Вы находитесь на странице: 1из 15

1º TALLER ESI: MITOS Y ESTEREOTIPOS SOBRE

Su organizacion

SEXUALIDAD Y GÉNERO

CUADERNILLO DE TRABAJO

1
así también quisiera
horadar yo la trama
que a mi pesar habito
y por el hueco huir.

(BEATRIZ VIGNOLI)

Fundamentación: der en qué términos las diferen-


cias, dentro de una sociedad,
El siguiente taller es el primero son buenas –entendiendo lo
de una serie de tres talleres que “bueno” como aquello que
se desarrollarán a lo largo del “aumenta nuestra poten-
año en torno al eje Sexualidad cia” (Deleuze; 1981).
y Género, en el marco de la im- Así, la finalidad de este primer
plementación de la Ley Nacio- taller es lograr que las indaga-
nal 26.150: Ley de Educación ciones que se habiliten puedan
Establece que todas y todos sexual integral. desnaturalizar sentidos comu-
En este primer momento del nes (sin desvalorizarlos) para
las y los educandos tienen de- recorrido proponemos una in- comenzar un camino de decon-
recho a recibir Educación Se- dagación acerca de los estereo- trucción de aquellas prácticas
tipos que circulan sobre qué es que, condicionadas socio-
xual Integral (ESI) en los esta- el género, qué relación tiene históricamente, reprimen nues-
con el sexo, qué es el sexo, y tra libertad y nuestra posibili-
blecimientos educativos públi-
qué condiciones de existencia dad de definirnos por nuestro
cos, de gestión estatal, social y social para los individuos habi- hacer en cuanto elección libre
litan las diferentes respuestas y compartida.
privada de las jurisdicciones que podamos dar a las pregun-
nacional, provincial, de la Ciu- tas anteriores. En este marco,
nos preguntamos sobre la inte-
dad Autónoma de Buenos Ai- ligibilidad binaria para acercar-
nos a abrir cuestionamientos
res y municipal. A los efectos sobre las posibilidades e impo-
de esta ley, entiéndase como sibilidades de los géneros,
“interesándonos por las oportu-
Educación Sexual Integral la nidades del individuo (…) en
que articula aspectos biológi- términos de Libertad” (Butler;
1949).
cos, psicológicos, sociales, Hablamos de Libertad porque
comprendemos la misma como
afectivos y éticos. la base fundamental para el
desarrollo de las posibilidades
de los individuos, en el marco
de la cual podemos abrirnos a
nosotros mismos y a la relación
con las y los demás y compren-

22
Tema:
Mitos y estereotipos sobre sexualidad y gé-
nero en el cotidiano: prácticas y conceptuali-
zaciones internalizadas y naturalizadas.

Pregunta:
¿Por qué concebimos nuestro cuerpo y nues-
tra participación en la sociedad a partir de la
binaridad sexo-genérica?

Actividades:
¿Que pensamos de lo que vemos?

1. Observar detenidamente las siguientes imágenes en conjunto con las compañeras y compa-
ñeros.

3 3
4 4
2. Responder:
A- ¿Que es lo que observan en las imagenes anteriores?

…………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………...................
......................................................................................................
......................................................................................................

B- ¿Que les generan estas imagenes?


…………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………...................
.....................................................................................................
.....................................................................................................
.....................................................................................................
3- Compartir con las y los companeros las diferentes opiniones y posturas
que hayan surgido.
55
El problema de los estereoti- ¿Qué son los estereotipos?
pos.
¿Qué es un estereotipo?
Este es un problema humano Los estereotipos son hábitos, costumbres, rasgos físicos o psicoló-
que viene con el proceso de gicos que se esperan en cada tipo de persona. Son modelos, pautas
miles de años. Y crea miedo, culturales a seguir.
¿Por qué reflexionar sobre los estereotipos?
rechazo u odio a cualquier Reflexionamos sobre los estereotipos porque éstos condicionan
persona que por alguna de nuestra manera de pensar, de vivir, y los prejuicios que tenemos
las razones haya roto con lo sobre las demás personas.
impuesto dentro de un este- ¿Qué son los estereotipos de género?
Los estereotipos de género son las características que supuestamen-
reotipo dado. te deben tener los varones y las mujeres por el sólo hecho de “haber
nacido” con ese sexo.
Esta problemática se mani- ¿De dónde adquirimos estos estereotipos?
Los estereotipos de género son adquiridos por nosotros desde la
fiesta con rechazos, despre-
edad más temprana, dado que son muchos los espacios e institucio-
cios, amenazas, agresiones y, nes por las que pasamos a lo largo de la vida que crean y reprodu-
a veces, con asesinatos. cen tales estereotipos.
Sin embargo, hay ciertos espacios que reproducen tales estereotipos
de manera más marcada que otros. Uno de estos espacios son las
propagandas de la televisión.

Actividad.
Observen con atención las propagandas de los siguientes
productos presentes en el video: https://www.youtube.com/
watch?v=sNtzths3K6Y

Los productos presentes son: CIF, Mr . Músculo, Lysofor m, Renault Symbol, Br ahma, desodor an-
te y jabón Axe, Hamlet, Menthoplus, Anaflex, ActionMan, álbum de Barbie.
Y la propaganda de promoción del mundial de fútbol 2018 de TyCSports.

Responder:

A- ¿Qué pudieron notar en


estas propagandas?
B- ¿Qué estereotipos se re-
producen?
C- ¿Qué lugar ocupan los
hombres y cuál las mu-
jeres en estas propagandas?

6
………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………...
………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………...
………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………...
………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………...
………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………...
………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………...
………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………...
………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………
7
Los estereotipos más frecuentes que circulan entre nosotras y nosotros son:

Estereotipos femeninos: Estereotipos masculinos:


Inestabilidad emocional Estabilidad emocional
Intuición Dinamismo
Falta de control Agresividad
Aspecto afectivo muy marcado Tendencia al dominio
Pasividad Objetividad
Irracionalidad Racionalidad
Frivolidad Aspecto afectivo poco definido
Ternura Valentía
Sumisión Cualidades y actitudes intelectuales
Miedo Franqueza
Dependencia Aptitud para la ciencia
Debilidad Eficacia
Aptitud para las letras Amor al riesgo
Aptitudes manuales
Aptitud para los cuidados

Los mitos
¿Qué es un mito?
El Diccionario de la Lengua Española nos ofrece una definición que, a primera
vista, parecería que no tiene nada que ver con lo que estamos hablando, pero po-
dremos descubrir que no es así. La definición dice: “historia ficticia o personaje
literario o artístico que encarna algún aspecto universal de la condición humana”.
Y como ejemplo, uno más que pertinente: El Mito de don Juan.

La función de los Mitos es persuadir a una determinada comunidad de que las co-
sas son de una determinada manera, y que no se deben –ni pueden- modificar. La
mayoría de los mitos más conocidos, además, se encuentran fundamentados en
alguna leyenda o en algún relato famoso de alguna cultura particular, así se torna
más difícil romper con la misma.

Vos, ¿qué mitos conocés? ¿en qué historia o leyenda se basa? ¿qué idea intenta
sostener o explicar?

8
………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………
Esta lista nombra alguno de los mitos más frecuentes que circu-
lan entre las personas de nuestra sociedad:
 Los gays y las lesbianas no son personas normales, padecen de una enfermedad.
 Si algún homosexual conociera a la persona correcta del sexo opuesto se enamoraría
y se curaría de su homosexualidad.
 Hay deportes para hombres, como el rugby, y deportes para mujeres, como el ho-
ckey.
 Hay cosas que las mujeres no pueden hacer porque solamente los hombres son capa-
ces, como arreglar un auto, trabajar de albañil, de plomero o electricista.
 Las mujeres tienen un talento especial para el cuidado del hogar y de los hijos.

Otros:

 Las mujeres no saben jugar al fútbol.


 A los gays no les gusta el fútbol.
 Todos los hombres mueren por mirar el mundial de fútbol.
 Lo único que las mujeres trans saben hacer es el comercio sexual.
 Los hombres gays son afeminados y quieren ser mujeres, las lesbianas son marima-
chos y quieren ser hombres.
 Los homosexuales y trans eligen ser homosexuales o trans.
 La homosexualidad es contagiosa.
 A los gays les gustan todos los hombres y a las lesbianas todas las mujeres.
 Las personas trans acosan a las personas que les gustan.

9
1- ¿Alguna vez escuchaste alguna de estas frases? ¿En qué contexto?
…………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
……………...……………………………………….
2- ¿Estás de acuerdo con alguna de las ideas nombradas? ¿Por qué?
Fundamenta tu respuesta.
…………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
……………………………………………………….
Ahora mira el video “¿Qué cosas del otro género te gustaría hacer?”
(disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=rtA32POHCpU)

10
Cierre:

Hay una enorme multiplicidad en cómo las distintas culturas y tiempos históricos
perciben las maneras de ser mujeres y ser varones.
Sin embargo, en la sociedad en que vivimos, ha predominado a lo largo de la his-
toria un modelo o estereotipo de mujer y uno de varón; en estos estereotipos se
define y delimita lo que pueden o deben hacer las personas de acuerdo a su sexo,
es decir, se signa una serie de roles, características, modos de ser o actuar, que su-
puestamente son “adecuados” al sexo biológico.
¿Lo has vivido o notado alguna vez? Tomate un tiempo para pensarlo y
poder continuar con a lectura.

Hay que prestar atención, porque estos modelos que cada sociedad construye de
distinta manera, pueden condicionar nuestra sexualidad al punto de impedirnos
disfrutarla plenamente.
El problema es que los estereotipos brindan una imagen simplificada y limitada de
las personas, en lugar de considerar sus particularidades.
Pero además, suelen orientar nuestros juicios, nuestras emociones, nuestras valo-
raciones, nuestras maneras de actuar.

11
Las ideas que circulan sobre los varones y las mujeres, como por ejemplo, que las muje-
res son “el sexo débil”, además de no tener ninguna validez científica, tienen consecuen-
cias negativas: si se sitúa a las mujeres en condiciones de debilidad, probablemente no
se les confíen puestos de responsabilidad o de decisión para los que se supone que hay
que tener cierta fortaleza. En la sociedad en que vivimos, tradicionalmente y aún hoy, se
ha fijado un papel más dominante para los varones y de mayor sumisión para las muje-
res.
La mayoría de las veces no nos damos cuenta de esto, porque nos parece algo “natural”,
que siempre fue así y siempre lo será.

¿Alguna vez te han hecho sentir inferior por ser mujer o no dar con el este-
reotipo de varón “macho”? Pensá bien esto y luego continua con la lectura.
Ponernos a pensar un ratito nos va a traer un montón de frases y situa-
ciones que dan cuenta de estereotipos de género referidos a cómo su-
puestamente son y cómo supuestamente deben comportarse las mujeres.
Por ejemplo, cuando a las nenas o a las adolescentes se les invita que
deben aprender a realizar las tareas de la casa: cocinar, lavar, planchar…
es raro escuchar que estas recomendaciones se las hagan a los varones,
como dando por sentado que estas tareas son responsabilidad de las mu-
jeres.
Otra situación de los más normal, es cuando una mujer ha cocinado algo
sabroso y se le dice: “ahora ya te podés casar”, como si la mujer debiera
obligatoriamente casarse, y como si una vez que lo haga, cocinar va a
ser una de sus obligaciones.
Como vimos, esto es algo permanentemente reforzado en las publicidades de productos
de limpieza y electrodomésticos. En estas publicidades, son las mujeres las que sufren la
suciedad de la casa, y las que se vuelven mágicamente felices ante la aparición de un
nuevo detergente o producto para lavar la ropa.
Otra idea que se escucha con frecuencia, es que las mujeres son más vulnerables que los
varones y están expuestas a mayores peligros.
Los presupuestos de las ideas preestablecidas sobre ciertos comporta-
mientos y actitudes que se les atribuye a las nenas y las mujeres adoles-
centes, que se traducen en frases como “las chicas son más aplicadas,
prolijas y ordenadas”, “las chicas son buenas para las materias huma-
nísticas”, “las nenas no dicen malas palabras”, “las nenas no juegan
brusco”, “las chicas son más tranquilas”, “las chicas son más románti-
cas”, “a las mujeres les gustan las películas o los libros de historias de
amor” “las chicas son coquetas”…

12
Como vemos, a partir de estas frases y muchas otras, en
general la gente espera que las mujeres, cuando aún son
niñas, sean delicadas y obedientes, y que después se ca-
sen, tengan hijos, y asuman la mayoría de los quehaceres
domésticos, incluida la crianza de sus hijos. De hecho,
aunque muchas mujeres trabajen fuera de su casa, siguen
teniendo sobre sus espaldas las mayores responsabilida-
des respecto de lo doméstico.

Los mandatos, los prejuicios y las generalizaciones también afectan a los varones.
Los mandatos sociales que reciben los varones son otros, pero también suponen una
carga importante de prejuicios. Por ejemplo, se da por sentado que los varones de-
ben esforzarse por ocupar un lugar central, de privilegio, tener decisión, poder de
discriminación sobre las situaciones que viven.
Al mismo tiempo, en muchos ámbitos de la sociedad, no se ve con buenos ojos que
los varones expresen sus emociones y sentimientos y pidan ayuda. Desde muy chi-
cos, se les exige mostrarse fuertes, responder en forma agresiva, ganar peleas, ser
autosuficientes. A veces se les repite a los varones desde muy chicos que “los hom-
bres no lloran”. Pareciera que para ser hombres ‘hechos y derechos’ nunca hay que
llorar, y tiene que aguantarse lo que sea…

¿No les pasa que todo esto lo oímos a


diario y lo tomamos como algo nor-
mal?

Tanto los varones como las mujeres, ex-


perimentamos cada día muchas emocio-
nes: nos alegramos por un logro, nos en-
tristecemos por la pérdida de un ser querido, nos duele un amor no correspondido o
una relación de pareja que no funciona, nos sentimos heridos ante un agravio o una
traición, nos emocionamos con un gesto de afecto, una palabra de aliento, o con la
letra de una canción o la escena de una película. ¿por qué entonces los varones no
tendrían el derecho de expresar estas emociones y compartirlas con otras personas?
Negar esa posibilidad, también es poner a los varones en con-
diciones de desigualdad.

13
No es muy sencillo ignorar estas presiones. Desde muy chiquitos, aprendemos a “ser
mujeres” y “ser varones”, y a relacionarnos de una determinada manera en función de
nuestro sexo. Estos estereotipos se incorporan desde la infancia. Un claro ejemplo son
los juguetes destinados para los chicos y las chicas: para las chicas, muñecas, que en el
juego cumplen el rol de hijos, cochecitos de bebés, artefactos y otros objetos de la ca-
sa, como cocinas, escobas, planchas; para los varones, autitos, pistas de carrera, pelo-
tas, juegos de herramientas. También el tipo de juego: juegos tranquilos para las nenas,
juegos con mayor movilidad y hasta brusquedad para los varones. Todo esto va mar-
cando nuestra niñez, nuestra adolescencia, y posteriormente, nuestra adultez.

¿Pensaste con respecto a esto rela-


tado como fue tu infancia?

Estas ideas van construyendo nuestro


género sin que nos demos cuenta. Al no
poder ver que estas son todas maneras
parendidas, muchas veces se toman co-
mo naturales cosas que no lo son. Estos
estereotipos, estos modelos de varón y
de mujer instalados en nuestra sociedad
y que vamos aprendiendo desde muy pe-
queños, tienden a convencernos de lo que hay que sentir, cómo hay que actuar en una
situación dada.
¿se te ocurre que tu modo de sentir o tu deseo no se ajusta al estereotipo? Es muy pro-
bable que te sientas anormal o raro… al tomar los estereotipos como “lo normal”, esta-
mos olvidando que son parte de la cultura, y que pueden cambiar en distintos lugares,
tiempos y sociedades.
Esta idea de “normalidad”, que niega la diversidad, trae consecuencias muy negativas
para las personas.
Pensemos en un varón adolescente al que no le gusta el fútbol, el deporte, y en cambio
disfruta de leer, ir al teatro, ver cine o danza. Es muy probable que se burlen por sus
preferencias… llegado el caso, puede que para evitar esas situaciones se obligue a ha-
cer cosas que no le interesan. Y dejar de lado las que verdaderamente disfruta. Cual-
quiera de las dos situaciones, le ocasiona malestar, lo hace sentir mal.
No te olvides de que no existe una sola forma de ser varón o de ser mujer. Cada perso-
na es única, todos tenemos deseos, historias, gustos e intereses y necesidades diferen-
tes. ¿Sabés qué? Está buenísimo que sea así.
(por Diego Golombek; texto extraído del video: “queremos saber: varones y mujeres”,
del Canal Encuentro; disponible en youtube: https://www.youtube.com/watch?v=-
BeloASXK4Q).
¿Cómo consideras que podemos ayudar a romper con los estereotipos de
género? ¿Tenes alguna propuesta?

14
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
………………………………………………………
....................................................................................
....................................................................................
....................................................................................
....................................................................................
....................................................................................
....................................................................................
....................................................................................
....................................................................................
....................................................................................
....................................................................................
....................................................................................
....................................................................................
....................................................................................
....................................................................................
15