Вы находитесь на странице: 1из 6

Canchachi Escobedo Lisbeth Rosmery – Enfermeria VI Día Oncología

CÁNCER DE CUELLO UTERINO


El cáncer de cuello uterino es un tipo de cáncer que se
produce en las células del cuello del útero (la parte baja
del útero que se conecta con la vagina).
Varias cepas del virus del papiloma humano (VPH), una
infección de transmisión sexual, tienen un rol importante
en la aparición de la mayoría de los tipos de cáncer de
cuello uterino.

Al ser expuesta al VPH, el sistema inmunitario de la mujer


normalmente impide que el virus produzca algún daño.
Sin embargo, en un pequeño grupo de mujeres, el virus
sobrevive durante años, lo que contribuye al proceso que
provoca que algunas células de la superficie del cuello
uterino se transformen en células cancerígenas.

Síntomas

Por lo general, el cáncer de cuello uterino en su fase


inicial no produce signos ni síntomas. Los signos y
síntomas del cáncer de cuello uterino en una fase más
avanzada incluyen los siguientes:

 Sangrado vaginal tras mantener relaciones sexuales, entre un una menstruación y otra,
o después de la menopausia, sangrado y manchado entre periodos y periodos
menstruales que duran más tiempo o con sangrado más profuso de lo usual. También
puede ocurrir sangrado después de una ducha vaginal o después del examen pélvico.
 Secreción vaginal líquida y sanguinolenta que puede ser espesa y tener mal olor
 Dolor pélvico o durante las relaciones sexuales

Causas

El cáncer de cuello de útero comienza cuando las células normales sufren un cambio genético
(mutación) que las convierte en células anormales.

Las células normales crecen y se multiplican a una velocidad constante y, eventualmente,


mueren en un momento determinado. Las células cancerosas crecen y se multiplican sin
control y no mueren. La acumulación de células anormales forma una masa (tumor). Las
células cancerosas invaden los tejidos aledaños y pueden desprenderse de un tumor para
expandirse (formar metástasis) en otras partes del cuerpo.

No queda claro cuál es la causa del cáncer de cuello de útero, pero, definitivamente, el virus
del papiloma humano (VPH) participa en el proceso. El VPH es muy frecuente, y la mayoría
Canchachi Escobedo Lisbeth Rosmery – Enfermeria VI Día Oncología

de las mujeres que tienen el virus nunca padecen cáncer de cuello de útero. Esto significa que
otros factores —como el entorno o tu estilo de vida— también determinan si tú lo padecerás.

Tipos de Cáncer de Cuello Uterino


Los cánceres de cuello uterino y los precánceres se clasifican según el aspecto que presentan
al observarlos con un microscopio. Los dos tipos más comunes de cánceres de cuello uterino
son el carcinoma de células escamosas y el adenocarcinoma.

 La mayoría (9 de 10 casos) de los cánceres de cuello uterino son carcinomas de células


escamosas. Estos cánceres se originan de células en el exocérvix y las células
cancerosas tienen características de las células escamosas cuando se observan con un
microscopio. Los carcinomas de células escamosas se originan con mayor frecuencia
en la zona de transformación (donde el exocérvix se une al endocérvix).
 La mayoría de los otros cánceres cervicales son adenocarcinomas. Los
adenocarcinomas son cánceres que se originan de células glandulares. El
adenocarcinoma cervical se origina en las células de las glándulas productoras de
mucosidad del endocérvix. En los últimos 20 a 30 años, se ha notado que los
adenocarcinomas cervicales parecen ser cada vez más comunes.
 Con menor frecuencia, el cáncer de cuello uterino tiene características tanto de los
carcinomas de células escamosas como de los adenocarcinomas. Estos tumores se
llaman carcinomas adenoescamosos o carcinomas mixtos.
Aunque casi todos los cánceres de cuello uterino son carcinomas de células escamosas o
adenocarcinomas, otros tipos de cáncer también se pueden desarrollar en el cuello uterino.
Estos otros tipos, tal como melanoma, sarcoma y linfoma, ocurren con más frecuencia en
otras partes del cuerpo.

Factores de Riesgo de Cancer Cervical


1. Infección por VPH
o El VPH puede infectar a las células de la superficie de la piel, y aquellas que revisten
los genitales, el ano, la boca y la garganta, pero no puede infectar la sangre o los
órganos internos como el corazón o los pulmones.
o El VPH se puede transmitir de una persona a otra durante el contacto con la piel.
Una forma en la que el VPH se transmite es mediante la actividad sexual, incluyendo
el sexo vaginal, anal y hasta oral.
Los diferentes tipos de VPH causan verrugas en diferentes partes del cuerpo.
Canchachi Escobedo Lisbeth Rosmery – Enfermeria VI Día Oncología

2. Tabaquismo
Las fumadoras tienen aproximadamente el doble de probabilidades respecto a las no
fumadoras de padecer cáncer de cuello uterino. Se han detectado subproductos del
tabaco en la mucosidad cervical de mujeres fumadoras. Los investigadores creen que
estas sustancias dañan el ADN de las células en el cuello uterino y pueden contribuir al
origen del cáncer de cuello uterino. Además, fumar hace que el sistema inmunitario sea
menos eficaz en combatir las infecciones con VPH.
3. Sistema Inmunitario Debilitado
En las mujeres infectadas con VIH, un precáncer de cuello uterino puede transformarse
en un cáncer invasivo con mayor rapidez de la normal.
4. Múltiples compañeros de sexo en ambos
5. Coitaquia a edad precoz, es decir la edad en que se establece la primera relación
heterosexual con penetración
6. Uso de anticonceptivos orales largo tiempo
La investigación sugiere que el riesgo de cáncer de cuello uterino aumenta mientras más
tiempo una mujer tome las píldoras, pero el riesgo se reduce nuevamente después de
suspender las píldoras, y regresa a lo normal aproximadamente 10 años después de
suspenderlas.
7. Multiparidad
Nadie sabe realmente la razón de esto. Además, algunos estudios han indicado que los
cambios hormonales durante el embarazo podrían causar que las mujeres sean más
susceptibles a infección con VPH o crecimiento tumoral. También se cree que las mujeres
embarazadas podrían tener sistemas inmunitarios más débiles, lo que permite la
infección con VPH y crecimiento tumoral.
8. Ciertos factores dietéticos
Las mujeres con una alimentación que no incluya suficientes frutas, ensaladas y verduras
pueden tener un mayor riesgo de cáncer de cuello uterino.
9. No haber tenido PAP antes
10. Previos episodios de EST** (Herpes-Verrugas -Clamidia)
La infección con clamidia puede causar inflamación de la pelvis que puede conducir a la
infertilidad. Algunos estudios han indicado que las mujeres cuyos resultados de análisis
de sangre y mucosidad del cuello uterino muestran evidencia de una infección pasada o
actual con clamidia tienen mayor riesgo de cáncer de cuello uterino.
11. Educación e ingresos de bajo nivel
12. Antecedentes familiares de cáncer de cuello uterino
13. Grupo etareos mayores
Canchachi Escobedo Lisbeth Rosmery – Enfermeria VI Día Oncología

Prevención
o Vacúnate contra el virus del papiloma humano (VPH). La vacuna está disponible para niñas y
mujeres de 9 a 26 años. La vacuna es más eficaz si se administra a las niñas antes de ser
sexualmente activas.
o Hazte exámenes de Papanicolaou. Los exámenes de Papanicolaou pueden detectar afecciones
precancerosas del cuello uterino, a fin de controlarlas o tratarlas para prevenir el cáncer de cuello
uterino. La mayoría de las organizaciones médicas recomiendan que las mujeres comiencen a
hacerse exámenes de Papanicolaou de rutina a partir de los 21 años y los repitan cada pocos años.
o Practica el sexo seguro. Usar preservativos, tener menos parejas sexuales y retrasar el inicio de
las relaciones sexuales puede reducir el riesgo de cáncer de cuello uterino.
o No fumes.

PAPANICOLAOU
Es un procedimiento que se usa para la obtención de células del cuello uterino con el fin de observarlas
con un microscopio y así detectar si hay cáncer y precáncer. Ésta prueba es recomendada para todas
las mujeres entre 21 y 29 años. Si sus resultados son normales, es posible que su médico le diga que
no necesita hacerse otra prueba de Papanicolaou durante los próximos tres años. Es importante que
las mujeres de 21-65 años continúen haciéndose la prueba de Papanicolaou y/o de VPH según las
indicaciones del médico, aun cuando piensen que ya no están en edad para tener hijos o no sean
sexualmente activas.

Procedimiento
1. El médico primero coloca un espéculo dentro de la vagina. Este instrumento de metal o plástico
mantiene la vagina abierta, de manera que el cuello uterino pueda verse bien.
2. Seguidamente se obtiene, mediante raspado ligero, una muestra de células y mucosidad del
ectocérvix con una pequeña espátula.
3. Se inserta en la abertura del cuello uterino un pequeño cepillo o una torunda de algodón para
tomar una muestra del endocérvix. Si se extirpó su cuello uterino (debido a cervicectomía o
histerectomía) como parte del tratamiento del cáncer de cuello uterino o precáncer, la muestra
se tomará de las células de la parte superior de la vagina (conocida como el manguito vaginal).
4. Entonces, las muestras se preparan para que se puedan observar al microscopio en el laboratorio.

Una de las limitaciones de la prueba de Papanicolaou consiste en que los resultados


necesitan ser examinados por el ojo humano, por lo que no siempre es posible un análisis
preciso de cientos de miles de células en cada muestra. Ingenieros, científicos y doctores
están trabajando en conjunto para mejorar esta prueba. Debido a que es posible que se
pasen por alto algunas anomalías (aunque las muestras sean observadas en los mejores
laboratorios), es recomendable hacerse esta prueba con la frecuencia recomendada
Canchachi Escobedo Lisbeth Rosmery – Enfermeria VI Día Oncología

Resultados de Papanicolaou
El sistema utilizado más ampliamente para describir los resultados de la prueba de
Papanicolaou es el Sistema Bethesda (TBS, por sus siglas en inglés). Existen tres categorías
principales, algunas de las cuales se dividen en sub-categorías:

o Negativo para lesiones intraepiteliales o cáncer


Esta categoría significa que no se detectaron signos de cáncer, precáncer, ni alguna otra
anomalía significativa. Se pueden detectar hallazgos que no tengan que ver con el cáncer
de cuello uterino, como, por ejemplo, signos de infecciones con hongos, herpes o
Trichomonas vaginalis (un parasito microscópico). En algunos casos las muestras
también pudieran mostrar “cambios celulares reactivos”, que son la forma en que las
células del cuello uterino aparecen cuando existe infecciones u otras irritaciones.

o Anomalías de las células epiteliales


Esto significa que las células que recubren el cuello uterino o la vagina muestran cambios
que pudieran ser indicativos de cáncer o de alguna afección precancerosa. Esta categoría
se divide en varios grupos para las células escamosas y las células glandulares.

1. Anomalías de células escamosas


Células escamosas atípicas (ASC)Esta categoría incluye dos tipos de anomalías:

 Células escamosas atípicas de importancia incierta (ASC-US): cuando existen


células que lucen anormales, pero que no es posible saber si esto se debe a
infección, irritación o es un precáncer. La mayor parte del tiempo, las células
identificadas como ASC-US no son precancerosas, aunque se requiere de más
pruebas para confirmar esto.
 Células escamosas atípicas en las que el alto grado de lesión intraepitelial
escamosa (HSIL) no puede ser excluido (ASC-H): cuando las células parecen
anormales, pero causa más preocupación que se trate de un posible precáncer
que requiera más pruebas y que podría necesitar tratamiento.
Canchachi Escobedo Lisbeth Rosmery – Enfermeria VI Día Oncología

Lesiones intraepiteliales escamosas (SIL) Estas anomalías se dividen en dos


categorías:

 En SIL de bajo grado (LSIL): las células que se ven ligeramente anormales.
 En SIL de alto grado (HSIL): las células se ven significativamente anormales y
son menos propensas que las LSIL a desaparecer sin ningún tratamiento.
También son más propensas a convertirse en cáncer con el pasar del tiempo si
no se recibe tratamiento.

Si los resultados de una prueba de Papanicolaou indican SIL, se requiere de más


pruebas. Esto se aborda en Evaluación de los resultados anormales de la prueba de
Papanicolaou. Si se requiere tratamiento, este puede curar la mayoría de las SIL y
prevenir que se origine un cáncer verdadero.

Carcinoma de células escamosas: este resultado significa que la mujer tiene


mayores probabilidades de padecer un cáncer invasivo. Se estarán realizando
estudios adicionales para asegurarse del diagnóstico antes de que se pueda planear
el tratamiento.

2. Anomalías de células glandulares


 Células glandulares atípicas: cuando las células glandulares no lucen normales,
pero tienen características que causan inquietud sobre la posible presencia de
un cáncer. En este caso, la paciente debe someterse a pruebas adicionales.
 Adenocarcinoma: los cánceres de las células glandulares se llaman
adenocarcinomas. En algunos casos, el patólogo que examina las células puede
indicar si el adenocarcinoma comenzó en el endocérvix, en el útero
(endometrio) o en alguna otra parte del cuerpo.

o Otras neoplasias malignas.


Esta categoría es para otros tipos de cáncer que casi nunca afectan al cuello uterino,
tales como el melanoma maligno, los sarcomas y los linfomas.