Вы находитесь на странице: 1из 52

1/52

Leyes Teorías y Modelos MARÍA TE-


RESA YUREN CAMA’

Lic. en Filosofía

Jefe de Materia Metodología de la ciencia

Colegio de bachi1leres

Plantel No. 5, Satélite

1975

Programa Nacional de Formación de

ASOCIACIÓN NACIONAL DE UNIVERSIDA-


DES E INSTITUTOS DE ENSEÑANZA SUPE-
RIOR

PRESENTACIÓN
La nueva estructura del ciclo superior de la ense-
ñanza media, propuesto por la ANUlES, ha sido
concebida a la luz de un objetivo formativo: el desa-
rrollo armónico de las facultades intelectuales y co-
municativas del alumno. Tal desarrollo sería incon-
sistente: si el estudiante no pasara del mundo de las
opiniones empíricas al mundo del pensamiento racional y no aprendiera a pensar con rigor, coheren-
cia y verdad. Sin embargo, es obvio que un pensamiento sistemático auténtico no puede surgir sin la
base de un método crítico correcto.
Con miras a alcázar esta finalidad se han elaborado los módulos de Metodología de la Ciencia que
cubren íntegramente el programa propuesto por la ANUlES para el nivel de enseñanza media supe-
rior, con duración de dos semestres.
Los módulos del Área de Metodología de la ciencia, que forman parte de la serie de TEMAS BÁSI-
COS de enseñanza, introducen gradualmente al estudiante en la estructura fundamental de la lógica
racional y del método científico. Pero los módulos no buscan sólo que el estudiante entienda teórica-
mente las reglas y concatenaciones metodológicas, sino que se adiestre prácticamente a su uso real,
en conexión con su problemática cotidiana. El objetivo que se persigue es formar un hombre conscien-
te y racional en las motivaciones de su comportamiento y en la comprensión de la realidad que lo cir-
cunda.
Por razón de su correspondencia con el Programa de Metodología de la Ciencia para este ciclo supe-
rior de la enseñanza media, y de su distribución en módulos independientes, el conjunto de módulos
ofrece la ventaja de una gran flexibilidad en su empleo, ya que puede ser adoptado en bloque como li-
bro de texto, como material complementario de los textos escogidos en las escuelas, como libros de
consulta para estudiantes en el inicio del ciclo profesional o como fuente de conocimiento para lectores
autodidactas.
2/52

Con estas publicaciones se da cumplimiento a los acuerdos de la ANUIES suscritos con Villahermosa
y Tepic. Esperamos que su utilización por profesores y estudiantes permita el logro de los objetivos
propuestos y con sus comentarios y aportaciones enriquecerlos en futuras ediciones.
Lic. Alfonso Rangel Guerra
Secretario Ejecutivo
ASOCIACIÓN NACIONAL DE UNIVERSIDADES E INSTITUTOS DE ENSEÑANZA SUPERIOR
ÍNDICE 2.8. Demostrabilidad y verificabilidad de las teo-
rías.
A). INTRODUCCIÓN
2.9. Algunos rasgos característicos de la teoría.
B). DIAGRAMAS CONCEPTUALES
2.10. Función de la teoría.
1. LEY
Ejercicios.
1.1. Introducción
3. MODELO.
1.2. Hechos.
3.1. Introducción.
1.3. Relación.
3.2. La noción de modelo.
1.4. Relación constante.
3.3. Características del modelo.
1.5. Noción de Ley.
3.4. El modelo en la investigación científica.
1.6. Obtención de las leyes.
3.5. Clases de modelo.
1.7. Expresión de la Ley. Fórmula legaliforme.
3.6. Modelo formal y modelo material.
1.8. Función de la Ley.
3.7. Función del modelo.
1.9. Dos clases de Ley.
Ejercicios.
1.10. Conclusión.
4. MÉTODO Y CIENCIA.
Ejercicios.
4.1. Introducción.
2. TEORÍA
4.2. La noción de método.
2.1. Introducción.
2.2. Ciencias formales y Ciencias factuales. 4.3. El método como orden.
4.4. El método como proceso.
2.3. Sistema.
4.5. La ciencia.
2.4. Deducibilidad.
Ejercicios.
2.5. Formalización.
CONCLUSIÓN,
2.6. Teorías factuales y teorías formales.
BIBLIOGRAFÍA.
2.7. La teoría como sistema explicativo.
3/52

INTRODUCCIÓN
Desde hace varios años, se ha incluido en los planes de estudio del nivel medio superior, a la Metodo-
logía de la Ciencia, ya como parte de cursos más generales, ya como constitutivo central de un curso.
Esto se ha hecho con el afán de dar a conocer al alumno los elementos y características propias de la
ciencia, así como el proceso mediante el cual se logra ésta, Nos estamos refiriendo al método científi-
co.
El método científico es el instrumento que nos conduce a la, ciencia. Constituye a la vez un orden y un
proceso cuya culminación es la construcción de leyes, teorías y modelos. Por esta razón, las leyes, las
teorías y los modelos son para el científico la medida del éxito o el fracaso. Cuando las leyes, las teorí-
as y los modelos son confirmados, el científico se muestra satisfecho con su labor y sabe que su es-
fuerzo ha contribuido a la labor que le corresponde al ser humano: la de explicar la realidad de una
manera racional.
Lo que comúnmente se conoce con el nombre de “ciencia” son las leyes, las teorías y los modelos.
Precisamente, este trabajo está destinado a servir de ayuda a los estudiantes de nivel medio superior
en aquellos cursos en los que se tengan como objetivos: definir las leyes, las teorías y los modelos; ca-
racterizarlas y describir su función.
Ya que las leyes, las teorías y los modelos se logran gracias al método científico, he creído convenien-
te agregar al final de este módulo, un capítulo dedicado a considerar y el valor del método científico.
En las primeras páginas se encuentran los diagramas conceptuales de los cuatro capítulos. Estos sir-
ven para comprender la relación que guardan entre sí los diversos conceptos tratados en este módulo.
Al final de cada capítulo se encuentran ejercicios que el estudiante debe realizar para estar seguro de
que comprendió el tema. Las lecturas que se agregan a los ejercicios tienen por objeto hacer reflexio-
nar al estudiante y a la vez permitirle establecer relaciones, aplicando los conocimientos obtenidos.
El servicio que deberá proporcionar este trabajo al estudiante será el de reforzar y ampliar los conoci-
mientos adquiridos en el aula. Si resulta de utilidad, podré considerar que mi esfuerzo ha dado frutos.
Finalmente, deseo expresar mi agradecimiento al Mtro. Miguel Manzur, al Dr. Jorge Serrano y al Prof.
José Antonio Arnaz, por sus atinadas sugerencias, las que contribuyeron en mucho a la presentación
de este trabajo.
MA. TERESA YUREN CAMARENA
4/52

1. LEY
1.1. Introducción
En esta sección trataremos de explicar en qué con-
siste una ley; a qué se refiere, cuáles son sus ele-
mentos, cuáles son sus características principales,
cuál es su función o el papel que desempeña la ley
en la ciencia y cómo se expresa.
Después de haber analizado todo esto respecto a la
ley, sabremos de manera más precisa qué es la ley y
qué no es la ley. Es decir, la habremos definido.
No es fácil adoptar una única definición de ley, pues
existe un gran número de definiciones dadas por dis-
tintos autores y desde distintos puntos de vista, así
es que tomaremos aquello que hay de común en la
mayor parte de las definiciones: a saber,
La ley es una relación constante entre hechos.
Habremos de explicar entonces, qué es un hecho y qué es una relación constante.
1.2. HECHO
Los siguientes ejemplos:
1. La caída de un cuerpo.
2. La erupción de un volcán.
3. La digestión de los alimentos
4. La ebullición del agua.
5. Un río.
6. Una cosa.
7. Una revolución, etc.
Nos muestran lo que comúnmente se conoce con el nombre de hechos. De una manera muy general,
hecho, es todo aquello de lo que se sepa o se suponga con algún fundamento, que pertenece a la
realidad.
Llamamos “hecho”:
1. A cualquier acontecimiento, es decir, a algo que se produce en el espacio y en el tiempo, como por
ejemplo un relámpago, un huracán, etc.
2. A un proceso, esto es, una secuencia temporalmente ordenada de acontecimientos, de tal manera
que cada miembro de esa secuencia ayuda a determinar a los que le siguen. Por ejemplo: el conjunto
dé pasos que realizamos para podernos inscribir en la Universidad, desde el momento de hacer la so-
licitud, hasta el momento de recibir el aviso de que ya estamos inscritos. Podría afirmarse que la mayo-
ría de los acontecimientos resultan ser procesos. Por ejemplo, un rayo de luz consiste en la emisión de
grupos de ondas que se propagan a una velocidad finita; la electrólisis es la descomposición que ex-
perimenta un líquido al paso de una corriente eléctrica, etc.
5/52

También se llama hecho a un sistema concreto esto es un ser físico cuyas partes están estructura-
das formando una unidad, por ejemplo: una planta, una roca, etc.
A los hechos también se les llama fenómenos lo que significa que se presentan a un sujeto que es
quien lo percibe o los capta por medio de sus sentidos Ejemplo: un temblor es un fenómeno cuando
éste lo capta una persona por medio de sus sentidos.
En conclusión, todo aquello que forma parte de la realidad es un hecho, y en cuanto que este hecho
es conocido por alguien, se llama fenómeno. En cambio no son hechos, los conceptos, los razona-
mientos, las fórmulas que de ellos se derivan, en fin las estructuras lógicas. Ejemplo la idea de ser.
De todo el conjunto de hechos que se nos presentan, sólo una pequeña parte de ellos son observa-
bles, y sobre esta pequeña parte, el científico inicia su investigación utilizándolos como documentos
que confirman o sugieren la existencia tras de ellos, de hechos más interesantes, o bien de relaciones
entre los hechos. Por ejemplo: una tarde de lluvia no es sólo un acontecimiento para el científico, sino
un fenómeno en donde se puede descubrir las relaciones entre sus diversos elementos: las nubes, las
gotas de lluvia, la humedad del ambiente, etc.
1.3. Relación
Se entiende por relación la conexión de una cosa con otra, o bien la acción y efecto de referir o referir-
se.
Ejemplo de relaciones:
1. Yo soy tío del HIJO DE MI HERMANO.
2. Cuando hay infección, AUMENTA LA TEMPERATURA.
3. El descontento de los obreros ORIGINÓ LA HUELGA.
4. Los metales sometidos a la acción del calor SE DILATAN.
5. Estoy cansado porque HICE MUCHO EJERCICIO.
En los ejemplos precedentes encontramos que existe una conexión entre los fenómenos o los casos e
n letra cursiva y los expresados con mayúsculas. La relación no está expresada con palabras, pero se
comprende.
Las relaciones no son cosas que podemos señalar, no se pueden tocar o experimentar. Sin embargo,
podemos percatamos de que existen distintas formas de relacionar los hechos (acontecimientos, pro-
cesos o cosas).
Ejemplo:
Un conjunto de cubos los podemos relacionar poniendo uno sobre otro, formando una torre, una pa-
red, una pirámide, etc.
Los cubos no cambian, lo que cambia es la relación entre ellos.
A la forma de relacionarse la llamaremos estructura
La estructura cambia cuando la relación cuando la relación entre sus partes cambia. No necesaria-
mente tienen que ser partes físicas (como los cubos), pues también hay relaciones entre cualidades o
aspectos. A las partes, cualidades o aspectos, los llamaremos elementos.
Ejemplo:
6/52

Una columna de una sola pieza no tiene partes física mente separables, sin embargo podemos en-
tender que la relación entre el tope y la base consiste en “estar encima de”.
Reflexionemos sobre los ejemplos siguientes:
Grupo A
1. La ignición.
2. La ebullición.
3. La oxidación.
4. Cesión de electrones.
5. Infección.
Grupo B
1. El agua hierve a los 100°C.
2. La oxidación es la cesión de electrones por parte de un átomo o un grupo de átomos.
3. Uno de los síntomas de infección es la elevada temperatura.
Podemos notar lo siguiente:
a) El grupo A ejemplifica hechos. El grupo B ejemplifica relaciones.
b) los hechos se expresan por medio de términos (grupo A)
Las relaciones se expresan por medio de enunciados (grupo B).
c) Los hechos pueden considerarse aislados (grupo A). Las relaciones conectan hechos (grupo B).
d) Los hechos pueden considerarse independientemente de las relaciones (grupo A). Las relaciones
no pueden considerarse independientemente de los hechos grupo B).
1.4. Relación constante
Analicemos los siguientes ejemplos:
Grupo A
1. Yo conduzco cuidadosamente mi automóvil.
2. Soy maestro de un grupo de 30 alumnos.
Grupo B
1. El calor dilata los metales.
2. El agua hierve a los 100°C al nivel del mar.
Notamos lo siguiente:
a) Los ejemplos del primer grupo nos dan a conocer relaciones entre hechos particulares. No dice que
“todos conducen cuidadosamente su automóvil”, sino únicamente que “yo” conduzco cuidadosamen-
te. Dígase lo mismo en el segundo caso.
En cambio en el grupo B nos damos cuenta que es el calor en general y no una especie de calor, el
que dilata los metales; lo mismo en el segundo caso.
7/52

b) La relación de los ejemplos en el grupo A no es una relación necesaria (que tenga que ser de esa
manera) sino contingente (que puede ser de otra manera). Esto es, que si soy maestro de un grupo de
30 alumnos, hubiera podido suceder que el grupo fuera de 70 o de 20 alumnos y no hay nada que
haga forzoso el hecho de que sean 30 alumnos.
En el grupo B encontramos que la relación entre los hechos mencionados es forzosa, no puede ser de
otra manera, es decir, es necesaria. Esto significa que si sometemos cualquier metal a la acción del
calor, dilatará; si ponemos agua a la acción del fuego hasta que llegue a los 1OO°C y además esta-
mos al nivel del mar, forzosamente el agua hervirá.
c) Los ejemplos del grupo A nos muestran relaciones que no son constantes. Es decir, que no se da el
casa de que siempre todos los maestros tengan 30 alumnos ni tampoco se da el caso de que siempre
los conductores de automóvil, lo conduzcan con cuidado, sino que a veces sucede así y a veces no.
Esto se debe a que la relación que se da entre los hechos mencionados en esos ejemplos, es contin-
gente y los hechos son particulares. De la particularidad y la contingencia se deriva el que la relación
no sea constante.
Los ejemplos del grupo B nos muestran relaciones que son constantes. Es decir, que siempre cual-
quier metal sometido al calor, se dilatará. De la misma forma, el agua a los 100°C al nivel del mar, her-
virá. Este tipo de relación es constante porque los hechos mencionados son considerados de una
manera general y la relación entre ellos es necesaria.
El tipo de relaciones que interesan a la ciencia son las que tienen las siguientes características:
a) Generales
b) Necesarias.
c) Constantes.’
Esto se debe a que la ciencia tiende a conectar COn coherencia todos sus conocimientos, y sólo es
posible hacerlo si estos se refieren a relaciones que no varíen, pues de otra forma no se podría dar
como válido ningún conocimiento. Pero además es necesario que esas relaciones constantes estén
comprobadas, pues la ciencia no acepta conocimientos sin verificarlos, ya ‘que aspira a la objetivad y
ésta se logra cuando refleja la realidad.
1.5. Noción de Ley
La ciencia se ocupa de las relaciones constantes e invariables entre los hechos, y a este tipo de rela-
ciones les llama “leyes”.
La palabra ley en griego nomos, significa mandato “imperativo”. Se llama así a la relación permanente
entre los fenómenos, debido a que es forzosa,
Dicho de otra manera: La ciencia sé ocupa de relaciones entre los hechos, pero estas relaciones pue-
den darse de diversas formas (recordemos que las distintas formas de relación reciben el nombre de
estructuras). Si en esa estructura consideramos lo permanente de la relación independientemente de
los cambios que pueden tener los elementos (partes, aspectos o propiedades) de la estructura, enton-
ces estamos considerando una relación constante a la que llamaremos ley.
Ejemplo:
La tercera ley del movimiento de Newton dice: A toda acción se opone siempre una reacción contraria
e igual; es decir, que las acciones entre dos cuerpos son siempre iguales entre sí y dirigidas en sentido
contrario.
8/52

Esto significa que la estructura (forma de relación que existe entre los elementos) permanece aunque
los elementos varíen.
Así todo cuerpo que atrae hacia sí a otro, es a su vez atraído. Si un caballo tira de una piedra atada
por una cuerda, también (por así decirlo) es atraído igualmente el caballo hacia la piedra, pues la cuer-
da, tensa en todos sus puntos con el mismo esfuerzo, tirará del caballo hacia la piedra, lo mismo que
de la piedra hacia el caballo, e impedirá en tanto el progreso o el avance de Uno de ellos, en cuanto
promoverá el avance del otro. (Cfr. Antología de la Física UNAM. p. 53).
La misma ley se puede ilustrar diciendo que si un cuerpo A choca contra un cuerpo B modifica su es-
tado, pero a su vez, también el cuerpo A se ve modificado en el suyo.
Con este ejemplo nos damos cuenta de que la característica principal de toda ley es: ser una relación
constante entre dos o más variables (elementos que cambian) cuando se formula la ley, no se afirma
que existan elementos que no cambian, sino que se afirma la invariancia (constancia o permanencia)
de ciertas relaciones independientemente de los cambios entre los elementos relacionados. Por esta
razón se dice que una ley es un esquema o estructura permanente de las cosas o acontecimiento que
varían.
1.6. Obtención de las leyes
Puesto que las leyes son relaciones constantes, y las relaciones no son observables y experimenta-
bles, entonces las leyes las comprendemos a partir de la observación de los fenómenos (hechos pre-
sentes a un sujeto observador).
Aquella información que el sujeto observador recoge a partir de lo observado recibe el nombre de “da-
to”.los datos son un conjunto de antecedentes que podemos estuchar, analizar, reflexionar y ordenar
para descubrir qué tipo de relación hay entre ellos.
El dato es lo conocido al iniciar una investigación científica y la relación es lo que desconocemos, por
ello le llamamos incógnita. Los datos y a incógnita son los elementos de un problema que se plantea a
manera de pregunta encaminada a resolver la incógnita. La respuesta provisional que se da a esa
pregunta recibe el nombre de hipótesis
Ejemplo:
Joseph Henry, (1797-1878) investigador cuyos estudios fueron las primicias del telégrafo (que poste-
riormente convirtió en realidad Samuel Morse), escribió lo siguiente:
“He llevado a cabo varios experimentos relativos a la electricidad; pero deberes más importantes no
me permitirán verificarlos antes de que se imprima este boletín. No obstante, puedo mencionar un
hecho que no he visto señalado en ninguna obra y que, según creo, pertenece a la misma clase de
fenómenos que los antes descritos. Consiste en lo siguiente: cuando por medio de un ácido diluido se
excita moderadamente una batería pequeña, y sus polos, que han de terminar en recipientes de mer-
curio, se conectan mediante un alambre de cobre, de un pie de largo, no se ve chispa alguna ni al for-
mar la conexión ni al cortarla. Pero si en vez del alambre corto, se emplea uno de treinta o cuarenta
pies de largo, aunque no se ve ninguna chispa al hacerse la conexión, al cortarse la misma, sacando
una punta del alambre de su recipiente de mercurio, produce una chispa brillante. Si fuera muy intensa
la acción de la batería, el alambre corto dará una chispa; en este caso sólo es menester aguardar
unos pocos minutos para que la acción cese parcialmente, y ya no dé más chispas el alambre corto;
pero entonces, si se pone en el lugar de éste el alambre largo, se obtendrá de nuevo una chispa. Pa-
rece que el efecto se acrecienta algún tanto, enrollando el alambre en forma de hélice, parece también
9/52

que depende hasta cierto punto del largo y grueso del alambre”. (Cfr. ‘Antología de la Física. UNAM. p.
79).
La pregunta que Joseph Henry se pudo haber planteado, se podría formular así: ¿“Cuál es la causa
de que se produzca la chispa brillante?
En este caso se conocían los datos, es decir, los elementos con que se produjo el experimento: ácido
diluido, batería, alambre de cobre, etc. y el resultado del experimento a saber: la chispa brillante, pero
se desconoce la relación entre los primeros y el último, o sea que no se sabía por qué se producía. En-
tonces se formuló la pregunta, y a esa pregunta se dio una respuesta provisional o hipótesis:
“No puedo explicarme estos fenómenos sino suponiendo que el alambre largo se carga de electrici-
dad, la cual, reaccionando sobre sí misma, lanza una chispa, cuando se corta la conexión”. (Ídem).
Esta explicación dada, es tomada como supuesto o premisa para derivar de ella conclusiones que
sean contrastables.
La contraestación o comprobación de la hipótesis, le da la categoría de ley, siempre: cuando la hipóte-
sis cumpla con los siguientes requisitos
1. La generalidad en algún aspecto. Es decir, que la ley debe referirse a “todos” o “a casi todos”. “Si la
ley se refiere a un individuo (como ocurre con las leyes geofísicas que se refieren a nuestro planeta),
exigiremos que el enunciado exprese el comportamiento regular... Si la ley se refiere a una clase, po-
dremos tolerar la casi generalidad como en el caso de: “la mayoría de las sales de los metales alcali-
nos son muy solubles en agua”. Al afinar o perfeccionar la ley, quedará “toda sal”.
2. La confirmación empírica (mediante la observación y experimentación) en un grado que se conside-
re satisfactorio en el momento en que se declara ley. Esto solamente en el campo de las Ciencias que
requieren de la experiencia.
3. Que la hipótesis esté formulada sobre un fondo científico, esto es que pueda encajar dentro de un
sistema (cohesión o encadenamiento de conocimientos) científico plenamente desarrollado o por lo
menos en gestación. Estos rasgos distinguen a la ley de las generalizaciones propias del sentido co-
mún, las cuales:
1. Se refieren a acontecimientos de la ‘vida cotidiana.
2. No presuponen ningún conocimiento especializado.
3. No se someten a contrataciones metódicas (la comprobación siguiendo un método).
4. Son muy frecuentemente resúmenes o conjunciones de hechos observados (sumas de hechos).
5. Son aisladas, sueltas, no sistemáticas.
Ejemplo:
1. El ojo de venado evita el mal de ojo.
2. El té de lila es bueno para el hígado.
Las leyes no son simples generalizaciones del sentido común sino son relaciones constantes preci-
samente porque son necesarias y universales (véase 1.3 y 1.4).
La necesidad y universalidad se confirma empíricamente mediante el experimento y formalmente me-
diante la prueba lógica y matemática.
Ejemplo de experimento:
10/52

“Para comprobar que el límite de la tensión elástica de un cuerpo es directamente proporcional a la


fuerza que sobre él se ejerce, R. Hook propone un experimento utilizando resortes: “Tomemos cierta
cantidad de alambre liso, de acero, hierro o bronce y enrollémoslo en un cilindro achatado de manera
que forme una espiral del largo y número de vueltas que se quiera; hagamos luego abrazaderas con
las puntas del alambre, y con una de ellas colguemos de un clavo la bobina y de la otra suspendamos
el peso que queremos que la estire. Suspendiendo sucesivamente varios pesos, observemos cuánto
se estira la bobina con cada uno de ellos, además del largo en que la estira su propio peso; y veremos
cómo si una onza, o una libra o cualquier otro peso determinado hace que el alambre se alargue una
línea, o una pulgada o cualquier otra longitud determinada, dos onzas, dos libras o dos pesos lo harán
alargarse dos líneas, dos pu1gidas o dos longitudes, y así sucesivamente...“ (Antología de Física”,
UNAM. p. 58).
Ejemplos de pruebas formales:
A)
P=~ ~ P
Prueba
p ~p ~p
V F V
F V F
 — 
equivalente
Demostrar que a + c = b + c (siendo a, b, c números reales y a = b.
B)
1. a y c son números reales; a = b (hipótesis)
2. Existe un número real d tal que
a+c=d (axioma de cerradura)
3. b+c=d (sustitución)
4. d = b + e (propiedad de simetría de la igualdad).

5. a + c= b + c (propiedad transitiva de la igualdad).


Con la comprobación nos damos cuenta si la hipótesis confirmada es o no coherente con un cuerpo
de conocimientos científicos. Si esto es así la incorporamos a un sistema haciéndola derivar de supo-
siciones más generales fundamentadas pertenecientes a una teoría ya establecida.
Ejemplo:
Aparte de los experimentos realizados por Huygens para comprobar que la luz se “comporta como
onda”, para apoyar su descubrimiento hizo derivar esta proposición a partir de otras (ya comprobadas)
a saber que: “La luz consiste en el movimiento de una especie de materia” y “necesita tiempo para
desplazarse”. Estas proposiciones que le sirvieron de premisas forman parte de la teoría de Romer.
premisas Teoría de Romer Sistema de leyes sobre el movimiento y el tiempo de la luz-
Conclusión Hipótesis de Huygens La luz se comporta como onda
11/52

Esto se hace con el objeto de fundamentar a la ley, de tal suerte que la relación sea tan necesaria que
noS permita hacer predicciones.
Ejemplo:
Si un alambre rectilíneo y muy largo lleva una corriente de 10 amperes, ¿a qué distancia del alambre
deberá estar un punto para que la intensidad del campo magnético valga en dicho punto 0.5 oersteds?
Si aplicamos la ley de Biot y Savart:
H = 21/19d: d = 21/10.H =2(10)/10(0.5)=4 cm.
Aplicando la ley sabemos que el punto deberá estar a 4 cm para que la intensidad del campo magné-
tico valga 0.5 oersteds.
1.7. Expresión de la ley. Fórmula legaliforme
Puesto que la ley es una relación y las relaciones se expresan mediante proposiciones, luego, toda ley
expresa proposiciones o funciones preposicionales:
Ejemplo:
La aceleración de un cuerpo es directamente proporcional a la fuerza ejercida e inversamente propor-
cional a su masa inercial (2a. ley del movimiento de Newton).
A la proposición o función preposicional que describe una ley, le llamaremos fórmula legaliforme (es
decir, que se trata de un enunciado que tiene forma de ley).
La relación hecho-fórmula no es sencilla pues la fórmula expresa relaciones invariantes entre aspectos
seleccionados de los hechos y esos aspectos suelen no estar en la superficie y no ser observables.
Hablamos de aspectos seleccionados porque los hechos son tan complejos que, si deseamos hallar
sus leyes, tenemos que empezar por analizarlos haciendo abstracción (dejando a un lado) la mayoría
de sus propiedades para no fijarnos mas que en unas pocas cada vez. De tal manera que un solo y
mismo hecho exigirá varias fórmulas legaliforme para su explicación.
Las leyes universales adquieren la forma lógica de condicionales porque no solo describen sino que
indican que para que un fenómeno ocurra (Q) se necesita una condición necesaria (P). Esto se expre-
sa simbólicamente:
P  Q y se lee: “Si P entonces Q”.
La razón de expresar las leyes condicionalmente no es una razón estrictamente lógica, sino que brota
de la necesidad, de ligar a la ley, (o estructura) con la realidad en la que se encuentran los elementos
relacionados.
Ejemplo:
La 2a. ley de Newton: “El cambio del movimiento es proporcional a la fuerza motriz imprimida y se
efectúa según la línea recta en dirección de la cual se imprime dicha fuerza”. Significa que si alguna
fuerza imprime un movimiento cualquiera, la fuerza doble o triple, etc., entonces generará doble o triple
velocidad, ya sea que esas fuerzas se apliquen simultáneamente o graduada o sucesivamente. Se
puede simbolizar: P Q en el que P se considera el antecedente y Q el consecuente.
En las ciencias de hechos (física, química, sociología, etc.) cuando formulamos un condicional (P Q)
presuponemos que el antecedente puede realizarse físicamente y por lo tanto puede ser observado.
En cambio en las ciencias formales (lógicas y matemáticas) no se puede presuponer tal cosa, pues el
antecedente no es un objeto que pueda ser observado sino que se trata de un concepto.
12/52

Podemos pues decir, que la validez de las fórmulas legaliformes que expresen relaciones entre obje-
tos observables, depende de que el antecedente del condicional realmente se dé, para que también
se dé el consecuente, y por ende, la relación entre los dos.
En cambio la validez de las fórmulas legaliformes que expresan relaciones formales, depende única-
mente de a corrección lógica con que están expresadas.
1.8. Función de la ley
Puesto que las leyes se formulan una vez que se ha hecho la comprobación y expresan relaciones
constantes entre los fenómenos, su principal función es explicar un hecho con base en la relación que
éste guarda con otro.
Ejemplo:
La 2a. ley de Newton: “La aceleración de un cuerpo es directamente proporcional a la fuerza ejercida e
inversamente proporcional a su masa inercial”. Esta ley explica que una fuerza pequeña produce una
aceleración pequeña y que una fuerza grande produce una aceleración grande (aplicadas a la misma
masa), y en una masa grande se produce una aceleración pequeña.
Explica el hecho de la aceleración relacionándola con la “fuerza” y con la “masa”.
Un suceso singular se explica mediante una ley en el sentido de que tal hecho será un caso particular
de ella, y podrá demostrarse que se sigue de ella, es decir, el hecho singular posee un lugar en la rela-
ción sistemática expresada por la ley.
O sea que un hecho singular es una interpretación de un esquema de ley o fórmula legaliforme y por
lo tanto, toda fórmula legaliforme puede recibir una infinidad de interpretaciones ya que especifica una
clase de hechos posibles. Resumiendo: Las leyes se descubren (no se inventan) y nos muestran una
relación que se da en la realidad, esto es: son esquemas objetivos.
Las fórmulas en cambio, se construyen pero no arbitrariamente sino expresando esos esquemas ob-
jetivos.
Referida a los hechos, una fórmula legaliforme tiene un dominio de validez limitado, mis allá del cual
resulta precisamente falso.
Ejemplo:
a) Un movimiento imposible para un avión que vuele a velocidad uniforme.
b) Un movimiento posible para ese mismo objeto.
(Cfr. Bunge M. “La investigación científica” p. 341).
13/52

A B
Esto significa que aunque es lógicamente posible la trayectoria A, físicamente es imposible, y esto limi-
ta el dominio de validez de la fórmula.
Las leyes condensan nuestro conocimiento de lo actual (lo que es) y lo posible (lo que puede ser), y
gracias a esto, nos permiten predecir lo que sucederá con Un fenómeno X que tenga las característi-
cas necesarias para ser Un elemento de la relación expresada por la fórmula.
Resumiendo todo lo anterior, las funciones de la ley son las propias del conocimiento científico; expli-
car y predecir.
1.9. Dos clases de ley
Puesto que la fórmula legaliforme es el reflejo de la realidad objetiva, mientras más cercana está a esa
realidad, mientras mejor la exprese, mientras más fielmente la refleje, se considerará una ley más pro-
funda o para decirlo con lenguaje técnico: una ley de nivel alto (axioma o postulado). Como la ciencia
aspira a la objetividad tiene que aspirar a leyes de nivel alto, o sea a fórmulas legaliformes que no de-
penden de las circunstancias.
En cambio las leyes de nivel bajo (teoremas) son relativas al marco de referencia, es decir, que se
formulan en función de las circunstancias en que se da el fenómeno que es el elemento de la relación.
A pesar de que son leyes de bajo nivel y su alcance es limitado, encajan en un sistema científico y se
derivan de leyes de alto nivel y en ellas se fundamentan.
Ejemplo:
La ley de Snell puede formularse del siguiente modo:
“El seno del ángulo de incidencia dividido por el seno del ángulo de refracción es igual a una constante
(el índice de refracción para el par de substancias considerado).” Simbólicamente: sen 2i/sen 2r = n =
const. Esta ley suministra cierta comprensión del fenómeno de la refracción y goza del apoyo de la
teoría ondulatoria de la luz, pues es un teorema deducible de ella.
Cfr. Bunge M. “La investigación científica” p. 349-351.
Premisas Teoría ondulatoria de la luz
Conclusión: Teorema de Snell.
1.10. Conclusión:
El concepto: “Ley” cubre los siguientes conceptos:
1. Esquema objetivo.
2. Fórmula (proposición o función proposicional) que Intenta reproducir un esquema objetivo.
3. Fórmula que refiere (o relaciona) a un esquema objetivo y a la experiencia.
4. Metaenunciado (enunciado de otro enunciado) que se refiere a un enunciado legaliforme.
5. Regla basada en un enunciado legaliforme.
Los tres primeros significados han sido ampliamente explicados, el 4 correspondería a una ley de le-
yes y el a una ley de nivel más bajo.
Por último, puesto que ya hemos dicho que todo hecho cumple con un conjunto de leyes, o si se pre-
fiere, que todo hecho podría explicarse por un conjunto de fórmulas legaliformes y por supuesto por un
14/52

conjunto de datos empíricos, entonces más que una ley suelta, se necesita un sistema (encadena-
miento, cohesión) de leyes para explicar un hecho.
Un sistema de leyes constituye lo que llamamos “Teoría” a cuyo estudio dedicaremos el capítulo si-
guiente.
Ejercicios:
1. Explicar lo que es:
a) Un hecho
b) Un fenómeno
e) Una relación
2. Dar ejemplos de:
a) Hechos
b) Relaciones
3. Explicar la definición de ley: “Es una relación constante entre los fenómenos.”
4. Explicar por qué la ley es: Un esquema o estructura permanente de las cosas que varían.
5. Investigar en libros o revistas científicas cómo obtuvo Isaac Newton las leyes del movimiento, y se-
ñalar los pasos que siguió.
6. Explicar: ¿Qué es una fórmula legaliforme?
7. Mencionar por lo menos 5 ejemplos de fórmulas 1egaliformes.
8. Expresar las leyes del movimiento de Newton en forma condicional: P  O.
9. Explicar cuáles Son las funciones de la ley.
10. Dar un ejemplo de un teorema e indicar cuáles Son las leyes de nivel alto que lo apoyan.
Examine e interprete lo siguiente:
1. “... La ciencia, si bien parte de la observación de lo particular, no se ocupa esencialmente de lo parti-
cular, sino de lo general. Un hecho, en la ciencia, no es un mero hecho, sino un caso.» (Cr. Cohen y
Nagel. “Introducción a la Lógica y al Método Científico” pp. 251-252.)
2. “Con frecuencia se discuten problemas como el siguiente: “¿Es cierto que cuando un caballo tira de
un carro hacia adelante, el carro tira hacia atrás al caballo en el mismo grado?” En una “cinchada” pa-
rece, por lo menos desde el punto de vista de la cuerda, que ésta es tirada con igual fuerza desde ca-
da extremo. Si una balanza de resorte hubiera sido colocada cerca del punto medio de la cuerda, re-
gistraría seguramente un número muy considerable de kilogramos de tensión mientras continuara la
lucha entre dos equipos. Además, aun si uno de ellos se debilitara gradualmente y comenzara a ren-
dirse al otro, no deberíamos esperar que la balanza señalara una declinación muy grande en el esti-
ramiento de la cuerda. En verdad, podría concebirse que, estimulado por el reconocimiento del co-
mienzo del fracaso de sus oponentes, el equipo victorioso hiciera un esfuerzo final y aumentara real-
mente la indicación de la balanza cuando la victoria pareciera estar en sus manos. Además es indu-
dablemente cierto que en cualquier situación, la indicación de dicha balanza no dependería de cómo
ella estuviera atada a la soga .la tensión en la cuerda y en el resorte de la balanza, que ha sido intro-
ducida únicamente para medirla, es continua en toda su longitud y debe tirarse simultáneamente de
cada extremo para que ella exista. Si para usted esto es difícil de comprender, imagine no más que de
15/52

pronto deje de actuar en la cinchada” uno de los equipos. En ese instante la cuerda se afloja de golpe;
nada en absoluto se lee en la balanza de resorte y el equipo Opuesto se desploma en montón sobre
el suelo.
Para que un tirón se transmita a lo largo de una cuerda, debe ser ejercido desde ambos extremos. Si
la cuerda está tirante porque sus extremos están sujetos por equipos opuestos, o por un equipo y una
construcción rígida, o por dos muros rígidos, o por un caballo en un extremo y un carro en el otro,
siempre hay una sola tensión, cuyo efecto en cada extremo es una fuerza. En cada extremo, las fuer-
zas son iguales y opuestas, y en cuanto a la cuerda se refiere, ella está siempre en equilibrio, no influ-
ye en nada y, de este modo no puede producir ningún movimiento.
Cuando se considera el problema del movimiento de dos equipos atléticos, o de las dos paredes rígi-
das, o del caballo y el carro, en extremos opuestos de esta cuerda, con tensión equilibrada, debemos
considerar otros factores además de la cuerda. Si la “cinchada” fuera realizada sobre hielo perfecta-
mente pulido, los dos equipos, a pesar de todas sus proezas no serían capaces, tirando de los extre-
mos opuestos de la cuerda, ni siquiera de alzar del suelo su larga longitud. En verdad, sometidos a las
condiciones ahora especificadas, ellos no podrían tirar absolutamente nada. Admitiendo menos per-
fección en el pulido del hielo, posiblemente podrían permanecer erguidos, pero sólo con dificultad po-
drían mantener su equilibrio. Habiendo caído, de cualquier manera que tirasen o empujasen no podrí-
an ni siquiera arrastrarse, y moverse así sobre el hielo ciertamente, la única forma por la que alguna
vez podrían haber salido, habría sido saltando hacia afuera desde la orilla. Si lo hubieran intentado,
gracias a los más esmerados preparativos podrían haber evitado deslizarse a través del hielo hacia la
orilla opuesta. Organizar equipos en los extremos opuestos de la cuerda habría sido poco menos que
imposible. Cualquier patinador sabe cuán importante es para su actividad dar en cada tranco una
buena “mordedura en el hielo. Quizás ahora comencemos a comprender porqué el caballo es capaz
de arrastrar al carro aun cuando tire de él hacia atrás tan fuertemente como él lo tira hacia adelante. El
caballo hace tracción sobre el suelo, el carro no, o, por lo menos, es muy pequeña. Empujando al sue-
lo hacia atrás es capaz de crear tensión en los arneses, y el carro que tiene pequeña o ninguna ad-
hesión a la Madre Tierra, cede y acelera hacia adelante. Dejemos que el carro penetre en un lodazal y
consiga asentarse tanto como lo hace el caballo; veremos que éste no podrá moverlo.
La esencia de todo esto es una tercera ley del movimiento establecida por Newton, que se enuncia
así: Para toda acción hay una reacción colonial, igual y opuesta”. Cfr. Brace
L. Harvey. Desde Galileo hasta la Edad Nuclear; Ed. Espasa Calpe, pp. 51-53.
LECTURAS RECOMENDADAS
1. Hegenberg Leónidas. Introducción a la filosofía de la Ciencia. Ed. Herder, México 1972, pp. 103 a
110.
2. De Gortari Eh. Lógica. 2a, Edición. Grijalbo, México
1968, pp. 209 a 216.
3. Wartofsky Marx W. Introducción a la Filosofía de la Ciencia. Alianza Editorial, Madrid, 1973, Cap. X,
pp. 315-338.
16/52

DIAGRAMA CONCEPTUAL DEL CAPITULO II


TEORÍA
2. TEORÍA

SISTEMA
2.1. Introducción
RELACIONAL DE
TEORÍA EXPLICACIÓN DE
LEYES
LEYES Una investigación llega a ser “Ciencia” cuando se
ha construido teorías. Los datos, los problemas,
SISTEMA TEORÍA
SINTÁCTICA
FORMALIZACIÓN REPRESENTACIONAL las hipótesis y las leyes sueltas, no constituyen
una ciencia. Se podría decir que las teorías son
TEORÍA
TEORÍA FORMAL DEDUCIBILIDAD FENOMENAL
para la ciencia como la columna vertebral para
los vertebrados.
SISTEMA
SEMÁNTICA
AXIOMATIZACIÓN El proceso de la investigación científica culmina
en la elaboración de teorías y a su vez esas teo-
TEORÍA FACTUAL SIMBOLIZACIÓN
rías impulsan a emprender una nueva investiga-
ción. La importancia de las teorías se hace paten-
te si nos percatamos de que:
REGLAS
a) Los datos se obtienen a la luz de teorías y con
la esperanza de concebir nuevas hipótesis que
DEMOSTRACIÓN
pueden a su vez emplearse o sintetizarse en teo-
rías.
b) La observación y la experimentación se realizan no sólo para recoger información y producir hipóte-
sis, sino también para someter a contrastación (comprobación) las consecuencias de la teoría o bien
para saber cual es su dominio de validez.
c) La función explicativa y predictiva de la ciencia se realiza en el seno de las teorías; la acción misma
se basa en las teorías.
En fin, que la teoría es un elemento sin el cual no hay ciencia.
Aunque existen muchos puntos de vista diferentes respecto a la teoría, en el presente capítulo la con-
sideraremos como un sistema relacional de leyes que ofrece una explicación de las mismas. Señala-
remos sus rasgos característicos, sus aspectos, sus funciones, sus principios, los tipos de teoría, y las
funciones de la teoría en la ciencia.
2.2. Ciencias formales y ciencias factuales
En el capítulo precedente nos referimos a los hechos Y a las relaciones.
Tales conceptos nos serán de gran utilidad, pues una vez dada la diferencia podremos comprender:
a) Existen ciencias que se ocupan de estudiar los hechos y las relaciones entre los hechos. Estas
ciencias no consideran a las relaciones en sí mismas, como estructuras, sino que los consideran
siempre referidas a los hechos.
Este tipo de ciencias que explican los hechos y sus relaciones se llaman ciencias factuales (hecho =
facto).
Los hechos requieren de la experiencia para ser conocidos y las fórmulas legaliformes, y las conclu-
siones que hemos de inferir a partir de estos conocimientos referentes a los hechos, también requieren
de la experiencia para ser convalidados. Dada la importancia de la experiencia (en griego: empereia)
en estas ciencias, se les ha llamado también ciencias experimentales o empíricas.
Estas ciencias como todas las ciencias, guardan un orden entre sus conocimientos, los estructuran,
los relacionan.
17/52

La relación, estructura y orden que guardan los conocimientos, constituye su aspecto formal (recuér-
dese forma = estructura):
Es decir que toda ciencia tiene una forma, una columna vertebral que la sostiene.
Esa estructura es dada por la razón.
Pero el contenido de las ciencias factuales, son los hechos, (recuérdese que contenido es aquello a lo
que se refiere un conocimiento) y a ellos solo tenemos acceso mediante la experiencia.
Resumiendo: Toda ciencia factual tiene:
1. Una estructura o forma: se logra mediante la razón.
2. Un contenido: Hechos (se conocen mediante la experiencia).
Existen hechos naturales como:
— la luz
— las células
— los ácidos
Existen hechos sociales como:
— Una sociedad
— Una revolución
— Una huelga, etc.
Hay ciencias factuales que estudian hechos naturales como la física, la química y la biología.
Hay ciencias factuales que estudian los hechos sociales como la sociología, la economía, la política, la
antropología y el derecho.
b) Hay otro tipo de ciencias, las Formales que se ocupan de estudiar relaciones pero sin referirlas a
hechos. Este tipo de ciencias tienen como contenido entidades lógicas o matemáticas (formas, estruc-
turas o relaciones) que no tienen una correspondencia en la realidad como:
a) 2ab+2ab=4ab
b) [(pq)p]  q
Resumiendo: Las ciencias formales tienen:
Son ciencias formales la matemática y la lógica por
que no requieren de la experiencia, ni para conocer
su objeto de estudio convalidar sus formulas. Con-
clusión: Las ciencias se clasifican en formales y fac-
tuales según que su contenido sean formas o
hechos respectivamente pero, adviértase que toda
ciencia necesita estructurar sus conocimientos, rela-
cionarlos y adquirir una forma.
La relación de los conocimientos es lo que constitu-
ye un sistema.
2.3 Sistema
18/52

Recordemos que el camino que se sigue en la investigación científica va de los datos (que es la evi-
dencia con la que contamos) al problema; del problema a la hipótesis; de la hipótesis a la ley, de la ley
a la teoría; y luego, de la teoría a la proyección de la teoría, sometiendo ésta a contrastación para ob-
tener nuevamente evidencia. (Véase el siguiente esquema):
Imaginemos la labor de un investigador: al principio se
encuentra con datos aislados, formula hipótesis sueltas,
sin conexión entre ellas. En este punto las ideas no se
enriquecen unas a otras, ni están ordenadas, de tal ma-
nera que no sabemos cuáles controlan a las otras. Pero
a medida que se desarrolla la investigación, se descu-
bren relaciones entre las hipótesis antes aisladas, se
comprueban para obtener leyes y se introducen leyes que contienen a las otras y las fundamentan a
su vez. Se va haciendo una conexión entre las diversas leyes, ordenándolas coherentemente hasta
formar una unidad. Esta cohesión o encadenamiento de leyes se llama sistema el conjunto que resulta
de ese encadenamiento, recibe el nombre de teoría.
Los sistemas de leyes son síntesis que Incluyen lo conocido (los datos), las leyes (de nivel alto o bajo),
y lo que puede predecirse acerca de un tema dado, lo cual deduce de la relación entre las leyes y el
conjunto de cocimientos sobre ese tema.
2.4. Deducibilidad
Decimos que una teoría es un sistema relacional de leyes. Esa relación nos permite deducir o derivar
una serie de consecuencias. A esta propiedad de las teorías se le llama deducibilidad. Esto significa
que una ley puede ocupar el papel de premisa en un razonamiento y se pueden derivar de ella con-
clusiones.
Ahora bien, recordemos que una premisa es un supuesto del cual se derivan conclusiones.
Por ello es válido decir que una ley incluida en un sistema, es una hipótesis, (supuesto o premisa) en
sentido lógico.
Debido a esto, a las teorías se les conoce también como sistemas hipotético-deductivos.
NOTA: En esta sección utilizaremos la palabra hipótesis en sentido lógico como premisa, pero recor-
demos que esas premisas pueden ser leyes.
No es posible armar un sistema hipotético deductivo con una hipótesis aislada. Es necesario acompa-
ñarla de otras proposiciones que bien pueden ser otras hipótesis expresiones de datos para formar un
antecedente lógico del cual se deduzcan conclusiones.
Ejemplo:
1 pq
2: p Antecedente. (Conjunto de premisas)
3, qr
|—
4. q
5. r Consecuente (conclusiones)
19/52

Supóngase que la premisa 1 es la hipótesis principal, que la 2 es un dato y la 3 es una hipótesis subsi-
diaria (o que depende de la principal). A partir de estas premisas se deducen las conclusiones 4 y 5.
De tal manera que el argumento (o expresión de un razonamiento) expresado en el ejemplo, nos
permite ver que la hipótesis tiene consecuencias que están realmente apoyadas en las premisas.
Substituyendo los símbolos con proposiciones referentes a hechos (campo factual) nos daría un
ejemplo como el siguiente:
1. Si los barcos desaparecen por partes en el horizonte, entonces la tierra es redonda.
2. Los barcos desaparecen por partes en el horizonte.
3. Si la tierra es redonda se llega a las Indias por Occidente.
4. La tierra es redonda.
5. Se puede llegar a las Indias por Occidente.
Se puede mostrar que las conclusiones 4 y 5 son válidamente derivadas de las premisas, indicando la
regla de inferencia que se aplicó para derivarlas.
Ejemplo:
l. p q
2. p
3. q r
4. q (m.p.p., 1 y 2)
5. r (m.p.p. 3 y 4)
Esto quiere decir que la conclusión 4 es válida porque se aplica la ley modus ponendo ponens a las
premisas 1 y 2 (recordemos que si es verdadero el antecedente p, es verdadero el consecuente q).
Aplicando esa misma ley se obtiene la conclusión 5. Para concluir diremos que la teoría es un sistema
de hipótesis si y sólo si cada miembro del conjunto es o bien un supuesto inicial (premisa) o bien una
consecuencia lógica de uno o más supuestos iniciales.
2.5. Formalización
Los supuestos iniciales o premisas del sistema deductivo son proposiciones generales como: axiomas
y postulados. Las consecuencias derivadas de estos supuestos se llaman teoremas.
El término axioma” en algunos casos, ha dejado de evocar la idea de evidencia y simplemente signifi-
ca “principio establecido hipotéticamente”, por lo que recibe el nombre de postulado. El postulado es
una proposición admitida sin demostración pero apoyada por algún criterio de verdad.
En la mayor parte de las teorías hay un pequeño subconjunto de supuestos iniciales, —y a menudo
un solo axioma— que pueden considerarse centrales. Los demás supuestos pueden cambiarse sin
afectar esencialmente la teoría.
Ejemplo:
El axioma central de la mecánica newtoniana es la fórmula: fuerza = masa por aceleración
El resto de los axiomas sólo tienen como función fijar el campo de la teoría (esto es, aquello a lo que la
teoría se aplica).
20/52

Una vez establecidos los supuestos o premisas de la teoría, el trabajo ulterior consiste en construir, a
partir de ahí proposiciones nuevas (conclusiones justificadas por medio de demostraciones) y términos
nuevos fijados por medio de definiciones.
Explicados ya los elementos principales de la formalización axiomas; postulados y teoremas, veremos
a continuación el proceso que permite formalizar una teoría.
1. Formulación explícita de los axiomas y postulados
2. Simbolización de los axiomas, postulados y conceptos básicos.
3. Establecimiento de las reglas de deducción.
4. Demostración de que toda proposición de la teoría es derivada de los axiomas.
El formar un sistema tiene para el científico, las siguientes ventajas:
1. Una proposición aislada no tiene significación, o tiene escasa significación; en cambio una proposi-
ción dentro de un contexto puede adquirir pleno sentido. Esto, gracias a la relación lógica con otros
elementos de dicho contexto.
Ejemplo:
La proposición “la tierra es redonda”, en la época de Cristóbal Colón, carecía de significación. Hubo
que conectarla con otras proposiciones que expresaban datos (como: “los barcos desaparecen por
partes en el horizonte 1 o suposiciones (como: “si el sol siempre sale por el mismo lado, entonces la
tierra debe girar sobre su propio eje Colón formó un sistema coherente de hipótesis, ordenándolas,
conectándolas lógicamente y apoyándose en datos obtenidos empíricamente (por observación y ex-
perimentación). Derivó consecuencias de su proposición y logró hacer predicciones (como: si tomo el
camino hacia Occidente, en lugar de ir hacia Oriente corno siempre se ha hecho, entonces llegaré a
las Indias”).
TEORÍA Una vez elaborado el sistema hipotético-dedcj0 o
teoría, emprendió la tarea de contrastarla o corrobo-
REFUERZOS rarla, para lo cual se lanzó a hacer un viaje por mar
rumbo a Occidente.
2. Al quedar absorbida por una teoría, una hipótesis
recibe el apoyo, o bien la refutación, de un campo de
HIPOTESIS Conocimientos más amplio a saber, el campo cu-
bierto por la teoría; mientras que una hipótesis aisla-
CAMPO DE LA TEORÍA
da no tiene gran apoyo.
Ejemplo:
Supongamos que un abogado desea defender a un cliente en un juicio. Su hipótesis consiste en su-
poner que el acusado es inocente.
Tal afirmación dada aisladamente, carecería de fuerza para convencer al jurado, aún cuando el defen-
sor pudiera derivar algunas conclusiones a partir de la hipótesis. Pero puesto que suponemos que un
abogado defensor conoce su oficio, hemos de creer que ha elaborado una teoría respecto al caso de
su cliente, de tal manera que la hipótesis de la inocencia del acusado, puede ser apoyada por hipóte-
sis más fácilmente comprobables, como puede ser:
“Si estaba en su oficina a la hora en que se cometió el delito, entonces él no pudo cometerlo
21/52

Estos ejemplos ilustran las ventajas mencionadas que pueden resumirse así: Al construir sistemas de
hipótesis O teorizar, logramos que nuestras hipótesis se hagan más precisas y reforzamos su contras-
tabilidad (la posibilidad de comprobarla).
2.6. Teorías factuales y Teorías formales
Ya explicamos anteriormente lo que es la formalización. Sólo recordaremos que en una teoría formali-
zada, las conclusiones (los teoremas) se derivan de los supuestos iniciales (axiomas O postulados)
mediante la aplicación de las reglas de la inferencia deductiva. La formalización de una teoría permite
lograr precisión.
En cambio, una teoría no formalizada es una teoría natural y consiste en la organización de las gene-
ralizaciones empíricas formuladas por medio de palabras del lenguaje ordinario, con las desventajas
propias de esto: vaguedad y ambigüedad. Por esta razón estas teorías naturales son difíciles de criti-
car, de demostrar y de verificar.
Existen dos tipos de teorías formalizadas:
a) Los sistemas sintácticos que consisten en una estructura formal sin referencia a hechos concretos.
Cuando son formalizados, reciben el nombre de TEORÍAS FORMALES.
b) Los sistemas semánticos, que son aquellos en los que los símbolos se pueden sustituir por térmi-
nos que se refieren a hechos concretos. Cuando son formalizados reciben el nombre de TEORÍAS
FACTUALES.
Estos dos tipos de teorías dan origen a la clasificación de las ciencias que mencionamos al comenzar-
este capítulo.
Aquellas ciencias que contienen teorías factuales reciben el nombre de CIENCIAS FACTUALES,
(aunque hay que hacer la aclaración de que esta denominación se ha ampliado para cualquier ciencia
que se ocupe a estudiar hechos).
Las ciencias que contienen teorías formales se llaman
CIENCIAS FORMALES.
2.7. La teoría como sistema explicativo
Ya hemos dicho que la teoría es un sistema relacional de leyes, pero su papel no es solamente conec-
tar leyes, sino también determinar el cómo y el por qué de esa relación. Es decir, dar una explicación
sobre un determinado campo de conocimientos que ha sido explicado de una manera fragmentaria
por las leyes, pero que requiere de una explicación integral.
La teoría como unidad explicativa supone un objeto aque1lo sobre lo que se investiga) y un punto de
vista a manera como se estudia ese objeto), y esto queda establecido desde el principio de una inves-
tigación, es decir, desde el momento de obtener datos.
Los datos por sí mismos no nos dicen nada, es ne-
cesario interpretarlos por medio de términos (expre-
siones de conceptos), los cuales muchas veces no
corresponden a una realidad observable directa-
mente corno por ejemplo átomo, molécula, energía,
etc.
El científico interpreta los objetos de conocimiento.
Ejemplo:
22/52

Un hueso fósil no es más que un objeto de conocimiento para cualquiera que lo encontrara, pero si
ese alguien que lo encuentra es un científico, éste le dará una interpretación, pues lo considera como
una evidencia y lo enfoca desde un punto de vista.
Por los puntos de vista que difieren en cada campo de la ciencia o inclusive en cada investigador, es
que existen distintos planteamientos del problema sobre el mismo objeto, y por lo tanto, también distin-
tas respuestas o explicaciones a ese planteamiento.
De aquí que podemos afirmar que la construcción de teorías está dominada por el planteamiento.
Ejemplo:
El hombre, como objeto de estudio presenta un sin número de datos a los investigadores. Pero es cla-
ro que el planteamiento de problemas respecto del hombre, será muy diferente en la biología y en la
historia, y por ende, la respuesta teórica que se dé a ese planteamiento, también será distinta.
Las respuestas dadas a los problemas, constituyen hipótesis que una vez comprobadas se constitu-
yen en leyes, que son organizadas en una teoría.
Las respuestas sistematizadas o teorías pueden lograr una mayor o menor profundidad y en esa me-
dida serán más o menos explicativas.
Cuando las teorías proporcionan más informes se dice que son teorías profundas porque:
a) Determinan mejor aquello que se está tratando de explicar. Lo caracterizan mejor, lo explican mejor.
b) Son por lo anterior más específicas (abarcan menos extensión pero más contenido).
c) Por ser más específicas son más precisas y más contrastables. En cambio mientras más vaguedad
hay en el objeto que se está estudiando, menos podemos comprobarlo.
d) Si podemos contrastar empíricamente (como en el caso de las ciencias factuales) la teoría adquiere
una buena fundamentación empírica. Esta característica se deriva de la anterior.
e) Consideran la estructura externa (antecedente-consecuente) y la interna, (o sea el proceso que re-
laciona al antecedente con el consecuente).
f) En su construcción se usan términos teóricos (uní-
vocos y referentes a objetos observables y referen-
tes a objetos no observables directamente) como
átomo, molécula, etc.
Las teorías menos profundas:
a) No determinan tanto su objeto de estudio.
b) Son más genéricas (o menos específicas).
c) Son menos contrastables porque por su generali-
dad no obtienen datos relevantes. No prestan atención a detalles.
d) Son más sencillas y usan menos términos teoréticos,
e) Consideran al objeto de estudio corno un sistema desprovisto de estructura interna. Lo tratan como
una unidad simple. Dan razón del comportamiento general de antecedente-consecuente pero no ex-
plican los procesos.
f) Son más seguros porque al no afirman nada acerca de procesos o mecanismos corren menos ries-
gos.
23/52

Las teorías profundas reciben el nombre de repre-


sentacionales porque representan al objeto en su
estructura interna, lo dejan ver. Son llamadas “teo-
rías de la caja transparente”.
En cambio las teorías menos profundas reciben el
nombre de fenomenológicas, porque describen el
Antecedente Consecuente fenómeno (lo que nos aparece, tal y como se nos
presenta) pero no penetran en la estructura interna
del objeto.
A estos últimos se les llama también teorías de la “caja negra
(Ver los 2 esquemas anteriores).
Las teorías fenomenológicas son muy útiles en el periodo en el cual se trata de sistematizarlos datos
mas que interpretarlos, pero no guían la investigación allá, no nos conducen a nuevos problemas, no
son tan dinámicas como las teorías representacionales. Este poder de guiar la investigación a niveles
más profundos (o como habíamos dicho, más altos), se llama potencia heurística.
Naturalmente el proceso de teorización empieza por las teorías de nivel más bajo, o menos profundas.
En este punto, el teórico busca que la teoría cubra de modo unitario una buena porción de datos, y las
leyes se encuentran vagamente relacionadas.
Aunque se parte de aquí, se tiende a una tarea más ambiciosa: la de dar razón o explicación de los
procesos y relaciones entre los antecedentes y consecuentes en un campo del conocimiento y esta-
blecer relaciones lógicas entre los enunciados referentes a ese campo.
Cuando una teoría llega a este grado, es demostrable y si se trata de una ciencia factual además de
ser demostrable, es verificable.
2.8. Demostrabilidad y Verificación de las
Teorías
Habrá que distinguir entre estas dos propiedades de las teorías.
La demostrabilidad es el resultado de la relación lógica entre los enunciados de una teoría, y es fácil
comprender que la formalización nos permite ver con toda claridad este aspecto que es puramente
formal.
La verificabilidad de una teoría, consiste en la posibilidad de determinar la verdad o falsedad de una
teoría, Aquí no se trata de una relación lógica sino de una relación entre enunciados y hechos median-
te la experiencia.
Las teorías formales sólo son demostrables, pero no son verificables por lo que no adquieren calidad
de verdad o falsedad, pero se consideran coherentes o incoherentes.
Las teorías factuales en cambio, pueden demostrarse y verificarse; y ambas cosas se complementan.
La relación lógica entre los enunciados no nos muestra la verdad de las premisas, pero sí nos da la
seguridad de que si las premisas son verdaderas, la conclusión tiene que ser verdadera, puesto que
se trata de un principio lógico. De esta manera, si nosotros partimos de premisas verdaderas, la de-
mostración nos garantiza conservar la verdad en la conclusión,
Ahora bien, para estar seguros de la verdad de los axiomas o postulados factuales (que son las pre-
misas), el procedimiento es como sigue:
24/52

De entre las consecuencias resultantes, se busca teoremas que definan experimentos que puedan
llevarse a cabo. Si en todas las circunstancias la experiencia Conduce al resultado establecido por el
teorema, se dice que la hipótesis ha sido corroborada. Al respecto, recuérdese que las experiencias
corroboraron que se podía llegar a las Indias tomando el rumbo de Occidente, lo cual era consecuen-
cia del razonamiento atribuido a Colón.
En cambio, cuando vemos que lo establecido por el teorema, contradice a los hechos, esto significa
que por lo menos una de las premisas es falsa, pues no puede derivarse una conclusión falsa a partir
de premisas verdaderas. Entonces se invalida la teoría, se examinan los supuestos y se presentan
nuevos supuestos para que sean sometidos al mismo tratamiento.
En resumen:
Una teoría queda demostrada (probada formalmente) cuando existe una relación lógica entre los
enunciados, de los cuales unos son premisas y otros conclusiones derivadas de las primeras, siguien-
do las reglas de la lógica, descubriéndose que no hay contradicción en el seno de la teoría. A esto se
le llama consistencia interna. Pero además se requiere que la teoría no contradiga otras teorías del
mismo campo o de campos adyacentes y esto significa que tiene consistencia externa.
Gracias a esta Conexión lógica, la teoría nos ofrece una versión Sistemáticamente unificada de fenó-
menos diversos y la ciencia adquiere la categoría de corrección
Una teoría queda verificada (corroborada o confirmada empíricamente) cuando las consecuencias
(teoremas) de la teoría, pueden ser confrontadas con los hechos y no los contradice. Cuando esto su-
cede, la teoría se califica como verdadera y se adquiere certeza respecto de ella, con lo cual podemos
afirmar que la validez de la teoría es independiente de cualquier sujeto, es decir, es objetiva.
2.9 Algunos rasgos característicos de la teoría
a) Por lo anterior nos hemos Percatado de que la teoría aumenta los las consecuencias lógicas se es-
timan, no sólo sobre la base de las premisas y las reglas lógicas, sino a la luz de los datos empíricos.
Este aumento de conocimientos origina nuevos planteamiento de problemas y se abre un nuevo ca-
mino para otras leyes, teorías e investigaciones. Una buena teoría es pues dinámica,
b) La .correspondencia entre la teoría y el campo de conocimientos que abarca es global, es decir, que
la teoría en su conjunto, corresponde de un modo más o menos imperfecto al objeto de estudio en su
conjunto.
c) Generalmente una nueva teoría no suprime enteramente las teorías anteriores, que conserva algu-
nos de sus componentes es pues acumulativa.
d) La formulación de una teoría factual requiere de dos tipos de principios:
1. Los principios internos que indican las características de los fenómenos básicos a los que se refiere
la teoría y de las leyes que explican esos fenómenos.
l) los principios puente que indican cómo se relacionan los procesos considerados por la teoría con fe-
nómenos empíricos con los que estamos familiarizados, y que la teoría puede entonces explicar, pre-
decir o retrodecir.
2.10 función de la teoría
Para comprender la función de la teoría en la ciencia, es necesario conocer los objetivos que mueven
a los científicos a teorizar:
1. Sistematizar el conocimiento estableciendo relaciones lógicas entre leyes.
25/52

2. Explicar dichas leyes.


3. incrementar el conocimiento.
4. Reforzar la contrastabilidad de las hipótesis sometiéndolas al control de las demás hipótesis del sis-
tema.
Además de estos objetivos principales tenemos objetivos adicionales:
1. Orientar la investigación:
a) Planteando o reformulando problemas científicos fecundos.
b) Sugiriendo formas de recolección de datos.
c) Inspirando nuevas líneas de investigación.
2. Ofrecer un mapa de 1 sector de la realidad, esto es, una representación o modelo de objetos reales
(y no un mero agregado de datos) y un procedimiento para producir datos nuevos (previsiones).
Puesto que estos son los objetivos de la teorización, podemos resumir la función de la teoría:
El papel de la teoría en la ciencia, es fundamentalmente explicativo.
Las teorías se introducen normalmente cuando estudios anteriormente realizados de una clase de fe-
nómenos han revelado un sistema de leyes. Las teorías intentan por tanto, explicar éstas y general-
mente proporcionar una comprensión más profunda y exacta de los fenómenos en cuestión.
Otra de las funciones de la teoría es la predicción Ejemplo de esto lo tenemos en la teoría de Newton
que incluía presunciones específicas expresadas en la ley de la gravitación y las leyes del movimiento,
las cuales determinaban:
a) Cuáles serán las fuerzas gravitatorias que cada uno de los cuerpos físicos, con su determinada ma-
sa y en una determinada posición, ejercerá sobre los otros;
b) Qué cambios en sus velocidades y en consecuencia, en sus posiciones producirán estas fuerzas.
La explicación y la predicción de cualquier hecho real requiere la cooperación de cierto número de teo-
rías, aproximadamente una para cada aspecto del hecho, piénsese por ejemplo, en el número de teo-
rías implicadas en la predicción de la orbita de un satélite artificial. La consistencia externa se maneja
como una contrastación para averiguar la verdad. Así por ejemplo, una teoría química inconsistente
con la física. En este caso habría que revisar ambas teorías con el fin de lograr la coherencia.
En toda teoría, aparte de la generalización ya explicada se requiere un trabajo de simplificación de da-
tos e invención para que se comprenda mejor.
La simplificación afecta ante todo el material empírico, y tiene como resultado la selección de unos
cuantos variables que, por alguna razón se suponen esenciales, así como la selección de unas pocas
relaciones clave entre ellos. Muchas de ellas no quedan en absoluto sugeridas por el conocimiento
empírico disponible, entonces se inventan o se crean... La invención y el trabajo de conjetura culminan
en un modelo del sistema en estudio.
Este modelo, y no el correlato real en que se piensa es el objeto propio de la teoría. A su estudio dedi-
caremos la siguiente parte.
Ejercicios:
1. Responder brevemente:
a) ¿Qué es una ciencia factual?
26/52

b) ¿Qué es una ciencia formal?


c) Mencione 3 ciencias factuales.
d) Mencione 2 ciencias formales.
Explicar lo siguiente:
a) ¿Qué es sistema?
b) ¿Qué relación hay entre sistema y teoría?
3. Acerca de la deducibilidad describa:
a) ¿En qué consiste?
b) los elementos necesarios para deducir.
c) ¿Cómo se justifica la validez de las conclusiones derivadas?
4 Explica lo siguiente:
b) ¿Cuales son las premisas de un sistema deductivo?
b) ¿Qué son los teoremas?
c) ¿Cuáles son los pasos que se siguen en la formalización?
d) ¿Qué ventajas tiene el elaborar un sistema?
5. Definir:
a) Sistema sintáctico.
b) Sistema semántico.
c) Teoría natural.
d) Teoría formal.
e) Teoría factual,
6. Explicar:
a) La definición: La teoría es una unidad explicativa,
b) Las características de las teorías representacionales.
c) Las características de las teorías fenomenológicas.
7. Describir:
a) La demostrabilidad de la ciencia.
b) La verificabilidad de la ciencia.
8. Responder brevemente:
a) ¿Por qué es dinámica una teoría?
b) ¿Por qué es global?
c) ¿Por qué es acumulativa?
d) ¿Cuáles son los principios que requiere una teoría factual?
27/52

9. Diga usted:
a) ¿Cuáles son los objetivos principales del científico al teorizar?
b) ¿Cuál es la función de la teoría?
Analice y reflexione lo siguiente:
“Se ‘recordará que a fines del siglo XVII la óptica estaba dividida en dos interpretaciones: la primera,
debida a Newton afirmaba el carácter corpuscular de la luz; la segunda, defendida por Huygens, afir-
maba el carácter ondulatorio de la luz. De este modo se formaron una física corpuscular y una física
ondulatoria, entre las que no se realizó una cierta conciliación hasta hace algunos años.
Como consecuencia del éxito de la concepción newtoniana, todo el siglo XVIII creyó en la teoría de la
emisión. Se aceptaba que la luz consistía en una propagación rectilínea de corpúsculos que obedecí-
an a las leyes newtonianas de la atracción. Era especialmente convincente la desviación de los rayos
luminosos en la superficie de los cuerpos iluminados. Subsistían algunas graves dificultades (como los
fenómenos de difracción), pero se abrigaba la esperanza de poderlos resolver con la mecánica tradi-
cional. A pesar de estas lagunas, los grandes físicos de Principios del siglo XIX eran ardientes defen-
sores de la teoría de los corpúsculos. Así pensaban Biot, Laplace Poisson y otros.
Un joven médico inglés, de mente verdaderamente Universal y de vanguardia, comunico en 1801 a la
Royal Society, de Londres ideas que estaban básicamente en Concordancia con la teoría de Huy-
gens. En esta comunicación, Thomas Young (nacido 1773) explicaba las manchas de sombra por la
interferencia de las ondas. Al Propio tiempo, sugería sin poder probarlo que las vibración luminosas
eran transversales, no longitudinales como pretendía Huygens. Ocupado en otros asuntos, el joven
Young no llegó a efectuar nunca experimentos concluyentes; por otra parte, las preocupaciones de la
guerra y el humor de los newtonianos impidieron la difusión de estas ideas.
Sin que supiera nada de Young, un joven ingeniero francés Agustín Fresnel (nacido en 1788), consi-
deró que el fenómeno de la difracción invalidaba, por lo menos parcialmente, la teoría de la emisión;
de otra parte, ¿como la teoría ondulatoria podía, por si sola, explicar que las ondas no pueden contor-
near un obstáculo? inicio sus investigaciones con un material rudimentario, observando las franjas de
luz que bordean un cuerpo opaco, lo que fue objeto de una memoria (1815). Mostraba experimental-
mente que la atracción no intervenía en el fenómeno, que explicaba por las ondas.
Esta memoria despertó gran interés y la Academia, incitada por los newtonianos, puso a concurso la
siguiente cuestión: ¿“Cómo explicar los fenómenos de la difracción”? Estudiar por inducción matemáti-
ca los, movimientos de los rayos lumínicos a su paso junto a los cuerpos”. Estimulado por Arago, pre-
sentó Fresnel a un jurado muy “newtoniano” una notable defensa de la, teoría ondulatoria. Las discu-
siones fueron vehementes, pero, finalmente, por unanimidad se concedió el premio a Fresnel.
El joven ingeniero se animó a continuar las investigaciones. Estudió sucesivamente las propiedades
de la luz polarizada, estableciendo el principio de las vibraciones transversales (es decir, perpendicula-
res al eje de propagación), la rotación de los planos de polarización en el cuarzo, los efectos de la re-
flexión sobre la luz polarizad…Laplace, hasta entonces el principal adversario, rindió s0lemne home-
naje al joven sabio que en 1823 fue elegido miembro de la Academia de Ciencias. Era el triunfo de la
teoría ondulatoria. Agustín Fresnel murió algunos meses después (1827). Puede considerarse como
el fundador de la teoría ondulatoria.
Es extraño que al genial físico no se le ocurriera buscar una conciliación entre su teoría ondulatoria y la
teoría emisiva de Newton, a pesar de que esta última aparece confirmada por hechos indiscutibles. La
teoría corpuscular fue abandonada.
28/52

A principios del siglo, la teoría corpuscular y la teoría ondulatoria se encontraban una frente a otra co-
mo hipótesis inconciliables. Cada una de ellas explicaba fenómenos distintos. En la práctica, era nece-
sario que cada físico fuese a la vez “particulista” y “ondulacionista”, sin hallar modo de explicar este
dualismo.
Louis de Broglie, que fundó en 1923 la mecánica ondulatoria, tuvo el mérito de comprender que los
dos términos no son completamente contradictorios. Escuchémosle:
Debemos representarnos los corpúsculos materiales, especialmente el electrón, acompañados y en
cierto sentido guiados por una onda determinada. Cabe comprender que, además de los fenómenos
de antiguo conocidos en los que el electrón se comporta corno un simple corpúsculo, existen circuns-
tancias en las que la onda asociada al electrón, al chocar con un obstáculo, puede producir fenóme-
nos análogos a los de interferencia y difracción observados respecto a la luz y a los rayos X.
El doble aspecto corpuscular y ondulatorio de las entidades elementales de la física parece ser general
y fundamental. De este modo, la gran barrera que durante mucho tiempo parecía separar la física de
las radiaciones, formadas por ondas, de la física da la materia, formada por corpúsculos, parece haber
desaparecido… y esta yuxtaposición regular de imágenes en apariencia contradictorias ha enriqueci-
do y considerablemente extendido nuestros conocimientos sobre el mundo atómico”.
(Cfr. Laloup Jean, La Ciencia y lo Humano; Ed. Herder, pp. 140-147.)
LECTURAS RECOMENDADAS
Leónidas “Introducción a la Filosofía de la ciencia’, Ed. Herder, Barcelona, 1969, p. 110-131.
Wartofsky, Marx. Introducción a la Filosofía de la ciencia’ ‘Ed. Alianza universidad, Madrid 1973 p. 347-
360.
Las Teorías y la explicación teórica.
Hempel, Carl. “Filosofía de la Ciencia Natural. Ed. Alianza ‘Universidad Madrid, 1973, p. 107-124.
29/52

3. MODELO
3.1. Introducción
La ciencia trata de explicar los fenómenos. Para es-
to elabora leyes, pero la tarea del científico es difícil.
Con frecuencia se encuentra con problemas muy
complejos y para explicar aquellos datos inobser-
vables que descubre, necesita usar términos teóri-
cos. De esta manera, combinando coordinando de
forma adecuada un grupo de leyes y de hechos,
mediante construcciones lógicas, se obtienen las
teorías.
Pero como en las teorías se emplean entidades
(seres) no observables, que son los contenidos de
los términos teoréticos, el nivel de los hechos que-
da abandonado. Así pues, las teorías funcionan
como explicaciones muy generales y amplias de
las cuales, las leyes son aspectos particulares.
Nos planteamos la siguiente pregunta:
¿De qué manera las teorías con sus términos teo-
réticos están relacionadas con los hechos? ¿Cómo
volvemos al nivel fáctico (o de hechos)?
La respuesta a esta pregunta la encontraremos cuando comprendamos qué es un modelo científico y
cuál es su función en la ciencia.
3.2. La noción de “modelo”
El término modelo abarca varios significados, como:
a) “Representación”. Por ejemplo, una maqueta de un edificio es un modelo, porque lo representa.
Aunque no vemos el edificio, comprendemos cómo será, gracias al modelo.
Otro ejemplo:
Un mapa es un modelo porque representa una Zona determinada con los caminos, ríos, montañas,
etc., que existen realmente en esa zona.
b) La palabra “modelo” también se usa en el sentido de perfección o ideal, por ejemplo decimos: “Juan
es un estudiante modelo” o “Rosa es una esposa modelo”, Cuando decimos esto, queremos dar a en-
tender que así como es Juan, deberían ser los demás estudiantes, y como es Rosa, deberían ser to-
das las esposas.
e) Otra significación de la palabra “modelo” es la de muestra. Como cuando vamos a un fracciona-
miento y el vendedor nos lleva a ver la casa “modelo”, o bien, cuando vamos a un desfile de modas y
vemos los distintos modelos, que son las muestras de la producción de un diseñador.
En la ciencia continuamente se hace referencia a los “modelos científicos”. ¿Cuál significación debe-
mos entender? Los modelos científicos pueden entenderse abarcando las 3 significaciones, ya que
representan la explicación objetiva, esto es, la teoría que sé refiere a una realidad; nos muestra las
30/52

condiciones ideales en las que se produce un fenómeno al verificarse una ley o una teoría, y por otro
lado, son una muestra particular de la explicación general que da la teoría.
Ejemplo típico de modelo es el del átomo que ilustra la teoría de Bohr.
Esta teoría admite la existencia de átomos en la realidad y los concibe como compuestos de un núcleo
(eléctricamente positivo) alrededor del cual giran en órbitas determinadas los electrones (con carga
negativa).
Este modelo representa la explicación dada por Bohr nos dice cómo se comportan los átomos en
condiciones ideales; es una muestra particular de todas las explicaciones dadas en términos teoréticos
y generales.
Algunos autores engloban estas tres significaciones “representación”, “ideal” y “muestra” en una sola’
“Configuración ideal”.
Podemos decir entonces que un modelo científico es la “Configuración
ideal que representa de forma simplificada una teoría
3.3. Características del modelo
Una de las características del modelo es que a pesar de que nos facilita la
comprensión de la teoría (porque la representa de manera simplificada)
no deja de mostrarnos sus aspectos importantes.
La teoría explica la realidad con términos generales. El modelo describe
una zona restringida del campo cubierto por la teoría. La teoría incluye
modelos. Los modelos representan a la teoría justamente mostrándonos
la referencia que hace la teoría a la realidad.
Nos ilustra esto el siguiente esquema de Mario Bunge
(Cfr. La Investigación Científica, p. 420).
Los modelos son medios para comprender aquello
que la teoría intenta explicar y lo logran cuando co-
nectan lo abstracto de la teoría con lo concreto de la
realidad.
Al hacer referencia a lo concreto, el modelo se nos
presenta más .cercano a la imaginación y por ello;
podemos comprender mejor; y también por hacer re-
ferencia a lo concreto, el modelo se nos presenta
más cercano a la experiencia. Gracias al modelo las
teorías pueden someterse con mayor facilidad a
comprobaciones empíricas, cosa que es mucho
más difícil de realizar directamente con las teorías.
3.4. El modelo en la investigación científica
Hemos explicado que en sentido estricto el modelo (con las 3 significaciones), está contenido en la
teoría; sin embargo encontramos a lo largo de la investigación otros modelos (en sentido no estricto)
que son sólo representaciones.
31/52

De hecho, la construcción de modelos es una de las tareas esenciales de la labor científica. La finali-
dad de la ciencia es obtener conocimientos sobre los fenómenos de la naturaleza y lograr control so-
bre ellos.
La realidad es demasiado compleja para que la podamos abarcar en todos sus aspectos, la estructura
de la realidad no la conocemos de una manera íntegra. Sólo conocemos de la realidad algunos as-
pectos que, tenemos que aislar (mediante abstracción) para poderlos estudiar.
De esos aspectos de la realidad que logramos conocer, descubrimos la estructura (que no es más
que una parte de la estructura total de la realidad) y la explicamos mediante leyes y teorías y los repre-
sentamos mediante modelos.
Si conociéramos toda la realidad podríamos construir un modelo del universo, pero como esto es im-
posible nos contentamos con modelos que representan parcialmente la realidad,
Cuando tenemos un modelo que representa un cuerpo de conocimientos (que puede ser un conjunto
de datos o una teoría científica), entonces lo comparamos con la realidad mediante la observación y la
experimentación y entonces una pregunta (problema) que en términos generales se hace para saber
si el modelo explica o no la rea1idad. Surge la hipótesis que ya es una posible representación (modelo
en sentido no estricto) de la realidad. A la hipótesis se le llama modelo básico.
Para poder contrastar (comprobar) esa hipótesis construimos un modelo material con el cual podemos
experimentar, a este modelo se le llama modelo operativo y representa a una hipótesis, no una teoría,
Sirve entonces para confirmar la hipótesis.
Si los experimentos me confirman la hipótesis formuladas sobre ese cuerpo de conocimientos, enton-
ces se procede a relacionar sistemáticamente las leyes resultantes de la de las hipótesis y se forma
una teoría, a partir de la cual se construyen nuevos modelos que nos permiten comprender la teoría y
corroborarla (confirmarla o comprobarla) y empieza nuevamente el proceso. De ahí la dinamicidad de
la ciencia y la tarea interminable del investigador. (Ver Fig. p. 62).
Así gracias a que los modelos nos permiten corroborar las teorías, surgen nuevas preguntas. Si las
teorías permanecieran siempre a un nivel abstracto no podrían confirmarse ni refutarse y esto estanca-
ría a la ciencia e impediría plantearnos nuevas preguntas.
(Desde luego nos estamos refiriendo a teorías factuales ya que las teorías formales no requieren de
verificación o comprobación empírica, sino que se bastan a Sí mismas estructurándose a base de
comprobaciones formales o demostraciones, las cuales son definitivas).
Para ilustrar la dinamicidad de la ciencia recordemos algunos ejemplos en los que debido a la aplica-
ción de las teorías mediante modelos, se abrieron nuevas que dieron lugar a nuevas teorías y nuevas
aplicaciones:
1. La Concepción de Torrice11i de un mar de aire, condujo a la predicción de Pascal de que la colum-
na de un barómetro de mercurio se acortaría a medida que aumentara la altura sobre el nivel del mar.
La teoría del de Maxwell implicaba la existencia de ondas electromagnéticas y predecía rasgos impor-
tantes de su propagación. También estas implicaciones fueron confirmadas más tarde por el trabajo
experimental de Heinrich Hertz y proporcionaron la base de la tecnología de la transmisión por radio.
(Cfr. Hempel Carl “Filosofía de la Ciencia Natural”, p. 116).
Los modelos relacionan unas teorías con otras y por ello obtenemos ventaja incalculable: Gracias a los
modelos nos percatamos de que las leyes empíricas estructuradas en la teoría, no se cumplen de una
manera estricta y sin excepción, sino de una manera aproximada de una cierta limitación.
32/52

1 CUERPO DE Ejemplo
CONOCIMIENTO SI ES
TEORÍA: MODELO (EN
PROCESO
SENTIDO ESTRICTO) SI ES La explicación teórica que Newton da del movimiento planetario, mues-
UN CONJUNTO DE DATOS
MODELO (EN SENTIDO
tra que las leyes de Kepler sólo se cumplen de una manera aproxima-
LATO) (SIMPLE da, y explica por qué esto es así: los principios newtonianos implican
REPRESENTACIÓN)...
que la órbita de un planeta que se mueve en torno al sol, sometido a su
PROBLEMA: PREGUNTA: influencia gravitatoria, sólo podría ser una elipse, pero que la atracción
BASADA EN LA
OBSERVACIÓN Y gravitatoria ejercida sobre ella por otros planetas hace que se produz-
EXPERIMENTACIÓN SOBRE
EL MODELO 1 can desviaciones de una trayectoria estrictamente elíptica. La teoría da
cuenta cuantitativamente de las perturbaciones resultantes en términos
2 HIPÓTESIS: MODELO
BÁSICO RESPUESTA de las masas de la distribución espacial de los objetos perturbadores.
PROVISIONAL
2. De modo similar, la teoría de Newton da cuenta de la ley de caída li-
3 CONTRASTACIÓN DE LAS
HIPÓTESIS MEDIANTE UN
bre de Galileo, mostrando que se cumple sólo de un modo aproximado.
MODELO OPERATIVO La razón es que en la fórmula de Galileo la aceleración de la caída libre
4 LEYES: HIPÓTESIS
aparece como una constante (dos veces el factor 16 en la fórmula “S =
COMPROBADAS 16 + 2”), mientras que según la ley newtoniana de la atracción gravitato-
TEORÍA: (SISTEMA DE ria la fuerza que actúa sobre el cuerpo que cae aumenta a medida que
EMPIEZA DE LEYES) MODELO (EN
NUEVO SENTIDO ESTRICTO) PARA
disminuye su distancia al centro de la Tierra; en consecuencia en virtud
COMPROBAR LA TEORÍA de la segunda ley de newton del movimiento, su aceleración se incre-
menta también en el curso de la caída. (Cfr. Ídem., 115.)
3.5 Clases de modelo
Cuando decimos que el modelo conecta lo abstracto con lo concreto, no se quiere decir que forzosa-
mente el modelo deba ser algo material, visualizable, (que se puede ver) y manipulable (que se Puede
manejar con las manos). Lo que queremos decir es que de alguna manera el modelo que se da en un
marco teórico general, hace referencia a una parte específica de ese campo general. Al especificar la
teoría, vamos pasando de lo abstracto a lo concreto. Pero aplicando a esto Concreto los aspectos fun-
damentales proporcionados por la teoría
El esquema anterior nos da la idea de que en la
ciencia hay diversas clases de modelos que difieren
por su grado de abstracción.
Haremos referencia nuevamente al proceso de in-
vestigación: Cuando arrancamos nuestra investiga-
ción a partir de un cuerpo de conocimientos obte-
nemos un conjunto de datos o informaciones que
pueden provenir o bien de la teoría previa, o bien de
la realidad misma, o bien del modelo resultante de
la teoría y referida a esa realidad. Ese conjunto de
datos se almacena en la memoria. Posiblemente para un hombre común y corriente esos datos se
aglutinan sin orden. Pero el científico habituado a ver en aquellos datos alguna evidencia, alguna signi-
ficación, los almacena con orden.
Esta reunión de datos es ya una cierta representación del conjunto de conocimientos con los que se
cuenta para que a partir de ellos se plantee el problema. Esto es lo que se llama “Modelo cortical”.
El modelo cortical se encuentra a medio camino entre lo abstracto y lo concreto.
A partir de estos datos, el científico forma conceptos y a éstos los sistematiza de tal modo que tengan
un orden y una unidad que represente coherentemente el conjunto de datos obtenidos.
33/52

Con este material ya conocido se lanza a plantear el


problema, cuestionando justamente aquello que no
conoce (la incógnita). Busca una explicación provi-
sional a esos datos (la hipótesis o modelo básico)
creando conceptos y relaciones que sean una posi-
ble respuesta a los problemas.
Puesto que el modelo básico se construye a base
de conceptos y relaciones se dice que es un Modelo
formal por el nivel en el que se da.
Posteriormente, el científico quiere comprobar la hipótesis. Recordemos que se comprueba formal-
mente derivando conclusiones mediante reglas lógicas, pero también es necesario verificar la hipótesis
(en las ciencias fácticas) mediante la observación y la experimentación. Para ello se requiere de un
modelo operativo, que debe ser material para poder obtener la evidencia que permita confirmar o refu-
tar la hipótesis.
Nivel formal Abstracto Posteriormente se Construyen las leyes a partir de
Hipótesis o Modelo básico las hipótesis comprobadas, y se estructuraron for-
Relación
mando un sistema, que da como resultado la teoría.
La teoría es en sí una estructura abstracta que re-
Conceptos Conceptos que
a partir de representa la
presenta formalmente la realidad, así que los mode-
los datos posible los contenidos por la teoría son también un conjunto
solución a la
izquierda
de relaciones y conceptos (mucho más complejo
Problema
que la hipótesis) y por lo tanto también son modelos
Datos Incógnitas
formales.
Concreto
Estos modelos teóricos formales necesitan expre-
Abstracto sarse de alguna manera para dar a conocer la teoría
Hipótesis o modelo básico que representan refiriéndola a lo concreto.
Un modelo teórico o formal puede ser expresado
Técnica de Técnica de como:
contrastación contrastación
a) Modelo verbal. Descripción hablada o escrita del
modelo teórico.
Técnica de
Evidencia b) Modelo gráfico. Diagrama o gráfica que describe
contrastación
el modelo. Ej. Un mapa, un diagrama del átomo.
Técnica de Técnica de c) Modelo matemático. Ecuaciones o relaciones que
contrastación contrastación suministran las precisiones cuantitativas del modelo.
Concreto Ej.:
El teorema de Galileo S = 1/2 gt2 representa su teo-
ría. Porque se deduce a partir de leyes universales.
d) Modelo material. Disposición de las partes fundamentales, Campos y conjuntos del modelo en el
plano de concreto. Este último puede ser real o simulado para experimentar alguna ley de aeronáutica
podemos usar un avión verdadero o un avión hecho a escala. Aunque hay que aclarar que cuando el
modelo es formal y Se expresa materialmente no está representando plenamente a la teoría, como lo
explicaremos a continuación.
34/52

3.6. Modelo formal y modelo material


Hemos hablado en varias ocasiones de que la rela-
ción entre la teoría y la realidad es compleja. Nos
encontramos pues con que las teorías intentan ex-
plicar lo perceptible por lo que no es perceptible. Da-
da esta circunstancia nos encontramos con la nece-
sidad de interpretar la teoría’ para poder aplicarla.
La interpretación de la teoría puede darse plena-
mente como es el caso de que la teoría esté repre-
sentada por modelo formal que la explica totalmente
y la refiere a Una parte de la realidad abarcada por la
teoría.
Si un modelo explica plenamente a la teoría, es claro que está en un nivel más abstracto, pues a me-
dida que nos, acercamos a lo concreto, vamos especificando más y más y esta limitación hace que el
modelo represente parcialmente a la teoría.
Los modelos no necesariamente tienen que ser visualizables, pueden ser abstractos, ya que no tene-
mos experiencia sensible de todas las cosas.

Abstracto De manera que las teorías pueden ser interpretadas


formal o materialmente.
MODELO FORMAL MODELO FORMAL
Aunque es claro que si se construye un modelo ma-
terial, forzosamente estará basado en un modelo
MODELO formal previamente construido (véase el esquema
MATERIAL anterior) pero el modelo material no representa to-
talmente la teoría, sino sólo una parte de ella.
Al respecto señalaremos algunas características de
los modelos Formales y materiales que nos parecen
CAMPO DE LA CAMPO DE LA
Concreto importantes:
REALIDAD REALIDAD
Un modelo formal es la representación de una es-
Modelo formal expresado
tructura idealizada (o teoría) que se supone análoga (semejante) a la de un
en símbolos que sistema real.
representan directamente
a la teoría e indirectamente Exhibe relaciones entre variables de los fenómenos que intenta explicar y
a la realidad afirma que estas relaciones formales son semejantes a las que existen en la
realidad.
Teoría que explica un Para poder representar a la teoría completamente mediante un modelo for-
campo de la realidad. mal, el científico hace uso de símbolos que nos refieren a la teoría misma di-
(Sistema abstracto)
rectamente, e indirectamente a la realidad misma explicada por la teoría.
El parentesco entre la teoría y la realidad es análogo al que existe entre una
Campo de la realidad
partitura musical impresa y la sinfonía correspondiente cuando la toca la or-
explicada por la teoría. questa. Los símbolos de la partitura (modelo) guardan una correspondencia
(Sistema original concreto) unívoca con los sonidos correspondientes. Las relaciones de los sonidos se
desarrollan en el tiempo; los de la partitura en el espacio, pero la estructura
35/52

musical es la misma (el sistema en la partitura es igual al sistema en la realidad y los símbolos que en
este caso serían las notas gráficamente expresadas hacen referencia a ambos sistemas)1
La comprensión de los modelos formales requiere una Clave de los símbolos empleados, ya sean és-
tos palabras (como en el modelo verbal en que se usan términos cuya debemos comprender), dia-
gramas o gráficas (Como en un mapa en el que debemos saber cómo están simbolizados los montes,
los ríos, etc.) o ecuaciones (como v=s/t necesitamos saber que v significa velocidad, s distancia tancia
y t tiempo) y también necesitamos Conocer reglas para pasar de los símbolos a la realidad y vicever-
sa.
Un modelo material es la representación parcial de una teoría (que representa a su vez un sistema re-
al).
Modelo material Un modelo material requiere de un previo modelo formal, pero es más limi-
(construido con tado que el modelo material, ya que no se construye mediante símbolos
propiedades (cuya significación es universal) sino se construye a base de propiedades
análogas a las del
semejantes a los que se desean estudiar en el sistema original que es un
sistema original
sistema concreto.
Los modelos materiales son útiles porque pueden permitir la realización de
Modelo teórico
experimentos en condiciones más favorables que los que rigen en el siste-
construido con ma original.
símbolos Ejemplo:
La fisiología humana se encuentra en muchos casos obstaculizada, por ra-
zones obvias, para realizar experimentos en el hombre. Entonces, recurre al
uso de modelos materiales que son animales de especies inferiores como el
Teoría que explica un
campo de la realidad.
mono, la rata, etc.
(Sistema abstracto) Otra de las ventajas del modelo material es que se pueden cambiar favora-
blemente las escalas de espacio y de tiempo.
Ejemplo:
Campo de la realidad Para estudiar la resistencia de diversos materiales de construcción no es
explicada por la
necesario probar en el edificio que se está construyendo. Se puede hacer el
teoría. (Sistema
original concreto)
estudio en una construcción pequeña, modificando la escala espacial.
Para hacer estudios de genética se recurre a realizarlos en especies cuyo
ciclo de vida y de reproducción es más acelerado como las ratas. De esta manera se modifica la esca-
la del tiempo.
Una ventaja más que se da en algunos modelos materiales consiste en facilitarnos la observación de
los procesos.
Ejemplo:
Algunos modelos hechos con plásticos transparentes con propiedades elásticas, son apropiadas para
el estudio de la elasticidad de las estructuras de acero.
Para la construcción de modelos materiales habrá que tomar en consideración lo siguiente:

1
Rosenblueth, Arturo. “El Método Científico”. p.72 y 73
36/52

1. “Si el modelo formal que sugiere el empleo de determinado material, es inconsistente, entonces el
modelo material será estéril.
2. Si un modelo material no sugiere ningún experimento realizable, cuyos resultados no se pueden an-
ticipar a partir del modelo formal correspondiente, dicho modelo será superfluo.
3. Si el modelo material o formal en el cual se basa, tiene más atributos que el fenómeno al cual se
aplica el modelo, no ayuda sino que perjudica. (Cfr. Rosenblueth, Arturo. “El Método Científico”, p. 72 y
73.)
3.7. Función del modelo
De todo lo anterior se desprende que la función básica del modelo es la de ayudarnos a comprender
las teorías y leyes de la ciencia y proporcionarnos una interpretación de las mismas. Decir “compren-
der equivale a decir que algo no es familiar y previsible. De manera que si el modelo nos ayuda a
comprender es porque además de una explicación nos permite predecir.
Ejemplo:
Un entrenador de futbol puede explicar y predecir el comportamiento de su equipo con un modelo que
podría consistir en once círculos trazados en una hoja de papel cuyas trayectorias se pueden marcar
con líneas.
Las preediciones se verifican con las mediciones u observaciones de los acontecimientos que tienen
lugar realmente en la naturaleza.
Así el entrenador del equipo del ejemplo anterior podría verificar si la estrategia planeada en el modelo
fue correcta, cuando se efectúe el juego.
Si las predicciones son exactas, el modelo es acertado y decimos que está validado. Si las prediccio-
nes no son exactas, el modelo es sustituido o ajustado hasta que resulten exactas las predicciones.
La importancia de la función predictiva radica en lo siguiente:
El pensamiento científico es acumulativo, es decir, que el modelo actual incluye todas las partes acer-
tadas de los modelos anteriores.
Siempre hay un núcleo continuamente creciente de ideas que no cambian dentro de los modelos
cambiantes. Esto es lo que da a la ciencia carácter de conocimiento permanente.
Ahora, cuando con ese carácter permanente y nuevo a la vez, el modelo permite hacer predicciones
acertadas, entonces quedan corroboradas las teorías o se hacen ajustes en ellas.
Se cumple así con el ideal de la ciencia: Darnos conocimientos seguros.
Leyes, teorías y modelos no son sino el resultado de toda una labor realizada por el científico y son lo
que propiamente se conoce como ciencia
Pero este producto no se logra de pronto por azar, o por creación fortuita, sino gracias a un largo y
muchas veces difícil proceso, que recibe el nombre de Método Científico, cuyos aspectos principales
consideraremos en el capítulo siguiente.
Ejercicios:
1. Explicar la definición: “Modelo es la configuración ideal que representa en forma simplificada una
teoría.
2. Señalar dos Características del modelo.
37/52

3. describir los diferentes modelos que se dan a lo largo del proceso de investigación.
4. Distinguir entre modelo formal modelo material.
5. Señalar cuáles modelos dentro del proceso científico tienen que ser:
a) Formales
b) Material
6. un ejemplo de un modelo utilizado para explicar la reflexión de la luz.
7 Señalar la utilidad de los modelos materiales.
8. indicar cuál es la función del modelo.
9. Dar tres ejemplos de modelos:
a) Gráficos
b) Matemáticos
c) Materiales
Analice el siguiente ejemplo:
Un farmacéutico tiene en su bodega 3 garrafones de 150 l. cada uno, con líquidos a los cuales se les
extravió toda característica, y desea investigar qué contienen.
1er. paso: El farmacéutico los observa, los huele, los pulsa, tratando de percibir sus características.
Son transparentes los tres, por lo que su color no da ninguna luz para fabricar el modelo experimental.
El Olor es característico de las tres substancias, pero no recuerda a ninguna substancia de las que co-
noce. No es Posible efectuar un análisis químico porque no se cuenta con un laboratorio.
Los Pulsa y nota que existe una diferencia marcada en sus pesos, a pesar de que los volúmenes son
iguales.
20 Paso: Hipótesis: Efectúa una suposición razona y lógica, utilizando su experiencia y sus y sus me-
dios para elaborar un método de identificación.
Busca en un libro y encuentra que una característica particular de las substancias es su relación peso
a volumen, llamada peso específico y encuentra una lista de los pesos específicos de diversas subs-
tancias.
3er. paso: Se fabrica un modelo experimental directo:
Se separan 100 ml. de cada una de las substancias en un recipiente y luego las pesa con un dina-
mómetro obteniendo las siguientes relaciones peso-volumen. (Para destarar réstese el peso del frasco
vacío).
Vol. (ml) Peso (gr.) Pe gr./l
Substancia 1 100 96.0 0.96
Substancia 2 100 178.0 1.73
Substancia 3 100 0.85 0.83
Como este método no es exacto para determinar peso específico, utiliza un aerómetro o densímetro y
efectúa la medición determinando previamente la temperatura de las substancias con un termómetro.
Obtiene los siguientes datos:
38/52

Substancia Pe gr./l. Temp. °C


1 1.000 4.0
2 1.80 4.0
3 0.90 4.0
4to. paso: Comprobación: Busca en la lista que hay en su libro donde se localizan las substancias lí-
quidas con su respectivo peso específico y las compara con los datos obtenidos.
Substancia 1 es agua
Substancia 2 es ácido sulfúrico 100%
Substancia 3 es Benzol
5to. paso: Conclusión: El peso específico es una propiedad particular y específica de cada substancia,
y sirve para identificarlas Separarlas de las demás.
(Tomado del Curso semi-programado de Física del profesor Fernando Flores Flores).
LECTURAS RECOMENDADAS
1 Los modelos en la Biología.
Los modelos en las Ciencias Sociales.
Walker, Marshall. El Pensamiento Científico. Ed. Grijalbo; México 1968, p. 155 a 184.
2. Los modelos científicos.
Rosenblueth, Arturo. El método científico C.I.E.A. I.P.N., México 1971, p. 70 a 75.
39/52

4. MÉTODO Y CIENCIA
4.1. Introducción
El hombre común y corriente del siglo xx goza,
aprovecha los avances de la ciencia y está familia-
rizado con muchos de los productos que han sido
creados gracias a la labor de los científicos.
La palabra “Ciencia” es conocida por todos y se uti-
liza en el lenguaje cotidiano como la respuesta
mágica a muchos problemas.
Cuando decimos: “Tenemos esto gracias a la cien-
cia”, “Ya se sabe que las cosas no son así, gracias
a la ciencia”, “Hemos avanzado mucho en los des-
cubrimientos científicos”, “Pronto avanzará la cien-
cia para resolver esto etc. Y a fuerza de hablar de
la ciencia como algo que surge porque sí, para re-
solver problemas, satisfacer necesidades, evitar
enfermedades y hacernos la vida más fácil, aca-
bamos por creer que realmente es algo mágico y
pocas veces somos conscientes de la ardua tarea
del científico, de los enormes esfuerzos desarrolla-
dos, del verdadero valor de la ciencia, y también de
sus limitaciones. A tal grado que nos quejamos cuando no existe una medicina para una enfermedad,
o no hay una maquinaria o un aparato adecuado para resolvemos un problema determinado.
Es claro que una obra del alcance de la ciencia actual no ha surgido por azar sino gracias a la deter-
minación y trabajo de los científicos.
Lo que el hombre Común conoce como “ciencia” son los productos de la Técnica (que es la ciencia
aplicada a la creación de satisfactores); cuando mucho identifica como “científicos a las teorías, las le-
yes, y los modelos.
Pero puesto que la ciencia surge gracias a una labor, también esa labor es científica y los instrumentos
de los que se sirve el científico en su labor también merecen el calificativo de “científicos”
El trabajo desarrollado por el científico recibe el nombre de Investigación Científica y el conjunto de
procedimientos ejecutados recibe el nombre de Método Científico.
El método es el camino que nos conduce a la ciencia. Así como no podríamos llegar al final de un ca-
mino si no es andando el camino, no podría lograrse la ciencia sin el método.
INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA En este capítulo trataremos de la ciencia, pero no como product0 sino
ORDEN PROCESO como algo en continuo hacerse. Hablaremos del proceso mediante el
cual se logra eso que se conoce con el nombre de ciencia, esto es: el
método que nos conduce a la construcción de leyes, teorías y modelos.
4.2. La noción de método
La palabra método se deriva de los vocablos griegos “meta”, “a lo largo”,
y “odos”, “camino”
El método es pues la manera de proceder en cualquier dominio, orde-
40/52

nando la actividad a un fin.


Siendo así, cualquier actividad que orientemos hacia un fin propuesto, con un orden lógico, es un mé-
todo.
Claro está que lo que distingue al método científico de los demás métodos es precisamente su fin.
El método científico está orientado y dirigido a la ciencia. En el método científico podemos distinguir
dos aspectos. Esta distinción la hacemos solamente para SU estudio pero en la realidad estos dos
aspectos están unidos.
No se puede dar el uno sin el otro.
Consideramos al método como el instrumento gracias al cual se logra la ciencia por:
a) Imponer un orden en las actividades que realiza el Científico y en los conocimientos obtenidos.
b) Orientar la investigación hacia un fin, paso a paso, en un proceso.
Por estar orientado a la ciencia, el método debe procurar lograr los requerimientos, características fina-
lidades de la ciencia.
Hablaremos a continuación de los aspectos del, método y posteriormente de la ciencia y sus caracte-
rísticas para comprender de qué manera se relacionan método y ciencia, ya que el primero está su-
bordinado a la segunda, en cuanto que debe adecuarse a las exigencias del fin al que tiende precisa-
mente para alcanzarlo, pero la ciencia también está subordinada al método en el sentido de que sin
método no hay ciencia, pues ésta no surge por azar.
4.3. El método como orden
Una investigación científica es metódica cuando procede con orden; aprovechamos la imagen que
dimos del método como un camino:
Para llegar al final del camino no podemos ir de la meta al principio o tampoco podemos empezar a
andar el camino a la mitad, habrá quizá recursos que nos faciliten llegar más pronto a la meta u otros
que nos ayuden a salvar obstáculos, pero no hay nada que nos conduzca a una meta lejana si no en-
contramos una ruta que OS lleve a ella y la andamos.
No se puede tampoco llegar a tientas a la meta. El científico debe saber qué es lo que busca y planear
la mejor manera de lograrlo, eligiendo los mejores recursos y aplicando los procedimos más adecua-
dos para cada caso. Para ella, se sirve de reglas y técnicas que han resultado eficaces en el pasado,
perfeccionándolas a la luz de la experiencia y del análisis racional
En el camino cada paso andado nos acerca a la meta. También en la investigación el científico apro-
vecha los conocimientos anteriores como un paso dado.
Sin embargo, las reglas del método no son infalibles y deben ser adaptadas a cada caso.
Hemos dicho que el método ‘es un orden, que impone reglas y que requiere un plan para Utilizar esas
regias:
Orden, reglas y plan sólo son posibles gracias a la racionalidad del científico.
La razón humana busca en todo coherencia, y sólo se satisface cuando la logra. Esa coherencia o co-
nexión lógica que estructura los conocimientos obtenidos se llama corrección.
Resumiendo, diremos que el método es un orden que se impone a la investigación científica (en las
actividades, procedimientos, recursos y conocimientos) gracias a que ésta es planeada racionalmente,
tendiente a lograr corrección.
41/52

De todo esto se deriva, la importancia de la lógica en la aplicación del método.


No sólo la ciencia tiene una estructura lógica también el método la tiene y sin ella no se lograría el sa-
ber científico. Por ello se dice que el método es la lógica aplicada, (aunque ya veremos que es más
que esto) en mucho se debe a esta necesidad de operar cada vez más racionalmente, el hecho de
que se haya desarrollado tanto la lógica.
“Si por racionalidad en sentido científico entendernos, aquella actividad característica del hombre que
le impulsa a construir raciocinios cada vez más controlados en todas sus relaciones, debemos reco-
nocer que no puede agotarse con una sola técnica y, tampoco con un numero preciso de técnicas.
No existe en efecto, ningún fundamento para la pretensión de fijar, a priori cuáles sean las funciones
racionales del mañana. La originalidad, siempre presente en el pensamiento científico puede sugerirle
caminos hoy imprevisibles”. (Geymonat “El pensamiento científico”, p. 149).
4.4. El método como proceso
Dadas las características ya señaladas del método, podemos entender que es también un proceso
que se da en el tiempo, que comprende varias fases y que cada una de ellas comprende y necesita la
anterior.
Los pasos del método son tantos que no sería posible enumerarlos aquí, además son diferentes por-
que cada objeto de estudio requiere tratamiento diferente. Sin embargo podemos considerar cuatro
fases generales que se dan en cualquier investigación científica.
1o. Planteamiento del problema.
2o. Formulación de la hipótesis.
30. Comprobación de la hipótesis.
4o. Construcción de leyes, teorías y modelos.
Para lograr este proceso se requiere el uso de pro-
INVESTIGACIÓN

cedimientos racionales (deducción, inducción, infe-


MÉTODO

rencia por analogía) y empíricos (observación y


experimentación).
Las ciencias formales sólo hacen uso de los pro-
cedimientos racionales (específicamente de la de-
ducción) pero la ciencia, fácticas requieren también de los procedimientos empíricos.
Recordemos que la deducción consiste en el paso de lo universal a lo particular en ir del todo a las par-
tes (desde este punto de vista coincide con la síntesis). Es el procedimiento racional más seguro.
Ejemplo:
El producto de dos números pares es un número par, 12 es un número par, 8 es un número par. Por
lo tanto, el producto (12) • (8) es un número par.
La inducción consiste en el paso de lo particular a lo universal, o dicho de otra manera consiste en ir de
las partes al todo (desde este punto de vista coincide con el análisis).
Ejemplo:
El oro se dilata con el calor,
La plata se dilata con el calor,
42/52

El platino se dilata con el calor,


etc.
Todos los metales se dilatan con el calor.
La inferencia por analogía consiste en que a partir de la semejanza en cierto aspecto entre cosas que
se comparan se infiere la semejanza en otros aspectos.
Ejemplo:
Si los felinos actuales tienen dientes caninos desarrollados, garras para sujetar a su presa y agilidad
para el salto, podemos inferir que el animal felino que poseyó la mandíbula encontrada con dientes
caninos desarrollados, debió poseer agilidad para el salto y garras para sujetar a su presa.
Naturalmente cada uno de estos procedimientos racionales tiene reglas a las cuales deben sujetarse
para darnos mayor seguridad en las conclusiones y para lograr una auténtica conexión lógica entre
premisas y conclusión, pero no es nuestro objetivo explicar con amplitud estos procedimientos.
Por otra parte, recordemos que por observar se entiende fijar la atención en un objeto para percibirlo
por medio de los sentidos.
En la actualidad existen muchísimos instrumentos de los que se sirve el científico para lograr una ob-
servación más exacta. El microscopio y el telescopio son ejemplos de ello.
La experimentación consiste en cambiar las condiciones en que se presenta normalmente un fenó-
meno con el fin de obtener nuevos datos.
Ejemplo:
Cambiar la alimentación de una especie animal para conocer los resultados de ese cambio.
Naturalmente que nada se da porque sí en la ciencia, todo está dirigido racionalmente a un fin de tal
manera que los procedimientos racionales y empíricos antes mencionados se ponen en juego en el
momento en que son requeridos. No hay un momento preciso para ponerlos en práctica sino que es
en todo el proceso de la investigación científica que el científico debe usar razón y experiencia para
poder avanzar.
Haremos mención a Continuación de los pasos o pautas generales que se sigue en toda investiga-
ción.
Planteamiento del problema
‘Un problema surge cuando se tiene alguna información (o datos) en torno a algún objeto de estudio si
somos totalmente ignorantes respecto a alguna cosa es posible plantearnos problemas. Por ejemplo:
Antes que se conociera la existencia de Marte, a nadie se le ocurría p1antearse el problema respecto
a la posibilidad de que en Marte hubiese vida.
a) El científico se encuentra con un conjunto de datos que se expresan a manera de enunciados. A
esto se le llama cuerpo de conocimientos (que pueden referirse a hechos como en las ciencias prácti-
cas o a relaciones como en las ciencias formales). El científico examina estos datos, los clasifica y re-
laciona aquellos que pudieran ser relevantes en algún aspecto.
b) Con estrategias propias del proceder científico, se encuentra en ese conjunto de datos una laguna,
una incoherencia. Algo que el científico no conoce (incógnita: no conocido) y que necesita conocer pa-
ra dar una mejor explicación a aquello q está estudiando.
43/52

c) Una vez que se conoce la incógnita y los datos, se relacionan éstos en una pregunta tendiente a
averiguar aquello que buscamos.
El requisito de un problema científico
Los problemas científicos, para ser tales, deben plantearse sobre un trasfondo científico, arrancar de
datos comprobados y además se requiere puedan ser insertados en un sistema de problemas, para lo
cual es forzoso que en su formulación no haya contradicción lógica.
Origen de los problemas científicos
Los problemas científicos surgen gracias a la curiosidad natural del hombre y a la capacidad de encon-
trar incógnitas.
Aunque estos son los rasgos principales no hay que olvidar que muchas veces los problemas surgen
por el deseo de satisfacer necesidades prácticas.
Por ejemplo:
Cuando queremos encontrar la forma de curar enfermedades o bien cuando queremos construir vehí-
culos que nos transporten con mayor rapidez, etc.
También hay que tomar en cuenta las tendencias, estímulos y conocimientos del científico que le sir-
ven de motor para tratar de encontrar nuevos problema.
Podríamos asegurar que aquel que tiene la vocación de científico, si no tiene problemas, se los busca.
Para el hombre de ciencia siempre habrá problemas.
Formulación de la hipótesis
a) En todo problema hay que considerar las variables pertinentes, es decir los elementos que pueden
cambiar sin que cambie el planteamiento del problema. Por ejemplo la relación entre masa, fuerza y
aceleración puede darse con un bat y una pelota, o bien con dos coches que chocan, pero no puede
darse con dos gases. Hay que considerar pues las variables que pueden darse y suponer las solucio-
nes al problema en relación a esas variables.
b) Se establecen nexos entre las variables y se propone un conjunto de proposiciones:
Hipótesis centrales y suposiciones auxiliares, que se formulan a manera de enunciados legaliformes
(véase el capítulo 1 de este módulo).
e) En la medida de lo posible se traducen las hipótesis a un lenguaje matemático o lógico que nos
permita trabajar con ellas mediante el razonamiento deductivo.
Comprobación de la hipótesis. Comprobar una hipótesis significa encontrar pruebas necesarias y sufi-
cientes que la apoyen.
La comprobación es de dos tipos: demostración o comprobación lógica Y verificación o comprobación
empírica. Para demostrar una hipótesis se hace derivar a ésta de teorías ya establecidas y se justifica
esa derivación También se procede a deducir consecuencias a partir de las hipótesis. Por ello es que
desde el punto de vista lógico la hipótesis es un supuesto o premisa de la cual se van a sacar conclu-
siones
Estas consecuencias (conclusiones) derivadas Son de dos tipos. Pueden ser consecuencias particula-
res ya verificadas. Si esto es así, y pueden derivarse de las hipótesis esto representa una base para
creer que nuestra hipótesis es la adecuada.
44/52

HIPÓTESIS (SUPUESTOS O
ANTECEDENTE
PREMISAS)
PROPOSICIÓN (QUE UNA VEZ
CONCLUSIÓN VERIFICADA SIRVE DE APOYO A
LAS PREMISAS
Pueden derivarse de las hipótesis, consecuencias que expresen predicciones que puedan ser verifi-
cables, con técnicas disponibles.
En la demostración no basta derivar las conclusiones a partir de las premisas, también es necesario
dar la prueba lógica mostrando que el argumento es válido, esto es, que las conclusiones se deducen
correctamente a partir de las premisas.
La comprobación empírica o verificación requiere:
a) Planear los medios para poner a prueba las predicciones. Esto implica diseñar los procedimientos
de observaciones, mediciones, experimentos, etc. esto se conoce con el nombre de táctica científica.
b) Se realizan las operaciones planeadas, esto es, la táctica se pone en práctica. La ejecución de la
estrategia Planeada recibe el nombre de técnica científica.
c) Se recolectan los datos resultantes de la comprobación empírica realizada y se elaboran. La elabo-
ración implica la clasificación, el análisis, la evaluación de los datos empíricos y otras operaciones.
d) Se interpretan los datos elaborados. Esto es, se sacan conclusiones a partir de los datos obtenidos
después de la verificación.
Construcción de Leyes, Teorías y Modelos
a) Cuando se ha comprobado una hipótesis, ésta recibe el nombre de Ley. Se llega a este punto
cuando las conclusiones o consecuencias obtenidas deductivamente se comparan (o contrastan) con
los datos obtenidos en la comprobación empírica. Si concuerdan, la hipótesis se confirma y pasa a la
categoría de ley; si no concuerdan la hipótesis se disconfirma.
b) Las hipótesis confirmadas (leyes) y sus conclusiones se introducen en un sistema. Como ya vimos
anteriormente, un sistema de leyes es una teoría.
c) Se construye un modelo que exprese las características fundamentales de la teoría y se procede a
confirmar la teoría.
d) Si el modelo es disconfirmado, se buscan errores en la teoría y en los procedimientos empíricos
(premisas falsas).
Si el modelo es confirmado se examinan las posibles consecuencias que la teoría pudiera tener en
otros campos de estudio.
4.5. La ciencia
Para definir a la ciencia habrá que dar sus características. En los módulos que preceden a éste y en el
presente se ha visto suficientemente las características, los aspectos y el método científico, así Como
cada uno de sus pasos. Ya podemos ahora a partir de ello, inferir cuales son las características de la
ciencia puesto que ésta es precisamente el producto de la aplicación del método científico.
Hemos insistido en que el método opera como un orden que se impone a la ciencia; orden que es pro-
ducto de la racionalidad que busca en todo la coherencia y que da por resultado la sistematicidad.
Esto implica que:
45/52

a) La ciencia es un conjunto de conocimientos que se manifiestan en conceptos, juicios y razonamien-


tos.
b) Estos conceptos, juicios y razonamientos están ordenados conforme a reglas lógicas, de tal manera
que al enlazarlos con coherencia nos conduzcan a conocimientos nuevos.
c) Ese orden aplicado al conjunto de conocimientos nos da por resultado una estructura de ideas (sis-
tema). De ahí que la ciencia no es una suma de conocimientos, o un simple agregar juicios unos a
otros, sino enlazar con coherencia los conocimientos para sacar nuevas conclusiones. Esta es una de
las características que más claramente distingue al pensamiento científico del pensamiento cotidiano.
d) Esa coherencia da a la ciencia la categoría de pensamiento correcto.
Por otro lado, hemos dicho que el método es un proceso, es decir, que va paso a paso la investigación
científica hasta llegar a la objetividad.
Esta implica que:
a) Los adquiridos gracias a la aplicación del método concuerdan con la realidad, esto es, que los con-
ceptos, juicios y razonamientos sean una representación del objeto que estamos estudiando.
b) Que los Conocimientos adquiridos hayan sido verificados, Comprobados o contrastados empírica-
mente al grado que puedan recibir el calificativo de conocimiento verdadero
c) Conocimientos adquiridos y verificados sean aceptados por cualquiera independientemente del su-
jeto que los conozca, de sus inclinaciones, gustos, sentimientos, etc.,
d) Que los conocimientos adquiridos expliquen satisfactoriamente el objeto de la realidad al cual se re-
fiere.
La sistematicidad y objetividad que caracteriza a la ciencia implican otras características que vale la
pena mencionar.
a) La ciencia parte de los hechos y los trasciende, vale decirlo, ya que ésta toma sus datos de la reali-
dad mediante la observación y experimentación.
Pero la ciencia no se conforma con obtener datos, sino busca ir más allá, obtener nuevos datos, nue-
vos conocimientos, lo cual se logra en gran medida gracias al análisis, clasificación, estructuración de
los datos y derivaciones a partir de ellos. Esto se logra gracias al auxilio de las ciencias formales: lógica
1. Cuerpo de y matemáticas. No queremos decir con ello que las
conocimiento
ciencias formales sean sólo un instrumento. Por sí solas
2. Problema se desarrollan y alcanzan objetivos, pero todos los lo-
RACIONALIDAD
gros permiten también a la ciencia fáctica trascender los
3. Hipótesis hechos dados a la experiencia y avanzar más rápido en
4. Comprobación de
la obtención de sus metas.
hipótesis
“No son los hechos por Sí mismos sino su elaboración
5. Construcción de
CORRECCIÓN leyes, teorías y teórica y la comparación de las consecuencias de las
modelos teorías con los datos observacionales, la principal fuente
6. Confirmación de del descubrimiento de nuevos hechos”. (Cfr. Bunge. “La
leyes, teorías y
modelos ciencia, Su método y su filosofía» p. 23).
Conjunto de Que explican Conocimiento b) La ciencia es analítica, porque intenta descubrir las
conocimientos la realidad científico que
sistematizados objetiva proporciona partes, aspectos o elementos que componen a su obje-
to de estudio, para después descubrir las conexiones o
CIENCIA CERTEZA
relaciones entre ellos y de esta manera poder explicar
46/52

cómo se integran los elementos para formar el todo. Como ya ‘vimos en el capítulo de teoría, una ex-
plicación es más profunda mientras más se conocen las relaciones y los procesos que ligan a las par-
tes de un todo.
La ciencia no queda solo en la fragmentación de la realidad sino que tiende a una síntesis de los ele-
mentos.
El análisis y síntesis que realiza la ciencia nos permiten comprender mejor la realidad.
c) El conocimiento científico busca la precisión en sus conocimientos, para ello procura la identificación
exacta de los problemas, aplica las reglas de la lógica para evitar contradicciones. Va gradualmente de
lo simple a lo complejo, define la mayoría de sus conceptos, crea lenguajes artificiales utilizando sím-
bolos que eviten la ambigüedad y vaguedad, registra y con- trola los datos obtenidos en la investiga-
ción para poder relacionarlos con corrección.
d) Gracias a la precisión del conocimiento científico, es posible transmitirlo. El lenguaje usado en la
ciencia está construido con términos que no implican emotividad, y son informativos pues no son ten-
dientes ni a propiciar una acción, ni a despertar sentimientos. El lenguaje científico está encaminado a
comunicar formación y gracias a esta comunicabilidad la ciencia progresa.
Si los científicos mantuvieran en secreto sus descubrimientos, la cultura se estancaría.
e) El conocimiento científico está fundamentado tanto teóricamente mediante la demostración como
experimentalmente mediante la verificación. Este carácter de fundamentación produce en la inteligen-
cia seguridad; sabemos que la investigación científica no posee reglas y recursos infalibles sin embar-
go obtener en un buen grado certeza y al mismo tiempo la necesidad de sostener esa seguridad im-
pulsa a seguir investigando.
f) El conocimiento científico es general, es decir que tiende a explicar los hechos particulares a partir de
relaciones generales, ubicándolas en una clase.
Función y valor del método
La función básica del método consiste en ser un instrumento para obtener ciencia y como todo instru-
mento su valor se determina en la medida en que nos permite lograr aquello que deseamos hacer.
Ejemplos:
Un buen martillo es aquel que nos permite clavar bien
Una buena pluma es aquella con la que podemos escribir
Una buena guitarra es la que suena bien
Así, el método científico es valioso cuando nos conduce a la ciencia.
Puesto que los instrumentos sirven para algo, son útiles; y son mejores mientras más provecho po-
demos sacar de ellos. Podemos decir que el método científico es útil para conseguir conocimientos
científicos y será mejor el método en tanto que nos conduzca más rápida y eficazmente a la ciencia.
Pero el método científico para ser útil, debe adaptarse al objeto que se está estudiando. No existen
técnicas, actividades o recursos fijos y forzosos sino que el científico debe elegir cuáles son los más
adecuados para cada caso.
Por ejemplo:
Si lo que necesitamos es clavar, entonces uso un martillo no una pluma.
47/52

De la misma manera si tengo un problema empírico uso la observación y experimentación y Nome


conformo con el análisis racional.
Esto nos hace ver que el método se adapta a las circunstancias
Ejemplo:
Si uso el martillo para clavar un alfiler, entonces romperé el alfiler, aún cuando el martillo esté hecho
para clavar, y tendré que ingeniármelas para buscar otro instrumento mas adecuado para lo que quie-
ro hacer.
También en el método si un procedimiento que no me da buen resultado, tengo que buscar uno que sí
me lo dé.
Por eso decimos que el método es autocorrectivo pues por los resultados obtenidos sabemos si de-
bemos corregir o no nuestro procedimientos.
Esto significa también que el método se va perfeccionando; es progresivo porque al mostrarnos que
los resultados no son los deseados, nos obliga a pasar revista a nuestros procedimientos y procurar
los mejores.
“La ciencia no desea convencer de la verdad de sus proposiciones de cualquier manera y a cualquier
precio. Las proposiciones deben tener el apoyo de elementos de Juicio lógicamente aceptables, valo-
rados cuidadosamente y puestos a prueba por los cánones conocidos de la inferencia (razonamien-
to.). Se sigue de esto que el método de la ciencia es más estable y más importante para los hombres
de ciencia que cualquier resultado particular logrado por su intermedio (Cfr. Cohen Nagel. “Introduc-
ción a la lógica y al método científico”, ‘ 237).
El método científico no pretende darnos mayor certeza que la que garantizan los elementos de juicio
pero por los procedimientos lógicos y empíricos que utiliza es la mejor manera de conducirnos a la ob-
tención de conocimientos científicos.
La consideración más completa del valor del método es la que lo muestra como un camino abierto
tanto para “buscar una verdad suficientemente sólida como para hacer frente a las poderosas fuerzas
que nos llevan, por una parte, a aferrarnos con tenacidad a viejas ideas, y por la otra a abrazar cual-
quier novedad sólo porque representa un cambio... El método científico es la única manera efectiva de
fortalecer el amor a la verdad. Desarrolla la valentía intelectual para hacer frente a las dificultades y pa-
ra superar ilusiones transitoriamente placenteras, pero a la postre destructivas. Dirime discrepancias
sin apelar a ninguna fuerza externa, sino a nuestra común naturaleza racional”. (Cfr. Cit. p. 145).
La ciencia, su función y su valor
El hombre admirado ante la naturaleza que le rodea y que está en sí mismo, quiere comprenderla,
empieza a abrirse camino tratando de entender aquello que le es complejo, con el fin de descubrir lo
que ha sido para él incógnita o misterio.
De esa curiosidad del hombre ha surgido la ciencia con una función que el hombre mismo le ha con-
fiado:
Explicar.
Pero el hombre que posee una explicación sobre alguna cosa, se percata de que conociendo aquello
lo puede manejar, controlar, utilizar mejor, e inclusive puede saber cuáles serán las manifestaciones
futuras de aquella cosa, en otras palabras puede predecir su funcionamiento.
48/52

Explicar y predecir los fenómenos son las dos funciones básicas de la ciencia creada por el hombre
para satisfacer el impulso natural de conocer y controlar inteligentemente el mundo interno y externo
que tanto admira.
La ciencia intenta explicar los fenómenos y para ello, no se conforma con describirlos, sino se pregunta
cómo son, por qué ocurren así las cosas y no de otra manera.
Las explicaciones dadas por la ciencia no son definitivas.
Hay aproximaciones buenas y otras malas. La ciencia no obra como Penélope (que tejía y destejía pa-
ra volver a tejer) sino que emplea la tela tejida ayer. Las explicaciones científicas no son finales pero
son perfectibles. (Cfr. Bunge Mario. “La ciencia, su método y su filosofía”7 p. 42).
La ciencia explica los fenómenos en función de leyes y éstas en función de principios.
Por ejemplo:
Las leyes de Kepler explicaban una colección de hechos observados del movimiento planetario; y
Newton explicó esas leyes deduciéndolas de principios generales, explicación que permitió a otros as-
trónomos dar cuenta de las irregularidades de las órbitas de los planetas que eran desconocidos para
Kepler.
Las explicaciones dadas por la ciencia la hacen dinámica y progresiva.
Pero hay que cuidar mucho la exactitud, la precisión, la corrección en los razonamientos y la verifica-
ción suficiente de las proposiciones porque a partir de los hechos descubrimos las leyes, éstas las ex-
plicamos a partir de principios generales y los hechos son observados en los principios de manera que
el movimiento circular de la ciencia debe ser cuidadosamente realizado para evitar el círculo vicioso y
la manera más adecuada de hacerlo es utilizar el método científico.
El conocimiento científico es productivo porque, controla y modifica el curso de los acontecimientos
fundamentándose en leyes y en informaciones ya verificadas relativas al estado de cosas actuales o
pasadas.
Ejercicios
1. Mencionar los dos aspectos del método científico.
2. Explicar:
a) ¿De qué manera el método científico impone un orden?
b) ¿Qué es la corrección?
c) ¿Cómo se logra un sistema?
d) ¿Cuáles son las fases generales del método como proceso?
3. Distinguir entre procedimientos racionales y empíricos.
4. Definir y dar ejemplos de la:
a) Deducción.
b) Inducción.
c) Analogía.
5. Caracterizar el análisis y la síntesis.
6. Definir y dar ejemplos de:
49/52

a) La observación.
b) La experimentación.
7. Describir:
a) ¿Qué es un problema científico?
b) Requisitos de un problema científico.
c) Origen de los problemas científicos.
8. Explicar:
a) ¿Cómo se formula una hipótesis?
b) ¿Cómo se demuestra una hipótesis?
c) ¿Cómo se verifica una hipótesis?
9. Definir:
a) Ley.
b) Teoría.
c) Modelo.
10. Explicar por qué la ciencia es:
a) Conjunto de conocimientos sistematizados.
b) Explicación objetiva de la realidad.
11. Señalar los rasgos característicos que se derivan de la sistematicidad y de la objetividad de la cien-
cia.
12. Responder a las siguientes preguntas:
a) ¿Cuál es la función del método científico)
b) ¿Cuál es el valor del método científico
c) ¿Cuál es la función del la ciencia?
d) ¿Cuál es el valor de la ciencia?
Examine e interprete lo siguiente:
1. “...Lo que nos queda por decir sobre la cantidad y la fuente de la sangre que fluye de este modo es
tan novedoso e inaudito que no solo temo verme perjudicado por la envidia de unos pocos, sino que
tiemblo ante la posibilidad de tener como enemigo a toda la humanidad... Cuando examiné el conjunto
de datos de que disponía, derivados ya sea de las disecciones y mis reflexiones al respecto, ya de los
ventrículos del corazón y de los vasos que entran y salen de él, la simetría y tamaño de esos conduc-
tos —pues la naturaleza, que no hace nada en vano, nunca les habría dado un tamaño relativo tan
grande sin algún propósito— ya de la disposición y estructura íntima de las válvulas, en particular, y de
las otras partes del corazón, en general, además de muchas otras cosas, medité mucho y muy seria-
mente sobre la posible cantidad de sangre que pasaba, cómo podía efectuarse su pasaje en tiempo
tan breve, etc.; cómo no me pareció posible que los trozos de alimento ingerido abastecieran este
proceso sin que, por un lado, las venas se agotaran, y las arterias estallaran por el otro debido a su ex-
cesiva carga de sangre, a menos que la sangre pudiera pasar de alguna manera de las arterias a las
50/52

venas y volver así al lado derecho del corazón, comencé a conjeturar si no habría un movimiento cir-
cular, por así decirlo…”
“Pero para que nadie diga que sólo le ofrecemos palabras y que hacemos aserciones especiosas sin
ningún fundamento, con el único deseo injustificado de innovar, aduciré tres puntos a modo de confir-
mación; de ellos se sigue necesariamente, según creo, la verdad que afirmo que parecerá a todos un
hecho obvio. En primer término la sangre se transmite sin cesar por la acción del corazón, de la vena
cava a las arterias, en tal cantidad que no puede ser suministrada por los alimentos ingeridos y de tal
manera que toda la masa de sangre debe pasar muy rápidamente a través del órgano…
“Supongamos, ya sea en forma arbitraria o basándonos en experimentos, que la cantidad de sangre
que contiene el ventrículo izquierdo del corazón cuando está distendido es, digamos, de dos onzas,
tres onzas, o una onza y media (en el cuerpo muerto, según he podido comprobar, contiene más de
dos onzas). Imaginemos también cuanto menor es la cantidad que contiene el corazón cuando está
contraído que cuando está dilatado; y cuanta sangre enviará a la aorta en cada contracción, —todo el
mundo admite que con el sístole siempre se emite algo... Supongamos como cifra cercana a la verdad
que arroja a la arteria en cada contracción, la cuarta, la quinta, la sexta o hasta la octava parte de su
carga. De acuerdo con esto, en cada pulso, el corazón arroja a la aorta media onza, tres dracmas o
una dracma de sangre; cantidad que en modo alguno puede retornar al ventrículo, a causa de las vál-
vulas que están en la parte inferior del conducto. Ahora bien, en media hora el corazón realiza más de
mil latidos, y en algunos individuos hasta dos, tres y aun cuatro mil latidos. Si multiplicamos el número
de dracmas enviadas por el número de pulsaciones, obtenemos mil quinientas onzas, o mil veces tres
dracmas, o una cantidad de sangre proporcional a la cantidad que emita el corazón en cada pulsación;
cantidad mayor que la que contiene todo el cuerpo…”
“Sobre la base de esta Suposición, pues, afirmada meramente como punto de partida del razonamien-
to, vemos que toda la masa sanguínea pasa por el corazón, de las venas a las arterias, y de igual mo-
do por los pulmones (Cfr. Cohen y Nagel. Introducción a la lógica y al método científico”, pp. 249 a
251).
2 “Cuando me siento a escribir, tengo ante mí dos mesas. Una de ellas me es familiar desde mis pri-
meros años. Es un objeto común de esa realidad circundante a la que llamo el mundo. Tiene exten-
sión, color y es relativamente estable; pero sobre todo es sustancial, es una cosa, no es como el espa-
cio o el tiempo. La segunda mesa es mi mesa científica. No pertenece al mundo que aparece espon-
táneamente a mí alrededor cuando abro los ojos. Forma parte de otro mundo, que me ha obligado a
dirigir mi atención hacia él de las más tortuosas maneras. Mi mesa científica está constituida en su
mayor parte por vacío. Diseminadas en él muy distanciadas entre sí, existen cargas eléctricas que se
desplazan a gran velocidad pero la suma de sus volúmenes no llega a la mil millonésima parte del vo-
lumen de la mesa. No hay nada sustancial en esta segunda mesa. Es en su mayor parte espacio va-
cío, lleno de campos de fuerza, es verdad, pero éstos pertenecen a la categoría de las “influencias”, no
de las “cosas”... Que el papel situado ante mí esté equilibrado por un enjambre de moscas, por así de-
cir, y se mantenga en su lugar por una serie de golpes diminutos como en un juego de volantes pro-
venientes del enjambre que está debajo suyo, es algo totalmente diferente al hecho de que esté sos-
tenido porque hay sustancia debajo de él, ya que la naturaleza propia de la sustancia es ocupar espa-
cio con exclusión de otra sustancia; al menos existe una diferencia conceptual, ...aunque no la haya
con respecto a mi labor práctica de escribir sobre el papel. No necesito decir que la física moderna,
mediante delicados ensayos y una lógica inexorable, me asegura que mi segunda mesa la científica
es la única real.
Nota: Este párrafo resume, con ligeras modificaciones, la Introducción a The Nature of Physical World,
1929, Págs. XI-XIV, de Sir A.S. Eddington.
51/52

Cfr. Cohen y Nagel. “Introducción a la lógica y el método científico”. pp. 279 a 280.
LECTURAS RECOMENDADAS
1. ¿Qué es la ciencia?
Rosenblueth, Arturo. “El método científico”. CEEA.
I.P.N. México 1971, pp. 4 a 18.
2. El método científico y la explicación científica. Bunge, Mario. “La investigación científica”. Ariel, Bar-
celona 1969, Cap. 1.
CONCLUSIÓN
El ser humano muchas veces se ha encontrado perplejo frente a los fenómenos, pero algo interno en
él (que posiblemente la sicología explique mejor) lo impulsa a superar ese estado de perplejidad que lo
hace sentir inseguro y entonces se lanza a la tarea de la investigación que le permita lograr sus objeti-
vos: comprender y controlar los fenómenos.
A lo largo del tiempo, ha afinado sus recursos, ha mejorado sus técnicas, ha superado muchos pro-
blemas, pero todavía existen muchos misterios, infinidad de incógnitas por resolver, La tarea del cientí-
fico (hacer ciencia) todavía tiene un larguísimo camino por recorrer. Se ha avanzado mucho, pero hay
mucho por avanzar todavía.
Ojalá el estudiante pleno de inquietudes se incline a continuar el camino que muchos hombres antes
que él ya han trazado con su esfuerzo, constancia y amor a la verdad. Es el hombre anhelante de re-
solver misterios el indicado para lanzarse a la maravillosa aventura de la ciencia.
BIBLIOGRAFÍA
Bochski, 1 M.
Los Métodos actuales del Pensamiento. Ed. Rialp, Madrid, 1968.
Bunge, Mario.
La Ciencia, su método Y SU filosofía. Ed. Siglo Veinte, Buenos Aires, 1973.
Bunge, Mario.
La Investigación Científica. Ed. Ariel, Barcelona, 1972.
Bunge, Mario.
Teoría y Realidad. Ed. Ariel, Barcelona, 1972.
Cohen, Morris y Nagel, Ernest.
Introducción a la Lógica y al Método Científico 1; 3a. ed. Amorrortu, 268 p. Argentina.
Cohen, Morris y Nagel, Ernest.
Intrduecj6n a la Lógica y al Método Científico 2; 3a. ed. Amorrortu, Buenos Aires, 1973, 284 P.
Copi, Irving M.
Introduce ión a la Lógica. 9a. ed. Eudeba. Buenos Aires, 1970. 455 p.
Hegenberg Leónidas.
Introducción a la Filosofía de la Ciencia. Herder, Barcelona, 1969.
52/52

Hempel C. Carl.
Filosofía de la Ciencia Natural. Alianza Editorial, Madrid 1973. -
Padilla, Hugo.
El Pensamiento Científico. (Antología) ANUlES, México, 1974.
Rosenblueth, Arturo.
El Método Científico. C .1 .E .A., 1. P .N. México 1969.
Walker. Marshall.
El Pensamiento Científico. Ed. Grijalbo, México, 1968.
Wartofsky, Marx W.
Introducción a la Filosofía de la Ciencia. 2. Ed. Alianza, Madrid, 1973. 679 p.