Вы находитесь на странице: 1из 2

Ludwig Van Beethoven

El 16 de diciembre de 1770 nace en Bonn


Alemania, Ludwig Van Beethoven.

Gran compositor, considerado como un gran


genio de la música.

Su padre alcohólico y obsesionado, hizo que


la vida personal, social y académica de
Beethoven se viera afectada; y fue un niño
miedoso, tímido, introvertido y cansado, por
las largas y extenuantes clases de piano; algo que le dejó una huella de
tristeza en el pequeño.

A los siete años de edad, ofrecía recitales que, dejaba atónitos a quien lo
escuchaba.

Con 10 años abandona la escuela y se dedica a la música, a los 16 años le


financiaron un viaje a Viena para que pudiera recibir clases de los mejores
músicos, entre los que destaca Mozart.

Su madre enferma de gravedad y tuvo que regresar a Bonn , interrumpiendo


su aprendizaje.

Fallece su madre, y su padre cae en depresión.

Beethoven tuvo que encargarse de sus hermanos dando clases de piano y


tocando la viola.

Durante 10 años trabajó en el ámbito musical, pero al llegar a los 30 años,


complicaciones auditivas le dieron problemas y una sordera arruinaba su
carrera, pero siguió componiendo.

A los 56 años muere, dejando 32 sonatas, 9 sinfonías y 1 opera.


La “Sinfonía Nº 8 en fa mayor” Op.93 fue escrita durante los años 1811 y
1812.

Se estrenó el 27 de febrero de 1814 en la Grosser Redoutensaal de Viena.

El primer movimiento allegro vivace e con brio es enérgica y alegre. Juega


con los contrastes dinámicos, fortissimo frente al pianissimo y los
instrumentales. El primer tema es enérgico contrastando con el segundo,
una melodía llena de fantasía presentada por la cuerda y luego repetida por
el viento.

El allegretto scherzando nos presenta temas de gran ternura.

La orquesta imita al metrónomo, ofreciendo la imagen de la danza de un


autómata. La música rezuma humor y alegría de vivir.

Sigue un tempo de menuetto, como un retorno al clasicismo pero sin el


carácter cortesano. La melodía es rústica con un trioexpresivo empleando la
melodía del clarinete.

Termina la sinfonía con, un allegro vivace de gran complejidad pero que


infunde un sentimiento de optimismo y alegría. El tema principal es de gran
fuerza rítmica y vigor. El tema contrastante es melódico y presentado por
los violines. En el desarrollo encontramos el tema principal fragmentado,
pero finalmente después de dramáticos silencios se impone reiteradamente,
llegando casi al paroxismo. Entonces reaparece el segundo tema melódico. La
coda consiste en una larga serie de acordes finales.