Вы находитесь на странице: 1из 14

Los Siete “YO SOY” En El Evangelio Según Juan

By Jack Kelley martes enero 26th, 2010 Acerca de los 11 minutos de lectura

Un Estudio Bíblico por Jack Kelley

Hace algún tiempo hicimos un estudio sobre los Siete Milagros en el Evangelio según Juan. En ese
estudio mostré que el enfoque del Evangelio según Juan es el ministerio del Señor en Judea, y
realmente, solo abarca los últimos 21 días del mismo. (Los otros evangelios están principalmente
dedicados al ministerio en Galilea el cual es anterior a este.) Un total de 10 capítulos del Evangelio
según Juan (del 13 en adelante) se dedican a la última semana en la vida del Señor, y cuando
tomamos en cuenta que el día judío empieza al atardecer, 1/3 de los 879 versículos se dedican al
día de Su muerte.

Los primeros 11 capítulos definen el ministerio del Señor por medio del uso selectivo que hace
Juan de siete milagros, siete “YO SOY”, y siete discursos. En el artículo sobre los “milagros” yo
mostré que al tomarlos en el orden en que son presentados y al combinarlos con el significado
simbólico detrás de cada milagro, en una manera resumida podemos encontrar toda la historia del
Evangelio, la cual les ofrezco seguidamente. Los números representan los siete milagros en el
orden dado.

Desde la forma fría, muerta y vacía de la religión del hombre, hasta una relación viva y gozosa (1),
es que somos salvos por la gracia por medio de la fe (2), y no por nuestras obras inútiles (3), y
hacia Su cuidado y provisión sobrenaturales (4). Con nuestros ojos puestos en Él y no en el mundo
es que logramos lo sobrenatural (5), recibimos la sabiduría del Espíritu Santo (6), y somos
restaurados de Muerte a Vida (7).

Entonces miremos ahora los siete “YO SOY” para ver qué es lo que nos dicen. Aquí está el primero.

1.- El Pan de Vida


Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree,
no tendrá sed jamás (Juan 6:35).

El contexto era el maná en el desierto (Éxodo 16:13-18). Con esta declaración nos damos cuenta
que se trataba de un modelo del Mesías. Cualquiera que come de Él nunca más sentirá hambre
espiritual. Como el maná de Éxodo 16, cada persona que lo busca lo encontrará (Mateo 7:7-8),
pero cada uno de nosotros tiene que encontrar al Señor por sí mismo. Nadie lo puede recibir por
nosotros, tampoco lo podemos recibir por alguien más. Todos recibimos una cantidad suficiente
de Él para nuestra salvación. A nadie le hace falta, como a nadie le sobra.

En cuanto a nuestra sed, recordemos que Jesús le dijo a la mujer samaritana en el pozo que el
agua que Él le ofrecía aplacaría su sed para siempre. Al señalar el Pozo de Jacob, frente al que se
encontraban, Él dijo, “Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que
bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él
una fuente de agua que salte para vida eterna” (Juan 4:13-14).

Y luego en ese último día de la gran Fiesta de los Tabernáculos, Jesús, estando de pie, expresó con
voz fuerte, “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su
interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en
él” (Juan 7:37-39).

El salmista escribió, Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios,
el alma mía (Salmo 42:1). En Jesús se satisface nuestra hambre espiritual y nuestra sed espiritual
es aplacada. Una vez que tenemos el Espíritu Santo, nuestra búsqueda por la plenitud espiritual
termina y nunca más necesitaremos de algún otro sostenimiento. El agujero hecho por Dios en
nuestro corazón finalmente se ha llenado.

2.- La Luz Del Mundo


Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en
tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida (Juan 8:12).

Literalmente esto significa que aquellas personas que se unen a Jesús como uno de Sus discípulos,
no serán ignorantes de los asuntos espirituales sino que tendrán el poder para entender de forma
específica, la verdad espiritual que lleva a la vida eterna. Cuando tomamos el tiempo para
aprender y aplicar estas verdades en fe, descubrimos que el viejo dicho es cierto. Cualquiera que
sea la pregunta espiritual, Jesús es la respuesta.

¿Está usted sintiéndose lastimado o se siente desanimado? ¿Está sobrecogido por las
preocupaciones de la vida?

“Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! Vuestra gentileza sea conocida de
todos los hombres. El Señor está cerca. Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras
peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que
sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo
Jesús… Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo
Jesús” (Filipenses 4:4-7, 19).

¿Se encuentra usted cargado de culpa por sus pecados?

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos
de toda maldad” (1 Juan 1:9).

¿Tiene problemas monetarios?

“Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo;
porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir” (Lucas 6:38). “[Seréis]
enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de
gracias a Dios” (2 Corintios 9:11).

¿O tiene problemas de salud?

“¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole
con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y
si hubiere cometido pecados, le serán perdonados. Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y
orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho” (Santiago
5:14-16).

Lo diré de nuevo. Cualquiera que sea la pregunta espiritual, Jesús es la respuesta.

3.- La Puerta

“Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos” (Juan
10:9).

Esto hace referencia al Reino y nos recuerdan las palabras del Salmo 23, “En lugares de delicados
pastos me hará descansar”. La salvación se encuentra por medio de Jesús. Él es la puerta al Reino.
Habiendo entrado a través de Él tendremos la libertad de entrar y salir cuando nos plazca,
morando en un estado de paz en medio de la abundancia. Ciertamente el bien y la misericordia
nos seguirán todos los días de nuestra vida, y moraremos en la casa del Señor para siempre.

4.- El Buen Pastor


“Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas” (Juan 10:11).

Nadie espera que las ovejas se cuiden a sí mismas. Sus dueños contratan pastores para cuidarlas.
El trabajo de un pastor es responsabilizarse por la seguridad y cuido del rebaño. Muchos pastores
solamente asumen esa responsabilidad hasta el punto en que esta atenta contra su propia
seguridad, decidiendo que su vida vale más que la de las ovejas. Son muy pocos los que arriesgan
sus vidas para proteger sus ovejas, pero nuestro Pastor, a sabiendas y conscientemente, murió por
nosotros, porque no había otra manera de hacerlo.

5.- La Resurrección Y La Vida


“Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y
todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente” (Juan 11:25-26).

Esta es una declaración increíble. El Señor ya había dicho que cualquiera que creyera en Él no
moriría sino que tendría vida eterna (Juan 3:16). Pero aquí Él nos da más detalles al decir que a
pesar de que un creyente muera físicamente, aun tendrá vida eterna. Él se refería a la resurrección
de todas aquellas personas que mueren en fe. Y luego Él dijo que habrá algunas personas que
nunca morirán, sino que pasarán de esta vida directamente a la otra. Si no supiéramos sobre el
Rapto, no podríamos entender esto, pero ya que lo sabemos entonces podemos entender que Él
estaba hablando sobre una generación que estará viva cuando Él venga por Su Iglesia, y que será
cambiada de mortal a inmortal sin tener que morir antes. Y una vez más el Señor confirmó que la
única calificación para la vida eterna es la de creer que Su muerte pagó por todo el precio de
nuestros pecados.

6.- El Camino, Y La Verdad, Y La Vida


“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan
14:6).

No existe ninguna otra manera de llegar a la presencia de Dios que la de aceptar la muerte del
Señor como pago total por nuestros pecados. Como lo dijo Pedro, “Y en ningún otro hay salvación;
porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”
(Hechos 4:12). Jesús es el único remedio provisto por Dios para el problema del pecado del
hombre. Él es el único camino para la vida eterna. Esta es la verdad de la Palabra de Dios.

7.- La Vid
“Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto;
porque separados de mí nada podéis hacer” (Juan 15:5).

Es importante que entendamos que la salvación no es un evento de producir frutos, por lo que en
esta declaración Jesús estaba hablando acerca nuestra vida después de que hemos sido salvos.
Claro, un incrédulo no produce frutos, y aun después que recibimos la salvación, los creyentes
automáticamente no producen frutos. Pero si le entregamos nuestra vida a Él (Romanos 12:1-2) y
respondemos al llamado del Espíritu Santo que Él envió para guiarnos (Juan 14:26) sí podemos
producir muchos frutos.

Sino nuestras vidas no serán productivas porque sin Él no podemos hacer nada que tenga un valor
espiritual. Aun seremos salvos, pero no seremos de más uso en la obra del Reino que las ramas, o
pámpanos, que el agricultor poda en tiempo de la siega. Pablo lo confirma en 1 Corintios 3:12-15.

El creyente sin frutos será salvo, pero como uno que ha escapado del fuego.

Este no es un asunto de éxito o de fracaso desde el punto de vista del mundo. Es un asunto de
motivos. Muchos de nosotros verán sus mejores logros ser quemados en el fuego porque los
obtuvimos con motivos equivocados, como la auto satisfacción, o para obtener el reconocimiento
de los demás, o aun por el deseo de “tener puntos” con Dios. Solamente aquellas cosas que son
provocadas por el Espíritu Santo en las que nuestro único motivo es la gratitud por todo lo que se
nos ha dado permanecerán. “Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor,
el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y
entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios” (1 Corintios 4:5).
Estos son los siete “Yo soy” en el Evangelio según Juan. Como los milagros, estos revelan el
Evangelio, pero ahora el mensaje concierne lo que sucede después de la salvación. Yo le llamo la
segunda parte del mensaje del Señor a nosotros.

Jesús es el único que nos sustenta espiritualmente (1). Por medio de Él obtenemos entendimiento
y sabiduría espiritual para poder vivir (2). Él nos ha dado entrada libre al Reino (3), al haber pagado
el precio de nuestra entrada con Su vida (4). Ya sea que muramos antes del Rapto o que seamos
tomados en vida en el mismo, Él nos ha garantizado nuestra vida eterna con Dios (5). Él es el único
que puede hacer esto (6) y por el resto de nuestra vida en la Tierra, las cosas que hagamos por Su
poder, producto de nuestra gratitud por lo que Él ha hecho por nosotros, son las únicas que
importan (7). Selah. 23/01/10.

Breve Resumen: El Evangelio de Juan selecciona solo siete milagros como señales para demostrar
la deidad de Cristo e ilustrar Su ministerio. Algunas de estas señales y narraciones solo se
encuentran en Juan. El suyo es el más teológico de los cuatro Evangelios y con frecuencia da la
razón tras los eventos mencionados en los otros Evangelios. Él comparte mucho acerca de la
proximidad del ministerio del Espíritu Santo después de la ascensión de Cristo. Hay ciertas
palabras o frases que Juan usa frecuentemente que muestran los repetitivos temas de su
Evangelio: creer, atestiguar, Consolador, vida – muerte, luz – tinieblas, Yo soy... (como el “Yo Soy”
que es Jesús), y amor.

El Evangelio de Juan presenta a Cristo, no desde Su nacimiento, sino desde “el principio” como “el
Verbo” (Logos) quien, como Deidad, está involucrado en cada aspecto de la creación (1:1-3) y
quien más tarde se hizo carne (1:14) a fin de poder quitar nuestros pecados, como el Cordero de
Dios sin mancha (Juan 1:29). Juan elige las conversaciones espirituales que muestran que Jesús es
el Mesías (4:26) y para explicar cómo es uno salvado por Su muerte vicaria en la cruz (3:14-16).
Jesús irrita repetidamente a los líderes judíos al corregirlos (2:13-16) - al sanar el Sábado, y al
adjudicarse características pertenecientes a Dios (5:18; 8:56-59; 9:6, 16; 10:33). Jesús prepara a
Sus discípulos ante la proximidad de Su muerte y para el ministerio que llevarán a cabo después de
Su resurrección y ascensión (Juan 14-17). Entonces Él muere voluntariamente en la cruz, tomando
nuestro lugar (10:15-18), pagando totalmente nuestra deuda por el pecado (19:30) para que todo
el que confíe en Él como su Salvador del pecado, sea salvo (Juan 3:14-16). Él entonces resucita de
los muertos, convenciendo hasta al más escéptico de Sus discípulos, de que Él es Dios y Señor
(20:24-29).

Conexiones: La imagen que Juan expone de Jesús como el Dios del Antiguo Testamento, se aprecia
más enfáticamente en los siete “Yo Soy” de las declaraciones de Jesús. Él es el “Pan de vida” (Juan
6:35), proporcionado por Dios para alimentar las almas de Su pueblo, así como Él proveyó el maná
del cielo para alimentar a los israelitas en el desierto (Éxodo 16:11-36). Jesús es la “Luz del mundo”
(Juan 8:12), la misma Luz que Dios prometió a Su pueblo en el Antiguo Testamento (Isaías 30:26,
60:19-22), y la cual llegará a su culminación en la Nueva Jerusalén, cuando Cristo, el Cordero, sea
su Luz (Apocalipsis 21:23). Dos de las declaraciones del “Yo Soy,” se refieren a Jesús, como el
“Buen Pastor” y la “Puerta de las ovejas”. Aquí vemos claras referencias de Jesús como el Dios del
Antiguo Testamento, el Pastor de Israel (Salmos 23:1; 80:1; Jeremías 31:10; Ezequiel 34:23) y,
como la única Puerta dentro del redil, el único camino para la salvación.

Los judíos creían en la resurrección y, de hecho, usaban la doctrina para tratar de engañar a Jesús
para hacer declaraciones que pudieran usar en Su contra. Pero Su declaración en la tumba de
Lázaro “Yo soy la resurrección y la vida” (Juan 11:25) debe haberlos escandalizado. Él estaba
declarando ser la causa de la resurrección y el poseedor del poder sobre la vida y la muerte. Nadie
más que Dios Mismo podría pretender tal cosa. Del mismo modo, Su declaración de ser “el
camino, la verdad y la vida” (Juan 14:6) lo relacionaba indiscutiblemente con el Antiguo
Testamento. Él es el “Camino de Santidad” profetizado en Isaías 35:8; Él estableció la “Ciudad de la
Verdad” de Zacarías 8:3 cuando Él, quien es la “verdad” misma, estaba en Jerusalén y las verdades
del Evangelio fueron predicadas ahí por Él y Sus apóstoles; y como “la Vida,” Él afirma Su deidad, el
Creador de la vida, Dios encarnado (Juan 1:1-3). Finalmente, como la “Vid verdadera” (Juan 15:1,
5) Jesús se identifica a Sí Mismo con la nación de Israel, quien es llamada la viña del Señor en
muchos pasajes del Antiguo Testamento. Como la vid Verdadera del viñedo de Israel, Él se
presenta a Sí Mismo como el Señor del “Israel verdadero” –todos aquellos que vinieran a Él en fe,
porque “... no todos los que descienden de Israel son israelitas” (Romanos 9:6).

Aplicación Práctica: El Evangelio de Juan continúa cumpliendo su propósito de contener mucha


información valiosa para el evangelismo (Juan 3:16 es tal vez el versículo más conocido, aún si no
es entendido apropiadamente por muchos), y con frecuencia utilizado en estudios bíblicos. En los
encuentros registrados entre Jesús y Nicodemo, y la mujer Samaritana en el pozo (capítulos 3-4),
podemos aprender mucho del modelo del evangelismo personal de Jesús. Sus palabras de
consuelo a Sus discípulos antes de Su muerte (14:1-6,16, 16:33) aún son de gran consuelo en las
ocasiones cuando la muerte reclama a nuestros seres amados en Cristo, como lo es Su “oración
como sumo sacerdote” por los creyentes en el capítulo 17. Las enseñanzas de Juan concernientes
a la deidad de Cristo (1:1-3,14; 5:22-23; 8:58; 14:8-9; 20:28, etc.) son muy útiles en la lucha contra
las falsas enseñanzas de algunos de los cultos que ven a Jesús como menor a la plenitud de Dios.

LAS 7 SEÑALES
C. Las siete señales de Cristo encontradas en el Evangelio de Juan

1. Primera señal – Convirtió el agua en vino (Juan 2:1 -11)

2. Segunda señal – Sanidad del hijo del noble (Juan 4:46-54)


3. Tercera señal – Sanidad del hombre paralítico (Juan 5:1-18)

a.

La sanidad (5:1-9a)

b.

Disputa sobre el sábado (5:9b-18)

1. Cuarta señal – Alimentación de la multitud (Juan 6:1-15)

2. Quinta señal – Anduvo sobre el agua (Juan 6:16-21)

3. Sexta señal – Sanidad del hombre ciego de nacimiento (Juan 9:1-41)

a.

La sanidad (9:1-7)

b.

El efecto en los vecinos (9:8-12)

c.

El hombre sanado ante los fariseos (9:13-34)

(1)

Discusiones preliminares (9:13-17)

(2)

Los padres del hombre son interrogados (9:18-17)

(3)

El hombre es examinado y expulsado (9:24-34)

7. Séptima señal – Resurrección de Lázaro (Juan 11:1 -57)

a.

La muerte de Lázaro (11:1-16)


b.

El encuentro de Jesús con Marta (11:17-27)

c.

El encuentro de Jesús con María (11:28-32)

d.

Lázaro es resucitado (11:33-44)

e.

La reacción de fe (11:45)

f.

La reacción de incredulidad (11:46-57).

Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus


discípulos, las cuales no están escritas en este libro.

Milagros de Jesús en el evangelio de Juan

Introducción

Uno de los hechos más significativos del evangelio de Juan es la presentación de Cristo. La
atención de Juan al presentar pocos relatos de los milagros de Jesús, es porque centra su
atención en el mesianismo de Jesús y su condición de Hijo. El carácter mesiánico de Jesús
más de una vez fue el tema de discusión entre los judíos (Juan 7:26, 27; 10:24).

En el 1 Corintios 12: 24 – 27 se registran estas confesiones del mesianismo de Jesús. Para


el autor Jesús era el cumplimiento de todas las esperanzas mesiánicas del pueblo judío. En
total armonía con esto se encuentra la frecuente apelación al testimonio del Antiguo
Testamento. Aun más característico del Evangelio es Jesús como Hijo de Dios. Muchas
veces Jesús presenta su propia relación filial con el Padre. Si bien este aspecto no está
ausente en los Sinópticos, es especialmente notable en Juan por la frecuente aparición del
término “Hijo” sin mayor descripción. Sin embargo en el evangelio de Juan no escaparon
los detalles, de milagros realizados por Jesús y que no se encuentran en los otros
evangelios.

Además, hay muchas indicaciones de la perfecta humanidad de Jesús en este Evangelio.


Experimentó emociones humanas, hambre, sed y cansancio. Nunca la exaltada cristología
debe disminuir la perfecta humanidad de Jesús. Pero siempre mostró su poder como Dios
al realizar los milagros relatados en este evangelio.

Las siguientes citas del evangelio de Juan nos ayudan a identificar los milagros o relatos
sobrenaturales descritos por el apóstol en su evangelio, y que tipo de suceso sobrenatural
ocurrió.

1.- Convirtió el agua en vino en las bodas de Caná de Galilea

Juan 2: 1 – 11

Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús. Y
fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos. Y faltando el vino, la madre de
Jesús le dijo: No tienen vino. Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido
mi hora. Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere. Y estaban allí seis
tinajas de piedra para agua, conforme al rito de la purificación de los judíos, en cada una
de las cuales cabían dos o tres cántaros. Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Y las
llenaron hasta arriba. Entonces les dijo: Sacad ahora, y llevadlo al maestresala. Y se lo
llevaron. Cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era,
aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo, y le dijo: Todo
hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior;
más tú has reservado el buen vino hasta ahora. Este principio de señales hizo Jesús en
Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en él.
2.- Jesús sana al hijo del oficial

Juan 4:46 – 54

Entonces vino otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Y había
allí cierto oficial del rey cuyo hijo estaba enfermo en Capernaúm. Cuando él oyó que Jesús
había venido de Judea a Galilea, fue a su encuentro y le suplicaba que bajara y sanara a su
hijo, porque estaba al borde de la muerte. Jesús entonces le dijo: Si no veis señales y
prodigios, no creeréis. El oficial del rey le dijo*: Señor, baja antes de que mi hijo muera.
Jesús le dijo*: Vete, tu hijo vive. Y el hombre creyó la palabra que Jesús le dijo y se fue. Y
mientras bajaba, sus siervos le salieron al encuentro y le dijeron que su hijo vivía.
Entonces les preguntó a qué hora había empezado a mejorar. Y le respondieron: Ayer a la
hora séptima se le quitó la fiebre. El padre entonces se dio cuenta que fue a la hora en
que Jesús le dijo: Tu hijo vive. Y creyó él y toda su casa. Esta fue la segunda señal que Jesús
hizo cuando fue de Judea a Galilea.

3.- Jesús sana al enfermo del estanque de Betesda

Juan 5:1 – 15

Después de esto, se celebraba una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Y hay en
Jerusalén, junto a la puerta de las ovejas, un estanque que en hebreo se llama Betesda y
que tiene cinco pórticos. En éstos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y
paralíticos que esperaban el movimiento del agua; porque un ángel del Señor descendía
de vez en cuando al estanque y agitaba el agua; y el primero que descendía al estanque
después del movimiento del agua, quedaba curado de cualquier enfermedad que tuviera.
Y estaba allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Jesús
lo vio acostado allí y supo que ya llevaba mucho tiempo en aquella condición, le dijo*:
¿Quieres ser sano? El enfermo le respondió: Señor, no tengo a nadie que me meta en el
estanque cuando el agua es agitada; y mientras yo llego, otro baja antes que yo. Jesús le
dijo*: Levántate, toma tu camilla y anda. Y al instante el hombre quedó sano, y tomó su
camilla y echó a andar. Y aquel día era día de reposo. Por eso los judíos decían al que fue
sanado: Es día de reposo, y no te es permitido cargar tu camilla. Pero él les respondió: El
mismo que me sanó, me dijo: “Toma tu camilla y anda.” Le preguntaron: ¿Quién es el
hombre que te dijo: “Toma tu camilla y anda”? Pero el que había sido sanado no sabía
quién era, porque Jesús, sigilosamente, se había apartado de la multitud que estaba en
aquel lugar. Después de esto Jesús lo halló* en el templo y le dijo: Mira, has sido sanado;
no peques más, para que no te suceda algo peor. El hombre se fue, y dijo a los judíos que
Jesús era el que lo había sanado.

4.- La alimentación de los cinco mil

Juan 6:1 – 14

Después de esto, Jesús se fue al otro lado del mar de Galilea, el de Tiberias. Y le seguía una
gran multitud, pues veían las señales que realizaba en los enfermos. Jesús subió al monte
y se sentó allí con sus discípulos. Y estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos. Entonces
Jesús, alzando los ojos y viendo que una gran multitud venía hacia El, dijo* a Felipe:
¿Dónde compraremos pan para que coman éstos? Pero decía esto para probarlo, porque
El sabía lo que iba a hacer. Felipe le respondió: Doscientos denarios de pan no les bastarán
para que cada uno reciba un pedazo. Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón
Pedro, dijo* a Jesús: Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos
pescados; pero ¿qué es esto para tantos? Jesús dijo: Haced que la gente se recueste. Y
había mucha hierba en aquel lugar. Así que los hombres se recostaron, en número de
unos cinco mil. Entonces Jesús tomó los panes, y habiendo dado gracias, los repartió a los
que estaban recostados; y lo mismo hizo con los pescados, dándoles todo lo que querían.
Cuando se saciaron, dijo* a sus discípulos: Recoged los pedazos que sobran, para que no
se pierda nada. Los recogieron, pues, y llenaron doce cestas con los pedazos de los cinco
panes de cebada que sobraron a los que habían comido. La gente entonces, al ver la señal
que Jesús había hecho, decía: Verdaderamente este es el Profeta que había de venir al
mundo.

5.- Jesús camina sobre las aguas


Juan 6:16- 22

Al atardecer, sus discípulos descendieron al mar, y subiendo en una barca, se dirigían al


otro lado del mar, hacia Capernaúm. Ya había oscurecido, y Jesús todavía no había venido
a ellos; y el mar estaba agitado porque soplaba un fuerte viento. Cuando habían remado
unos veinticinco o treinta estadios, vieron* a Jesús caminando sobre el mar y acercándose
a la barca; y se asustaron. Pero El les dijo*: Soy yo; no temáis. Entonces ellos querían
recibirle en la barca, e inmediatamente la barca llegó a la tierra adonde iban. Al día
siguiente, la multitud que había quedado al otro lado del mar se dio cuenta de que allí no
había más que una barca, y que Jesús no había entrado en ella con sus discípulos, sino que
sus discípulos se habían ido solos.

6.- Jesús sana a un ciego

Juan 9:2 – 7

Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. Y sus discípulos le preguntaron,


diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que naciera ciego? Jesús respondió:
Ni éste pecó, ni sus padres; sino que está ciego para que las obras de Dios se manifiesten
en él. Nosotros debemos hacer las obras del que me envió mientras es de día; la noche
viene cuando nadie puede trabajar. Mientras estoy en el mundo, yo soy la luz del mundo.
Habiendo dicho esto, escupió en tierra, e hizo barro con la saliva y le untó el barro en los
ojos, y le dijo: Ve y lávate en el estanque de Siloé (que quiere decir, Enviado). El fue, pues,
y se lavó y regresó viendo.

7.- La resurrección de Lázaro

Juan 11:32 – 45
Cuando María llegó adonde estaba Jesús, al verle, se arrojó entonces a sus pies,
diciéndole: Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. Y cuando Jesús
la vio llorando, y a los judíos que vinieron con ella llorando también, se conmovió
profundamente en el espíritu, y se entristeció, y dijo: ¿Dónde lo pusisteis? Le dijeron*:
Señor, ven y ve. Jesús lloró. Por eso los judíos decían: Mirad, cómo lo amaba. Pero algunos
de ellos dijeron: ¿No podía éste, que abrió los ojos del ciego, haber evitado también que
Lázaro muriera? Entonces Jesús, de nuevo profundamente conmovido en su interior, fue*
al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta sobre ella. Jesús dijo*: Quitad la
piedra. Marta, hermana del que había muerto, le dijo*: Señor, ya hiede, porque hace
cuatro días que murió. Jesús le dijo*: ¿No te dije que si crees, verás la gloria de Dios?
Entonces quitaron la piedra. Jesús alzó los ojos a lo alto, y dijo: Padre, te doy gracias
porque me has oído. Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud
que me rodea, para que crean que tú me has enviado. Habiendo dicho esto, gritó con
fuerte voz: ¡Lázaro, ven fuera!

Y el que había muerto salió, los pies y las manos atados con vendas, y el rostro envuelto
en un sudario. Jesús les dijo*: Desatadlo, y dejadlo ir. Por esto muchos de los judíos que
habían venido a ver a María, y vieron lo que Jesús había hecho, creyeron en El.

8.- La pesca

Juan 21:1 – 8

Después se manifestó Jesús otra vez a sus discípulos en el mar de Tiberias; y se manifestó
de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, y Tomás, llamado el Dídimo, y Natanael, el
que era de Caná de Galilea, y los hijos de Zebedeo, y otros dos de sus discípulos. Les dice
Simón: A pescar voy. Le dicen: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y subieron en un
navío; y aquella noche no tomaron nada. Y venida la mañana, Jesús se puso a la ribera;
mas los discípulos no entendieron que era Jesús. Así que les dijo: Hijitos, ¿tenéis algo de
comer? Le respondieron: No. Y Jesús les dice: Echad la red a la mano derecha del navío, y
hallaréis. Entonces [la] echaron, y no la podían en ninguna manera sacar, por la multitud
de los peces. Dijo entonces aquel discípulo, al cual amaba Jesús, a Pedro: El Señor es.
Entonces Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa, porque estaba
desnudo, y se echó al mar. Y los otros discípulos vinieron con el navío (porque no estaban
lejos de tierra, sino como doscientos codos), trayendo la red de peces.