Вы находитесь на странице: 1из 3

Los diferentes estilos de vida

El estilo de vida se refiere a las formas particulares de manifestarse el modo y las


condiciones de vida. El modo en que las personas integran el mundo que les rodea
y que incluye hábitos −alimentación, higiene personal, ocio, etc.- modos de
relaciones sociales −sexualidad, vida relacional y de familia, etc. − y mecanismos
de afrontamiento social. Es una forma de vivir. Se relaciona estrechamente con la
esfera conductual y motivacional del ser humano, y por tanto, alude a la forma
personal en que el hombre se realiza como ser social en condiciones concretas y
particulares.
En el estilo de vida, se resumen los patrones de comportamiento estables del
individuo, en los que influyen de forma dialéctica e interrelacionada las
características personales individuales, las influencias de las relaciones sociales y
las condiciones de vida socioeconómicas y ambientales, de forma que son
FLEXIBLES Y MODIFICABLES.
Por esto se plantea como una tarea de salud la identificación de aquellos factores
del estilo de vida que puedan significar un riesgo para la salud y desde la promoción
y la prevención, proponer su modificación.
Al identificar el estilo de vida se deben contemplar tanto los comportamientos de
riesgo de las personas, por ejemplo, el hábito de fumar, la conducta sexual
desprotegida, etc., como las conductas protectoras de salud, que se refieren a
aquellas acciones que las personas llevan a cabo para defenderse de las
enfermedades o sus secuelas
Cuestiones como los factores motivacionales, el aprendizaje, las creencias y las
influencias sociales, además de la historia biológica, han sido identificadas como
componentes de las conductas y hábitos que caracterizan el estilo de vida de una
persona
Los estilos de vida saludables son los procesos sociales, las tradiciones, los
hábitos, las conductas y los comportamientos de las personas y grupos de población
dirigidos a la satisfacción de las necesidades humanas para alcanzar el bienestar y
la vida.
Factores protectores de la calidad de vida Poseer empleo y seguridad
económica. Tener sentido de vida, objetivos de vida y plan de acción. Mantener
la autoestima, el sentido de pertenencia y la identidad. Mantener la autodecisión,
la autogestión y el deseo de aprender. Gozar capacidad de autocuidado.
Preocuparse por controlar los factores de riesgo y enfermedades crónicas
Comunicarse y participar en el ámbito familiar y social. Brindar afecto y mantener
la integración social y familiar
Estilo de vida promotor de salud Búsqueda de adecuada autoestima, propósitos
vitales realistas y satisfacción con la propia situación personal. Comportamientos de
responsabilidad con la salud. Información y educación acerca de la salud, uso
racional de los servicios de salud, conocimiento del estado personal actual de los
factores de riesgo que causan las enfermedades más importantes de la época,
autoobservación personal y compromiso con el mantenimiento de un medio
ambiente sano.
Hábitos de ejercicios. Estilo de vida activo y no sedentario, así como ejercicio físico
apropiado para la salud y la edad. Hábitos nutricionales. Comportamientos
relacionados con la cantidad y calidad de la alimentación. Comportamientos de
soporte interpersonal. Interacción social, habilidades de interacción y de expresión
de sentimientos, tanto con personas íntimas como con personas distantes.
Habilidades para el manejo del estrés. Comportamientos de relajación, meditación,
descanso y conocimiento de las fuentes de estrés. (ESTILOS DE VIDA)

Relaciones íntimas de los adultos jóvenes


Tener una relación sexual en la adolescencia constituye prácticamente una
obligación en determinados contextos, ya que de otra manera el joven se siente
anormal —o sus pares lo hacen sentir así— cuando no ha tenido esta experiencia;
incluso cuando la comunicación sobre las experiencias sexuales es una constante
entre los amigos, compañeros o vecinos, se socializa esta falta de experiencia, de
tal manera que la iniciación sexual se convierte en el principal objetivo de muchos
jóvenes para sentirse parte del grupo y no ser considerado un "caso raro" .

En el caso de las mujeres, esta presión del grupo es menos frecuente, pero aparece
el amor como el argumento central de esta iniciación y la justificación para haber
tenido relaciones sexuales con el novio ante la exigencia, por parte de su pareja, de
acceder a practicar el coito como "prueba de amor".

A nivel más general, las manifestaciones de la sexualidad son un reflejo de la


sociedad en lo que hace al ejercicio de las libertades individuales.

Una sociedad represiva limita estas expresiones, reduciendo la sexualidad a la


reproducción y considerando pecaminosa, según la religión, o desviada, según los
parámetros de normalidad que ella misma define, toda acción que se aparte de este
objetivo. Ante un escenario de este tipo, los individuos deben limitar las expresiones
relacionadas con su sexualidad no sólo al ámbito privado, sino a lo más escondido
de su actividad, negando incluso la existencia del impulso sexual como parte de su
propia naturaleza.

Por otra parte, es muy probable que lo que estamos presenciando es el resultado
de una aceptación cada vez mayor de la práctica de la sexualidad entre los jóvenes,
que no necesariamente está centrada en las relaciones coitales vaginales y esto se
asume con más naturalidad entre los jóvenes de las generaciones actuales, si lo
comparamos con las actitudes de aquellos individuos que pertenecen a
generaciones anteriores, entre las que se sancionaban socialmente
comportamientos que se temía que terminaran en el coito y el "daño moral" tenía
que repararse con el matrimonio. Hoy ya no es así y es más fácil expresar en público
el deseo sexual a través de acciones para cuya realización no hay necesidad de
esconderse en el cine o en el automóvil como solía suceder en el pasado, pero
como contrapartida, esta situación lleva a suponer que estamos ante un escenario
de inicio precoz de las relaciones sexuales coitales, pero éste no parece ser el caso
para la sociedad en su conjunto.
(Relaciones intimas de los adultos jovenes)

Bibliografía
(s.f.). ESTILOS DE VIDA. Obtenido de
http://www.uvsfajardo.sld.cu/sites/uvsfajardo.sld.cu/files/modo_y_estilo_de_vida_prom
ocion_de_salud_gdehesa.pdf

(s.f.). Relaciones intimas de los adultos jovenes. Obtenido de


http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1405-74252005000300007