Вы находитесь на странице: 1из 6

TEORIAS DEL ESTADO Y EL PODER

MIGRACIÓN INTERNACIONAL

MARLY JOHANA MORENO PARRA

ESCUELA DE ADMINISTRACIÓN PÚBLICA ESAP


ADMINISTRACIÓN PÚBLICA TERRITORIAL
PRIMER SEMESTRE
PITALITO, SEPTIEMBRE 2018
TEORIAS DEL ESTADO Y EL PODER
MIGRACIÓN INTERNACIONAL

MARLY JOHANA MORENO PARRA

Docente:
Mag. ARISTIDES PEÑA ZUÑIGA

ESCUELA DE ADMINISTRACIÓN PÚBLICA ESAP


ADMINISTRACIÓN PÚBLICA TERRITORIAL
PRIMER SEMESTRE
PITALITO, SEPTIEMBRE 2018
Introducción
El siguiente escrito pretende explicar el fenómeno de la migración internacional
entendida como la circulación de personas a diferentes fronteras, generalmente con
el objetivo de mejorar las condiciones de vida.
Sin embargo, aquellos intereses en algunos casos no se alcanzan debido al
cumplimiento de requisitos y procedimientos jurídicos establecidos por los estados
para que los migrantes ingresen de manera formal a sus territorios, desde ese punto
de vista se analizaron los problemas asociados a los procesos de migración a los
cuales están potencialmente expuestos las personas que tratan de ingresar de
manera ilegal o desconocen el procedimiento estatal de los países de destino,
desde una perspectiva de los derechos humanos, así como las causas que
conllevan a las personas a querer abandonar su país de origen.

Desde la perspectiva del desarrollo, los derechos humanos son inherentes a todas
las personas, y es deber de los estados cooperar internacionalmente para
garantizarlos, así como el establecimiento de controles, leyes y normas que
aseguren la integridad de los migrantes, es decir, “la protección de estos derechos
humanos no es solo una obligación legal; es, además, una cuestión de interés
público que está intrínsecamente relacionada con el desarrollo humano.” (Grupo
Mundial sobre Migración, 2010)
La migración de personas es motivada por diferentes aspectos, entre ellos, la
búsqueda de mejores opciones laborales, acceso a educación, logro de mayores
ingresos de dinero y en todo caso mejorar la calidad de vida del migrante y de sus
familiares, por este motivo millones de personas anualmente buscan trasladarse a
otros países, cruzar fronteras; en algunos casos el objetivo se cumple a cabalidad
y es satisfactorio, debido a que encuentran garantías, respeto a los derechos
humanos y logran por la vía legitima permanecer en un país extranjero que le brinda
mejores oportunidades que el país de origen, lo cual contribuye al desarrollo de las
familias y las sociedades, además de “asegurar que la globalización se convierta en
una fuerza positiva para todos los habitantes del mundo de ésta y de futuras
generaciones” (Equipo de tareas del Sistema de Naciones Unidas para el secretario
general, 2012)
Lo preocupante del asunto está en los casos donde el migrante no logra alcanzar
los objetivos planteados y por el contrario se encuentra con problemas y situaciones
inesperados que vulneran los derechos humanos y atentan directamente contra su
integridad, a pesar de existir unas reglamentaciones jurídicas mundiales que
defienden al migrante, como señala la CMMI “en el ámbito de las migraciones
internacionales, el gobierno cobra varias formas, entre ellas las políticas migratorias
y los programas de cada país, debates y acuerdos entre Estados, foros
multilaterales y procesos consultivos, actividades de organizaciones
internacionales, al igual que las leyes y normas” (Comisión Mundial sobre las
Migraciones Internacionales, 2005)
Sin embargo, a pesar de la responsabilidad de los estados, de las diferentes
organizaciones adscritas a las naciones unidas entre ellas, la organización
Internacional para las migraciones que trabajan en pro de respetar, proteger y
garantizar los derechos de los migrantes, existen muchos casos dónde las personas
circulantes se enfrentan a problemas esenciales como: detenciones prolongadas en
el país destino, diferentes tipos de discriminación, (cultural, sexual, raza, credo),
caer en trata de personas a mano de grupos delincuenciales organizados,
explotación laboral, xenofobia, migración ilegal, separación parcial o total de sus
familias, desamparo total en el tránsito, incluso perdida de la libertad en un estado
extranjero.
Es evidente como el deseo y el interés de muchas personas por mejorar su vida y
la de sus familiares, se lanzan precipitadamente a migrar sin conocer a profundidad
el proceso, pasando por alto las normas jurídicas que reglamentan la migración
internacional, y la gobernanza y soberanía de cada estado, lo cual genera todo lo
opuesto a los intereses del migrante.
En otros casos la falta de oportunidades en el país natal, la desigualdad, la pobreza
extrema, o casos como la guerra, el conflicto armado, la violencia, la falta de acceso
a trabajo dignos son parte de las causas que las personas nativas en países
principalmente en vía de desarrollo, hacen que las personas tomen la decisión de
migran aun sabiendo que en el camino se pueden encontrar con situaciones
problemáticas que vulneran los derechos humanos y ponen en riesgo su propia vida.
Casos alarmantes que aunque hacen parte legitima de la soberanía y la gobernanza
de los estados ponen en entredicho el verdadero cumplimiento de los derechos, un
claro ejemplo podría ser el artículo I de la declaración Universal de los derechos
humanos, el cual suscita lo siguiente, “Todos los seres humanos nacen libres e
iguales en dignidad y derechos” lo cual va en contra vía con casos como el
acontecido en E.U de América y su política de “cero tolerancia” donde varios
menores fueron separados de sus padres, porque estos eran arrestados por
situación de ilegalidad, dejando a la merced los menores y llevándolos a reclutarlos
como delincuentes, en celdas.
Por supuesto no se puede desconocer el hecho de que los padres habían realizado
una migración en situación irregular, pero el cuestionamiento está en la forma
arbitraria que en primera instancia no permitía defenderse a los procesados y en
segunda se procesaba y se retenían a menores de edad, ¿acaso ellos eran
culpables?, son situaciones incoherentes que permiten ver que a pesar del
establecimiento de un pacto reconocido internacionalmente, suceden en el mundo
injusticias y determinaciones de estados que afectan y vulneran de manera directa
a las personas en el ejercicios de los derechos humanos.
Es cuestionable como a pesar de existir una noción restrictiva al ejercicio de poder
a fin de garantizar los derechos de los seres humanos y que estos sean de
obligatorio cumplimiento, en este caso no aplicó y solo la influencia mediática fue la
que hizo cambiar en tanto el parecer del presidente de los E.U y no las
organizaciones defensoras en cabeza de las Nacionales Unidas.

Conclusiones
Las naciones unidas y los países miembros han establecido normas, leyes y
controles a fin de garantizar los derechos humanos a las personas migrantes, sin
embargo, en cierta forma no existe coherencia entre lo planteado y las situaciones
problemáticas de vulneración de derechos a los cuales están expuestos los
migrantes en algunos estados, principalmente aquellos pertenecientes a países en
proceso de desarrollo.
Se requiere mayor compromiso de los estados nativos para informar y brindar la
asesoría necesaria a los ciudadanos en proceso de migración sobre las ventajas y
desventajas, es decir, la aplicación de políticas de migración internacional, a fin de
evitar que las personas sean víctimas de tráfico ilícito, explotación, abusos, violencia
entre otras, garantizar los derechos humanos y coadyuvar a mejorar las condiciones
de vida de las personas.
Es necesario mayor seguimiento de parte de los organismos internacionales, en el
entendido que aunque los estados tienen gobernanza y soberanía en las normas
jurídicas de migración, mediante una noción restrictiva, debe primar la libertad y la
garantía de los derechos humanos de las personas, debido a que en algunos casos,
las leyes estatales someten al migrante y a su familia a condiciones inapropiadas
que afectan la integridad.
Existe desventaja para los ciudadanos migrantes de países pobres o
subdesarrollados a fuertes estados del mundo, pues estos no tienen la posibilidad
de defenderse en un estado extranjero y la capacidad de reacción y defensa del
estado nativo en muchos casos ni siquiera se hace evidente.
Las pocas posibilidades que brindan los estados tercermundistas hacen que se
presente fuerte fuga de capital humano de alto nivel, compuesto principalmente por
(científicos, médicos, abogados y profesionales de alto nivel) material necesario y
estratégico para el desarrollo científico, social y económico de los estados, este
capital humano se ve en la necesidad de migrar principalmente a los estados más
fuertes, en búsqueda de mejores condiciones de vida.
BIBLIOGRAFÍA
Comisión Mundial sobre las Migraciones Internacionales. (2005). Las migraciones en un mundo
interdependiente: nuevas orientaciones para actuar.

Equipo de tareas del Sistema de Naciones Unidas para el secretario general. (2012). "El futuro que
queremos para todos". New York.

Grupo Mundial sobre Migración. (2010). Declaración del grupo mundial sobre migración relativa a
los derechos humanos de los migrantes en situación irregular.