Вы находитесь на странице: 1из 2

Juárez Badillo, tomo I

Capitulo II. Físico-Química de las arcillas


Generalidades
En los granos gruesos de los suelos, las fuerzas de gravitación predominan fuertemente
sobre cualesquiera otras fuerzas; por ello, todas las partículas gruesas tienen un
comportamiento similar. El comportamiento mecánico e hidráulico de tales suelos está
definido por características circunstanciales, tales como la compacidad del depósito y la
orientación de sus partículas individuales. En general, se estima que esta actividad en la
superficie de la partícula individual es fundamental para tamaños menores de 0.002 mm.
La superficie de cada partícula de suelo posee carga eléctrica negativa, según se
desprende de la estructura iónica.
Terzaghi y Peck estiman que la capa sólida y viscosa puede tener un espesor de 0.005
micras, si bien indican que el agua no presenta sus propiedades normales por completo
hasta un alejamiento de 0.1 micras aproximadamente, a partir de la superficie del cristal.
Intercambio canónico
Los cristales de arcilla pueden cambiar los cationes adsorbidos en su película superficial;
por ejemplo, una arcilla hidrogena (con cationes H+ puede transformarse en sádica, si se
hace que circule a través de su masa, agua con sales de sodio en disolución. En realidad,
lo que ocurre es un intercambio de cationes entre el agua y las películas adsorbidas por las
partículas minerales, algunas veces en reacción rápida. Los cationes intercambiables más
usuales son: Na+, K+, Mg++, H+ y NH+.
Las propiedades mecánicas de una arcilla pueden cambiar al variar los cationes contenidos
en sus complejos de adsorción, pues a diferentes cationes ligados corresponden distintos
espesores de la película adsorbida, lo que se refleja sobre todo en las propiedades de
plasticidad y resistencia del suelo
Identificación de minerales de arcilla
"Balance Térmico de las Arcillas" son los más conocidos; el microscopio electrónico
proporciona datos útiles también, sobre todo en lo referente a forma y tamaño de las
partículas minerales. Los Rayos X se difractan a su paso a través de una muestra de arcilla
y cada trayectoria de difracción es una imagen de distintos planos atómicos; el conjunto de
trayectorias retrata la estructura interna de la arcilla. Así se revela un promedio de 2 X 10'
láminas reticulares por centímetro de material. El efecto de las altas temperaturas sobre
una arcilla es extraer el agua de sus retículas laminares, transformando un mineral de arcilla
en otro compuesto químico.
El análisis químico también se ha usado ampliamente como medio para cubrir las mismas
finalidades mencionadas. Los métodos actuales de identificación están lejos de ser
satisfactorios. El microscopio electrónico permite distinguir ciertos minerales de forma muy
típica, tales como la haloisita (del grupo de las caolinitas y de forma tubular muy notable),
pero sus resultados plantean problemas de interpretación en las formas de escama, de las
que participan gran número de minerales de arcilla. La difracción por Rayos X puede ser
más informativa en general, pero a causa del pequeño tamaño de los cristales y su
orientación desordenada, las trayectorias de difracción se definen y distinguen muy
difícilmente. Modernamente se han usado otros procedimientos de difracción electrónica,
que parecen ofrecer mayores posibilidades.
Nexos primarios
a) Nexos iónicos
Se establecen entre dos átomos que tengan incompleto el número de los electrones en sus
bandas más exteriores. Así, un átomo pierde los electrones de su banda extrema, que
pasan a ocupar los lugares de los electrones faltantes en la banda extrema del otro. El
ejemplo clásico que ilustra este mecanismo es el cloruro de sodio; el sodio, con un solo
electrón en su última órbita, lo cede al cloro, que tiene únicamente siete electrones en su
órbita extrema, completando el número ocho, lo que transforma al cloruro de sodio en una
molécula estable. Los átomos que pierden o ganan uno o más electrones por este tipo de
mecanismo se denominan iones y poseen carga eléctrica desbalanceada, positiva o
negativa según que hayan perdido (catión) o ganado (anión) electrones. El nexo iónico es
precisamente debido a las fuerzas eléctricas originadas entre esas cargas desbalanceadas.
b) Nexos coyoteases
Ocurren entre dos átomos a cada uno de los cuales les falta uno o más electrones en sus
bandas extremas; en estos casos dichos átomos pueden combinarse para compartir un par
o más de electrones de manera que un átomo suple con algunos de sus electrones la
deficiencia del vecino, en tanto que éste completa al primero compartiendo con él algunos
de sus propios electrones. Como ejemplos de este nexo pueden citarse la molécula del
oxígeno (O2) y la del agua (H2O). En el primer caso, dos átomos de oxígeno, deficientes
en dos electrones cada uno, comparten dos pares de electrones para formar la molécula
estable; en el caso del agua, un átomo de oxígeno al que faltan dos electrones, se junta
con dos átomos de hidrógeno, a los que falta un electrón.

Похожие интересы