Вы находитесь на странице: 1из 9

Bases pedagógicas de la

educación física infantil


Educación de la motricidad y
Educación por medio de la motricidad

Rodrigo Gamboa Jiménez


Gladys Jiménez Alvarado
Carola Cacciuttolo Juárez

Ediciones Universitarias de Valparaíso


Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
Contenido

PRESENTACIÓN. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

NUESTRA INVITACIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

Capítulo I
Corporalidad y motricidad humana: sus significados. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
PALABRAS INICIALES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13

1. SIGNIFICADO DE LA CORPORALIDAD Y DE LA MOTRICIDAD HUMANA . . . . . . . . . . . . . . . . . 14

1.1. NUESTRA MOTRICIDAD ES UNA CAPACIDAD HUMANA PERFECTIBLE . . . . . . . . . . . . . . . . 14

1.2. NUESTRA CORPORALIDAD Y MOTRICIDAD SON EXPRESIÓN DE NOSOTROS MISMOS. . . . . . . 15

1.3. NUESTRA CORPORALIDAD Y MOTRICIDAD SON PRESENCIA DE NUESTRO SER RELACIONAL. . . . 16

1.4. NUESTRA CORPORALIDAD Y MOTRICIDAD SON FUENTE DE INNOVACIÓN Y CREATIVIDAD. . . . . 18

© Rodrigo Gamboa Jiménez, Gladys Jiménez Alvarado y Carola Cacciuttolo Juárez, 2015
Registro de Propiedad Intelectual Nº 253.848 Capítulo II
ISBN: 978-956-17-0633-0 Motricidad: significados de su práctica en el desarrollo infantil . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
Derechos Reservados PALABRAS INICIALES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
Tirada: 300 ejemplares
1. DESARROLLO HUMANO: SU SENTIDO Y CARACTERÍSTICAS GENERALES . . . . . . . . . . . . . . . . 21
Ediciones Universitarias de Valparaíso
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso 2. LA INFANCIA: ETAPA FUNDANTE DEL DESARROLLO HUMANO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
Calle 12 de Febrero 187, Valparaíso
Mail: euvsa@ucv.cl 3. RELACIÓN ENTRE CORPOREIDAD, MOTRICIDAD Y DESARROLLO INFANTIL. . . . . . . . . . . . . . . 24
www.euv.cl
3.1. PARA EL NIÑO Y LA NIÑA, MOVERSE SIGNIFICA PLACER, PROBARSE A SÍ MISMO
Dirección de Arte: Guido Olivares S. Y POR ENDE LOGRAR CONFIANZA Y AUTONOMÍA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
Diseño Gráfico: Mauricio Guerra P.
Asistente de Diseño: Alejandra Larraín R. 3.2. MOVERSE SIGNIFICA CONTACTARSE Y DESCUBRIR LA REALIDAD. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
Corrección de Pruebas: Osvaldo Oliva P.
3.3. AL MOVERSE SE MANIFIESTAN TAL CUAL SON . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
Impresos por Salesianos S.A.
3.4. AL MOVERSE SE EXPERIMENTAN Y EXPERIMENTA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
HECHO EN CHILE PALABRAS FINALES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
8 Rodrigo Gamboa Jiménez, Gladys Jiménez Alvarado y Carola Cacciuttolo Juárez Bases Pedagógicas de la Educacion Física Infantil 9

Capítulo III 2.1.2.1. PROPUESTAS DE APRENDIZAJE PARA EL DESARROLLO DEL ESQUEMA CORPORAL. . . . . . . 64
Ludicidad: base del desarrollo infantil y de la práctica pedagógica en vista a la 2.1.3. DESARROLLO DE LA COMUNICACIÓN NO VERBAL. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
educación de la motricidad y la educación por medio de la motricidad . . . . . . . . . . . . 31
2.1.3.1. PROPUESTAS DE APRENDIZAJE PARA EL DESARROLLO DE LA COMUNICACIÓN NO VERBAL . . 70
PALABRAS INICIALES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
2.1.4. DESARROLLO DE LA CREATIVIDAD MOTRIZ. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
1. LUDICIDAD INFANTIL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
2.1.4.1. PROPUESTAS DE APRENDIZAJE PARA EL DESARROLLO DE LA CREATIVIDAD MOTRIZ . . . . . . 72
2. ¿CÓMO EVOLUCIONA LA ACTIVIDAD LÚDICA INFANTIL? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
PALABRAS FINALES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
2.1. EL JUEGO FUNCIONAL Y EL JUEGO DE EXPERIMENTACIÓN. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35

2.2. EL JUEGO SIMBÓLICO O DE REPRESENTACIÓN. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36 Capítulo VI


Propuesta pedagógica: lineamientos didácticos orientadores. . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
2.3. EL JUEGO SOCIALIZADO Y REGLADO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
PALABRAS INICIALES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
PALABRAS FINALES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
1. PROPUESTA DE LINEAMIENTOS DIDÁCTICOS ORIENTADORES EN FUNCIÓN
Capítulo IV DE UN JARDÍN INFANTIL SALUDABLE, A PARTIR DE LA PRÁCTICA MOTRIZ CONCEBIDA
Desarrollo motriz: consideraciones generales e ideas claves . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39 COMO EDUCACIÓN DEL Y POR MEDIO LA MOTRICIDAD . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76

PALABRAS INICIALES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39 1.1. MARCO LÚDICO DE LA PRÁCTICA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76

1. APROXIMACIÓN CONCEPTUAL DEL DESARROLLO MOTRIZ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40 1.2. LA TAREA COMO PROPUESTA PARA EL APRENDIZAJE. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78
2. CONSIDERACIONES GENERALES RESPECTO AL DESARROLLO MOTRIZ. . . . . . . . . . . . . . . . . 41 1.3. JERARQUÍA DE LAS TAREAS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
2.1. ETAPAS DEL DESARROLLO MOTRIZ. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42 2. CARACTERÍSTICAS DE LA PRÁCTICA MOTRIZ EN FUNCIÓN DEL DESARROLLO
2.2. LEYES EVOLUTIVAS DEL DESARROLLO MOTRIZ. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45 DE LA COORDINACIÓN EN LA REALIZACIÓN DE HABILIDADES MOTRICES BÁSICAS:
PRÁCTICA ORGANIZADA A PARTIR DE LA VARIABILIDAD DE LA PRÁCTICA . . . . . . . . . . . . . . . . 84
2.3. TENDENCIAS DEL DESARROLLO MOTRIZ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
2.1. VARIABILIDAD DE LA PRÁCTICA MOTRIZ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
2.4. FACTORES DEL DESARROLLO MOTRIZ. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
3. CARACTERÍSTICAS DE LA PRÁCTICA MOTRIZ EN FUNCIÓN DEL DESARROLLO DEL ESQUEMA
PALABRAS FINALES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
CORPORAL: PRÁCTICA ORGANIZADA A PARTIR DEL RESPETO POR EL PROPIO
CUERPO COMO LUGAR DE ENCUENTRO Y TRANSFERENCIA DE LAS EXPERIENCIAS VIVIDAS. . . . . . 87
Capítulo V
Propuesta pedagógica: objetivos prioritarios. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51 3.1. PRÁCTICA ORGANIZADA A PARTIR DEL RESPETO POR EL PROPIO CUERPO COMO LUGAR DE
ENCUENTRO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
PALABRAS INICIALES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
3.2. TRANSFERENCIA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
1. JARDÍN INFANTIL Y ESCUELAS SALUDABLES COMO ESPACIOS PEDAGÓGICOS. . . . . . . . . . . . . 51
4. RELACIONES POSIBLES EN LA PROPUESTA PARA EL DESARROLLO
2. PROPUESTA PEDAGÓGICA DE LA EDUCACIÓN DEL Y POR MEDIO LA MOTRICIDAD
DEL ESQUEMA CORPORAL Y DESARROLLO DE LA COORDINACIÓN. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
EN EL CONTEXTO DE UN JARDÍN INFANTIL SALUDABLE. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
PALABRAS FINALES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92
2.1. PROPUESTA PEDAGÓGICA Y SU SENTIDO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55

2.1.1. DESARROLLO DE LA COORDINACIÓN EN LA


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
REALIZACIÓN DE HABILIDADES MOTRICES BÁSICAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56

2.1.1.1. PROPUESTAS DE APRENDIZAJE PARA EL DESARROLLO DE LA COORDINACIÓN. . . . . . . . . 58

2.1.2. DESARROLLO DEL ESQUEMA CORPORAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59


11

PRESENTACIÓN

NUESTRA INVITACIÓN

Les invitamos a transitar un camino conjunto en torno a la Educación Física en la etapa


de la infancia. En este sentido, el presente libro profundiza y reflexiona en torno a las
bases pedagógicas de la disciplina en esta etapa del curso vital, fundamentalmente
respecto a la educación de la motricidad y la educación a través de la motricidad.

El presente libro es el fruto de un caminar por muchos años en el ámbito de la educación física
en una etapa de la vida que nos ha cautivado durante todo nuestro desarrollo profesional y
personal. A nosotros, Gladys Jiménez, Carola Cacciuttolo y Rodrigo Gamboa, conjuntamente a
los profundos lazos que nos unen desde lo familiar, los niños y las niñas nos han congregado a
transitar un sendero en el cual, día a día, nos motiva profundamente trabajar por una educa-
ción más humana, menos escolarizada y más justa; una educación que propicie valores como
el compañerismo, la solidaridad, y la libertad; respetando la singularidad de los niños y las
niñas, y considerando las interacciones sociales como canales valiosos de comunicación.

Nos presentamos:

Gladys Jiménez Alvarado, chilena, Profesora de Educación Física titulada en la Pon-


tificia Universidad Católica de Valparaíso, y actualmente candidata a Doctora en la
Universidad de Granada, España. Me desempeñé durante 50 años en la docencia
universitaria y en la gestión en dicha casa de estudios. En la actualidad soy Direc-
tora del Proyecto Alfa III SPRING: Social responsibility through PRosociality based
Interventions to Generate equal opportunities. Mis principales líneas de trabajo se
centran en la Educación Física en la etapa de la infancia y su didáctica, y responsabi-
lidad social universitaria.

Carola Cacciuttolo Juárez, chilena, Educadora de Párvulos titulada en la Pontificia


Universidad Católica de Valparaíso, y actualmente candidata a Doctora en la Uni-
versidad de Granada, España. En la actualidad me desempeño como docente y coor-
dinadora del eje de prácticas de formación y profesional en la Escuela de Educación
Parvularia de la Universidad de Valparaíso. Mis principales líneas de trabajo se cen-
12 Rodrigo Gamboa Jiménez, Gladys Jiménez Alvarado y Carola Cacciuttolo Juárez 13

tran en la Educación Física en la etapa de la infancia y su didáctica, y la formación Capítulo I


de las futuras Educadoras de Párvulo en el contexto de las tareas de seguimiento y
tutorización de sus procesos formativos. Corporalidad y motricidad humana: sus significados

Rodrigo Gamboa Jiménez, chileno, Profesor de Educación Física y Diplomado en for-


mación en responsabilidad social por la Pontificia Universidad Católica de Valparaí-
so, Chile; y Doctor por la Universidad de Granada, España. En la actualidad trabajo
como docente jerarquizado de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Chile,
desempeño mi labor en la Escuela de Educación Física de dicha casa de estudios,
donde además soy miembro del grupo de estudio Motricidad y Educación. Mis prin-
cipales líneas de trabajo se centran en la Educación Física en la etapa de la infancia
y su didáctica, y la formación del profesorado en la disciplina.
PALABRAS INICIALES
En el presente trabajo los y las invitamos a relevar los elementos prioritarios respecto a las
temáticas de: a) el significado de la propia corporalidad y la motricidad humana y su relación Todo un mundo por descubrir y vivenciar placenteramente; desde nuestra propia
con el desarrollo infantil; b) del desarrollo motriz, c) la salud, y d) la educación de la motrici- realidad experiencial con nuestros pares y los objetos como elementos lúdicos,
dad infantil y la educación de los niños y niñas por medio de la motricidad; y desde ahí, re- para reencontrarnos con nuestras posibilidades de autosuperación, reconocimiento
flexionar y contrastarlo con su propia perspectiva y su contexto cercano. De este modo poder personal, encuentro y creatividad.
resignificar el quehacer educativo, especialmente desde la vivencia con los propios niños y
niñas con quienes compartiremos el día a día.
La corporalidad y la expresión motriz del hombre son concebidas desde distintas perspectivas;
En este contexto, el primer tema específico se vincula con la “corporalidad, nuestra motrici- tal conceptualización, influye decisivamente en la visión que se tiene sobre la pedagogía de la
dad y sus significados”, donde una primera pregunta que surge, es ¿Por qué significar estas educación del y por la motricidad. Para nuestro análisis del tema que nos convoca en este pri-
dos realidades antropológicas del hombre; cuerpo o corporalidad y motricidad o expresión mer capítulo, la concepción del cuerpo y su expresión motriz son valoradas desde la totalidad,
motriz? Una primera aproximación a esta interrogante, es porque la forma en cómo conce- unidad e integridad de la naturaleza humana; en este marco afirmamos que:
bimos nuestro cuerpo y nuestra expresión motriz incidirá en forma directa en nuestra con-
cepción acerca de la educación de la motricidad y la educación por medio de la motricidad Nuestra motricidad es una capacidad humana perfectible.
durante la infancia, etapa donde hemos focalizado nuestra vocación profesional. Así mismo, Nuestra corporalidad es la fuente de esta capacidad de disponer motrizmente de nosotros
esta concepción impregnará el modo de orientar y realizar nuestras prácticas pedagógicas, mismos. Caminamos de una motricidad refleja involuntaria a una motricidad voluntaria.
incidiendo en la forma y modo en que cada una de los niños y niñas vivirán su propio cuerpo, Nuestra corporalidad es expresión de nosotros mismos.
aprenderán a valorarlo, estimarlo, asumirlo, sentirlo, y, desde allí a integrarlo a su autoestima, Es continente de nuestra emocionalidad, lugar de encuentro con nuestro mundo interior.
confianza e identidad personal. Nuestra motricidad es manifestación de nuestra unicidad y mundo interior.
Nuestra corporalidad es presencia, una forma de lenguaje.
Una primera respuesta al respecto, la podemos encontrar en nosotros mismos; en nuestras Es donación y comunicación. Nuestra motricidad es manifestación de nuestro ser que se
propias vivencias corporales y experiencias vinculadas a la práctica motriz desde nuestra tem- extiende para interaccionar con los demás hacia el encuentro.
prana edad; vivencias y experiencias que han ido construyendo nuestra identidad motricia Nuestra corporalidad es fuente de expresión creativa.
(Murcia 2003), y nuestra existencia desde el momento de nuestra concepción como seres en Innovación, manifestación visible de nuestra fantasía. Nuestra motricidad es un haz de
el mundo (Gamboa y Cacciuttolo, 2012). posibilidades que expresa nuestra imaginación, magia, nuestras motivaciones y capacidad
de pensamiento divergente.

A continuación analizaremos cada uno de estos significados, esperando que contribuya con
ideas significativas que permitan enriquecer vuestra reflexión, y al mismo tiempo, profundizar
en la comprensión y valoración sobre el tema.
14 Rodrigo Gamboa Jiménez, Gladys Jiménez Alvarado y Carola Cacciuttolo Juárez Bases Pedagógicas de la Educacion Física Infantil 15

1. SIGNIFICADO DE LA CORPORALIDAD Y DE LA MOTRICIDAD HUMANA Al respecto, es importante relevar que de 0 a 7 años aproximadamente, el sistema nervioso
tiene una gran evolución (Cerda, Polanco y Rojas, 2002; Rigal 2006); es el período sensible
1.1. NUESTRA MOTRICIDAD ES UNA CAPACIDAD HUMANA PERFECTIBLE para el desarrollo de la coordinación, cualidad motriz esencial que significa para los niños y ni-
ñas ser capaces de poder precisar sus posibilidades motrices naturales a través de la práctica y
La corporalidad es la fuente de la capacidad de disponer motrizmente de nosotros resolución de desafíos motrices multifacéticos superables, y de esta manera, participar activa
mismos. Del ser movido a moverse con autonomía y precisión: Entre estos dos polos se y placenteramente en sus juegos, en su vida cotidiana y familiar. Esta cualidad motriz supone
extiende las posibilidades de los procesos de aprendizaje en los primeros años. la acción conjunta y armónica de tres sistemas del organismo: sistema nervioso central, siste-
ma sensorial y sistema motriz (Castañer y Camerino, 2001).
Esta afirmación supone que la disponibilidad corporal se expresa motrizmente como capaci-
dad propia de la naturaleza humana; es por lo tanto, posible de cultivar. En este sentido, la
educación de la motricidad infantil, y por lo tanto, de la disponibilidad corporal no es un don, 1.2. NUESTRA CORPORALIDAD Y MOTRICIDAD SON EXPRESIÓN DE NOSOTROS MISMOS
sino una conquista permanente, que se inicia ya antes del momento del nacimiento y dura
toda la vida. De allí que el proceso de desarrollo motriz adquiere una importancia vital en Nuestra corporalidad es presencia, continente de nuestra emocionalidad,
esta etapa, teniendo en cuenta que cada niño y niña nace con un potencial motriz perfectible lugar de encuentro consigo mismo.
(Gamboa, 2012). El desarrollo motriz, en este sentido, implica conocer y valorarse en cuanto Nuestra motricidad es manifestación de nuestra unicidad.
ser situado corporalmente en el mundo para hacerse dueño de sí mismo y sensible de las po-
sibilidades personales de ser, poder hacer y saber hacer a partir de la motricidad. El hombre es el ser que se expresa; la expresión es un hecho, es consubstancial a nuestra
existencia; nos está dada con la vida.
No podría, entonces, concebirse que esta perfección de la motricidad humana reside en un
§ La corporalidad es expresión de nosotros mismos, continente de nuestra emocionalidad,
encadenamiento invariable de acciones musculares o en la reproducción de rutinas motrices
lugar de encuentro consigo mismo.
sin sentido y significado para quien las realiza; muy por el contrario, se trata que el niño y la
niña reorganice su acervo motriz disponible hacia el mejoramiento de la calidad de su expre- § La motricidad es manifestación de nuestra unicidad; nos manifestamos al movernos; no
sión motriz, y de este modo se interrelacione armónicamente en y con su entorno sociocultu- es una parte de nuestro ser lo que se revela, sino somos nosotros mismos, una totalidad
ral, especialmente lúdico, al mismo tiempo que toma contacto sensible consigo mismo, con viviente en interacción con su entorno, especialmente humano.
los demás y las variables de tiempo, espacio y objeto.
La unidad de la naturaleza humana es fundamento del significado del cuerpo como manifes-
Por su parte, el desarrollo motriz evoluciona desde la motricidad refleja o involuntaria a la tación visible del hombre, expresión perceptible de nuestro mundo interior, y por ende, lugar
motricidad coordinada y precisa como resultado del acto motriz voluntario que se manifiesta, de encuentro íntimo personal.
en una primera instancia, como habilidades motrices básicas de locomoción, como correr, sal-
tar, trepar, entre otros; de equilibrio, como mantener la estabilidad en un pie, caminar sobre En esta mirada unicista, que concibe al hombre como totalidad indivisible, el ser humano
vigas en altura, entre otras; y manipulación, como lanzar, recibir, botear un balón, entre otras vive su propia existencia en esta realidad corpórea que manifiesta su presencia singular y su
(Ruiz Pérez, 1994; Gómez 2000; Castañer y Camerino, 2001). Y luego, gracias al aprendizaje esencia como sujeto de expresión. En otras palabras, se quiere decir que, a partir de su corpo-
de habilidades determinadas por la cultura entre las que encontramos las habilidades depor- ralidad, nos hacemos presente y somos presencia visible en el mundo; situado en un espacio y
tivas, las artísticas y laborales, entre otras (Gallahue y Ozmun, 2006). tiempo determinado, expresamos nuestra forma de relación vital en interacción con el mundo
que nos rodea. Así mismo, somos tangibles ante los ojos de los demás y reconocidos por el
A partir de las potencialidades motrices que cada persona hereda de sus progenitores, este otro como semejante, con la misma dignidad, esencia de toda persona.
proceso ocurre a medida que el sistema nervioso y los intercambios con el entorno, especial-
mente humano que rodean al infante, y le ofrecen oportunidades de ejercitación placentera Cuando el niño lanza un objeto lejos o en sus intentos de exploración, trepa por los diferentes
de la capacidad natural de poder hacer (Wickstrom, 1990; Granda y Alemany, 2002; Rigal, obstáculos que encuentra a su alrededor, nos expresa su forma de relación vital con el mundo
2006; Gallahue y Ozmun, 2006); en forma especial, cuando la niña y el niño tienen la posibi- exterior (Chokler, 1988); no es el cuerpo que sólo se contrae para operar en el entorno, ni el
lidad de jugar, manifestarse y descubrir con libertad; tales situaciones conllevan sensaciones espíritu que inquieto impulsa a la acción; por el contrario, cada gesto se impregna con lo pecu-
kinestésicas de agrado que los motivan a continuar en dicha práctica (Chokler, 1988; Penchan- liar de su subjetividad y el niño y la niña se manifiestan como uno en su expresión corporal.
sky y San Martín, 1998; Gamboa, Encina y Cacciuttolo, 2013).
16 Rodrigo Gamboa Jiménez, Gladys Jiménez Alvarado y Carola Cacciuttolo Juárez Bases Pedagógicas de la Educacion Física Infantil 17

Tal presencia irradia la manera singular de ser de cada sujeto; delata rasgos distintivos de la La presencia de los demás en la vida de las personas es constante, simple y a la vez profunda;
persona y vivencias en el mundo, que nos hablan de emociones, sentimientos, inquietudes, un fuerte apretón de manos que nos vincula en el saludo amistoso con otro, una sonrisa que
motivaciones, anhelos, dudas y afirmaciones; este hecho es innegable. De esta forma, como une en la alegría, un abrazo afectuoso que acompaña en el dolor, o la tensión del rostro y de
otras formas de lenguaje, el propio cuerpo y su expresión motriz, posibilitan manifestar el yo toda la musculatura ante una situación que altera la calma, son algunas de las manifestacio-
interno, personal e íntimo con sentido y significado, proyectándolo hacia los demás, y hacien- nes personales que expresan la vida de relación del hombre.
do realidad la capacidad de comunicación no verbal de la naturaleza humana.
Esta posibilidad de encuentro con los demás se traduce en nuestro rostro, nuestros ojos bri-
“La expresión se nos revela así como impulso, como necesidad del hombre de manifestarse llan y nuestras manos se aproximan para reencontrarse en un abrazo; entonces la sonrisa
desde su interioridad, como comunicación“ (Beuchat et al., 1993: 23). aflora junto a la emoción. El propio cuerpo es, por tanto, lugar de impresiones y experiencias
emocionales, continente de sensaciones y percepciones; intimidad y donación; lenguaje y
En cuanto impulso, la motricidad es la propia energía vital que fluye hacia el exterior; tiene comunicación. Concordamos con Hidalgo cuando afirma que,
el sello personal de quien se expresa; en cuanto necesidad, se corresponde con la afirmación
de su ser para reconocerse y proyectarse libremente en su entorno sociocultural. Así mismo, “Ninguno de nosotros es el equivalente a una isla o habita en el vacío, y es en este
apela a la tarea educativa de abrir puertas y facilitar caminos para dar a conocer lo propio, proceso de socialización en donde el encuentro con los demás puede ocurrir, cuando
especialmente la vida afectiva de las sensaciones, emociones y sentimientos (Beuchat et al., nuestro ser íntegro se abre y se dona a los demás” (Hidalgo, 2002: 7).
1993).
Siguiendo a Chokler (1988), desde el nacimiento, el niño se comunica con el medio que le
Nuestra motricidad, sinónimo de vida, representa de esta forma la energía vital del niño y la rodea, a partir de lo que se ha llamado el diálogo corporal; esta característica se observa cla-
niña: en tal sentido es la exteriorización de todas sus potencialidades, especialmente socio- ramente en la primera etapa del desarrollo humano, durante la cual las únicas formas posibles
afectivas; resulta ser desde esta perspectiva, más que la acción mecanizada como respuesta de expresar lo que se siente y las necesidades más íntimas, como ya se ha señalado, son el
a una estimulación nerviosa, una forma de expresión, lenguaje espontáneo que expresa la propio cuerpo y la expresión motriz. En otras palabras, el niño y la niña poseen un conjunto de
intimidad de la vivencia interpersonal. comportamientos abiertos al mundo exterior; uno de ellos es la actividad lúdico exploratoria
(Trigo et al., 1999; Maturana y Verden-Zöller, 2003; Viciana, Conde y Conde, 2002; Gómez et
1.3. NUESTRA CORPORALIDAD Y MOTRICIDAD SON PRESENCIA DE NUESTRO SER al., 2008), que ligada a la curiosidad e interés por lo que le rodea les permite proyectarse al
RELACIONAL mundo en la actividad motriz.

Nuestra corporalidad es forma de lenguaje, donación y comunicación. Así mismo, Chokler (1988) plantea que al moverse, el niño y la niña se encuentran con la ex-
Nuestra motricidad es manifestación de nuestro ser dialógico. presión motriz de quienes le rodean; con su proximidad se establece un acuerdo con quienes
lo acogen, acuerdo que se expresa principalmente en su sistema tónico, provocándose un
El hombre es un ser relacional que vive en interacción con el mundo; es y está en el mundo, y estado de quietud y tranquilidad en el niño o en la niña. Si ocurre un desacuerdo o rechazo
en él, es presencia y está presente dialógicamente junto a los demás. Esta capacidad dialógica en este encuentro, el sistema tónico también participa, tensando involuntariamente la mus-
del ser humano implica un sentido de totalidad: toca nuestra interioridad y exterioriza lo exis- culatura del niño y la niña, provocando, en consecuencia, sensaciones poco placenteras y
tente en nosotros mismos hacia el encuentro con los demás: desagradables. A partir de estos dos comportamientos observados en la relación del párvulo
con los demás, es posible afirmar que lo orgánico se amalgama con lo emocional y social (Da
§ La corporalidad es presencia, forma de lenguaje, donación y comunicación.
Fonseca, 1996).
§ La motricidad es manifestación de nuestro ser que va al encuentro y se extiende para
interaccionar con los demás Esta necesidad –desde el nacimiento– de proximidad afectiva corporal del niño y la niña o
vínculo de apego con su madre, padre o figura de cuidado, es reconocido por Chokler (1988)
Cada uno de nosotros es un ser de relación, con una capacidad dialógica potencial singular; como uno de los organizadores del desarrollo infantil que les genera, sosiego, seguridad, satis-
ello quiere decir que somos capaces para interaccionar positivamente con el mundo que nos facción y placer. Cobran vital importancia en esta relación el contacto piel a piel, la tibieza, el
rodea, y al hacerlo, nuestra forma particular de ser y estar en el mundo se expresa y manifies- balanceo cadencioso, el tono de la voz suave y la mirada cálida de las personas adultas.
ta, especialmente ante los demás. En este diálogo o encuentro, el propio cuerpo es lenguaje y
comunicación: estamos presente y somos presencia orientada hacia los demás. En esta forma de comunicación no verbal, compartimos un espacio de acción común; vivimos
18 Rodrigo Gamboa Jiménez, Gladys Jiménez Alvarado y Carola Cacciuttolo Juárez Bases Pedagógicas de la Educacion Física Infantil 19

un tiempo que no es cronológico; espacio-tiempo existenciales que significa la reciprocidad En este sentido el afán exploratorio de búsqueda y descubrimiento de lo que rodea de los
en la donación de momentos de nuestra vida; momentos en que evolucionamos hacia la ar- niños y las niñas es generadora de nuevas formas de accionar en y con los objetos disponibles
monía junto a los demás, y en consecuencia hacia un posible encuentro. del ambiente; del mismo modo, las actividades lúdicas en interacción con los demás, impulsan
esa iniciativa vital a interpretar simbólicamente la realidad, a gozar y sorprenderse genuina-
1.4. NUESTRA CORPORALIDAD Y MOTRICIDAD SON FUENTE DE INNOVACIÓN Y mente con los propios descubrimientos y a concretar en verdaderas obras su insospechada y
CREATIVIDAD mágica imaginación; los niños y las niñas, en consecuencia, plenos de espontaneidad y vigor,
se encuentran en la etapa ideal para acrecentar esta capacidad y así poder seguir desarrollán-
Nuestra corporalidad es fuente de innovación y expresión creativa. dola durante todo su porvenir. Así el ser humano, desde su infancia, siendo protagonista de
La motricidad es un haz de posibilidades que expresan nuestra capacidad creativa. sus actos, expresa su potencial creativo que le permite renovar, innovar, transformar su propia
realidad y la que le circunda.
El hombre es creador por naturaleza ante la necesidad de expresar su mundo interno perso-
nal, y porque precisa relacionarse con su entorno sociocultural de manera singular; es el ser b) La creatividad en tanto proceso
que expresa su creación. Cuando crea, pone en juego el pensamiento divergente, la capacidad
para explorar, errar y rectificar; probar y verificar. Este proceso le permite llegar a exteriorizar Se pueden reconocer las siguientes etapas (Motos, 2005):
la propia energía vital interior: § Preparación: la persona se encuentra en una situación favorable y descubre medios ade-
§ La corporalidad es fuente de innovación y expresión creativa; lo que toca y realiza se trans- cuados para crear.
forma en obra y regalo. § Incubación: construcción interna de la obra, en la cual se hace un análisis del contexto o
§ La motricidad es un haz de posibilidades que expresa nuestra capacidad de re-crear, ex- situación para hacer la búsqueda de soluciones posibles.
tender, variar con originalidad junto a la magia propia de la infancia. § Iluminación: se plasma la nueva idea.
§ Revisión: proceso de retroalimentación y evaluación de los resultados, para realizar una
En este contexto, el cuerpo humano no es una cosa material o instrumento del cual nos ser- nueva experimentación con posibles correcciones para la puesta en práctica.
vimos y que es posible poseerlo o bien dejarlo cuando participamos creativamente en el
La creatividad es un sendero abierto a la incertidumbre…
mundo de los objetos y de los demás. Por el contrario, motricidad, sensaciones, emociones,
a la magia de nuestras fantasías…
sentimientos y pensamientos confluyen en nuestro ser para conquistar el espacio, re-crearlo
… el paso de lo imaginado a la realidad expresada con significado
motrizmente y encontrar nuevos caminos, proyectando en nuestra expresión motriz formas y
y el sello de nuestra singularidad personal…
sonidos; lo existente y lo imaginario; la realidad y la fantasía.
Una oportunidad única en el ahora y el aquí…
Al respecto, podemos encontrar en la historia de la cultura, múltiples ejemplos como la mano
La educación de procesos creativos comienza con la exploración lúdica infantil en contextos
del hombre ha sido expresión visible y concreta de esta posibilidad de recreación y transfor-
de práctica interesantes, diversos y abiertos a lo que emerge de cada niño y niña, de modo
mación de la arcilla, de la madera tallada, de la piedra esculpida. Para autores como Trigo et al.
que la experiencia sea entusiasta, alegre, novedosa, multifacética:
(1999) y Menchén (2001) citado por Chacón (2005), la creatividad es una capacidad humana
que se encuentra potencialmente en todas las personas, y que puede ser analizada desde tres Un viaje por el mundo de la fantasía, lo mágico, los sueños y la sensibilidad
puntos de vista, como capacidad, como proceso y como obra. que se hace realidad como regalo en y al mundo.

a) La creatividad en tanto capacidad c) La creatividad en tanto obra o producto


Hace referencia a la potencialidad del ser humano para relacionar o combinar elementos co- Hace referencia a la obra creada, el resultado del proceso creativo que se caracteriza por pre-
nocidos a fin de lograr resultados que sean originales y relevantes; recombinaciones sujetas sentar los siguientes indicadores, entre otros:
a las experiencias vividas y a la generación de algo nuevo. Esta originalidad dependerá de
§ Originalidad: que se relaciona con lo diferente, infrecuente o ingenioso.
factores externos, sociales, ambientales, culturales y educativos que propician oportunidades
de desarrollo de esta capacidad para que esta fluya desde los propios recursos y significados, y § Fluidez: que implica cantidad de respuestas elaboradas.
se exprese en las diferentes formas del lenguaje del hombre, transformándolo en constructor § Flexibilidad o variedad de respuestas: propuestas que coinciden con distintos tipos de
de sí mismo. categorías.
20 Rodrigo Gamboa Jiménez, Gladys Jiménez Alvarado y Carola Cacciuttolo Juárez 21

§ Redefinición: vinculada a la elaboración de respuestas respecto al uso de un recurso ma- Capítulo II


terial, distintas a las que le son propias.
Motricidad: significados de su práctica en el desarrollo infantil
Las características de flexibilidad, fluidez, redefinición y originalidad son funciones del pen-
samiento divergente; por otro lado se dice que los profesores creativos suelen ser sensibles,
flexibles, imaginativos, empáticos con sus estudiantes, ingeniosos, les gusta la interacción con
los demás, arriesgarse y emprender desafíos (Chacón, 2005).

La creatividad expresada motrizmente supone reencontrarse o redescubrir las propias posibi-


lidades de expresión motriz para jugar con lo simultáneo y lo sucesivo, con lo intenso y suave,
con lo rápido y lo lento, con los espacios, con las trayectorias, con las formas y los colores; en
definitiva con la imaginación, la magia, el asombro y la emoción. De esta forma, el niño y la PALABRAS INICIALES
niña expresan su afán exploratorio de búsqueda y descubrimiento de lo que rodea, iniciativa
que es generadora de nuevas formas de accionar en y con los objetos disponibles del am- En el presente capítulo, la invitación es reflexionar en torno a otro de los
biente; del mismo modo, las actividades lúdicas en interacción con los demás, impulsarán esa fundamentos de la educación de la motricidad infantil y la educación de niños
iniciativa vital a interpretar simbólicamente la realidad, a gozar y sorprenderse genuinamente y niñas por medio de la motricidad: EL SIGNIFICADO DE LA MOTRICIDAD Y
con los propios descubrimientos y a concretar en verdaderas obras su insospechada y mágica SU PRÁCTICA EN EL DESARROLLO INFANTIL, y a partir de su comprensión y
imaginación. Así el ser humano, desde su infancia, siendo protagonista de sus actos, expresa resignificación, consolidar nuestra vocación y fortalecer la disposición a disfrutar de
su potencial creativo que le permite renovar, innovar, transformar su propia realidad y la que cada momento que se posee para estar con ellos y ellas.
le circunda.
Conjuntamente a lo señalado, el presente apartado busca reflexionar y buscar respuesta a una
serie de interrogantes que surgen del análisis de nuestros planteamientos teóricos, como de
los realizados por otros autores que se refieren a la temática. Algunas de estas interrogantes
son:
§ ¿Cuál es el sentido y características generales del desarrollo humano?
§ ¿La infancia: se puede considerar como la etapa fundante del desarrollo humano?
§ ¿Cuál es la relación entre corporalidad, motricidad y desarrollo infantil?

Al respecto, ya se pueden encontrar algunas respuestas y desafíos pedagógicos relacionados


con este tema a partir de lo que señala Chokler (1988), cuando plantea la teoría de los orga-
nizadores del desarrollo psicomotor, enfatizando como tales:
§ La aventura de la exploración sensomotriz: el ejercicio de la motricidad, y el descubrimien-
to de sí mismo en interacción creativa con y en el mundo.
§ La experiencia del dialogo corporal: la comunicación con la madre, el padre, los seres de
apego y la convivencia con los demás.
§ La experiencia del equilibrio: la confianza y la autonomía infantil.

1. DESARROLLO HUMANO: SU SENTIDO Y CARACTERÍSTICAS GENERALES

El ser humano, inacabado por naturaleza, tiene la opción de realizarse en cuanto hombre, a
lo largo de toda su vida a través de un proceso de desarrollo permanente.