Вы находитесь на странице: 1из 12

Óscar Navarro Rojas

El surgimiento de la complementariedad:
Niels Bohr y la Conferencia de Como1

Resumen: El artículo discute el texto pub- cuántica. Asimismo en ella Bohr presenta los
licado de la conferencia de Niels Bohr ofrecida principios subyacentes en la descripción de los
en el año 1927 donde analiza los desarrollos fenómenos atómicos así como los problemas que
de la mecánica cuántica y sus implicaciones. ellos presentan a la visión clásica de la naturaleza.
Asimismo se discute como en esta conferencia Desgraciadamente no se tiene el texto ori-
es donde el físico danés presenta por primera ginal de la conferencia dada por Bohr en Como;
vez su argumento para el marco conceptual de sólo se posee el texto publicado en 1928 en
la complementariedad, marco necesario, según la revista Nature y una serie de borradores y
Bohr, para ordenar el conocimiento producido manuscritos sin publicar, muchas de las ideas
por la nueva física. expuestas en estos textos constituyen la base de su
exposición en la conferencia. El siguiente análisis
Palabras claves: Bohr. Heisenberg. del marco conceptual de la complementariedad
Schrödinger. Complementariedad. Dualidad se basa en el texto publicado en 1928 y en los
onda partícula. Mecánica cuántica. borradores contenidos en el volumen sexto de las
obras de Bohr.
Abstract: The article discusses the pub- De acuerdo con Bohr (1964:49) uno de los
lished text of the Niels Bohr’s conference in 1927 objetivos de conferencia en Como es:
where he analyzes the new developments of the
quantum mechanics and its implications. The “[defender] un punto de vista denominado
article discusses also the presentation for the adecuadamente complementariedad para
first time of the framework of complementar- abarcar los rasgos característicos de indi-
ity, a framework needed to order the knowledge vidualidad de los fenómenos cuánticos y
emerging from the new physics. aclarar al propio tiempo los aspectos parti-
culares del problema de la observación en
Key Words: Bohr. Heisenberg. Schrödinger. este campo de la experiencia .” [La negrita
Complementarity. Wave particle duality. Quan- es del texto original]
tum mechanics.
En general, el argumento de la complemen-
En el año de 1927 en la ciudad de Como, tariedad se funda en tres elementos de índole
Italia, en el congreso dedicado al centenario de empírico, a saber:
la muerte del físico italiano Alessandro Volta, el 1. Tesis de la condición cuántica: plantea el
físico danés Niels Bohr ofrece la conferencia que cuanto de acción como un descubrimiento
marca el surgimiento de la idea de la complemen- universal y elemental. Además éste imprime
tariedad en la recientemente desarrollada teoría un carácter de indivisibilidad y totalidad a

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLVIII (123-124), 65-76, Enero-Agosto 2010 / ISSN: 0034-8252
66 Óscar Navarro Rojas

los fenómenos que se extraña al marco clási- que se convertirá en problema para Bohr es la
co de la física. A este carácter de indivisibi- descripción espacio-temporal de tales sistemas.
lidad Bohr lo llama “el postulado cuántico”. Los elementos del argumento de la comple-
Este es un postulado que no se discute, se mentariedad se pueden esbozar, de manera más
acepta sin más. detallada, en la siguiente estructura:
2. Implicaciones del postulado cuántico: el 1. Una condición epistemológica-metodológica
postulado cuántico implica una disconti- básica que es el hecho de que todo conoci-
nuidad en los fenómenos de la naturaleza miento se da dentro de un marco conceptual
rompiéndose así la idea de continuidad de determinado.
los procesos físicos. Además, toda observa- 2. El postulado cuántico y sus implicaciones:
ción implica una interacción incontrolable a. La discontinuidad en los fenómenos de
entre los sistemas físicos y el aparato de la naturaleza.
medición de ahí que sea imposible llevar a b. El carácter individual, indivisible e
cabo de manera simultánea descripciones incontrolable de la interacción entre el
espacio-temporales y causales. Es así que el aparato de medición y el sistema físico
cuanto de acción conlleva un límite respecto medido.
del conocimiento de la naturaleza que está c. La renuncia al uso simultáneo de imá-
relacionado con la forma en que los indivi- genes espacio-temporales y el principio
duos interactúan con los sistemas cuánticos. de causalidad en la descripción de los
Lo anterior implica que se ha de renunciar fenómenos
a la coordinación causal de los procesos 3. La dualidad onda-partícula.
atómicos en el espacio y el tiempo y se ha 4. Lo imprescindible de los conceptos clásicos
desarrollar un nuevo marco conceptual más en la descripción.
amplio que de cabida a los fenómenos atómi-
cos, y establezca los parámetros en los cuales
se han de utilizar de manera inequívoca los El argumento
conceptos. Se necesita una generalización
del marco clásico que incorpore al cuanto de
de la conferencia de Como
manera armoniosa; que provea una descrip-
ción completa de los fenómenos atómicos. Como se mencionó más arriba no existe un
3. La dualidad onda partícula: esta es una texto propiamente dicho de la conferencia dictada
evidencia empírica que se manifiesta en la por Bohr en Como, sólo se tienen una serie de
existencia de dos formalismos consistentes textos que contienen las ideas básicas de la con-
empleados para describir y predecir fenóme- ferencia y que están en los archivos personales
nos que son mutuamente excluyentes. Existe de Bohr. Dichos textos se hallan en una carpeta
el problema, de acuerdo con Bohr, que ambos titulada: “Como Lecture II (1927”) (NBCW6,
son necesarios para describir la totalidad de 1985:57-80), los títulos de los textos que en ella se
los fenómenos que comprenden a la radia- encuentran dejan entrever cuáles son las preocu-
ción y a los sistemas atómicos. paciones de Bohr: “Los fundamentos filosóficos
Estos elementos son constantes en la argu- de la teoría cuántica” y “Los problemas funda-
mentación de Bohr, ellos marcan el punto de mentales de la teoría cuántica” además de un
partida para el establecimiento del nuevo marco texto sin título.
conceptual. Implícito en estos elementos de la Todas las ideas expuestas en dichos textos
argumentación está la noción de realismo; el físi- se entrelazan en una argumentación que parte
co danés parte de la creencia de que los sistemas de una afirmación ontológica, la existencia del
atómicos son objetos reales y son tales objetos cuanto de acción de Planck y a partir de esta
los que la física atómica y la mecánica cuántica afirmación Bohr presenta las consecuencias epis-
aspiran a describir. En este sentido, el realismo temológicas y metodológicas para la ciencia.
como tal nunca fue un problema para Bohr, lo Sus conclusiones son tan “desesperanzadoras”

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLVIII (123-124), 65-76, Enero-Agosto 2010 / ISSN: 0034-8252
El surgimiento de la complementariedad: Niels Bohr y la Conferencia de Como 67

que hace que los editores de la revista Nature rompe con la noción de continuidad y separabili-
(NBCW6, 1985:52) elaboren un texto introducto- dad- y por tanto incide en la posibilidad de cons-
rio al artículo de Bohr en el cual se deja ver un truir imágenes espacio-temporales y causales en
deseo implícito que lo que el físico danés presenta la ciencia.
no se llegue a cumplir2. En el párrafo arriba citado Bohr establece la
conclusión a la que había llegado en 1924 después
de saber las conclusiones del experimento Bothe-
Elementos del argumento Geiger. Además establece la necesidad de man-
de la complementariedad tener los conceptos clásicos ya que es a través de
ellos que se describen las interacciones (i.e., las
A. El postulado cuántico. observaciones) de los sistemas físicos. Esta idea
es evidente en uno de los borradores del texto
de la conferencia de Como (este es un texto sin
La base del argumento de Bohr es el descu-
título se halla dentro de un fólder titulado “Como
brimiento del cuanto de acción, es este descu-
Lecture II” (NBCW6, 1986:61).
brimiento el que hace necesaria una revisión de
En él Bohr apunta que:
las ideas epistemológicas y ontológicas presentes
1. Toda la información acerca de los átomos se
en el marco clásico. Así, Bohr se concentra en el
análisis de las condiciones que hace posible el halla expresada en conceptos clásicos.
conocimiento de los sistemas físicos. 2. Todos los conceptos están definidos a través
Junto con el cuanto de acción Bohr menciona de imágenes espacio-temporales.
el término “postulado cuántico” para hacer refe- Estos dos puntos establecen la base para
rencia al carácter de individualidad y sobre todo que Bohr diga más adelante que no se pueden
de indivisibilidad de los procesos atómicos que abandonar los conceptos ordinarios, ya que son
se dan debido a la existencia del cuanto de acción. los conceptos de onda y partícula los que están
En este sentido, refleja una imposición de la relacionados con las manifestaciones fenoméni-
naturaleza sobre las formas ordinarias de la per- cas de los sistemas cuánticos, ellos están conec-
cepción. Por consiguiente, si el cuanto de acción tados de manera inseparable con la capacidad
rompe con la continuidad entonces, la noción de de visualización. Además todos ellos suponen la
observación así como la del ideal descriptivo han continuidad, de ahí que cuando ésta desaparece
de ser revisados. los conceptos se tornan ambiguos.
El cuanto de acción de Planck es la base de Lo anterior se debe a que, según Bohr:
la nueva mecánica cuántica, es además lo que la
“...[el postulado cuántico] atribuye una dis-
separa de la mecánica clásica: la primera logra
continuidad, o mejor, una individualidad
mostrar las limitaciones de la segunda:
básica a todo proceso atómico, extraña por
completo a las teorías clásicas y simboli-
“La mecánica cuántica se caracteriza por el zada por el cuanto de acción de Planck.”
reconocimiento de una limitación esencial (TADN, 1988:99)
de las ideas físicas clásicas cuando se las
aplica a los fenómenos atómicos. La situa-
ción que con ello se crea es de una naturaleza Es en este sentido que los fenómenos en el
peculiar, puesto que nuestra interpretación ámbito atómico amplían la experiencia al orden
de los datos experimentales se apoya de de las cosas que nunca son observadas de manera
manera fundamental en los conceptos clási- directa. Para Bohr es necesaria la posibilidad de
cos.” (TADN, 1988:98) contrastar las teorías con la realidad, es ella la
que da el veredicto final acerca de las ideas de los
Tal limitación surge del postulado cuántico, científicos. Aunque las teorías sean invenciones
elemento de singular importancia para Bohr ya de los científicos siempre se necesita la compro-
que es un hecho totalmente irracional, es decir, es bación de estas invenciones, caso contrario no
inconsistente con el ideal clásico – i.e., el cuanto se podría hablar de contenido real de ellas. Un

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLVIII (123-124), 65-76, Enero-Agosto 2010 / ISSN: 0034-8252
68 Óscar Navarro Rojas

ejemplo de esta situación es el cuanto de acción espacio temporales, por consiguiente, conlleva
que hace evidente la limitación de la teoría e imá- la “renuncia a la coordinación causal de los
genes de la física clásica. procesos atómicos en el espacio y el tiempo.”
Es decir, con el postulado cuántico se amplía (TADN, 1988:99)
el campo del saber, ya que nos muestra situa- Por consiguiente, existe la imposibilidad de
ciones nuevas que se presentan problemáticas. una descripción de las observaciones acorde al
(APHK, 1964:105) Además, el cuanto de acción ideal clásico y esto es debido a que “la definición
hace imposible la aplicación del ideal de objetivi- misma del marco espacio temporal implica el
dad de la física clásica: despreciar la interacción entre el objeto y los
instrumentos de medida” (NBCW6, 1986:399), y
“...el postulado cuántico implica que toda como se sabe el postulado cuántico hace imposi-
observación de los fenómenos atómicos
ble tal supuesto.
lleva aparejada una interacción con el
Lo que plantea Bohr está lejos de ser anti-
aparato de observación que no puede ser
despreciada. Por consiguiente, no puede rrealismo. La mayoría de los realistas estarán de
adscribirse una realidad independiente en acuerdo, en mayor o menor grado, en afirmar que
el sentido físico ordinario ni a los fenóme- las teorías científicas buscan describir los fenó-
nos ni a los instrumentos de observación, menos observados como las consecuencias empí-
después de todo, el concepto de observación ricas del comportamiento de objetos reales, es
es arbitrario en la medida en la que depende decir los fenómenos son el resultado de propieda-
de qué objetos se incluyan en el sistema a des de objetos que son independientes de los suje-
observar. ” (TADN, 1988:99)
tos y esenciales al objeto. Esta creencia se basa
en dos cosas: primero, en el hecho de que todos
Esta es la lección epistemológica que la revo-
los individuos perciben los mismos fenómenos y
lución cuántica ha traído: mostrar que la física
en este sentido se puede hablar, ingenuamente si
clásica ha utilizado el supuesto de la continuidad
se quiere, de una realidad objetiva y separada del
y la objetividad - entendida como separación
sujeto que no depende del observador; segundo,
entre el sujeto y la realidad observada -, para
en el éxito de las teorías clásicas en construir y
justificar que la observación no afecta lo obser-
describir los fenómenos de manera satisfactoria.
vado o, que si existe un efecto, éste puede ser
Como ya se mencionó, la objetividad de la
controlado. Es debido a la presencia del cuanto
de acción de Planck y su efecto en la observación, descripción en estas condiciones expresa el cómo
que no se puede seguir manteniendo los ideales se obtiene la observación (i.e., la existencia de la
de continuidad y objetividad. Por consiguiente, separación entre sujeto y objeto) y el principio
no se puede adscribir una realidad independiente epistemológico – metodológico que sustenta tal
en sentido físico ordinario ni a los fenómenos ni afirmación a saber: la creencia de que los siste-
a los instrumentos de observación. mas físicos son sistemas cerrados, es decir: siste-
Por expresiones como la anterior Bohr ha mas sin intercambio con elementos externos. Este
sido llamado antirrealista. La tesis esencial de supuesto facilita la creencia de la observación del
Bohr en estas tres citas anteriores es que el cuan- objeto sin afectarlo.
to de acción de Planck es un fenómeno ajeno Así, las propiedades esenciales del objeto
a la teoría clásica, que introduce un elemento que producen el fenómeno observado son las
de discontinuidad e individualidad en todos los mismas propiedades fenoménicas que sirven para
fenómenos atómicos totalmente extraño a la describir el estado del sistema junto con la noción
física clásica que es a la vez “irracional”. Bohr de sistema cerrado y el principio de conserva-
utiliza este término para referirse a algo que es ción de energía. Tales descripciones se llevan a
totalmente ajeno y distinto a la intuición existente cabo mediante imágenes espacio-temporales o
en la física clásica. causales.
De nuevo, este elemento “irracional” elimina De acuerdo con Bohr tales supuestos no se
la continuidad necesaria para las descripciones pueden mantener en el ámbito atómico debido al

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLVIII (123-124), 65-76, Enero-Agosto 2010 / ISSN: 0034-8252
El surgimiento de la complementariedad: Niels Bohr y la Conferencia de Como 69

postulado cuántico y a la interacción que supone sistemas atómicos observados, no se puede hablar
toda observación a nivel atómico: de un “estado clásico del sistema”.
Al existir este elemento de individualidad, de
“Puesto que en la observación de los fenó- discontinuidad en cada interacción (i.e., la medi-
menos no podemos despreciar la interacción ción, la observación) la causalidad en sentido
entre el objeto y el instrumento de medida, ordinario (i.e., la física clásica) y las descripcio-
de nuevo pasan primer plano las cuestiones nes espacio-temporales no se pueden mantener.
que se refieren a las posibilidades observa- Esto se debe a que “en la teoría cuántica cada
ción. Así, nos enfrentamos aquí, bajo una observación introduce un elemento por completo
nueva luz, al problema de la objetividad de nuevo e incontrolable, como consecuencia de la
los fenómenos, que tanto interés ha susci-
imposibilidad de despreciar la interacción con
tado en discusiones filosóficas.” (TADN.
el instrumento de medida.” (TADN: 1985:112)
1985:134)
La descripción clásica se hace imposible ya que:
En el momento que se da la interacción
“...la posibilidad de descripción está ligada
incontrolable entre el objeto y el aparato de a la infinita divisibilidad del curso de los
medición no se pueden aplicar las ideas clásicas, fenómenos en el marco espacio-temporal
es decir, los sistemas atómicos no pueden ser des- y al encadenamiento de los hechos en una
critos en los mismos términos que los objetos de sucesión ininterrumpida de causas y efec-
la física clásica y esto se debe a que toda observa- tos.” (Rioja, 1997:263)
ción significa una interacción. Es decir, la indivi-
dualidad surgida del postulado cuántico “expresa De esta manera, es el cuanto de acción el
el descubrimiento empírico de que el supuesto que rompe con la continuidad de los fenómenos.
de la descripción clásica no se puede mantener” Además, el cuanto de acción implica la imposibi-
(Folse, 1985:110) ya que como se dijo más arriba, lidad de tener simultáneamente una descripción
el postulado cuántico implica una interacción causal del fenómeno atómico y su descripción
entre el aparato de medición y el objeto medido. espacio-temporal, asimismo elimina cualquier
Es importante hacer notar que implícito en posibilidad de aplicar inequívocamente los con-
esta posición está la creencia en la existencia de ceptos clásicos:
una realidad externa y que es con la que el apa-
“...the unambiguous application of such fun-
rato de medición interactúa. Dicha interacción
damental concepts as space and time is
surge del hecho de que “la magnitud finita del essentially limited on account of the finite
cuanto de acción impide hacer una distinción interaction between the object and the mea-
neta entre e/ fenómeno [i.e., el objeto] y el instru- suring tools, which as a consequence of the
mento de observación” (TADN. 1985:60). existence of the elementary quantum, is
Bohr defiende la idea de que es debido al involved in any measurement.” (NBCW6,
carácter de “individualidad” y “totalidad” de la 1985:399)
interacción que le imprime el cuanto de acción
a cada medición lo que hace imposible la defi- Se tiene así que, junto a la complementarie-
nición del estado del sistema en sentido clásico. dad presente en la dualidad onda-partícula, existe
Es decir, no se le puede adjudicar el status de la complementariedad formada por las descrip-
realidad independiente a los fenómenos ya que ciones espacio-temporales y la causalidad:
el conocimiento de esta realidad se obtiene de
la interacción entre el sistema físico y el aparato
“Es preciso, pues, considerar una modifi-
cación radical de la relación entre la des-
de medición: lo que se observa es la interacción cripción en el espacio y en el tiempo y
entre ambos. Es el cuanto de acción, un hecho el principio de causalidad, que simbolizan
de la naturaleza, el que hace imposible otorgar respectivamente las posibilidades ideales de
el estatus de realidad en el sentido clásico a los observación y de definición, y cuya unión

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLVIII (123-124), 65-76, Enero-Agosto 2010 / ISSN: 0034-8252
70 Óscar Navarro Rojas

es característica de las teorías clásicas: a La complementariedad


partir de la esencia misma de la teoría cuán- y las relaciones de incertidumbre
tica debemos contentarnos con concebirlas
como aspectos complementarios, pero que
se excluyen mutuamente, de nuestra repre-
En Como Bohr presenta la complementarie-
sentación de los resultados experimentales.” dad como el marco conceptual que explica las
(TADN. 1985:100) relaciones encontradas por Heisenberg y de cómo
ambos son consecuencia del postulado cuántico.
En este texto Bohr establece por primera vez, Además las relaciones de incertidumbre son la
de manera implícita, las características generales expresión matemática del hecho de que en la
de la complementariedad. Así, dos conceptos o mecánica cuántica es imposible mantener el ideal
clásico de descripción además del límite de la
proposiciones son complementarios si estos son
aplicación de los conceptos clásicos. Para Bohr
diferentes en significado o predican diferentes
(NBCW6, 1985:399) las relaciones de incerti-
propiedades; si juntos constituyen una descrip-
dumbre definen: “the latitude in the application
ción o representación completa y sobre todo, sin
of classical concepts, necessary for the compre-
son, mutuamente excluyentes o incompatibles,
hension of the fundamental laws of the atomic
ya sea en sentido lógico o empírico (Murdoch,
stability which are beyond the reach of these
1987: 60). concepts.”
Las ideas anteriores van surgiendo en el En el tercer apartado del texto de la confe-
pensamiento de Bohr en diferentes etapas y son rencia Bohr se aboca a discutir las relaciones de
indispensables en la caracterización de la com- incertidumbre y plantea cómo la complementa-
plementariedad. Según Murdoch sintetiza los riedad resuelve la naturaleza un tanto paradójica
elementos experimentales y teóricos que guían a de ellas. Ha de tenerse claro que, como lo plantea
Bohr hacia la complementariedad: la necesidad Henry Folse (1985:127), Bohr en ningún momento
de una descripción completa de los fenómenos es pretende que la complementariedad es una mera
decir, una representación exhaustiva de la reali- explicación de las relaciones de incertidumbre.
dad (i.e., que abarque las manifestaciones feno- Es decir, las relaciones de incertidumbre no
ménicas de onda y de partícula) y, la necesidad de reflejan nuestra ausencia de conocimiento4 sino el
asegurar la consistencia en la interpretación de la hecho de que, siguiendo a Henry Folse (1985:137)
teoría cuántica:
“...the uncertainty principle reflects theo-
“...the notions of mutual exclusiveness and retically the physical fact that given the
joint completion are equally necessary, quantum postulate, the conditions necessary
indeed complementarity, ingredients in the for unambiguously defining the classical
meaning of Bohr´s conception. In the gen- mechanical state of the system as isolated
esis of the conception the notion of joint from interaction preclude the physical condi-
completion carne first (in the acceptance of tions necessary for giving empirical content
wave-particle duality); the notion of mutual to the descriptive concepts in terms of which
exclusiveness came later (in the acceptance the state of that system must be defined.”
of the uncertainty principle.” (1987:61)
Por esto Bohr (TADN, 1988: 112-113) cree
Junto con la necesidad de hacer justicia a las que las relaciones de incertidumbre traducen
descripciones en términos ondulatorios y corpus-
“…con claridad el carácter complementario
culares, a la renuncia a la descripción en términos
de la descripción cuántica de los fenóme-
de espacio-tiempo y causalidad, Bohr pone énfa- nos atómicos, carácter que aparece como
sis en el uso de los conceptos clásicos y el hecho una consecuencia inevitable del antagonismo
de que se ha de seguir usando el lenguaje clásico que existe entre el postulado cuántico y la
en las descripciones de los sistemas cuánticos. distinción - inherente a la idea misma de

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLVIII (123-124), 65-76, Enero-Agosto 2010 / ISSN: 0034-8252
El surgimiento de la complementariedad: Niels Bohr y la Conferencia de Como 71

observación - entre objeto e instrumento de Por consiguiente, Bohr propone que se debe
medida .” considerar el modificar de manera radical la rela-
ción entre las descripciones espacio-temporales
Además, son las relaciones de incertidumbre y las causales. Estas descripciones son ahora
(i.e., la imposibilidad de observar la naturaleza descripciones complementarias ya que debido
ondulatoria y corpuscular al mismo tiempo) las al postulado cuántico su aplicación simultánea
que evitan que el formalismo, e incluso la natura- para la definición del estado del sistema se hace
leza, caigan en contradicción. imposible. Esta situación hace evidente el hecho
Por consiguiente, siguiendo a Bohr (TADN, de que dichos modos funcionan, en la mecánica
1988:152), las relaciones de incertidumbre esta- cuántica, como descripciones complementarias.
blecen el límite de aplicabilidad de los concep- Por consiguiente, dice Bohr: “debemos desarro-
tos clásicos en la descripción de los fenómenos llar una «teoría de la complementariedad», cuya
atómicos: consistencia sólo puede ser juzgada confrontan-
do las posibilidades de definición y las posibili-
“…la indeterminación fundamental a la que dades de observación.” (Ibídem.)
nos enfrentamos aquí puede ser considerada Esta decisión hacia la complementariedad
como la expresión directa de la limitación se impone si se toma en cuenta “la controvertida
absoluta que afecta al uso de las represen- cuestión de la naturaleza de la luz y de las partí-
taciones intuitivas en la descripción de los culas materiales elementales.” (TADN, 1988:100-
fenómenos atómicos, una limitación que se 101) Ambas interpretaciones de los fenómenos
había presentado bajo la apariencia de un surgen como la expresión exacta de la evidencia
dilema en la cuestión de la naturaleza de la experimental y no se trata de contradicciones sino
luz y de la materia.”3 más bien de “descripciones complementarias de
los fenómenos que sólo juntas constituyen una
Tal limitación no es solo una cuestión teóri- generalización natural del modo de descripción
ca, es decir producto del formalismo, sino que es clásico.” (TADN, 1988:102)
producto de un hecho de la naturaleza que queda Tales descripciones son, como ya se ha dicho,
expresado en el postulado cuántico. “abstracciones”:
Así, las tales relaciones expresan de manera
“…tanto la radiación en el vacío como las
teórica el hecho de que, tomando en cuenta el
partículas materiales aisladas no son más
postulado cuántico, las condiciones necesarias que abstracciones, dado que, según el postu-
para la definición inequívoca del estado del siste- lado cuántico, sus propiedades sólo pueden
ma físico en sentido clásico -i.e., como cerrado y ser definidas y observadas a través de su
separado de cualquier interacción- no se pueden interacción con otros sistemas. Sin embar-
dar y por consiguiente, no puede otorgárseles go, esas abstracciones son indispensables,
contenido empírico en el sentido clásico a los como veremos, para expresar el contenido
conceptos empleados en la descripción del sis- de la experiencia, de forma que se adapte a
nuestra representación espacio-temporal.”
tema físico. Tal hecho se debe a que cada obser-
(Ibídem)
vación implica una interacción entre el sistema
físico y el aparato de medición. En la presentación de Bohr existe un ele-
El hecho de que la definición del estado de mento que se presta para confusión y de hecho
un sistema cuántico −en sentido clásico− requiere muchos de los oyentes en Como se confundie-
de la eliminación de toda perturbación externa ron cuando Bohr habla de la observación como
plantea un problema en la mecánica cuántica, interacción. La mayoría de los oyentes y algunos
esto se debe a que el postulado cuántico “excluye filósofos posteriormente, creyeron que lo que
también toda posibilidad de observación y sobre Bohr estaba planteando era que la observación
todo hace que los conceptos de espacio y tiempo perturbaba el estado del sistema. De ser así, las
pierdan sentido inmediato.” (TADN, 1988:100) relaciones de incertidumbre son, entonces, el

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLVIII (123-124), 65-76, Enero-Agosto 2010 / ISSN: 0034-8252
72 Óscar Navarro Rojas

resultado de tal perturbación y por consiguiente, puede ser descrito como algo independiente de
el estado del sistema es incognoscible. A esta la observación. Hay que recalcar que esta afir-
interpretación contribuye el hecho de que para mación en Bohr no implica que la realidad como
1927 Bohr mantiene la noción clásica de fenóme- tal no exista sino que el conocimiento de los
no, es decir, el objeto real separado del aparato procesos atómicos mediante los experimentos es
de observación. limitado.
Si se toman estos elementos entonces, lo que La conferencia de Bohr en Italia caracte-
parece decir Bohr es que, si la observación del riza su forma de enfrentar los problemas en la
objeto real implica la interacción del aparato de mecánica cuántica: análisis de las situaciones
medición con éste entonces, las manifestaciones mediante el establecimiento de la dicotomía exis-
fenoménicas observadas no son a cabalidad las tente, es decir poniendo el énfasis en el conflicto
del objeto real sino que son el producto de la conceptual (Holton, 1978:135). Una vez hecho
interacción. De ahí que no se pueda adscribir una el análisis pasa a la solución −la síntesis− en el
realidad, strictu senso, a los fenómenos que se marco conceptual de la complementariedad. Así,
observan. su exposición hace énfasis en el aspecto metodo-
Lo anterior, a su vez, implica aceptar el lógico necesario para obtener una interpretación
supuesto de que las condiciones y parámetros coherente de la mecánica cuántica. Por su carác-
necesarios para definir el estado clásico del sis- ter “cualitativo” y metodológico cualitativo, dife-
tema hacen referencia a propiedades poseídas rente de los enfoques algebraicos, la presentación
por objetos reales e independientes. Si esto es así de Bohr no causó gran impresión en los asistentes
entonces, lo que parece proponer Bohr es que los a la conferencia de Como, será durante la segunda
sistemas atómicos existen en estados mecánicos presentación de estas ideas en la V Conferencia
clásicos definidos y por consiguiente, cada medi- Solvay en Bruselas donde críticas más directas
ción los perturba. Es debido a tal perturbación aparecen, sobre todo las propuestas por Einstein.
que se hace empíricamente imposible el determi- Hasta aquí queda establecido los elementos
nar de manera precisas dicho estados. Así, lo que que conforman el argumento de la complemen-
él denomina “limitación de los conceptos clási- tariedad propuesto por Bohr en Como. Implícita
cos” se reduciría a una limitación en la capacidad
en este argumento está la idea de que no se puede
de conocer los estados clásicos en que se hallan
abandonar los conceptos clásicos para la descrip-
los sistemas físicos.
ción de los resultados experimentales y esto se
Sin embargo, esta interpretación queda des-
debe a que estamos obligados a utilizar el lengua-
echada una vez que se observa que Bohr está
je clásico para la descripción no sólo del montaje
defendiendo el hecho de que a los sistemas físicos
experimental sino también para comunicar a
y a los aparatos de observación “no se les puede
otros nuestros resultados. Además, los conceptos
adscribir una realidad en sentido clásico”. Es
clásicos son indispensables para la interpretación
decir, los sistemas físicos no existen en esta-
de los datos experimentales y aún así, son sujetos
dos clásicos y no se pueden definir los objetos
a limitaciones en su uso en la teoría cuántica
mediante estados mecánicos clásicos ya que no se
(Murdoch, 1987:59).
puede describir la observación como si el objeto y
el aparato de medición tienen una realidad inde-
pendiente –i.e., están separados− en el “sentido
físico ordinario” −en términos de ondas y partí-
¿Qué es la complementariedad?
culas−; de hecho el cuanto de acción y la mecá- I Parte (Como) 5
nica cuántica hacen tal acción imposible (Folse,
1987: 111). Además, hablar de una “perturbación” La complementariedad es un marco concep-
−o incluso creación de propiedades mediante la tual que se presenta como solución a las paradojas
observación− no tiene sentido lógico dentro de que se dan en la mecánica cuántica cuando a ésta
la argumentación de Bohr, ya que esto implicaría se le aplica el ideal descriptivo de la física clá-
que el sistema físico se halla en un estado que sica. Surge de la necesidad de dar cuenta de los

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLVIII (123-124), 65-76, Enero-Agosto 2010 / ISSN: 0034-8252
El surgimiento de la complementariedad: Niels Bohr y la Conferencia de Como 73

fenómenos físicos una vez aceptado el postulado el fenómeno y el instrumento de observación”


cuántico (i.e., el cuanto de acción de Planck) ya (TADN, 1988:60).
que éste: Por consiguiente, la interacción incontrola-
ble presente en toda observación cuántica pone
“…impone a cada proceso atómico indivi- en jaque el ideal clásico de descripción objetiva
dual un elemento de discontinuidad extraño de la naturaleza que supone la separación entre
por completo a los principios fundamentales el objeto y el sujeto. Tal ideal de descripción se
de la física clásica, según la cual todas las basa en la unión del principio de causalidad, el
acciones deben variar de manera continua.” principio de conservación más la idea de sistema
(TADN, 1988:54) cerrado. Al permitir proponer que los sistemas
físicos son “sistemas cerrados” es decir, siste-
Esta discontinuidad introducida por el pos- mas aislados y por ende sin ninguna interacción
tulado cuántico en los fenómenos hace que los externa se tiene la base epistemológica y metodo-
físicos se vean confrontados con el problema de lógica para defender la idea de objetividad de las
que cada observación describe un evento particu- observaciones.
lar donde sólo un aspecto del fenómeno se puede El estado de un sistema cerrado se describe
investigar. Además de esto, se preguntan cómo mediante variables (propiedades) dinámicas y
seguir hablando de la realidad en términos de cinemáticas (i.e., la coordinación espacio-tem-
la física clásica cuando se ve que en el proceso poral, la cantidad de movimiento y la energía).
de observación de los fenómenos atómicos se da Asimismo, la noción de “sistema cerrado” facilita
una interacción incontrolable6. Es decir, cada vez la aplicación de un principio de conservación a
que se quiere medir la posición de un electrón las cantidades dinámicas y cinemáticas haciendo
se le envía un haz de luz, este haz de luz está posible de esta manera la descripción de la evo-
compuesto por fotones que interactúan con elec- lución del sistema en el tiempo; en este sentido
trón (i.e., se da un colisión entre ellos) dándose la aplicación del principio de conservación hace
un intercambio de cantidad de movimiento, tal posible también la aplicación de la causalidad
interacción no es controlable por los aparatos (Rioja, 1992:258). En este sentido la objetividad
de medición. En este sentido dice Bohr (TADN, de la experiencia se ve garantizada por la idea de
1988:55): sistema cerrado i.e., la observación libre de inte-
racción. Sin embargo el postulado cuántico hace
“...nos enfrentamos a leyes físicas que caen que tales ideales deban ser abandonados:
fuera del dominio de nuestra experiencia
ordinaria y que presentan dificultades a “…nos hemos visto forzados a abandonar,
nuestras formas usuales de intuición.” paso a paso, la descripción causal del com-
portamiento individual de los átomos del
Las formas usuales de la intuición7 a que espacio y el tiempo y a considerar que la
naturaleza elige libremente entre distintas
hace referencia Bohr son la causalidad y las
posibilidades a las que solo cabe aplicar
descripciones espacio-temporales. El cuanto de consideraciones probabilísticas.” (TADN,
acción evidencia una limitación en tales formas 1988:55)
de analizar y ordenar la experiencia ya que rompe
con la continuidad y causalidad de los fenómenos El abandono del ideal descriptivo es producto
propuesta por la física clásica. del postulado cuántico y en este sentido el postu-
El carácter de individualidad hace imposible lado cuántico deviene un elemento revolucionario
hablar de una realidad independiente del sujeto, al romper con la idea de la continuidad, base de
consecuentemente también se da un problema la descripción clásica. Es la revolución cuántica
al interpretar la idea de objetividad y esto es la que hace imposible obviar la necesidad de una
debido a que “la magnitud finita del cuanto de revisión crítica de los supuestos conceptuales
acción impide hacer una distinción neta entre sobre los que se basa la descripción científica de

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLVIII (123-124), 65-76, Enero-Agosto 2010 / ISSN: 0034-8252
74 Óscar Navarro Rojas

la naturaleza. Tal necesidad de revisión surge en la descripción. Esto se debe a que la comunica-
el momento en que se aplican los principios de ción de los resultados de los experimentos, que
la descripción clásica a los fenómenos cuánticos, son marcas macroscópicas en los instrumentos,
fenómenos donde impera la discontinuidad. se expresa en el lenguaje clásico. La descripción
Junto al postulado cuántico se halla el pro- del aparato de medición en términos del lenguaje
blema de la dualidad onda-partícula8, es decir, clásico es condición necesaria para la comuni-
la necesidad de utilizar las imágenes opuestas de cación inequívoca y objetiva de la experiencia.
onda y partícula para describir una gran cantidad La importancia de dichos conceptos reside en
de fenómenos que se observan en la interacción su capacidad de producir visualizaciones de los
entre la materia y la radiación: fenómenos que se experimentan, están conecta-
dos de forma esencial con la capacidad de los
“...debemos elegir entre dos conceptos seres humanos de visualizar las experiencias.
mutuamente contradictorios de la propaga- Bohr también llama a la complementariedad
ción de la luz: la idea de ondas luminosas una “generalización racional”9 del marco clási-
y la noción corpuscular de los fotones, cada co, es decir, es una consecuencia racional de la
una de las cuales expresan a su manera cier- aparición del cuanto dentro del marco clásico,
tos aspectos fundamentales de la experien-
una derivación a partir del cuanto:
cia”. (TADN, 1988:147)
“...he tried to present complementarily as
Dicha situación evidencia de igual manera the rational consequence of combining the
una limitación en el uso de imágenes mecánicas non-classical ‘quantum postulate’, made
en la descripción de los fenómenos así como su inescapable by atomic physics with the older
carácter abstracto (i.e., son idealizaciones). Si se conceptual framework of classical physics.”
supone la realidad de ambas imágenes entonces, (Folse, 1985:11)
la descripción los fenómenos como hechos rea-
les genera una contradicción fundamental en la Es decir, en vista de que la complementarie-
naturaleza, se estaría violando, en cierta forma, dad se deriva de su antecesor el marco clásico, se
el principio de identidad. En le pensamiento de le puede ver como una generalización racional
Bohr es fundamental el hecho de que ambas del ideal clásico de la causalidad:
imágenes son necesarias para la descripción com-
pleta del fenómeno y que ellas son irreducibles la “... it appears as a new framework derived
una a la otra. La irreductibilidad surge del hecho from the empirical demand to accept the
de que cada una de las propiedades, ya sean quantum postulate’ and yet make atomic
onda o partícula, se manifiestan en situaciones physics consistent with the continued use
of the classical concepts to describe those
diferentes y excluyentes. El reducir una imagen
phenomena through which we confirm this
a la otra implicaría, desde el punto de vista de theoretical account of the structure and
Bohr, que se tiene una imagen incompleta de la behavior of atomic systems.” (Ibídem)
naturaleza. Así:
Como ya se mencionó el término “generali-
“…complementariedad no significa, en
zación racional” hace referencia al hecho de que
modo alguno, una renuncia arbitraria a un
la complementariedad, el nuevo marco concep-
análisis detallado de los fenómenos atómi-
cos, sino que, por el contrario, es la expresión tual, se deriva del marco conceptual anterior.
de una síntesis racional de toda la experien-
cia acumulada en este campo…” (APHK,
1964:24) Conclusión

Otro elemento importante en la argumenta- En Como Bohr no solo presenta los avances
ción de Bohr es la imposibilidad de abandonar los de la nueva mecánica cuántica sino que expone
conceptos clásicos (i.e., el lenguaje clásico) para los problemas surgidos en la descripción de los

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLVIII (123-124), 65-76, Enero-Agosto 2010 / ISSN: 0034-8252
El surgimiento de la complementariedad: Niels Bohr y la Conferencia de Como 75

fenómenos una vez que se acepta como hecho los del marco clásico la complementariedad es un
empírico, y no solo como un punto de vista heu- nuevo marco conceptual que busca la descripción
rístico, el cuanto de acción de Planck. objetiva y la síntesis armoniosa de los fenómenos
La complementariedad se puede interpretar observados a nivel atómico.
como una consecuencia lógica -una derivación-
del introducir el cuanto de acción en la mecá-
nica clásica, es decir, es una consecuencia de la Notas
combinación del postulado cuántico y el marco
conceptual clásico. Así, el término “generaliza- 1. Se utilizan las versiones en español de las colec-
ción racional” hace referencia al hecho de que la ciones de ensayos de Niels Bohr. Las obras
complementariedad, el nuevo marco conceptual, utilizadas son: Teoría atómica y descripción de
se deriva del marco conceptual anterior. la naturaleza. Madrid: Alianza, 1988, (TADN).
De igual manera la complementariedad es Física atómica y conocimiento humano. Madrid:
la ampliación necesaria del marco clásico para Aguilar, 1964 (APHK) y Nuevos ensayos sobre
la comprensión armoniosa de fenómenos aparen- física atómica y conocimiento humano. Madrid:
temente contradictorios y que es consecuencia Aguilar, 1970 (Ensayos). De igual manera se
del introducir el cuanto de acción en el marco de utiliza los textos contenidos en el volumen sexto
la mecánica clásica. Es este último elemento la de los escritos de Niels Bohr: Kalckar, Jørgen
que hace que la complementariedad se un marco (Editor) Niels Bohr Collected Works. Founda-
conceptual nuevo ya que implica el rompimiento tions of Quantum Physics (1926-1932). Vol. VI,
Ámsterdam: North-Holland, 1985 (NBCW6)
con elementos fundamentales del marco clásico y
2. Al respecto de este prefacio Pauli envía una carta
la redefinición del uso y alcance de las imágenes
a Bohr donde le dice que nunca se había reído
descriptivas en la mecánica clásica.
tanto como cuando leyó los comentarios ridículos
Así, el marco conceptual de la complementa- del editor de la revista. Véase: Kalckar, Jørgen
riedad implica, de acuerdo a Bohr, una contribu- (Editor) Niels Bohr Collected Works. Founda-
ción a la clarificación filosófica de los supuestos tions of Quantum Physics (1926-1932). Vol. VI,
subyacentes tanto al conocimiento humano en Ámsterdam: North-Holland, 1985, p. 53.
general como al científico. 3. Recuérdese que para Bohr las representaciones
La complementariedad, en tanto que marco intuitivas son las imágenes de onda y partícula así
conceptual, supone descripciones complemen- como las descripciones espacio-temporales y cau-
tarias es decir, descripciones en las que “toda sales. De acuerdo con Bohr, “la causalidad puede
aplicación de los conceptos clásicos excluye ser considerada como la forma de intuición por
el uso simultáneo de otros conceptos clásicos la cual coordinamos nuestras percepciones sen-
igualmente necesarios en otras circunstancias soriales.”. Véase TADN, p. 154.
para la elucidación de los fenómenos” (TADN, 4. Esto es lo que se ha dado en llamar la interpreta-
1988:59) y “sirve para simbolizar la limitación ción epistémica de las relaciones de incertidum-
fundamental con que se tropieza en física ató- bre. Esta interpretación surge de la idea de que las
mica de la existencia objetiva de los fenómenos relaciones de incertidumbre son consecuencia del
hecho de que el formalismo cuántico se desarro-
independiente de los medios de observación.”
lló para describir no las propiedades del sistema
(APHK, 1964:10) Los conceptos a los que se hace
físico sino aquello que podemos conocer de la
referencia son los de onda y de partícula que,
naturaleza a partir de los fenómenos observados.
a pesar de que “representan” manifestaciones Veáse: Henry Folse, op.cit. pp. 134-137.
diferentes y contrarias son necesarios para una 5. En un segundo artículo se analizará el desarrollo
descripción exhaustiva de los fenómenos, ambos posterior a la Conferencia de Como del marco
explican características igualmente importantes conceptual de la complementariedad.
de los fenómenos luminosos (APHK, 1964:7). 6. Entre los problemas también está el hecho de
Así, la complementariedad provee una sín- que la repetición de un experimento con un
tesis de los fenómenos atómicos y en la medida mismo montaje puede tener resultados diferen-
que supone principios descriptivos diferentes a tes. Además, montajes experimentales diferentes

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLVIII (123-124), 65-76, Enero-Agosto 2010 / ISSN: 0034-8252
76 Óscar Navarro Rojas

proporcionan imágenes contradictorias (i.e., la Bibliografía


dualidad onda-partícula).
7. Por “formas usuales de intuición” Bohr entiende
Bohr, Niels (1988) Teoría atómica y descripción de la
aquellos parámetros usados en la descripción
clásica (i.e., la continuidad y la causalidad). Tales naturaleza. Madrid: Alianza.
formas de intuición son idealizaciones necesarias Bohr, Niels (1964) Física atómica y conocimiento
en la física clásica para poder describir un sis- humano. Madrid: Aguilar.
tema físico como sistema aislado. Sin embargo, Folse, Henry (1985) The Philosophy of Niels Bohr.
el postulado cuántico revela elementos que son The Framework of Complementarity. Ámsterdan:
contrarios a ellas, es decir, que toda observación North-Holland
es una interacción entre dos sistemas. Por “idea- Holton Gerald. (1978) Ensayos sobre el pensamien-
lizaciones” se entiende toda aquella situación to científico en la época de Einstein. Madrid:
donde, en aras de la simplicidad, no se toman en Alianza.
cuenta todas las posibles variables que componen Kalckar, Jørgen (Editor) (1985) Niels Bohr Collected
un determinado sistema físico (v.gr., la ley de los
Works. Foundations of Quantum Physics (1926-
gases ideales).
1932). Vol. VI, Ámsterdam: North-Holland, 1985
8. Recuérdese que para inicios de 1927 Bohr ha
aceptado completamente la idea del fotón de Murdoch, Dugald (1987) Niels Bohr’s Philosophy of
Einstein. Physics. New York: Cambridge University Press.
9. Los nombres de “punto de vista general” y “gene- Rioja, Ana. (1992) La filosofía de la complementarie-
ralización racional” son empleados indistinta- dad y la descripción objetiva de la naturaleza.
mente por Bohr en los primeros años entre 1927 En: Revista de Filosofía, 3ª. Época, Vol. V, No. 8,
y 1930. España: Editorial Complutense.

Rev. Filosofía Univ. Costa Rica, XLVIII (123-124), 65-76, Enero-Agosto 2010 / ISSN: 0034-8252