Вы находитесь на странице: 1из 1

Escritos Paulinos

J. Manuel Camacho Medina


Pbro. José Herrera

Dijo sus discípulos: «Si tal es la condición del hombre respecto de su mujer, no trae cuenta
casarse». Pero él les dijo: «No todos entienden este lenguaje, sino aquellos a quienes se les ha
concedido. Porque hay eunucos que nacieron así del seno materno, y hay eunucos que se
hicieron tales a sí mismos por el Reino de los Cielos. Quien pueda entender, que entienda».
Entonces le fueron presentados unos niños para que les impusiera las manos y orase; pero los
discípulos les reñían. Mas Jesús les dijo: «Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis
porque de los que son como éstos es el Reino de los Cielos». Y, después de imponerles las
manos, se fue de allí. En esto se le acercó uno y le dijo: «Maestro, ¿qué he de hacer de bueno
para conseguir vida eterna?» El le dijo: «¿Por qué me preguntas acerca de lo bueno? Uno solo
es el Bueno. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos».