Вы находитесь на странице: 1из 7

LEY Nº 757/2002 – CABA es la LEY DE PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO PARA LA DEFENSA DE LOS

DERECHOS DEL CONSUMIDOR Y DEL USUARIO, será allí el lugar para poder denunciar .
En Nación no se puedo pedir DAÑO DIRECTO, no se puedo pedir reparación, es la Secretaría de Comercio
Interior dependiente del Ministerio de Economía y Producción, será la autoridad nacional de aplicación de
esta ley, salvo por la figura de auditor (hoy no está el auditor en sus funciones) solo lo puedo hoy hacer la
denuncia en el CGP .

ARTICULO 40 bis: DAÑO DIRECTO es todo perjuicio o menoscabo al derecho del usuario o consumidor,
susceptible de apreciación pecuniaria, ocasionado de manera inmediata sobre sus bienes o sobre su persona,
como consecuencia de la acción u omisión del proveedor de bienes o del prestador de servicios.
Los organismos de aplicación, mediante actos administrativos, fijarán las indemnizaciones para reparar los
daños materiales sufridos por el consumidor en los bienes objeto de la relación de consumo.
Esta facultad sólo puede ser ejercida por organismos de la administración que reúnan los siguientes requisitos:
a) la norma de creación les haya concedido facultades para resolver conflictos entre particulares y la
razonabilidad del objetivo económico tenido en cuenta para otorgarles esa facultad es manifiesta;
b) estén dotados de especialización técnica, independencia e imparcialidad indubitadas;
c) sus decisiones estén sujetas a control judicial amplio y suficiente.
Este artículo no se aplica a las consecuencias de la violación de los derechos personalísimos del consumidor,
su integridad personal, su salud psicofísica, sus afecciones espirituales legítimas, las que resultan de la
interferencia en su proyecto de vida ni, en general, a las consecuencias no patrimoniales.
Establecía ante un tope de 5 canastas básicas, no se indemnización sobre derechos personalísimos, no reunía
las características para la aplicación, que estén dotados de especialización técnica, independencia e
imparcialidad indubitadas; inc B.
Estos inc., son incluidos por la CORTE SUPREMA DE LA NACION, en el caso fallo angel estrada.

FALLO ANGEL ESTRADA – Esta empresa, por los corte de luz y compra electrógenos, es usuario y como
usuario reclama en ENRE, y este indemnizar a esta empresa, se hizo recursos hasta llegar a la corte.
La corte dice que tendría que haber reclamado por la vía que corresponde en el fuero civil y comercial, y la
misma corte se pregunta - puede indemnizar el ENTE?, SI PUEDE y es así que suma estos inc. del art 40 bis, ósea
puede si se cumplen estos inc., pero realmente la facultad la tiene el juez no el ejecutivo.
En su resolutorio deja en claro que el otorgamiento de facultades jurisdicción le a órganos de la administración,
en la base de lo art 18 y art 109 de la CN, de defensa en juicio y de prohibición de ejercicio de funciones
judiciales por el poder ejecutivo de la nación respectivamente, la Corte Suprema de justicia de la nación tiene
dicho que “tales principios constitucionales quedan a salvo siempre y cuando los organismos dotados de
jurisdicción para resolver conflictos entre particulares hayan sido creados por ley, su independencia e
imparcialidad estén aseguradas, el objetivo económico y político tenido en cuenta por legislador para crearlos (y
restringir así la jurisdicción que la CN atribuye a la justicia ordinaria haya sido razonable y además sus
decisiones estén sujetos a control judicial amplia y suficiente”. (Lo que dice art 40bis)
El art 22 de la ley 26993, establece que los AUDITORIES en las relaciones de consumo se constituirán como
autoridad independiente.
Este art 40 bis demuestra que es exclusiva de la administrativa, no la judicial.
Que reparación? La que dice el art 40 primer párrafo. Uno puedo decir: como no quiero JUDICIALIZAR me
conformo con esta reparación.
Ultimo párrafo explica dice que está limitada – “Este artículo no se aplica a las consecuencias de la violación
de los derechos personalísimos del consumidor, su integridad personal, su salud psicofísica, sus afecciones
espirituales legítimas, las que resultan de la interferencia en su proyecto de vida ni, en general, a las
consecuencias no patrimoniales”.
Y es importante que elimine el tope indemnizatorio, DAÑO DIRECTO por vía administrativa en CABA.

1
IMPORTANTE – lo que dice la cátedra
EL ART 40 BIS - Se repara exclusivamente el daño material que sufre el consumidor, no se
repara ningún derecho personalísimo, no tiene ningún tope indemnizatorio, es exclusivo de la
autoridad de aplicación administrativa y establece los criterios del inc. que dice la corte que son
para que la autoridad administrativa puede indemnizar.
El DAÑO MATERIAL no se puede por vía administrativa debe ser por vía judicial (gastos extras).
SIEMPRE EN ESTOS FALLOS SERAN PROVEEDORES el que apela
DAÑO PUNITIVO EN SEDE JUDICIAL
Es exclusiva en sede judicial, la única manera es desde la relación de consumo, por eso la importancia cual es la
relación de consumo si se cumple o no entre el proveedor y el consumidor.
ARTICULO 52 bis: DAÑO PUNITIVO. Al proveedor que no cumpla sus obligaciones legales o
contractuales con el consumidor, a instancia del damnificado, el juez podrá aplicar una multa civil a
favor del consumidor, la que se graduará en función de la gravedad del hecho y demás circunstancias del
caso, independientemente de otras indemnizaciones que correspondan.
Cuando más de un proveedor sea responsable del incumplimiento responderán todos solidariamente ante
el consumidor, sin perjuicio de las acciones de regreso que les correspondan. La multa civil que se imponga
no podrá superar el máximo de la sanción de multa prevista en el artículo 47, inciso b) de esta ley.
(Artículo incorporado por art. 25 de la Ley N° 26.361 B.O. 7/4/2008)
SE INCORPORACION DEL DAÑO PUNITIVO
CATEDRA dice que – párrafo 1 - EL PROVEEDOR – igual que el art 40 bis que con el mero incumplimiento
contractual, nos habla de lo punitivo, la norma que se aplica esta figura.
Cuando hago la denuncia y al pedir un DAÑO DIRECTO, también se tiene una aplicación en la sede
administrativa una multa y en la misma resolución se establece la reparación para el consumidor aplicando la
figura del daño directo.
Lo tiene que pedir el abogado para que se aplique la multa civil. No tiene nada que ver con otras reparaciones
que ya conocemos (daño moral, psicológico, lucro cesante, daño material, etc).
Responden solidariamente, también se suma para el daño punitivo.
Y la multa puede llegar a 5.000.000 pesos – art 47 inc b.

FALLO - FORD PINTO


FALLO – Rodríguez Silvana Alicia c/ Financiera Argentina sa s/sumarísimo
FALLO CASTELLI – formula matemática

FACTOR DE ATRIBUCION – ART 52 BIS - Es otro problema - objetivo o subjetivo.


Objetivo - El mero incumplimiento es suficiente para la aplicación de esta figura,
Subjetivo – que se cumpla dolo culpa grave.
EJEMPLO
a) FALLO – Tucumán – Estefanía sala II c/ Quilmes
b) FALLO – cordoba – TEJEIRO LUIS MARIANOC/QUILMES
FALLO Rodríguez Silvana (YA HABLADO anteriormente)
FALLO Bonet
FALLO – cámara de apelaciones – casadiet Gerardo c/ RESOL YPF
FALLO – CASAS RAMON C/FRAVEGA

2
CRITICA AL ART 52 BIS
DAÑO PUNITIVO - Hay quieren dicen que la causa mismo del art exige una multa civil, un derecho
administrativo sancionador y otros dicen que derecho civil tiene su propia sanción en el código y no un sanción
penal que castiga porque debe ser por este medio (derecho administrativo).
El principio establezca con incumplimiento habilite al consumidor de denunciar y así ser sancionada la
empresa.
Por el monto de multa es elevado, mucho o poco de la gravedad del hecho y la empresa como esta posesionada
en el mercado.

FALLO
a) FALLO – Tucumán – Estefanía sala II c/ Quilmes
Daños y prejuicios - Se aplica la multa por 500.000, por falta de control en el proceso, el juez confirma que la
empresa debe prevenir y evitar estos hechos. Al ver un potencial de daño, puede perjudicial a otros, (fallo en
contra de un fallo de córdoba) si efectivamente en la producción hubo este ingreso de la pila, hay una falta de
control, el control fallo y hubo culpa grave de la empresa.
b) FALLO – TRIBUNAL SUPERIOR DE PROV – TEJEIRO LUIS MARIANOC/QUILMES
En este caso, no hubo malicia, ni negligencia grosera, porque crédito un control de calidad exhaustiva.

Daño Punitivo1 (52bis): Un mismo hecho, dos miradas


No hace falta mencionar que el derecho no es ciencia exacta. Lo apasionante de esta, es su versatilidad, y la
diferencia de principios entre sus diferentes ramas que lo integran. En el denominado derecho de daños, tal
como se enseña en la Universidad, tiene su principio en el deber de no dañar, pero en el caso que ello suceda,
ese daño debe ser reparado por el causante del mismo.
En el derecho de consumidor encontramos en el Art. 52 bis de la Ley 24.240, la aplicación de un DAÑO,
que en el sentido estricto del instituto no es un resarcimiento (se lo denomina multa civil y por ello trae tanta
discusión detrás), que puede aplicarse aun ante la ausencia del daño. Los civilistas no están de acuerdo con la
aplicación de este instituto, razón por la cual analizaremos la aplicación del mismo por la Justicia en 2 fallos de
Cámaras, en donde el hecho en cuestión es casi el mismo pero la resolución tomada por los Jueces es
totalmente opuesta.

Fallo - “ESTEBAN, NOELIA ESTEFANÍA C/ CERVECERÍA Y MALTERÍA QUILMES S.A.I.C.A.G. S/ DAÑOS Y


PERJUICIOS” (Expte. Nº 917/12 Fallo de Sala II de la Excma. Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial
Común del Centro Judicial de la Capital de la provincia de Tucumán), se condeno a la demandada al pago de la
suma de $500.000 (la más alta aplicada hasta el momento mediante este instituto) a favor de la actora, una
mujer que encontró una pila alcalina AAA dentro de una botella de gaseosa 7up.
Los jueces sostuvieron que el hecho que en un envase, el cual contiene un producto destinado al
consumo humano se encuentre un cuerpo extraño, ya sea o no nocivo para la salud, pone en evidencia la
SINGULAR POTENCIALIDAD DAÑOSA (evento que aún no se dio y no se sabe si se va a dar) del acontecimiento,
como consecuencia de la falta de control por parte del fabricante y embotellador.
En esa línea, los magistrados afirmaron que la pila alcalina Eveready AAA llegó al interior de la botella de Seven
Up de 1,25 litro por la negligencia grave y culpable de la demandada.
Los camaristas dejaron en claro en su fallo, que hay que tener “tolerancia cero” en estas fallas en las líneas de
producción, cuando se trata de productos para consumo humano.

1
https://dpicuantico.com/area_diario/doctrina-en-dos-paginas-diario-consumidores-y-usuarios-nro-134-03-10-2017/

3
En contraposición
FALLO, “TEJEIRO LUIS MARIANO C/ QUILMES S.A.I.C.A.G. - LA CÁMARA CIVIL Y COMERCIAL DE APELACIONES
DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA”, revocó la sentencia de primera instancia, en la cual se había condenado a la
demandada al pago de $2.000.000 por daño punitivo a favor del actor.
En los hechos, el Actor había adquirido una gaseosa en un kiosco. Al intentar abrirla, advirtió que en su interior
flotaba un cuerpo extraño. Entonces, dejó la botella de vidrio -que era un envase retornable- en reposo y el
cuerpo comenzó a subir, haciéndose plenamente visible al llegar a la superficie: se trataba de un sobre de
preservativos color plateado cuya leyenda expresaba: “Aloe vera – Gel íntimo”.
Los camaristas sostuvieron que: “… para la imposición de la multa civil a que se refiere el art. 52 bis L.D.C., no
bastan como en aquel caso las circunstancias que autorizan a atribuir objetivamente la responsabilidad al
proveedor por su calidad de tal, sino que es necesario que concurra un reproche subjetivo de gravedad tal
que torne conveniente adoptar esa medida excepcional con el objeto de disuadir al dañador de la actitud que
ha generado el ilícito, para evitar que continúe repitiéndose…“. Asimismo, continuaron con sus fundamentos:
“Desde esta perspectiva, mientras el solo hecho objetivo comprobado de que la botella de Pepsi que adquirió el
actor tiene un vicio que la hace impropia para su destino y que la demandada no ha acreditado culpa ajena
como eximente de su responsabilidad, son motivos suficientes para que prospere la acción por la que se
persigue el resarcimiento del daño, esas mismas circunstancias no bastan para que se torne aplicable en el caso
la multa civil peticionada. En efecto, considero que la demandada ha demostrado que en el proceso de
producción y embotellamiento de la bebida gaseosa que nos ocupa, adopta las medidas de precaución para
preservar la higiene y calidad del producto que se requieren conforme a parámetros internacionales.”.

En resumidas cuentas, los magistrados expusieron que no hubo daño, y que la empresa cumplió con todos
los requisitos para evitarlo, por ende no hay razón para aplicar el instituto del daño punitivo.
Como se desprende de los fallos en referencia, vemos una misma situación, con dos miradas opuestas.

Desde el principio pro consumidor, y de las directivas de la Ley Especial, la Cámara de Tucumán ha avanzado en
materia de protección, ya que como se desprende del análisis de los fundamentos el deber de no dañar, su
potencialidad, la prevención de daños futuros, el deber de seguridad, la protección a la salud e integridad física
de los consumidores ha sido la premisa y el fundamento de su fallo. Un Proveedor no puede desligarse de su
responsabilidad, ante tamaña falla, por haber cumplido con sus controles de calidad. Si llego a la venta una
botella con un objeto extraño dentro, el control no parece del todo efectivo. La salud de los consumidores debe
ser protegida tal como dispone la misma Constitución Nacional en su Art. 42. Y dicha protección no puede
empezar cuando ya se genero el daño. Sino cuando se presentó el hecho potencialmente dañoso. Y el instituto
del daño punitivo, bien aplicado, busca ante esa conducta potencialmente dañosa, que el proveedor recapacite
y ponga el “doble” de esfuerzo para evitar la misma conducta en el futuro. Por ende, son los proveedores de
bienes y servicios los que se deberán “ponerse las pilas” para así poder evitar que este tipo de hechos se
sucedan en el futuro.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------
FALLO - “Estrada A. y Cía S.A c/ Resol 71/96 Sec. Ener. y Puertos ”( Resuelto el
5/04/2005).
En el caso "Estrada" la Corte afirmó la responsabilidad de las empresas de servicios públicos y aseguró el
derecho de los usuarios a exigir una reparación de los daños sufridos por la falta de servicio.

Hechos:
A fines de 1993 y comienzos de 1994, la empresa EDESUR interrumpió el servicio eléctrico durante un mes y
medio. El ENRE (organismo de contralor de las empresas que prestan el servicio público de electricidad)
sancionó a EDESUR por este incumplimiento y le impuso una multa de casi 4 millones de pesos. La sociedad

4
comercial “Estrada y Cia, S.A” demandó a EDESUR ya que el incumplimiento del servicio durante ese tiempo
había impedido que funcionara su planta industrial. Por ello exigió que le indemnizara los dañados causados
por un total de $ 163.770 pesos.
El caso llegó a la Corte Suprema para que determinara si a EDESUR se le podía exigir que pagara esta
indemnización o, bien, si la ley y el contrato de servicio público limitaba la responsabilidad de esta empresa al
pago de la multa. La segunda cuestión que debía resolver la Corte era si el reclamo por esta indemnización
podía ser resuelto por el ENRE o si sólo podía ser decidido por la justicia.

Decisión de la Corte:
La Corte Suprema resolvió que EDESUR podía ser demandada por los daños y perjuicios causados por no
haber prestado el servicio de provisión de energía eléctrica en las condiciones previstas en el contrato (Voto
de los jueces Petracchi, Boggiano, Maqueda, Highton de Nolasco, Belluscio, Zaffaroni y Lorenzetti. Fayt votó en
disidencia, rechazando el recurso por cuestiones formales. Argibay consideró innecesario resolver esta
cuestión).
Los jueces basaron su decisión en que el contrato de servicio público con EDESUR expresamente establecía esta
obligación.
Además, señalaron que la limitación a la responsabilidad civil sólo podría surgir de una ley dictada por el
Congreso que justificara, debidamente, la razón de ser de esa medida.
Los jueces Petracchi, Boggiano, Maqueda, Highton de Nolasco y Lorenzetti rechazaron el argumento de que por
reconocerse esta responsabilidad civil se causaría el aumento de las tarifas lo que al final perjudicaría a todos
los usuarios. Para estos jueces, esto no sería una consecuencia posible porque la ley no autoriza aumentar las
tarifas para amortizar los costos causados por el propio incumplimiento del servicio.
Zaffaroni fue el único juez que argumentó que esta posición encontraba justificativo en el artículo 42 de la
Constitución Nacional que asegura la protección económica de los usuarios de los servicios públicos.
En segundo lugar, la Corte resolvió que este reclamo no podía ser resuelto por el ENRE sino que correspondía
que fuera analizado y decidido por la justicia (Voto de los jueces Petracchi, Boggiano, Maqueda, Highton de
Nolasco, Lorenzetti, Belluscio y Argibay).
Zaffaroni votó en disidencia. Para este juez, la ley que regula la actuación del ENRE le otorga competencia para
resolver este tipo de reclamos y que ello no era violatorio de la división de poderes porque existía la posibilidad
de que la justicia revisara esa decisión. Fayt votó en disidencia, rechazando el recurso por cuestiones formales.
Argibay consideró innecesario resolver esta cuestión.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
FALLO HALABI
LA CORTE CREA ACCIÓN COLECTIVA Y DA ALCANCE GENERAL A UN FALLO
El Máximo Tribunal instituyó la acción de clase, que permite que una sentencia tenga efectos para todos los
ciudadanos que padecen el mismo problema, sin tener que iniciar un juicio. Fue en una causa por escuchas
telefónicas. Fallo completo
La Corte Suprema de Justicia de la Nación creó este martes la acción de clase para proteger derechos
homogéneos, en el marco de una causa en la que se analizó la inconstitucionalidad de las normas que autorizan
la intervención de comunicaciones telefónicas y por Internet.
La decisión del Máximo Tribunal permite que una sentencia tenga efectos para todos los ciudadanos que
padecen un mismo problema, sin necesidad de tener que iniciar un juicio.
La causa se inició por la demanda de un particular, en la que pidió se declare la inconstitucionalidad de la ley
25.873 y de su decreto reglamentario (1563/04), porque consideró que, al disponer la intervención de las
comunicaciones sin determinar en qué casos y con qué justificativos, violan el derecho a la privacidad, en su
condición de consumidor, y el derecho a la confidencialidad, en su condición de abogado.
En el marco del caso ("Halabi, Ernesto c/ PEN ley 25.873 y decreto 1563/04 s/ amparo"), la Corte había
convocado a una audiencia pública, que se celebró el 2 de julio último, a la que concurrieron, además de las

5
partes, el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal y la Federación Argentina de Colegios de Abogados,
quienes argumentaron en contra de la constitucionalidad de la ley (los videos de la audiencia pública puede
verlos en la sección Multimedia).
La sentencia tiene dos aspectos relevantes: por un lado crea la acción de clase, esto es una garantía de los
derechos de dimensión colectiva, y por otro protege la privacidad en el uso de Internet y telefonía personal
frente a posibles intromisiones de organismos del Estado.
a) Creación de la acción colectiva:
- La sentencia destaca que hubo una mora del legislador al no dictar una ley para facilitar el acceso a la justicia,
y siendo estos derechos constitucionales de carácter operativos, es obligación de los jueces darles eficacia.
- Hay casos en que por una sola causa se afectan los derechos de numerosas personas y en los que resulta muy
difícil para cada uno de los afectados promover una acción judicial. En estos supuestos resulta afectado el
acceso a la justicia.
- Hay una clara afectación del acceso a la justicia, porque no se justifica que cada uno de los posibles afectados
de la clase de sujetos involucrados deba promover una nueva demanda peticionando la inconstitucionalidad de
la norma.
- Dado que es la primera oportunidad en la que se delinean los caracteres de la acción colectiva y que no existe
una reglamentación al respecto, cabe ser menos riguroso a la hora de evaluar el resto de los recaudos que
habrá que exigir en lo sucesivo en procesos de esta naturaleza.
- Para el futuro es indispensable formular algunas precisiones dirigidas a los jueces que traten este tipo de
acciones:
Se debe resguardar el derecho de la defensa en juicio, de modo de evitar que alguien pueda verse afectado por
una sentencia dictada en un proceso en el que no ha tenido la posibilidad efectiva de participar.
Se debe verificar la precisa identificación del grupo o colectivo afectado, la idoneidad de quien pretenda asumir
su representación y la existencia de un planteo que involucre, por sobre los aspectos individuales, cuestiones
de hecho y de derecho que sean comunes y homogéneas a todo el colectivo.
Se debe arbitrar un procedimiento apto para garantizar la adecuada notificación de todos aquellas personas
que pudieran tener un interés en el resultado del litigio, de manera de asegurarles tanto la alternativa de optar
por quedar fuera del pleito como la de comparecer en él como parte o contraparte.
Se deben implementar adecuadas medidas de publicidad orientadas a evitar la multiplicación o superposición
de procesos colectivos con un mismo objeto a fin de aventar el peligro de que se dicten sentencias disímiles o
contradictorias sobre idénticos puntos.
b) Protección de la privacidad:
La Corte señala que las restricciones autorizadas por la ley en cuestión están desprovistas del imprescindible
grado de determinación que excluya la posibilidad de que su ejecución concreta por agentes de la
administración quede en manos de la más libre discreción de estos últimos, afirmación que adquiere primordial
relevancia si se advierte que desde 1992 es la Dirección de Observaciones Judiciales de la Secretaría de
Inteligencia del Estado (SIDE), que actúa bajo la órbita del Poder Ejecutivo, la que debe cumplir con los
requerimientos que formule el Poder Judicial en orden a la interceptación de comunicaciones telefónicas u
otros medios de transmisión que se efectúen por esos circuitos.
Ello es así por cuanto, en el marco de la transferencia de la prestación del servicio de telecomunicaciones de la
ex Empresa Nacional de Telecomunicaciones a licenciatarias privadas, el decreto 1801/1992 dispuso que la
Dirección de Observaciones Judiciales de aquélla empresa estatal pasara a depender de la SIDE, a los fines de
cumplir con dichos requerimientos de los jueces.
El juicio
El actor, Ernesto Halabi promovió acción de amparo reclamando que se declare la inconstitucionalidad de la ley
25.873 y de su decreto reglamentario, n° 1563/04, en cuanto au. torizan la intervención de las comunicaciones
telefónicas y por Internet sin que una ley determine “en qué casos y con qué justificativos” puede llevarse a
cabo. Solicitó la declaración de inconstitucionalidad de normas mencionadas porque consideró que violaban el

6
derecho a la privacidad en su condición de consumidor y además, el derecho a la confidencialidad en su
condición de abogado.
Sentencias anteriores
En primera instancia se hizo lugar a la demanda, argumentando que la ley y su decreto eran demasiado amplios
y no dejaban en claro en qué casos y con qué justificativos pueden ser utilizados los datos personales obtenidos
del modo cuestionado en esta causa. La Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso
Administrativo Federal confirmó dicho pronunciamiento. El Estado Nacional interpuso recurso extraordinario.
El caso en la Corte
La impugnación del Estado Nacional se dirigió exclusivamente a descalificar el efecto erga omnes que la
cámara atribuyó a su pronunciamiento.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Art 52 bis
FALLO Rodríguez Silvana (YA HABLADO anteriormente)
FALLO Bonet - respecto de la aplicación del daño punitivo se pueden advertir dos posturas una en la que su
aplicación estará dada por un factor de atribución de responsabilidad objetivo y la otra en la que indica que se
debe determinar si el proveedor actuó con dolo o culpa revistiendo esta ultima la característica de grave para
su aplicación. Respecto de la primera indica la jurisprudencia que: “a los efectos de la aplicación de daños
punitivos ante el incumplimiento contractual, no se requiere la existencia de factores subjetivos como dolo o
culpa, bastando el factor objetivo de atribución, como lo es la demora incurrida en las tramitaciones
extrajudiciales, administrativas y judiciales para conseguir lo que en derecho le corresponde al actor.