Вы находитесь на странице: 1из 7

Métodos cuantitativos en psicología

Mayra Alexandra Alonso rojas, cd 1410012957

John Alexander Pinzon Olmos, cd 1511024052

Iván Bernardo Rodríguez Viloria cd 1511022179

Jenny amparo puerto Vargas cd 1521024967

Ever Farfán, cd 1511022345

Angie johladay Ramírez Sepúlveda

Institución universitaria politécnico gran colombiano.

Facultad de ciencias sociales.

Setiembre 2016
PORQUE LA TOLERANCIA Y EL RESPETO DISMINUYEN EN LOS JOVENES

RESUMEN:

El respeto y la tolerancia son valores que tienen que ser promovidos continua mente para que los
seres humanos tengan una mejor convivencia nos apoyaremos en estos principios para investigar
cual es el motivo por el cual se está incrementando la intolerancia en la población joven en
Colombia, que hace que no coloquen en práctica estos valores.

Nuestra investigación estará basada en el cambio de comportamiento en esta población ya que


notable mente se ve que este fenómeno está afectando mucho la sana convivencia en nuestro país
y el mundo, si miramos en la prensa, la televisión la radio y por otros canales de información vemos
que la violencia se está incrementando cada día más y más, y es notable que la falta de estos
valores forman parte de esta indeseable problemática.
Marco teórico

Tolerancia: Vogt (1997: 3) define la tolerancia como el auto-control intencional ante algo con lo
que no estamos de acuerdo, algo que nos resulte desagradable, amenazante, o ante el cual
tengamos una actitud negativa. Esto con el objeto de mantener y promover la armonía en un grupo.

Weidenfeld (2002: 96) señala que la tolerancia es la columna vertebral que garantiza la función
interactiva de la democracia moderna. La educación de los ciudadanos debe orientarse hacia la
enseñanza del conocimiento y las técnicas necesarias para llevar una vida basada en la tolerancia y
la aceptación de los mismos derechos para todos.

Cada día se nota más en la sociedad la falta de tolerancia y de respeto para con los demás. Quizás
las razones son inexplicables, pero todos en algún momento han cruzado el límite de la cortesía y
han agredido al otro. Algunas veces sin intención.

Camps, Calpe, 1990, p. 81 afirma que "La tolerancia es la virtud de la democracia. El respeto a los
demás, la igualdad de todas las creencias y opiniones, la convicción de que nadie tiene la verdad ni
la razón absolutas, son el fundamento de esa apertura y generosidad que supone el ser tolerante.
Sin la virtud de la tolerancia, la democracia es un engaño, pues la intolerancia conduce directamente
al totalitarismo."

En este último sentido, la intolerancia resulta ser cualquier actitud irrespetuosa hacia las opiniones
o características diferentes de las propias. En el plano de las ideas, por ejemplo, se caracteriza por
la perseverancia en la propia opinión, a pesar de las razones que se puedan esgrimir contra ella.
Supone, por tanto, cierta dureza y rigidez en el mantenimiento de las propias ideas o características,
que se tienen como absolutas e inquebrantables. Tiene por consecuencia la discriminación dirigida
hacia grupos o personas (que puede llegar a la segregación o a la agresión) por el hecho de que éstos
piensen, actúen o simplemente sean de manera diferente.
http://www.buenastareas.com/ensayos/Intolerancia/40406950.html
Publicado en el diario la crónica del Quindío, octubre 13 de 2013 por María Elena López

La muerte de un hincha de Nacional a manos de unos jóvenes de millonarios, el asesinato


de un padre que defendió a su hijo víctima de un ataque por llevar la camiseta, asesinar a
la novia por que hablaba con un amigo, jóvenes que mataron a un compañero a golpes,
son síntomas alarmantes de intolerancia que llevan al exterminio del otro.

Este es un tema de máxima gravedad. Conocer el porqué de esta violencia, que ya se ha


vuelto tan común en la interacción de jóvenes y adolescentes, es un primer paso hacia la
solución. Las preguntas deben ir más allá de buscar un culpable externo, para llevarnos a
reflexionar sobre lo que nos toca a cada uno en este complejo fenómeno ¿Qué hay detrás
de estas conductas violentas? ¿Cómo actuamos en nuestro papel de padres, familiares,
amigos, vecinos, gobernantes, maestros o ciudadanos para desincentivar, prevenir o por el
contrario reproducir o motivar estos patrones?

Es cierto que estas conductas son el resultado de muchos factores donde interviene no solo
la familia, sino también la comunidad y el Estado. Las carencias y privaciones materiales y
emocionales, la falta de reconocimiento, afecto, guía y atención, las condiciones adversas
del medio, las presiones e influencia de actores e instancias que incitan al individualismo, a
la falta de empatía con el otro, a la viveza y a la indiferencia, entre muchas más, crean un
entorno personal, familiar y social que actúa como un detonador que lleva a los jóvenes a
usar la violencia como alternativa injustificada para expresar su inconformidad,
disentimiento, o diferencia.

http://www.inteligenciafamiliar.com/articulo.php?articulo=245&contenido=13
El respeto debe ser un valor, según los expertos, infundido desde la infancia, que al contrario de ser
conceptual es un hábito que se debe poner en práctica a diario. Aunque muchos recibieron la lección
de sus padres, es cumplirlo con el prójimo, por eso siempre se debe buscar conocer la opinión,
pensamiento e ideas de los demás. “Freddy Hernando Cristancho” ( psicólogo social)
http://www.vanguardia.com/entretenimiento/galeria/307414- .

En este sentido, Díaz Guerrero (1982) —al hablar de México— y Alberoni (1995) —de forma más
general—, comentan que el respeto ha sido transmitido, generacionalmente y en las más diversas
culturas, como uno de los valores universales más importantes, que se asocia directamente con el
amor, la dulzura, la ternura, la generosidad, así como con lo altruista, noble, alto y admirable que
se puede demostrar dentro de una relación recíproca y armónica entre los miembros de un grupo
social. http://www.redalyc.org/pdf/654/65414106.pdf

Mirando de mi punto de vista analizo que las generaciones anteriores a la nuestra practicaban
más estos valores, los hombres reflejaban la nobleza poseían ese sentimiento de empatía el cual se
reflejaba en los comportamientos de la mayoría de los humanos, no podemos descartar los malos
comportamientos porque de una manera ou otra siempre han existido pero la nobleza y los valores
se ante ponían. Vasado en estos análisis miramos la necesidad de investigar porque nuestra
generación está dejando a un lado estos patrones de buena convivencia, actuando casi que
inconscientemente tomando actitudes que fomentan violencia y desestabilizan la buena forma de
vivir. Es por esto que sectores sociales defensores de los derechos humanos promueven estrategias
para frenar este fenómeno que cada día se incrementa en nuestras sociedades.

Según “Antonio Martínez-Pujalte,”: Desde esa perspectiva, el Congreso Internacional sobre la


Enseñanza de los Derechos Humanos congregado por la UNESCO en Viena, en 1978, señalaba que
la enseñanza de los derechos humanos debería tener por objetivos: Motivar las actitudes de
tolerancia, de respeto, de solidaridad inherente a los derechos humanos.

Desarrollar en cada individuo la conciencia acerca de los medios por los cuales los derechos
humanos pueden ser concretados en la realidad social y la política en el nivel tanto nacional como
internacional. ”Antonio Martínez-Pujalte,” “Los derechos humanos como derechos inalienables”

http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0188-77422004000100012
Los impedimentos específicos para el desarrollo del respeto

Kolhammer Verlag (Stuttgart) y la J. Habbel Verlag (Regensburg), pp. 365-374.


Antes de analizar con detalle los medios para el desarrollo del respeto, hemos de examinar
brevemente las concretas dificultades para una educación orientada en este sentido, dificultades
que en parte surgen durante la pubertad, y en parte provienen de la mentalidad de nuestra época.
Los jóvenes, principalmente entre los quince y dieciocho años, tienen el peligro de incurrir en una
actitud que pudiéramos denominar histeria de la independencia y del aparentar más de lo que son.
El hombre joven demanda independencia y, ante todo, desea imponerse al otro con su superioridad
y con su independencia. No quisiera tener que confesar que algo le puede conmover, producir una
consideración extrema o sorprender. Se preocupa convulsivamente de jugar el papel del “hombre
independiente”, del que todo lo adivina, de quien está por encima de todo haciendo ostentación de
una seguridad imperturbable. Pero cuanto mayor es su pretensión de exhibir esa seguridad, más
inseguro resulta ser en realidad. Realmente depende por completo del otro, incluso de una manera
ilegítima. Imita indiscriminadamente a otros hombres que le suelen imponer por su virilidad,
independencia y seguridad, y que le hacen sentir precisamente su dependencia. Confía en conseguir
su independencia y superioridad imitándolas en todos sus aspectos. Es el tipo mismo de lo que
Dostoievski ha descrito tan magistralmente en El idiota y en Los hermanos Karamazov. Esa mezcla
de complejo de inferioridad, de sufrimiento por sentir que no se ha crecido todavía del todo, de
deseo de impresionar exteriormente, como si esa combinación de orgullo e inseguridad y esa
inmadurez específica pudiera imponerse con fanfarronería… Todo ello constituye claramente la
antítesis del respeto. Esa clase de disposición moral ve en toda respetuosa abnegación un
menoscabo, una minimización de la virilidad y de la superioridad verdaderamente independientes.
El hombre joven dominado por esa disposición moral se empeña en mostrar una actitud
irrespetuosa frente a todo lo que normalmente demanda respeto, sumisión y estima. Propende,
además, a hablar de modo irreverente sobre la Santa Iglesia, las obligaciones morales, el
matrimonio, etc. Este peligro general del joven, incluso después de la pubertad, constituye uno de
los grandes obstáculos a los que se enfrenta la educación para el respeto.

http://www.redalyc.org/pdf/834/83400715.pdf
Justificación

Delimitación del problema

De investigación