Вы находитесь на странице: 1из 3

Seder para Januca

1. "Lehadlik"
Baruj atá Adonai, elohenu melej haolam, asher kideshanu bemitzvotav, vetzivanu
lehadlik ner Hanukáh

Bendito eres Tú, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del Universo, que nos santificaste
con Tus preceptos y nos ordenaste las luces de Hanukáh)

2. "Sheasá nisim"
Baruj atá Adonai, elohenu melej haolam, sheasá nisim laavotenu baiamim hahem
bazeman hazé.

(Bendito eres Tú, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del Universo, que obraste milagros
con nuestros padres en tiempos pasados, en esta época.)

3. "Shehejeianu".
Baruj atá Adonai, elohenu melej haolam, shehejeianu bekiyemanu, vehigianu
lazeman hazé.

(Bendito eres Tú, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del Universo, que nos preservaste la
vida, nos conservaste y nos permitiste llegar a este tiempo)

Hanerot halalu anajnu madlikín al hanisim ve'al hateshuot ve'al haniflaot she'asita
laabotenu al yedé kohaneja hakedoshim, vejol shemonat yemé Januká hanerot
halalu kódesh hem, veen lanu reshut lehishtamesh bahem ela lir otam bilbad, kede
lehodot lishmeja al niseja venifleoteja vishu'oteja

Estas candelas nosotros las encendemos por los milagros, la liberación, los actos
poderoso, las salvaciones, los prodigios y las consolaciones que Tú hiciste por
nuestros ancestros en aquellos días en esta época por medio de Tus santos
Kohanim. Durante estos ocho días, estas candelas son consagradas y no tenemos
permiso para usarlas en otros fines, sino solamente para contemplarlas, con el
propósito de alabar Tu Nombre por Tus milagros, Tus prodigios y Tus salvaciones.
SALMO 30

Mizmór shir janukát habáyt Ledavíd.

Aromimjá Adonáy ki dilitáni, velo-simájta oyebáy

Adonáy eloháy, shivá 'ti eléja vatirpaéni.

Adonáy he'elíta min-sheóI nafshí, jiytáni miyaredí bor.

Zamerú Ladoná y hasidav, vehodú lezéjer kodshó.

Ki réga' beapó iaím birtsonó , ba'é reb yalín béji velabó qer riná.

Vaaní amárti beshalví, bal-emót le'olám.

Adonáy birtsonejá he'emádta leharerí 'oz, histárta fanéja haíti nibháI.

Eléja Adonáy eqrá , veel-Adonáy etjanán.

Ma bétsa' bedamí beridtí el shájat, hayodejá 'afár, hayaguíd emiteja.

Shema'-Adonáy valonéni, Adonáy heyé 'ozér

Hafájta mispedí lemajól li, pifájta seguí, vateazeréni simjá

Lemá 'an yezamerjá jabód veló idóm, Adonáy elohá y le'olám odéka.

SALMO 30

Salmo. Canción por la inauguración de la Casa. De David.

Te enalteceré, ¡oh Eterno!, porque me has elevado, y no dejaste que mis enemigos
se alegren por mí.

¡Eterno, mi Dios! A Ti he clamado y Tú me has curado.

¡Eterno! Rescataste mi alma del Sheol, preservaste mi vida de bajar a la tumba.

Load al Eterno, Sus fíeles, y alabad Su santo nombre.

Porque Su furor sólo (dura) un instante, y cuando es Su voluntad, hay vida. (puede
que uno) Por la noche se acueste llorando y por la mañana (encuentre la) alegría.

Y yo dije en mi quietud: "No tambalearé jamás".


¡Eterno! Por Tu voluntad me hiciste fuerte como una montaña, pero cuando
ocultaste Tu presencia, estuve aterrado.

A Ti Te invoco, Eterno. Al Eterno le suplico.

¿Qué provecho habrá de mi sangre, de mi descenso a la tumba? ¿Acaso Te loará el


polvo?, ¿declarará Tu verdad?

Escucha, ¡oh Eterno!, y apiádate de mí. Sé Tú mi ayuda, Eterno.

Convertiste mi duelo en danzas; abriste mi saco de duelo y me vestiste de alegría,

Para que Te cante canciones de honor y no calle. ¡Oh Eterno, mi Dios! Te loaré para
siempre.

HANUKÁH

"Nes gadol haiá sham"

Un gran milagro ocurrió allí