Вы находитесь на странице: 1из 3

La palabra ácido ✅✅ deriva del término latín acidus que significa agrio

o amargo. Los ácidos son una sustancia que al entrar en contacto con
el agua incrementa la concentración de iones de hidrógeno, y al
combinarse con bases se forman sales.
Se define al ácido de la siguiente manera:
Ácido de Arrhenius (1884).
El químico sueco Svante Arrhenius, lo define como un elemento químico
capaz de liberar iones de hidrógeno en un líquido.
Ácido Brönsted-Lowry (1923).
Para los químicos Johannes Brönsted y Thomas Lowry es una sustancia
capaz de emitir un protón.
Ácido Lewis (1923).
Gilbert Lewis, fisicoquímico norteamericano, lo conceptualiza como una
especie que acepta par de electrones de otro elemento, para lograr
estabilidad.
Los ácidos se distinguen por poseer las siguientes particularidades:

Poseen un sabor desagradable y amargo.

Cambian de tonalidad con los indicadores de pH, por ejemplo el papel


tornasol azul se transforma en rosado, y el de metilo de naranja toma
un color rojo, siendo su nivel de pH superior a 7.

Es un elemento altamente abrasivo.

Desprende hidrógeno al mezclarse con algunos metales activos.

Posee una apariencia viscosa.


Logra ocasionar quemaduras en la piel.

Crea efervescencia cuando entra en contacto con el mármol.

Si está concentrado destruye los tejidos biológicos.


Excelente conductor de electricidad en medios acuosos.

Reacciona con las bases y óxidos metálicos formando sal y agua.

Tiene efecto al mezclarse con carbonatos, bicarbonatos y sulfuros


metálicos.

Sus propiedades desaparecen al momento de interactuar con las bases.


Se puede categorizar el ácido en dos grandes grupos de acuerdo a su
composición:

Inorgánico o mineral, está compuesto por hidrógeno y otros elementos


excepto carbono, que en una mezcla acuosa produce iones de
hidrógeno.
Sus características son que neutraliza las bases, sin agua es gaseoso
o sólido, y se divide en oxácidos y en hidrácidos.

Orgánico, su estructura se basa en la sustitución de algunos átomos de


hidrógeno, por uno de oxígeno y un grupo hidroxilo.
No se disuelven en agua sino en soluciones orgánicas y son menos
reactivos que los ácidos inorgánicos.
Reaccionan con las bases produciendo sales y con alcoholes esteres.

Pueden ser monocarbolíxicos, dicarbolíxicos, policarbolíxicos y


sulfónicos.

Están clasificados de la siguiente manera:


Por el número de iones de hidrógeno:
Monopróticos: poseen en su estructura molecular un hidrógeno (ácido
nítrico)
Dipróticos: la complexión está formada por dos átomos de
hidrógeno (ácido carbónico).

Polipróticos: constituido por tres moléculas de hidrógenos (ácido


fosfórico).

En base a la capacidad de ionización:


Débiles: su nivel de ionización en agua es bajo o parcial, dando
lugar a una reacción de equilibrio (ácido etanoico).

Fuertes: posee un proceso de ionización completa en agua,


donde se llegan a donar todos sus protones (ácido nítrico).
Los ácidos grasos insaturados como el oleico, linóleico y araquidónico
se presentan en los aceites de origen vegetal, pescados y mariscos,
conocidos por su alto contenido de Omega 3.

El ácido butírico está incluido en la mantequilla, queso parmesano, y


leche cruda, mientras que el ácido caprílico se encuentra en la leche
materna y el coco.
Oleíco: en la fabricación de detergentes, champú y otros cosméticos.