Вы находитесь на странице: 1из 4

El gato andino (Leopardus jacobitus),2 también conocido como titi (del aimara),3

chinchay, gato lince u osjo, es una especie de mamífero carnívoro de la familia Felidae.14 Es
uno de los felinos menos conocidos y es considerado como la especie más amenazada
del continente americano.
El gato andino es natural de América del Sur. Su distribución se limita a las regiones
montañosas de los Andes; al centro y sur del Perú y al norte de Bolivia, Chile y Argentina

Descripción[editar]
De longitud llega a alcanzar de 60-80 cm, más la cola de unos 35 cm; la altura a los hombros
35 cm; pesa entre 4 y 7 kg; con pelaje largo, en especial en la región dorsal; con un diseño de
manchas color café o rojizo de forma variable (fajas, estrías, puntos) sobre un fondo plomizo o
grisáceo; a veces llega a aspecto atigrado con fajas verticales paralelas bajando del dorso a
los flancos. La cola fajada con siete a nueve anillos oscuros, la punta blanca, igual que la parte
ventral, salpicada por puntos negros: patas, mejillas, labios, zona periocular. Las orejas son
grandes y ligeramente redondas, las patas robustas, manchadas de color negro, con plantas
de color café.Esta especie esta en peligro de extinción a causa del hombre y por la caza
furtiva

Hábitat[editar]
Habita en zonas de vegetación no muy alta o espesa, así como en las estepas y áreas
rocosas. Se le documenta desde los 3000 a 5000 msnm, tal vez más alto, por encima de la
línea de árboles, aunque a mayor latitud disminuye su rango altitudinal, llegando en la
provincia argentina de Mendoza a habitar por debajo de 2000 msnm.
En esa provincia argentina, el extremo austral de su geonemia, se ha señalado la presencia
de la especie en la reserva privada Villavicencio y se considera de valor la propuesta de
anexar como nueva reserva el ambiente de Paramillos de Uspallata por ser muy probable
zona de presencia del gato andino entre los 2500 y 3000 msnm.
El límite austral de la distribución conocida para esta especie en la vertiente occidental de Los
Andes -Chile- se ubicaba tradicionalmente mucho más al norte que en Argentina. Pero, pese a
la conducta esquiva de Leopardus jacobitus y la dificultad que presenta observarlo, registros
recientes y el uso de cámaras trampas han permitido confirmar la presencia de esta especie
cada vez más al sur, dando credibilidad al testimonio aislado del naturalista Rodolfo Amando
Philippi, quien en 1891 señaló haber observado en la precordillera de La Dehesa, en las
inmediaciones de Santiago, un felino con una descripción que coincide con la de Leopardus
jacobitus. Una publicación de 2015 asegura que hasta antes de esa fecha los registros más
australes se ubicaban al norte de San Pedro de Atacama, cerca de las Termas de
Puritama, Región de Antofagasta; pero agrega que nuevos registros se agregaban mucho más
al sur, en Caserones, Región de Atacama, y al interior de Los Vilos, Región de Coquimbo. 5
Aunque vive solo en la alta montaña, los valles habitados por humanos actúan como barreras,
fragmentando la población, significando que aún bajos niveles de caza furtiva pueden ser
devastadores. Su piel ha sido tradicionalmente codiciada entre cazadores locales y es
frecuentemente matado en Chile y en Bolivia debido a creencias locales. Concretamente, se
señala que existe la creencia entre el pueblo aimará de que cruzarse con un gato andino y no
matarlo acarrearía un año de mala suerte.

Conducta[editar]
Muestra un comportamiento tranquilo y, al parecer, no se siente perturbado por la presencia
humana ya que tolera la cercanía de observadores sin mostrar mayor temor. Reacciona
agresivamente frente al zorro chilla, erizando los pelos del lomo, probablemente porque es un
competidor trófico.

Dieta[editar]
Se alimenta de roedores de pequeño y mediano tamaño de los
géneros Abrothrix, Chinchilla, Lagidium, Ctenomys, y Phylotis, entre otros, además
de aves acuáticas, terrestres, huevos y reptiles.

La investigación se desarrolla en el Altiplano entre las regiones de Arica y


Parinacota y Tarapacá; y busca establecer el hábitat de este felino, uno de los
más raros del mundo y que hoy está en peligro de extinción.
En el planeta existen 36 especies de felinos silvestres, 70% de las cuales está
bajo algún grado de amenaza, principalmente debido a la caza directa y la
destrucción de su hábitat. El gato andino (Leopardus jacobita) es uno de estos
pequeños felinos. Considerada especie sagrada en las culturas andinas,
solamente se encuentra en las regiones altas de Argentina, Bolivia, Perú y Chile.
Hoy está catalogado en peligro de extinción por la Unión Internacional para la
Conservación de la Naturaleza (UICN) y es felino más amenazado del continente
americano.
“Es tan poco lo que se conoce de este felino que cada año se hacen nuevos
hallazgos”, explica el Ingeniero en Recursos Naturales Renovables y estudiante
del Magíster de la Facultad de Ciencias Forestales y de la Conservación de la
Naturaleza de la Universidad de Chile, Nicolás Lagos, quien encabeza un estudio
inédito tendiente a conservar esta especie. El científico no oculta su fascinación
por investigar a este felino: es uno de los más elusivos del mundo y habita a más
de 5.000 metros sobre el nivel del mar. Allí se ha adaptado para soportar la
intensa radiación solar del día y el frío extremo de la noche.
La investigación, “Propuesta de áreas de conservación del gato andino (Leopardus
jacobita) en la puna seca de Chile”, se realiza en el altiplano (entre las regiones de
Arica, Parinacota y Tarapacá) y busca determinar con exactitud el hábitat en el
cual se desenvuelve la especie. La iniciativa es financiada por la Alianza Gato
Andino (AGA), Wildlife Conservation Network (WCN), Rufford Small Grants e Idea
Wild, y cuenta con el apoyo de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), el
Laboratorio de Geomática y Ecología del Paisaje (GEP) de la Universidad de Chile
y el Laboratorio de Biología Evolutiva de la Pontificia Universidad Católica de
Chile.
Julio de 2015
¿Por qué es tan desconocido este gato andino?
Esta es una de las preguntas que también nos hacemos y que estamos intentando
responder. El gato andino es una especie muy rara, de hecho son muy pocos
quienes han tenido la fortuna de ver a uno en frente, y aun cuando los estudias por
ejemplo a través de cámaras remotas, los registros que obtienes son muy
escasos. Lo que hasta ahora se conoce es que este gato es muy especializado;
de los carnívoros con quienes convive es la única especie que está restringida a
los Andes y además en ambientes muy específicos. Le gusta estar en roquedales
con alta presencia de vizcachas, que es su principal presa. También se sabe que
sus densidades son muy bajas en comparación con otros carnívoros e incluso
otros felinos, lo que hace que sus números poblacionales sean muy bajos. Es
posible que esto sea porque la especie es naturalmente rara, lo que a su vez la
hace muy frágil y sensible a cualquier perturbación.
¿Cuál es su hábitat?
Esta especie vive a grandes altitudes, llegando incluso a más de 5.000 m. sobre el
nivel del mar, en ambientes muy hostiles, con una altísima radiación solar y frío
extremo. Son lugares muy remotos y que en cierta forma han estado durante
mucho tiempo alejados de perturbaciones humanas. Sin embargo hoy existe una
fuerte presión en diversos sectores de los Andes a causa de actividades mineras
que podrían estar modificando y afectando de manera negativa este ambiente.
Este hábitat ¿ha sido modificado por el hombre?, ¿por qué está en peligro
de extinción?
Esto es algo difícil de evaluar, ya que en la mayoría de los casos es imposible
conocer cómo estaban las poblaciones de la especie antes de que comenzara
alguna actividad extractiva, pero si es posible especular que la extracción de agua
de la industria afectaría no sólo a las poblaciones del gato andino sino también a
su presa principal, la vizcacha, que necesita de bofedales y lugares con presencia
de agua y vegetación para su alimentación. Las causas de su estado de
conservación son estas mismas, y además las que ya comenté acerca de su
rareza. La especie se encuentra a densidades muy bajas y con una distribución a
modo de parches, debido a que se especializa en ambientes de roquedales, lo que
hace que sea un animal muy escaso y a la vez muy sensible a la modificación y
pérdida de su hábitat.
¿Cuáles son las principales propuestas para su conservación?
Dentro de la Alianza Gato Andino trabajamos en tres líneas de acción:
Investigación, Educación y Capacitación y Conservación. La idea es generar
conocimiento acerca de la biología y ecología de la especie y a la vez trabajar en
conjunto con comunidades locales, realizando campañas de concientización y
educación en escuelas rurales; apoyar a las agencias gubernamentales que están
a cargo de hacer conservación en el área. Así es posible trabajar con las distintas
aristas que influyen en la conservación de la especie; no sólo es necesario
proteger y conservar áreas naturales, sino ayudar a crear conciencia en la gente,
en quienes viven al lado del gato andino y también ayudar a crear políticas
públicas o crear conciencia en quienes las formulan para así lograr este gran
objetivo.
¿En qué consisten las metodologías no invasivas usadas para su
monitoreo?
Lo de no invasivo quiere decir que son metodologías que no implican capturar o
realizar un manejo del animal. Esto se hace para estudiar especies que son muy
sensibles o que son muy difíciles de ver. En el caso del gato andino, las
metodologías que se usan son principalmente dos: las trampas-cámara, que son
cámaras fotográficas con un sensor de movimiento: cuando pasa un animal
enfrente se activan y le toman una foto. Estas trampas se dejan instaladas en
terreno y pueden funcionar de manera autónoma durante varios meses. La otra
metodología es un poco menos elegante: estos gatos, al igual que los gatos de
casa, usan letrinas para defecar, las que visitan cada cierto tiempo. Estas las
encuentras en los mismos roquedales y en cuevas profundas. Pero el tema es que
esos mismos roquedales son usados por otra especie de gato pequeño, el gato
colocolo, muy parecido al gato andino, y es imposible diferenciar a quién de los
dos pertenecen esas fecas. Por esto la idea es recolectarlas en terreno y luego en
un laboratorio extraer el ADN para saber a quién le pertenecen.
Estando en terreno, ¿qué es lo que más te ha sorprendido en cuanto a
deterioro del medio?
Lo que más me ha llamado la atención en terreno es el estado de desolación de
muchos de los pueblos altiplánicos, que en el pasado podían albergar decenas de
personas y en los que hoy sólo encuentras a una familia; viven bajo un desamparo
total, aislados en lugares tan hermosos y remotos a la vez. Este puede no tratarse
de un deterioro del medio natural al que estamos acostumbrados, sino del medio
cultural, el que sobre todo en estos lugares, se encuentra estrechamente unido al
natural. Los pobladores y comunidades locales son quienes han vivido durante
siglos en esos lugares, bajo una relación tan estrecha con la naturaleza y unidos a
su entorno y con una sabiduría que se está perdiendo; son culturas que se están
extinguiendo. Hoy son pocos los niños que se ven en estos poblados, y sabes que
en una generación o dos ya no va a quedar nadie en esos lugares. Y a final de
cuentas son ellos, son las comunidades locales quienes están en este medio
natural, quienes viven en él y están a cargo de conservarlo; y estos lugares se van
quedando solos y uno ve cómo siglos de sabiduría, de conocimiento y de cultura
se van extinguiendo

Características
El gato andino es un pequeño felino de entre 95 y 130 cm de largo, de 25 a 35 cm
de altura con un peso de unos 4 kg.

Su pelaje es de color gris plateado con franjas parduscas a lo largo de la espalda y


los lados, asegurando un buen camuflaje entre las rocas. El vientre es blanco con
manchas oscuras. Rayas grises oscuras son visibles en las patas delanteras y en el
pecho. La cola es gruesa y larga, representando el 70% de la longitud del cuerpo
de la cabeza del gato, y está anillada con unos 7 anillos oscuros. Su nariz es
negra. El hocico tiene una línea negra que corre a lo largo de la cara desde la
esquina exterior del ojo. El pelo gris es típico de los felinos alimentados por la
montaña, como los leopardos de nieve y Manul.

El gato andino tiene un oído muy fino gracias a las burbujas timpánicas muy
desarrolladas. Este desarrollo también se encuentra en el gato de arena.

Hábitat: Dónde vive


El gato andino proviene de Sudamérica en la Cordillera de los Andes. Se
encuentra en el sur de Perú, suroeste de Bolivia, norte de Argentina y noreste de
Chile.

Localmente, a este felino se le llama “huana titi”, que significa gato seco, que
describe su hábitat típico. Vive en zonas rocosas, áridas y escasamente vegetales
de los altos Andes sobre la línea de los árboles, y está confinada a hábitats a una
altura de más de 4.000 m sobre el nivel del mar. El clima es frío todo el año, con
nieve en cualquier época del año. Casi todas las precipitaciones son en forma de
nieve y los vientos son variables e intensos. La vegetación es pobre y está
dominada por arbustos enanos y playas de hierba arenosa. No hay árboles, sólo
arbustos rastreros.