Вы находитесь на странице: 1из 2

La rebeldía del afrodescendiente: una huella decolonial en la literatura de Manuel Zapata

Olivella

Wendy Jhoana Ortega Barrios

Al producir una literatura que deje ver la realidad de la cultura afro en Latinoamérica, Manuel
Zapata Olivella, está enmarcándose dentro del pensamiento decolonial, pues en sus producciones
textuales realiza fuertes críticas a la historia latinoamericana en relación con dicha cultura. Él
hace visible cómo intentan acabar con la identidad de los negros y cómo estos acuden a
estrategias específicas para conservar sus prácticas y costumbres. Es por ello que en sus obras se
refleja mucho la imagen de la rebeldía no solo del hombre afro, sino también del campesino. Este
autor usa el lenguaje literario para dar una mirada crítica a los problemas del ser latinoamericano
y sobretodo caribe. Chambacú corral de negros es una joya representativa de la rebeldía afro en
Latinoamérica.

Este ensayo pretende mostrar la huella decolonial que existe en el libro Chambacú corral de
negros de Manuel Zapata Olivella. Para ello, se hará uso de citas textuales de la obra literaria que
serán explicadas a la luz de la teoría decolonial y así demostrar por qué se afirma que es una
joya representativa de la rebeldía afro.

La decolonialidad en Chambacú se puede percibir casi alrededor de toda la historia,


especialmente en los personajes Máximo y La Cotena, su madre, quienes demuestran tener
ideales sólidos encaminados a luchar por la defensa de su gente. En ellos se evidencia un
desprendimiento de la esclavitud por parte de los afrodescendientes, uno de los casos más
evidentes en la obra se encuentra en la página 6:

-¿Qué quieren? Ahora si estas bonitas, ¡ni siquiera nos dejan dormir! Sólo se acuerdan de
nosotras para jodernos. Si buscaran hambre y miseria la encontrarían a montones. Pero
eso no les importa. Aquí sólo estamos dos mujeres y un niño. ¿También quieren al
pequeño para la guerra? ¿Qué vaina es esa? Vienen a llevarse los hijos ajenos para que
los maten en tierras extrañas… ¡salgan del patio! Déjense de estar ahí, amenazando con
sus fusiles. Si son soldados de verdad, enfréntese a los guerrilleros del llano y déjennos
quietas a nosotras las mujeres. Ya les he dicho que aquí no hay hombres (Zapata, M.
1963).
ellos mismos empiezan a verse como seres humanos capaces de aportar significativamente a la
sociedad,