Вы находитесь на странице: 1из 4

MAESTRIA EN ENSEÑANZA DE LAS CIENCIAS

FILOSOFIA DE LA EDUCACION

Actividad 3 Unidad 2.

FINES DE LA EDUCACION

TUTORA: SILVIA I. TAPIA ALFARO


ALUMNO: NEFTALI TAPIA OROZCO

Morelia, Mich. a 12 de Octubre del 2019.


FINES DE LA EDUCACION

¿Existen mejores modos de educar?


Desde luego que sí, una educación con amplio sentido humanístico que relacione los valores
culturales en la actividad formativa para acercar al hombre a la realidad cultural. De tal
manera que el educando tiene que comprender los valores y su importancia en su propia
vida. Por lo tanto, al enlazar los objetivos y los contenidos de la educación con los valores
se contribuye al desarrollo de la persona y la sociedad.
La educación tiene que observar los resultados de la axiología y especialmente a los valores
morales y humanos para consolidar una estructura educativa e incluirlos durante la práctica
educativa en la relación docente-alumno y mientras la escala axiológica sea común entre
ambos mayor armonía se tendrá en tal relación.
De tal manera que cada valor forme la personalidad del educando y este mismo se auto
realice y adquiera una libertad cultivando su autoestima, el amor, resolver problemas
internos y externos favoreciendo a la sensibilidad social.

¿Es necesaria la familia al interior de la sociedad?


La familia es una institución con funciones sociales propias. Así como la escuela es
responsable de transmitir a los niños el conocimiento que las sociedades han acumulado,
enseñarles valores y normas grupales y ofrecerles un espacio para la convivencia con otros
niños, la familia, como institución, es:
a) el espacio donde las personas desarrollan relaciones personales íntimas.
b) el ámbito natural para la procreación de la especie.
c) la célula en la cual las personas de todas las edades resuelven sus necesidades de
protección, compañía, alimento, cuidado de la salud y crecimiento espiritual.
d) a través de la familia, las sociedades transfieren a los hijos sus valores y costumbres, su
lengua, el modo de vestir, la manera de celebrar los nacimientos o de enterrar a los
muertos, las estrategias para el trabajo, etc.; son todas herencias culturales que se
transmiten en la familia.
e) una función de vital importancia es la socialización. La familia es la encargada de propiciar
que los niños se desarrollen como miembros de una nación y de un grupo social, con un
sentido de pertenencia, con capacidad de entender y respetar la cultura de su grupo y de
su país.
f) es el escenario donde los niños construyen su identidad personal (personas con
habilidad, conocimientos, preferencias y carácter propios). Esta última función es vital, pues
la identidad construida desde la infancia determina, en gran medida, la manera en que el
niño se relacionará, producirá o participará como adulto en la vida familiar y social.

¿Cuál es el sentido de la educación?


Los propósitos útiles a la educación son la formación intelectual para la explicación causal
de la verdad, la valoración de las ciencias, las artes, el deporte, el trabajo y el pensamiento
filosófico. Este último para vencer las dificultades de la indagación que surgen en la
búsqueda del conocimiento, porque contribuye a la capacidad dialéctica del y de la
estudiante, al pensamiento crítico y deseos de saber y aprender. El propósito de la
educación es la formación para la exploración del conocimiento. Para que cada ser
individual se atreva por sí mismo a explorar el mundo, construir el conocimiento que le
permita entender las causas de las cosas y fenómenos.
La esencia de la educación es educar, formar, liberar, ordenar, disciplinar. La buena
educación forma al niño, a la niña, al joven y a la joven para el desarrollo y construcción del
ser humano agradable, inteligente, productivo, libre, firme, sabio.

¿Es la educación, tradicional por esencia, la que mantiene el orden de las estructuras y las
instituciones gracias a las que es posible o puede ser la educación un agente de cambio
social o de liberación personal?
No del todo, la educación tradicional y sus prácticas siguen tan arraigadas a las
concepciones que se tienen de la escuela, del maestro y del alumno, que inconscientemente
se vuelven a repetir los mismos patrones. Docentes que llega a dar su clase vaciando
contenidos y estimulando solo la memorización, recepción y acumulación de conocimientos
que quedan allí archivados pero estáticos, sin llevar a los alumnos a una comprensión, a un
aprendizaje significativo y sin sentido al nuevo conocimiento.
Lo cual puede llevar a los educandos a desarrollar actitudes de desmotivación y rechazo
hacia la escuela. Pues sienten que son depósitos que solo son llenados de contenidos
impuestos por un sistema educativo, que más tarde los llevara a formar parte de un sistema
social cuyas adquisiciones se seguirán reproduciendo, y que lejos de formar sujetos íntegros
y humanos, lleva a desanimar, mecanizar y alinear a los seres sociales. Lo cual no les permite
un desarrollo armónico y mucho menos explotar sus virtudes y trabajar sus áreas de
oportunidad. Lejos de motivar esta educación tradicionalista a vivir humanamente, a buscar
una transformación, vemos como solo es una adaptación al sistema y una exclusión y
fracaso a quienes no logra adaptarse a ese sistema. La educación no sólo implica un adquirir
un cúmulo de conocimientos académicos. Habilidades, destrezas, actitudes y valores,
constituyen una formación integral en el ser humano. Los alumnos poseen conocimientos
previos adquiridos de los diferentes ambientes en que se desarrollan. Como docentes, nos
corresponde asumir con sabiduría las diferentes situaciones que se nos presentarán a lo
largo de nuestra práctica. Poseer una postura crítica, argumentada y sobre todo, de respeto.

¿La finalidad de la educación consiste en el cultivo y la investigación de las habilidades


que conduzcan al desarrollo de la autonomía?
La educación es producto del ser humano y de la cultura, y el resultado de la acción que se
descubre por anticipado en los fines que se diseñan y se proponen. Es la premisa necesaria
antes de considerar cómo educar. El fin es una elaboración abstracta de la razón,
comúnmente integrado a propósitos políticos, ideológicos, religiosos, científicos,
tecnológicos, industriales, comerciales, económicos. La esencia de la educación es educar,
y el éxito de la educación se valora por su esencia, el logro los fines.
Los fines últimos de la educación son los mismos para todos los hombres en todas partes y
en todos los tiempos. Son principios absolutos y universales. Esto puede demostrarse. Si no
pudiera serlo, no habría en absoluto filosofía de la educación, pues la filosofía no existe sino
en conocimiento absoluto y universal: absoluto en el sentido de que no es relativo a las
circunstancias contingentes de tiempo y lugar; universal en el sentido de que se refiere a
cosas esencia y abstractas de toda clase de variaciones meramente accidentales. Del mismo
modo, debe decirse que los medios educativos en general son los mismos para todos los
hombres en todos los tiempos y en todas partes. Si los fines últimos de la educación son sus
primeros principios, los medios en general son sus principios secundarios y el alcance de la
filosofía de la educación no va más allá que esto: conocer estos principios primarios y
secundarios de un modo absoluto y universal. Aspirar a conocer menos que esto, o
considerar esto como incognoscible, es negar que existe una filosofía de la educación;
aspirar a conocer más que esto, sin comprender que al hacerlo se deja de actuar como
filósofo, es confundir la filosofía de la educación con otras materias y métodos, o
confundirse uno mismo tratando de resolver, filosóficamente.
Referencias Bibliográficas.
J. C. B a l b u e n a M a r t í n e z. La familia, núcleo básico de la sociedad y reflejo de las condiciones.
Consultado el 12 de octubre de 2019. file:///C:/Users/52443/Downloads/Dialnet-
LaFamiliaNucleoBasicoDeLaSociedadYReflejoDeLasCond-5654256.pdf

Bogdan Piotrowski La axiología y la Educacion. Consultado el 12 de octubre de 2019.


https://fde.univim.edu.mx/pluginfile.php/8711/mod_resource/content/1/La%20axiologi%CC%81a%20y%20l
a%20educacio%CC%81n.pdf