Вы находитесь на странице: 1из 9

Diccionario Bíblico: Yugo (heb. {Ôl, môt [âh], tsemed, "yugo", "pareja"; gr.

generalmente
zugós). Aparato que aprisionaba el cuello de los cautivos y al que se ataban también las
manos; asimismo, un trozo de madera convenientemente moldeado que se colocaba
sobre el cuello de las bestias de carga para transportar objetos pesados. La clase de yugo
que se usaba por lo general era un trozo derecho de madera con hendeduras en los
extremos (Lv. 26:13; Ez. 34: 27), por donde se pasaban cuerdas para asegurarlo al cuello
del animal (Jer. 2: 20). El yugo era un símbolo de esclavitud (Gn. 27: 40; Lv. 26:13; Dt. 28:
48; 1 R. 12:4; etc.). Se instruyó a Jeremías para que usara un yugo con el fin de anunciar el
inminente cautiverio de Judá (Jer. 27:1-7). Jesús invitó a sus seguidores a que aceptaran
su "yugo", que es "fácil" (Mt. 11:29, 30). Pablo comparó el legalismo en el que estaban
cayendo los gálatas con un "yugo de esclavitud" (Gá. 5:1). Amonestó a los cristianos para
que no se unieran en "yugo desigual" con los incrédulos (2 Co. 6:14). Leer más:
http://www.wikicristiano.org/diccionario-biblico/significado/yugo/
El yugo es un instrumento de unión de dos seres para que caminen hacia la misma
dirección!
Vocabulario bíblico
“Incredulidad”
La incredulidad concierne al pueblo de Dios, a diferencia de la idolatría, que caracteriza a
las naciones paganas y requiere una conversión a la fe en Dios. La existencia de incrédulos
en su seno ha sido siempre un escándalo para todos los hombres de fe; la incredulidad de
Israel frente a Jesucristo debe causar al corazón de todo cristiano un «dolor incesante»
Rom 9,2.
La incredulidad no consiste meramente en negar la existencia de Dios o en rechazar la
divinidad de Jesucristo, sino en desconocer los signos y los testigos de la palabra divina, en
no obedecerle. No creer, según la etimología de la palabra hebrea «creer», es no decir
«amén» a Dios; es rechazar la relación que quiere Dios establecer y mantener con el
hombre. Esta negativa se expresa diversamente: el impío pone en tela de juicio la
existencia de Dios Sal 14,1; el escéptico, su presencia activa a lo largo de la historia Is 5,19;
el pusilánime, su amor y su omnipotencia; el rebelde, la soberanía de su voluntad, etc. A
diferencia de la idolatría, la incredulidad admite grados y puede coexistir con cierta fe: la
línea de demarcación entre fe e incredulidad pasa menos entre diversos hombres que por
el corazón de cada hombre Mc 9,24
El yugo desigual
“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la
justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia
Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el
templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios
dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo. Por lo cual,
Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os
recibiré, Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor
Todopoderoso”. II Corintios 6:14-18
A veces hay confusión en la interpretación y aplicación de estos versículos. Casi siempre la
confusión resulta de un intento de justificar un estilo de vida que no concuerda con las
normas que Dios tiene para su pueblo. El que realmente está entregado a Dios tendrá una
aversión hacía a las cosas de este mundo que son contrarias a la mente de Dios.
Jesús dijo que “ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará
al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las
riquezas”. (Mateo 6:24) La porción en II Corintios 6:14-18 se trata del yugo desigual.
Muchos creyentes se encuentran enredados en un yugo desigual. Están impedidos de
servir a Dios como les corresponde porque están llevados adelante por la corriente de
este mundo. Dios es celoso. II Corintios 11:2 dice “Porque os celo con celo de Dios; pues
os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo”.
Dios quiere todo nuestro amor. Si amamos este mundo también Dios será celoso. Según I
Juan 2:15-16 es posible amar el mundo. “No améis al mundo, ni las cosas que están en el
mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que
hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida,
no proviene del Padre, sino del mundo”. Es por eso que la separación tiene que comenzar
con una entrega total a Dios. Hay un solo yugo que debemos aceptar. Es el yugo de Jesús.
En Mateo 11:29-30 Jesús dijo: “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy
manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo
es fácil, y ligera mi carga”. Si estamos en un yugo desigual con incrédulos estamos
comprometidos a hacer cosas con ellos y por ellos que un creyente no debe hacer.
Es por eso que damos consejo a los jóvenes que no deben entrar en noviazgo con alguien
que no tiene las mismas creencias que ellos tienen. Muchos se encuentran en un yugo
desigual con un cónyuge incrédulo. Hay un sin fin de angustias cuando es así. A veces
resulta porque uno aceptó a Cristo como su Salvador y el otro no. Ellos pueden testificar
de sus problemas. No es prudente que un joven creyente quiera casarse con alguien que
no es creyente. De igual manera no es prudente para un creyente ser socio con un
incrédulo en un negocio. A veces hay problemas.
Debemos aplicar la enseñanza de estos versículos a nuestras relaciones espirituales
también. No nos conviene quedarnos en una iglesia cuando nos damos cuenta de que hay
falsa doctrina en la iglesia. En tal iglesia no van a crecer espiritualmente y no van a tener
oportunidad de servir a Dios de la debida manera. El consejo bíblico es “Salid de en medio
de ellos, y apartaos, dice el Señor”. v. 17
En estos versículos hay tres palabras claves que nos ayudan en interpretar y aplicar su
mensaje a la vida. Son las siguientes palabras. Comunión. La comunión se trata de dos o
más personas que tienen mucho en común. Concordia. Esta palabra se usa en hablar de la
armonía entre instrumentos musicales. La buena música resulta cuando todos los
instrumentos tocan la misma nota a la vez y en la misma escala. Cuando hay un yugo
desigual es como si dos personas están tocando instrumentos distintos a la vez pero
también están tocando canciones distintas. Acuerdo. El profeta Amos hizo la pregunta;
“¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo” (Amos 3:3) Él no contestó la pregunta
porque es obvio que no pueden andar en armonía.
Uno pensaría que los creyentes deben tener lo suficiente prudencia de saber que no les
conviene entrar o quedar en un yugo desigual. Debemos saber que los incrédulos están
gobernados por principios distintos. Sus sentimientos son distintos de los nuestros. Los
anhelos de ellos no son los mismos y su destino es distinto. Aun sabiendo esto, hay los que
intentan andar en un yugo desigual con ellos. Por eso, el Apóstol pensaba que sería
prudente incluir este consejo en su segunda carta a la iglesia en Corinto.
Pablo termina con la promesa de la bendición especial de Dios sobre los que se apartan de
lo inmundo. No hay honor más grande que el de ser hijos e hijas del Dios omnipotente.
Aun un hijo rebelde es un hijo pero parece que en estos versículos él promete recibirnos,
reconocernos y honrarnos como sus hijos. Así él puede decir de nosotros lo que dijo de
Jesús después de su bautismo. “Este es mi hijo amado, en quien tengo complacencia”.
(Mateo 3:17)
Un matrimonio en yugo desigual, es una pareja en la que cada uno intenta vivir y
desarrollar sus proyectos de vida en direcciones diferentes. La fuerza con la que cada uno
hala para su lado, les impide avanzar y frecuentemente ambos se frustran mucho.
La Biblia enseña que no es bueno que un matrimonio se forme si cada uno tiene
diferentes principios sobre los que se norma la vida familiar. Ese yugo desigual va a causar
muchos problemas a la pareja y corren el riesgo de fracasar en su matrimonio.
 
2
Corintios 6:14 No os unáis en yugo desigual con los incrédulos, porque ¿qué
compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión, la luz con las tinieblas?
Cuando un matrimonio está unido en yugo desigual, deben tomar la decisión de ceder y
ponerse de acuerdo en la dirección que le van a dar a su vida, especialmente en el aspecto
espiritual. Es muy difícil ponerse de acuerdo en las demás áreas de la vida, si no caminan
juntos espiritualmente.
 
Si la mujer es creyente y el hombre no lo es, la instrucción de
Dios es la siguiente: Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos, para
que también los que no creen a la palabra sean ganados sin palabra por la conducta de
sus esposas, al considerar vuestra conducta casta y respetuosa.
Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de
vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible adorno de un espíritu
afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios. I Pedro 3: 1-4:
 
Si el
hombre es el creyente y la mujer no lo es, la instrucción bíblica es que él sea imagen y
gloria de Dios para su esposa. Que la ame incondicionalmente así como Cristo amó a la
Iglesia y se entregó a si mismo por ella; santificándola por medio de la palabra de Dios.
Efe 5:25
 
.

El creyente no debe abandonar a su cónyuge no creyente: A los que están unidos en


matrimonio, mando, no yo, sino el Señor, que la mujer no se separe del marido; y si se
separa, quédese sin casar o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a
su mujer. A los demás yo digo, no el Señor, que si algún hermano tiene una mujer que no
es creyente, y ella consiente en vivir con él, no la abandone. Y si una mujer tiene marido
que no es creyente, y él consiente en vivir con ella, no lo abandone, porque el marido no
creyente es santificado por la mujer; y la mujer no creyente, por el marido. De otra
manera vuestros hijos serían impuros, mientras que ahora son santos. Pero si el no
creyente se separa, sepárese, pues no está el hermano o la hermana sujeto a
servidumbre en semejante caso, sino que a vivir en paz nos llamó Dios. ¿Qué sabes tú,
mujer, si quizá harás salvo a tu marido? ¿O qué sabes tú, marido, si quizá harás salva a
tu mujer? I Corintios 7:10-16:


Nunca trates de forzar a tu cónyuge no creyente, hazlo como lo enseña el Señor. Vivir en
yugo desigual no es una situación fácil, pero si se siguen las instrucciones de Dios, hay una
muy grande posibilidad de que el no creyente se convierta y puedan restaurar su relación.
Una vez que comienzan a caminar juntos espiritualmente, van a ir aprendiendo por medio
de la palabra de Dios como hacer ajustes en sus relaciones usando los principios de vida
del Reino.
¿Qué es Yugo Desigual?

Dios a través de la Biblia nos dice: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos;
porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con
las tinieblas?”. 2 Corintios 6:1 4 (Reina-Valera 1960)
Hay varios aspectos en los que podemos caer en yugo desigual:
En lo comercial y laboral.
En lo “religioso”.
En la amistad y amor.
Hoy me quiero detener en esta última, especialmente en el YUGO DESIGUAL en el AMOR.
Yugo Desigual en el Amor.
En la Biblia encontramos claramente, que NO DEBEMOS UNIRNOS EN YUGO DESIGUAL,
por más que yo quiera disfrazar esa verdad o cambiarle palabras, o verla desde otros
puntos de vista, no puedo obviar QUE DIOS YA SABE PORQUE LO PROHIBE.
Y es que a veces queremos tratar de ser más listos que Dios, queriendo camuflar ese yugo
desigual de “amor verdadero”. Haciendo caso omiso de lo que Dios nos ha dicho desde el
principio. Y es que también pareciera que a Dios le damos permiso de meterse en todas
las áreas de nuestra vida MENOS EN LA DEL AMOR.
A veces vas de desilusión tras desilusión solo por no querer entender lo que Dios quiere
para ti, solo por tratar de cambiar lo dicho ya por el Señor. Dios no ha cambiado, Dios
sigue siendo el mismo de ayer, es el mismo hoy y será el mismo mañana, Dios es
Inmutable, es decir: NO TIENE SOMBRA DE VARIACION y si Él dice: “NO TE UNAS EN YUGO
DESIGUAL” es porque Él sabe que no te irá bien y que lo mejor para ti es abstenerte de
caer en eso.
Es difícil comprenderlo.
Es tan difícil comprenderlo para muchas personas, más cuando están CEGADAS
completamente por la emoción. Hay muchos que prefieren alejarse de Dios, antes de
hacer a un lado a esa relación de yugo desigual. Pareciera que vale más unas semanas de
“amor” que Dios.
Es triste, pero a la mayoría de personas no les gusta que les digan que lo que están
haciendo es incorrecto, que va en contra de lo que Dios enseña, que van en contra de lo
que dice su Palabra. ¿Qué más se puede decir?, si la Biblia lo dice, ¿Quiénes somos
nosotros para no creerlo o para no obedecerlo?
El problema es que anteponemos las emociones a la voz del Espíritu Santo en nuestras
vidas. Estamos tan metidos en esa relación amorosa que se nos olvida que Jesús dijo que
el Espíritu Santo nos guiaría hacia toda verdad.

Quizá el Espíritu Santo ha estado redarguyéndote, haciéndote ver que estas cayendo en
un error, haciéndote ver que lo que estás haciendo no es lo correcto, pero tú, CEGADO o
CEGADA por el “amor” que dices sentir, no le has prestado atención. ¿Qué más tiene que
hacer Dios para que lo obedezcas?, ¿Acaso tiene que bajar un ángel del cielo y ponerse
frente a ti, mientras te grita con voz de trueno: “¡NO TE UNAS EN YUGO DESIGUAL!”?
Yugo Desigual con un incrédulo
Se le llama incrédulo aquel 1. Que no cree con facilidad en las cosas que no ve o que no se
han probado como evidentes, aunque estén aceptadas o consensuadas por la mayoría. 2.
Que no tiene fe o creencias religiosas. Que no reconoce a Cristo como su Señor y no trata
de vivir para Él. ¿Cuántas señoritas se dejan seducir por chicos que no son cristianos y lo
único que quieren es aprovecharse de ellas?, La mayoría de los noviazgos de chicas
cristianas con chicos no cristianos terminan por eso, porque luego de un tiempo las chicas
se dieron cuenta que el chico realmente no las amaba y que lo único que quería era
aprovecharse al máximo de lo que ella “sentía” por él, llegando a veces hasta el sexo antes
del matrimonio o como lo llama la Biblia, a caer en fornicación.
UN RELACION QUE NO TIENE SU FUNDAMENTO EN DIOS es una relación que no es
estable.
¿Acaso lo que yo diga es más importante que lo que Dios dijo?, por más que yo quisiera
disfrazar esa verdad, simplemente NO PUEDO. Si Dios dice así, entonces, ¿Para qué
preguntar? ¡
Amados solteros, no puedo darte una respuesta que va en contra de lo que la Biblia nos
enseña, si la Biblia lo dice, ¿Por qué seguir preguntando?, no me vayas a decir que vas a
orar para ver si Dios cambia de opinión, ¿Por qué ha de cambiar de opinión Dios?, ¿Por
qué?, Él ya dijo, entonces lo que dijo ESO ES.
El chico cristiano enamorado de la chica que no es cristiana.
Conozco cientos de casos en los que un chico cristiano muy entregado a Dios, a su servicio
y con talentos súper especiales, terminan en las garras de una chica que no es cristiana y
lo único que hace directa o indirectamente es acabar con el espíritu de servicio que el
chico tenia hacia Dios.
A través de la Biblia podemos darnos cuenta de cómo la mujer sin Dios es un arma terrible
para que el hombre de Dios pierda el control.
Sansón, se enamoró de una mujer filistea, una mujer súper hermosa, Sansón tenía un don
de parte de Dios, pero aun y con todo esto se dejo seducir a tal punto que descubrió su
corazón y termino sin cabello, ciego y esclavo. ¿Dónde quedo aquel hombre usado por
Dios?, quedo bajo las ruinas de un palacio destruido. ¿Por qué?, porque quiso llevar la
contraria a Dios. Ni tu fuerza, ni tu talento te puede ayudar, cuando decides hacer lo
contrario a lo que Dios quiere.
Salomón, el hombre más sabio que ha existido, cuando Dios le dijo que le pidiera lo que
quisiera, este hombre lejos de pedir fortuna o algo material pidió sabiduría para guiar a su
pueblo. Pero aun y con toda su sabiduría no supo controlarse, sino que fue presa de
mujeres, de cientos de mujeres y la gran mayoría de otros pueblos, como la sulamita que
cautivo su corazón, un hombre que hizo yugos desiguales y que termino lamentándose sus
últimos días.
Tú puedes ser muy inteligente, muy sabio, puedes saberte toda la Biblia y tener grandes
conocimientos, pero aun y con todo eso, no puedes llevar la contraria a lo que Dios ha
dictado, porque terminaras mal.
Pueda que no comprendas los puntos de vista que te estoy expresando y es porque quizá
estas muy emocionado e ilusionado con esa persona y es difícil que repente alguien que
no conozcas venga y te diga: “Eso no es correcto”, pero no lo digo yo, la Biblia es la que lo
dice.
Las malas experiencias con cristianos no tienen que influir.
Conozco cientos de casos de chicas y chicos que me expresan lo siguiente: “Tuve un novio
cristiano o una novia cristiana y jamás me trato tan bien como la persona con la que ahora
tengo un noviazgo y eso que el de ahora no es cristiano”.
A veces el hecho de haber tenido una relación de noviazgo con alguien que era cristiano
hace que sus preferencias cambien. Y es que no voy a negar que entre cristianos haya muy
pero muy malos novios y novias. Y es que el hecho de que sea cristiano no quiere decir
que te amara con amor eterno o que será un novio o una novia 10.
Si te ha ido mal es porque has elegido mal, quizá te has dejado llevar por la emoción, quizá
no has consultado a Dios o quizá no era el momento indicado para iniciar un noviazgo y
todo ello tuvo como consecuencia que no te fuera bien en tu noviazgo, no
necesariamente te fue mal porque él o ella era cristiano y solo por eso ahora ya no crees
en los cristianos y por tal razón te has buscado a alguien que no lo es.
Y es que también hay personas que no son cristianas, que a veces tratan mil veces mejor a
su novia o novio que sí lo son. Pero independientemente de eso, aun así no es correcto,
no porque el chico o la chica sea mala, no, simplemente no lo es porque DIOS ASÍ LO HA
DICTADO. No tiene que ver con “religión”, sino con convicciones, Dios quiere que tu estés
con alguien que piense y sienta lo mismo que tu acerca de Dios. Las buenas intenciones y
la buena educación no tienen que ver con la CONVICCION. Una persona que realmente
sea cristiana y que ame a Dios verdaderamente, entonces será una persona con la que
podrás construir una relación duradera y fundada en el Señor.
Conozco muchos solteros que no tienen novia o solteras que no tienen novio y que son
personas que aman mucho a Dios, que le sirven, que serian excelentes para formar una
relación de noviazgo, pero que a lo mejor no les ha ido bien, tal vez porque no son tan
guapos físicamente o no son tan lindas como los chicos de hoy las prefieren.
Lastimosamente es así, los solteros hoy en día se fijan más en lo exterior, que en lo que
realmente vale y esto es: Que amen a Dios y sean personas excelentes.
No te fíes del ejemplo de otro
Quizá alguien diga: “Pero yo soy feliz y he visto personas que han sido felices con alguien
que no es cristiano”. Pero ¿Necesariamente te pasara igual a ti?, a veces creemos que
porque un caso remoto de muy lejos o cerca “funciono” entonces también a nosotros será
igual.
No te fíes del ejemplo de otro, sino que FIATE EN LO QUE DIOS TE DICE. Mira mi querido
amigo o querida amiga, mi intención no es caerte mal, ni pelear por puntos de vista,
simplemente hablo lo que la Biblia dice, ahora bien, si Dios dice que no lo hagamos,
entonces NO LO HAGAS. Si yo te dijera que lo hicieras, pero la Biblia dice que NO LO
HICIERAS, ¿A quién le harás caso?, obviamente obedecerás LA BIBLIA, no lo que un
hombre imperfecto te diga. Entonces si gustas no me hagas caso a mí, y hazle caso a Dios
y Dios te dice:
“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la
justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?”.
2 Corintios 6:14 (Reina-Valera 1960)
No lo veas mal.
Personalmente no tengo nada absolutamente nada en contra de las personas no
cristianas, es más, tengo muchos amigos que no son cristianos y a los cuales les hablamos,
de hecho, diariamente me leen miles de personas que no son cristianas, recibo correos de
personas que no lo son y me expresan lo que sienten al leer lo que Dios me permite
escribir y me llena de mucho gozo saberlo y le doy Gloria a Dios por eso. Pero más allá de
la simpatía, de lo mucho que queramos a alguien, tenemos que ser obedientes a la
Palabra de Dios, no podemos anteponer nada, absolutamente nada a la voluntad de Dios.
¿Por qué Dios dice esto?, puedo citarte a través de mi experiencia en el Ministerio de
solteros muchas razones por las cuales no es bueno unirse en yugo desigual, pero más allá
de las razones, algunas valederas para ti y quizá otras no, existe una razón mayor por la
que Dios dice esto y esta es: ÉL SABE LO MEJOR PARA TU VIDA.
Quizá no lo entiendas, quizá no lo asimiles, pero Dios que te conoce a perfección sabe lo
que es mejor para ti y si Él inspiro a un hombre a escribir esas líneas, entonces: ES
PORQUE DIOS SABE QUE ES LO MEJOR PARA TI.
¿Sabes? A través de los años he comprendido una cosa:
Hay momentos en los que no entiendo por qué Dios me pide esto o aquello, a veces no
comprendo porque también me evita de hacer algo que me parece inofensivo, pero
durante mi corta vida he podido observar que ÉL SIEMPRE TUVO LA RAZON, que aquello
que para mí en su momento era bueno, no lo era y por eso me aparto de ello, que aquello
que yo creía que no estaba mal, si lo estaba y por eso Dios evito que cayera en ese juego,
el obedecerle, aun cuando me doliera o aun cuando me fuera difícil, traería mejores
resultados que llevarle la contraria.
A veces cuando uno es joven soltero, cree que está seguro de lo que quiere y hacia dónde
va, pero de pronto aparece Dios y cambia todos nuestros planes, porque Él tiene mejores
planes que los de nosotros y pensamos que TODO está arruinado, que nada será igual y
que todo será peor, pero una cosa he aprendido durante mis años en el Señor, durante mi
soltería y ahora en mi matrimonio: DIOS NO SE EQUIVOCA, ÉL SIEMPRE TIENE LA RAZON.
En alguna ocasión he querido reclamar a Dios decisiones que Él me ha llevado a tomar,
pero Él solo calla y luego de un tiempo responde, no en palabras, sino en acciones que
demuestran el porqué de aquellas decisiones que a mi parecer no eran las que tenían que
ser, pero que para Dios era las que tenía que tomar, porque EL TENIA UN MEJOR PLAN.
Conclusión:
Querido joven, querida jovencita, solteros de toda edad, con todo respeto, con todo mi
amor en el Señor les digo: La voluntad de Dios es que evitemos unirnos en yugo desigual.
Pueda que algunos de ustedes estén en ese yugo desigual, quizá alguno estuvo o en algún
momento quizá algunos estarán, no me toca a mi juzgarlos, no es mi tarea tampoco
acusarlos, mi única tarea es prevenirlos, es enseñarles lo que Dios quiere y lo que nos
expresa a través de la Biblia.
No estás obligado a ir y deshacer esa relación de yugo desigual, no estás obligado a fuerza
a tomar una decisión, simplemente te expongo lo que desde mi punto de vista es lo
correcto o incorrecto basado en la Palabra de Dios y en lo que Él me ha enseñado a través
de mi vida.
Tú eres el único capaz de tomar una decisión, cuya decisión debe ser orientada por el
Espíritu Santo de Dios en tu vida, Él es el único que puede guiarte a hacer lo que tienes
que hacer, cada uno de ustedes tienen una relación personal con Dios, cada uno es
consciente de lo que Dios quiere para sus vidas y este humilde articulo trata de mostrar o
explicar de una forma sencilla lo que realmente Dios quiere, ahora bien, cada uno a
conciencia y llevando delante de Dios esta situación es responsable de la decisión que
tome, solo déjate llevar por lo que Dios ponga en tu corazón y obedece,
independientemente de lo que tú puedas pensar, el único que puede guiarte a hacer lo
correcto ES DIOS.
Una buena decisión a tiempo, será una bendición a su tiempo.