Вы находитесь на странице: 1из 13

Desarrollo del adolescente

Se debe esperar que el desarrollo de los niños entre 12 y 18 años de edad incluya hitos físicos y
mentales.

Información

Durante la adolescencia, los niños desarrollan la capacidad para:

Comprender ideas abstractas. Estas incluyen comprender conceptos de matemática avanzada, y


desarrollar filosofías morales, incluso derechos y privilegios.

Establecer y mantener relaciones personales satisfactorias. Los adolescentes aprenderán a


compartir la intimidad sin sentirse preocupados o inhibidos.

Avanzar hacia un sentido más maduro de sí mismos y de su propósito.

Cuestionar los viejos valores sin perder su identidad.

DESARROLLO FÍSICO

Durante la adolescencia, las personas jóvenes atraviesan por muchos cambios a medida que pasan
a la madurez física. Los cambios prepuberales precoces ocurren cuando aparecen las
características sexuales secundarias.

Niñas:

Las niñas pueden empezar a desarrollar los brotes de senos a los 8 años de edad, con un desarrollo
completo de estos que se alcanza en algún momento entre los 12 y los 18 años.

El crecimiento del vello púbico, de la axila y de la pierna comienza usualmente alrededor de los 9 o
10 años de edad, y alcanza los patrones adultos alrededor de los 13 o 14 años.

La menarquia (el comienzo de los periodos menstruales) ocurre en forma característica alrededor
de 2 años después de la aparición de los senos incipientes y el vello púbico. Puede suceder incluso
desde los 9 años o, a más tardar, hacia los 16 años. La edad promedio de la menstruación en los
Estados Unidos es aproximadamente a los 12 años.

El crecimiento rápido de estatura en las niñas alcanza su punto máximo alrededor de los 11.5 años
y disminuye alrededor de los 16.

Niños:

Los niños pueden comenzar a notar un crecimiento del escroto y los testículos desde los 9 años de
edad. Pronto, el pene comienza a agrandarse. Hacia la edad de 17 a 18 años, sus genitales tienen
usualmente el tamaño y la forma de los genitales adultos.

El crecimiento del vello púbico, así como también el vello de la axila, la pierna, el pecho y la cara,
comienza en los niños alrededor de los 12 años y alcanza los patrones adultos más o menos de los
17 a 18 años.
Los niños no comienzan la pubertad con un incidente súbito, como lo es el comienzo de la
menstruación en las mujeres. Tener emisiones nocturnas regulares (sueños húmedos) marca el
inicio de la pubertad en los varones y ocurre normalmente entre las edades de 13 y 17 años. La
edad promedio es alrededor de 14 años y medio.

El cambio en la voz en los hombres sucede al mismo tiempo que el crecimiento del pene. Las
emisiones nocturnas ocurren con el punto máximo de aumento de estatura.

Un crecimiento rápido en la estatura en los niños alcanza su punto máximo alrededor de los 13
años y medio y disminuye más o menos a los 18 años.

COMPORTAMIENTO

Los cambios súbitos y rápidos a nivel físico que experimentan los adolescentes los lleva a ser
acomplejados. Son sensibles y están preocupados por sus cambios corporales. Pueden hacer
comparaciones angustiosas respecto a ellos mismos y sus compañeros.

Los cambios físicos quizá no ocurran en un plazo regular y sin problemas. Por lo tanto, los
adolescentes podrían pasar por etapas de incomodidad, tanto en su apariencia como en su
coordinación física. Las niñas pueden estar ansiosas si no están listas para el comienzo de los
periodos menstruales. Los niños pueden preocuparse si no saben acerca de las emisiones
nocturnas.

Durante la adolescencia, es normal que los jóvenes empiecen a separarse de sus padres y a crear
su propia identidad. En algunos casos, esto puede ocurrir sin problemas de los padres y otros
miembros de la familia. Sin embargo, esto puede provocar conflicto en algunas familias a medida
que los padres tratan de mantener el control.

Los amigos se vuelven más importantes a medida que los adolescentes se alejan de los padres en
búsqueda de su propia identidad.

Su grupo de amigos puede convertirse en un refugio seguro. Esto le permite al adolescente probar
nuevas ideas.

En la adolescencia temprana, el grupo de compañeros casi siempreo consiste de amistades no


románticas. Estas a menudo incluyen "pandillas", bandas o clubes. Los miembros del grupo de
compañeros con frecuencia intentan comportarse y vestirse en forma semejante, tener códigos
secretos o rituales y participar en las mismas actividades.

A medida que el joven avanza hacia la adolescencia media (14 a 16 años) y más allá, el grupo de
compañeros se extiende para incluir amistades románticas.

Desde la mitad hasta el final de la adolescencia, los jóvenes a menudo sienten la necesidad de
establecer su identidad sexual. Necesitan estar cómodos con su cuerpo y sentimientos sexuales.
Los adolescentes aprenden a expresar y recibir intimidad o insinuaciones sexuales. Las personas
jóvenes que no tienen la oportunidad de tales experiencias pueden tener mayores dificultades
para establecer relaciones íntimas cuando sean adultos.

Los adolescentes muy a menudo demuestran comportamientos congruentes con varios mitos de
la adolescencia:
El primer mito es que ellos están "en escena" con la atención de otros constantemente centrada
en su apariencia o en sus acciones. Este es un egocentrismo normal. Sin embargo, puede parecer
(especialmente para los adultos) que raya en la paranoia, el amor propio (narcisismo) o incluso la
histeria.

Otro mito de la adolescencia es la idea de que "eso nunca me sucederá, solo a los demás". "Eso"
puede representar resultar embarazada o contraer una enfermedad de transmisión sexual luego
de tener sexo sin protección; causar un accidente automovilístico mientras se conduce bajo la
influencia del alcohol o las drogas, o cualquiera de los otros numerosos efectos negativos de los
comportamientos peligrosos.

SEGURIDAD

Los adolescentes se vuelven más fuertes y más independientes antes de haber desarrollado
buenas destrezas para tomar decisiones. Una fuerte necesidad de la aprobación de los amigos
podría tentar a los jóvenes a tomar parte en comportamientos riesgosos.

Se debe hacer énfasis en la seguridad con los vehículos motorizados. Debe enfocarse en el rol del
conductor, del pasajero y del peatón, los riesgos del abuso de substancias y la importancia de
utilizar los cinturones de seguridad. Los adolescentes no deben tener el privilegio de utilizar
vehículos motorizados a menos que puedan demostrar que los pueden usar de manera segura.

Otras cuestiones de seguridad son:

Los adolescentes que practican deportes deben aprender a utilizar el equipo y los implementos o
trajes protectores. Se les debe enseñar las reglas del juego seguro y cómo acercarse a actividades
avanzadas.

La gente joven necesita estar muy consciente de los peligros potenciales, incluso la muerte súbita.
Estas amenazas pueden ocurrir con el abuso regular de sustancias, y con el consumo experimental
del alcohol y las drogas.

Los adolescentes a quienes se les permite el uso o tienen acceso a las armas de fuego necesitan
aprender a utilizarlas de manera apropiada.

Los adolescentes necesitan ser evaluados si parecen estar aislados de sus compañeros, no tienen
interés en actividades sociales o escolares, o muestran una súbita disminución en el desempeño
escolar, laboral o deportivo.

Muchos adolescentes se encuentran en alto riesgo de depresión e intentos potenciales de suicidio.


Esto puede deberse a las presiones y conflictos en sus familias, el colegio, organizaciones sociales,
grupos de compañeros y relaciones íntimas.

CONSEJOS PARA LA CRIANZA RESPECTO A LA SEXUALIDAD

Con mucha frecuencia, los adolescentes requieren una privacidad en la que puedan contemplar
los cambios que se llevan a cabo en sus cuerpos. Lo ideal es que el joven tenga su propia
habitación. Si esto no es posible, deben tener al menos algún espacio privado.
Fastidiar a un niño adolescente sobre sus cambios físicos no es apropiado. Esto puede provocar
timidez y vergüenza.

Los padres deben recordar que el interés del adolescente por los cambios corporales y temas
sexuales es normal y natural. No significa que el niño esté involucrado en alguna actividad sexual.

Los adolescentes pueden experimentar una gran variedad de comportamientos y orientaciones


sexuales antes de sentirse cómodos con su propia identidad sexual. Los padres deben tener
cuidado de no referirse a los nuevos comportamientos como "erróneos", "enfermos" o
"inmorales".

El complejo de Edipo (atracción del niño por el progenitor del sexo opuesto) es común durante los
años de la adolescencia. Los padres pueden hacer frente a esto reconociendo los cambios físicos y
lo atractivo del niño sin cruzar los límites de la relación entre padre e hijo. Los padres también
pueden enorgullecerse del crecimiento del joven hacia la madurez.

Es normal que el padre o la madre encuentren al adolescente atractivo. Esto a menudo sucede
debido a que el joven con frecuencia se parece mucho a lo que el otro padre (del mismo sexo) era
a una edad más temprana. Esta atracción puede hacer que el padre o la madre se sientan
incómodos, pero se debe tener cuidado de no crear distancia, lo cual puede hacer sentir al
adolescente responsable. No es apropiado que la atracción de un padre por su hijo vaya más allá
de esa simple atracción como padre. La atracción que traspasa las fronteras de la relación padre e
hijo puede llevar a comportamientos íntimos inadecuados con el adolescente. Esto es conocido
como incesto.

LUCHAS POR LA INDEPENDENCIA Y EL PODER

La búsqueda de la independencia por parte del adolescente se presenta como un aspecto normal
en su desarrollo. El padre o la madre no deben verlo como una actitud de rechazo o pérdida del
control. Los padres necesitan ser constantes y coherentes. Deben estar disponibles para escuchar
las ideas del joven, sin dominar su identidad independiente.

Aunque los adolescentes siempre retan a las figuras de autoridad, necesitan o quieren límites. Los
límites brindan una frontera de seguridad para crecer y desempeñarse. Establecer límites se
refiere a tener regulaciones y reglas predeterminadas con respecto a su comportamiento.

Las luchas de poder empiezan cuando la autoridad está en juego o el "tener la razón" es el asunto
principal. Estas situaciones se deben evitar, en lo posible. Una de las partes (normalmente el
adolescente) resultará dominado. Esto causará desprestigio. El adolescente puede sentir
vergüenza, insuficiencia, resentimiento y rencor como resultado.

Los padres deben estar preparados y reconocer que existen conflictos comunes que se pueden
desarrollar durante la crianza de los adolescentes. La experiencia puede estar influenciada por
aspectos sin resolver de su propia niñez o de los primeros años del adolescente.

Los padres deben saber que los adolescentes desafiarán reiteradamente su autoridad. El hecho de
mantener líneas de comunicación abiertas, al igual que límites o fronteras claras e incluso
negociables puede ayudar a reducir los conflictos mayores.
La mayoría de los padres siente que tiene más conocimiento y crecimiento propio a medida que
acepta los retos de criar adolescentes.

Desarrollo cognitivo en
adolescencia: características,
cambios cognitivos
Por
Alejandro Rodriguez Puerta

El desarrollo cognitivo en la adolescencia se basa sobre todo en la


capacidad para pensar, razonar y tomar decisiones. Los niños empiezan a
aprender todas estas habilidades desde el momento en el que nacen; pero
ya en la adolescencia, el proceso se vuelve mucho más complejo, al
basarse en los cambios ocurridos con anterioridad.

Los adolescentes tienen que aprender a utilizar habilidades concretas para


desarrollar capacidades como el pensamiento crítico o la toma de
decisiones. Los jóvenes de entre 12 y 18 años deben ser capaces de coger
lo que han aprendido durante su infancia y aplicarlo a situaciones de la vida
real.
Fuente: pixabay.com
Por otra parte, durante esta etapa de la vida, los adolescentes también
aprenden a razonar de manera más compleja, entender fenómenos como la
relación entre causa y efecto, y adquirir responsabilidad sobre sus propias
acciones y decisiones.

Todos estos cambios se producen debido a la suma de diferentes factores.


Por una parte, el cerebro de los adolescentes está lo suficientemente
desarrollado como para que puedan entender todos estos conceptos y
realidades. Por otro, las circunstancias de sus vidas comienzan a cambiar y
a parecerse cada vez más a las de la edad adulta.

Índice [Ocultar]
 1 Características
o 1.1 Aparición de las operaciones formales
o 1.2 Egocentrismo
o 1.3 Imaginación y planificación
o 1.4 Cuestionamiento de la autoridad
 2 Cambios cognitivos
 3 Etapas
o 3.1 Adolescencia temprana
o 3.2 Adolescencia media
o 3.3 Adolescencia tardía
 4 Referencias

Características

Aparición de las operaciones formales

Según los estudios realizados por Jean Piaget sobre las distintas etapas del
desarrollo cognitivo, los niños menores de aproximadamente 12 años solo
son capaces de pensar en situaciones concretas. Su lógica se basa en el
aquí y ahora, y por ejemplo tienen muchas dificultades para pensar sobre
conceptos abstractos.

El principal cambio que se produce durante el desarrollo cognitivo en la


adolescencia es que a partir de los 12 años, las personas comienzan a ser
capaces de razonar de manera abstracta. Esto supone, por ejemplo, que los
jóvenes pueden entender materias científicas, reflexionar sobre temas
espirituales o plantearse preguntas de todo tipo.

Además de esto, la capacidad de pensar de manera abstracta ayuda a los


adolescentes a cuestionarse todo lo que antes daban por hecho sobre el
mundo.

Por eso, en este periodo suelen producirse cambios de creencias y actitudes


importantes, que llevan a muchos jóvenes a tratar de encontrar un estilo
de vida que encaje con su personalidad.

Otro de los cambios provocados por esta característica del pensamiento


adolescente es que los jóvenes se dan cuenta de que a menudo no existe
una sola interpretación para un fenómeno. Por lo tanto, en esta etapa
comienzan a hacerse preguntas sobre lo que les rodea.

Por último, el pensamiento abstracto también les permite pensar sobre el


futuro, siendo capaces de entender por primera vez las consecuencias de
sus actos, planificar y marcarse objetivos.

Egocentrismo

Otro de los cambios más importantes provocados por el desarrollo cognitivo


en la adolescencia es la aparición de un cierto egocentrismo y narcisismo
que cambia por completo la visión del mundo de los jóvenes.

Este egocentrismo se manifiesta de dos maneras. Por una parte, los


jóvenes de estas edades suelen sentir que «nadie les entiende», viéndose a
sí mismos como únicos y totalmente diferentes de los demás. Esto suele
llevar a todo tipo de conflictos interpersonales, especialmente con figuras
de autoridad como padres y profesores.

Por otro lado, los adolescentes también comienzan a preocuparse en gran


medida por su apariencia, algo que durante la infancia no se da de manera
tan marcada. Cualquier pequeña imperfección se ve como algo horrible, y a
menudo se sufre del llamado «efecto foco»: la creencia de que los demás
nos examinan constantemente para criticarnos.

Imaginación y planificación

Ya hemos visto que, durante la adolescencia, la persona es capaz por


primera vez en su vida de pensar en cosas que no se encuentren en el
«aquí y ahora». Uno de los cambios más importantes que provoca esta
nueva habilidad es que los jóvenes mayores de 12 años pueden empezar a
plantearse el futuro y sus posibilidades.
Debido a ella, durante esta etapa por primera vez las personas comienzan
a pensar sobre qué les gustaría conseguir, sus metas, y los logros que
desearían alcanzar. Además, los adolescentes también tratan de encontrar
su propia identidad, algo que hasta este momento no les había preocupado
nunca.

Cuestionamiento de la autoridad

Por último, durante la adolescencia los jóvenes son capaces de pararse a


pensar sobre diferentes aspectos de su vida por primera vez. Debido a ello,
es muy habitual que también comiencen a cuestionarse si lo que les han
dicho sus padres, profesores y otros adultos es cierto o necesario, o si
estos merecen realmente su respeto.

Este cambio cognitivo es la base de muchos de los conflictos que se


producen entre la mayoría de adolescentes y los adultos de su alrededor.
Durante esta etapa, los jóvenes comienzan a descubrir sus propios valores,
generan ideas idealistas sobre el mundo, y comparan toda la información
que reciben con estos aspectos.

Algunos expertos creen que este cuestionamiento a la autoridad también


está relacionado con la búsqueda por parte del adolescente de su lugar en
el mundo. Durante la infancia, nuestro único rol es crecer y dejarnos cuidar
por nuestros padres. En cambio, en la adolescencia se empieza a forjar
verdaderamente la identidad individual.

Cambios cognitivos
El principal cambio cognitivo que se produce en la adolescencia es la
aparición del pensamiento abstracto o hipotético. Antes de entrar en la
etapa de las operaciones formales, los niños no son capaces de razonar
sobre aquello que no han visto nunca o que no tienen delante.

Así, antes de esta etapa un niño sería incapaz de reflexionar sobre


conceptos abstractos como la justicia, el amor o la guerra; tan solo podría
entenderlos de manera parcial en base a su experiencia. En la etapa de las
operaciones formales, por primera vez se adquiere la capacidad de pensar
de manera hipotética.

Esto también significa que a partir de aproximadamente los doce años, los
jóvenes pueden empezar a entender materias más complejas, como por
ejemplo las científicas. Por eso, en esta etapa se comienzan a estudiar
física, química, y temas más complejos en matemáticas.

Además de todo esto, en la adolescencia se adquiere también la capacidad


de razonar de manera lógica sobre posibilidades hipotéticas. Esto da lugar
al pensamiento hipotético – deductivo, que permite realizar predicciones
sobre el mundo y entender relaciones de causa y efecto.

Etapas
Aunque de manera tradicional se consideraba que la adolescencia constituía
un solo periodo dentro de las fases del desarrollo cognitivo, algunos
investigadores recientes creen que es más útil dividir esta etapa en varias
partes.

Adolescencia temprana

Durante la primera adolescencia temprana, el principal trabajo de los


jóvenes es descubrir cuál es su verdadera personalidad y qué les interesa
realmente. Hasta este momento, la mayoría de decisiones habían sido
tomadas por sus padres, a menudo sin que el niño pudiese tener una
verdadera opinión al respecto.

Cuando comienza la adolescencia, esta dinámica cambia. Los jóvenes


pueden, por primera vez en sus vidas, comenzar a tomar algunas pequeñas
decisiones y descubrir qué les gusta y qué no.
A menudo las decisiones en esta etapa son muy sencillas, como por
ejemplo escoger el propio corte de pelo o con qué compañeros de clase
formar amistades.

También en esta etapa, los jóvenes empiezan a cuestionar la autoridad, al


descubrir que algunos de sus gustos o ideas van en contra de las que les
han impuesto hasta ese momento. Sin embargo, durante la adolescencia
temprana los conflictos no suelen ser demasiado intensos.

Adolescencia media

La adolescencia media puede ser un periodo difícil tanto para los jóvenes
como para los adultos que tienen que cuidar de ellos. En este punto, las
habilidades cognitivas adquiridas en la primera etapa empiezan a
desarrollarse de verdad, y el adolescente es capaz de pensar de manera
más compleja y de preocuparse por el futuro y por temas abstractos.

La principal preocupación que aparece durante la adolescencia media es la


de cómo encaja el joven en el mundo. En estos momentos, comienzan a
aparecer interrogantes que tendrán una gran importancia en la vida del
individuo, y se reflexiona sobre temas como qué carrera perseguir, las
ideas políticas que se tienen, o qué código ético seguir.
Por si esto fuera poco, en la adolescencia media también comienzan a
plantearse preguntas sobre temas como la propia sexualidad, las relaciones
con iguales y adultos, y el futuro de la persona. Si alguno de estos temas
entra en conflicto con lo que el joven ha aprendido hasta ahora, pueden
aparecer todo tipo de problemas.

Adolescencia tardía

Durante los últimos años de la adolescencia, la adolescencia tardía, los


jóvenes abandonan parte de su egocentrismo al haber resuelto muchas de
las cuestiones más importantes de esta época. Por eso, su foco pasa a
cuestiones más globales y a la vez prácticas, como por ejemplo qué
estudiar, a qué universidad ir, o qué tipo de vida quieren llevar.

Además de esto, los adolescentes que están en esta etapa suelen ser
bastante más flexibles en su pensamiento que en las anteriores, y por lo
tanto son capaces de entender opiniones distintas a las suyas propias. En
este momento, los conflictos con la autoridad tienden a disminuir, ya que el
joven se siente más seguro con sus propias ideas.