Вы находитесь на странице: 1из 5

METODOS DE RECOLECCION DE MIEL

SACAR EL PANAL

1. Escoge el momento adecuado para recolectar. En un día soleado, la mayoría de las abejas busca
alimento entre las 9:00 a.m. y 4:00 p.m. Si recolectas miel dentro de este marco de tiempo, solo
tendrás que lidiar con unas cuantas abejas.
. Si recolectas miel en el momento adecuado, verás una gran diferencia en la calidad de la misma.
Por esta razón, deberás recolectar la miel a principios de temporada.
. Recolecta miel dos a tres semanas después del flujo principal de néctar. Puedes preguntar a algún
apicultor profesional de tu área para saber cuándo se da este flujo o puedes determinarlo pesando
la colmena todas las noches durante la mitad del verano. El flujo principal de néctar ocurre cuando
la colmena está en su punto más pesado.
2. Ponte el equipo de protección. No hay otra forma para prevenir completamente las picaduras de
abeja que usar un traje completo de apicultor al momento de recolectar la miel.
. Por lo menos, asegúrate de usar guantes gruesos hasta el codo, un sombrero con velo y un traje a
prueba de abejas. También debes usar una camisa de manga larga y pantalones largos.
. Si te tomas la apicultura en serio, puedes invertir en un traje profesional de apicultura.
3. Rocía un poco de humo sobre las abejas. Enciende el ahumador y pásalo por detrás de la colmena.
Echa humo por la entrada de la colmena. Retira cuidadosamente la parte superior y echa humo por
esta apertura.
. Este proceso debería hacer que las abejas se vayan al fondo de la colmena y se alejen de los
panales de la parte superior.
. Un ahumador es básicamente una lata llena de periódico. Prende fuego al periódico para producir
humo y haz que este salga por el pico.
. Cuando el humo entra a la colmena, las abejas reaccionan como si la colmena estuviera
quemándose. Las abejas se embarran con miel y se marean, lo cual hace que vayan al fondo de la
colmena sin poner resistencia.
. Usa la menor cantidad de humo posible. El humo puede afectar el sabor de la miel, así que si
llenas con humo toda la colmena, incluso después de que la mayoría de abejas se haya retirado,
solo echarás a perder el sabor de tu producto final.
4. Abre la colmena. Utiliza una herramienta de colmena para levantar la entretapa de la colmena.
Esta herramienta se parece a una palanca pequeña. Desliza esta palanca por debajo de la entretapa
y empuja hacia abajo para levantarla.
. Las abejas sellan los bordes de su colmena con un material de resina conocida como “propóleos”.
Este sello es muy fuerte, así que no podrás levantar la entretapa sin usar una herramienta
especializada.
5. Retira las abejas. Es posible que todavía haya algunas abejas volando por la rejilla que quieres
sacar. Uno de los métodos más seguros que puedes hacer para deshacerte de estas abejas es usar
un soplador a gas o eléctrico.
. Si no tienes un soplador, puedes usar un cepillo de apicultor y, literalmente, cepillar las abejas
para sacarlas de la rejilla. Sin embargo, esta herramienta puede ser riesgosa, ya que tienden a
agitar a las abejas, aumentando las probabilidades de que una de ellas ataque a cualquier persona
que esté cerca.
. Si alguna abeja queda atrapada en la miel antes de poder sacarla, tendrás que retirarla con la
mano.
6. Retira el panal. El panal estará adherido a la rejilla con cera de abeja. Usa un cuchillo tipo espátula,
tenedor o cuchillo para mantequilla sin filo para romper la cera y retirar el panal de ambos lados de
la rejilla.
. Si tienes rejillas adicionales, podrías retirar todas ellas y sacar el panal después. Pon las rejillas
adicionales en el lugar de las rejillas que acabas de sacar de la colmena. Generalmente, se
recomienda esto para minimizar la exposición a las abejas.
7. Lleva el panal a una habitación cerrada. Si el panal está expuesto al aire libre, las abejas del
vecindario se sentirán atraídas por el olor y comenzarán a reunirse en enjambres. Estas abejas te
“robarán” o harán un festín con tu miel, haciendo que el proceso de extracción sea más difícil y
menos exitoso.
. Debes procesar el panal inmediatamente después de sacarlo de la colmena. En este punto, la miel
aún estará en un estado relativamente líquido. Si esperas mucho tiempo, la miel empezará a
endurecerse.
. Si la miel empieza a endurecerse antes de poder procesarla, déjala reposar en un lugar cálido y
soleado durante unos minutos para que se caliente un poco y vuelva a tener un estado líquido.

EXTRAER LA MIEL CON EXTRACTOR

1. Coloca la rejilla en un extractor. Puedes usar un extractor eléctrico o de manivela.


Independientemente del tipo de extractor que uses, necesitarás poner la rejilla o rejillas de panal
directamente en el barril de la máquina. Abrocha o sujeta las rejillas en su lugar.
. El método exacto que debes seguir cuando asegures las rejillas en la máquina variará de acuerdo
al modelo de tu extractor. Asegúrate de tener las instrucciones del extractor que usarás o de saber
cómo funciona.
2. Haz girar las rejillas. Haz girar manualmente la máquina o préndela y deja que el motor haga todo
el trabajo. Mientras el extractor gira las rejillas, la miel se pegará a las paredes del barril. Luego de
esto, la miel caerá lentamente al fondo de la máquina.
3. Cuela la miel con una estopilla. Coloca varias capas de estopilla sobre la boca de un balde de
recolección y pon este recipiente debajo del grifo, ubicado en la parte inferior del extractor. Abre el
grifo y deja que la miel pase por la gasa.
. Este proceso eliminará todos los trozos de panal de abeja, cera u otros desechos que pueda haber
tenido el panal durante el proceso de extracción.
. El proceso de extraer y de colar la miel puede llevar varias horas, así que trata de ser paciente.

EXTRAER LA MIEL SIN EXTRACTOR

1. Pon el panal dentro de un balde grande. Si aún no lo retiras de la rejilla, hazlo ahora. Rompe el
panal en varios pedazos, de manera que pueda entrar completamente en el balde.
. Generalmente, para esta parte del proceso, deberás romper el panal con la mano.
2. Aplasta el panal y hazlo masa. Utiliza un objeto para aplastar el panal hasta que se convierta en
una masa espesa. El panal deberá estar completamente triturado, de tal manera que no quede
ningún pedazo de este en la masa.
3. Cuela la miel. Coloca un colador, una bolsa para colar o varias capas de estopilla sobre un balde de
recolección. Vierte la masa del panal en el mecanismo para colar que hayas elegido y deja que la
miel vaya cayendo poco a poco al balde.
. Ten en cuenta que este proceso puede tardar varias horas.
. Si deseas acelerar el proceso, puedes aplastar manualmente la masa del panal contra el colador.
Este proceso puede resultar un poco desagradable y aun así podrías demorarte un tiempo
considerable.
. Es posible que quede un poco de la masa en el balde de preparación. Si esto sucede, usa una
espátula para sacar toda la masa que haya quedado a los costados y al fondo del recipiente.

https://es.wikihow.com/recolectar-miel
RECOLECCION DE POLEN

El polen es un polvillo que se localiza en la antera de los estambres de las flores; es el elemento masculino
con el cual se lleva a cabo la fecundación de las plantas al ponerse en contacto con el estigma de la flor.
Altamente nutritivo, el polen es ingerido ávidamente por las abejas y otros insectos, que lo acopian para
utilizarlo en su alimentación. Como producto de la apicultura también es utilizado en la alimentación
humana. El tamaño y número de granos de polen es variable, así como su forma, que puede ser globular,
elipsoidal, poliédrica, entre otros; al igual que su color, que va desde el amarillo, rojo, azul, verde, naranja,
marrón, hasta el negro, dependiendo de la especie vegetal del que proviene.

COLECTA DE LAS ABEJAS

El comportamiento de las abejas melíferas ha sido minuciosamente estudiado. La abeja recolecta el polen
con los tres pares de patas y la densa capa de pelos. La estructura de esos pelos permite a la abeja retener
mejor el polen; las piezas bucales le son especialmente útiles en el caso de las flores muy pequeñas, o que
contengan muy poco polen; las mandíbulas son utilizadas muy activamente para roer y raspar las anteras de
las flores, con el objetivo de poner en libertad el polen. Todo el polen acopiado por las piezas bucales es
humedecido con miel o néctar que la abeja lleva en su boca, quedando en realidad tan húmedo que se
humedecen también los pelos del pecho y las escobillas de las patas, lo que a su vez permite humedecer
todo el polen seco adherido al cuerpo de la abeja.

OBTENCION DE POLEN EN LA COLMENA

La cosecha de polen se puede realizar durante la primavera y el verano, de setiembre a marzo, en aquellas
colmenas completas, que estén preparadas, es decir, bien fuertes y con alzas. Las abejas colectan el polen
de las flores del campo, lo llevan a la colmena para alimentar las larvas de cierta edad.

Para que el apicultor pueda cosechar el polen que traen las abejas a la colmena, se requiere colocar una
trampa frente a la piquera.

La trampa posee una rejilla para que pasen las abejas dejando caer las pelotillas de polen que traen en las
patas traseras, en una bandeja. El tiempo que el apicultor debe dejar esta trampa en cada colmena es de 24
a 48 horas, no más, luego se retira para llevarla al laboratorio, donde se limpian los granos de polen y se
secan en estufa, a 37 y 40 grados centígrados, por un día.

Luego se las debe guardar en recipientes bien tapados, herméticamente cerrados y en lugares frescos y
secos, porque el polen es altamente higroscópica, puede absorber nuevamente la humedad del ambiente. El
apicultor puede cosechar polen dos a tres veces por semana; no se recomienda realizarla en forma
permanente, porque los granos de polen son el alimento de las abejas y, si no disponen la cantidad
necesaria, se irán debilitando y podría acarrear problemas de enfermedades a las colmenas.

PROPIEDADES Y USO

El polen es utilizado para consumo humano por sus propiedades nutritivas, que radican en su contenido
proteico, vitamínico, mineral, entre otros, aunque su disponibilidad biológica se vea reducida por la
presencia de fibra alimentaria, según sea su composición.

La medicina natural lo recomienda por ser regulador de los sistemas digestivos, circulatorio, nervioso y
excretor; por conservar los principios activos de las plantas de las cuales proceden, aceites esenciales,
glicósidos, cardiotónicos, flavonoides, esteroles, quinonas, alcaloides, entre otros, además de las vitaminas y
minerales que posee.

https://www.abc.com.py/edicion-impresa/suplementos/abc-rural/cosecha-de-polen-811944.html
RECOLECCIÓN DEL PROPOLEO

El propóleos es un cemento o masilla bio-activa de carácter principalmente resinoso que las abejas procesan
de forma natural a partir de sustancias oleo-gomo-resinosas que recogen de diferentes partes de plantas
diversas cercanas al colmenar.

Es conocido desde hace miles de años por sus propiedades farmacológicas y en los últimos años su demanda
se ha incrementado de forma notable, siendo España un país claramente importador, por lo que existe un
amplio mercado para los apicultores profesionales españoles que deseen comercializarlo.

Algunos de los requisitos que son necesarios para que las abejas elaboren propóleos son:

- Temperatura exterior entre 21-28 ºC.


- Vegetación disponible para la colmena de plantas resinosas, gomosas y aromáticas, tales como
chopo, castaño, roble, sauce, olmo, haya, aliso, abedul, pino, jara, brezo, romero, tomillo,
lavanda, etc.
- Es necesario que la colmena tenga necesidades adicionales de propolizar, tales como su propia
inmunidad (a nivel individual y social), inmovilización de estructuras (cuadros, panales, etc.),
preparación de la colmena en meses fríos, sellado de huecos o grietas, colocación de mallas o
rejillas para recoger propóleos, etc.
- Otros factores que condicionan la producción de propóleos son la época del año (más hacia final
del verano y hacia el otoño), la fortaleza de la colonia, la genética de las abejas o la estructura a
propolizar.

En cuanto a la composición del propóleos, ésta resulta muy variable, siendo mayoritariamente resinas (45-
80%), entre un 8 y 40% de ceras, impurezas (5-40%) y polen (5%). Estos parámetros se tienen en cuenta a la
hora de valorar un propóleos de mejor o peor calidad.

Por otra parte, para evitar la presencia en el propóleos, de residuos de productos con los que se trata la
colmena, es muy importante cuando se utilicen mallas o rejillas, retirarlas y respetar el tiempo de espera del
producto empleado, y una vez que se cumpla este plazo, se podría volver a colocar de nuevo dicha
malla/rejilla.

Una vez que el propóleos es extraído, debe ser sometido a una limpieza y selección, para su posterior
etiquetado y almacenamiento a temperaturas bajas de refrigeración (2-8ºC) o congelación (-18 ºC) en
envases aptos para uso alimentario y herméticamente cerrados

Métodos para la extracción de propóleos de las colmenas:

A) Raspado
Sus ventajas es que es un método rápido, barato y que permite obtener mayor producción. Además,
favorece la limpieza de la colmena y en algunas colmenas es la única forma de obtenerlo.
Sus inconvenientes son que presenta un alto contenido en impurezas, es un propóleos de mala calidad, lo
que también dificulta el posterior procesado del mismo. Actualmente

B) Rejillas plásticas de uso alimentario


Como aspectos positivos, es un método cómodo, que permite obtener una producción limitada (de 50 a 200
gramos por colmena) pero de muy buena calidad, al tiempo que su extracción y su limpieza es fácil.
Los inconvenientes son que solo se pueden utilizar en colmenas industriales, y las abejas a veces no
propolizan la rejilla. Requiere de equipo adicional de frío para su extracción, en el que a veces se rompen las
rejillas por las bajas temperaturas.

C) Mallas plásticas de uso alimentario


Sus puntos a favor son que permite una mayor producción (hasta 300 g), de muy buena calidad, y con un
procesado posterior fácil. El manejo de estas mallas en la colmena también es fácil y duran más que otros
métodos.

Como contrapunto, requieren también de equipo adicional de frío para la extracción. Además, presentan
mayor grado de pulverización y requieren de movimiento en la colmena.

D) Aperturas laterales en la colmena (Pirassununga)

Este método brasileño presenta como principales ventajas que permite lograr una mayor producción de
propóleos y que el manejo es fácil. Como inconvenientes, requiere modificar la colmena, el procesado
posterior es difícil y está sujeto a contaminación externa. También favorece un alto contenido en impurezas

E) Otros métodos

Otros métodos que se pueden emplear son cuadros metálicos, telas mosquiteras, rollos de telas plásticas,
mallas de sacos de tela/plástico…etc.

Las ventajas son que algunos son muy económicos, como la malla de tela, y permiten una gran versatilidad.

Sin embargo, al tratarse de elementos metálicos o plásticos, pueden oxidar o contaminar el propóleos, y
además se desconoce si es apto para uso alimentario.

http://www.campogalego.com/es/portada-fila-es-es/el-propoleos-metodos-de-recoleccion-y-
calidad-del-mismo/