Вы находитесь на странице: 1из 1

La comunicación y la conectividad son hoy factores clave para el desenvolvimiento de las

operaciones mineras. Y es que pese a las complicaciones inherentes a las zonas y condiciones
en que se desenvuelve esta actividad, las nuevas tecnológicas facilitan la implementación de
redes no solo para la transmisión de voz y datos sino, también, para la gestión de operaciones
y equipos a través de sistemas de geolocalización. Conozca aquí lo que actualmente ofrece el
mercado en ambos rubros.
Los sistemas de telecomunicación están cobrando una vital presencia en la industria minera. Con
nuevas tecnologías para la implementación de redes de interacción y conectividad, estos son
capaces hoy de facilitar las actividades productivas del centro minero ya que permiten transmitir y
compartir, en forma precisa y permanente, cualquier tipo de información a distancia.
En el ámbito minero, el uso creciente de sistemas de comunicación se ha dado a la par de los
acelerados avances que han experimentado las llamadas tecnologías de la información (TI). Así, las
limitaciones que tenían las redes de radio o satelitales, por ejemplo, que fueron las primeras usadas
por la industria para sus comunicaciones, han sido totalmente superadas hoy gracias a los avances
tecnológicos que se han registrado en el tiempo tanto en equipos como en las mismas plataformas
de comunicación.
Como resultado, los antiguos y costosos equipos y sistemas radiales o satelitales, hoy han sido
reemplazados por una amplia variedad de equipos –teléfonos móviles o tablets– y plataformas de
comunicación –basadas en protocolos de internet– absolutamente accesibles para las empresas, lo
que ha creado todo un nuevo nicho de mercado.
Y esa variedad se adapta cada vez mejor al tipo de operación minera, sea de tajo abierto o
subterránea.
Para ambas, existe hoy una amplia gama de productos en el mercado. Seleccionar los más
adecuados, sin embargo, requerirá que el área logística de la empresa, aparte de analizar sus
ventajas, compruebe que sea una solución que cubra eficientemente sus requerimientos, además de
evaluar si el proveedor cuenta con certificaciones de seguridad y medioambientales.
Esa selección implicará además, escoger entre las dos redes de comunicación más usadas en el
mercado hoy: IP (protocolo Internet), que es el medio de transporte más simple y versátil; y MESH,
red inalámbrica que conecta a los diferentes ámbitos productivos de una faena bajo el concepto
Internet de Todo (IoT), lo que proporciona una completa visibilidad, control y gestión del proceso
minero.
Es importante añadir a la digitalización y automatización como pasos trascendentales para optimizar
los procesos y la seguridad de los trabajadores. Un claro ejemplo son las salas integradas de control
para monitorear las faenas, tanto al interior del centro minero como a varios cientos de kilómetros
de distancia.
Es en este mismo marco que funcionan los sistemas de geolocalización para minería, los cuales
sirven pare el monitoreo de equipos –como unidades de transporte– y personas mediante la
recopilación de información a través de una amplia red de sensores y controladores.
De esta manera, la información es transmitida por la red mundial de satélites de largo alcance las 24
horas del día y es puesta a disposición en un sitio web cifrado y seguro, pudiendo acceder a él desde
un dispositivo internet desde cualquier punto del mundo.
Para ambos casos, el mercado ofrece un amplio catálogo de opciones que forma parte de la
tendencia global a mejorar la conectividad, productividad y seguridad de las operaciones mineras y
de los trabajadores que participan en ellas.
Conozcamos aquí a los actores más importantes de este mercado especializado en el suministro de
equipos y sistemas de comunicación y geolocalización.