Вы находитесь на странице: 1из 8

NEOPLASIAS MALIGNAS GASTRICAS

El estómago es un órgano hueco del aparato digestivo. Tiene forma de “J” y está
localizado en la parte superior y central del abdomen. Se encuentra muy próximo
al diafragma y a otros órganos abdominales como el hígado, el páncreas, el bazo
o el colon.

Anatomía: Las partes más importantes del estómago son el cardias (zona de
unión del esófago y el estómago), el cuerpo gástrico y el píloro (zona de unión
del estómago con el intestino delgado). Tiene una porción curvada a la derecha
(la curvatura menor) y otra a la izquierda (curvatura mayor).

El estómago tiene 3 capas: la mucosa (donde están las glándulas, que son un
conjunto de células especializadas con una estructura característica),
la muscular (donde están los músculos) y la serosa o peritoneo (membrana
externa que rodea al estómago).
¿QUÉ ES EL CÁNCER GÁSTRICO?
Células: El cuerpo humano es un organismo formado por células. Las células
tienen un ciclo vital: nacen de la división o mitosis de otra célula, desempeñan
su labor, se reproducen y luego mueren por un mecanismo conocido
como apoptosis o muerte celular programada. Estas etapas de la “vida celular”
se realizan bajo controles muy estrechos, que “están dirigidos” por genes
localizados en los cromosomas.
Proliferación: Es un término que hace referencia al aumento del número total
de células de un tejido o un órgano. Es el crecimiento en número de la población
celular. Existe proliferación celular cuando las células se reproducen más y/o se
mueren menos. La proliferación puede ser controlada o incontrolada. Un ejemplo
de proliferación controlada es el crecimiento de las células de la piel para cerrar
una herida.

Diferenciación: Las células están especializadas para realizar su función, es


decir, están “diferenciadas” y, por esa razón, tienen propiedades distintas a las
células de otros órganos. Por ejemplo, las neuronas son las células
especializadas del cerebro pero son incapaces de producir jugos gástricos.

Cáncer: El cáncer es una enfermedad causada por el crecimiento descontrolado


de las células, que modifican su forma, su tamaño y cambian otras de sus
características. Este crecimiento anárquico puede originarse porque nacen más
células, porque las células existentes no se mueren o por los dos fenómenos a
la vez. El resultado final es un aumento del número total de células, que
lógicamente necesitan mas espacio y se van extendiendo por el órgano y los
tejidos de alrededor (extensión local o locorregional), se introducen en los
ganglios linfáticos (infiltración linfática) o en los vasos sanguíneos y, finalmente,
colonizan otros órganos lejanos (metástasis a distancia).

Cáncer gástrico: Es el crecimiento incontrolado de las células del estómago.


Los tumores malignos pueden originarse en cada una de las tres capas: mucosa,
muscular y serosa.
 El adenocarcinoma se origina en las glándulas. Es el más frecuente:
más del 95% de los cánceres gástricos son adenocarcinomas. Por esta
razón, todos los capítulos siguientes se refieren al adenocarcinoma.
 Los linfomas, los sarcomas y los melanomas son infrecuentes.
CAUSAS Y FACTORES DE RIESGO
Las causas exactas del cáncer gástrico no se conocen, aunque se sabe que
existen unos factores de riesgo que favorecen su aparición.
Factores de riesgo: Son los agentes o condiciones que predisponen o
aumentan las probabilidades de tener una determinada enfermedad. Los
factores de riesgo para desarrollar cáncer gástrico son varios y no se excluyen
entre sí:
1. Factores nutricionales: Dieta muy rica en salazones y ahumados (como
ocurre en Japón y China), dieta baja en frutas y verduras frescas, altas
concentraciones de nitratos (los nitratos son un tipo de productos
químicos) en los alimentos.

2. Factores ambientales: Mala preparación de los alimentos, falta de


refrigeración y aguas en mal estado (porque pueden tener altas
concentraciones de nitratos o Helicobacter pylori). (H. pylori es una
bacteria).

3. Tabaco: El tabaco aumenta el riesgo de desarrollar muchos cánceres,


incluido el de estómago.

4. Enfermedades o condiciones predisponentes: Existe una serie de


enfermedades, benignas o premalignas, que aumentan el riesgo de
padecer cáncer gástrico. Las más destacadas son:
 Cirugía gástrica previa: Para que aparezca un cáncer sobre el
estómago residual (muñón), tiene que transcurrir más de 10 -15 años.
 Gastritis crónica atrófica: Puede ir degenerando hasta transformarse
en cáncer.
 Anemia perniciosa: Es un tipo especial de anemia, que aumenta el
riesgo en unas 20 veces.
 Pólipos gástricos: El riesgo de que se desarrolle un cáncer sobre un
pólipo depende, entre otros factores, del tamaño del pólipo. A mayor
tamaño, mayor riesgo.
 Infección por H. Pylori: A pesar de que H. pylori aumenta el riesgo
de cáncer gástrico, la mayoría de las personas con esta infección NO
desarrollarán este cáncer. La infección por H. Pylori se trata con unos
antibióticos determinados.
5. Factores genéticos o familiares
 Factores genéticos: En casos poco frecuentes, el cáncer gástrico
puede estar relacionado con factores genéticos. Por ejemplo, en el
síndrome de cáncer gástrico difuso hereditario varios miembros de la
familia desarrollan este tipo de cáncer y existe una mutación en un gen
llamado cadherina.
 Factores familiares: La incidencia es 2-3 veces mayor en aquellas
personas con varios familiares diagnosticados de cáncer gástrico,
aunque no se identifique una alteración genética subyacente.

ETIOLOGÍA
Los factores de riesgo para el desarrollo de AG están representados en la tabla.
Su origen se encuentra en la compleja interacción entre la infección por
Helicobacter pylori 5, la dieta y la predisposición genética. Se ha calculado que
los factores ambientales son responsables del 62% de los cánceres gástricos,
los factores hereditarios del 28% y que ambos lo son del 10%. Está plenamente
aceptado que la infección por H. pylori es carcinógena para los humanos, siendo
responsable de alrededor del 40% de todos los cánceres gástricos (figura 1). Su
prevalencia en la población general es muy elevada, aunque parece que algunas
cepas, como la cagA, están más implicadas en los procesos carcinogénicos. La
proporción de población infectada en los países en vías de desarrollo es del 80-
90%, aunque menos del 5% de estas personas desarrollarán un cáncer, lo que
sugiere que la infección por sí misma no es suficiente. El efecto de la erradicación
de H. pylori en la prevención del AG no se conoce, aunque ello elimina la
presencia de gastritis crónica atrófica en alrededor del 50% de los pacientes.

Los individuos con un familiar de primer grado afecto de AG tienen dos-tres


veces más riesgo de padecer esta neoplasia. Las alteraciones genéticas más
comunes son: la presencia de mutaciones en los genes TP53, APC (en el
contexto de la poliposis adenomatosa familiar) y E-caderina.

Ilustración 1. Microorganismos espirilados (H. pylori) en la superficie de la mucosa gástrica


(tinción de Giemsa).
En 1965, Laurén describió dos subtipos histológicos de AG, intestinal y difuso,
con diferencias epidemiológicas y pronósticas. El tipo intestinal se caracteriza
por la formación de estructuras tubulares que recuerdan a glándulas intestinales,
suele afectar la parte distal del estómago y es más frecuente en personas de
edad avanzada. Se cree que se desarrolla a partir de la gastritis crónica atrófica,
inducida por factores de riesgos ambientales y dietéticos. Esta forma de
neoplasia tiende a ocurrir en regiones con una alta incidencia de cáncer gástrico
y representa la forma de cáncer que está experimentando una disminución
global. Por otra parte, el AG difuso no presenta ninguna estructura glandular. Es
más frecuente en jóvenes y en personas del grupo sanguíneo A, no suele
asociarse a lesiones precancerosas y poseen una mayor importancia los factores
hereditarios. Su frecuencia es similar en cualquier parte del mundo y tienen un
peor pronóstico que la forma intestinal.
PATOGENIA
El desarrollo del AG de tipo intestinal es un proceso secuencial (figura 2)
parecido al descrito en el cáncer colorrectal. Este modelo, desarrollado en gran
parte por Correa et al, postula que existe una secuencia temporal de cambios
premalignos que conducen al desarrollo del cáncer 6. A diferencia del cáncer de
colon, en el AG no se conocen con precisión los genes implicados en las
diferentes etapas. En la actualidad se desconoce si el AG de tipo difuso presenta
una progresión histopatológica similar.
CLÍNICA: SIGNOS Y SÍNTOMAS
El cáncer gástrico puede no producir síntomas (es decir, ser asintomático)
hasta que no está en una etapa avanzada. En los pacientes asintomáticos, el
cáncer gástrico se diagnostica al realizar pruebas por otras enfermedades.
1. Los síntomas (lo que nota el paciente) suelen ser vagos e inespecíficos.
Los más frecuentes son pérdida de peso, dolor abdominal, cambios
de ritmo intestinal, pérdida de apetito y hemorragia.

Las hemorragias pueden ser de varios tipos y causar anemia:


 Pérdidas ocultas (microscópicas) de sangre por las heces
 Hematemesis (= vómito con sangre)
 Melenas (= heces negras como la hiel) o hematoquecia (= heces
con sangre)
También puede notarse náuseas y vómitos, sensación de plenitud
precoz (sensación de estar lleno después de comer muy poco) por falta
de distensión de la pared gástrica, ascitis (acumulación de líquido en el
abdomen), cansancio y otros síntomas menos frecuentes.
En los tumores de cardias se puede asociar disfagia (= dificultad para que
el alimento pase por el esófago hasta el estómago). En los de estómago
distal puede existir obstrucción del píloro.
2. Los signos, es decir, lo que nota el médico en la exploración, pueden
ser ninguno o alguno de los siguientes: nódulos, masas o
empastamiento en el abdomen, organomegalias (= aumento del
tamaño de un órgano, por ejemplo el hígado), ascitis, adenopatias (=
ganglios aumentados de tamaño) en el cuello o en las axilas) y otros
signos menos frecuentes.
DIAGNÓSTICO:
Para diagnosticar un cáncer gástrico, se realizan una historia clínica, una
exploración física, unos análisis de sangre, unas pruebas radiológicas y, la
mayoría de las veces, una gastroscopia.
1. Historia clínica y exploración física: Como en cualquier enfermedad, la
historia clínica y la exploración física son las dos actuaciones médicas que
se realizan en primer lugar.
2. Analítica: El hemograma aportará información sobre si existe anemia. La
bioquímica sanguínea puede orientar sobre la función de órganos como
el hígado o el riñón.
3. Marcadores tumorales: Son unas determinaciones analíticas que miden
el nivel de ciertas proteínas en la sangre. Es un tipo de análisis que orienta
hacia la existencia del cáncer, pero no lo diagnostica, porque:
 No todos los cánceres producen elevación de marcadores.
 Los marcadores pueden elevarse por causas no tumorales.
4. Endoscopia digestiva alta: La endoscopia consiste en la introducción de
un aparato (= gastroscopio) que tiene una luz al final y que permite
visualizar el interior del esófago y el estómago. Tiene una pinza en su
extremo interno con la que se pueden tomar biopsias. En las siguientes
fotografías se puede ver un cáncer gástrico precoz (inicial) y otro más
avanzado con una zona central ulcerada.

Ilustración 2. CÁNCER GÁSTRICO PRECOZ


Ilustración 3. CÁNCER GÁSTRICO MÁS AVANZADO

TIPOS DE CÁNCER DE ESTÓMAGO


Más del 95% de los cánceres gástricos son adenocarcinomas. El
adenocarcinoma nace por un crecimiento descontrolado de las células de las
glándulas de la mucosa. Hay dos subtipos principales de adenocarcinoma:
el intestinal y el difuso. El patólogo los reconoce por una serie de
características microscópicas.
En ocasiones, el cáncer se denomina solo carcinoma o carcinoma
indiferenciado. Esto significa que el tumor se ha “indiferenciado” perdiendo su
“arquitectura” glandular. También puede haber otros tipos de carcinomas muy
poco frecuentes: carcinoma epidermoide, carcinoma de células pequeñas y otras
variantes.
Los linfomas, los sarcomas, los melanomas y los tumores del estroma
gastrointestinal (GIST) son los otros tipos de cáncer mucho menos frecuentes.
Son enfermedades distintas al adenocarcinoma gástrico y, por esa razón, su
diagnóstico y tratamientos son diferentes.

TRATAMIENTOS
En la elección del tratamiento o tratamientos mas adecuados para un paciente,
se tienen en cuenta:
 Factores dependientes del paciente: edad, estado general, situación
nutricional, otras enfermedades importantes como, por ejemplo,
enfermedades de corazón y, por supuesto, la voluntad y decisión del
propio paciente.
 Factores dependientes del tumor: Zona del estómago donde está el
cáncer, fase de desarrollo (= estadio), tipo de tumor (adenocarcinoma,
linfoma, etc).
 Factores dependientes del tratamiento: tipo de cirugía, tolerancia y
eficacia de la quimioterapia, etc.
Los tres tipos principales de tratamiento del cáncer gástrico son la cirugía,
la quimioterapia y la radioterapia aunque, en algunos pacientes, el tratamiento
será exclusivamente sintomático (por ejemplo: calmantes si hay dolor).
En muchos casos el tratamiento requiere un “enfoque multidisciplinar”, es
decir, un tratamiento múltiple en el que intervienen médicos de varias
especialidades: cirujanos, oncólogos médicos, oncólogos radioterápicos,
expertos en nutrición, enfermeras y otros profesionales sanitarios.

BIBLIOGRAFIA
 https://seom.org/info-sobre-el-cancer/estomago?showall=1
 https://www.aegastro.es/sites/default/files/archivos/ayudas-
practicas/20_Tumores_malignos_del_estomago.pdf
 https://es.slideshare.net/Camila1226/neoplasias-malignas-gstricas
 http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0138-65572011000200012
 http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1018-
130X1996000200006
 https://www.medigraphic.com/pdfs/facmed/un-2004/un045f.pdf