Вы находитесь на странице: 1из 3

Para hablar de la biomecánica de la columna vertebral, debemos conocer, primeramente,

la anatomía de las vértebras tipo en un breve repaso. Ésta se puede desglosar en dos partes,
una anterior (cuerpo vertebral), y una posterior (arco vertebral). El cuerpo vertebral es
convexo en sentido anterolateral y ligeramente cóncavo en sentido posterior para formar la
pared anterior del conducto medular. El arco vertebral está constituido por una porción más
anterior, denominada pedículos por los cuales se une al cuerpo vertebral, posee apófisis
transversas que se proyectan lateralmente y apófisis articulares tanto superiores como
inferiores para articularse con las vértebras adyacentes, láminas que prolongan la longitud
del arco en sentido posteromedial para proporcionar una superficie donde se origine la
apófisis espinosa. Aunado a esto, la descripción del disco intervertebral el cual cuenta con
un anillo fibroso con fibras colágenas concéntricas dispuestas en distintas capas y
direcciones y un núcleo pulposo gelatinoso el cual es central.

Ambas partes de la vértebra (a pesar de que forman un solo hueso) van a tener funciones
completamente distintas. La cadena vertebral anterior (cuerpos vertebrales) tiene función
estática, controlando la disposición de las fuerzas longitudinales (peso de la cabeza,
miembros superiores, cargas externas). Es el eje del cuerpo. Mientras que la cadena
vertebral posterior (constituida por los arcos) posee una función dinámica, siendo el punto
principal para la inserción de la mayoría de los músculos que se encargan de generar las
tracciones activas del raquis.

También existen curvaturas fisiológicas de la columna vertebral, tenemos curvaturas de


convexidad anterior (lordosis) y convexidad posterior (cifosis). Existen cuatro, cifosis
sacra, lordosis lumbar, cifosis torácica y lordosis cervical. Ellas pueden estar aumentadas o
disminuidas de forma patológica (hiperlordosis, hipercifosis). Su formación va de la mano
con el desarrollo psicomotor del niño y los cambios en su base de sustentación y
desplazamientos del centro de gravedad en ese proceso. La columna cervical está allí para
mantener la cabeza en su lugar, centrada, aunque este segmento no atraviesa la línea media
del cuerpo. La columna torácica se encuentra posteriorizada para albergar a los órganos del
mediastino. Y la columna lumbar, totalmente centrada en la línea media, se encarga de
recibir todo el peso de las vértebras precedentes, cabeza y miembros superiores (aunado a
las cargas externas que aportemos). Cada segmento vertebral tiene características
diferentes, por ejemplo: las vértebras cervicales cuentan con forámenes transversos por
donde circula la arteria vertebral, tienen apófisis espinosas bituberosas, incluso el axis y el
atlas cuentan con configuración anatómica atípica, las vértebras torácicas tienen apófisis
espinosas que cuentan con un solo vértice y tienen carillas articulares para las costillas (C7
también tiene una carilla articular inferior para la primera costilla), en las vértebras
lumbares se ve un aumento considerable del tamaño ya que deben sostener muchas más
cargas, tienen apófisis costales y apófisis accesorias, sus articulaciones cigapofisarias son
de tipo trocoide. También el disco intervertebral va a tener características específicas entre
regiones, por ejemplo, entre C1 y C2 no existe disco intervertebral, en la región lumbar es
mucho más grueso.

Sindesmología. Contamos con dos tipos de articulaciones:

 Articulación entre los cuerpos vertebrales: sus superficies articulares son la


carilla inferior del cuerpo de la vértebra suprayacente, el disco intervertebral
correspondiente y la carilla superior del cuerpo de la vértebra infrayacente. Son de
tipo sínfisis. Tenemos dos medios de unión pasivos altamente importantes que son
los ligamentos comunes vertebrales anterior y posterior, el primero se extiende por
la cara anterior de los cuerpos vertebrales, y el segundo, por la posterior. Presentan
tensión a la flexión el posterior, y a la extensión el anterior, acortándose a los
movimientos opuestos. Este conjunto articular forma la unidad funcional de la
cadena vertebral anterior.
 Articulación cigapofisaria: las carillas articulares son la carilla de la apófisis
articular inferior de la vértebra suprayacente con la carilla de la apófisis articular
superior de la vértebra infrayacente. Unidos por su respectiva cápsula articular,
forman una articulación tipo artrodia la cual permite ligeros movimientos de
deslizamientos. Posee diversos ligamentos que actúan como medios de unión entre
apófisis y láminas. El ligamento supraespinoso transcurre por el vértice de las
apófisis espinosas, uniéndolas, el ligamento interespinoso transcurre entre ellas. Los
ligamentos intertransversos se disponen entre dos apófisis transversas vecinas, y los
ligamentos amarillos se encargan de la unión interlaminar. Este gran conjunto de
componentes pasivos se encarga de limitar, fisiológicamente, el movimiento de
flexión, y en el caso de los intertransversos que se tensan al movimiento de
inclinación contralateral. Este conjunto articular forma la unidad funcional de la
cadena vertebral posterior.

Las uniones intervertebrales por sí solas no tienen amplios grados de movilidad ya que
su tipo de articulación no lo permite, pero cuando vemos la columna vertebral de forma
integral, nos encontramos con que ésta se mueve en conjunto, originando así movimientos
en los tres planos: flexión, extensión, inclinaciones y rotaciones. En cada uno de estos
movimientos el disco intervertebral se comporta de una forma específica, tenemos
entonces:

 En la flexión, en la cual el raquis se mueve en el plano sagital en un sentido


anterior, se produce una imbricación anterior del anillo fibroso por la aproximación
oblicua de los cuerpos vertebrales, este movimiento ocasiona el desplazamiento en
sentido posterior del núcleo pulposo.
 En la extensión, también en el plano sagital, sucede lo opuesto, hay una imbricación
posterior que desplaza el núcleo pulposo hacia anterior.
 En las inclinaciones, movimientos en el plano coronal, existe imbricación
homolateral al sentido de la inclinación, por ende el núcleo pulposo se desplaza
hacia el lado contralateral al del movimiento, hacia la desimbricación. Por ejemplo:
en la inclinación derecha hay imbricación derecha y desimbricación izquierda, por
lo que el núcleo se desplaza hacia la izquierda.
 Y en las rotaciones, que se dan en el plano transversal, lo que sucede es una
compresión del disco intervertebral entre las respectivas carillas articulares de los
cuerpos vertebrales.