Вы находитесь на странице: 1из 9

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

Presentado por:
Juana Mallerlyn De La Cruz Peña

Matrícula:
1-16-4566

Tema:
Unidad IV

Asignatura:
Ética profesional

Presentado a:
Pedro Diep

Fecha de entrega:
05 de abril del año 2019
Santiago de los Caballeros
República Dominicana
Introducción

A modo introductorio, puedo decir que los actos humanos son


aquellos que proceden de la voluntad deliberada del hombre; es decir, los
que realiza con conocimiento y voluntad.

En ellos interviene primero el entendimiento (que conoce el objeto) y


luego la voluntad (que lo busca o lo rechaza). En estos casos el hombre es
dueño y responsable de sus actos. Sólo en los actos humanos puede darse
valoración moral.

La categoría singular del hombre, que le distingue y eleva por


encima de los otros seres de la creación visible, radica en que está dotado
de inteligencia y voluntad, con libertad armonizada con la de sus
semejantes, para tomar decisiones.

Las expresiones cotidianas racionales del hombre caen en el


concepto de acto humano. El pensar y el razonar son actos propios del
hombre y están sometidos a una coacción de la voluntad determinada por
su conciencia moral. Esta es el tribunal interior que juzga el bien y el mal.
Con la ayuda del texto básico el cual se encuentra en los materiales del
curso realiza las actividades siguientes:

1. Un resumen en relación a la postura del determinismo respecto a los


actos humanos.

Los actos se denominan humanos cuando son propios del hombre


como hombre; pero, cuando los actos son hechos por el hombre pero no le
son propios a él como ser racional, se llaman actos de hombre.

Los actos humanos son imputables al hombre en cuanto involucran


su responsabilidad, por la misma razón que él los lleva a cabo en forma
deliberada y con autodeterminación. Por lo tanto, no son sujetos a las leyes
físicas que necesitan al agente, sino que a una ley que pone la voluntad bajo
obligación sin interferir con su libertad de escoger.

Además, son morales. Un acto moral es aquél que se realiza


libremente conociendo su conformidad o no con la ley de la razón práctica
y con la ley de Dios en forma última. Pero aunque un acto se lleve a cabo
con conocimiento pleno, su relación con la ley de la razón es conocida. De
aquí que los actos humanos sean moralmente buenos o malos, y su bondad
o maldad se imputan al hombre.

Y como por lo tanto pueden ser sujetos de elogio o culpa, quien los
comete es visto como virtuoso o malvado, inocente o culpable, merecedor
de premio o de castigo. Sobre la libertad del acto humano descansa
entonces la imputabilidad y la moral, el carácter moral del hombre, su
habilidad de buscar su último fin, no por necesidad o compulsión, sino que
por su propia voluntad y elección; en una palabra, toda su dignidad y
preeminencia en este universo visible.
De acuerdo al determinismo, cada acto de la voluntad está
determinado por el carácter del agente y por los motivos que hacen
deseable la acción, la segunda definición dada para Determinismo y que
sería coincidente con lo aquí vertido, es "sistema filosófico que admite la
influencia irresistible de los motivos"; la primera definición mencionada en
el Diccionario es: "sistema filosófico que subordina las determinaciones de
la voluntad humana a la voluntad divina.

El carácter, que consiste de las disposiciones y hábitos individuales,


se hereda de los antepasados o bien se adquiere por actividades pasadas; los
motivos surgen de la gratificación o del desagrado de la acción y su objeto,
o bien del medio ambiente externo.

Muchos deterministas omiten la libertad, la imputabilidad y la


responsabilidad, ya que consideran que son inconsistentes con sus teorías.
Para ellos, por lo tanto, el acto humano no puede ser nada más que un acto
voluntario. Pero existen otros deterministas que admiten aún la libertad de
la voluntad.

Y "el carácter es la constitución del yo como un todo." Definen la


libertad como "el control que procede del yo como un todo, y que
determina al yo como un todo." También la libertad es definida como un
estado en el cual el hombre tiene voluntad sólo en conformidad con su
verdad, sin cambios, y con una personalidad ilimitada. Similarmente,
aunque en su "Crítica de la Razón Pura" aboga por el determinismo, en su
obra "Metafísica fundamental de la moral" admite la libertad de la
voluntad, concibiéndola como independiente de las causas externas.
Escribe tu opinión personal.

En opinión personal, puedo decir que esto es la indiferencia de parte


de la voluntad, la cual tiene el poder en sí misma, de escoger cualquier
alternativa.

De aquí que, cuando hay reflexión de parte del entendimiento, hay


libertad en la voluntad y el acto que resulta es libre; y viceversa, cuando un
acto procede de la voluntad de una manera irreflexiva, no es libre sino que
es necesario.

Por lo tanto, así como son idénticas las acciones libres y


premeditadas, también lo son las acciones necesarias y no premeditadas. El
libre acto de la voluntad analizado de esta forma es, evidentemente, el acto
propio del hombre como ser racional.

Porque es el hombre quien se convierte en su causa determinante;


mientras que sus acciones necesarias están, inevitablemente, determinadas
por su naturaleza y por el medio en el que se desenvuelve.

El hombre es el amo de las primeras, mientras que las últimas no


están bajo su dominio y por lo tanto no pueden ser rechazadas por él. Por lo
tanto, estas últimas son propiamente actos humanos porque si bien son
desarrolladas por el hombre, no son determinadas por él.

El acto humano permite incrementos y disminuciones. Su


voluntariedad no puede disminuir ni incrementar.

La ignorancia permite un acto involuntariamente, dado que lo que es


desconocido no puede ser hecho en forma voluntaria; las pasiones
intensifican la inclinación de la voluntad, pero disminuyen la reflexión y en
consecuencia la libertad.
2. Representa en una tabla los siguientes aspectos:

Los obstáculos a la libertad y Las distintas estructuras de los actos


cuales anulan humanos.
responsabilidades.
Existen varios obstáculos que El acto humano se estudia en tres
disminuyen y, a veces, nulifican vertientes: la del acto natural (o humano
nuestra libertad. Es así que el en sí mismo, también
estudio de cada uno de estos llamado psicológico o puramente
obstáculos, nos proporcionaría filosófico), la del acto moral (en relación
mayor claridad para comprender con las costumbres humanas, es tanto
la manera de llevar a cabo filosófico como teológico) y la del acto
nuestras acciones en la vida sobrenatural y meritorio (estrictamente
cotidiana. teológico).
La libertad del hombre no es a) según el impulso de la facultad: puede
ilimitada; pero debe vivirse y ser elícito, es decir, propio de ella (por
conquistarse dentro de un nivel ejemplo, el acto elícito del
adecuado a la naturaleza humana. entendimiento es entender); o imperado,
cuando la facultad es impelida a actuar
Esta se define como la ausencia por orden de la voluntad (como
de un conocimiento debido. Todo permanecer atento sin distraerse). Las
lo que aumenta o disminuye el facultades internas (como el propio
conocimiento, de forma paralela entendimiento) pueden resistirse al
aumenta o disminuye la imperio de la voluntad.
responsabilidad. • Existen tres
tipos de ignorancia: invencible, b) según la clase de facultad: puede
vencible y afectada. ser interno, cuando se realiza en nuestras
facultades internas (imaginación,
Se define como una turbación entendimiento, etc) sin manifestación
interior causada por un mal al exterior; o puede ser externo, con
cual se le considera inminente y manifestación externa
difícil de evitar. Un acto guiado (independientemente de que sea privada
por el miedo puede disminuir la o pública). El acto externo añade un
responsabilidad moral pero no la matiz moral que puede ser punible, del
quita del todo. El miedo también que carece el acto interno.
se presenta cuando alguien actúa
por la violencia que se ejerce c) según la necesidad de la Gracia:
sobre él. puede ser natural, si el acto no la precisa
(leer, hablar, pensar); o sobrenatural si la
requiere (amar, arrepentirse, creer,
confiar).

d) según sus condiciones: puede


El pánico es una ansiedad ser válido, si reúne todas las necesarias
extrema o miedo que se presenta según la ley, o inválido, si carece de
en forma súbita y puede dar lugar alguna.
a pensamientos o acciones
irracionales. e) según el modo en que se ajusta a la
recta razón y las normas de la moral:
El pánico puede incluir pulso puede ser bueno, si lo hace (por ejemplo,
rápido, sofoco (cara enrojecida y defender al desvalido); indiferente, si no
caliente), sudor y problemas para se relaciona directamente con dichas
respirar. La persona pierde todo condiciones (por ejemplo, pasear); malo,
control de su acción en el estado si se aparta (por ejemplo, fornicar).
de pánico por lo cual no hay
responsabilidad. f) según esté autorizado por la ley
natural o la ley positiva legítima: puede
serlícito, cuando está expresamente
autorizado; permitido, si no está
prohibido; o ilícito, si explícitamente no
está autorizado.
g) según el conocimiento del acto por el
entendimiento: puede ser perfecto, si el
sujeto es plenamente dueño de sí mismo
al realizarlo; o imperfecto, si el sujeto
obra con consentimiento alterado,
aunque no completamente (en cuyo caso
sería un acto no deliberado).
Conclusión

La libertad hace del hombre un sujeto moral. Cuando actúa de


manera deliberada, el hombre es responsable de sus actos. Los actos
humanos, o sea, los actos libremente realizados tras un juicio de
conciencia, son moralmente buenos o malos.

La bondad o maldad de los actos humanos depende de: el objeto


elegido, la intención o fin que se busca, y las circunstancias de la acción.

La persona humana se ordena a la bienaventuranza por medio de sus


actos deliberados; las pasiones o sentimientos que experimenta pueden
disponerle o contribuir a ello, pero en si mismas las pasiones son no buenas
ni malas; sólo reciben calificativo moral en la medida en que depende de la
razón y de la voluntad.

En el ser humano anida una serie de impulsos, tendencias, afectos y


sentimientos que se conocen como pasiones, reconocidas como fuerzas que
le ha puesto la naturaleza y que nos mueven a obrar. Esas fuerzas están
desordenadas y provocan tensión en el hombre, pero es indudable su
utilidad si se logra controlarlas.

Bibliografías
www.campusdigital.com › Blogs › Blog de HUMANIDADES

encuentra.com/de_la_ley_de_dios/los_actos_humanos__11426/