Вы находитесь на странице: 1из 5

Historia

El impuesto sobre la renta, según algunos tratadistas, fue establecido por


primera vez en Inglaterra en el año 1798 por el primer ministro William Pitt con
el objeto de obtener fondos para hacer la guerra
a Francia, y fue abolido en el año 1816.

Antes de la guerra con Napoleón Bonaparte el tesoro inglés se nutría de tributo


de baja recaudación, tributo a la tierra, tributo a la aduana, sobre el té, la sal e
impuesto a la sucesión.

De acuerdo con investigaciones de estudiosos en esta disciplina el impuesto


sobre la renta existía en los Estados Unidos desde los tiempos de la colonia
como un gravamen a los ingresos de la persona física. En el 1894 se aprobó
una ley que puede considerarse como la primera ley moderna que impuso este
gravamen, pero unos meses después fue declarado inconstitucional por la
suprema corte de justicia, en virtud de que chocaba con reglas institucionales
relativas al reparto de la carga tributaria.

En el año 1913 fue adoptado este impuesto creándose un gravamen para


cierta categoría de renta y un impuesto progresivo o complementario para las
rentas globales que excedían de cierta cantidad. Dos de estas rentas globales
se aceptaban deducciones por cargas de familias, gastos de explotación y las
que se realizaban para conservar la renta gravada.

Implantación del impuesto sobre la renta en los países europeos.


Suiza implantó este impuesto en el año 1840, Australia en el 1849, Alemania
en el 1850 e Italia en el 1864. En España se adoptó en el año 1900 bajo un
sistema de imposición directa sobre la renta aplicable a las sociedades. En
Francia se puso en vigencia en vísperas de la primera guerra mundial. En la
unión soviética se estableció este impuesto en el año 1927 clasificándolo en
categorías.

En América Latina.

En América Latina aparece entre los años 1920-1935, siendo los primeros;
Brasil en el año 1923, México en el 1924, Colombia en el 1928 y Argentina en
el 1932.
Implantación en República Dominicana.
Se estableció por primera vez el día 1 de febrero del año 1949 mediante la ley
19-27 de impuesto sobre la renta. El 17 de abril del 1950 se dictó la ley 23-44
que modificó todas las legislaciones vigentes relativas a dicho impuesto. Esta
fue derogada a finales del mismo año. A partir del año 1951 se pusieron en
vigencia las anteriores leyes impositivas.

El 26 de junio del 1954 se dictó la ley 38-61 de impuesto sobre el beneficio que
puede definirse como una ley de impuestos reales. Esta gravaba la renta
proveniente de los capitales inmobiliarios en su primera categoría; en su
segunda categoría esta gravaba la renta proveniente de los capitales
mobiliarios; y finalmente en la tercera categoría esta gravaba la renta
proveniente de la combinación del capital y el trabajo.
En fecha 07/11/1961 se dictó la ley 56-51 por medio de la cual se agregaron el
impuesto sobre el beneficio existente 2 categorías mas; una que vino a ser la
cuarta categoría, que gravaba la renta proveniente de la explotación
agropecuaria y forestal ejercida por la persona física; y otra que gravaba la
renta proveniente del trabajo personal, que vino a ser la quinta categoría, pues
en adición gravaba la renta de los empleados públicos y los privados, y la renta
de los profesionales liberales y otras actividades lucrativas.

Impuesto sobre la Renta


El ISR grava cualquier ingreso proveniente del capital el trabajo o la
combinación de ambos, es de característica de Renta Mundial. Considera
ingreso toda clase de rendimiento, utilidad, ganancia, renta, interés, producto,
provecho, participación, sueldo, jornal, honorario y en general cualquier
percepción en efectivo, en valores, en especie o en crédito, que modifique el
patrimonio del contribuyente. La base gravable la constituye, la renta bruta
menos las deducciones permitidas por la Ley. El impuesto se paga por
anticipado en 3 cuotas iguales trimestrales, cuyo vencimiento es el 30 de junio,
30 de septiembre y 31 de diciembre, el último pago se hace con la
presentación de la declaración el 30 (treinta) de abril de cada año.

Modificaciones en el Impuesto Sobre la Renta en Honduras


El Impuesto sobre la Renta se encuentra definido en el artículo 1 de su Ley
(Ley del Impuesto sobre la Renta), el cual establece que es aquel impuesto
que grava los ingresos provenientes del capital, del trabajo o de la
combinación de ambos, y considera como ingreso todo aquello que modifique
y sume al patrimonio del contribuyente.

El ISR es un impuesto principalmente redistributivo, ya que se paga de


manera proporcional a los ingresos anuales, y representa una principal fuente
de ingresos para la Administración Central.

Nos enfocaremos en esta oportunidad en el ISR personal aplicable a las


personas naturales, el cual se paga de conformidad a la escala de tasa
progresiva que se encuentra establecida en el artículo 22 de la Ley del
Impuesto Sobre la Renta, el cual fue debidamente reformado mediante el
decreto número 22-2016. La precitada reforma establece que el impuesto será
ajustado automáticamente, de forma anual a partir del 2017, en base a la
variación interanual del Índice de Precios al Consumidor (IPC). Es de suma
importancia resaltar que el IPC es un indicador macroeconómico que se utiliza
para calcular la tasa de inflación en el país.

A inicios del 2018, al notar un incremento en la inflación anual del país, el


Servicio de Administración de Rentas emite el acuerdo número SAR-
009-2018, mediante el cual ajusta la escala de tasas progresivas para las
personas naturales a partir del ejercicio fiscal 2018.

En Honduras, a finales del año 2017 la inflación interanual se encontró en un


4.73%, y en virtud de ese porcentaje es que la autoridad incrementa la base
exenta del Impuesto Sobre la Renta, de manera que las personas naturales
puedan recuperar la condición económica y la capacidad de compra que han
perdido durante el año debido al incremento en la inflación del país, y el alto
costo de vida al que se enfrentan los hondureños, año tras año.

Muchos hondureños han criticado dicha medida, ya que comentan que no es


necesario realizar cambios al impuesto y en su lugar mejorar la recaudación
de los mismos y frenar las evasiones fiscales para así poder luchar en contra
del incremento a la inflación anual.

La nueva escala progresiva, vigente a partir del 1ro de enero del 2018, sube el
techo de la base exenta para el pago del ISR., es decir, que toda persona
natural que tenga anualmente un ingreso menor de L.152, 557.15, al cual
deben de agregársele L.40, 000.00 en gastos médicos, queda exenta del
pago, y así sucesivamente se ajustan las demás escalas.
Tal como se puede ver reflejado, al subir la base imponible del Impuesto sobre
la Renta, se incrementa el número de hondureños que se encuentran exentos
del pago del mismo, y asimismo al modificarse las siguientes escalas se ven
beneficiados miles de trabajadores. No obstante, no se evita la evasión de
grandes empresas y es por ello que muchos critican la medida.

Impuesto sobre la renta

El impuestos sobre la renta en Honduras, es uno que se subdivide en dos:

Tasa
Empresas con ingresos anuales mayores a US$500,000 deben pagar el 1.5 %
sobre los ingresos netos en concepto de ISR en forma anual.

Empresas con ingresos anuales menores a US$500,000, deben tributar con el


25% sobre las utilidades del año.

En caso de no tributar
Sin embargo en caso de no tributar ningun pago en concepto de ISR o
presentar pérdidas, el año siguiente está sujeto a una seria de
retenciones del 1% en caso de compras de bienes y servicios. Esta retención
es realizada obligatoriamente por ley por los clientes de la compañía.

ISR para no residentes


Las personas naturales y jurídicas no residentes en Honduras tributan con un
25% de ISR en concepto de Honorarios profesionales.
Impuesto sobre la Renta
El ISR grava cualquier ingreso proveniente del capital el trabajo o la
combinación de ambos, es de característica de Renta Mundial. Considera
ingreso toda clase de rendimiento, utilidad, ganancia, renta, interés, producto,
provecho, participación, sueldo, jornal, honorario y en general cualquier
percepción en efectivo, en valores, en especie o en crédito, que modifique el
patrimonio del contribuyente. La base gravable la constituye, la renta bruta
menos las deducciones permitidas por la Ley. El impuesto se paga por
anticipado en 3 cuotas iguales trimestrales, cuyo vencimiento es el 30 de junio,
30 de septiembre y 31 de diciembre, el último pago se hace con la
presentación de la declaración el 30 (treinta) de abril de cada año.

Mediante Decreto N° DEI-SG-20-2016, Publicado en el Diario Oficial La


Gaceta N° 33,995 del 30 de marzo 2016, establece el valor exento de la
Escala Progresiva del Impuesto Sobre la Renta descrita en el inciso b) del
Artículo 22 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta y sus reformas, que se
cobrará a las personas naturales a partir del periodo fiscal 2015, debiendo
calcular nuevamente el impuesto correspondiente al periodo actual según la
nueva Tabla Progresiva siguiente: