Вы находитесь на странице: 1из 5

Asignatura

Psicología Clínica

Presenta

Ángela María Navarrete Ortiz ID: 585567

Karina Moreno Moreno ID:

Docente

Juliana Vasquez Mosquera

Buga (Valle del cauca) Sep 07 de 2019


TRASTORNO ALIMENTICIO
BULIMIA
La bulimia es un trastorno alimenticio grave, por lo general las personas con
bulimia consumen alimentos en grandes cantidades y pierden el control de su
alimentación. Normalmente estas personas después de comer vomitan la
comida para tratar de deshacerse de las calorías adicionales de forma no
saludable y evitar aumentar de peso. Las personas que padecen de este
trastorno después de consumir alimentos, presenta el sentimiento de culpa y
vergüenza tras ingerir muchos alimentos por lo que los lleva a usar diferentes
métodos para deshacerse de la comida, como provocar el vómito, tomar
laxantes inapropiados o también llevar a cabo una dieta estricta de cero
calorías para así evitar aumentar de peso.
Normalmente estas personas tienen cerca de 15 episodios de atracones y
vómitos por semana, y su peso se encuentra en normalidad por lo que resulta
difícil detectar la enfermedad. El origen de esta enfermedad interviene
factores biológicos, psicológicos y sociales que afectan el concepto que la
persona tiene de sí mismo, por lo que ellos responden a un gran temor a subir
de peso. Por lo general las personas que tienen bulimia suelen ser mujeres
jóvenes, preocupadas por el peso y por tener un cuerpo de silueta delgada, son
pertenecientes a un nivel socioeconómico medio o alto. La bulimia afecta a
adolescentes y adultos jóvenes, este trastorno es mucho menos frecuente en
hombres.
Características:
 La bulimia consiste en que la persona sufre episodios de atracones
compulsivos, seguidos de un gran sentimiento de culpabilidad y
angustia.
 Las personas con este trastorno suelen provocar el vómito después de
ingerir alimentos.
 Los enfermos de este trastorno suelen realizar dietas estrictas y practicar
ejercicio en exceso.
Síntomas: Según el manual de psicopatología clínica adaptado al DSM-5 los
síntomas de una persona que padece de Bulimia son los siguientes:
 Síntomas psicopatológicos: Depresión, ansiedad, inestabilidad
emocional, fobia a ganar peso, fobia social y conductas autolesivas. La
rebeldía, los cambios bruscos de humor, la irritabilidad y el desorden
son características frecuentes que acompañan al cuadro.
 Síntomas psicológicos: Tristeza, desconfianza hacia los demás, pocas
habilidades sociales y escasa capacidad para enfrentarse a los
problemas, poco manejo emocional, baja autoestima, irritabilidad,
pensamientos dicotómicos extremos e ideas catastrofistas. Tienen una
sensación definida de pérdida de control en el momento de iniciar el
atracón. En muchos casos lo definen como un impulso irresistible muy
similar a otros trastornos denominados de control de impulsos, como la
cleptomanía o el juego patológico. También hacen descripciones
parecidas a trastornos adictivos: «es como una droga, una vez que
empieza necesitas seguir haciéndolo, es como tener el mono». Al no ser
capaces de detener su impulso, les molesta que otras personas conozcan
su problema y suele costarles tiempo el reconocer lo que les ocurre
delante de otros. Así se retrasa la petición de ayuda profesional.
 Síntomas físicos: Son frecuentes y variados, pues la persona se puede
quejar de dolores de cabeza, pérdida del cabello, mareos, dolores de
barriga, estreñimiento, calambres o debilidad muscular. Por otro lado,
se puede observar en la paciente pérdida del esmalte dental, debido a la
erosión de los ácidos gástricos durante los vómitos, esofagitis,
callosidades en la parte dorsal de las manos (signo de Russell), aumento
de tamaño de las glándulas salivares, reglas irregulares y fluctuaciones
en el peso.

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/bulimia/symptoms-
causes/syc-20353615
https://cuidateplus.marca.com/enfermedades/psiquiatricas/bulimia.html
https://www.msdmanuals.com/es-co/hogar/trastornos-de-la-salud-
mental/trastornos-de-la-conducta-alimentaria/bulimia-nerviosa
Diagnóstico

 Evaluación médica
El médico sospecha la existencia de bulimia nerviosa en personas, especialmente de sexo femenino,
que muestran una notable preocupación por el aumento de peso y presentan grandes fluctuaciones de
peso, sobre todo si hay indicios de un uso excesivo de laxantes (presencia de diarrea y retortijones).

Sin embargo, los médicos valoran también otros indicios:

 Inflamación de las glándulas salivales situadas en las mejillas

 Cicatrices en los nudillos por el uso reiterado de los dedos para provocarse el vómito

 Erosiones del esmalte dental debido a los ácidos gástricos

 Detección de baja concentración de potasio en el análisis de sangre

El médico diagnostica bulimia nerviosa cuando la persona refiere atracones seguidos de purgas una
vez a la semana durante 3 meses como mínimo y basa la imagen que tiene de sí misma en gran parte
en su peso y en su silueta.

Tratamiento

 Terapia psicológica

 Algunos antidepresivos

El tratamiento puede consistir en terapia cognitivo-conductual, psicoterapia interpersonal y terapia


con medicamentos.

En general se proporciona terapia cognitivo-conductual. Los objetivos son


 Motivar a la persona para que cambie

 Establecer un patrón de alimentación regular y flexible

 Reducir su preocupación por el peso y la silueta

El encuentro con el terapeuta (de forma individual o en grupo) suele planificarse con una frecuencia
de 1 o 2 veces por semana durante un periodo de 4 a 5 meses, en total unas 16 a 20 sesiones. La
terapia cognitivo-conductual elimina los atracones y las purgas en, aproximadamente, entre el 30% y
el 50% de las personas con bulimia. Otras muchas también mejoran, pero algunas abandonan la
terapia o no responden a esta. Las que mejoran por lo general continúan estando bien.

La psicoterapia interpersonal es una alternativa cuando la terapia cognitivo-conductual no está


disponible. Ayuda a las personas a identificar y cambiar los problemas interpersonales que pueden
contribuir al trastorno alimentario. Esta terapia no consiste en decirle a la persona cómo cambiar, no
interpreta su comportamiento y no trata directamente con el trastorno de la conducta alimentaria.
Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, una variedad de antidepresivos, pueden
reducir la frecuencia de los atracones y de la provocación de vómitos, pero no se sabe con seguridad
cuál es la eficacia de dichos fármacos a largo plazo. Estos medicamentos también tratan de forma
eficaz la ansiedad y la depresión, que son frecuentes entre las personas con bulimia nerviosa.