Вы находитесь на странице: 1из 6

El Nihilismo es otra de esas corrientes filosóficas incómodas, así como lo son el

Pesimismo, el Anarquismo, el Absurdismo, entre otras. El motivo de esto es que el


Nihilismo establece que la vida carece de valor o propósito alguno. Es la negación de
uno o más aspectos de la vida y de ahí se ha mencionado entre esas doctrinas filosóficas
que no se nos enseñan en las escuelas de manera amplia, ya que puede tener un efecto
contraproducente entre los alumnos. Desconozco el alcance de estas doctrinas entre
estudiantes propios de facultades de Filosofía, pero cuando nos encontramos con la
disciplina en nuestra formación académica, es una de esas corrientes en las que no
profundizamos.

Siempre es bueno conocer un poco de


historia: El Nihilismo surgió en el siglo XIX
y el primero en utilizar el término fue el
filósofo alemán Friedrich Jacobi, quien
utilizó la palabra "nihilista" para criticar la
filosofía idealista de Johann Gottlieb Fichte,
Jacobi aseguraba que en su filosofía,
Fichte le daba tal importancia y absolutismo
al ego, al Yo, que en su extremo
subjetivismo negaba la existencia o
trascendencia de un Dios. Fue la primera
vez que el término se utilizó en la Filosofía.
Posteriormente, en 1862, en la novela
"Padres e Hijos" el escritor ruso Iván
Turguénev popularizó el término para
describir a uno de sus personajes: Bazárov,
quien se declara como nihilista y su punto
de vista choca frecuentemente con el del
resto de los personajes. Una novela que
todos los estudiantes (o aficionados) a la
Filosofía deberían de leer. Kierkegaard fue
el siguiente precursor del nihilismo, aunque no fue el término que utilizó propiamente, el
filósofo danés establecía que existía un estado que se debía evitar en el que se suprimía
la individualidad de tal manera que la unicidad quedaba relegada y era declarada como
"no existente" y no se puede afirmar la existencia significativa de algo.
Kierkegaard también afirmaba que el humano debe
evitar caer en este estado. Friedrich Nietzsche es un
filósofo al que se asocia mucho con el término
"nihilismo", Nietzsche menciona mucho el término y
con diferentes significados, todos negativos, pues
afirma que el humano busca algo que quiere o
necesita pero no lo encuentra en el mundo en el que
vivimos, ya sea porque no es lo que esperamos o
creíamos que era, o porque de verdad no le
encontramos el sentido, así que se sumerge en una crisis que se convierte en nihilismo.

Nietzsche define de la siguiente manera a un nihilista: Un nihilista es un hombre que


juzga al mundo por lo que no es y el mundo por lo que no es no existe. Según este punto
de vista, nuestra existencia no tiene significado: decir "en vano" es el camino del
nihilista". Ya en el siglo XX el filósofo alemán Martin Heidegger exploró el Nihilismo como
la corriente o estado en la que no queda nada del ser en sí. El ser nihilista es apoyarse
en un reduccionismo del Ser a un mero valor. La corriente fue muy explorada en la
segunda mitad del siglo XX por filósofos tan diversos como Jacques Derrida, Jean-
Francois Lyotard, Jean Baudrillard entre otros. Vale la pena mencionar que el Nihilismo
surgió como movimiento social en Rusia de 1860, cuando la población inconforme con
la situación del país, se reveló contra las autoridades. Eso es básicamente el Nihilismo
a través de los tiempos. No es una doctrina
filosófica que nos acerque a una conclusión
"feliz" del porqué estamos aquí y cuál es
nuestro propósito, pero expone sus ideas al
igual que el resto de una manera clave. Y
¿quién puede asegurarnos y probarnos qué
está bien y qué está mal en el mundo de la
filosofía? Eso es lo apasionante de la
filosofía, cada quién cree lo que quiere dentro
de todas las posibilidades qué se nos
presentan a diferencia de las ciencias
exactas en las que los problemas solo nos
presentan una solución.

El problema con el Nihilismo es que la cultura popular ha intentado asociarlo a malas


costumbres o con malas referencias como el Guasón de Heath Ledger, al que en la
película nunca se le menciona como tal, aunque muchos de los análisis posteriores a la
película lo consideraron un nihilista.
Ser nihilista no es tomar bombas y atacar la ciudad, tampoco es asesinar porque sí,
simplemente es una doctrina que nos afirma que no podemos encontrar sentido alguno
a la vida, es la negación de la vida o de sus aspectos fundamentales, pero no es ser un
criminal. Existe una gran diferencia; el nihilista niega la vida, no la destruye. Quizá sí, el
Guasón de Heath Ledger no creía en la vida, pero sus crímenes no lo hacían nihilista,
su actitud hacia la vida sí lo hacía uno.

La doctrina del Nihilismo ha sido escondida


por muchas escuelas y colegios de la
enseñanza normal del curso de Filosofía
por existir un concepto erróneo de la
misma. La educación no quiere formar
nihilistas porque los confunde con
criminales, pero los nihilistas no son
criminales ni necesariamente son
revoltosos o gente que se levanta contra el
sistema, el nihilismo no es un anarquismo.
La idea que se tiene popularmente por nihilismo es la que le ha acomodado entre las
doctrinas filosóficas que no se deben enseñar a gran escala pero claro que se debería,
el nihilismo, estoy seguro, es una filosofía que muchos estarían dispuestos a aceptar. Al
igual que el absurdismo no nos intenta responder nada pero a diferencia del absurdismo
ya no se cuestiona los propósitos fundamentales de la vida, simplemente los decide
rechazar. Y quizás con justa razón, para que quebrarse la cabeza y seguir analizando
algo que nunca lograremos entender.
NIHILISMO: El nihilismo es un movimiento
filosófico que se caracteriza por la negación de
los hipotéticos sentidos de la existencia
humana, puede entenderse entonces como la
refutación de todo lo existente. Para los
partidarios de esta corriente, la vida no presenta
significado alguno, que pueda ser interpretado o
descifrado. Su más fiel exponente fue el filósofo
Alemán Friedrich Nietzsche.Nietzsche reafirmó
este concepto que se encontraba vigente entre
los antiguos ateos griegos, el cual se refería a
una actitud filosófica opuesta a la ontología y a
la metafísica, ya que el ser es visto como un
“nada”, como algo insignificante y trivial.

El nihilismo es partidario de la inexistencia de valores y de autoridad por la cual hay que


someterse, no existe la vida más allá de la muerte, ni tampoco saberes incuestionables,
principalmente aquellos que no pueden comprobarse y que pretenden establecerse por medio de
la fe.

Este conjunto de ideas, carentes de dogmas y que se encuentra abierta a diversas posibilidades,
demuestra que el mundo se encuentra en un continuo ir y venir y al cual el hombre debe lanzarse,
sin tratar de evadirlo, pero claro está, sin ningún tipo de ligadura política ni mucho menos teológica,
promoviendo en este caso, el caos y el desorden.

Para Nietzsche, la naturaleza de la vida representa la voluntad de poder, si esta no existiese,


quedaría solo la nada. El nihilismo se encuentra representado por los pseudovalores, que el propio
hombre adopta como reales, pero son una falsa, que se viene abajo, ya que el nihilismo activo se
encargará de demostrar dicha falsedad y dará origen a la aparición de nuevos valores.

Existen autores que al concebir al nihilismo como negación de toda doctrina, le dan entrada a
opciones infinitas, no específicas; en este caso se le considera un nihilismo positivo. Mientras que
a la negación de todo razonamiento ético, que genere autodestrucción o negligencia, se le
considera nihilismo negativo.

Aparte de Nietzsche, también existieron otros filósofos como Heidegger y Kierkegaard que
interpretaron (a su manera) el pensamiento nihilista, sin embargo, todos ellos se enfocaron en el
tema de la vida y la carencia de significado que ésta tiene, en un mundo lleno de complejidades,
como lo es el mundo postmoderno.
DE “NIHIL”, NADA. ACTITUD VITAL Y FILOSÓFICA QUE NIEGA TODO VALOR A LA EXISTENCIA, O QUE HACE
GIRAR LA EXISTENCIA ALREDEDOR DE ALGO INEXISTENTE.

La idea nietzscheana del nihilismo es compleja:

1. Nihilismo como decadencia vital: para Nietzsche toda cultura que crea en la existencia de
una realidad absoluta, realidad en la que se sitúan los valores objetivos de la Verdad y el Bien,
es una cultura nihilista. En la medida en que el cristianismo concentra esta realidad absoluta en
la figura de Dios, a la que le opone el mundo de las cosas naturales, y en la medida en que,
según nuestro autor, dicho mundo “superior” es una pura nada, la cultura cristiana, y en definitiva
toda la cultura occidental, es nihilista pues dirige toda su pasión y esperanzas a algo
inexistente (el Dios cristiano, el Mundo Ideal y Racional de los filósofos), despreciando de modo
indirecto la única realidad existente, la realidad del mundo que se ofrece a los sentidos, la
realidad de la vida. En “Así habló Zaratustra” representa Nietzsche este modo de mostrarse el
espíritu con la figura del camello, símbolo de la aceptación resignada de las mayores cargas.

2. Nihilismo activo: es también nihilista la filosofía que intenta mostrar cómo los valores
dominantes son una pura nada, una invención; la filosofía nietzscheana es nihilista en este
sentido pues propone la destrucción completa de todos los valores vigentes y su sustitución
por otros radicalmente nuevos (propone la “transmutación de todos los valores”). Este
nihilismo es una fase necesaria para la aparición de un nuevo momento en la historia de la
cultura, para el reencuentro con el “sentido de la tierra”, la aparición de una nueva moral y de
un nuevo hombre, el superhombre. En “Así habló Zaratustra” representa esta figura del
espíritu con la metáfora del león(por su agresividad, su capacidad destructiva).

3. Nihilismo pasivo: es una de las consecuencias de la


“muerte de Dios”, aparece por la consciencia del carácter
radicalmente infundado de la creencia en lo sobrenatural, de
la creencia religiosa en el mundo del espíritu. Durante siglos
nuestra cultura ha considerado que los valores descansan en
algo trascendente, que existe un ámbito objetivo gracias al cual
la existencia tiene sentido. La vida tiene un sentido porque algo
exterior a ella se lo da. Con la muerte de Dios sobreviene la
crisis del sentido y el convencimiento de que la existencia es
absolutamente insostenible, vacía, carente de sentido. El
“nihista pasivo” no cree en ningún valor, puesto que considera que todo valor es posible sólo si
Dios existe, y Dios no existe; termina en la desesperación, la inacción, la renuncia al deseo, el
suicidio. En este momento crítico encontramos el nihilismo en la desesperación de los que
consideran que nada tiene sentido ni valor por no existir aquello que debería ser el fundamento
de todo sentido y valor, Dios. Aquél que dijese que si Dios no existe todo está permitido, aquél
que desesperase de la vida y se levantase en contra de ella por considerar que ésta solo puede
tener su fundamento en algo ajeno de ella y que dicho fundamento no existe, ese sería también
nihilista.
Definición de Nihilismo

La corriente filosófica conocida como nihilismo es aquella que se basa en la presunción de que
nada puede ser conocido, entendido o sabido ya que la vida no posee ningún tipo de significado a
descifrar. Esto implica que el ser humano no está supeditado a los valores, creencias o parámetros
de ningún ente superior ya que, de todas maneras, no puede conocerlo a ciencia cierta.
El término nihilismo proviene del latín, idioma en el cual nihil significa 'nada'. De este modo, el
nihilismo podría ser entendido como la negación de todo lo existente o, en otras palabras, la nada.
Uno de los elementos más importantes y centrales de esta corriente filosófica es justamente la
negación de varios aspectos de la vida humana, e incluso de la vida misma. Para los nihilistas, la
vida no posee ningún significado digno de ser conocido, interpretado o descifrado, como tampoco
lo tiene la moral, la religión, las formas políticas, etc.
El nihilismo es un fenómeno surgido principalmente en el siglo XIX a partir de los trabajos de
diferentes autores entre los cuales Kierkegaard, Nietzsche y Heidegger son los más reconocidos.
Cada uno de ellos realizó una interpretación diferente de este tipo de pensamiento pero en otras
palabras podemos decir que los tres trabajaron sobre la vida y la falta de significado que esta tiene
en un mundo tan complejo como el mundo postmoderno. Así, para los autores nihilistas nada de lo
que pueda hacer el ser humano para revalorizar su identidad, sus particularidades, sus intereses o
miedos puede ser útil ya que la vida ha perdido todo significado (o bien, nunca lo tuvo) y por tanto
es imposible conocer o saber nada respecto de ella. En muchos sentidos, el nihilismo se relaciona
con modos oscuros y sin sentido de entender la existencia humana en la Tierra.