Вы находитесь на странице: 1из 2

2.

a) Introduciría el tema a partir de una situación significativa donde el alumno que consiste en
proponer un desafío o reto autentico o simulado (problematización) que parte de un contexto
determinado y explica un propósito didáctico y repite que el estudiante le encuentre
significatividad y sentido al aprendizaje.

b) preguntas retadoras, que impliquen que el estudiante simbolice y generalice. Ya no se trata


únicamente de escuchar y memorizar; los alumnos deberán investigar y pensar cómo
continuar aprendiendo, ya sea resolviendo los contratiempos que puedan ir surgiendo en el
proceso de aprendizaje o buscando las líneas para continuar con él. También se abre la
posibilidad a que puedan aparecer nuevos proyectos e ideas a desarrollar, según las expectativas
de cada uno.

c) Promover preguntas para pensar. Existen preguntas abiertas que permiten a los alumnos
expresar sus opiniones, que les obliga a comparar diferentes fuentes, a posicionarse, a explicar
qué han entendido.

Utilizar metodologías activas. Las metodologías donde el alumno es un protagonista pasivo


harán que escuchen y vuelvan a repetir aquello que se ha explicado. Sin embargo, con
estrategias como el estudio de casos, el aprendizaje basado en proyectos, en problemas o el
flipped classroom despertarás el interés, motivación y curiosidad por aprender. Además, el
trabajo en equipo inducirá a los alumnos a compartir opiniones, discutir, decidir, buscar
información, discernir, etc. para construir una respuesta final.

Fomentar un clima de confianza y relajado. Si en el aula fluye un buen ambiente de aprendizaje,


los alumnos se sentirán cómodos para opinar, para equivocarse, para compartir.
3. inicialmente la variación se percibió como una comparación de las magnitudes de volumen
con respecto al tiempo, pero para ello primero determinamos lo cambios entre cada
magnitud, es decir observamos y calculamos el compartamiento general de dichas
magnitudes, el tiempo varia en segundo y la altura que llenando el recipiente , cada tanto en
metros, para luego indicar un solo razonamiento de cambio existentes allí.

Dichas relaciones se establecieron en términos de una implicancia lógica, la elaboración de un


cociente entre las cantidades de magnitudes.

Conforme fuimos implementando situaciones empezamos a percibir una tercera tasa de


variación como el surgimiento de la velocidad y el volumen del recipiente.

A partir de estas situaciones empezamos a graficar funcionales y covariacionales entre


cantidades de magnitudes.