Вы находитесь на странице: 1из 4

NUTRICION DE PIEL

El déficit de algunos nutrientes en nuestra dieta, como ciertas vitaminas o los


aceites grasos esenciales, afectan a la calidad de nuestra piel, entre otros
problemas. Asegúrate de incluirlos en tu consumo diario para lucir un aspecto
saludable.

La piel es el mayor órgano del cuerpo, mide entre 1,5 y 2 m². Entre sus
funciones está la de protegernos frente a las agresiones externas y los
microorganismos patógenos, la termorregulación, la impermeabilización, la
absorción de radiaciones ultravioletas, la producción de vitamina D o
mantener el balance hídrico del organismo.

La dieta tiene un papel importante en muchos trastornos de la piel.


Ciertos déficits nutricionales o excesos se asocian a patologías concretas. Te
indicamos algunos de los más comunes y en qué alimentos encontrarlos para
evitar que ocurran:

 El déficit de vitamina B12 puede provocar hiperpigmentación en la piel, esas


oscuras manchas que salen sobre todo en cara, espalda y manos. Los huevos,
la carne de ternera y aves, los lácteos o los mariscos contienen esta vitamina.
 El déficit de vitamina C da lugar a defectos en la formación del colágeno y
aumenta la vulnerabilidad de la piel, provocando envejecimiento cutáneo.
¡Ojo!, que si lo consumimos en exceso también es malo. Puede producir
enrojecimiento y prurito. Las frutas frescas, en especial los cítricos, y las
verduras contienen esta vitamina.

Para tener una piel sana, el secreto está en mantener una dieta variada y
equilibrada

 Déficit de vitamina A: Esta vitamina repara los tejidos del organismo y ayuda
a mantener la piel, dientes, cabello, uñas y huesos en buen estado. Si no
consumimos el mínimo recomendado nuestra piel estará seca y arrugada,
tendremos el cabello frágil y crecerá de forma lenta o las uñas se nos romperán
con facilidad. La encontramos en los vegetales de color verde, rojizo, amarillo
o naranja. También en el pescado azul, la mantequilla o la yema de huevo.
 La vitamina E es un antioxidante que protege y ayuda a mejorar el tejido
celular y contrarresta con eficacia el envejecimiento. Se encuentra en aceites
vegetales y en el germen de los cereales integrales.
 Déficit de ácidos grasos esenciales: Nuestro organismo no puede sintetizar
por sí mismo estos ácidos grasos, omega 3 y omega 6, y debemos incorporarlos
a través de la dieta. La falta de omega 3 puede provocar piel seca, manos
envejecidas, talones estriados, manchas, escemas, pelo seco inmanejable,
uñas blandas o problemas de cicatrización. El exceso de omega 6, algo habitual
en nuestros días, puede provocarnos un envejecimiento prematuro, dañar la
estructura del ADN, entre otros efectos nocivos.
El omega 6 se encuentra en carnes rojas, huevos, pollo, productos lácteos,
aceites de soja, de oliva, de maíz, de girasol, cacahuetes, semillas de algodón
y fibra de arroz. El omega3 en salmón, sardinas, salvia, semillas de lino o de
cáñamo. La relación más adecuada de consumo es de 3 raciones de omega 6
por 1 de omega 3.
 Déficit de niacina: Se encuentra abundantemente en la naturaleza (brócoli,
tomates, zanahorias, patatas dulces, espárragos, legumbres o nueces). La falta
de esta sustancia puede causar pelagra.
OTROS NUTRIENTES RECOMENDADOS
Piel y nutrición

El aspecto de la piel puede resentirse por determinadas carencias en nuestra


alimentación. Por eso en necesario llevar a cabo una dieta equilibrada.

Vitamina A (Retinol)

Favorece la cicatrización, le proporciona suavidad y refuerza las defensas


naturales de la piel.

La vitamina A se encuentra en productos de origen animal como pueden ser


mantequilla, huevos, hígado, queso y también en frutas y verduras: zanahoria,
espinacas, brócoli, naranja, manzana, etc. Al freír los alimentos ricos en
vitamina A, por ser ésta una vitamina soluble en grasa, se pierde la vitamina
de los alimentos.

Vitamina B3 (Niacina)

Protege y prepara la piel para tomar el sol. A veces se usa para prevenir las
alergias solares.

Se encuentra en el hígado, las carnes magras, el pollo, las nueces, el pescado y


las alubias secas.

Vitamina B6 (Piridoxina)

Equilibra las pieles grasas, reduciendo la secreción de las glándulas sebáceas.

Esta vitamina se encuentra en el hígado, pollo, cerdo, pescado, patatas, alubias


secas, plátanos, alimentos integrales y en otras frutas y verduras.

Vitamina C (Ácido ascórbico)

Favorece la cicatrización de la piel, interviene en aumentar las defensas del


organismo contra las infecciones, es indispensable para la formación del
colágeno (proteína existente en el tejido cutáneo) y tiene un importante papel
antioxidante, destruyendo los radicales libre y protegiendo a la piel contra los
rayos ultravioleta.

La vitamina C se encuentra en frutas y verduras, especialmente en los cítricos,


las fresas y los fresones, los kiwis, limones, naranjas, pomelos, los pimientos
verdes, las verduras de hoja verde como las espinacas y el perejil, las patatas.

La acción del calor destruye la vitamina C, por eso es mejor comer las frutas y
verduras frescas. También se destruye con el paso del tiempo y cuando se
combina con el alcohol.

Vitamina E

Retrasa el envejecimiento cutáneo, es la vitamina antioxidante principal,


destruye los radicales libres celulares que se forman por la acción de las
radiaciones ultravioletas. Si se aplica de forma local, estimula la
microcirculación de la piel.

Los alimentos ricos en vitamina E son los aceites de girasol, de germen de trigo
y de oliva, la yema de huevo, los cereales integrales, las legumbres, las
verduras de hoja verde, las nueces, el pescado y la carne.

Selenio

Tiene una acción antioxidante que contribuye al retraso del envejecimiento de


las células cutáneas. Se encuentra en los huevos, productos lácteos y los
champiñones.

Zinc

Protege contra los rayos UVA, participa en la formación de colágeno (proteína


que se encuentra en la piel), y tiene propiedades antiinflamatorias.

Se encuentra en la carne, leche, huevos y el marisco.

Cobre

La carencia de esta vitamina debilita la piel. Se encuentra en frutas, legumbres


y en las ostras.