Вы находитесь на странице: 1из 9

Fecha de Deslizamiento Tamaño de feto cotiledones fremitus Posición

gestación de la vesícula del útero


membranas amniótica
días meses
30 1 + 2 cm pélvica
60 2 + T. Pélvica
mandarina
90 3 + t. bola de + + + Pélvica
billar

120- 4-5 t. de bola + + + Pélvico -


150 de futbol abdominal
180- 6-7 En 5 cm- + Cavidad
200 descenso pelviana
240- 8-9 Fácil 9 cm + p.
270 palpar abdomen-
pelvica
Diagnóstico de preñez
con palpación rectal
El diagnóstico precoz positivo se basa en 4 signos: tres de ellos ligados
a la detección de las membranas placentarias fetales que lo rodean y
otro, al propio feto. A partir de 28-30 días del servicio es posible detectar
el escurrimiento de la membrana corioalantoidea y el deslizamiento de
la vesícula amniótica dentro del lumen uterino.
No existe unión de las membranas fetales en las áreas
interplacentomales, en las cuales se pellizca ligeramente la pared
uterina para comprobar el escurrimiento de la membrana
corioalantoidea. Una parte del líquido placentario llena parcialmente el
lumen uterino, lo que favorece que la vesícula amniótica se deslice
suavemente entre el dedo pulgar e índice, dando una sensación
característica en caso de una preñez temprana. Esta sensación es
similar a la de deslizar un cordón tenso y delgado entre los dedos. Es
sólo a partir de los 75 días que es posible detectar la presencia y
desarrollo de los placentomas, al igual que practicar el balotaje interno
para detectar la presencia del feto.
Gestación de 30 días: La vesícula amniótica es esférica, presenta un
diámetro de 2 cm. Se encuentra fijada en la parte anterior del cuerno
uterino y puede ser percibida como un pequeño abultamiento que da la
impresión de un huevo de paloma. Hay que tener presente que la
maniobra que se realiza para percibir este signo puede traumatizar tanto
al embrión como a la vesícula amniótica, ocasionando la interrupción de
la gestación. Por ello, se justifica su aplicación únicamente cuando el
que diagnostica tiene amplia experiencia y posee una técnica muy
refinada.
Gestación de 60 días: El cuerno gestante es netamente fluctuante y la
asimetría de los cuernos uterinos se hace evidente. Las membranas
fetales se perciben pellizcando la curvatura mayor del cuerno uterino
entre el pulgar y el índice y dejándola escapar poco a poco entre los
dedos.
Gestación de 90 días: La distensión y la asimetría del útero son
netamente perceptibles. El cuerno gestante tiene el doble del diámetro
del cuerno vacío. El útero sobrepasa el borde anterior de la pelvis,
sacudiéndolo puede percibirse el feto como un cuerpo duro que flota en
el líquido. También es posible palpar los placentomas que tienen un
tamaño similar al de una nuez.
Gestación de 120-150 días: Los signos precedentes se intensifican, el
útero se introduce más en la cavidad abdominal y su distensión es más
marcada. El cuello del útero se encuentra sobre el borde anterior de la
pelvis. Los placentomas continúan hipertrofiándose y alcanzan el
tamaño de una mandarina.
Gestación de 180-200 días: El útero grávido se introduce en la cavidad
abdominal y el diagnóstico podría, en este momento, prestarse a
equivocaciones dado que a veces no se llega a encontrar más que la
arteria uterina media con frémito. A partir de los 7,5 meses el útero
comienza a ascender hacia la cavidad pelviana.
Gestación de 240-270 días: Las partes duras del feto pueden ser
detectadas delante de la pelvis o en la misma cavidad pelviana. Son
fácilmente perceptibles los movimientos fetales y el frémito de la arteria
uterina media.