Вы находитесь на странице: 1из 4

La psicología y la religión

La religión como la psicología nacen de la misma necesidad por explicar al ser humano
y encontrarle un sentido a su vida en el mundo, con todo lo que esto implica. De esta
manera, podemos decir que su finalidad hace que estas dos no sean posturas totalmente
opuestas, sino que son dos maneras similares pero diferentes al mismo tiempo, de poder
comprender al hombre y sus conductas y/o actitudes.
Al pensar en ambas disciplinas se nos ocurre que se pueden relacionar de manera
cotidiana en la vida de las personas, pero que en la forma en que éstas pueden
relacionarse con la religión pueden variar en cuanto a etnia o grupo social en la que se
formaron en cuanto a religiones. Muchas de las veces se puede pensar, por ejemplo en
el Catolicismo, que las personas acuden a la religión en vez de a un terapeuta para
solucionar problemas, creyendo en Dios que todo lo puede solucionar, rezando, yendo
misa, entre otros. La religión llega a ser un camino de trascendencia para el hombre, es
la manera en la que el hombre halla la paz y el consuelo para sí. De esta manera, se
podría comparar con la psicología ya que uno busca esa paz mental dentro de una
psicoterapia. La persona pretende entender lo que le sucede cuando enfrenta situaciones
desconocidas, su deseo es liberarse de una tensión psíquica, que puede ser provocada
por una infinidad de razones como: sus ideas, pensamientos, creencias, emociones,
comportamientos, situaciones que le generan malestar y le estorban en su relación con
los demás y con él mismo. Por otro lado, un creyente acude a Dios en busca de ayuda y
respuesta a sus dificultades y encuentra la solución en Dios sin cuestionar ni reprochar
sus mandatos y órdenes, poniendo su esperanza en una ayuda espiritual.
Si bien la psicología no es solamente una disciplina académica sino que puede
convertir el mundo en un lugar mejor al permitirnos utilizar lo que conocemos para
ayudar a las personas en situaciones difíciles de su vida si acuden a nosotros,
acompañarlas, dar contención, seguir un hilo de tratamiento para que esa persona
mejore. Hoy en día asistir a un psicólogo no está mal visto cómo en tiempos anteriores
donde se creía que por ir a un terapeuta “estás loco” o en una “situación grave” y esa
concepción cada vez se va borrando cada vez más. Aun así, muchas personas siguen
optando por rezar y teniendo fe en que esa es la solución. Lo cual no creemos que esté
mal, porque es en lo que cree cada uno pero si creemos que ambas cosas pueden ir
combinadas, una terapia adecuada para el caso que se necesite y también el
acompañamiento, si esa persona quiere, de asistir a su respectivo grupo religioso.
Muchas veces también puede ser por la poca influencia de la psicología en la vida de
esas personas, tienen un mal concepto, creen que yendo éste va a hacerles cambiar de su
forma de pensar en cuanto a religión y esto no es así ya que para ellos la religión
alcanza una especial importancia en el desempeño de su rol como soporte a la salud.
La psicología así como la religión, también contribuyó a la reflexión, al conocimiento y
la comprensión de un fenómeno complejo y problemático para la persona.
Aquí es de importancia crítica entender la religión, debido a que las antiguas enseñanzas
de las religiones ejercen efectos importantes y detallados acerca de la vida cotidiana de
las personas.
La condición social del hombre hace que comparta sus ideas y sentimientos, no sólo
como una simple imitación, sino para ser aceptado y ganar con ello seguridad. El apoyo
que deviene de las creencias religiosas, puede sobrevenir a través del contacto con los
restantes creyentes y el social y espiritual, dado por la fe en la existencia de “alguien”
que puede protegerlo.
Las personas de diferentes religiones ingresan a la cultura y se socializan a partir de
experiencias y mensajes de sus padres, profesores, líderes religiosos, y comunidades. El
desarrollo religioso y espiritual seguramente representa un proceso de desarrollo
cognitivo en un contexto particular, al igual que otros tipos de socialización.
En conclusión, inferimos también que la religión es útil en una variedad de formas, pues
provee seguridad, consuelo, sociabilidad y auto justificación. Saber que se cuenta con
alguien o "algo" capaz de orientarlo, quererlo, ayudarlo material o espiritualmente,
contribuye al bienestar y con ello a protegerlo de los factores psicológicos y sociales de
riesgo a enfermar.
Aun así lo que también puede pasar es que como se infiere, la religión está vinculada a
los estilos de vida que adoptan los creyentes en cumplimiento de las orientaciones, la
más de las veces prohibitivas, que caracterizan a las doctrinas religiosas en general, y
que se dirigen a los hábitos alimentarios, los sexuales y las conductas adictivas que
están contempladas dentro de los factores de riesgo a la salud más comunes en nuestros
tiempos y que por ende, conducen a la ruptura del equilibrio salud-enfermedad.
A pesar de estas similitudes, hoy en día creemos que la psicología y la religión están en
conflicto ya que la psicología ha puesto en evidencia fenómenos “controversiales” los
cuales algunas religiones, tales como el Cristianismo, más específicamente, el
Catolicismo, tienen muy negados temas como prevención, enfermedades, divorcio,
drogas, desempleo, crimen, medio ambiente, suicidio, estrés y tantos otros problemas
relacionados con la conducta, generados por la sociedad que estamos construyendo.
Puesto que la psicología se ocupa de la conducta, y todo el ser humano es conducta no
hay dimensión de la existencia que no sea susceptible de la intervención psicológica.
Más aún, acorde con las nuevas estrategias en salud, la psicología se viene reorientando
de acuerdo con las exigencias de las sociedades.
A modo de reflexión personal, nosotros creemos que al tratar con las personas, es
importante saber que tan presente tienen en sus vidas, si lo mencionan, la religión y
cómo esto impacta, si hay ausencia o presencia religiosa porque cuanto más
conocimiento se tenga sobre esto, mayor colaboración y resultado obtendremos ya que
vivimos en una sociedad donde no se está fuera de esto y es de gran probabilidad
encontrarnos en el consultorio con casos de este tipo. Saber aprovechar esta tendencia.
Para concluir, podemos decir que a pesar de ser muy diferentes, y poner foco en
diferentes problemáticas, hoy se conectan en que las dos tienen una preocupación por el
hombre y por su sentido de la vida, la religión en cuanto a su relación con la
espiritualidad y el Dios correspondiente y la psicología en cuanto a su relación con uno
mismo y los demás.
Bibliografía

 https://www.psychologicalscience.org/uncategorized/las-influencias-profundas-de-la-
religion-en-la-psicologia-moralidad-relaciones-intergrupales-autoconceptuacione-
inculturacion.html
 http://pepsic.bvsalud.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-
350X2005000200006
 https://conectia-psicologia.es/la-psicologia-y-la-religion-compatibles-o-incompatibles/
 https://www.coe.int/es/web/compass/religion-and-belief