Вы находитесь на странице: 1из 21

El Evangelio en las

Estrellas (1)

Representación artística del velo del templo de Herodes según la descripción de Josefo

En este blog ha sido propuesto anteriormente que las figuras de las constelaciones que hemos
heredado de los griegos se elaboraron originalmente para representar toda la historia del
evangelio de Jesucristo, (véase la serie "Las Constelaciones Testifican de Cristo"). Esa es una idea
sorprendente para la mayoría de nosotros que hemos sido enseñados que esas figuras eran
monstruosidades paganas, tan irrelevantes que deberían ser eliminadas de todo mapa estelar
serio. ¿Puede haber algo de verdad en una afirmación tan escandalosa?
Esta serie de posts es en realidad una revisión de tres libros clásicos precursores de este tema, y
que aún se publican y que cada vez cuentan con más seguidores. Es fácil encontrar resúmenes de
esta teoría y también detractores de la misma en Internet. ¿Por qué escribir otro resumen? Me
gustaría dar mi opinión sobre determinadas preguntas, opinión que difiere de la mayoría del resto.
¿En qué difiere? La mayoría de los resúmenes de estos libros que he visto aceptan ciegamente
todo lo que aparece en estos tres libros, o encuentran todo tipo de maneras de desacreditarlos.
Esta serie intenta proporcionar una visión equilibrada sobre el asunto.

Los tres libros son Mazzaroth: Or the Constelations de Frances Rolleston (Londres: Rivingtons,
1862), Góspel in the Stars de Joseph Seiss (Filadelfia, 1882), y Witness of the Stars de E.W.
Bullinger (Londres, 1893). Los tres siguen publicándose, el primero fue reeditado recientemente
por Weiser Books (2001) y el último mucho antes por Kregel (1972, 1967). Rolleston hizo la mayor
parte del trabajo, pero su libro fue casi totalmente ignorado, en parte porque es sobre todo un
conjunto de notas, que ella esperaba que los lectores relacionaran entre sí. La obra fue
popularizada por primera vez por Seiss, un ministro luterano en América y luego Bullinger en
Inglaterra. Cada uno de ellos aportó algo a la teoría, y durante muchas décadas estos dos libros
fueron las únicas voces que apoyaban esta creencia. Luego, en las últimas décadas, la causa ha
sido adoptada por muchos nuevos adeptos, pero hasta donde se, nadie ha aportado nada nuevo
durante el siglo pasado. Así que una revisión de los tres libros cubre la mayor parte de lo que se ha
escrito sobre el tema.

1. Resumen de la Teoría

En primer lugar, echemos un vistazo a la idea básica de Rolleston. Ella se dio cuenta de muchas
“piezas” que ella juntó e indicaban que las constelaciones eran mucho más que meras
supersticiones paganas. Estas son algunas de las cosas que ella notó:
1.1 El patrón de doce

Representación artística de la decoración del velo del Templo de Herodes, según Josefo
Había demasiados "doces" en las escrituras y parecían corresponderse con las doce constelaciones
del zodíaco. El judaísmo tradicional asociaba a los doce hijos de Jacob (doce tribus de Israel) con
cada uno de los signos zodiacales. Incluso Josefo hace una descripción del interior del templo de
Herodes en el que se dan detalles de las decoraciones usadas en el velo: "[...] el velo que llamaban
de Babilonia variado y tejido de colores es,

Porque parecía allí una imagen y semejanza de todo el universo [...] y estaba pintada allí toda la
orden y movimiento de los cielos excepto los signos [...] había en este candelero siete candelas
que significaban los siete Planetas, en la mesa había puestos doce panes que significaban el curso
de los signos y de todo el año [...]" Historia de las Guerras de los Judíos, pág. 147-148

El sueño de José incluso se refiere a sus hermanos como las 11 estrellas y de inmediato supieron
que se refería a ellos. Por otro lado, los romanos adoptaron de los griegos los doce trabajos de
Hércules, los cuales muestran una gran cantidad de similitudes con las constelaciones del zodiaco.

1.2 Animales simbólicos


El simbolismo del león, el toro, el hombre, y el águila/serpiente, que aparece repetidamente en
las escrituras (Ezequiel 1:10, Apocalipsis 4:07), se corresponden con las cuatro "esquinas de la
tierra" las constelaciones del León, la del Toro, la del Portador de Agua, y la del Escorpión /Águila.
Estas cuatro están situadas una frente a otra formando los cuatro vértices de un cuadrado y
señalando los puntos de solsticio y equinoccio hace unos 3.000 años antes de Cristo.
Las cuatro constelaciones principales: el León, el Toro, el Portador de Agua y el Escorpión

1.3 El héroe
Las constelaciones muestran al menos tres héroes aplastando las cabezas de monstruos
(Hércules/Dragón, Portador de Serpiente/Escorpión y León/Serpiente Marina). Por otra parte, los
dos primeros tienen un pie que parece haber sido herido por el enemigo. Esto trae reminiscencias
de la gran promesa que se le hiciera a Eva de que su simiente heriría la cabeza de la serpiente,
aunque la serpiente le heriría el calcañar (Génesis 3:15) hecho difícil de zanjar como una
coincidencia. Está claro que es Cristo quien pisaría a todos sus enemigos bajo sus pies (1 Corintios.
15:25).
El Portador de la Serpiente aplasta la cabeza del Escorpión pero es también herido en el otro pie

1.4 Origen revelado


Muchas fuentes antiguas atribuyen el origen de las constelaciones ya sea a Set, hijo de Adán, o a
Enoc, su descendiente. Casi todos los pueblos antiguos creían que las “señales o signos”
(constelaciones) eran sagradas.
1.5 Síntesis del Evangelio
Luego ella vio cómo todo el conjunto completo de 12 constelaciones podría resumir todo el
Evangelio. Tal vez citando su propio resumen aquí valdría la pena porque encapsula toda la teoría:

"El año primitivo comenzaba en el signo de Virgo, [...] la espléndida estrella Spica, la espiga de
trigo en la mano de la mujer, apunta hacia la idea principal, la Simiente Prometida. Así fue
representado el objeto de la primera promesa, la fundación de la esperanza del hombre caído. En
la siguiente señal, Libra, obtenemos el resultado de Su obra [Cristo], que era la de comprar o
redimir, representado en la balanza equilibrando el precio con la compra. Entonces Escorpio indica
cual es el precio que tenía que ser pagado, el conflicto en el que la simiente de la mujer [Cristo] es
herido en el talón, mientras que su otro pie está sobre la cabeza del enemigo, aquí representado
por un escorpión, un reptil venenoso, que puede aguijonear incluso mientras su cabeza es
aplastada.

A continuación encontramos al Arquero, con su flecha a punto de salir del arco, expresando que el
Libertador prometido será enviado. Luego Capricornio, la cabra, la víctima o sacrificio hundiéndose
malherido, que muestra que el Libertador prometido debe ser inmolado como un sacrificio. En
Acuario vemos el levantamiento y derramamiento de agua, para limpiar y fertilizar, mostrando
que el sacrificio era para traer purificación y bendición por medio del Mesías resucitado.

El Cordero parece romper con su pata las ataduras de los Peces

En Piscis dos peces están atados por una banda, que se dirige a la pata delantera de Aries,
insinuando la idea de unión. Los peces, un emblema muy conocido de la Iglesia entre los primeros
cristianos, representan a los redimidos [...] El signo siguiente, el Cordero o carnero [...] ahora
reinando triunfante, con una pata sobre la cabeza del enemigo [...] Vemos entonces Tauro, el toro,
mostrando el dominio de Aquel que fue sacrificado por el pecado, que reina sobre todo. En
Géminis, los gemelos, [...] expresan la unión de la naturaleza divina y humana en la simiente
prometida.

Cáncer, el cangrejo o el escarabajo, aferrándose a su presa o su nido, transmite la imagen de la


posesión tenaz de Aquel que nos tiene asegurado, como Su rebaño comprado, que nadie puede
arrebatar de Su mano. Leo, el león majestuoso, desgarrando la presa, representa la fuerza
irresistible, y la separación final entre el bien y el mal. "(Mazzaroth, Libro I, pág. 9-10).

1.6 Corroboración de escritos no cristianos


Para añadir más detalles, ella descubrió la descripción de las constelaciones del astrónomo árabe
del año 850 de nuestra era, que describió las 12 constelaciones del zodiaco con cada uno de ellos
asociado a otras 3 constelaciones (llamadas "decanos"). Algunas de estas descripciones se refieren
de una forma más que evidente a Cristo. Quizás el más llamativo fue el de una constelación que se
hubo perdido antes de ser transmitido a los griegos. Era la de una reina virgen sosteniendo un hijo
pequeño que fue identificado explícitamente como Cristo. Debo admitir, que está realmente
atrapó mi atención. Ella también encontró corroboración en lo que entonces había sido publicado
recientemente, los zodiacos egipcios de constelaciones antiguas, y resumió la obra del príncipe
tártaro Ulugh Beigh sobre astronomía árabe del 1.450 d.C.

Constelación egipcia de una Virgen con un niño en brazos

1.7 Los nombres de las estrellas


Entonces a ella se le ocurrió la idea de que los nombres antiguos de las estrellas pudieron haber
sido transliterados en lugar de traducidos. Es decir, muchos nombres de estrellas y constelaciones
podrían haber tenido raíces semíticas, y luego pronunciadas en griego, en lugar de que fueran
traducidos sus significados desconocidos. Cuando ella tradujo los nombres árabes de estrellas bien
conocidas como si hubieran sido en hebreo, encontró muchas evidencias para basar su teoría.

En el siguiente post comentaremos cada uno de estos puntos y veremos que han aportado otros
investigadores a este tema.
EL EVANGELIO DE LAS ESTRELLAS 2

Para mí, los siete puntos que vimos en el post anterior resumen el trabajo de Rolleston. Antes de
comentar sobre cada punto, echemos un vistazo a lo que añadieron Seiss y Bullinger.

Seiss leyó su trabajo y vio que una de las razones que pudo haber sido ignorado durante dos
décadas fue que debía ser presentado en una forma más accesible, en lugar de una larga lista de
correlaciones. No sólo consiguió hacerlo en su libro, sino que también añadió algunas ideas para
fortalecer la teoría. Entre ellos fue que los 12 capítulos del libro sobre el evangelio se pueden
dividir en tres partes, cada uno con cuatro constelaciones: La Primera Venida, la Iglesia y la
Segunda Venida. Añadió muchos comentarios sobre los detalles de la presentación, y también
respondió a muchas de las críticas de la obra, como las aseveraciones de que la Cruz del Sur no es
de origen antiguo.
Seiss también hizo el primer y único intento hasta ahora, por lo que yo sé, de identificar realmente
las estrellas de la constelación perdida del niño en brazos de la virgen. Él superpuso la figura del
zodiaco egipcio de Dendera sobre las tenues estrellas de Coma Berenices. Para mí esto no tiene
sentido, ya que cualquier estrella que representara a Cristo debe ser brillante, como es el caso de
todas las otras constelaciones. En una próxima serie de posts veremos que es posible situar esta
constelación perdida en otra parte.

Una década más tarde, Bullinger, que conoció personalmente a Rolleston, añadió muchas ideas
nuevas en apoyo de la teoría. Mediante el análisis literario mostró que Salmos 19 ("Los cielos
cuentan la gloria de Dios") se refiere de hecho a que las constelaciones cuentan una historia, no
sólo que los cielos parecen ser gloriosas maravillas de la naturaleza. Él mostró evidencias de que el
círculo que llamamos zodiaco (del griego "zoon-diakos" que significa rueda de los animales)
comienza con Virgo y termina con Leo, porque al parecer Herodoto afirmó que tal era la verdadera
respuesta al enigma de la esfinge, que tiene la cabeza de Virgo en el cuerpo de Leo, y se muestra
en algunos jeroglíficos egipcios. Mostró ejemplos antiguos del escorpión tratando de agarrar la
balanza entre sus tenazas. También señaló que las bandas que atan a los Peces (Piscis), muy
probablemente representaban a las "ligaduras de la muerte" debido a que estaban atados al
Monstruo Marino. La pata del carnero parece estar rompiendo esas bandas, así como Cristo
rompió las ligaduras de la muerte (Salmos 107:14).

2 Comentarios

Entonces, ¿hasta que punto considero creíble toda esta tesis? La mayoría de las opiniones que he
leído son o bien de partidarios a ultranza, a punto de iniciar una secta de culto al Evangelio en las
Estrellas, o de aquellos que lo etiquetan de falsedad, peligrosamente rozando la astrología y desde
luego cuanto menos una pérdida de tiempo. Mi opinión está entre esos dos extremos.
En primer lugar, no veo ninguna manera de que toda la teoría tenga que ser desechada porque
contenga algunos puntos débiles. Estoy totalmente de acuerdo con la conclusión de que hay
demasiados héroes heridos aplastando demasiadas cabezas para ser una mera coincidencia con
las Escrituras. Por otra parte, los símbolos utilizados son de hecho los mismos que leemos en las
Sagradas Escrituras: un carnero rompiendo las ligaduras que atan dos peces a un monstruo marino
es la misma imaginería de la Biblia, donde Cristo está representado por un cordero, y la muerte
por ligaduras, y la Iglesia por peces.

Por lo tanto, aunque estoy de acuerdo con las conclusiones generales de que quien trazó esas
figuras sabía mucho sobre el plan de Dios de enviar a un Redentor para salvar a aquellos
amenazados por los monstruos de la muerte y del infierno, los detalles dejan mucho que desear.
Estos detalles parecen contener una gran cantidad de subjetividad para decidir como las figuras
representan el evangelio. Es necesario que exista una guía mucho más estricta para leer este libro
de imágenes que simplemente seleccionar y escoger las ideas que parecen representar. Y ¿qué
pasa con las figuras que no parecen estar en las escrituras, como un oso que represente a una
multitud de seguidores? Rolleston sostiene que la constelación era de hecho un rebaño para los
árabes, y que los griegos pudieron haber traducido mal el nombre. Esto nos lleva al problema de
escoger y elegir qué constelaciones y de qué países parecen encajar mejor, lo que abre la puerta a
la crítica de tan solo seleccionar sólo aquello que apoya la teoría e ignorar el resto. Esto no invalida
la idea, pero sin duda la debilita.

¿Cuál es la mayor contribución de la teoría? Probablemente, la conclusión de que al menos la gran


promesa a Eva de que su simiente sería un Redentor para vencer a la serpiente que había traído la
muerte claramente ha sido inmortalizado en las figuras. Y tal vez la segunda contribución más
importante fue que, de varias listas antiguas de 48 constelaciones, seleccionó la de Albumasar
como la mejor para representar la historia del Evangelio. Esta lista podría de otro modo haberse
perdido, y yo todavía no sé de una traducción al español, lo único que pude encontrar fue una
temprana traducción al latín.

¿Cuál es la parte más débil de la teoría? Para mí son sus traducciones de los nombres de las
estrellas. Ella tuvo la buena idea de que algunos nombres pudieron haber sido transliterados,
nombres propios, como Perseo o Hércules. Pero luego ella lo convirtió en la regla de que ninguno
de los nombres de las estrellas se tradujo, y procedió a traducir todos los nombres como si fuesen
hebreos. Esto es claramente una suposición falsa. Por ejemplo, la palabra árabe que significa
"cola" es Deneb, y al menos media docena de estrellas llevan ese nombre, cada una de las cuales
se encuentra en la cola de un animal. Ella traduce todos esos nombres en el sentido de "juez",
como el nombre hebreo "Dan", que tiene las mismas consonantes. Así, la mayoría de los
significados que ella proporciona son probablemente inútiles. Pero puede haber algunos que son
excelentes (las que se transliteraron a partir de un origen hebreo). Probablemente es mejor evitar
sus traducciones de los nombres de estrellas por completo, y usar sólo fuentes independientes.
Por lo tanto, mi conclusión es que hay mucho mérito en la teoría, y la idea general es
probablemente correcta. Pero hay mucha más investigación que hacer, en lugar de limitarse a
repetir sus conclusiones pasados ahora un siglo y medio. Para mí no hay duda de que el evangelio
fue de hecho dibujado en forma de imágenes en las estrellas y que nuestras constelaciones
modernas milagrosamente han conservado gran parte de esa información. Sin embargo, los
detalles necesitan una gran cantidad de investigación para poder ser comprendido plenamente.

En el próximo post intentaré dar respuesta a los argumentos en contra de esta teoría que
pretenden desacreditarla.

El Evangelio en las Estrellas (3)

Constelaciones egipcias del templo de Dendera


3. Respondiendo Objeciones al Evangelio en las Estrellas
Se ha propuesto en esta serie que las antiguas constelaciones de estrellas no son meras
imaginaciones de pastores con demasiado tiempo libre, sino más bien una revelación detallada del
evangelio de Jesucristo a los profetas antediluvianos. Toda esa tesis, a menudo llamado el
"Evangelio en las Estrellas", se ha comentado en esta serie de posts. Vamos a hacer un repaso de
las objeciones y preguntas que se plantean con respecto a esta propuesta. Uno puede encontrar
fácilmente otros resúmenes de la teoría, y sobre muchos de sus inconvenientes simplemente
buscando en Internet con las palabras clave "evangelio" y "constelaciones".

3.1 No hay una base bíblica clara para esta especulación, así que ¿cómo podría esta teoría ser
correcta si no se menciona en absoluto en la Biblia?

Esta es, con mucho, la objeción más común, y una página web entera no hacía más que reafirmar
esta cuestión una docena de veces. Dividamos esta pregunta en dos partes: 1) no tiene base
bíblica, y 2) ¿esta falta de evidencia no niega toda la teoría?

Decir que no hay evidencias en la Biblia en las que basarse es simplemente ignorar muchos de los
argumentos utilizados en la teoría. Pero estoy de acuerdo en que la evidencia es mayormente no
explícita o secundaria. Si hubiera sido obvio, entonces todos lo hubiéramos sabido hace mucho
tiempo. Pero la ausencia de evidencias no es evidencia de que no sea correcta la teoría. Es decir,
sólo porque la Biblia no habla explícitamente sobre ello no significa que no exista. Hay muchas
verdades que no se mencionan en la Biblia, incluso en cuanto al evangelio.

3.2 ¿Qué pasa con las numerosas advertencias explícitas de evitar buscar las "señales de los
cielos" (como Jeremías 10:2)? ¿No es la Biblia cristalina sobre evitar cualquier cosa como la
astrología?

Para mí esto se vincula a la pregunta anterior. Parece que a menudo, cuando a los pueblos
antiguos se les enseñaba el evangelio en las estrellas, comenzaban a adorar a las estrellas mismas,
que hacía que perdieran todo el sentido de ser un recordatorio de Cristo. Así que Dios le dio a
Israel mandamientos para evitar mirar a los cielos, y para mí eso explica la falta de detalles
explícitos sobre las constelaciones en la Biblia. Ese conocimiento pasó a ser oculto, para proteger
de la idolatría.

3.3 ¿No es toda esta idea superflua? ¿No tenemos el evangelio contenido en la Biblia, por lo que
es una pérdida de tiempo buscar nuevos conocimientos en las estrellas?

Cualquiera que haya dormido bajo un cielo sin luna no puede dejar de impresionarse por la
majestuosidad del universo. Incluso el ateo se asombra, pero el creyente no puede dejar de ver la
mano del Creador. ¿Qué otra guinda del pastel se podría añadir que inspire más que esas estrellas
dando testimonio de toda la historia del evangelio, incluyendo la venida de Cristo para superar
tanto el pecado como la muerte, y darnos la esperanza de ver la segunda venida de Cristo y la
derrota definitiva de la maldad?
3.4 Si las constelaciones contienen una revelación, esa revelación podría ser clasificado como
una revelación "natural" ¿(como creaciones de la naturaleza que testifican de un Creador) o una
revelación "especial" (como palabras reveladas por un ángel)?

Aunque estos libros no tratan este asunto, mi opinión personal es que es claramente una
revelación especial. El Libro de Enoc afirma que un ángel reveló las constelaciones a Enoc.
Rolleston descarta explícitamente esta fuente como dudosa, pero yo lo acepto como una fuente
auténtica. Pero incluso sin esa fuente, tuvo que tener que haber sido una revelación especial
porque esas imágenes no están ahí para que cualquiera pueda verlas sin apenas instrucción.
Preguntad a cualquiera que, o bien ha enseñado astronomía, o que ha tratado de encontrar las
constelaciones por sí mismos.

3.5 Si Adán era consciente de estas constelaciones, entonces ¿no habría podido ser capaz de ver,
incluso antes de la caída, que podía ser salvo?

No, la revelación especial del significado de estas constelaciones llegó mucho después de la caída.

3.6 ¿No es toda esta especulación tan subjetiva como para ser desechada? ¿Acaso los
partidarios de la teoría no fuerzan sus propias interpretaciones cristianas en un montón de
imágenes paganas? La revelación escrita en la Biblia parece mucho menos abierta a la
interpretación privada y mucho más fiable.

Parece haber una gran cantidad de subjetividad en toda la teoría, que es uno de los mayores
puntos débiles para mí. Existen representaciones claras del bien conquistando al mal, pero
¿realmente se refieren a Cristo sólo porque de hecho es el mayor héroe de todos los tiempos por
conquistar la muerte y el infierno? He estudiado este tema durante mucho tiempo y he publicado
muy poco sobre esto, porque no entiendo muchos de los símbolos. Por ejemplo, una de las
constelaciones es la "cruz". ¿Es la cruz un símbolo del bien o del mal? Hoy, se ha convertido en un
símbolo del bien, porque representa el cristianismo. Sin embargo, en las Escrituras, parece ser más
un símbolo de dolor y sufrimiento, como en "toma tu cruz y sígueme" (Mateo 16:24). En cierto
sentido, representa una de las formas más diabólicas de tortura que se han inventado, claramente
una herramienta de Satanás. Lo mismo ocurre con la Balanza, la Flecha y muchas de las otras
figuras estelares. Pero a pesar de toda la subjetividad, eso no niega toda la teoría, simplemente es
un punto débil que tiene que ser reconocido y lidiar con él.
Constelación Cruz del Sur

3.7 Bien, supongamos que hubo una antigua revelación que se hubo perdido. ¿Cómo ha sido
restaurada? ¿Se ha encontrado algún documento antiguo que explique esta supuesta relación
de las constelaciones con el evangelio?

Sí, un documento principal explica al menos algunas de las ideas. No es un documento perdido y
redescubierto, sino uno que ha sido tan pasado por alto que no pude encontrar una traducción al
español en absoluto. Es el trabajo de Albumasar, un astrónomo árabe de alrededor del 850 d.C. Es
en su lista de las 48 constelaciones originales que Rolleston basa su teoría.

3.8 Diferentes culturas antiguas vieron muy diferentes figuras en las estrellas. ¿Cómo se puede
seleccionar las “verdaderas", o incluso sugerir que las hubo?

Para mí esta fue una de las principales contribuciones de Rolleston: escoger la mejor lista de todas
las disponibles. El hecho de que hay gran confusión sobre muchos temas bíblicos, como si se debe
bautizar por inmersión o aspersión, no significa que no haya un método correcto. Del mismo
modo, sólo porque hay confusión sobre cuál fue el conjunto original de constelaciones, o incluso si
hubo un conjunto original, no significa que no lo hubiera.

3.9 Tres de las 48 constelaciones difieren de las clásicas 48 de los griegos. ¿No reemplazó
Rolleston simplemente las tres que no se ajustaban a su teoría con otras tres que si lo hicieron?

Ella no escogió y seleccionó las constelaciones, sino que tenía la libertad de elegir un juego
completo de entre las disponibles. La de los griegos tiene constelaciones aparentemente sin
sentido como el Triángulo, mientras que el conjunto claramente más antiguo de los persas parecía
encajar bien con la teoría. Se le debe reconocer el mérito a ella por quedarse tenazmente con las
figuras persas, incluyendo el orden.

3.10 Una de las tres constelaciones sustituidas es la Cruz del Sur, y se hace mucho alboroto sobre
que no era posible verla en la época de Ptolomeo, debido a la precesión de los equinoccios, por
lo que él la sustituyó por otra constelación de su propia creación. ¿Es eso cierto? ¿Y fue
realmente conocida antes de la época de los griegos?

La precesión de hecho causó que la cruz llegara a desaparecer en aquella época, pero Ptolomeo
incluyó algunas de sus estrellas en su catálogo como parte del Centauro. Tanto Rolleston como
Seiss expusieron argumentos convincentes de que la cruz de hecho era una constelación conocida
por los antiguos. Seiss señala en sus respuestas a las críticas al final del libro que tanto Albumasar
como Aben Ezra la enumeran explícitamente y declaran que tenía la forma de una cruz. Y parece
que Ptolomeo pudo haber añadido la constelación Equuleus (Caballito), ya que no fue mencionado
por su predecesor Arato.

3.11 Otra de las constelaciones sustituidas es "Coma", que los partidarios de la teoría afirman
que fue originalmente una virgen sosteniendo a su “deseado” bebé, que representaba a la
Virgen María con el niño Jesús. Pero cuando miro en esa zona del cielo, no hay suficientes
estrellas brillantes para hacer una constelación. ¿Hay alguna otra evidencia de que tal
constelación realmente existió?
Constelación de la Virgen con su niño en brazos

Esta es una gran pregunta, lo que nos lleva a mirar por encima de la constelación de Coma
Berenices y considerar también las estrellas más brillantes de Lebreles. Contiene la estrella Cor
Caroli, que es una de las estrellas más brillantes enumerada por Ptolomeo y no incluida en
ninguna constelación. Creo que la propuesta de la teoría del evangelio en las estrellas para
identificar la constelación egipcia y persa es correcta y que la figura Egipcia encaja en el cielo muy
bien cuando las estrellas de la constelación Lebreles son incluidas. Los detalles de la posible
ubicación de la constelación original se publicarán en una próxima serie de posts.

3.12 Muchas de las constelaciones han sido modificadas, incluso por los antiguos. Por ejemplo,
el astrónomo griego Ptolomeo afirma explícitamente que él lo hizo, incluso desde los tiempos de
Hiparco, unos siglos antes. Entonces, ¿cómo se puede tomar alguna de estas figuras en serio, o
proponer que se remontan a los tiempos antediluvianos?

Esta ha sido una seria duda, pero hay una respuesta, lo que nos debe dar gran motivo para
alegrarnos de que estas figuras no se han perdido irremediablemente. Suponiendo que el
conjunto de constelaciones originales fue revelado a Enoc, no es difícil ver cómo o bien una esfera
con las imágenes pudo haber sido preservada por Noé durante el diluvio, o que pudieron ser
reveladas de nuevo a Abraham. Hay tradiciones bien asentadas de que Abraham transmitió esta
información a los egipcios, que lo trataron como algo sagrado y cuidadosamente lo preservaron.
Entonces la tradición dice que Eudoxo de Grecia obtuvo un globo celeste de un templo en Egipto,
que se convirtió en la base de la astronomía griega. A pesar de que se ha perdido su trabajo, dicho
globo fue descrito por el poeta Arato en detalle, y ese poema describe las constelaciones tanto
como las tenemos hoy. Es cierto que los astrónomos griegos no trataron las constelaciones con
gran reverencia, y, efectivamente, cambiaron algunas posiciones de las estrellas en las figuras para
adaptarlas a sus propios gustos artísticos. Pero en la mayoría de los casos indicaron los cambios
realizados, orgullosos de sus mejoras. Posteriormente, la astronomía se detuvo durante casi mil
años, y el catálogo de estrellas de Ptolomeo se convirtió en el estándar durante el renacimiento.
Esas constelaciones, a su vez se siguen utilizando hoy en día, casi sin cambios, por lo que,
milagrosamente, hay una buena probabilidad de que las constelaciones que nos son familiares
pueden de hecho remontarse en realidad de la época de Enoc.
3.13 ¿El situar el origen de las constelaciones en la noche de los tiempos no es una vana ilusión?
¿No provienen las constelaciones de la época de los griegos?

Las constelaciones pueden ser científicamente datadas al señalar que la parte vacía de
constelaciones del cielo antiguo era el lugar por donde las estrellas nunca se elevaban por encima
del horizonte. Este análisis lleva a una fecha de alrededor del 2.700 a.C. y una latitud de 36° norte.
En realidad hay dos partes en el procedimiento, que quedará explicado en el siguiente post.

La intersección de la eclíptica y el ecuador celeste gira 1° en 72 años, lo que permite que el


planisferio de Dendera planisferio pueda ser fechado.
3.14 ¿No indicaron los expertos Neugebauer y Parker que el zodiaco de Dendera data sólo del
siglo I a.C. y que ningún zodíaco egipcio se puede datar por la posición de las constelaciones?

El zodiaco de Dendera se centra en el polo norte celeste, y cualquier proyección se puede datar al
medir donde la eclíptica corta el ecuador celeste. Muchos investigadores han utilizado este
método para datar la época mostrada en el mapa cuyas conclusiones son entre el 700-1600 a.C.
(los círculos vacíos no están bien definidos, por lo que hay mucha incertidumbre). No he leído esa
declaración de Neugebauer y Parker, pero ambos eran excelentes académicos y buen conocedores
de estos principios elementales de astronomía. Lo que pudieron haber querido decir es que hay
mucha evidencia arqueológica de que el templo fue construido en el siglo I a.C. (con lo que la
teoría del evangelio en las estrellas coincide), y por lo tanto el zodiaco (que fue registrado en una
época muy anterior) no se puede utilizar para datar la construcción del edificio.

3.15 Los partidarios de la teoría del evangelio en las estrella dan mucha importancia de que las
Escrituras afirman que Dios nombró y enumeró las estrellas (Salmos 147:4, Isaías 40:26), y dan
por sentado que Él también creó las figuras de las constelaciones. Aunque Dios pueda nombrar
una constelación por su nombre, como Orión (Job 9:9, 38:31), seguramente no daría nombres a
las constelaciones según los personajes que forman el panteón griego. ¿No querría decir la
Escritura que Dios usa la nomenclatura humana para darse a entender?

Es muy divertido ver a los detractores de la teoría del evangelio en las estrellas aferrarse a estas
dos escrituras que declaran expresamente que Dios dio nombre y enumeró las estrellas. Para mí
significa exactamente lo que dicen, y el lector debe preguntarse ¿por qué Dios haría eso, y luego
molestarse en decírnoslo? En cualquier caso, claramente fueron nombradas y enumeradas mucho
antes de que se escribiera la mitología griega, por lo que los mitos provienen de las estrellas, y no
al revés.

3.16 Tanto Seiss como Bullinger, y todos los exponentes modernos de esta teoría dependen
totalmente de las traducciones de los nombres antiguos de las estrellas que hizo Rolleston. ¿Qué
fiables son sus traducciones?

La mayoría de ellas son terribles y para mí esto es, con mucho, la parte más débil de toda la teoría.
El problema es que ella presupone que todos los nombres tienen orígenes hebreos y fueron
simplemente transliterados en lugar de traducidos a otros idiomas. Esto simplemente no es
verdad, así que recomiendo ignorar todas sus traducciones.

3.17 Si las traducciones de las estrellas son cuestionables, ¿no se tambalean los cimientos de
toda la teoría?

No, porque solo fueron utilizadas para completar los detalles que faltaban, como por ejemplo el
pie del Portador de la Serpiente que es aguijoneado por el Escorpión. Gran parte de la teoría fue
descubierta por primera vez simplemente al darse cuenta de cómo muchas de las figuras celestes
contienen la misma imaginería encontrada en las Escrituras. Por ejemplo, hay cuatro héroes
diferentes aplastando la cabeza de cuatro enemigos, que recuerda a la gran promesa que se le
hiciera a Eva de que su simiente aplastaría la cabeza de la serpiente (Génesis 3:15). El drama de la
conquista del bien sobre el mal se encuentra en todas partes, con una gran cantidad de serpientes
que simbolizan claramente el mal. Cuando uno profundiza en el tema bajo la superficie, los
paralelismos con las Escrituras se convierten en sorprendentes, como los Peces (símbolo común
para la Iglesia cristiana primitiva) atados por las "ligaduras de la muerte" a un Monstruo Marino,
con la pata del Carnero, aparentemente rompiendo esas ataduras. Ninguna de estas imágenes
depende de las traducciones de los nombres estelares.

3.18 ¿Qué pasa con su traducción de mazzaroth (biblia en inglés) en el sentido de


"constelaciones" (Job 38:32)? Aunque se sobreentienda que se refiere a los “doce signos” según
parece estar traducido en la versión Reina Valera en español, ¿no es un tema de debate?

Sí, es objeto de debate, pero la mayoría de los traductores están de acuerdo en que se refiere a
una o más constelaciones. La Nueva Versión Internacional Estándar Americana lo traduce como
"una constelación". Pero esto es un pequeño punto, que no importa mucho. Ciertamente, no es
una piedra angular de la teoría.

3.19 Algunas de las constelaciones parecen estar en una secuencia alterada. ¿No anula eso toda
la teoría? Después de todo, si estas figuras provienen de Dios, ¿no esperaríamos que estuvieran
en un orden perfecto?

Estoy de acuerdo en que algunos de ellos aparecen en una secuencia inesperada, pero puede que
estemos viendo sólo parte del cuadro. Esto me ha llevado a cuestionar si el conjunto persa y su
orden son de hecho los originales. Hay que hacer en esta área más investigación. Pero sólo porque
algunas podrían parecer estar fuera de orden no destruye toda la teoría, se limita a sugerir que
podrían ser necesarias algunas modificaciones.

En conclusión, para mí hay suficiente evidencia para aceptar la teoría general, a pesar de que
muchos de los detalles, y sobre todo la traducción de nombres de estrellas, necesitan ser
revisados. En el siguiente post veremos cómo podemos saber científicamente la época en que se
originaron las figuras de las constelaciones.

El Evangelio en las Estrellas (4)


El Portador de la Serpiente impide que ésta alcance la Corona.

4. Datando Científicamente las Constelaciones


Ha habido mucha especulación en cuanto al origen de las constelaciones. Hasta hace poco, se
daba generalmente por sentado que evolucionaron a partir de las fantasías de imaginaciones
primitivas, pero la investigación reciente sugiere que fueron diseñadas como un sistema pictórico
de coordenadas científicas. Un sistema de coordenadas es un conjunto de líneas imaginarias para
posiciones de referencia, al igual que las líneas de latitud y longitud para determinar ubicaciones
en la tierra. Las constelaciones realizan una función similar, salvo que emplean imágenes, lo que
hace que sea fácil identificar estrellas sin necesidad de instrumentos. Por otra parte, esta
evidencia apunta a la época y lugar en donde se originaron: alrededor del 2.700 a.C.
aproximadamente a 36° de latitud norte. Hay tres líneas de evidencia que apuntan a esta época y
lugar. [1]

4.2 La parte vacía del cielo.


Hay un círculo de unos 36° de radio en la parte austral del cielo que no contiene ninguna de las 48
constelaciones originales. Eso implica que los autores de las constelaciones vivieron
aproximadamente 36° de latitud norte porque en ese lugar, exactamente la misma área de cielo
austral sería invisible para ellos.

Por otra parte, el centro de ese círculo se mueve muy lentamente a través del cielo debido al
movimiento del eje de la tierra. La ubicación del centro de la parte vacía del cielo implica una
fecha de origen de alrededor del 2.900 a.C.
El círculo de 36° del cielo austral vacío de antiguas constelaciones.

4.3 Inclinación de las Constelaciones.


Muchas de las constelaciones se ladean en ángulo con respecto del norte, este, sur y oeste. Si uno
se pregunta si hubo una época y lugar en que hubieran todas estado mejor alineados
verticalmente y horizontalmente, la respuesta es, alrededor del 2.900 a.C. Téngase en cuenta que
esta es una línea completamente diferente de razonamiento, pero nos lleva a una fecha y lugar de
origen muy similar. Por otra parte, varias de las constelaciones marcan áreas astronómicamente
importantes de la época. Por ejemplo, la larga serpiente Hidra habría coincidido con el círculo
llamado el ecuador celeste.

4.4 Nacimientos y ocasos estelares.


El antiguo poeta griego Arato declara que ciertas estrellas aparecen en la misma época, o se
esconden en la misma época, o que una sale cuando otra desaparece en puntos opuestos en el
horizonte. Debido a la precesión de la tierra, tales coincidencias dependen tanto de la ubicación en
la tierra como de la época de observación. Se ha podido comprobar usando métodos estadísticos
que Arato estaba describiendo las estrellas en una latitud de unos 36° (con un margen de error de
2°) alrededor del 2.600 a.C. (con un margen de error de 800 años).

La latitud 36° está demasiado al norte de Egipto, y demasiado al sur para los griegos, pero perfecta
en ambos casos para Sumeria (la civilización de la cual Babilonia heredó gran parte de su ciencia).
En consecuencia, se atribuye generalmente a los sumerios como los padres de las constelaciones.
Hay que resaltar, sin embargo, que los sumerios florecieron más cerca del 2.000 a.C., y que la
evidencia es más consistente con la tradición hebrea de que los patriarcas antediluvianos dieron
origen a las constelaciones.