Вы находитесь на странице: 1из 61

[Fecha]

1
UNIVERSIDAD NACIONAL DEL CALLAO

FACULTAD DE INGENIERÍA ELÉCTRICA Y ELECTRÓNICA

ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA ELECTRÓNICA

Curso: Química General Tema: Química Nuclear

Profesor: Ing. Carlos Humberto Alfaro Rodríguez

Integrantes:

Mucha Huatuco Christian


Código: 1413220384 Firma: ……………….…….………

Palli Mallqui David


Código: 1413220074 Firma: ……………….….…………

Pio Dávila Jefferson Alexander


Código: 1413220687 Firma: ………………..……………

Ramos Gutiérrez Renzo Jesús


Código: 1413220602 Firma: ……………....…………….

Rojas Alarcón Jean Paul


Código: 1413220396 Firma: ………….….………………

Valladares Pachas Luigi Orlando


Código: 1413210163 Firma: …………….………….……

Fecha: 25-11-14 Horario: 91 G / (Vi) 08:00-12:00


2014 B
[Fecha]

2
ÍNDICE

Centrales Nucleares……………………………………………………………….…4

Centrales Nucleares más importantes del mundo………………………..….…...9

Química nuclear……………………………………………………………………...12

La naturaleza de las reacciones nucleares………………………………...…..…13

Fisión nuclear…………………………………………………………………………30

Fusión nuclear………………………………………………………………………..30

Efectos de la radiación ionizante……………………………………………….…..31

Química Nuclear: Impacto en la Sociedad………………………………….……..38

Instituto Peruano de Energía Nuclear……………………………………….….….43

Bibliografía……………………………………………………………………….……56

[Fecha]

3
Centrales Nucleares

Las centrales o plantas nucleares son instalaciones industriales empleadas


principalmente para la generación de energía eléctrica a partir de reacciones
atómicas, caracterizado por el empleo de materiales fisionables que mediante
reacciones nucleares proporcionan calor, el cual es empleado en un ciclo
termodinámico para producir el movimiento de alternadores que transforman el
trabajo mecánico en energía eléctrica.

Las partes de una central nuclear son las siguientes:

Reactor: Es el encargado de provocar la evaporación del agua.

Turbina: Es la encargada de mover el generador para producir la electricidad.

Generador: Es el encargado de producir electricidad.

Condensador: Es el encargado de condensar el vapor que se encarga de


mover la turbina.

Torres de refrigeración: Se encargan de mantener baja la temperatura del


condensador, garantizando el correcto funcionamiento de la central.

Funcionamiento

En el reactor se hace fusionar los átomos de plutonio, de uranio o de radio,


liberando mucha energía calorífica que permite la evaporación del agua
presente en las numerosas tuberías que se encuentran alrededor de la caldera.
El vapor de agua adquiere mucha presión, por lo cual se utiliza para mover una
[Fecha]

turbina conectada al generador. Al girar la turbina se produce la electricidad,

4
que viaja del generador hasta los transformadores, que elevan la tensión para
transportar esta energía por la red eléctrica hasta los centros de consumo.

Por otro lado está funcionando el sistema de refrigeración que permite empezar
de nuevo el ciclo, es decir, condensa el vapor de agua para que pueda volver a
ser utilizado. El agua es condensada en una parte de la central que se
mantiene a baja temperatura gracias a un sistema cerrado de tuberías que lo
refrigeran, el condensador. Las tuberías contienen agua fría que reduce la
temperatura del agua usada para mover la turbina, permitiendo su
condensación. Cuando el agua del sistema de refrigeración se calienta, se
dirige hacia las torres de refrigeración, donde se vuelve a enfriar en contacto
con aire frío y así se realiza continuamente el mismo ciclo.

Componentes de una central nuclear

El combustible de la central nuclear: Que se encuentra en el núcleo del


reactor está formado, habitualmente, por una mezcla de isótopos fisionables e
isótopos. Dicho combustible ha de ser un elemento fisionable que, en ausencia
de neutrones se mantenga estable el mayor tiempo posible, para que pueda
ser manipulado el uranio-233, el uranio-235 y el plutonio-239 son los tres
isótopos que cumplen esta condición. Entre ellos, únicamente el uranio-235 se
halla presente en la naturaleza (aunque en muy baja proporción: el 0,7% del
uranio natural); los otros dos se obtienen de manera artificial, a partir del
bombardeo con neutrones del uranio-238 y del torio-232, denominados
isótopos fértiles. Por su parte, estos dos últimos son isótopos fisionables con
neutrones rápidos. Los neutrones que resultan liberados como consecuencia
de la reacción de fisión sufrida por los elementos fisionables pueden golpear, a
su vez, a los elementos fértiles, los que, por su parte, dan lugar a nuevos
elementos fisionables. En función del tipo de reactor que posea la central
nuclear se empleará una clase u otra de combustible. Los más comunes son
uranio natural, óxido de uranio natural y óxido de uranio enriquecido en su
isótopo 235U. Habitualmente, el combustible se presenta en forma de pastillas
incorporadas en el interior de vainas de acero inoxidable, de 1 cm. de diámetro
y 4 o 5 m de longitud. Las vainas forman conjuntos de sección cuadrada o
circular, denominados elementos de combustible.

El moderador: Mecanismo que controla la velocidad con que los neutrones


impactan en nuevos núcleos de uranio. La presencia de determinadas
sustancias, como el agua pesada, el berilio, el grafito o el agua ligera aseguran
este proceso. El berilio es el menos empleado, debido a su elevada toxicidad.

Barras de control: Permiten regular el nivel de potencia. La potencia del


reactor depende del calor generado en su núcleo, que se encuentra, a su vez,
[Fecha]

en relación con el número de neutrones que se ponen en acción durante la


reacción de fisión en cadena. Cuanto menor es el número de neutrones menor
es la energía calorífica y, consecuentemente, la potencia.
5
Si no se actúa sobre el número de neutrones que se ponen en acción durante
la reacción en cadena se logra el efecto contrario. Para regular el número de
neutrones, se insertan en el núcleo determinadas sustancias que los absorben
parcialmente; dichas sustancias reciben el nombre de barras de control del
reactor. Cuando las barras se encuentran totalmente introducidas en el núcleo
del reactor, la absorción de neutrones intensa que el proceso de reacción en
cadena no continúa. A la inversa, que se van retirando, el número de neutrones
que se ponen en acción se incrementa, consiguiéndose así el restablecimiento
de la reacción en cadena.

Generalmente las barras de control se fabrican a partir de la aleación de


cadmio con plata, se incorporan berilio y aluminio, con el objetivo de
incrementar su resistencia su resistencia a la corrosión. Es también habitual la
aleación de boro con acero. La extracción del calor del núcleo y su transporte
hasta el grupo turbo-alternador se realiza a través de un fluido refrigerante, que
se encuentra también en el interior del núcleo, en contacto con los elementos
de combustible, el moderador y las de control. El líquido refrigerante traslada el
calor generado en el núcleo hasta el conjunto turbina-alternador, retornando
posteriormente al núcleo del reactor. Como refrigerantes más habituales hay
que mencionar el agua ligera, el agua pesada, el Sodio, el litio y el potasio
(todos ellos líquidos), así como el nitrógeno, el helio, el hidrógeno y el dióxido
de carbono (entre los gaseosos).

Seguridad

Como cualquier actividad humana, una central nuclear de fisión conlleva


riesgos y beneficios. Los riesgos deben preverse y analizarse para poder ser
mitigados. A todos aquellos sistemas diseñados para eliminar o al menos
minimizar esos riesgos se les llama sistemas de protección y control. En una
central nuclear de uso civil se utiliza una aproximación llamada defensa en
profundidad. Esta aproximación sigue un diseño de múltiples barreras para
alcanzar ese propósito. Una primera aproximación a las distintas barreras
utilizadas podría ser:

-Autoridad reguladora: Es el ente encargado de velar que el resto de barreras


se encuentren en perfecto funcionamiento. No debe estar vinculado a intereses
políticos ni empresariales, siendo sus decisiones vinculantes.

-Normas y procedimientos: Todas las actuaciones deben regirse por


procedimientos y normas escritas. Además se debe llevar a cabo un control de
calidad y deben estar supervisadas por la autoridad reguladora.

-Primera barrera física (sistemas pasivos): sistemas de protección intrínsecos


basados en las leyes de la física que dificultan la aparición de fallos en el
[Fecha]

sistema del reactor. Por ejemplo el uso de sistemas diseñados con reactividad
negativa o el uso de edificios de contención.
6
-Segunda barrera física (sistemas activos): reducción de la frecuencia con la
que pueden suceder los fallos. Se basa en la redundancia, separación o
diversidad de sistemas de seguridad destinados a un mismo fin. Por ejemplo
las válvulas de control que sellan los circuitos.

-Tercera barrera física: sistemas que minimizan los efectos debidos a sucesos
externos a la propia central. Como los amortiguadores que impiden una ruptura
en caso de sismo.

-Barrera técnica: todas las instalaciones se instalan en ubicaciones


consideradas muy seguras (baja probabilidad de sismo o vulcanismo) y
altamente despobladas.

Tipo de centrales nucleares

Existen muchos tipos de centrales nucleares cada una con sus propias
ventajas e inconvenientes. En primer lugar las centrales de fisión nuclear, estas
se dividen en dos grandes grupos: por un lado los reactores térmicos y por otro
los rápidos. La diferencia principal entre estos dos tipos de reactores es que los
primeros presentan moderador y los últimos no. Los reactores térmicos(los más
utilizados en la actualidad) necesitan para su correcto funcionamiento que los
neutrones emitidos en la fisión, de muy alta energía sean frenados por una
sustancia a la que se llama moderador. Los reactores rápidos, sin embargo no
precisan de este material ya que trabajan directamente con los neutrones de
elevada energía sin una previa moderación.

También están las centrales de fusión nuclear, aunque estas se encuentran


actualmente en fase experimental y son solo de muy baja potencia.

Historia del uso civil de la energía nuclear

Centrales nucleares: presente y pasado

1º Periodo: la primera central nuclear que se construyo fue en la extinta URSS


en 1954, siendo el único país con una central de estas características, hasta
que en 1957, Reino Unido construyó dos centrales. En estos primeros años de
funcionamiento de las centrales nucleares, los países toman con cautela su
implantación, debido en gran medida a la asociación de la energía nuclear con
el uso militar que se le dio durante la 2º Guerra Mundial. Ya en este primer
periodo se produjeron accidentes como los de Mayac (Rusia), que produjo la
muerte de más de 200 personas, y Windscale (Reino Unido), que contaminó
una zona de 500 Km²2, los cuales no salieron a la luz hasta años más tarde,
favoreciendo la proliferación de estas centrales.
[Fecha]

7
2º Periodo: se abre una segunda época, donde la crisis del petróleo hizo que
muchos países industrializados apostaran por este tipo de tecnología dentro de
sus planes de desarrollo energético, los gobiernos vieron en la energía nuclear
un sistema de producir energía eléctrica a un coste menor, y que en principio,
era menos agresivo para el medio que otros sistemas. Ello explica, que desde
el año 1960, donde el total de centrales era de 16 en todo el mundo, se pasara
a 416 en 1988. Esto supuso un crecimiento exponencial en estos 28 años, que
arroja una media de apertura de 15 centrales al año en todo el mundo. Estos
datos se distancian muchos del último periodo.

3º Periodo: hechos como el de Three Mile Island (EEUU) en 1979, donde se


emitió una gran cantidad de gases radioactivos, y sobre todo del mayor
desastre nuclear y medioambiental de la historia, Chernóbil, hizo que la
confianza que se le tenía hasta entonces no se recuperara jamás. En el
accidente de Chernóbil (Ucrania) el 26 de abril de 1986, se expulsaron
materiales radiactivos y tóxicos 500 veces mayor que el liberado por la bomba
atómica arrojada en Hiroshima en 1945, causó directamente la muerte de 31
personas y forzó al gobierno de la Unión Soviética a la evacuación de 116.000
personas provocando una alarma internacional al detectarse radiactividad en,
al menos, 13 países de Europa central y oriental. Según estudios realizados, se
habla de más de 200.000 muertes por cáncer relacionadas con el accidente, y
de una zona donde la radioactividad no desaparecerá hasta pasado 300.000
años. Los gobiernos y, sobre todo, el pueblo perdieron gran parte de la
confianza depositada en el uso de esta energía, veían el uso de la energía
nuclear un verdadero peligro para su salud, y se abría el debate sobre si su uso
[Fecha]

es necesario. Los efectos en el número de apertura de centrales no tardaron en


llegar, y desde ese año de 1986 ese número fue mucho menor respecto al

8
periodo anterior. A esto se le añade que se endurecieron las medidas de
seguridad para las centrales, haciendo que el coste final de la producción
eléctrica se multiplicara. Así, desde 1988 a 2011 el número centrales nuevas es
de 27, dando como media por año de poco más de una central por año.
Llamativo es el hecho de que las grandes potencias, salvo Japón, a partir de
este accidente abandonaron la creación de nuevas centrales, o incluso
redujeron su número, y solo en países de una menor entidad mundial han
seguido con la práctica nuclear.

Hoy en día hay 443 centrales nucleares en el mundo que suponen el 17% de la
producción eléctrica mundial. De esas el país que más tiene en la actualidad es
EEUU con 104, pero más sorprendente son las 58 centrales de Francia, más
de la mitad que EEUU con casi 15 veces menos superficie. Aunque Japón no
se queda nada lejos con 54 (aunque actualmente no están en funcionamiento
por el cese decretado por el gobierno como consecuencia del accidente de
Fukushima), o Corea del Sur con 21 en menos de 100.000 Km². Actualmente
España cuenta con 8 reactores nucleares. El accidente en la central de
Fukushima ha recordado fantasmas del pasado, otorgándole al debate nuclear
una candente actualidad.

Centrales Nucleares más importantes del mundo

CENTRAL KASHIWASAKI-KARIWA
Situada en Japón, es operada por Tokyo Electric Power Company (TEPCO),
siendo actualmente la planta de energía nuclear más grande del mundo con
una capacidad neta de 7.965 MW. La central cuenta con siete reactores de
agua en ebullición (BWR) con una capacidad bruta instalada de 8.212 MW, de
las cuales las cinco primeras unidades alcanzan los 1.100 MW cada una,
mientras que la sexta y la séptima unidad cuentan individualmente con 1.356
MW.
La primera unidad entró en operación comercial en septiembre de 1985,
mientras que la última unidad inició su producción en julio de 1997. Sin
embargo, las operaciones han sido detenidas en la actualidad, reanudándose
después de que concluya la evaluación de seguridad a finales de 2013. Los
ingenieros de TEPCO están aplicando una serie de medidas en la planta, para
cumplir con las nuevas normas de seguridad establecidas por la Autoridad
Regulatoria Nuclear de Japón.
[Fecha]

9
CENTRAL NUCLEAR BRUCE
La Central Nuclear Bruce, situada en Bruce County, en la provincia de
Ontario, Canadá, es la segunda planta de energía nuclear más grande del
mundo con una capacidad neta de 6.234 MW, propiedad de Ontario Power
Generation (OPG).
Las instalaciones se componen de ocho reactores de agua pesada a presión
(PHWR) con capacidades que varían desde los 786 MW a 891 MW. El último
de sus reactores comenzó a operar comercialmente en Mayo de 1987.
Posteriormente, Bruce 1 quedó cerrado durante en 1997, reabriendo sus
puertas en septiembre de 2012, mientras que Bruce 2 fue puesto nuevamente
en operación en octubre de 2012 después de su cierre en 1995.
[Fecha]

10
CENTRAL NUCLEAR HANUL (antes, Ulchin)
La Central Nuclear Ulchin, que pasó a llamarse Central Nuclear Hanul en 2013,
es la mayor planta de energía nuclear de Corea del Sur. Sus instalaciones
cuentan actualmente con una capacidad bruta instalada de 6.189 MW y una
capacidad neta de 5.908 MW, alcanzando el tercer puesto en el ranking de las
centrales nucleares más grandes del mundo.
La primera fase de construcción de la planta se completó en 2005 integrando
seis reactores de agua a presión (PWR). Actualmente, se tiene previsto añadir
otros dos reactores más como parte de la segunda fase del desarrollo de la
central. Los dos nuevos reactores tendrán una capacidad neta de 1.350 MW
cada uno y aumentarán la capacidad neta total de la planta a 8.608 MW
cuando quede finalizada en 2018, incrementando la capacidad bruta de la
planta a 8.989 MW. Como resultado, Hanul irá escalando posiciones en el
ranking mundial durante los próximos años.

CENTRAL NUCLEAR HANBIT


La Central Nuclear Hanbit en Corea del Sur, conocida anteriormente como
“Yeonggwang”, cuenta con una capacidad neta instalada de 5.899 MW y una
capacidad bruta de 6.164 MW, ocupando actualmente el cuarto puesto en el
ranking mundial de las centrales nucleares más grandes del mundo.
La planta, operada por Korea Hydro & Nuclear Power (KHNP), consta de seis
reactores de agua a presión (PWR), que entraron en servicio en 1986, 1987,
1994, 1995, 2001 y 2002 respectivamente. La tercera unidad de 1.000 MW de
la planta se mantuvo fuera de servicio debido a la localización de algunas
fisuras que, una vez solventadas tras ocho meses de reparaciones, reanudó
sus operaciones en Junio de 2013.
[Fecha]

11
Uso de la Energía Nuclear

Ventajas:

-Es muy eficiente, es decir, que el combustible genera mucha energía y que no
emite gases contaminantes.
-Estas centrales producen mucha energía eléctrica.
-No dependen de los combustibles fósiles.

Desventajas:

-Producción de residuos radiactivos y que en caso de un accidente podría


causar daños en zonas muy amplias afectando la biodiversidad y sostenimiento
equilibrado de la vida en un ecosistema
-Estas centrales producen residuos tóxicos y radiactivos que pueden causar
enfermedades.
-Daña al medio ambiente debido a las partículas radioactivas de los residuos.

Química nuclear

Hasta ahora hemos estudiado las llamadas reacciones químicas, que se


refieren al reordenamiento de los electrones extranucleares. En cambio, ahora
nos dedicaremos a las reacciones que implican cambios en los núcleos
atómicos.
La rama de la química, denominada química nuclear, que estudia estos
procesos, ha ido ganando espacio en nuestra vida cotidiana, a través de sus
variadas aplicaciones, con connotaciones diversas para el ciudadano y para el
científico. Así, encontramos a la química nuclear en la generación de energía,
en ciertas aplicaciones de la medicina como herramienta de diagnóstico y
[Fecha]

también de tratamiento, en la datación (determinación de la edad) de ciertos


objetos, en la dilucidación de estructuras moleculares y de mecanismos de

12
procesos químicos o biológicos, pero también en la producción de las bombas
atómicas, las de hidrógeno y las de neutrones, asociado a accidentes como el
de la central nuclear de Chernobyl y a las persistentes noticias sobre
contaminación de residuos radiactivos.

La naturaleza de las reacciones nucleares. Radiactividad

Recordemos que los núcleos quedan definidos mediante los números


atómico (Z) y másico (A). El número atómico se refiere al número de protones
mientras que el número másico es igual a la suma del número de protones más
el número de neutrones, es decir, es igual al número total de nucleones. Con
excepción del hidrógeno (11H), todos los núcleos contienen dos tipos de
partículas fundamentales llamadas nucleones: los protones y los neutrones.

Los isótopos son núcleos con igual Z (corresponden a un mismo


elemento) pero con diferente número másico. Por ejemplo, el uranio presenta
tres isótopos en la Naturaleza con 233, 235 y 238 nucleones. Los mismos son
simbolizados como 23392U, 23592U y 23892U, obviamente, todos poseen 92
protones. El superíndice es el número de masa y el subíndice es el número
atómico. Especies como 147N y 136C se denominan isótonos ya que poseen
igual número de neutrones (N) y diferente de protones.

Los diversos isótopos tienen diferente abundancia natural. Por ejemplo,


el 99,3 % del uranio natural es uranio-238, el 0,7% es uranio-235 y sólo hay
trazas de uranio-233. Los distintos núcleos también tienen diferente estabilidad.
De hecho, las propiedades nucleares de un átomo dependen del número de
protones y neutrones que hay en su núcleo. Recordemos que se aplica el
término núclido a un núcleo con un número específico de protones y neutrones.

Algunos núcleos son inestables y emiten partículas y/o radiación


electromagnética de manera espontánea, fenómeno al que se llama
radiactividad. Los núcleos que son radiactivos se llaman radionúclidos, y los
átomos que contienen estos núcleos se conocen como radioisótopos. Todos
los elementos que tienen número atómico mayor de 83 son radiactivos. Por
ejemplo, el isótopo del polonio, el polonio-210 (21084Po), decae de modo
espontáneo a 20682Pb y emite una partícula .

Otro tipo de radiactividad, conocida como transmutación nuclear, se


produce al bombardear el núcleo con neutrones, protones y otros núcleos. La
conversión de 147N a 166C y 11H es un ejemplo de transmutación nuclear, que se
produce cuando el isótopo de nitrógeno captura un neutrón (del Sol). Este tipo
de transmutación suele suceder en el espacio, pero también se puede lograr
por medios artificiales.
[Fecha]

13
El decaimiento radiactivo y la transmutación nuclear son reacciones
nucleares, que son muy distintas a las reacciones químicas ordinarias. Las
diferencias entre esas reacciones se resumen en la siguiente tabla:

Comparación de las reacciones químicas con las reacciones nucleares


REACCIONES QUIMICAS REACCIONES NUCLEARES

1. Los átomos se reordenan por la 1. Los elementos (o los isótopos de los


ruptura y formación de enlaces mismos elementos) se interconvierten
químicos. los unos en los otros.

2. Sólo los electrones extranucleares 2. Pueden estar implicados los


están implicados en la ruptura y protones, neutrones, electrones y otras
formación de los enlaces. partículas elementales.

3. Las reacciones se acompañan por 3. Las reacciones van acompañadas


la absorción o liberación de cantidades por la absorción o liberación de
de energía relativamente pequeñas. cantidades enormes de energía.

4. Las velocidades de reacción se ven 4. Las velocidades de reacción, por lo


afectadas por la temperatura, presión, general, no se ven afectadas por la
concentración y catalizadores. temperatura, la presión o los
catalizadores.

Ecuaciones nucleares

La inmensa mayoría de los núcleos que se encuentran en la Naturaleza


son estables y permanecen intactos indefinidamente. Los radionúclidos, en
cambio, son inestables y emiten partículas y radiación electromagnética de
manera espontánea. La emisión de radiación es una de las maneras como un
núcleo inestable se transforma en uno más estable con menos energía. La
radiación emitida es la portadora del exceso de energía. Por ejemplo, el uranio-
238 es radiactivo y sufre una reacción nuclear en la cual se emiten
espontáneamente núcleos de helio-4. Las partículas de helio-4 se conocen
como partículas alfa, y una corriente de estas partículas se llama radiación
alfa. Cuando un núcleo de uranio-238 pierde una partícula alfa, el fragmento
restante tiene un número atómico de 90 y un número de masa de 234. Por
tanto, es un núcleo de torio-234. Esta reacción se representa por medio de la
ecuación nuclear siguiente:
[Fecha]

238 U
92  23490Th + 42He (1)

14
Cuando un núcleo se descompone espontáneamente de esta manera, se dice
que se ha desintegrado, o ha sufrido desintegración radiactiva. Debido a que
en esta reacción interviene una partícula alfa, los científicos también describen
el proceso como desintegración alfa.

Observe en la ecuación (1) que la suma de los números de masa es la


misma en ambos lados de la ecuación (238 = 234 + 4). De forma semejante, la
suma de los números atómicos en ambos lados de la ecuación es igual (92 =
90 + 2). Los números de masa y los números atómicos se balancean de
manera similar en todas las ecuaciones nucleares. Las propiedades radiactivas
del núcleo son fundamentalmente independientes del estado de combinación
química del átomo. Así pues, al escribir ecuaciones nucleares no nos interesa
la forma química del átomo en el cual reside el núcleo. No importa si estamos
tratando con el átomo en forma de elemento o de uno de sus compuestos.

Tipos de desintegración radiactiva

Las tres clases más comunes de desintegración radiactiva son la


radiación alfa (), beta () y gamma (). La siguiente tabla resume algunas de
las propiedades más importantes de estos tipos de radiación:

Propiedades de la radiación alfa, beta y gamma


Tipo de radiación

Propiedad   

Carga 2+ 1- 0

Masa 6,64.10-24 g 9,11.10-28 0


g

Poder relativo de 1 100 10000


penetración

Naturaleza de la radiación Núcleos de Electrones Fotones de alta


4 He energía
2

La radiación alfa consiste en una corriente de núcleos de helio-4


conocidos como partículas alfa, las cuales escribimos como 42He o 42. Las
[Fecha]

radiaciones beta se componen de partículas beta, que son electrones de alta


velocidad emitidos por un núcleo inestable. Las partículas beta se representan

15
en las ecuaciones nucleares por medio del símbolo 0-1e o a veces 0-1. El
superíndice cero indica que la masa del electrón es extremadamente pequeña
en comparación con la masa del nucleón. El subíndice –1 representa la carga
negativa de la partícula, que es opuesta a la del protón. El yodo-131 es un
ejemplo de un isótopo que sufre desintegración por emisión beta:
131 I
53  13154Xe + 0-1e (2)

En la ecuación (2) se puede observar que la desintegración beta da por


resultado un aumento en el número atómico, de 53 a 54. La emisión beta
equivale a la conversión de un neutrón (10n) en un protón (11p o 11H), la cual
aumenta el número atómico en 1:
1 n
0  11p + 0-1e (3)

Sin embargo, tan sólo porque se expulsa un electrón del núcleo, no debemos
pensar que el núcleo está compuesto de estas partículas, así como no
consideramos que un fósforo está compuesto de chispas simplemente porque
las desprende cuando se frota. El electrón comienza a existir sólo cuando el
núcleo sufre una reacción nuclear.
La radiación gamma (o rayos gamma) se compone de fotones de alta
energía, es decir, radiación electromagnética de longitud de onda muy corta. La
radiación gamma no modifica el número atómico ni el número de masa de un
núcleo, y se representa como 00, o simplemente . Casi siempre, acompaña a
otra emisión radiactiva porque representa la energía que se pierde cuando los
nucleones que quedan se reorganizan en arreglos más estables. Por lo
general, no se escriben los rayos gamma en las ecuaciones nucleares.

Otros tipos de desintegración radiactiva que se producen son la emisión


de positrones y la captura de electrones. Un positrón es una partícula que
tiene la misma masa que un electrón pero carga opuesta. El positrón se
representa como 01e.

NOTA: El positrón tiene una vida muy corta porque es aniquilado cuando choca
con un electrón, produciendo rayos gamma: 01e + 0-1e  2 00
El carbono 11 es un ejemplo de un isótopo que se desintegra por emisión de un
positrón:
11 C  11 B + 0 e (4)
6 5 1
Observamos que la emisión de un positrón causa que el número atómico
disminuya de 6 a 5. Esta emisión tiene el efecto de convertir un protón en un
neutrón, con lo que el número atómico del núcleo disminuye en 1:
1 p  1 n + 0 e (5)
1 0 1
La captura de electrones es la captura por parte del núcleo de un
electrón de una capa interna de la nube de electrones que rodea el núcleo. El
rubidio 81 sufre desintegración de esta manera, como se muestra en la
[Fecha]

siguiente ecuación:
81 Rb + 0 e (electrón orbital)  81 Kr (6)
37 -1 36

16
Puesto que el electrón se consume en lugar de formarse en el proceso, se
muestra en el lado de los reactivos de la ecuación. La captura de electrones,
como la emisión de positrones, tiene el efecto de convertir un protón en un
neutrón:
1 p+ 0 e  1 n (7)
1 -1 0
La siguiente tabla resume los símbolos que se emplean para representar las
diversas partículas elementales que es común encontrar en las reacciones
nucleares:
Partículas comunes en la desintegración radiactiva y en las
transformaciones nucleares
Partícula Símbolo
Neutrón 1 n
0
Protón 1 1
1H o 1p
Electrón 0
-1e
2He o 2
Partícula alfa 4 4

Partícula beta 0 e o 0 
-1 -1
Positrón 0 e
1

Estabilidad nuclear

La estabilidad de un núcleo en particular depende de diversos factores y no hay


una regla única que nos permita predecir si un núcleo específico es radiactivo y
cómo se podría desintegrar. Sin embargo, hay varias observaciones empíricas
que son de utilidad para hacer predicciones.

Proporción de neutrones a protones

Puesto que las cargas iguales se repelen mutuamente, puede parecer


sorprendente que en el reducido volumen del núcleo pueda residir un gran
número de protones. A distancias cortas, sin embargo, existe una intensa
fuerza de atracción, llamada interacción nuclear fuerte, entre los nucleones.
Los neutrones participan íntimamente en esta fuerza atractora. Todos los
núcleos con dos o más protones contienen neutrones. Cuantos más protones
hay en el núcleo, más neutrones se necesitan para mantenerlo unido. Los
núcleos estables de número atómico bajo (hasta alrededor de 20) tienen
aproximadamente números iguales de protones y neutrones. Para los núcleos
de número atómico mayor, el número de neutrones necesarios para crear un
núcleo estable aumenta con más rapidez que el número de protones, como se
muestra en la siguiente figura:
[Fecha]

17
Por tanto, la proporción de neutrones a protones de los núcleos estables
aumenta con el número atómico.
La banda sombreada de la figura anterior es el área dentro de la cual se
encuentran todos los núcleos estables y se conoce como cinturón de
estabilidad. El cinturón de estabilidad termina en el elemento 83 (bismuto).
Todos los núcleos con 84 protones o más (número atómico  84) son
radiactivos. Por ejemplo, todos los isótopos de uranio, de número atómico 92,
son radiactivos.
El tipo de desintegración radiactiva que sufre un radionúclido en
particular depende en gran medida de su proporción de neutrones a protones
en comparación con la de los núcleos cercanos a él dentro del cinturón de
estabilidad. Podemos visualizar tres situaciones generales:
1. Núcleos por arriba del cinturón de estabilidad (alta proporción de neutrones
a protones): estos núcleos ricos en neutrones pueden reducir su proporción
y avanzar hacia el cinturón de estabilidad emitiendo una partícula beta. La
emisión beta reduce el número de neutrones y aumenta el número de
protones en un núcleo, como lo muestra la ecuación (3).
2. Núcleos por abajo del cinturón de estabilidad (baja proporción de neutrones
a protones): estos núcleos ricos en protones pueden aumentar su
proporción ya sea por emisión de positrones o por captura de electrones.
[Fecha]

Ambos tipos de desintegración aumentan el número de neutrones y reducen


el de protones, como se puede ver en las ecuaciones (5) y (7). La emisión

18
de positrones es más común que la captura de electrones entre los núcleos
más ligeros; en cambio, la captura de electrones se hace cada vez más
común al aumentar la carga nuclear.
3. Núcleos con número atómico  84: estos núcleos pesados, que están más
allá del borde superior derecho de la banda de estabilidad, tienden a sufrir
emisión alfa. La emisión de una partícula alfa disminuye tanto el número de
neutrones como el de protones en 2 unidades, lo que desplaza al núcleo en
diagonal hacia el cinturón de estabilidad.
Estas tres situaciones se resumen en la siguiente figura:

En este punto debemos señalar que nuestras pautas no siempre funcionan. Por
ejemplo, el torio-233, 23390Th, del cual podríamos esperar que sufriera
desintegración alfa, de hecho sufre emisión beta. Adicionalmente, unos pocos
núcleos radiactivos se encuentran de hecho dentro del cinturón de estabilidad.
Por ejemplo, tanto el 14660Nd como el 14860Nd son estables y están dentro del
cinturón de estabilidad; en cambio, el 14760Nd, que se ubica entre ambos es
radiactivo.

Series radiactivas

Ciertos núcleos, como el uranio-238, no pueden adquirir estabilidad por una


emisión sencilla. En consecuencia, se produce una serie de emisiones
sucesivas. Como se muestra en la figura de la página siguiente, el uranio-238
se desintegra a torio-234, el cual es radiactivo y se desintegra a protactinio-
234. Este núcleo también es inestable y se desintegra posteriormente. Este tipo
de reacciones sucesivas continúa hasta que se forma un núcleo estable, el
plomo-206.
Una serie de reacciones nucleares que comienza con un núcleo inestable y
termina con uno estable se conoce como serie radiactiva o serie de
desintegración nuclear. Hay tres de estas series en la naturaleza. Además de
la serie que se inicia con el uranio-238 y concluye con el plomo-206, hay una
que comienza con el uranio-235 y termina con el plomo-207. La tercera
principia con torio-232 y acaba con plomo-208.
[Fecha]

19
Observaciones adicionales
Dos observaciones adicionales son de utilidad para predecir la estabilidad
nuclear:
 Los núcleos con 2, 8, 20, 28, 50 u 82 protones o 2, 8, 20, 28, 50, 82 o 126
neutrones son por lo general más estables que los núcleos que no
contienen estos números de nucleones. Estos números de protones y
neutrones se llaman números mágicos.
 Los núcleos con números pares tanto de protones como de neutrones son
en general más estables que los que contienen números impares de
nucleones, como se muestra en la siguiente tabla:
Número de isótopos estables con números pares e impares de
protones y neutrones
Número de isótopos Protones Neutrones
estables
157 Par Par
53 Par Impar
50 Impar Par
5 Impar Impar

Estas observaciones se pueden entender en términos del modelo de


capas del núcleo; de acuerdo con esta descripción, los nucleones residen en
capas análogas a la estructura en capas de los electrones de los átomos. Así
como ciertos números de electrones (2, 8, 18, 36, 54 y 86) corresponden a
configuraciones electrónicas estables de capas completas, también los
[Fecha]

números mágicos de nucleones representan capas completas en los núcleos.


Como ejemplo de la estabilidad de los núcleos que tienen números mágicos de
nucleones, se puede observar que la serie radiactiva que se representa en la
20
figura anterior concluye con la formación del núcleo estable 20682Pb, el cual
tiene un número mágico de protones (82).
También hay indicios que sugieren que los pares de protones y los pares
de neutrones tienen una estabilidad especial, análoga a los pares de electrones
de las moléculas. Así pues, los núcleos estables con un número par de
protones y un número par de neutrones son mucho más numerosos que los
que tienen números impares (ver tabla anterior).

Transmutaciones nucleares
En las reacciones nucleares vistas hasta ahora un núcleo se desintegra
espontáneamente. Otra manera como un núcleo puede cambiar de identidad
consiste en ser golpeado por un neutrón o por otro núcleo. Las reacciones
nucleares que se inducen de esta forma se conocen como transmutaciones
nucleares.
La primera conversión de un núcleo en otro fue realizada en 1919 por
Ernest Rutherford. Este científico consiguió convertir el nitrógeno-14 en
oxígeno-17 más un protón empleando las partículas alfa de alta velocidad que
emite el radio. La reacción es
14 N + 4 He  17 O + 1 H (8)
7 2 8 1
Esta reacción demostró que es posible inducir reacciones nucleares golpeando
núcleos con partículas del tipo de las partículas alfa. Esta clase de reacciones
han permitido sintetizar cientos de radioisótopos en el laboratorio.
Las transmutaciones nucleares se representan por lo común
enumerando, en orden, el núcleo objetivo, la partícula que bombardea, la
partícula expulsada y el núcleo producto. Escrita de esta manera, la ecuación
(8) es 147N (, p) 178O. La partícula alfa, el protón y el neutrón se abrevian como
, p y n, respectivamente.

Uso de partículas con carga


Las partículas con carga, como las partículas alfa, se deben mover a gran
velocidad para superar la repulsión electrostática que existe entre ellas y el
núcleo objetivo. Cuanto mayor es la carga nuclear en el proyectil o en el
blanco, tanto más rápidamente se deberá mover el proyectil para producir una
reacción nuclear. Se han ideado muchos métodos para acelerar partículas con
carga empleando campos magnéticos y electrostáticos fuertes. Estos
aceleradores de partículas, conocidos popularmente como ”rompeátomos”,
tienen nombres como ciclotrón y sincrotrón. El ciclotrón se ilustra en la
siguiente figura:
[Fecha]

21
Los electrodos huecos en forma de D se llaman “des”. Las partículas proyectil
se introducen en una cámara al vacío dentro del ciclotrón, y son aceleradas
luego confiriendo alternativamente carga positiva y negativa a las des. Unos
imanes colocados arriba y debajo de las des mantienen las partículas en
movimiento en una trayectoria espiral hasta que finalmente son desviadas fuera
del ciclotrón y emergen para chocar con la sustancia objetivo. Los aceleradores
de partículas se han usado principalmente para sintetizar elementos pesados y
para investigar la estructura fundamental de la materia.

Uso de neutrones
Casi todos los isótopos que se usan en cantidades significativas en medicina e
investigación científica se fabrican empleando neutrones como proyectiles.
Puesto que los neutrones son neutros, el núcleo no los repele. En
consecuencia, no es necesario acelerarlos, como se hace con las partículas
con carga, para producir reacciones nucleares. (De hecho, no se pueden
acelerar de esa manera). Los neutrones necesarios se producen por
reacciones que se llevan a cabo en reactores nucleares. Por ejemplo, el
cobalto-60, que se usa en la terapia de radiación contra el cáncer, se produce
por captura de neutrones. El hierro-58 se coloca en un reactor nuclear, donde
es bombardeado por neutrones. Se lleva a cabo la serie de reacciones
siguiente:
58 Fe + 1 n  59 Fe
26 0 26
59 Fe 59 Co + 0 e
26 27 -1
59 Co + 1 n  60 Co
27 0 27

Elementos transuránicos
Se han utilizado transmutaciones artificiales para producir los elementos de
número atómico mayor de 92, los cuales se conocen como elementos
transuránicos porque ocupan posiciones que siguen inmediatamente al uranio
en la tabla periódica. El elemento 93 (neptunio) y el 94 (plutonio) se
descubrieron en 1940. Se produjeron bombardeando uranio-238 con
neutrones:
238 U + 1 n  239 Np + 0 e
92 0 92 -1
239 Np  239 Pu + 0 e
92 94 -1
[Fecha]

Los elementos de número atómico mayor se forman en cantidades pequeñas


en los aceleradores de partículas. Por ejemplo, se forma curio-242 cuando un
blanco de plutonio-239 se bombardea con partículas alfa aceleradas:
22
239 Pu
94 + 42He  24296Cm + 10n
En diciembre de 1994 un equipo de científicos europeos sintetizaron el
elemento 111 bombardeando un blanco de bismuto durante varios días con un
haz de átomos de níquel:
209 Bi + 64 Ni  272 1
83 28 111X + 0n
Sorprendentemente, su descubrimiento se basó en la detección de sólo tres
átomos del nuevo elemento. Estos núcleos tienen una vida muy corta, y sufren
desintegración alfa milisegundos después de su síntesis. El mismo grupo de
científicos informó también la síntesis del elemento 112 en febrero de 1996.

Velocidades de desintegración radiactiva


¿Porqué ciertos radioisótopos, como el uranio-238, existen en la Naturaleza, en
tanto que otros no y es necesario sintetizarlos? La clave para responder esta
pregunta está en darse cuenta que los distintos núcleos sufren desintegración
radiactiva a diferentes velocidades. Muchos radioisótopos se desintegran
prácticamente por completo en cuestión de segundos, o menos; es obvio que
estos núcleos no se encuentran en la Naturaleza. En cambio, el uranio-238 se
desintegra con gran lentitud; por consiguiente, y no obstante su inestabilidad,
todavía podemos observar este isótopo en la Naturaleza. Una característica
importante de un radioisótopo es su velocidad de desintegración radiactiva.
La desintegración radiactiva es un proceso de primer orden.
Recordemos que una reacción de primer orden es aquella cuya velocidad
depende de la concentración de un solo reactivo elevada a la primera potencia.
Este proceso de primer orden tiene una vida media característica, que es el
tiempo que se requiere para que reaccione la mitad de cualquier cantidad de
sustancia dada. La velocidad de desintegración de un núcleo se analiza
comúnmente en términos de su vida media.
Cada isótopo tiene su propia vida media característica. Por ejemplo, la
vida media del estroncio-90 es de 29 años. Si partiéramos de 10,0 g de
estroncio-90, sólo quedarían 5,0 g de este isótopo después de 29 años;
después de otros 29 años quedarían 2,5 g, y así sucesivamente. El estroncio-
90 se desintegra a itrio-90, como se muestra en la siguiente ecuación:
90 Sr  90 Y + 0 e
38 39 -1
La pérdida de estroncio-90 en función del tiempo se muestra en la siguiente
figura:
[Fecha]

23
Se observan vidas medias muy cortas, de hasta millonésimas de segundo, y
otras muy largas, del orden de miles de millones de años. En la siguiente tabla
se indican las vidas medias de algunos radioisótopos:

Vida media y tipo de desintegración de varios radioisótopos


Isótopo Vida media Tipo de
(años) desintegración
Radioisótopos naturales 238 9
92U 4,5.10 Alfa
235 U 7,1.108 Alfa
92
232 Th 1,4.10 10 Alfa
90
40 K 1,3.10 9 Beta
19
14 C 5730 Beta
6
Radioisótopos sintéticos 239
94Pu 24000 Alfa
137 Cs 30 Beta
55
90 Sr 28,8 Beta
38
131 I 0,022 Beta
53

Una característica importante de las vidas medias de desintegración nuclear es


que no son afectadas por condiciones externas como temperatura, presión o
estado de combinación química. Por consiguiente, y a diferencia de las
sustancias químicas tóxicas, los átomos radiactivos no se pueden hacer
inofensivos a través de reacciones químicas o de cualquier otro tratamiento
práctico. En este punto, no podemos hacer otra cosa que dejar que estos
núcleos pierdan radiactividad al ritmo característico de cada uno. Mientras
tanto, por supuesto, debemos tomar precauciones para aislar los radioisótopos
a causa del daño que puede causar la radiación.

Fechado

Puesto que la vida media de cualquier núclido en particular es constante, la


vida media puede servir como reloj molecular para determinar la edad de
diferentes objetos. Por ejemplo, el carbono-14 se ha usado para determinar la
edad de los materiales orgánicos. El procedimiento se basa en la formación de
carbono-14 por captura de neutrones en la atmósfera superior:
14 N + 1 n  14 C + 1 p
7 º 6 1
Esta reacción suministra una fuente pequeña, aunque razonablemente
constante, de carbono-14. El carbono-14 es radiactivo y sufre desintegración
beta con una vida media de 5730 años.
14 C  14 N + 0 e
6 7 -1
Al emplear el fechado con radiocarbono, suponemos que la proporción
de carbono-14 a carbono-12 en la atmósfera ha sido constante durante al
menos 50000 años. El carbono-14 se incorpora al dióxido de carbono, el cual a
su vez se integra, a través de la fotosíntesis, a moléculas de carbono más
complejas dentro de las plantas. Cuando los animales comen las plantas, el
carbono-14 se incorpora a los mismos. Debido a que una planta o un animal
vivo ingiere constantemente compuestos de carbono, consigue mantener una
proporción de carbono-14 a carbono-12 que es idéntica a la de la atmósfera.
Sin embargo, cuando el organismo muere, deja de ingerir compuestos de
[Fecha]

carbono y no repone el carbono-14 que se pierde por desintegración radiactiva.


La proporción de carbono-14 a carbono-12 disminuye en consecuencia.
24
Midiendo esta proporción y comparándola con la de la atmósfera, podemos
estimar la edad de un objeto. Por ejemplo, si la proporción disminuye a la mitad
de la atmósfera, podemos concluir que el objeto tiene una edad de una vida
media, es decir, 5730 años. Este método no se puede usar para fechar objetos
cuya antigüedad es mayor de aproximadamente 50000 años. Después de este
tiempo la radiactividad es demasiado baja como para poder medirla con
exactitud.
La técnica de fechado por radiocarbono se ha corroborado comparando
la edad de los árboles que se determina contando sus anillos y la calculada por
análisis de radiocarbono. A medida que un árbol crece, incorpora un anillo cada
año. En el crecimiento antiguo el carbono-14 se desintegra, mientras que la
concentración de carbono-12 permanece constante. Los dos métodos de
fechado concuerdan con una diferencia de alrededor del 10%. La mayor parte
de la madera que se usó en estos ensayos provenía de pinos de California, que
alcanzan edades de hasta 2000 años. Usando árboles que murieron en épocas
conocidas hace miles de años, es posible hacer comparaciones hasta
aproximadamente el año 5000 a.C.
Se pueden usar otros isótopos de forma similar para fechar otros tipos
de objetos. Por ejemplo, se requieren 4,5.109 años para que la mitad de una
muestra de uranio-238 se desintegre a plomo-206. La edad de las rocas que
contienen uranio se puede determinar por tanto midiendo la proporción de
plomo-206 a uranio-238.
Las rocas más antiguas que se encuentran en la Tierra tienen una
antigüedad de aproximadamente 3.109 años. Esta edad indica que la corteza
terrestre ha sido sólida durante al menos este tiempo. Los científicos calculan
que se requirieron de 1 a 1,5.109 años para que la tierra se enfriara y su
superficie se solidificara. Esto sitúa la edad de la Tierra entre 4,0 y 4,5.10 9
(unos 4500 millones) de años.

Cálculos con base en la vida media

¿Cómo determinamos la vida media del uranio-238? De manera similar, ¿cómo


determinamos cuantitativamente la edad de un objeto?
La desintegración radiactiva es un proceso cinético de primer orden. Por
consiguiente, su velocidad es proporcional al número N de núcleos radiactivos
que hay en la muestra:
Velocidad = kN (8)
La constante de primer orden, k, se conoce como constante de desintegración.
La velocidad con que una muestra se desintegra es su actividad, y se suele
expresar como el número de desintegraciones observadas por unidad de
tiempo.
Una ecuación de velocidad de primer orden se puede transformar en
otra ecuación sumamente útil:
Nt
ln ---- = -kt (9)
N0
En esta ecuación, t es el intervalo de tiempo de desintegración, k es la
constante de desintegración, N0 es el número inicial de núcleos (en el tiempo
[Fecha]

cero) y Nt es el número que queda después del intervalo de tiempo. Tanto la


masa de un radioisótopo en particular como su actividad son proporcionales al

25
número de núcleos radiactivos. Por tanto, el término Nt/N0 de la ecuación (9) se
puede sustituir ya sea por la proporción de la masa en cualquier tiempo t a la
masa en el tiempo t = 0 o por la proporción de las actividades en el tiempo t y t
= 0.
De la ecuación (9) podemos obtener la relación entre la constante de
desintegración, k, y la vida media, t1/2:
0,693
k = -----------
t1/2

Detección de la radiactividad

Se han ideado métodos para detectar emisiones de sustancias radiactivas.


Becquerel descubrió la radiactividad a causa del efecto de la radiación sobre
las placas fotográficas. Las placas y películas fotográficas se han usado desde
hace mucho tiempo para detectar la radiactividad. La radiación afecta la
película fotográfica como lo hacen los rayos X. Con cuidado, se puede usar
película para obtener una medida cuantitativa de la actividad. Cuanto mayor es
el grado de exposición a la radiación, más oscura es el área del negativo
revelado. Las personas que trabajan con sustancias radiactivas traen consigo
placas de película para registrar la medida de su exposición a la radiación.
La radiactividad también se puede detectar y medir usando un
instrumento conocido como contador Geiger. El funcionamiento del contador
Geiger se basa en la ionización de la materia causada por la radiación. Los
iones y electrones que genera la radiación ionizante permiten la conducción de
una corriente eléctrica. El diseño básico de un contador Geiger se muestra en
la siguiente figura:

Consiste en un tubo metálico lleno de gas. El cilindro tiene una “ventana” hecha
de un material que pueden penetrar los rayos alfa, beta o gamma. En el centro
del tubo hay un alambre, el cual está conectado a una terminal de una fuente
de corriente directa, y el cilindro metálico está unido a la otra terminal. La
corriente fluye entre el alambre y el cilindro metálico siempre que la radiación
que entra produce iones. El impulso de corriente que se crea cuando entra
radiación al tubo se amplifica; cada impulso se cuenta como una medida de la
cantidad de radiación.
Ciertas sustancias que son excitadas electrónicamente por la radiación
[Fecha]

también se pueden usar para detectar y medir la misma. Por ejemplo, algunas
sustancias excitadas por radiación emiten luz cuando los electrones regresan a
sus estados de más baja energía. Estas sustancias se llaman fósforos. Las
26
diferentes sustancias responden a partículas distintas. Por ejemplo, el sulfuro
de cinc responde a las partículas alfa. En el pasado, la carátula de los relojes
luminosos se pintaba con una mezcla de ZnS y una cantidad minúscula de
RaSO4. El ZnS emite luz visible cuando es alcanzado por partículas alfa
provenientes de la desintegración radiactiva del radio y esto hace que el
cuadrante brille en la oscuridad.
Un instrumento llamado contador de centelleo se usa para detectar y
medir radiación, con base en los diminutos destellos de luz que se producen
cuando la radiación alcanza un material fosforescente adecuado. Los destellos
se amplifican electrónicamente y se cuentan para medir la cantidad de
radiación.

Radiotrazadores
A causa de la facilidad con la que se detectan los radioisótopos, se pueden
usar para seguir un elemento a través de sus reacciones químicas. Por
ejemplo, la incorporación de átomos de carbono del CO2 en la glucosa durante
la fotosíntesis se ha estudiado usando CO2 que contiene carbono-14:

Luz solar
6 14CO
2 + 6 H2O  14C6H12O6 + 6 O2
Clorofila
Se dice que el CO2 está marcado con carbono-14. Los dispositivos de
detección como el contador de centelleo permiten seguir el movimiento del
carbono-14 a través de los diversos compuestos intermedios hasta la glucosa.
El uso de radioisótopos es posible porque todos los isótopos de un
elemento tienen propiedades químicas idénticas. Cuando una pequeña
cantidad de un radioisótopo se mezcla con los isótopos estables naturales del
mismo elemento, todos los isótopos sufren las mismas reacciones. La
radiactividad del radioisótopo pone de manifiesto la trayectoria del elemento.
Debido a que el radioisótopo se puede usar para trazar el camino del elemento,
se conoce como radiotrazador.

Efectos biológicos de la radiación

Recibimos un bombardeo constante de radiación proveniente de fuentes


naturales y artificiales. Por ejemplo, estamos expuestos a la radiación infrarroja,
ultravioleta y visible del Sol, a ondas de radio de estaciones de televisión y
radio, microondas de los hornos y rayos X de diversos procedimientos médicos.
Además, estamos expuestos a la radiactividad del suelo y otros materiales
naturales. Las distintas energías de estas diversas clases de radiación son
importantes para entender sus variados efectos sobre la materia.
Cuando la materia absorbe radiación, su energía puede causar ya sea
excitación o ionización de la materia. Se produce excitación cuando la radiación
absorbida excita los electrones a estados de mayor energía o aumenta el
movimiento de las moléculas haciéndolas moverse, vibrar o girar. Ocurre
[Fecha]

ionización cuando la radiación elimina un electrón de un átomo o molécula. En


general, la radiación que causa ionización, llamada radiación ionizante, es

27
mucho más dañina para los sistemas biológicos que la radiación que no la
causa, llamada radiación no ionizante.
Casi todos los tejidos vivos contienen al menos 70 % de agua en masa.
Cuando se irradia un tejido vivo, la mayor parte de la energía de la radiación es
absorbida por moléculas de agua. Por tanto, es común definir la radiación
ionizante como radiación capaz de ionizar agua, un proceso que requiere una
energía mínima de 1216 kJ/mol. Los rayos alfa, beta y gamma (lo mismo que
los rayos X y la radiación ultravioleta de más alta energía) poseen energías que
sobrepasan esta cantidad y son por tanto formas de radiación ionizante.
Cuando la radiación ionizante pasa a través de un tejido vivo, se
eliminan electrones de las moléculas de agua, con lo que se forman iones H 2O+
muy reactivos. Un ion H2O+ puede reaccionar con otra molécula de agua para
formar un ion H3O+ y una molécula neutra OH:
H2O+ + H2O  H3O+ + OH
La inestable y muy reactiva molécula OH es un ejemplo de radical libre, una
sustancia con uno o más electrones no apareados, como se puede ver en la
siguiente estructura de Lewis: Ö  H. La presencia del electrón no apareado
se suele destacar escribiendo la especie con un solo punto, OH. En las células
y tejidos, estas partículas pueden atacar una multitud de biomoléculas
circundantes para producir nuevos radicales libres, los cuales, a su vez, atacan
todavía más compuestos. Así pues, la formación de un solo radical libre puede
iniciar un gran número de reacciones químicas que son capaces en último
término de perturbar las operaciones normales de las células.
El daño que produce la radiación depende de la actividad y energía de la
misma, de la duración de la exposición y de si la fuente está dentro o fuera del
cuerpo. Fuera del cuerpo, los rayos gamma son particularmente dañinos
porque penetran los tejidos humanos con gran eficacia, como lo hacen los
rayos X. En consecuencia, el daño que causan no está limitado a la piel. En
cambio, la piel detiene casi todos los rayos alfa, y los rayos beta sólo consiguen
penetrar aproximadamente 1 cm más allá de la superficie de la piel. Por tanto,
ni unos ni otros son tan peligrosos como los rayos gamma, a menos que la
fuente de radiación entre de alguna manera en el cuerpo. Dentro del
organismo, los rayos alfa son particularmente peligrosos porque transfieren
rápidamente su energía al tejido circundante e inician daños considerables.

Capacidad relativa de penetración de la radiación alfa, beta y gamma

En general, los tejidos que muestran mayor daño a consecuencia de la


radiación son los que se reproducen con rapidez, como la médula ósea, los
tejidos formadores de sangre y los nódulos linfáticos. El efecto principal de una
exposición prolongada a dosis bajas de radiación es la inducción de cáncer. El
cáncer es causado por daños al mecanismo regulador del crecimiento de las
células, lo que induce a la célula a reproducirse sin control. La leucemia, que se
caracteriza por el crecimiento excesivo de glóbulos blancos de la sangre, es
probablemente el principal problema de cáncer asociado a la radiación.
En vista de los efectos biológicos de la radiación, es importante
determinar si algún nivel de exposición no ofrece peligro. Desafortunadamente,
los intentos por fijar normas realistas se han visto obstaculizados por la falta de
[Fecha]

comprensión de los efectos de la exposición de larga duración a la radiación.


Los científicos que se ocupan de fijar normas sanitarias han aplicado la

28
hipótesis de que los efectos de la radiación son proporcionales a la exposición,
incluso en dosis bajas. Se supone que cualquier cantidad de radiación causa
cierto riesgo de lesión, y los efectos de las dosis altas se extrapolan a las más
bajas. En cambio, otros científicos consideran que existe un umbral abajo del
cual la radiación no representa un riesgo. Hasta que las pruebas científicas
permitan definir la cuestión con cierta confianza, es más seguro suponer que
incluso los niveles bajos de radiación plantean cierto peligro.

Dosis de radiación

Se usan varias unidades distintas para medir radiación. El becquerel (Bq) es la


unidad SI para la actividad de la fuente de radiación, es decir, para la rapidez
con la que las desintegraciones nucleares están ocurriendo. Un becquerel se
define como una desintegración nuclear por segundo. Una unidad de actividad
más antigua, pero que todavía se usa ampliamente, es el curie (Ci), que se
define como 3,7.1010 desintegraciones por segundo, que es la velocidad de
desintegración de 1 g de radio. Así pues, una muestra de 4,0 mCi de cobalto-
60 sufre (4,0.10-3)(3,7.1010) = 1,5.108 desintegraciones por segundo y tiene una
actividad de 1,5.108 Bq.
Dos unidades de uso común para medir la cantidad de exposición a la
radiación son el gray y el rad. El gray (Gy), que es la unidad SI de dosis
adsorbida, corresponde a la absorción de 1 J de energía por kilogramo de
tejido. El rad (radiation absorbed dose; dosis de radiación adsorbida)
corresponde a la absorción de 1.10-2 J de energía por kilogramo de tejido. Por
consiguiente, 1 Gy = 100 rads. El rad es la unidad de uso más frecuente en
medicina.
No todas las formas de radiación tienen la misma eficiencia para dañar
materiales biológicos. Por ejemplo, un rad de radiación alfa puede producir más
daño que un rad de radiación beta. Para hacer la corrección por estas
diferencias la dosis de radiación se multiplica por un factor que mide el daño
biológico relativo causado por la radiación. El factor de multiplicación se conoce
como efectividad biológica relativa de la radiación y se abrevia RBE (relative
biological effectiveness). La RBE es aproximadamente 1 para la radiación
gamma y beta, y 10 para la radiación alfa. El valor exacto de la RBE varía con
la rapidez de la dosis, la dosis total y el tipo de tejido afectado. El producto de
la dosis de radiación en rads por la RBE de la radiación proporciona la dosis
efectiva en unidades de rem (roentgen equivalent for man; equivalentes en
roentgens para el hombre):
Número de rems = (número de rads) (RBE)
La unidad SI de dosificación efectiva es el Sievert (Sv), el cual se obtiene
multiplicando la RBE por la unidad SI de dosis de radiación, el gray; por tanto, 1
Sv = 100 rem. El rem es la unidad de daño por radiación que se usa
ordinariamente en medicina.
Los efectos de las exposiciones de corta duración a la radiación
aparecen en la siguiente tabla:

Efectos de la exposición de corta duración a la radiación


Dosis Efecto
[Fecha]

(rem)
0 a 25 No hay efectos clínicos detectables

29
25 a 50 Disminución temporal ligera de la cuenta de glóbulos blancos en la
sangre
100 a 200 Náusea, descenso notable en los glóbulos blancos de la sangre
500 Muerte de la mitad de la población expuesta menos de 30 días
después de la exposición

Una exposición de 600 rem es mortal para casi cualquier ser humano. Para
poner este número en perspectiva, una radiografía dental típica significa una
exposición de alrededor de 0,5 mrem. La exposición media para una persona
en un año, debida a todas las fuentes naturales de radiación ionizante (llamada
radiación de fondo) es de alrededor de 360 mrem.

Fisión nuclear

Tanto la división de núcleos pesados (fisión) como la unión de núcleos ligeros


(fusión) son procesos exotérmicos. Las plantas comerciales de energía nuclear
y las formas más comunes de armamento nuclear dependen del proceso de
fisión nuclear para su funcionamiento. La primera fisión nuclear que se
descubrió fue la del uranio-235. Este núcleo, al igual que los de uranio-233 y
plutonio-239, sufre fisión cuando es alcanzado por un neutrón de movimiento
lento. Este proceso de fisión inducida se ilustra en la siguiente figura:
Un núcleo pesado se puede dividir de muchas maneras distintas. En las
siguientes ecuaciones se muestran dos formas de división del uranio-235:
 13752Te + 9740Zr + 2 10n
1 n + 23592U
0
 14256Ba + 9136Kr + 3 10n

Se han encontrado más de 200 isótopos diferentes de 35 elementos distintos


entre los productos de fisión del uranio-235. Casi todos ellos son radiactivos.
En promedio, se producen 2,4 neutrones por cada fisión de uranio-235.
Si una fisión produce 2 neutrones, estos 2 neutrones pueden causar dos
fisiones. Los 4 neutrones que se liberan de esta manera pueden producir
cuatro fisiones, y así sucesivamente, como se muestra en la siguiente figura:

Fusión nuclear

Se produce energía cuando los núcleos ligeros se fusionan para formar otros
más pesados. Las reacciones de este tipo son el origen de la energía que
produce el Sol. Los estudios espectroscópicos indican que el Sol se compone
de 73% de H, 26% de He y sólo 1 % de todos los demás elementos, en masa.
Entre los diversos procesos de fusión que se considera se están llevando a
cabo están los siguientes:
1 H + 1 H  2 H + 0 e
1 1 1 1
1 H + 2 H  3 He
1 1 2
3 He + 3 He  4 He + 2 1 H
2 2 2 1
3 He + 1 H  4 He + 0 e
[Fecha]

2 1 2 1
Se han propuesto teorías para la generación de los demás elementos a través
de procesos de fusión.
30
La fusión es atractiva como fuente de energía a causa de la
disponibilidad de isótopos ligeros y porque en general los productos de fusión
no son radiactivos. No obstante lo anterior, la fusión no se usa actualmente
para generar energía. El problema es que se requieren energías elevadas para
vencer la repulsión entre núcleos. Las energías necesarias se alcanzan por
medio de altas temperaturas.

Efectos de la radiación ionizante

El funcionamiento de un organismo vivo está determinado por sus células. Las


radiaciones ionizantes pueden romper los enlaces entre los átomos dentro de
las moléculas de las células vivas. Puede también cambiar la naturaleza de los
átomos mismos. Tal daño a una célula puede ocasionar su muerte o un cambio
en su funcionamiento.

La radiación ionizante puede visualizarse como un transporte de energía. La


interacción de esta energía con la materia ocasiona peligrosos daños.

Las células tienen la capacidad de reparar algunos daños, pero si estos son
muy grandes o se producen en un sitio muy vulnerable de la estructura de la
misma, pueden ser irreparables.

En general, los efectos de la radiación pueden dividirse en aquellos que afectan


a los individuos que han estado expuestos a la radiación y los efectos que se
transmiten a sus descendientes.

Los "efectos somáticos" son los que aparecen en los individuos irradiados. Aquí
se incluye la leucemia y el cáncer. Los "efectos hereditarios" son los que
aparecen en las generaciones subsecuentes.

Existen tres efectos principales que las radiaciones pueden producir en las
células vivas:

1. Matar la célula

2. Afectar la reproducción de la célula

3. Dañar células en los ovarios o testículos, produciendo una anormalidad


hereditaria en la procreación.

En la mayoría de los casos, la muerte de células sólo se vuelve significativa


cuando muere un gran número de células. La mayoría de los órganos
[Fecha]

contienen más células que las necesarias para mantener su funcionamiento

31
normal. Los efectos de la muerte de células se vuelven importante en casos de
grandes niveles de dosis.

Si una célula dañada es capaz de sobrevivir a la radiación, la situación es


diferente.

En la mayor parte de los casos los efectos de la célula dañada pueden no


aparecer nunca. Una pequeña cantidad de células que no funcionen
correctamente no afectará significativamente a un órgano donde la gran
mayoría de las células mantienen su comportamiento normal.

De todos modos, si la célula afectada es una célula germinal dentro de los


ovarios o testículos, la situación es bastante diferente. La radiación ionizante
puede dañar el DNA, la molécula que actúa como el "manual" de las células. Si
esa célula germinal luego engendra un niño, todas las células del niño llevarán
el mismo defecto. La alteración química del DNA en una sola célula puede
luego expresarse como una anormalidad hereditaria en una o más
generaciones.

Del mismo modo, cuando una célula del tejido vivo es modificada de tal modo
que su descendiente escape del control del proceso que regula la replicación
de las células, el grupo de células así formadas puede tener ventajas para
crecer en relación a las células circundantes. Esto puede volverse en un cáncer
detectable y en algunos casos, ocasionar la muerte por la expansión local o
hacia otras partes del cuerpo.

[Fecha]

32
A continuación mencionaremos 2 acontecimientos en la que se observa los
daños que puede ocurrir al utilizar la química nuclear:

Efectos del desastre de Chernobyl

El desastre de Chernóbil provocó la liberación de substanciales cantidades


de radiación hacia la atmósfera de radioisótopos tanto en forma particulada
como gaseosa. Este accidente ha sido la liberación no intencional de radiación
hacia el ambiente más significativa a la fecha. Se ha sugerido que la
contaminación radiactiva causada por el desastre de Chernóbil excedió lo
generado por los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki en el año
[Fecha]

1945. Sin embargo, el trabajo del Comité Científico para los Problemas del
Ambiente (en inglés: Scientific Committee on Problems of the Environment,
33
SCOPE) sugiere que los dos eventos no pueden compararse directamente, con
una cifra que sugiera que uno fue x veces más grande que el otro; los isótopos
liberados en Chernóbil tendieron a tener vidas medias más largas que aquellos
liberados por la detonación de una bomba, produciendo curvas de radiactividad
que varían en forma así como en tamaño.

La explosión en la central nuclear y los incendios subsecuentes al interior de


los restos del reactor provocaron una nube radiactiva que desplazó no sólo
sobre Rusia, Bielorrusia y Ucrania, sino que también sobre la parte europea
de Turquía, además de Grecia, Moldavia, Rumanía, Bulgaria, Lituania, Letonia,
Finlandia, Dinamarca, Noruega, Suecia, Austria, Hungría, Checoslovaquia
(República Checa y Eslovaquia), Yugoslavia (Serbia, Montenegro, Croacia,
Eslovenia, Bosnia y Herzegovina, República de Macedonia), Polonia,
Estonia, Suiza, Alemania, Italia, Irlanda, España y Francia, Canadá y Reino
Unido . De hecho, la evidencia inicial en otros países de que había ocurrido
una grave expulsión de material radiactivo no provino de fuentes soviéticas,
sino que vino de Suecia, donde el 27 de abril se encontró que trabajadores en
la Central nuclear de Forsmark (aproximadamente a 1100 km del sitio de
Chernóbil) tenían partículas radiactivas sobre sus ropas. Fue la búsqueda
sueca de la fuente de la radiactividad, después de que ellos determinaron que
no había una fuga en la central sueca, lo que llevó a los primeros indicios de un
serio problema nuclear en la Unión Soviética occidental. En Francia, el
gobierno declaró que la nube radiactiva se había detenido en la frontera
italiana. Por lo tanto, mientras en Italia se prohibía consumir algunas clases de
comida (especialmente setas) debido a la radiactividad, las autoridades
francesas no tomaron tales medidas, en un intento para calmar los temores de
la población.

La contaminación provocada por el desastre de Chernóbil no se dispersó en


forma pareja a través de los terrenos que lo rodeaban, sino que en forma
irregular dependiendo de las condiciones meteorológicas. Los informes de los
científicos soviéticos y occidentales indicaron que Bielorrusia recibió
aproximadamente el 60% de la contaminación que cayó sobre la ex Unión
Soviética. También fue contaminada una gran área al sur de Briansk en Rusia,
como también algunas partes de noroccidente de Ucrania; 203 personas fueron
hospitalizadas de inmediato, de las cuales 31 murieron (28 de ellas murieron de
exposición aguda a la radiación). La mayor parte de estas eran bomberos y
personal de rescate que trataron de poner el desastre bajo control, y quienes
no estaban totalmente conscientes de cuan peligrosa era la exposición a
[Fecha]

la radiación (contenida en el humo).

34
Efectos del desastre de los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y
Nagasaki
Los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki fueron ataques
nucleares ordenados por Harry Truman, Presidente de los Estados Unidos,
contra el Imperio de Japón. Los ataques se efectuaron el 6 y el 9 de
agosto de 1945, y pusieron el punto final a la Segunda Guerra Mundial.
Después de seis meses de intenso bombardeo de otras 67 ciudades, el arma
nuclear Little Boy fue soltada sobre Hiroshima el lunes 6 de agosto de
1945, seguida por la detonación de la bomba Fat Man el jueves 9 de agosto
sobre Nagasaki. Hasta la fecha estos bombardeos constituyen los únicos
ataques nucleares de la historia.
Se estima que hacia finales de 1945, las bombas habían matado a 140.000
personas en Hiroshima y 80.000 en Nagasaki, aunque sólo la mitad había
fallecido los días de los bombardeos. Entre las víctimas, del 15 al 20%
murieron por lesiones o enfermedades atribuidas al envenenamiento por
radiación. Desde entonces, algunas otras personas han fallecido
de leucemia (231 casos observados) y distintos cánceres (334 observados)
atribuidos a la exposición a la radiación liberada por las bombas. En ambas
ciudades, la gran mayoría de las muertes fueron de civiles.
Seis días después de la detonación sobre Nagasaki, el 15 de
agosto, Japón anunció su rendición incondicional frente a los «Aliados»,
haciéndose formal el 2 de septiembre con la firma del acta de capitulación. Con
la rendición de Japón concluyó la Guerra del Pacífico y por tanto, la Segunda
Guerra Mundial. Como consecuencias de la derrota, Japón fue ocupado por
fuerzas aliadas lideradas por los Estados Unidos —con contribuciones
de Australia, la India británica, el Reino Unido y Nueva Zelanda— y adoptó los
«Tres principios antinucleares», que le prohibían poseer, fabricar e introducir
armamento nuclear.
Tecnología Nuclear
Como es sabido, la tecnología nuclear, o energía atómica como muchos la
conocen, se dio a conocer al mundo un 6 de agosto de 1945 cuando la
explosión de una bomba totalmente desconocida hasta entonces causó cientos
de miles de muertos y heridos en Hiroshima, Japón. Lamentablemente, el
hecho tendría su segundo acto apenas tres días después, en Nagasaki, otra
ciudad de Japón. Sin embargo, desde entonces, y como contrapartida, la
tecnología nuclear ha venido redimiendo con creces su pecado original, al
punto que sus beneficios se han multiplicado en forma permanente y han ido
alcanzando, progresivamente, a toda la humanidad.
Según vimos antes, la materia tiene un gran vacío interior imperceptible para
nosotros, pero no para las radiaciones que se mueven al nivel de los átomos.
[Fecha]

A partir de esto es fácil imaginar que las radiaciones que hemos visto puedan
atravesar la materia, o no, dependiendo de leyes de la física nuclear muy

35
complejas que rigen las interacciones de las radiaciones con la materia y que
impiden muchas veces esa "travesía". Las radiaciones pueden causar en el
cuerpo humano ionización y excitación electrónica suficientes para provocar la
destrucción de ciertas moléculas -proteínas, por ejemplo- que juegan un papel
importante en el funcionamiento de las células vivas. Dependiendo de la
magnitud de la irradiación, la afectación puede trasladarse a los tejidos o a los
órganos. Es bueno saber que el hombre convive con radiaciones de origen
natural, que no son pocas. La radiación cósmica, por ejemplo, proviene de los
diversos procesos de formación y evolución del universo. La defensa natural
que tenemos contra los rayos cósmicos es nuestra atmósfera, por lo que
cuanto más alto nos encontremos más radiación cósmica recibimos, A pesar de
esto las poblaciones que viven en las zonas altas del planeta, no por ello, viven
menos que las otras.
Los porcentajes de participación de las fuentes naturales y artificiales en la
dosis global que recibe la población son, según fuentes españolas, las
siguientes:
-Radiación natural: - Radón y Torón.....................................................36,9%
-Radiación terrestre externa.................................................................13,6%
-Radiación terrestre interna..................................................................8,7%
-Radiación cósmica.....................................................................................10,1%
-Radiación artificial - Médica........................................................................30,4%
-Precipitaciones radiactivas y Energía Nuclear.............................................0,3%

Aplicaciones más comunes:

 Agricultura y alimentación:
La aplicación de los isótopos
a la agricultura ha permitido
aumentar la producción
agrícola de los países
menos desarrollados, lo que
ha mejorado su dieta
alimenticia y ha fortalecido
su competitividad para la
[Fecha]

exportación de excedentes.
Esto ha sido posible gracias

36
a avances como el control de plagas de insectos, el máximo
aprovechamiento de los recursos hídricos, la mejora de las variedades
de cultivo o el establecimiento de las condiciones necesarias
para optimizar la eficacia de los fertilizantes y el agua. En cuanto a la
alimentación, las técnicas nucleares juegan un papel fundamental en la
conservación de alimentos. No basta con producir más alimentos, sino
que también se han de conservar pues según datos de la Organización
de Agricultura y Alimentación (FAO), anualmente se pierde el 50% de los
alimentos perecederos y el 25% de los no perecederos, además de los
que se consumen en mal estado. La aplicación de los isótopos está
permitiendo erradicar este problema y, en la actualidad, más de 35
países permiten la irradiación de algunos alimentos.

 Industria:
Los radisótopos y radiaciones
aplicados en la industria moderna
resultan de gran importancia para
el desarrollo y mejora de los
procesos, para las mediciones, la
automatización y el control de
calidad. Así, se utilizan como
requisito previo para la completa
automatización de las líneas de
producción de alta velocidad, y se
aplican a la investigación de
procesos, la mezcla, el
mantenimiento y el estudio del
desgaste y corrosión de
instalaciones y maquinaria. La
tecnología nuclear también se
emplea en la fabricación de
plásticos y en la esterilización de
productos de “un solo uso”.

 Medicina:
Uno de cada tres pacientes que acuden
a un hospital en un país industrializado,
recibe los beneficios de algún tipo de
procedimiento de medicina nuclear. Así,
se emplean radiofármacos, técnicas
como la radioterapia para el tratamiento
de tumores malignos, la teleterapia para
el tratamiento oncológico o la biología
radiológica que permite esterilizar
[Fecha]

productos médicos.

37
 Conservación del medio ambiente:
La aplicación de isótopos permite
determinar las cantidades exactas
de las sustancias contaminantes y
lugares en que se presentan así
como sus causas. Además, el
tratamiento con haces de
electrones permite reducir las
consecuencias medioambientales
y sanitarias del empleo a gran
escala de combustibles fósiles, y
contribuye de manera más
efectiva que otras técnicas a
resolver problemas como “el
efecto invernadero” y la lluvia ácida.

 Arte:
Las técnicas nucleares se emplean
para restaurar objetos artísticos así
como para fechar obras de arte, lo
que permite depurar la autenticidad de
las mismas y detectar posibles
falsificaciones. El carbono-14 es, sin
lugar a dudas, el radio nucleico más
importante para datar objetos
relacionados con la historia del
hombre. Otras aplicaciones de la tecnología nuclear se producen en
disciplinas como la hidrología, la minería o la industria espacial. Por lo
tanto, rechazar la aplicación de la energía atómica, que se ha
demostrado que es fiable y segura, es rechazar el crecimiento y el
progreso social.

Química Nuclear: Impacto en la Sociedad

Introducción: Desde los objetos más diminutos que se puede lograr observar
con el ojo humano hasta galaxias enteras que se encuentran a millones de
años luz de nosotros; todos estos tienen algo en común, están formadas por
una minúsculas formas de materia llamadas átomos, las cuales presentan en
su estructura un núcleo (neutrones y protones) y una zona extra nuclear
(electrones). La química nuclear abarca el estudio de los nucleones (protones y
neutrones) y todos los procesos que ocurren con estos en el núcleo como son
la radioactividad, la fisión y la fusión nuclear.
[Fecha]

38
 Los reactores Nucleares

Son instalaciones en donde se logra producir y controlar una reacción nuclear


(fisión nuclear) en cadena de forma auto sostenible.

Se puede utilizar para la obtención de energía en las denominadas centrales


nucleares, la producción de materiales fisionables, como el plutonio, para ser
usados en armamento nuclear, la propulsión de buques o de satélites
artificiales o la investigación

La obtención de energía por medio de reactores nucleares se basa en la


formación de calor en forma de vapor de agua mediante la fisión del núcleo de
los átomos del combustible (Uranio), la cual convertiremos en energía
mecánica (turbina) y finalmente en energía eléctrica (generador).

Aunque actualmente esta forma de producir energía no es del todo viable


debido a sus altos costos de producción y mantenimiento se prevé que en un
futuro no muy lejano llegue a reemplazar a la energía eléctrica a base de
combustibles fósiles ya que a diferencia de ésta, la energía nuclear no produce
directamente nada de dióxido de azufre, óxidos nitrosos o mercurio (la polución
generada por el uso de combustibles fósiles es culpada de cerca de 24.000
muertes cada año sólo en Estados Unidos), sin embargo existe algo de
polución asociada con las actividades de apoyo tales como la fabricación y el
transporte.

 Los desechos radiactivos

Son en su mayoría materiales radioactivos usados como fuente de energía en


los reactores nucleares, los cuales han cumplido con su ciclo de vida útil y con
los que ya no se tiene previsto ningún uso. A pesar de que ya no es viable para
producir energía, conserva aún radiación en una concentración superior a los
valores que las autoridades competentes consideran admisibles por lo que
resultan peligrosos. Estos pueden generarse en cualquier lugar en el que se
utilice materiales radioactivos como en los laboratorios, hospitales, centrales
nucleares, etc.

De acuerdo a su nivel de actividad se clasifican en:

-Desclasificables o exentos: no tiene radioactividad que pueda llegar a ser un


peligro para la salud del ser humano o del medio ambiente o para las
generaciones futuras.

-Baja actividad: tienen radioactividad gamma o beta, así que pueden ser
dañinos tanto para el hombre como para el planeta Tierra. Deben ser
almacenados en almacenamientos superficiales.
[Fecha]

39
-Media actividad: poseen radioactividad gamma o beta, pero más alta que la de
los de baja actividad. Son un poco más peligrosos que estos últimos y también
deben ser almacenados en almacenamientos superficiales.

-Alta actividad: estos residuos emiten radioactividad alfa. Son muy dañinos
para los seres vivos y para la naturaleza en general. Deben ser almacenados
en almacenamientos geológicos profundos, conocidos como AGP.

El correcto tratamiento con estos desechos, teniendo en cuenta su nivel de


actividad, es el de primero fijarlos en una matriz solida compacta
(inmovilización), luego colocarlos dentro de un contenedor que evite la fuga del
material radiactivo (barrera físico-química), para finalmente ser depositados
dentro de vertederos muy profundos geológicamente estables (barrera
geológica).

Pero algunas empresas por el simple hecho de abaratar costos no encuentran


mejor forma de deshacerse de estos que arrojarlos al océano, en donde si no
están debidamente sellados puede ocurrir una fuga del material tóxico, lo que
afectaría a la flora y fauna, desencadenando un ciclo mortal ya que al llegar al
ser humano causaría serios daños en su salud, así como también grandes
pérdidas económicas en la pesca local e industrial o también al momento de
condensarse en forma de nubes que contaminarían el suelo en el cual caerían
al momento de precipitarse (erosión y lluvia ácida) y así sucesivamente.

Y no sólo son los deshechos los que terminan en el fondo del océano sino que
también lo hacen reactores nucleares completos y -seguramente en mayor
cantidad- armas atómicas retiradas de servicio.

 Contaminación Radiactiva

Debido a que la mayoría de las centrales nucleares usan al Uranio como su


principal combustible, la demanda de este mineral se ha visto incrementada y
junto con esto conllevan grandes cambios en el ambiente pues la exposición a
los isótopos de uranio entraña un serio peligro para el organismo humano y el
medio ambiente, ampliamente estudiado a nivel científico desde los primeros
datos obtenidos de las estadísticas de salud en los trabajadores del sector. Los
problemas derivados de la inhalación de polvo radioactivo ha sido bien
documentada en la literatura médica internacional, así como los efectos
provocados por los procesos de degradación del radón en las minas, puesto
que cuando la roca de uranio es molida se libera el gas atrapado en ella
(radón), y otros productos cancerígenos procedentes de su desintegración por
detonaciones subterráneas, que pueden viajar a grandes distancias por efecto
[Fecha]

del viento; así como también contaminan las aguas superficiales y


subterráneas con material radioactivo. Otros efectos son:

40
-El drenaje de metales pesados derivados de las escombreras y pilas de colas.

-El drenaje ácido de mina.

-La completa alteración del paisaje.

Pero también existen algunos inconvenientes con respecto al uso de materiales


radiactivos como la contaminación que produce, así como los desechos que
genera o incluso los accidentes nucleares.

Las bombas atómicas:

Son una de las aplicaciones más nefastas que se le ha podido encontrar a la


química nuclear y aunque han sido usadas solo en contadas veces durante la
guerra, han sido suficientes para demostrar su enorme poder destructivo, ya
que con solo una puede destruir una ciudad entera, además de potencialmente
matar a millones de personas, y poner en peligro tanto el medio ambiente como
la vida de las generaciones futuras.

Dependiendo del tipo de bomba, su funcionamiento varia, en el caso de las de


fisión el proceso consiste en la generación de una reacción nuclear en cadena
descontrolada, la cual libera una inmensa cantidad de energía y cuyo potencial
destructivo es insuperado en términos de devastación; mientras que las
producidas por fusión se basan en el principio contrario, cuando dos átomos
ligeros, generalmente isótopos de hidrógeno, se comprimen a gran presión y
temperatura lo que sucede es que dichos átomos se unen formando un átomo
más pesado (de helio) y liberando una cantidad de energía muy superior a la
que libera la fisión. Cualquier sea el caso los efectos que producen estas armas
pueden ser:

-Daños causados por la precipitación radioactiva sobre extensas zonas.

-El agotamiento del ozono por los óxidos nitrosos de las explosiones nucleares

-Los cambios climáticos producidos por el humo de grandes y prolongados


incendios.

-Incluso en tiempo de paz, las actividades militares que envuelven armas


nucleares (construcción de bases, ensayos de guerra, etc.) afectan al medio
ambiente.

-El desarme nuclear también implica problemas ecológicos.

-La incapacidad de que se generen nuevas formas de vida pueda originarse en


la zona afectada por la explosión (infertilidad).
[Fecha]

41
-La radioactividad remanente que queda en el aire, la cual puede tardar
décadas y seguir siendo extremadamente peligroso como para e que alguien o
algo pueda acercársele sin que absorba gran parte de esta.

-El oscurecimiento o blackout, el cual se da debido a la alta ionización del aire


(extracción de electrones de sus estados ligados al átomo), que desarticula o
impide la circulación de ondas electromagnéticas (radar, radio, etc.) e
infrarrojas. Como consecuencia, los sistemas de teledetección y
telecomunicaciones radiales resultan inoperativos.

Tecnología:

Gracias al estudio de la química nuclear se han realizado grandes avances en


distintos campos de la ciencia.

Muchos tipos de electrodomésticos usan este tipo de energía como los hornos
de microondas, la televisión; hasta en las telecomunicaciones, utilizando la
radiación electromagnética de los campos eléctricos y magnéticos oscilantes
en el espacio, para transportar energía de un lugar a otro; esto gracias a las
radiaciones no ionizantes que no producen iones cuando interactúan con otros
átomos debido a que no posee la energía suficiente para absorber sus
electrones.

Otra aplicación es la resonancia magnética, la cual aplica radiofrecuencias a


los núcleos atómicos o dipolos entre los campos alineados de la muestra, y
permite estudiar la información estructural o química de ésta, su uso más
común es en el campo de la medicina para obtener imágenes precisas del
interior del cuerpo.

En la agricultura también ayuda en el control de plagas sometiendo a grupos de


insectos macho a altas emisiones de radiación ionizante que los esteriliza,
luego de esto se dejan en libertad para que procedan a aparearse, pero no
existe descendencia, permitiendo controlar la población determinadas zonas.
También se irradian semillas, tras rigurosos estudios, para obtener algunos
cambios en la información genética para mejorar su resistencia a
enfermedades, calidad y resistencia.

Así como para mejorar el almacenamiento y mantención de los alimentos estos


son irradiados claro está no sin antes saber que la radiación hacia los
alimentos no produce efectos secundarios en la salud humana, permitiendo así
la reducción de organismos y microrganismos patógenos presentes durante su
consumo masivo así como la reducción de pérdidas posteriores eliminando la
[Fecha]

germinación y la contaminación.

42
Igualmente se puede encontrar en la optimización de los fertilizantes aplicados
a los cultivos, estas herramientas permiten una ayuda en el estudio de fertilidad
de los suelos.

Instituto Peruano de Energía Nuclear

El Instituto Peruano de Energía Nuclear (IPEN) es una Institución Pública


Descentralizada del Sector Energía y Minas con la misión fundamental de
normar, promover, supervisar y desarrollar las actividades aplicativas de la
Energía Nuclear de tal forma que contribuyan eficazmente al desarrollo
nacional.

Dirige sus actividades de promoción e investigación aplicada a través de


Proyectos de interés socioeconómico, en armonía con las necesidades del
país, incentivando la participación del sector privado, mediante la transferencia
de tecnología.

En el ámbito del control de la aplicación de las actividades relacionadas con


radiaciones ionizantes, el IPEN actúa como Autoridad Nacional, velando
fundamentalmente por el cumplimiento de las Normas, Reglamentos y Guías
orientadas, para la operación segura de las instalaciones nucleares y
radiactivas, basadas en la Ley 28028 Ley de Regulación del uso de Fuentes de
Radiación Ionizante y su reglamento así como en las recomendaciones del
Organismo Internacional de la Energía Atómica - OIEA.

Estas funciones son encargadas desde su creación, el 04 de Febrero de 1975


mediante Decreto Ley Nº 21094, Ley Orgánica del Sector Energía y Minas;
también determinadas en su propia Ley Orgánica Decreto Ley Nº 21875 del 5
de Junio de 1977, sus modificatorias y por su Reglamento de Organización y
Funciones aprobado por. Decreto Supremo Nº 062-2005-EM de fecha 16 de
diciembre de 2005.

Adicionalmente al presupuesto anual de Tesoro Público para gastos corrientes


y de inversión, el IPEN cuenta con el aporte de la Cooperación Técnica del
Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y así el Plan de Desarrollo
Nuclear recibe un significativo apoyo mediante la ejecución de proyectos que
permiten la capacitación de personal en forma científico- técnica y la recepción
de equipos, materiales y visita de expertos.

MISION

Normar, promover, supervisar y desarrollar la investigación y las aplicaciones


nucleares y afines para mejorar la competitividad del país y la calidad de vida
de la nación.

VISION

Institución de investigación y desarrollo reconocida internacionalmente por


[Fecha]

generar y transferir conocimiento científico y tecnológico que mejora la


competitividad del país y el bienestar de la población, promueve el uso pacífico
43
e intensivo de las aplicaciones nucleares y afines en los sectores productivos y
de servicios. Regula y controla eficazmente el uso seguro de las radiaciones
ionizantes.

Centro Nuclear RACSO

El Centro Nuclear OSCAR MIROQUESADA DE LA GUERRA (RACSO), fue


inaugurado en 1989 y comprende las siguientes instalaciones:

 Reactor RP-10
 Laboratorios de Ciencias
 Planta de Producción de Radioisótopos (PPR)
 Laboratorio Secundario de Calibraciones Dosimétricas (LSCD)
 Planta de Gestión de Residuos Radiactivos (PGRR)

El principal objetivo de estas instalaciones es la investigación y el desarrollo de


nuevas tecnologías; para ello cuenta con laboratorios modernos que pueden
ser modificados y ampliados rápidamente para abarcar los diversos campos de
la ciencia. Asimismo estos laboratorios están disponibles para actividades de
investigación a nivel internacional, y realizar trabajos conjuntos con centros de
investigación de otros países.

El Centro Nuclear se encuentra localizado en el Departamento y Provincia de


Lima, Distrito de Carabayllo a 42 Km de la Ciudad de Lima, a una altura de 400
m sobre el nivel del mar y cuenta con un área de 125 hectáreas.
[Fecha]

44
Sede San Borja

En la cuadra 14 de la Av. Canadá se encuentran los edificios de la Sede


Central del IPEN.

En dicha sede operan las siguientes dependencias:

 La Alta Dirección del IPEN


 El Reactor de Potencia Cero (RP-0)
 El Centro Superior de Estudios Nucleares (CSEN)

El Centro Superior de Estudios Nucleares desarrolla múltiples cursos de


capacitación del área nuclear dirigidos al sector empresarial, comunidad
científica, universitaria y pública en general.

En esta sede se encuentra también el Reactor de Potencia Cero, que es el


primer reactor que se construyó en el Perú y que cuenta con facilidades de
irradiación para la realización de diversas experiencias y actividades de
investigación.

Planta de Irradiación Multiusos

Cada vez son más las empresas del ámbito alimentario y de la industria medica
que deciden irradiar sus productos antes de exportarlos o comercializarlos en el
mercado interno. En la Planta de Irradiación Multiuso (PIMU) del IPEN, se
tratan productos con propósitos de descontaminación microbiana y de
radioesterilización principalmente.

La PIMU consta principalmente de un edificio construido de concreto armado,


en el que se encuentra localizada la Sala de Irradiación cuyos muros actúan
como blindaje contra las radiaciones con un espesor de 1.7 m. Es en esta Sala
donde los productos son expuestos a la acción de los rayos gamma
provenientes de la fuente de radiaciones de Cobalto-60. Tanto el traslado de
[Fecha]

los productos hacia dentro de la cámara como el izaje de la fuente para

45
irradiarlos, se realizan mediante equipos y dispositivos accionados en forma
automática desde la consola de control.

La "fuente" radiactiva de Cobalto-60 con que se trabaja en estas instalaciones


varía según el propósito de la Planta pero normalmente oscilan entre 250,000 a
un millón de Curies. La fuente se encuentra almacenada, por razones de
seguridad, en una poza de agua de 5 m. de profundidad y sólo es elevada a la
superficie cuando se inicia el proceso de irradiación de los productos. La planta
tiene una serie de dispositivos y mecanismos que brindan seguridad en su
funcionamiento. Cuenta con almacenes de tránsito destinados a albergar los
productos separándolos antes y después del tratamiento.

Debido a su diseño multiuso, permite la realización de servicios de irradiación a


distintos dosis y a varias clases de productos como alimentos, los cuales
requieren dosis bajas y medias para la desinsectación, descontaminación
microbiana, y también a productos de uso médico, que requieren dosis altas
para su esterilización.
[Fecha]

46
Productos

Con la puesta en servicio del Reactor Nuclear RP-10 se dio inicio en el


Perú a la producción de radioisótopos lo que permitió al país entrar en
fase efectiva y cada vez más creciente de las aplicaciones de la
tecnología nuclear.

Los radioisótopos son elementos radiactivos que tienen propiedades


físico-químicas iguales a los elementos similares naturales y que se
estabilizan por emisión de energía en forma de radiación; los cuales
transformados químicamente, se aprovechan clínicamente cuando se
administran al organismo humano con fines terapéuticos, de diagnóstico,
estudios en vivo o para estudiar una propiedad o el comportamiento de
un medio o de un material en
general.

Desde 1990 se producen en el


IPEN el Yodo 131, utilizado en
estudios de la glándula tiroides;
Tecnecio 99m de invalorable
aplicación en la obtención de un
radiodiagnóstico médico de
diferentes órganos: fósforo 32, para
el tratamiento de la policitemia vera;
samario 153, muy eficaz en el
tratamiento del dolor que produce la
metástasis ósea; iridio 192, en
forma de alambres de gran
aplicación en braquiterapia.

Los radioisótopos no sólo se aplican en medicina sino también en otras


áreas, es así que se utiliza el yodo 131 para determinar el perfilaje de
pozos petroleros, recuperación secundaria de petróleo, interconexión de
fuentes acuíferas, aforo de ríos, estudios de fugas en embalses, cálculos
del tiempo de residencia en lagunas de oxidación, etc. El iridio 192 en
grandes cantidades, permite obtener placas gammagráficas en
soldaduras de tubos, tanques, cisternas, gaseoductos, etc., haciendo
posible la detección de fallas, discontinuidades, burbujas, fisuras e
incrustaciones. Del mismo modo, el fósforo 32 y el azufre 35 tienen una
valiosa aplicación en agricultura, para optimizar el uso de feritlizantes,
mejoramiento de riego, aprovechamiento de fertilizante, etc.
Actualmente se investiga la posibilidad de utilizar el lutecio 99, debido a
que sus propiedades nucleares, lo hacen sumamente interesante en
aplicaciones radioterapéuticas.

En forma paralela, la producción de radiofármacos ha alcanzado un


lugar expectante en la medicina nuclear peruana. Este desarrollo
también ha sido progresivo. Actualmente se producen en la Planta de
[Fecha]

Producción de Radioisótopos los siguientes productos:

47
AMD (ácido metilendifosfónico), DEIDA (ácido dietil-iminodiacético),
DMSA (ácido dimercapto succínico), DTPA (sal cálcica sódica del ácido
dietilentriaminopentacetico), RENTEC (S- benzoil-
mercaptoacetiltriglicina), MIOTEC (tetrafluoroborato de tetrakis cobre I),
PPI (pirofosfato de sodio) TSC (sulfuro coloidal), HEMTEC (citrato de
sodio-estañoso), GLOBUTEC (inmunoglobulina gamma) y DEXTRAN
500 (solución dextran).

Los logros obtenidos a la fecha, han permitido al Perú alcanzar un lugar


destacado en la comunidad de países latinoamericanos; pues desde
hace más de 10 años, el iodo 131, samario 153 e iridio 192 están siendo
exportados a diversos países, tales como: Argentina, Colombia,
Guatemala, Cuba, Ecuador, Bolivia, Uruguay, Trinidad y Tobago y
Nueva Zelanda. La calidad de nuestros productos nos ha permitido
también iniciar la exportación de los radiofármacos a Chile, Ecuador,
Cuba y Colombia.

Planta de Producción de Radioisótopos

El Centro Nuclear cuenta con una


moderna Planta de Producción de
Radioisótopos, diseñada y construida con
facilidades necesarias para producir
radioisótopos primarios, radiofármacos,
compuestos marcados y otras sustancias
radiactivas a escala industrial y, asimismo,
efectuar trabajos de investigación y
desarrollo.

Dicha instalación tiene un promedio de 30


laboratorios, entre los cuales, los
dedicados a la producción tienen unas
celdas construidas con ladrillos de plomo
de 50 y 100 mm de espesor, garantizando
la seguridad de los operadores que
realizan los procesos químicos.

En estos recintos especiales dotados de pinzas o telemanipuladores y también


visores de vidrio plomado se realiza la producción de radioisótopos emisores
de radiación gamma como:

- Yodo 131
- Tecnecio99m
- Samario 153
- Iridio 192
[Fecha]

Utilizados principalmente en las aplicaciones médicas.

48
Para producir radioisótopos se deben irradiar en el reactor, durante varias
horas, determinadas sustancias químicas que después de activarse regresan a
la Planta por el corredor caliente y son colocados en las celdas blindadas para
su purificación.

Los radioisótopos producidos pasan a otros laboratorios de la planta donde se


les practica diversos controles físicos, químicos y biológicos para asegurar que
el producto convertido en un radiofármaco tenga toda la calidad necesaria para
que sea aplicado a un paciente.

La Planta de Producción de Radioisótopos dispone también de diversos


laboratorios con modernos equipamientos para efectuar diversas
investigaciones que conducen a la producción de nuevos radioisótopos y
radiofármacos. En los últimos años se han obtenido importantes logros, entre
los cuales destaca la exportación de productos a diversos países del mundo.

Componentes para Radiofármacos

La Planta de Producción de Radioisótopos


del IPEN, se dedica principalmente a la
producción de Radiofármacos, siendo una
de las líneas de producción la de
Componentes para Radiofármacos; la cual
se rige por los principios, normas, criterios
de calidad establecidas en el Manual de
Buenas Prácticas de Manufactura de
Productos Farmacéuticos (Aprobado por
Resolución Ministerial 055-99-SA/ DM).

Dichos Componentes para


Radiofármacos, en los servicios de
medicina nuclear existentes a nivel
nacional, son unidos al Pertecnetato de
Sodio Tc 99m y son administrados a los
pacientes localizándose en el órgano que
se desea estudiar. Así por ejemplo, si se administra un Componente para
Radiofármaco con afinidad al tejido neuronal, éste se alojará en el cerebro,
desde donde emitirá señales, las cuales serán captadas por una cámara
gamma o SPECT proporcionando imágenes que finalmente servirán para un
acertado diagnóstico. Lo mismo ocurrirá con otros órganos como los riñones,
hígado, corazón, huesos, tiroides, entre otros.

En general, los Componentes para Radiofármacos que se producen en la


Planta de Producción de Radioisótopos del IPEN son:
[Fecha]

49
Centellografía ósea, detección de tumores óseos
AMD
primitivos

DMSA Centellografía de morfología renal

Centellografía renal, Centellografía cerebral y visualización


DTPA
de la perfusión renal

Estudio de la función renal y estimación simultanea de la


RENTEC
fase de perfusión.

MIOTEC Estudios del sistema cardiovascular. Imágenes cardiacas

PPI 40
Centellografía ósea, estudios de infarto agudo de miocardio
mg/vial

LINFOTEC Obtención de imágenes del sistema linfático, diagnóstico


50 mg de linfo-edema y compromiso ganglionar linfático

Investigación y Desarrollo

La Dirección de Investigación y Desarrollo es el órgano de línea encargado de


promover, coordinar, ejecutar y difundir las actividades y proyectos de
investigación científica y de desarrollo tecnológico en el área nuclear y campos
afines, así como de su uso y aplicaciones.

Las funciones de esta Dirección están referidas a:

 Planificar, organizar, dirigir,


coordinar, ejecutar y controlar la
investigación científica y desarrollo
tecnológico, en las áreas de la
ciencia y tecnología nuclear, ciencia
de materiales, ciencias de la vida,
ciencia de la energía y ciencia del
ambiente.
 Promover, asesorar y difundir los
proyectos de investigación y
aplicaciones de la tecnología
nuclear y áreas afines.
 Ejecutar los programas y proyectos
de investigación y desarrollo,
participando en la gestión de los
fondos provenientes de la
[Fecha]

cooperación técnica internacional y


fondos concursables.

50
Investigación y Desarrollo

Líneas de Investigación

El progreso de una nación está estrechamente ligado con el avance alcanzado


en investigación y desarrollo científico y tecnológico.

El IPEN no es ajeno a este tema, por lo que permanentemente realiza


actividades de ésta índole, con el fin de explotar las posibilidades que ofrece la
tecnología nuclear en el país; haciendo más seguras y eficientes sus
aplicaciones al servicio de la sociedad, y explorando nuevas áreas de
aplicación que promuevan una mejor calidad de vida de la población, en
concordancia con las perspectivas de desarrollo nacional en los diversos
sectores económicos. Asimismo busca aportar a la competitividad del país
desarrollando proyectos de Investigación y Desarrollo, en el área industrial
mediante el uso de técnicas nucleares.

En ese sentido y teniendo en cuenta que el quehacer nuclear es transversal a


todas las disciplinas y áreas del conocimiento, el IPEN, de acuerdo a su PEI
para el 2010-2016, ha priorizado las siguientes áreas y líneas de investigación:

Física Nuclear y Aplicaciones

Origen de las aguas de la playa de Costa Verde en Lima Perú


Rubén Rojas, Modesto Montoya, Enoc Mamani, José Maguiña, Eduardo
Montoya, Oscar Baltuano, Patricia Bedregal, Lucy Coria, Alcides Guerra,
Santiago Justo, Tania Churasacari.

Par de última hora y Coulomb efectos en la fisión fría de la fisión


inducida por neutrones térmicos de
U 233, U 235 y Pu 239
Modesto Montoya

La configuración más compacta escisión de fragmentos de fisión de


baja energía de U 234 y U 236
Modesto Montoya

Ciencia de los Materiales

Materiales de la minería metálica y no metálica


[Fecha]

Biomateriales

51
Materiales cerámicos, arqueológicos, materiales funcionales y nanotrazadores

Radioisótopos y Radiofármacos

Radioisótopos para estudios ambientales

Radioisótopos y radiofármacos para la salud

Radioisótopos de uso industrial

Biología y Biotecnología

Radioecología

Aplicaciones en biominería

Aplicaciones en biología molecular y celular

Aplicaciones en biología vegetal

Aplicaciones en biología animal

Química Analítica

Aplicaciones en aguas, suelos y muestras geológicas y ambientales

Aplicaciones en muestras metálicas y no metálicas

Aplicaciones en muestras biológicas y alimentos

Caracterización de materiales arqueológicos

Determinaciones elementales en muestras vegetales

Instrumentación

Desarrollo de instrumentación de control ambiental

Desarrollo de sensores de gas licuado de petróleo

Mediciones in-situ de radón

Calibración de medidores de flujo industriales

Metrología y Dosimetría

Control ambiental

Mediciones en pasivos ambientales

Calibración de equipos de radiodiagnóstico. Biodosimetría


[Fecha]

52
Reactores Nucleares

Desarrollo de la Nucleoelectricidad

Metalogenia del uranio y su metalurgia extractiva

Producción de radioisótopos de uso médico

Aplicaciones industriales de radiotrazadores

Irradiación Gamma

Bioestrerilización

Mejoramiento de materiales por radiación

Desarrollo en irradiación de alimentos

Protección Radiológica

Control ambiental y establecimientos de líneas de base radiológicas

Perfilaje de pozos petroleros

Control de medidores nucleares mineros,pruebas de fuga, gestión de residuos


radiactivos.

Radiodosimetría, normatividad, etc.

Operación segura de sistemas de control nucleónico industrial.

Proyectos

Proyectos favorecidos por la obtención


de fondos concursables
Como resultado del Concurso Nacional de
Subvenciones a Proyectos de
Investigación en Ciencia y Tecnología
(PROCYT-CONCYTEC 2011), han sido
favorecidos los proyectos presentados por
investigadores del IPEN, que se
mencionan a continuación
 Proyecto titulado “Diseño y
desarrollo de un medidor autónomo
de bajo costo para el monitoreo
remoto de metales pesados y
calidad química del agua en ríos y
lagos” a cargo del Dr. Eduado
[Fecha]

Montoya Rossi. Este proyecto propone la construcción de un monitor


autónomo de bajo costo para muestreo y determinación continua de un
conjunto de parámetros, tales como: pH, conductividad, temperatura; y
53
concentraciones de metales pesados como Cd+2, Cu+2, Pb+2, Zn+2., lo
que permitirá determinar el grado de contaminación en un determinado
río o lago.
 Disminución de los gases de efecto invernadero mediante el empleo de
celdas solares económicas a base de nanopartículas sensibilizadas, a
cargo del Dr. Alcides López Milla. Este proyecto propone la construcción
de las celdas solares recubriendo de TiO2 nanoporoso (un vidrio pre-
cubierto de un conductor transparente (SnO2:F), luego las películas
obtenidas se sensibilizarán con un colorante. Para el sellado de la celda
se empleará como electrolito líquido el sistema I-/I3- y un contra-
electrodo constituido por otro vidrio pre-cubierto de un conductor
transparente. El objetivo de este proyecto es llegar a producir celdas
solares con una eficiencia de conversión de 5 % de una manera
sistematizada
 Identificación de biomarcadores asociados con la infección de
Mycobacterium Bovis y la respuesta inmunológica protectora a la
tuberculosis en alpacas, a cargo del Dr. Juan Agapito Panta. Las
exportaciones de alpacas peruanas a países con programas sanitarios
estrictos, exigen la necesidad de disponer de técnicas diagnósticas de
alta sensibilidad y especificad, en ese sentido este proyecto propone
identificar nuevos antígenos que serán usados como diagnóstico en la
respuesta temprana a las infecciones producidas por Mycobacterium
bovis. Así mismo, los resultados de este estudio, permitirán tener una
aproximación al desarrollo de vacunas eficaces para la prevención y
control de la tuberculosis bovina.
 Síntesis e impregnación de nanopartículas basadas en Oxidos de
Titanio sobre carbón activado, usando sonoquímica para la remoción de
arsénico en aguas contaminadas, a cargo del Dr. José Solís Véliz. Este
proyecto propone la obtención de carbón activado (CA) a partir de la
cáscara de cacao, pues alrededor del 70% del fruto es desecho. Así que
el objetivo del proyecto es darle valor agregado a esos desechos
orgánicos. Lo que se realizará es la síntesis del TiO2:Fe y la
impregnación de estas partículas sobre el carbón activado. Se
caracterizará el TiO2:Fe – CA obtenido y posteriormente se evaluará su
propiedad de remoción de As de agua contaminada.
Este proyecto constituye la continuación de un trabajo iniciado por una
estudiante de Fisica de la UNI y en esta parte cuenta con la colaboración de la
Universidad de Tumbes.

Proyectos de Inversión Pública Menores


Para ser ejecutados en el año 2012 el Ministerio de Economía y Finanzas ha
aprobado el presupuesto para dos Proyectos de Inversión Pública Menores
(PIP) propuestos por el IPEN, denominados “Ampliación del Servicio de
Análisis Radiológico en muestras ambientales y minerales a través de un
Sistema de Espectrometría gamma portátil en el Perú” y “Mejoramiento de
Servicio de Análisis radiológico de Muestras y Productos en el Laboratorio de
Radiometría del Centro Nuclear RACSO de Carabayllo”, lo cuales permitirán
renovar los sistemas de medición espectrométrica existentes en el Laboratorio
[Fecha]

de Radiometría, a los fines de que nuestra Institución cuente con capacidad de

54
respuesta en la prestación de servicios y en el desarrollo de estudios y
programas de vigilancia radiológica ambiental.

Laboratorio de Ciencias

Para realizar sus actividades de


investigación y desarrollo, el IPEN cuenta
con personal especializado, así como con
modernos laboratorios de física, química y
biología, en los que se realizan
investigaciones básicas y aplicadas, del
ámbito nuclear, destinadas principalmente
a la solución de problemas de impacto
social directo. Para ello desarrolla nuevas
técnicas o mejora las
existentes, transfiriéndolas finalmente a
las entidades interesadas. Asimismo,
durante el proceso, genera nuevos
conocimientos que también pone a
disposición de la sociedad, mediante
informes científicos o publicaciones especializadas.

Entre los principales Laboratorios de Ciencias del IPEN podemos mencionar a


los siguientes:

 Laboratorio de Análisis por Activación Neutrónica


 Laboratorio de Fluorescencia de RX
 Laboratorio de Biología
 Laboratorio de Caracterización de Materiales
 Laboratorio de Instrumentación Nuclear y Desarrollo Electrónico
 Laboratorio de Microscopia Electrónica
 Facilidad de Neutrografía
[Fecha]

55
Bibliografía
ALONZO,A y otros:La energia nuclear en sus aspectos
básicos.Madrid.Ed.SNE, 1994.

Angelini, M del C. Bulwik, M. Lastres Flores, L. Sileo, M. V. Baumgartner, H.


Temas de Química General. Manuales de Eudeba. 1988. 3era. Edición (y
posteriores en 3 fascículos).

Antonio Ferrer Soria. Física nuclear y de partículas. 2006. Segunda edición.

A.RUIZ, A.POZAS, J. LÓPEZ, M.B. GONZÁLEZ, Química General, McGraw-


Hill, 1994.

Asimov, I.Historia de la energía nuclear.Madrid: Alianza Editorial.

ATKINS, P.; JONES L. Principios de Química (Los caminos del


descubrimiento). , Ed. Médica Panamericana, Buenos Aires, 2006.

Atkins P. y Jones L. Química. Moléculas. Materia. Cambio. Ed. Omega S.A.


1998. Tercera edición.

Audrey L. Companion. Enlaces químicos. 1980. Editorial Reverté.

A.W. Adamson. Química Física. España. 1979. Editorial Reverté.

BERMEJO, F. Problemas de Química General, Paraninfo, 1995.

BENEDICT, M.; PIGFORD, T.; LEVI, H.: Nuclear chemical engineering.Mac


Graw-Hill, New York. 1981.

Brown T., LeMay Jr., Bursten B., Química. La ciencia central. Editorial Prentice
Hall Hispanoamericana SA. 1998. Séptima edición.

CARASALES, Julio César. El desarme de los desarmados: Argentina y el


tratado de no proliferación de armas nucleares. Buenos Aires: Pleamar, c1987.

Castejón F. ¿Vuelven las nucleares? El debate sobre la energía nuclear.


Madrid: Talasa Ediciones. 2004.

Castro, F.Energía nuclear ¿Peligro ambiental o solución para el siglo


XXI?,(1997).Barcelona: Grijalbo.
[Fecha]

56
Chang R. Química. Editorial Mc Graw Hill. México.1992. Primera edición en
español.

CHAPMAN, A.; McKINLEY, G.: the geological disposal of nuclear waste.John


Wiley and sons. New York, 1987.

CHOPINN, G.; RYDBERG, J.: Nuclear chemistry theory and


applications.Pergamon Press. New York 1980.

Erik Herrera, Juan Galvez, Lila Trujillo,"Energía Nuclear", 1984.CCHEN.

ERDTMAN, G. and SOYKA, w.: The gamma rays of the radionuclides.Verlag


Chemie. New York. 1979.

Federico Goded Echeverría y Vicente Serradell García. Teoría de reactores y


elementos de ingeniería nuclear. Tomo I.(1975). Publicaciones científicas de la
JEN.

Fisica Conceptual (Paúl Hewitt CAP 21 energía nuclear).

GRASSTONE,S., y SESONSKE, A.:Nuclear Reactor Engineering.Nueva


York,Van Nostrand Reinhold Pub.Co.,1981.

Gray y Haight. Principios Básicos de Química. 1978. Editorial Reverte.

Greenpeace, Conceptos básicos sobre reactividad, Marzo 2005, Fernando


Pino, Energía nuclear: Ventajas y desventajas, Octubre 2012.

GODED,F.y otros:Teoría de reactores y elementos de ingeniería


nuclear,vol.I.Madrid.Ed.JEN,1975.

Harry B. Gray. Electrones y enlaces químicos. 1978. Editorial Reverté.

HEINRICH, W.: Mineralogía y geología de las materias primas


radiactivas.Omega. Barcelona. 1966.

Helmut Hirsch, Oda Becker, Mycle Schneider y Antony Froggatt, Los peligros
de los reactores nucleares basado en el informe preparado por GREENPEACE
Internacional, Mayo 2007.

HIPÓLITO, F.; CAPALDI, G., and SIMPSON, P.R..: Uranium geochemistry,


mineralogy, geology, exploration and resources. The Institution of Mining and
Metallurgy. London. 1984.
[Fecha]

Hodgson, P.E., Gadioli, E. y Gadioli Erba, E., Introductory Nuclear Physics,


Oxford Science Publ.

57
IPEN (Instituto Peruano de Energía Nuclear), Riesgo nuclear situación y
perspectiva, Lima, 2013.

Iván Chuquipiondo Peralta, Química nuclear, Universidad Surcolombiana.

Javier E., Bermúdez García. Investigación científica en el Perú: factor crítico de


éxito para el desarrollo del país.

JEAN B. UMLAND; JON M. BELLAMA Química General, International

Thomson Editores. Mexico, 2000 .

Julio Gutiérrez, Riesgos de la energía nuclear, Alcalá de Henares, Noviembre


2012.

Kenneth S. Krane,John Wiley & Sons, Introductory nuclear physics.(1988). Inc.

KOCHER, D.: Radioactive decay data tables. Technical Information Center.U.S.


Department of Energy. 1981.

Krane, K.S., Introductory Nuclear Physics, Wiley.

Kotz J.C. y Treichel P.M. Química y Reactividad química.Editorial Cengage


Learning / Thomson Internacional. 2005. Sexta edición.

Leo, W.R., Techniques for Nuclear and Particle Physics experiments, Springer-
Verlag.

Leyva, M. L.Nucleares, ¿por qué no? (2009).Barcelona.

LIGOU,J.:Installations nucleaires.Laussane.Ed.Presses Polytechniques


Romandes,1980.

Lydia Paredes Gutiérrez, José Luis Iturbe García, Aplicaciones de la energía


nuclear, México-Toluca.

Lloret, A.El futuro de la energía nuclear.(14 de Octubre de 2010)

MAHAN, B.M.; MYERS, R.J. Química. Un Curso Interuniversitario,

Maham B. Química. Curso Universitario. 1968. Editorial Fondo Educativo


Interamericano.

MASTERTON, W.L.; HURLEY, C.N. Química: Principios y Reacciones,


[Fecha]

Thomson Paraninfo, España, 2003.

Masterton W. Química General Superior. 1973. Editorial Interamericana.


58
M. Cornejo, Utilización de la energía nuclear a través de la tecnología, proyecto
de Investigación, Lima, Perú, 1994.

M.D. Reboiras, QUÍMICA La ciencia básica, Thomson Ed. Spain, Paraninfo

S.A., Madrid, 2006.

Medina, M.Tecnografía y política del desarrollo tecnocientífico.Barcelona:


CampusC3SI (UB).

Modesto, Montoya (1993). Tecnología Nuclear en el Perú. Lima: CONCYTEC

Modesto, Montoya (1994). Física de altas energías y origen del universo. Lima:
CEPRECYT

Modesto, Montoya (1995). Los secretos de Huarangal. Lima: CEPRECYT

Modesto, Montoya (1996). Física nuclear. Lima: CEPRECYT

Modesto, Montoya (1996). Física para todos. Lima: CEPRECYT

Modesto, Montoya (1998). Protección radiológica. Lima: CEPRECYT

Modesto, Montoya (2000). “Apuntes sobre ciencia y tecnología: conceptos,


relaciones institucionales y avances mundiales”. Lima: CEPRECYT

Modesto, Montoya (2003). “Apuntes sobre ciencias de la vida”. Lima:


CEPRECYT

Modesto, Montoya (2006). “Optimización del sistema peruano de ciencia y


tecnología”. Lima: UNMSN - Fondo editorial

Modesto, Montoya (2008). “Para cambiar la cultura ambiental”. Revista del club
empresarial. 5(2), 33-34.

Modesto, Montoya (2008). “Partículas masivas agujeros negros”. Diario “El


Comercio”, Vida y Futuro.

Modesto, Montoya (15-19 de diciembre 2009). Academia nuclear de Johnny


Vargas R. Instituto peruano de Energía Nuclear.

Modesto, Montoya (2010). “Indiferencias que retrasan”. Revista del Club


Empresarial. 7(2), 48-49.

Modesto, Montoya (2010). “La innovación en la CADE 2010”. Revista del Club
Empresarial. 7(2), 50.
[Fecha]

Modesto Montoya, Energía Nuclear en el Perú, Enero 28, 2007.

59
Mónica Lara Del Vigo, La energía nuclear a debate: ventajas e inconvenientes
de su utilización.

MOZLEY, Robert Fred. The politics and technology of nuclear proliferation.


Seattle; London: University of Washington Press, 1998.

NERO, A.V.: A guidebook to nuclear reactors.Berkeley ,University of California


Press,1979.

NIETO-GALÁN, A. (2004). “La Naturaleza Nuclear y la ecología del siglo XX”,


en A. Nieto-Galán, Cultura Industrial: Historia y Medio Ambiente (págs. 113 -
118). Barcelona: Rubes.

Parry, R;Steiner, E;Tellefsen, L.;Dietz, M. Química fundamentos


experimentales. Guía del profesor. España. 1974. Editorial Reverté.

Pearson, Nuclear Physics, energy and matter, North-Holland Bodansky D.,


Nuclear energy: principles, practices and prospects, AIP Press.

Peidro Martinez J. Química General en cuestiones con respuestas múltiples.


1988. Editorial Alambra. 1era. edición.

Peña Rodríguez María Fernanda, Ventajas y desventajas de la Química


nuclear.

Petrucci, Ralph H. Química General.1986

Puig Josep, Joaquim Corominas. La Ruta de la Energía. Barcelona: Anthropos.


1990.

Puig, J.La tecnologia nuclear: una fita en el camí cap al control de


lescomunitats. En vv.aa.,Noves tecnologíes. Risc i alternatives (págs. 111-
135).(1986).Barcelona:La Magrana.

Rafael H. Rodríguez Pasqués,Introducción a la tecnología nuclear,EUDEBA


Manuales.Universidad de Texas.1978,Editorial Universitaria de Buenos Aires.

Revista Nuclear, Publicación de la Asociación de Profesionales Nucleares del


Instituto Peruano de Energía Nuclear, volúmenes de los años 1983, 1984,
1985, 1986, 1987.

RUSSEL, J.B.; LARENA, A. Química General, McGraw-Hill, México, 1992.

Samuel Glasstone, Alexander Sesonske. Ingeniería de reactores nucleares.


España. 1990. Editorial Reverté.
[Fecha]

60
Silvia Bulbulian, Eduardo Ordóñez Regil, Suilma M. Fernández Valverde.
Reactores de fisión nuclear de hace miles de millones de años. Volumen 209
de La ciencia para todos. USA. 2005. Editorial Fondo De Cultura Economica
USA.

Simposio internacional, Estocolmo, 2 a 5 de junio, Efectos ambientales de la


industria nuclear.

Sienko M. y Plane D. Química Teórica y Descriptiva. 1973. Editorial Aguilar.

Steven Weinberg,"Partículas Subatómicas", 1985.Editorial Losada.

TANARRO, A.: Radiaciones ionizantes. Servicio de Publicaciones de la J.E.N.


Madrid 1986.

Thomas Engel, Philip Reid. Introducción a la Fisicoquímica: Termodinámica.


2007. Editorial Pearson.

Umland J. y Bellama J. Química General. Editorial ITE Latin América. 2004.


Tercera Edición.

Whitten K. Gailey R. y Davis R. Química General. Editorial Mc Graw Hill.


México. 1992. Segunda edición en español.

[Fecha]

61