asomándose, el verde, exuberante color, un claro y
hermoso contraste con el mármol blanco.
Kirov la condujo a lo que supuso que era la puerta principal, aunque
estaba hecha de vidrio espejado, al igual que todas las ventanas altas
y enormes que adornaban el frente y los lados de la casa. Le dio
privacidad, ya que nadie podía mirar adentro.

Página | 208
Lainey miró hacia la terraza, para ver otra casa. Aunque no era tan
grande, era un diseño similar, hecho de la misma piedra, con las
mismas ventanas hermosas.
—¿Quién vive allí?—, Preguntó ella, justo cuando Kirov colocaba su
mano sobre el vidrio de la puerta. Una luz azul brotó de su huella de
la mano y luego el cristal se deslizó, como las ventanas de la Ciudad
Dorada, para revelar el interior.
Lainey se quedó sin aliento, olvidando su pregunta por completo y sin
darse cuenta de que Kirov no le había contestado.
Porque el interior de la casa era ...
Increíble.
Por un lado, era amplio y abierto. La misma piedra de mármol se
alineaba en los pisos, pero era de color gris claro, con rayas de cobalto
e hilo blanco, creando un patrón elaborado en forma de remolino a
través de la casa. Teniendo en cuenta que los pisos eran más oscuros,
fue sorprendente que el espacio se sintiera sorprendentemente
brillante.
Pero fueron las ventanas y el plano de planta abierto lo que lo hizo
así.
Por una vez, Lainey no se sintió atrapada por las paredes, porque casi
no había ninguna. Y cuando se dirigió al espacio inmediatamente a la
izquierda de la entrada, miró con los ojos abiertos las imponentes
ventanas de cristal que mostraban la belleza del lago, el puesto de
avanzada que estaba debajo, y la vasta tierra que se extendía millas y
millas más allá.

Página | 209
Supuso que esa habitación era el espacio habitable porque había un
pozo de fuego, fiel a la tradición luxirense, rodeado de cojines, aunque
era el pozo de fuego más grande que jamás había visto. Al apartar la
vista de las ventanas, a la habitación, vio que estaba dividida por un
panel de vidrio transparente. Cuando Kirov fue a tocar eso también,
el panel se encendió y vio una imagen de video del lago, con sus aguas
rompiendo en la orilla. El sonido lo acompañaba, proveniente de
altavoces que no veía, que parecían rodear toda la sala. Escuchó las
suaves olas, escuchó un pequeño zumbido de lo que supuso que eran
insectos similares a esas luciérnagas rosadas y el suave susurro del
viento. Cerró los ojos por un breve momento y casi podía imaginar
que estaba allí, como si la hubieran teletransportado allí.
Ella juró que incluso sentía esa suave brisa en su cara.
Lainey se giró para mirar las ventanas y le preguntó a Kirov en voz
baja: —¿Cómo puedes soportar dejar este lugar?
Kirov se acercó a ella, acariciando sus dedos por su mejilla. Fue en
ese momento que se dio cuenta de que sus pies descalzos no estaban
fríos en el suelo de mármol. De hecho, se sentían bastante calientes.
Cuando ella miró hacia abajo confundida, él murmuró: —Programé
el piso para detectar el peso. Se calentará donde pisas. Es necesario
cuando llega la estación fría. Calienta toda la vivienda entonces, pero
requiere poca energía .
Lainey sonrió. Realmente fue brillante.
—Ven, luxiva—, murmuró. —Te mostraré el resto.
Lainey lo acompañó alegremente mientras Kirov la llevaba de una Página | 210
habitación a otra. El piso inferior estaba formado principalmente por
el vasto espacio habitable, donde Lainey ya sabía que pasaría la mayor
parte del tiempo. El área posterior de la planta baja estaba dividida
por un enorme y magnífico baño. Era similar al que tenían en la
Ciudad Dorada. En el medio había una fuente termal perpetuamente
llena para bañarse y remojarse, pero la pared más lejana era toda una
ventana de vidrio, que mostraba una parte diferente de Troxva, hacia
un área boscosa a la derecha del lago.
Había otra habitación en el piso inferior, llena de pantallas y otro pozo
de fuego, y ella se preguntó si era como su oficina en casa.
—¿No hay cocina?—, Se preguntó en voz alta. Tal vez estaba arriba.
Aunque, ella había notado que la casa en la Ciudad Dorada tampoco
tenía un área de cocina. Habían recibido todas sus comidas.
—La mayoría de los luxirianos toman sus comidas en los comedores
o los envían—, explicó Kirov.
—Oh—, dijo Lainey.
Estudió su expresión y le preguntó lentamente: —¿Quieres cocinar
tus propias comidas?
—Bueno, disfruté cocinando en la Tierra. Mucha gente cocina —, dijo
Lainey, mirando alrededor. Ella le dio una pequeña sonrisa, —Pero
no estamos en la Tierra, ¿verdad?
Kirov se quedó en silencio por un minuto, sus ojos de repente miraron
más allá de ella para mirar el espacio. Él asintió finalmente y dijo: —
Te construiré una cocina si quieres cocinar, hembra.
Página | 211

Lainey se quedó boquiabierta. —Eso ... eso no es lo que yo ... no


puedes simplemente construirme una cocina, Kirov. ¿Dónde lo
pondrías?
—Allí—, dijo, señalando a la oficina. —Sería fácil reconfigurar. No
hay tiempo para construir una vez que lo diseñe .
—Pero esa es tu oficina—, dijo ella, protestando.
—Nix, es una pequeña sala de coms. Tengo otro en el segundo nivel.
Tu cocina irá allí.
Lainey contuvo el aliento, su mente un poco sorprendida de que él
simplemente ... le construyera algo en su casa porque ella lo quería.
Pero su tono le dijo que no discutiera, aunque Lainey lo mencionaría
de nuevo más tarde. En su lugar, ella simplemente lo siguió de regreso
a la parte delantera de la casa y él la llevó a una plataforma
ligeramente elevada cerca de la puerta principal.
Colocando su mano sobre una almohadilla plateada en la pared,
Lainey gritó sorprendida cuando la plataforma cuadrada comenzó a
levantarse rápidamente y ella agarró el brazo de Kirov. La plataforma
era lo suficientemente grande como para no pensar que perdería el
equilibrio y se caería, pero seguía siendo un movimiento sorprendente
e inesperado, como un ascensor rápido sin las paredes.
Supongo que esta es la versión Luxirian de las escaleras, pensó,
ignorando la mirada divertida que Kirov le envió.
La plataforma se cerró en su lugar en el segundo nivel y salieron. El
segundo piso estaba construido de una manera en la que aún podía ver
la planta baja si miraba por encima de una barandilla del balcón.
Página | 212
En el segundo nivel, había tres habitaciones. El primero parecía ser
un dormitorio de invitados. El segundo fue el otro —Comsroom— de
Kirov y Lainey pudo ver que era mucho, mucho más grande y más
elaborado que el primero. Una mesa de metal estaba en el centro, con
un montón de proyectos diferentes en los que estaba trabajando Kirov.
Lainey se sorprendió porque parecía un desastre caótico, mientras que
el resto de la casa estaba inmaculada e impecable. Pero quizás, Kirov
trabajaba mejor de esa manera cuando se trataba de sus proyectos.
La tercera habitación, con la mejor vista, era la habitación de Kirov.
Lainey entró, mirando la enorme cama elevada, con cojines y pieles
apilados sobre ella. Había un segundo pozo de fuego a un lado y una
de las paredes estaba completamente llena con las mismas ventanas
de vidrio, que mostraban a Troxva en su máxima expresión. Lainey
no pudo evitar imaginarse mirando esa vista, acostada en esa cama
con él. A través de la puerta en la pared del fondo, había otro baño,
aunque era más pequeño que el de la planta baja. Más íntimo.
Lainey tocó las pieles de la cama y preguntó: —¿Dónde voy a dormir?
¿En el dormitorio de invitados?
—Nix, nunca—. Ella se volvió para mirarlo y él ronroneó
profundamente en su pecho, acercándose a ella, mientras le decía con
voz áspera: —Tu estarás aquí. Conmigo. Bajo mis pieles. Donde
perteneces.
El vientre de Lainey se apretó con calor ante esas palabras. —Bien,
bien entonces.
Todavía no era tarde, demasiado temprano para ir a la cama, pero
Lainey estaba ansiosa por probar qué tan duraderas eran esas pieles.
—¿Construiste esta casa?—, Le preguntó, aunque pensó que ya sabía
Página | 213
la respuesta.
—Tev.
Lainey estaba aprendiendo lo talentoso que realmente era. Él la
sorprendió, lo que podía lograr.
—Es hermoso, Kirov—, dijo ella, colocando su palma sobre su pecho,
sintiendo su calor. —Es bastante grande para ti solo aunque. ¿Nunca
te sientes solo?
Kirov se detuvo antes de acercarla a ella. Lainey descansó su mejilla
justo sobre el latido de su corazón, mirando por una de las ventanas.
—Cuando construí esta vivienda, me la había imaginado llena de
descendencia.
Lainey se quedó sin aliento y ella se echó hacia atrás para mirarlo.
Continuó: —Cuando los Jetutians lanzaron ese virus sobre Luxiria,
pensé que ese futuro estaba perdido para mí.
Pero ya no, pensó. Ella podría darle hijos. Si ella lo elegía, si se
quedaba.
Se imaginó cuán animada sería la casa con niños que vivieran en ella,
cómo las voces y las risas resonarían en las paredes.

El repentino anhelo la sorprendió y ella cubrió esa emoción diciendo


en broma: —No creo que el elevador de plataforma sea muy a prueba
de bebés, Kirov.
Gruñó: —Entonces lo haré— a prueba de bebés —cuando llegue el
momento.
Cuando, no si.
Página | 214
Lainey se mordió el labio, pero no dijo nada en respuesta. Nunca
había pensado mucho en los niños, especialmente considerando que
pensaba que era muy poco probable que alguna vez encontrara a
alguien con quien quisiera tener hijos.
Pero ahora, Lainey pensó en los niños.
Un repentino sonido de repique mecánico hizo eco en la casa y Kirov
maldijo.
—¿Que es eso?
Kirov la condujo fuera del dormitorio y por el pasillo hasta que
llegaron al elevador de la plataforma. Kirov lo activó y los llevó de
vuelta al primer nivel.
—Eso sería Vaxa'an—, dijo Kirov. —Parece que te han descubierto
desaparecida.
—¿Está aquí?— Preguntó Lainey, parpadeando.
—Nix, me llama por teléfono—, respondió Kirov. Quédate aquí,
luxiva. Déjame tratar con él.
Lainey lo agarró del brazo. —No te meterás en problemas, ¿verdad?

Kirov no le respondió. Él le dio un beso en la frente y le dijo: —


Quédate aquí.
Y luego regresó a la sala de estar, redondeando hacia el panel de
vidrio transparente que había mostrado la alimentación en vivo del
lago. Fuera de vista.
Página | 215
Lainey se mordió el labio.
Un momento después, oyó que se detenía el sonido y Kirov habló en
Luxirian.
A continuación, escuchó a Vaxa'an hablar, su voz sonando a través de
los altavoces, como si estuviera en la habitación.
Ella no necesitaba hablar luxirian para saber que él estaba enojado.
Página | 216

—Parece que todos mis hermanos guerreros me están traicionando


últimamente—, dijo Vaxa'an, su tono frío, sus ojos tan duros como
los cristales de Luxirian.
Kirov apretó la mandíbula. —Sabes que en ninguna otra circunstancia
te traicionaría así. Nunca lo he hecho antes.
—Me has estado mintiendo. Vixron me informó hace un momento,
después de que encontró a la mujer desaparecida. ¿Sabes lo que tenía
que informar?
Kirov solo podía adivinar.
—Dijo que parecías más bien concentrado en la mujer, que
sospechaba que había un apego. Sin embargo, lo escondiste bien, tan
bien que no le pareció lo suficientemente serio como para informar.
Hasta ahora.
La espina de Kirov se enderezó.
—Entonces, dime, hermano—, continuó Vaxa'an. —¿Qué me has
estado escondiendo?
—Mi instinto despertó para ella—, dijo Kirov en voz baja.
Vaxa'an maldijo, exhalando un fuerte suspiro. —¡A este ritmo, no
habrá más mujeres para regresar a la Tierra!
A Kirov le hubiera parecido graciosa esa afirmación, en cualquier otro
momento, excepto ese.
—Vaxa'an—, dijo Kirov. —Has sido un buen amigo, un buen líder.
Página | 217
Entiendo que te he traicionado, pero sentí que no tenía otra opción.
Cruxan dijo que era ...
—Tú y Vikan me han engañado—, dijo Vaxa'an, con un tono
suave.— Ustedes dos— Se siente profundamente .
La culpa se lo comió, pero Kirov no pudo arrepentirse de sus acciones.
Él nunca lo haría.
—¿Cómo se espera que castigue a un guerrero por robar un cristal,
cuando ni siquiera puedo castigar a dos de mis Embajadores, que han
robado a una mujer de mi protección? Me hace suave, pero no me
hace justo —, dijo Vaxa'an, su voz angustiada.
—Tomaré cualquier castigo que me des—, dijo Kirov, endureciendo
su columna vertebral. Todavía era un guerrero de Luxiria. Había
conocido los riesgos, especialmente dada su posición, su rango.
—Ni siquiera puedo castigarte por eso—, respiró Vaxa'an, pasando
una mano por sus cuernos con tanta fuerza que a Kirov le sorprendió
que no dejara marcas de garras. —No castigé a Vikan por eso, así que
no puedo castigarte. Pero debes saber que nunca volveré a confiar en
ti de la misma manera .
A Kirov le dolía el pecho. Vaxa'an, Kirov, Vikan, Rixavox y Cruxan
habían pasado todos juntos entrenando guerreros, como una unidad
sólida. A ninguno de ellos le importó que Vaxa'an fuera el hijo del
Primer Líder, que eventualmente se convertiría en el próximo Primer
Líder de Luxiria. Se cuidaron el uno al otro, lucharon juntos, se rieron
y bebieron juntos, se amaron como hermanos de sangre.
—Como tu amigo—, dijo Vaxa'an en voz baja, —Me alegro por ti.
Que despierte tu instinto. Sabes que quiero esa felicidad para todos
Página | 218
ustedes. Pero como tu líder, no puedo perdonarte por esto.
Kirov inclinó la cabeza. Nunca volvería a tener la plena confianza de
Vaxa'an. Siempre habría una división ahora, una división que no había
estado allí antes.
—Entiendo.
Vaxa'an dejó escapar un suspiro, —¿Dónde está ella?
—En la habitación de al lado. Segura y bien —, dijo Kirov.
—Déjame hablar con ella.
—No creo.
Pero no era necesario que Kirov protestara antes, por el rabillo del
ojo, vio a Lani entrar en la habitación. Se giró para mirarla y sintió
como si un puño estuviera envuelto alrededor de su corazón,
apretándolo.
Ella era tan bella. La luz de Troxva se filtró sobre ella, dándole a su
piel un brillo dorado, revelando rayas naturales y claras en su cabello
que él no había notado en la Ciudad Dorada.
El vestido azul de Luxirian que Kate le había regalado solo contribuía
a su belleza, moldeando sus curvas, iluminando sus ojos y su pelo
rojo.
Vrax, pensó Kirov.
Los destinos le habían regalado la criatura más hermosa y
desconcertante. ¿Qué había hecho él para merecerla?
Él debería haber sabido que ella no se habría quedado en el frente de
la casa. Debería haber sabido que ella no lo habría escuchado. Pero él
Página | 219
no la tendría de otra manera.
—Lani—, la llamó, tendiéndole la mano. —El Primer Líder desea
hablar contigo.
Ella se acercó, tomando su mano y apretándola con la suya. Su
columna vertebral se enderezó y se dirigió al Primer Líder, usando su
primer nombre, —Vaxa'an, me alegro de verte aquí.
Kirov negó con la cabeza, exhalando un suspiro, tratando de no
sonreír.
Pero los destinos, independientemente de la situación, ella le hizo
sonreír.
Los labios de Vaxa'an se apretaron por un breve momento, sus ojos
se estrecharon. —Mujer, ¿estás ilesa?
Kirov se erizó ante la implicación.
Así lo hizo Lani, parecía.
Su boca se abrió y ella siseó, —Sí. Por supuesto. ¿Crees que me habría
hecho daño? ¿Estás fuera de tu maldita mente?
—Solo necesitaba estar seguro—, preguntó Vaxa'an, visiblemente
relajado, sus ojos dirigiéndose brevemente a Kirov. —¿Y tu fuiste ...
voluntariamente a Troxva con el Embajador Kirov?
Kirov se puso rígido, abriendo la boca, a punto de revelar otra verdad.
Lainey lo golpeó, apretando su mano con fuerza. —Sí, lo hice.
Kirov le lanzó una mirada, pero todo lo que hizo fue darle otro apretón
de advertencia.
Página | 220
—Por supuesto, todo fue muy repentino—, dijo ella, mirándolo antes
de volver a mirar a Vaxa'an, —pero ¿qué puedo decir? Es un poco
espontáneo. Me gusta eso en un macho. Lo siento, no te lo hicimos
saber.
Vaxa'an gruñó, todavía mirándolos a los dos con sospecha. —¿Él ha
explicado lo que ha pasado entre ustedes?
—¿Sobre el instinto y todo? ¿Acerca de cómo soy su compañera y él
quiere que tenga sus bebés?
—Luxiva—, advirtió Kirov, dividido entre besarla sin palabras o
riendo.
Lani le lanzó una mirada inocente y se volvió hacia Vaxa'an. —Sí, me
lo explicó. Y también tu compañera, ahora que lo pienso .
—¿Kat te dijo estas cosas?— Vaxa'an preguntó lentamente,
frunciendo el ceño. —¿Ella sabía que eras la compañera de Kirov?
—No, no—, dijo Lani. —Ella podría haber sospechado algo al final
de mi pequeña inquisición, pero no lo sabía.
Vaxa'an frunció el ceño aún más fuerte.
—Mira—, dijo Lainey, dejando escapar un suspiro. —Estoy bien.
Estoy a salvo. Kirov no hizo nada malo. Al menos no ante mis ojos.
Vaxa'an miró a Kirov. Miró de nuevo a Lani.
—Tev, bien—, dijo Vaxa'an, su voz ronca. —No iré a buscarte
entonces, ya que es obvio para mí que deseas estar allí.
—Sí, lo hago—, dijo Lani en voz baja. —¿Harías algo por mi?
Vaxa'an frunció el ceño. —¿Rebax? Página | 221

—¿Le dirás a Crystal, la, um, mujer con la que estaba viviendo? Que
...— Lani se aclaró la garganta.— Dile que estoy bien. Que lamento
no haberme despedido .
Vaxa'an frunció el ceño pero repitió: —Está bien.
—Sí.
—Muy bien—, dijo Vaxa'an. —Aunque Kirov puede conectarte con
ella con los Comunicadores ya sabes.
—¿De verdad?— Preguntó Lani, mirando a Kirov.
Kirov inclinó la cabeza. —Lo haré, luego. Puedes decírselo tu misma.
Lani sonrió y asintió.
Vaxa'an se cambió a Luxirian y le dijo: —¿Sabe ella de tu padre?
Kirov tragó. —Nada.
Vaxa'an lo estudió. Finalmente él dijo, —Te dejaré ahora. Estoy
seguro de que tienes mucho que preparar para la celebración lunar y
deseas pasar tiempo con tu pareja.
Antes de despedirse, Kirov dijo: —Vaxa'an.
Su amigo lo miró, sus ojos más duros de lo que habían sido antes de
ese lapso.
Kirov exhaló. —Sabes que desearía que hubiera una manera diferente
sin tener que mentirte. ¿Pero puedes entender por qué lo hice?
La mirada de Vaxa'an fue hacia Lani y él sacudió la cabeza en un
gesto de asentimiento. —Si puedo.
Página | 222
—Realmente lo siento, mi hermano.
—Lo sé, Kirov.
Y con eso, Vaxa'an cortó la alimentación de comunicador y la pantalla
volvió a la transmisión en vivo del lago de Troxva.
—¿Estaba molesto?— Lani le preguntó suavemente, girándose para
mirarlo.
Kirov se pasó una mano por el cuerno. —Tev, pero vamos a ... pasar
de largo. Eventualmente, —dijo, para tratar de tranquilizarla.
—Lo siento—, susurró ella, levantando las manos alrededor de su
nuca. Su toque ayudó a relajarlo, calmó la agitación en su pecho. —
Sé que es tu amigo.
Kirov puso su frente contra la de ella, respirando su aroma. Se
quedaron así por un rato, simplemente estando juntos, sin hablar.
Con el tiempo, Kirov se alejó.
—Luxiva—, dijo Kirov, sintiendo su pecho pesado, por miles de
razones, —Tengo un lugar al que necesito ir. No me tardare.
—¿Ahora?— Preguntó ella, frunciendo el ceño. —Pero acabamos de
llegar.
—Tev—, dijo. Pronto, él le contaría sobre su padre, pero no en ese
momento. —¿Quieres que te envíe una línea de comunicación a tu
amiga antes de que me vaya?
Ella todavía fruncía el ceño, pero dijo, —Está bien.

Kirov asintió, yendo a la pantalla. Localizó el número de alimentación Página | 223


de la vivienda en la Ciudad Dorada y luego conectó la línea.
La cara de Vixron apareció y frunció el ceño cuando lo vio, pero
sabiamente permaneció en silencio. No era su lugar para reprender a
un embajador.
—Mi luxiva desea hablar con su amiga—, dijo Kirov.
La mandíbula de Vixron hizo tictac a la palabra luxiva, pero él sacudió
la cabeza en un gesto de asentimiento, todavía sin decir nada. Se alejó,
fuera de la vista de la pantalla, pero la mujer rubia regresó en su lugar,
con el rostro lleno de confusión.
Sus ojos se agrandaron cuando lo vio en la pantalla. Kirov se alejó,
dejando que Lani se acercara.
La rubia se quedó sin aliento, —Lainey! ¡Oh Dios mío, estaba tan
preocupada! ¿Dónde estás?
Kirov presionó un beso en la frente de su luxiva. Ella lo miró y él dijo:
—Volveré pronto.
Ella asintió, mordiéndose el labio, con una pregunta en los ojos.
Pero Kirov lo ignoró por el momento, inclinó la cabeza hacia ella y
salió de la habitación, dirigiéndose a la entrada.
—Crystal, estoy bien—, escuchó decir a Lani. —Estoy en un lugar
llamado Troxva.
Eso fue todo lo que escuchó y luego salió de su morada. Las paredes
estaban insonorizadas, así que una vez que cerró la puerta, no oyó
nada, solo los sonidos del puesto de avanzada, de la brisa.
Página | 224

Respiró hondo, disfrutando de la vista, por un breve momento. Luego


se dio la vuelta y caminó por la terraza, hacia la segunda vivienda que
había construido. Era una caminata corta, pero se sentía como eones
cuando la alcanzó.
Puso su mano en la puerta y reconoció su toque. Deslizándose para
abrirse, fue inmediatamente golpeado con gritos de enojo y sus
hombros tensos. Cerró las puertas rápidamente y entró en el eje
central.
—Embajador Kirov—, dijo uno de los guardias, Tiravi, inclinando la
cabeza en señal de saludo. Kirov tenía dos guardias de guardia en todo
momento. El otro debe estar con su señor. —Tu has regresado.
—Tev—, dijo Kirov. —¿Cómo está mi señor?
Tiravi miró hacia la habitación de atrás, donde Kirov escuchó los
gritos que emanaban. —Este lapso es ... no es un buen lapso para él.
El temor se acumulaba en su vientre, Kirov asintió y miró a su
alrededor. Había modelado esta vivienda por su cuenta, solo a una
escala más pequeña, ya que Kirov no confiaba en que su padre operara
un ascensor hasta el segundo piso. El diseño era el mismo, con paneles
de ventanas transparentes que mostraban la vista de Troxva, dejando
entrar una gran cantidad de luz natural.
Pero su padre prefería la oscuridad de sus dormitorios.
A Kirov le dolía el pecho, mirando el desorden. Los pedazos rotos de
un recipiente para beber yacían cerca de la entrada del eje central.
Kirov lo había comprado a uno de los vendedores del mercado de
Troxva para su padre. Las túnicas y las cubiertas de las piernas Página | 225
estaban dispersas y Kirov las recogió, llevándolas a la sala de
esterilización para su limpieza, antes de caminar hacia la habitación
de atrás.
Lixron estaba emergiendo, luciendo un poco agotado.
—Embajador—, dijo el curandero mayor sorprendido.
Kirov apretó su mano sobre el hombro del sanador y dijo: —Sabes
que no debes usar mi título. Después de todo, me has liberado del
vientre de mi madre.
Los ojos del curandero envejecido se suavizaron y dijo: —Bienvenido
a casa, Kirov. Me preguntaba cuándo volverías.
Kirov quería decirle a Lixron sobre su mujer, quería decirle al
hombre, a quien respetaba mucho, que había sido dotado de una
compañera predestinada. Pero ese momento no era el mejor.
—Tiravi dijo que no es un buen lapso para él—, comentó Kirov,
mirando más allá de Lixron para ver a su padre, encorvado en una
silla, gritando sin sentido a Pilava, el otro guardia, que estaba parado
cerca de la puerta.
—No, no lo es—, respondió Lixron, frunciendo el ceño. —Ayer, él
estaba mejor.
Kirov asintió y pasó junto a Lixron para entrar en la habitación.
Asintió a Pilava, sus enormes brazos cruzados sobre su pecho, su
expresión cuidadosamente ilegible. Estaba acostumbrado a los
insultos que le lanzaba su padre.
El olor de su padre lo golpeó primero y Kirov sabía que tendría que
Página | 226
bañarlo antes de irse. Lixron y los guardias hicieron todo lo posible
en ausencia de Kirov, pero su padre era terco. Y Kirov había sido el
único que podía hacerle lavar.

—Señor —dijo Kirov suavemente, agachándose delante de la silla en


la que estaba sentado. Solo tenía puesta una túnica, una sucia. Estaba
desnudo de cintura para abajo, con las piernas cubiertas, arrugado en
un montón a sus pies.
La emoción ardió en su garganta y se estiró para agarrar la cara de su
padre en sus manos. Ojos azules, igual que los suyos, lo miraron
fijamente, pero no había reconocimiento allí.
Kirov los vio estrecharse de rabia, con confusión, y su padre bramó,
levantando un puño para golpearlo antes de que pudiera reaccionar.
Su mandíbula picó con el impacto, pero Kirov atrapó su puño antes
de intentarlo de nuevo.
—Detente—, dijo, mirando profundamente a los ojos de su padre,
antes de poner su frente contra la suya. —Para, señor
Por un momento, su padre pareció saber quién era y, poco a poco, su
padre se calmó.
—Kirov—, dijo con voz ronca.
—Sí—, respondió Kirov, sintiendo que la pesada culpa lo aflijia por
haberse ido tanto tiempo.
Su padre le dijo algo, pero fue una tontería y Kirov no reconoció
ninguna de las palabras que habló.
—Ven—, dijo Kirov. —Ven. Déjame limpiarte, ¿sí?
Página | 227
Ayudó a su padre a levantarse de su silla, envolviendo un brazo
alrededor de su cintura.

A Pilava le dijo: —Ve a descansar un rato—. Lixron se movió para


ayudarlo, pero Kirov negó con la cabeza. —Tú también, Lixron.
Y con eso, Kirov ayudó a su padre a ir al baño.
Perdóname, luxiva, pensó en silencio. Puede que sea más largo de lo
previsto.
Página | 228

Lainey descubrió que las puestas de sol en Troxva eran incluso más
hermosas que las de la Ciudad Dorada.
Los soles se hundieron y extendieron colores gloriosos por toda la
tierra, reflejándose en el tranquilo lago. Se sentó entre los cojines del
fogón, mirando con asombro a través de las ventanas de vidrio. Detrás
de ella, en la pantalla del panel de vidrio transparente, el lago
mostraba los mismos colores, diciéndole que la alimentación era, de
hecho, en vivo.
Ella solo deseaba poder salir a la terraza para mirar, pero cuando había
intentado irse, la puerta principal estaba cerrada con llave. O al
menos, no sabía cómo abrirlo, sin importar lo que intentara.
Y aunque sabía que Kirov no la habría encerrado a propósito, Lainey
no pudo evitar sentirse ... bien, molesta. Ligeramente abandonada. La
había dejado allí, momentos después de llegar a Troxva.
No solo eso, sino que ella no lo había visto una vez desde que se había
ido esa misma mañana. Sin mencionar el hecho de que ella se estaba
muriendo de hambre. Él no tenía cocina, por lo tanto no tenía comida.
Y ella había mirado. No había comido desde la noche anterior, en la
cena con Crystal, y solo había elegido su comida ya que estaba tan
preocupada de que Kirov no regresaría.
Respirando hondo, trató de mantener la calma al respecto. Ella no
quería estar tan molesta por eso que explotó en el momento en que él
caminaba de regreso por la puerta.
Página | 229

Pero la otra cosa era que Lainey sabía que él estaba en la siguiente
casa. El aerodeslizador todavía estaba estacionado en el frente y ella
lo había visto caminar en esa dirección cuando se había ido.
Entonces, ¿quién vivia allí? ¿Y qué estaba haciendo él?
En el momento en que la puerta frontal de vidrio finalmente se abrió
para revelar a Kirov, ya estaba oscuro afuera y Lainey estaba cabreada
y dolida y no lo ocultaba muy bien, a pesar de sus mejores esfuerzos.
Una vez que la puerta se cerró detrás de él, ella se acercó a él desde la
sala de estar, frunciendo el ceño.
—¿Dónde diablos has estado?— Preguntó ella. Entonces ella se
detuvo en seco, mirándolo. La preocupación suavizó su voz. —
¿Kirov?
De repente, toda su ira dejó su cuerpo en un apuro, dejándola un poco
mareada.
Porque Kirov se veía ... bueno, agotado. Se había detenido en la
entrada y se pasaba una mano por la cara.
La vio acercarse y negó con la cabeza, —Luxiva, lo siento mucho. No
me di cuenta del tiempo ... yo ... no hay excusa para ello. Perdóname.
Por favor.
—Kirov—, dijo Lainey en voz baja, alcanzando a él.
Ella ahuecó la parte de atrás de su cuello, haciéndole mirarla. Sus ojos
estaban cansados, su cabello parecía haber estado pasando sus manos
por todo el día y olía ... bueno, olía fatal, un extraño olor emanaba de
él. Página | 230

Pero a Lainey no le importaba. Ella se acercó a él, justificada en su


preocupación cuando preguntó: —¿Qué pasó? ¿Que pasa?
Kirov inhaló profundamente y suspiró, inclinándose para poder
descansar su frente en su hombro. Fue un largo camino para que él se
agachara, pero Lainey lo envolvió con sus brazos a pesar de todo.
—Dime—, susurró ella, queriendo hacerlo mejor. Ella nunca lo había
visto así, ni remotamente así.
—Estaba con mi señor—, le dijo, apartándose.
—Tu ...— Lainey se fue apagando. ¿Había estado con su padre todo
este tiempo? —Tu señor. ¿Es el que vive justo al lado?
Kirov asintió y Lainey frunció el ceño, confundida.
Obviamente, había muchas cosas que él no le estaba diciendo y
cuando ella abrió la boca para hacer otra pregunta, él dijo: —Por
favor, luxiva. No quiero hablar de esto. No ahora.
Lainey pudo ver que estaba emocionalmente agotado y mientras ella
tenía una montaña de preguntas en su cabeza, ella asintió. A pesar de
que todavía estaba un poco herida porque él no quería confiar en ella,
sabía que no era el momento de hablar de ello.
—Está bien—, susurró ella. —¿Que necesitas?
Él la miró. —Ven a bañarte conmigo, tev?
—Bueno.
Kirov la condujo al baño en el nivel inferior. Mantuvo las luces
apagadas, ya que la luz de la luna casi llena era suficiente, entrando a
Página | 231
través de las enormes ventanas. A través de la oscuridad, Lainey pudo
ver el vapor elevándose desde la parte superior de la piscina,
acurrucándose hacia lo que parecía un respiradero en el techo.
Estaba tranquilo, ya que ninguno de los dos habló. Los dedos de Kirov
se acercaron a los cierres de su vestido y él desenganchó cada uno
antes de empujar el material por su cuerpo. A pesar del calor en la
habitación, ella se estremeció, especialmente cuando sus ojos la
recorrieron.
—Enviaré tus medidas a una costurera en la mañana—, dijo de
repente. —Para más coberturas.
Lainey parpadeó. Esa era la cosa más alejada de su mente en este
momento. Ella solo quería asegurarse de que Kirov estaba bien.
Kirov hizo el trabajo rápido de su ropa hasta que estuvo igual de
desnudo. Lainey tragó, al ver la luz de la luna reflejarse en su
magnífico cuerpo esculpido. Ella nunca se acostumbraría a lo ...
hermoso que era. Ella nunca se cansaría de mirarlo.
Alto y ancho, con un abdomen tenso y muslos fuertes del tamaño de
troncos de árboles, era todo un guerrero. Un día, ella haría que él le
contara la historia de cada cicatriz de plata que cruzaba su carne,
porque ella quería saber todo sobre él.
La condujo al baño y gimió cuando el agua caliente la golpeó, un
sonido tan primitivo que apretó su centro.
Lainey se sintió ... un poco expuesta, sinceramente. Ella no sabía por
qué bañarse con él de esta manera, después de que obviamente tuvo
un día difícil, se sentía tan íntimo. Pero lo era.
Página | 232

Se acercó a la cornisa en la pared opuesta y, de un frasco azul, tomó


un puñado de pequeños gránulos de jabón, similares a los que habían
usado en la Ciudad Dorada, que se enjabonaban y exfoliaban como
locos, dejando su piel hidratada. y suave.
Kirov se acercó a ella, cubriendo sus manos con ellos, y sin decir una
palabra, comenzó a pasar sus manos sobre su cuerpo, lavando su piel
expuesta antes de sumergirse debajo del agua.
—Lo siento—, le susurró él, pasando su mano por su brazo, hasta las
puntas de sus dedos, usando esas manos fuertes para masajearla y
acariciarla y lavarla todo al mismo tiempo. —No esperaba estar fuera
tanto tiempo. Por favor, perdóname, luxiva.
—Ya lo hice—, le dijo honestamente, atrapando su mano, mirándolo
a los ojos. —Pero me lo dirás todo un día, ¿verdad?
—Tev—, dijo, inclinando la cabeza. —Simplemente no esta noche.
No puedo.
Ella asintió, soltando lentamente su mano y él continuó lavando su
cuerpo, repasando, aparentemente, cada centímetro de su piel.
Ella se mordió el labio cuando pasó sus dedos sobre su pezón,
alrededor de la parte inferior de su pecho. Levantó su pierna,
colocándola contra él para mantener el equilibrio, mientras le
acariciaba el muslo, antes de cambiar su pierna para hacer lo mismo
en el otro. Sus nalgas ardían cuando él alcanzó alrededor de su espalda
baja, haciendo pequeños círculos que iban más y más abajo.
Él alisó el jabón sobre la carne de su culo y ella chilló de sorpresa
Página | 233
cuando él metió un dedo entre sus nalgas.

—Kirov!
Cuando ella lo miró, se sintió aliviada al ver su sonrisa torcida, aunque
era pequeña. Sus ojos no parecían tan cansados, bailaban con una
pequeña travesura.
—No creí que fueras tímida, luxiva.
El estaba jugando con ella.
Ese saber la puso nerviosa, le dio ganas de reírse, pero le dio una
palmada en el hombro al mismo tiempo.
—Creo que es tu turno—, se quejó ella, yendo hacia el frasco de
jabón, cavando un puñado de gránulos, antes de regresar. Se frotó las
manos, se enjabonó y miró su cuerpo.
Su boca casi se humedeció cuando lo miró, preguntándose por dónde
empezar, como si fuera una mesa de buffet en un hotel de Las Vegas.
Ella comenzó a caminar por sus hombros, alisando sus manos sobre
los redondos músculos, antes de bajar hacia los tendones en forma de
cuerda que bordeaban sus fuertes antebrazos.
Un ronroneo comenzó en su pecho y ella también le lavó allí,
sintiendo su mano vibrar a través de su piel. Para ella fue todo un
asunto por un rato, pasando sus pequeñas manos sobre sus pectorales,
sus pezones perforados, lo que lo hizo gruñir de interés, lo que ella
intentó ignorar, su abdomen. Luego ella caminó alrededor de él, para
frotarle la espalda. Sus labios se separaron cuando sus manos se
sumergieron bajo el agua, deslizándose sobre su culo perfectamente
esculpido. Levantó las piernas una a la vez, para ayudarla a lavarle los Página | 234
muslos y las pantorrillas.

Entonces ella volvió a su frente. Su respiración era un poco


superficial, ya que se aseguraba de que no quedara ninguno de los
gránulos exfoliantes, antes de envolver su mano alrededor de su duro
miembro, acariciando hacia arriba y hacia abajo una vez. Dos veces.
Tres veces.
Kirov gruñó, su abdomen se apretó, sus ojos se cerraron por un breve
momento mientras un gemido profundo resonaba en el agua. Lainey
sintió que sus muslos temblaban realmente contra ella.
Su macho necesitaba liberar un poco de tensión. ¿Y qué tipo de novia
alienígena sería si no lo ayudara a liberar algo después de un mal día?
—Ven aquí—, susurró, una pequeña sonrisa tocando sus labios.
Manteniendo su mano en su miembro, ella lo llevó a una pequeña
repisa cerca del lado de la piscina. Cuando ella guió a Kirov para que
se sentara en ella, su miembro salió del agua casi a la mitad, lo
suficiente para que ella trabajara.
Permaneció de pie, el agua todavía subía a sus pechos y empujó los
muslos de Kirov para que pudiera pararse entre ellos.
Sus ojos estaban oscuros y la luna se reflejaba en el agua que corría
por su piel.
—Luxiva—, dijo con voz áspera, su pene meneando, con gotas del
semen como empujando a través de la punta.
—Shhh, solo déjame quitarme el borde, ¿de acuerdo?— Ella susurró,
Página | 235
envolviendo su mano alrededor de su miembro, apretando mientras lo
acariciaba de arriba a abajo otra vez.

Kirov gimió profundamente en su pecho, inclinándose un poco hacia


atrás, colocando uno de sus brazos sobre el lado de la piscina, el otro
tocando sus labios.
Lainey lo miró, sin dejar de acariciarlo, mientras ella le chupaba el
pulgar entre los labios. Gruñó, sus ojos ardiendo calientes.
Cuando ella soltó su pulgar, ella agachó la cabeza, sosteniendo su
miembro en su lugar, mientras envolvía sus labios alrededor de la
cabeza redondeada, saboreando la terrenalidad de su pre-semen.
Kirov gritó sorprendido.
—Lani—, gruñó, su abdomen se movía a tiempo con sus
respiraciones reducidas. —Oh vrax. ¡Tev!
Ella casi sonrió, pero en cambio, chupó la cabeza de su miembro con
más fuerza, usando sus manos para torcer la base, ya que nunca sería
capaz de llevarlo tan profundo. Era demasiado grueso, demasiado
largo.
Pero ella hizo todo lo que pudo.
Sus mejillas se ahuecaron cuando ella inclinó su cabeza sobre él, antes
del semen constantemente empujando desde su punta, que ella aspiró
con avidez. Ella retrocedió con un grito ahogado, tragando,
recuperando el aliento mientras lo acariciaba con sus manos más
rápido y más fuerte. Luego ella le besó la punta, y su lengua salió a
moverse sobre la misma hendidura.
Los ojos de Kirov se giraron hacia atrás, sus caderas se sacudieron
Página | 236
por su propia voluntad. Gruñó algo en Luxirian, algo que ella no
entendía, pero hacía mucho calor.

El calor se estaba acumulando rápidamente entre sus propios muslos


y ella gimió, apretando sus piernas juntas, mientras volvía a chupar el
miembro de su macho.
Estaba tan caliente en sus manos que ella se preguntaba, aturdida, si
él podría quemarla. Lainey apretó su base, antes de levantar su puño,
chupando ferozmente los centímetros que había logrado meterse
dentro de su boca.
—Mírame, mujer—, gruñó, su voz tan profunda que era
irreconocible.
Sus ojos brillaron hasta los de él y ella soltó otro gemido, el sonido
amortiguado con su miembro. Su clítoris latía como loco y se sentía
como si estuviera a punto de correrse sin ningún tipo de estimulación.
Él ama esto, pensó, jadeando, y le empezaba a doler la mandíbula. Le
encantaba verla chupar su miembro.
Tipico Macho
—Vrax, vrax, vrax—, siseó. Su respiración comenzó a cambiar. Al
advertirla, él gimió: —Vrax, luxiva, me voy a correr.
Lainey apretó sus labios sobre él aún más apretados, gimiendo en
respuesta, haciendo que fuera obvio dónde quería que se corriera.
Sus ojos se abrieron brevemente antes de que su cabeza fuera echada
hacia atrás, arqueando la espalda, sus caderas temblando. Lainey
continuó mamandolo, continuó acariciándolo con fuerza y rapidez,
mientras chorros de su semen caliente volaban hacia su boca, Página | 237
azotando su lengua y su garganta.

Y como si eso era lo que su cuerpo había estado esperando, Lainey


gritó alrededor de su miembro, apretando sus ojos con fuerza,
mientras un inesperado y poderoso orgasmo la mecía.
Kirov llenó su boca con tanto semen que eventualmente Lainey tuvo
que alejarse para tragar y él soltó un áspero sonido cuando el último
de los chorros salió de la punta antes de caer contra la cornisa, su
pecho agitado, su miembro temblando.
Lainey continuó acariciándolo suavemente, viéndolo a través de las
pequeñas réplicas de su fuerte orgasmo mientras el de ella hacía que
su clítoris palpitara.
Cuando Kirov finalmente levantó la cabeza, gruñó, inmediatamente
empujando la repisa, atrapándola por la cintura.
Él la besó, tomando sus labios en un áspero e intenso beso de
reclamación, sin importarle que acabara de tragarse cubos de su
semen.
—Luxiva—, gruñó. —Eso fue…
—¿Increíble?— Ella le contempló, con la mirada entrecerrada cuando
se echó hacia atrás para mirarlo. Se sintió un poco drogada, relajada
de su orgasmo, feliz de haberle dado placer masculino.
—Esa no es una palabra suficiente para describirla—, bromeó, sin
dejar de llover besos en su rostro.
Nota a mi misma, las mamadas hacen a Kirov muy, muy feliz, pensó,
Página | 238
sonriendo.
—Estoy ansioso por devolver el favor—, dijo con voz ronca.

Ella abrió la boca, pero en ese momento, su estómago gruñó.


Ruidosamente.
El se congelo
Luego explotó con —Vrax—. Era tan fuerte que la hizo saltar. —No
envié por tu comida. Lani, yo soy ...
Y porque Lainey pudo ver que se sentía muy mal por eso, que estaba
a punto de comenzar a disculparse abundantemente, y porque ella no
quería arruinar el momento, presionó sus dedos contra sus labios.
—Está bien.
—Nix, no es ...
—Kirov—, dijo ella. —Detente. Tienes un pase gratis hoy, ¿de
acuerdo? Sin embargo, mañana será otra historia, así que no lo olvides
—, trató de bromear.
Se sintió horrible. Lainey pudo ver eso escrito claramente en su rostro
y ella suspiró, temiendo que el momento se hubiera arruinado
oficialmente. Toda la tensión que ella le había ayudado a liberar
regresó, tensando sus músculos, agrupando sus hombros.
—Ven—, dijo, con voz áspera, llevándola a las escaleras del baño. —
Enviaré por comida de inmediato.
—Tal vez una cocina no sería tan mala después de todo—, comentó
en voz baja.
—Tev, es por eso que comenzaré a diseñar una para ti de inmediato—
Página | 239
, gruñó.

Ella suspiró. Cuando él la ayudó a secarla con movimientos cortos y


rápidos, ella le tocó el hombro antes de poner sus manos sobre las
suyas.
—Oye.
Sus ojos oscuros la miraron y ella leyó la culpa allí. Le dolía el pecho.
Ella envolvió sus brazos alrededor de su cuello, haciéndole caer la
suave toalla.
—No es un gran problema, ¿de acuerdo?
—Tev, lo es,— gruñó ásperamente. —Tú eres mi mujer. Es mi
responsabilidad asegurarme de que estés segura, cuidada y
alimentada. Como tu hombre, necesito proporcionarte estas cosas. Y
en cambio, te llevé a un nuevo lugar, te dejé casi todo el tiempo, y
olvidé enviar para tus comidas .
—Somos nuevos en esto. Yo también —, dijo ella, tratando de
calmarlo, tratando de tranquilizarlo. —Date un descanso.
Todavía estaba molesto consigo mismo.
Ella cambió de táctica, y se rompió con una broma sucia. —Además,
me acabas de dar una comida de tres platos, tigre. Estoy llena.
—Lani—, gimió, sacudiendo la cabeza. Ella sabía que la mitad de sus
palabras probablemente iban sobre su cabeza. Pero él captó su
significado. Y al menos él inspiró profundamente.
Página | 240
—Oh, vamos, eso fue divertido—, dijo ella, empujando su hombro
juguetonamente.

Sus hombros se hundieron y le pasó los dedos por la mejilla, a través


de las puntas húmedas de su cabello. —Eres una mujer muy peculiar.
—Pero te gusto, ¿no?—, Bromeó.
—Tev,— gruñó. —Mucho. Puedo dejarte sola.
Ella levantó una ceja como diciendo —oh, ¿en serio?
—¿Estás bien ahora?— Preguntó ella, dándole otro momento para
calmarse.
—Sólo después de que te alimente—, respondió.
Ella suspiró.
—Salta a ello, entonces. Ve a pedir algo de comida para tu mujer .
Página | 241

Algo cálido y pesado se envolvió alrededor de su estómago y Lainey


sonrió adormilada, saliendo de uno de los sueños más profundos que
había tenido a la mañana siguiente.
Parpadeando, se dio cuenta que era solo un poco después del
amanecer. Un rápido vistazo por las ventanas mostraba los hermosos
colores que se arrastraban por el cielo, aunque Lainey sabía que los
soles estaban saliendo al otro lado de la colina.
Dándose la vuelta, vio que Kirov también estaba despertando. Sus
movimientos debieron haberlo empujado un poco y él ronroneó, su
brazo se apretó un poco más alrededor de su cintura, acercándola.
—Hola—, susurró ella, acurrucándose en él. Kirov era muy mimoso,
había descubierto, y aunque se sentía un poco tímida esa mañana, aún
acostumbrándose al hecho de que estaría compartiendo su cama,
nunca quiso dejarla.
Era increíblemente cómodo y las pieles eran las más suaves que jamás
había sentido. Durante la —temporada fría—, como lo había llamado
Kirov, Lainey podía imaginar simplemente acurrucarse bajo las pieles
con él, mantenerse abrigado y divertirse haciéndolo.
Su aliento se enganchó. Ya estaba pensando en el futuro que,
honestamente, no sabía si estar asustada o emocionada. Todo seguía
siendo tan nuevo entre ellos, pero no se podía negar que Kirov ya
había reclamado una parte de su corazón ... y estaba un poco
decepcionada ya que no sabía cómo ni cuándo había sucedido.

Página | 242
—Un sueño—, dijo con voz ronca, su mirada perezosa recorriendo su
rostro. Loca sexy. Hizo un gemido en la garganta y murmuró: —
Nunca quiero dejar estas pieles.
—Entonces no lo hagas—, susurró.
La noche anterior había sido ... maravillosa. Después de que Kirov le
ordenó algo de comida y se sacudió un poco de su culpa por dejarla
tanto tiempo, él la puso en su regazo y le dio de comer su cena.
Y allí había estado ... recién bañada, desnuda bajo un tiro de piel que
había envuelto alrededor de su cuerpo, sentada en su regazo de
hombre en la sala de estar con un fuego encendido, con las estrellas y
la luna brillando a través de las ventanas y el sonido del tranquilo lago
que llega a través de parlantes invisibles, que se alimenta con una
increíble cena de carne tierna, caída del hueso y raíces blancas
sazonadas que saben a zanahorias marinadas en mantequilla.
Sí, la última noche probablemente había sido una de las noches más
románticas de su vida. Habían estado callados mientras él la había
alimentado y con cualquier otro tipo, Lainey se habría resistido a ser
alimentada. Pero con Kirov, todo era diferente. Todo. La alimentó
porque quería cuidarla, porque necesitaba verla satisfecha y feliz.
Lainey podría manejar eso.
Y había sido extrañamente ... erótico. La había observado mientras
masticaba y si una gota de marinada caía en sus labios, la lamía antes
de que ella pudiera.
No hace falta decir que los había hecho a los dos muy, muy ... voraces.

Kirov se aseguró de que comiera hasta que se llenara y luego él la Página | 243
llevó, estilo nupcial, hasta su habitación, donde inmediatamente había
arrancado la manta de piel, empujó su cuerpo desnudo de nuevo sobre
la cama, y rápidamente, bueno ... se la comió.
Tres malditas veces. Tres orgasmos y finalmente le dio un respiro. Y
cuando ella se agachó para devolverle el favor, él la agarró de la mano,
le dijo que se fuera a dormir y la acurrucó hasta que hizo eso.
Así que sí, la noche anterior había sido bastante sorprendente, así que
no era de extrañar que Lainey se despertara con una sonrisa gigantesca
en la cara a la mañana siguiente.
—La celebración lunar es mañana por la noche—, murmuró, después
de un breve momento de silencio. —Hay mucho por hacer.
—¿Celebración lunar?— Preguntó Lainey, frunciendo el ceño,
recordando que lo mencionó una vez, brevemente.

—Cada vez que la luna está llena, cada ciclo lunar, todo Luxiria
celebra. —En la Ciudad Dorada y en todos los puestos de avanzada—
, explicó, con su voz ronca y gruñona y sexy desde el sueño. —Es por
eso que tuve que volver a Troxva. Como embajador, debo presidir la
celebración.
—Oh—, dijo Lainey, adelantándose. Un trozo de su cabello estaba
enredado en uno de sus cuernos y ella lo desenvolvió suavemente,
dejándolo caer de vuelta a su pecho. El cariño divertido la hizo
sonreír.
—Como mi luxiva—, continuó, mirándola, apretando su brazo
alrededor de su cintura, —estarás a mi lado.
Página | 244
Lainey se quedó inmóvil. —Um.
—Habrá bailes y banquetes—, dijo, sonriendo. —Y los músicos.
Eso despertó su interés. —¿De Verdad?
—Tev.
La emoción de Lainey se apagó un poco cuando dijo lentamente: —
Pero, por lo que entiendo, no hay muchos humanos en Luxiria.
La confusión se extendió por su rostro. —No muchos. Ocho hembras.
¿Por qué importa esto?
Nunca lo había pensado mucho, su integración en Troxva. Supuso que
Kate lo había hecho, como compañera del Primer Líder, en la Ciudad
Dorada. Y supuso que Beks, Cecelia y Taylor también lo habían
hecho, dondequiera que estuvieran, en los respectivos puestos de
avanzada de sus compañeros. Por supuesto, no se quedaron en casa
todo el día, escondidas. Y Lainey no tenía por qué temer que un
instinto de hombre desconocido se disparara si ella caminaba entre
ellos, considerando que era la de Kirov.
Pero la posibilidad de entrar en una sociedad, como la única de su
tipo, no hablar el idioma o entender muchas de sus costumbres ... era
intimidante.
—¿Tú ...?— Se detuvo, sin saber muy bien cómo preguntar. —¿Crees
que seré bienvenida? ¿Que voy a ser aceptada?
—Tev,— dijo de inmediato, esa confusión solo crecía. —Por
supuesto. ¿Te preocupas por esto?
—Confieso que no he pensado mucho en eso—, dijo, mordiéndose el
Página | 245
labio. —No hasta ahora, lo que parece tonto.
Kirov se volvió más completamente de costado, así que estaba frente
a ella, apoyándose en su antebrazo.
—Es cierto que muchos luxirianos en Troxva no han visto a un
humano—, dijo, lo que no la hizo sentir mejor. —Sin embargo, todos
sabemos que Vaxa'an tomó a una hembra humana como su lavrix'an,
su reina. Debido a que ella está cargada con su descendencia, muchos
se regocijan en su unión, sabiendo que el futuro de la raza luxiriana
es posible, donde antes teníamos pocas esperanzas —.
—Oh,— susurró ella, con los ojos muy abiertos.
—No solo eso, sino que Luxiria ha poseído la tecnología de viajes
espaciales durante mucho tiempo—, dijo. —Antes de que atacaran los
jetutianos, nuestras fronteras estaban bastante abiertas a otras especies
y no era raro encontrarlas, especialmente en la Ciudad Dorada. Y
mientras Troxva está en el lejano oriente, recuerda que muchos de los
que residen aquí trabajan bajo mi división de tecnología, y la mayoría
ha viajado por todo el universo en sus estudios, encontrando
diferentes especies, intercambiando conocimientos e información. No
tienes nada que temer, luxiva.
Está bien, eso la hizo sentir mejor.
Kirov la vio relajarse y esa sonrisa torcida y traviesa cruzó su rostro.
Él dijo: —Mi gente se regocijará en nuestra unión cuando te presenten
y rezarán a los destinos para que te preñes con mi semilla muy, muy
pronto.
Lainey se sonrojó, empujando su brazo hasta que se derrumbó sobre
los cojines, y se rió.
Página | 246
—Eres implacable—, dijo ella, aunque la idea de estar embarazada de
su hijo hizo que su latido del corazón se agitara.
Kirov la acercó de nuevo. —¿Ya te decidiste por la ravraxia?— Le
mordió la oreja. —Estoy ansioso por aparearte como desee.
Su aliento salió de sus pulmones y lo miró de reojo. —Ha pasado casi
un día desde la última vez que tuvimos esta conversación. ¿Crees que
me decidí en un día?
—A juzgar por tus gemidos y llantos anoche—, él ronroneó, —
mientras lamía tu coño caliente y perfecto ...
—Kirov!
—Me imaginé que podría haberte convencido—, terminó.
Sus ojos se estrecharon.
Dos podrían jugar en ese juego.
Una dulce sonrisa cruzó su rostro. —Y pensé que me chupaba tu
grueso y duro miembro anoche en el baño hasta que me caíste en la
garganta en cubos y te hubiera convencido para que me follaras— Y
nene ... —ronroneó en su oído, lamiendo la capa exterior solo para
burlarse de él,— Te hubiera dejado follarme toda la noche, como
quisieras, si me hubieras preguntado amablemente .
Kirov se congeló, un gruñido rasgando su pecho. Se movió, su
miembro duro, en serio, la cosa nunca cayó, rozando su muslo
desnudo.
Página | 247
—Tal vez una repetición de ambos eventos—, ronroneó, moviéndose
sobre ella como una pantera a punto de saltar sobre su presa, —podría
cambiar nuestras mentes.
Lainey se echó a reír cuando él arrancó las pieles de sus cuerpos, ya
comenzando a besar y lamer su pecho.
Entonces ella gimió, su risa muriendo por completo.
Y ninguno de ellos abandonó la cama hasta mucho, mucho más tarde
esa mañana.
Página | 248

La noche de la celebración lunar llegó rápidamente. Lainey acompañó


a Kirov fuera de su casa, de la cual había programado su huella en la
puerta para que ella pudiera irse cuando quisiera, y en el
aerodeslizador.
Llevaba un hermoso vestido de estilo luxiriano, hecho con el material
más ligero que jamás había sentido. Se sentía ... bien, se sentía
desnuda. Era tan ligero que apenas lo sintió contra su piel.
Kirov había escaneado su cuerpo ayer por la mañana con un
dispositivo que emitía luz azul y lo envió a una costurera.
Aparentemente tomó sus medidas y esa misma tarde, el vestido había
aparecido en la casa, perfectamente cortado y cosido. Y le quedaba
como un guante.
Era de color marfil, los cierres de sus hombros eran una hermosa plata
cepillada. La parte inferior del vestido cosquilleaba la parte superior
de sus pies descalzos cuando ella se movía, con un toque suave, y sus
oscuros pezones asomaban a través de la tela ligera, casi
obscenamente.
Cuando Kirov la había visto por primera vez, su mandíbula se había
apretado, sus ojos se habían puesto calientes, y había rozado su pulgar
sobre los puntos de sus pezones, haciendo que sus rodillas temblaran.
—Vellixa—, había murmurado y Lainey se había sonrojado. Su voz
le dijo que le amamantaría los pezones durante horas cuando
regresaran a casa.
Página | 249
Kirov maniobró el aerodeslizador hacia el lago y el viento azotó el
vestido alrededor de sus pantorrillas. Presionándose de nuevo en el
pecho desnudo de Kirov, Lainey respiró hondo, nerviosa por la
celebración lunar. Aunque Kirov había aliviado algunos de sus
temores acerca de su integración en Troxva, todavía era una
perspectiva desalentadora y aterradora.
Finge hasta que lo hagas, se dijo, enderezándose. Era lo que siempre
había hecho. Cuando actuó frente a cientos y cientos de personas en
las salas de conciertos, se las arregló para sacudirse los nervios que le
hacían temblar las manos. Ella podría hacerlo ahora.
Se estaban acercando al lago y Lainey pudo ver que la celebración
sería grande. Durante toda la tarde, ella había mirado a través de las
ventanas de su sala de estar mientras los luxirianos montaban la orilla
del lago. Parecían puntos a la distancia, pero se trajeron grandes mesas
y grandes orbes azules de luz y una estructura escalonada para los
músicos. Incluso Kirov se había ido la mayor parte del día, haciendo
preparativos de última hora.
Bajo la luna llena, la celebración se veía hermosa. La luz plateada se
reflejaba en el lago negro. Ella sonrió cuando vio destellos de color
rosa flotando en la superficie de vez en cuando, las luciérnagas rosas
habían llegado. Los orbes azules de luz emitían un brillo etéreo,
iluminando el gran espacio cuando la luz de la luna no era suficiente.
Ya las mesas estaban llenas de luxirianos. La mayoría estaban
sentados, otros se arremolinaban, socializaban, reían.
La mayoría son hombres, se dio cuenta, mirando a la multitud
Página | 250
mientras se acercaban más y más. Nunca había visto a una mujer
luxiriana durante su estancia en la Ciudad Dorada, pero vio a algunas
de las asistentes a la fiesta. Hembras más jóvenes, de tamaño más
pequeño, con curvas y pelo largo y oscuro y rasgos más delicados.
Estaban vestidas de colores claros también. Se dio cuenta de que todo
el mundo estaba vestido de blanco o marfil o plata.
Los ojos comenzaron a volverse hacia arriba cuando se acercaron y
ella escuchó exclamaciones de sorpresa, del nombre de Kirov.
Kirov aterrizó el aerodeslizador, no lejos de la orilla del lago y la
ayudó a bajar. Ella lo miró a los ojos, pero por alguna razón, no quería
que él supiera lo nerviosa que estaba, así que le sonrió y le puso la
mano en el antebrazo cuando la llevó a la multitud que la esperaba.
Todos se alzaron sobre Lainey mientras Kirov la guiaba a una mesa
cercana al lago. Una mesa más pequeña, vacía, con solo dos asientos.
Lainey podía sentir cientos de ojos en ella, aunque el nivel de ruido
se mantuvo constante, aunque escuchó risas y voces y jolgorio en el
fondo.
Y la música, se dio cuenta, parpadeando. Inmediatamente, giró la
cabeza en la dirección en que flotaba desde la plataforma de terrazas
que había visto antes y sus labios se separaron.
Sólo cuatro músicos tocaban. Dos tocaban un instrumento que se
asemejaba a un sitar, un instrumento de cuerdas con forma de guitarra
de cuello largo, que producía un tono agudo y profundo. Otro tocaba
un instrumento que se parecía a la batería, rítmico pero primordial. Y
el último tocó un instrumento de viento que producía la luz, un sonido
inquietante, como una flauta y un violín combinados.
En conjunto, el conjunto sonaba extraño, muy extraño, pero, sin
Página | 251
embargo, inquietantemente hermoso.
—¿Le gusta a tu piano nuestros instrumentos?— Kirov le preguntó,
inclinándose para murmurar en su oído mientras la guiaba a uno de
los asientos vacíos en la mesa puesta solo para dos.
Lainey se sentó, miró a los músicos y negó con la cabeza: —No. De
ningún modo.—
Kirov no respondió. Él no se sentó a su lado, pero permaneció de pie
a su lado. Cuando ella levantó la cabeza para mirar a su hombre, su
aliento quedó atrapado en su garganta. Su piel brillaba plateada desde
la luna, combinada con las orbes azules. Tenía el torso desnudo, como
todos los machos, sus pezones oscuros perforados, sus lamas de
músculos finamente afilados y cicatrizados en exhibición, carne que
ella había lamido y besado interminablemente los últimos dos días.
Su cabello estaba atado hacia atrás, sus orgullosos cuernos
curvándose a lo largo de su cráneo. Sus gruesos muslos estaban
encerrados en sus pantalones de cuero, que mostraban su culo perfecto
y redondeado
El mio, susurró su mente, el calor se acumulaba entre sus muslos.
Dios, ella lo deseaba. Había cientos de extraterrestres guerreros sin
camisa, rasgados, a su alrededor y ella no podía apartar los ojos de
Kirov.
Hombre perfecto
Incluso la hermosa luna no podía capturar su mirada absorta tan
completamente.
Kirov la miró, sus fosas nasales se ensancharon, y ella supo que él
Página | 252
olía su excitación. Su cara estaba al nivel de su entrepierna y vio su
pene temblar en los apretados confines de sus pantalones. Ella se
mordió una sonrisa.
Kirov hizo un sonido áspero, pero desvió su mirada hacia la multitud.
Levantó una mano e inmediatamente, los sonidos se calmaron, los
músicos dejaron de tocar, disminuyendo su música, hasta que todo lo
que Lainey pudo escuchar fue el crujido de las fogatas que se
colocaron esporádicamente a lo largo de la reunión y el suave
chapoteo del lago detrás de ella. .
Kirov habló entonces, su voz profunda y oscura se elevó de él.
Luxirian cayó de su lengua, gutural pero hermosa, mientras se dirigía
a su gente, su puesto de avanzada. Ella no sabía lo que él decía, pero
a mitad de camino, escuchó a Luxiva, escuchó a la multitud que estaba
frente a ellos hacer exclamaciones de sorpresa, algunos vítores se
alzaron entre ellos y la respiración de Lainey se detuvo.
La mano de su hombre llegó a la parte posterior de su cuello y ella se
relajó ante su toque. Continuó hablando y Lainey pensó que podía
escucharlo hablar todo el día.
Cuando terminó, los vítores fueron ensordecedores y Lainey miró a la
multitud, viendo cientos de caras mirando a los dos, a la luz.
Brevemente, ella captó los ojos de una mujer, que la miraba con una
curiosidad velada, inclinando la cabeza hacia un lado. Cuando Lainey
sonrió, la mujer miró hacia otro lado y se fundió con la multitud,
perdida.
Los músicos empezaron de nuevo y Lainey miró hacia ellos justo
cuando Kirov se sentó a su lado. Inmediatamente, un macho se les
Página | 253
acercó con una fuente gigante de carne y Kirov seleccionó piezas de
ella, amontonándola en su propio plato antes de la suya. Otro macho
se acercó con más comida, y luego otro, y luego otro, hasta que el
plato de Lainey se desbordó.
—No me quedaré con este vestido para el final de la noche—, advirtió
a Kirov, sonriéndole a la mujer que le ofrecía una bandeja de algo que
parecía puré de papas, mientras él ponía más comida.
Cuando la hembra se fue y cuando Kirov apartó con la mano a otro
hombre que se acercó con otra fuente, se volvió hacia ella y gruñó
suavemente: —No necesitarás usarlo al final de la noche, mujer—.
Lainey se mordió el labio, pero Kirov seleccionó un trozo de carne
marinada de su plato y lo levantó para que lo mordiera.
Consciente de que muchos ojos seguían mirando, Lainey separó sus
labios y Kirov la alimentó, inclinándose hacia delante para lamer una
mancha de ella por la comisura de su boca. Sonrojándose, se echó
hacia atrás, oyendo una fuerte risa desde algún lugar en medio de la
reunión.
—¿Eres tímida acerca de esto también?— Kirov preguntó, su tono
burlón.
—La gente está mirando—, dijo, enderezando la espalda.
Kirov se rió. —Los luxirianos disfrutan de tres cosas, luxiva. Comida,
tacto y follada. Cuando había más mujeres entre nosotros, no era raro
que estas reuniones se volvieran ... carnales —.
Página | 254
Lainey se quedó sin aliento con sorpresa. —¿Como orgías?—
—Nix—, dijo Kirov, frunciendo el ceño. —Los luxirianos no
comparten sus compañeras. Los luxirianos son abiertos sobre el sexo.
No es algo vergonzoso, pero solo las parejas de placer participarían
abiertamente. Los compañeros reproductores y los compañeros
predestinados nunca lo hicieron —.
—¿Por qué no?—
—Porque los luxirianos también pueden ser seres celosos—, dijo
Kirov, inclinándose hacia ella para mordisquearle la oreja. Ella se
estremeció cuando él gruñó: —No querría los ojos de otros machos
en ti, ya que te daba placer. No quisiera que escucharan tus gritos.
Solo el pensamiento me pone furioso. Nix, eso es sólo para mí.
A Lainey ... le gustó eso. Su vagina se estremeció solo de pensar en
lo intenso que sería si se pusiera celoso y ella temía que no podría
sobrevivir a toda la celebración sin empaparse en la parte posterior de
su vestido.
Afortunadamente, Kirov retrocedió, como si sintiera su pánico, y
continuó alimentándola en silencio, observándola mientras masticaba.
De vez en cuando, sus ojos se desviaban hacia la multitud,
asegurándose de que la celebración funcionara sin problemas.
Muchos luxirianos estaban sentados ahora, comiendo, hablando y
bromeando entre ellos. Lainey también los observaba, sus ojos
pasaban de una mesa a la otra, estudiándolos, observando cómo se
socializaban, cómo se tocaban, cómo interactuaban.
Estaba animado, el ambiente alegre. Lentamente, Lainey se fue
volviendo cada vez más cómoda, especialmente cuando captaba cada
Página | 255
vez menos ojos sobre ella a medida que continuaba la fiesta.
—¿Siempre tienes una mesa para ti?—, Preguntó Lainey en voz baja.
La mano de Kirov llegó a su muslo debajo de la mesa. —No siempre.
Pero no quería abrumarte esta noche.
A Lainey le conmovió su amabilidad.
—De esta manera, puedes observar y escuchar—, continuó, sus ojos
atrapando los de ella. —Aunque confieso, deseaba tenerte conmigo
misma esta noche—.
Lainey sonrió, que vaciló ligeramente cuando su mano subió un poco
por su muslo. Nadie sería capaz de ver. Cada mesa estaba envuelta en
una tela blanca y brillante. Sin embargo, ella le cogió la mano,
apretándola, y Kirov lanzó una risita, volviendo su atención a su
comida.
Se sacó más comida, aunque pronto, Lainey no pudo comer otro
bocado. Y una vez que los platos comenzaron a desaparecer, los
servidores regresaron con jarras. Las jarras de alcohol, asumió
Lainey, mientras observaba a los luxirianos vaciar sus copas de plata,
mientras los demás a su alrededor aplaudían.
—Luxirian Brew—, le dijo Kirov cuando la vio mirando su propia
copa. Estaba lleno hasta el borde con un líquido de color oscuro, el
color del café negro.
La cerveza, decidió, levantándose la copa hasta los labios después de
aspirar. Kirov la observó, algo brillando en sus ojos, enganchando su
propia copa y tomando un trago.
Página | 256
El líquido se derramó sobre su lengua mientras tomaba un saludable
trago e inmediatamente su garganta comenzó a arder, la cerveza
quemaba un camino de fuego hacia su vientre.
Retuvo la tos con todo lo que contenía, aunque sus ojos se
humedecieron y su voz sonó áspera cuando dijo con voz áspera: —
Eso es fuerte—.
Kirov se rió. —Tev, la forma en que nos gusta—.
Casi inmediatamente, su cabeza se volvió borrosa, sus músculos se
aflojaron cuando el alcohol la golpeó.
Nota para mi misma, un sorbo de estas cosas equivale a cuatro tragos
de tequila, pensó.
—Creo que me estoy poniendo un poco mareada—.
Los labios de Kirov se curvaron. —Tev,¿ mujer?—
—Sí—, susurró ella, sonriendo. —Podrías aprovecharte totalmente de
mí y realmente me gustaría—.
Kirov gruñó, pero observó mientras tomaba otro sorbo de su copa, el
sabor amargo es mucho más agradable la segunda vez.
De repente, la música comenzó a cambiar, el tambor se hizo más
prominente, ahogando el sonido de flauta / violín. Los luxirianos se
levantaron de sus sillas con una sonrisa, se ruborizaron por el alcohol
y sus vientres llenos, e hicieron espacio para un área de baile. Las
hembras jóvenes se engancharon alrededor de las cinturas por los
machos jóvenes y las llevaron a la pista de baile, donde se les unieron
otras parejas.
Lainey observaba fascinada mientras empezaban a bailar, aunque era
Página | 257
diferente a cualquier baile que ella hubiera visto. Era ... primitivo,
agresivo, sensual. Pronto, la zona de baile estaba llena de parejas,
llenas de cuerpos giratorios y caderas oscilantes.
El tambor se hizo más fuerte, el golpe más intenso. Lainey se quedó
sin aliento, sintiendo la fuerza de la música, sintiéndola palpitar
dentro de ella, envolviéndose alrededor de su núcleo, calentándola.
Sus pezones se tensaron a medida que su respiración se hacía más y
más superficial.
Podía ver cómo estas celebraciones se volvieron carnales, como dijo
Kirov. Al ver el baile, Lainey se sentía como un voyeur, aunque otros
luxirianos no parecían estar tan afectados por eso. Luxirianos
mayores, incluso ancianos, se sentaban en las mesas, felices y
contentos de socializar. Los luxirianos más jóvenes, sin embargo,
observaban. La mayoría de las hembras más jóvenes fueron
arrebatadas mientras el baile continuaba, cada vez más parejas se
unían.
Y de vez en cuando, Lainey atrapaba a una mujer sin reclamar que
miraba a Kirov y la ponía rígida.
Cuando se volvió para mirarlo, sus ojos solo estaban en ella y ella no
pudo evitar preguntar: —¿Has bailado en estas celebraciones
antes?—
El parpadeó. —Tev—.
Lainey volvió su mirada hacia la zona de baile, observó cómo un
joven macho metía su mano debajo del vestido de una mujer,
observaba cómo su cabeza se inclinaba hacia atrás y sus labios se
separaban en un gemido silencioso. Un momento después, el macho Página | 258
la llevó fuera de la pista de baile, al bosque de árboles gruesos que
rodeaban el lago.
—Lo hiciste ...— Lainey se fue apagando, los celos la atravesaron. —
Tuviste…—
Kirov siguió su mirada hacia la línea del bosque. Él entendió su
pregunta y, cuando vaciló, Lainey inhaló un suspiro, aunque sabía que
no tenía derecho a estar celosa.
—Tev—, murmuró, llevando su mano a la parte posterior de su
cuello, inclinando su rostro para mirarlo, solo a él.
Lainey miró a Kirov, su sangre palpitaba en sus venas, los celos
feroces la sorprendían con su intensidad. Él era de ella. Sin embargo,
¿cuántas mujeres en la asistencia lo habían conocido de una manera
que ella no lo sabía todavía? Él no tendría sexo con ella, no hasta que
ella se comprometiera con él. Pero eso no le habría impedido tener
relaciones sexuales con otras personas que vinieron antes que ella.
Al mirarlo, Lainey sabía que habría elegido a cualquiera de las
hembras no emparejadas que asistían. Probablemente nunca hubiera
ido solo a casa después de estas celebraciones. Probablemente había
hembras acercándose a él antes de que empezara la celebración.
Kirov dijo con voz áspera: —¿Esto te enoja?—
—Sí—, dijo, extendiéndose hacia adelante para tomar otro sorbo de
la cerveza. Le empañó la cabeza un poco más.
—¿Te pone celosa?—
—Por supuesto,— siseó ella, sintiendo la mezcla quemándose en su Página | 259
garganta.
La sonrisa de Kirov era oscura y sus ojos se estrecharon sobre él.
Luego la empujó hacia adelante y ella no pudo evitar jadear cuando
la besó, arrastrándola hacia su regazo, para que todos la vieran. Los
ojos de Lainey se cerraron, sus manos se hundieron inmediatamente
en su cabello, mientras su lengua acariciaba la de ella. Sabía de la
infusión que hacía que su mente se volviera borrosa, que liberara sus
inhibiciones y que sus celos fueran potentes.
Cuando Kirov se retiró, dijo con voz áspera: —No recuerdo a una
mujer antes que tú, luxiva. No puedo recordarlas. Yo soy tuyo y tú
eres mía.—
Los dedos de Lainey se hundieron en su cabello más profundo, le
gustaron demasiado sus palabras y lo arrastraron de regreso a sus
labios.
A través de su beso, él continuó con: —Nunca tocarás a otro hombre,
pero yo nunca tocare a otra mujer, excepto a ti. Por el resto de
nuestras vidas. No tienes nada de lo que estar celosa.
Sus palabras la tranquilizaron y asustaron. Tranquilizada porque sabía
que él decía la verdad, que nunca tocaría a otra mujer. Asustada
porque ... bueno, ella sabía que él decía la verdad. Eso por el resto de
sus vidas, solo sería el uno del otro. Su mente, su cuerpo lo sabían
incluso antes de que Lainey la aceptara, lo cual no tenía sentido. Eso
la desconcertó.
O tal vez fue sólo la cerveza.

Sin querer detenerse en ella, se apartó de sus labios, acariciando un Página | 260
dedo sobre sus cuernos, lo que lo hizo ronronear. La noche anterior
supo que los cuernos de un Luxirian eran sensibles, que hizo que
Kirov se enloqueciera cuando los tocaba ... los besaba ... los lamía ...
los chupaba.
—Vamos—, susurró Lainey en su oído. —Estoy lo suficientemente
alegre para bailar. Y solo quiero bailar contigo.
Las cejas de Kirov se alzaron con interés, esa sonrisa torcida
emergente que hizo que Lainey quisiera saltar sus huesos allí mismo.
—Lidera el camino, mujer—, desafió.
Un desafío que ella aceptó fácilmente.
Página | 261

Kirov nunca había visto la tortura tan exquisita, tan erótica, tan
atormentadora como ver bailar a su mujer. Como sintiendo su cuerpo
moverse contra el suyo, olfateando su excitación en el aire entre ellos,
como sabiendo que no podía hacer nada al respecto, no cuando no
podía aparearse, no cuando todo su puesto de avanzada lo observaba.
Vrax!
Todo lo que podía imaginar en su mente era arrastrarla a los árboles,
lejos de las miradas y oídos curiosos, empujándola sobre sus manos y
rodillas y levantando su vestido ... de encajar su longitud dentro de
ella y follarla fuerte y rápido hasta que ella gritara su placer una y otra
vez.
Sin embargo, no pudo.
Y cuando logró apartar la mirada de su hembra, cuando llamó la
atención de otros machos, de otras hembras, supo que estaban
esperando ... esperando que explotara. Lo estaban esperando, como
un Luxirian despierto.
Pero también lo puso nervioso, sabiendo que los ojos de otros machos
estaban en su luxiva, en sus caderas ondulantes, en sus pliegues de
color rosa oscuro que se mostraban a través de su vestido con ciertas
luces, en la forma en que sus manos se estiraban para acariciar sus
manos. Hombros, su pecho, sus cuernos.
Su instinto merodeaba inquieto en su pecho, su agarre en sus caderas
se apretaba, sus garras pinchaban en el material de su vestido. Su
instinto le exigió que la marcara, para que otros machos supieran que
ella era suya, le exigió que derramara su semilla muy dentro de ella, Página | 262
para que otros machos lo olieran en ella.
Mareado por la lujuria, tenso por los celos, gruñó hacia ella cuando
ella hundió su frondoso trasero en su doloroso pene, —Luxiva, estoy
en el filo de la espada de mi control—. Suficiente.—
Lani le sonrió, sus ojos ligeramente vidriosos por la cerveza Luxiriana
Ella se estiró para enroscar sus dedos en su cabello. —Podemos
escabullirnos y hacer algo al respecto, ¿no?—
Tentador. Tan tentador vraxing.
Kirov lo debatió. La celebración se estaba volviendo cada vez más
reservada. Más parejas de placer comenzaron a desaparecer en el
bosque o de regreso a sus viviendas para una noche de apareamiento.
La risa se hizo más fuerte a medida que los luxirianos vaciaban más
y más de sus copas. La fiesta se terminó por mucho tiempo y, mientras
Kirov solía quedarse hasta el final de la celebración, ahora tenía su
luxiva. La tenía dolorida. Necesitaba satisfacerla.
Solo dudó por un momento más.
Luego la arrastró lejos del baile, lejos de la música y el banquete, de
vuelta al aerodeslizador, al sonido de los aplausos de los hombres
detrás de él. Al menos a ellos no les importó que se fuera temprano
de la celebración.
—Kirov—, Lani quedó sin aliento cuando arrancó el motor y luego
dispararon hacia el cielo, alejándose de la celebración, lejos de su
morada.
Página | 263
Su instinto vibraba dentro de él, el olor de la excitación de su luxiva
le entumecía la mente. Con un gruñido, él alcanzó entre sus piernas,
ahuecando su coño, haciéndola maullar de sorpresa.
Mía.
Dirigió el aerodeslizador hacia el final del lago, lejos de la celebración
lunar. Los sonidos, aunque pasaron sobre el agua, se desvanecieron
lentamente a medida que viajaban más rápido y, finalmente, Kirov no
pudo oír nada, incluso con sus agudos sentidos. Detrás de ellos, solo
un sutil brillo azul de las luces del orbe mostraban que la celebración
aún continuaba en su ausencia.
Kirov aterrizó el aerodeslizador en el borde del lago, donde la orilla
retrocedió, conduciendo hacia el bosque de los árboles de pillerva,
con sus susurros ramas y troncos de musgo. Kirov agarró a su hembra,
la levantó en brazos y saltó del aerodeslizador, caminando hacia la
intimidad del bosque oscuro.
—Kirov—, murmuró Lani, su voz sin aliento, sus manos deslizándose
sobre su cuero cabelludo, lo que hizo que su columna vertebral se
estremeciera. Luego sus manos se deslizaron por sus hombros,
bajaron por su pecho, su abdomen, hasta que estuvo desatando los
cordones de sus piernas.
Apenas había despejado la línea del bosque cuando ella sacó su pene,
acariciando su longitud con un fuerte agarre.
—Los destinos—, siseó, apresurándose. Al estabilizarla, él extendió
una mano y tiró del vestido transparente sobre su cabeza y lo dejó caer
en la estela de su camino. Su carne desnuda presionada contra él, su
coño rosado cerca del eje de su pene. Página | 264

Lani se aprovechó. Él había notado un destello en sus ojos y antes de


que pudiera tropezar con una advertencia, ella levantó sus caderas,
presionando su coño contra su longitud caliente.
El rugido de Kirov resonó alrededor del bosque, a través de los
árboles, mientras su hembra se frotaba contra él, mientras deslizaba
su excitación sobre las crestas de su pene, moviendo sus caderas a
pesar de que él trató desesperadamente de estabilizarla. Podía sentir
su control ya deshilachado a punto de romperse. Cuando ella gimió,
con la cabeza apoyada en sus hombros, le tomó toda su fuerza para
alejar sus caderas.
Kirov la levantó más alto en sus brazos, empujándola contra el suave
tronco de un árbol de almohada, en lo alto para que su cara estuviera
a la altura de su coño. Lani se quedó sin aliento ante su repentina
altura y se calmó agarrando sus cuernos, mientras él envolvía sus
brazos alrededor de sus caderas.
Luego la lamió, sus ojos giraron hacia atrás al sentir su excitación.
Cuando ella gimió, él lamió profundamente dentro de su entrada,
recorriendo los bordes de su lengua a lo largo de sus paredes,
saboreando el sedoso y húmedo calor de ella.
—Kirov!—
Su grito hizo eco alrededor del bosque y su instinto gruñó su
aprobación. Su cuerpo ya se estaba tensando. Él ya conocía bien el
cuerpo de su mujer, sabía cuándo estaba a punto de llegar al orgasmo.
Solo tomó un momento más, después de que él dirigió su atención a
la pequeña joya que ella llamó su —clítoris—. Le hizo rodar con la
lengua, mirándola, observando cómo su pecho se agitaba, sus pezones
puntiagudos y duros. Página | 265

Cuando le dio a su clítoris una suave succión, la vio jadear, sus ojos
se ensancharon. Entonces ella gritaba de placer, apretando las piernas
alrededor de su cabeza, apretando el abdomen.
Kirov la lamió a través de su orgasmo, mucho después de que
terminara, convirtiéndola en uno nuevo. Ella tiró de sus cuernos, su
toque desesperado, pero él se volvió posesivo de su coño, gruñendo
entre sus piernas cuando ella trató de alejarlo.
Su instinto se había ido demasiado lejos, su mente enfocada y
concentrada en nada más que en darle placer.
Ella tuvo un orgasmo de nuevo, esta vez más poderoso. Ella apenas
hizo un sonido. Su espalda estaba arqueada, su boca abierta en un
grito silencioso, aunque su coño se apretó con fuerza, sacando su
crema, que él lamió con avaricia.
—K—Kirov—, ella jadeó, tirando de sus cuernos más fuerte, lo que
hizo que más pre—semen se levantara de su punta. —N—nene, por
favor. Por favor.—
Kirov sabía que podía empujarla a ella a dos orgasmos más, al menos.
Lo había hecho la noche anterior, pero después de la cuarta, ella no
había podido formar palabras, incoherente cuando el placer la asaltó.
Entonces, él se compadeció de ella, cuidadosamente colocándola en
sus brazos antes de ponerla en el suelo cubierto de musgo del bosque.
Sería lo suficientemente suave para su piel, pero solo se quedó allí un
instante antes de llegar a él, arrastrándolo hacia su cuerpo exuberante
y cálido.
Lani lo ayudó a quitarse las cubiertas de las piernas hasta que estuvo
Página | 266
tan desnudo como ella. La sensación de ella contra él era ... sin
paralelo. Nada lo había hecho sentir más cerca de los destinos, del
universo, de su ser más que de sentirla así. Era por eso que él existía,
para sentirla cerca de él.
Ella dobló sus caderas hacia arriba, presionando su doloroso pene, y
él siseó ante la exquisita tortura. Cuando miró hacia abajo entre sus
cuerpos, sus ojos se adaptaron a la pequeña luz que asomaba a través
del dosel del bosque, vio su pene palpitante, babeando previamente
sobre su vientre desnudo.
La vista era primordial. Se encendió algo dentro de él, al ver los
comienzos de su semilla filtrarse en la carne de su hembra,
marcándola.
—Por favor—, murmuró ella, reclamando su atención. Ella agarró
ambos lados de su cara y lo atrajo hacia delante para besarla.
Ronroneó y gruñó, acariciando su lengua sobre la de ella. Él nunca se
cansaría de ella, nunca se cansaría de su gusto. —Por favor, Kirov—
.
—¿Rebax?— Gruñó entre besos.
—Solo follame ya, nene—, suplicó, su tono rozando un gemido. —
Por favor, por favor. Necesito tu pene Te necesito dentro de mí.
Los ojos de Kirov se cerraron con fuerza, su control se deslizó de
nuevo. —Nada.—
—¡Por favor!—
—Nix—, gruñó él, más pre—semen se acumuló en su estómago. —
Sabes lo que necesito primero, mujer.—
Página | 267
—¡Maldita sea!—, Exclamó, dejando escapar un pequeño gruñido
frustrado que solo sirvió para encenderlo más, si era posible. —
Kirov!—
—Dime que te quedarás—, dijo con voz ronca, inclinándose para
susurrar en su oído. Él mordisqueó su carne allí, sintiéndola
estremecerse, y apoyó su pene en su abdomen. Débil, empujó contra
su estómago, apretando su longitud en ella. —Dime que harás la
ravraxia conmigo y podemos estar follandio a esta hora mañana por
la noche—. Puedo estar profundamente dentro de ti, puedo derramar
mi semilla en tu coño adolorido, te emparejaré una y otra vez hasta
que estés agotada por el placer de hacerlo, hasta que siempre
recuerdes cómo me sentiste —.
Lani gimió.
—Dime—, gruñó, empujando sus caderas contra ella de nuevo.
—No—, dijo ella y cuando él se retiró, vio el desafío en su mirada,
esa lucha que tanto amaba y odiaba.
—Vrax—, maldijo, apretando los dientes. Bajó las caderas y casi gritó
de placer cuando la parte inferior de su pene se deslizó contra su coño,
contra sus labios húmedos e hinchados.
Lani gimió, inmediatamente tratando de aprovecharse, moviéndose
debajo de él hasta que tuvo que calmar sus caderas. Cuando ella
alcanzó entre ellos, él la agarró de la muñeca y se llevó ambas manos
a la cabeza, sosteniéndola allí, incluso cuando ella intentaba luchar.
Kirov gimió profundamente en su garganta, la parte primordial de él
que necesitaba dominar a su mujer cobrando vida. La vista de ella,
Página | 268
tendida desnuda debajo de él, contenida, retorciéndose, necesitando
... era casi su perdición.
—Mírate—, él ronroneó, inclinándose para correr sus cuernos contra
su sien. “Vellixa, luxiva. Nada me agrada más que verte de esta
manera.
Los labios de Lani se separaron cuando él se echó hacia atrás para
mirarla. Él la miró a los ojos, una mirada que lo hizo ablandarse, que
lo hizo volverse loco por desearla.
—Dime—, lo intentó de nuevo, bajando la voz, su tono se oscureció
cuando su instinto trató de empujar más y más a la vanguardia de su
mente.
Lani vaciló, su respiración agitada. Ella pareció debatir algo en su
mente, pero luego su mirada se estrechó y dijo, —No—.
—Bien—, dijo con voz áspera.
Él no la había ganado todavía. Todavía tenía tiempo. Pero para esa
noche, él le haría desear que ella hubiera dicho tev en su lugar.
Todavía refrenando sus muñecas, él bajó su otra mano para agarrar la
base de su pene. Su respiración se enganchó, la esperanza brotó de sus
ojos, cuando él frotó la cabeza de su longitud contra su coño,
deslizándolo entre sus pliegues.
—¿K—Kirov?— Ella respiró.
Apretando la mandíbula, Kirov inspiró profundamente. Él no sabía si
tendría el control para hacerlo, pero justo cuando rodeaba la entrada
de su coño, en lugar de empujar hacia adentro, empujó hacia arriba,
de modo que las perillas inferiores que rodeaban su pene se deslizaran Página | 269
entre sus labios y sobre ella. clítoris
—Ahhh,— gimió su mujer, sus labios se separaron con sorpresa.
Vrax, el placer!
Kirov sintió su calor profundamente dentro de sus bolas, sintió que
hormigueaba por su espina dorsal, sintió que le calentaba el vientre.
Inclinándose, apretó sus labios sobre su pecho, arrastrando el pezón
con avidez mientras daba otro empuje de sus caderas sobre su coño.
El cuerpo de Lani se tensó y se ablandó simultáneamente. Cuando ella
arqueó la espalda para presentarle sus pechos más completamente, él
dijo con voz áspera: —Buena mujer—, y continuó mamándola con
más fuerza.
¡Los destinos, cómo le complacía!
Kirov continuó empujando entre sus muslos, construyendo un ritmo
constante que la tenía retorciéndose en sus manos.
Era lo más cerca que se acercarían al apareamiento. Al menos hasta
que su mujer tomara una decisión sobre si ella elegiría esta vida ... si
ella lo elegiría a él.
Kirov se preguntó si sería lo más cerca que estaría de su luxiva. Si ella
lo dejara, eso sería todo.
Gruñó, su ritmo acelerándose. Las chispas de placer irradiaron de su
pene, apretando su varx contra su cuerpo. Pre—semen y su excitación
se mezclaron, suficiente lubricante para lo que él le estaba haciendo,
creando una deliciosa diapositiva.
Su mujer gimió, su cabeza se sacudía de lado a lado. Su agarre se
Página | 270
apretó en sus muñecas y Kirov no pudo negar que refrenar a su
pequeño Hellion lo hizo arder, los deseos oscuros emergían.
Se estaba volviendo demasiado, había estado dolorido y duro toda la
noche, el baile de su mujer casi lo había deshecho en la celebración,
y ahora empujando contra su coño, sabiendo que solo un
deslizamiento, un ligero cambio de ángulo podía empujarlo dentro de
ella, estaba a punto de enviarlo. el borde.
—Tev, luxiva—, instó él. —Semen para ti ¿Sientes cómo mi pene se
desliza sobre tu codicioso clítoris?
—Sí—, siseó ella, los tendones en su cuello levantados, sus ojos
aturdidos y vidriosos.
Retumbando en su oído, dijo con voz áspera: —Imagina lo bien que
se sentiría si mi pene estuviera muy dentro de ti—. Su tono se
oscureció. —Imagina que yo vacío mi semilla en ti, llenándote con mi
semen. ¡Tómame, luxiva!
Los ojos de Lani se abrieron un poco, su respiración se enganchó.
Luego se fue corriendo, un grito agudo cayó de sus labios,
sorprendiéndolos a ambos. Kirov gimió, su cabeza cayó en el hueco
de su cuello, sus cuernos se enredaron en su cabello, y él apoyó sus
caderas en ella, empujando más y más rápido contra los resbaladizos
labios de su coño, prolongando su placer con cada empuje contra su
clítoris.
El placer caliente lo hizo bramar cuando su pene se sacudió, cuando
el esperma caliente se derramó de su punta. La intensidad de su
orgasmo lo cegó, adormeció su mente, cuando salieron chorros de su
semilla, cubriendo su vientre y su coño. Página | 271

Cuando terminó, Kirov se derrumbó, rodando hacia un lado en el


último momento para evitar aplastar su pequeño cuerpo.
—Vrax—, ronroneó, con el pecho agitado, mientras su pene seguía
sacudiéndose y pulsando.
Lani lo miró, acercando sus manos ahora liberadas a su pecho,
enterrando su rostro en su hombro.
—Vrax de hecho,— resopló, su voz ronca. Ella le mordió el hombro
suavemente con sus pequeños dientes romos, haciéndolo ronronear.
Kirov miró su cuerpo desnudo, la satisfacción masculina llenándolo.
Su semen brillaba en su cuerpo, en su coño. Cuando lo vio mirar, ella
soltó una pequeña y exhausta risa, que murió cuando sus dedos se
acercaron a su pelvis.
Levantando su cara, tomó sus labios en un beso feroz que los dejó a
ambos sin aliento y se ahuecó entre sus piernas, sintiendo que los
orgasmos combinados cubrían sus dedos. Un momento después, ella
se quedó sin aliento cuando él comenzó a frotar su semen en su piel,
sobre su clítoris, en su vientre.
—O—vale—, susurró ella, mirándolo con los ojos abiertos. —Eso es
... eso es algo extrañamente sexy. ¿Es esto una cosa luxiriana?
Todo lo que hizo fue gruñir y murmurar: —Mi instinto exige que te
marque como mía, mujer. No te permitiré bañar mi semilla esta noche.
Lo llevarás a nuestra plataforma de dormir, a nuestras pieles —.
Página | 272
Algo se calmó en él mientras él continuaba marcándola, algo inquieto
comenzó a asentarse.
—Considérame marcada entonces—, suspiró ella, sus mejillas y
labios se sonrojaron con un atractivo tono rosado.
Kirov ronroneó, complacido.
Página | 273

—¿A dónde vamos?— Preguntó Lainey, alisando una mano su


vestido mientras Kirov la guiaba hacia la puerta principal de la casa.
El vestido era de un hermoso color gris paloma y Kirov la había
sorprendido con un guardarropa completo de diferentes en diferentes
colores, así como pantalones y camisas suaves, ya que ella había
intentado explicarle los jeans hace unos días.
Él debe haber tenido todas las costureras en Troxva trabajando día y
noche para crear ese amplio vestuario para ella en tan poco tiempo.
Solo habían pasado cuatro días desde la celebración lunar y ella tenía
más ropa allí que la que tenía en la Tierra.
—A mis laboratorios—, respondió, colocando su mano en la puerta
para desbloquearla antes de abrirla. Ella le había preguntado hacía un
par de días si el crimen y el robo eran un problema allí, si esa era la
razón por la que tenía la casa tan segura, pero él respondió que no,
que no era un problema. Y cuando ella presionó, él se retiró un poco,
esquivando su pregunta no formulada.
Las cosas entre ellos habían sido increíbles desde la celebración lunar.
Más que asombroso. Tan asombroso que Lainey a veces cuestionaba
si era real o solo un sueño. A veces, le preocupaba estar todavía en el
foso, en una jaula, en la oscuridad, y había imaginado a Kirov como
parte de un engaño, para escapar de los horrores de su verdadera
realidad.
Pero no, él era real. Todos los días le demostraba eso, todos los días
le quitaba las preocupaciones y el miedo, y la dejaba tan vulnerable y
expuesta que no podía dejar de darle todo a él.
Página | 274
Si solo él diera todo de sí mismo a cambio.
Pero él estaba escondiendo algo de ella. Cada vez que preguntaba por
su padre, que presumiblemente vivía justo en la terraza, él esquivaba,
se balanceaba y tejía. Se fue en momentos extraños para ir al lado y
volvería ... diferente. Cambiado Y cada vez que lo hacía, cortaba un
poco más profundo.
—Tus laboratorios—, repitió Lainey suavemente, su mano cálida
presionando la parte baja de su espalda. El material del vestido era tan
ligero que sintió esa mano como si estuviera presionada contra su piel
desnuda, como si estuviera desnuda. —¿Por qué?—
—Deseo que me ayudes—, respondió él, guiándola hacia el
aerodeslizador estacionado justo afuera en la terraza.
Era una hermosa mañana en Troxva, brillante y fresca. No hacía tanto
calor allí como en la Ciudad Dorada, pero seguía siendo cálido para
los estándares de Lainey. Cada vez que deseaba salir, Kirov la llevaría
a la orilla del lago o al bosque blanco o al mercado de avanzada, donde
estaba rodeada de habitantes de Luxiria. Todos todavía la miraban, la
estudiaban con curiosidad y tal vez un poco de desconfianza, pero
Lainey ya no estaba intimidada para ir entre ellos.
Pero ella nunca había estado en sus laboratorios.
Justo cuando Kirov la guió dentro del aerodeslizador, la puerta se
abrió desde la casa al final de la terraza. Un hombre luxiriano más
viejo salió y los labios de Lainey se separaron, preguntándose si ese
era su padre.
Kirov se puso rígido, pero no reveló nada. Simplemente dijo: —
Espera un momento, luxiva—, y fue a encontrarse con el macho, sus
Página | 275
largas piernas hicieron un trabajo rápido en la terraza.
Lainey parpadeó y observó atentamente mientras Kirov hablaba con
él. Había una familiaridad entre ellos, claramente obvia, aunque ella
no podía escuchar sus voces. Kirov sacudió la cabeza en un gesto de
asentimiento a lo que fuera que el hombre estaba diciendo y luego lo
apretó en el antebrazo antes de volverse hacia ella.
La cara de Kirov era ilegible cuando se subió al aerodeslizador y
Lainey miró más allá de él, al hombre mayor observándolos a ambos.
—¿Es ese tu padre?— Ella no pudo evitar preguntar, moviendo los
ojos para mirar a su hombre.
Kirov la miró y dijo: —Nix—.
Nada mas.
La frustración, la decepción la llenó ... otra vez.
Pero antes de que ella pudiera decir algo, Kirov la tenía asegurada
contra su cuerpo y el aerodeslizador se levantó de la terraza y se lanzó
hacia la colina opuesta de Troxva.
En menos de cinco minutos, Kirov estaba aterrizando en una terraza
muy similar, excepto que no había casas a la vista. Solo un panel de
vidrio largo y único, incrustado en la ladera de la colina. Y al igual
que la casa de Kirov, estaba reflejada, así que ella no podía ver más
allá de ella.
Kirov la guió por el aerodeslizador y ella caminó a su lado mientras
se acercaban al panel. Extendió la mano, examinó la palma de su
mano y la puerta se deslizó, revelando un largo túnel de metal que
conducía a la ladera. Página | 276

Al igual que el centro de comando en la Ciudad Dorada, se dio cuenta.


Entraron y el aire se sintió más fresco, más fresco por dentro. La
puerta se cerró detrás de ellos y Kirov murmuró: —Ven—.
El pasillo estaba bien iluminado, pero no de manera clínica. Kirov la
condujo hacia abajo y pasaron casi todas las puertas cerradas. Sin
embargo, algunas eran habitaciones abiertas que revelaban paredes de
pantallas Com, similares a las de la casa de Kirov, habitaciones donde
Lainey miraba sin vergüenza.
Un par de hombres luxirianos inclinaron sus cabezas hacia Kirov,
deteniéndose en sus caminos, mientras pasaban. Kirov murmuró algo
en Luxirian, pero su agarre se apretó en su cintura y Lainey recordó
una vez más la noche de la celebración lunar. Cómo le había dicho a
ella que su instinto le exigía que la marcara como suya.
Reprimiendo un escalofrío ante ese recuerdo erótico, Lainey asintió a
los dos hombres con una pequeña sonrisa cuando sus ojos se
estrecharon sobre ella con curiosidad. Pero Kirov siguió moviéndose,
sin detenerse nunca.
No hasta que llegó a una puerta al final del laberinto de un pasillo por
el que la había atravesado. Sin él a su lado, ella nunca podría encontrar
una salida. No había señales de salida de neón con flechas para
apuntar hacia atrás, no en Luxiria.
Ese pensamiento hizo que se sintiera nerviosa, un poco atrapada, y se
agarró la piel alrededor de las uñas, ese viejo hábito nervioso y
repugnante que regresaba. Había olvidado lo que se sentía, estar
rodeada de paredes. Página | 277

Entonces Kirov la condujo a través de la última puerta ... y Lainey


logró olvidar esos temores. Porque la había llevado a una habitación
grande, una habitación tan grande que si gritaba, oiría ecos. No había
ventanas, ya que estaban muy adentro de la colina, pero había diez
paneles de pantallas que mostraban transmisiones en vivo de Troxva,
de la Ciudad Dorada, de otros lugares en Luxiria que ella no
reconocía, hermosos lugares que quería ver un día. Incluso vio un
océano en un panel, con olas gigantes y crestas. En otro, vio un bosque
tranquilo, con árboles similares a los que rodeaban el lago, blanco y
musgoso, meciéndose con una pequeña brisa.
En el centro de esta sala gigante había una gran mesa de metal, con
varios proyectos en diferentes estados de finalización, muy parecidos
a la —oficina— de Kirov en casa. Comunicadores con sus pantallas
brillantes y parpadeantes, estaban colocados en la pared más alejada.
Algunos de los proyectos de Kirov estaban allí, flotando en haces de
luz azul de las pantallas.. Se preguntó si esos haces eran la versión de
Luxirian de un adaptador USB.
—Este es mi laboratorio personal—, dijo detrás de ella.
—¿Es todo tuyo?— Preguntó ella, asombrada.
—Tev—, él murmuró, acercándose, inclinando su frente hacia abajo
en la parte posterior de su cabeza, envolviendo sus brazos alrededor
de su cintura.
Y así, Lainey olvidó su frustración con él, por mantenerla en la
oscuridad acerca de su familia. Quizás 'olvidé' no era el término
correcto, pero ella no lo presionaría, no en ese momento.
Página | 278
—¿Y crees que seré capaz de ayudarte con algo?—, Preguntó ella,
mirando el espacio con temor. —Debido a que tengo que confesar ...
en la Tierra, todavía tenía un teléfono plegable viejo y no podía decirte
la diferencia entre una computadora con Windows y una Mac—.
Lainey solo había necesitado su partitura y un piano. Eso era en lo que
ella había pasado su tiempo. Nada más.
—Necesito que identifiques algo que encontré—, dijo, arrastrándose
lejos de ella. Ella lo siguió a la impresionante configuración del
comunicador y él apartó un montón de metal de una mesa cercana,
dejando un espacio para que ella se sentara. Él la ayudó a levantarse,
la fría mesa enfriando su trasero y la parte posterior de sus muslos,
antes de que sus largos y gráciles dedos masculinos pasaran
rápidamente por una de las pantallas.
—Está bien—, dijo ella, lentamente, todavía un poco confundida.
Entonces ella se congeló.
Porque los sonidos venían de los comunicadores.. Sonaba a lo que
ella nunca había pensado volver a escuchar.
—Eso ... eso ...— se calló porque no quería perderse un momento.
Era la canción —Johnny B. Goode—. Interpretada por Chuck Berry.
El famoso riff de guitarra de apertura tocaba a través de parlantes
invisibles, el sonido completamente ... humano en un lugar tan
extraño.
Fue discordante. Fue surrealista. Fue familiar.
Kirov estaba observando atentamente su reacción, pero la dejó
escuchar la totalidad de la canción antes de preguntar: —¿Esto es ...
Página | 279
música de tu planeta natal?—
—Sí, es rock and roll—, susurró, con los ojos muy abiertos porque
dejó escapar un suspiro, con una sonrisa repentina apareciendo en su
rostro. —Oh, Dios mío, Kirov, ¿dónde lo encontraste? ¿Tienes otros?
Él sacudió la cabeza en un gesto de asentimiento y ella contuvo el
aliento de emoción. —Tev. Los encontré en la base de datos de la
Federación de Urano. Aparentemente, una sonda de la Tierra fue
interceptada en el Cuarto Cuadrante, se subió su contenido y luego se
liberó —.
¿Una sonda?
Lainey frunció el ceño, atormentando su cerebro.
—Había otros contenidos—, explicó Kirov.
—¿Como que?—
“Imágenes. Idiomas Los sonidos de audio, no música —, dijo Kirov,
volviendo su atención a las pantallas, antes de tocar el inconfundible
sonido de los grillos.
—Oh, Dios mío—, susurró ella.
Tocó otro sonido, éste era el sonido de los coches, de los autobuses
que conducían. Otro sonido fue la lluvia, del océano, de las olas
rompiendo.
—¿Y las imágenes?— Preguntó ella, emocionada.
Kirov golpeó su pantalla y arrastró una fotografía a la pantalla.
Lainey se levantó de la mesa con las piernas temblorosas,
acercándose. Era una imagen de números, de matemáticas. Kirov
Página | 280
golpeó de nuevo y otra imagen mostró, una foto de una madre
amamantando a su bebé. El siguiente fue el edificio de la ONU, el
siguiente después de eso mostró autos en tránsito, y luego apareció
una vieja fotografía de la Tierra.
—Este es tu planeta?—
—S—sí—, susurró Lainey, abrumada, feliz, nostálgica.
Kirov hojeó otras imágenes: un libro, un avión despegando, una mujer
con un microscopio. Se detuvo en un diagrama en blanco y negro de
una mujer embarazada y un hombre, mirándolo fijamente.
Se detuvo solo por un momento antes de que la siguiente fotografía
fuera ... partituras y un violín.
—Para—, susurró ella, acercándose a la pantalla. Notas Notas reales.
Podía leerlos mejor que las palabras.
—¿Es este tu instrumento?—, Preguntó, mirando el violín.
—No—, dijo ella. —Sin embargo, es un instrumento hermoso, uno
que he tocado antes—.
—Hay otras imágenes, otros sonidos—, explicó Kirov, volviendo su
atención hacia ella. —Muchos de ellos fueron subidos y luego
olvidados—.
—Kirov—, dijo ella, sus sospechas confirmadas, —Creo que
encontraste el Disco de Oro—.
—¿El disco de oro?— Preguntó, frunciendo el ceño.
Ella lo había leído una vez. Le había interesado la música que la
NASA había puesto en el espacio.
Página | 281
—Se lanzó en una sonda llamada Voyager. Fue una colección de
sonidos, imágenes y saludos en diferentes idiomas hablados en la
Tierra. Lo pusieron todo allí, con la esperanza de encontrar una
audiencia —, explicó, mirándolo. —Se suponía que tomaría más de
30 o 40,000 años antes de que se acercara a otro sistema. Pero alguien
lo encontró mucho antes de eso.
Absorbió esa información como una esponja e inclinó la cabeza. —
Tev. Hay muchas especies avanzadas con acceso a esa tecnología —
.
—Había más música en la Voyager—, dijo, con la esperanza en
aumento en su pecho. —Pusieron a Beethoven y Mozart y Bach. Sé
que lo hicieron —.
—Es por eso que te traje aquí—, dijo. —Quería ver si los sonidos de
tu piano estaban entre ellos, así puedo comenzar a crear tu
instrumento—.
Lainey inhaló un fuerte suspiro, un profundo afecto calentó su pecho.
—Mi instrumento—, repitió ella suavemente.
—Tev—, murmuró él, acercándola a ella. —Te lo prometí, ¿no es así?
Esa noche en la base de la fachada.
La noche en que la había llevado a su pequeño prado, con las
luciérnagas rosadas y el arroyo que brillaba con piedras lunares y el
musgo azul que se sentía como terciopelo contra su piel desnuda. La
noche que habían tenido relaciones íntimas por primera vez, cuando
ella lo había besado por primera vez.
Lainey se estremeció con ese recuerdo. Esa noche la había asustado
Página | 282
porque se había dado cuenta de cuán profundamente podía
enamorarse de Kirov.
Esa noche le había robado un trozo de su corazón y desde entonces
había estado tomando trocitos.
¿Cuándo había empezado a enamorarse de él? Ella no lo sabía. No en
verdad Puede haber sido esa noche, o puede haber sido cuando ella lo
vio por primera vez, bañada y magnífica a la luz de la luna, una
fantasía hecha realidad.
O puede haber sido todos los otros momentos después de eso.
—Sí—, susurró ella, mirándolo. No había pasado tanto tiempo, pero
de alguna manera sentía que habían pasado años. Sentía que había
conocido a Kirov por mucho más tiempo de lo que realmente lo había
hecho, como si el tiempo se moviera de manera diferente en Luxiria,
como si el tiempo se moviera de manera diferente entre ellos. —
Recuerdo.—
Los ojos de Kirov se calentaron, se suavizaron de una manera que ella
sabía que solo era para ella.
Cuando Lainey volvió a mirar la pantalla, miró la partitura durante
mucho tiempo, oyendo las notas en su cabeza como si estuviera
leyendo palabras de un libro.
—¿Puedo escuchar más música?— Preguntó ella.
—Tev—, dijo de inmediato, deslizando sobre la Com. —Por
supuesto.—
Y tocó las canciones para ella, pasando por el disco de oro.
Página | 283
Hubo cantos, hubo canciones con gaitas y tráqueas y tambores, hubo
ópera de Mozart, el aria de la Reina de la Noche. La favorita de Kirov,
hasta ahora, fue la de Louis Armstrong y su Hot Seven, una
maravillosa pieza de jazz que la hizo cerrar los ojos y sentir.
¿Quién sabía que los alienígenas amaban el jazz?
Pero entonces ella lo oyó.
Llevar una vida de soltero.
El Clave Bien Temperado. Libro dos Preludio y Fuga en C, No.1.
Puro piano, los hermosos sonidos que flotan sobre sus oídos como
una caricia.
Las lágrimas brotaron de sus ojos, sus manos temblaban con las notas,
mientras Kirov observaba su reacción.
Lainey lo escuchó en su totalidad, conteniendo el aliento, sin atreverse
a moverse. Y cuando todo terminó, ella pidió escucharlo de nuevo. Y
otra vez.
—Esto—, susurró finalmente a Kirov, señalando a la pantalla —Este
es mi piano—.
Kirov inclinó la cabeza.
—Qué ...— Lainey se fue apagando, su cabeza aún confundida por la
música, pero sintiéndose decidida, con ganas de crear esa música de
nuevo. —¿Que hacemos ahora?—
Kirov la guió a la mesa y sacó una tableta para ella, no diferente a la
que le había dado a Crystal.
Página | 284
—Necesito un diseño para tu instrumento—.
—Soy terrible en el dibujo—, advirtió ella.
—Intenta,— instó él. —No necesita ser perfecto. También necesitaré
el tamaño aproximado —.
Eso sería fácil, considerando que conocía un piano como el dorso de
su mano. Lainey dibujó rápidamente un boceto de un piano de cola
estándar de 88 teclas y un boceto de un teclado, de cerca. Una vez
tocaba en un piano con 97 teclas, con 9 notas de bajo adicionales, pero
pensaba mejor incluirlas.
Cuando Kirov miró sus diseños, preguntó: —¿Cómo se produce el
sonido?—
Una pregunta cargada. Lainey respiró hondo y dijo: —Bueno, para
decirlo de la manera más simple posible, cuando presionas una
tecla—, presionó la tecla C en el diseño de su teclado, —un martillo
golpea una cuerda dentro y produce una nota específica. Pero en la
Tierra, hay teclados donde el sonido se programa y se reproduce sin
cuerdas —.
Kirov asintió, inclinando la cabeza ante el diseño. Él estaba mirando
en sus ojos, una mirada que ella estaba comenzando a reconocer
lentamente. Su mirada intensa cuando ella sabía que su hermosa
mente estaba trabajando como loca.
—¿Comenzaremos con este teclado, tev?—, Dijo finalmente. —
Puedes aislar notas específicas de la música que escuchaste y yo
puedo programarlas. Cualquier nota que aún necesite, podemos
sintetizar si puede identificar el tono correcto —.

Página | 285
Los labios de Lainey se separaron, su vientre se calentó
inesperadamente con la excitación. Las cejas de Kirov se agitaron
cuando la olió y un gruñido salió de su garganta.
—¡Nene!—, suspiró ella, estirándose para sujetar sus manos
alrededor de su nuca. —Realmente me excita cuando hablas sobre el
tono y las notas de piano así—.
Kirov se rió y con voz ronca, —Notado, mujer—.
Página | 286

Durante los siguientes cinco días y noches, trabajaron juntos siempre


que pudieron en los laboratorios de Kirov. Por supuesto, su hombre
tenía otros deberes que atender, pero él seguía haciendo de su
proyecto una prioridad, algo que ella no podía decirle cuánto
apreciaba.
Y la vida era buena. Se despertaba al lado de Kirov por las mañanas,
sentía su calor y su olor envueltos en sus pieles. En la rara ocasión en
que se despertaba ante él, lo besaba despierto y luego pasaban una
mañana tranquila y placentera en la cama. Una vez que se levantaron,
Kirov trabajaría en la extensión de la cocina que ya había comenzado
a agregar. A veces, los hombres de Luxirian aparecían con materiales
o ayudaban a su hombre con la instalación y, si bien aún faltaba una
semana para que terminara, Lainey ya podía ver que sería hermosa, la
cocina de sus sueños.
Luego, Kirov tendría que cumplir con sus obligaciones como
embajador y Lainey usualmente llamaría a Crystal, a Erin o a Kate.
Se había enterado de que Erin finalmente había convencido a Bianca
para que se mudara a la casa en la terraza y mientras Bianca todavía
se negaba a hablar con Lainey, la aliviaba que estuvieran fuera de esa
habitación sin ventanas. Y aún sin noticias del cristal de Luxirian
robado, fue la mejor decisión para su salud mental y emocional.
Lainey también se había conectado con Cecelia y Taylor, quienes
estaban disfrutando de la vida de pareja con sus hombres de Luxirian.
Hizo feliz a Lainey, sabiendo que sus amigas no estaban tan lejos, que
podía hablar con ellas y verlas todos los días. Página | 287

Kirov volvió a casa poco después. Todavía iría a la casa de su padre,


volvería distante y frustrado, lo que le tomó un tiempo sacudirse. Él
nunca le dijo nada ni le ofreció ninguna información, a pesar de que
ella intentaba hacer preguntas.
Luego la llevaría al lago después de la cena y caminarían un poco por
las orillas antes de ir a los laboratorios, para continuar trabajando en
su piano.
Su proyecto cobró vida constantemente. Trabajaron juntos en el
diseño del teclado, debatiendo sobre diferentes materiales y
estructuras. Cuando Lainey identificó todas las notas y acordes que
pudo al escuchar la colección de canciones del Golden Record,
rellenaron los huecos con notas sintetizadas. Lainey les asignó su
lugar en su instrumento y Kirov registró la información en sus
comunicadores.
Luego se habían capturado. Con todas las notas dentro de
comunicador, Kirov recreó a Bach y sonaba perfecto. Para las otras
canciones, Lainey escuchó cuando una nota sintetizada estaba
ligeramente apagada y Kirov la cambió hasta que estuvo satisfecha.
—¿Recuerdas todo esto de memoria?—, Le preguntó, tarde en su
quinta noche, mientras aún estaban en los laboratorios.
Tenía la misma expresión con la que ella lo miraba a menudo. Temor.
Le agradó, considerando que había estado un poco tranquilo ese día,
un poco distante.
Página | 288
Lainey se sonrojó y le dijo: —He estado tocando el piano desde que
tenía cuatro años. Yo estaba entrenado clásicamente. Toqué el piano
más que cualquier otra cosa, incluso dormí. Estas notas, esta música
... son parte de mí. Así que sí, las recuerdo —.
Lainey estaba sentada, sentada sobre la mesa, junto a Kirov, que
estaba jugando con el tipo de metal con el que crearía las llaves,
pesándolas, probándolas.
Kirov vaciló pero luego dijo suavemente: —Cuando viste tu disco de
oro ... estabas feliz—.
—La música me hace feliz—, dijo simplemente en respuesta.
Se quedó en silencio. Lo había estado haciendo a lo largo del día,
incluso a lo largo de la semana, en silencio. A veces, ella lo atrapaba
solo… pensando, las ruedas girando en su mente tan fuerte. Era difícil
llamar su atención cuando era así, pero Lainey era paciente.
Pero últimamente, ese silencio había empezado a sentirse diferente.
Se sentía ... cargado.
—¿Lo hago?— Preguntó Kirov de repente, inclinando su cabeza
hacia un lado, sus dedos deteniéndose sobre el metal en sus manos.
—¿Te hago feliz?—
Lainey se quedó inmóvil, parpadeando, y la pregunta la tomó por
sorpresa. Ella ya debería estar acostumbrada. Kirov siempre fue
directo. Y con la excepción de la situación con su padre, él siempre
fue honesto con ella ... tal vez por eso la situación lo lastimó tanto
como a ella.

Página | 289
Ella debió haber dudado demasiado porque los ojos de Kirov se
deslizaron, sus hombros se pusieron rígidos. La llave de metal en su
mano cayó sobre la mesa con un fuerte sonido y dejó escapar un
suspiro agudo y frustrado.
—¿De dónde viene esto?—, Preguntó en voz baja.
—La parte egoísta de mí—, comenzó Kirov, mirándola, —
preocupado de que si te mostraba el Disco de Oro, te alejaras de mí—
Los labios de Lainey se separaron, frunciendo el ceño, parpadeando.
—¿Estabas pensando en no mostrármelo?— Preguntó ella
lentamente.
—No lo sé. —No creo que pueda hacerte eso—, confesó. —Era un
pedazo de tu planeta natal. Contenía música, algo que sabía que
amabas por encima de todo. Tenía imágenes de tu hogar, de tu gente,
de tu mundo. Me preocupaba que reforzara su decisión de dejar
Luxiria ... dejarme —.
—¿Por qué me dices esto?—, Preguntó, sin estar segura de cómo
sentirse acerca de su confesión, preguntándose si esto era lo que había
estado pensando la semana pasada.
—Porque me pregunto si es importante—, dijo, la frustración se
filtraba en su tono.
—Kirov ...—
—Sigo pensando en ti, en el momento en que escuchaste esa
música—, dijo. —Eres hermosa para mí, Lani, siempre ... pero en ese
momento eras ... vrax, eras más. La música te dio esa felicidad. Se
irradiaba de ti. Aquí, en Luxiria, no puedes experimentar música así.
Es algo que me temo que nunca podré darte. Esa realización me ha
perseguido desde entonces —. Página | 290

—Si me preguntas si extraño mi hogar, si extraño la Tierra, claro que


sí—, dijo Lainey, tanto ablandada como frustrada por sus palabras. —
¿No lo harías?—
Pero sabía con certeza que si regresaba a la Tierra, la cambiarían para
siempre. Ella extrañaría a Kirov, dolor por él demasiado para estar
completo de nuevo, incluso con la música.
Se guardó eso para sí misma, sin embargo, temía decir esas palabras.
Era una verdad, una realidad para ella ahora que nunca podría ser esa
persona que estaba en la Tierra otra vez. No con todo lo que había
experimentado, todo lo que había visto.
No es que quiera volver a ser esa persona, susurró su mente.
En la Tierra, antes de su secuestro, había estado amargada, sola,
atacando a las personas que intentaban acercarse a ella. Se había
mantenido alejada de sus padres, a pesar de que había vuelto a la
música, a pesar de que había comenzado a actuar de nuevo. Después
de la muerte de Nadine, lo único que la había mantenido era la música.
Era lo único que le había dado su propósito, tan patético como sonaba.
Y aunque quería hacerlo, no le dijo nada de Kirov en ese momento.
Aunque su mente le gritaba que confiara en él, para calmar su
preocupación justificada, su lengua permanecía atada y apretada
detrás de sus dientes.
Todavía había una parte de ella que no le daría todo, se dio cuenta. Y
tal vez él también se había dado cuenta. Tal vez de ahí venía todo esto.
No era un genio para nada.
Página | 291
Y Kirov era un hombre que lo merecía todo.
Pero ¿podría ella darle todo a él, sabiendo que él tenía algo importante
de ella?
—Extrañaría a Luxiria con cada parte de mi ser—, dijo finalmente,
suavemente. Sus ojos se alzaron para encontrarse con los de ella, la
intensidad brillaba en ellos. —Pero sé, sin una sola duda en mi mente,
que lo dejaría todo por ti—.
Lainey tragó un grito ahogado ante la certeza en su voz.
—Pero también sé, sin lugar a dudas, que no sientes lo mismo—,
terminó lentamente.
—Hay mucho ... hay mucho que aún no sabemos el uno del otro,
Kirov—, murmuró, luchando desesperadamente por una excusa.
Cualquier cosa para descartar esas palabras, que se sentía mal saliendo
de su boca, lo que la hacía sentir enferma.
Vio a través de su excusa, como de costumbre.
—Esto de nuevo—, Kirov mordió, sus manos apretando los bordes de
la mesa.
—¡Es cierto!—, Exclamó, su temperamento en aumento. —Nos
conocemos desde hace ... ¿menos de tres semanas?—
—¿Qué es lo que no sé de ti, luxiva?— Gruñó. —Lo se todo. Todo lo
importante —.
Lainey contuvo el aliento. —No, no lo haces.—
—Entonces dime—, gruñó, su voz resonando en la habitación. —
Dime algo que no sepa.—
—Tenía una mejor amiga—, dijo Lainey diciendo que, deslizándose
Página | 292
de la mesa, su ira crecía. No le gustaba esta situación, no le gustaba
la forma en que la estaba presionando. Él siempre la presionaba,
empujándola. —Ella era como una hermana para mí, la conocía mejor
que la música y ella me conocía como la palma de su mano. Y
entonces ella murió. Y me destrozó y nunca he vuelto a ser lo mismo.
Parte de la lucha de Kirov se desvaneció de su cuerpo, sus ojos se
suavizaron ligeramente, pero cuando la alcanzó, ella se apartó de su
contacto. —Luxiva, ven aquí.—
—No—, dijo ella, sus manos temblando ante su inesperada
confrontación. La noche había ido tan bien y de repente no fue así.
¿Por qué? ¿Por qué estaban haciendo esto ahora? —Otra cosa que no
sabes sobre mí es que siempre he elegido a los hombres equivocados
porque tal vez en el fondo, sabía que no durarían, que no quería que
lo hicieran—. Mi último novio fue emocionalmente abusivo y lo dejé
pasar más tiempo del que debería. Y solo me tomó hasta que se volvió
físico para que lo dejara —.
Gruñó Kirov, quedándose quieto. —¿Te lastimó?—
—Sí,— siseó ella, las lágrimas llenando sus ojos, las emociones
asaltándola por todos lados. ¿Qué demonios estaba pasando? —Y
después de él, nunca toqué a otro hombre. No hasta que tú llegaste.
—Luxiva——
—Otra cosa que no sabes sobre mí—, continuó ella, aún evadiendo su
comprensión, —es que no he hablado con mis padres en años—.
Kirov se quedó quieto, mirándola de cerca.
Página | 293
—Cogí la música por mi cuenta—, admitió. —Toqué un piano una
vez cuando tenía cuatro años y fue inmediato. Era amor y ni siquiera
sabía qué era el amor entonces. Pero fue mi madre quien me obligó a
hacerlo. Quien me hizo practicar hasta altas horas de la noche, hasta
que mis manos se apretaron y mis dedos se estremecieron. Fue mi
madre quien me inscribió en vitrinas y actuaciones y me sacó de la
escuela, a pesar de que mis calificaciones estaban fallando. Fue mi
madre la que una vez me abofeteó con tanta fuerza que oí mis oídos
cuando me negué a subir al escenario una noche cuando tenía doce
años. Y cuando mi padre la engañó, cuando comenzó a acostarse con
uno de mis instructores de música, con uno de los miembros de la
junta en su compañía, con la colegiala de diecinueve años que vivía
al otro lado de la calle, mi madre tomaría su dolor. y la ira sobre mí.
Pero lo que era peor que el abuso era que ella me hacía odiar la
música. Me hizo sentir mal el estómago al tocar un piano —.
Lainey se dio cuenta de que estaba llorando, que su voz era ronca y
llorosa y que estaba respirando hondo porque sentía que no podía
respirar.—En el momento en que cumplí dieciocho años, me alejé. —
Dejé el piano, tiré todo aquello por lo que trabajé duro, solo para
demostrar que ya no me controlaba, que ya no me tenía—, dijo
Lainey. —Y fue Nadine, mi mejor amiga, quien finalmente me animó
a volver a tomarla, quien me ayudó a redescubrir ese amor
nuevamente. Cuando escucho música, recuerdo eso. La recuerdo a
ella y su apoyo, y eso es parte de por qué me hace tan feliz —.
Lainey arrancó una lágrima de su mejilla antes de cruzar los brazos,
abrazando su cintura. Miró a Kirov, que estaba parado a una distancia
de un brazo, pero él se sentía mucho más lejos. Ella no sabía por qué
le había contado esas cosas, todas al mismo tiempo, pero explotaron Página | 294
una vez que comenzó y ella no pudo detenerse.
Pero a ella no le gustaba que la empujaran. Él lo sabía. Tal vez por
eso lo había hecho.
—Así que mi punto es—, continuó con suavidad, —que no ... no sabes
'todo lo importante' sobre mí—.
—Lani ...—
—Y no se siente bien ser dejado en la oscuridad, ¿verdad, Kirov?—
Ella sostuvo sus ojos mientras lo decía y observó su mandíbula
apretarse ante su mensaje tácito. Ella había dejado de preguntar por
su padre porque solo había tanto rechazo que aceptaría antes de que
aprendiera a mantener la boca cerrada.
Kirov estaba en silencio, el laboratorio completamente en silencio. La
conversación había comenzado lo suficientemente inocente, pero
había terminado en un lugar muy diferente. Pero Lainey sentía que
necesitaba ser dicho.
Lainey esperó a que él hablara, a decir algo realmente.
Di algo, le suplicó en su mente. Abrázame, dime que me amas, confía
en mí, confía en mí sobre tu padre.
Pero nunca lo hizo. Nunca hizo ninguna de esas cosas.
La vieja Lainey lo habría arremetido entonces. Habría intentado
alejarlo, lastimarlo ... simplemente porque ella se sentía vulnerable.
Ahora, sin embargo, ella no tenía ningún deseo de hacer eso. No a
Página | 295
Kirov. Ella quería ser mejor para él. Ella no quería ser la vieja Lainey.
—Lo siento—, susurró, lágrimas frescas continuaban cayendo de sus
ojos. —Lo siento, no te he dicho estas cosas hasta ahora, Kirov. Pero
tú también me ocultas cosas. He intentado actuar como si no doliera,
pero lo hace. Y hasta que seamos más honestos el uno con el otro,
hasta que podamos confiarnos unos a otros con estas cosas ...
simplemente no sé dónde estamos parados. Me estás pidiendo que
renuncie a todo lo que he conocido por ti, quieres que me enlace
contigo durante la ravraxia, pero ni siquiera me presentarás a tu padre.
¿No te das cuenta de cómo me hace sentir eso?
Kirov se estremeció, dándose la vuelta, pasando una mano sobre su
cuerno con frustración.
Hasta que resolvieran su mierda, hasta que estuvieron abiertos el uno
con el otro ... ella no sabía si podían tener un futuro.
Esa realización duele lo peor de todo.
—No lo entiendes—, dijo finalmente.
—Entonces hazme entender, Kirov—, suplicó. —Por favor.—
Ella esperó. Y esperó.
Pero él permaneció en silencio.
Finalmente, dijo: —Es tarde. Deberíamos volver a la morada ahora.
Sintiéndose desilusionada, emocionalmente cruda, vulnerable, los
hombros de Lainey se hundieron.Y durante el resto de la noche, ella
no pudo encontrar sus ojos.
Página | 296
Página | 297

—Me temo que está perdido—, confesó Vaxa'an, a través de la


pantalla de transmisión en el laboratorio personal de Kirov.
¿Cruxan aún tiene que localizarlo? Ha sido casi la mitad de un ciclo
lunar desde que fue tomado —, dijo Kirov, leyendo la frustración en
la cara del líder principal.
—No—, respondió Vaxa'an. —El hombre que lo tomó fue llevado
para ser interrogado, despojado de su rango de guerrero, pero se lo
entregó antes de que Cruxan lo alcanzara. Todavía estamos
debatiendo el castigo —.
—¿A quién se lo pudo haber dado? Otros guerreros en su unidad ya
han sido interrogados, tev?
Vaxa'an vaciló. Lo había estado haciendo con más frecuencia
últimamente y Kirov sabía que se debía a sus propias acciones cuando
robó a Lainey de la Ciudad Dorada. Su amigo y hermano guerrero ya
no confiaba en él como solía hacerlo. Probablemente nunca lo haría
de nuevo.
—Durante el interrogatorio de la unidad del guerrero se reveló que su
hermana de sangre había ido al Mevirax para unirse a ellos—.
Kirov maldijo.
El Mevirax. Los Otros.
Eran un grupo disidente de guerreros luxirianos que se habían
rebelado durante el gobierno del padre de Vaxa'an, hace mucho
tiempo. Su salida de la sociedad luxirense había sido sangrienta, pero
habían tomado sus posesiones, sus hembras y su descendencia y se Página | 298
habían ido a vivir a las tierras salvajes de Luxiria, formando su propia
tribu. Se rumoreaba que vivían cerca de la cueva de Pevrallix, un lugar
sagrado.
Nadie habló de ellos. Nadie se atrevió a hacerlo.
Para empeorar las cosas, el propio hermano de sangre de Vaxa'an,
Jaxor'an, se había unido al Mevirax, poco después de que los Jetutians
desataran su plaga, matando a la madre de Vaxa'an y Jaxor'an y, por
extensión, a su padre, dejando Luxiria a Vaxa la regla de uno solo.
—¿Crees que este guerrero le dio el cristal a tu hermano de sangre?—
, Preguntó Kirov, tratando de ver la lógica detrás de eso. —¿Por qué?
¿Qué necesidad tendría el Mevirax de nuestro cristal más poderoso?
—No lo sé. Pero hay rumores —, dijo Vaxa'an en voz baja. —
Susurros—.
—¿De qué?— Gruñó Kirov.
—Que sus hembras puedan tener descendencia—.
Kirov se quedó quieto, pero luego negó con la cabeza, —Imposible.
Privanax ha trabajado incansablemente en sus laboratorios en relación
con la fertilidad de nuestras hembras. Los mevirax ... tienen piedras y
tierra. No tienen nuestra tecnología.
—Tal vez la tecnología no es lo que necesitaban las hembras—,
respondió Vaxa'an. —Tal vez los destinos curaron a sus hembras—.
—¿Crees en estos rumores?—
—No sé lo que creo—, dijo Vaxa'an, sacudiendo la cabeza. —Pero sí
sé que hay más y más informes de hembras que han ido a buscarlos,
de parejas que se reproducen y que abandonan la Ciudad Dorada, con
la esperanza de tener sus propios hijos. —No parece que los rumores Página | 299
hayan llegado todavía a los puestos de avanzada, pero me temo que
con el tiempo lo harán—.
—¿Solo me mencionas esto ahora?— Preguntó Kirov, la frustración
aumentaba. Su temperamento había sido rápido últimamente,
especialmente desde la noche anterior.
—Daré información a mis Embajadores cuando lo considere
oportuno—, gruñó Vaxa'an.
Kirov dejó escapar un fuerte suspiro, sabiendo que tomaría tiempo.
—Si deseas castigarme personalmente por llevarme a mi pareja
predestinada, entonces bien. Pero estos asuntos se refieren a los
luxirianos que residen en los puestos de avanzada y no aprecio que se
los mantenga en la oscuridad —.
Mantenido en la oscuridad.
Palabras que su mujer le había disparado la noche anterior, palabras
que se habían enterrado en su alma y se habían infectado.
Ella había tenido razón. No se sentía bien. Se sentía como una
traición.
Vaxa'an se quedó en silencio, la tensión irradiaba a través de la
alimentación, antes de que el Primer Líder finalmente dijera: —Te
necesitaré de nuevo en la Ciudad Dorada en seis tramos. Llamo a
todos los embajadores aquí para que podamos decidir sobre la acción
adecuada con el consejo —.
Kirov apretó los dientes, pero se obligó a asentir, tratando de mantener
el control de su temperamento. —Sí, Primer Líder—.
Página | 300
Vaxa'an inclinó la cabeza y luego cortó la alimentación. Kirov miró
la pantalla en blanco y maldijo, pasando una mano sobre su cuerno
con frustración.
Era tarde en la noche. Por lo general, su luxiva estaría con él en los
laboratorios en este momento. Estarían trabajando en su proyecto,
pero Kirov no había acudido a ella, todavía culpable y agravado por
lo que había ocurrido entre ellos la noche anterior.
La llamada con Vaxa'an no ayudó y una vez más, Kirov se estaba
quedando sin tiempo.
Toda la mañana, Lani había estado distante. Apenas se habían tocado,
apenas hablado. Y eso lo lastimó físicamente ... sabiendo que él era la
causa, sabiendo que le estaba dando razones para separarse.
Kirov soltó un grito de frustración al oírlo resonar en el espacio
tranquilo.
Ella tampoco le pidió mucho a él.
Ella solo quería conocer a su señor.
Ella solo quería que él fuera honesto.
¿Por qué era tan difícil?
Por muchas razones, él lo sabía. Razones por las que él podía y no
podía verbalizarle.
Pero ni siquiera lo había intentado. Ni siquiera había tratado de decirle
por qué la había mantenido alejada de su padre. No había tratado de
explicar la situación. No tenía nada que ver con ella. Sin embargo,
ella creía que sí. Ella creía que Kirov estaba avergonzado de ella, lo
había aludido la noche anterior.
Página | 301
Y no había dicho nada.
Kirov apretó el borde de la mesa con tanta fuerza que sintió que el
metal se doblaba bajo sus palmas.
Él no había dicho nada.
A lo largo de la mañana, durante el resto del lapso y el tiempo que
había pasado solo en sus laboratorios, algo se hizo muy evidente para
él.
O se abría a su señor, o la perdería para siempre.
No había competencia entre los dos y Kirov sabía que lo había
postergado lo suficiente, arriesgando todo lo que había construido con
Lani en el proceso.
Había sido un tonto.
Pero sabía lo que tenía que hacer, lo que debería haber hecho hace
mucho tiempo, desde el primer momento en que su luxiva había
puesto un pie en Troxva.
Kirov apretó la mandíbula y se apartó de la mesa. Cerró sus
comunicadores por la noche y luego abandonó los laboratorios,
dirigiéndose hacia su aerodeslizador.
Ocurriría tan pronto como regresara a la vivienda.
Kirov le presentaría a su señor.
Luego rezaría al destino para que ella no huyera de él después.
Página | 302

Esa noche, Lainey estaba sentada en su cocina inacabada en el


mostrador de la —isla— que Kirov había instalado la mañana
anterior.
Estaba casi terminado y Lainey miró a su alrededor las hermosas
líneas sin costuras. Una cocina alienígena, pero una que ella ayudó a
diseñar. Ella le había descrito electrodomésticos de cocina humanos
a Kirov (un horno y una estufa eran los más importantes) y los dibujó
para él. Él le había dicho que los haría.
Todo era simple para él de esa manera. Si no tuviera algo, podría
crearlo.
Ella amaba eso de él, que él era tan ingenioso e inteligente.
Entonces, ¿por qué su corazón se sentía tan pesado esa noche, sentado
en su cocina sin terminar?
Porque me pregunto si alguna vez podré usarlo, pensó.
Esa vez la noche anterior, habían estado en sus laboratorios. Ella había
estado llorando, rogándole que fuera honesto con ella. Había sido un
momento difícil, una noche aún más difícil cuando regresaron a la
casa. Esa mañana se había llenado de un silencio tenso antes de que
Kirov se fuera ... y ella no lo había visto desde entonces.
El corazón le dolía, a punto de romperse. Pero aún se aferraba a un
pequeño hilo de tenaz esperanza, que era completamente diferente a
ella. Para esperar algo. Imaginar lo positivo en lugar de lo negativo.
Página | 303
Vio las luces del aerodeslizador de Kirov parpadear contra la pared
frente a ella cuando aterrizó en la terraza. La casa estaba insonorizada,
por lo que ella no lo escuchó hasta que él entró por la puerta principal.
Lentamente, Lainey giró en el taburete redondeado de la isla para
mirarlo. Sus pulmones se apretaron. Dios, él era tan hermoso para ella
que a veces le dolía mirarlo.
¿Y el circo que estaba echando raíces en su pecho, ese dolor intenso,
mareante, desgarrador, pero maravilloso? Nunca había sentido algo
así. Sabía que nunca volvería a sentir algo así, no por otro hombre
además de Kirov.
—Hola—, dijo en voz baja, su latido del corazón tartamudeo. Estaba
congelada en el lugar, preguntándose cómo serían los próximos
momentos. Porque tenía la sensación de que eran momentos
importantes ... momentos que dictarían su futuro.
—Luxiva—, murmuró, su expresión ilegible, excepto por el anhelo
que ella vio en sus ojos. Estaba tenso, sin embargo, con los músculos
tensos. Estaba de pie en el umbral de la sala de estar, frente a ella,
pero sin moverse hacia ella.
Contuvo el aliento, preguntándose, esperando.
Kirov sostuvo sus ojos cuando preguntó: —¿Vendrás conmigo,
Lani?—
—¿Dónde?—, Preguntó, tratando de mantener su voz uniforme y
firme.
—Abajo de la terraza—, respondió él y su aliento se detuvo. —Yo ...
deseo que veas a mi señor. Te necesito. Hace mucho tiempo que se
retrasa —.
Página | 304
—Sí—, dijo ella, empujando desde la isla, tragando con dificultad. Se
dio cuenta de que había dicho —ver— en lugar de —reunirse—. —
Sí, por supuesto.—
El alivio, la esperanza, el nerviosismo y la felicidad la golpearon a la
vez, haciendo que sus rodillas temblaran mientras caminaba hacia
Kirov. Cuando él alcanzó su mano, ella sintió que su labio inferior
temblaba, pero tragó las lágrimas que estaban a punto de hacer una
apariencia incómoda.
Ella le apretó la mano y dejó que la sacara por la puerta principal, el
aire fresco de la noche la saludaba, pasando por el vestido azul marino
que se había puesto esa mañana. Antes de que ella lo supiera, fueron
detenidos frente a la casa, aunque Lainey no podía ver el interior,
debido al vidrio espejado.
Sin embargo, antes de que él la llevara adentro, la miró, ahuecando
sus mejillas en sus palmas. Vacilante, ella puso su mano sobre su
pecho, sintiendo que su corazón latía a un ritmo acelerado, lo cual era
anormal.
—Prométemelo—, dijo en voz baja, —que no te pondrás al alcance
de su brazo—.
Frunció el ceño, la confusión bajó sus labios en un ceño fruncido. —
¿Qué?—
—Él ... él no es él mismo. No lo ha estado en mucho tiempo —, dijo
Kirov, con una voz tan profunda, tan brusca que le pareció que estaba
equivocada. —Prometeme.—
—Está bien—, susurró, dándose cuenta de que había mucho, mucho
más pasando aquí. Pero algo extraño sucedió. En lugar de nervios,
sintió ... calma. Ella se sentía fuerte. Porque Kirov necesitaba que ella
lo fuera, para él. —Lo prometo.— Página | 305

Él la miró con temor tan evidente en sus rasgos que ella podía suavizar
las líneas preocupadas con las puntas de sus dedos.
—Lo siento, luxiva—, dijo en voz baja. —Para todo. Quiero hacer
esto bien y sé que todavía tenemos mucho que discutir después —.
El estaba intentando.
Eso fué todo lo que importaba.
Su pecho se apretó de nuevo. Ella no podía pensar en nada que decir,
así que lo bajó y le dio un suave beso. No era nada más que un toque
suave, pero Kirov parecía necesitarlo. Demonios, ella lo necesitaba.
Cuando se alejaron, Kirov inclinó la cabeza, sus cálidas manos
cayeron lejos de su cara. Luego, con un aliento constante, se acercó a
ella, empujando la puerta principal una vez que se abrió con un solo
toque.
Inmediatamente, los gritos de enojo llegaron a sus oídos. Las casas
estaban insonorizadas por una razón que parecía, pero Lainey no la
dejó ver en shock. Había un hombre luxiriano más joven, un guardia,
se dio cuenta, cerca de la entrada. El macho miró a Lainey con una
expresión extraña, pero dirigió su atención a Kirov y dijo algo en
luxiriano. Kirov inclinó la cabeza y luego la condujo más adentro de
la casa, que Lainey se dio cuenta de que era casi idéntica a la suya,
menos una segunda historia.
Kirov la llevó a la sala de estar, haciendo que se detuviera cerca del
pozo de fuego. Y allí, ella lo vio.
Un hombre luxiriano más viejo, con los ojos de Kirov. Estaba
Página | 306
encogido en un rincón hacia la parte posterior de la habitación, otros
dos hombres de Luxirian que intentaban avanzar hacia él. El pelo
blanquecino del hombre mayor estaba enredado violentamente
alrededor de sus cuernos, su camisa rasgada, aunque los pantalones
sueltos que llevaba parecían frescos y limpios.
Gritaba en voz alta, en Luxirian, o al menos lo que ella suponía era
Luxirian, aunque sonaba extraño, diferente. Los otros dos machos
estaban respondiendo, tratando de calmarlo, y la garganta de Lainey
se cerró con fuerza en la escena delante de ella.
Kirov avanzó rápidamente hacia el grupo y Lainey sabía que no debía
seguirlo. Uno de los hombres, un hombre mayor también, con el pelo
canoso, se volvió para mirarlo, con un alivio evidente en sus rasgos.
Sin embargo, sus ojos se agrandaron cuando la vio y le mordió algo
en Luxirian a Kirov, su tono era urgente.
Kirov respondió, sacudiendo la cabeza.
De repente, los ojos de su padre estaban sobre ella. Eran casi idénticos
a los de Kirov, a esos hermosos ojos azules que amaba. Ella encontró
consuelo en eso y mantuvo su mirada fija, preguntándose qué pensaba
de ella, de pie en su casa.
Kirov se paró entre ellos y habló en voz baja a su padre. Lainey
escuchó su nombre, escuchó luxiva, cuando él le habló de ella. Pero
los rasgos de su padre, sus ojos, nunca cambiaron. Estaban
simplemente en blanco.
Hasta que no lo fueron.
Algo brilló en ellos rápidamente y él soltó un fuerte rugido repentino,
haciéndola estremecerse, mientras rebotaba en la casa. Luego cargó
hacia ella, con su puño carnoso en alto.
Página | 307
Su estómago se hundió aunque no tenía miedo. Sabía que Kirov nunca
dejaría que nadie la lastimara, no permitiría que nadie se acercara a
ella con intenciones violentas.
Y no lo hizo. Su macho enganchó a su padre alrededor de la cintura
y, aunque eran aproximadamente de la misma altura, Kirov lo sometió
solo. Su padre luchó en sus brazos, logrando golpear un codo
directamente en la sien de Kirov en el proceso, lo que la hizo jadear
de preocupación, y Lainey sintió que las lágrimas le ardían en la
garganta, aunque no les permitió levantarse.
Esto era lo que Kirov no quería que viera, por qué no la había traído
aquí. Todo se volvió repentinamente tan claro.
Finalmente, su padre se cansó de sus luchas y se hundió en los brazos
de Kirov. Su hombre lo sostuvo y lo apoyó, mientras lo llevaba a una
silla acolchada para que descansara.
Lainey permaneció de pie cerca del pozo de fuego, escuchando cómo
Kirov le murmuraba algo a su padre, que se quedó inconsciente. Toda
la lucha pareció drenarse de él, dejándolo exhausto, sus ojos
empezaron a cerrarse. Ya estaba olvidada en sus ojos. Él nunca la
miró de nuevo.
Kirov viene aquí todos los días, pensó, con el corazón dolorido. ¿Es
esto lo que encontraba todos los días? ¿Fue por eso que siempre
regresaba a su casa ... cambiado? ¿Diferente? Ella no podía imaginar
lo que él sentía, por lo que había pasado antes.
Cuando el padre de Kirov cerró los ojos, Kirov extendió una mano en
busca de algo que el otro hombre de Luxirian tenía en sus manos.
Lainey se dio cuenta de que era una camisa. Una camisa limpia y sin
amasar. Y cuando Kirov, con la ayuda de los otros dos, desvestió a su Página | 308
padre y luego se puso la nueva camisa, Lainey se dio cuenta de lo que
había sido todo el estallido. Los otros dos machos solo habían estado
tratando de cambiarlo de ropa.
Una vez que terminaron, Kirov la miró, todavía agazapado frente a su
padre, manteniéndolo en posición vertical en la silla, aunque el
hombre mayor dormía. Sus ojos se conectaron y sostuvieron.
Lo amo, pensó Lainey, mirando las líneas desesperadas y
melancólicas que habían aparecido en su rostro.
Esas palabras brotaron de su mente, de la nada y, sin embargo, eran
completamente esperadas.
Ella lo amaba.
Ya no se podía negar más.
Y ella supo, justo en ese momento, que estaba congelada en esa casa,
rodeada de una tensión densa ... sabía que nunca lo abandonaría.
El hombre mayor se acercó a Kirov, le puso una mano en el hombro
y murmuró algo en Luxirian. Y con la ayuda del otro guardia, ambos
varones levantaron a su padre y lo llevaron de la sala de estar a lo que
ella sabía que era la habitación trasera, en el mismo lugar que la
cocina estaba en su propia casa.
El hombre más viejo de Luxiria se quedó con ella en la sala de estar
y él volvió su atención a ella, con la cabeza inclinada hacia un lado.
Inclinando la cabeza, se llevó una mano al pecho y dijo: —Lixron—.
Ella se dio cuenta de que no tenía el implante en inglés y asumió que
Lixron era su nombre. Dándole una pequeña sonrisa temblorosa, ella
Página | 309
reflejó su gesto y dijo: —Lainey—.
—Lani—, repitió.
Su sonrisa se ensanchó. —Sí. Tev —.
Kirov reapareció poco después, aunque el guardia no lo hizo. Él vino
a su lado inmediatamente, sus ojos se conectaron. Él estaba tratando
de leerla, se dio cuenta, y se le ocurrió algo más.
Quizás Kirov pensó que su padre la asustaría, le daría otra razón para
dejarlo. ¿Era por eso que lo había postergado tanto tiempo? ¿Porque
pensó que ella habría corrido?
Lixron habló en Luxirian y Kirov inclinó la cabeza en
reconocimiento, aunque no respondió nada. Luego la condujo hasta la
puerta principal, pasó al otro guardia estacionado en la entrada y salió
nuevamente a la terraza abierta.
Solo habían estado dentro durante menos de diez minutos, pero se
sentía como si hubieran estado allí más tiempo. Mucho mas largo.
Cuando la puerta se cerró detrás de él, algo de la tensión dejó su
cuerpo y le dolía el corazón, ahora se daba cuenta de lo mucho que
llevaba sobre sus hombros cuando se trataba de su padre.
Los acompañó a su casa, pero vaciló en entrar. Lainey le apretó la
mano y preguntó: —¿Podemos bajar al lago?—
Kirov asintió y entraron en el aerodeslizador estacionado a pocos
pasos de distancia. Una vez dentro, Kirov los guió fuera de la terraza
y sobre el valle de Troxva, volando hacia el agua tranquila y silenciosa
que reflejaba la pequeña astilla de la luna de Luxiria. Página | 310

Los aterrizó en su lugar normal, en una pequeña orilla privada del lago
que conducía al bosque de árboles. Estaba tranquilo y la ligera brisa
se sentía fresca en su piel sobrecalentada.
Kirov la sacó del aerodeslizador, guiándola a sentarse a su lado en la
orilla. Lainey clavó su dedo gordo en el agua mientras se deslizaba
lentamente hacia ellos, preguntándose qué decir mientras digería todo
lo que había visto, todo lo que había comprendido.
Kirov estaba mirando hacia el lago mientras le preguntaba
suavemente: —¿Cuánto tiempo?—
Él sabía exactamente lo que estaba preguntando y él respondió: —
Desde que mi madre murió a causa del virus—.
Lainey asintió, apretando los labios. No solo había perdido a su madre
ante los Jetutianos, sino que también había perdido a su padre. O al
menos el macho que solía ser.
—No sucedió de inmediato, pero el descenso fue gradual y
constante—, continuó, frotando el lugar cerca de la sien donde su
padre lo había codeado. —Se ha vuelto peor en la rotación pasada. La
mayoría de las veces, él no me recuerda, quién soy. Él habla sin
sentido a veces. Otras veces, hablará en perfecto luxiriano. No le gusta
que otros seres lo toquen, lo bañen o lo alimenten. Él lo tolera si lo
hago, pero me lucha al principio —.
—Kirov—, susurró ella, extendiendo la mano para pasar su mano por
su espalda en un movimiento calmante y lento. Ella quería consolarlo
de cualquier manera que pudiera.
Página | 311
—Mi padre era una gran mente de su generación—, admitió Kirov,
mirándola, sus ojos doloridos. —Fue brillante—.
—Al igual que tú—, dijo en voz baja.
Sacudió la cabeza y dijo: —Queda muy poco de esa mente ahora.
Recuerdos, conocimiento ... todo está perdido. —Dudó y luego
admitió:— A veces, me pregunto si compartiré su destino. Me
pregunto si esa misma locura me pasará, si también destruirá mi
mente. Mis recuerdos. Si te va a destruir.
Lainey se quedó sin aliento, su mano se detuvo sobre su espalda. Ella
se puso de rodillas antes de colocarse en su regazo, deseando estar
más cerca de él. Ella se sentó en la parte superior de sus muslos, sus
piernas a horcajadas en sus caderas.
—Dime por qué me ocultaste esto, Kirov—, dijo en voz baja,
extendiendo la mano para ahuecar su mandíbula. —Dime todas tus
razones porque estoy segura de que hay muchas—.
Kirov hizo un sonido en la parte posterior de su garganta. No es un
gruñido, sino más suave.
—Viste cómo es, luxiva—, dijo Kirov, frunciendo el ceño. —Por un
lado, él es peligroso. Impredecible. Se vuelve violento cuando está
confundido o en estado delirante. Un golpe de él te lastimaría
seriamente. Y nunca te quiero en ninguna situación donde exista la
posibilidad de daño —.
—Dime otra—, dijo ella.
Él frunció el ceño. —Yo estoy…—
—Dime—, susurró ella. Página | 312

—Estoy avergonzado—, admitió finalmente y ella sintió que su


mandíbula se tensaba en su mano. —No quería que lo vieras de esa
manera. Quería que te encontraras con él como el hombre que una vez
fue. El macho que me enorgullecía llamar mi señor. El hombre que se
alegraría por mí cuando le presentara mi luxiva —.
La visión de Lainey se volvió borrosa por las lágrimas.
—Sé que no debería estarlo—, dijo Kirov, sin detenerse ahora. No
debería avergonzarme de mi propio padre. Pero es difícil verlo de esta
manera, aunque debería estar acostumbrado. Me siento culpable
cuando estoy lejos de Troxva, pero siento alivio cada vez que me voy.
Lainey le pasó la mano por el pelo, las lágrimas cayeron por sus
mejillas.
—Dime otra—, susurró ella.
La mirada de Kirov se conectó con la de ella y nunca se había sentido
más cerca de otro ser en toda su vida.
Finalmente, admitió: —Temía que te fueras si supieras la verdad—.
Lainey tragó con fuerza ante la confesión.
—Fue un miedo ilógico. Sé que no te irías solo por eso —, dijo en voz
baja y sus palabras la reconfortaron. —Pero él es mi señor. Él es parte
de mi vida y, por extensión, sería parte de la tuya. Puede ser difícil de
manejar —.
—Sabes que nunca me he retirado de un desafío—, susurró ella,
dándole una pequeña sonrisa.
Kirov se relajó un poco ante sus palabras y dijo: —Nix, mujer, no lo
Página | 313
haces—.
Se inclinó hacia delante y le dio un beso en la mejilla, dejando que
sus labios se demoraran. —Gracias. Gracias por decirme, pero no me
has asustado —.
—¿Nix?— Preguntó él.
—No—, dijo ella, echándose hacia atrás para mirar a los ojos. —
Lamento que hayas tenido que pasar por esto, Kirov. No me puedo
imaginar cómo ha sido.
—Debería haberte dicho—, dijo. —Hace mucho tiempo. Lo siento.
—Entiendo por qué tomó tiempo—, murmuró ella, —ahora que me
lo has dicho. Te perdono por eso.
Kirov apoyó su frente en la de ella, acercándose y jadeó: —No te
merezco, mujer. A veces, creo que los destinos cometieron un error.
A veces, creo que estabas destinada a un hombre mucho mayor que
yo.
Lainey se quedó sin aliento porque sabía que él lo decía en serio. Ella
presionó un beso en sus labios, respirándolo. Y sabía que aún tenían
mucho que resolver, mucho de qué hablar, pero sabía que todo estaría
bien.
Ella tenía fe.
Ella tenía a Kirov.
—No quiero a alguien perfecto. Porque el cielo sabe que no soy
perfecta —, susurró. —Pero estoy empezando a pensar que estos
destinos saben lo que están haciendo ... porque creo que somos
perfectos el uno para el otro—. Página | 314

Y eso era todo lo que importaba.


Más tarde esa noche, Lainey se despierta en su cama. Kirov se había
quedado dormido profundamente después de haber liberado un poco
de tensión cuando regresaron del lago, pero ella no podía encontrar el
sueño. Ella no quería hacerlo. Aún no de todos modos.
Ella tenía su mejilla presionada contra su pecho desnudo, su brazo
envuelto posesivamente alrededor de su cintura. Ella escuchó el suave
latido de su corazón, tan diferente al suyo.
Lainey entendió ahora por qué Kate, Beks, Cecelia y Taylor habían
elegido quedarse. Fue por este sentimiento. Fue porque se sentía
entera, por primera vez en su vida. Era porque estaba loca por el
hombre que yacía a su lado, porque no podía imaginarlo en su vida.
Estos machos alienígenas son potentes, pensó, sonriendo contra su
pecho. Hay algo en el agua aquí.
—Kirov—, susurró ella, odiando despertarlo, pero sabiendo que tenía
que decírselo. Ella no quería esperar más.
Cuando ella levantó la mano para rozarle el pelo, él se despertó,
parpadeando hacia ella. Ronroneó de inmediato y ella sonrió,
inclinándose para besarlo. Ella lo había despertado antes de dormir,
pero por razones completamente diferentes.
—¿Lo estás necesitando, mujer?—
Ella exhaló un resoplido divertido y susurró: —Siempre contigo—.
—Entonces acércate—, murmuró, metiendo la mano bajo las pieles.
—Déjame satisfacerte.—
Página | 315
Lainey se rió entre dientes pero agarró su mano para detener su
descenso, su sonrisa se fue muriendo lentamente cuando los nervios
de repente cayeron en su vientre.
—¿Qué es?—, Preguntó, notando su expresión.
La esquina de sus labios se curvó hacia arriba y ella pasó su pulgar
sobre sus labios, antes de mirar sus ojos.
—Te amo—, susurró ella. —Quería que supieras.—
Kirov se quedó quieto, sus ojos brillando con calor, con emoción.
Ella presionó sus dedos contra sus labios cuando él estaba a punto de
hablar y dijo: —Quiero quedarme. Quiero quedarme en Luxiria
contigo. Quiero realizar la ravraxia. Estoy lista.—
—¿Tev?— Gruñó, respirando hondo y estremeciéndose.
—Sí—, susurró ella. —Lo siento por despertarte. Pero no podía
esperar hasta la mañana para decírtelo.
Kirov se abalanzó sobre ella y la hizo rodar por debajo de su cuerpo
desnudo, las pieles se deslizaron hasta que su carne se apretó.
—Nunca te arrepientas por eso—, dijo con voz ronca. —Vrax, luxiva.
Yo también te quiero.—
La sonrisa de Lainey se tambaleó. Ella ya lo sabía, podía sentirlo en
cada palabra que él le hablaba, pero se sentía bien, más que agradable,
jodidamente increíble, escuchar esas palabras verbalizadas.
Nunca había escuchado esas palabras de nadie en su vida, a excepción
de Nadine.
Página | 316
—Mi luxiva—, le susurró él antes de besarla con intensidad, con
entusiasmo, con una pasión que hizo que su cabeza nadara.
—Sí—, susurró ella. —Tuyo. Y tú eres mía, Kirov.
Página | 317
La Jaxvara no era lo que Lainey había estado esperando.
A poca distancia de Troxva, el lugar sagrado estaba hacia el final del
enorme lago, en el noreste. Situada dentro del bosque, que Kirov le
dijo que se llamaba Jaxavir, a un cuarto de milla de la orilla del lago
había un pequeño claro. Los árboles lo rodeaban en un círculo
perfecto, el bosque se calmaba a su alrededor.

Aunque no había marcas, Lainey sentía que era ... diferente. Extraño.
De otro mundo.
Pero confiaba en Kirov, quien la condujo hasta el umbral del círculo,
a pesar de que la piel de gallina se deslizaba por sus brazos desnudos.
—¿Estás lista, luxiva?— Kirov le preguntó en voz baja, como si él
también no quisiera romper el silencio silencioso de ese lugar.

En el centro del círculo había una tienda abovedada. Kirov había


enviado algunos luxirianos para que hicieran los preparativos para su
llegada de inmediato. Sólo anoche, Lainey había confesado sus
sentimientos por Kirov. Menos de un día completo había pasado
desde entonces y ella estaba parada allí, en el umbral de su nueva vida,
mirando esa tienda abovedada.

Pero ella no dudaba. Ella no estaba asustada. Esta fue su decisión. Ella
nunca había estado más segura de nada en su vida.
—Sí—, dijo ella, tomando su mano extendida, dándole un apretón. Su
vestido blanco casi transparente crujía alrededor de sus tobillos con
una ligera brisa. —Yo lo estoy.—
Kirov tenía el torso desnudo, con el pelo cuidadosamente recortado
sobre su espalda musculosa, con solo los pantalones ajustados
envolviendo su cuerpo. Los ojos de Lainey lo recorrieron, su vientre
se contrajo de deseo, de necesidad. Página | 318

Ellos se aparearían esa noche. Ellos atarían sus vidas juntos esa noche.
Y Lainey no podía esperar para empezar.

—Vamos a poner este espectáculo en la carretera—.

Los labios de Kirov se curvaron ante sus extrañas palabras, pero luego
su expresión se volvió seria, esa mirada intensa cruzó sus ojos. La
llevó a la línea muy distinta del círculo, sus dedos de los pies
simplemente tocándolo.

Luego comenzó a hablar en luxiriano. Palabras suaves que crecieron


en intensidad, crecieron en significado. Palabras antiguas, se dio
cuenta. Palabras de las que Kirov ni siquiera sabría el significado,
pero sabían de memoria de todos modos. Palabras tan arraigadas en
su cultura, tan arraigadas en él.

Eran hermosos y la voz profunda y gutural de Kirov las hizo aún más.
Fluyeron sobre Lainey como un chorro de agua, empapándola,
humedeciendola.

Y cuando Kirov se detuvo, él la miró, enderezando sus cuernos, esos


hermosos ojos azules que había estado desesperada por ver todas esas
noches atrás, clavándola en su lugar.

Al menos hasta que él la empujó a través del umbral del círculo.

Lainey se quedó sin aliento.


Sus ojos se ensancharon.

Su vientre se apretó con fuerza cuando olas de excitación la Página | 319


atravesaron.
Algo estaba pasando, algo ... sobrenatural. Algo extraño. Algo
mágico.
Fue al verlo, se dio cuenta. Ella había oído hablar de eso, de Cecelia,
pero realmente no había comprendido lo que realmente era hasta ese
momento.

Kate le había dicho que realmente no había creído en los destinos


hasta su ravraxia.

Ahora, Lainey entendió por qué. Debido a que una parte de ella había
pensado lo mismo, que los destinos eran más bien una entidad
invisible y no sentida para los luxirianos.

No era correcto entonces.

Ella los sintió. Y en el ojo de su mente, ella los vio. Escuchó sus
antiguas voces susurrantes, sintió el deslizamiento de sus dedos
invisibles sobre su carne, tocándola, viéndola.

—K—Kirov—, jadeó Lainey, apretando su mano para asegurarse de


que todavía estaba allí.

—Tev, luxiva—, respondió, con voz profunda, su voz tensa. —


Pasara. No luches contra ellos.
No fue una sensación desagradable, pero fue una extraña. Fue ...
exponiendo. Lainey sintió como si todo su corazón, sus secretos, su
vida estuvieran al descubierto ante ellos y la juzgaran por ello.
Página | 320
Pero Kirov tenía razón.

Se pasó

Ella sintió que la dejaban como un viento que pasaba y en su lugar


había algo completamente distinto, algo mucho más agradable.

Puro deseo. Pura excitación, en su forma más verdadera.

Se elevó desde lo profundo de su cuerpo, irradiándose desde entre sus


piernas, floreciendo hasta sus extremidades, hasta las puntas de su
cabello, y las puntas de sus dedos de los pies.

Oh Dios mío, pensó salvajemente, con los ojos muy abiertos.

Y entonces el placer la golpeó en oleadas. Placer implacable que se


sintió como ese momento justo en el borde del orgasmo. Una y otra
vez. Pero ella no pudo llegar allí.

Junto a ella, Kirov gruñó, ese sonido irradiaba directamente a su


clítoris. Pero aún no era suficiente.

Ella gimió de frustración, desesperada, convirtiéndose en él. ¿Y


cuando sintió que sus brazos la rodeaban, cuando sintió su carne
contra la suya?.

Cielo.
—Han bendecido nuestra unión, luxiva—, dijo con voz ronca, sus
ojos tan oscuros que casi eran negros. Su pecho se agitaba, su
abdomen se apretaba, y ella sabía que él también sentía ese placer
enloquecedor. —¡Vrax, mujer, te necesito ahora!— Página | 321

Lainey tampoco quería esperar. Ya, sus dedos estaban tirando de los
cordones de sus pantalones, tartamudeando con manos temblorosas.
Ni siquiera se detuvo cuando Kirov arrancó el vestido de su cuerpo,
agachando la cabeza para succionar sus pechos hacia arriba.

—Uhhh—, ella jadeó, sintiendo que la lengua malvada agitó su pezón.


—Kirov!—

Desesperada, finalmente logró enganchar los cordones y tiró con


todas sus fuerzas hasta que se soltaron. Kirov se quitó los pantalones
antes de volver a ella, chocando sus cuerpos con un sonido casi
violento.

Y aún así, Lainey sentía que no podía acercarse lo suficiente a él. Sus
manos a tientas y se deslizaron a través de la magnífica extensión de
su cuerpo y ella se clavó las uñas en sus pectorales abultados,
agarrándolo a él, temiendo que él se diera la vuelta.

Un sonido puramente animal se levantó de él ante su toque posesivo.


Le gustó y cuando ella buscó sus labios, él le mostró cuánto. Sus
dientes chocaron, sus lenguas se entrelazaron. Él le mostró cómo la
follaría con ese beso y ella no podía esperar.

—Kirov—, ella gimió, su voz era un gemido, su aliento dejándola en


pantalones ásperos. —¡Por favor!—
Kate le había dicho que la ravraxia duraría tres días. Tres días de esta
desesperada necesidad de otro mundo, de esta intensa excitación para
su hombre.
Página | 322
La mataría. Seguramente. Pero sería una muerte dulce, una que ella
experimentaría gustosamente con él.

No llegaron a la tienda abovedada en el centro de Jaxvara.

No, Kirov la arrastró hasta el suelo cubierto de musgo del bosque,


empujándola sobre su espalda, antes de arrodillarse ante sus muslos.
Agarró uno de sus tobillos, su mano caliente contra su piel,
empujándola aún más. Lainey giró sus caderas, necesitándolo dentro
de ella.

—Vrax, luxiva—, dijo con voz ronca, su mandíbula tictac. —


Tenemos que hacer esto lento—.

—No—, gimió ella. —No despacio. Te necesito ahora.—

Él maldijo de nuevo y ella gimió mientras observaba, con los ojos


muy abiertos, como un rastro de pre—semen goteaba de la punta de
su palpitante, duro y perfecto pene. Su boca se hizo agua, con ganas
de darle la vuelta, no queriendo dejar que se desperdiciara.

—¡Kirov!— Gimió cuando él presionó la cabeza de su pene en su


entrada. —Oh sí nene. Por favor.—

—Quería ir despacio, mujer—, dijo con voz ronca, las palabras se


desgarraban de su garganta, sus ojos abiertos en donde se encontraban
sus cuerpos. —Pero me temo que no puedo. Vrax, esta necesidad!
La parte posterior de Lainey se arqueó, las estrellas brillaron en su
visión, cuando él la empujó, alineando perfectamente su pene.

El dolor se registró, pero fue aburrido y breve cuando sus paredes se Página | 323
estiraron alrededor de su enorme tamaño. Nada la hubiera hecho
detenerlo mientras se deslizaba, solo para empujarlo más fuerte. Ella
gimió, su cuerpo en llamas y sus manos desesperadamente excavadas
en el musgo a su alrededor, tratando de anclarse a sí misma.

Su respiración era irregular, un ronroneo firme y constante se


aceleraba en su pecho.
—Me tomarás todo, luxiva,— gimió, esos ojos azules se clavaron en
ella.
Luego, con otro poderoso empuje, se deslizó completamente dentro
de ella, hasta la empuñadura.
El bramido de Kirov hizo eco a través del silencioso bosque,
mezclado con su desesperado grito de placer cuando inmediatamente
comenzó a correrse. Un suave grito salió de su garganta mientras él
continuaba meciéndose contra ella, esas perillas que bordeaban la
parte superior de su pene se frotaban contra ella, provocando
electricidad en su carne, haciendo que su vientre se apretara con
intenso placer.

—Fuiste hecha para mí—, dijo con voz ronca. —Vrax, luxiva, correte
para mí! ¡Te siento!—

¡Oh Dios mío!

Kirov se inclinó sobre ella, con los antebrazos apoyados en ambos


lados de su cabeza. El cambio de posición cambió el ángulo y sus
dientes chocaron juntos, otro orgasmo se estrelló sobre ella antes de
que se marchara el otro, mientras esas perillas estimulaban su punto
G, mientras su pelvis chocaba contra su sensible clítoris.

Demasiado, demasiado, pensó desesperadamente. Salvajemente. Pero Página | 324


ella estaba ... ¿tomándolo?

Él la estaba llevando a alturas cada vez más altas de placer, alturas


que ella ni siquiera sabía que existían.

¿Y cuando su ronroneo se volvió con toda su fuerza? Cuando su pene


comenzó a vibrar profundamente dentro de ella.

Se terminó.

Lainey gritó en silencio, más allá de los sonidos en ese momento,


cuando un tercer orgasmo la golpeó con fuerza y ella se aferró a la
espalda de Kirov, con las uñas rastrillando su carne. Rugió de placer
cuando la sintió apretarse como un vicio a su alrededor, pero todavía
no soltaba su semen dentro de ella, algo que ella deseaba
desesperadamente.

—¿Estás lista, luxiva?— Gruñó.

Aturdida, con una visión borrosa, lo observó confundida mientras él


arrastraba una garra justo por encima de su pecho, con la sangre azul
brotando en su lugar.

Enlace de sangre, recordó.

—Sí—, dijo ella, su voz ronca y cruda de sus gritos. Todavía en medio
de su orgasmo, ella inclinó la cabeza hacia un lado, sintiendo una leve
punzada cuando él también le cortó la piel.
Lainey se quedó sin aliento cuando Kirov besó su carne, justo por
encima del corte. Entonces ella sintió el perverso deslizamiento de su
lengua por su cuello, sintió como si la estuviera lamiendo en un lugar Página | 325
muy diferente mientras saboreaba su sangre.

—Llévame profundo, amor—, murmuró él antes de poner sus labios


en ella.

Ella no dudó.

Kirov sintió que su semilla trepaba en su pene mientras su luxiva se


inclinaba hacia adelante para tomar su sangre.
Sus sentidos estaban sobrecargados, el placer insondable. Él gimió en
ella, incapaz de mantener sus caderas inmóviles mientras continuaba
apareandose con ella, empujándola fuerte y rápidamente mientras
saboreaba su sangre.

Sus paredes se contrajeron a su alrededor, tratando de exigir su


semilla y Kirov se la daría a ella, pronto.

Entonces, Kirov la sintió. La sentía por dentro, un ligero toque que


crecía y crecía.

El fellixix, el enlace de sangre, había comenzado. Pero nada preparó


a Kirov para sentirlo, para la experiencia de dos almas que se
convirtieron en una, sus mentes se convirtieron en una.

—¿K—Kirov?— Ella dijo con voz ronca, su tono de pregunta, sin


embargo, asombrada.
Ella también lo sintió. Sintió la sensación nueva e intensa que sería
parte de ellos para siempre.

—Luxiva—, murmuró él, apartándose de su cuello, buscando sus Página | 326


labios en lugar de encontrarlos.

Vrax, amaba a su hembra. La amaba con cada hilo de su ser.

Cuando probó su nuevo vínculo de sangre, abriendo esa conexión


entre ellos, exponiendo la profundidad de sus emociones, sus
pensamientos, Lani se quedó sin aliento.

Ella lo estaba mirando, su pelo rojo se extendía sobre el musgo


blanco, sus ojos ardían brillantes, sus mejillas enrojecidas de placer.

Entonces lo sintió. Él sintió que ella se abría hacia él también. Sintió


su amor, su necesidad, su placer, su esperanza.

Kirov rugió, sus caderas se sacudieron, sujetándola en su lugar, sus


empujes se hicieron irregulares mientras la follaba a fondo, de la
forma que necesitaba. Entre ellos, él arrancó su vínculo de sangre y
escuchó su respiración agitada, sintió que sus paredes se ondulaban
alrededor de él otra vez.

Eso fue todo lo que tomó.

Kirov echó la cabeza hacia atrás, despreocupado de placer, mientras


vaciaba su semilla dentro de ella, las corrientes de su semen caliente
brotaban de su punta.

—Uhhhh,— gimió Lani. Sintió las puntas de sus dedos hundiéndose


en sus músculos. —Te siento, Kirov. ¡En todos lados!—
Él no sabía cuánto tiempo tuvo un orgasmo. Pareció durar eones y
supo que ya nada volvería a ser lo mismo.
Página | 327
Gimiendo, finalmente agotado, se derrumbó, moviéndola hacia un
lado para que aún pudiera permanecer profundamente dentro de ella.
Ronroneó profundamente en su pecho, sin querer dejar su coño de
nuevo. Y durante los siguientes tres tramos, durante las siguientes tres
noches, no tenía intención de dejarla.

Cuando recuperaron el aliento, su curiosa y pequeña hembra arrancó


su vínculo de sangre, incapaz de resistirse a probar su novedad. Él
gimió, sintiendo que el toque hormigueaba por su espina dorsal,
chisporroteaba en su varx, y se agitó dentro de ella.

—Wow—, ella finalmente susurró, convirtiéndose en él con una


sonrisa cansada, pero amplia. —Eso fue ... irreal. Increíble.—

Los labios de Kirov se curvaron y ella contuvo el aliento. A través de


su vínculo de sangre, descubrió que ella amaba cuando sonreía,
cuando tenía una cierta mirada maliciosa en sus ojos. Una mirada que
tenía en ese momento.

La siguiente ola de la ravraxia fue construyendo lentamente de nuevo.


Durante tres vanos, serían impulsados por ella, uniéndose entre sí,
físicamente, mentalmente.

Lani dio un pequeño gemido de sorpresa cuando él cambió su pene


dentro de ella, sintiéndola apretada y envuelta apretadamente
alrededor de él.
Se quemó, solo pensando en todas las formas en que la tomaría, solo
pensando en todas las formas en que se aprenderían el uno al otro.

Enrollando su mano alrededor de su cuello, la acercó, tocando Página | 328


suavemente sus labios contra los de ella.
—Tú—, dijo con voz áspera, con la emoción obstruyendo su garganta,
—eres increíble, luxiva. Vrax, te quiero mucho —.
Ella se ablandó, su vínculo de sangre temblaba de alegría, con ...
felicidad.

Y lo sintió justo en ese momento. Esa felicidad. Sus ojos se


agrandaron al darse cuenta porque había visto esta felicidad antes.
Cuando ella había escuchado música en sus laboratorios, en el disco
de oro. Sus rasgos se habían vuelto suaves, sus ojos se habían
iluminado, sus labios se abrieron con asombro. Había dudado que
alguna vez pudiera hacerla tan feliz.

Pero Lani lo estaba mirando así, justo en ese momento. Su vínculo de


sangre estaba abierto, así que ella sintió de qué se estaba dando cuenta
... de que él la hacía tan feliz. Que él pudiera.

Las lágrimas entraron en sus ojos y ella susurró: —Me haces más feliz
que la música, Kirov. Nunca dudes de eso.

Belleza en palabras.

Eso lo aturdió.

Más allá de esas palabras, él sintió su verdad ... y eso fue aún más
hermoso.
Lani lo besó, deslizando su cuerpo sobre el suyo para que yaciera
debajo de ella. Sus manos se deslizaron por sus suaves y desnudos
muslos y ella se estabilizó con sus palmas plantadas en su pecho.
Página | 329
Al ver su luxiva enmarcada contra el cielo nocturno, un fragmento de
la luna luxiriana empapándola de una luz plateada, rodeada por los
árboles de la almohadilla en ese lugar sagrado de los destinos ... Kirov
sintió que apenas estaba comenzando su vida, como si hubiera
encontrado su verdadera El propósito en ella, en amarla.

—Vellixa—, dijo con voz ronca, asombrado.

Recordó la primera vez que la había llamado hermosa. De vuelta en


la Ciudad Dorada, la mañana después de que la había atrapado
espiándolo.. Ella había rechazado sus palabras, aunque él decía la
verdad, como si ella no le hubiera creído.

Pero en ese momento, con él, en ese lugar mágico y antiguo ... Lani
sonrió. Una sonrisa radiante que brotó de ella, que la encendió y lo
cegó con su luminancia, con su belleza.

Kirov prometió que dedicaría su vida a hacer que ella sonriera así ...
por el resto de sus vanos.

—Gracias—, susurró ella contra sus labios. —Gracias, Kirov.—

Luego, a través de su vínculo de sangre, sintió que aumentaba la


llamada de apareamiento.

Y durante el resto de la noche, hablaron todo lo que era necesario


decir de otras maneras.
Página | 330

Dos ciclos lunares después ...

La canción hizo eco en su casa, la acústica increíble. Todavía


sorprendia a Lainey, a pesar de que tocaba el piano todos los días, lo
rica que era la música, la llenaba.
No hace falta decir que Kirov había clavado su piano. En su primer
intento.
Se lo presentó a ella poco después de completar su ravraxia, cuando
todavía estaba loca por el sexo increíble y consumidor y su compañero
alienígena igualmente increíble y consumidor. La había colado en su
casa en medio de la noche, mientras ella dormía, una réplica del
diseño de un piano de cola que había dibujado para él, completa con
un banco.

Por la mañana, la había despertado con besos y orgasmos y después,


le había pedido que bajara las escaleras.

Ella había estallado en lágrimas en el momento en que lo había visto.


Hermosa, blanca y reluciente, sentada en la esquina de la sala de estar
que tenía una vista perfecta del lago Troxva. Y no había podido dejar
de llorar, incluso mientras probaba las teclas con dedos temblorosos,
escuchando esos sonidos perfectos, esas notas perfectas.

Lainey había tocado su canción favorita para Kirov esa mañana.


Claire de Lune.
Y después, él la miró con asombro en su mirada y ella sintió que el
temor reverberaba a través de su vínculo de sangre, mezclado con su
amor. Él había murmurado, —Vellixa—.
Página | 331
Y todos los días desde entonces, ella había escuchado esa palabra
venir de él, varias veces al día.

La canción que tocaba Lainey, justo en ese momento, sin embargo,


fue para el padre de Kirov, Kivaxi. El hombre mayor se sentó en su
silla favorita, calentado por el pozo de fuego. Su guardia, Pilava, se
mantuvo cerca, siempre vigilando. Lixron también estaba allí,
contemplando la terraza, escuchando la música en silencio.

Kirov aún no estaba en casa, pero lo estaría en cualquier momento.


Era de noche y las estrellas brillantes estaban apagadas, brillando y
hermosas. Kivaxi, Pilava y Lixron venían a la casa a menudo, una vez
que habían descubierto que el padre de Kirov estaba calmado por la
música de entre todas las cosas.

Había sido idea de Lainey, un pensamiento que no había podido


sacudir. Nadine le había dicho una vez que la música podía sanar, que
conocía a una mujer con demencia que recordaba los recuerdos si
estaban vinculados a una música específica. Como mínimo, fue un
intento, y ella le había pedido a Kirov que hiciera una copia del
Registro de Oro y que lo hiciera tocar durante su próxima visita con
su padre.

Kirov había vuelto a casa esa noche, aturdido, pero esperanzado.


Aliviado porque le había dicho que había funcionado. Su padre había
estado en medio de una rabieta y la música lo había calmado, lo calmó
hasta que Kirov pudo bañarlo sin problemas. Desde entonces, Kirov
tenía la música y dijo que nunca había visto a su padre más a gusto,
más relajado.

Después de eso, Kirov tentativamente permitió que su padre estuviera Página | 332
cerca de Lainey, en su casa, bajo supervisión. Pilava, a veces Tiravi,
el otro guardia y Lixron siempre lo acompañaban y Lainey tocaba el
piano para ellos. Kivaxi se acomodaría, todavía como una estatua, con
una pequeña sonrisa en su rostro, y él escucharía atentamente lo que
ella tocara.

Esa noche, ella tocó una canción de Yann Tiersen, de la banda sonora
de Amélie. Comptine D'un Autre Été. Era uno de los favoritos de
Kivaxi.

A través de su vínculo de sangre, sintió a Kirov. Estaba cerca. Y un


momento después, ella vio su aerodeslizador a la vista. Aunque no
podía verla a través del espejo, ella lo vio aterrizar en la terraza y saltar
hacia abajo.

A Lainey le dolía la vista, maravillándose de lo hermoso que era.


Recordó cuando lo había visto por primera vez, lo enamorada que
había estado, lo desconcertada que había estado por su intensa
atracción.

Cuando él entró por la puerta principal, su corazón saltó de emoción,


de felicidad. Se había ido la mayor parte del día, terminando un
proyecto para la armería. Él había estado ausente para la cena, a pesar
de que ella había cocinado para Kivaxi, Pilava y Lixron en la cocina,
una comida simple de carne y raíces asadas. Todavía estaba sintiendo
los ingredientes de Luxirian, pero hizo su mejor esfuerzo. Le gustaba
cocinar y le gustaba hacerlo para las personas que cuidaba.
Lainey casi se quedó sin aliento ante la intensa emoción que vino a
través de su vínculo de sangre. Lo habría hecho si no estuviera tan
acostumbrada. Kirov entró en su casa, pero se quedó en el umbral de
la sala de estar, parado cerca de su padre sentado. Y aunque su Página | 333
relación familiar aún era complicada, su corazón se calentó cuando
Kirov se estiró para tocar el hombro de Kivaxi. Y casi rompe en
lágrimas histéricas cuando Kivaxi tocó la mano de su hijo en
reciprocidad, aunque también podría deberse a las intensas hormonas
que recorren su cuerpo.

El amor de Kirov, su agradecimiento, fluyeron dentro de ella,


calentándole el pecho. Todavía lidiaba con la culpa de no estar con su
padre todo el tiempo, pero Lainey hizo lo que pudo para ayudar a
aliviarlo, sabiendo lo ocupado que estaba. Si bien todavía hacía que
Kirov se sintiera incómodo porque Lainey estuviera cerca de su
padre, dada su naturaleza impredecible, ella siempre interactuaba con
él bajo la protección de Pilava, Tiravi y Lixron, casi todos los días.
Ella nunca estuvo en peligro de ser lastimada y Kirov lo había
aceptado lentamente.

La canción terminó y miró a Kivaxi, que esperó con anticipación. —


¿Uno mas?—
Conocía esas palabras, ya que Lainey las había repetido a menudo.

—Tev, tev—, respondió el hombre mayor.

Lainey sonrió, sus ojos se dirigieron a su compañero y le sostuvieron


la mirada por un breve momento. Luego se volvió, colocando sus
dedos sobre las teclas, enderezando su columna vertebral.

Y ella comenzó la siguiente canción.


Una canción que tenía un lugar muy especial en su corazón.

Una vez, Lainey creía que la felicidad era la etérea cascada de notas
en el clímax o silencio de Claire de Lune, aún por las mañanas en su Página | 334
banco de piano, en su pequeño apartamento, bebiendo una taza de té
caliente, o riendo a carcajadas con Nadine por algo. Tontas que habían
visto. Ella todavía pensaba eso. Esos fueron momentos felices,
recuerdos felices.

Pero ahora, la felicidad era Kirov, la forma en que se veía en las


mañanas cuando ella se despertaba antes que él, la forma en que el
mundo se desmayaba cuando la besaba, la forma en que curvaba la
mano alrededor de su cuello mientras lo hacía.

La felicidad era la hermosa emoción en su profunda mirada cuando


ella le había dicho que estaba embarazada hacía unas semanas, que
iban a tener un hijo ... esperemos que sea el primero de muchos en
llenar su hogar. Pequeños kirovs con cabello oscuro y ojos
inteligentes y traviesos.

La felicidad era ver cómo el reluciente lago reflejaba una puesta de


sol de Troxva con él. Fue cuando él estaba profundamente dentro de
ella, sus cuerpos uno, conectados a través de su vínculo de sangre,
vulnerables y expuestos sin miedo.

La felicidad fue en ese momento, sus ojos se conectaron a través de


una habitación mientras Lainey tocaba una canción para él, solo para
él. Su canción. La que ella había escrito para él como un intento de
capturar y preservar la belleza que sentía cada día. La belleza que le
regaló a cada momento.
Todavía no se sentía lo suficiente, pero ella siguió jugando, vertiendo
todo en ella.

Pero, como dijo una vez Claude Debussy, la música era el espacio Página | 335
entre las notas ... y ella confiaba en que su hombre inteligente entendía
todo lo que no se decía.

Kirov cerró los ojos, oyendo esa música en el silencio.

Y él sonrió.