Вы находитесь на странице: 1из 4

Pedro Olaechea, presidente de la Comisión Permanente, presentó este jueves una demanda

competencial ante el Tribunal Constitucional (TC) en contra de la decisión del Gobierno


de disolver el Congreso.

Junto a este recurso, Olaechea Álvarez-Calderón solicitó que se dicte una medida
cautelar para dejar sin efecto la resolución suprema con la que el presidente de la
República, Martín Vizcarra, anunció el cierre del Parlamento.

En el documento, se solicita: "Que se declare que el Poder Ejecutivo no tiene competencia


para realizar pedidos de cuestión de confianza respecto a atribuciones que son de
competencia constitucional exclusiva del Congreso de la República, ya que ello
significa menoscabar atribuciones".

Asimismo, pide que se declare que "cuando el Poder Ejecutivo realiza un pedido de
cuestión de confianza, este solo puede ser otorgado por el Congreso de la República de
forma expresa, a través de una votación del Pleno, y no de manera tácita o 'fáctica'".

Anular el cierre del Congreso

También que se declara que la cuestión de confianza debe plantearse, debatirse y someterse
a votación "respetando los procesos establecidos en el Reglamento del Congreso, en
función a sus prerrogativas de autorregulación, las cuales se han visto menoscabadas" por
la forma en que el Poder Ejecutivo solicitó la confianza el pasado 30 de setiembre.

Por todo ello, solicita la nulidad del acto de disolución del Congreso contenido en el
Decreto Supremo N°165-2019-PCM.

El pasado miércoles 2 de octubre, la Comisión Permanente aprobó -con 21 votos a favor,


cero en contra y cero abstenciones- autorizar al entonces presidente del Congreso
interponer una acción para que el TC defina las competencias de ambos poderes del
Estado en el planteamiento de las cuestiones de confianza.

Disuelto el Parlamento, la Comisión Permanente se mantiene en funciones. Este grupo de


trabajo está integrado por los cuatro miembros de la Mesa Directiva y 23 legisladores de las
12 bancadas del Congreso. A ella asisten todos los integrantes titulares y accesitarios.

Pedro Olaechea, presidente de la Comisión Permanente, presentó este jueves una demanda
competencial ante el Tribunal Constitucional (TC) en contra de la decisión del Gobierno
de disolver el Congreso.

Junto a este recurso, Olaechea Álvarez-Calderón solicitó que se dicte una medida
cautelar para dejar sin efecto la resolución suprema con la que el presidente de la
República, Martín Vizcarra, anunció el cierre del Parlamento.

En el documento, se solicita: "Que se declare que el Poder Ejecutivo no tiene competencia


para realizar pedidos de cuestión de confianza respecto a atribuciones que son de
competencia constitucional exclusiva del Congreso de la República, ya que ello
significa menoscabar atribuciones".

Asimismo, pide que se declare que "cuando el Poder Ejecutivo realiza un pedido de
cuestión de confianza, este solo puede ser otorgado por el Congreso de la República de
forma expresa, a través de una votación del Pleno, y no de manera tácita o 'fáctica'".

Anular el cierre del Congreso

También que se declara que la cuestión de confianza debe plantearse, debatirse y someterse
a votación "respetando los procesos establecidos en el Reglamento del Congreso, en
función a sus prerrogativas de autorregulación, las cuales se han visto menoscabadas" por
la forma en que el Poder Ejecutivo solicitó la confianza el pasado 30 de setiembre.

Por todo ello, solicita la nulidad del acto de disolución del Congreso contenido en el
Decreto Supremo N°165-2019-PCM.

El pasado miércoles 2 de octubre, la Comisión Permanente aprobó -con 21 votos a favor,


cero en contra y cero abstenciones- autorizar al entonces presidente del Congreso
interponer una acción para que el TC defina las competencias de ambos poderes del
Estado en el planteamiento de las cuestiones de confianza.

Disuelto el Parlamento, la Comisión Permanente se mantiene en funciones. Este grupo de


trabajo está integrado por los cuatro miembros de la Mesa Directiva y 23 legisladores de las
12 bancadas del Congreso. A ella asisten todos los integrantes titulares y accesitarios.

Pedro Olaechea, presidente de la Comisión Permanente, presentó este jueves una demanda
competencial ante el Tribunal Constitucional (TC) en contra de la decisión del Gobierno
de disolver el Congreso.

Junto a este recurso, Olaechea Álvarez-Calderón solicitó que se dicte una medida
cautelar para dejar sin efecto la resolución suprema con la que el presidente de la
República, Martín Vizcarra, anunció el cierre del Parlamento.

En el documento, se solicita: "Que se declare que el Poder Ejecutivo no tiene competencia


para realizar pedidos de cuestión de confianza respecto a atribuciones que son de
competencia constitucional exclusiva del Congreso de la República, ya que ello
significa menoscabar atribuciones".

Asimismo, pide que se declare que "cuando el Poder Ejecutivo realiza un pedido de
cuestión de confianza, este solo puede ser otorgado por el Congreso de la República de
forma expresa, a través de una votación del Pleno, y no de manera tácita o 'fáctica'".

Anular el cierre del Congreso


También que se declara que la cuestión de confianza debe plantearse, debatirse y someterse
a votación "respetando los procesos establecidos en el Reglamento del Congreso, en
función a sus prerrogativas de autorregulación, las cuales se han visto menoscabadas" por
la forma en que el Poder Ejecutivo solicitó la confianza el pasado 30 de setiembre.

Por todo ello, solicita la nulidad del acto de disolución del Congreso contenido en el
Decreto Supremo N°165-2019-PCM.

El pasado miércoles 2 de octubre, la Comisión Permanente aprobó -con 21 votos a favor,


cero en contra y cero abstenciones- autorizar al entonces presidente del Congreso
interponer una acción para que el TC defina las competencias de ambos poderes del
Estado en el planteamiento de las cuestiones de confianza.

Disuelto el Parlamento, la Comisión Permanente se mantiene en funciones. Este grupo de


trabajo está integrado por los cuatro miembros de la Mesa Directiva y 23 legisladores de las
12 bancadas del Congreso. A ella asisten todos los integrantes titulares y accesitarios.

Pedro Olaechea, presidente de la Comisión Permanente, presentó este jueves una demanda
competencial ante el Tribunal Constitucional (TC) en contra de la decisión del Gobierno
de disolver el Congreso.

Junto a este recurso, Olaechea Álvarez-Calderón solicitó que se dicte una medida
cautelar para dejar sin efecto la resolución suprema con la que el presidente de la
República, Martín Vizcarra, anunció el cierre del Parlamento.

En el documento, se solicita: "Que se declare que el Poder Ejecutivo no tiene competencia


para realizar pedidos de cuestión de confianza respecto a atribuciones que son de
competencia constitucional exclusiva del Congreso de la República, ya que ello
significa menoscabar atribuciones".

Asimismo, pide que se declare que "cuando el Poder Ejecutivo realiza un pedido de
cuestión de confianza, este solo puede ser otorgado por el Congreso de la República de
forma expresa, a través de una votación del Pleno, y no de manera tácita o 'fáctica'".

Anular el cierre del Congreso

También que se declara que la cuestión de confianza debe plantearse, debatirse y someterse
a votación "respetando los procesos establecidos en el Reglamento del Congreso, en
función a sus prerrogativas de autorregulación, las cuales se han visto menoscabadas" por
la forma en que el Poder Ejecutivo solicitó la confianza el pasado 30 de setiembre.

Por todo ello, solicita la nulidad del acto de disolución del Congreso contenido en el
Decreto Supremo N°165-2019-PCM.

El pasado miércoles 2 de octubre, la Comisión Permanente aprobó -con 21 votos a favor,


cero en contra y cero abstenciones- autorizar al entonces presidente del Congreso
interponer una acción para que el TC defina las competencias de ambos poderes del
Estado en el planteamiento de las cuestiones de confianza.

Disuelto el Parlamento, la Comisión Permanente se mantiene en funciones. Este grupo de


trabajo está integrado por los cuatro miembros de la Mesa Directiva y 23 legisladores de las
12 bancadas del Congreso. A ella asisten todos los integrantes titulares y accesitarios.

Pedro Olaechea, presidente de la Comisión Permanente, presentó este jueves una demanda
competencial ante el Tribunal Constitucional (TC) en contra de la decisión del Gobierno
de disolver el Congreso.

Junto a este recurso, Olaechea Álvarez-Calderón solicitó que se dicte una medida
cautelar para dejar sin efecto la resolución suprema con la que el presidente de la
República, Martín Vizcarra, anunció el cierre del Parlamento.

En el documento, se solicita: "Que se declare que el Poder Ejecutivo no tiene competencia


para realizar pedidos de cuestión de confianza respecto a atribuciones que son de
competencia constitucional exclusiva del Congreso de la República, ya que ello
significa menoscabar atribuciones".

Asimismo, pide que se declare que "cuando el Poder Ejecutivo realiza un pedido de
cuestión de confianza, este solo puede ser otorgado por el Congreso de la República de
forma expresa, a través de una votación del Pleno, y no de manera tácita o 'fáctica'".

Anular el cierre del Congreso

También que se declara que la cuestión de confianza debe plantearse, debatirse y someterse
a votación "respetando los procesos establecidos en el Reglamento del Congreso, en
función a sus prerrogativas de autorregulación, las cuales se han visto menoscabadas" por
la forma en que el Poder Ejecutivo solicitó la confianza el pasado 30 de setiembre.

Por todo ello, solicita la nulidad del acto de disolución del Congreso contenido en el
Decreto Supremo N°165-2019-PCM.

El pasado miércoles 2 de octubre, la Comisión Permanente aprobó -con 21 votos a favor,


cero en contra y cero abstenciones- autorizar al entonces presidente del Congreso
interponer una acción para que el TC defina las competencias de ambos poderes del
Estado en el planteamiento de las cuestiones de confianza.

Disuelto el Parlamento, la Comisión Permanente se mantiene en funciones. Este grupo de


trabajo está integrado por los cuatro miembros de la Mesa Directiva y 23 legisladores de las
12 bancadas del Congreso. A ella asisten todos los integrantes titulares y accesitarios.