Вы находитесь на странице: 1из 2

La pesca se define como aquella actividad que se realiza para extraer peces.

Puede
realizarse en aguas continentales o marítimas. Ancestralmente, la pesca ha consistido
en una de las actividades económicas más tempranas de muchos pueblos del mundo.
De acuerdo con estadísticas de la FAO y sus cifras del año 2010 (publicadas en 2012),
el número total de pescadores y piscicultores en el mundo se estima en 54,8 millones.
La misma estadística indica que el 87 % de las personas empleadas en el sector
pesquero se encuentran en Asia. Mientras que el crecimiento de la actividad pesquera
de captura se ha detenido o incluso muestra una cierta tendencia a la disminución, se
observa un aumento sostenido en la cantidad de personas ocupadas en la acuicultura.

La agricultura (del latín agri ‘campo’, y cultūra ‘cultivo’, ‘crianza’) es el conjunto de


técnicas y conocimientos para cultivar la tierra y la parte del sector primario que se
dedica a ello. En ella se engloban los diferentes trabajos de tratamiento del suelo y los
cultivos de vegetales. Comprende todo un conjunto de acciones humanas que
transforma el medio ambiente natural.
Las actividades relacionadas son las que integran el llamado sector agrícola. Todas las
actividades económicas que abarca dicho sector tienen su fundamento en la explotación
de los recursos que la tierra origina, favorecida por la acción del ser humano:
alimentos vegetales como cereales, frutas, hortalizas, pastos cultivados y forrajes;
fibras utilizadas por la industria textil; cultivos energéticos etc.
La jardinería es el arte y la práctica de cultivar los jardines. Consiste en cultivar, tanto
en un espacio abierto como cerrado, flores (arriates), árboles, hortalizas, o verduras
(huertos), ya sea por estética, por gusto o para la alimentación, y en cuya consecución
el objetivo económico es algo secundario.
El término "jardín", conocido desde el siglo XII, parece provenir del compuesto latino-
germánico hortus gardinus que significa, literalmente, "jardín rodeado de una valla", del
latín hortus, jardín fráncico, o gart o gardo "cerrado", como si el jardín tuviera que
defenderse contra los animales e incluso de los ladrones.

La ganadería es una actividad económica de origen muy antiguo que consiste en el


manejo y explotación de animales domesticables con fines de producción, para su
aprovechamiento (véase producción de leche, avicultura, porcicultura). En cambio, el
manejo de animales pertenecientes a especies silvestres (no domésticas)
en cautiverio o en semicautiverio se conoce con el nombre de zoocría.
Dependiendo de la especie ganadera, se pueden obtener diversos productos derivados,
tales como la carne, la leche, los huevos, los cueros, la lana y la miel, entre otros.1 La
ciencia encargada del estudio de la ganadería es la zootecnia y los profesionales
encargados directamente del desarrollo de la producción animal son los ganaderos,
ayudados por los zootecnistas y los ingenieros de producción animal, en estrecha
colaboración con los médicos veterinarios que son los encargados de la prevención y
control de las enfermedades de los animales.