Вы находитесь на странице: 1из 11

“AÑO DE LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN E IMPUNIDAD”

FACULTAD
DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS
ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO Y CIENCIAS POLÌTICAS

CURSO: SISTEMAS JURIDICOS DEL MUNDO (DERECHO PUBLICO)

DOCENTE : HECTOR MARRIQUEZ ZAPATA.

CICLO : V

ALUMNAS: CORDOVA CASTAÑEDA DARINKA YADARIS.


GONZALES PEREZ LALY ERLITA.
LLAGUENTO CARLOS, MARIA MAGDALENA.

CHACHAPOYAS – PERÚ
2019
1. CONCEPTOS ESENCIALES QUE INVOLUCRAN A LOS SISTEMAS
JURIDICOS.

Una de las acepciones más usadas de sistema jurídico es la que lo concibe como un
conjunto de normas. En este sentido, un sistema jurídico es el conjunto de normas
jurídicas que tienen una determinada propiedad en un tiempo y en un espacio.

Si el sistema jurídico es concebido como un conjunto de normas, la identidad del


conjunto estará definida por la identidad de sus elementos (las normas). Por eso,
cada vez que se crea una nueva norma o se deroga una norma perteneciente al
sistema jurídico, se obtiene un nuevo conjunto, distinto del conjunto originario.

La doctrina mayoritaria ha invertido una buena parte de su tiempo en tratar de


definir que es sistema jurídico, concepto con Zarate y otros como aquel conjunto
articulado y coherente de instituciones, métodos, procedimientos y reglas legales
que constituyen el derecho positivo en un lugar y tiempo determinados. Cada
Estado soberano cuenta con un sistema jurídico propio, o incluso se define,
siguiendo a Merryman como un cuerpo operativo de instituciones, procedimientos y
normas jurídicas; difiriéndolas, de esa manera, de una tradición jurídica que, a su
vez, se puede definir como aquel conjunto de actitudes profundamente arraigadas y
condicionadas históricamente acerca de la naturaleza de la ley, acerca de la función
del derecho en la sociedad y en la forma de gobierno acerca de la organización y
operación de un sistema jurídico apropiado.

Castán Tobeñas nos define a los sistemas jurídicos, diciéndonos que el conjunto de
normas e instituciones que integran un derecho positivo es lo que constituye un
sistema jurídico, es decir, el conjunto de reglas e instituciones de derecho positivo
por las que se rige una determinada colectividad.

2. ORIGEN Y EVOLUCION HISTORICA DEL DERECHO


CIVIL.

Para explicar la evolución del concepto de Derecho Civil debemos remontarnos a


Roma. En Roma se distinguía entre Ius Civile e Ius Gentium (o Naturale), el
primero se refiere al usado por los romanos, entendido no como una imposición,
sino como un privilegio. El segundo se refiere al Derecho común a todos los
hombres sin distinción de nacionalidad. Según el profesor Arangio Ruiz el Ius
Gentium se refiere a un sistema estrictamente romano para dar tratamiento jurídico
a las relaciones entre romanos y extranjeros, sistema que sería producto de la
expansión económica y militar del pueblo romano o civitas.

Además, otros textos contraponen el Ius Civile al Ius Pretorium (Ius Honorarium),
el cual habría sido introducido con el propósito de suplir, ayudar y corregir el Ius
Civile. Pero esta contraposición no es real, el Ius Pretorium significa la renovación
del Ius Civile provocada por las nuevas necesidades y por los nuevos hechos. Hay
que hacer una aclaración y esta es que el Pretor no creaba derecho, sólo declaraba
como entendía el derecho y los principios que seguiría en el ejercicio de sus
funciones.

El Ius Civile como derecho del cives, del ciudadano romano, no se identifica con el
derecho privado. Es cierto que la construcción romana construyó de preferencia las
instituciones privadas (persona, familia, propiedad, obligaciones, herencia), pero
dentro del Ius Civile hay instituciones que son extrañas al derecho civil (a nuestra
concepción de derecho civil), así las de carácter penal, procesal y las administrativas
o políticas.

El Ius Civile, en su sentido propio y originario sería el ordenamiento tradicional que


habrían adoptado los grupos primitivos romanos reunidos en una comunidad
política y estaría constituido por una serie de principios fundamentales establecidos
por la jurisprudencia religiosa y luego laica de los prudentes.

Este núcleo de principios tradicionales se va ensanchando a lo largo de la historia


del Derecho romano naciendo un Ius Civile Novum, por obra de las leyes,
plebiscitos, senadoconsultos y decretos de los príncipes. Al mismo tiempo, el viejo
Ius Civile, el de los principios tradicionales experimenta la influencia del Ius
Gentium y del Ius Pretorium o Honorarium, y todos estos Derechos van a ser Ius
Civile en la compilación de Justiniano, porque con aquel se entroncaron y no se
diferenciaron.
 Concepto de Derecho Civil en la Edad Media

En el 476 d.C. se produce la caída del Imperio Romano de Occidente en lo que se


ha denominado el inicio de la Edad Media. La invasión de los pueblos bárbaros que
la provoca definitivamente acaba también de manera oficial con el derecho de
Roma. Pero el Derecho romano seguía sobreviviendo en la práctica de los pueblos
dominados y con gran influencia en las leyes de los pueblos invasores. Durante
muchos años no va a haber más Derecho que la costumbre, el fuero, los estatutos de
las ciudades e incluso el estatuto de las corporaciones y gremios. Hay pues un
acusadísimo particularismo jurídico.

A finales del Siglo XI y principios del XII se produce un fenómeno importante en


grado sumo: la recepción del Derecho de Roma. Sabemos que la compilación de
Justiniano se lleva a cabo entre los años 528 a 533 d.C. en el Imperio Romano de
Oriente. Es muy posterior a la caída del Imperio Romano de Occidente y, por otra
parte, es casi desconocida en él.

A partir del siglo XII los glosadores de Bolonia estudian el Derecho romano
mediante glosas y exégesis, aplicando la técnica escolástica de los silogismos,
distinciones y subdivisiones. Desde entonces se va identificando el Derecho civil
con el Derecho romano, con el Derecho que Roma ha legado tal y como lo ha
dejado, hasta el punto que desde el siglo XII la obra de Justiniano recibe el nombre
de Corpus Iuris Civilis.

Ahora bien, la compilación justinianea contenía numerosos textos de tipo público


que habían perdido actualidad e interés, pues no eran aplicables a la sociedad
política del tiempo de la Recepción. De ahí que los glosadores y comentaristas
mostrasen una mayor atención hacia normas e instituciones privadas (circulación de
los bienes, derechos sobre ellos, situación de las personas, etc.). Empieza, por tanto,
a abrirse camino la idea de Derecho civil como Derecho privado.

El Derecho civil, entendido como Derecho romano, va a desempeñar un papel


sumamente importante en la Edad Media: el de Derecho común. Hemos dicho en
líneas anteriores que hasta la recepción reinó un absoluto particularismo jurídico. El
Derecho civil va a ser Derecho común, es decir, un derecho normal frente al que los
derechos particulares son anomalías. Hay que destacar que la fuerza del Derecho
Civil como Derecho común provenía también de una necesidad política: el concepto
de Imperio Sacro Romano Germánico, restaurado por Carlomagno en el año 800
como continuación del Imperio Romano. La sociedad medieval hasta finales de la
Edad Media va a vivir, no sin tensiones, la idea de que era un todo unitario bajo el
Imperio, que tenía, por tanto, un único Derecho. El Imperio postulaba un único
Derecho, que va a ser el civil-romano. Al mismo tiempo, la idea de Cristiandad,
también unitaria en el plano religioso, llevaba a que el Derecho de la Iglesia fuese
igualmente un Derecho común. Este Derecho común era la ley eclesiástica que
junto a la ley civil representaban las potestades del Imperio y la Iglesia.

El Derecho canónico adquiere una importancia relevante a partir de las Decretales


de Gregorio IX (1234), y se estudiará intensivamente. Es un Derecho que no se
limitaba a regular el fuero interno de los fieles, sino que también se extendía a
aspectos de su vida ordinaria, y sus principios espiritualistas (buena fe, obligación
de cumplir la palabra dada, etc.) ejercerán una influencia decisiva en los textos de la
compilación justinianea y en el Derecho civil que hoy conocemos y estudiamos.
Entre el Ius Civile y el Ius Canonicum va a darse una influencia recíproca y
continua. También como Derecho común se considera el Derecho feudal. El sistema
de vasallaje propio de la época obliga a utilizar normas (costumbres, sobre todo)
para resolver los litigios entre señores y vasallos. El estudio de este Derecho feudal
por los juristas va a constituir un tercer elemento del naciente Derecho común, junto
al romano y al canónico, aunque mucho menos importante que ellos.

Una que pierde fuerza la idea de Imperio (a mediados del siglo XIII), el Derecho
romano no deja de tener valor de Derecho común, y ahora porque se considera
como ratio scripta. Ese Derecho se estudia ya (porque las nuevas necesidades hacen
inaplicables muchos de sus textos) más como sistema conceptual que como sistema
normativo, porque es un sistema racionalmente construido.

El Derecho Civil. (= Derecho romano) se convierte en un derecho de los principios


tradicionales. De él van a salir ya otros Derechos que atienden a la evolución social
y económica de los siglos XIV y XV, como el Derecho mercantil. Las compañías
mercantiles, la letra de cambio, el comercio marítimo exigía regulación que no
daban los textos romanos.

 El Derecho Civil en la Edad Moderna.

En la Edad Moderna, el Estado se convierte en el Estado absoluto que tiende a que


su Derecho nacional sea el exclusivo o predominante. De ahí que el Derecho civil,
entendido como Derecho romano, sufra un gran eclipse, si bien ello ya estaba
preparado desde finales de la Edad Media por la crítica a que se somete: las fuentes
que se manejaban -se dice- no son genuinas; las glosas y comentarios a los textos
romanos eran cada vez más contradictorios y más abundantes; la aplicación del
Derecho se había convertido en una tarea insegura ante tantas interpretaciones
dispares.

Los Estados modernos, soberanos y absolutos, inician ante todo una labor de
consolidación de su Derecho nacional. En Castilla esta labor la harán las
Ordenanzas de Montalvo (1484) y la Nueva Recopilación (1567). En Francia, las
antiguas costumbres son recopiladas y reducidas a textos escritos, continuándose
posteriormente esa tarea de fijación del Derecho nacional (Ordenanza de Colbert y
D'Aguessau). En Alemania, la atomización de los Estados miembros del Imperio
impide esta realización, pero Prusia, al ganar hegemonía, recopila su Derecho civil
(Allgemeines Landrechí).

Ahora bien, todavía en las viejas definiciones de los siglos XVI y XVII se sigue
llamando Derecho civil al Derecho romano, que se contrapone al Derecho real, que
es el Derecho nacional. Pero la fijación legislativa de este Derecho ha sido el primer
paso para la nacionalización del Derecho civil. El segundo paso se dará cuando el
estudio del Derecho real se imponga. Sin abandonar el estudio del Derecho civil, las
Universidades, los teóricos y eruditos estudian y comentan el Derecho real. La
sustitución se opera insensiblemente, y el Derecho civil vuelve a ser no ya el
Derecho romano, sino el Derecho propio y exclusivo de cada Estado. Paralelamente
cabe anotar que ese Derecho civil va a identificarse con el Derecho privado. En
efecto, la teoría de la organización política (el Derecho público) se estudia con
separación del Derecho civil, lo mismo que el aspecto jurídico de la actividad
política. Se desligan también, desde el siglo XVI, las materias de Derecho penal o
Derecho criminal. La materia procesal se separa igualmente del tronco del Derecho
civil por la falta real de vigencia de los textos romanos en esta materia, y el Derecho
mercantil sigue con su evolución y desarrollo apartado, como desde su nacimiento
en la Edad Media, del Derecho civil.

3. EL DERECHO ROMANO LA CONCEPCION EN EL


DERECHO HISPANO.

El renacimiento jurídico se refiere el Derecho romano y al Derecho canónico. El


derecho que se recibe antes de finales del siglo XI, no es un texto justiniano puro,
sino que venía influenciado por las adherencias que había recibido a lo largo de casi
seis siglos de eclipses de la ciencia jurídica en occidente, a pesar que e Derecho
romano no dejo de estar presente, en cierta medida, en colecciones seculares como
el LIBER IUDICIORUM.

A pesar que hasta el siglo IX no puede hablarse de una verdadera recepción de


derecho romano en el canónico, si constaba el Derecho romano en los documentos
de los papas, en los concilios y colecciones canónicas. En estos
casos se alude al Derecho romano como ley secular vigente en el territorio en
cuestión, pero no se alude a dicha ley como recibida en el ordenamiento canónico.
El contenido de estas leyes suele versar sobre privilegios concedidos por los empera
dores romanos a la Iglesia o sobre la confirmación por la autoridad laica de normas
eclesiásticas que adquieren de esta manera fuerza de ley en el ámbito secular.
En otros casos se alude a intervenciones del poder secular en la vida de la iglesia,
que unas veces acata y otras rechaza en su legislación canónica. El derecho
en su legislación canónica. El Derecho romano utilizado en estos casos es el-
teodosiano en Italia, y el Breviario de Alarico en España y Francia.

4. EL DERECHO EN EL PERU PRE HISPANICO.


Un problema metodológico difícil de abordar en la historiografía del Derecho
peruano consiste en la aplicación de la categoría occidental de "Derecho" a una

realidad profundamente no occidental como la sociedad prehispánica en América:

¿podemos hablar propiamente de un "Derecho" prehispánico?, ¿podemos decir que

existió "Derecho" en esa América anterior a Colón?

Algunos autores no han dudado mucho al respecto. El historiador mexicano Lucio


Mendieta y Núñez opina categóricamente que, si Derecho significa solamente un
conjunto de reglas, entonces parecería que la América prehispánica no tiene
propiamente Derecho; pero si con este término nombramos un fenómeno social que
debe entenderse dentro del medio en el que se da, entonces sí es posible encontrar
un Derecho americano antes de la influencia occidental aportada por la Conquista.
Y, dentro de esta línea, Mendieta estudia la historia del Derecho Público, del
Derecho Privado y hasta del Derecho Procesal en el México anterior a Colón.

Horado Urteaga habla de "Un cuerpo de leyes fijo en la memoria, (de los Incas
como) "base de esta organización judiciaria" y no vacila en hablar de jueces,
régimen judicial, períodos feudales y del Tribunal de los Doce que tiene incluso
secretarios letrados (sic), etc.

Sin embargo, otros autores han sido más prudentes. Hermann Trimborn destaca que,
dentro de civilizaciones no occidentales, es difícil distinguir entre la costumbre y el
Derecho; y advierte que, mucho de lo que es el objeto de su estudio sobre el delito
en las antiguas culturas de América, "no fue, probablemente, Derecho auténtico,
sino mera Costumbre". Sin embargo, insiste en que su libro no pretende hacer una
historia de las costumbres sino investigar realmente la conciencia jurídica de los
pueblos prehispánicos, en otras palabras, se aferra a la idea de la existencia de un
Derecho prehispánico. En realidad, Trimborn absolutiza la categoría "Derecho",
considerándola de alguna manera como una parte esencial del proceso de
socialización humana, presente -de forma diferente, es verdad- en toda sociedad. De
ahí que utilice términos eminentemente jurídicos como "delito", "Estado “y "pena"
para analizar los castigos en tiempos de los Incas. Pero, al mismo tiempo, su rigor
de investigador lo lleva a plantear una serie de matices que subvierten el carácter
universal del Derecho. Nos dice que el Derecho no existe conscientemente en todos
los pueblos, sino que es el estudio científico posterior (de acuerdo a nuestras
categorías) que puede descubrirlo. En consecuencia, el uso de la palabra "Derecho"
para designar estas realidades ajenas conlleva ciertos peligros, ya que ese "Derecho
prehispánico" no opera con las mismas características de aquello que nosotros
llamamos Derecho. Por ejemplo, la distinción entre Derecho Público y Derecho
Privado "está muy lejos del pensamiento jurídico de los pueblos primitivos"; y, de
otro lado, en estas circunstancias es muy difícil la separación estricta entre
principios jurídicos y morales. Como puede notarse, Trimborn se refiere a un
"Derecho prehispánico" que no es nuestro Derecho; pero tampoco puede definir
claramente ese concepto que pretende significar con tal palabra, ni nos demuestra
cuál es el elemento común (aparentemente universal) que permite utilizar el mismo
término para nombrar tanto una relación social precolombina como una relación
social netamente occidental.

Para el perspicaz espíritu histórico de Basadre, la duda no pasó desapercibida:


"¿Pertenecen todos los siglos anteriores a dicha etapa (de la colonización
española)", se pregunta Basadre, "a una realidad que, en sí misma, es ajena al
campo del Derecho?". La cuestión está claramente planteada. Pero Basadre descarta
demasiado rápidamente tal duda, citando a Bronislaw Malinowski: "Tiene que haber
en todas las sociedades un tipo de normas demasiado prácticas para ser refrendadas
por sanciones religiosas, demasiado complejas para ser entregadas a la simpe buena
voluntad, demasiado importantes en relación con los individuos para ser puestas en
vigor por un agente abstracto. Este es el dominio de las normas jurídicas. Basadre se
suma así, a pesar de sus vacilaciones, a quienes piensan que el mundo prehispánico,
aun cuando absolutamente ajeno a aquello que la tradición romano-occidental llama
Derecho, podría decirse que tuvo también normas jurídicas.

Sin embargo, esta conclusión no es compartida por todos quienes han estudiado el
problema. Por el contrario, hay muchos que piensan que el Derecho es un producto
específico de una determinada historia: la historia del mundo occidental. Por
consiguiente, existen numerosas sociedades sin Derecho; sin perjuicio de que
cuenten con mecanismos de regulación social, aunque diferentes de aquello que
llamamos Derecho. Hay autores que no solamente han sido cautos como Trimborn
ni proclives a una universalización de las categorías jurídicas occidentales, sino que
incluso han rechazado abiertamente la aplicación de estas categorías a las relaciones
sociales prehispánicas.

Franklin Pease habló en algún momento de "delito" entre los incas siguiendo la
línea abierta por Trimborn, pero precisó que esta palabra no debía entenderse en su
sentido occidental: no se trata de conductas sancionadas por una ley (de acuerdo al
nulla poena sine lege del Derecho occidental) sino más bien de situaciones ligadas a
tabúes, cuya reprobación está fundada en la existencia de un orden cósmico
presidido por la religión antes que por el Derecho; vale decir, conductas y sanciones
muy diferentes de las que podríamos incluir propiamente en el Derecho Penal y
quizá en Derecho alguno. En sus libros posteriores, Pease insiste en la necesidad de
liberar la visión del mundo prehispánico de las categorías occidentales que, lejos de
iluminarlo, lo distorsionan: así, critica el uso del término "propiedad" (no es que
existiera o no existiera propiedad entre los incas, sino que la categoría no es
aplicable).

El Derecho que conocemos, siendo en todo caso un producto de un momento


histórico determinado, tampoco constituye una realidad homogénea: está
conformado por una multiplicidad de fenómenos normativos con pocos elementos
en común entre sí. A tal punto que es difícil encontrar una categoría común a todas
esas manifestaciones que llamamos "Derecho". Lo que hay más bien es una
herencia común, una tradición -muchas veces traicionada- que proviene del Derecho
romano, cuya descendencia -no su substrato- hace de eje histórico: el Derecho es el
Derecho occidental, formado por continuidades y por rupturas, pero ubicadas dentro
de una misma línea evolutiva.

La única forma de utilizar este término para realidades no occidentales consiste en


darle un carácter absolutamente genérico; tan genérico que el Derecho resulta
convertido en un fenómeno universal. Pero tal concepto genérico de Derecho sólo
puede obtenerse a costa de vaciarlo de todo contenido. Para alcanzar ese nivel de
generalidad tenemos que eliminar las particularidades históricas concretas: todo
género es una abstracción de las especies y éstas de los individuos. Para que una
noción de Derecho pueda abarcar todas las formas de regulación imperativa de las
sociedades históricas tenemos que expandir este concepto, estirarlo para que cubra
todo. Pero tal estiramiento conceptual tiene su precio: esta generalización lleva
consigo adelgazar su contenido hasta hacerlo casi transparente. En la medida que
nos alejamos de la particularidad de cada experiencia concreta, nos vemos obligados
a caer en lugares comunes bastante huecos que nos dicen muy poco de lo que
realmente es el Derecho.

Una ciencia jurídica o histórica que se base en definiciones del Derecho tales como
"la reglamentación social imperativa" o "las normas que son suficientemente
complejas, sin serlo tanto para ser sagradas" sería equivalente a una ciencia
aeroespacial basada en la idea de "vehículo": la "reglamentación social imperativa"
no nos permite distinguir entre experiencias tan concretas y diferentes como la
muerte aplicada a base de ordalías y el derecho de los accionistas de una sociedad
anónima a impugnar los acuerdos de la Junta; de la misma forma como la idea de
"vehículo" no nos permite distinguir entre un transbordador espacial y las carabelas
de Colón. Con estas generalidades, hemos ganado en extensión, pero hemos perdido
en contenido. El ser más general es el que menos determinaciones particulares tiene;
pero no debe olvidarse que la ausencia de determinaciones es la nada.

Estas definiciones generales de Derecho presentan la dificultad de que no solamente


albergan fenómenos muy diferentes sino incluso contradictorios entre sí. Recuerdo
muy bien haber comentado en una oportunidad el problema del Derecho inca con el
doctor José León Barandiarán y éste inmediatamente me replicó: "¡Pero ¡cómo
vamos a hablar de “Derecho inca” si ahí no había un sistema de derechos y
obligaciones sino sólo de obligaciones! ¡Eso era una tiranía y no un sistema
jurídico!