Вы находитесь на странице: 1из 3

http://inclusionpasto.blogspot.

com/
¿Qué adaptaciones en el aula pueden ayudar a los estudiantes con dificultades del
procesamiento sensorial? Estas son algunas estrategias que los maestros pueden poner en
práctica.
PLANIFICAR, HORARIOS Y RUTINAS EN EL AULA
· Tener una rutina diaria que cambie lo menos posible.
· Avisar con antelación los cambios en la rutina.
· Introducir descansos mentales a lo largo del día.
· Establecer claramente cuándo empiezan y terminan las tareas asignadas.
· Exhibir horarios visuales, instrucciones, las reglas en la clase y las expectativas; asegurarse
de que el estudiante las vea.

ADAPTACIONES EN EL SALON DE CLASES PARA LAS DIFICULTADES DEL


PROCESAMIENTO SENSORIAL.
Los estudiantes con dificultades del procesamiento sensorial tienen problemas para manejar la
información sensorial. En la escuela se enfrentan a sonidos, olores, texturas y otras sensaciones
que obstaculizan su aprendizaje.
¿Qué adaptaciones en el aula pueden ayudar a los estudiantes con dificultades del
procesamiento sensorial? Estas son algunas estrategias que los maestros pueden poner en
práctica.

Planificar, horarios y rutinas en el aula


· Tener una rutina diaria que cambie lo menos posible.
· Avisar con antelación los cambios en la rutina.
· Introducir descansos mentales a lo largo del día.
· Establecer claramente cuándo empiezan y terminan las tareas asignadas.
· Exhibir horarios visuales, instrucciones, las reglas en la clase y las expectativas; asegurarse
de que el estudiante las vea.
· Utilizar apoyos visuales con imágenes de las opciones de información sensorial.

Desarrollar habilidades de autorregulación


· Facilitar un lugar de trabajo tranquilo cuando sea necesario.
· Sentar al estudiante alejado de puertas, ventanas o luces intensas.
· Ajustar el escritorio y la silla, o colocar un taburete debajo del escritorio, para que los pies del
estudiante se apoyen sobre el piso y su cadera esté a un ángulo de 90 grados con respecto a
su regazo.
· Permitir que el estudiante utilice un asiento alternativo, como una pelota de ejercicio o un
escritorio elevado donde puede trabajar parado.
· Consultar con el terapeuta ocupacional sobre colocar una banda elástica de ejercicio en las
patas de la silla o del escritorio de los estudiantes que necesitan mover sus pies.
· Autorizar que el estudiante trabaje en otra posición, como acostado en el piso usando una
tabla o un atril.
· Proveer una almohadilla con peso (también llamada almohadilla lastrada o ponderada), un
chaleco con peso, un cojín táctil (también llamado disco de equilibrio, asiento de meneo y cojín
de equilibrio inflable) u otras herramientas sensoriales aprobadas por un terapeuta ocupacional.
· Facilitar audífonos o auriculares con cancelación de ruido para ayudar con la sensibilidad al
ruido.
· Permitir que el estudiante use objetos manipulables
· Autorizar que el estudiante se siente en un trozo de alfombra o en un asiento suave (puf)
durante las actividades en grupo.
· Acordar con el estudiante señales no verbales para que las use cuando se sienta abrumado
o necesite un descanso.
· Crear un plan de comportamiento para controlar los desencadenantes sensoriales.
· Avisar con anticipación y proveer recordatorios verbales cuando se aproximen ruidos intensos
como campanas, anuncios o alarmas de fuego en caso de un simulacro.

Dar instrucciones y asignar tareas


· Reducir la necesidad de escribir a mano. (Por ejemplo, usar preguntas de completar el
espacio en blanco en lugar de preguntas de respuesta corta).
· Permitir tiempo extra para escribir para reducir la fatiga motora y los problemas con
la propriocepción.
· Consentir el uso de software de voz-a-texto o de una computadora.
· Reducir la cantidad de información visual en una página.
· Proporcionar láminas transparentes coloreadas para leer a fin de reducir la distracción visual.
· Usar trozos de papel en blanco para cubrir toda la página excepto algunas de las preguntas.
· Usar carpetas de papel manila como pantalla para bloquear las distracciones visuales.
· Ofrecer sujetadores de lápiz, soportes inclinados y papel de líneas resaltadas para escribir.
· Usar un resaltador o notas adhesivas para ayudar al estudiante a permanecer alerta y
enfocado.
· Autorizar que el estudiante escuche música mientras trabaja para concentrarse.

¿QUÉ ES EL COACHING EDUCATIVO PARA PROFESORES Y ESTUDIANTES?

Está de moda hablar de motivación. En una sociedad permanentemente estresada y llena de


dificultades, parece apropiado la idea de encontrar a quien nos ofrezca un “empujón” y nos allane un
poco el camino con técnicas y herramientas orientadas a mejorar el rendimiento y optimizar
procesos
Por eso existe un coaching específico para el sector educativo, donde los cambios que se han
producido en los últimos años en nuestra sociedad han sido profundos, y en muchos casos,
dramáticos.
Las aulas son más diversas que nunca, con alumnos (en el entorno escolar) procedentes de culturas
y puntos geográficos muy diferentes.

COACHING EDUCATIVO PARA PROFESORES

A diferencia de otras profesiones, los maestros no reciben un feedback de los destinatarios de sus
servicios. En casi todos los ámbitos profesionales, se busca la satisfacción y la retroalimentación de
los clientes, mientras que el área formativa, nos hemos acostumbrado a no buscar la excelencia en
el desarrollo de la profesión.

Positivamente influenciado por otros sectores, la docencia ha visto cómo su falta de eficacia y
dificultad de adaptación a las nuevas tendencias formativas ha repercutido negativamente en la
profesión. Cada vez más, la sociedad, los padres y los propios alumnos demandan un cambio de
modelo formativo hacia la flexibilidad, el aprendizaje por competencias y la experiencia.
Para poder desarrollar esta misión, la profesión docente necesita de herramientas que ayuden a
alcanzar estos nuevos retos. Ahora, el estudiante pasa a ser el protagonista de su propio aprendizaje
y sus tutores se convierten en “facilitadores” de conocimiento y no en meros transmisores.

El coaching educativo para profesores pretende modelar el proceso de aprendizaje para que los
profesionales de la enseñanza sean capaces de asimilar estos cambios y, en consecuencia, mejoren
la eficacia y el rendimiento de su ardua tarea.