Вы находитесь на странице: 1из 11

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE MEXICO

FACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORES CUAUTITLAN


SECCION DE BIOQUIMICA Y FARMACOLOGIA HUMANAS
LABORATORIO DE BIOQUIMICA EN SISTEMAS

EFECTOS BIOQUIMICOS METABOLICOS DE


GLUCOCORTICOIDES

LEÓN RODRÍGUEZ LILIANA ISABEL

CARRERA: BIOQUIMICA DIAGNOSTICA


GRUPO: 2401 EQUIPO:
ASESORES: DRA. AZUCENA LEE MENDOZA

MC. TAIS NOPAL GUERRERO

DRA. MARIA ESTHER REVUELTA MIRANDA

SEMESTRE: 2019-II PERIODO: ENERO 2019- MAYO 2019


Los glucocorticoides son hormonas de la familia de los corticosteroides
(esteroides). Los glucocorticoides afectan el metabolismo y tienen efectos
antiinflamatorios e inmunosupresores. Pueden ser producidos naturalmente
(hormonas) o sintéticamente (medicamentos). Como fármacos se consideran
antialérgicos derivados del cortisol que es un esteroide suprarrenal; su biosíntesis
tiene lugar en la capa fasciculada por acción de las enzimas ya mencionadas y su
producción diaria es de 10-20mg. La corticosterona sirve de precursora de
aldosterona y su producción. (Brandan. N. (2014): pag:8).

La corteza suprarrenal es (mediante secreción de sus hormonas esteroideas, los


corticoides) la principal glándula. Es así como produce los mineralcorticoides ( en
la zona de los glomérulos), cuyo papel principal es la regulación del equilibrio
hidrosalino, los glucocorticoides ( en la zona fasciculada y reticular los andrógenos
(está ultima zona especiales contiguas a la medula según especies y estado de
desarrollo) y otras hormonas cuyo rol esta en pleno estudio. Los glucocorticoides
se refieren a acciones hormonales de diversa categoría y de naturaleza inconexas.
Su nombre se debe a que una de sus principales funciones es regular el
metabolismo de los hidratos de carbono postulados como hormonas “ para enfriar
las situaciones de stress”; tambien actúa como factores de maduración,
inmunosupresores, antiinflamatorios o causantes de la osteoporosis y anti
cicatrizantes. (Selye. H, 1941: 116-121)

Acciones anabólicas: son ejercidos principalmente en el hígado, riñón y pulmón.


En el hígado generan glucosa a partir de precursores no hidrocarbonados
(gluconeogénesis), principalmente aminoácidos. Promueven la captación hepática
de aminoácidos circulantes, la inducción de enzimas (aminotransferasas) que
convierten a estos aminoácidos en alfa-cetoacidos precursores de glucosa. Estos
efectos conducen al depósito hepático de glucógeno, así como tambien a la
descarga de glucosa neofromada a la sangre. Este último fenómeno, unido a la
inhibición de la captación periferia de la glucosa (acción anti insulina) que
producen los glucocorticoides en los órganos donde actúan como los agentes
catabólicos, causa hiperglucemia en el riñón los glucocorticoides tambien son
glucogénicos, aumentan la producción de amoniaco y activa la filtración
glomerular. En el plumón, aceleran la maduración del pulmón fetal y la biosíntesis
de fosfolípidos que contienen fosfatidil colina. (Selye. H, 1941: 116-121)

Acciones catabólicas: en las células adiposas, tejido linfoide, tejido conectivo,


hueso y musculo, los glucocorticoides determinan la destrucción de proteínas y
lípidos, liberando sus constituyentes a la sangre: aminoácidos, glicerol y ácidos
grasos. Los dos primeros son captados por el hígado, el riñón y convertidos en
glucosa por la gluconeogénesis. Los ácidos grasos son fuente de energía en el
hígado. (Selye. H, 1941: 116-121)

2.- CLASIFICACIÓN:

A partir del colesterol la corteza sintetiza Implica el acortamiento de la cadena


hidrocarbonada del colesterol y la hidroxilación del núcleo esteroideo, la reacción
inicial y limitante de la velocidad convierte el colesterol en la pregnenolona de 21
C, estos son las hormonas más importantes y responsables de las funciones
endocrinas de la corteza suprarrenal.

Glucocorticoides: cortisol y/o hidrocortisonas y los mineralcortitcoides: aldosterona.


(recuperado el día 21-feb-19 de:
https://med.unne.edu.ar/sitio/multimedia/imagenes/ckfinder/files/files/Carrera-
Medicina/FARMACOLOGIA/glucocorticoides.pdf?fbclid=IwAR1oTXXiDRRWHqAp0
o4lvyetzV4XfFI5reFG1IRmov8oON-TVR5ROSA-dQ8)

cortisol

Existen varias formas de cuantificación de glucocorticoides, como forma general


los corticoides se excretan en forma libre, cuando se metabolizan lo hacen
mediante adiciones secuenciales de átomos de oxigeno o hidrogeno, seguidas por
conjugación para formar derivados hidrosolubles, principalmente a nivel hepático,
las cuales se eliminan en la orina; ni la excreción biliar ni la fecal poseen
importancia cuantitativa. Comúnmente el análisis de estas sustancias y sus
metabolitos se llevan a cabo mediante cromatografías de gases acoplada a la
espectrofotometría de masas, técnica con mayor especificidad y sensibilidad frente
al inmunoensayo y a la cromatografía liquida utilizando detectores UV. (Godman.
A 2001 : 1667-1696)

Su mecanismo de acción comienza cuando el receptor que son miembros de la


supe familia de receptores nucleares para hormonas esteroideas, hormonas
tiroideas, vitamina D y retinoides. Estos receptores comparten dos dominios
altamente conservados, uno de aproximadamente 70 Aa que forman dos dominios
denominados dedos de zinc que se unen a secuencias específicas del ADN y el
otro a nivel de la región carboxi-terminal que interactúa con el ligando (dominio de
unión al ligando). El receptor activado se transloca al núcleo, donde interacciona
con el ADN en sitios conocidos como elementos de respuesta a los GC,
induciendo la transcripción del gen respectivo. El ARNm formado, da origen a
diversas proteínas como la lipocortina, los receptores adrenérgicos β2 y
numerosas enzimas. Estos receptores se encuentran en el citoplasma en forma
inactiva hasta que se une con el ligando esteroide. Luego de esta unión, el
receptor se activa y traspasa al núcleo. Cuando se encuentra inactivo el receptor
en forma de un complejo con otras proteínas incluyendo las denominadas
proteínas HSP 70 y 90. La consecuencia del proceso lleva el tiempo que requiere
la síntesis de proteínas por lo tanto la mayoría de las acciones de los
glucocorticoides no son inmediatas y se observan luego de varias horas desde la
administración.

Los glucocorticoides causan algunos efectos en diferentes sistemas, órganos o


metabolismos como los siguientes:

 Efectos endocrinos y metabólicos: la mayoría son tiempo-dependientes


pues surgen y aumentan su intensidad ante exposición prolongada.
Algunos son colaterales o secundarios y por ende, son previsibles o
mitigables.
 Efectos neuroendocrinos: como parte de la retroalimentación del HPA,
todos inhiben la secreción de la hormona liberadora de la corticotrofina
(CRH) a nivel hipotalámico y la de ATCH a nivel hipofisario. Tras su
aplicación reprimen, casi de inmediato, la expresión del gen de
prospiomelanocorticona e impiden por mecanismos no genómicos la
secreción de ATCH preformada. Si la inhibición se prolonga por más de 10
días, la carencia de ATCH desencadenada la atrofia de la corteza adrenal.
Se ello ha ocurrido la suspensión brusca del aporte corticoide produce
insuficiencia adrenal secundaria agua pues la corteza atrofiada no puede
responder al aumento ATCH sérica. Tambien suprimen la secreción de
somatotrafina a través de CRH que estimula la secreción hipofisaria de
somatostatina. Esto puede ocasionar en niños retraso ponderal y en la
estatura mientras dura el tratamiento; por ello toda indicación pediátrica
debe estar absolutamente justificada porque el riesgo puede superar al
beneficio. Los corticoides tambien inhiben por mecanismos similares a los
ejes hipotálamo-hipófiso-gonadal e hipotálamo- hipofiso- tiroideo. (Serra.H,
2012: 162)
 Metabolismo proteico-glucídico: Los glucocorticoides inhiben la utilización
periférica de glucosa y estimulan la gluconeogénesis. Para abastecerla se
activa el catabolismo proteico, principalmente conectivo, cuya consecuencia
es la aparición de estrías atróficas en la piel, retardo en la cicatrización y
pérdida de masa muscular con adelgazamiento de los miembros. Dicho
catabolismo explica la contraindicación de estos fármacos en la miastenia
gravis. La glucosa formada aumenta la glucemia (efecto contrario a la
insulina) o se incorpora al glucógeno (efecto común con la insulina). El uso
continuo y prolongado provoca hiperglucemia, disminución de la tolerancia
a la glucosa, hiper insulinemia con insulino-resistencia, y en ciertos casos,
puede desencadenar una diabetes latente. (Serra.H, 2012: 162)
 Metabolismo lipídico: Los glucocorticoides facilitan el efecto lipolítico de las
catecolaminas, con el consiguiente aumento de los ácidos grasos libres en
plasma. Esta acción explica por qué, en tratamientos prolongados, se
produce obesidad centrípeta con acumulación adiposa en espalda,
abdomen y cara (aspecto cushingoide). Ello ha sido atribuido a la
hiperinsulinemia persistente; sin embargo, hoy se sabe que los
glucocorticoides promueven directamente el crecimiento adiposo troncal.
Esta obesidad particular, el aumento de ácidos grasos libres circulantes y
las disglucemias señaladas serían responsables de la aparición de
síndrome metabólico.
Una consideración merece el surfactante pulmonar; los glucocorticoides
inducen quinasas específicas para síntesis de fosfolípidos en el pulmón
gestante. El estrés preparto desencadena la elevación de glucocorticoides
maternos y éstos activan la maduración pulmonar para su adaptación
aérea. En partos prematuros, la inyección de glucocorticoides acelera el
proceso madurativo y en la mayoría de los casos revierte el distrés
respiratorio del neonato (SDRI o enfermedad de la membrana hialina).
(Serra.H, 2012: 162).
 - Metabolismo hidroelectrolítico: Los glucocorticoides pueden exhibir un
efecto aldosterono-símil con pérdida de K+ y retención de Na+ y agua. Esta
situación aumenta la eliminación de H+, así dosis elevadas pueden des-
encadenar alcalosis hipokalémica. La modificaciones químicas reducen
notablemente la potencia mineralocorticoide; aun así, dosis altas y
prolongadas de cualquier derivado sintético pueden presentar efectos
mineralocorticoides. (Serra.H, 2012: 162-163)
 Efectos hematológicos: Los glucocorticoides causan modificaciones
características del hemograma:
-Serie roja: En tratamientos prolongados se observa aumento del
hematocrito y de la hemoglobinemia, por menor hemocatéresis. En casos
más graves, pueden producirse trastornos por hiperviscosidad sanguínea.
- Serie blanca: Los efectos sobre los leucocitos pueden verse incluso con
una única dosis: la neutrofilia se produciría por aumento de la liberación
desde la médula ósea y disminución de la salida tisular por menor
expresión de moléculas de adhesión; la eosinopenia por retención medular,
y las linfopenia y monocitopenia por redistribución y apoptosis. El
mecanismo apoptótico, que afecta a la población T, justificaría su uso como
antineoplásico en tumores de origen linfático. (Serra.H, 2012:163)
 Efectos óseos: Los glucocorticoides son hipocalcemiantes, pues
disminuyen la absorción intestinal y la reabsorción renal de calcio,
antagonizando los efectos del calcitriol; como resultado, estimulan
indirectamente la resorción ósea mediada por la paratohormona (acciones
que fundamentan su uso para el tratamiento de la hipercalcemia grave).
Además del efecto catabólico sobre la matriz ósea comentado, los
corticoides inhiben los osteoblastos e inducen su apoptosis. Por ello su uso
prolongado produce, según gravedad osteoporosis u osteonecrosis.
Asimismo, los glucocorticoides favorecen la maduración de los condrocitos
y el cierre prematuro del cartílago de crecimiento; hechos que contribuyen,
junto con la inhibición de la secreción de somatotrofina, al retardo ponderal
en niños consumidores de estos fármacos. (Serra.H, 2012:163)
 Efectos autonómicos: Los corticoides producen potenciación adrenérgica.
Algunos, como la hidrocortisona, lo hacen al inhibir, por efecto no
genómico, la captación extra neuronal de catecolaminas. En cambio todos
son capaces, por efecto genómico, de inducir la síntesis de adrenoceptores
b2 en el músculo liso bronquial. (Serra.H, 2012:163)
 Efectos sobre SNC: Estos muestran gran variabilidad interindividual.
Generalmente son estimulantes, provocando insomnio, excitación, y muy
raramente confusión y alucinaciones (psicosis corticoide). Sin embargo,
ciertos pacientes responden con depresión tras el uso crónico, sin
conocerse con certeza los mecanismos involucrados; algunas evidencias
apuntan a la atrofia de zonas cerebrales como el hipocampo. Se acepta que
los cambios en el adulto son reversibles al reducir el hipercortisolismo, pero
quedan dudas si la exposición prenatal puede establecerlos en forma
persistente. (Serra.H, 2012:163)
 Efectos gastrointestinales: Puesto que los glucocorticoides inhiben la
síntesis de prostaglandinas, se esperaría que muestren daño digestivo
similar a los antiinflamatorios no esteroides (AINEs). Los estudios
retrospectivos y metaanálisis son contradictorios, no pudiendo probarse lo
dicho. Si se asocian a AINEs el riesgo de complicaciones serias
gastrointestinales (sangrado, perforación, hospitalización o muerte) se
duplicaría respecto al riesgo de uso de AINEs (que de por sí es 2.5 veces
más alto entre los consumidores que la población normal). De todas formas,
como los corticoides atenúan la producción de moco gástrico y reducen la
capacidad de cicatrización podrían favorecer la enfermedad úlcero-péptica
por daño mecánico. (Serra.H, 2012:163)
 Efectos cardiovasculares: La administración prolongada de estos fármacos
produce hipertensión arterial explicable por los efectos mineralocorticoides,
la inhibición de la recaptación de catecolaminas y el incremento de la
producción hepática de angiotensinógeno. (Serra.H, 2012:163)

Los glucocorticoides tienen algunos efectos adversos estos resultan de una causa
común de iatrogenia y la dosis empleada resulta un fuerte factor de riesgo para su
aparición. Los corticoides afectan casi todo el organismo por ello las reacciones
adversas especialmente tras la terapia sistemática son múltiples y variadas, desde
aquellas que no serias pero si displácetelas a otras que ponen en peligro la vida.

o Agudos: Una reacción importante es la estimulación del SNC que conduce


a cuadros psicóticos. Este fenómeno no está bien comprendido y presenta
un fuerte componente idiosincrático. Otra reacción relevante es la
insuficiencia adrenal aguda por supresión brusca de la terapia corticoide
crónica, situación que puede ser mortal pues provoca disbalance
autonómico. Una forma atenuada del síndrome de deprivación produce
astenia, anorexia, náuseas, mareos, cefaleas, mialgias, artralgias, fiebre,
hipotensión ortostática, depresión, intensa descamación dérmica. (Serra.H,
2012:165)
o Crónicos: Éstos se refieren al hipercortisolismo iatrogénico que se
desarrolla por la terapia crónica, esto se refleja por supresión del HPA, el
aspecto cushingoide con obesidad central, hiperglobulia, intolerancia a la
glucosa o hiperglucemia e hipercolesterolemia, tendencia a infecciones
oportunistas y virales, osteoporosis u osteonecrosis, pérdida de masa
muscular cuyo grado extremo es la miopatía esteroidea, depresión, disforia,
insomnio, trastornos digestivos variados, edemas por retención de Na+ y
agua (con riesgo de hipertensión y/o insuficiencia cardíaca en pacientes
predispuestos) y alteraciones cutáneas (acné, estrías, hirsutismo,
equimosis). Estas sustancias pueden producir además hipokalemia,
trastornos reproductivos (amenorrea, infertilidad), cataratas, exoftalmos,
aumento de presión intraocular e hipertensión endocraneana benigna.
Algunos pacientes con enfermedades crónicas (asma, reumatismo) se
hacen dependientes de los corticoides, dificultando su sustitución por otros
fármacos. El consumo pediátrico prolongado puede producir retardo en la
estatura. Los corticoides inhalados presentan efectos adversos locales,
disfonía y candidiasis oral; aunque las personas que reciben grandes dosis
diarias presentan efectos sistémicos comparables a los corticoides orales
(especialmente trastornos del HPA). Los corticoides tópicos por uso
prolongado generan atrofia dérmica y aparición de infecciones locales.
(Serra.H, 2012:165)

Algunos glucocorticoides de venta y más conocidos son los siguientes :

Tabla #1: potencia de los fármacos y sus dosis respectivas en adultos.


3.- RUTA BIOSINTETICA
[Imagen extraída de Goodman & Gilman: Las bases farmacológicas de la
terapéutica, 12e.]

4.- VIAS DE ADMINISTRACION


La vía sistemática se utiliza para la mayoría por vía oral se absorben casi
completamente, pero algunas como hidrocortisona y triamcinolona sufren
metabolismo presistémico variable que reduce su eficacia. Los tiempos a la
concentración máxima por vía oral se alcanzan alrededor de los 90 min. Por vía IM
o IV los esteres solubles (fosfato) se hidrolizan rápidamente mediante esterasas
tisulares o plasmáticas liberando al esteroide con media taza de 10 min, por vía IM
el tmax se obtiene entre 15 y 30 min.

REFERENCIAS

 HÉCTOR A. SERRA1, 2, JUAN MANUEL ROGANOVICH1, 3, LEONARDO


F. L. RIZZO, MEDICINA (Buenos Aires) 2012; 72: 158-170
 SelyeH Proc Soc Exp BioIMed. fi: 116-121 (1941)
 Brandan. N. (2014): pag:8