Вы находитесь на странице: 1из 446

CALCULO DE ESTRUCTURAS POR

EL METODO DE ELEMENTOS
FINITOS

Análisis estático lineal

Eugenio O ñ a te Ib áñ e z de N avarra

Catedrático de la Universidad Politécnica de Cataluña


Profesor de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros
de Caminos, Canales y Puertos de Barcelona
i '•*
*

KUNERT. HERNAN GUILLERMO


INGENIERO MECANICO

Centro Internacional de M étodos Numéricos en Ingeniería


Barcelona, España
PRESENTACION

El método de elementos finitos irrumpió en el mundo de la ingeniería


práctica en la década de los sesenta y hoy se ha convertido en una herramienta
• indispensable en casi • todas • las ramas de la ingeniería.- Sus primeras
aplicaciones, y ciertamente todavía su mayor utilización es en el análisis de
estructuras, tema al que este libro va dirigido.

Mientras que en sus inicios el estudio del método de elementos finitos


estaba restringido al ingeniero postgraduado, ya como investigador o como
especialista en software, hoy en día su conocimiento es indispensable
para todos los profesionales relacionados con el análisis estructural que
quieran utilizar de forma inteligente los programas de ordenador comerciales
disponibles. Por este motivo, el tema es objeto de estudio en los cursos
de grado de la mayor parte de las carreras técnicas. En ese contexto el
presente libro puede ser de gran utilidad, ya que aborda las bases del método
juntam ente con los aspectos esenciales del análisis de diferent £3 «¡pCiG^ÍCo
estructurales y de la teoría de la elasticidad.

La clara exposición y los numerosos ejemplos facilitarán al lector, el


estudio y comprensión de los diferentes capítulos.

El autor es un conocido investigador y asimismo el impulsor del


Centro Internacional de Métodos Numéricos en Ingeniería en la Universidad
Politécnica de Cataluña. En sus inicios académicos fue uno de mis buenos
estudiantes y traductor al español de la tercera edición de mi libro el Método
de Elementos Finitos. Es muy gratificante para mí ver la continuación de su
actividad y estoy seguro que este libro será bien recibido y de .gran ayuda
p ara todos los que aborden el estudio de este im portante tema.

O .C . Z ienkiew icz, C.B.E., F.R.S., F. Eng.


Director Institute for Numérica! Metl^ods in Engineering .
University College of Swansea, U.K.

Catedrático UNESCO de Métodos Numéricos en Ingeniería


Universidad Politécnica de Cataluña.
PROLOGO

Este librq presenta una panorámica de las posibilidades del Método de


Elementos Finitos (MEF) para el análisis elástico lineal de las estructuras más
usuales. El texto es una versión revisada y corregida de la prim era edición
del libro publicada en Enero de 1992. En cada capítulo se ha intentado
conseguir un equilibrio entre los aspectos teóricos básicos de cada, tipología
estructural, tales como la descripción cinemática y tenso-defonnacional y la
ecuación de equilibrio expresada por el principio de los trabajos virtuales, y
los problemas derivados del análisis de la estructura por el MEF. Asimismo,
se ha prestado especial atención a los detalles de la programación del MEF,
tema al que se dedica un capítulo, y a presentar ejemplos de aplicación.
El libro va principalmente dirigido a personas interesadas en el análisis
y diseño de estructuras. 'Los conocimientos previos que se recomiendan para
la lectura del libro son los de matemáticas, en particular cálculo numérico
y algebra matricial, elasticidad, análisis matricial de estructuras de barras y
programación en ordenador que se imparten en las carreras de ingeniería y
arquitectura. En cualquier caso, los aspectos teóricos de cada capítulo son
sencillos y se tratan con detalle para facilitar al máximo su estudio.
En el Capítulo 1 se presenta un recopilación de las bases del cálculo
matricial de estructuras de barras. Este tema incluye muchos de los conceptos
que aparecen en la aplicación del MEF a otras tipologías estructurales, tales
como los de elemento, equilibrio elemental, ensamblaje, solución del sistema
de ecuaciones global, etc., y por ello es muy adecuado para introducir las
ideas generales del MEF.
Los Capítulos 2 y 3 se dedican a tratar con detalle las bases del M EF en su
aplicación a sencillos problemas de tracción de barras. Esto perm ite explicar
con claridad conceptos tales como discretizadon, interpolación, fundón de
forma, integración numérica, aproximadón, tipos de error, etc.
En el Capítulo 4 se estudia la aplicación del MEF a problemas de flexión
de vigas. En la primera parte del capítulo se estudian elementos basados en
la clásica teoría de vigas de Euler-Bemcuilli, y en la segunda se estudian los
elementos de vigas de Timoshenko que incluyen el efecto de la deformadón
por cortante. El capítulo tiene un gran interés pues introduce conceptos
tales como él de aproximadón Hermítica y el de bloqueo de la soludón por
efecto del cortante, asi como los métodos para evitarlo utilizando integración
X Cálculo de Estructuras por el Método de Elementos Finitos

reducida y deformaciones de cortante impuestas. La mayor parte de estos


conceptos aparecen de nuevo al tratar posteriormente la flexión de placas, de
ahí la importancia de su estudio y comprensión.
Los Capítulos 5, 6 y 7 se dedican a estructuras que pueden analizarse
con las hipótesis de la elasticidad. Así, en el Capítulo 5 se estudia el caso de
estructuras que cumplen las hipótesis de la elasticidad bidimensional (tensión
y deformación plana). Esta circunstancia se aprovecha para introducir
conceptos propios de la aproximación por el \£EF en dos dimensiones tales
* como los de funciones de forma bidimensionales, elemento isoparamétrico,
e integración numérica en 2D entre otros. En el Capítulo 6 se tra ta el
caso bidimensional de' sólidos, con geometría y cargas de revolución, y en
el 7 se estudia el problema más general del análisis de sólidos en tres
dimensiones. : En cada uno de estos tres capítulos se incluyen diversos
ejemplos de aplicaciones del MEF a diferentes estructuras analizadas como
sólidos bi o-tridimensionales, tales como presas de gravedad, presas bóveda,
depósitos, etc.
• Los Capítulos 8 y 9 están dedicados al estudio de la flexión de placas.
El Capítulo 8 trata sobre la'formulación de elementos basados en la clásica
teoría de placas de Kirchhoff, y el 9 aborda el análisis de placas con elementos
basados en la teoría más avanzada de Reissner-Mindlin, que incluye el efecto
de la deformacióñ'pbr cortante. En particular se destaca la coincidencia entre
la mayor parte de los conceptos que aparecen en este capítulo y los del de
flexión de vigas (Capítulo 4).
Los Capítulos 10, 11 y 12 se dedican a las estructuras laminares formadas
por elementos planos, como sucede en muchos puentes, cubiertas y piezas
de ingeniería mecánica. La formulación de los elementos de lámina plana
combina los conceptos dé la flexión de placas con los de tensión plana, de
ahí el interés del estudio de los capítulos anteriores. En el Capítulo 11 se
estudia el análisis de láminas con geometría y cargas de revolución, y en el
12 se aborda la formulación de elementos de lámina de forma arbitraria en
base a una degeneración de los elementos tridimensionales estudiados en el
Capítulo 7.
El Capítulo 13 se dedica al estudio de piezas curvas y elementos de
rigidización en lám inas.'
E n el C apítulo 14 se estudia él análisis de estructuras prismáticas por los
métodos de la ban d a finita, válido para estructuras laminares prismáticas, y
del prism a f in ito , adecuado para sólidos prismáticos.
E n el C apítulo 15 se abordan diversos temas no estudiados en capítulos
anteriores, tales como la restricción' de movimientos, el tratam iento de apoyos
inclinados, la consideración de apoyos sobre un medio elástico, el efecto de
sim etrías, el cálculo de tensiones en los nodos, la estimación del error de la
solución, y la utilización de técnicas de remallado adaptable.
Finalm ente, en el Capítulo 16 se dan todo tipo de detalles sobre la
PROLOGO xi

programación del MEF, presentándose además un programa de ordenador


escrito en FORTRAN para análisis de diferentes tipologías estructurales,
con una descripción completa de sus diferentes subrutinas y ejemplos de
su utilización p ráctica.. Dicho capítulo ha sido escrito en colaboración con
Salvador Botello, al cual agradezco muy sinceramente su ayuda.
No quiero acabar estas líneas sin expresar también mi agradecimiento
a mis alumnos y colegas de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de
Caminos, Canales y Puertos de Barcelona, quienes han contribuido a que
este libro fuerá pósiblé. 'En pár'ti'culáí, he de agradecer éspeciaiin'ente lá
colaboración de mis compañeros relacionados con las disciplinas de análisis
estructural en la mencionada Escuela, por sus valiosos comentarios y apoyo.
Muchos de los ejemplos que se incluyen en el libro fueron analizados por
ellos, a lo largo de varios años de fructífero trabajo en común. Muchas
gracias también a Lorena Ballivián y M aría Jesús Samper por su excelente y
decisivo trabajo en la escritura en TgX del manuscrito.
Finalm ente, mi agradecimiento especial a mi esposa e hijos por su
paciencia y ánimo durante la elaboración de este libro, y a mi padre, quien
dibujó con gran calidad y esmero prácticamente la totalidad de las figuras.

Eugenio O ñate Ibáñez de Navarra


Barcelona, Septiembre 1995

0
M€^V\^a G ICuv\©vV .

INDICE

EM i

1 C O N C E P T O S B A S IC O S D E C A L C U L O M A T R IC IA L . IN - -
T R .O D U C C IO N A L M E F 1

1.1 Sistemas discretos. Estructuras de barras 1


1 .1 .1 Conceptos básicos del análisis matricial de estructuras de
barras 2
1.1.2 Analogía con el análisis matricial de otros sistemas discretos 4
1.1.3 Etapas básicas del análisis matricial de un sistema discreto C
1.1.4 Método directo de obtención de la matriz de rigidez global 8
1.2 Obtención de las.ecuaciones de equilibrio de la-barra por el prinfcipio
de los trabajos virtuales * 10
1.3 Estructuras articuladas'y reticuladas planas 12
1 3 1 Estructuras articuladas planas 12
1.3.2 Estructuras reticuladas planas 15
1.4 Tratamiento de los desplazamientos restringidos y cálculo de
reacciones 19
1.5 Introducción al método de los elementos finitos para cálculo de
estructuras _21

2 E L E M E N T O S F IN IT O S D E B A R R A . C O N C E P T O S B A S I­
COS 27

2.1 Introducción 27
2.2 B.arra^soraetlda a fuerzas axiles -28
.3 B arra de sección constante. Discretización en un elemento lineal 30
ro 10

.4 Obtención de las ecuaciones de la dlscretizadón a partir de la defi­


nición global del campo de desplazamientos 36
2.5 B arra de sección constante. Discretizadón en dos elementos lineales 39
2.6 GeneraJizadón de la soludón con varios elementos de dos nodos 45
2.7 Extrapolación de la soludón a partir de los resultados de dos mallas 50
2.8 Formulación matricial de las ecuaciones del elemento 51
2.8.1 Matriz de funciones de forma 52
2 .8.2 Matriz de deformación 53
2.8.3 Matriz constitutiva 53
2.8.4 Expresión del principio de los trabajos virtuales 53
2.8.5 Matriz de rigidez y vector de fuerzas nodales equivalentes 54
X IV Cálculo de Estructuras por el Método de Elementos Finitos

2.9 Resumen de las etapas del análisis de una estructura por el método
de elementos finitos S7

3.^ E L E M E N T O S D E B A R R A M AS AVANZADOS Y C O N D IC IO ­
N E S P A R A C O N V E R G E N C IA DE LA SO L U C IO N 59

3.1 Introducción .. 59
3.2 Elementos unidimensionales de clase Cq. Elementos lagrangianos 60
3.3 Formulación isoparamétrica e integración numérica 63
3.3.1 Introducción. v 63
3.3.2 Concepto de interpolación paramétrica -■ 64
3.3.3 Formulación isoparamétrica del elemento de barra lineal 68
3.3.4 Formulación isoparamétrica del elemento de barra
cuadrático : gg
3.4 Integración numérica . 72
3.5 Etapas para el cálculo de las matrices y vectores de un elemento
isoparamétrico de barra de N nodos 74
3.5.1 Interpolación del desplazamiento'axial 74
3.5.2 Interpolación de la geometría ' 75
3.5.3 Interpolación de la deformación axial 75
3.5.4 Cálculo del esfuerzo axil 76
3.5.5 Matriz de rigidez del elemento 76
3.5.6 Vector de fuerzas nodalesequivalentes 77
3.6 Organización básica de un programa de elementos finitos 78
3.7 Selección del tipo de elemento 78
3.8 Requisitos para la convergencia de la solución 82
3.8.1 Condición de continuidad 83
3.8.2 Condición de derivabilidad 83
•3.8.3 Condición de integrabilidad 83
3.8.4 Criterio de la parcela 84
3.8.4.1 Condición de deformación constante 85
3.8.4.2 Condición de sólido rígido (deformación nula) 85 ^£5
3.9 Otros requisitos deseables para la aproximación de elementos finitos 87
3.9.1 Condición de compatibilidad 87
3.9.2' Condición de polinomio completo 88
3.9.3 Condición de estabilidad 89
3.9.4 Condición de ¡nvarianza 90
3.10 Consideraciones sobre compatibilidad y equilibrio de la solución 90
3.11 Condiciones para la convergencia de los elementos isoparamétricos 92
ú
3.12 Tipos de error en la solución de elementos finitos 93
3.12.1 Error de discretización 93
3.12.2 Error de aproximación de la geometría 96
3.12.3 Error en el cálculo de las integrales del elemento 96
3.12.4 Errores en la solución del sistema de ecuaciones 97
3.12.5 Errores asociados a la ecuación constitutiva 99
4 F L E X IO N D E V IG A S 1Qi

4.1 Introducción jqj


4.2 Flexión de vigas esbeltas (teoría de Euler-Bernouili) 102
4.2.1 Teoría básica 102
4.2.2 Discretización en elementos finitos de dos nodos 104
4.3 Puntos óptimos para cálculo de tensiones y deformaciones 115
4.4 Flexión de vigas de Timoshenko 119
4.4.1 Teoría básica - Hg
4.4.2 Elementos finitos para la flexión de vigas de Timoshenko 123
4.4.3 Efecto de bloqueo dé la solución 125
4.4.4 Más sobre la integración reducida 132
4.5 Elemento de viga de Timoshenko cuadrático 134
4.6 Reinterpretación del concepto de bloqueo. Otras alternativas para
desarrollar elementos de viga de Timoshenko 138
4.6.1 Utilización de distinta interpolación para flecha y giro 140
4.6.2 Método de deformación de cortante impuesta 140
4.7 Conclusiones 154

5 P R O B L E M A S D E E L A S T IC ID A D B ID IM E N S IO N A L 155

5.1 Introducción 155


5.2 Teoría de la elasticidad bidimensional 157
5.2.1 Campo de desplazamientos 157
5.2.2 Campo de deformaciones 153
5.2.3 Campo de tensiones 153
5.2.4 Relación tensión-deformación I53
5.2.5 Expresión del principio de los trabajos virtuaies 167
5.3 Formulación de elementos finitos. Elemento triangular de tres
nodos 168
5.3.1 Discretización del campo de desplazamientos 158
5.3.2 Discretización del campo de deformaciones 171
5.3!*3 Discretización del campo de tensiones 173
5.3.4 Ecuaciones de equilibrio de la discretización 173
5.3.5 Particularización de la matriz de rigidez y los vectores de
fuerzas para el elemento triangular de tres nodos 177
5.4 Otros elementos bidimensionales sencillos. Elemento rectangular
de cuatro nodos 182
5.4.1 Formulación básica 182
5.4.2 Consideraciones sobre el comportamiento del elemento de 4
nodos 186
5.4.2.1 Adición de modos internos 18S
5.4.2.2 Integración reducida de los términos de
deformación tangencial 189
5.4.2.3 Adición de modos incompatibles 190
5.4.2.4 Imposición de un campo dedeformaciones 190
5.5 Obtención general dé las funciones de forma de elementos
tridimensionales de dase C0 191
5.5.1 Polinomios completos en dos dimensiones. Triángulo de
Pascal 192
5.5.2 Fundones de forma de elementos rectangulares de clase C0.
Coordenadas naturales en dos dimensiones 193
5.5.3 Elementos rectangulares Lagrangianos 194
5.5.3.1 Elemento rectangular Lagrangiano de cuatro
nodos 196 •
5.5.3.2 Elemento rectangular Lagrángiano cuadrático de
nueve nodos 196
5.S.3.3 Elemento rectangular Lagrangiano cúbico de 16
nodos 199
5.5.3.4 Otros elementos rectangulares de la familia de
Lagrange 199
5.5.4 Elementos rectangulares Serendípltos 200
5.5.4.1 Elemento rectangular Serendípito cuadrático de
3 nodos 201
S.5.4.2 Elemento rectangular Serendípito cúbico de doce
nodos 205
5.5.4.3 Elemento rectangular Se-endípito de cuarto
grado de diecisiete nodos - 206
5.5.5 Funciones; de forma de elementos triangulares 207
5.5.5.1 Coordenadas de área 208
5.5.5.2 Expresión general de las funciones de forma de
un elemento triangular completo. 209
5.5.5.3 Funciones de forma del elemento triangular lineal
de tres nodos 210
5.5.5.4 Fundones de forma del elemento triangular
cuadrático de seis nodos 210
5.5.5.5 Funciones de forma del elemento triangular
cúbico de diez nodos 212
5.5.5.6 Utilización de coordenadas naturales 213
Cáiculo analítico de las integrales sobre elementos rectangulares y
triangulares de lados rectos 214
Comportamiento general de los elementos triangulares y
rectangulares 218
Elementos isoparamétricos bidimensionales 219
5.8.1 Elementos cuadriláteros 219
5.8.2 Elementos triangulares isoparamétricos 223
Integración numérica en dos dimensiones r%Ai
5.9.1 Integradón numérica en dominios cuadriláteros 225
5.9.2 Integración sobre dominios triangulares 226
5.9.23 Selección del orden de integradón 227
5.9.4 Integración numérica de las matrices y vectores del elemento 230
Programación del cálculo de y 234
5.10.1 Subrutina para cálculo de la m atriz de rigidez K (e) 234
5.10.2 Subrutina para cálculo del vector de fuerzas nodales másicas 236
5.11 Comportamiento de los elementos triangulares y cuadriláteros iso-
paramétricos r' - ’ ' 237
5.12 Aplicaciones 237
■5.12.1 Análisis de presas de gravedad de hormigón •' 237
5.12.2 Análisis de una presa de materiales sueltos 240
5.12.3 Análisis de un túnel urbano 240
5.13 Comentarios finales 240

6 S O L ID O S D E R E V O L U C IO N 243

6.1 Introducción ~ . . 243


6.2 Formulación básica 245
6.2.1 Campo de desplazamientos 245
6.2.2 Campo de deformaciones ' 245
6.2.3 Campo de tensiones 246
6.2.4 Ecuación constitutiva 246
5.2.5 Expresión del principio de los trabajos virtuales 248
6.3 Formulación de elementos finitos. Particularizadón para, el elemen­
to triangular de tres nodos __ 250
6.3.1 Discretización del campo de desplazamientos 250
6.3.2 Discretización del campo de deformaciones y tensiones 251
6.3.3 Matriz de rigidez del elemento 253
6.3.4 Vectores de fuerzas nodales equivalentes 255
6.3.5 Particularizadón de los vectores ¿e fuerza* nodales
equivalentespara el elemento triangular de tres nodos 256
6.4 Otros elementos triangulareso rectangulares de lados rectos 258
6.5 Elementos sólidos de revolución, isoparamétricos 261
6.6 Analogía entre las formuladones de elementos finitos p ara elastiri-
dad bidimensional y sólidosde revoludón 263
6.7 Ejemplos de aplicadón 264
6.7.1 Cilindro infinitamente largo bajo presión exterior 264
6.7.2 Tanque cilindrico con cúpula esférica bajo presión interior 264
6.7.3 Semiespacio elástico bajo carga puntual. Problem a de
Boussinesq 264
6.8 Conclusiones 268

7 S O L ID O S T R ID IM E N S IO N A L E S 26a

7.1 Introducdón 269


7.2 Teoría básica
7.2.1 Campo de desplazamientos 270
7.2.2 Campo de deformadcnes 271
7.2.3 Campo de tensiones 271
7.2.4 Reladón íensión-deforinadón 272
7.2.5 Expresión del principio dé los trabajos virtuales 273
• -3 Formulación de elementos finitos. Particularizadón p ara el elemen­
to tetraédricó de cuatro nódos 274
-- - “ ■* osículo de Estructuras por el Método de Elementos Finitos

7.3.1 Discretización del campo de desplazamientos 274


7.3.2 Matriz de deformación 276
7.3.3 Matriz de rigidez del elemento 278
7.3.4 Vector de fuerzas nodales equivalente 280
7.4 Otros elementos de sólido tridimensional 283
7.5 Elementos hexaédricos rectos 283
7.5.1 Elementos hexaédricos rectos Lagrangianos 285
7.5.1.1 Elemento hexaédrico recto Lagrangiano lineal de
ocho nodos . 285
7.5.1.2 _ Elemento hexaédrico recto Lagrangianq cuadra-
tico de 27 nodos 288
7.5.1.3 Otros elementos hexaédricos rectos Lagrangianos
de órdenes superiores ■ 289
7.5.2 Elementos.hexaédricos rectos Serendípitos 290
7.5.2.1 Elemento hexaédrico recto Serendípito de 20
nodos 291
7.5.2.2 ■.Elemento hexaédrico recto Serendípito cúbico de
32 nodos 293
7.6 Elementos tetraédricos de lados rectos 296
7.6.1 Funciones de forma del elemento tetraédrico cuadrático de
10 nodos 300
7.6.2 Funciones de forma del elemento tetraédrico cúbico de 20
nodos •■ 302
7.7 Cálculo de las integrales sobre el elemento 304
7.7.1 Cálculo analítico de las integrales elementales 304
7.8 Elementos tridimensionales isoparamctricos 306
7.9 Integración numérica en tres dimensiones 310
7.9.1 Elementos hexaédricos 310
7.9.2 Elementos tetraédricos 311
7.10 Integración numérica de las matrices y vectores del elemento 313
7.11 Com portam iento general de los elementos de sólido tridimensional 315
7.12 Ejemplos de aplicación 315
7.12.1 Análisis de una presa de gravedad 316
7.12.2 Análisis de una presa bóveda 316
7.12.3 Análisis de una pieza mecánica 318
7.13 Com entarios finales 318

8 P L A C A S D E L G A D A S . T E O R IA D E K IR C H H O F F 321

8.1 Introducción 321


8.2 Teoría de placas de Kirchhoff 322
8.2.1 Estado de placa 322
8.2.2 Hipótesis fundamentales. é 322
8.2.3 Campo de desplazamientos 323
8.2.4 .Campo de defonnáciones, tensiones y esfuerzos. 325
8.2.5 Expresión del principio dé los trabajos virtuales 327
8.2.6 Ecuaciones de equilibrio de la placa - 328
•S.3 Formulación de elementos finitos 331
3.4 Elementos de piaca rectangulares 331
8.4.1 Elemento rectangular de cuatro nodos no conforme MZC 331 ^
8.4.2 Elemento rectangular de 12 grados de libertad de Melosh 344
8.4.3 Elementos de placa rectangulares conformes. Elemento BFS 345
8.5 Elementos de placa triangulares 346
5.5.1 Elementos de placa triangulares no conformes 347
8.5.2 Elementos de placa triangulares conformes 350
8.6 Elementos de placa cuadriláteros conformes obtenidos a partir de
elementos, triangulares. _ .354
8.7 Elementos de placa delgada conformes obtenidos a partir de la
formulación de Reissner-Mindlin 355
8-8 Comparación de los elementos de placa de Kirchhoff 357
8.9 Conclusiones 358

9 P L A C A S G R U ESA S. T E O R IA D E R E ISS N E R -M IN D L IN 359

9.1 Introducción 359


9.2 Hipótesis de la teoría de placas de Reissner-Mindlin 360
9.2.1 Campo de desplazamientos 360
9.2.2 Campo de deformaciones y tensiones 362
9.2.2 Relación tención-deformación 363
9.2.4 Esfuerzos y deformaciones generalizadas 365
9.2.5 Principio de los trabajos virtuales 367
9.3 Formulación de elementos finitos 367
9.3.1 Discretización del campo de movimientos 368
9.3.2 Discretización del campo de deformacionesgeneralizadas 359
9.2.3 Obtención de la matriz de rigidez del elemento 370
9.3.4 Otros vectores de fuerzas nodales equivalentes 371
9.3.5 Condiciones de contorno 372
9.4 Comportamiento de los elementos de placa de Reissner-Mindlin
para análisis de placas delgadas 372
9.4.1 Bloqueo de la solución. Integración reducida. Indice de
coacción 372
9.4.2 Mecanismos inducidos por la integración reducida 374
9.4.3 Otros métodos para evitar el bloqueo de la solución 375
9.4.4 Características del elemento de placa de Reissner-Mindlin
ideal 376
9.5 Elementos de placa de Reissner-Mindlin cuadriláteros basados en
técnicas de integración seleciiva/reáucida 376
9.5.1 Elemento de placa cuadrilátero de 4 nodos (CL4) 376
9.5.2 Elemento de placa cuadrilátero Serendípito de 8 nodos
(CS8) 381
9.5.3 Elemento de placa cuadrilátero Lagrangiano de 9 nodos
(CL9) 381
9.5.4 Elemento de placa cuadrilátero de 9.nodos jerárquico (9J) 383
9.5.5 Generalización del elemento de 9 nodos jerárquico (9JG) 384
9.5.6 Elemento de placa Heterosis (9H) 385
9.5.7. Elementos de placa cuadriláteros de 12 y 16 nodos 387
9.6 Formulación consistente de elementos de placa de Reissner- Mindlin
utilizando deformaciones de cortante impuestas 387
9.6.1 Conceptos generales 387
9.5.2 Selección del campo de deformaciones impuestas 389
9.6.3 Obtención de la m atriz' de deformación de cortante
transversal sustitutiva ' 391
9.7 Elementos de placa de Reissner-Miñdlin cuadriláteros basados en
campos de deformaciones de cortante transversal impuestas 395
9.7.1. Elemento de placa ' cuadrilátero de' 4 _nodo6. con _ .
deformaciones de cortante lineales CLLL 395
9.7.2 Elemento de placa Seíendípitó de 8 nodos con deformaciones
de cortante cuadráticas (CCCC-S) 398
9.7.3 Elemento, de placa Lagrangiano de 9 nodos con
deformaciones de cortante cuadráticas (CCCC-L) 401
9.7.4 Elementos cuadriláteros de placa de 12 y 16 nodos con
acampos de deformaciones impuestas 403
9.7.5 Elemento cuadrilátero de cuatro nodos de Tessler-Hughes 403
9.7.6 Elemento de placa cuadrilátero cuadrático de Crisfield 407
9.8 Elementos de placa de Reíssner-Mindlin triangulares 407
9.8.1 Elemento de placa triangular cuadrático de seis nodos con
un campo de deformaciones de cortante lineal (TCCL) 408
9.8.2 Elemento triangular iiiieal/cuaáráiico (TLCL) 409
9.9 Otros elementos basados en campos de deformaciones de cortante
impuestas 413
9.10 Elementos de placa delgada DK 416
9.10.1 Elemento de placa triangular DKT de tres nodos 416
9.10.2 Elementos de placa DK cuadriláteros 420
9.11 Ejemplos 423
9.11.1 Comportamiento de algunos elementos de placa basados en
deformaciones de cortante impuestas 423
9.11.2 Efecto del esfuerzo cortante sobre una placa tri-apoyada
naje Ctb^íi en sobre el borde libre 426
9.12 Conclusiones 426—

10 A N A L ISIS DE L A M IN A S C O N E L E M E N T O S P L A N O S 431

10.1 Introducción 431


10.2 Teoría de láminas plana» 433
10.3 Formulación de láminas planas de Reissner-Mindlin 434
10.3.1 Campo de desplazamientos 434
10.3.2 Campo de deformaciones 436
10.3.3 Campo de tensiones. Ecuación constitutiva 437
10.3.4 Esfuerzos 438
10.3.5 Expresión del principio de los trabajos virtuales 440
10.4 Formulación de elementos finitos 441
10.4.1 Discretización del campo de movimientos 441
10.4.2 Discretización del campo de deformaciones generalizadas 442
10.4.3 Obtención de la matriz de rigidez local 444
10.5 Ensamblaje de las ecuaciones de rigidez 446
10.6 Consideraciones sobre el cálcalo de la matriz de rigidez y el vector
de fuerzas nodales equivalentes . 450
10.7 Cálculo de los cosenos directores locales 451
10.7.1 Obtención de los ejes locales a partir de ja dirección de un
lado del elemento . 451
10.7.2 Obtención de los ejes locales por intersección con un plano
coordenado 453
10.7.3 Obtención de los ejes lócales definiendo un eje local paralelo
a uno global 454
10.8 Tratamiento de nodos coplanares. Alternativas para evitar la sin­
gularidad de la matriz de rigidez 456
10.8.1 Ensamblaje selectivo en ejes locales 457
10.8.2 Adición de una rigidez rotacional ficticia. 458
10.8.3 Utilización de elementos de placa especiales con giros
normales definidos en puntos intermedios de ios lados 460
10.8.4 Utilización de elementos de membrana que incorporan un
giro en el plano adicional . _. 460
10.8.5 Problemas de cuasi-coplanaridad en el análisis de láminas
curvas de superficie lisa • 462
10.9 Elementos de lámina plana de Reissner-Mindlin más usuales. Efecto .
de bloqueo de membrana 464
10.9.1 Elementos de lámina plana de Reissner-Mindlin 465
10.9.2 Efecto de bloqueo por cortante y membrana 466
10.10 Teoría de láminas planas de KirchhofiF 470
10.10.1 Campos de movimientos, deformaciones-generalizadas y
esfuerzos. Expresión del PTV. . 470
10.10.2 Elementos finitos de lámina plana de Kirchhoff 471
10.10.3 Selección del tipo de elemento de lámina plana de Kirchhoff..,
Problemas de incompatibilidad 473
10.10.4 Incompatibilidades entre elementos de placa y m em brana 474
10.11 Elementos de lámina plana rebajada 475
10.12 Ejemplos de aplicación 478
10.12.1 Comportamiento de diferentes elementos de lámina, plana
de Reissner-Mindlin 478
10.12.2 Análisis de diversas estructuras celulares 478
10.12.3 Análisis de estructuras de vagones de ferrocarril 478
10.13 Conclusiones 485

1 1 L A M IN A S D E R E V O L U C IO N Y A R C O S 487
&
11.1 Introducción 487
11.2 Descripción geométrica de una lámina de revolución 488
11.3 Teoría de láminas de revolución de Reissner-Mindlin- - 492
XXii Cálculo de Estructuras por el Método de Elementes Finí toa

11.3.1 Campo de desplazamientos i 492


^ 11.3.2 Vector de deformaciones - 494
11.3.3 Tensiones y esfuerzos - ^ 496
11.3.4 Expresión de los trabajos virtuales 499
11.4 Discretización én elementos troncocónicos 500
11.4.1 Interpolación de movimientos y deformaciones'generaliza­
das 500
.....................11.4.2 Matriz de rigidez local 502
11.4.3 Transformación a ejes globales - 503
11.5 Utilización ^práótica de los elementos troncocónicos de Reissner-
Mindlin 507
11.5.1 Consideraciones sobre el efecto de bloqueo por .cortante y
membrana. Técnicas deintegración selectiva/redudda 508
11.5.2 Otras técnicas para evitar el bloqueo en elementos
' troncocónicos de Reissner-Mindlin 514
11.6 Ejemplos de aplicación del elemento troncocónico de dos nodos de
Reissner-Mindlin 514
11.6.1 Análisis "de un casquete esférico empotrado bajo presión
uniforme , 514
11.6.2 Análisis de un toro bajo presión interior 514
11.6.3 Análisis de un depósito cilindrico con cúpula esférica bajo
presión interior ' - 516
11.6.4 Análisis de un depósito elevado para agua 516
11.7 Elementos de lámina de revolución curvos de Reissner-Mindlin 520
11.7.1 'Cam po de movimientos 'y'deformaciones generalizadas 520
11.7.2 Cálculo dé derivadas curvilíneas, radio dé curvatura e
integrales del elemento 521
11.8 Formulación de láminas de revolución de KirchhofT 523
1 1 .8.1 Introducción 523
11.8.2 Formulación básica 524
11.8.3 Elementos finitos troncocónicos de Kirchlioff.. 525
11.8.3.1 Elementos troncocónicos de dos nodos 526
11.8.3.2 Elementos curvos de Kirchhoff 528
11.9 Elementos de lámina de revolución obtenidos por degeneración de
elementos de sólido 529
11.10 Placas de revolución 529
11.11 Arcos planos 534
11.12 Láminas de revolución y arcos rebajados 538
11.13 Consideraciones sobre el bloqueo por membrana 540
11.14 Comentarios ñnáles 542

&
12 A N A L IS IS D E LA M IN A S? C O N EL E M E N T O S D É SOLIDO
DEGENERADOS -... .. 543

12 .1 - Introducción 543
12.2 Conceptos generales 545
12.3 Sistemas de coordenadas 546
■V' ■'

12.3.1 Sistema de coordenadas global xyz 546


12.3.2 Sistema de coordenadas nodal \ \ it V^, 546
12.3.3 Sistema de coordenadas curvilíneo o natural 548
12.3.4 Sistema de coordenadas local x,y,z> ' 549
12.4 Descripción geométrica . 550
12.5 Campo de desplazamientos . 552
12.6 Matriz de deformaciones locales 554
. 12.7 .. Vector de tensiones y ecuación constitutiva 558
12.8 Matriz de'rigidez y vector de fuerzas*nodales equivalentes 560
12.9 Cálculo de esfuerzos 562
12.Í0 Láminas con plegamientos 563
12 .11 Integración sobre el espesor en la matriz de rigidez 564
12.12 Técnicas para mejorar los elementos de lámina degenerados 567
12.12.1 Técnicas de integración selectiva /reducida 567
12.12.2 Utilización de campos de deformaciones 'dé cortante y de
membrana impuestos 569
12.12.3 .Técnicas de deformaciones de cortante impuestas en
elementos de lámina ' 569
12.12.4 Técnicas de deformaciones de membrana impuestas en
elementos de lámina degenerados . 572
12.13 Elementos de lámina DK " 577
12.13.1 Elemento de lámina semi-Loof 577
12.14 Comportamiento-de los elementos de lámina degenerados - 579
12.15 Elementos de placa por degeneración de elementos de sólido 581
12.16 Elementos de lámina de revolución degenerados 581
12.17 Comentarios finales 536

13 P IE Z A S CURVAS Y R IG ID IZ A D O R E S EN LAM INAS 587

13.1 Introducción 587


13.2 Elementos de pieza prismática de Timoshenko 588
13.2.1 Teoría básica 588
13.2.2 Discretizadón en elementosfinitos 592
13.3 Elementos de pieza de Euler-Bernoulli 596
13.4 Análisis de piezas curvas con elementos de sólido degenerados 599
13.5 Ejemplos de análisis de piezas curvas 603
13.6 Rigidizadores en laminas 604
13.7 Análisis de puentes de losa y vigas 608
13.8 Ejemplo de análisis de un puente de losa y vigas 610
13.9 Conclusiones 613
6
14 M E T O D O S D E LA B A N D A F IN IT A Y D EL P R IS M A F IN IT O 615

14.1 Introducción 615


14.2 Análisis de una viga simplemente apoyada por series de Fourier 616 •
14.3 Generalidades sobre los métodos de la banda finita y del prisma
finito 619
x x iv Cálculo de Estructures por el M étodo de Elementos Finitos

14.4 Análisis de placas rectangulares por el método de la banda finita.


Teoría de Reissner-Mindlin ^ 623
14.4.1 Formulación general 623
14.4.2 Elementos de banda finita de placas de Reissner-Mindlin
. con integración reducida 628
14.5 Análisis de estructuras laminares prismáticas rectas por el método
de la banda finita 630
14.5.1 Formulación general 630
14.5.2 Ensamblaje de bandas. Transformación a ejes globales 635
14.5.3 Vector de fuerzas nodales equivalentes . 636
14.5.4 Tipos de bandas. Elemento de banda lineal con integración
reducida 637
14.6 Análisis de estructuras laminares prismáticas curvas por el método
de la banda finita 638
14.6.1 Formulación general 638
14.6.2 Caso particular: Análisis de placas cicolares 643
14.7 Análisis de láminas de revolución troncocónicas bajo carga arbitra­
ria 644
14.8 El método del prisma finito 646
14.9 Sólidos de revolución sometidos a cargas arbitrarias 653
14.10 Tratamiento de apoyos intermedios y rigidizadores 655
14.11 Ejemplos 656
14.11.1 Placa cuadrada apoyada bajo carga uniforme, 656
14.11.2 Puente curvo de sección celular simplemente apoyado 657
14.11.3 Puente de sección celular de dos vanos 658
14.11.4 Placa circular bajo carga excéntrica 660
14.11.5 Cilindro bajo cargas puntuales radiales 660
14.11.6 Puente recto de losa y vigas simplemente apoyado 661
14.11.7 Análisis de un puente de sección celular por los métodos
de la banda finita y del prisma finito 662
14.11.8 Puente en cajón analizado con el método del prisma finito 665
14.12 Comentarios finales 666

15 R E S T R IC C IO N D E M O V IM IE N T O S , C O N D E N S A C IO N N O ­
D A L, E S T IM A C IO N DEL E R R O R , M A LLAS A D A P T A B L E S
Y O TRO S T E M A S D E IN T E R E S 667

15.1 Introducción • 667


15.2 Condiciones de contorno en apoyos inclinados 667
15.3 Unión de elementos diferentes 671
15.4 Restricción de movimientos nodales 673
15.4.1 Método general de eliminación de grados de libertad
restringidos 674
15.4.2 Uso de multiplicadores de Lagrange 677
15.4.3 Método de penalización 678
15.5 Condensación de nodos. Subestructuras 680
15.5.1 Condensación dé nodos 680
INDICE XXV

15.5.2 Subestructuración 682


15.6 Ventajas de la simetría estructural 683
15.6.1 Concepto de malla simétrica. .683
15.6.2 Simetría cíclica 685
15.7 Estructuras sobre un medio elástico 687
15.8 Cálculo de tensiones en los nodos 690
15.8.1 Extrapolación y alisado global de tensiones 690
15.8.2 Extrapolación y alisado local de tensiones 692
15.8.3 Extrapolación locaL Método directo 693
15.8.4 Mejora iterativa de la solución 695
15.9 Estimación del error de discretización. Procedimientos de solución
adaptables 696
15.9.1 Conceptos generales 696
15.9.2 Estimación del error 698
15.9.3 Estrategias de refinamiento de la malla 700
15.9.3.1 Criterio de malla óptima basado en la equi-
distribución del error global 702
15.9.3.2 Criterio de malla óptima basado en la equi-
distribndón del error específico 703
15.9.4 Generación de la malla 705
15.9.5 Ejemplos de refinamiento adaptable 706

16 P R O G R A M A C IO N DEL M ETO DO DE E L E M E N T O S F IN I­
TO S PA R A CALCULO D E ESTR U C TU R A S 711

16:1 Introducción 711


16.2 Características del programa CALSEF 712
16.3 Organización general de CALSEF 714
16.3.1 Etapas básicas. Diagrama de flujo principal 714
16.3.2 Selección de los nombres de las variables 717
16.3.3 Transmisión de información entre subrutinas 717
16.3.4 Listado de la subratina principal de CALSEF 719
16.4 Descripción de la subrutina DITOS 720
16.4.1 Parámetros de control 720
16.4.2 Datos geométricos 721
16.4.3 Condiciones de contorno 721
16.4.4 Propiedades del material 722
16.4.5 Listado de la subrutina DATOS 722
16.4.6 Subrutina GAOSS 725
16.4.7 Preparación automática de datos 727
16.4.8 Subrutina de control de datos 728
16.5 Matriz de rigidez: subnstina RIGDÍAT 728
16.5.1 Tensión y deformación plana 728
16.5.2 Sólidos de revolución 730
16.5.3 Sólidos tridimensionales 730
1G.5.4 Flexión de placas de Reissner-Mindlin. Elemento cuadrilá­
tero de 4 nodos CLLL 731
xxvi Cálculo de Estructuras por el Método de Elementos Finitos

16.5.5 Láminas de revolución de Reissner-Mindlin. Elemento


troncocónico de dos nodos 731
16.5.6 Listado de KIGHUT 733
16.5.7 Listado de las subnitinas auxiliares DXiT, FFDRXA,
J1C0BN, BMXT, DBMAT y BCQKTE 736
16.6 Subrutina FUERZAS 749
16.6.1 Consideraciones generales 749
16.6.2 Fuerzas puntuales nodales 751
- 16.6.3 Peso-propio- 753
16.6.4 Fuerzas distribuidas sobre un elemento 754
16.6.5 Fuerzas repartidas sobre un lado 758
16.7 Solución del sistema de ecuaciones. Subrutina SQLUCIQV 761
16.8 Cálculo de las tensiones elementales. Subrutina 1E1SI0X 768
16.9 Ejemplos de utilización del programa CALSEF 772
15.9.1 Cilindro de pared gruesa bajo presión interior 773
16.9.2 Placa cuadrada delgada simplemente apoyada bajo carga
779
16.9.3 P lacá cirátla¿Vq^iada empotrada bajo carga uniforme 783
16.10 Obtención 786

..A P E N D IC E 1. G E ® llffiÍffic iA L 787

A P E N D IC E II. CÓEFIGIEWf E^DE DISTORSION TRANSVERSAL 795

A P E N D IC E I I I D É Í f O S l ^ ^ N DE.LA REGLA DE SINGULARI­


DAD DE LA M A T R lgD E ^G ÍfiE Z 799

A P E N D IC E IV . CONDICIONES DE ESTABILIDAD DE LOS ELE­


MENTOS DE PLACA DE REISSNER-MINDLIN BASADOS EN CAM­
POS DE DEFORMACIONES DE CORTANTE IMPUESTAS 801

A P É N D IC E V . INSTRUCCIONES PARA ENTRADA DE DATOS Y


LISTADO DE VARIABLES DEL PROGRAMA CALSEF 805

R E F E R E N C IA S 811

IN D IC E D E A U TO RES 831

IN D IC E D E M A TERIA S 835
CAPITULO 1

CONCEPTOS BASICOS DE
CALCULO MATRICIAL.
INTRODUCCION AL MEF

1.1 S IS T E M A S D IS C R E T O S . E S T R U C T U R A S D E B A R R A S

En numerosas ocasiones de la vida práctica el técnico se enfrenta con


el problema de analizar un sistema tipo malla compuesto de una serie
de “elementos" diferentes, físicamente diferenciables. conectados por sus
extremidades o “nudos” y sometidos a un conjunto de “acciones”, en el
sentido más amplio de la palabra, normalmente externas al sistema. Ejemplos
de dichos sistemas, que denominaremos “discretos”, abundan en ingeniería.
Relacionados con las estructuras, por ejemplo, podemos considerar sistemas
discretos todas las estructuras de barras, tales como pórticos, simples y
compuestos, celosías, entramados de edificación, forjados, etc. En otras
áreas de la ingeniería tenemos ejemplos de este tipo de sistemas en las redes
hidráulicas y eléctricas, en los métodos de optimización de la producción
(PERT, etc.), y en los sistemas de organización del transporte. En la Figura
1.1 se han representado algunos de dichos sistemas discretos.

Sistema estructural Sistema eléctrico Sistema hidráulico -


Figura 1.1 Diferentes sistemas discretos.
Calculo de estructuras por el método de elementos finitos

La mayoría de los sistemas discretos pueden analizarse utilizando técnicas


de cálculo matricial muy similares, y que a su vez guardan una estrecha
relación con el método de elementos finitos. En el Apéndice I se resumen
los conceptos más básicos del algebra matricial. Concentrándonos en los
problemas de cálculo de estructuras presentaremos seguidamente de forma
sucinta las ideas básicas dei calculo m atrídal de estructuras de barras, que
serán de gran utilidad como introducción a la metodología del análisis de
estructuras por el método de elementos finitos.

l . í . l C o n c ep to s básicos del análisis m a tric ia l de e s tr u c tu r a s d e


b a rra s
Los métodos de cálculo de estructuras de barras más potentes actuales
utilizan técnicas de análisis matricial [L3], [P14]. No obstante, en
algunos casos particulares es posible obtener una representación analítica
del comportamiento de la estructura. Aquí consideraremos solamente el
planteamiento matricial por ser el que se utilizará a lo largo de todo el libro.
Las ecuaciones matriciales de una estructura de barras se obtienen a
p artir del estudio del “equilibrio” de las diferentes barras que la componen.
Por ejemplo, para una barra e de longitud fe) sometida únicam ente a
fuerzas axiles como la de la Figura 1.2, se deduce de la Resistencia de
Maferíales [T7,10] que la deformación en cualquier punto de la b arra es igual
al alargamiento relativo de la misma, es decir
_ A /« _ 4 ‘> - „Se)
( 1. 1)
fe ) fe )

donde y son los desplazamientos de los extremos 1 y 2 de la barra,


respectivamente.

i
I I1
^ Sección transversal: An
0 i
1 2
u'i' . ■
c
=r n = ojt lO
2 R*'
1 c

F ig u ra 1.2 D eform ación de u n a b a rra p o r fuerzas axiles.

Por o tra parte, la tensión axial a está relacionada con la deformación £


por la ley de Hooke [TG,7] y
U)
a = ( 1. 2 )
fe )
CONCEPTOS BASICOS Dfc CAL.CUUU MAi k i u a l

donde E to es el módulo de elasticidad del m aterial de la b arra. Por


integración de las tensiones sobre la sección transversal de área ¿ t o se
obtiene el esfuerzo axil N que se transm ite a través de los nudos a las barras
adyacentes. Suponiendo que el material es homogéneo se tiene
(e) to
= ¿(«i* = ( E A ) U - 2- j P ~ (1-3)

Finalm ente, estableciendo el equilibrio de las fuerzas axiles I ¿ ^ y


actuantes en los extremos de la barra, se tiene (ver Figura 1.2)

to »
¿ 4 ° = - R [ e) = N = ( £ ¿ ) t o “1— ÜL. = Jtto(u t o _ u to ) (L 4 )

donde ¿ to = En las expresiones anteriores el índice e indica que


los valores se refieren a una b arra particular. La ec.(1.4) puede escribirse en
form a m atricial como

donde K to se denomina m atriz de rigidez de la barra y es función únicam ente


de la geom etría de la misma ( / t o , ¿ ( 0 ) y de sus propiedades mecánica-: (E t o ) ?
y a t o y q to son los vectores de desplazamientos y de fuerzas de los nudos de la
b a rra , respectivamente. La ec.(1.5) es la expresión m a trid al de equilibrio de
la b a rra aislada. Si además actuara sobre la barra u n a fuerza uniform em ente
^distribuida por unidad de ¿cogitad de intensidad />toTla ec.(1.5) se modifica
repartiendo el efecto to ta l.d e dicha fuerza en partes iguales en cada nudo
com o

qW= "i { í K<e,a(e)-f(')


(1.6)
donde f t o = ^ J ^ es el vector de fuerzas que ac tú an en los nudos
de la b a rra debidas a la carga distribuida La expresión de equilibrio de u n a
estru c tu ra com puesta de barras como la considerada se obtiene a p a rtir de la
sencilla regla que expresa que la suma de las fuerzas en un n u d o , debidas a
Cálculo de estructuras por e! método de elementos tínicos

las diferentes barcas que concurren en el mismo, es igual a la fuerza exterior


que actúa en dicho nudo. En forma matemática
ne
^ — J je tte r io r
(1.7)
c—1

donde el sum atorio se extiende a todas las barras n e que concurren en el nudo
de num eración global j . ’ Sustituyendo en dicha expresión los valores de las
fuerzas de extrem o de cada barca en función de los desplazamientos de
los nudos a través de la ec.(1.6), sé obtiene la ecuación m atricial de equilibrio
global de la estru ctu ra como

r * i i * 1 2 •• - K ln ] ' U i " [f\ '

A *2i a 2„ “ 2 h
< ► = < (1.8a)

X l A '„ 2 ” •• " * n n - > tin > ' fn >

Ka = f (1.85)

donde K es la m atriz de rigidez de la estructura y a y f son, respectivamente,


los vectores de desplazamientos y de fuerzas exteriores de todos los nudos de
la estructura. El proceso de obtención de las ecuaciones (1.8) recibe el nom bre
de ensamblaje. La resolución de las mismas proporciona los valores de los
desplazamientos en todos los nudos de la estructura a partir de los cuales se
pueden conocer los esfuerzos internos en las barras.

1.1,2 Analogía con el análisis matricial de otros sistemas uÜCACbOS


Los pasos explicados entre las ecs.(l.l) y (1.8) son muy similares p ara
la m ayoría de los sistemas discretos. Así, por ejemplo, en el casó de una
m alla eléctrica, el estudio dejun elemento aislado (resistencia) proporciona,
de acuerdo con la ley de Ohm, la siguiente relación entre los voltajes y las
intensidades que entran por cada nudo (Figura 1.3.a)

- f íe) = - 4 e) = ^ y ( v iw - v 2(e)) = (1.9)

Se observa que dicha ecuación es análoga a la (1.4) para la barra, sin


más que intercam biar los conceptos de intensidad y voltaje por fuerza y
desplazamiento y el inverso de la resistencia * ( e) por ^ h a “regla de
ensam blaje” es la conocida ley de Kirchhoff que establece que la sum a de las
intensidades de corriente que concurren en un nudo es igual a cero:
j ( e) _ je x U rio r
(1.10)
e=l

donde 7j 3tterior es la intensidad que entra en el nudo de numeración global j


desde el exterior de la red. Puede comprobarse la analogía de dicha ecuación
con la (1.7) para barras.

K ‘V > = q,e)
Figura 1.3 a) Resistencia eléctrica, b) Tramo de tubería.
Ecuaciones de equilibrio local.

Las mismas analogías se encuentran en el estudio de redes de tuberías.


La ecuación de equilibrio entre caudales q y alturas piezométricas h en los
nudos de una tubería se puede escribir como ( Figura 1.3b)

= - gM = *M (fcW _*(•>) (1.11)

donde k ^ es un coeficiente que depende de la rugosidad de la tubería y de


las alturas piezométricas de los nudos, lo que implica que las matrices K-':'
de la ec.(1 .5) no están formadas por constantes sino por funciones conocidas
de Por otra parte, la ec.(1.6) Se escribe de manera idéntica p ara este
caso, siendo la fuerza h ^ equivalente a una aportación de caudal uniforme
por unidad de longitud de tubería.
La rqgla de ensamblaje se obtiene por la simple condición de equilibrio
entre ios caudales que concurren en un nudo y el caudal aportado desde el
exterior al nudo, es decir

E ? ,^ = ? f eri" ( 1. 12)
c= 1
6 Cálculo de estructuras p o r ei m étodo de elementos finitos

Se puede deducir fácilmente la analogía de las expresiones anteriores con


las correspondientes p ara estructuras de barras y mallas eléctricas. Las
ecuaciones de equilibrio global de u n a red hidráulica son por tan to idénticas
a las (1.8), teniendo en cuenta que la m atriz K es de n aturaleza no lineal y
para su solución es necesario utilizar métodos iterativos [R2], [Z6].

1.1.3 E ta p a s b á s ic a s d el a n á lisis m a tric ia l d e u n s is te m a d is c re to

De todo lo anterior se deduce que en el análisis de un sistem a discreto


(estructura de barras) intervienen las siguientes etapas:

a) Definición de una m alla de elementos discretos (barras) conectados entre


sí por nudos todos ellos convenientemente numerados. C ada elemento
e tiene asignadas unas propiedades geométricas y mecánicas conocidas.
Todas estas características constituyen los datos del problem a y conviene
definirlos de la manera más. automática, posible (E tapa de preproceso).
b) Cálculo de las matrices déríp(d^?IC^%^ÍoS; vectores de fuerzas nodales
f(e) de cada elemento del sistemar*:--
e l Ensamblaje y resolución' de.' la?é¡$uáción;inátricial de equilibrio global
(Ktt = f) para calcular- lo s\y id ¿ ^ .^ :l^ :iii« ¿ g n ¡ta s (desplazamientos) en
los nudos a. •‘
d)

y deformaciones en las barras.' voltajes, caudales, etc.).

Todos ios resultados deben presentarse con la mayor claridad, y de forma


gráfica si es posible para facilitar la tom a de decisiones sobre el diseño.
Esta presentación constituye la etapa de postproceso que, al igual que la de
preproceso, debe estar preparada para poder adaptarse a todas las posibles
opciones de cada tipo de problema.

A E jem plo 1.1 Calcular los desplazamientos y esfuerzos en la estructura


de tres barras de. la Figura 1.4 sometida a una fuerza horizontal P en ei
extremo.

- Solución

De acuerdo con la ec.(*?.5) la ecuación de equilibrio de cada barra es la


siguiente:

R ^-
4”l - [-i V] { f
Barra 2
4J)J
43)\ í«!3)
Barra 3
43,J l1] U 3’ //<■

>r Jfc(3>= 2EA


l

Por otra parte, las ecuaciones de compatibilidad entre áespiar: lentos lo-
cales y globales en cada nudo son
WH

(1)
3

3
II

«a = «3 ;
**

(3) (3)
«2 = ,J 3 ; «i = “3 ; « p

¡ «f
#

£ y A iguales para cada barra


Figura 1.4 Análisis de una sencilla estructura de tres I
barras trabajando a tracción.

Aplicando la ecuación de ensamblaje a cada uno de los cuatro nudos de la


estructura se tiene

3
nudo 1 ^2 ^ - ~Ri
e=l

3
nudo 2 Y r lV = - £ j*
c=l

3
nudo 3 £ = 0
e=l

nudo 4 I > .w = p
e=l
s Cálculo de estructuras por el m étodo de elementos finitos

Sustituyendo los valores de R -e^ obtenidos de las ecuaciones de equilibrio de


cada b arra se llega a las ecuaciones siguientes:

nudo 1 : —t t ^ ) = —
nudo 2 : - u^) = -R 2
nudo 3 : A rW (-u ^ + u ^ ) + Jb(2)( - u [ 2) + t i ^ ) *
+’ = 0 -
nudo 4 : k ^3\ — + v f$ ) \= P
que pueden escribirse en forma matricial utilizando las condiciones de
com patibilidad de desplazamientos como

1 2 3 4
1 r *“ ) 0 _*(t) 0 ■ ( «11 r-* i
2 0 0 U _ 1 - Ri
3 _jfc(2) (¿0)+ *(*) +¿(3)) _Jb(3)
4 . 0 0 1l U
“34 JI l 0
l p
Sustituyendo los valores de las rigideces de cada barra k ^ e imponiendo las
condiciones de contorno uj = u2 = 0 se encuentra, resolviendo el sistem a
anterior

Pl Pl
«3 = uA =
2E A EA
v lo s e s f u e r z o s a x ile s e n c a d a b a r r a

FA P
Barra 1 : = -r—(tí3 - ui) = —
• 2

Barra 2 : N^ («3 - u2) = ~


or a
Barra 3 : N & = - p ( u 4 - «3) = P

1 .1 .4 M é to d o d irecto d e ob ten ción de la m atriz de rigid ez glo b a l


O b serv an d o d eten id am en te la m atriz de rigidez global de la e s tru c tu ra se
p u ed e d e d u c ir la siguiente regla general m ediante la cual se p u ed e en sam b lar
la con trib u ció n de la rigidez de u n a b a rra individual. P a ra u n a b a rra e que
conecta los n u d o s d e'n u m e ra c ió n global i y m , cada elem ento (t, m ) di! la
m atriz de rigidez de la b a rra ocu p a la m ism a posición (i, m ) en la m atriz de
rigidez global de la e stru c tu ra (ver F ig u ra 1.5). Así, pues, p a ra en sam blar
la m a triz de rigidez global se pueden ir colocando y añadiendo d irectam ente
los coeficientes de rigidez de cada b a rra . La m ecánica de este m étodo hace
que su p ro g ram ació n en o rd en ad o r sea m uy sencilla [H5].
C O N CEPTO S BASICOS DE CALCULO M ATRICIAL 9

! ■
©
1 2

global: i m
load j 2

i 1 i
\h

«J

r = ( E A /‘'
II

-i 1 2 m

i m
i i
i i
__ Z _
_ l

. 1

i U¡
l
i
1
1

1
1
1

1 1

m _______ - k t e ’ ________ k !e’____________ Un. Rm

i 1
1 i
1 1

F igura 1.5 Contribuciones de una b arra aislada a la m atriz de


rigidez global de una estructura de barras articuladas.

£ E je m p lo 1.2 Obtener el ancho de banda de la matriz de rigidez He


la ' esiruciura de la Figura 1-4 con las numeraciones de los nucos que
seguidamente se indican.

- Solución
©
(D
Numeración a)
*
D- O í

La numeración local de. los nndos de cada barra se considerará siempre de


izquierda a derecha.

r*(»> 0 0 '
*11 *s>
kk?(1)
i (* » + * £ ’+ *n) í3) ¿(3)
k*21 *12
K« = km
0 *12 Jb(3)
*11 0
ó k*21
(3) 0 * í3)
10 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

Numeración b) *ll ©
3>- ©
r> -0 2

[ 1 .( 0 0 0 t*“12
fl)
*■ 11
1.(3 ) 1.( 3 )
0 *22 0 K 21
0 0 k(2)
*■ 11 M?
k (0 1.(3 ) k(2 )
l> 2 1 * 12 *21 (kg ' + kg' + kg1)

Se observa, que en la numeración (a) (y también en la de la Figura 1.4 ) el


ancho de banda es 4, mientras que con la numeración (b) se pierde la forma
en banda ya que el ancho de banda coincide con el número de términos de la
diagonal principal (= 6). Estas diferencias, poco apreciables en este simple
ejemplo, pueden ser muy importantes en problemas reales.

1.2 O B T E N C IO N D E LAS E C U A C IO N E S D E E Q U IL IB R IO D E
LA B A R R A P O R EL P R IN C IP IO D E LOS D E S P L A Z A ­
M IE N T O S V IR T U A L E S

U na de las etapas fundamentales del cálculo matricial de estructuras


de barras es la obtención de la ecuación del equilibrio de la barra aislada
que relaciona las fuerzas actuantes en los nudos con los desplazamientos de
dichos nudos (ecs.(1.5)). P ara el sencillo caso de la b arra a tracción dicha
ecuación se obtiene de m anera directa a p artir de conceptos intuitivos de la
Resistencia de Materiales. En el caso de estructuras más complejas hay que
utilizar procedimientos m ás generales. Uno de ios más populares se b asa en
la* aplicación del Principio de-los Trabajos V irtuales (PT V ) que se enuncia
como sigue: “Una estru ctu ra está en equilibrio bajo la acción de un sistem a de
fuerzas ex terio ra si el im poner a la m ism a unos desplazamientos arbitrarios
(virtuales) compatibles con las condiciones en los apoyos, d trab ajo realizado
p o r las fuerzas exteriores sobre los desplazam ientos virtuales es igual al
trab a jo que realizan las tensiones en la b a rra sobre las deformaciones
producidas por los desplazamientos virtuales” .
Como es bien sabido el PTV es condición necesaria y suficiente p ara
el equilibrio de toda la estructura o de cualquiera de sus partes [T7], [Z6].
Aplicaremos ahora dicha técnica a la sencilla b a rra a tracción de la F igura
1.2. El P T V se escribe en dicho caso como

(1.13)
CONCEPTOS BASICOS DE CALCULO MATRICIAL 11

donde y son, respectivamente, los desplazamientos virtuales de


los extremos 1 y 2 de la barra de volumen V(e', y Se la correspondiente
deformación virtual que puede calcularse en función de y S u ^ por
(1 .1 ) como

Se (1.14)
/(')
Sustituyendo los valores de a y Se de las ecs. (1 .2) y (1.14) en (1.13) e
integrando las tensiones sobre la sección transversal de la b arra se tiene

J i [*4-> - *{•>] [ 4 ‘> - .«•>] * =

"— e
e integrando sobre la longitud de la barra, considerando
(1-15)
y
constantes a u SS.

') ' e a \W r («)] r («) , ( E A y ^ r (c) (e)-¡ (c)


{— J [« i - « r J M J i« 2 - U1 \ ¿ u2 \ =

= ASn^É^ (1.16)

Como los desplazamientos virtuales son arbitrarios, el cumplimiento de


(1.16) para cualquier y Su^ exige que los términos que multiplican
a cada desplazamiento virtual en los dos miembros sean iguales, lo que
proporciona el sistema de dos ecuaciones con dos incógnitas siguiente:

P ara í u ^ : ( t ^ / ' [“ í** ~ 4 ' 1] = ^ (1.17a)

P a r a ^ : ( f f ' [u<'> - , « ] = (1.176)

que son las relaciones de equilibrio buscadas entre las fuerzas y


desplazamientos de los extremos de la barra. Como puede apreciarse, dichas
ecuaciones, escritas en forma matricial, coinciden con las (1.4) obtenidas de
manera directa.
El PTV se utilizará constantemente a lo largo del libro p a ra obtener las
ecuaciones m atridales de equilibrio de los diferentes elementos finitos para
cada tipología estructural. <
12 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

1 .3 E S T R U C T U R A S A R T IC U L A D A S Y R E T IC U L A D A S
PLA N A S

1 .3 .1 E s t r u c t u r a s a r t i c u l a d a s p la n a s
T ra ta re m o s b revem ente, el caso de e s tru c tu ra s a rticu la d as p la n a s com o
am p lia c ió n d e los conceptos anteriores. A h o ra ca d a n u d o tien e dos
g ra d o s d e lib e r ta d co rresp o n d ien tes a los desplazam ien to s en dos direcciones
o rto g o n a le s. L a ec.(1.4) que relaciona en ejes locales de la b a r r a los
d e s p la z a m ie n to s en su s ex trem os con las fuerzas correspondientes sigue siendo
v á lid a . S in e m b a rg o , p a r a p o d er su m a r las fuerzas de ex trem o d e las
d ife re n te s b a r r a s q u e co n cu rren en un nudo es necesario ex p resar la relación
e n tre fu e rz a s y d esp laz am ien to s nodales con respecto a unos ejes globales x,

^vi
.(«>

F igu ra 1.6 Fuerzas y desplazam ientos en los nudos de u n a barra de


u n a estru ctu ra articulada plana.

Si consideram os u n a b a rra 1-2 inclinada con respecto al eje global x, se


deduce p a r a el nudo 1 que (F igura 1.6)

(1.18)

donde las primáis indican com ponentes en la dirección del eje local de la b a rra
x f. E n form a m atricial
CONCEPTOS BASICOS DE CALCULO MATRICIAL 13

q?’ = {¡$} “
= [eosQ,sen a] | ^ | (1-19)

donde y contienen los dos desplazamientos y fuerzas én el mido 1


según las direcciones cartesianas globales x e y, respectivamente, y LfO =
[eos a , sen a].
Para el nudo 2 se obtienen expresiones análogas

q ^ = [L y «*> = l M «M ( 1- 20 )

JO _ [»(0 p(01T v JO _ LÍO M r


^2 T [^ 2 > Rm \ y u2 - [u2 »v 2 \

Por otra parte, de la Figura 1.6 se deduce que, por equilibrio,

fj'W = = l-W fu 'W -u f'] - (¥ f (1.21 )

Combinando las ecs.(1.19), (1.20) y (1.21) se obtienen las dos relaciones


siguientes
14' 1 bl
qW = [L(fi)]r ib(0L(e) u P - [ L ( e)]Tjb(0L(040

q£° = - + [L(c)]TJb^LW4C) C1-22)

o, en forma matricial
' tJ O "
1 K 11 **12
K í* f T ' •
(1.23)
LtJ 21
tv O tJ O
jv22 j U > )
Í 4 ‘>

en la que

fJ O _ tJ O — K (0 [ l / c) ] T * (e)L<e) =
II
1
II

"*11 “ ^22 — “ ^12


_ r eos2 or sen a eos a (1.24)
~ [ sen a eos a sen2 a
14 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

El ensamblaje de las m atrices de rigidez de las barras p a ra form ar la


m atriz de rigidez global se efectúa por el m ism o procedimiento de sum a de
fuerzas nodales descrito en el A partado 1.1.4, teniendo en cuenta que en cada
nudo el desplazamiento tiene ahora dos com ponentes, en las direcciones z e y ,
respectivamente. Com parando (1.23) con (1.5) se deduce que ei proceso del
ensam blaje es idéntico en ambos casos. La regla práctica p ara el ensam blaje
se m uestra en la Figura 1.7, donde se puede apreciar la analogía con la regla
de la Figura 1.3. Como se puede observar cada contribución nodal a la m atriz
de rigidez global es ahora la subm atriz de tam año 2 x 2 , K/y, e n ju g a r del
simple valor numérico de la rigidez El proceso de ensamblaje se ilu stra
con un breve ejemplo de u na estructura articu lad a de dos barras en la F ig u ra
1. 8 .

Figura 1.7. Contribuciones de una b arra aislada a la matriz de


rigidez global de una estructura de barras articulada
plana.
4, /

é
*
4

4
4
4
# '

4

4
4 '

4
«r
4
4

m
«
Figura 1.8 Estructura articulada plana. Ecuación de equilibrio
global.

1.3.2 Estructuras reticuladas planas


Finalizaremos este breve recordatorio sobre los conceptos básicos del
cálculo matricial de estructuras ampliando las' ideas presentadas sobre
estructuras articuladas para e l . caso en que los nudos estén conectados
rígidamente. En la Figura 1.9 se. muestra una barra de una estructura *
reticulada plana con los movimientos y fuerzas actuantes en los extremos.
4

*
Cálculo de estructuráis por el método de elementos finitos
* ±
*
%
A h o ra se tienen tres componentes de m ovimiento (dos desplazamientos y
™ un giro) y de fuerzas (dos fuerzas y un m om ento flector) en cada nudo que
^ pued en escribirse en form a vectorial como

(<)
* '(«)' =
u> i = l,2 (1.25)
<¿(c) - i?
vi
%
donde y son, respectivamente, las componentes
fuerzas y desplazam ientos del nudo i de la b a rra e, en las direcciones
ü
x r, y' o rie n ta d a s como se m uestra en la Figura 1.9, y y 0 .^ el m om ento
% y el giro del nudo (tom ados positivos en sentido antihorario).
%
$
*

*
*
%
*
n

%
%
* Figura 1.9 Barra de una estructura reticulada. Fuerzas y
movimientos de los nudos en ejes locales x \ y'.
*
% L a d eform ación axial de la b arra es .idéntica al caso de la barra
a rtic u la d a y viene definida por la e c .(l.l). Las re sta n te s. relaciones -entre
* los esfuerzos en los extrem os y los correspondientes desplazamientos se
* r¿ o b tie n e n d e las ecuaciones elásticas de la b a rra b ajo la hipótesis de pequeños
d esp la z a m ie n to s, que son [T7]
*

*
J ‘ > = 2 iW
m {*) + 4*),+ 3("í(i;>
* /(«)
*

*
CONCEPTOS BASICOS DE CALCULO MATRICIAL 1?

2 6 ^ + d [ e ) + 3(v[i e ) - v ' l e))


= 2Jfc(e) (1.25)
/<*>

Tomando momentos con respecto a uno cualquiera de los extremos se


obtiene la ecuación de equilibrio ,

. = -á £ = =

’ - (4 o wc?,’- í *)) + o fy v 1 - 4 -») o.»)


donde f e ) es el módulo de inercia de la sección transversal.
Las ecuaciones de equilibrio entre las fuerzas y los movimientos de los
nudos pueden escribirse en forma matricial como

f e )
TI K.12
,(e)l í uí 1
= K'( cM c) ( i.28)
<** ■ {s r ■ ■ fe )
21
K fe)
* “22 J
La matriz K fe) se denomina matriz de rigidez de la barra en ejes locales.
- Las submatrices se deducen de las ecs.(1.5), (1.26) y (1.27) como

r e a 0 0 («) r= £A 0 0
i il
V

nEL SEL SEL


0 0
II

P
SE T i£ L is z j
0 i .J
0
‘X P

“T i 0 0 M 0 un 1i(e)
TST _— -1 7E f -6 E I . *■'(«) _ 11 E I -6 E l
0 . ^22 - 0 p
K 21 ~ P p
2E L 6ET 1E l
P
sel 0
0 l J P l J

(1-29)
Adviértase que la matriz de rigidez local K '(c) es de nuevo simétrica.
El proceso mediante el cual dicha matriz se transforma al sistema de
coordenadas global x, y, para ensamblar las contribuciones de las diferente^
barras en la matriz de rigidez global, es idéntico al descrito en el Apartado 2.3.
Así, los vectores de fuerzas y movimientos locales de cada nodo se expresan
en función de sus componentes globales por

q;w = lN " y «,'W - (1.30)


donde

= [ « U í ' f i u<‘> = (1.31)

y es la matriz de transformación de fuerzas y movimientos globales a


locales del nudo i. Debido a que la barra es recta, L-c^ = = l / e), con
(ver Figura 1.9)

cosa sen a
lM = —sen a eos a (1.32)
0 0

De las ecs.(1.28) y (1.30) se deduce

- n [t(V]q,(e) ■ [T(e,]rK'w“'(e, -
(1.33)

donde

(1.34)
T (t) - [T l“ )]

'y
K(e) = [t ^ K ' ^ T ^ (1.35)

es la matriz de rigidez de la barra en ejes globales.


La ec.(1.33) puede escribirse en forma am pliada por

K (c)
K 11 *1W
k
2 I ÍU ,
{:f ■ * /• (*)
*2 1
K (« )
-
l u2 r (1.36)

De las ecuaciones (1.28), (1.34). y (1.35) se deduce que u n a subm atriz de


rigidez global típica viene dada por

K ¡f = [ L W ] T K § e)L « (1 .3 7 )
El procedimiento para ensamblar automáticamente las m atrices de
rigidez de cada barra en la matriz de rigidez global es exactamente ideático
al descrito en los Apartados 1.1.4 y 1.3.1.
E n los Capitulos 11 y 13 se ampliarán los conceptos de cálculo m atricial
de estructuras de barras al estudio de arcos planos y piezas prism áticas curvas
en el espacio.

1.4 T R A T A M IE N T O D E LOS D E S P L A Z A M IE N T O S P R E S C R I ­
T O S Y C A L C U L O D E R E A C C IO N E S

Como ya hemos indicado, no vamos a entrar aquí en detalles sobre


el proceso de solución del sistema de ecuaciones K a = f, pues éste es
exclusivamente un problema de cálculo numérico que puede resolverse
utilizando cualquiera de los múltiples procedimientos que existen, y de los que
incluso está disponible su programación en ordenador (métodos de reducción
de Gauss, Choleski y Choleski modificado, método Frontal, etc.) [H4], [P13],
[R2]. No obstante, sí haremos una breve introducción sobre el tratam iento
de los desplazamientos prescritos y el cálculo de reacciones, pues es un tem a
de interés general y al que nos referiremos a lo largo del libro.
Consideremos el sistema de. ecuaciones:

¿nui + k 12u 2 + k 13u 3 + ... + fcln«n = fl


¿21^1 + k 22u 2 + k 23u 3 + ... + k 2n U n = h
*31“ 1 + k 32u 2 + k 33u 3 + .... + H n“ n = A

o. + + ... "i" ' k r .r .u n


¿ n l« l k n2“ 2 k n3^3 ~ •fv x

(1.38)
donde /,■ son fuerzas exteriores (nulas o no nulas) o reacciones en puntos con
desplazamiento prescrito.
Supongamos que un desplazamiento cualquiera, por ejemplo U2, está
prescrito al valor t?2, es decir

«2 = u2 (1.39)

Existen dos procedimientos clásicos para introducir dicha condición en el


sistem a de ecuaciones (1.38):

a) Se eliminan la fila y la columna segunda y se sustituyen las f¡ del segundo


miembro de (1.38) por /,• —k¡7T¡2 , es decir, el sistem a de n ecuaciones con
n incógnitas se reduce en una ecuación y en. una incógnita como sigue:
20 C álculo de estructuras p o r el m étodo de elem entos finitos

¿H U I + *13“ 3 + • .. + * ln “ n = fl ~ . k12u 2
^3 1 U1 + *33«3 + .... + hnUn = h ~ *32^2
(1.40)

fc a lV + kn3«3 + .. + *ññu n = fn __ ^n2«2

U n a vez ca lcu lad o s los u j, 1*3, . . . , u n , el valor de la reacción (e n el


caso de q u e n o e x ista u n a fuerza exterior a p lic a d a en el n u d o 2) se o b tie n e
p o r\

'f a = *21^1 + *22«2 + *23u 3 + ••• + *2n“ n (1*41)

Si el v alo r p re sc rito .de ,U2 es cero, el proced im ien to es el m ism o, p e ro


en to n ce s los valores de las /,■ quedan in a lte ra d o s y el valor de /2 se o b tie n e
p o r (1.41) prescindiendo del térm ino que afe cta a Ü2.
b) O tro p ro ce d im ie n to b astan te utilizado y que no p recisa m odificar ap e n as
el sis te m a de ecuaciones original, consiste en añ a d ir u n coeficiente d e
valor a lto al té rm in o de la diagonal prin cip al d e la fila co rresp o n d ien te
al d e sp la z a m ie n to -p re sc rito , y reem p lazar el segundo m iem b ro d e
la ec u ació n de dicha fila por el valor del d esplazam iento p resc rito
m u ltip lic a d o p o r dicho coeficiente. E s decir, si de nuevo «2 = «2»
s u stitu iría m o s ¿22 p o r ¿22 + 10^*22 ( p ° r ejem plo), y el valor d e por
1015¿ 22 x U2, q u edando el sistem a de ecuaciones de la siguiente fo rm a

*11*1 + * 1 2 «2 + * 1 3 «3 + ••• + * ln «n = fl
¿ 2 1 ^2 + ( 1 + 1 0 15)AT22Uj + ¿23 « 3 + ••• + ¿2nu n = 1 0 15¿22U2
¿31U 1 + *32 u 2 + *33 « 3 + + * 3 n «n = h

. * n l« l + * n 2 «2 + * n 3 «3 . + ••• + * n n « ii = fn

,, ' t 1-42)
D e e s ta m a n e ra , la segunda ecuación, al ser 10lo ¿22 m ucho m ayor que el
re sto de los coeficientes, equivale a

l p 15¿22u 2 = 1015*22^2 o «2 = «2 (1-43)

que es la condición prescrita.


C on e ste pro ced im ien to la condición se im p o n e de form a n a tu ra l en la
solución del sis te m a de ecuaciones con m odificaciones mínima.»!.
E l valor de la r e a c c ió n 'f 2 se calcula “a p o ste rib ri” p o r la ec.(1.41).
E l te m a de m ovim ientos prescritos en p u n to s d e u n a e s tru c tu ra se tr a ta r á
d e fo rm a m á s g en eral en el C apítulo 15. P o r o tr a p arte , en el C a p ítu lo '
16 ab o rd a re m o s brevem ente el te m a de la p rog ram ació n en o rd en ad o r del
proceso de e n sam b laje y solución del sistem a de ecuaciones de equilibrio.
CONCEPTOS BASICOS DE CALCULO MATRICIAL 21

1.5 IN T R O D U C C IO N A L M E T O D O D E LOS E L E M E N T O S
F IN IT O S P A R A C A LC U LO D E E S T R U C T U R A S
. Con excepción de las estructuras de barras, la mayor parte de las
estructuras en ingeniería son de naturaleza continua y, por tanto, su
com portam iento no puede expresarse en forma precisa en función de un
número pequeño de variables discretas. Un análisis riguroso de dichas
estructuras precísa la integración de las ecuaciones diferenciales que expresan
el equilibrio de un elem ento diferencial genérico de las m ism as. Ejemplos de
estas estructuras “continuas” son comunes en las ingenieras civil, m ecánica,
aeronáutica y naval, y entre las m ás usuales podem os citar las placas,
depósitos, cubiertas, puentes, presas, carrocerías de vehículos, fuselajes de
aviones, cascos de barcos, etc., (F igura 1.10).

Figura 1.10 Algunas estructuras continuas: a) Presas, b) Láminas,


c) Puentes, d) Placas.

Aunque las estructuras continuas son inherentem ente tridimensionales


en algunos casos su com portamiento puede describirse adecuadamente por
modelos m atem áticos uni o bidimensionales^ Así ocurre, por ejemplo, con
los problemas de flexión de placas, en los que el análisis se lim ita al estudio
de la deformación del plano medio de la placa,-y con todas las estructuras
en las que puede hacerse uso de las hipótesis simplificativas de la elasticidad
bidimensional o de revolución (ej. presas, túneles, depósitos, etc.).
El método de los elementos finitos es hoy en día el procedimiento más
potente p ara eh análisis de estructuras de carácter uni, bi o tridimensional
22 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

sometidas a las acciones exteriores m ás diversas. La gran analogía existente


entre los conceptos del análisis matricial de estructuras dé barras y los del
método de los elementos finitos facilitan en gran m anera el estudio.de éste a
les técnicos con dominio de las ideas sobre cálculo matricial de estructuras
tratad as en apartados anteriores.
En este libro se-presenta-la aplicación del método de los elementos
finitos al análisis de estructuras de diferentes tipologías. Esencialmente
nos concentraremos en el estudio de estructuras de naturaleza “continua”
bi y tridimensional, dada la mayor complejidad para analizarlas
por procedimientos más tradicionales. No obstante, con carácter
fundamentalmente didáctico se introducirán los conceptos básicos del método
de los elementos finitos en su aplicación a simples estructuras de barras
y vigas (Capítulos 2-4). Dichos conceptos serán de gran utilidad a todos
aquellos no tan familiarizados con las técnicas de cálculo m atricial de
estructuras y servirán asimismo de preparación para el estudio de estructuras
de tipología más compleja en capítulos posteriores.
Es importante destacar desde un principio las analogías entre las etapas
básicas del análisis matricial de estructuras de barras y el de u n a estru ctu ra
cualquiera por el método de los elementos finitos. Dichas analogías se
evidencian claramente considerando un ejemplo, como el análisis del puente
de la Figura 1.11 por elementos finitos. Sin entrar en excesivos detalles, las
etapas básicas de dicho análisis serían las siguientes:

Etapa 1: A partir de la realidad física del puente, sus apoyos y tipos de


cargas que sobre él actúen, es necesario prim eram ente seleccionar un modelo
matemático apropiado para describir el com portam iento de la estructura.
P or ejemplo, podría utilizarse ia teoría ue lám inas planas (C apítulo 10),
láminas curvas (Capítulo 12), o la de elasticidad tridim ensional (C apítulo
7). También hay que definir con detalle las propiedades mecánicas de los
materiales del puente y el carácter de la deformación del m ism o (pequeños
o grandes movimientos, análisis estático o dinámico, etc.). E n este libro
estudiaremos únicamente problemas de equilibrio estático de estructuras con
pequeños desplazamientos y comportamiento elástico lineal de los materiales.
Asimismo, para el planteamiento de las ecuaciones de equilibrio harem os uso
siempre del Principio de los Trabajos V irtuales (PTV ).

Etapa £: Una vez seleccionado el m odelo m atem ático se procede a


discreiizar la estructura en porciones no intersectantes entre sí, denom inadas
“elementos finitos”, dentro de los cuales se interpolan las variables principales
en función de sus valores en una serie de puntos discretos del elemento
denominados “nodos” . Los elementos se conectan entre sí p o r los nodos
situados en sus contornos. No obstante, los nodos no tienen, en general, un
significado físico tan evidente como los “nud o s” de unión de dos elementos
CONCEPTOS BASICOS DE CALCULO MATRIO AL 23

Puente simplemente apoyado

Perspectiva de la deformada

F igura 1.11 Análisis de un puente por el método de los elementos


finitos.

e n los sis te m a s discretos, de *»V su diferente denom inación. L a m a lla de


e le m e n to s finito s puede, p o r ejem plo, e s ta r co n s titu id a p o r elem entos de
d ife re n te g e o m e tría , tales com o elem entos b idim ensión ales aco p lad o s con
o tro s u n id im en sio n ale s tip o viga. L a e ta p a de ¿iscrztización co n stitu y e
u n a p a r te esen cial de la fase de preproceso que suele in c lu ir ta m b ié n la
re p re s e n ta c ió n g ráfica de la m a lla de elem entos finitos.

E ta p a S : A p a r tir de la expresión del P T V se o b tie n en las m a tric e s de


rig id e z v el v ec to r de cargas p a r a ca d a elem ento. E l cálculo de
y f ( 0 es m á s com plejo que en e s tru c tu ra s dé b a rra s al in te rv en ir in teg rales
sobre, el d o m in io u n i, bi o trid im en sio n al del elem ento.

E ta p a ^ : Se p ro ce d e al e n sam b laje de las m a trice s de rigidez y el v ector de


•2 -i Cáicufo de estructuras por el método- de elementos finitos

c a rg a elem en tales en la m atriz de rigidez global de to d a la m alla de elem entos


finitos K y el vector de cargas sobre los nodos f, respectivam ente.

E tapa 5 : El sistem a de ecuaciones re su lta n te K a = f se resuelve p a ra


c a lc u la r las "variables incógnitas (m ovim ientos de todos los nodos de la media)
a . u tiliz a n d o uno cualquiera de los m étodos conocidos p a ra solución de
ecu acio n es algebraicas sim ultáneas.lineales. .

E ta pa 6: U n a vez calculados los m ovim ientos nodales a se p u ed en calcu lar


las d efo rm acio n es y, seguidam ente, las tensiones en cada elem ento, así com o
las reacciones en los nodos con movimientos prescritos.

E tapa 7: P a r a obtener la solución en las etap as 3-6 es necesario p ro ced er


a u n a im p le m e n ta c ió n en ordenador del m étodo de los elem entos finitos. Ello
p u e d e h ac erse a p a rtir de un program a comercial o bien de uno d esarrollado
al re sp e c to . -

E ta pa 8: O btenidos los resultados num éricos, la etap a siguiente es la


in te rp re ta c ió n y presentación de los m ism os. P a ra ello suele hacerse uso de
té c n ic a s gráficas que facilitan dicha labor ( Postproceso).

E ta pa 9 : U na vez estudiados los resultados, el técnico a n a lis ta


p u e d e p la n te a rs e efectuar varias modificaciones en cualquiera de las e ta p a s
a n te rio re s. Así, po r ejemplo, puede encontrar que la teo ría de cálculo
de e s tru c tu r a s inicialm ente adoptada es in apropiada y consiguientem ente
d e b e m odificarse: P or otro lado, la m alla de elem entos finitos u tiliz a d a
en el an á lisis puede ser dem asiado grosera p ara reproducir la d istrib u ció n
de d esp laz am ien to s o tensiones correctas y, p o r tan to , debe refinarse
o a lte rn a tiv a m e n te utilizar otro tipo de elem ento finito m ás preciso.
O tr a s clases de dificultades pueden deberse a problem as de precisión
aso c ia d o s al m é to d o de solución del sistem a de ecuaciones utilizado, al m al
co n d ic io n a m ie n to de las m ism as , o a la m áxim a longitu d de las p alab ras que
p e r m ita el o rd e n a d o r em pleado, lo que puede exigir el uso de doble precisión
u o tr a s m e d id a s m ás drásticas. Como es n a tu ra l, frecuentem ente o cu rrirán
ta m b ié n e rro re s de e n tra d a de datos que deben corregirse.
L as e ta p a s anteriores se m uestran esquem áticam ente en la F ig u ra 1.12.
D esd e el p u n to de vista del ingeniero de estru ctu ras el m éto d o de
elem e n to s finitos puede, pues, considerarse como u n a extrapolación de los
m é to d o s d e cálculo m atricial p a ra estru ctu ras de b arras al análisis de
e s tru c tu r a s d e tip o continuo. De hecho, a principios de los años 1940 surgen
los p rim e ro s in te n to s de resolver problem as de elasticidad bidim ensional con
té cn ic as m a tric ia l es m ediante la división del continuo en elem entos de b a rra
[ H l l, M6]. P re cisam en te en 1943 C ourant [C16] introd u jo p o r p rim era vez
CONCEPTOS BASICOS DE CALCULO MATRICIAL

F i g u r a 1 .1 2 O r g a n i g r a m a g e n e r a l d e l a n á l i s i s d e u n a e s t r u c t u r a p o r el m é t o d o d e e l e m e n t o s P in ito s.
25
26 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

el concepto de “elemento continuo” al resolver problem as elasticidad p la n a


m ediante la división del dom inio de análisis en “elem entos” trian g u lares
sobre los que suponía u n a variación polinóm ica de la solución. L a irru p ció n
m asiva de los ordenadores digitales en la década de los 60 propició u n avance
espectacular de todos los m étodos basados en técnicas m atriciales , libres ya
de las lim itaciones que suponía h a sta la fecha la solución de grandes sistem as
de ecuaciones. Es en esta época cuando el m étodo de los elem entos finitos
se consolida rápid.amente como un procedim iento apropiado p a ra solución de
t^ d a u n a variedad de problem as de ingeniería y de la física. Es im p o rta n te
ad v ertir que en este contexto, sus prim eras aplicaciones surgen en relación
con problem as de cálculo de estru ctu ras y, en p articu lar, con aplicaciones
estru c tu rale s en ingeniería aeronáutica [A 10], [T12]. De hecho fue Clough
quien en 1960 y en relación con la solución de problem as de elasticid ad p la n a
sugirió p o r prim era vez la denom inación “elem entos finitos” [CSj. D esde esas
fechas h a s ta la actualidad el m étodo de los elem entos finitos h a ten id o u n
desarrollo espectacular en su aplicación a otros cam pos. Así, apoyado p o r el
avance de los ordenadores digitales y la creciente com plejidad de m uchas áreas
de la ciencia y la tecnología disfruta hoy en d ía de u n a posición ú n ic a com o
u n a técnica de solución p o ten te de los problem as m ás diversos y com plejos
en innum erables campos de ia ingeniería-
R elacionar aquí las referencias de los tra b a jo s m ás significativos a lo larg o
de la evolución del m étodo de los elem entos finitos sería u n a ta re a im p ro b a
si se tiene en cuenta cue solam ente en 1990 el núm ero de publicaciones
científicas sobre el tem a se estim a en m ás-de 10.000. Los in teresad o s en
ios aspectos históricos del m étodo de los elem entos finitos deben co n su lta r
las referencias del clásico libro de Zienkiewicz [Z6,15]. Al final de este lib ro
se p rese n ta una lista de publicaciones que se referencian en ca d a u n o de los
capítulos. Se incluye en tre ellas un tra b a jo reciente de N oor [N4] q ue co m p ila
ios título» de ]ns m ás de un centenar de libros y m onografías p u b lic ad a s h a s ta
el mes de E nero de 1991 sobre el m étodo de los elem entos finitos y que se rá
de in d u d a b le interés p a ra los estudiosos del m étodo.
D esde el p u n to de v ista p ractico del calculo de e s tru c tu ra s , la
característica m ás a tra c tiv a del m étodo de los elem entos fin ito s, y quizás
tam b ién la m ás peligrosa, e s trib a en el hecho de que es u n m é to d o
aprox im ad o . E n las m anos de u n técnico cuidadoso y e x p e rto es u n
p ro ced im iento m uy ú til p a r a o b te n er inform ación so b re el co m p o rta m ie n to
de e s tru c tu ra s com plejas p a r a los que :no ex isten soluciones an a lítica s
disponibles. No o b sta n te , su m ism o c a rácter ap ro x im ad o le confiere u n cierto
riesgo, y su utilización,^! no se posee u n a ex periencia p revia, d eb e efectu arse
con p recaución. E n este libro tra ta re m o s de fac ilita r dicha u tilizació n .
CAPITULO 2

ELEMENTOS FINITOS DE B A R R A .
CONCEPTOS BASICOS

2.1 IN T R O D U C C IO N

Desde un punto de vista estricto, la m ayor p arte de las e stru c tu ra s


deberían clasificarse dentro de lo que en el capítulo precedente hem os
denom inado sistemas estructurales continuos con jn ñ n ito s grados de libertad,
y,- por ta n to, p ara conocer su com portamiento frente a la acción de cargas
exteriores debería ser necesario integrar las correspondientes ecuaciones
diferenciales de equilibrio. Sin embargo, este tipo de análisis es con frecuencia
° im posible, debido a, la geometría de la estructu ra, la n a tu ra le z a de
las condicionesjde contorno, la distribución de las propiedades m ecánicas de
los m ateriales,'el tipo de cargas, etc., y en la p rác tica es necesario u tilizar
métodos m ás simplificados que perm itan analizar la estru ctu ra de m an era
aproxim ada. El método de los elementos finitos es uno de los p ro cedim ientos
que existen p ara aproximar ei comportam iento de una est r u c tu ra con
infinitos grados de libertad por el de otra, con aproxim adam ente las m ism as
propiedades físicas y geométricas, pero con un núm ero fin ito de grad o s de
libertad, cuyas ecuaciones de equilibrio pueden expresarse p o r u n sistem a
algebraico de ecuaciones_s_igmltáneas con un núm ero lim itado de incógnitas.
El objetivo de este capítulo es introducir los conceptos básicos del
método d*=- elementos finitos mediante su aplicación al análisis de sencillos
problemas de barras sometidas únicamente a fuerzas axiles.
La organización del capítulo es la siguiente: E n prim er lugar se estudia
detalladam ente la solución del problema de tracción (o com presión) de
barras con elementos finitos unidimensionales de dos nodos, incidiendo en las
analogías cpn la solución del cálculo matricial de estructuras estu d iad a en el
capítulo precedente y presentándose varios ejemplos de aplicación. T ras ello,
so introducen los conceptos básicos de la formulación m atricial de elementos
finitos .que será utilizada a lo largo del libro.
:s Calculo de estructuras por el método de elementos finitos

2 .2 B A R R A S O M E T ID A A F U E R Z A S A X IL E S

Consideremos una barra de longitud l som etida, a, u n a fuerza por unidad


de longitud ¿( i ) , y a un sistema de fuerzas puntuales X j aplicadas en p puntos
diferentes x,-. Todas las fuerzas actúan en la dirección del eje de la b a rra (ver
F igura 2.1). La b a rra puede tener desplazamientos prescritos u j en m puntos
distintos X j. Al deform arse la barra por acción de las fuerzas exteriores y /o •
p o r los desplazam ientos impuestos, aparecen en su interior tensiones (t ( x ) y
deform aciones e (x ) = que en m ateriales elás t icos están relacionadas entre
sí en cada punto por la lev de Hooke

cr = E e = E -j— (2.1)
dx
donde E es el m ódulo de elasticidad de la barra.

Sección transversal
b(x)

X, XjU
i Area: A
1
1

F ig u ra 2.1 B arra som etida a fuerzas axiles.

E n la configuración de equilibrio de la barra, las. tensiones y. las fuerzas


exteriores satisfacen el Principio de los Trabajos Virtuales (P T V ) que se
definió en el A p arta d o 1.2.Dicho principio se expresa'en form a m a tem ática
p a ra el problem a de la barra que tratam os como

Se a dV Su b dx + i > ¡ * ¡ (2.2)
í. «=1

donde Su y Se son el movimiento y deformación v irtu al genéricos de u n p u n to


de la fib ra m edia de la barra; Suj es el m ovim iento v irtual del p u n to de
actu ación de la carg a p untual X j , y V es el volum en de la b arra. E l seg u n d o
m iem bro jd e (2.2) re p resenta el trab a ^ “v irtu a l” de las fuerzas ex terio res ®
so b re los desplazam ientos virtuales Su. m ientras que la integral del p rim er
m iem bro es el tr a b a jo virtual in terno que realizan las tensiones “reales” en
la b a rra a sobre las d eformaciones v irtu ales Se.
T eniendo en c u e n ta que d V = dA • d x, donde A es el áre a de la
sección tran sv e rsal, la ecuación (2.2) queda, tra s efectuar la integración
corresp o ndiente y u tilizar (2.1), como
ELEMENTOS FINITOS DE BARRA 29

fl P
‘ Ss E A p - d x I Su b dx + Su i X¡ (2.3)
i 0 . ¿z Jo tr i

Puede dem ostrarse [T7j que el problema de obtener la configuración de


equilibrio de la barra bajo la actuación de las fuerzas exteriores se reduce
a encontrar el campo de desplazamientos u (x) que satisfaga (2.3). y las
condiciones de contorno sobre los desplazamientos prescritos (condiciones
cinemáticas). La solución aproximada de este problema por el m étodo
de los elementos finitos consiste simplemente en encontrar un campo de
desplazamientos alternativo que aproxime u(x) y que, asimismo, satisfaga
la ec.(2.3) y.las coHdicionei~ciñematicas .
E ntre las múltiples opciones para aproximar el campo de desplazamientos
u ( x ) escogim os la más sencilla, utilizando funciones polinámicas definidas
localmenie p a rd eada elem ento , corno

^ u(x) = a0 + a ix + a2x2 -----+ anx n = ^ a¡xl (2.4)

En (2.4) n es el núm ero de. puntos del elemento donde se supone conocido
el desplazam iento. Djchos puntos se denominan nodos . Por o tra p arte,
"¿o, a i, . . fln son constantes que dependen únicanienie de los valores del
desplazam ientos!x)_en los nodos. En la práctica es más usual escribir (2.4)
como

u ( x ) . = ^ e)(x)uJ' + 4 e\ x ) 4 e) + + 4 e)(x)uLc)

u (2.5)

donde iv je^(x), . . . , N n \ x ) son las funciones de interpolación polinómicas


¡ definidas en eí dominio del elemento (denominadas funcxones~de~formd)
\ y « í '1 « el valor del desplazam iento en __el. nodo i . . La función de
¡ form a N ¡ * \x ) interpola d en tro del elemento únicam ente los desplazamientos
/ correspondientes al nodo i y p o r elío se denom ina función de form.a del nodo
\ i. Es fácil in tu ir de (2.5) que cada fundón.de form a iV ^ (x ) vale la unidad
I ~en el nodo i y _cero en el resto _de los nodos. En apartados posteriores se
am p liarán estos conceptos.
La sustitución de la expresión aproxim ada de u(x) p ara cada elemento en
el P T V perm ite, tras un sen d llo proceso m atem ático, obtener las ecuaciones
algebraicas de equilibrio de la estru c tu ra discretizada en función de los
desplazam ientos, de los. nodos de la m alla de elementos finitos. Dichas
ecuaciones pueden escribirse en la form a m atricial siguiente:
30 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

K a = f (2.6)

donde, por analogía con el.cálculo m atricial de estru c tu ras de b arras, K se


denom ina m atriz de rigidez de la m alla de elem entos finitos "y a y f vectores
de desplazamientos y de fuerzas de los nodos, respectivam ente. T an to K
como f pueden obtenerse a p a rtir de las contribuciones individuales de cad a
elemento, como ocurría en el análisis m atricial de estru c tu ras de b arras. L a
solución de (2.6) proporciona'los valores~deTos déspláz amiento® nodales a
p a rtir de los que pueden encontrarse las deform aciones y tensiones en el
interior de cada elem ento.' '
P a ra ilu strar todos estos conceptos estudiarem os en los ap a rtad o s
siguientes el análisis de u n a b a rra de sección constante m ed ian te dos m allas de
uno y dos elementos finitos unidim ensionales de dos nodos, respectivam ente.

2 .3 B A R R A D E S E C C I O N C O N S T A N T E . D I S C R E T I Z A C I O N
E N U N E L E M E N T O L IN E A L

Sea la b a rra de sección constante de la F ig u ra 2.2. P a r a em p ezar


discretizarem os' la b arra en u n único elem ento de b a rra de dos nodos que
definen u na variación ¡ineai del desplazam iento u (x ) en su in terio r com o

tz(x) = a0 -f aja: (2.7)

Lógicamente tr(x) tiene que to m a r en los nodos 1 y 2 los valores


«2 , respectivam ente. Es decir

u (rí'> ) = ,./_(l)x _ ,,0 ) (2 .S )


u (x 2 ) — U2 V

siendo Xj*; y xj^J las coordenadas de los nodos 1 y 2, El índic? 1 in d ica que
los valores se refieren al elem ento núm ero 1.
S ustituvj^rao las condiciones (2.8) en (2.7) sistem a de dos
ecuaciones con dos incógnitas siguiente .

Uj0 ) = a0 +, a ^ i j( l )'
t\\ 11\ (2.9)
uí¡ ' — a0 a ix V '

de donde pueden despejarse las co n stan tes a0 y a j

xX2(1)u
Ul(1) - x (1)u
U2(1)
a0 =
X1 4 1’ - 4 1’ (2 .10)
JIL O ) ,« » -
Xj x 2i 1»
E L E M E N T O S F IN IT O S D E B A R R A 31

F ig u r a 2.2 B a rr a de sección co n stan te. D iscretización en un elem en to de


b a r r a de dos nodos.

S u stitu yen d o (2.10) en (2.7), puede reescribirse ésta como

( 2 . 11)

d o n d e rYj ^ y son las funciones de forma de los nodos 1 y 2 del elem ento,
. respectivam ente, que tienen la expresión siguiente

(i) ri)
( 2 . 12)
1 ____ ( y j f(*)

sie n d o /(*) = x ^ ~ Xj^ la longitud del elem ento. Se deduce de (2.12) que
ca d a fu n ció n -de-form a (i = 1 ,2 ) varía linealm ente en el-interior-del
e lem en to y vale uno en el nodo i. y cero en el .o tro nodo, (ver Figura 2.2).
E s ta ~ultim a propiedad consecuencia directa de la definición local de la
a p r ° ^ m ^ íó n vp oljnóm ica.(2.11) y perm ite siem pre a n tic ip a la geom etría de
las fu n ciones de forma del elem ento, como veremos en repetí das ocasiones a
lo la rg o del libro.
A n tes de seguir conviene tener bien clara la diferencia entre la numeración
n o d a l local y global. En lá T abla- 2.1 se m uestra aicliá distinción" para
lo s núm eros de los n od os,-las coordenadas v los desplazam ientos nodales.
Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

Obsérvese que debido a que sólo hemos tom ado un elemento los números
locales y globales coinciden.

nodos coordenadas desplazamiento


Elemento

local global local global local global

1 1 * í'’ Xi «í11 Ul
1
2 2 4 11 «a .
,-f»

T ab la 2.1 P arám etros locales y globales en el ejemplo de la Figura 2.2.

Las derivadas de las funciones de forma se pueden escribir como

dNil) = 1 dNi l) 1
L dx 1(1) y dx ~ 1(1) (2 ‘

De esta m anera se puede obtener la deformación axial ep. cualquier punto


den tro del elem ento por

du. dN;0 ) , ( 1) dN. ( l ) „(i) _ j _ j a)


dx dx
+
dx - í (d 1 ¡o) 4 ° (2.14)

O bsérvese que por ser las funciones de form a lineales la deformación es'
co n stan te sobre el elemento.
Las fuerzas entre elementos se transm iten únicam ente a través de los
nodos. D ichas fuerzas nodales, que denominaremos “de equilibrio” pueden
calcularse para cada dem ento haciendo uso del P T V , que. se escribe p ara el
elem ento considerado como

(2.15)

nodales de equilibrio de los nodos 1 y 2 del elemento, respectivamente.


ELEMENTOS FINITOS DE BARRA 33

El desplazam iento v irtual puede tam bién interpolarse en función de los


desplazam ientos virtuales de ios dos nodos del elemento. Así, de acuerdo
c o í'(2 .1 1 ), puede e sc rib irse - — ------

fu = A"*1* fu*1* + A ,1* fu*1* (2.16)

P o r o tra 'p a rte , la deform ación virtu al puede expresarse en función de los
desplazam ientos v irtu d e s nodales como

dN (1 ) r(l)
¿VA
: Se = -j-(S u ) = - - 1 + Su 0 ) (2.17)
dx dx
L a ec.(2.15) se escribe, tra s su stitu ir convenientem ente (2.11), (2.13) y
(2.14), com o

r x ll) j—
y AíVl ' -v W
¿V .... ^ ¿V
2 f ^ L - f u * 1* fu*1*] {E ¿ ) [ ^ $ < ‘> + (DI d x —
1 d x 4“ 1 dx dx

.(i)
- / ,* [ a - M * + A'2(1) b d x = 6u[l)x [ l) + (2.18)
Jx \

y, agrupando términos
K*''
,-(>) - , r(l) ,„(1) ^ dN ¿V * 1*
Su u*1*) dx -
L/,(-) dx dx
" "i

.(0 ( 1)
- j z .vi"* * - *»] * * p [ n , < * £ t x j ) ¡ g - .? > ♦
Jxl JXi

+ ^ d x - t f ^ h d x - X ^ ^

(2.19)

Como los desplazam ientos virtuales son arbitrarios, el cum plim iento de
(2.19) p a ra cualquier valor de d u ^ y obliga a que los valores de los
corchetes sean nulos, lo que proporciona las dos ecuaciones siguientes:

, r0)

I,; ( d N ( 1)
dx
(E A )
d N ¡ l)
~ d T u'
(1) ¿V.(1)
-±~ <“ >n t
n dNo( i )
4 1)) dx —
3-1 C á lc u lo d e e s tr u c tu r a s p o r el m é t o d o d e e le m e n to s fin ito s

-L ,0 * - ^ 1 (1) = 0

^ ’ /A V Í 1» , % tiA r,(1) m d N ^ _____ (1) m


+ (EA) 2 _ - . í 1) ^ dx —
j£ ( dx (■E A ) “ 1 dx dx “ 2

-L M M ±)b * * - X 2 } = 0 ( 2 .20 )

Del sistem a de ecuaciones anterior se deducen los valores de X j -- -


E n form a m aíricial

La ecuación anterior exp resa el equilibrio entre las fuerzas.^nodales d e


equilibrio, la carga repartida sobre el elem en to y los d esp la za m ien to s n o d a les
y puede escribirse com o

K Í 1) a W - fW = qW

con

f*™ diVp1)
K « # /O t ( 2 .22)
y jx'*} ai ax
JZ \

_0)
■0)
i jf> ^ ‘ * ij = 1,2

aW = u^1}]r ; qW = [ x f ^ P Y
ELEMENTOS FINITOS DE BARRA 35

donde K^1), a ^ , son _la_matriz de rigidez, el vector de


desplazamientos nodales, el. vector de fuerzas nodales equivalentes y el vector
de fuerzas n o d ^ ^ d eeq u in b riq d ele lem q n to ,d e sp ec tiv a m en te. ~~
Si el modulo de Young^.la sección de. la barra y la carga re p a rtid a son
constantes dentro del elemento, se obtiene

_ (M)(1)
Mi)
.. K tt). = (^ d )(l) 1 -1
fW = (2.23)
-1 ‘ ' 1
expresiones que coinciden con las obtenidas para la b arra bajo.cargas axiles en
el C apítulo 1. Dicha coincidencia no es fortuita, y podía haberse anticipado,
ya que en ambos casos se parte de la mism a'hipótesis de distribución lineal
de desplázamientos7'lo que evidentemente conduce a idénticas expresiones
p ara la m atriz de rigidez y el vector de fuerzas en_los_extremos de la b arra.
~'LáTecuaciones que expresan el equilibrio global de la estru c tu ra se pueden
obteñer~por un proceso idéntico al explicado.para las estructuréis de b arras
en el Capítulo 1. Así, en cada nodo se tiene que satisfacer la ecuación básica
de equilibrio de fuerzas
= X f (2.24)
e .. *. _ ......... »
donde el sum atorio se extiende sobre todos los elementos que concurren en
el nodo en cuestión, es la fuerza de equilibrio que a p o rta cad a elem ento
y X j* 1 la fuerza puntual exterior sobre el nodo de núm ero global j .
P a ra la m alla de un solo elemento que se considera, la ec.(2.24) se escribe,
teniendo en cuenta la Figura 2.2, como

nodo 1 : X,(1) = R {
nodo 2 : X ^1} = P

U tilizando (2.21) y operando cuidadosam ente es fácil llegar al sistem a de


ecuaciones global que, haciendo uso de las relaciones de la T ab la 2.1, puede
escribirse en form a m atricial como

(2.25)

donde K , a y f son la m atriz de rigidez, el vector de desplazam ientos nodales


y el vector de fuerzas nodales equivalentes de toda la m alla, respectivam ente.
La ec.(2.25) se resuelve añadiendo la condición m = 6 p a r a o b ten er
36 Calculo de estructuras por el método de elementos finitos

“2 = J á (p + f :1 : Rl = ~ ( P + 'W) (2,26)

L a deformación_y_eÍ axil (constantes) en el único elem ento vienen dados


por

dN. O) P + ^
w
rd ) - d N \ l) 0) . ,VL „ (D _ ■
£W = + dx “2 " " , (i) 'e a

jy(J) = (SA)*;1) ^ 1) = p + | (2.27)

L a solución e x a c ta p a ra este sencillo problem a es [T7]

6x2
+ ( P + bl) x
EA (2.28)

£ = E A [P + K l ~ X)]

E n la F ig u ra 2.3 se com paran las soluciones exacta y aproxim ada p a ra un


valor de P = 0 y b = l T / m . Se aprecia en Hicha figura que el error obtenido
en el valor del desplazam iento en el extrem o es nulo, (lo que realm ente debe
co nsid erarse com o u n a excepción que se rep etirá en contadas ocasiones a *
lo largo del lib ro * . En el interior de la b arra la aproxim ación con un solo!
elem ento p ro p o rcio n a una variación lineal del desplazam iento diferente de la
variación “e x a c ta ” parabólica de (2.28). En el A partado 2.5 com probarem os .
como la solución en el interior de la b arra m ejora sensiblemente utilizando
u n a m a lla de dos elementos.

2 .4 O B T E N C I O N D E L A S E C U A C IO N E S D E L A D I S C R E T I -
Z A C IO N A P A R T IR D E LA D E F IN IC IO N G L O B A L D E L
C A M P O D E D E S P L A Z A M IE N T O S

Es in te re sa n te señalar que por_m era yuxtaposición, de las d ife re n te s-


aproxim aciones lqcales definidasjen cada elemento, pugde^encontrarse una
expresión g eneral de la aproxim ación del cam po de desplazam ientos -para .
toda la m a lla. E sto perm ite definir uñas funciones de form a globalss, que ‘
n a tu ra lm e n te se reducen a la expresión local original dentro deseada elemento.
La utilización de dichas funciones de form a globales conduce, obviam ente, a
-------- ----------------------------- - - ;
! ” E s tá d e m o s tra d o [Z7] q u e en problem as unidim ensionales la so lu ció n d e elem en to s fin ito s co in cid e
' co n la e x a c ta e n lo s n o d o s siem pre que la aproxim ación escogida s a tisfa g a d e fo rm a e x a c ta la fo rm a
h o m o g é n e a d e la e c u a c ió n diferencial de eq u ilib rio , que en e s te ca so se escrib e com o = 0, lo q ue
e v id e n te m e n te se c u m p le p a ra la aproxim ación lin eal u tiliz ad a.
ELEMENTOS FINITOS DE BARRA

b = 1T/m

1 x,ü

------------- Solución con 1 elemento de dos nodos


------------- Solución con 2 elementos de dos ncdcs
------------- Solución exacta

F igura 2.3 B arra de sección constante bajo fuerza uniformemente


repartida. Solución exacta y aproxim ada utilizando uno y dos
elementos de b arra de dos nodos.

idénticos resultados que con las más sencillas funciones locales, y por ello su
estudio tiene más bien un interés teórico.
No obstante, y con fines exclusivamente didácticos, vamos a tratar de
aclarar las diferencias conceptuales entre ambos procedimientos repitiendo
el sencillo problem a anterior, p artien d o jie la interpolación del campo de
desplazam ientos con funciones de forma globales.
Como se tiene un solo elemento y dos nodos, el desplazamiento axial en
la b a rra puede expresarse en form a global como

u(x) = N ( ( x ) u i + iV |( x )u 2 . (2.29)

donde N ¡ ( z ) y A*., (x) son las funciones de forma globales de nodos 1


y 2, y u¡ y un son los desplazamientos de dichos nodos. Adviértase que
p a ra la definición global de los desplazamientos prescindimos del índice “e”.
E videntem ente, la función de form a global de un nodo tom a el valor unidad
en dicho nodo y cero en los dem ás nodos de la malla, de ello se deduce que
la relación entre funciones de form a globales y locales es

N f ( x ) = j\f> ( x ) si x pertenece al elemento e


(2.30)
= 0 si x no pertenece al elemento t

Com o en el ejemplo que consideram os sólo interviene un elemento,


(F ig u ra 2.2), las funciones de form a globales y locales coinciden. Así

N f( x ) '= ff[ % ) y N °(x) = jV2(I)( x) (2.31)


38 C álcu lo d e e s tru c tu ra s p o r el m é to d o d e e le m e n to s fin ito s

Siguiendo con el ejemplo de la Figura 2.2, la deform ación axial en


cualquier punto de la barra p iiéd eob ten erse por ' ......................

du _ dNf dNf
(2.32)
dx d t U' + ~ d T “ 2

Por otra parte, el desplazam iento y la deform ación virtual en cualquier


punto se expresan,.usando (2’30.) (2 .3 2 ), com o. . .7"'7 "' 7

Su = N f S u i .+ N f S u 2
dNf dNf (2.33)
ó£ = 6u\ + —t *- Suo
dx dx

La expresión^de los trabajos .virtuales se esrdTbe-ahora'paraToda'la-bárra-


sustituyéndo las ecs.(2.29)-(2.33) en (2.4)

[ ‘ [ dXf dNf dNf dNf


( £ .4 ) ~ «1 + «2 dx —
J 0 [ - ¿ r ÍU1 + n r Suí dx dx

rl
— / [.Y?íuj + N f S u 2] b dx = S u \ R i + Su2 P (2.34)
JO

La ecuación anterior conduce, tras operar .cuidadosam ente, a la exp resión


m atrida! siguiente

dN? dNf ^ dNf 1 \


^ ( £ 4 ) ^ 1 A r .,1 _

(2 .3 5 )
L _ - M ) • W
Para efectuar las integrales anteriores h ay qué advertir que

A? = ATf)

Nf
II

Jl

dNf 0 < x < l (2 .3 6 )


II

dx dx
dNf dN
dx dx
v_
Por consiguiente, utilizando (2.36) puede obtenerse
ELEMENTOS FINITOS DE BARRA 39

í l d N l dN $ _ t t(l) d N ¡l) d N
(2.37)
Jo dx . dx . dX Jq dx dx
dx — — r

S ustituyendo (2.37) en el P T V (2.34) se obtiene de nuevo la ecuación


m ^iricial (2.25), obtenida ames como su m a _de'._ias
contribuciones elementales y ahora de forma directa. A p a rtir de este
m om ento el proceso de solución es idéntico al descrito entre (2.25)-(2.27) y no
lo repetirem os aquí. Creemos que con la exposición de los dos procedim ientos
se h a b rá n podido apreciar las pequeñas diferencias de m atiz en tré am bos.
A continuación repetiremos el mismo ejemplo utilizando u na media de dos
elem entos.

2.5 B A R R A D E S E C C IO N C O N S T A N T E . D I S C R E T I Z A C I O N
E N D O S E L E M E N T O S 1L IN E A L E S

D iscretizarem os ahora la m isma b arra del ejemplo an terio r en dos


elem entos lineal escom o sé m uestra en la F igura 2.4, donde tam bién se puede
apreciar la diferenda entre funciones de fqnna locales y globales.
O btendrem os en prim er lugar las ecuaciones de la discretización a p a rtir
de las funciones de forma locales para cada elemento.
Los desplazamientos en el interior de cada elemento se aproxim an por:

E le m e n to 1 E le m e n to 2

u(x) = .Vl<l|(r)u,11) + A'í1)(i)u <


, 11 | u (i) = A f> (í)u<5> + ATj” (¿)t4n (2.3S)
40 C á lc u lo d e e s tr u c tu r a s p o r el m é to d o d e e le m e n to s fin ito s

Funciones de forma locales Funciones de forma globales

Figura 2.4 Barra de sección constante. Discretización en dos elementos de


dos nodos.

E le m e n to 1 E le m e n t o 2

Las fu n cio n es de form a y sus denyadM json ahora

d N ¡ l) 1 ,<’> - x dA 'p5 1
N™ = tff2> =
/(i) dx flU /(3) ’ dx /(2) (2.39)
J,v<‘> 1 M n 1
V

* - 4 x> =
II

/(o dx /(»> /(3) ’ dx /(2)

La d efo rm a ció n a x ia l en u n p u n to cualquiera de cad a elem en to es

(2)
* du _ d tf div<2), ( 2 .4 0 )
- % - ^ » í 0 + dx
ELEMENTOS FINITOS DE BARRA 41

■La e x p r e sió n m a rricial d e eq u ilib r io se o b tie n e a p artir <~>I P T V de m anera


id é n tic a a co m o se h izo en la s e c s .(2 .Í 2 )- ( 2 .2 0 ) para ei casó l e un solo
e le m e n to . A sí. p u es, p u ed e e n c o n tr a r se fá cilm en te _

q (D = K (l>a (t) - f«> ; q<2> = K<2V 2> - f<2> (2.41a)


donde


son, re sp e ctiv am e n te,i^ m a trice s de rigidez , los vectores de fuerzas nodales
equivalentes, los vectores de fuerzas nodales de equilibrio y los vectores de
desplazam ientos nodales de. los elementos 1 y 2.
P a ra calcular las integrales que aparecen en las expresiones anteriores
conviene tener en cuenta las equivalencias entre la definición local y global
de las variables que se h a resum ido en la Tabla 2.2.
Sustituyendo las_ecs1(2.39)...en.(2.41) y utilizando la Tabla 2.2, es fácil
obtener, si las propiedades del elemento y la carga repartida son constantes
dentro d e‘cada elemento,
0

(2.42)
42 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

nodos coordenadas d esp lazam iento


Elementos
local global local global local global

1 1 *P> X\ uí» «i
1
2 2 *2 u<‘> u2

1 2 X 2 «í2> u 2
2
2 3 * ?• X3 «p> u3

Tabla 2.2 Parámetros locales y globales en el ejemplo de la Figura 2.4.

La expresión (2.24) del equilibrio de fuerzas nodales s e e s c r ib e ah o ra en


form a desarrollada como (ver F igura 2.4)

Nodo 1 : •= Ri
Nodo 2 : + .v f 2) = 0 (2.43)

Nodo 3 : * f> ' = p

Finalm ente, sustituyendo (2.41) en (2.43),. y u n a vez o rd e n a d a é s ta


adecuadam ente, se puede escribir en form a m a rric ial

(W * - ( W 0
-(£*)<'> [( ¥ ) M + ( ¥ ) P>1 (£!)< » (2.44a)
o

Ka = i (2:446)

Dé (2.42) y (2.44) se deduce que la m a triz de gigidez g lo b al K_ puede


obtenerse calculando prim eram ente la de c a d a .elem ento p o r se p arad o como

rA
A*11> a-(c)
A 12
k W = dx =
K (') K (e)
a 21 a 22
ELEMENTOS FINITOS DE BARRA 43

(2.45)

y ensamblando seguidamente las matrices individuales de todos los elementos


siguiendo precisam eiítelasm ism as reglas del Capítulo 1 para las estructuras
de barras.................. "" ~
El mismo proceso es aplicable‘_al vector de fuerzas nodales equivalentes.
Por ta n to ,.si sobre los elementosjactuan fuerzas uniformemente repartidas,
el ensam blaje del vector f de (2.446) puede efectuarse a p artir del vector de
fuerzas nodales'equivalentes de los diferentes elementos dado por

Sustituyendo en (2.44a) ^ ^ = (^ 4 ) ^ ^ y resolviendo el


sistem a se encuentra

„ I 36/\
-1 = 0 j “2 = ^ ^ + T j
(2.47)
“ 3 = 2J A (2P + Í,) 1 R l = ~<-P + bl)

La deformación y el esfuerzo axil en el interior de cada elemento se


obtienen de las ecs.(2.40) por

Elem ento 1 E lem e n to 2

t (.) = f * í ) ( , , = j i = £ ± 5 í e(2) - (¿lY' _ ^ -« 2 _ _L (E+ p\


\a x ; EA \d x ) im
- E A \4
bl . _
at<» = ( z :a )!1V » = p +^ A'W = (EA)™e™ = - + P
4 (2.4S)

E n la Figura 2.3 se ha representado ia variación dei desplazamiento


u y del esfuerzo axil en cada elemento. Obsérvese que de nuevo, por
las mismas razones aducidas en el ejemplo anterior, los desplazamientos
nodales coinciden con los valores exactos. Asimismo se puede observar la
mejor aproximación del campo de desplazamientos a lo largo de la barra.
Por p tra parte, vemos que m ejora también la aproximación del esfuerzo
axil, aunque el error cometido es aún im portante y su disminución éxigiria
una discretización más tupida. De ello se deduce u na conclusión general
■f
■-V
C álculo de estructuras por el método de elementos finitos

de g ran in terés p ráctico : ¡os. errores en la aproximación de los campos


de deformaciones y tensiones son siempre mayores que el error_ erTfJós
desplazamientos. E s ta afirm ación tiene u n a explicación in tu itiv a, y a que al
o b te n e rse las defo rm acio n es y tensiones a p a r tir de las derivadas del cam p o de
d esp lazam ien to s (ap ro x im ad o ), es lógico que el e rro r en aquéllas seá'm 'ayor.
„ V am os a h o ra , sim ilarm en te a como hicim os en el a p a rta d o «interior, a
re p e tir el p ro b le m a utilizan d o - el •concepto- de cam po de desp lazam ien to s y
funciones de fo rm a globales (ver F ig u ra 2.4).
A l te n e r 2 elem en to s, p .= 3. en la ec.(2.6) y el d esplazam iento axial p u ede
ex p re sa rse com o - ---------- — ............. .......

u (x ) = iV f(x )Ul + N $ ( x ) u 2 + A ^ ( x ) u 3 v (2.49)

y la d efo rm ació n axial en cualquier p u n to de la b a rra se ob tien e p o r

du dN? dN? dN?


(2.50)
£ = n ” • ¿ r “1 + - s r U2 + - í t ui

L a ec.(2 .2 ) del P T V se puede escrib ir a h o ra en fo rm a d isc re tiz a d a


u tiliz a n d o (2.49) y (2.50) com o

-l, d N { d N 09 dN9 , dN? dN? dN?


J 0
dx d x Su2 + ~dÍ~Su z^ E A ^ ~ d x ~ Ul + ~ d x U2 + ~ d I ~ U^ d x

— í ( N ? S u i + N ? S u 2 + N ?6u$) b d x = 6 u i R \ + 6u%P {2.51)


JO

q u e c o n d u c e , tr a s o p e ra r, a la expresión m a tric ia l siguiente

r dN ? dN? dN? dN? dN? dN? 1


( r, dx dx dx dx \
dN ? dN? dN? dN? dN? dN? (.E A ) dx
f
Jo
Ju dx dx dx dx dx dx
V dN ?
- dx
dN?
dx
dN ? dN? dN? dN?
d x -lT - /

,i ( N } (-.* i)
/ l N! } b dx = ( 0 } (2.52)
J° U íJ
-f.
S im ila rm e n te al caso d e u n solo elem en to , p a r a efe c tu a r las in te g ra le s
a n te rio r e s h a y q u e te n e r e n c u e n ta la c o rre sp o n d e n c ia e n tre la definición í
g lo b a l y lo c a l d e las v a ria b le s. P a ra ello es m u y ú til la T a b la 2.2 y la F ig u ra íb
2.4. D e e s ta ú ltim a se d e d u c e n las relaciones sig uientes: ñ
ELEMENTOS FINITOS DE BARRA 4<

_ .yíD o
*■V1
V* -
dyf ¿ v ;0 o
dx dx
Ni _- -*2
v (1)
l_
< x < (2.53)
dXj o
dx dx
= 0

U sando dichas relaciones se pueden calcular las integrales de la ec.(2.52).


Se deja_como ejercicio~pará el lector la comprobación de que tras operar se
llega a u n a ecuación m atricial final idéntica a la (2.44). obtenida como suma
de las aportaciones individuales de cada elemento.
Se p uede apreciar, a p a rtir de las diferenciiys entre los dos procedimientos
descritos phtpnpr em briones d e .la discretización^jque.la-utilización
de lató expresiones globales de las funciones de forma es menos sistem ática
y exige cálculos más cuidadosos que si se procede Idealmente elementcTpor
elemento! E stás diferencias, fácilmente apreciables en estos sencillos ejemplos
u n id im ensionales, son m ucho m ás im portantes al aum entar el húm ero de
elem entos, lo que justifica q ü é'la utilización de las funciones de form a globales
este d w c a rta d a en la práctica.

2 .6 G E N E R A L I Z A C I O N D E L A S O L U C IO N CON V A R IO S
ELEM EN TO S DE DOS NODOS

E l jjro c e so de solución explicado en los apartados anteriores puede


g eneralizarse fácilm en te para, el caso~de qüe se utilice u n a discretización con
n elejñéntós.de dos nodos. L a m atriz de rigidez y el vector de fuerzas de cada
elem ento se obtienen por

JjVfe) JjY¡e) '


dx dx dx
rfiV,(c) ¿iV,(e)
dx dx ' -

&
b& dx (2.54)

que, tra s s u s titu ir las expresiones de las funciones de form a,


46 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

4 -* d N ¡e) 1
; 4 c) =
/(«) 1 dx " 7<0 (2.55)
(e)
x —x\ . ^ 1
A f> =
/(«) ’ dx " /(«)

se convierte (paxajiropiedades geométricas, mecánicas y de carga constantes)


en

(2-56)
( ¥ ) w 1-í -1]
El proceso de ensam blaje conduce, tras operar, a la ecuación m a trid a l

donde K es función únicam ente de la longitud, m ódulo de elasticidad y jiren


de la sección transversad de los diferentes elementos individuales, y f jie l valor
de_la.iuerza x e p a rtid a .3 ^ actuan d o sobre cad a elem ento,, de su longitu d y
de las fuerzas puntuales P, que actúen en los diversos nodoa.de la m alla. .
Dichas fuerzas pueden ser' reaccioñés incógnitas que deberán calcularse
en el proceso de solución de (2.57), sigtiiendo procedim ientos generales de
cálculo m atricial de estructuras de barras [L3], [T9].

♦ E jem p lo 2 .1 Analizar ¡a barra de sección variable de la Figura S.5 con tres


mallas de uno, dos y tres elementos de barra de dos nodos.

-Solución

La variación de la sección viéne definida por la función A = A ae~* donde


A 0 es el área de la sección en el empotramiento y / la longitud de la barra.
La barra está sometida a una fuerza puntual F actuando en el extremo libre.
La solución exacta de este sencillo problema se obtiene por
ELEM ENTOS FINITOS DE BARRA 47

F F
a
A EAe
ef

»(/) = J 'a , = = -g tf-i) = i-n828^-


Ri = - F
Para la solución por elementos finitos tenemos, dos alternativas: utilizar la
expresión exacta de la variación de la sección transversal, o bien hacer la
hipótesis de que dentro de cada elemento el área de la sección transversal es
constante^ Escogeremos aquí la segunda opción, pues simplifica el cálculo
de las integrales del elemento y conduce a una aproximación razonable como
veremos seguidamente. No obstante, la sencilla variación de la sección
transversal permitiría hacer uso del primer procedimiento sin ninguna
dificultad, lo que se deja como ejercicio para el lector.

Figura 2.5 Barra de sección variable. Discretizáción en dos elementos


de dos nodos.

S o lu ció n con u n e le m e n to

Al ser la sección transversal constante podemos hacer uso de la ec.(2.56)


para el cálculo directo de la matriz de rigidez del elemento. Así,

K« = .-V» [_} -}] = ^ 0.60653 [ _ | -}]


Por otra parte, al no haber cargas en el interior del elemento la ecuación de
equilibrio del elemento se escribe, a partir de (2.57), como

tti= 0
J3 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

y resolviendo se obtiene

“2 = o !60653 = L6 4 8 7 e á 0 ' R \ = ~F

El porcentaje de error con respecto a la solución exacta es del 4.21%, lo cual


no es un error apreciable teniendo en cuenta la simplicidad de la malla.

Solución con dos ele m e n to s.......


Las ecuaciones de equilibrio para cada elemento (Figura 2.5) se obtienen
similarmente a como se hizo en el ejemplo del A partado 2.5.

Elemento 1

, 5576 ( ^ - ) { - } - { $ }

Elemento 2

. ¡] ! ; ; } - { $ }
Procediendo al ensamblaje en la forma general, se obtiene

EA 1.5576 -1 .5 5 7 6 0 Ul Ri til = 0 ■i
—y 2- - 1 .5 5 7 6 2.5023 -0 .9 4 4 7 «2 0
1 0 -0 .9 4 4 7 0.9447 «3 F

que tras resolver el sistema proporciona


tí3 = 1.7005 ^ (Error =1.04% )
u2 = 0.377541 u3
Rx = -F

M alla de tre s elem entos

El proceso es idéntico al de la malla de dos elementos. Las ecuaciones de


equilibrio para cada elemento (Figura 2.5) se escriben como

Elem ento 1

2.5394

Elem ento 2
' ELEM EN T O S F IN IT O S D E *B A R R A ■19

Elemento 3

-I] ( ; } - { S )

Sustituyendo ordenadamente los términos de las matrices anteriores en la


ecuación de equilibrio global (2.57)/se obtiene "

2.5394 -2.5394 0 0 «1) « i=0


EAC -2.5394 4.3590 -1.8196, 0 i Rl
“3 \ - < 0 1
l 0 -1.8196 3.1234 -1.3038 «3 |
0 0 -1.3038 1.3038 J
tl4
0
l F

y resolviendo

u4 = 1.71036 ^ (Error = 0.459%)


• u3 = 0.55156 u4
u2 = 0.230211 u4
Rx = -F

Una vez obtenidos los desplazamientos pueden calcularse las deformaciones


y tensiones en cualquier punto de la bárra. Así, en el punto central de la
malla de tres elementos

“ a = N ¡ 2)( x W = y ^ ) u (t 2 ) + tf< 2 ) (x < 2> = u (j 2 ) =

= —Q.24024«4 + -0,55156u4 = 0.3909u4


:%. 2 ’•*: \ •

(Valor exacto. = 0.3754 Error : 3.54%).

r(*>, ‘
f = (™ Z L \ um + (M£l) um =
A \ dx 1 ' dx JgW -ilf. 2

= ( - y 0.2302 + y 0.5516) u4 = 0.9642 y

<rA = EeA = 0.9642 y u4 (Valor exacto: 0.9595 . Error: 0.49%)

En la Figura 2.6 se muestra la convergencia de la solución del desplazamiento


en el extremo libre- con el número de elementos. Vemos que la sencilla
aproximación de sección constante en cada elemento conduce a errores
menores de 1%para mallas de más de dos elementos.
50 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

Figura 2.6 Barra de sección variable. Convergencia del desplazamiento en


el extremo con 3 mallas de 1, 2, y 3 elementos de dos nodos.

2 .7 E X T R A P O L A C IO N D E L A S O L U C I O N A P A R T I R D E L O S
RESULTADOS D E DOS M ALLAS

Desarrollando en serie.de Taylor el desplazam iento en las proxim idades


de un nodo i se tiene V

•a2,
(2.58)

Si las fundones de form a Ar,(x) son polinom ios de g rado p es evidente


que sólo podrem os aproxim ar el desarrollo an terio r h a s ta el térm in o p-ésim o,.
puesto que las derivadas de orden p + 1 , p + 2 ,e t c ., son nulas. Se dice entonces
que el error com etido en la aproxim ación es del orden del p rim e r té rm jn o jp ie
se déspiccia en el desarrollo, es decir

error = «exacto - “ aprox. = 0 ( x - ~ 0 ( l p+1) { (2.59)

donde O se lee como “del orden de" y / es la long itu d del elem ento.
P o r consiguiente, a p a rtir de dos ^soluciones u 1 y u 2 o b te n id a s con dos
m allas, una de tam año d veces m enor q ue la o tra , se tiene

“ ex acta “ ~ 0 ( / p+ ^)
(2.60)
“ ex acta —“ * =
ELEMENTOS FINITOS DE BARRA . 51

De las dos ecuaciones se puede despejar el valor aproxim ado de ^ ex acta


a p a rtir de las soluciones u* y como

(<¿P+1) U 2 _ U 1
(2.61)

E ste m étodo de extrapolación se conoce con el nom bre de extrapolación


de Richardson [R2].
E n el ejemplo del apartado anterior (p '= 1); se obtiene p a ra el valor del
desplazam iento en el extremo libre:

1. Solución estim ada a p artir de las mallas 1 y 2 (d = 2)

4tto — u i Fl
u = — =—----- = 1.7178 - - - ■ (Error: 0.03%, ver F ig u ra 2.6)
«i hj Ao

2. A p artir de las mallas 1 y 3 (<f = 3)

v = 9U2~ U1 = 1.71807 (Error: 0.012%)


8 IL-si.q

3. A p artir de las mallas 2 y 3 (d = 1.5)

u = U~ = 1.71825 (Error: 0.002%, ver F ig u ra 2.6)


(1.5)^ — 1 EA0

Vemos que la extrapolación de Puchardson proporciona un m étodo p ara


m ejorar la solución a p a rtir de los resultados obtenidos p a ra dos m allas con
el m ism o tipo de elemento. Este sencillo procedimiento es tam bién aplicable
a problem as en dos y tres dimensiones.

2.8 F O R M U L A C IO N M A T R IC IA L D E LAS E C U A C IO N E S
DEL ELEM EN TO
El m étodo que hemos seguido p ara obtener las expresiones de la m atriz de
rigidez y el vector de fuerzas nodales equivalentes ce la b a rra en i*‘»s ap artad o s
anteriores es muy útil p ara explicar los conceptos básicos de discretización
a nivel prelim inar, pero poco práctico para el estudio de problem as más
complejos en donde interviene más de una variable de desplazam ientos
o deformaciones. .En todos estos casos és indispensable el uso de una
formulación m atricial que perm ita agrupar variables y operaciones de form a
com pacta. Adicionalm ente, la formulación m atricial perm ite d esarro llar una
metodología de cálculo m uy .sistem ática que se repite invariablem ente p ara
Cálculo Je est.-uxuras p^r ,¿i método de elementos tir.itos

to d o s los pro b lem as de análisis de estru ctu ras p o r elem entos finitos, como
te n d re m o s la o p o rtu n id a d de com probar a lo largo del libro. P resentarem os
se g u id am en te las ideas fundam entales en las que se basa dicha formulación:
E n a p a rta d o s anteriores hemos considerado m ás didáctico distinguir
siem p re con el índice e todas las variables asociadas a un elem ento aislado.

N o obstante, -puesto que generalm ente todas las expresiones que


utilizarem os se referirán a un solo elemento, prescindiremos de aquí en
adelánte, para m ayor sim plicidad, de distinguir coñ el índice “e 7* á las
variables asociadas con un elemento, m anteniéndolo solam ente en algunas
variables m u y significa.tiv.as, , tales como las dim ensiones del elem ento
(l(e\ A ^e) y ); los vectores de desplazamientos, coordenadas y fuerzas
nodales y f^c)); la m atriz de rigidez del elemento K.(e\ y alguna
otra variable elem ental relevante. Tordas las demás variables y vectores
deberán tam bién interpretarse, a m enos que se indique lo contrario, comó
p erten ecien tes a un solo elemento aislado.

2 .8 . 1 M a t r i z d e fu n c io n e s d e f o r m a
C o n sid erem o s u n elemento_de dos nodps perteneciente a u n a b a r r a que
t r a b a j a a esfuerzo axil, sim ilar a uno cualquiera de los considerados en los
a p a r ta d o s a n terio res. D entro del elem ento el desplazam iento u se expresa,
ta l y com o y a hem os visto, por

u = N \ u i + N.2“
2 U2
2 rx |I / (2-62)

L a e x p re sió n an te rio r puede escribirse en./form a m atricial com o

u = M = ' (A Y .A y { “ » ) = N .W (2.63)

donde l l'- l liU

N = [JVi,JV2] ; a (e) = { “ * } (2.64)

so n la m a tr iz de fu n c io n e s de fo rm a y el vector ^ ^ d e s p la z a m ie n to s nodales
d el ele m e n to , resp e ctiv am e n te. E sle ú ltim o vector y a h a b ía ap arecid o con
a n te rio rid a d . [O bsérvese que, de acuerdo con el nuevo criterio ad o p tad o ,
h em o s p re sc in d id o en (2.62)-(2.69) del índice e que h a s ta a h ó ra c a racteriza b a
las fu n cio n es d e fo rm a y lo s desplazam ientos nodales del elem ento].
ELEMENTOS FINITOS DE BARRA 53

2 .8.2 M a triz d e d e fo rm a c ió n
El vector de deformaciones se puede escribir como

dx 1 dx 1 dx ' d x .

donde
B = ,- *v r £VJ, ( 2 . 66 )
dx ’ dx J

es la m atriz de deformación del elemento.

2 .8 .3 M a tr iz c o n s titu tiv a
El vector de tensiones se expresa por

<r = [N] = (E A ) c = [EA] e = D B a ^ (2.67)


^ = L ^ k *-
donde . I ^ I I I J J

D = [EM] (2 .68)

es la m atriz de propiedades mecánicas o matriz constitutiva.


En_ el problem a que consideramos e.a y D tienen una sola componente.
E n general, el vector <r tendrá t componentes y, por tanto, si n es el núm ero
de variables nodales y d los grados dé libertad de cada nodo, las dimensiones
de las m atrices y vectores que intervienen en la ecuación constitutiva son

D • B - a(c) \ (2.69)
t x í [f x (n x d)] [(n x d) x 1 ] \

2 .8 .4 E x p r e s ió n d el P r in c ip io d e los T ra b a jo s V ir tu a le s
E l P T V p a ra un elemento aislado se escribe en form a m atricial como
e s c ita c s c ti- ^
I [ SeTtr dx = í dx + [ í a ^ ] T (2.70)

u
E l ca rácter unidim ensional del problem a que consideram os puede quizás
oscurecer las razones de la utilización de la trasp u e sta de vectores en la
expresión anterior. E sto es absolutam ente necesario ya que los integrandos
de (2.70) son escalares (tra b a jo p o r unidad de área) que se obtienen como
54 Cálculo de estructuras por ei método de elementos finitos

producto de un vector fila por otro columna. Así, si e es un escalar, puede


escribirse

(h
bo
e = ' aibi + . . . + anbn [a1 , a 2, . . . , a n] ar •b (2.71)

. bn ,

N aturalm ente, cuando los vectores a y b (en nuestro caso £ y <r) tienen
una sola componente, el producto de vectores expresado por (2.71) se reduce
al de dos números. No obstante, en todos los demás problemas que se
tra ta rá n en el libro, los vectores e y a contienen varias componentes y el
P T V se expresará siempre m atricialm ente por la ec.(2.70).

2.S.5 M a tr iz de rig id e z y v e c to r de fu e rz a s n o d a le s e q u iv a le n te s
De (2.62) y (2.69) se deduce

[óujr = íoa'*']r N r
(2.72)
[ í e f = [ía (e))T B T

Por consiguiente, sustituyendo (2.65), (2.67) y (2.72) en la. expresión de


lo? trabajos virtuales del elemento se obtiene

1---' ^ T
/ J !¿a(t)|T B r D B dx - j ) [ía M f N r b d i = (2.73)

L ( ^ .. _
donde b = {6} es el .vector de fuerzas, repartidas-actuando en el elemento.
Sacando facior com ún el vector de desplazam ientos virtuales se obtiene J

| [¿*{S)}T [( [ , , B r D B d r ) a í c) - %N r b dx - q (e)] = 0 (2.74)

Como, el cum plim iento de la ecuación anterior p a ra cualquier desplazam iento


virtual arb itrario obliga a que el corchete que m ultiplica a [5a(c)] sea nulo,
se obtiene el siguiente sistem a de ecuaciones algebraicas_.de .equilibrio, del.
elemento
Ot r -^uüLT v
' B r D B dx) a(c) - i N r b dx = q(‘) (2.75) If
W ' Jll‘) v :\o n
ELEMENTOS FINITOS DE BARRA 55

r 'L c-b ^ b-b-Sj

/
- fM = q(e)

donde

xc j pccu>7ijiicü»Cj ícL m atriz a c rigiucz j ci vector uc n ic rz a s nou&ics


equivalentes debido a cargas repartidas del elemento, que se o b tien en a p a rtir
de las m atrices ¡dé'funciones de forma, de deformación y c o n stitu tiv a de cad a
elem ento. ............ '
Hay que destacar.aue.el proceso anterior de obtención de la m atriz
y el. v e c to r ,f if i ..es totalmente-.general. A lo largo del lib ro utilizarem os
rep etid am ente las expresiones (2.76) particularizadas p a ra c a d a tip o de
elem ento y e stru c tu ra estudiada.
La fo rm a explícita de y f(c) p a ra el elemento de b a rra d e dos nodos
puede encontrarse de nuevo sin m ás que su stituir en (2.76) las m atrices
adecuadas. Así. en este caso,

N = !N i : N 5¡ = [ty .A M = [ ^ i r - ^ f 1]
(2.77)
* - - (£ .£ ] = h fc M •

D = [E Á \ y b = {b}

y su stitu y endo en (2.76)

(2.78)

* . • i f e } <JT* • * F {!}
expresiones .q ue,...obviam ente, coinciden con las (2.56) d ed u c id a s p o r
procedim ientos no m a tric iaies.
56 Cálculo u¿ estructuras por el méiodo de elementos finitos

F in alm en te apuntarem os que la obtención de la m atriz de rigidez y el


v ecto r de fuerzas nodales .equivalentes suele Hacerse en la p ráctica a p a rtir
de las subm atrices y subvectores correspondientes.
L a fo rm a de operar es muy sencilla si se desarrollan las ecs.(2.76) como

B fD B i B [D B 2
dx
kW = L { bÍ } did‘’bj
.B J D B j BJDBj .
(2.79)

dx

D e (2.79) puede definirse la m atriz que relaciona los nodos i y j del


elem en to com o - \ .

= L \BT D B j dx ; .-.i = 1 , 2 (2.80)


d .d Jl{ ) (a x t) (t x t ) (t x d)

y el v ecto r de fuerzas nodales equivalentes del nodo i del elemento como

f¡e) = f Nf b dx i = 1,2 '■(2.81)


(d x 1 ) Jl{e) (d x d) ( d x 1 )

P a r a el caso p articu la r del elemento de dos nodos (d = .t = 1) se tiene

dNi . .
K« - h , f EA i t * =
(2.82)

f í e^ = f N{b dx = M (c)
1 Jli') 2

a p a r tir d e las que pueden obtenerse las expresi.ones-de-ícQ y f(e) dg^2.78).


T o d ó ’éste iplanteam iento puede resultar de poca relevancia p a ra el caso
del elem ento dé b a rra de dos nodos, puesto que las operaciones a efectuar
son, de cu alq u ier m anéra, m uy sencillas. No obstante, esta técnica de
o b te n e r las m atrices y vectores del elemento es la más indicada en la
p rá c tic a , obten ién d o se u na gran econom ía en el núm ero de operaciones y en la
o rg an izació n general del cálculo. A lo largo del libro tendrem os o p o rtu n id ad
d e co m p ro b a rlo en num erosas ocasiones.
2.9 R E S U M E N . D E L A S E T A P A S D E L A N A L I S I S D E U N A E S ­
T R U C T U R A P O R EL M E T O D O D E LOS E L E M E N T O S F I­
N IT O S

Resum irem os las etap a s esenciales que deben seguirse en el an álisis de


u n a escru ctu ra p o r el m étodo de los elem entos finitos haciendo referen cia a
las expresiones m atriciales o b te n id as en el a p a rta d o anterior:

. l Q D ividir la e s tru c tu ra en u n a m alla de elem entos finitps. .


27^ P a ra ca d a elem ento calcular la m a triz de rigidez y el v ector de fuerzas
nodales equivalentes. P a r a el p ro b lem a de la b a r r a a tracción:

= / B t D B dx
7/(0

f(c> = f N r b dx = ^ N fb d x (2.33)
7/(0
(3 E n sam b lar las m atrices de rigidez y los vectores de fuerzas n o d ales
equivalentes de los distintos elem entos en la m a triz de rigidez y el v ecto r
de fuerzas de to d a la e s tru c tu ra , respectivam ente:

Ka = f

K = IE K ( e) . f= IE f<c)
e ' e ----- >

donde el símbolo IE indica ensamblaje de las diversas matrices y


e
vectores elementales.
4./ U n a vez im p u estas las condiciones de contorno, calcu lar ios d esp laza-
■" m ien to s nodales resolviendo el sistem a de ecuaciones de la d isc re tiz a-
ción. E n los nodos con m ovim ientos p resc rito s calcu lar las reaccio n es
correspondientes:

a = K _1f (2.85)

%J!>3 C alcu lar p a ra c a d a elem ento o tra s m agnitüdéé"Tíe in te rés, ta les com o
deform aciones, tensiones o esfuerzos:

£= B a ; <r = D B a (2.86)

E n capítulos posterio res se d e ta lla rá la o b te n ció n de las m a tric e s y


vectores que interv ien en en c a d a u n a de las e ta p a s an terio res p a r a d iferen tes
tipologías estru c tu rale s.
C a p ítu lo 3

ELEMENTOS DE BARRA MAS


AVANZADOS Y CONDICIONES
PARA CONVERGENCIA
DE LA SOLUCION

3.1 IN T R O D U C C IO N

El sencillo problem a de m odelar el com portamiento de u n a b a rra b ajo


fuerzas axiles m ediante elementos unidimensionales de dos nodos estudiado
en el capítulo anterior es sum am ente instructivo porque, en esencia, resum e
las etap as básicas a seguir en el análisis de toda estructura por el m étodo de
los elementos finitos. Quedan no obstante en el aire una serie de cuestiones
tales come: ¿Es factible la utilización de elementos unidim ensionales con
funciones de form a de m ayor grado? ¿Cuáles son las ventajas de estos
elementos con respecto a la utilización del sencillo elemento de dos nodos
estudiado en el capítulo anterior? ¿Es posible garantizar que refinando
progresivam ente la malla, la solución converja al valor exacto? o ¿Qué
factores afectan al error de la solución ? Estas y otras preguntas similares-
surgirán de form a casi inm ediata al lector que se inicia en !a utilización del
m étodo de elementos finitos. E n este capítulo abordarem os dichas cuestiones
aunque, como veremos, no existen respuestas definitivas p a ja algunas de
ellas y tendrem os que lipritam os a ofrecer criterios orientativos que faciliten
la utilización p ráctica del m étodo. De nuevo p ara m ayor sencillez nos
referiremos siem pre que sea posible al problem a de la b a rra b ajo fuerzas
axiles que perm itirá presentar de forma clara conclusiones de validez general
p ara otros casos m ás complejos.
La organización del capítulo esquem áticam ente es la siguiente: En prim er
lugar, se presenta la obtención general de funciones de form a de los elem entos
unidim ensionales válidos p a ra el problem a de la b a rra a tracción. D ichas
funciones de form a serán de gran utilidad p ara obtener las de elem entos m ás
complejos en dos y tres dimensiones. A continuación se tra ta n los conceptos
de elem ento isoparam étrico e integración num érica, am bos esenciales p a ra el
desarrollo de elem entos finitos de órdenes superiores. F inalm en te se estudian
los requisitos p a ra la convergencia de la solución y los tipos d e errores m ás
usuales que afectan a la misma.
•SO Cálculo Je estructuras por el método de elementos finitos

3 .2 E L E M E N T O S U N ID IM E N S IO N A L E S DE CLASE C 0.
E L E M E N T O S L A G R A N G IA N O S

En el capítulo precedente hemos introducido los conceptos básicos


del m étodo de los elementos finitos, utilizando sencillos elem entos
unidim ensionales, de dos nodos. Las funciones de form a de dichos elem entos
eran, como vimos, polinomios de prim er grado. Evidentem ente, ,dicha
interpolación ftailinómica garantiza que el desplazam iento, axial es continuo.
d entró_del elem ento, y entré elementos. Los .elementos q u e . satisfacen-
dichos requisitos de continuidad se denom inan de. clase C0. A dicionalm ente
podríam os exigir que el elemento _tuviera tam bién continua..Ja p rim e ra
derivada del desplazam iento axial, en cuyo caso lo denom inaríam os de clase
C i- E n 'g e n e ra l, se di ce., que un.elem ento_es_de-clase-Cm si su cam p o de
desplazam ientos tiene continuas las m prim eras ..derivadas. E n el A p arta d o
3.8 volveremos a tra ta r este tema. Evidentem ente pueden existir elem entos
unidim ensionales de clase CQ basados en polinomios de diferente grado. E n
este a p a rta d o estudiarem os la técnica general de obtención de las funciones
de form a de dichos elementos. Las ideas aquí presentadas serán m uy útiles
m ás ta rd e al estu d ia r elementos bidimensionales en el C apítulo o.
E n un elem ento unidimensional', la aproxim ación polinóm ica de. u n a
variable u (x ) puede escribirse ei^form a general como.

u(x) = a 0 + oqx + a 2x2 H----- (3-1)


*
donde a 0, a i, etc.j són constantes.
T om ando u n polinom io de prim er grado, tal como hicimos en el A p arta d o
2.3, se tiene ............. .

tz(x) = a 0 + a i * (3:2)

P a r a ca lc u lar las dos constantes a 0 y orí necesitam os d p sco n d icio n es, lo


que im p lica n ecesariam ente que el elemento asociado al desarrollo (3.2) debe
ten er dos nodos (u n a condición p a ra cada nodo). AsiTpües, p a ra un elem ento
lineal de lo n g itu d . / ^ , con el nodo 1 en x = x i y el nodo 2 en x = x j (F ig u ra •
3.1), se tiene

ti(x i) = « i = oro + orixi


.u(x2) = U2 = ot0 + OriX2

donde u i y ,ti2, son los.valores del .desplazam iento axial en los nodos.
D espejando a 0 y oti y sustituyendo en (3.1)» se obtiene

u(x) = N i ( x ) Ul + N 2( x ) u 2 (3.4)
ELEMENTOS DE BARRA MAS AVANZADOS 61.

donde

(*2 - * )
1 iV2(x) = k j j l l (3.5)
Z(f)
expresión que naturalm ente coincide con la (2.1 2 ) del capítulo anterior.

geometría normalizada

Figura 3.1 Definición del sistema de Coordenadas natural Geometrías


real y normalizada del elementó.

P a ra evitar tener que_resolver un sistema de ecuaciones p ara obtener las


funciones de form a de elementos unidimensionales de clase C0 se p uede hacer
uso de las propiedades de los polinomios de Lagrange. Dichos polinomios
tom an un determ inado valor en un punto y cero en un conjunto de puntos
prefijados (R2J. Por consiguiente, normalizando dicho valor a la unidad y
haciendo coincidir los puntos con la posición de los nodos, las funciones de
form a coinciden precisam ente con los polinomios de Lagrange,_por lq jp ie a
estos elementos se les denom ina Lagrangianos.
La función de form a del nodo i. de un elemento Lagrangiano
unidim ensional de n nodos se obtiene directam ente p o r Isl expresión general

( x - x i ) ( x - x 2) (x - X j-l)(x - *1+1) ••♦(g - g|») (3.6a)


N i(x ) =
(l£ —Xl)(Xj —X2) * (X j - X „)

&
o, m ás sencillamente, por
62 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

Asi, por ejemplo, para un elemento de dos nodos se encuentra de nuevo

x —JO x2 - x
JVj =
X1 ~ ~2 /(<) (3.7)
n 2 = x ~ xl
x2 - x i /(‘)

P o r conveniencia introduciremos el sistem a de coordenadas natural o


normalizado basado en la variable £ que se define como (F igura 3.1)

í = ^ (3.8)

siendo x c la coordenada del centro del elemento, de m anera que


£ = —1 en el extremo izquierdo del elemento
£ = 0 en el punto central del elem ento
£ = 1 en el extremo derecho del elem ento

La ec.(3.8) transform a la geometría real del elemento en u n a geometría


normalizada en la que la longitud del elemento es 2. Podem os ah o ra expresar
las funciones de form a en esta nueva geom etría e independizar así la obtención
de las mismas de la geom etría real del elemento, lo cual es de gran interés
práctico. Por analogía con (3.5) la expresión general de N¡(£) puede escribirse
ahora como

a- -• tt ,• £ —£j \
j , i(w — xx v.v ~ j~ )

P or tan to, p ara un elemento Lagrangiano de dos nodos con ( j = - 1 y


£2 = + 1 , se deduce

£-£2
Arl = 5 (1 - 0
£1 - £2
(3.10)
£-£l
Ar2 =
£2 ~ £1
5(1+0

Es inm ediato ver que sustituyendo en (3.10) el valor de £ de (3.S) se.


recupera la expresión cartesiana de las funciones de form a (3.7). P a ra un
elemento cuadrático de tres nodos con £1 = —1 , £2 — 0, £3 = +1 (F ig u ra 3.2)
las funciones de form a se obtienen p o r -
ELEMENTOS DE BARRA MAS AVANZADOS 63

( É - É 2 X É ~ É 3)
*1 = 5 É (Í-1 ) '
(Él “ É2)(É1 “ £3)
2 (É -É 1X É -É 3) (3.11)
n =u ^
(É2 - Él)(É2 - £3)
(É -É lX É -fo )
*3 = 5 « i + {)
(É3 - É l X É 3' - É 2 )

Finalm ente, p ara un elemento cúbico de cuatro nodos 1 , 2, 3 y 4 con


Él = —1, & = —1/3, £3 = 1/3 y ¿4 = ‘l(F igura 3.2), las funciones de forma
son

(f-fs )(í-f» X < -Í4 ) 9


JV1 —
( Í 1 - Í 2X ÍI - (íM íl - Í 4 16 -b
27
— ( f - f l ) ( í - f 3 ) ( f —&)
/vr. _
/V2
t e - í i ) t e - e3) t e - í4 li1 b
(3.12)
« - t o c e -& )({ -{ < ) 27
n 3 =
,te - í;) te - í2 ) te - f 4 " Í 61 b
■Na =
K -flX í-te X f-ís )
(É4 - Él)(É4 - É2)(É4 - É3
JL
16 b
La expresión cartesiana de las funciones de forma anteriores se obtiene
inm ediatam ente haciendo uso de la transformación (3.8). No obstante, esta
operación no es necesaria y de hecho es de poco interés práctico.
Proponem os al lector que, haciendo uso de la ec.(3.9), obtenga por
sí m ism o la expresión de las funciones de forma de otros elementos
unidim ensionales Lagrangianos de órdenes superiores. Finalm ente,
señalam os que la obtención de las funciones de form a de elementos
unidim ensionales de clase C\ se estudiará en el Capítulo 4.

3.3 : F O R M U L A C IO N IS O P A R A M E T R IC A E IN T E G R A C IO N
N U M E R IC A

3.3.1 In tro d u c c ió n
U na vez estudiada J a obtención general de las funciones de form a de los
elementos unidim ensionales de clase C0 más usuales, es el m om ento oportuno
de in tro d u cir dos im portantes conceptos sin los cuales es prácticam ente
imposible que el m étodo de los elementos finitos se hubiese desarrollado hasta
los niveles en que hoy se encuentra.
El prim er concepto es el de formulación paramétrica. La idea es
interpolar la geom etría del elemento a p artir de las coordenadas de u n a serie
F ig u ra 3.2. Elementos unidimensionales cuadrático y cúbico de clase C0.

de p u n to s conocidos. D icha interpolación es esencial p a ra po d er e n c o n tra r


u n a re la c ió n g en eral en tre las coordenadas natu rales y las cartesianas.
E l se g u n d o concepto es el de integración num érica. E n la m ayor p a rte
d e los caso s p ráctico s él cálculo analítico de las integrales del elem ento es
in a b o rd a b le y la integración num érica es la única opción p a ra evaluarlas de
fo rm a p re c is a y sencilla.
S e g u id a m e n te desarrollarem os las técnicas anteriores en su aplicación a
ele m e n to s u n id im en sio n ales de clase C0. A dvertim os que sus v en ta ja s n o se
a p re c ia rá n to ta lm e n te h a s ta que no estudiem os problem as m ás com plicados
en los q u e in te rv e n g a n elem entos bi o tridim ensionales.
- ■■■/ ; •:«

3 .3 .2 C o n c e p to d e in terp olación p aram étrica ...


R e c o rd e m o s q ue p a r a u n elem ento de b a rra lineal de dos nodos el
d e sp la z a m ie n to a x ia l en u n p u n to del elem ento se expresa por

“ (í) = + ^2(í)“ 2 (3-13)


ELEMENTOS DE BARRA MAS AVANZADOS 65

Obsérvese que hemos adopeado la expresión normalizada de las funciones


de forma. Salvo en contadas excepciones ésta será la manera usual de
proceder a lo largo del libro.
Por otra parte, la deformación i se obtiene como

du dXM ) , AV2(í )
£ = — = ----:---- u i + — ----- u-2 (3.14)
dx .dx dx
Por tanto, para el cálculo de la deformación necesitamos conocer la
derivada de ¿Vj con respecto.a la coordenada cartesiana x. Este cálculo es
inm ediato si las funciones de forma se expresan en función de x. No.obstance,
como hemos indicado, en general esto no será así debido a la utilización del
sistem a de coordenadas naturales.
Así, pues, la evaluación de dichas derivadas implica las operaciones
siguientes:

d N ^ j) dN \(£) di = ± ( l z l \ ÉL = - 1 É Í
dx di dx .d i \ 2 ) dx 2 dx
dN 2( j) = dN 2(j) di ^ d / l + j \ di = 1 di
dx di dx di \ 2 / dx 2 dx

con lo que la expresión de la deformación (3.14) seescribe como

£ = - 5 (2 ?)ui + H £) “2 '■ (3-is)


P a ra com pletar el cálculo de s hay que evaluar lo que exige conocer
u n a relación explícita entre r y
TDichajrélación puede obtenerse mediante una interpolación param étrica
de la geom etría del elemento. Así, si se conocen las coordenadas i j , x 2, . .
x m de m puntes cualesquiera del elemento, se puede calcular la coordenada
de cualquier punto del mismo interpolando los valores de las coordenadas
conocidas. D icha interpolación puede escribirse en la forma

x = -/Vi(Ox l + H-------hiVm( í) x m (3.17)

Se deduce de (3.17) que N i ( i ) son funciones de interpolación de geometría


que satisfacen los mismos requisitos que las funciones de forma utilizadas para
in terp o lar el cam po de desplázamientos, es decir, N ¡ (i) debe tom ar el valor
u n id ad en el punto i y cero en el resto de los m — 1 puntos. P or tanto, las
funciones W,-(ó) se obtienen por (3.9) en base al núm ero de puntos escogido
p a ra la interpolación de la geom etría.
Obsérvese que (3.17) proporciona directam ente la relación entre las
coordenadas x y «f buscada. D icha ecuación puede tam bién interpretarse
66 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

com o la tran sfo rm ació n de coord en ad as £ —►x de m a n e ra q u e a c a d a p u n to


del e s p a d o norm alizado [-1 ,1 ] le c o rre sp o n d e o tro del e s p a d o c a rte sia n o
[X1 »X2Í- E s fu n d am e n tal que d icha tra n sfo rm a c ió n sea b iu n ív o c a , lo q u e en
g en e ral d ep en d e de la g eo m etría del elem ento. E n el C a p ítu lo 5 v olverem os
a t r a t a r este tem a.

— ¿ E je m p lo 3.1 Interpolación paramétrica de una función cúbica.


-Solución

Consideremos la fundón y = x 3 — 2x7 + 4 dibujada en la F igura 3.3. Dicha


función puede representar, por ejemplo, una viga curva o el contorno de un
elemento curvo. Supongamos que conocemos los valores de la fundón en
tres abasas x, = 0, xa = 1, x, = 2. Así

y{=i) = 4 ; i'(z.) = 2 ; y(xf) = 2


Vamos a interpolar dicha fundón partiendo de las coordenadas de dichos tres
puntos utilizando un elemento cuadrático de tres nodos. La relación entre
las coordenadas z, y con £ se expresa p ara ditho elemento por la ec.(3.17)
como ;

JL, 1 1
x = ^ W ( 0 = ¿ « i “ O** + í 1 ~ + = 1+ *
»==i

,3 1 j
y = ¿ 2 *v«-(í)w = 2Í(Í " 1)j'1 + C1 “ + 2Í(1 + - 1) + 2
«■=1
P ara obtener la expresión y = / ( z ) basta sustituir el valor de £ de la prim era
de estas dos ecuaciones en la segunda.
En la Figura 3.3 se muestra la función aproxim ada, observándose que tiene
un cierto error en reiadón a la fundón exacta. Por o tra p arte, dicho error
es mucho mayor fuera de! intervalo en el que hemos seleccionado los tres
puntos [G,2j.
Procedamos ahora a utilizar una aproxim adón cúbica a p artir de los valores
de las coordenadas conocidas de cuatro puntos Zj = 0, xa = 2 /3 , x a = 4 /3 ,
y z, = 2.0, con y ( r,) = 4, y(xa) = 74/27, y(xa) = 40/27 y y(x«) = 2,
respectivamente. P ara ello, tomamos un elemento cúbico de cu atro nodos
para el que puede escribirse

- 4 4
* = ! > '.( { ) * .' ; »■= 5 > ' í ( e ) K
•=1 .=1
donde las N; son las fundones de forma cúbicas de la ec. (3.12). Es fácil
comprobar que en este caso se obtiene, tra s operar

*= i+f ; y = (i + O3 - 2(1 + O2 - í 1 + 0 + 4
ELEMENTOS DE BARRA MAS AVANZADOS 67

Aproximación cúbica
§=-1
<• l yy=(1
= d+^É)’-2(1 +g)’-
- 0 + £) + ¿ (cxactr.'
F ig u ra 3.3 Ejemplo de interpolación p aram étrica de un polinom io
cúbico.

• Así, pues, como era de esperar, la aproximación cúbica escogida reproduce


ex actam ente la fundón original, siendo el error de aproxim ación nulo en
este caso.

De este ejemplo se deduce que a menos que utilicemos u n a aproxim ación


geom étrica correcta se producirán errores de aproximación de geom etría que
conviene evitar o, como mal menor, minimizar.
Vemos,, pues, que en un elemento hay que considerar dos clases de puntos.
Los que se utilizan para interpolar el campo de.desplazam ientos (nodos),
que definen las funciones de forma N¡, y los que se utilizan p a ra interpolar
la geom etría del elementó, que .definen las funciones de interpolación de
la geom etría Ñ{. Dichos puntos pueden ser o no coincidentes según las
características del problema. Es decir, geometrías complejas pueden requerir
utilizar polinomios de alto grado para aproxim arlas razonablem ente, m ientras
que en el caso de que~la "geometría sea sencilla, puede b a s ta r con una
sencilla in terpolación geométrica lineal, todo ello independientem ente de la
interpolációrfutilizada para los desplazamientos. -
Según lo anterior, si m es mayor que el núm ero de nodos del elem ento, las
funciones de geometría TV,- serán polinomios de mayor grado que las funciones
dé'form a N¡ utilizadas para interpolar los desplazam ientos, y la formulación
recibe entonces el nombre de auperparamétrica. SWrrncoincide con el núm ero
68 Cálculo ¿fe'jsiruciuras por el método de elementos finitos

•ie nodos ;Yt- = X¡ la formulación se denom ina isoparamétrica. En el caso de


que el núm ero de p untos de geom etría m sea m enor que el de nodos se :dice
que la form ulación es subparamétrica. I
En la p rác tica es usual utilizar la formulación isoparam étrica. No
o b stante, conviene tener claros los conceptos anteriores ya que en
d eterm inadas situaciones de geom etría excesivamente com pleja (o sencilla)
puede interesar hacer uso de las otras dos opciones.
La idea de in te rp o lar los desplazamientos y las coordenadas del elem ento
coii las mismas*funciones de form a es original de Taig~[Tl,2]; quien la utilizó
p a ra desarrollar elem entos cuadriláteros de cuatro nodos. P osteriorm ente,
Irons [12,3] extendió estas ideas p ara obtener elementos de órdenes superiores.
E n el A p artad o 5.8 se volverá a tra ta r am pliam ente este tem a.

3 .3 .3 F o rm u la c ió n iso p a ra m é tric a del elem en to d e b a r r a lineal


E xpresarem os la geom etría del elemento en función de las coordenadas*
de los dos nodos com o

X(Z) = ^ ¡(0 * 1 +..-^2(0*2 - (3-18)


donde N i y N 2 son precisam ente las mismas funciones de form a lineales
u tilizadas p a ra describir el campo de desplazamientos.
L a ec.(3.18) proporciona autom áticam ente como

dx dN i dN2 1 1 /(«)
X1 + ~x 2 — (3.19)
4Z d£ di z xi + r 2

con lo que

di
y dx /(e)
(3.20)

S u stitu y e n d o (3.20) en (3.15) se deduce

dN i 2 dlVj _J_
dx ~ /(«) dZ “ /(e)
(3.21)
d N 2 __ dN¿ _ J_
dx ~ /(«) dZ ~ /(«)

y, p o r consiguiente
e
1 1
(3.22)
/(«)’ /(<)

R e su lta d o que, p o r o tr a p arte , ya conocíamos. H ay que re sa lta r que


en este caso p a r tic u la r pueden obtenerse las ecs.(3.20) de u n a m a n era m ás
>i.\a .a v a n zado s 69

sencilla a p artir de (3.3). No obstante, hemos preferido seguir aquí un


procedimiento' más sistem ático que facilitará la comprensión del desarrollo
de elementos-isoparamétricos m ás complejos.
La m atriz de rigidez y el vector de fuerzas nodales equivalentes de la
ec.(2.76) se pueden expresar ahora en el sistema normalizado haciendo uso
de (3.20) como

T+ 1 T /(«)
K«> = j BT { E A ) B —
(3.23)
= í +l T í(e)
L Nb T
Si las propiedades del m aterial y la carga repartida son constantes en
to d o el elem ento las integrales anteriores son inm ediatas, obteniéndose las
expresiones (2.78) del capítulo anterior.

3 .3 .4 F o rm u la c ió n is o p a r a m é tr ic a d el e le m e n to d e b a r r a
c u a d r ó ,;ico
E stu d iarem os ahora el elemento de b arra de tres nodos de la Figura 3.2
con funciones de form a polinómicas de segundo grado. El desplazamiento
axial se expresa por

« = *v l ( 0 “ l + ^ 2 (0 “2 + X z (0 u2 t 3 -2 4 )

Lz^ ecuación de las funciones de form a A"i(£), A*2(^) v puede verse


en (3.11).
E n la form ulación isoparam étrica la coordenada z de un punto cualquiera
del elem ento se escribe como

* = A'i(í)*l + * 2 ( 0 * 2 + A j « ) x3 (3.25)

do n d e las funciones N¡ coinciden con las utilizadas en (3.24).


La deformación en un punto del elemento se obtiene por

du 4 , dN¡ r d N i d i d N 2 ¿ i dN ¡ d i í “> \
= B aW
£ — dx ~ j L d x U‘ i d i d x ’ d i dx ' d¡ d i | j
(3.26)
Por o tra parte, de (3.11) se deduce

W _ , I dN¿ _ nc . ^ 3 = , , I (3.27)
~df “ ? 2 ’ dt " ^ ’ di ^ 2
70 C álculo de e stru ctu ras p o r el m éto d o de elem entos finitos

con lo que la matriz de deformación B viene dada por

B - ( £ ) (3 -2 8 )

Para obtener ^ hacemos uso de (3.25). Derivando dicha expresión se


obtiene

CLU, dN i dN-i dN 3 1
- ¿ T x! + — x 2 -f
(3.29)
;(<) :
-Cx 2 + (Z + b X3 = — + f ( * 1 + X3 - 2xo)

y
d£ _ 2___________
(3.30)
dx ~ /(*) + (x! + x 3 - 2x2)

L a ec.(3.30) p ro p o rcio n a la relació n e n tre d x y d f en función d e la s


co o rd en a d a s de ios tre s nodos del elem ento. E s in te re sa n te a d v e rtir q u e
en el caso (p o r o tra p a r te u su al) de que el n o d o interm ed io e sté s itu a d o e n
el c e n tro del elem ento, se tiene

¿i _ 2_
dx /(c) (3-31)

y, p o r consiguiente

(3.32)

En este caso, la matriz de deformación B de (3.2S) es

® = [(í — 2^’ ~ ( 3. 33)

La expresión de B para una posición arbitraria dei nodo interm edio se


deduce sustituyendo (3.30) en (3.28)1
La matriz de rigidez y el vector de fuerzas nodales del elem ento se
obtienen haciendo uso del PT V de forma idéntica a lo explicado en el Capítulo
2 para el elemento de dos nodos. Así, puede encontrarse fácilmente que la
matriz de rigidez del elemento tiene de nuevo la forma general

K<*> = j B t (E A ) B dx (3.34)
ELEMENTOS DE BARRA MAS AVANZADOS. 71

Sustituyendo^ las expresiones de dx y B en función de la co o rd en ad a <£ se


obtiene (p a ra caso de que el nodo. 2 esté centrado en el elem ento)

/■ +1 2 í 2) y 2 1 1 /(c)

- . . . . . ------- (3.35)
Si el áre a y el módulo de Young son constantes en todo él elem ento el
cálculo de la integral es inm ediato, obteniéndose

14 -1 6 2
KW . (“ )M -1 6 32 -1 6 (3.36)
2 -1 6 14

E l vector de fuerzas nodales equivalentes p ara u na carga re p a rtid a sobre


el elem ento de intensidad b se obtiene por

(3.37)

Si la carga b está uniformemente repartida

f (t) _ M I (3.3S)
6

de donde se deduce que el nodo central absorbe cuatro veces m ás carga


que los nodos extrem os, lo que no es un resultado evidente a p rio ri y que,
sin em bargo, se obtiene de form a “n atu ra l” por aplicación de los sencillos
conceptos de equilibrio del PTV .
E videntem ente, p ara u na posición a rb itra ria del nodo in term ed io las
expresiones de la m atriz de rigidez y dei vector de fuerzas n o d ales serían
diferentes. De hecho, en dicho caso los térm inos de la m a triz B contienen
funciones racionales, como se deduce de la utilización de la ec.(3.30), y la
integración directa de la m atriz de rigidez no es tan inm ed iata.
La formulación isoparam étrica de elem entos de b a rra de órdenes
superiores se haría siguiendo exactam ente los mismos pqsos explicados aquí
p ara los elementos lineal y cuadrático. No obstante, resaltam os que a m edida
que el orden del elemento aum enta se increm enta tam bién la dificultad del
cálculo de las integrales del elemento. D icha dificultad se pu ed e so rtea r de
u n a m an era sencilla y elegante haciendo uso de la*integración n u m érica como
veremos en el apartado siguiente.
Cálculo de Oíttrucruras por el método de elemenios finitos

3.4 I N T E G R A C I O N N U M E R IC A
Hemos visto que pese a la gran simplicidad de los elementos de- barra,
el cálculo analítico de las integrales del elemento puede resultar laborioso.
En p articu lar, si se usa una formulación isoparam étrica que conduzca a
expresiones racionales en los coeficientes de o f j e\ De hecho, en la
m ayor p a rte de los elementos bi o tridimensionales isoparamétricos el cálculo
directo de dichas integrales es inabordable, salvo en raras excepciones, y es
im prescindible hacer uso de la integración numérica..
E n tra r en detalle en todos los fundamentos matem áticos relacionados con
la integración num érica se sale de los objetivos de este libro. A efectos de
sim plificar ideas presentarem os aquí únicamente la integración numérica de
Gauss-Legendre [R2], por ser éste el procedimiento más popular y utilizado
en relación con el m étodo de los elementos finitos. En este apartado
estudiarem os únicam ente las ideas básicas de dicha regla de integración en
su aplicación unidim ensional, dejando para capítulos posteriores la extensión
de la m ism a a dos y tres dimensiones.
Supongam os una función /(£ ) para la que se desea calcular la integral en
el intervalo [-1,-f-l], es decir

I = (3.39)

La regla de integración o cuadratura de Gauss-Legendre expresa el valor


de dicha integral como sum a de los productos de los valores del integrando en
una serie de puntos conocidos en el interior del intervalo por unos coeficientes
(pesos) determ inados. Es decir, paira una cuadratura de orden p se tiene que

Ip = ¿ / « ¡ W (3.40)
1=1

donde es el peso correspondiente al punto de integración i, y p el núm ero


de dichos puntos. Es interesante destacar que la cuadratura de Gauss-
Legendre de orden n integra exactamente un polinomio de grado 2n — 1 o
m enor [R2]. P o r o tra parte, el error en el cálculo aproximado de u na integral
es de o rden 0 (A 2n), donde A es la distancia entre los puntos de integración.
En la T ab la 3.1 se m uestran las coordenadas £,• y los pesos W \ p ara las ocho
prim eras c u a d ratu ras de Gauss-Legendre.
O bsérvese que los puntos de integración están todos expresados en
el espacio norm alizado —1 < £ £ 1, lo que resulta de gran utilidad
p ara el cálculo de las m atrices del elemento referidas a las coordenadas
naturales. La popularidad de la cuadratura de Gauss-Legendre se debe a
que u tiliza el m ínim o núm ero de puntos de integración p ara conseguir un
error d eterm inado en el cálculo de la integral. P or consiguiente, minimiza
ELEMENTOS DE BARRA MAS AVANZADOS 73

el nú m ero de veces que h ay que c a lc u la r el valor de la función a integrar.


E v id en tem en te existen o tra s reglas de in teg ració n num érica utiiizables y el
lector in te re sa d o en p ro fu n d iz a r en este te m a p uede e n c o n tra r inform ación
d e ta lla d a en [R l,2 ] y [P13].

n Wi
1 0.0 . 2.0
- 2 0.5773502692 1.0
0.774596697 0.55555555o6
3 0.0 0.8888888889
0.S611363116 0.3478548451
4
0.3399810436 0.6521451549
0.9061798459 0.2369268851
5 0.5384693101 0.4786286705
0.0 0.5688888889
0.9324695142 0.1713244924
6 0.6612093865 0.3607615730
• 0.2386191861 0.4679139346
0.9491079123 0.1294849662
0.7415311856 0.2797053915 '
7 ' 0.4055451514 0.3818300505
0.0 0.4179591837
0.9602898565 0.1012285363
0.7966664774 0.2223810345
8 0.5255324099 0.3137066459
0.1834346425 0.3626837834

Tabla 3.1 Coordenadas y pesos de la cuadratura de Gauss-Legendre.

4 E je m p lo 3.2 Aplicaciones de las cuadraturas de Gauss-Legendre.

-Solución

Sea el polinomio de cuarto grado

f { x ) = 1 + x + x 1 + x3 + x A
La integral exacta def ( x ) entre los límites —1 < x < 1 es

+1 2 2
/ •i
f(x)dx = 2 + -
3
+
5
- = 3.0666 ■

- Cuadratura de Gauss-Legendre de prim er orden'.

P = 1 , *i = 0 , W1 = 2 I = W 1f ( x 1) = 2
74 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

- Cuadratura de segundo orden:

/ i ! = -0.57735 , \Vl = l
P \ x 2 = +0.57735 , W2 = 1
I = W \ f ( x i ) + W2f ( x 2) = 0.67464 + 2.21424 = 2.8888

- Cuadratura de tercer orden:

X\ = -0.77459 W i = 0.5555 |
P= 3 x 2 =0.57735 W 2 = 0.8888 >
*3 = +0.77459 W3 = 0.5555 J
/ = i r , / ( x ! ) + iy2/ ( * 2) + W3f { x 3) = 0.7204 x 0.5555 +

+ 1.0 x 0.8888 + 3.19931 x 0.5555 = 3.0666 V a lo r e x a c to

Vemos que para la integración exacta de un polinomio de grado 4


necesitamos 3 puntos de integración, lo que concuerda con la regla
mencionada.

3 .5 E T A PA S P A R A EL C A L C U L O D E LAS M A T R IC E S Y
V E C T O R E S D E U N E L E M E N T O IS O P A R A M E T R IC O D E
‘ BARRA DE N NODOS

Presentarem os las etapas necesarias p a ra el cálculo de la m atriz de rigidez


y del vector de fuerzas nodales equivalentes d e un elem ento unidim ensional
isoparam éírico de b a rra de n nodos. Las e ta p a s se han ordenado de m an era
que se íarüir.c aj m áxim o la program ación de to d as las operaciones. ►

3 .5 .1 I n te r p o la c ió n d e l d e s p la z a m ie n to a x ia l

El desplazam iento axial en el interior del elem ento se exp resa p o r

u — N \ ui + tt2 + . . . + N n un =

n “1
u2 (3.41)
= £ jVW = |.V l,W 2 ,- .- .A n ] < = N a (O
1=1
Un J
ELEMENTOS DE BARRA MAS AVANZADOS 75

3 .5 .2 In te rp o la c ió n d e la g e o m e tría
En la formulación isoparamétrica la coordenada x de un punto del
elemento se calcula por

= + N2 x2 + ... + N n x n = Y , xi =
■■ ■• - '¿=1. .
f *1 ] (3-42)
= l X2}= N xW
xn

3 .5.3 In te rp o la c ió n d e la defo rm ació n axial


La deformación'axial se expresa en función de los desplazamientos nodales
Dor

du a’iVi . . dNn JL J\r.


€ «2 + . .. un “í =
dx + ~dT "r dx
t i dX

fui)
\d N x dN2 ¿A ni u2 [
L dx ' dx ’ ’ dx J ' i :
B a^ (3.43)

. Un J
Por otra parte, las derivadas cartesianas de las funciones de forma se
obtienen cor
dNj dN{ d£
dx d£ dx (3.44)

De (3.42) se deduce

dx
¿ 1 F * . = J{c) (3.45)
Sí *
Por consiguiente
"6 Cáioulo Je estructurad ¡¿todo de eierneruos finitos

Sustituyendo (3.47) en la expresión de la matriz de deformación (3.43)


se obtiene

„ ____ l _ r¿ V i ’^ L i l ...(3.48)
~ J(e ) L d f ’ .. . . . . ’ d i J
Es interesante advertir que J ( ‘) es la relación entre los diferenciales de
longitud de los dos sistemas de coordenadas r y ( pudiendó interpretarse
como el determ inante del Jacobiano de la transformación x —►f . y qúe
precisam ente por ser un problema unidimensional coincide con En
capítulos posteriores veremos cómo en problemas bi y tridimensionales
es u na m atriz 2 x 2 y 3 x 3, respectivamente, cuyo determinante expresa la
relación entre los diferenciales de área (en 2D) y volumen (en 3D) en cad a
uno de los sistemas cartesiano y natural.

3 .5 .4 C á lc u lo d el esfuerzo axil
El esfuerzo axil se obtiene en función de los desplazamientos por

N = (E'A) e = D B (3.49)

con D = [EA]

3 .5 .5 M a tr iz d e rig id ez del elem ento


H aciendo uso del PTV en la forma explicada en el A partado 2.8.5 se
deduce la expresión de la m atriz de rigidez del elemento como

K(e) = J( ) B T D B dX = J +l ^ DB JÍC) ^ (3.50)

y utilizando la expresión de B de (3.4S) es fácil deducir que

“ tj (3.51)
-i jw ¿e ( ) de ¿ í

L a m ayor o m enor sencillez de dicha integral depende de la expresión de


las funciones de form a y de (ver ec.(3.45)). En general, el cálculo de
se efectúa por integración numérica con la cuadratura de Gauss-Legendre
adecuada al grado de los polinomios que intervienen en el integrando de
(3.51). Así, utilizando una cuadratura de orden p ........
ELEMENTOS DE BARRA MAS AVANZADOS

3 .5 .6 V e c to r d e .fu e rz a s- n o d á le s - é q u iv a le n tes
P a ra u n a carga re p a rtid a de intensidad 6(x) se obtiene

&) = f NT b d x = r lNT -bjW dt (3.53)


7/(0 7-1
De nuevo, p ara el cálculo de la integral an terio r es ú til em plear integración
num érica, pudiendo escribirse en general

j f = [A'.-'V X(i) l(m Wn (3.54)


771=1

♦ E jem plo 3.3 Calcular el coeficiente K d e la matriz de rigidez del


elemento de barra de tres nodos de la Figura 3.2 utilizando una formulación
isoparamétrica e integración numérica.

- Solución
Según la ec.(3.51) el coeficiente A'j^ buscado se obtiene por

f 00
[e} 1 d N l . r , .diy l
=L j ü ~ d r (E A )~ d T k
Por otra parte, la expresión de la función de forma Ni del elemento de barra,
de tres nodos es (ver ec.(3 .lí))

* = - < -5
y suponiendo que el nodo 2 está centrado en el elemento,
Sustituyendo las expresiones de y j W en la de A'j^ se obtiene

Dado que el integrando es una función cuadrática en ^utilizaremos para el


cálculo exacto de A '^ una cuadratura de Gauss-Legendre de 2 puntos. Así,
pues, de (3.52) y la Tabla 3.1 se obtiene

m =l •*

+ - - ) 21 _ = ! / — )(«) ^
+ L /(«) U 2 ' J í= ^ í 3^ l '
De igual forma se obtendría el resto de los coeficientes de de (3.36).
78 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

3.6 O R G A N IZ A C IO N B A S IC A DE UN PRO G RA M A DE
E L E M E N T O S F IN IT O S

E n el ap artado anterior se han detallado las etapas fundam entales p a ra


el calculo de la m atriz de rigidez y el vector de fuerzas nodales equivalentes
de u n elem ento finito isoparamétrico. Las etapas allí presentadas, aunque
p articularizadas p ara un elemento de b arra, son com pletam ente generales y se
rep e tirán de m anera idéntica en el estudio de otros elementos isoparam étricos
en dos y tres dimensiones, como veremos en capítulos sucesivos. Así,
pues, dichas etapas resumen las operaciones que deben program arse en
o rd en ad or para la utilización práctica de elementos isoparam étricos. P o r
tan to , aunque el Capítulo 16 estará enteram ente dedicado a tra ta r los
aspectos de programación del método, es interesante dar aquí unas pinceladas
de la estru c tu ra básica de un program a de elementos finitos, y a que, en
definitiva, disponemos de todos los ingredientes necesarios p a ra ello.
E n la F igura 3.4 se m uestra el diagram a de flujo principal de u n p ro g ram a
de elementos finitos. La prim era su b ru tin a es la lectura de datos geom étricos
y mecánicos del program a a analizar (su b ru tin a DATOS). T ras ello se calcula
p ara cada elemento la m atriz de rigidez (.subrutina RIG ID EZ) y el vector de
fuerzas nodales equivalentes (subrutina FUERZA S), lo que p a ra el elem ento
de b a rra im plica organizar el cálculo de las etapas descritas en el A p artad o
3.5. El paso siguiente es ensam blar y resolver el sistem a de ecuaciones
de equilibrio global para obtener los desplazam ientos nodales (su b ru tin a
SOLU CIO N), para finalmente calcular las deformaciones y tensiones en
cada elem ento (subrutina TENSION). Obsérvese la analogía ue las etap as
anteriores con el de un program a de cálculo m atricial de e stru ctu ras de b a rra s
M ip s ].
En el C apitulo 16 se detallaran las subru tin as de la i*íg u ra 3.4 p a ra varios
de los diferentes problemas y elementos que se estudian en el libro.

3.7 S E L E C C IO N D EL T IP O D E E L E M E N T O
U na .de las prim eras decisiones en el cálculo de u n a e stru c tu ra p o r
elem entos finitos es seleccionar el elem ento que se va a u tilizar p a ra el análisis.
E sta es u n a decisión im portante y en ningún caso inm ed iata, puesto que,
como hem os visto para el sencillo problem a de la b a rra b ajo fuerzas axiles,
existen varios tipos de elementos utilizables todos ellos con diferentes grados
de precisión. ^
Q uizás habría que comenzar diciendo que la selección de u n determ inado
elemento es una decisión totalm ente personal del calculista que tiene que
pronunciarse en base.a; !► ) las características propias de la e stru c tu ra a ’
analizar; 2) los tipos de elementos, program as de cálculo y capacidad de |
ordenador disponibles: y 3) la experiencia acum ulada en la solución de '•
estructuras similares por el m étodo de los elementos finitos. r
ELEMENTOS DE BARRA MAS AVANZADOS 79

Definición de:
• Tipo de elemento
• Topología y coordenadas de la m alla
• Propiedades del m aterial
• Condiciones de contorno
• Coordenadas y pesos de la
cuadratura de G auss-Legendre'

Cálculo en cada punto de G auss de:


• Propiedades del material(£7A)
• Derivadas
# J («) =
i
• M atriz B
Obtención de:
• K(«l = J^[J^'>BT {E A )B )PWP

Cálculo en cada punto de G auss de:


• punciones de forma /*,-

Obtención de:
• fW = £ [ jt* ) N r b]pW'p .
? ■

Eliminación Gaussiana [R2]


Método Frontal [H5]
Método de¡ perfil [2fi],etc.

e = Ba
<r = D B a

F igura 3.4 D iagram a de flujo principal de un program a de elem entos finitos.


W___________ CáicL'lo estructuras por el mé:odo de elementos finitos

No obstan te estos planteam ientos tan generales, existen unas m ínim as


normas que pueden tenerse en clienta a la hora de seleccionar un elemento
finito. Dichas norm as son:

1. En caso de que se tenga una cierta idea de la forma polinóm ica de la


solución, conviene utilizar elementos con funciones de forma del mismo
grado que la solución conocida. Esto no sólo favorece la obtención de
la solución exacta en los nodos, sino también garantiza que la variación
de los desplazam ientos en el interior de cada elemento es la correcta.
D esafortunadam ente, esta situación no ocurre en la mayor p arte de los
casos de interés práctico.

2. En zonas donde se intuya que pueden existir gradientes de tensiones


elevados es m ás adecuado utilizar elementos de mayor orden. P or
el contrario, en zonas donde dicha variación sea más uniform e puede
obtenerse u n a buena aproidmación con elementos menos’precisos.

3. D adas las crecientes ¿p ^ b ilid ad e s de rapidez de cálculo y de capacidad


de aJmacenamierito.'dévlc«?ordéiiadores actuales, se recomienda utilizar
elem entos finitos senciüós^ppirqs: nodos) frente a elementos más complejos
(m uchos nodos). •" -
Es evidente que los elementos m ás sencillos tienen una capacidad m enor
de ap ro x im ar soluciones: envda^’que el campo de desplazamientos “exacto”
sea u n a función polinóm ica de alto grado. Por consiguiente, p ara obtener
u n a b u en a aproxim ación en dichos casos será necesario utilizar un m ayor
núm ero de elem entos que si se em plearan directam ente elementos de órdenes
superiores. U na representación simbólica de esta situación se describe en la
F ig u ra 3.5. O bviam ente, p ara representar con precisión la solución de tercer
g rad o de d ich a figura con elementos lineales de dos nodos necesitam os un
g ran núm ero de elementos, m ientras que utilizando un solo elemento cúbico
de cu atro n odos la aproxim ación es exacta. Sin embargo, la m ayor sencillez de
los elem entos de m enor orden hace que el cálculo de las m atrices del elem ento
sea m ás económ ico que en el caso de elementos más complejos. E sto justifica
la co m p etitividad de los primeros, aún utilizándose en mayor núm ero, puesto
que los p roblem as asociados al m ayor número de variables son cada vez menos
im p o rtan tes, dad o el creciente avance en velocidad de los com putadores. La
disyuntiva surge al tener que escoger un elemento de entre dos de órdenes
sim ilares. E n este caso es claram ente la experiencia del calculista la que
decide, au nque, como regla práctica, en caso de du d a se recom ienda utilizar
siem pre el elem ento más sencillo. Presentam os seguidam ente un ejemplo
donde se co m p ara la aproxim ación de los elementos lineal y cuadrático en el
análisis de la b a rra de la Figura 2.3.
E LE M E N T O S D E B A R R A M AS A V A N ZA D O S 31

„ I Solución exacta

F ig u ra 3.5 Ejemplo de aproxim ación de una solución cúbica con diferentes


tipos de elementos finitos. P a ra mayor sencillez se ha supuesto
que en todos los casos la aproxim ación es exacta en los nodos.

E je m p lo 3.4 Calcular los desplazam ientos, deformaciones y tensiones en


la barra bajo carpa u niform em ente repartida y puntual en el extrem o que se
muestra en la Figura 2.2 utilizando un solo elemento de tres nodos.

i -S o lu ció n

P or'tener un solo elemento la ecuación matricial de equilibrio se escribe


haciendo uso de (3.36) y (3.38) como

14 -1 6 2 «i
-1 6 32 -1 6 u2 ui = 0
»-H

2 -1 6 . *3

Resolviendo el sistem a con la condición « i = 0, se obtiene

36/2 Pl
= a h + 2Á.

bl2 Pl .
” 2EA + EA
82 C álculo de estru ctu ras p o r el m é to d o de elem en to s finitos

Es fácil comprobar que dichos valores coinciden con los que proporciona la
solución exacta de (2.28) en los nodos.
El campo de desplazamientos en el interior del elemento es

u = ( l ~ f 2)“ 2 + “ (1 +

Sustituyendo los valores obtenidos p ara «2 y «3 y haciendo el cambio de


variable al sistema cartesiano (£ = con x c = se obtiene
1 . bx2
u bl)x)
R Á ^~ 2 + k
expresión que coincide con la solución exacta de (2.28). E ste resultado era
previsible, ya que por ser la solución exacta cuadrática puede aproxim arse
exactamente por un polinomio completo de segundo grado como el utilizado.
El campo de deformaciones y tensiones en el interior del elemento es

£ = +
o = P + b(l - x)
expresiones que de nuevo coinciden con las exactas.
1 S e d edu cede este sencillo ejemplo q u e la precisión del elemento cuadrátíco es
superior a la del lineal dado que el primero proporciona la solución exacta de
los campos de desplazamiento, deformaciones y tensiones en to d a la b arra,
lo que no ocurría con el elemento lineal, pese a su precisión en los valores
de los desplazamientos nodales (ver F igura 2.3). "
No obstante, estas conclusiones deben extrapolarse con cuidado a casos
más generales, pues si bien es cierto que a medida que aum enta el orden del
elemento se consigue una mayor precisión, esto es la m ayoría de las veces a
costa de un mayor esfuerzo de cálculo. Por ello frecuentemente en la práctica ;
es preferible obtener la precisión deseada utilizando mallas más tupidas de
elementos senciüos que mallas groseras de elementos más complejos, como
se ha comentado en el apartado anterior.

3 .8 R E Q U IS IT O S PARA LA C O N V E R G E N C IA DE LA
S O L U C IO N
La aproximación de elementos finitos debe satisfacer ciertas condiciones
que garanticen que a medida que se utilicen más elementos para modelar una
estructura la solución se aproxime más a la exacta. En la práctica, debido
a condiciones externas al propio análisis, tales ccgpo la falta de tiem po o
aspectos económicos, generalmente se suelen efectuar uno o como m áximo dos
análisis con dos mallas diferentes. No obstante, es im portante estax seguros
de que, dadas las condiciones ideales de tiem po y capacidad de ordenador,
sentimos capaces de aproximar suficientemente la solución exacta m ediante
refinamientos sucesivos de la malla.
l
% elem ento s. de ba rr a m a s a v a n za d o s 83
£
c

D entro de este contexto las condiciones esenciales para la convergencia


de la solución de elementos finitos son las siguientes:

3 .8 .1 C o n d ic ió n de C o n tin u id a d

El cam po de desplazamientos debe ser continuo en el interior de cada


elemento.
E sta evidente - condición se satisface autom áticam ente al utilizar
aproximaciones polinómicas para el campó de desplazamientos. Por
consiguiente* en la práctica no hay que preocuparse de ella.

3 .8 .2 C o n d ic ió n de D eriv a b ilid a d
Es obvio que la aproximación polinómica escogida debe ser derivable al
menos h a s ta el orden de las derivadas que aparecen en las integrales del
problem a (principio de los trabajos virtuales). En caso contrario, nunca
se p o d rían reproducir con la aproximación de elementos finitos todos los
térm inos de dichas integrales.
Así, p o r ejemplo, en el problema de barras estudiado en los apartados
anteriores la expresión de los trabajos virtuales no contiene derivadas de
orden m ayor al primero,*lo que exige simplemente que las funciones de forma
sean, al menos, polinomios de primer grado.

3 .8 .3 C o n d ic ió n de In te g ra b ilid a d

Lógicamente, las funciones de forma deben.ser tales que las integrales de


la expresión de los trabajos virtuales tengan función primitiva. P ara explicar
esta condición consideremos el sencillo ejemplo de la Figura 3.6 donde se ha
representado una función lineal continua f ( x ) y sus dos prim eras derivadas.
Vemos que la integral de f{ x ) en el intervalo.considerado existe y es igual a l'
área rayada de la figura. Asimismo, existe la integral de su prim era derivada
f \ x ) pese a que no es una fundón continua. Finalm ente, vemos que la
derivada segunda f N(x) tiene puntos -singulares, fruto de la discontinuidad
de f '( x ) y no es integrable. Por consiguiente, la regla general que se deduce
de este sencillo ejemplo es la siguiente: la derivada de orden m de una función
os integrable si son continuas sus m — 1 primeras derivadas.
Así, pues, trasladando -lo anterior al problem a de elementos finitos,
diremos que si en el PTV aparecen derivadas de los desplazamientos de
orden m , dichos desplazamientos, y por consiguiente las funciones de
forma utilizadas para aproximarlos, deben tener continuidad de clase Cm_ j \
(A partado 3.2).
Como ejemplo consideremos el sencillo problem a de barráis estudiado en
apartados anteriores. Hemos visto que en las integrales del P T V aparecen
únicam ente derivadas de primer grado del desplazamiento axil, por tanto, de
Calculo Je estructuras per ¿I método,'.de crementos finitos

F ig u ra 3.6 E jem plo de condición de integrabilidad de u n a función y sus


derivadas.

acuerdo con lo anterior, b asta con que dicho desplazamiento sea sim plem ente
co n tin u o .(co n tin u id a d de clase C0). Dicha continuidad está g ara n tiza d a en
el in te rio r del elem ento al escoger funciones de forma polinóm icas, y, entre
elem entos, al venir definido unívocamente el desplazamiento p or u n único
valor en los nodos. Por consiguiente, la continuidad de la variable está
to ta lm e n te g aran tizad a.
E s ta condición es de gran im portancia y hay que tenerla m uy en cuenta
a la h o ra de escoger las funciones de forma para cada problem a.

3 .8 .4 C r i t e r i o d e la P a r c e la
E n la b ú sq u e d a de criterios sencillos para predecir la convergencia o
d ivergencia de un elem ento, Irons [15,7] estableció un procedim iento basado
en u n raz o n am ie n to de tipo físico e intuitivo que prácticam ente se ha
estab lecid o com o el m ás adecuado y utilizado en la práctica p a ra los fines
citad o s. E s p o r ello que vale la p ena incluirlo dentro de este ap a rtad o .
E l m é to d o recibe el nom bre de criterio de la parcela y se b a s a en
seleccionar un conjunto, o parcela, de elementos y aplicar en los nodos del
contorno de la p arc ela m ovim ientos prescritos correspondientes a u n cam po
de d esp lazam ien to s prefijado y conocido en toda ella. Se dice entonces que el
elem ento satisface el criterio de la parcela, lo que g arantiza su convergencia si
la solución o b te n id a p a ra los desplazamientos y deformaciones en el interior
de la p a rc e la coincide con la que se deduciría analíticam ente del cam po.de
d esp lazam ientos conocido [T4].
E s ta sencilla y lógica p rueba, fácil de aplicar en la m ayoría de los casos, no
se cum ple sin em bargo p a ra algunos elementos, lo que según está com probado
los descalifica, en principio, p ara su.utilización práctica.
Del criterio de la parcela se desprenden dos im portantes condiciones p ara
la convergencia del elem ento.
ELEM EN TO S D E BARRA MAS AVANZADOS 85

3.8-4-1 Condición de deform ación constante


A m edida que la m alla de elem entos finitos se refina las condiciones dentro
de cad a elem ento se aproxim arán m ás a las de un estado de deformación
co n stante. Obviam ente, todo elem ento debe ser capaz de reproducir dicho
estad o p a ra garantizar la convergencia en el límite.
E s ta condición correspondería a la aplicación del criterio de la parcela
con' u n ' cam po de 'desplazam ientos prescrito 'que produzca un estado de
deform ación constante.

3.8.4-2 Condición de sólido rígido (deform ación nula)


Al som eter a un elem ento, o u n a parcela de elementos, a un cam po de
m ovim ientos prescritos en su contorno correspondientes a un m ovim ierto del
co n ju n to como sólido rígido, debe obtenerse un estado de deformación nula
en su interior;" si no fuera así, dicho elem ento puede no ser adecuado para
re p ro d u c ir estados de deformación m ás complejos. A dviértase que éste es un
caso p a rtic u la r del anterior p a ra u n a deformación constante igual a cero.
L a condición de sólido rígido p a ra u n elemento aislado se satisface siem pre
y cu a n d o la sim ia de las funciones de form a en cualquier p unto del elem ento
valga la unidad.
E n efecto, supongam os el sencillo elem ento de dos nodos ya estudiado, y
apliquem os desplazam ientos iguales ü a los dos nodos del elemento (lo que
co rresp o n d e con un estado de m ovim iento de sólido rígido). En el interior
del elem ento se tendrá

u = A'itZ + N 2 Ü = (A j + N 2 ) ü (3.55)

P o r .consiguiente, p ara que ü coincida con u en todo el elemento se h a de


c u m p lir -í- N 2 = 1 , que es la condición buscada.
A clarem os el criterio de la parcela con un p ar de sencillos ejemplos.

¿ E je m p lo 3.5 Consideremos la malla de elementos finitos de la'Figura 3.7.


Todos los elementos tienen la misma longitud y propiedades del material.
Aplicar el criterio de la parcela a la zona de la malla indicada compuesta
por tres elementos de dos nodos.

<3
-Solución

Caso a: Solución de deformación constante


Supondremos conocida la solución u = l + x que proporciona un estado
de deformación constante en to d a la malla e igual a £ = ¿jj = 1. E¡}
los extremos de la parcela escogida se tienen los siguientes movimientos
prescritos:
86 C á lc u lo d e e stru c tu ra s p o r el m é to d o d e e le m e n to s fin ito s

U3 = / -f- 3/ = 4/
tx« = / + 6/ = 7/

Resolveremos el problem a de elem entos finitos de en co n trar u< y u 5 en la


parcela conocidos t/3 y El sistem a de ecuaciones a resolver es

- 1 - 1 0 0-

Utí
II
' «3 )
*EA -1 2 . - 1 . . .0. «4 1 _
< 0 l
T 0 - 1 2 - 1 «5 |
0 1
__ 1
O

71
O

. U¿ ) l J un =
1
ELEMENTOS DE BARRA MAS AVANZADOS 87

Caso b: Solución de sólido rígido


Un caso particular del anterior es el de campo de desplazamientos
prescrito correspondiente a un estado de traslación pura del conjunto, con
deformación nula en toda la malla.
Estudiando el comportamiento de la parcela de elementos para u = 3/, lo que
equivale a resolver el sistema de ecuaciones del caso (a) con 113 = u$ = 3/,
se obtiene u« = U5 = 31 con lo qué la deformación es nula en toda la parcela
y la solución, de desplazamiento; y deformaciones coincide de nuevo con la
prevista.

3 .9 O T R O S R E Q U IS I T O S D E S E A B L E S P A R A L A A P R O X I ­
M A C I Ó N D E E L E M E N T O S F IN I T O S

E studiarem os otros requisitos que sería bueno que satisfaciera la


aproxim ación de elementos finitos. Dichos requisitos no son estrictam en te
“condiciones necesarias” p ara la convergencia. No obstante, su cum plim iento
es siem pre deseable ya que en caso contrario pueden encontrarse situaciones
en que se deteriore la convergencia o la precisión de la solución.

3 .9 .1 C o n d ic ió n d e c o m p a tib ilid a d
Los elem entos deben ser com patibles. Esto im plica que los m ovim ientos
característicos del problem a, tales como desplazam ientos en p roblem as de
elasticidad, desplazam ientos y giros en placéis y lám inas, etc., deben ser
continuos entre elementos. P or consiguiente, no deben ex istir saltos en tre
los valores de dichas variables a lo largo de los lados o caras com unes
en tre elem entos. Los elementos que satisfacen esta condición se den o m in an
compatibles o conformes. E stá dem ostrado que si se utiliza integración ex acta
p a ra to d a s las m atrices y vectores, los elementos conformes (que satisfag an
tam b ién los requisitos del A partado 3.8) convergen siem pre desde soluciones .
m ás rígidas que la “exacta” [C15].
L a condición de com patibilidad se satisface.norm alm ente si se cum ple el
requisito de continuidad del cam po de desplazam ientos en los n odos, lo que
e stá g ara n tiza d o al'u tilizar funciones de form a polinóm icas con valor u n id a d
en un nodo y cero en el resto. E sto p uede no cum plirse en algunos casos como,
por ejem plo, en algunos elem entos de placa delgada basad o s en la te o ría de
KirchhofF (ver C apítulo 8 ) y entonces los elem entos son incom patibles o no
conform es. E stos elem entos pueden, sin em bargo, ser válidos y converger
a la solución correcta si al refinar progresivam ente la m a lla d esap arece la
inco m patibilidad y se consigue que el elem ento rep ro d u zca u n estad o de
deform ación constante.
C uriosam ente, los elem entos incom patibles son a veces m ás com petitivos.
E sto es debido a que la s' discontinuidades m encionadas tie n d en a
flexibilizar la solución, lo que equilibra el efecto de rigidez intrínseco a
la aproximación polinómica de elementos finitos, obteniéndose, a veces
resultados sorprendentemente buenos con mallas groseras. No obstante, éste
es un efecto poco predecible y además impide conocer a priori si la solución es
por exceso o por defecto ya que no es posible garantizar que la aproximación
de elementos finitos es más “rígida” que la exacta, lo que sí se cumple en
elementos compatibles. Por otra parte, se ha observado que en problemas
cuya solución es independiente del coeficiente de Poisson z/, los elementos
incompatibles pueden presentar .una dependencia con v que varía con el del
grado de refinamiento de la malla [Ni].
En resumen, para garantizar la convergencia debe satisfacerse la
condición de compatibilidad al ir refinando progresivamente la malla. Por
tanto, el incumplimiento de dicha condición en una malla grosera no implica
que la solución no sea válida y que la convergencia no sea alcanzable.

3.9 .2 C o n d ic ió n de polinom io c o m p le to ....


P ara explicar esta condición de manera sencilla recordemos que la
solución polinómica de elementos finitos equivale a aproximar un cierto
número de términos del desarrollo en serie de Taylor de la solución exacta,
que en el entorno del punto x¡ se expresa por

1 /( T u
“(*>=“( l í ) + tí ( § ) / * - x¡)+h. ( s ? V 1 - I¡)5 + ••• + n! \<¿x” ).(* - * .)"
(3.56)
Por o tra parte, la aproximación de elementos finitos proporciona u na
solución de la forma

ñ (x ) = a0 + a.\x 4- a^x2 H-------h amx m (3.57)

E s tr id e n te que ü(x) aproximará hasta el término m-ésimo del desarrollo


de Taylor de u (z) siempre y cuando_la expresión de ü(x) contenga todos los
térm inos del polinomio de grado m (pohnomip compjeto de grado m ). En
dicho caso, el error de la aproximación de elementos finitos es del orden del
prim er térm ino que se desprecia en el desarrollo de Taylor de u (z), y a p artir
de dicho error pueden deducirse formas de extrapolación de la solución (como
vimos en el A partado 2.7).
Se deduce de lo anterior que la aproximación de elementos finitos depende
del polinomio completo de mayor grado contenido en las funciones de
forma. Así la aproximación será óptim a si todos sus térm inos forQxan un
polinomio com pleto y no lo será en caso'contrario, ocurriendo entonces que
los térm inos adicionales a los del polinomio completo introducen variables
que no contribuyen de m anera significativa a una mayor aproxim ación del
elemento.
¿ E jem p lo 3.0 Polinomios y aproximaciones completas e incompletas.

a) Polinomio completo de grado 2.


Aproximación com pleta de grado 2.

ID: ü(x) = ag + aix + ü2 X7


2 D : ü(x, y) = a0 + a t x + a3y + a3xy + aAx~ + a5y2

b) Polinomio com pleto de primer grado.


Aproximación incom pleta de tercer grado.

ID : ü(x) = aQ+ a j í + a3x3


2Z> : ü (x ,y ) = a„ + c jx + a2y + a3x2 + aAy2 + asx 3

Paxa deducir los términos que intervienen en un polinomio completo de


m ás de una variable es útil hacer uso del triángulo de Pascal [R2]. En el
Capituló 5 volveremos a referirnos a este tema al hablar de funciones de
form a de elementos bidimensionales.
E n conclusión, es deseable que las funciones de forma del elemento sean
polinomios completos y, en caso de que esto no sea factible, como sucede
con frecuencia, que el número de términos adicionales a los del polinomio
completo sea el menor posible. Hay que señalar que el hecho de que la
aproximación escogida sea incompleta no impide la convergencia.

3 .9 .3 C o n d ició n d e e s ta b ilid a d
La_ m atriz de rigidez de un elemento debe tener un rango correcto.
"Recordem os que el rango de una matriz es igual al número de valores
propios nulos que contiene [R2]. El rángo correcto de la matriz de rigidez
de" un elemento aislado y sin vinculaciones externas debe ser igual al
núm ero de movimientos de sólido rígido del elemento. Una vez prescritos
dichos movimientos, el elemente se\ considera “estable” en cuanto a la
posibilidad de adoptar formas de mecamsmo, también denominadas modos
de "deformación (o de_energía) nula. i<a estabilidad del 'elemento está
generalm ente garantizada si la m atriz de n ^ e z del eiemento se evalúa de
form a correcta. No obstante, en la práctica suce3fe-€an_fieetíencia que debido
a la evaluación inexacta de algunos términos de dicha matriz, por ejemplo por
utilización de técnicas de integración reducida (ver A partado 4.5.3 y capítulos
posteriores), se introducen en el elemento mecanismos internos adicionales
a los de sólidp rígido. Dichos mecanismos no son deseables y un elemento
“óptim o” debería estar libre de ellos.
90 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

La existencia de mecanismos internos no siem pre es motivo de'


exclusión de un elemento, ya que, en algunos casos, dichos mecanismos
no son propagables entre dos o m ás elem entos, lo que g aran tiza el buen 7
com portam iento del elemento en u n a m alla. P o r ta n to , si se d etectan (
mecanismos espúreos en un elemento antes de decidir sobre la exclusión del I
mismo deben efectuarse más comprobaciones sobre el grado de propagación i
de los mecanismos en u n a malla. - ^

3 .0 .4 C o n d ic ió n d e in v a ria n z a
Un elemento no debe tener direcciones preferentes. E s decir, los
elementos deben poseer lo que se denom ina “invarianza geom étrica” , tam bién
conocida con el nom bre de isotropía geom étrica o espacial.
La no invarianza se manifiesta si al variar de dirección el elem ento
en el espacio en que está definido, m anteniendo constante con relación al
elemento el estado de solicitaciones, se obtienen resultados diferentes_para
los desplazamientos o las tensiones. En general, un elem ento es invariante si
todc'-s los desplazamientos se interpolan con los mismos térm inos polinóm icos
y a su vez la aproximación es insensible al cam bio de u n a coo rd en ad a p o r
otra.
La no invarianza es claramente un defecto del elem ento, p ero no es u n
condicionante para su convergencia. L a invarianza de un elem ento, está
g arantizada si sus funciones de forma son polinom ios com pletos. E n general,
los elementos pueden hacerse invariantes de u n a m aüera sencilla utilizando
u n a formulación isoparam étrica [Cl5].

3 .1 0 C O N S ID E R A C IO N E S S O B R E C O M P A T I B I L I D A D Y
E Q U I L IB R I O D E LA S O L U C I O N

No debemos olvidar que la solución de elem entos finitos es ap ro x im ad a


y, por consiguiente, en general no satisface los requisitos*' dé .equilibrio y
com patibilidad que serían exigióles a la solucióji exacta.' A sí, al efectuar
un análisis por elementos finitos encontrarem os usualm ente (au n q u e según el
tipo de elemento puede haber excepciones) que: 12

1. La solución es com patible dentro de los elémento_s. E sto está


garantizado siem pre que la aproxim ación escogida p a ra el cam po de
desplazamientos sea continua (lo que se cum ple utilizan d o funciones de
forma polinómicás).
2. La solución puede ser_o no compatible__a lo largo^_de-~-los
contornos iniereicmentales. Hemos visto en el a p a rta d o a n terio r que
la com patibilidad en tré elem entos sólo es exigible en el lím ite de
refinamiento dr la m alla. Por consiguiente, son aceptab les soluciones
ELEM ENTOS DE BARRA MAS AVANZADOS 91

In co m p a tib le s e incluso en algunos casos p u ed en m e jo ra r los resu ltad o s


com o se h a explicado en el A p arta d o 3.9.1.
3 . ") La com patibilidad se satisface siempre, en Jo sjio d o s, d eb id o a que son los
p u n to s de conexión e n tre elem entos y donde exigim os q u e se satisfag a la
co n tin u id a d de las variables y el equilibrio. , ^
4. E l equilibrio de fuerza* y m om entos se satisface siem p re en los nodos.
. ecuaciones p a tric ia le s de la e s tru c tu ra se o b tie n e n im p o n ien d o el
eq u ilib rio en todos los nodos. ’ P o r co n sig u ien te/ la solución del campo'
d e d esp laz am ien to s'e s ta l que la su m a de fuerzas en c a d a n o d o es n u la
\ ( K a — f = 0).
N o r m a lm e n te no existe equilibrio de te n sio n e s■entre elem entos. Las
te n sio n e s en los nodos de cad a elem ento se o b tie n en d ire c ta m e n te a p a rtir
d e los valores de los desplazam ientos nodales, o p o r ex tra p o lac ió n de los
v alo res en los p u n to s de G auss de cada elem ento. P o r consiguiente, las
te n sio n e s en u n nodo com ún a varios elem entos to m a n valores diferentes
se g ú n sea el elem ento a p a rtir del cual se calculan. E s, p o r ta n to , usual
re a liz a r ú n alisado del cam po de tensiones p o ste rio r al análisis, evaluando,
p o r ejem plo, el valor m edio de los valores nodales de las tensiones (ver
F ig u ra 3.8). P or. o tr a p arte , pílcele observarse que si se calculan las
te n sio n e s en los b ordes libres, sus valores no son cero, au n q u e deben
se r sen sib lem en te inferiores a los de las tensiones en el in te rio r de la
m a lla . E s ta fa lta de equilibrio de las tensiones es consecuencia de la
fo rm u lac ió n en desplazam ientos utilizada, d o nde la co n tin u id a d se exige
al c a m p o de desplazam ientos, puaiendo se r d isc o n tin u a s sus p rim eras
d e riv a d a s (deform aciones) y, p o r consiguiente, las te n sio n e s.. P o r ta n to ,
la e x iste n c ia de d ich a discontinuidad no viola las condiciones p a r a la
co n v erg en cia y los desequilibrios m encionados se corrig en g en eralm en te
al r e ñ n a r p rogresivam ente la m alla. En el C a p ítu lo 15 se tr a t a r á con m ás
d e ta lle el te m a del cálculo de las tensiones en los n o d p s.

------------- Solución M E F
--------- Solución aliseda

&

3
D.x}

Figura 3.8 Ejemplo de alisado de tensiones en elementos de barra por


obtención de valores medios nodales.
É
Ü0 & 92 Cálculo de estructuras por ei método de elementos finitos

6. Las tensiones no están en equilibrio en el interior del elem ento. La


solución de elem entos finitos se obtiene a p a rtir de u n a aproxim ación
i

del P T V , p o r ta n to , las ecuaciones de. equilibrio interno en tensiones


■» [T6] se satisfacen generalm ente de form a aproximada... U na excepción
a dicha regla son los elem entos basados en campos de desplazam ientos
1 lineales, como el de b a rra de dos nodos estudiado en el capituló anterior,
1 o los elem entos tria n g u lar de tres nodos y tetraédrico de cu atro que se
e stu d ia rá n en capítulos posteriores. En todos estos elementos eí cam po de
1 ..deform aciones y.tensiones es constante y, por consiguiente, las ecuaciones
de equilibrio in te rn o en las que intervienen las prim eras derivadas de
las tensiones se satisfacen de m anera autom ática.. De nuevo, e s ta falta
* de equilibrio in te rn o se suele corregir al refinar la m alla y no es un
1 condicionante p a r a la convergencia de la solución..

3 .1 1 C O N D I C I O N E S P A R A LA C O N V E R G E N C IA D E LO S.
* E L E M E N T O S I S O P A R A M E T R IC O S

% Los elem entos isoparam étricos se basan en la aproxim ación de i su


g eo m etría p o r lin cam po_ polinómico, y por consiguiente continuo^ que
contiene precisam en te los mismos té rm in o s-q u e el utilizado, p a r a la
ap roxim ación de los desplazam ientos. Así, pues, el requisito de continuidad
del cam p o geom étrico se satisface de m anera autom ática. D em ostrarem os
seg u id am ente que los elem entos isoparam étricos cum plen el criterio d e la
p arc ela y, p o r ta n to , los de deformación constante y movimiento de sólido
rígido.
P rescribam os el cam pojde desplazamientos. ...^

u = a i + a2x (3.58)

sobre u n a m alla de elem entos de b arr a lineales.. Los^desplazamientos_de_ los


nodos de u n elem ento valdrían entonces

uí = ai + a 2xj ; i = 1,2 (3.59)

2
E n el in te rio r del elem ento u j= N¡U{ y haciendo uso de.los desplaza­
m ientos prescritos

2 « 2 2
u = + a 2x¡) - ai + a2 (3.60)
i= 1 - ,.í= l »=1

P o r definición de elem ento isoparam étrico


ELEMENTOS DÉ 3ARRA MAS AVANZADOS 93

* = J 2 N ‘z ‘ <3-61>
¿=l

Se deduce de(3-60)-y-(3:61) que g ara jq ii£ _ ^ ca m p o ^ e^ e ^láza m é ñ T < 5 rd ér


eleménTo coincida con_el prescrito en la malla (3.58)se ha de cumplir

2
£ > '/ = '1 (3-62)
1=1

p ara cualquier valor de la coordenada natural £ entre —1.y .+.1 . -Obsérvese


que la condición (3.62) es idéntica a la obtenida en el A partado 3.8.4.2 p ara
satisfacer la condición de sólido rígido en un elemento cuaiqíliera. Se deduce,
por tanto, que en elementos isoparam étricos dich’a condición tiene u n carácter-
más general ya que es el requisito p ara que el elemento satisfaga el criterio
de la parcela
Hay que señalar, asimismo, que la definición de las funciones de form a
en coordenadas naturales no altera la condición de com patibilidad de
desplazamientos entre contornos comunes, ya que sobre dichos contornos
la variación polinómica de los desplazamientos es la m ism a p a ra los dos
elementos que com parten el coátom o, y asirhismo són iguales los valores de
los desplazamientos nodales. Finalm ente, es_útil destacar que los elem entos
isoparam étricos son invariantes debido a la utilización de la s ' coordenadas
naturales p ara el cálculo de la m atriz de rigidez.

3 .1 2 T IP O S D E E R R O R E N L A S O L U C IO N D E E L E M E N T O S
F IN I T O S

. Debido al carácter de la aproxim ación de elementos finitos la solución


está afectada por diversas fuentes de error. Analizaremos a continuación los
tipos de error más usuales.

3 ,1 2 .1 E r r o r d e d isc re tiz a c ic
E ste error es inherente al ca rácter pofinómico de la aproxim ación de
elementos finitos. Hemos visto en el A partado 2.7 que el erro r asociado a
dicha aproxim ación puede estim arse com parando el polinom io com pleto de
m ayor gradó contenido en las funciones ele form a con el desarrollo en serie de
Taylór de la solución exacta. Es fácil deducir que dicho erro r es del orden del
prim er térm ino del desarrollo de T aylor no incluido en el polinom io com pleto
mencionado. S trang y Fix [S14] pro p o n en la siguiente expresión general p a ra
evaluar dicho error en problem as unidim ensionales
94 Cálculo de estructuras por el método de elemento^ finitos

e(error) = tiaprox - « e x a cta < C h ? * 1 M ax ¿ ^ « e x a c ta (3.63)

donde el símbolo Max representa él m áximo valor de la derivada sobre todo


el elemento, C es una constante que depende dél tipo de elem ento, , h. su
dim ensión m áxim a (ej. la longitud en elem entos de barra) y p el grado del
m ayor polinomio completo contenido en las funciones de form a.
De (3.63) se deduce que. siempre que la constante C y la derivada de.
orden n + 1 de la solución estén acotadas, la convergencia de la solución está
garantizada, puesto que el error tiende a cero cuando lo hace el tam añ o del
elemento.
Si aplicamos los conceptos anteriores al elem ento de b a rra a tracción se
tiene que p ara mallas uniformemente espaciadas

« « § (3 <*)

De (3.64) se desprende que para este elem ento el error es proporcional al


gradiente de deformaciones (o tensiones). P o r consiguiente, debemos u tilizar__
un criterio ingenieril p ara seleccionar tam años d e elementos m enores en zonas
donde se esperen mayores gradientes de deformaciones (o concentración de
tensiones). Por el contrario, en zonas donde se intuyan cam pos uniform es de
deformaciones pueden utilizarse elementos mayores.- -
Si no se dctsea variar el tam año de los elem entos, puede reducirse el error -
añadiendo térm inos polinómicos de mayor gra d o a. las funciones dé form a de '
m an era que se incremente el expónente p de (3.63). _
E stos d o s m é to d o s para dism inuir el error basados en reñ n ar
progresivam ente la m alla y en increm entar el g rad o de las funciones de form a
se denom inan en la literatura métodos h y p, respectivam ente.
Los comentarios anteriores se referían al caso de u n a m alla uniform e.
El efecto de utilizar elementos de distintos ta m añ o s h a sido estudiado p a ra
el caso “de ú n a barra discretizada en elem entos lineales de dos tam años
diferentes y som etida a una carga axial. P uede dem ostrarse que el erro r en el
cum plim iento de la ecuación diferencial en el n o d o j debido a la aproxim ación
de elementos finitos es •

ñ2 :3 \ d*u
A* Zl + a^X <Tu
e - f d - a ) (3.65)
12 V 1 + a ) d x 4 ^

donde h es el tam año de un elemento y qh el ta m a ñ o del elem ento adyacente


(ver F ig u ra 3.9). Se deduce de (3.65) que p a ra u n a m alla uniform e (a — 1) el
error es de orden //“. m ientras que si.se u tiliza n -elementos de tam años m uy
’•-'^fFífpJBÍÍPW»

- p r FMENTdS DE BARRA MAS AVANZADOS 95

-------------cp— — - ® i ®— <?P----------
- - c p—

' h r
oh r

Figura'3.9 Elementos de barra adyacentes de diferente tamaño.

diferentes (a ^ 1 ) se obtiene un mayor error de orden h. Ello sugiere, que es


conveniente .cme^los cambios en la geometría de los. elementos .sean graduales
y que debe evitarse colocar un elemento p e q u eñ o rnnti<nio a u n o g ra n d e.
E n'"capítulos "post eriorei"' se~"est u di ar án problemas • en dos y tres
dimensiones donde son válidos los conceptos sobre el error presentados paxa
u n a dimensión. Así, en dos dimensiones es preciso hacer uso del desarrollo
en serie de Taylor en el entomo.de un punto (x, y)

u {x + h ,y + k) = u(x,y) + ' [ñ ^ + Je +
dyi
(3.65)
1 f, 2 , d 2ul 5 2u
+ 2! r dx* + 2hk dxdy + - ^ \ +

donde u es la solución exacta y h y k son una m edida del tam año del- elemento
en las direcciones x e y.
P uede dem ostrarse que en elementos bidimensionales lineales, como el
triángulo de 3 nodos (ver Capítulo 5), el error es proporcional al térm ino
subrayado del segundo miembro de la ec.(3.66)[S14], De nuevo puede
encontrarse que las segundas derivadas de dicho térm ino están relacionadas
directam ente con los gradientes de.las deformaciones (de las tensiones). Así,
si las deformaciones son constantes el error es m uy pequeño o cero. .
Es interesante com entar que el térm ino de error, puede expresarse en
función del cociente Dicho cociente es una m edida de las dimensiones
relativas del elemento y se conoce con el nom bre de relación de form a. P a ra
un elem ento equilátero dicho cociente debería ser próxim o a la unidad. Sin
embargo, p ara un elemento triangular largo sería grande. G eneralm ente es
mejor m antener la relación de form a p ró jim a a la unidad.
En^el Capítulo 15 volveremos a tra ta r el tem a de la estim ación del error
de discretización y su corrección utilizando m allas adaptables .
,9 6 Cálculo; de ■estruciuras.-por- el trnéiüdo-de. elementos finitos

3 .1 2 .2 E r r o r d e a p ro x im a c ió n d e la g e o m e tr ía
Es usual que los contornos de una estructura bi o tridim ensional seaii
curvos. E n algunos casos es posible que la ecuación de dichos contornos
sea expresable p o r funciones polinómicas, lo que perm ite su reproducción
exacta utilizando una formulación param étrica de la geom etría adecuada.
P o r el contrario, en muchos otros casos las funciones de interpolación
de la g eom etría no pueden aproxim ar exactam ente ésta (como sucede al
u tilizar elem entos isoparam étricos de orden bajo en geom etrías cpm plejas).
A simismo, en ocasiones los contornos de la estru ctu ra no son reproducibles
de form a ex a cta po r funciones polinómicas, o, lo que es frecuente, puede que
ni siquiera'se conozca u n a expresión analítica de la geom etría, disponiéndose
ú n icam en te de las coordenadas de u na serie de puntos aislados del contorno. ¡
E n todos estos casos siempre se comete un error al aproxim ar la geom etrías-
de la e s tru c tu ra . Es evidente que dichojerror-puede- dism inuirse-refinando
la m alla en los contornos, o bien haciendo uso de funciones de interpolación
de g eo m etría progresivam ente de mayor grado m ediante la utilización de
elem entos superparam étricos. En la práctica, es usual llegar a un com prom iso
en tre esas dos opciones y, salvo en circunstancias muy excepcionales,
se reco m ienda utilizar elementos isopáram étricos sencillos en un núm ero
suficiente p a r a p oder aceptar como razonable el error de aproxim ación de
geo m etría, p o r o tr a p arte prácticam ente inevitable, salvo j n estru c tu ra s con
con to rn o s lineales en las que la aproxim ación geom étrica siem pre es ex acta.

3.12.3 Error en el cálculo de las integrales del elemento


H em os visto que, incluso p ara los sencillos elementos unidim ensionales, el
cálculo an a lítico de las integrales del elemento puede revestir cierta d ificultad
y se reco m ienda u tilizar integración numérica. E sto im plica que si querem os
calcu lar ex a ctam e n te dichas integrales tenemos que escoger el o rd en de
in teg ració n rtüm érica adecuado. E n caso contrario se com ete u n e rro r al
ev alu ar p o r defecto ías m encionadas integrales. De hecho, en la m ayor
p a r te de los casos, dichas integrales contienen térm inos racionales deb id o
a la tran sfo rm ac ió n de las coordenadas naturales a cartesianas y el cálculo
exacto de las m ism as p o r las cu a d ratu ras usuales, como la de G auss-Legendre,
es im posible. E n dichas situaciones, intentar aproximan- el valor ex acto de
la in te g ral p u ed e significar la utilización de un gran núm ero de p u n to s de
in teg ració n , lo que encarece sensiblem ente el cálculo. P or consiguiente, es
n o rm al a c e p ta r u n m argen de error en el cálculo num érico de las integrales
del elem ento.
P arad ó jicam en te , dicho erro r puede ser beneficioso en m uchas ocasiones.
E llo se d eb e al hecho de que al sub-evaluar la m atriz de rigidez del elem ento se
e stá in d ire cta m en te au m entando su flexibilidad. Dicho efecto se co n trap o n e
al de “rigidización artificial” de la estru c tu ra introducido p or la aproxim ación
del cam po d e desplazam ientos y generalm ente tam bién.por la de la geom etría.
P u e d e decirse, p o r ta n to , q u e el e rro r en la evaluación de la m a triz de
rig id ez del elem ento tiende a cancelar los errores de discretización , lo qué
e x p lic a que, en ocasiones, con m a lla s g roseras p u e d a n en c o n trarse soluciones
ex celen tes. E n ca p ítu lo s p o ste rio re s verem os com o en algunos p ro b lem as
p a rtic u la re s de vigas, p la ca s y lá m in a s, es incluso necesario efe ctu a r u n a
in te g ra c ió n in e x a c ta d e a lg u n o s té rm in o s de la m a triz de rigidez p a r a
a u m e n ta r su flexibilidad y e q u ilib ra r la excesiva rigidización que p ro d u ce n
los té rm in o s debidos al esfuerzo c o rta n te cuando el espesor de la e s tru c tu ra
d ism in u y e.

3 . 1 2 .4 E r r o r e s e n la s o lu c ió n d e l s i s t e m a d e e c u a c io n e s
D u ra n te la_ solución del sis te m a global de ecuaciones alg eb raicas
r e s u lta n te de la apro x im ació n d e elem entos finitos p o r u n m éto d o d irec to
(elim in ac ió n G au ssian a, C holeski, F ro n tal, etc.), pueden ap arecer, tre s
tip o s d e errores característico s: erro res p o r m al condicionam iento de las
ecu ac io n e s, errores de tru n ca m ien to y errores de redondeo [R5].
S e dice que..el sistem a d e ecuaciones K a = f está m al cond icio n ad o
si p eq u e ñ o s cam bios en los coeficientes de K o de f d an lu g a r a
g ra n d e s variaciones en el v ec to r solución a. La prin cip al cau sa del m al
co n d icio n a m ie n to se d ebe a la existencia de un elem ento o g ru p o de
e le m e n to s de g ra n rigidez co n ectad o s a o tro u otro s elem entos .de b a ja
rig id e z . E sto o rig in a que, a m en o s que el o rdenador p ued a rete n er u n n u m e ro
su fic ie n te de dígitos significativos, el com portam iento de la e s tru c tu ra q u e d a
a rtific ia lm e n te alte ra d o de m a n e ra que la m atriz de rigidez se co n v ierte en
s in g u la r o cuasi-singular.
P ó r consiguiente, el m al condicionam iento no im plica n ecesariam en te u n
e r r o r e n la solución. É sto , ú ltim o d ep e n d e fundam entalm en te de la ca p ac id a d
d e re te n c ió n de d ígitos significativos del ordenador. E n o tras p a la b ra s, d e los
_erro ies^d e truncam iento y d e redondeo que se com etan d u ra n te la solución
d el sis te m a de ecuaciones y q u e en definitiva son los responsables del e rro r
to ta l e n l a solucion.
•' . É l e rro r de trun ca m ien to es el m ás im p o rta n te. Si u n o rd en ad o r u tiliz a d
1 d íg ito s p a r a re p re se n ta r u n n ú m e ro en precisión sencilla sólo p o d rá alm acen ar
los d p rim e ro s dígitos de c a d a coeficiente de K o f. E s posible p o r ta n to que
1 al tr u n c a r un coeficiente se p re sc in d a de inform ación esencial p a ra o b te n e r
la so lu ció n co rrecta, que q u e d a to ta lm e n te alterad a .
E l error de redondeo es d e b id o al a ju s te que au to m ática m en te realiza el
o rd e n a d o r del ú ltim o d íg ito d e u n n ú m e ro d u ra n te el cálculo. L a experiencia
d e m u e s tra que e ste e rro r es m en o s im p o rta n te que el de tru n cam ien to .
N o o b sta n te , d eb en tr a t a r d e e v ita rse errores de redondeo innecesarios,
ta les com o los asociados a a lg u n a s co n stan tes, com o el valor del n ú m e ro
7r, o la s coordenadas y pesos d e los p u n to s de integración n u m érica que
d e b e n u tilizarse con el m á x im o n ú m e ro de dígitos que el co m p u tad o r p u e d a
alm ac en a r.
98 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

4* Ejemplo 3 .7 E studiar la influencia del error de tru n ca m ien to en la


solución del problema de la Figura 3.10.

K2 K, p
I v W — •— A / \ A
* *7“
i
Figura 3.10 E stru ctu ra de dos grados de lib ertad .

- Solución

L a m atriz de rigidez de la estru ctu ra anterior y su inversa son

' Kx -K x :¿r + 7 Í7 £
K = ; K -1 =
1 1
-K x A'i + f f j . L. 77 "El J

Si K i » A'j, K \ domina K , pero K 2 dom ina K - 1 y p o r consiguiente


el valor de los desplazamientos. El cálculo de K - 1 sólo es correcto si los
coeñcientes de K se evalúan de m anera que K 2 no se piérde en el proceso.
Así. si pór ejemplo K \ — 50 y K i = 0,0023 el ordenador debe reten er al
menos seis dígitos y K \ debe representarse como 50,0000 de m an era que
se retenga el último dígito de K 2 en la sum a K \ + i f j . Si. p o r ejem plo,
sólo se retienen cuatro dígitos K \ + K 2 daría 50,00 y K sería singular. E ste
problema está mal condicionado pues la solución es sensible a los cambios
(truncam iento) en el sexto dígito del coeficiente K \ + Jfj.
P or otra parte, si se utiliza eliminación Gaussiana p ara la solución del
sistem a K a = f, la eliminación del desplazam iento cam bia el últim o ~~
coeficiente diagonal a ( K \ + K 2 ) — K \ . Vemos por ta n to que la inform ación
p ara una solución correcta puede perderse si K \ » A'?.

U n a fo rm a o b v ia de re d u c ir los e rro re s d e tru n c a m ie n to y, p o r


co n sig u ien te, de m e jo rar la a p ro x im a c ió n d e la so lu ció n es u tiliz a r d o b le
p recisió n a lo largo de todo el proceso d e cálculo. E sto im p lic a c a lc u la r los
coeficientes de las diferentes m a tric e s q u e in te rv ie n e n en el a n á lis is y reso lv e r
el sis te m a de ecuaciones en d o b le p rec isió n . ^ !
U n in d ic ad o r de la se n sib ilid ad del s is te m a d e ecu acio n es K a = f a e rro re s I
en su solución (p o r tru n c a m ie n to y re d o n d e o ) p u e d e o b te n e rse a p a r ti r d el \
n ú m e ro d e condición d e la m a triz d e rig id e z K . A sí, pU ede d e m o s tra rs e [B4] i
q ue u n a p rim e ra estim ación del n ú m e ro d e dígito s significativos- s q u e se •’
o b tien en d e form a e x a cta en el proceso d e solución es
ELEMENTOS DE BARRA MAS AVANZADOS 99

5 « t - log10[cond(K)] (3.67)

donde t es el máximo núm ero de dígitos que el com putador pu ed e alm acen ar
con precisión y cond(K ) es el núm ero de condición de la m a triz de rigidez
que se define como

cond(K ) - (3.68)
Amm
siendo Amax y Amin los valores propios m ayor y m enor de K resp ectiv am en te.
A unque la ec.(3.67) es sólo aproxim ada indica claram ente que al crecer el
núm ero de condición de K decrece la precisión obtenible en la solución del
sistem a, o, dicho en otras palabras, los erro£es de solución a u m e n ta n con el
núm ero de condición de la m atriz de rigidez. Interesa, por consiguiente, que
dicho núm ero sea lo más bajo posible, lo que puede conseguirse m e d ia n te u n
adecuado proceso de escala de los coeficientes de K [B4], [R2], [R6].

3 .1 2 .5 E r r o r e s a s o c ia d o s a la e c u a c ió n c o n s titu t iv a
Nc. podem os finalizar este repaso de las fuentes m ás usuales de e rro r en el
análisis de u n a estru ctu ra por el método de elem entos finitos sin m e n cio n a r los
posibles errores asociados a una.mala..dcfiniclón dé la ecuación co n stitutiva..^
E n este libro estudiarem os únicamente problem as en régim en de elasticid ad
lineal. L a im portancia de u n a correcta evaluación de los dos coeficientes
significativos de la ecuación constitutiva (m ódulo de Young y coeficiente de
Poisson) es obvia. De hecho, en una e stru c tu ra de m a terial hom ogéneo e
isótropo los desplazam ientos son directam ente proporcionales al m ó d u lo de
Young, aunque las tensiones no se ven afectadas por el m ism o, y sí p o r el
valoF del coeficiente de Poisson. Si la e s tru c tu ra es de m a te ria l o rtó tro p o
o anisótropo, o está form ada por m ateriales con diferentes p ro p ied a d es, los
desplazam ientos y ias tensiones dependen de ios valores del m ó d u lo de Y oung
y del coeficiente .de Poisson. P or consiguiente, u n a in c o rrecta estim a ció n de
dichos p arám etro s puede producir, e r r o r e s e n l o s r e s u l t ados d e o rd en m uy
su p erio r a la sum a de todos los posibles errores m encionados a n terio rm en te.
Así, pues, pese a que la obtención de las propiedades m ecán icas de los
m ateriales puede considerarse como u n a e ta p a an terio r a la del an álisis, la
g ran influencia de sus valores en los resultados justifica su in clu sió n en este
a p a rta d o como o tra posible causa de error, que debe tra ta rs e de e v ita r por
los responsables del cálculo.
CAPITULO 4

FLEXION DE VIGAS

4 .1 I N T R O D U C C I O N

P re se n ta m o s en este ca p ítu lo la aplicación del m é to d o de los elem entos


fin ito s al clásico p roblem a de flexión de vigas. M uchos se p re g u n ta rá n q ué
se n tid o tiene estu d ia r la utilización de u n m étodo rela tiv a m en te sofisticado
/com o el de elem entos finitos p a ra cálculo de vigas, siendo éste u n p ro b lem a
g en e ra lm e n te sencillo y que pued e resolverse de fo rm a in m e d ia ta h acien d o
uso de las clásicas teorías dé R esistencia de M ateriales o de análisis m a tric ia l
M e e s tru c tu ra s. La resp u e sta es que ta l y com o suced ía en el caso de
la. b a r r a a tracción estu d iad o en el C ap ítu lo 2, la aplicación del M E F a
p ro b lem as de vigas es de g ran interés didáctico p o r diversos m otivos. E n
p rim e rd u g a r, los elem entos finitos de flexión de vigas (de a h o ra en a d e la n te
denom inados~eTementos de viga) pese a su carácter un idim ensional, sirven
p a r a in tro d u c ir de m an era sencilla la utilización de dos variables p o r nodo.
A sim ism o, los elem entos de viga p e rm ite n explicar fácilm ente conceptos de
'g ra n im p o rta n c ia que se ap licarán en capítulos posterio res y, en p a rtic u la r,
en el e stu d io de placas y lám inas.
L a organización general del cap ítu lo es la siguiente: E n p rim e r lu g ar
estu d iarem o s la form ulación de elem entos finitos corresp o n d ien te a la teo ría
clásica de flexión de vigas esb eltas de E uler-B ernoulli. D icha teoría, que
p rescin d e del efecto del esfuerzo c o rta n te en la deform ación de la viga,
p e rm ite in tro d u cir nuevas ideas de g ran interés, com o las funciones de form a
H erm íticas con continuidad de clase C \ y los p u n to s ó ptim os p a ra cálculo
de tensiones. E n la segunda p a rte del capítulo p resentarem o s la form ulación
de elem entos de viga de clase C 0 obtenidos con la te o ría de T im oshenko que
incluye el efecto de la deform ación p o r esfuerzo co rta n te. D ichos elem entos
nos servirán p a ra explicar de form a sencilla el efecto de sobrerrigidización
p o r esfuerzo cortante y las técnicas de integración red u c id a y de deform ación
de co rta n te im puesta, conceptos todos de gran trascenden cia p a ra análisis de
placas y lám inas.
102 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

4.2 F L E X IO N D E V IG A S E S B E L T A S (T E O R IA D E E U L E R -
B E R N O U L L I)

4 .2 .1 T e o ría b á sic a
C onsiderem os u n a viga de lo n g itu d /, sección tran sv e rsal de ¿ re a A y
m ó d u lo de inercia I sobre la que a c tú a n u n a serie de carg as verticales y
m o m en to s contenidos en el plano x z (F ig u ra 4.1).
L a te o ría de vigas clásica,-o de E uler-B em oulli, se b asa en las 3 h ip ó tesis
siguientes [T7,10]:

1. Los desplazam ientos verticales (flechas) de todos los p u n to s d e u n a


sección tran sv ersal son pequeños e iguales a los del eje de la v ig a x .
Cl CO

E l d esplazam iento lateral (según el eje y de la F ig u ra 4.1) es nulo.


Las secciones transversales n orm ales al eje de la v ig a a n te s d e la
deform ación, perm anecen p la n as y ortogonales a dicho eje d esp u és de
la deform ación.

Sección transv. -rsal

Centro de gravedad: 0
Area: A
Inercia: I

:-
x,u

.—*■. J/. t’
O \

B'B"s¡ u = -A’B' = = -A B 0 = -z
' ax

^ fj - 7'- - ■-h

F i g u r a 4.1 V ig a c o n v e n c io n a l d e E u le r - B e m o u lli.
, FLEX IO N .DE. VIGAS . . _________ 103

D e acu erd o con las h ipótesis anteriores el cam po de d esp laz am ien to s de
u n p u n to cualquiera se p u e d e escribir com o

• u ( * ,y ,z ) = o n- (4 .1 )
n-
Cu>(x,y, z) = w(x).
O
P o r la hipótesis 3 el giro $ es igual .a la p e n d ie n te de la d e fo rm a d a del eje . .
(F ig u r a 4 .1 ), es decir

. dw dw
(4 .2 )
• - * u = ~ z H

L as deform aciones en u n p u n to se obtienen p o r

du d~u)
£x dx dx ^
(4-3)

Sy — £z — ~fzy — 7xz — ly z — 0

L a ú n ic a tensión no n u la a x se relaciona con su c o rre sp o n d ie n te


d e fo rm a c ió n e z p o r

d~w
o z = E ex = —z E (4 .4 )
dx ^

Se d efine el m om en to flector positivo M de u n a sección (F ig u r a 4 .2 ) com o

M = - J L ZC‘ d A = I Ja Z~ £d¿ dA = - E Ix (4 ' 5 )

d o n d e I és el m o m en to de in e rc ia de la se cció n ^ tran sv ersal c p n _ re sp e c tp .a l


eje y y £ _ la c u rv a tu r a del ej e de ja viga ( x =
S u p o n d r e m os que las fu erzas verticales re p a r tid a s q tie n e n s e n tid o s
o p u e s to s a l estab lecid o com o p o sitiv o p a r a j a flecha y up o r o tr a p a r te , q u e los
m o m e n to s ex terio res son p o s itivos si su se n tid o coin cid e con e l p o s itiv o d e l
g iro ( F ig u r a 4.1). E n d ic h as circ u n sta n c ia s, el P T V p a r a la v ig a se e s c rib e
• com o

. P - -
t - z a Td V = — I Sw qdx — Sw j Z j + 6 9 jX fj (4i6)
• 1=1 7=1
_ KM........- Cálculo de estructuras por 'eílmétóclol'de'elementos finitos
--------------------------------------------------------------------------------------------

La integral de *volümeií del prim er miembro* representa el tra bajo


de deformación virtual y se simplifica como sigue (suponiendo m aterial
homogéneo en cada sección)

„ d 2w r /d ? w \ ,
6ex *z dV z l dA
/// (4.7)
S x M dx-
-I! f (sr) EI
P or consiguiente^ él trabajo de deformación virtual se puede expresar por
la integral sobre la longitud de la viga del producto del momento Sector p o r
la correspondiente curvatura virtual.
0)
c

r-

-6
"O

7ó-
f-

Figura 1.2 Convenio de signos para la tensión ax y el momento flector M . s »


4 .2 .2 D is c r e tiz a c ió n e n e le m e n to s fin ito s d e d o s n o d o s “ 73
La incógnita fu ndam ental del problem a es la flecha w. No obsta n te , c
y—
debido a qu e en la expresión del tr abajo virtual interno (4.7) aparecen tí
segundas derivadas de w , se deben utilizar-elementos de continuidad de d a s e
C¡ (la varia b le y su prim era derivada han de ser continuas) p a ra ev itar
singularidades en el, cálculo de las integrales (ver A partado 3.8.3). E sta
condición se puede in te rp re tar .físicamente de m anera sencilla_teniendp_ en
cu en ta q ue d w /d x coincide con la pendiente de la deformad a del eje de la (j
viga. P o r ta n to , dich a derivada debe ser continua p a ra gara n tiz a r que la "0
d efo rm ada del eje describa una curva su ave.
B a
El elem ento m ás sencillo de viga de clase C \ es el unidim ensional de dos (sr i
nodos (F ig u ra 4.3). L a continuidad de las prim eras derivadas obliga a to m ar
el giro com o variable. Por consiguiente, el núm ero total de<varj^bles
-godales^del elem ento es 4 f u;.- y (^f),- p o r nodo). Dichas variables definen
p erfectam ente u n a variación cubica de la flecha
O 1
= a 0 + oc\x + a ¡ x + a$x° (4.8)
F L E X IO N DE VIGAS IOS

a)
,_ r n ,. i l
3S!

® ___ J w*
1 Jr ;2
(dw ) [1*1 ■ / dwi
'd x 'i ----------------; 'd x 2

LOCAL GLOBAL
1,2 i, j
"S w¡
(d x ), ( 5 7 )¡

('d— L
x k 'd x

/
f i y £ N.Iglw, + + N2íg)w2 -i- I

F ig u ra 4.3 Elemento de viga de Euler-Bernoulli de dos nodos. Variables


nodales\y funciones de form a Hermíticas.

L as co n stan tes o ; se calc u la n su stitu y en d o adecuadam ente los valores de


la_ñech&_y. sns derivadas en los nodos en (4.8), lo que proporciona el sistem a
de c u a tro ecuaciones con c u a tro incógnitas siguiente:

2 3
tí»i = ora + o rix i + <*2x i + a Zx l

i = a i + 2of2 x l + 3a3 x \

2 3 (4.9)
W2 = a 0 + arix 2 + <*2*2 + a 3x 2

( ^ ) 2 = 0 ri + 2 q 2*2 + 3ot3x^

U n a vez resuelto*!! siste m a a n te rio r sé puede reescrib ir (4.8), tra s su stitu ir


conv enientem ente las ex p resio n es de las a,-, como

‘ —■ /(e) d w . — l(e) , d w .
w = + Al + N 2 w 2 + '^ 2 (4.10)
106 Cálculo de estructuras p o r el m étodo de elem entos finitos

donde las funciones de form a del elem ento vienen dadas por

A, = - ( 2 - 3 ? + ?3) A 2 = - ( 2 + 3 f - ? 3)
(4.11)
-= 1
*1 = j í l - í - í ' + H * 2 = j ( - l - í + í 2 + í 3)

con (4-12)
£ ~ l(e)
ile) i * -“* xr ro)
a; y zm -

La ecuación (4.10) puede reescribirse como..

u> = N a (c) (4.13)

donde

r /< M (f d w \ U , x
= r 1’ "-u ’

son la m atriz de funciones de forma y el vector de m ovim ientos


(desplazam ientos y giros) n odales del elem ento, respectivam ente.
La ap roximacióh defin ida por la ec.(4.l0) se denom ina H erm ítica.
p o r coincidir las_ funciones de form a con polinomios de H erm ite. La
representación gráfica de las cuatro funciones de form a del elem ento
H erm ítico de dos nodos se m uestra en la F igura 4.3. Obsérvese que las
funciones N \ y_N 2 '"alen la unidad en un nodo y cero en el o tro, m ientras
q u e su s prim eras derivadas son cero en ambos nodos, sucediendo lo co n trario
con las funciones N^ y Ño. E n el C apítulo 8 veremos’ como la utilización
de estos elementos' en problem as de flexión de placas conduce, en general, a
situaciones en las que la prim era derivada no es continua entre elementos.
Sin em bargo, esto no ocurré en vigas, ya que al estar conectados en tre sí los
elem entos únicam ente por puntos nodales, dichas derivadas tom an un valor
ú n ico entre, elementos, lo que garan tiza su continuidad.
De (4.12) se deduce que ^ con lo que

/(«) dw 2 dw w d2W
dx = — d i (4.15)
dx W > d( y d i2 (/(O )2 d i 2

Por consiguiente, la curv atu ra en un punto del elemento de coordenada


£ se obtiene haciendo uso de (4.10) y (4.15) por
FLEXION DE VIGAS 107

<Pw 4 (tP N i .. l(‘)<t2N 1 fd w \ . <PN2 . /(*> <PNi fdÍD\ _


X =
dx2 (/<«))* ^ d£2 Wl+ 2 d ? W z J i + d ? W2+ 2 d£2 \ d x h j

6£ (-1 + 3 0 - 6 f (1 + 3 0 ]
(/I«))a’ /(«) •'■(iW)a’ |W - J
í&] (4.16)

iaJ
siendo B ¡ la m atriz de deformación de flexión o de curvatura del elemento.
Finalm ente, la expresión de los trab ajos virtuales de un elemento queda,
u tilizando (4.6), (4.7),.(440) y (446 ),'como

f iU) ¿X E lx d x = Q * 1 [«»<«)]T B j(E T ) B/ ^ »<e) =


(4.17)

- - £ ' M T"r * r ¿í + ¿ + g '(£ )/*


que tras operar en la form a usual conduce a la conocida expresión

K (g) a<e> - p'e) = qíe) (4.1S)

donde la m atriz de rigidez del elemento de viga puede calcularse de form a


explícita por .

’ 12 6í(') -12 6 /(e) ]

R'(c)= J +V b Ef f
•♦ 4(íW )2 —6/(‘) 2(i<e))2
12
.sim. 4(/(e))2.

(4-19)
El lector fam iliarizado con el cálculo m atricial de estru c tu ras ^ v e r tir á
ln coincidencia de la m atriz de rigidez anterior con la que se obtiene
directam ente haciendo uso de las clásicas ecuaciones de Resistencia de
M ateriales [L3]. El m otivo es que la expresión polinóm ica de la flecha en el
elem ento H erm ítico de dos nodo«=. ec.(4.10), coincide ex actam en te con la que
se obtiene integrando la ecuación diferencial de equilibrio de la viga som etida
108 Cálculo de estructuras por el método de elementos ¡mitos
■?

a esfuerzos en sus extrem os, por lo que la m atriz de rigidez en ambos casos
debe coincidir (ver Ejemplo 4.1).
P o r o tr a p a rte, el vecto r de fuerzas nodales equivalentes debido a u n a
carg a uniform em ente distribuida de intensidad —q sobré el elemento, .es

l /(«) 1 /W ir
= _ f +l Nr s¥ L ¿ f = m rl ^ I _ í!íi (4.20)
L N 2 ^ \ 12’ 1 2 ’ 2 ’ 12 i

y el vecto r d e fuerzas nodales de equilibrio q(e), necesario p ara el ensam blaje

q(‘) = (4.21)

El le cto r reconocerá en las componentes del vector f(e) de (4.20) los


valores, con los signos de la F igura 4.4, de las réacdones verticales y los
m om entos en los extrem os de u n a viga biem potrada bajo carga uniform e.
E sta coin cid encia es, no obstante, un caso m uy particular, debido a
las c a ra c te rísticas especiales de la carga uniforme, no siendo por ta n to
e x tra p o la b le a otro tip o de cargas ni de elementos (ver Ejemplo 4.2).
. Un a vez obtenidos los desplazam ientos y-giros-nodales se p uede calcular
el m o m en to flector en cualquier p u nto del elem ento por la expresión

M = E l x = E l B a<e> (4.22)

a)

M,
( 1

Figura 4.4 Elemento de viga de Euler-Bernoulli de dos nodos, a) Convenio


de signos para las fuerzas nodales equivalentes, b) Fuerzas
nodales equivalentes para una carga uniformemente repartida.
Obtener la ecuación del campo de desplazamientos de un
4» E je m p lo 4 . 1
segmento de viga por integración de la ecuación diferencial de equilibrio de
la viga.

- Solución
Consideremos el segmento de viga de la Figura 4.5 sometido a la acción de
nn momento y un cortante en cada extremó. "Supondremos que no actúan
cargas en el interior del segmento.

Figura 4.5 Esfuerzos en los extremos de nn segmento de viga.

Estableciendo el^fiilib rio de esfuerzos en un elemento diferencial de viga


(Figura 4.6) se obtiene las conocidas ecuaciones diferenciales de equilibrio
en esfuerzos /
dQ
£ = -<? dx
= 0

Derivando la primera ecuación y haciendo uso de.la segunda y de la relación


entre el momehto flector y. la curvatura (ec.(4.5)) se obtiene la ecuación de
equilibrio en flechas como

d*w
= 0

La solución de dicha ecuación es un polinomio "cúbico en z

ti/(x) = a i + t + 04Z3
en el que las constantes 0 1, 03, 03,04 se obtienen haciendo uso de las
condiciones en los extremos del segmento de viga (Figura 4.5)

De la aplicación de dichas condiciones de contorno se obtiene el siguiente


sistema de cuatro ecuaciones con cuatro incógnitas:
110 Cálculo de estructuras p o r.*1 m é to d o die elementos finitos

Vi -100 0• ai
(fc).
t?2 0 10 0
1 / /2 /3 a2
a3
(40,. .0 1 2/• 312. a<
Resolviendo dicho sistem a se obtienen los valores de las cuatro constantes
que proporcionan la siguiente expresión para la flecha

W(X) = f \ ( x ) tl>| + f i ( x ) ( ^ j ) i + h{x)u>7 + /<(*) ( ^ 7 ) 2

donde

( j y - < 7 )3 = A ( .,-^ T ) + (?)


Transformando dichas funciones al sistem a de coordenadas normalizado £
(lo que simplemente implica sustituir x por Ap (1 + £)) se com prueba que
l$s funciones /1 /?(£ }. y ■/<(() coinciden respectivamente con las
fundones de forma, A'i, N i , N 3 y N 3, del elemento de viga Eerinítico dé
dos nodos (ecs.(4.1l)).
Por consiguiente es fácil deducir, haciendo uso por ejemplo del P T V , que la
m atriz de rigidez del segmento de viga de la Figura 4.5-coindde exactam ente
con la obtenida para el elemento de viga Hermítico de dos nodos.
. q. •
m
M+ 4= dx
/ .. f»m , V " ~ 9 * =-c¡)

V*l l i r *
. Q 0 Q+ ^ d x
'’ dx %)
. ^
I dx
—»-(dx f-»—

Figura 4.6 Ecuadones de equilibrio de la viga.

4 E je m p lo 4.2 Obtener las reacciones en una viga biempotrada bajo carga


uniformem ente repartida por integración de las-ecuaciones diferenciales de
equilibrio. ' ■.«

- Solución

E6 fácil comprobar que en este caso (F igura 4:6) la flecha tiene que satisfacer
la siguiente ecuadón diferendal de equilibrio:
_________________ F L E X IO N P E VIG AS 111
r: . • * Kyr S* 'i-í'.?-*: Tr «•' - ,

donde q es la intensidad de la carga uniform emente re p a rtid a .


La solución de la ecuación- diferencial anterior es a h o ra el polinom io de
cuarto grado siguiente

io = ae + a j* . + a2x 2 + a2x3 + a4x*


- de lo que se deduce inm ediatam ente que a4 = —24£ j - P o r o tr a p arte , los
otros coeficientes'se obtienen haciendo uso de las condiciones en los extrem os
e m p o tra d o s.

dw
w = —— = 0 en i = 0 y x = l
dx
lo que autom áticam ente proporciona a 0 = a i = 0 y el siguiente sistem a
de ecuaciones p a ra a2 y a2

qí1
a2 + a3¡ =
24 E l
q í1
2 a2 + 3a2l2 —
6EI
de donde se obtiene a2 = — y a2 = ^
P o r consiguiente, la flecha tiene la expresión siguiente

„(*> = "JL (_ ■£;> + _ Sil')


V} El \ 24 T 12 24 /
y los mom entos Sectores en los extremos valen

d2w \ ql2

- F T l d 2w\ 9/2 *

y las reacciones

2 , = « ? ) .= . = - ^ ) t= 0= - f

E n la F ig u ra 4.7 se representan las reacciones anteriores con los sentidos de


actuación correspondientes. ’ '
Las acciones que lá. ejerce sobre los apoyos serán iguales y de sentido
co n trario a las reacciones. A grupando dichas acciones en un vector f y
utilizando el criterio de signos de la F igu ra 4.4a se o b tien e
T
f = Lsi - _íí! _SÍ lili
U 2 ’ 12 ’ 2 ’ 12j
12 C á lc u lo de e stru ctu ras p o r el m éto d o de elem entos fin ito s’

• >.

/ ♦ ' Ú i ; 1 »'-•*•••-> <- 1 i ~ I r ~§2 f s 2’- 2


( f . < j^ ti I m n t m r t t t » ^ • •••• A ,

n u . 4 w ♦ t ; T~n vJ
vM^ ■ sobre los apoyos
acciones
( i
reacxiones de los apoyas
M .Ü
f k

F igura 4.7 Reacciones de una viga biem potrada bajo carga unifor­
memente repartida.

Que como puede apreciarse coincide con el vector de fuerzas nodales


equivalentes del elemento de viga de dos nodos de la ec.(4.20).
Dicha coincidencia, como sé ha comentado anteriormente, es fortuita y no
se cumple p ara otros tipos de cargas. No obstante, permite interpretar
las fuerzas nodales como un sistema de fuerzas equivalente, en términos de
t rab ajo virtual, al de las careas exteriores. En este ejemplo dichas reacciones
coinciden adem ás con los valores (con signo contrario) de las reacciones en
los extrem os em potrados. t

En la viga simplemente apoyada de la Figura f.8 calcular la


A E j e m p l o 4 .3
flecha en el centro y el giro en los apoyos así como las reacciones utilizando
un elemento Hermitico de dos nodos. •

- Solución

La ecuación m atricial de equilibrio global de la viga se obtiene directam ente


(teniendo en cuenta la sim etría del problema) como

f 12 6L -1 2 6/ ‘
V, v = 0
4 12 - 6/ 2 12
12 -61
SimetrJ 4 12 .
Prescindiendo de las filas'" y columnas, correspondientes a los grados de
libertad prescritos se obtiene
• .............— .........- ----------~ -- F L E X IO N - U E V IG A S 113

b' " l

21

Z,Wj
¡ .
i . •' ’ -
2 ) » . [< & )r ° ]

[«, = o] f- L
V, 1
l
V

, Figura 4J} Viga, simplemente apoyada bajo carga puntual en el


centro. Análisis con un elemento Hermíticó de, dos
nodos.

y resolviendo, se obtiene ' \ *'■- y-


r*"'" v* ' : í¿* .
V-¡2 ’ ' rf dwY . - p i2 ’: -
6E l ’ \d z )i~ -4 E I ■ - -•
:: „ •' f * '
- I - ' 3
•'••• .. l jij.» ,i t- r ’Ú♦VVJv V r - ** ' ; ^
Vemos que la solución coincide con la exacta. De hecho la solución exacta
para la flecha en este caso es cúbica (ver Ejemplo 4.1) y, por consiguiente,
la solución obtenida es esacta en todos los puntos.
r

-4» Ejem pló 4 . 4 Calcular los movimientos en loséxtremos y tai reacciones en


el extremo empotrado de la viga de la Figura 4-9 utilizando un solo elemento
Hermíticó de dos nodos. '

-Solución

Haciendo aso de las ecs.(4.18) - (4.21) se obtiene la ecuación global

' 12 61 -12 6/ ' V3l


•*. 412 -61 2l2
í V' ~ 2
(é ),
**. 12 - 6 1 lito

.Sim. Al2 . ( £ ), . 1 K -
■Prescindiendo de las dos primeras filas y columnas correspondientes a los
grados de libertad del empotramiento se encuentra la solución siguiente:
114 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

[V, [w, = o]

F igura 4.9 Viga en voladizo b ajo carga uniforme. Análisis con un


elemento Hermítico de dos nodos .

_ ql* /du> \ _
XC2~ ~ J É I ? V d 7 ;2 = _ 6 £ 7
ql 2
i', = ql y A/i = Y

que o tra vez coincide con la exacta. Sin em bargo, en este caso dicha
coincidencia ocurre sólo en los nodos y a que la variación e x a c ta de la flecha
dentro del elemento es un polinom io de c u a rto grado (ver E jem plo 4 .3 ),
m ientras que la utilizada en la aproxim ación es cúbica.
Es fácil deducir que la coincidencia de los valores nodales con los exactos
es consecuencia de utilizar la m isina m atriz de rigidez y el m ism o v ector
de fuerzas que se utilizaría en la solución “ex a cta’’ de este p ro b lem a p o r
m étodos m atridales clásicos (ver, E jem plo 4.2).

La coincidencia de los valores nodales con los exactos en los' dos últimos
ejemplos no es frecuente en elementos finitos y, de hecho, sólo ocurre en
problemas unidimensionales cuando las funciones de forma satisfacen la
forma homogénea de la ecuación diferencial de equilibrio, como ya se cem entó
en el Capítulo 2.
Es fácil ver que esta condición se cumple para los dos problemas
estudiados puesto que la ecuación diferencial de la viga es (Figura 4.G)

d^w
= ~ í (4 -2 3 )

sa tisfaciendo las funcionés de forma cúbicas la ecuación = 0. Esta


propiedad, por desgracia, no es estrapolable directamente a problemas de
más de una dimensión.
En ía Figura 4.10 se ha representado la ley de momentos flectores obtenida
en el Ejemplo 4.4 juntamente con la exacta. Es ■interesante advertir que
ambas soluciones coinciden en los 2 puntos de Gauss para = ± E sta '
• FLEXION DE -VIGAS -115

Figura 4.10 Viga en voladizo bajo carga uniforme. Leyes de momentos


exacta y de elementos finitos.

coincidencia no es tam poco fortuita y, dadas sus im portantes implicaciones,


m erece la p ena explicarla con más detalle en el apartado siguiente.

4 .3 P U N T O S O P T IM O S P A R A C A L C U L O D E T E N S I O N E S Y
D E F O R M A C IO N E S

AI obtenerse las tensiones a p artir de las derivadas de los desplazam ientos


su aproxim ación es siempre de menor orden que la de estos ú ltim os. En
general, si las funciones de form a son polinomios com pletos de grado p.
la aproxim ación de las tensiones será polinómica de grado p — 1 ó p — 2.
según se obtengan en función de la prim era o segunda derivada del cam po
d e desplazam ientos.
P o r o tra parte, está dem ostrado qué las tensiones o btenidas en el
m étodo de los elementos finitos pueden considerarse como un aju ste por
m ínim os cuadrados ponderados de la solución de tensiones ex acta [Z6]. E sta
p ropiedad es de gran im portancia, puesto que, evidentem ente, en los puntos
de intersección de la curva que corresponde a la distribución ex acta de las
tensiones con la curva aproxim ada que aju sta a la anterior, los valores de las
tensiones obtenidas po r elementos finitos coincidirán con los exactos.
La dificultad surge, naturalm ente, al no conocerse en la m ayoría de los
casos la distribución real del cam po de tensiones.
E sta dificultad puede so rtearse haciendo uso de la siguiente propiedad de
la integración num érica de G auss-L cgendre: En los puntos de u n a c u a d ra tu ra
de G aúss-Legendre de orden n , un polinom io de grado n y o tro de grado
n — 1, obtenido como a juste por m ínim o cuadrados del^njteriorj Jq m a n el
m ism o valor. A clararemos esta im p o rtan te propiedad con dos ejem plos.
116 - Cálculo de estructuras por el método de- elementos finitos

£ E je m p lo 4.5 Comprobar que un polinomio de segundo grado y otro de


prim ero obtenido por ajuste por mínimos cuadrados del anterior se cortan
en los puntos de la cuadratura de Gauss-Legendre de orden 2.

—Solución
Tomemos el polinomio de segundo grado (n = 2) siguiente:

f(x j = 1 + x + x 1
y obtengamos el de primer grado (n = 1) que ajusta a /(x ) por mínimos
cuadrados. Así

<j(x) = a + 6z
de form a que

M =J [/(x)-$(x)] dx J [(1- a)+ (1- b)x + x2Jdx


sea un mínimo. . ,
Las constantes a y b se obtienen haciendo

= 0 =* J —2^(1 —a)- + (1 —b)x -f x2Jdx = 0


d \I
- ^ - = 0 => Jf +1 r i
—2 x |( l —a) + ( l '- 6 ) x + x2j dx = 0

y resolviendo el sistema se encuentra a = | y b = 1.


En la Figura 4.11 se han representado los polinomios f( x ) y </(x). Puede
apreciarse que ambos polinomios se cprtan en los puntos de la cuadratura
de Gauss-Legendre de orden 2.

4» E je m p lo 4 .0 Comprobar que un polinomio cúbico y otro, cuadrático


obtenido por ajuste por mínimos cuadrados del anterior se cortan en los
p u n to s de la cuadratura de Gauss-Legendre de orden 3.

—Solución

Tomemos el poftnomio de tercer grado (n = 3):

t / ( x ) = :1 + x + x2 + x3
y obtengam os el de segundo grado g(x) = a + bx + ex2, de forma que
ÜL?í
. F L E X IO N D E V IG A S

’l

Figura 4.11 Interpolación por mínimos cuadrados de un polinomio


de segundo grado por otro de primero. Intersección
de ambos en los puntos de la cuadratura de Gauss-
Legendre de orden 2.

M — J [/ (■ r ) - o (x )j dx = j | (1 - a) + (1 - b)x + (1 - c)x2 + x 3j dx

sea mínima.
■K'
Las tres cóástaníes ó, b; y c se obtienen del sistema

dM
=0
da í - a+1r =0
dM
= 0
db.
dM
=0
de
lo que da
a= 1 c= 1
H *
En la Figura 4.12 se aprecia que las abeisas de los tres puntos de corte
de las curvas f{x) y g{x), coinciden con las posiciones de los puntos de la
cuadratura de Gauss-Legendre de orden 3.

De todo lo anterior pueden extraerse las dos conclusiones siguientes:

l.) Si la distribución exacta de las tensiones <r (o las deformaciones e) es


un polinomio de grado n, y la aproximada, obtenida por elementos
finitos, es de grado ñ — 1, la evaluación de er(o c) en los puntos de la
cuadratura de Gauss-Legendre de orden n es exacta.
118 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

Figura 4.12 Interpolación por m ínimos cuadrados de un polinom io de tercer


grado por otro de segundo. Intersección de am bos en los puntos
de la cuadratura de Gauss-Legendre de orden 3.

2:: Si los polinomios que representan las soluciones exactas y de


elementos finitos para a y e difieren en más de un grado, la evaluación
de c y c en los puntos de la cuadratura de Gauss-Legendre aproxima
un término más del desarrollo en serie de Taylor de la solución exacta
que en cualquier otro púnto del elemento.

Resumiendo, los p untos de la cuadratura de Gauss-Legendre tienen la


interesante propiedad de aproximar con un orden mayor las tensiones (y
deformaciones ) que, por consiguiente, deben siempre evaluarse en dichos
puntos, y a p artir de los vqJores allí obtenidos proceder, si sé desea, a la
extrapolación a los nodos. P er ello dichos puntos se considerar, óviimos par a
el cálculo de tensiones y deform aciones.
Los conceptos anteriores son rigurosam ente válidos p a ra elementos
unidimensionales. Asimismo, se ha/ com probado que la utilización .d e ja s
mismas ideas Dcii*3. la integración de Gauss-Legendre en dos y tr es dim ensiones
conduce también a una sustancial mejora de los resultados de las tensiones
y deformaciones. En la Figura 4.13 se m uestran los puntos óptim os p ara
cálculo de tensiones y deformaciones en algfínos de los elementos uni y
bidimensionales que se tratarán en capítulos posteriores. L a extrapolación
al caso tridimensional puede efectuarse a p a rtir de los datos de dicha figura
como se verá en el C apítulo 7.
Volviendo al sencillo ejemplo de la viga en voladizo podem os ahora

i
FLEXION DE VIGAS 119

justificar la “coincidencia” de los valores de.los momentos fiectores en los


dos puntos de Gauss con.los exactos.. De hecho, éste es un caso análogo al
del Ejemplo 4.5 en el que se explicaban las propiedades de la cu ad ratu ra de
Gauss-Legendre. La solución exacta de la ley de momentos es parabólica y,
por consiguiente, los momentos en los dos puntos de Gauss definen la recta
que aproxima por mínimos cuadrados dicha parábola.

Barra a tracción Flexión de vigas


Clase C, o—*— ----- *—o

o— *—o
Elasticidad 2D

Figura 4.13 Puntos óptimos para cálculo de tensiones en algunos elementos


uni y bidimensionales.

4.4 F L E X IO N D E V IG A S D E T IM O S H E N K O

4.4.1 T eoría básica


L a teoría de vigas de Timoshenko com parte las hipótesis 1 v 2 de la teoría
de vigas clásica del A partado 4.2.1. P or co n trap artid a, la nueva hipótesis
3 establece que “las secciones planas normales al e je de la viga antes de
la deformación, p ermanecen planas pero no necesariam ente norm ales al eje
después de la deformación” (Figura 4.14).
E sta hipótesis-representa una mayor aproxim ación a la deform ación real
de la sección transversal en vigas de gran canto. A m edida que la relación
longitu d /c an to disminuye, las secciones transversales dejan de conservarse
p lanas después de la deformación. Vemos en la F ig u ra 4.14 que la hipótesis
donde es la pendiente de la deform ada del eje de la viga y <p un giro
adicional debido a la deformación por corta n te como seguidam ente veremos.
El cam po de desplazam ientos de la viga se exp resa de nuevo p o r ja
ec.(4.1). P or o tra p arte, de (4.1) y (4.24) se deduce que las deform aciones
no n ulas son ahora las siguientes:

du dQ
e* = i ; = - z d i . (4.25)
dw du dw
e
^ zz dx dz dx

P or consiguiente, la teoría de Tim oshenko equivale a considerar el efecto


de la ^ J o r m q c ió n por cortante transversal. coincidiendo la magn itu d d e dicha
deform ación con el giro adicional de’,la norm al <j>. '' ■**■■■ •
Las dos tensiones no nulas c r y tx: s* rpltu-inrmn rnn la-s correspondientes
deformaciones por

o’x = E e x = — zjE1— = —z E x
(4.26)
tz : = G1zí = g ( ^ - 8 )

donde G' es el módulo de rigidez y ^ ^ la curvatura del eje de la viga.


El m om ento Sector y el esfuerzo cortante ge Hpfin^n. de acuerdo ron los
••. signos de la Figura 4.15. como

M = - JJ z a xdA = E l ^ = E IX

Q = J f A r **d A = G A { ^ ~ e) = G Ar**’~

TENSION NORMAL o, TENSION TANGENCIAL x „


Distribución supuesta= Distribución supuesta Distribución exacta
= Distribución exacta

Figura 4.15 Teoría de vigas de Timoshenko. Distribución de tensiones


normales y tangenciales. CónVenio de signos para el momento
Héctor y el esfuerzo cortante.
&
O bsérvese que la variación d e <r¿ con el can to es lineal, lo cual puede
considerarse com o “exacto” d en tro de la h ip ótesis d e la teoría d e vigas. P or
122 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

el c o n tra rio» la v a ria c ió n jie la tensión ta n g e n c ia l rxz con el ca n to se su p o n e


co n sta n te , lo cual e s tá en cla ra contradicción con la d istrib u c ió n p o lin ó m ica
de la te o ría de vigas (F ig u ra 4.15). P a r a so rte a r este p ro b lem a, y p u e s to
q u e se v a a h acer uso d e u n p la n tea m ie n to energético a p a r ti r del P T V , se
a c e p ta la h ip ó tesis de tensión tangencial c o n s ta n te , p e ro m o d ificad a p o r u n
coeficiente,de m a n e ra que el tra b a jo de deform ación de la te n sió n tan g en cial
con s ta n te coincida con el “exacto" de la t e o ría de vigas [T7]. A sí, se to m a '

txz = a 'G (4.28)

y
Q = a A G t xz = A* G 7 Xz (4.29)

d o n d e a es el coeficiente de form a o de d isto rsión de la sección, y .4* = a A


se d e n o m in a área reducida.
E l n o m bre de coeficiente de distorsión se deb e a que tie n e en cuen ta el
efecto de que en realidad las secciones no se m ^ ;ienen « z ^ .m n e n te p la n a s y
t ien en u n a distorsión long itu dinal, ta l y com o se.m u e stra en la F ig u ra 4.14.
E n el -Apéndice II se p resenta la obteaición del coeficiente d e d isto rsió n
que d ep ende de la geom etría de la sección tra n sv e rsal. E n la F igu r a 4.16 se
m u e s tra el valor dejcficbo coeficiente p a r a alg u n as secciones.

7 ° 7+20K2
cu = 0.32
K= C_
= i¿b
1+cJ 0 a y=0,69
Figura 4.16 Valores del coeñcíente de distorsión a para diferentes tipos de
secciones de vigas.

L a expresión del P T V se escribe a h o ra com o (ver ec.(4.6))

/ / í v m a i + S lx :T zz^d V ~ ~ J q 6wqdx ~ 5 Z 6w iZi t X J 66Í M Í (4*3°)


i= l 2=1

E s fácil ver que haciendo uso de las ecs.(4.25) - (4.29) el p rim e r m iem bro
d e (4.30) p u ed e m odificarse com o
FLEXION DE VIGAS 123

U Iv [”W '(£) + T"í ' " <,) ]¿K=


= l ! [ sx ( ¡ L ~ za*iA ) +^ ‘ ( J j / ~ iA ) \ d x ‘
(4.31)
= J (¿ x M + h x z Q ^ dx =

- £ H f ) e i I +s ( t - $) g a í ^ - e) h
_ Se aprecia en (4.31) que en el integrando aparecen únicam ente derivadas
p rim eras de la flecha y el giro. Rsto eritrg línir-amente sú continuidad p ara
garantizar la integrabilidad, lo que yermHe la. utilización de elementos finitos
de clase Ca.

4 .4 .2 E le m e ntos finitos p a r a la flexión d e v igas d e T im o s h e n k o


Consideremos en primer lugar el elemento de viga de Timoshenko más
sencillo de dos nodos. A diferencia de la teoría de Euler^Bemoulli, la flecha
,u/_y el giro 6 son ahora variaBles~independientes y de ^continuidad C„. Así,
se puede interpolar por separado cada una de ellas por

J u»(0 = JVi(f)u>i + N 2( 0 w2
(4.32)
) m = o* + ^ a ( o «2

4.17).
Haciendo uso de (4.32) la curvatura seobtiene por

de dti de _ d i \ d N l dN 2 ]
(4.33)
x = l i = H ¿ i ~ ^ [ w í + ~ ¡ r 2\

y la_deform ación de cortante (o ázalladura)

7 .r = ^ - » = £ [ ^ t e i + ^«<2] - ( * ¡ * 1 + (4.34)

U tilizando una formulación isoparam étrica idéntica a la em pleada p ara


el elemento de barra de dos nodos del Capitulo 2 se obtiene = ^ - y las
ecs.(4.33) v‘''(^V34)'püéd?nriicribirse*eñ forma m atricial como
Cálculo de estructuras por el móiodo de elementos finitos
V • • ••'V i'.-y y -i í

\ .
/. r "V ■ w(g) = N,(g)w, + N2(g)w2.

Y/S/sYy JvZZ ^ (g ^ N .ig je , + NjíSie,

{5 }i— 1S L- ({ ; }

F igura 4.17 Elemento de viga de Timoshenko de dos nodos. Interpolación


de los movimientos y funciones de forma.

X = B f aW .
(4.35)
7 « = B c a(e)

donde

dN i 0 i
B/ = ’ ’ /(*) di ;W

2 - áüi _N * - N2 J_ -(1 -0 J_ -0 + 0 '


Bc =
/(«) d i * l f /W d i’ 2 /(«)’ 2 ’ /(«)’ 2
(4.36)
son las m atrices de deform ación de flexión y cortante del elemento,, y

a (e) = [tü i^ i,u ;2 ^ 2 ]r . (4.37)

es el_y_ector de m ovim ientos nodales del elemento.


La expresión de los tra b a jo s virtuales (4.30) puede escribirse, haciendo
uso de las ecs.(4.31) - (4737), como

[ía(e)]T(/< «) [B / ( í:J ) B / + =
(4.38)
- fíaW l7" / Ñ 7V -,7 U r+ fía<‘ )]r
_________ FLEXION DE VIGAS"

y trasjsimplificar los movimientos virtuales queda

[k <,'> + K<‘.>] a W - f < ‘> = q« (4.39)

K(')
donde-

K ^ = K'5re ) + K Í c) (4.40)

K / ° f Jí(e) B / ( £ J ) B / dx : = J¡(e) B¡T(GA*)BC dx (4.41)

so n las m atrices de rigidez correspondientes a Ios-efectos de flexión y cortante


cuya Suma, es. la m atriz de rigidez total del elemento;

Ñ r q dx, con Ñ — (iVi.O, Ar2,0] (4.42)

el vector de fuerzas nodales equivalentes debidas a la carga repartida q;_y_

q (e) = [Z], M i , Z2, M n f (4.43)

el vector de fuerzas nodales de equilibrio que permite ensamblar las


contribuciones de los distintos "elementos en la matriz de rigidez y en el vector
de fuerzas globales.
Todas las integrales anteriores pueden transformarse sobre el dominio
norm alizado del elemento. ..
Así, temendo en cuenta que dx — -%-d£, las ecs.(4.41) y (4.42) se escriben
com o

íe) f +l T /(*) f+1 'T /(«)


K / = y 2 B j ( E I) Bj — di ; K<e> = J B J{G A ') Bc— <¿f
(4.44)
y
•+‘ r /(«)'
/ N «T d i (4.45)

expresiones que pueden evaluarse num éricam ente por u n a cu ad ratu ra


unidim ensional de Gauss-Legendre (A p artad o 3 .4 )~
126 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

A dviértase que la m a triz de rigidez del elem ento puede tam b ién ob ten erse
p o r la expresión general

(4.46)

d o nd e

(4.47) '

No o b stan te, las expresiones (4.44) perm iten identificar las contribuciones de
flexión y co rtante en la m atriz de rigidez, ío que resulta de g ran u tilid ad a r a
in te g ra r K j y K c con cuadraturas'diferentes como veremos en el a p a rta d o
siguiente.

4 .4 .3 E fe c to d e b lo q u e o d e jat^sq!
De las ecs.(4.36) y (4.44) se-dédw Élculo del valor exacto d e la
m a triz de rigidez de flexión K j exige •tinto de integración, y a que
todos los térm inos del in te g rá n d < ^ g | constantes. Así, pues, tr a s
realizar la integración se obtiene:*!
*~r

K« /M ftS . (4.48)
Kr I x m

P o r o tra p arte , la integración ex acta de la matriz_de rigidez d e c o rta n te


p recisa dos puntos de integración p o r aparecer en el integ ran d o d e K c
térm inos de segundo grado en f (debidos a les productos Ar¿A j), o b teniéndose

' i 4? - 1 ¥ 1
‘o
*
*

(4.49)
II

Sim etr.

P a ra apreciar el efecto de la integración num érica estudiarem os la flexión


de la viga en voladizo de la F igura 4.18 b ajo carga puntuad en el extrem o,
con un so lo d e m e n tó . —-
L a ecuación m atricial de equilibrio global es la siguiente:

*£?>].<»>- f ( 4 .5 0 )
FLEXION D E VIGAS 127

P A-A*
r A © 2

-------- I
- !iU

Figura 4.18 Viga en voladizo. Análisis con un dem ento de viga de Tirao-
shenko de 2 nodos.

U n a 1vez elim inados los grados de lib e rtad nulos co rresp o n d ien tes al
em p o tram ie n to se obtiene el sjstem a de ecuaciones sim plificado siguiente:

r QA1 _G ¿L
(4.52)
\-Q f { G fí+ ¡ t

L a solución se encuentra por

( + )
(4.53)
P
El

d o n d e F = K 1 es la m atriz de flexibilidad y 7 = D e (4.53) se d educe


q u e la flecha en el extrem o libre vale ... - 7

7' ( l /3 „
“ ’2 = 7 + T ( g a ^ + 3 e í ) p (4 -54)

E n el caso de u n a sección rec tan g u la r I = A* = | b h y con u = 0.25

/h \2 3
7= " L 7 # • 4’S5)
d o n d e A = £ se d enom ina coefiicieritede esb eltez de la viga.
- -^ .u u u [js por el método de elementos finitos

La. expresión “exacta” de la matriz de flexibilidad de una viga con y sin


la inclusión del efecto del esfuerzo cortante de acuerdo co n la teoría de vigas
clásica [T7] es: _ . -

a) S in esfuerzo cortante i) Con esfuerzo cortante


(E uler-B em oulli) (Timoshenko)

l2 1 (4-56) -
r /3 /2" i
F = 3E l TET F = ( tef+ jzj) TET
i2 l i2 l
LTEI TI J L TET ET -1

P o r lo tan to , la flecha “exacta” en el extremo de la viga es:

a) S in esfuerzo cortante b) Con esfuerzo cortante

( w 2){xzcta. = TETP ( u,2)exacta = (JT7f + T E f) P

Es conocido que en una viga esbelta. (valores de A elevados) el efecto


del esfuerzo co rtan te es despreciable, y la solución numérica obtenida debe
coincidir con la expresión (a) de (4.57).
De (4.54) y (4.57) se deduce que el cociente entre la solución de elementos .
finitos y la teórica p ara vigas esbeltas es

V M L cU 7 + 1 (J r j)P 4A2(A2 + 3)

L ógicam ente el valor de <p debería tender a la unidad a m edida que la


esbeltez dé la viga aum enta (mayor A).
E n la F ig u ra 4.19 se ha dibujado la variación de con. A. Se com prueba
d e -(4.58) que p a ra vigas muy esbeltas A -+ oo y, por consiguiente, <p —* 0.
E sto implica que el elemento de viga de Timoshenko de dos nodos es incapaz
de reproducir en el lím ite la solución de la teoría clásica de vigas. Así, a
m ed id a que la longitud aum enta se produce un fenómeno de sobrerigidez
n um érica que, curiosam ente, va cada vez tom ando mayor im portancia h asta
llegar a “b lo q u ear” la solución, haciéndola, en el límite, infinitam ente rígida.
El elem ento sólo “funciona” p ara vigas de relación canto/longitud elevadas
y aú n así su precisión no es demasiado buena, como puede apreciarse en la
F ig u ra 4.19, lo que lo hace inutilizable p a ra la mayoría de_los_casqs.’ . ....
Uno de los procedim ientos p ara sortear este problem a consiste en
dism inuir la influencia del cortante subintegrando los térm inos de
utilizan d o u n n úm ero de puntos de integración inferior al necesario para su
F L E X IO N DE V IG A S 129
130 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

cálculo exacto. Intuitivamente parece claro que al sub-evaluar los términos


de rigidez de cortante, la flexibilidad de 'la estructura d eb e 'au m e n tar,
contrarrestando así la excesiva rigidez introducida por el cortante'.
Integrando ahora con un solo punió se obtiene

K<‘>= ( G f f (4.59)

P o r consiguiente, las matrices de. rigidez y flexibilidad _de _la_yiga del


ejemplo de la Figura 4.18, después de eliminar los grados de lib ertad del
em potram iento, son

QA1
4 - s f ■1 ( s Íf + 4Í57) 2^7
K = y * = (4.6U)
[-G f
4 i -¿I •

Obsérvese que F coincide ahora con la expresión (4.56) a excepción del


coeficiente r j j . Resolviendo p a ra el valor de la flecha en el extrem o de la
viga, se obtiene

= F" P = f e (4.61)
W 2 + 5 r i)p

La relación entre éste valor y el exacto p a ra vigas esbeltas d a

u>2 3A^ + 3
(4.62)
9 (“ 2 4A2

La variación Je la nueva función (p con A se h a represen tad o tam bién


en la F ig u ra 4.19. Vemos que ah o ra p a ra A —►oc,y> —'►0 ,7 5 con lo que se
h a elim inado el efecto de bloqueo. Evidentem ente la solución no es exacta,
debido a la sencillez de la m alla utilizada. P uede com probarse (ver T ab la 4.1)
que el valor de <p converge rápidam ente a la .unidad al a u m en ta r el núm ero
de elementos. De hecho, con solo dos elem entos se obtiene p a ra xp el valor
0,938 y como se aprecia en la F ig u ra 4.19 la'solución en este caso coincide
Valores para — ao /

Número de 8
1 2 | ¿
elementos

I
0,750 0,938 I 0,984 0,996 0,999 /
.

Tabla 4.1 C onvergencia con el n ú m ero de elem entos d e la relación <p e n tre
las flechas en el éx trem o de u n a viga e m p o tra d a o b ten id a s con y
sin inclusión del. efecto, del esfuezo c o rta n te

p r á c t i c a m e n t e c o n l a e x a c ta p a r a to d o s lo s v a lo re s d e l c o e fic ie n te d e e s b e lte z
a. ~ ____ ___ ___________, •••
P o r c o n s ig u ie n te , la in te g ra c ió n reducida d e lo s té r m in o s d e 4
p r o p o r c i o n a u n ^ e le m e n to v á lid o p a r a v ig a s d e p e q u e ñ o y g r a n c a n to . U n a
v e z c a lc u la d o s lo s m o v im ie n to s n o d a le s , los esfu erzo s se o b tie n e n e n el p u n t o

d e G a u s s c e n tr a l, q u e a d e m á s e s e n e s te caso el p u n to ó p tim o (F ig u r a 4 .1 3 ). €
S e p u e d e , to d a v ía in tr o d u c ir u n a m e jo ra a d ic io n a l en el c o m p o r ta m ie n to
d e l e le m e n to m e d ia n te la u tiliz a c ió n d e u n “m ó d u lo d e rig id ez r e s id u a l” G A *.
E s t e s e d e fin e d e m a n e r a q u e la m a tr iz d e flex ib ilid ad e x a c ta y la o b te n id a tí
c o n - u n "so ló ~ élém én to "e in te g ra c ió n r e d u c id a co in cid an . A sí, ig u a la n d o los
C oeficientes F u d e (4.56) y (4.60),'se~ tie n e €

/(«) (l<e) ) 3 /(e) (/<e) ) 3


GA* + 4E l = GA* + 3BI (4.63) fr

de donde

_______ 1
G A * “ G A * + 12E l (4.65)

In tro d u c ie n d o el valor de G A* en .la expresión. de. d e (4.60) y


u tiliz a n d o ‘ l a m a triz K ^ \ d e (4.49), se o b tien e u n a m a triz d e rigidez
“m e jo ra d a ” cuyos coeficientes son

A'<;> = j¡r£> = = i 2 ( § ^ ) " > ,- A'<e)


A 32 -- A
K 'íe>
44 -- A'í*)
A, ( 1í t+ o. 3 )

jr ( c) — ^
K?* ~ A l l *-<«) “ V. * K # = K \< = = -K g = 2 71 ii

* t * - [ ‘ + T § & ']'■
(4 .6 6 )

I
i ^ ~ l
Cálculo de estructuras pór el método de elementos finitos

donde i l = y es el radio de giro'de lá Seccióntrans versal.


Obsérvese que para una viga muy esbelta ( j —► 0) los coeficientes
anteriores coinciden con los de la m atriz de rigidez de la teoría de vigas
ce Euler-Bem oulli (ver ec.(4.19)).
Así, pues, la nueva- m atriz de rigidez mejora el com portam iento de los
elementos de viga de Timoshenko para análisis de ..vigas-esbeltas, y. de gran
canto. Hay que resaltar que debido a como han sido obtenidos los coeficientes
de (4.66), puede obtenerse la solución “exacta” para vigas de gran canto con
un solo elementó, lo que sé deja cómo ejercicio para el' lector.■

4 .4 .4 M á s s ó b r e la in te g ra c ió n re d u c id a ~ .
P a ra explicar de forma más rigurosa las bases del éxito de la integración
reducida es preciso estudiárléi- comportamiento del-sistem a”de. ecuaciones
global K a = f a medida que la esbeltez de la. viga aum enta. Haciendo
uso de las ecs.(4.39) y (4.45) se puede escribir dicha ecuación m atricíál de
rigidez (suponiendo las propiedades geométricas y del m aterial constantes
para todos los elementos) como

.( y K / + ^ K, ) . = r (4.67)

P u esto que la solución “exacta” parajrigas esbeltas es proporcional a ^£7


(ver ec.(4.57)) multiplicamos por ese coeficiente (4.67) para obtener

//2 _ l2GA*— \ /3
(3 K' + W K ‘> = 5 * 7 f = f <4'68>

P a ra u n a sección rectangular, A* = a h b y I = 1/12 b /i3, con lo que


(4.68) queda - ¿

donde f es un vector del orden de magnitud^de la solución exacta p ara vigas


esbeltas. ’
De la ecuación an terior se deduce, que cuando el canto de la viga
dism inuye con respecto a la longitud, el. término aum enta rápidam ente,
de m an era que para vigas muy esbeltas el coeficiente d<P K c se hace
progresivam ente mucho más grande que el de K j. y (4.69) tiende a
FLEXION DE VIGAS 133

; c W e J = *%*■(£) En el límite, para vigas infinitamente esbeltas k 0

K? a = (4.71)

Se desprende de (4.71) que a medida que la esbeltez de la viga aumenta


la solución de elementos finitos se rigidiza más y más con relacion a la
■exacta (efecto de bloqueo), hasta que en'el límite se tiende a una solución
infinitamente rígida (a = 0). Asimismo, j e deduce de (4.71)'que.para evitar
la solución trivial a = 0, el determinante de la matriz K c (o K c) debe ser
nulo. La singularidad de la matriz de rigidez de cortante se conviérte así e n .
un requisito necesario (aunque no siempre suficiente) para la existencia de la
solución correcta en el límite de vigas uniformemente esbeltas.-
Existe una sencilla regla para saber si la matriz de rigidez obtenida por
integración numérica es o no singular. Dicha regla se basa en advertir que
la integración numérica equivile"a- introducir k relaciones independientes en
cada punto de integración, donde A: es el número de componentes del vector
deformación que interviene en el cálculo de la matriz. Así, si p es el número
total de puntos de integración de la malla y j es el número de grados de
libertad libres (una vez~desContados los movimientos prescritos), la m atriz
derigidez-será singular sielnum ero de relaciones introducidas no es suficiente
p ara; equilibrar el número total de incógnitas, es decir, si

j —p • k > 0 (4.72)

La demostración de este teorema se da en el Apéndice III.


La ec.(4.72) puede utilizarse para estudiar la singularidad de la m atriz de
cortante K c o de la m atriz de rigidez global K para un elemento aislado o para
unaTmállaT En todos los casps se encuentra que para obtener la singularidad
de K c hay que reducir el número de puntos dé integración. Esto debe hacerse,
no obstante, cuidando que la m atriz de rigidez K mantenga el rango correcto
p a ra evitar la singularidad del sistema total. Como ejemplo consideremos
la viga “de laTFigura 4.18. El número de grados de libertad disponibles es
2 ( w 2 y #2) y el ¿e componentes de deformación que intervienen en K c es

1 (7 k ). A s í , con integración exacta para K e , p = 2, se tiene

2 -1 x 2= 0

con lo que no se satisface la condición de singularidad (4.72).


Es fácil comprobar que la m atriz obtenida con dicha integración no
es singular. En efecto, de (4.50) se .deduce que una vez eliminados los
movimientos p resc ito s -
134 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos '

-G f
K. ° fL (4.73)
-C f G fl

Sin embargo, al utilizar integración reducida p = 1, la ec.(4.72) da

2 - 1 x 1= 1> 0

con lo cual se consigue la singularidad de K c- Esto puede com probarse


calculando el determ inante .de K c. obtenida, con un solo puntp de integración.
Así, de (4.59) •’ ’ ’ ..............
i , i GAL _aál |
N = l_ % 0 ^ 1 l= 0 (4-74)

Finalm ente, es im portante comprobar la bondad de .la m a tn z de ngidez


total K . El número de componentes de defonnación es ahora 2 ( x y 7**), y
utilizando un solo punto de integración se obtiene p a r a la ec.(4.72)

2 —^2 x_l = 0 ._

lo que garantiza que K no es singular, come puede cvidenciarsecalculando


su determ inante a p a rtir de las ecs.(4.49) y (4.59).
Esperamos que este sencillo ejemplo haya servido para ilu stra r las razones
de la integración reducida. Las ideas aquí introducidas se am pliarán en
el A partado 4.6 y también al tra ta r otros problem as de estru ctu ras, y en
particu lar en el estudio de placas y láminas.

4.5 E L E M E N T O D E V IQ A D E T IM O S H E N K O C U A D R A T IC O

La simplicidad-de la formulación de los elementos de viga de Timoshenlco


perm ite obtener fácilm ente elementos de órdenes superiores, Á este respecto
consideraremos aquí el elemento de tres nodos con funcionas, dé ..form a
cuadráticas (Figura 4.20)7 La fleclia y el giro se interpolan a h o ra como

= •tflíO u'l + # 2 ( 0 ^ 2 + ^ 3 ( 0 ^ 3 / u

Siuiilarmente al caso del elemento_de b a rra de tres nodos del C apítulo 2,


la geom etría puede interpolarse en form a isoparam étrica como
........ "" «•
x = -^151 + ^2*2 + -V3X3 (4*76)

Así, Ja derivada ^ se obtiene por


FLEXION DE VIGAS 135

dx dN \ dN 2
(4.77)
« - ~ d T x l + ~ d T *2 + ^ 3

P a r a m ayor .sencillez supondrem os que el^ nodo 2 está en el p u n to m edio


del elem ento, con lo qué = ^ - (ver A partado 3.3.5).
_ ' L a cu rv atu ra se obtiene por

X = ^ = B/a W (4.78)

do n d e

de d N ^ d n _ _2_
--,o ,-2 e,o ,
d£ d x ' ' d£ d x '" ' dZ dx J“ /(*)

(4.79)
v

(4.80)

Sim ilarm énte, la deform ación d e cortan te se expresa com o

7„ = ¿ - ¿ = B ea M (4.S1)
con
_ \™ lÉ Í a v 2 dZ „ dN Z dZ
L dZ d x ' dZ d x ' dZ d x '
1J 6 Cálculo üa estructuras por él método'de dememos finitos

í* K«) /(<>
= ^j- [í - i x (^2 - ^ - 2í> ^f (1 - ^2)’ * + b t ^ 2+ °1 (4-82)
1
La matriz de rigidez del elemento se obtiene de form a sim ilar a lo
explicado en el A partado 4.5.2 para el elemento de viga de dos nodos,
pudiendo escribirse como

K<>).= K-Jr0 + k {'(e) (4.83)

donde

K f = B j ( E l) B , ; K<e) = j f B f ( G A ') B c -“ ¿ í
‘ 1 (4-84) •
son las matrices de rigidez de flexión y cortante, respectivamente.
El vector de fuerzas nodales equivalentes . debidas a u n a ca rg a
uniformemente distribuida q se obtiene por

T +1 '—r /(<)
M' (4.S5)

N = [iY1 ,0,7V2,0,iV3f 0] (4.86)

Observamos de (4.79) y (4.84) que en aparecen térm inos tales com o


dN.
til ’ -•
que son de segundo grado en_f. La integración n u m érica e x a c ta
requiere por tanto u na cu a d ratu ra de Gauss-Legendre d e o rd e n -2 .-
Por o tra parte, en los térm inos N j Ñ j son de cu a rto g ra d o y se
precisa u n a c u a d ratu ra de 3 pu n to s_ p ara calcularlos ^exactam ente. Ñ o
obstante, puede compróbarse~'que utilizando dicha cuad r a tu r a se p ro d u ce -e l
bloqueo de la solución en'm uchos casos..y es necesario acud ir a la in te g ració n
reducida de utilizando sólo dos puntos de integración. C om o ejem p lo
consideremos u n a viga em potrada en' un extrem ó y sim plem ente! a p o y a d e n
otro; analizada con u n solo elem ento (F ig u ra 4.21). El nú m ero de g r ad o s d e
libertad disponibles es 3; por consiguiente, utilizando 3 puntosjje_ in te g ra c ió n
la regla (4.72) aplicada a la m atriz K c d a

j — p ’ k — 3 — 3 puntos x 1 com ponente de deform ación — 0


FLEXION DE VIGAS 137

con lo que,no se obtiene singularidad de dicha matriz produciéndose el efecto


de bloqueo. La singularidad queda garantizada, sin embargo, utilizando da
integración reducida de dos puntos. En este caso 3 - 2 x 1 = 1 > 0 con lo
que K c es singular. En la Figura 4.22 se muestra la forma explicíta de
y obtenidas con dos puntos de integración.

i» ) .•
Orden de ¡ntegrcdán para '<

w, = 0 ' w3 = 03=O f a) 3 puntos

b)
P? -<|I 2 puntos

Grados' de libertad disponibles = 6 - 3 = 3


Camjponentes de deformación par cortante = 1 .

_ . . . . fa j 3 —3*1 = 0
Ecuación de singularidad . .. .
\ b ) 3- 2x1 = 1> 0 Sinqulcndod

,, Figíira- 4-21 Comprobación de la condición de singularidad de en


una viga empotrada/apoyada analizada con un elemento de
Timoshenko de tres nodos.

P ueden encontrarse muchos otros casos que obligan al uso de la


integración reducida con este elemento, aunque en algunas situaciones
particulares, tales como el análisis de lá viga en voladizo de la Figura 4.19
con 'u n solo elemento, la integración exacta de satisface la regla de
singularidad, ( j = 4 ,p = 3, q = 1, j —p - q = 1 > 0). No obstante, se
recom ienda integrar siempre con dos puntos la m atriz p ara garantizar
resultados correctos en- todos los casos, además de obtener u n a cierta
economía en los cálculos.
L a integración reducida aparece de nuevo como una especie.de “panacea”
que p erm ite obtener soluciones m ás precisas.a un coste mucho menor. En
capítulos posteriores m atizarem os éstos conceptos y m ostraremos que, pese
a sus propiedades “milagrosas” , la integración reducida debe utilizarse con
extrem a precaución (ver C apítulo 9).
De_nuevo, el cálculo de los esfuerzos debe hacerse en los dos puntos de.,
integración “óptim os” p ara obtener un grado de aproximación mayor (ver
Figura 4.13).
138 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

4 .6 R E IN T E R P R E T A C IO N D E L C O N C E P T O D E B L O Q U E O .
O T R A S A L T E R N A T IV A S P A R A D E S A R R O L L A R E L E ­
M E N T O S D E V IG A D E T I M O S H E N K O

Si se analizan con . detalle los elem entos de viga, de T im o sh en k o es fácil


a d ver/-ir que, p o r u tiliza r aproxim aciones'deL m ism o g r a d o p a r a la jle c h a y el
g iro , tienen u n a incapacidad intrínseca de satisfacer en el lím ite la condición
de deform ación tran sv ersal nula, lo que en definitiva- es la ca u sa Idel bloqueo
d e la solución. "
Así, considerem os el sencillo elem ento de viga de T im o sh en k o de “dos
nodos del A partado_4.4.2. La aproxim ación lineal del cam p o de m ovim ientos
im plica que 7 Xz tiene la variación siguiente:

Ixz = - 6 = a i + Q2í ; (4.87)

&
con

“i = ¡ a2 = i ( t f , - o 2) ■(4.88)
' -FLEXION' DE VIGAS 139

Se advierte de inm ediato que el coeficiente a i es u n a com binación lineal de ..


•fle.chas y_giros, m ientras que a?, depende exclusivamente de los giros nodales.
La condición de Euler-Bernóulli p ara vigas esbeltas (7xz = 0) exige que en
el lím ite

Qi —* 0 y <*2 —►0

M ientras que la condición para oq puede interpretarse físicam ente, la de


0 2, que im plica 9\ = 6 2 , no tiene claramente sentido físico y conduce a que la
cu rv atu ra y la correspondiente rigidez a flexión se anulan sobre.el elem ento.
Ello conduce aí b lo q u e o de la solución, que puede por ta n to rein terp retarse
como la consecuencia de im poner una relación no física e n tre los m ovim ientos
p a ra satisfacer la condición de deformación de cortante nula.
Parece claro p o í'ta n to que el término lineal en f de (4.87) debe eliminarse,
p a ra perm itir que pueda alcanzarse en el lím ite la condición 7 Xz = 0 sin
in tro d ucir condiciones indeseables. Una forma evidente de an u lar dicho
térm ino es calcular 7IZ en el centro del elemento (£ = 0) donde se obtiene
Yxz = 0 1 y, por tanto, el com portamiento del elem ento es el coiTecto.
O bservará el lector que esto es equivalente a integrar la m atriz de rigidez
de cortante^ con un solo punto de integración, lo que proporciona u na
sencilla interpretación de la integración reducida.
E xisten _otras alternativas, p ara ehm inar el efecto de bloqueo. Así, se
deduce de lo explicado anteriorm ente que un procedim iento de g ara n tiza r la
no violación de la física del problem a al satisfacer la condición 7 IZ = 0, es que
todos !os~ coeficientes de (4.87) sean una combinación, lineal de las flechas y
" giros, nodales. É sto puede lograrse si los polinomios procedentes del térm ino
^ son del m ism o grado que los de 0, lo que exige q ue la interpolación
polinóm ica de la flecha sea de un grado mayor que la del giro. E sta técnica
se estu d ia en el apartado siguiente.
O tro procedim iento qué evita el bloqueó es im p o n er wa p rio ri”una
variación constante de la deformación transversal (7 = a í ) sobre el
elemento. E videntem ente, al hacer desaparecer desde u n principio el térm in o
lineal indeseable de (4.87), se elim inan todos los problem as que d a b a n origen
al bloqueo de' la solución. E sta técnica se denom ina m étodo de deform ación
d .e^cóH ant^m vuesta\ y tam bién se estudia en un a p a rta d o posterior.
Ix>s dos últim os m étodos han sido m uy utilizados p o r diversos au to res en
los últim os años p a ra desarrollar de form a consistente elem entos de viga, y
sobre todo de placa y lám ina como veremos en los capítulos correspondientes.
Es m uy interesante tener presente que dichos m étodos y el de integración
reducida g uardan u n a estrecha equivalencia en tre sí, com o com probarem os
e n m u ch a s Ocasiones a lo largo del libró.
- __________ ^-jicuio estructuras por el método, de elementos fínicos

4 . 6 .1 U t i l iz a c i ó n , d e - d is t in t a ..in te r p o la c ió n ..p a r a la .flech a _ y e l g ir o


La base ele este método es iitilizar--para“la flecha-una. interpolación
pollnóm ica de un grado mayor que para el giro, de. •m anera que_ pueda
cum plirse m atem áticam ente en el límite la condición —6 = 0 . ' '
E sta técnica ha sido utilizada por diferentes autores [C23, D9, M2, T5]
p a ra d esarrollar elementos de viga y de placa. Así, por_ ejemplo, _puede
utilizarse u n a aproxim ación cúbica para la flecha y cuadrática p ara el giro
(F ig u ra 4.23), qüe daría u na variación de segundo grado paira el esfuerzo
co rta n te sobre el elemento.

W1
0, ' W2 05 *3 0i
1 2 5 • 3 A

w cúbica

w, = N*w, + NjWj + Njw, + N4wt Nj= f (g-^)(g-11 •

j. 0 cuadrática N*=

rNj=i(g-gi
; é = N f o f n& + njs9 5 ¿ I N; = .^(g»+jj

Figura 4.23 Elemento de viga de Timoshenko con aproximaciÓQ cúbica pa-, ...
ra la flecha y cuadrática.para el giro.

E ste procedim iento debe utilizarse con precaución ya que, aunque los
elem entos funcionan correctam ente, en algunos casos son incapaces de
rep ro d u cir leyes de cortante sencillas. Por ejemplo, considerando la*' viga
de la F ig u ra 4.24 analizada con dos elementos de este tipo, la distribución de
esfuerzos co rtantes que se obtiene es cuadrática y m uy diferente de la ex acta
con stan te y discontinua. No obstante, el com portam iento de estos elem entos
puede m ejo rarse sensiblem ente en base a la metodología que se describe en
el a p a rta d o siguiente.

4 .6 .2 M é to d o d e d e fo rm a c ió n de c o rta n te im p u e s ta ¿
De lo explicado en él A partado 4.6 se ded u c e. q u e, para -que p u ed a
satisfacerse en el lím ite la condición de viga esbelta dé Euler-Berijoulli
(7 Xz = 0) debe' cum plirsé que
_________ FLEXION DE VIGAS____________ ...141
’ ‘ _ .é i<í i,t *? t. a/V/

7z ; = Be a = oilu-i, 9¡) + Q.¿( w¡, 0¡)£ + 'a 3(w¡. 9¡)£7 - . ... -i- Qníu1,-. 0/)£n = 0

(4.89)
lo que implica necesariamente que

<Xj{wi,0i)= 0 ; j = l.n (4.90)

iP

1 _
T t
A

---- 1 .—Teoría de vigas

E T y
. Elemento eúbta/euadrático— 'T m
L
Variables nodales: O [9], □ [ w]

Figura 4.24 Análisis de un elemento de Timoshenko cúbico/cuadrático.


Distribución del esfuerzo cortante.

La ec.(4.90) impone una relación lineal entre giros y flechas.nodales


que generalmente puede interpretarse desde un punto de vista físico. Los
elementos que satisfacen (4.90) pueden reproducir de forma natural las
condiciones límite de viga infinitamente esbelta- sin 'que aparezca el efecto
de bloqueo. , • . «, -"
Sin embargo, hemos visto que en los eleméntos de viga de Timoshenko
usuales algunas a j son sólo función de los giros nodales, y la condición
aj(9j) = 0 es demasiado restrictiva (e incluso no natural) lo.que provoca
el .bloqueo de la solución.
•De lo anterior se deduce que u n a m anera de evitar el bloqueo es imponer
“a priori” "ún campo dé deformaciones transveisaJesqu<^satisfaga (4 90). Así,
ü a deformación transversal puede escribirse como

= f x 7* = N , y o (4.91)
Jb=l

donde y¡. son los valores de la deformación transversal en una serie de


puntos del elemento, y N j k las funciones de interpolación correspondientes. ^
Expresando ahora dichas deformaciones en función de los movimientos
nodales, (4.91) se escribe como
142 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

7xz — ^ ] N yk — B Cjfc a j^ — B ca (4-92) •


k= l

L a m a triz B c se denom ina en la lite ra tu ra m atriz de deform ación de


cortante sü stitutiva [C23], [H6].
E s fácil cóm próbar que (4192) puede escribirse en la form a (4.89), lo que
g a ra n tiz a la ausencia del bloqueo.
- E l P T V puéde escribirse ah o ra haciendo uso de (4.91) como (ver (4.30)
y (4.31))

j ^ , [í ( | j ) £ / ^ + í (n 7 7 <'))i ' GX, ( n 7 7 W)]< í i = TV E : (4,93)

d o n d e T V E indica el trab ajo virtual de la fuerzas exteriores.


Se deduce de (4.93) que ahorasolam ente.se requiere continuidad C0 p a r a
los giros, m ientras que la flecha y las deform aciones de cortan te im p u estas
p u ed en ser continuas. Ello sugiere utilizar diferentes interpolaciones p a r a la
flecha, el giro y la deformación de portante transversal, como

= ; S = Nfl *<*> ; l z z =s= N 7 ^ (4.94)

Selección del'cdmpo de deformaciones de cortante im puestas


El cam po de deformaciones de cortante im puestas puede o b ten erse p o r
observación d irecta del cam po de deformaciones original, teniendo en cu en ta
q u e d eb e cum plirse la ec.(4.90)..
Así, p a r a el elemento, de yiga de dos nodos (ec.(4.87)) es razonable definir
“a p rio ri” un cam po de deformaciones de co rta n te constante com o •

Jzz 5=

E l valor de ct\ puede obtenerse “colocando? 7 r r en el p u n to cen tral del


elem ento lo que conduce a

(4-95)

y la m a triz de deform ación p o r co rtan te su stitu tiv a es

1x2 = [ -^ -£ ■ £ •-7 3 ] •w (4-96>


' " 1'
- FJLÉXIÓN DE Á?IGAS ; ' T ;v 143

P u ed e com probarse que la m atriz de rigidez de co rtan te que se obtiene


u tiliza n d o B c es id é n tic a a la o b tenida con la m atriz B c original (ec.(4.36))
e in teg ración red u c id a de u n solo punto. L a analogía en tre am bos
p ro ced im ientos es evidente en este caso.
O tr a a lte rn a tiv a in teresan te es seleccionar el cam po de deform aciones de
c o rta n te de m a n e ra que 7 X2 se anule en u n a serie de p un to s del elem ento o
incluso sobre to d o el m ism o, ló que obviam ente aproxim a su co m portam iento
a las h ipótesis de E uler-B em oulli. Con está técnica pueden obtenerse
elem en to s de v iga de coinpprtám 'iento i d é n t i c o a los - de Euler-Bernóulli'
p a rtie n d o de elem entos de T im oshenko (E jemplos 4.9 y 4.10 ).
R ecien tem en te se h a dem ostrado [Z9] que el cam po de deform aciones
im p u e sta s d ebe satisfacer ciertas condiciones básicas. Así, a p a rtir de la
in te rp o lac ió n m ix ta de la ec.(4.94) las condiciones que deben satisfacerse son
(A p én d ice IV )

ng + Tlw > n-f


n7 > nw v*- /

d o n d e n Wl ng y n 7 indican el núm ero de variables que intervienen en


la in te rp o lac ió n de la flecha., los giros y. la deform ación de co rtan te,
resp e ctiv am e n te (después de descontar las variables" correspondientes a
m o v im ien tos prescrito s).
L as inecuaciones anteriores tienen que satisfacerse p a ra ca d a elem ento
o g ru p o de elem entos como u n a condición que es necesaria , au n q u e no
sie m p re suficiente, p a ra ' la ' convergencia [Z8]. E n la F ig u ra 4.25 se m u e stra
cóm o los elem entos de viga de T im oshenko lineal y cu ad rático con cam pos
d e deform aciones im p u e sta s'c o n sta n te y lineal, respectivam ente, satisfacen
las ecs.(4.97).
E s im p o rta n te se ñ a la r que la condición n w + ng > n T. es equivalente a
la con d ición ele sin g u la rid a d (4.72), lo que proporciona o tra explicación del
b u e n c o m p o rta m ie n to d e los elem entos basados en cam pos de deform aciones
d e cóirtante im p u e sta s p a r a análisis de vigas" esbeltas (A péndice IV ).
T odós estos concepto s son de g ran im p o rta n cia p a ra el d esarrollo de
elem en to s de p la c a y lá m in a y en los C apítulos $ -1 2 los volverem os a tr a ta r
am p lia m en te. E n p a rtic u la r, en el C apítulo 9 se p re se n ta rá u n a m etodología
p a r a o b te n e r de fo rm a sistem á tic a la m a triz de deform ación de co rta n te
s u s titu tiv a .
E n los a p a rta d o s siguientes se p rese n tan varios ejem plos de aplicación de
to d a s estas ideas. A sí, en el E jem plo 4.7. se m u e stra cóm o p u ed e im ponerse Q
u n a variación: c o n s ta n te de la deform ación tran sv ersal en u n elem ento de
v ig a de. T im oshenkQ con aproxim ación cúbica p a r a la flecha y c u a d rátic a
p a r a el giro. É n el E jem plo 4.S se obtien e u n elemento" de viga con
u n a defo rm ación ‘■efectiva” co n stan te p a rtie n d o del elem ento de viga de
T im o sh en k o c u a d rá tic o del A p a rta d o 4.6. E n el E jem plo 4.9 se exp o n e cómo
a) w 0 lineal, y „ constante

0 Y„ '• • "
— a' W i .
V«f
ÍC: n ^ r, nw= 1/ n y =2 ¡pasaÍ
2 elementos &- -33- \R : nB=2, nw = 2, n ^ = 2 ¡pasa

Í C : n „= 2, nw= 2 , nY =3 ¡p a s a ; :■
3 elementos £3- \ R : n0=3.. n^.=3.- nY = 3 . [ p á s a |

b] w, 0 cuadrática, lineal.

Y™
{>},< 'H

ÍC: n9=1, nw=1, nY=2


1 elemento \R : n0-=2, nw=2, nY=2

fC: n8=3, nw=3, nY=¿ | bxsa|


2 elementos - g ' x—a (.n- =4, nw=A, nY- L | pasa¡

- - Prueba O.(coaccionodo): Extremos empotrados.


. . Prueba R(relajado): Movimientos de sólido rígido*Impedidos
* ¡■.
F ig u ra ‘4;25 C om probación dé las inecuaciones. (4.97) p a ra los elem entos de viga
dé T im oshenko lineal y cuadrático con cam pos de deform aciones “de
c o rta n te im puestas constante y lineal,, respectivam ente.

p artien d o de u n elem ento de viga de Timoshenko con aproxim ación cúbica


paxa la flecha y cu ad rática p a ra el giro sé tjbtienej im poniendo La condición -
7 Z- = ' 0 en to d o ‘el elem ento-y elim inando algunos grados de lib e rtad , el
m ism o elem ento de viga de Euler-Bem oulli de dos nodos del A p artad o 4.2.2.
En el E jem plo 4.10, p artiendo del elemento d e viga de Timoshenko. cu ad rático
están d ard y elim inándo los grados, de lib ertad del nodo central im poniendo
la condición 7rz = 0 én £ = ± -^ » , se obtiene tam bién u n elem ento con la
m ism a m atriz de rigidez que el elemento de viga de Euler-Bexnoulli de dos
nodos.
Finalm ente, los Ejem plos 4.11-4.13 m uestran cómo a p a rtir de diferentes
elementos de viga de Tim oshenko e im poniendo “a priori” diverísos-campos '
de deformaciones de cortante, se obtienen las m ism as m atrices'd é rigidéz de
cortan te que u tilizando integración reducida en los elementos originales.
FLEX IO N DE VIGAS 145

J» E je m p lo 4.7 Obtener, partiendo del elemento de viga de Timoshenko


cubico/cuadrático de la Figura 4 - un elemento con variación lineal para
el momento flector y constante para el es/uerzó cortante.

-Solución

Él elemento original y las funciones de form a cúbicas y cu adrática ¿V?


p a ra la. flecha y el giro, respectivam ente, se m uestran en la Figura 4.23. La
variación cuadrática del giro garantiza de forma a.utpmátioa una distribución
...lineal de la curvatura ( x = y, por consiguiente, del.m om ento flec-tor.
La variación constante p a ra el esfuerzo cortante se obtiene como sigue:
De la expresión de las funciones de form a se deduce que la deformación de
cortante viene dada por

duf , ... .. “- - ^
7x, = - 9= - N f a - N?d 4 - N i0 s = vi + + c?
1=1
con ... i •» i*» - L -

A = ( W 1 - 27u,2 + 27 w3 - w4 - 8/(e)0s )

9 r 21& ]
B ~ 4/W l W l ~ W j ~ u '3 + + *~g—(^i “ 0*) J
27 r ‘ 4/(e) ’ i- -i
C = [ ~ w i + 3w 2 — 3a’3 + 1^4---- 2 T~ ^ 1 27~^s\

P o r consiguiente, p ara obtener un valor de.7¿* constante se deben cum plir


las .condiciones

- B = C= 0 >,
Dichas condiciones proporcionan dos ecuaciones qué perm iten elim inar dos
grados^de libertad. ' Elim inando, por ejemplo, las- flechas en los nodos
interm edios U72 y t¿3 se obtiene, tras operar ;;

2 wt + W4 /(e) „
W2 = ------------- + ~ 704 - 405)
W\ + 2^4 /(e) ,
*3 = y - - + gj-(70i - 1104 + 40s )

Sustituyendo los valores hallados p a ra it?2 y w 3 en la interpolación cúbica


p a ra w se encuentra el cam po de flechas siguiente:

u; = 1(1 - f ) w x + 1 (1 + £)w 4 + ~ ( 2 £ 3 - 2 Í - 3£2 4- 3)'0x +

/(*) , „ . /(e) -

+ 2 ? (2 í " 2 Í + 3 Í " 3 )tf< + T f ( 1 " íI ) Í 5


(¿ i
146 Cálculo de estructuras p o r el m étodo de elementos' finitos ii i
rlí-
■S?

manteniéndose la aproximación inicial p ara el giro. Se observa en la ecuación


anterior que en la aproximación p ara la flecha intervienen también los giros.
Es fácil comprobar que se cumplen las condiciones del enunciado. Asi

dd 2 4f 1 1
X=li =W ^ ~ ^ + J&i&f + = /W (05 ” *l)+

+ 26a + *s)í " [0’(2Í " 1)10~ + J)Ja(,) =


_ du> „ , vj4 - v>i Bi +4$ í .+ 04
7X1 -- , ” P -- A - yjm\ -- ------- -------- —
dx A «) 6
f 1 1 1 1 21 „
[ /«-»* 6* /*“»* 6 ’ 3 j a " “ Beí

c o n á<*> = [ w i , e u v)A, G4 , e s ]T -

^ E je m p lo 4.8 Obtener el mismo elemento del ejemplo anterior partiendo


del elemento de viga de Timoshenko cuadrático del Apartado 4-6.

- Solución

I Dé la expresión de las funciones de forma cuadráticas del elemento de viga


de Timoshenkp de tres, nodos-(Figura 4.20) se deduce que i'a curvatura y la
deformación transversal sé obtienen por
dB ^ r + J L (* . - ^ + * ) e
* = £• =

7*2 - 4 “ - Ó — ^ ( t C a - —ittfj + 2lD3 + “ 01-

- y 'M + ( * 7 - j - j ) ? = ¿ + B (+ c e ,

La condición ~fxz = cíe exige B = 0 y C = 0. De esta últim a se deduce


que 0 2 = y'sustituyendo este valor en la expresión de x se obtiene
= cte/co n lo que se incumple la condición de variación lineal del
mom ento flector.
O tra alternativa es imponer 7 = A -r C f 2>con lo que la única condición que
debe cumplirse es'

’« • . X «3 /( e)
B = 0 => w7 = ---- —------1- ~ ^3)

La aproximación para la flecha es, po r ta n to

1 1 : /<*>
tu = -( 1 - 0«>i + “ (1 + 0 W3 + "g~(*i ” 4») =

= [5 (1 - 0 . y -| (1 + «• ~ T ' ° ] * w = B ' >a" ’


F L E X IO N D E V IG A S 147

con a (,) = [u>i,0i, W3, 8 3 , 8 f ^ \ y la variación de la deformación de co rtan te


es

Es muy interesante advertir que en £ = la expresión an terior vale

/ \ tt>3 — tOj 6\ + 4$2 + 83


(7~ W o ? - • /(e)- - — ^ "

que cóincide con el valor constante de 7„ deducido en el ejemplo anterior.


P or consiguiente, si la integración de los térm inos de cortante en la m atriz de
rigidez se efectúa utilizando dos puntos de Gauss se obtiene una deformación
“efectiva” constante y los resultados son idénticos a los del elemento del
ap a rtad o anterior.
E sta coincidencia es consecuencia de las propiedades de los puntos de Gauss
com entadas en el A partado 4.4. Se deduce, por ta n to , que el valor constante
de 7ZZ del ejemplo anterior es la aproximación po r mínimos cuadrados de
la variación cuadrática obtenida en este ejemplo, lo que puede com probar
fácilmente el lector.

4b E je m p lo 4 .9 Obtener, partiendo del elemento de viga de Tim oshenko


cúbico/cuadrático de la Figura 4-23, el elemento de viga de dos nodos de
Euler-B em oulli, imponiendo la condición de deformación de cortante nula
en todo el elemento.

- Solución

Las etapas iniciales son idénticas a las del Ejemplo 4.7. La deformación de
cortante se obtiene, por tanto, como

i:t = ^ - e = A + B t + c e

donde A , B y C coinciden con los valores del Ejemplo 4.7. La condición de


' 7x* = 0 en todo el elemento se cumple si r

A = B = C = 0
lo que proporciona tres ecuaciones con tres incógnitas que perm iten eliminar,
por ejemplo, los tres grados de libertad de los nodos interiores, u>2, u'3 y
de la m anera siguiente: ®

>1 = 0 => 8S = ~ 27tnj + 27t¿>3 - tn4)

‘ 2/ < e >
B = 0 => w2 = wi - ttf3 + u \ + - j p ( 0 i - 84)
y su stitu y en d o dichos valores en la ecuación C —0 se encuentra;

m ¿ [7 w i.4 20 w4 +. 2l<e){0%- 294)]

de donde se deduce

u,-2 = - 7w 4 4 2lle)(91 - 204)}

Sustituyendo los valores hallados para w 2 y 103 en la aproximación cúbica


de la flecha se obtiene tras agrupar términos
** \> *■ ~v* -

" = ~ ^ + V w' + +5 - + x (í2 “ m ~ l)01+


/(O , i. — _
+ - g - ( í2 - 1)(Í 4 1)*4 = .iK ú», + Nx?} + N 4 xi4 4 n 4 e4

donde N \, N \ , iV4, ¿V4 coinciden precisamente con las funciones de .forma


Herm íticas del elemento de viga de dos nodos de Euler-Bernoulli (ecs*(4.11)). .
Por o tr a p arte, de la condición, 7sz = .O.se deduce que 9 = ¡jg en todo el
elem ento y la aproximación para w puede reescribirse como

• - * * * ^ .+ * * + * ( = ) .
con lo que queda dem ostrado que el elemento obtenido es de clase C \ y
coincide exactam ente con el Hermítico de dos nodos deí A partado"4."2.2'.

Jf, E je m p lo 4 .1 0 O btener un elemento de viga de dos nodos por degeneración


del elem ento de Timoshenko cuadrático eliminando los dos grados de
libertad interiores imponiendo la condición de deformación de cortante nula
en los puntos de Gauss en £ = . ± ^ . Comprobar que la .matriz de. rigidez
del nuevo elem ento coincide con la del elemento-de viga de Euler-Bernoulli
del A partado 4-2.2.
T
- Solución

La expresión polinóm ica de la deformación de cortante para el elemento de


viga de T im oshenko cuadrático puede verse en el Ejemplo 4.8.
Las dos condiciones de deformación transversal nula en £ = se escriben
como

(7” )< - * = 0 y: (7 ii)< = - * = 0 '


P articu larizando la expresión de yxt en dichos puntos se obtiene el sistem a
de dos ecuaciones sigu ien tes:, .„•> ~
( 1 -r 2 a ) , 4a (1 — 2 a) a fa + 1 )
+ + n ^ - ”3— r ~ íi~
-#3 = Ó "■**
2 ■'
(1 —2a) . 4a _ (l+ 2 a )- a( 1 - a) .
/ (O W l ~ ¡(e) + ' 7 ( C) “* + ^ “

con a = Despejando los grados de libertad interiores il'2 y 02

^2 - - - ( ^ 1 + 63 ) + ^ j ( ¿ 3 - “-'i)
1 /(O
™2 = + W3) + -g-r(^l “ *3)
Sustituyendo dichos valores en el campo de movimientos se obtiene

9 = ^(3£2 - 2 £ - 1)0, + ^ (3£2 + 2 í - 1 )^3-

“ 2/ÍO^1 _ ^ ) wi + ^ y ( l ~ f V * 3
1 1 /(O ,
w = 2 ^l ~ & Wl + 2 ^ + t-'W3 + “j f í 1 “ £ )*3
Se observa que el nuevo campo de movimientos combina ¡a interpolación de
, desplazamientos y giros. Por-otra p arte, es fácil .ver .q'ue las nuevas funciones
de form a no satisfacen el requisito básico de £ " =1 ¿Y,- = 1. Por consiguiente,
se viola uno de los requisitos necesarios para la convergencia del elemento
(ver A partado 3.12). f
No obstante, el funcionamiento dél nuevo elemento es correcto. Así,
com probarem os seguidam ente que conduce a la misma m atriz de rigidez
que el elemento de viga de Euler-Bernoulli. ^ '• ;
La curvatura y la deformación transversal se obtienen a partir del nuevo
cam po de movimientos por .f , '*

dB 6* , (3Í-1). 6^ (3^+1)
* = 5dx7 = ^ “- + — o - " ‘ - (7(0)2u/3 + “ ](7j—^
dw ( 1 - 3 1 2)
dx 2/(0 4 * 2/(0 4 •

Es interesante com probar que el cam po de curvaturas:es idéntico al del


elemento de viga de Euler-Bernoulli de dos nodos (ec.(4.16)). Asimismo,
puede com probarse que obviam ente se cumple qX2 = O en £ = ± ^ - . Dé las
ecuaciones anteriores se obtiene la m atriz de deformación

r sl ÍK -i) ( 3 ¿ + l) ■
B = 12

LL- X 2) ( y 2 - 1) ( X 2 - 1) Í3 ¿-H
l 21 4** ^31 4
1$0 C á lc ü ló 'd e e stru ctu ras p o r el m é to d o d e elem entos fin ito s • •

y la m atriz de rigidez del edepiento

K (e) = [ B j ( E I ) B j + B tc ( G A - ) B c) l^ - d Z = K<e) + K<e>

L a expresión de puede obtenerse exactam ente con u n a c u a d ra tu ra de


G auss de 2 puntos como

rl2 61 -1 2 6 / n -( e). .
*e) 4l2 -6 1 2P
12 -6 1
Sim. 4P .
que coincide exactam ente con la m atriz de rigidez del elem ento de viga de
Euler-Bernoulli (ec.(4.Í9) ).
L a-integración ex acta de K c precisa u n a c u a d ra tu ra de G auss de 3 p u n to s.
No o b sta n te , si se utiliza una c u a d ra tu ra reducida de 2 p u n to s se o btiene
que B c y, por consiguiente, K c, son nulas y la m atriz de rigidez coincide
con la d e l elem ento de viga de do6 nodos de E uler-Bernoulli.
Lás razones de e sta coincidencia eran intuibles. En efecto, la aproxim ación
cu a d rátic a del cam po de giros original p erm ite obtener u n a variación lineal
de curvaturas idéntica a la del elem ento de viga de dos nodos de Euler-
Bernoulli. P er otro lado, la integración ex acta del cam p o d e 'c u rv a tu ra s
precisa una c u a d ratu ra de dos puntos, que coinciden precisam en te con los
p u n to s donde hemos im puesto 7 ZZ = 0. P o r consiguiente, in te g ran d o los
térm inos de co rtan te con dicha c u a d ra tu ra se obtiene u n a contribución
nula de la deformación de co rtante en la m atriz de rigidez, m ien tras que
la m atriz de flexión Se evaiúa de form a ex acta, obteniéndose la m ism a
del elem ento de dos nodqs de E uler-B érnóulli, ya que' B j es la m ism a en
am bos casos.

4» E je m p lo 4.11 En la Figura J^.26 se m uestra un elem en to de viga de


T im oshenko con aproximación cuadrática para la fiecha y lin ea l para el giro.
O b tener la m atriz de rigidez del elem ento de viga de T im o sh en k o de dos
nodos po r elim inación de la flecha central im poniendo que la deform ación
de cortante sea constante en todo el elem ento.

-S o lu c ió n

L a deform ación de co rtan te se obtiene a p a rtir de la in terp o lació n de la


' F ig u ra 4.26 por

2
gB^*™ gaTií¡TT~W M ffí

' .FLEX IO N .DE,,Vj GAS ,. . __________ 151

w, w, «
' WJ 0J
É=-i ta
1
--------- .2□ o |=+i
.3

I— - l
í=0 5

w cuadrática
«


0 lineal e
e
e = ^ n - S ie , * j(i-g )0 , c
1 3
F igura 4.26 Elemento de viga de Timosbenko cuadrático/lineal. «
«
L a condición -yxz — cte obliga a que el térm ino entre paréntesis'en la
ecuación anterior sea nulo, es decir

w¡_ _ 4W2 2 íü3 _ ¿3 - fli _


/(') /(e) + /(e) 2 ~ 6

de donde puede despejarse w2 como


«
w i+ w 3
w2 = ---- — -------- — (ff3 - 0 0 €
S ustituyendo to2 en la interpolación inicial para la flecha se obtiene

§
. = ^ + P f % + £ 0 - ?x*. - « )

con lo, que el campo de movimientos se expresa ahora en fu n d ó n de las


cu atro variables nodales U7j , 0i, t03 y £3.
L a c u rv a tu ra y la deformación de cortante son, por ta n to 1

—^ , 03
X ~ dx ” ” /(«) + / ( ' ) i d
■ dw n . tPj — U?! 01 + 03
l z tI~ d x ~ B ~ /(') 2

y la m atriz de deformación es
í d

e -d
P or consiguiente, la expresión exacta de la m atriz dé-rigidez del elemento
es
1-- — .........Cálculo de estructuras por el m¿todo' á e : elemcnios finitos

r G -G s g <¥ 1
E +G ^ - G ^
G -G ^
Sim. E + G ^ \

c o n .£ = ^ y G = S 4 . ¿
D icha m atriz coincide con' la obtenida eti el A partado 4.5:3 p a ra el elem ento
de viga de Timoshenko de dos nodos utilizando integración reducida de un
solo punto. E sto era previsible si se tiene en cuenta que la integración en
un solo punto implica evaluar los térm inos de la m atriz B c de (4.36) en la
co o rdenada ( .= 0, lo qué equivale a utilizar una deformación de c o rta n te
co n stan te que coincide con el valor impuesto en este ejemplo.

4» E je m p lo 4 .1 2 Obtener la m atriz de rigidez del elem ento de viga de


Tim oshenko de dos nodos imponiendo que Id deformación dé cortante tom e
un valor constante e igual a su valor en'el centro del elem ento.

~ Solución

La interpolación de la flecha y el giro es lineal y se escribe como

® - 0 * 1 + J Í 1 + Í)

» = f(i - m + |( i + í ) « j

L a condición p a ra la deformación de cortante es

7xz - (7 tz )(=o
H aciendo uso de la expresión .de 7** se encuentra

8 ID n tí>2 — U 7i $1 + 02 ^' 0 2 — '0 1 A

7“ 9=1..... / « ' ■*" " T •


P o r consiguiente

tl>2 — u)1 9\ + 02
(7 « )í= o =^ /(«) 2
y la m atriz de deform ación de co rtan te su stitu tiv a es
,.0

7*z ( 7 x » W - [. / (e ), 2 » / ( « ) '’ . 2] = B ca (e>


.FLEXION DE VIGAS 153

que coincide con la deducida en el ejemplo anterior. Se puede comprobar


que también ahora la m atriz de rigidfez dél Memento es idéntica a la obtenida
con integración reducida de un solo punto en el A partado'4.5.3. Las razones
de dicha coincidencia son las mismas que las dadas en el ejemplo anterior.

£ E je m p lo 4.13 , Obtener, la matriz de rigidez, del elemento de viga de


Timoshenko cuadrático imponiendo que la deformación transversal varíe
linealmente entre los valores en los puntos de Gauss en £ =

- Solución

La interpolación lineal de ~jxz impuesta se puede expresar como

I x z = ^ ( « - 0 ( 7 r* )í= -« + ¿ ( a + 0 (7 r z )í= a /

con a = De la expresión de 7X* (ver A partado 4.6 y Ejemplo 4.8) se


deduce que *

(1 4- 2a) o (l 4- a) i4al (1 1 a2) ( 1 ~ 2aV l a(.)


(7ri)(= —o — [ /«*) . /(e). u a )' /(ÍJ 2 J
/ X _ f(2a - 0 g(g - 0 ' 4a - o(l + a ) l -
(7rz;?=+«.- ¡(e) . 2 . /(e). 2 Ja

con = [u?i, , u»2, ^21 ^3» ^3]^*-


Sustituyendo las ecuaciones anteriores én la de variación lineal p ara 7X-, se
obtiene, tras óperar ‘

_ f ( 2 ^ - l) (a2 - Q _ 4a e _ „ 2 < Ü ± M (°2 ~ O


7*-- - I = B ea(e)
/(*) ’ 2 ’ í ’ . /(«) 2
La m atriz B / coincide con la de la ec.(4.79) para el elemento cuadrático y
la m atriz de rigidez del elemento es

, k’w.= J * 1 ( b J ( E T ) B f + B l( G A - ) B : ) ~ d { = K {fe) + .K<e> '

donde la expresión exacta de Ky.e\ obtenida con una cu ad ratu ra de dos


puntos, viene d ad a en la Figura 4.22.
De la expresión de B c se deduce que la integración exacta de K Í '' precisa
tam bién una cuadratura de dos puntos. Tras operar, se obtiene

’ 21 -*/<«> -2 4 - 6 / ( ‘> 3 ü/(«)

(/(O )2 _ a /(0 W
(*'> )’ 6 /(e> s
48 0 -2 4 -6 /< e>
Simetr. 4 (A*))2 6 t e) (/(O )2
21 ' 2/<«)
2 ,
(KO)2
,1

154 Cálculo de estructuras por el método de elementos, finitos

expresión que coincide con la de la Figura 4.22 obtenida a partir de la m atriz


B c original con términos cuadráticos (ver ec.(4.82))'e integración reducida
de dos puntos de Gauss.
Se concluye, por tanto, que el campo de deformación de cortante
lineal impuesto coincide exactamente con el que introduce la integración
reducida de dos puntos, lo que prueba de nuevo la analogía entre ambos
procedimientos.

4 .7 C O N C L U S I O N E S

Hemos estudiado en este capítulo el análisis por elementos finitos de


problem as de vigas partiendo dé dos formulaciones diferentes. L a prim era,
(teoría de Euler-Bernoulli), basada en la ortogonalidad de las secciones
transversales rectas con la fibra media, prescinde del efecto de la deformación
por cortante y precisa utilizar elementos clase C \. La segunda, (teoría
de Tim oshenko) perm ite la no ortogonalidad de las secciones transversales
con la fibra m edia tras la deformación. Esto introduce de form a n atu ral el
efecto de la deformación por cortante y perm ite la utilización de elementos
más sencillos de clase C0. Como contrapartida los elementos de viga de
Timoshenko son sensibles ai efecto de bloquee de la solución al analizar vigas
de gran esbeltez. Dicho efecto puede (y debe) suprimirse utilizando técnicas
especiales como la integración reducida de la m atriz de rigidez del cortante o
m ediante la imposición “a priori”de un campo de deformaciones de cortante
adecuado.
Todos estos conceptos aparecerán de nuevo al tra ta r problem as de placas
y lám inas, de ahí el interés de su estudio y ’compresión en este capítulo. y
CAPITULO 5

PROBLEMAS DE ELASTICIDAD
BIDIMENSIONAL

5.1 IN T R O D U C C IO N

En este capítulo se presenta la aplicación del método de los elementos


ñnitos al análisis de estructuras en las que se cumplen las hipótesis de la
elasticidad bidimensional (tensión o.deformación plana). La mayor parte
de los conceptos que aparecerán a lo largo del capítulo serán utilizados en
el resto del libro al tratar otros problemas de estructuras en dos, e incluso
tres dimensiones. Por consiguiente, este capítulo puede considerarse, en gran
p arte, como introductorio a la metodología general de aplicación del método
de los elementos finitos a estructuras bi y tridimensionales.
Existe una gran variedad de estructuras de interés práctico dentro de la
ingeniería en las que se puede hacer uso de las hipótesis de la elasticidad
bidimensional. Dichas estructuras se caracterizan por tener todas u n a forma
aproxim ada de prisma recto. No obstante, según la proporción que guarden
las dimensiones de dicho prisma, y la disposición de las cargas, pueden
clasificarse en uno de los dos tipos siguientes:
P roblémosmele,.tensión plana. Se dice que una estructura prism ática está
en estado de tensión plana si una de sus dimensiones (espesor) es mucho
m enor'que las otras dos, y sobre ella actúan únicam ente cargas contenidas
en"síTplano medio (Figura 5.1). Entre los problemas de estru ctu ras.que.se
in clu y en^entro de esta categoría podemos citar los de análisis de vigas de
gran canto, placas con cargas en su plano; presas de contrafuertes, etc.
Problemas de defoiynación plana. Una estructura prism ática está en
estado de deformación plana si una. de sus dimensiones (longitud) es
mucho mayor que las otras dos, y sobre ella actúan únicam ente cargas
uniformemente distribuidas a lo largo de toda su longitud y contenidas en
planos ortogonales al eje que une los centros de gravedad de sus distintas
secciones transversales (Figurá"5.2). Dentro de esta'clasificación se pueden
incluir entre otros, los problemas de muros de contención, presas de gravedad,
tuberías bajo presión interior y diversos problem as de ingeniería del terreno
(túneles, análisis de tensiones bajo ¿apatas, etc.).
U na de las principales ventajas de la teoría de la elasticidad bidimensional
es que perm ite el estudio de.los problemas de tensión y deformación plana
156
Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

IH 1 i

\ ,
Viga de gran canto

x,u
Presa de contrafuertes

F ig u ra 5.1 Ejem plos de problem as de tensión plana.

F ig u r a 5.2 E jem plos de problem as de deform ación plana.


ELASTICIDAD BIDIMENSIONAL 157

de forma unificada, aunque, de hecho, cada uno de ellos represente una serie
de tipologías estructurales que funcionalmente no guardan ninguna relación
entre sí.
• - El capítulo •se. inicia con una breve descripción de los conceptos
fundam entales de la teoría de la elasticidad bidimensional, para seguidamente
p lan tear la solución con elementos finitos triangulares de tres nodos y
rectangulares de cuatro nodos. Tras ello se presenta la utilización de
otros tipos de elementos bidimensionales y se detalla la obtención de
funciones de fo rm a 'd e diferentes ' familias' dé elementos' rectangulares y-
triangulares. El capítulo finaliza con la descripción de la formulación
general de elementos isoparamétricos y el viso de la integración numérica
en problem as bidimensionales.

5 .2 - T E O R IA D E L A E L A S T IC ID A D B ID IM E N S IO N A L

Presentarem os los conceptos que hay que conocer de la teoría de la


elasticidad bidimensional para la utilización del método de los elementos
finitos.

5 .2 .1 C a m p o d e d e s p la z a m ie n to s

Las_ características geométricas y de cargas de una estru ctu ra en estado


de tensión o deformación plana perm iten establecer la hipótesis de que todas
las secciones perpendiculares al eje prismático z sé deforman en su plano y
de m anera idéntica. Por. consiguiente,, b asta con conocer el com portam iento
de cualquiera de dichas secciones. Así, consideremos u n a sección genérica
contenida en el plano x — y de cualquiera d e ja s estructuras de las Figuras
5.1 y 5.2. El campo de desplazamientos de lar sección está perfectam ente
d efinido si se conocen los desplazamientos en las direcciones x e y _de todos
sus puntos. El vector de desplazamientos de un punto se define, por tanto,
como

donde u (x ,y ) y v(x, y) son los desplazamientos del punto en direcciones de


los ejes x e y, respectivamente.
158 Cálculo .de'estructuras por ¿1 método de elérnemos finitos

5 .2 .2 C a m p o de d eform acion es
D el cam p o de desplazam ien tos (5.1) se pueden d educir fácilm ente las
defo rm a ciones haciendo uso de la te o ría general de la elasticid ad [T 6]. Así

_du
dx
dv
£y
' dy
du dv
= ^ + x d
I x z = 7y . = 0

C on resp ecto á la deform ación longitudinal ez hay que se ñ a la r que en el


caso de deform a ción'p la n a se hace la hipótesis: de. que es nula. P o r o tra p a rte ,
en u n e s ta do de tensión p lan a dicha d eform ación no es n u la, p ero se su p o n e
que lo es la tensión a z . P o r consiguienteu en ninguno de los d o s c a s o s h a y
que consid erar la Reformación £r y a que no interviene en las ecuaciones d el
trab ajo _ d e deform ación al ser el p ro d u c to <rz ez nulo. Así pues, el iccio r de
deform aciones significativas de un p u n to se define p a ra tehsión y deform ación
p la n a com o

£ = [£ z ,£ y ,7 x y \^ (5 .3 )

5 .2 .3 C a m p o d e te n s io n e s
Se d e duce de la ec.(5.2) que las tensiones tangenciales txz y TyZ son nulas.
P o r o tr a p a rte , p o r los m ism os m otivos explicados en el a p a rta d o an te rio r
p a r a la u cío im fclo n c», la tensión o z no tr a b a ja y el vector ¿ e tensiones
significativas es

tr = i& z t0 y iTxy)'‘ (5*4)

5 .2 .4 R e la c ió n te n s i ó n —d e f o r m a c ió n
L a relación en tre tensiones y deform aciones; se deduce de la ecuación
co n stitu tiv a ~de lá 'e la s tic id a d trid im en sio n al [T 6],' con las hipótesis
A m plificativas d escritas a n te rio rm e n te (a7~= 0 p a ra ten sió n p la n a , e z = 0
p a ra deform ación p la n a y 7 u = 7 = Ó e n 'a m b o s casos). T ra s .realizar
las corresp o n d ien tes operaciones p u e d e en c o n tra rse la sig u ien te relación
m a tricial en tre tensiones y deform aciones

tr = D e ( 5 .5 )
...... - ELASTICIDAD'BIDIMENSrONAL 159

E n (5.5) D es la m a triz de constantes elásticas (o m a triz co n stitu tiv a)

¿11 ¿12 0
D = ¿2Í ¿22 0 (5.6)
0 0 ¿33

D el te o re m a de M axw éll-B etti se deduce que D es siem pre sim étrica [T6], y
¿12 = ¿ 2Í- P a ra elasticidad isótropa se tiene (ver E jem plo 5.1):

Tensión plana D eform ación plana

¿11 = ¿22 = "~E- o d n = ¿22 = ---- — ---- — ----


1 —v ¿ 11 22 (l + v ) ( l - 2 u)
X /
¿12 = ¿21 = M i ¿12 = ¿21 = ¿ ii (5.7)
V í l — i/
E E
¿33 = = G ¿33 = = G
2(1 + ¿>) 2{l + v)

m ódulo debelasticidad y u el coeficiente de Pcissozi.


P a r a u n m aterial o rtó tr opo con direcciones principales de o rto tro p ía
según x e y, la m atriz D tiene la expresión siguiente [T6]:

Tensión plana

Vx v z y E¡
D = VyX E y Ey • (5-Sa)
1 - Uz yUyX
0 0 (1 — VZ y VyZ ) G =y J

D eformación plana

aEx bEz 0
cEy dEy 0 (5-54)
° a d -b c
0 0 (a ¿ — bc)Gxy

donde

— ~ 1 + u y* , 4 + u * v
(5.9.1)
G xy Ex T Ey

Ó = 1 — Uy: U=y ; b = UXy -f VXZVZy


(5.9.2)
c = VyX + V yz Vz x \ ¿ = 1 —Vz z v2x
160 Cálculo de estr-uct&fjtff-por d> rnétodq/de^ejepientós^ finitos

P u esto que D debe ser sim étrica, se cum ple

Ey t'zy . ., , s E b
— - — — -(te n sió n p lan a) y -=E = -(deform ación plana) (5.10)
Ex Vyx Ex ' c

Si las direcciones principales de o rto tro p ia x \ y \ eátán_inclinadas un


n g u lo 9 con respecto a los. ejes globales de la e s tru c tu ra x e y (ver F ig u ra .
.3) la m a triz c o n stitu tiv a se obtiene como sigue. Las defonnacioneis en ejes
y* se ex p resan en función ,de sus valores en ejes x, y, por

f' = T £ (5.11)

o nde [C15]

(5.12)

(5.13)

L a relación tensión-deform ación puede escribirse en ejes x ', y f com o

* ' = D* e' (5.14)

m de D ; viene ex p resad a p o r las ecs (5.8) p a ra m aterial o rtótro p o .

y
ELA5TICIPAD BID1MENSIONAL 161

Finalm ente, haciendo uso de las ecs. (5.1), (5.13) y (5.14). se obtiene

( r ^ D 'T c ^ D í (5.15)

con

D = T r D ; T ___ (5.16)

E sja c il com probar que ía m atriz D en ejes globales es tam bién sim étrica.
L a expresión de los coeficientes d¡j p ara el caso de elasticidad anisótropa
puede encontrarse en las referencias [H2] y [Ll].
Si el^ sólido está som etido a un estado de deformación inicial, - tal
com o puede suceder en el caso de deformación térm ica, la relación (5.5)
debe - modificarse. La_deformación _total e es ahora igual a .la., elástica
e e n í a s l á inicial €°, a diferencia-de lo considerado en la ec.(5.,5)_en que
to d a _ la deformación era elástica. Por otra_ parte, las ..tensiones siguen
siendo proporcionales a las deformaciones elásticas, con lo que la ecuación
co n stitu tiva se escribe como

<r = D = D (s - c°) (5.17)

P a ra el caso usual de deformación inicial isótropa por efectos térmicos el


vector c° tiene la expresión siguiente:

Tensión plana Deformación plana

{ aAT (a A T
aA T c° = ( l + „) ) a A T (5.18)
0 0

donde a es el coeficiente de dilatación térm ica y A T el increm ento de


te m p e ra tu ra en cada punto.
~XaTdiféreficia entre los valores de las deformaciones iniciales térm icas p ara
tensión y deformación plan a se debe a las diferentes hipótesis p ara crz y ez
en cada caso (ver Ejemplos 5.2 y 5.3).
C E n m ateriales anisótropos la deformación inicial debida a efectos térmicos
\ debe considerarse prim eram ente en las direcciones principales del m aterial y
J efectuar posteriorm ente la transform ación a ejes globales p a ra encontrar las
com ponentes cartesianas del vector c°. E sto conduce a que la componente
I r *°y ya no es nula. P a ra m ás detalles consultar [H2] y [Z6].
"■ Sobre el sólido pueden ac tu a r tam bién unas tensiones iniciales definidas
en cada punto, por un vector <r°. Dichas tensiones pueden ser debidas a
diferentes causas. P or ejemplo, si en u n a estructura cargada y en equilibrio
eliminamos algunos de sus elementos resistentes se produce u n a situación de
162 Cálculo de estructuras por el método dé elementos ^finitos

desequilibrio debido precisam ente a las tensiones existentes. L a búsq u ed a


de la nueva posición de equilibrio debe efectuarse teniendo en cu en ta dichas
tensiones, tom adas ahora como iniciales. Las tensiones totales se ob tien en
com o su m a de las debidas a la nueva deform ación de la estru c tu ra y las
iniciales. P or consiguiente, en el caso m ás general el vector de tensiones se
o b tien e p or
<r = D (e —e°) + a 0 (5-19)

donde

*° = [ 4 , ol,r°ty )T (5.20)'

es el vector de tensiones iniciales. Un ejemplo práctico de la utilización del


c o n c ep to ‘de tensiones iniciales se encuentra en el análisís-.de túneles donde al
calcu lar el equilibrio de la zona excavada es preciso considerar las tensiones
que existen en el macizo circundante antes de la excavación.

4 E jem plo 5.1 Encontrar la relación constitutiva para tensión y deformación


plana de un material elástico isótropo.
- Solución
El punto de partida es la ecuación constitutiva de la elasticidad
tridimensional isótropa [T6]

( a x - v a v - u a M) (<rv - v e r . — v a : ) ( o x - v a x — */<rv )
e* ~ £ í £y ~ E ; " E

2 (1 + */) 2 (1 + */) .v ’ 2 (l + i/ ) ..
'j = V — £ Tr y ¡ Ix * — £ T x* i 7vi — £ TV-

Simplificaremos seguidamente las ecuaciones anteriores de acuerdo con las


hipótesis de tensión y deformación plana.
Tensión plana: at = 0;7rx = 7yx = 0 •

Sustituyendo en las ecuaciones anteriores se obtiene

1/ n 1, ,■ x 2(l + i/)
£r = £ ^ z - £„ = -( t r y - v o x ), 7 rv = ^ £ - * T Xy

V
e* — ~~E (orx + 0y) ; ' T*z = ryx = 0
La relación entre las tres tensiones significativas y
correspondientes deformaciones se obtiene resolviendo las tres primeras
ecuaciones anteriores, resultando
ELASTICIDAD BIDIM EN 5IÜNA L lOJ

E . . E . % E
as = + ^ v ); = y ~ 2 (£» + *«*); r*v = ( I ^ T j ^

de donde se deducen los coeficientes de la matriz D de la ec.(5.6).


Sustituyendo el valor de ox y ay en la expresión de t x obtenida
anteriormente, se encuentra

*‘ = - ^ Z - ¿ ( £* ± £v) ,
Por consiguiente, la deformación transversal ex puede obtenerse a posteriori
en fundón de t x y ey.

Deformación plana: ex = Q; yxx = 7y, = 0

Sustituyendo dichos valores en la primera de las ecuaciones se obtiene

£- = -^(ar - uay - uox)\ £y = -^(cry - vox - uerx) = 0

= 0= —(<r, - í'crx - i'cry) ; 7ry = ; r„ = Tyx = 0

De la condidón en ex se deduce c x = i>(ax + r y). Sustituyendo.este valor


en las otras ecuadones y resolviendo para encontrar <rx, cryi rxy en función
de £x,£y,7ry, se llega a
_ £(1 —v) / v
Cz ~ (1 + v)(l -2 o ) V * + l-i/"
E (\-v) f v \
a* ~ ( l + „ ) ( ! - 2i,)\.£* + l - u i z )
E
Tzv ~ 2(1 + i/)7xv
de donde se deduce la matriz D de la ec. (5.6).
Para material ortótropo o anisótropo la forma de proceder sería idéntica
tomando como punto de partida la expresión correspondiente de la
elasticidad tridimensional [T6].

4> E jem p lo 5.2 Encontrar los vectores de. deformaciones iniciales debidos a
efectos térmicos en elasticidad bidimensional isótropa.

- Solución ^

La hipótesis fundamental es que las deformaciones-totales del cuerpo son la


suma de las élásticas más las térmicas! Por otra parte, se adm ite que una
contracción o dilatación térmica sólo provoca deformaciones longitudinales
de valor o A T, siendo a el coeficiente de dilatación térm ica y Á T el
164 C álculo de estructuras pojr, e l .m étodo, de elem entos finitos

increm ento de tem peratura. En esas condiciones, las deformaciones totales


p a ra u n-problem a de elasticidad tridim ensional se escriben (haciendo uso
de la prim era ecuación del ejemplo anterior) como

ir = £% + 4 = *p(<Tx ~ W y ~ W *) + aA Í* .. .

£y — £l + iy = £ ( ° y “ V°* ~ ^ r ) +

£z = £ex + e \ = ~(<rt - uay - + a AT


_ 2 ( l + u )_ \ 2(1 + z/) . 2 (l+ ¿ )_
7xy — j-, Try ; 7rz — r Tiri I 7y* — j. rl

T en sió n plana a z = 7X2 = 7 y, = 0

S u stitu y e n d o en las ecuaciones anteriores sé obtiene

‘ 1,
£r = ^ ( a r - v a y) + q & T > £y —

2(1 + v)
£= = — + <ry ) + . a ± T > ; 7ry - £ TXz = 7-yz = 0

R esolviendo p a ra los valores de <rsy<Ty y rry se encu en tra

** = [(£*~ £ x ) + ~4 )]

<ry = [(£v “ 4 ) + *(** " £x)]


£
T z y ~ 2 {\ + v ) ls y
que puede escribirse en la forma <r = D (e —í°)> siendo a° = a A T [l, 1,0]T
el vector de deformaciones iniciales y D la m atriz de las ecs.(5.6) y (5.7).

D eform ación plaña ez = 7xz — 7¿*'— 0

De la expresión general se deduce

- £x ■=^ ( a £ - u<Ty - v a ,) + a A T

£y - -—(o-y - vít, - ver,) + a & T

0 = ~(<T, —U<Tx — vcry) + <*&T


y ' 2 (í + y) • : _
Yry ^ Try * r yr = 0

De la tercera ecuación se obtiene


E L A S T IC ID A D BIDIMENSIONAL___________________ 1<55

a - = í/(<rr + try) — E a A T
v sustituyendo en las dos primeras, se encuentra

£x = -^[(1 - v 2)<*x - + t'Vy] + 0 + t/) ° ^ T .

£y = £ ~ “ " í 1 + *0**] + 0 + v)0 * ?


2 ( 1 + u)
•.. . . . 7xy T- g rjy

Resolviendo para <rx, try y rry

* ■ [<*• - ( I + ‘', a A T ) + - 11+


- d + rt¿ n ]
E '
rrv “ 2(1 +

y en forma matricial a = D (e - £°), siendo el vector de deformaciones


iniciales s° = (1 + i/)aA T [l, l,0 ]r y D la matriz de las ecs.(5.6) y (5.7).

£ E je m p lo 5‘.3 Interpretar las'deformaciones iniciales con el anátisis de la


barra de la Figura 5.4 sometida a un incremento térmico uniforme.

. -JSolución
\
Consideremos la barra em potrada en un extremo y libre en el otro de la
Figura 5.4a. Sometida a un incremento de tem peratura uniforme en todos
sus puntos* la barra incrementará su longitud inicial / en la cantidad

A l = o AT /
y la deformación (alargamiento) “inicial” .es r .

4 = %- = a A T

Como la barra no tiene el alargamiento impedido, el alargamiento total


ex es igual al producido por el incremento térmico* y, por consiguiente, el
alargamiento elástico es nulo. Es decir
&
£% = ex -e°x = Q A T - a Á T = 0
Por tanto, de (5.17) se deduce que la barra deformada está libre de tensiones.
Consideremos ahora la b arra biem potrada de la Figura 5.4b. Para
evaluar las deformaciones iniciales supongamos que la barra puede alargarse
• 166 Cálculo de'estrfrcturas^ppr el m étpdój j e elementos finitos

' a) Sección transversal

i
AT
hlj 0 A,E
AhoATl £ , = £*,= aAT
£,«=0
b)
AT
I'A
AT
£^;= aAT
deformación libre AI=aATl

Figura 5.4 Interpretación de las deformaciones térmicas, a) b a ­


rra em potrada/libre. b) Barra biempotrada. c) Sólido
biaimensional.
*• i

libremente. En «¿as condiciones, el “alargamiento inicial” de la barra


coincidiría con el considerado' en el caso de la barra em potrada/libre, esto es,
e% = a A T . Por otro lado, al tener la b arra impedido el alargamiento total
por ser bi-empeirada, se cumple que el “alargamiento elástico* es anora

£ex = £I -£°x = O - a A T = - a A T

y, por tanto, de (5.17) se deduce que la barra está sometida a una compresión
uniforme de valor N = E a A T f “
Por consiguiente, las deformaciones iniciales térmicas pueden interpretarse
como aquéllas que tendría el sólido al defonnarse libremente, sin coacciones
exteriores y sometido a una deform aciónjudal de valor q A T en cadalpuntó
(ver Figura 5.4c ). ' ‘
Se deduce, asimismo, del ejemplo d e l a .barra,em p o trad a/lib re, que en
un sólido exento de. coacciones que im pidan su deformación libre, una
deformación térmica no origina tensión alguna.
ELASTICIDAD BIDIMÉNSlONAL__________________167

5 .2 .5 E x p re sió n d el P rin c ip io d e los T ra b a jo s V ir tu ales


La expresión integral de equilibrio en problemas de elasticidad
bidimensional puede obtenerse Haciendo uso del Principio de los Trabajos
Virtuales (PTV) ya utiHzado en capítulos anteriores. Así, teniendo en.
cuenta las tensiones y deformaciones que contribuyen al trabajo virtual de
la estructura, la expresión del P T V puede escribirse por --------

J I + 8&yOy 4- S~ixyTZy)t dA = f f (8 u b x + 6 vb y)t d A +


, 1 JA (5.21)
+ f(8 u t* + 6 v ty )t d s + ^ ( í u , - Vi + 6v{ Vi)
i
El segundo jniem bro de (5.21) representa el trabajo de las fuerzas
repartidas por unidad de volumen bx , by; de las fuerzas repartidas sobre.eL
contorno tx , ty ; y de las fuerzas puntuales V¡ sobre los desplazamientos
virtüédes.ÓüJóu J El primer_miembro,-por otro, lado, representa el tra bajo que
las tensiones <rx ,(Xy,Txy realizan sobre las deformaciones virtuales 6eXt£sy y
8jzy~ A y l son el árga.y el contorno de la sección transversal del solido y
i su espesor. En problemas-de tensión plana ¿ coincide.con_el.espesor real,
m ientras que. en problemas de deformación plana es usual asignar a t ú n valor
u n id ad.
La ec.(5.21) se puede reescribir en forma matricial como

J j 6eTc t d A = J J ¿ur b tdA + £ SuT t tds + ^ 6uJ q,- (5.22)

donde

6e = , \ 6 £ x , 6 e y , 6 ; <5u = [ó u ,¿ v ]r ; b = [ 6 x ,6y j T

t = \tx J y ] T ; ¿u f = [íu,•,*>,-] ■ ; q,- = [í/i,v ;-]T


(5.23)

De (5.2) y (5.5) se deduce que en las_integrales de.P.TV sólo intervienen


prim eras derivadas de los desplazamientos, lo que exige continuidad de clase
C0 a la aproximación de elementas .finitos. Este requisito se mantiene
p ara todos los problemas en..los~qué se-H ace-uso directo de la teoría
de la elasticidad, como el análisis de sólidos de revolución y de sólidos
tridimensionales que. se estudian en capítulos 'posteriores..
La ec.(5.22) es el punto de partida de la obtención de las ecuaciones de
la discretización como veremos en el apartado siguiente.
16$ Calculo de, estructuras, por el ,m,étodQ-dg .elementos finitos

5 .3 F O R M U L A C I O N .DE E L E M E N T O S . F I N I T O S . E L E M E N ­
T O T R IA N G U L A R DE T R E S N O D O S
r ............
■P a ra m ayor clarid ad considerarem os prim eram ente la! utilización del
sencillo elem ento tria n g u lar de tres nodos. Esté" elem ento está considerado
el prim ero en el estu d io de problem as estructurales por el m étodo de los
elem entos finitos. Ya hem os com entado que mucho antes de la aparición de
este m étodo, C o u ran t sugirió la utilización de u n a interpolación polinómica-
lineal sobre subdom inios triangulares p ara aproxim ar la solución num érica
de ecuaciones diferenciales [C16]. Años después, T u m e r et al. [T12] en un
clásico artículo propusieron la división de los dominios bidim ensionales en
triángulos de tres nodos p ara facilitar su análisis m atricial. Por ello, dicho
elem ento es ta m b ién conocido como elemento de T um er. El triángulo de
tres nodos, p ro n to adq u irió gran popularidad entre ingenieros estructurales ,
[CS|. De las m uchas aplicaciones prácticas de d ic h o d e m e n to en su prim era
e ta p a hay que d estac ar las relacionadas con el cálculo de presas de gravedad,
que constituyeron u n a auténtica innovación en la m etodología tradicional dé
análisis de dichas e stru c tu ra s [Z12]. La clave del éxito del elemento trian g u lar
de tres nodos fue su g ran versatilidad y sencillez que, como veremos, p erm ite
asim ilar fácilm ente e l> proceso-de análisis* dé un- dominio *bidimensional
com plejo a las etap a s del clásico cálculo m atricial de estru ctu ras de b arras,
fam iliar a la m ayor p a rte de los ingenieros de estructuras. P or co n trap artid a, ~¡
es un elem ento de precisión lim itada, como corresponde a su aproxim ación
lineal, lo que obliga usualm ente a la utilización de m allas m uy tupidas. Pese -1
a ello, en la ac tu a lid a d , sigue siendo un elemento po p u lar y com petitivo,
adem ás de servir de ejem plo excelente para introducir la formulación de
elem entos finitos en problem as bidimensionales.

5 .3 .1 D is c r e tiz a c ió n chel c a m p o d e d e s p la z a m ie n to s
En la F ig u ra 5.5 se m uestra la sección transversal de u n a e stru c tu ra
cu alq u iera que se an a liz a b ajo las hipótesis de la elasticidad bidim ensional.
La p rim e ra e ta p a del análisis es como siem pre la discretización en elem entos
finitos. E n la m ism a figura puede verse la discretización de la sección en
elem entos tria n g u lares de tres nodos. Es im p o rtan te recordar de nuevo que
la m alla de elem entos finitos representa u n a idealización de la geom etría
real. P o r consiguiente, el a n á lisis.p o r elem entos finitos reproduce el |
co m p o rtam ien to de la m a lla escogida, y no el de la e s tru c tu ra real. Solam ente ¡
co m probando la convergencia de la solución podemos, estim ar el grado de i
aproxim ación de la solución de elementos finitos a la exacta. J
Un elem ento .tria n g u la r de tres nodos típico se caracteriza p o r los núm eros
de sus nodos 1, 2 y 3 y su s coordenadas. Los tres-nodos del elem ento tienen en
la m alla la n u m eració n global i , j , k y coordenadas ( x \ , y j), (x2> ¡te) y (x3> Vz)-
Las núm eros globales de los nodos z, j , k se corresponden "con los locales 1, 2 y
V , , ^ w E L A S T j g ^ D ; B l D l f f E S & P N A L ;. ¿t y____________ .1 6 9

3, respectivam ente. En la práctica es usual utilizar la num eración local p ara


el cálculo de las m atrices del elemento y hacer uso de la corresppndencia
en tre núm eros locales y globales p ara el ensam blaje, sim ilarm ente a como
ocu rre en cálculo m atricial de estructuras [L3].

Nodo Variables nodales Coordenadas; nodales


B•mentór
local 1- global . 'locales globales *locales globales
' u, • u, X, xl
1 i ' vr vi y-,
1
<D .^Uj xi
. 2 : i vi y2 y¡
u, Uk X3 xk
Area: A* . .3 ¡.. k. V3 . ■ yj : y*'

Figura 5.5 Discretización de una estructura en elementos triangulares; de


tres nodos. Variables nodales.

' Considerando uri elem ento aislado, como" el de la F ig u ra 5.5, podemos


expresar los dos desplazam ientos cartesianos de un p u n to cualquiera del
in terio r deí elementó en función de los desplazam ientos de sus nodos como

[ Cu ,r . . Ar . (o.24)
c iíft « jÍ T Am +N m + :•
donde (u,-, v¡) y son los desplazamientos horizontal y vertical y la_ función
d e é o rm a del nodo i del elemento, respectivamente. No hay. ninguna razón
fundam ental p a ra escoger las m ism as funciones piara definir la aproximación
de los desplazam ientos en direcciones horizontal y vertical. No obstante. por
sim plicidad, y a menos que haya claros indicios de que dicha aproximación
debe'diferenciarse, es usual utilizar la m ism a interpolación p ara ambos
desplazam ientos u 'y v.
170 Cálculo de cstrVctuiás, »Ror el método de elementos finitos

La ec.(5.24) puede escribirse m atridalm eqte como

«1
”1
u fu l 0 0 J?, 01 “2 (8.25)
\v j [0 Ni 0 N2 0 AT3J V2
u3
t>3

u = N aSe) (5.26)

donde

(5.27)

es el vector de desplazamientos de un punto del elemento.

N = [N 1, N j ,N j ) ; N ¡= [^ jjJ (5.28)

son la m atriz de funciones desforma del elemento y del nodo i del elem en to ,.
respectivam ente, y

son el vector de desplazamientos nodales del elementó 3»' de u n n o d o i.


A dviértase que N y están com puestos de ta n ta s subm atrices N j
y subvectores a je\ respectivamente, como nodos tiene el elem ento. : E sto
es u n a propiedad general que se cumple en todos los casos, com o veremos
repetidam ente a lo largo del libro.
L a expresión de las funciones de form a del elem ento tria n g u la r de tres
nodos se puede o btener como sigue.
Los ares nodos del elemento definen.una variación lineal d el cam po de
desplazam ientos qüV púede escribirse como

j u =.ori + a z i + or3y
(5.30)
, t» = 04 + 05 Z + a g y
. EL4STICIDAQ. BIDIMENSfONAL ...______________ . 171

m
+
m
Si s u p o n e r n o s que la interpolación de u y v se efectúa de idéntica manera,
b asta con obtener 1^e^resiógiJde_las fundones de forma p a ra uno de los
dos desplyam ientns Así,. por _ejemplo1 para el desplazamiento u se tiene .
que cumplir qué sus valores en los nodos coinddan con las correspondientes
incógnitas nodales?-Es decir

1 u\ = a \ + «*2*1 + Qzy\
J «2 = Q1 + Q2X2 + a ZV2 (5-31).
i ú3 = a i + 03x3 -f 03^3 '

Resolviendo dicho sistem a de ecuadones y sustituyendo en (5.30) los


valores encontrados para a j , a ^ y 03 se obtiene la 'sigüieñté’expresíón para u

U = 2A & j[(al ' l' h x 'i' ciy)U l+(a2+l>2x +¿2y)u2+ (a3 -^ h x + czy)U3] (5.32a)

donde es el área del elemento, y

c¡ = - xkVj . bi = yj - y¿ - x- *'J :k = 1.2 ,3


{o.32 o)
Comparando (5.32) con (5.24) se deduce que las funciones de forma del
elemento son
* 1
-N i = + hix + c?y) »■' * = 1,2,3 (5.33)

La representación gráfica de dichas fundones se m uestra en la Figura


5.6. Puede comprobarse, como ejercido, que las funciones de forma toman
el valor unidad en un nodo y cero en los otros dos.

5 .3 .2 . D isc re tiz ac ió n del c a m p o de d e fo rm a c io n e s


Sustituyendo -(5.24)._en ..(5.2) se - obtienen -las . tres -deform adones
significativas en un punto del elemento como

du oN \ dNo dN%
£x = = - r —r«i + -^ “ «2 + ~ Z ~ UZ
*■ dx dx 1 ' dx * ' dx
j dv dN\ dN2 3A r3
"3 (5.34)
, a¡, = 1 7 ” ‘ + ~ d i V2 +
du dv SN, 3.V , ... d N , dN 2 3.V , 3A'j
: ^ ~ W y + & = T y ' ul +, [ a T ”‘ .'f r á ? “ 2 + Ü T 1’2 + ~ a i U3 + I T ' ' 3
v_
y en forma matricial
172- - . ... Cálculo dé .es’tGücjucas 'p<P&pí .i^ípdo^^velem pnjps finitos

u = N ^ j + N j Uj + N j U,
v — N,v, + N2Vj + NjV3

Figura 5.6 Funciones de forma del elemento triangular de tres nodos.

’ dN, dNx
' Ui '
0 0 0
fe ] dx dx & Vi

t = < ■ fe
. ---- 0 0 M x 0 dNx <
u2
dy dy v2
dNx dN x dN x dN x dN x dN x
tfe + fe j .~ B y dx ~5y dx dx
U3
73y
> t>3 „

(5.35)

g = B a (e) (5.36)
donde

B = [ B ! ,B 2 ,B 3 ^ (5.37)

es la m a triz de deform ación del elem ento, y

0 ' <3
B- = 0 ^ (5.38)
dN ¡ dN ¡
. dy dx .

es la m a triz de deform ación del nodo i.


.y 4 ♦rtr;T£LÁgJ|QD^p jjjBP.MPlfoffliAL 173

Adviértase que 3 . esrá.^compuesta. de tam as sub.matrices B; como nodos


tiene el elemento, lo que también es~ una propiedad de carácter general.
Particularizando (5.37) y (5.33) para el elemento triangular de tres nodos
se obtiene, utilizando (5.33)

h 0 i h 0 '• h 0
B = 0 ci "i 0 c-2 i 0 c3
(5.39)
2.4(0
ci h : c2 h : c3 h-
y, p or consiguiente

1 ’b{ 0 ‘
i>i• —
— 0 ci (5.40)
2 ^ (0
. c« bi

5 .3 .3 D is c re tiz a c ió n d e l c a m p o d e te n sio n e s
La expresión discretizada del vector de tensiones en el interior del
e.'-emento se obtiene m ediante sustitución directa de la ec.(5.36) en (5.5) por

<r = D £ = D B / 1 (5.41)

Si existieran tensiones o deformaciones iniciales la expresión a utilizar se


, deduce de (5.17) como

<r = D (s - £°) + <r° = D B a(0 - D s° + o-0 (5.42)

Puede_apre£Íac§e de (5.40) que la m atriz de deformaciones del elemento


trian gular de tres nodos es constante, lo que implica que las deformaciones y
-tensiones son constantes en todo el elemento. Esto es consecuencia directa del
.campo de desplazamientos lineal escogido, cuyos gradientes son, obviamente,
constantes. Por consiguiente, en zonas de alta cpncentraci0n.de tensiones será
necesario utilizar u n a maUáTüpida para aproxim ar la solución de tensiones
con stificiente precisión.

5 .3 .4 E c u a c io n e s d e e q u ilib rio d e la d is c re tiz a c ió n


P a ra la obtención de las ecuaciones de equilibrio de la discretización
partirem os de la expresión del PTV aplicada a]. equilibrio de un elemento
aisladc», como el de la F igura 5.7. Hay que resaltar que, aunque nos
referiremos al elemento triangular de tres nodos, la mayoría de las expresiones
que se obtendrán en este apartado son com pletamente generales y^aplicables
a cualquier elemento bidimensional. •~‘
Vamos a suponer que sobre el elemento actúan, fuerzas repartidas por.
unidad de área (fuerzas músicas) b, y en sus lados fuerzas repartidas p or
............. ■' • ;- . - r - x . V r
174 Cálculo de estructuras' por el método, dg elementos finitos

u n idad de longitud (fuerzas de superficie) t (F ig u ra 5.7). Las fuerzas, de


superficie pueden ser de dos tipos: a) D ebidas a fuerzas exteriores que actúan
sobre los lados del HemeñtcTque form an p a rte d e L c o n to rn o exterior de la
estructura, y b) Debidas a las ,fuerzas de in te ra c d ó n e n tre elementos que se
transm iten a través de sus lados comunes. E stas últim as pueden ignorarse
desde un principio pues se anulan en el ensam blaje.

fuerzas m ásieas: b = j£*J

f u ñ o s do su pe rficie: t = {t*}
f i m o s nodales de
equilibrio:
v é
fuerzas puntuales
nodales exteriores.
--{¡H

Figura 5.7 Fuerzas sobre un elemento triangular de tres nodos.

Supondremos ahora que el equilibrio del elemento se establece únicam ente


en los nodos. Podemos entonces definir unás~fuerzas~puntuales que actúen
sobre los nodos (denominadas fuerzas nodales de equilibrio) y que equilibren
las fuerzas debidas a la deforma^rion ¿el erem m tq y al resto de lá í fuerzas
actuantes sobre el mismo. P ara el calculo de fuerzas nodales dé equilibrio,
haremos uso de J a expresión del P T V aplicada al elemen to , que se escribe
como

6eT a td A = f f 6uT b t d A + <£ SuT t td s+


J JaM• //( * )
(5.43)
+ ' £ s u iu¡ + ^ i V ¡
»=1 i=l

donde Su¡ y 6v¡ son los desplazamientos virtuales de los nodos del elemento
y V i y~ V¿ ’ las fuerzas nodale^dir^quiH B rio' 'qüe correspondén ¿" dichos
desplazamientos. El trabajo virtual de dichas fuerzas puede'despejarse^de
la ecuación anterior como
ELASTICIQA|P BIDIMENSIONAL 175

í f S e T <r t dA — [ [ 6uT b t dA — <£ 6uT t t ds = [¿ a ^ ] q(e)


J J a M J J a m J im , k a a .
(5.44)
donde para el elemento triangular de.tres nodos —

= [8u\ i 6v\)S u2,$V2,8u$,6 vz{*' }


(5.45)
■<¿e) = [Uh Vl ,U2iV2,Ui ,V3}r }

De (5.26) y (5.36) podemos escribir

8uT = (ía^)]7, N r ' ; 8eT = [ 6 ^ ? B T (5.46)

Sustituyendo (5.46) en (5.44) se obtiene, tras sacar factor común ¿a(g)


en el primer nuembro,

[faW)r[/ L BT— dA- J L N T h,iA - L N T ttd s] =is^ ) ]rqW


■■ ~....(5.47)
Teniendo en cuenta que los desplazamientos virtuales son arbitrarios, se
deduce que

l Í L b T* ía 4 - I L NTbtdA- L NTttd* = qW (5-48)


La ec. (5.48) expresa el equilibrio entre las fuerzas nodales de .equilibrio.-
y las fuerzas debidas a la deformación del elemento^ (prim era integral), las
fuerzas másicas (segunda integral) y. las._de superfide.._4tercera integral).
Sustituyendo ahora el vector de tensiones <r por su valor_en_función de los
desplazamientos nodales utilizando la forma más general de la ec.(5.42), se
obtiene ' '

J ) B T( D B a ^ - D e 0+<r°) t d A - J Nr b td A -^ N Tt tds = q(‘)

* (5.49)
* y operando
176 ' • CálctHo-de estructuras ■ alerpentias. fiqitps

o
)
K íc) a (f) - ^ = q (c) > (5.51)

donde

K<e'> = JJ ( } B r D B tdA (5.52)

es la m atriz de rigidez del elemento, y

f (e) = fíe) + fíe) + f f } + r¡e) (5.53)

el vector de fuerzas nodales equivalentes del elemento, siendo -

(5.54)
!- = J L BTue°tdA
(5.55)
{°)=- I L BT°°tdA
(5.56)
v ~ IL N T b , ¿ -4

f¡e ) = í N T t tds.. (5.57)


1 m

los vectores de fuerzas nodaJes equiyalentes debidos a deformaciones iniciales,


tensiones iniciales, fuerzas repartidas por unidad de área y fuerzas repartidas
en el contorno, respectivamente. -
Hay que destacar que las expresiones de la matriz de rigidez y de los
vectores de fuerzas nodales equivalentes obtenidas en las ccs.(5.52) - ( 5 . 5 7 )
son totalm ente generales y, por consiguiente, aplicables a cualquier elemento
<-~.bidimensionaI. En apartados posteriores se presentará la particularización
de dichas expresiones al elemento triangular de tres nodos, así como a otros
elementos bidimensionales de interés práctico.
La ecuación de equilibrio global de la malla se obtiene, como en el caso
de problem as.unidimek&ionales'estableciendo simplemente que la suma de
las fuerzas nodales de equilibrio en cada nodo debe ser igual a la fuerza nodal
exterior. E s decir ~ '

= PJ (5.58)
-177

. donde el süriiatório ré j^ re ^ n te la sm ú a denlas contribuciones de los vectores _de


fuerzas nódaléS déeqüilibrio de loS distintos elementos que com parten el nodo.
: de ñuinerb global j , y p j representa el vector de fuerzas puntuales exteriores
actuando én_dicho nodo. Dicha ecuación es idéntica a la que estudiam os en el
C apítulo 1 p a ra el ensam blaje de las ecuaciones m atriciales de estru ctu ras de
b arras. P or consiguiente, las ecuaciones de equilibrio de la m alla se pueden
ob tener a p a rtir de las contribuciones de las m atrices de rigidez y los vectores
de fuerzas nodales .equivalentes de los diferentes elementos, siguiendo la s .
m ism as reglas que en el caso de estructuras de barras. Así , pues, tras el
ensam blaje, la ecuación matricial global se puede escribir como

K a = f (5.59)

d onde K , a y f son, respectivam ente, la m atriz de rigidez,-el vector de


desplazam ientos nodales y el vector de fuerzas ncxfales equivalentes .de toda
la m alla. r
~ Hay que señalar de nuevo que las fuerzas nodales de- equilibrio debidas
a fuerzas de interacción entre los contornos de dos elementos adyacentes se
an u lan en el ensam blaje, debido a que dichas fuerzas tienen igual m ódulo
y dirección pero sentidos opuestos en cada elemento'. P or tan to , a efectos
prácticos, solam ente hay que considerar el efecto de las fuerzas de superficie
cuando se tra te de fuerzas exteriores actuantes sobre lados de elem entos que
pertenezcan al contorno de la estructura.

5 .3 .5 P a r tic u la r iz a c ió n d e la m a tr iz d e .r ig id e z y .lo s v e c to r e s d e
f u e rz a s p a r a él e le m e n to t r ia n g u la r d e tr e s n o d o s
M atriz de rigidez
P a r a el elem ento triangular de tres nodos .la ,ec. (5.52) se puede escribir,
ten ien do en cuenta (5.37), com o.

(5.60)
’ B fD B j B fD B 2 B fD B 3-
B ¡D B 2 b J d b 3 td A
. Sim étrica b ¡ d b 3.

P o r consiguiente, u n a subm atriz de rigidez típica, K ^ , que relacione los


y ’ _____
nodos i y j del elém ento se puede calcular como
178 Cálculo* de estructuras por el método dé elementos finitos

(5.61)

su stitu y en d o (5.6 ) y (5.40)

v (e )_ f f 1 \ k 0 el du du 0 1 • -by 0
0 C j td A (5.62)
,j J Aw A 2 (e) 10 CibiJ d21 ¿ 2 2
_ 0 0
0
¿3 3 . 2A(e) M bJ .

P u esto que el integrando de (5.62) es constante, se obtiene tra s o p erar,

K (e) = ( ' _ L ' ) (e) [ b¡b) d 11 + °icj d33 bi cj d \7 + bjCi d 33 (5.63)


*J \ 4 AJ [c¡bj ¿21 + biCjdw bibjdtf + c¡Cjd22

deduciéndose la expresión correspondiente al caso de tensión o deform ación


p la n a de acuerdo con los valores de los elementos d¡j de D . O bsérvese que
es sim étrica ya que siempre d \2 = ¿21*

Ventores de fuerzas nodales equivalentes

a) Fuerzas repartidas por unidad de área

p - J L N"b =¡ L { | j ; } ;<M (5-64)


P o r ta n to , el vector de fuerzas repartidas correspondiente a u n nodo i es

<e,= / L > NjhtdA (56s)


Si la fuerza b está uniform em ente rep a rtid a sobre todo el elem ento, se
obtiene, haciendo uso de (5.33)

• U 0 (í) (5.66)
% -
{£}
es decir, la fuer¡aa_rep_arti_da_ total actu an te sobre el elem ento se rép arte
eq^H átrvám ente^entre los tres nodos, lo cual era un resultado intuible. - —
Si la fuerza por unidad de área corresponde al peso propio y el eje de la
gravedad coincide con el eje y se tiene que bz = 0 y by = —pg, donde p y g
son la densidad del m a teria l y el valor de la gravedad, respectivam ente.
------- ' ^ .•. E L A gricfeA D BIDIMÉÑSrONÁL' • .. ., 179

b) Fuerzas repartidas sobre el contornó

f¡e) = j f ^ N T t tds (5.^7)

Por consiguiente, para un nodo i perteneciente a un' lado cargado

f£e) = <£ N f t tds = / í í ? \X } * ds (5.68)


^ jK'V -* " J M r \N i't y r ..............

En el cálculo de f¿c hay que tener en cuenta que al referirse la^ integral a un
lado del elemento, la función de forma del nodo no perteneciente a dicho lado
vale cero sobre el mismo. Asi, si el lado cargado es el 1-2 y las fuerzas tx y
¿v están uniformementé repartidas sobre .dicho lado, se obtiene de (5.68) que
la fuerza to tal sobre el lado se reparte equitativam ente entre los dos nodos
del mismo y el vector es

tx
iy
M _ Un t)<'> tx (5.69)
*t ~ 9 iy
0
0 .

donde es la longitud del lado 1-2. Se deduce fácilmente que si los ledos
cargados son el 1-3 y el 2-3, la expresión de es en cada caso

tz
Í ty

(S.70)

o
o
c) tx
Fuerzas debidas a deformaciones iniciales ^

Sustituyendo (5.37) en (5.54), se obtiene

[■ B t D eb í d A íB
Blt D
DCl t dA (5.71)
l B f D £°
JlSO_________ Calculo de.estructuras pQj.?d métqdfl.dedejrnentos finitos

v el v ecto r d e fuerzas debid as a d eform aciones iniciales, del n od o i es ,

ir f¿¡° = í í B J D c° t d A (5.72)
J JA^e) '•

U tiliz a n d o (5 .6 ) y (5 .4 0 ) se. p u ed e ob ten er, para c° co n sta n te sob re el


e le m e n to ,

'<*11 <*12 0 ‘ 4
f («) = [ f . 1 \ bi 0 Cf
<*21 <*22 0 4 t dA =
J J a ('\ 2.4(e)- [ 0 c¡ b{
■ 0 0 <*33. 7?y

= Í í ü T *í(rfiifS + rfiaej) + C id w ly \
2 l c » (¿2 l4 + <*22^) + ..M 3 3 7 iy J

P a r a el c a so de deform aciones térm icas se utilizarán las exp resion és de


c ° d e la e c .(5 .1 S ).

d) F uerzas debidas a tensiones iniciales

S u s titu y e n d o (5 .3 7 ) en (5.55), se obtiene

t dA (5.74)
^ = - ! L ^ T° ° t i A - f L m
y el v e c to r d e fuerzas de tensiones in iciales del n o d o i es

(5.75)

H aciendo uso de (5.20) y (5.40), se obtiene p ara <r° constante sobre el


elem ento

£ ) = ~ f Ja M U Ü [° £’] {r^} tdA= _~ { ^ +‘S )


(5.76)

, Las expresiones anteriores perm iten obtener con rapidez las m atrices y
vectores del elem ento triangular de tres nodos p a ra problemas dé elasticidad
bidim ensional. E n el A partado 5.7 se m uestran ejemplos del com portam iento
de este elem ento.
fcLAM l^ lU A Ü H lülM h^blU iN A L . 181

♦ E je m p lo 5.4 A nalizar la estructura plana de la figura bajo carga de peso


propio.

-Solución
La topología de la malla es la siguiente:

E le m e n to C o n e x io n e s n o d a le s
1 1 4' '5
2 1 5 2
3 2 5 6
4 2 6 3

Siguiendo un proceso de ensam blaje indéntico al empleado en cálculo


m atricial de estructuras de barras (Capítulo 1), el sistem a de ecuaciones
global tiene la form a m atricial siguiente

1 2 3 4 5 6 > ' r t + íí° +


&
(K(,í> + K<?) k S) 0 (K ^ + K^V) 0
(ÍÍJ) + í<4,+
(K2) + Kfí,+ v■**u
(0 0 (K<¿> + K ^ ) (K ^+ K ÍV )
+Kí,t)) aj
+<í5))
v-<<> 0 0
«i
K(l) K(l) 4°
^11 *11 0 . =■
Sim étrica *-<

(K ^ + «a» ü " + 4 a)+



+K[V) + k £>)
+ 4°)
(K<4) + k £>) a«
j
fí3)+<í4)
J
182 Cálculo de 'estructuras por el método de elementos finitos

donde se obtiene de (5.63) y de (6.64) con bx = 0 y by = —pg. En


ambos casos se tomaría t = 1.
El sistema anterior puede resolverse en la forma normal eliminando las filas
y columnas correpondientes a los' desplazamientos a, y prescritos. Una
vez obtenidos los desplazamientos del resto de los nodos se obtendrían las
reacciones r, y r 4 en los nodos prescritos.
Finalmente, conocidos los desplazamientos nodales se obtendrían las
deformaciones y tensiones en cada elemento (recordemos que el elemento
utilizado es de deformación constante) por las ecs.(5.36) y (5.41),
respectivamente.
Se recomienda que el alumno complete este ejercicio tomando H — 40m,
L = 60m, a = 60°, E = 2.0.x 106T /m a y i/ = 0.3.

5 .4 O T R O S E L E M E N T O S B I D IM E N S IO N A L E S S E N C IL L O S .
ELEM EN TO RECTA N G U LA R D E CUATRO N O D O S

5 .4 .1 F o rm u la c ió n b ásica
E studiarem os por su sencillez e interés histórico y práctico la form ulación
del elem ento rectangular de cuatro nodos p a ja problem as de elasticidad
bidim ensional. Dicho elemento es ei m ás simple de la fam ilia de elem entos
rectangulares a la que dedicaremos atención en apartados posteriores.
El elem ento rectangular de cuatro nodos se desarrolló casi
inm ediatam ente después del triangular de T um er estudiado en el a p a rta d o
anterior. No obstante, debido a su irregular com portam iento ha sido o b jeto
de u n a constante investigación, ío que le confiere un interés especial.
E n la F ig u ra 5.8 se m uestra u n a viga de gran canto d iscretizaaa en
elem entos rectangulares de cuatro nodos. Consideremós el elem ento aislado
de la F ig u ra 5.8, con el sistem a de coordenadas locales r. s que se indica. P o r
ten er cu a tro desplazamientos no dales en cad a dirección hav que definir el
cam po de cada desplazamiento en el interior del elem ento p o r u n polinom io
de cu atro coeficientes en r v s .
La interpolación m ás sim ple_.que.
com p atib ilidad interelemental y de invariancia geom etru

u(x ,y ) = a i + q -2 r + 03 s + Q4rs
(5.77)
t'(x, y) = 05 -f a$r + a 7s + a g rs

Se desprende de (5.77) que la d istribución_dej/ y y ^ lo ja r g o dc cada lado


es lineal y depende sólo dé los valores de los desplazam ientos en los dos nodos
que conectan cada lado con el elem ento contiguo. Por. ta n to , la interpolación
escogida garantiza la com patibilidad del cam po de desplazam ientos. Las
cu atro co nstantes para cada desplazam iento se determ inan u tilizando las
ocho condiciones siguientes en el sistem a de coordenadas r, s.
E LA STICID A D BID 1M EN SIO N A L 183

u= «1 y U = Vi para r = — a , s =
u= u2 y v = V2 para r = —a » s =
(5 .7 |)
u= «3 y para , s=

II
e

<S
r — a

ti = u4 y v = v4 para r = a , 5=

t >
— ¡—
vEi *r
(j

Figura 5.8 Discretización de una viga pared con elementos rectangulares


de cuatro nodos. Definición de ejes locales r y s.

S ustituyendo dichas condiciones en (5.77) y resolviendo el sistem a de


cu atro ecuaciones con cuatro incógnitas p a ra calcular las a,- p a ra cada
desplazam iento, se puede reescribir la ec.(5.77) como (puesto que se utiliza
la m ism a interpolación p a ra u y v, b asta con o btener las funciones de form a
p a ra uno de los dos desplazamientos)

< u = 5Z N ' u» (5.79)


\

siendo las funciones d e form a A7,*

» - i ( ' ♦ : > ( ' - i) (5.80)

Las ecs.(5.79) pueden escribirse como


13-» Cálculo de-estructuras por él método de eléméntos finitos

(\J - ^ * ^ 9;^ o ¿ o 5 j “1
Ó Pl
u2
o n2 o n3 o na o v2
= N
ío' Ni o n2 o n3 o n 4. «3
V3
Ú4
t’4

(5.81)
siendo

N .0
N = [Ni ,N2,N3i N4] N¡ =
Ni
0

4° (5.82)
.(*> = 4e)
4e)
^ 4 =i

la m atriz de funciones de forma y el vector de desplazamientos del elemento


y del nodo i, respectivamente.
La m atriz de deformación del elemento se obtiene de (5.2) y (5.79) por

aa(e)
l

{ («) i
(5.83)

a3
.(«)
donde la su b m atriz B,- viene dada por la misma ec.(5.40) que p ara el elemento
trian g u lar dé tres nodos. P ara el cálculo de las B,- conviene advertir que

dNi _ d N i dN j dN¡
(5.84)
dx dr y dy ds

P o r consiguiente, el cálculo explícito de la m atriz B es inm ediato y su


expresión se m u estra en la F igura 5.9.
L a m atriz de rigidez y los vectores de fuerzas nodales equivalentes se
obtienen a p a r tir del P T V de form a idéntica a lo explicado p ara el elemento
tria n g u lar en el A partado 5.3.5. Así, la m atriz de rigidez del elemento es
- v - -Elasticidad BiDiMENsiONAb 185

k W - í í Br D B td r d s =
J J a (‘)
B fD B x B fD B 2 b [ d b 3 b [ d b 4'
B jD B 2 B Í ’D B a b J’D B . í
t dr ds
B ¡D B 3 b ¡ d b 4
.. Sim . b ¡ d b 4.
(5.85)

Se o b se rv a rá en la F ig u ra 5.9 que la m atriz de deform ación contiene


té rm in o s de p rim e r grado en r-y s. P or consiguiente, el in teg ran d o .d e (5.85)
co n tien e térm inos lineales y cuadráticos en dichas variables. ^ No o b sta n te ,
d a d a la sencillez de la geom etría del elem ento dicha integral es fácil d e calcular
y en la F ig u ra 5.9 se p re se n ta tam bién su form a explícita.,-
186 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

P o r o tra parte, los vectores de fuerzas nodales equivalentes se o btienen


p o r las ecs. (5.54) - (5.57), haciendo uso de las expresiones correspondientes
p a ra N,- y B ;. Es interesante d estacar que la contribución al n odo i de las
fuerzas uniform em ente repartidas sobre el elemento, es (ver ec.(5.65))

m (5.86)
r‘¡ “ 4

es decir, la fuerza to tal se rep arte equitativam ente entr_e los cu a tro nodps,
análogam ente a lo que ocurría en el elem ento triangular de tres nodos.
Asim ism o puede encontrarse fácilm ente que una fuerza uniform em ente
re p a rtid a sobre un lado perteneciente al contorno se rep a rte p o r p a rte s iguales
e n tre los dos nodos de dicho lado.

5 .4 .2 C o n s id e r a c io n e s s o b r e el c o m p o r ta m ie n to d e l e le m e n to d e
4 nodos
El elem ento rectangular de cu a tro nodos ofrece un alto grad o de
precisión .para problemas~en los que el comportam iento de la estr u c tu ra sea
esenciadmente de tracción q__cpmpresión p ura, m ientras que p o r el co n tra rio,
en problem as en los que el com portam iento predom inante sea de flexión,
dicho_elem ento (como tam bién ocurría con el triangular de tres nodos) es_
de p o ca precisión, siendo necesario utilizar mafias muv tu p id as p a ra o b ten er
re su lta d os m ínim am ente aceptables (ver A partado 5.7).
L a m ala disponibilidad del elem ento rectangular de cu atro nodos p a ra
m o d elar estados de flexión tiene u n a explicación m uy in stru ctiv a. Así ,
considerem os el com portam iento de un elemento aislado som etido a u n estado
de flexión p u ra (ver Figura 5.10). La solución exacta de la teo ría de vigas
pu ed e escribirse en la form a [T6]

P o r o tra p a r te, por tener lados recto s, el elemento de 4 nodos sólo puede
rep resen tar el m oao de jlesplazamiem.o_de flexión siguiente (F ig u ra 5.10)

u = ü rs ; v= 0 (5.88)

De lo anterior se desprende que el elem ento no puede rep ro d u cir


co rrectam ente la distribución de desplazam ientos verticales en u n estado de
flexión, lo que le confiere u n a rigidez excesiva (en p a rte p revisible d ad a la
incapacidad del elemento de ad o p tar form as curvasb
A dicionalm ente, de (5.87) se deduce que
ELASTICIDAD BIDlMfcfNMUINAi. 187

(Q) (b) te)

F ig u ra 5.10 Elemento rectangular de cuatro nodos sometido a un estado


de flexión pura, a) Geometría inicial, b) Deformación del
elemento, c) Deformación correcta de un segmento de viga en
flexión.

d u d v
7 ly _ dy + d : ~ °

es d ecir, !a d istrib u c ió n e x a cta de tensiones tangenciales es n u la , ex istien d o


ú n ic a m e n te tensiones norm ales.
D el c a m p o de d esplazam ientos (5.88) se obtien e que la d istrib u c ió n de
d efo rm acio n es tangenciales es

7xy = u r (5.89)

y el e lem e n to contiene u n “exceso” de deform aciones ta n g en ciales, que


g e n e ran u n a rigidez adicional que le in c a p a c ita p a r a re p ro d u c ir estad o s
d e flexión. A nálogos re su lta d o s se o b tie n en p a r a el e s ta d o d e flexión
p u r a co rresp o n d ien te a m o m en to s a c tu a n te s sobre las caras h o rizo n tales del
elem en to , in te rcam b ián d o se en (5.S9) la co o rd e n ad a r p ó r s.
D e lo a n te rio r se d educe que u n a técn ica p a r a elim in ar el exceso de
d efo rm ació n tangencial p o d ría b asarse en evaluar las tensiones tan g en ciales
en el c e n tro del elem ento ( r = $ = 0), con lo que se o b te n d ría u n valor de
7 xy n u lo p a r a to d o el elem ento, en co n co rd an cia con la solución ex acta. E sta
es la b a se del m éto d o de in tegración re d u c id a que se d e ta lla m ás ad elan te.
D esa fo rtu n a d a m e n te , las d eficiencias del elem ento re c ta n g u la r de cu a tro
n o d o s se m a n ifiesta^ ta m b ién en sus form as cu ad rilá tera s m ás g enerales.
E n la p r á c tica se suelen so rte a r esta s d ificu ltades a costa .de u tiliza r m allas
m uy tupid_as, en la m ay o ría d e los casos poco rentab les. P o r ello,. es_ m ás
co nveniente hacer uso de técnicas especiales p a r a m e jo rar su co m p o rtam ien to .
P re se n ta rem os seg u id am e n te a lg u n as de ellas.
188 Cálculo de estrucíuras por él ‘métdd.o dééfémentos finitos

5.4-2-1 Adición de modos internos


U na form a de increm entar la flexibilidad del elemento rectangular de
cu a tro nodos consiste en añadir a la in terpolación original, modos_.de
deform ación internos que se anulan en. sus contornos. El modo más sencillo
es u n a función “burbuja” asociada a un nodo central (ver Figura 5.11), de
m an era que el campo de desplazamientos se expresa por

5 5 ' '*
u -^ N iU i ; v = ^2N 5 v{ (5.90)
í= l »=1

donde N \, N 2 , N 4 son las funciones lineales de (5.80) y

(a) (b)

F ig u ra 5.11 Elem ento rectangular de 4 nodos, a) Adición de un nodo


central. b) Funciones de form a p a ra adición de m odos
incom patibles.

T ras calcular la m atriz de rigidez del elementó, los grados de libertad


internos U5 y v<j (tam bién denominados jerárquicos [C23]) pueden eliminarse
por condensación. Hay que destacar que «5 y U5 no son desplazamientos
absolutos, sino que representan la diferencia entre el desplazamiento total
del nodo central y el cam po lineal impuesto por los cuatro nodos esquina.
Así , el desplazam iento horizontal del nodo central se obtiene por

«(0,0) = ( Y ] N íu í ) + u5 (5.92)
V Í=1 J o,0

con u n a expresión similar p ara v(0, 0).- :


L am entablem ente, el elemento rectangular así modificado solo es
ligeram ente superior al original [C15].
'ELASTICIDAD BlDjlMENSIONi^L ' i 89

5.J.2.2 Integración reducida dé los términos de deformación tangencial


Gomo ya se ha comentado, las deformaciones tangenciales sólo se anulan
en el centro del elemento. Por consiguiente, una técnica para eliminar
el exceso de deformación tangencial intrínseco del elemento es evaluar los
términos correspondientes a dichas deformaciones con una cuadratura de
Gauss-Legendre de un solo punto (que corresponde a s = t = 0). Para
ello, se divide la matriz de rigidez en la suma de una matriz que contiene
los términos de “alargamiento^ K a y otra que contiene los términos de
deformación tangencial K¿. Así •

K<e) = K {ae) + K ¡e) (5.93)

con

K $ = J j í w B^. DoBaj « ¿A ■ K,('> = j t J A (5.94)

siendo
B a, \T - ° ]
h (5:95)
di i d\2
Da D í = [a’33]
. d¡2 d22

La m atriz puede seguir calculándose de forma exacta analíticamente,


o con una cuadratura de 2 x 2 puntos, mientras que se obtiene utilizando
u n a cu ad ratura reducida de un solo punto, lo que implica simplemente
evaluar el integrando en el centro del elemento. El uso de cuadraturas de
diferentes órdenes para el cálculo de partes de la matriz de rigidez recibe
el nom bre de integración selectiva. La integración selectiva es también muy
positiva p ara elementos cuadriláteros de cuatro nodos de forma arbitraria.
P or o tra parte, el comportamiento de estos elementos mejora notablemente
si se aplica la técnica de integración selectiva al elemento modificado con la
incorporación de modos internos explicado en el apartado anterior.
La integración reducida de puede también interpretarse como una
técnica p ara eliminar la excesiva influencia de sus términos en la matriz
de rigidez global. Por consiguiente, hay una clara analogía entré dicha
técnica y la integración reducida de los términos de cortante en la m atriz de
rigideS? de los elementos de viga de Timoshenko (A partado 4.5.3). Hay que
señalar que la integración reducida debe utilizarse con precaución, ya que los
elementos así afectados pueden no satisfacer el criterio de la parcela en mallas
irregulares, tener excesivos mecanismos internos e incumplir la condición de
invarianza geométrica. En los Capítulos 9-12 volveremos a referirnos a estas
cuestiones al tra ta r problemas de placas y láminas.
190 Cálculo de estructuras por el método^de. elementos finitos

. .£.3 ■Adición de modos incompatibles


5 4

Se puede también m ejorar el comportam iento del .elem ento de cuatro


nodos añadiendo al campo de desplazamientos original los ^nodos de
deformación 1 - ^ y 1- que le faltan p ara poder reproducir la
solución exacta (5.87) (Figura 5.11). Así, el nuevo campo de desplazamientos
es [W6]

“= E + [‘ - (f)?]“5+ [*- (í)'2]“« ' ’


(5-96)

■>= E A> ¡ + j1 - 0 2] “5 + [l - ( í ) 2] ”6
1=1

Los grados de libertad adicionales 1*5, 115, ug y vq s e consideran internos


de cada elemento y pueden eliminarse por condensación. No obstante, debido
a ese caractéFiñtém o, los desplazamientos en los contornos interelem entales
vaHüTcIe-forma independiente para cada elemento que concurre en dichos
contornos^ por lo" que se pierde la continuidad deí campo de desplazamientos
entre elementos y el elemento es incompatible. ............
Se ha demostrado {C15], [T3] que este elemente satisface el criterio de
la parcela si los términos de la m atriz de deformación co rresp o n d ien te a los
nuevos" modos se evalúan con una cuadratura de un solo punto, m ientras
los restantes términos pueden calcularse exactamente. En dicho caso se
cumple asimismo que" el elemento posee invarianzá geométrica y carece de
mecanismos internos. En la Figura 5.12 se presenta la form a explícita de
la m atriz de rigidez del elemento rectangular de cuatro nodos después de
elim inar los grados de libertad incompatibles por condensación [C15],[F11].
La técnica de adición de modos incompatibles es igualmente aplicable a
elementos de cuatro nodos de formas irregulares. En las referencias [C15] y
[Z6] se dan más detalles sobre este tema.

S.4 . I . 4 Imposición de un campo de deformaciones


Recientemente Dvorkin y Vassolo (DI3] han propuesto corregir las
deficiencias del elemento de cuatro nodos combinando el elem ento de cinco
nodos del Apartado 5.4.2.1 con el campo de deformaciones im puestas
siguiente:

£z = orí + <*2* + a 3y ; £y = tt4 + <*5* + or6y ; 7xy = Q7 (5-97)


Las constantes a¡ se calculan en función de los desplazamientos nodales
haciendo coincidir las deformaciones (5.97) en una serie de p u n to s ‘del
elemento con las que se obtienen del campo de desplazamientos (5.90). En
. .. ELASTICIDAD BIDIMENSIONAL 191

{ : } - ¿ w{ : } +[i- o T { n } +[i- (j),]{ :}


‘Ci Ce -C e Cz Ce
Cr C$ C% —Ce Cío -C e Ce
Cx -Ce . c 3 -C e Ce Ce
K(‘) = Dt C7 Ce Ce Ce ■Cío
12(1 - a 2) Ci Ce Cz -C e
Simétrica C- Ce Cs
Ci -C e
c 7J

Tensión plana : D= E

II
P

*
V

0
11
Deformación plana : D =

1
l-u 2 1 —V
C 1 = 7 (—ma —1.5m + 5.5) = y’(—m2 + 1.5m —3.5)
O b
C3 = 7 (m 2 - 1.5m —2.5) Ci = 1.5 (1 + m)
O
C3 = =-(n:2 + 1.5m - 0.5m) C« = 1.5 (1 +3m )
o
Ct —Ció se obtienen de C\ —C\ intercambiando a por b

Figura 5.12 Matriz de rigidez de un elemento rectangular plano de cuatro


nodos homogéneo e isótropo con modos incompatibles.

particular, 07 es el valor de la deformación tangencial en el centro del


elemento. Sustituyendo en (5.97) los valores de a¡ se obtiene la relación
(5.36) entre deformaciones y desplazamientos nodales, aunque con u n a nueva
expresión para la m atriz B. Obsérvese que el campo de deformaciones (5.97)
puede satisfacer de manera natural la condición 7*y = 0 en cualquier punto si
<*7 = 0. En la referencia [D13] puede encontrarse información detallada 5obre
la formulación del elemento para formas cuadriláteras arbitrarias y ejemplos
de su buen com portamiento, incluyendo la demostración del cumplimiento
del criterio de la parcela.

5.5 O B T E N C IO N G E N E R A L D E LAS F U N C IO N E S DE
FORM A DE E L E M E N T O S B ID IM E N S IO N A L E S DE
CLASE C 0
En este apartado estudiaremos la obtención de las funciones de forma
de diversos elementos bi dimensión ales rectangulares y triangulares de lados
rectos de clase C 0 > En un apártado posterior generalizaremos .la utilización
de dichos elementos al caso de elementos con lados curvos haciendo uso del
192 Cálculo de- estructQras' por^él' rn'étodb de'elementos finitos

concepto de interpolación isoparam étrica.

5 .5 .1 P o linom ips_com p.l_etos e n d o s d im e n s io n e s . T riá n g u lo d e


P a s c a l—
Hemos visto en el A partado 3.9.2 que las funcionas de form a sólo pueden
reproducir exactam ente variaciones polinómicas de grado igual o inferior al
del polinom io com pleto de mayor grado contenido en dichas funciones. Se
dédúcé de ello que. la solucióñ de elementos finitos" será tanto, mejor" cuánto
m ayor sea el grado de dicho polinomio completo.
E n 2D u n polinom io com pleto de grado n puede escribirse como
P

/ (* > y ) = 5 3 Q i x J y k ; i + * < n ( 5 *9 8 )
t= u
donde el núm ero de térm inos en el polinomio es
p = (n + l) (n + 2 )/2 (5.99)
Así, p a ra un polinom io lineal (p = 3)
f ( x , y) = or-i 4- a z i + QZV (5.100a)
m ien tras que p a ra un polinom io cuañrátrico (p = 6). ..
/ ( * , y) = a i + oc2 x + 0 3y + a 4xy + 05X2 + agy2 (5.1006)
U na form a in m ed iata de identificar los térm inos de u n polinom io
com pleto de dos variables es utilizar el triángulo de Pascal (F ig u ra 5.13).

Grado del
1 polinomio n* de térm inos
lineal * v
I y constante .1
cuadrática ( xz xy y1 lineal 2
cúbica , x3 Vy xy2 y3 ' cuadrático 6
cuórtico | x* x3y x*y* xy3 y* cúbico 10
cuúrtico 15

Figura 5.13 Triángulo de Pascal en dos dimensiones.

Las funciones de form a de m uchos elem entos contienen térm in o s de


polinom ios incom pletos. P o r ejem plo, el elem ento rectan g u lar de c u a ^ o
nodos contiene el térm ino a 4xy del polinom io de segundo grado (ec.(5.77)).
D ichos térm in o s g en eran variables nodales que no contribuyen n o tab lem en te
a a u m e n ta r la aproxim ación del elem ento. Así, puede afirm arse que en tre
dos elem entos cuyas funciones de form a contengan polinom ios com pletos del-
m ism o g rad o , es m á s recom endable aquél con m enos variables nodales.
;V > : • . - E L A S T IC ID A D B IQ IM E N S IO N A L • 193

5 .5 .2 F u n c io n e s d e fo rm a d e ele m e n to s r e c t a n g u la r e s d e clase Cp.


C o o r d e n a d a s n a t u ra le s en d o s d im e n s io n e s
Describiremos la obtención de las funciones de forma de varios elementos
rectangulares de clase C0. P ara facilitar el cálculo adoptarem os un sistem a de
coordenadas £, rj p ara definir la geometría del elemento. Dichas coordenadas,
denom inad as naturales o intrínsecas, están norm alizadas de m anera que, los
elem entos tienen los lados en £ = ±1 y ij = ±1 como se m uestra en la Figura
5.14.' L a coordenada n atural £ fue introducida en elémentos unidimensionales '
de b a rra en el A partado 3.2. De la Figura 5.14 se deduce que

¡ (5 . 1 0 1 )
a o
donde x c e yc son las coordenadas del centro del elemento. Así
d£ _ 1 dq _ 1 .
(5.102)
dx a ' dy b

AC ln -i 3
1
S=-i s=-i
2b c §
2a ■n=-i 2

*c * iu

Figura 5.14 Geometría de un elemento rectangular genérico. Coordenadas


cartesianas y naturales.

y u n elem ento diferencial de áre a se obtiene por

d xd y = abd^dr) , (5.103)

P o r ta n to , p a ra integ rar u n a función / ( x , y) sobre u n elem ento


rec tan g u la r, puede efectuarse la siguiente transform ación al sistem a de
coord enadas naturales

J j^f{x,y)dxdy- J J ^g(^v)abdÍdT} ■
(5.104)
,194 Cálculo d é xstrtíptorai'^qir.j^’rñtifeódo de elementos finitos . ...... ..

Las funciones de form a expresadas en coordenadas n atu rales deben


satisfacer los mismos requisitos que en coordenadas cartesianas. P or
consiguiente, en elementos de clase C 0 b asta que las funciones de form a
cumplan:

a) Condición de compatibilidad nodal

(5.105a.)
..... W f M - J

b) Condición de sólido rígido (ver A partado (3.8.4.2))


n
E
*=1
* ' « ' ’> )= 1 (5.1056.)

D entro de los elementos rectangulares de clase C 0 podem os distinguir


dos familias claramente diferenciadas: la Lagrangiana y la Serendípita.
Consideraremos seguidamente la obtención de las funciones de form a de
elementos de ambas familias.

5 .5 .3 E le m e n to s r e c ta n g u la r e s L a g ra n g ia n o s
Las funciones de form a de estos elementos se basan en interpolaciones
polinómicas de Lagrange en dos dimensiones. Esto perm ite obtener con
facilidad la función, de forma de un nodo cualquiera como p ro d u cto de dos
polinomios de Lagrange unidimensionales en cada una de las des coordenadas
f y ti correspondientes a dicho nodo. Así, si /)(£) es el polinom io de Lagrange
de grado I en dirección £ del nodo i y lj(rf) el de grado J en dirección 77, la
función de forma ue dicho nodo es

m ,v ) = m ó w (5.106)

Los polinomios de Lagrange unidimensionales en cada nodo pueden


obtenerse directam ente haciendo uso de (3.6a), con la coordenada £ o rj según
el caso. E n la F igura 5.15 se m uestran algunos de los elem entos rectangulares
Lagrangianos más usuales. Obsérvese qiie u na vez definido.el núm ero de
nodos en cada u na de las dos direcciones £ y 77, dicho num ero no puede
variar a lo largo de las diferentes lineas nodales. E sta es u n a característica
propia de los elementos Lagrangianos y que perm ite diferenciarlos a simple
vista de los Serendípitos que luego estudiarem os.
Es im portante indicar que el núm ero de térm inos pplmóm icoa contenidos
en las funciones de form a de un elemento .Lagrangiano pued e obtenerse
autom áticam ente del triángulo de Pascal a p a rtir del grado de los polinomios
FT aSTICIDAD biqimhns,iqnal ) 195

Figura 5.15 E lem entos L agrangianos m ás usuales. T érm in os p olin óm icos


contenidos en sus funciones de form a.
196 _ __ pájculo; métódo.'jae.:el¡eiftenros finitos

en las direcciones £ y r¡, como se indica en la F igura 5.15. Se observa que las
funciones de form a no son nunca polinomios com pletos y todas contienen un
núm ero de térm inos adicionales que crece con .el orden del elemento.
Seguidam ente presentam os la obtención de las funciones de form a de
algunos elem entos rectangulares de la familia Lagrangiana.

5.5.3 . 1 E lem ento rectangular Lagrangiano de cuatro nodos


E ste elem ento es el m ás sencillo dé la familia Lágrángiana y coincide
exactam ente con el estudiado en el A partado 5.4 en coordenadas cartesianas.
Por coherencia obtendrem os de nuevo aquí sus funciones de form a en
coordenadas naturales (Figura 5.Í6).
C onsiderando un nodo i, los polinomios de Lagrange unidim ensionales
en cada dirección £ y r¡ coinciden' coñ’IásTüñciori’és de forma del elem ento de
b arra de dos nodos. Es fácil, encontrar, por tanto, que

fÍ(f) = 5 ( i + « ¡ ) ; iÍW = ¿(.i + vk ) (s-107)

donde £,• y tom an los valores de la tabla de la F igura 5.16. Por consiguiente,
la función de form a del nodo i es

iv.ee, n) = I[(()l{(r,) = ¿ (i + «.0(1 + nm) (5.108)

P u ed e verificarse m ediante un sencillo cambio de coordenadas que las


funciones de form a de (5.108) coinciden con las obtenidas directam ente en
coordenadas r y s én él A partado (5.4).
E n la F ig u ra 5.16 se m uestra de form a gráfica la obtención de la función
de form a de! nodo 1. Es fácil com probar que las funciones de form a (5.108)
satisfacen las dos condiciones (5.105):

5.5.S.2 E lem ento rectangular Lagrangiano^ cuadrática de nueve nodos

Las funciones de form a del elemento rectangular Lagrangiano de nueve


nodos (F ig u ra 5.17), se obtienen como producto de dos polinom ios de
Lagrange de segundo grado en £ y r¡. Dichos polinomios, se obtienen di­
rectam en te p a ra cada nodo de las expresiones de las funciones de form a del
elemento de b a rra cuadrático (ec. (3.11)^. Así, por ejemplo,, p a ra el nodo 1

(5.109)

y la función de form a del nodo es


rf..". E L A S T I C I D A D ,B L f t l M E N S I O N A L - , ________________1 9 7

Nodo \
t,
1 -1 -1
N, = | ( l * g & ) ( M l T l t.)
2 1 -1
3 1 1
4 -1 1

Figura 5.16 Elemento rectangular Lagrangiano de 4 nodos.

m .n ) = ik w k i)= - - :i){ ’i ( s .i i o )

procediéndose de m a n era idéntica p a ra el resto de los nodos. T ras operar,


pueden encontrarse las siguientes expresiones:

a) Nodos esquina

Ni = \ ( ( 2 + K i ) ( v 2 + nm ) ; ¡ = i,3,5,7 (5 .1 1 1 )

b) Nodos interm edios‘en los lados

N >= - >w )('i - í 2) + 1 í-(í2 - « ,-)(! - 12) - ; ¿ = 2 ,4 ,6 ,8


(5.112)
V.- . . .
198 Cálculo de estnfauras''por el jpétodo de elementos finitos

V. JL6 5

8( " ^ ------------- 1
1 ‘ l
!
>
1. 2 3

n, = J-(£-D (-n-i)g-n

NH—
— I t / f . i>l\‘
’M. TJ\
*1 ¡

Nodo Si V
N odos (i)
■ 1 ■wí -J
1 .3 ,5 7 N; = |( E '+ E g ¡H-n, +-n-ni! 2 0 -1
3 1 -1
2,4, 6.8 K = ^ ( T i ’ - i n i i K i - E ’) L 1 0
5 ' -1 i
5 0 i
9 N , = (1 -E ‘)(1 _ V ) 7 -l i
<9
8 -l 0'
c 0
9

Figura 5.17 Elemento rectangular Lagrangiano cuadrático de 9 nodos.


ELASTICIDAD BÍDIMENSIONAL - 199

c) Nodo central

W í ( f , > ) ) = ( l - í 2) ( l - - ) 2) (S.113>

P u ed e com probarse que dichas funciones cum plen las.condiciones (5.105).


E n la F igura 5.17 se presentan las funciones de form a de tres nodos
característicos. Dichas funciones contienen los térm inos polinóm icos que se
m u e stran en la F igura 5.15. Se aprecia en dicha figura que el elem ento
L agrangiano de nueve n£>dos contiene to d o s'lo s térm inos dél polincünio
com pleto de segundo grado y 3 térm inos adicionales (x 2y ,x y 2 y x 2y2) de
los de tercer y cuarto grado. P or consiguiente, la aproxim ación del elem ento
es sim plem ente cuadrática.

5.5.S.S Elem ento rectangular Lagrangiano cúbico de 16 nodos


E ste elemento tiene cuatro nodos en cada u na de las direcciones £ y rj. Las
funciones de forma se obtienen por producto de dos polinom ios de Lagrange
de tercer grado en £ y r¡ que se deducen de (3.12). En la F ig u ra 5.18 se
m u e stra la expresión de las diferentes funciones de form a del elem ento, y en
la F ig u ra 5.15 los térm inos polinómicos que contienen. Se aprecia en esta
ú ltim a figura que las funciones de forma son polinomios com pletos de tercer
g rad o y contienen los térm inos adicionales x 3y, x2y2, xy3, x 3y2, x 2y3 y x 3y3
de los polinom ios de cuarto, quinto y sexto grado. Así , pues, la aproxim ación
del elem ento es cúbica. Por o tra parte, es fácil com probar que las funciones
de fo rm a satisfacen las condiciones (5.105).

5.5.S.4 Otros elementos rectangulares de la fam ilia de Lagrange


Los elementos Lagrañgianos de orden superior tales como los de 5, 6,
7, etc., nodos en cada dirección £ y 77, se obtienen como p ro d u cto de
dos polinom ios de Lagrange de cuarto, quinto, sexto, etc., g rado en £ y
77, respectivam ente, de form a análoga a los elem entos de 4, 9 y 16 nodos
ya estudiados. Es fácil deducir, asimismo, que las funciones de form a de
un elem ento Lagrangiano con n nodos en cada u n a de las dos direcciones
n atu ra les contiene un polinom io completo de grado n en las variables £ y 77
(o x, y), y n ( n + l )/2 térm inos de polinomios incom pletos de grados superiores
que pueden deducirse del triángulo de P a sc a l.. .
Los elem entos rectangulares Lagrangianos pueden tener diferente núm ero
de nodos en cada dirección £ y rj (ver F igura 5.19). En este caso, las funciones
de fo rm a se obtienen igualm ente por los productos de los polinom ios de
L agrange adecuados en cada dirección. Las funciones de form a de estos
elem entos contienen polinom ios com pletos en £ y 77 de un grado igual al m enor
de los dos polinom ios de L agrange unidim ensionales en cada dirección. Así,
pues, el aum ento del núm ero de nodos en u n a única dirección no contribuye
a increm entar el grado de aproxim ación, p o r lo que dichos elem entos no son
200 Cálculo de -<rrupturas, pyj ei-m etoao ae elementos im nw

16 15
O O ;

13 14
l o O t

J O 9 Á 7

^ N,= ¿ ( g H ,'( 1 -9 ^ ( T |- 1 ) { 1 - 9 T f^

v '3 -7 "

?— r~ f

:3 N;^T1) = N^JN j ÍTI)


'16
a í - V ST,.
’,s i = t, 16

2 - 1Z i__i_____ ¿k _ ____ J
i '3 14 ,f
I N ,(| )
— í _______ _
,2 .
1 N ,(g ) = ¿ ( 5 -1 1 ( 1 -9 ^ 1
2
n ,(5 ! = - ¿ i i - í ,h i -3 5 )
3 ; ^ ( 5 ) = ¿ (1 -^ 1 1 1 .3 5 ). .
. - ,t
4 ;• NJ5) = ¿ ‘(i»5H9S'-i)-i
Idem paro Njl-q) intercambiando \ por ti

Figura 5.18 Elemento rectangular Lagrangiano cúbico de 16 nodos.


Funciones de forma en coordenadas naturales.

^¡nuy u tiliza d o s en l a práctica, salvo quizás como elem entos de transición en tre
dos m allas d e elem entos diferentes.

5 .5 .4 E le m e n to s r e c ta n g u la re s S e re n d íp ito s
Los elem entos S erendípitos se obtienen de* la m a n era siguiente: En
•; r . í .E L A S T I C I D ^ D r 'B I D I M E N S I O ? s L \ L Z01
- i..\ - •
•*<*.-X. ... ... V . •
*. . » v.

t o
I o
l o
i

Figura 5.19 Elementos rectangulares Lagrangianos con diferente número de


nodos en cada lado.

p rim er lugar se selecciona el núm ero de nodos de cada lado p ara definir una
variación lineal, cuadrática, cúbica, etc., sobre dichos lados que garantice la
continuidad interelemental. Tras ello, se escoge el mínimo núm ero de nodos
en su interior de m anera que se obtenga una variación polinóm ica en £ y
77 com pleta y simétrica, del mismo grado que la variación sobre los lados.
E n la F igura 5.20 se m uestran algunos de los elementos rectangulares de
la fam ilia Serendípita más populares, así como los términos que intervienen
en sus ^Unciones de forma. Se observa que el elemento más sencillo de esta
fam ilia es el rectángulo de cuatro nodos ya estudiado y que, por consiguiente,
pertenece a am bas familias, L agrangianay Serendípita. Se aprecia, asimismo,
que los elementos cuadrático y cúbico, de 8 y 12 nodos, respectivam ente, no
tienen nodos internos, m ientras ,que el de .17 nodos precisa un nodo en su
interior p ara poder conseguir todos los térm inos del polinomio com pleto de
cu arto grado, como veremos seguidamente.
Las características de los elementos Serendípitos im piden que sus
fu n cio n es de form a puedan obtenerse de un m odo tan sistem ático como las
de los elementos Lagrangianos. De hecho, dichas funciones de form a sueien
obtenerse en la práctica .combinando la observación y el ingenio. De ahí la
denom inación -Serendípita p ara esta familia de elementos como referencia
a los descubrimientos ingeniosos del príncipe de Serendip, citado» en los
rom ances de Horacio Walpole en el siglo XVIII.
No obstante, para los elementos m ás populares de la familia Serendípita,
que se presentan en la F igura 5.20, la obtención de las funciones de form a es
sencilla, como inm ediatam ente com probaremos.

5.5.4-1 Elemento rectangular Serendípito cuadrático de 8 nodos


Las funciones de form a de los nodos interm edios en los lados se obtienen
de form a inm ediata como producto de un polinom io de segundo grádo en £
(o tj) por otro.de prim er grado en 77 (o £ ). P uede com probarse que dicho
producto contiene los térm inos polinómicos deseados (ver F igura 5.21). Así,
202 Cálculo de-estructuras pos el -método de /cismemos finitos

Figura 5.20 Elementos rectangulares Serendípitos más usuales. Términos


contenidos en sus funciones de forma.
,.v ELASTICIDAD.BIPIMgNSIOISAL 203

pues, con carácter general puede escribirse p a ra dichos nodos

.? (5.114)
m , v ) ~ j í i + w i X i - í 2) ; >' = 2 ,6

P a ra los nodos esquina no podemos ado p tar la m ism a estrategia,


pues el producto de los dos polinomios unidim ensionales cuadráticos que
corresponden a los lados que concurren en u n vértice d a ría un valor nulo en
el centro del elemento, con lo que en dicho punto la su m a de las funciones
de form a no sería la unidad, violando el criterio de la ec.(5.105 b.). Por
consiguiente, hay que adoptar un procedimiento distinto que se resum e en
las etapas siguientes:

Etapa 1 . Se obtiene la función de forma que correspondería al nodo esquina


en cuestión si perteneciera a un elemento de cuatro nodos. Así , p o r ejemplo,
p a ra el nodo 1 (Figura 5.21)

..^ = ¿(1 -e )(i-< ? ) (5.115)

La función de form a anterior vale uno en el nodo esquina y cero en los


restantes nodos con excepción de los dos adyacentes al nodo considerado.

Etapa 2. Se impone que la función de form a sea nula en uno de los nodos
adyacentes, restando a la ec.(5.115) la m itad del valor de la función de form a
en dicho nodo. Así , p ara anular en el nodo 2, se hace

*!({.>?) (5.116)

Etapa 3. La función N 1 sigue valiendo 1/2 en el otro nodo adyacente al nodo


esquina considerado ¡ nodo- S). Por consiguiente, el paso final es anular N \
en dicho nodo restándole la m itad del valor de su función de forma. Es decir

A > U Í , T i) = A f - \ N t - ¿A 8 (5.117)

Es fácil com probar que la función N \ de®(5.117) cum ple con las dos
condiciones (5.105) y contiene los térm inos polinóm icos deseados. Por
consiguiente; es la expresión correcta de la función de form a del nodo. 1.
Realizándo las etupas anteriores p a ra el resto de los nodos esquina puede
encontrarse la expresión general de las funciones de form a como
2Ó4'____ _ Cálculo . d e e s tru c ? u ;ra s * p o j~ e l\m c to d \> ^ d y - elementos> t i n i t o s

TI.

7C 6' _5

•0 ' i
j, .
i
1 .
1
I..- . -. ■ !
J

Nodo lateral 8

Figura 5.21 E lem ento rectangular Serendípitó cuadfático dé 8 nodos.


Obtención de las funciones de forma de un nodo lateral y ótro
esquina.
J E L A S T l f f t D A D B1 D I M E N S I O N A L 205

-V«(í,i7) = j d - i - « « ) ( l + W,■)(««-+ 7 7 i - l ) i = 1.3.5. 7 (5.113)

Del exam en de los términos polinómicos contenidos en las funciones de


form a (ver Figura 5.2Q) se desprende que el elemento Serendípito de ocho
nodos tiene u n a aproximación cuadrática com pleta y, contiene únicamente dos
términos adicionales x2y y xy2 del polinomio de tercer grado.; Comparando
dicho elem ento con el equivaJentejle nueve nodos de la familia de Lagrange
(ver A partado o *5.3.2) se deduce que el elemento de ocho.nodos.tiene, con un
nodo menos, el mismo grado de aproximación que el de nueve (conteniendo
este últim o u n término adicional x2y2 debido a la existencia del nodo
central). Por consiguienter el elemento Serendípito de ocho nodos presenta
u n a m ejor relación grado de aproximación/número de variables nodales . que
_eLL_agrangiano de nueve, y por ello es m ás recomendable p ara su utilización
p rá ctica en problemas de elasticidad en dos dimensiones.

5.5-4- * Elemento rectangular Serendípito cúbico de doce nodos


. . . *J -

E ste elemento tiene doce nodos en su c o n to rn o ; que definen u n a


aproxim ación polinómica de doce términos. Lqs térm inos seleccionados se
m u estran en la Figura 5.20. P ara obtener sus funciones de form a puede
seguirse un procedimiento'idéntico al empleado en el apartado anterior p ara
el elem ento de ocho nodos.' .Así , las funciones de form a de los nodos
interm edios en los lados se. obtienen como producto de un polinomio de
Lagrange cúbico por otro de prim er grado. Por o tra parte, p ara los nodos
. esquina se p a rte de las funciones de forma del rectángulo de cuatro nodos a las
• que se restan sucesivamente las funciones de form a de los nodos situados en
los lados adyacentes al nodo esquina en cuestión, ponderados adecuadam ente
de m anera que la función resultante se anule eh dichos, nodos. En la Figura
5.22 se m u estra la forma explícita de las funciones de form a del elemento
cuya obtención se deja como ejercicio al lector.
Es fácil com probar que el elemento satisface los requisitos (5.105). Por
o tra p arte, de la F iguía 5.20 se desprende que la aproxim ación del elemento
es cúbica conteniendo, .únicam ente dos térm inos adicionales (x3y ,x y 3) del
polinom io de cuarto grado. C om parando este elem ento con el equivalente
de la fam ilia de Lagrange de 16 nodos (ver F igura 5.15 y A partado 5.5.3.3)
puede concluirse que el elem ento Serendípito ae 12 nodos es claram ente más
com petitivo, pues presenta el mismo grado de aproxim ación que el de 16 con
un 25% m enos de variables nodales.
206 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

1|¿ . Coordenadas nodales Funciones de forma


N;(g,T))
k 1
' ±1 ±1 ¿ ( i - ^ . ) c w n - n . ) [ 9 ( ^ ti2) - i o J

< ±1 4 ¿ ( i + ^ n i - ^ n + giiTi.)

;4 v ^ ( 1 + TP1¡) í \ - £ ) u + s i t )

r ±i ±i ¿ ( l + g i U l + T n y W S * - 1^ *
+ Á(Tl2-l)TlTj. + 3 ^ !Tli]

±1 + 5I¡) ( V - 11 ( V -

.... T\T\¡) l f ~ D té “
l t ) (1 -TI2) (Tf+TPV

■ TP1¡) 0 - Ó té + !té;>

Figura o.2'2 Funciones de forma de los elementos rectangulares Serendípitos


cúbicos y cuadráticos de 12 y 17 nodos, respectivam ente.

515.4-8 E lem ento rectangular Screndípito de cuarto, grado , de diecisiete


nodos

É l siguiente .elem ento dé la familia S erendípita tiene cinco nodos en


c a d a u n o de los .lados y un nodo central’, que su m an u n to ta l de 1 7 'nodos
([ver F ig u ra 5.22). El nodo central ¿s necesario p a r a in tro d u c ir la fu n d ó n
“b u rb u ja ” , (1 — £2)(1 —r/2), que con el térm ino £2q 2 com p leta el desarrollo
polinóm ico de cuarto grado (ver F igura 5.20). - '■
Las funciones dé form a de este elemento se o b tienen siguiendo u n procéso
d ed u ctiv o análogo al descrito p a ra los elementos de 8 y 12 nodos. 'A sí, p a ra los
nodos interm edios en los lados las fundones de form a se o b tien en sim plem ente
p o r p ro d u cto de un polinom io de Lagrange de c u a rto g rad o p o r o tro de
p rim ero , a excepdón de los nodos 3, 7, 11 y 15 a los que a d id o n a lm e n te se
re s ta de dicho producto 1 /2 del valor de la fu n d ó n de form a del n o d o central,
(1 —£2) ( l —q 2), p ara que la función resultante valga cero en dicho nodo. P o r
o tr a p a rte , p ara los nodos esquina se com ienza p o r las fu n d o n es dé form a
del elem ento de cuatro nodos a los que se van sucesivam ente deduciendo
V ,f • -*a- i ‘ •
ELASTICIDAD BI DIMENSIONAL____________________ 207

valores proporcionales de las funciones de form a en los nodos interm edios


h a s ta conseguir que la función resu ltan te se emule en los m ism os. L a expresión
de las funciones de form a de e ste -elemente* se m u e stra en la F ig u ra 5.22.
E n la F ig u ra 5.20 se aprecia que este elem ento tiene aproxim ación
c u a d rá tic a y sólo contiene dos térm inos adicionales x 4y y y x 4 del polinom io
de q u in to grado. E l elemento L agrangiano de aproxim ación sim ilar es el
cu á rtico de 25 nodos (ver F igura 5.15). P o r consiguiente, el elem ento
S eren d íp itó de 17 nodos es sum am ente com petitivo frente a su análogo
L ag ran g iano, con u n a economía en el núm ero to ta l de variables de casi el
50%.

5 .5 .5 F u n c io n e s d e fo rm a d e e le m e n to s tr ia n g u la re s

E stu d iarem o s la obtención de funciones dé form a de diferentes elem entos


tria n g u lares de lados rectos de clase C0.
Los elem entos m ás utilizados d é 'e s ta fam ilia se caracterizan porque
sus funciones de form a contienen exactam ente todos los térm inos de un
polinom io completo de un grado determinado. -Recordemos, p o r ejem plo, que
el elem ento de tres nodos del A partado 5.3.1 contenía funciones de form a
lineales. P o r o tr a parte, los elementos de seis y diez nodos (F ig u ra 5.24)
definen las aproxim aciones com pletas de segundo y tercer grad o siguientes:

E lem ento de seis nodos .

<t>= a 0 + o jx + Q2y + Q3xy 4- a 4x 2 + a 5y2 (5.119)

E lem ento de diez nodos

tp =: a e + Q ix + a^y + 03x y + a^x3 + <*5y 7 + £»8x3 + a j x 7y -+■a 8xy 3 + agy 3


I

(5.120)
I

P o r consiguiente, los desarrollos polinóm icos correspondientes a las


i

funciones de form a de cada elem ento pueden obtenerse d irectam en te del


trián g u lo dé Pascal. Asimismo,' dicha propiedad perm ite conocer la
I

d istrib u ción de nodos internos y en-los lados, pues dicha distrib u ció n guard a
i

u n a p e in e ta analogía con la de los térm inos de dicho triángulo.


Las de las ecuaciones anteriores pueden calcularse siguiendo el
I

procedim iento descrito en el A partado 5.3.1 p a ra el triángulo de tres nodos.


N o.obstante,, este m étodo es complejo p a ra elem entos de órdenes elevados y
f

es m ucho m ás sencilla la obtención d irecta haciendo usó de las coordenadas


t

de áre a que describirem os seguidam ente.


'
20S__________Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

5.5.5 . 1 Coordenadas de área

s e 'u n e u n punto interior P d e u n triángulo de área A con los tires


vértices (F ig u ra 5.23) se obtienen tres $ubáreas .A \ , A i y A$ tales -que
A i + A $ + A 3 = A . Las coordenadas de área se definen entonces como <

£ i = t ; ■■ £ 2 = x i 3= x (5' 121)

cum pliéndose obviam ente que '

L \ + Zr2 + = 1 (5.122)

:-La-posición del punto P puede definirse por dos cualquiera de dichas


coordenadas. Las coordenadas de área de un nodo puede definirse ta m b ién
com o cociente jeptre la distancia del punto P al lado opuesto dividida p o r la
d ista n c ia en tre el.nodo y dicho lado (Figura 5.23). P or consiguiente, el cen tro
de g rav ed ad del triángulo tiene como coordenadas de área L \ = £2 = X3 —
•l/3>r 'La& coordenadas de área, barí céntricas, triangulares o trilineares, com o
ta m b ié n se las,conoce, son ciásicas de tratados de geom etría [F3], aunque p o r
su p a rtic u la r utilid ad p a ra la definición de funciones de form a de elem entos
tria n g u lares h an sido estudiadas y utilizadas am pliam ente en relación con el
m éto d o de los elementos finitos.
Las coordenadas de área son doblemente interesantes porque p u ed en
utilizarse p a ra definir u n a interpolación param étrica del elemento. M ás
aún, si la geom etría y el cam po de desplazamientos sé definen p o r las
m ism as funciones de form a expresadas en coordenadas de área, el elem ento
es isop aram étrico. Así , p a ra un elemento triangular de lados rectos p u ede
escribirse la siguiente relación lineal entre las coordenadas de un p u n to y las
de área

x = L \ x \ + X2X2 + X3X3
(5.123)
V - L \y \ + I-2t/2 + ¿3Í/3

E sta s ecuaciones representan la interpolación isoparam étrica de la


geom etría. D espejando Z q,X 2 V X3 de (5.122) y (5.123) se obtiene ...»

L ' = 2 Á w ( aí + b' X + C,y) *'■ (5-1124)

donde A .es el área deí triángulo y a,-, 61,- y c,- coinciden con los valores de
(5.33) p a ra el elem ento trian g u lar de tres nodos. Se com prueba, p or ta n to ,
e l a s t ic id a d b id im e n s io n a l 209

Figura 5.23 C oordenadas de área del triángulo.

que las: coordenadas de área son precisamente las funciones de form a del
elem ento triangular de tres nodos. .?

±5.5.5.i , Expresión general de las funciones de form a de un elemento


triangular completo
Las funciones de forma de los elementos, triangulares que contienen
..polinomios, completos de grado M pueden obtenerse .en función de las
coordenadas de área por el procedimiento siguiente: Sea'z un nodo’cuál'qüiera
.que ocupa la posición ( /, J, K ) en los lados o en el interior del elemento.
Los valores de J, J y K coinciden con los exponentes con que van afectadas
. c$da, u n a de las coordenadas de área L \, ¿ 2 Y -^3> respectivamente, en la
expresión de la función de form a del nodo. Por consiguiente, se cumple que
1 + J + /v ,= M . Y la función de forma del nodo i viene dada por

= ( '( £ , ) Í Í ( £ 2) 4 ( I 3) (5.125)

dónde ll¡ ( L \ ) es el polinomio de Lagrange de grado I en que tom a el valor


unidad en el nodo i (ec. (3.6a)), es decir
:io Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

(¿■ -¿i)
'¡ ( í i ) = n (5.126)
J - 1./+1 (¿i-¿i)
con idénticas expresiones p a ra l j ( L 2) y E n (5.126) L \ es el valor de
la coord en ada L \ en el nodo i.
L a dificultad mayor p a ra aplicar la ec. (5.126) consiste en d ed u c ir los
valores I , J, K de cada nodo. E sto puede hacerse fácilm ente ten ien d o en
cu en ta que: a) La función de form a de cada nodo de v értice d ep en d e
ú n icam en te de una coordenada de área, de lo que se deduce el ex p o n en te que
afecta a dicha función y, p o r ta n to , el valor de / , J o K del nodo; b) Los
nodos colocados sobre las rectas L \ = cte tienen el m ism o / , o cu rrien d o lo
-pnismq cpn "£-2 y J y £3 y K , y c) Los valores / , J , K asociados a L \ , L 2 y
L 3 decrecen de unidad en unid ad desde sus valores m áxim os sobre las rectas
L{ = 1 que p asan sobre los nodos de vértice, h a s ta el valor cero so b re la re c ta
L{ = 0 que coincide con el lado opuesto al vértice en cuestión. (F ig u ra 5.24).
A clararem os todos estos conceptos con varios ejemplos.
5.5.5.3 Funciones de form a del elem ento triangular lineal de tres nodos
Las funciones de form a del elem ento tria n g u lar de tres n odos son
polinom ios de .prim er grado (M = 1). La posición d e ca d a n o d o y sus
coordenadas de área puede verse en la F igura 5.24.

Nodo 1

Posición ( /, J, I<) : ( 1 , 0,0)


C oordenadas de área: ( 1 , 0, 0)

(5.127)

Es inm ediato encontrar que N 2 - ¿ 2 y # 3 = - 3 . resu ltad o , p o r o tr a


p a rte , y a conocido.

5.5.5.4 Funcione? de fo rm a del elem ento triangular cuadrática de seis


nodos
Las funciones de form a de este elem ento son polinom ios com pletos de
segundo grado (M = 2). L a posición de los nodos y el vaJori de las
coordenadas de área de cada nodo pueden verse en la F ig u ra 5.24.

Nodo 1

Posición ( I , J , K ) : (2, 0, 0)
C oordenadas de área: (1, 0, 0)
ELASTICIDAD MDÍMÉNSIONAL ' 211

a ) Lineal b ) Cuadrático

C5/

c ) Cúbico Términos polinórrticos


de las funciones de form a
O/

F ig u ra 5.24 E lem entos triangulares lineal, c u a d rá tic o y cúbico y té rm in o s


de sus funciones de form a. V alores no dales de las co o rd e n ad as
de á re a L¡ y en tre paréntesis los d e las c o o rd e n ad as ( / , J , K )
de ca d a nodo.
viwuivmuo UllllUJ»

'Vi - 4 ( ¿ i ) = = ( M i - 1)£! (5.128)

iVo¿o ^

P o sició n ( J , J, K ) : (1 ,1 ,0 )
C o o rd e n a d a s de área: ( 1 /2 ,1 /2 ,0 )

N t = ! j( £ j) í f ( i j ) = = ■‘¿ l¿ 2 (5.129)

S ig u ien d o el m ism o procedim iento, se obtiene fácilm ente p a r a to d o s los


nodos

iVi = ( 2 ¿ ! - l ) L i ; AT2 = (2 L 2 - 1 )L 2 ; N z = (2L Z - l ) L z


íV 4 = 4 X iL2 ' ; ^ 5 = 4 L 2I 3 f > 6 = 4 L XL Z

E n la F ig u ra 5.25 se m u e stra la g eom etría de dos funciones d e fo rm a


c a ra c te rístic a s .

un elemento triangular cuadrático.

5 .5 .5 .5 F unciones de fo rm a del elem ento triangular cúbico de diez nodos


S us funciones de form a son polinom ios com pletos cúbicos ( M = 3). E n
la F ig u ra 5.24 se p u ede apreciar la posición de los nodos y las coordenadas
de á re a d e c a d a nodo. 6

Nodo i ' '


P o sició n ( / , J, K ) : (3 ,0 ,0 )
C o o rd en a d as de área: (1 ,0 ,0 )
ELASTICIDAD BIDIMENSIONAL 213

A'l = ¡l(L i) = (¿ l ~ 2/3) — 1/3) L\ = \ ¡ - l (3 ¿ i - 1) ( 3 £ , - 2 )


(1 -2 /3 )1 1 -1 /3 )1

(5.131)

Nodo, J
.- I
Posición (I , J , K ): (2, 1, 0) • -
Coordenadas de área: ‘(2 /3 ,1 /3 ,0 )

- * = sexo = !<3 £ > - y

Siguiendo el mismo procedimienfó pueden' obtenersé lasríühclónes-'tfe


form a de todos los nodos córiio ■‘ " ‘ lT; —

A'l = ±L{(ZLi - 1X3Z! - 2) * iV2 = Í £ 2(3 I2 - l X 3 I i ^ ) '

^3 = ^ 3 ( 3 1 3 - 1 X 3 1 3 - 2 ) ; AV = |(3X ! - l ) l i l 2)

^5 = |( 3 ¿ 2 - 1 ) A L2 . ; Ne = |( 3 ¿ 2 - i )L2 L3
9 • :
N r = - ( 3 L 3 - l ) L2L3 ; Ns = |(3X 3 - 1)£3¿ i

N 9 = |( 3 Z 2 - 1)L3 h ;

Las funciones de forma de elementos triangulares de órdenes superiores


se obtendrían de m anera similar.

5.5.5 . 6 Utilización de coordenadas naturales


Es .frecuente definir sobre la geometría normalizada del elemento
triangular un sistema de coordenadas naturales a y 0 de m anera que el
elemento tenga los lados sobre los ejes a = 0 , 0 = 0 y 1 —a —0 = 0, como se
indica en la Figura 5.26. En dicho caso, las funciones de forma del elemento
triangular de tres nodos vienen dadas por

N1 = l —a —0 ; N2 = a , N3 = 0 (5.134)
214 Cálculo'de estructuras p o r el método de elementos finitos

Figura 5.26 Coordenadas naturales en un elemento triangular.

d e d o n d e se deduce que las coordenadas de área L<i y L% coinciden con las


c o o rd e n ad as a y / ? , respectivam ente, y L \ = 1 — a —/?.
H aciendo uso de estas coincidencias pueden expresarse d irec tam en te las
funciones de form a de los elem entos triangulares de los a p a rta d o s an ;erio res
en función de las coordenadas n atu ra les a y /?, lo que es p a rtic u la rm e n te
a tra c tiv o p a r a definir elem entos isoparam étricos (ver A p arta d o 5.7.2).

5 .6 CALCULO a n a l ít ic o d e l a s in t é g r a l e s s o b r e
E L E M E N T O S R E C T A N G U L A R E S Y T R IA N G U L A R E S
D E LADOS RECTO S

L a in teg ración de polinom ios sobre el área de elem entos bidim ensionales
p u ed e ser lab o rio sa y en general se hace uso de reglas de integració n n u m é rica
(A p a rta d o 5.9). No obstan te, en el caso de elem entos rectangulares o
triangulares de lados rectos existen expresiones analíticas de g ra n ú tilid a d
p rá c tic a . A sí , expresando los térm inos del integrando d e las diferentes
m a trice s en función de las coordenadas cartesianas locales ’x ^'y que se
m u e stra n e n la F ig u ra 5.27, puede o btenerse que la in tegral de u n term in o
típico, ta l com o

(5.135)

ven g a d a d a p o r las expresiones riguientes:

E lem en to triangular de lados rectos.


-------- ■■ ~ — ELr& & ldD A Í> BIDIMENSIONAL V 2tS

Elemento rectangular

*> _ ( 2 a)”* ' ( 2 bi " * 1


(5.137)
i j _ * ( m + l ) (n + l)

E n las ecuaciones anteriores m y n son enteros; a,b y c dimensiones


típicas del elemento (Figura 5.27); y D una constante que depende del tipo de
elemento, de las propiedades del material y de las derivadas de las funciones
de forma. U na vez obtenida la correspondiente m atriz K o el vector f en
coordenadas locales x ,y , pueden transformarse a ejes globales m ediante las
clásicas expresiones (ver Capítulo 1)

K ¡, = T T K¡ j T , f, = T r fi (5.138)

donde T es la m atriz de cambio de ejes

eos (xx) eos (xy)


T = (5 .1 3 9 )
eos (y x ) eos (yy)

siendo (xx) el ángulo que forma el eje x con el eje global x, etc.

Figura 5.27 Coordenadas x y para cálculo analítico de las integrales de


elem entos rectangulares y triangulares.

El cálculo de la matriz de rigidez en elementos triangulares exige obtener


la derivada de las funciones de forma expresadas en coordenadas de área, con
respecto a las coordenadas cartesianas. Así , por ejemplo,

. dN ^L ^L ^L z) = + . ^ 2 .. &Ni dLz
dx dL\ dx dL<i dx dL y dx
Si el elemento triangular es de lados rectos se deduce de (5.121) que
Z16 Cálculo de estructuras ppr el método de elementos

dL{ b{ dLi C{ . .jíivi'.v,. (5:141)


d x ~ 2^(«) ^ d y ~ 2A(e)
■—* -
* '
con 6¿ y c\ dados por las ¿es.(5.32b). De (5.140) y (5.141) se tiene

dN j .3
i . y > jl <k V¿ 5iV{ ______
£ 4 * : (51142)
dx 2AÍe) ^ 'd L i - ’ dy 2Á(e)

p u d ien d o obtenerse fácilm ente u n a expresión de los integran d o ^ de la m a triz


de rigidez en función de las coordenadas de área. Dichas integrales p u ed en
evaluarse directam en te p o r las expresiones siguientes

Jfc! II m i
J J i{ 4 L f dA = 2A«. (2 + k + l + m)!
(5.143)
¿ l ! L \d s = W -----— -----
file) ‘ 3 ( l + f c + /)!

Si en las integrales anteriores no. aparece alguna de las coordenadas


de á re a, sim plem ente se om ite el correspondiente exponente en los
deno m in adores de los segundos m iem bros de (5.143) y se hace igual a la
u n id a d en los num eradores.
L a opción de utilizar las coordenadas naturales a y /? en elem entos
tria n g u lares no introduce ninguna dificultad adicional. Así, u tilizan d o
transform aciones sim ilares a las (5.140) p a ra las coordenadas de área, p u ed en
en co n trarse expresiones exactas p a ra las intégrales de elementos tria n g u lares
de lados rectos, tales como

l = J( J( a M 2^ Vr .(r 3t -++m
1)/+ n)
(: + 1) v( ^ 4 4 01

donde D es la función G am m a [R2]. Si m y n son enteros positivos se-tiene

I = 2 (5.1446)
(2 + m + n)!

Si el elem ento rectan g u lar o tria n g u lar tiene lados curvos, el cálculo
de o exige utilizar form ulaciones param étricas que expresen las
coordenadas cartesianas en función de las de áreá. E sto da lugar a térm inos
racionales en las integrales del elem ento-y-hace obligatoria la integración
num érica, com o veremos en el A p artad o 5.8.
ELASTICIDAD BIDIMENSIONAL 217

X E je m p lo 5.5 Calcular la submatriz de rigidez de un elemento


triangular cuadrática ortótropo de lados rectos y espesor unidad.

-Solución

Obtendremos en primer lugar las derivadas, cartesianas de la función de


forma iVj. Operando con las coordenadas de'área se tiene

' d X i_ dX±din dX± d u dNi dLz


dz dL\ dx d l *2 dx dLz dx
dXi _ dN id in dX¡_ d i n d X x dL3
dy dL\ dy dt-id y "** dL% dy

Por o tra parte, de la expresión de N x de la ec.(5.128) se deduce

dN i dN x _ dX i
= 4 1 ,-1 = 0
dLx dL^
y de la expresión de ec.(5.124)
' C-!.
d t¿ _ ;r d L ¡ _______
1 •'
dx ~ 2A(') • •’ dy 2>4(el C'
Por consiguiente

dXx bx
' dx 2A ^ ALl ’

&! 0
y la matriz B i es Bi = 0 cx
ci bx ..

Por tanto, la subm atriz K j^ se obtiene por

■¿IX- ¿12 Ó
bx 0 bx
¿12 ¿22 0
'K » = J L * D B t i A = m > Y 0 cx cx
. .0 0 ¿33

0 Cx. / / ( 4 L x - l f dA
J JAl*)
. .Cl V

y teniendo en cuenta que según la ec.(5.143)

16 -2! _ 8j_l! 1
(4Xx - l ) 2 dA = 2 A ^
a(«> • .4! 3! + 2

se obtiene •
213 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

»<•(«) _ 1 T ¿ 1 ¿11 + Cj ¿33 ¿K l (¿ 3 $ + ¿ 12 ) 1 :


. . . 11 4.4(«) [ ¿lCi(¿33 + ¿ 12 ) ¿ 1 ¿33 + ¿ i ¿22 J
Siguiendo un procedimiento similar puede obtenerse fácilmente el resto de
submatrices. La expresión completa de la matriz de rigidez del elemento
triangular de seis nodos puede encontrarse en las referencias [C15] y [W2].

5 .7 C O M P O R T A M I E N T O G E N E R A L D E L O S E L E M E N T O S
T R IA N G U L A R E S Y R E C T A N G U L A R E S

E n las Figuras 5.28 y 5.29 se m uestran dos ejemplos característico s


q u e p erm iten extraer conclusiones de interés sobre el co m p o rtam ien to de
los elem entos rectangulares y triangulares. E l prim er ejem plo m u e stra el
an á lisis de u n a placa som etida a tracción por u n a carga parab ó lica ac tu a n d o
sim étricam en te sobre dos lados (F igura 5.28), con diferentes m allas de
elem entos triangulares de tres y seis nodos y rectangulares de 4 y 8 nodos. Los
re su lta d o s del desplazamiento horizontal del pun to central del lad o carg ad o
m u e stra n que el elemento triangular de tres nodos es el menos preciso de
los c u a tro estudiados, aunque utilizando u n a m alla razonablem ente tu p id a
se o btiene, con este elemento, un error inferior al 1%.
L a precisión aum enta sensiblem ente p ara el mismo núm ero de g rad o s de
lib e rta d si se utilizan elementos triangulares de seis nodos y to d av ía m ás si
se h ace uso de cualquiera de los elementos rectangulares que p ro p o rcio n an
p rác tica m e n te la solución exacta con un núm ero pequeño de g rad o s de
lib e rta d [G3], [Yl].
E l segundo ejemplo es el de u n a viga de gran canto en voladizo, de
an ch o t, con carga parabólica actuando sobre ün extrem o (F ig u ra 5.29).
Se u tilizan diferentes mallas con los mismos elem entes que en el ejem plo
a n te rio r, incluyendo adem ás el de cuatro nodos con dos m odos incom patibles
del A p a rta d o 5.4.2.3. Se observa en la F igura 5.29 que la aproxim ación del
elem en to triangular de 3 nodos es sum am ente pobre, m ejorando algo, au n q u e
no sustancialm ente, p ara el trian g u lar de 6 nodos. P or o tra p a rte , el elem ento
re c ta n g u la r de 4 nodos tiene un com portam iento excesivamente rígido que
sólo m ejo ra p ara mallas nm y tupidas. L a precisión au m en ta ostensiblem ente
con la adición de modos incom patibles y utilizando elem entos cuadrátíc.c>« .de
8 n o d o s.
Los resultados anteriores son generalizables a- otros tipos dé problem as.
A sí, p u ed e afirm arse que los elem entos rectangulares son m ás precisos que
los trian g u lares p ara el m ism o núm ero de grados de lib ertad . No' o b sta n te ,
los elem entos triangulares son m ucho m ás versátiles 'que los rectan g u lares en
la discretización de geom etrías com plejas.
P o r o tro lado, los elementos de b ajo orden son m ás sencillos de utilizar,
a u n q u e en problem as con altos gradientes de tensiones la precisión sólo se
ELASTICIDAD BIDÍMEíÍSÍONAL" 219

Figura 5.28 Placa traccionada por carga parabólica. Análisis con


elementos triangulares de 3 y 6 nodos y rectangulares
de 4 y 8 nodos [G3], [Yl].

consigue a cambio de introducir un alto número de elementos sencillos, lo


que puede hacer obligatorio, e incluso más rentable en ocasiones, el utilizar
elementos de orden más elevado. r -
r -
5 .8 E L E M E N T O S IS Ó P A R A M E T R IC O S B ID IM E N S IO N A L E S
Extenderemos ahora el concepto de “interpolación isoparam étrica” , r -
presentado en el Apartado' 3.3 para problemas unidimensionales, p ara
formular elementos isoparamétricos en dos dimensiones. r -

. . . . . . . . . 0
5.8.1 E le m e n to s c u a d rilá te ro s
...... Recordemos qüe el término isoparam étrico surgía al u tilizar las mismas
funciones de forma para interpolar la geometría y los desplagarn ipnj-.ng
Por consiguiente, expresaremos la geometría de un elemento isoparamétrico
bidimensional a partir de las coordenadas x e y de sus nodos como
Figura 5.29 Viga en voladizo bajo carga parabólica en el borde. Análisis
con elementos triangulares de 3 y 6 nodos, rectangulares de 4 y
8 nodos y el rectangular de 4 nodos y dos m odos incom patibles
del Apartado 5.4.2.3.

n n

x = '5 2 *7) *• » y = 51 *7) y¡ (5.145)


í= 1 i- 1

donde son precisam ente-las fun d o n es de form a del .elemento.- Las


ecs.(5.145) relacionan las coordenadas cartesianas de u n p u n to y las n atu ra les
£ y t j . D icha relación debe ser biunívoca, p a ra lo cual debe cüm plTrse'qüe
el d e terjn in a n te de la m atriz Jacobiano d e la transform adón.dejcoordenadas.,
x y —►£77 (d icha m atriz se define m ás adelante) ^ e a de signo co n stan te en
"todiTel elem ento [S14]. ^
P u ed e dem ostrarse que si se utilizan funciones de form a lineales dicha
condición exige que ningún ángulo interio r entre dos lados del elem ento sea
m ayor que 180° [S14]. Si las fundones de form a son cuadráticas es necesario
ELASTICIDAD B1DIMENSIONAL 221
k ...

además que los nodos sobre los lados se encuentren en el tercio central de la
distancia entre los nodos esquina adyacentes [Jó]- P ara funciones de form a
de órdenes superiores no existen reglas prácticas y es necesario com probar el
signo del determ inante del Jacobiánó. No obstante, las funciones de grado
superior a dos son poco utilizables en la práctica. En la F igura 5.30 se
m uestran algunos ejemplos de elementos isoparamétricos en dos dimensiones.

Geometría red" Geometría hórmofeada

i <=>

7_
c
Jí p

c = £ > .«
^ 9 <
4 .1

< *

* Figura 5.30 Algunos elementos isoparamétricos bidimensionales.

G ran parte de las ideas subyacentes en la aproximación isoparam étrica


son originales de Taig [TI], [T2], quien las aplicó p a ra obtener siempre
' elementos cuadriláteros de 4 nodos. Posteriorm ente, Irons [12,7] generalizó
dichas ideas para obtener otros elementos más complejos en dos y tres
dimensiones.
La- ec.(5.142) perm ite obtener la relación entre las derivadas, de las
funciones de forma con respecto a los sistem as de coordenadas cartesiano
y natural. En general, vendrá expresada en las coordenadas naturales f
y 7 , por lo que la regla de la derivación en cadena perm ite escribir
222 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

dNi _ d N i dx dNj dy

di dx di * dy di
(5.146)
dNi _ d N i dx dNj dy
dr¡ dx d r j *** d y Mn

o en form a m atricial

(5.147)

J(')

d onde es la m atriz Jacobiano, o simplemente, eí Jaco b ian o , d e la


transform ación de coordenadas naturales a cartesianas. De (5.147) se deduce

dNj
( m .} r ,_ j r i . r
~W -
{ # ) ■ # - ! U
(5.148)
donde | j ( c)| es el determ inante del Jacobiano.
El determ inante del Jacobiano perm ite tam bién expresar el diferencial de
área en coordenadas .naturales como [C23]

dx dy = | j ( e)| d i dr¡ ‘ / (5.149)

P ara calcular los térm inos del Jacobiano se utiliza la transform ación
isoparam étrica (5.145). Así

dx A dN¡ dx A dNi
di di Xi ; d r , - ^ dr j Xi ; 6tC -

p o r lo que

dNj dNj
S ? x¡ -¿ (V i
j(e)=E dN¡ dN¡
(5.150)
•=1 L ~ 5 ? x <

Si el elemento es rectangular es fácil obtener (ecs.(5.102))

(5.151)
j(e)= [ o “] y lj W l = “4
ELASTICIDAD BIDIMENSIONAL 223

O bteniéndose de nuevo las ecs.(5.103) y (5.104), deducidas entonces de


m a n era directa* a p artir de la definición de las coordenadas naturales. :
Sustituyendo la ec.(5.148) en (5.38) se obtiene la m atriz de deformación
de u n elemento isoparam étrico en función de las coordenadas natu rales por

,.l . .
bi
' 0 ( 5 .1 5 2 a )
J (0 |
1 . zi
donde
dy dN± dy dN¡ dx dNj dx dN¡
bi i c¡ (5.1526)
dr\ d£ d£ dq drj drj d£
Haciendo uso de las expresiones anteriores, la m atriz de rigidez del
elem ento (5.61) puede escribirse como una integral sobre el dominio
norm alizado de las coordenadas naturales por

k W= [ ( o j D B, Uxdy = ( * ' [ * l B f ({,.;) D B ,(í, 1,) IJ<«>| td( d i =


' J J-i J-1 ' 1

_ Y +1 í +l r ¿ n 6 , 6 j + d^ciCj diibiCj + ¿ 3 3 C , - 6 , 1 I d£dri =


7- i 7- i L d 2 1 c ¿ 6 j -f- d3b¿Cj d&ib¡bj + diiCiCj \ l j ( e ) l

r+i r+1 t
= 7 / G v U , V) r — r dtdr, (5.153)
J - 1 J- \ JW I

Se deduce de la expresión anterior que los términos del integrando son


funciones rató n a les en f y 77 a menos que el determ inante del Jacobiano
sea constante. Esto sólo ocurre en elementos rectangulares o. en elementos
triangulares de lados rectos, en cuyo caso las integrales se simplifican
notablem ente y puede hacerse uso directo de las fórmulas del A partado
5.6. Sin embargo, en elementos de lados curvos, la integración analítica
de los términos de es compleja y es necesario hacer uso de integración
numérica.

5 .8 .2 E le m e n to s tr ia n g u la re s iso p a ra m é tric o s
’E ñ elementos triangulares la interpolación, isoparamétrica se define de
form a similar a la ec; (5.145) por

n n
z = £ N i i L i . L i . h ) x¡ ; y = ^ jv ¡(£ l . £ 2 , £ 3 ) y r (3-154)
Í=I 1=1
224 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

Si el elem ento triangular es de lados rectos las relaciones anteriores son


com pletam ente equivalentes a las (5.120) y, por consiguiente, el cálculo de las
derivadas cartesianas de las funciones de forma es inm ediato (ver Ejemplo
5.1). E n dicho caso es fácil obtener

j ( ') = x 2 ~ x\ V2 - y \ y |jW | = 2 (5.155)


xz ~ x \ yz-yi
Si él eleinento es de lados curvos; es más conveniente operar en función
de las coordenadas naturales a y ¡3 definidas en el A partado 5.5.6, lo que
im plica sencillam ente sustituir y por a y respectivam ente, y L \
p o r 1 — ér — 0. A p artir de aquí el cálculo de las derivadas cartesianas de
las funciones de form a sigue exactam ente los pasos descritos en el ap a rtad o
anterior, intercam biando simplemente las coordenadas £ y 77 por a y f3,
respectivam ente. Así , por ejemplo

dx= ^ d N i(« ,0 ). dx _ Y - etc. (5.156)


da fi =- rl , da Xt d¡3 d0 Xt

La m a triz ele rigidez del elemento se obtiene por una expresión análoga
a la (5.153), ta l como ‘ r' “

° b^, wm - a r Gi>
(5.157)

donde todos los térm inos de B¿, y G ,j se deducen de las ecs.: (5.150) -
(5.153) sustituyendo las coordenadas £ y tj por a y /?, respectivamente.
E n elem entos de Jados curvos los términos del integrando de (5.157)
son funciones racionales en a y (3. E sta dificultad se complica con la
interdependencia de los límites de integración debida a la geom etría- del
elemento. No obstante, el cálculo de las integrales puede efectuarse de m anera
sencilla y sistem ática m ediante integración numérica, como vereinós en el
ap artad o siguiente.

5.9 I N T E G R A C I O N N U M E R IC A * E N D O S D IM E N S IO N E S ‘
Hemos visto que m ediante la formulación isoparam étrica se pueden
tran sfo rm ar todas las integrales sobre el dominio del elemento a otras sobre
el espacio de coordenadas naturales. P ara él cálculo de dichaá integrales,
que suelen contener térm inos racionales, puede hacerse uso de cualquiera de
las cu ad ratu ras de integración numérica. Consideraremos aquí de nuevo la
cu a d ratu ra de Gauss-Legendre sobre dominios bidimensionales [R2],
ELASTICIDAD BIDIMENSIONAL 225

5.9.1 In te g ra c ió n n u m é ric a e n d o m in io s c u a d rilá te ro s

La integral de un térm ino cualquiera g(£, rj) de la m atriz de rigidez


sobre el dom inio de coordenadas naturales de un elem ento cu a d rilátero puede
evaluarse po r u n a c u a d ra tu ra de Gauss-Legendre bidim ensional com o

r +1 r +1 h -i ‘ rJíí. i
/- / fá iY d & r - / ■ íU .’i t W ,
J ~l Lí = l 1 p = lq = l
(5.158)

d o nde n p y rtq son el núm ero de puntos de integración seleccionados en cad a


u n a de las direcciones £ y 77; £p Y *lq 3011 Ia3 coordenadas n atu ra les del p u n to
de integración p, q y Wp, W q los pesos correspondientes a cad a dirección en
dicho punto.
Las coordenadas y los pesos p ara cada dirección se deducen d irectam en te
de los dados en la T abla 3.1 p a ra el caso unidim ensional. R ecordem os que
u n a c u a d ra tu ra de orden n en cada dirección n a tu ra l in teg ra ex actam en te un
polinom io de grado < 2n — 1 en la correspondiente coordenada n a tu ra l. E n
la F ig u ra 5.31 se m uestran algunas de las cu ad ratu ras bidim ensionales m ás
u suales sobré elementos cuadriláteros. ‘ ' 1 ? «

Figura 5.31 Cuadraturas de Gauss-Legendre sobre elementos cuadriláteros:


a) 1 x 1. b) 2 x 2. c) 3 x 3. d) 4 x 4 puntos de integración.

E jem plo 5.6 Integrar numéricamente la función /(£ , r/) = £2 tj2 para un
elemento rectangular plano de dimensiones 2a x 26.

-Solución
Por ser el elemento plano |JÍe)| = ab (ec.(5.151)).
Por otra parte, por ser el integrado una función cuadrática en £ y 17
utilizaremos una cuadratura 2 x 2 (Figura 5.31). Asi
226 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

/ = J J j 1ní dA = a b £ = a 6 Y } ] T ( ( 3? ? )P.fW pVt =

= lab
=- + t-T « T > * + + < 3 * v 3 'J 9
que es la solución exacta

5 .9 .2 I n te g r a c ió n n u m é ric a s o b re d o m in io s tr ia n g u la r e s

L a c u a d ra tu ra de G auss p a r a elem entos tria n g u lares se e s c rib e com o

np
K L u l n M ) ¿Li ¿¿i =£ f<Mp, Lir ,L 3r ) w p (5.159)
p= i
d o n d e n p es el núm ero de p u n to s de integración; L ip, ^2pi L ^p y W p son los
valores de las coordenadas de área y del peso en el p u n to de in te g ració n p,
respectivam ente. . .
E n la F ig u ra 5.32 se m uestran las coordenadas y los pesos m á s u tilizad o s
en la práctica; la “precisión”en dicha figura es el polinom io de m a y o r g rad o
que la fórm ula in teg ra exactam ente. La F igura 5.32 es tam b ién d e u tilid ad
in m e d ia ta p a ra el cálculo de integrales definidas en función-de las co o rd en ad as
n atu ra les oc y ¡3 haciendo uso de la relación entre dichas co o rd en ad as y las
de área (ver ec. (5.134)). - '
Es im p o rta n te advertir que ¿n d icha figura se h an norm alizad o los pesos
W p de m a n era que su sum a sea Es tam bién usual que los pesos se tab u len
de m odo que sum en la unidad, lo que. obliga a afectar el su m accrio de la
ec. "(5.159) del coeficiente 1/2 p ara que el área del elem ento s é calcule
exactam ente.

X E je m p lo 5 .7 Calcular el área de un elemento triangular de lados rectos por


integración numérica.
— Solución

-• lo que corresponde con lo obtenido en la ec. (5.155). . -


Para mayor información sobre la. integración numérica de; elementos ‘
triangulares consúltese las referencias [C15], [.C19], [DIO], [H20] y [Z6].
ELASTICIDAD BIDIMENSIONAL 227

Figura n Precisión Puntos s Li l 2 . x 3 I -fVi


-(a) ' 1 Lineal - a •• 1/3 1/3 1/3 ,1 /2
..a 1/2 1/2 ' 0 1/6
<0>) 3 Cuadrática b. 0 1/2 1/2 1/6
. ■ c 1/2 0 1/2 1/6
a 1/3 1/3 1/3 " 7i
(c) 4 Cúbica •- b 0.6 0.2 0.2 7a
• c. 0.2 0.6 0.2 7a
d 0.2 0 .2 0.6 7a
a a1 A A 7a
b A <* 1 A 7a
(d) 6 Cuártica c A =• A O, ' 7i
d Oj A A 7«
e A Q. A 7«
f ;A A a, 7«

otj = 0.8168475730 ; A = 0.0915762135 ; 7 , = 2j 3 = 0.1099517437

Qa = 0.1081030182 ; A = 0.4459484909 ; 7 , = ; 27 * = 0.2233815897

Figura 5.32 Coordenadas y pesos de la cuadratura de Gauss en


elementos triangulares.

5.9.3..^ Selección, del o r d e n d e sin te g ra c ió n . . ,


% . /• _ . . ‘ ‘ ................... ' ............
E l n úm ero''de plintos de integración sé selecciona de acu erd o coii él
g radó de los. polinom ios que aparecen en las intégrales d el’eleiínento. "Si el
elem eiító es isoparam étricó’dichíLS integrales contienen funciones racionales
’ y 'la^integrációii exacta no "es* posible. ‘ E ñ este caso suele escogerse u n a
c u a d ra tu ra que integre exactam ente la tn á tri¿ (o vector) de u n 'ele m en to
análogo rectangular o tria n g u lar de lados rectos en el que, p o r ser el Jacobiano
228 Cálculo de estructuras por-el método de elementos finitos

co n stan te, las integrales sólo contienen funciones polinóm icas.


E stá com probado que en este últim o caso basta con que la cuadratura
seleccionada integre exactamente los términos de correspondientes al
polinomio com.pleto contenido en las funciones de fo rm a , pues, de hecho,
dichos térm inos son los únicos que contribuyen significativam ente a la
aproxim ación y convergencia de la solución..
E ste o rden de integración recibe el nombre de cuadratura m ínim a para
m a n ten er la convergencia . Vemos com o de nuevo u n a integración “in ex acta”
de la m atriz de rigidez conduce a resultados correctos.
E n la p rá c tic a la cu ad ratu ra m ínim a es la más recom endable y a que,
obviam ente, es la m ás económica en núm ero de operaciones. Es in teresan te
c o n sta ta r :cómo, en ocasiones, la integración m ínim a proporciona incluso
m ejores resultados debido a la mayor flexibilidad que confiere al elem ento, que
cancela en p a rte los errores por exceso de rigidez inherentes a la discretización
y al cam po de desplazam iento supuesto. ■
E n la F ig u ra 5.33 se m uestran las cuadraturas de integración ex acta y
m ín im a p a ra los elementos rectangulares y triangulares de lados rectos m ás
usuales.
Algunos auto res asocian el nom bre de cu adratura m ínim a a aquella
qué g a ra n tiz a que; él elemento..puede reproducir en el lím ite tin estado de
deform ación constan te [Z6,15]. Esto implica que la cu ad ratu ra escogida debe
po d er evaluar correctam ente el área (o el volumen) del elemento, lo que en
coordenadas n atu rales representa calcular exactamente

I L i ' i i(iv
E n elem entos rectangulares y triangulares de lados rectos esta condición
es m uy débil pues exige únicam ente u n a cuadratura de un Solo p u n to , lo
que generalm ente viola la exigencia m ínim a para m antener la convergencia
d escrita m ás a rrib a (salvo en elementos triangulares de tres nodos), y puede
d ar origen a mecanismos internos asociados a modos de energía nula. Dichos
m ecanism os se producen cuando el cam po de desplazamientos nodales genera
otro de deform aciones que se .anula en los puntos de integración num érica.
En ocasiones estos mecanismos son compatibles entre sí y provocan la
singularidad de la m atriz de rigidez K , con la consiguiente pérdida de la
solución. E ste es el caso de los mecanismos que se producen en el elemento
de cu atro nodos con un solo punto de integración (Figura 5.34a). En otros
casos los m ecanism os del elemento no pueden propagarle en la malla, lo
que preserva la solución correcta. (F ig u ra 5.34b). De cualquier m anera es
deseable que el elem ento esté libre de mecanismos iiitem os, por lo que es más
práctico definir la cu ad ratu ra m ínim a en base a los criterios de integración
ELA S T IC ID A D B ID JM EN 5 IO N A L 229

- . *■ Produce dos mecanismos propagadles (fig. 5.34a).

Figura 5.33 Cuadraturas de integración exacta y mínima, para algunos de


los elementos rectangulares y triangulares de lados rectos más»'
usuales.

del polinom io com pleto antes m encionados, ya que siem pre g aran tizan la
integración exacta del área del elemento.
Es im p o rta n te d estacar que los puntos de la cu ad ratu ra m ínim a coinciden
en la m ayor p arte de los casos con los puntos óptimos para cálculo de
tensiones (ver A partado 4.3), lo que puede com probarse sencillam ente
com parando las cu a d ratu ras m ínim as y óptim as de las Figs. 5.33 y 4.13,
respectivam ente. L a transcendencia de esta coincidencia queda reflejada en
el ejem plo del análisis de u n a viga eri voladizo con elementos rectangulares
Serendípitos de 8 nodos (F ig u ra 5.35). Puede apreciarse en dicha figura que
la variación del esftierzo co rtan te dentro de cada elemento es parabólica y
p o r lo ta n to incorrecta. P or o tra p arte, los valores del cortante obtenidos en
las secciones correspondientes: a los puntos de la cuad ratu ra m ín im a/ ó p tim a
2 x 2 coinciden con los exactos y u na sim ple interpolación lineal de dichos
valores a los nodos proporciona la distribución exacta.
230 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

F igura 5.34 M étodos de energía nula (mecanismos) en elementos planos: a)


Mecanismos propagables en el elemento de 4 nodos con un p u n to de
integración, b) Mecanismo no propagable en un elemento de 8 nodos
integrado con una cu adratura 2 x 2 . Los elementos diferenciales de área
en los puntos de Gauss giran sin deformarse.

5 .9 .4 In te g ra c ió n n u m é r ic a de las m a tr ic e s y v e c to r e s del
e le m e n to .
D e a c ú e rd o ' con t'.odo’lo an terio r,1 la expresión de la m a triz d e rig id e z
.d e u n ’e le m e n to c u a d ra n g u la r iso p a ra m é tric o (v er ec .(5 .150)) e v a lu a d a p o r
in te g ra c ió n n u m é ric a se ría

^ / + 1 /+ 1 •, .
'■k W = j j n B j D B j tdxdy = J j B j D B j | j íc>| td^dr¡ =

=É E
p = l 9= l
[BT DBí |jW|‘] P ’q
w >wi = E E
p=l q=l
W pw ,
Pll
. • (5,160)
d o n d e G,-j es la m a triz d a d a en la ec.(5.153). P a r a u n elem en to tr ia n g u la r
se d ed u c e d e (5.159) y (5.160)

K Í '1 = j ' f ' P DBj| \td a d p =

= E [ B f D B j | j M | t ] , W i = f ^ [ - L - G i¡ ]p W t (5.161)
P= 1 V= 1 lJ I
ELASTICIDAD BIDIMENSIONAI. 231

Figura 5.35 Viga en voladizo analizada con cuatro elementos Serendípitos de 8


nodos .^Valores del esfuerzo cortante en las secciones correspondientes
a la cuadratura 2 x 2 de Gauss-Legéndre y extrapolación lineal a los
nodos.

d o n d e la posición de. los puntos de in teg ració n y : los pesos co rresp o n d ien te s
se o b tie n en de la F ig u ra 5.32.
V em os, p o r consiguiente, que el cálculo n u m é rico d e la m a triz d e rigidez
232 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

exige evaluar el Jacobiano y su determ inante, así como las m atrices


de deform ación B,- y constitutiva D en cada p unto de integración de la
c u a d ra tu ra seleccionada. Sim ilarm ente, el cálculo de cualquiera de los
vectores de fuerzas nodales equivalentes que im plican integrales sobre el
elem ento (p o r ejem plo, el debido a fuerzas másicas de la ec.(5.56)) se evaluaría
en elem entos cuadriláteros por

= btJxdV 'N f b | j (t)|<áí‘í'! =


np n, (5.162)
=E E ( N f b |jM |< )
p= lq= l
P a r a elem entos triangulares el doble sum atorio se reem plazaría p o r el
su m a to rio sim ple de la ec.(5.159).
E l cálculo del vector de fuerzas de superficie merece un com entario
especial. R ecordem os dé ,1a ec.(5.57) que dicho vector tiene la expresión
siguiente

= j l{.) T<T L 1 " (5.163)

donde es el contorno cargado del elemento. En general dicho contorno


re p re se n ta en el espacio de coordenadas naturales una recta £ = cte o
r¡ = cte (ver F ig u ra 5.36). P or consiguiente, p ara un contorno de u n elem ento
isopaxam étrico cuadrilátero que corresponda, por ejemplo, con la re c ta r¡ = 1,
el diferencial de longitud ds se calcula por

2
(ás)i7= l = ( d x 2 + d y2)JJ—\ = +
d s ) «pl

S u stitu y en d o (5.164) en (5.163) se obtiene u n a integral de lín ea que es


función ú n icam en te dé la coordenada n a tu ra l £ y que se puede c a ltu la r con
u n a c u a d ra tu ra unidim ensional' cómo ’ ®
ELASTICIDAD BIDIMENSIONAI 233

Figura 5.36 Fuerzas de superficie verticales actuando sobre el contorno 77 = +1.

Con frecuencia sucede que las fuerzas de superficie actúan en dirección


tangencial y /o norm al al contorno (Figura 5.37), lo que simplifica los cálculos.
Así, transform ando dichas fuerzas a ejes globales, se obtiene

[ i x \ _ ¡ r eos 0 — a sen 0 Y T
(5.166)
\ íy / _ t O- eos ^ + r sen 0 J

d o nde <r y r son la com ponente norm al y tangencial de la fuerza de superficie,


respectivam ente, y 0 el ángulo que la tangente al :contom o forma con el eje
x. Sustituyendo (5.166) en la expresión del vector de (5.163). se tiene

t c o s 0 - < T*ea0\ t d s = í N rd x - V d y l
a eos 0 + r sen 0 J J s{') <rdx + r d y J *
(5.167)

P o r o tra p arte , en el contorno en cuestión

dx = ^ d ( = j n d( ; = = (5.168)

donde J n y J 12 se obtienen de la expresión del Jacobiano p ara 7 = 1. Por


í consiguiente, sustituyendo (5.168) en (5.167) se llega finalmente a , ,

wp
f - /.r t e * ’® '
234 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

x
Figura 5.37 Fuerzas de superficie tangenciales y norm ales al
contorno 77= + 1 .

5 .1 0 P R O G R A M A C I O N D E L C A L C U L O D E K<c) Y f<e)

El apartado precedente proporciona las expresiones necesarias p a r a la


program ación del cálculo de las m atrices de rigidez' y el v e c to r de fuerzas
nodales equivalentes del elemento. E n el C apítulo'16 se describeri con d etalle
todos los aspectos de dicha program ación en el m arco de u n p ro g ra m a de
elem entos finitos p ara cálculo de estru ctu ras de cualquier tipo.*' ~~
No obstante . y con el objetivo dé ir fijando'' id e a s^ describirem os
seguidam ente ^os .diagram as dé flujo de las suO rutinás p a ra cálculo d e la
m atriz de rigidez y el vector de fuerzas nodales' equivalentes "(p a ra fuerzas
.másicas). en elerpentps cuadriláteros, que constituyen u n a p a rte fu n d am e n tal
deí conjunto de la programación. ’ >

5.10.1 Subrutina" p a ra cálculo de la m a t r iz d e rigidez K ( e)

De la ecuación (5.160) se deduce el -diagrama de flujo p a ra cálculo de


que se m uéstrá en í l F ig u ra 5.38. ' ’
Si la matriz constitutiva;- D y /o el éspeSor t is o n ’cons'táñtes sobre e0
elemento su evaluación puede efectuarse una'sola vez a nivel elem ental, fuera
dél Bucle sobre los puntos de integración! E l caso de 'D ó t variables se tr a ta
de m anera sencilla utilizando el concepto de interpolación isoparam étrica.
Así, conociendo los valores de D y t en cada nodo puede obtenerse su. valor
en cualquier punto interior dél elemento por
ELASTICIDAD BIDIMENSIONAL >5

Figura 5.38 Diagram a de flujo para, cálculo. d e .-K ^ .. r

n n '
_ - D = 2 2 N i D ÍH ( 5 .1 7 0 )
i=¿ * i=i

J lfa..,ec-(.5 ^ l 70^ p e rm ite e v a lu a r d ire c ta m e n te D y t e n ' los p u n to s de


in te g r a c ió n , s u s titu y e n d o s im p le m e n te las c o o rd e n a d a s n a tu r a le s d e dic&os
p u n to s , e n la s fu n cio n es d e fo rm a .
236__________ Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos
-i- . ¿-■- i

Figura 5.39 Diagrama de flujo para cálculo de f ^ para fuerzas músicas.

5 .1 0 .2 S u b r u t in a p a r a cá lc u lo del v e cto r d e fu e rz a s n o d a le s m á sic a s

D e la ec.(5.162) se d educe el diag ram a de flujo p a ra cálculo del v ector


f(c) p ax a el caso de fuezas m ásicas que se m u e stra en la F ig u ra 5.39.
D e n u ev o si la fu erza m ú sica (p o r ejem plo, el peso propio) y /o el espesor
son c o n s ta n te s so b re el elem ento, su cálculo p u ed e efectuarse u n a so la vez a
nivel e lem e n ta l fu e ra del bu cle d e integración n um érica. E n caso co n tra rio , su
valor en las p u n to s de in teg ració n se calcula p o r interpolación de los valores
nodales sim ila rm e n te a lo explicado en las ecs.(5.170).
H ay q u e d e s ta c a r que los d iag ram as de flujo anteriores p a ra cálculo de
la m a triz d e rigidez y el v ec to r d e fuerzas nodales equivalentes m ásicas del
elem ento so n to ta lm en te generales y de aplicab ilid ad d irec ta a p rác tica m e n te
todos los p ro b lem as de e s tru c tu ra s que®se tr a ta n en este libro. E n el
C ap ítu lo 16 se tr a ta r á n m á s am pliam ente, los diferentes aspectos d e la
p ro g ram ació n del m éto d o d e los elem entos finitos p a r a cálculo d¿ e stru c tu ra s
bidim ensionales.
ELASTICIDAD BI DIMENSION AL 237

5.11 C O M P O R T A M IE N T O D E LOS E L E M E N T O S T R I A N G U ­
L A R E S Y C U A D R IL A T E R O S IS O P A R A M E T R IC O S

En líneas generales el com portamiento de los elementos triangulares y


cuadriláteros isoparamétricos es similar al que se deduce de los sencillos
ejemplos del A partado 5.7 p ara el caso de lados rectos. Así, norm alm ente,
los elementos cuadriláteros son más precisos que los triangulares del mismo
orden, m ientras que estos últimos son más; versátiles p ara discretizar
geometrías complejas. Asimismo, la máyor sencillez de los elementos de orden
bajo en am bas familias tiene un precio en la menor exactitud en problem as
donde abunden altos gradientes de tensiones.
Es interesante apuntar que la distorsión de elementos rectangulares a
formas cuadriláteras se traduce generalmente en una rigidizadón de los
resultados [C15]. Asimismo debe recordarse que utilizando la cu ad ratu ra
(reducida) m ínim a en elementos isopar simétricos se consiguen resultados más
flexibles, habiendo de prevenir siempre en este caso no generar mecanismos
que puedan propagarse en la malla (ver A partado 5.9.3).

5 .12 A P L IC A C IO N E S
Se presentan algunos ejemplos de solución de problemas de ingeniería con
elementos de elasticidad bidimensional.

5 .12.1 A n á lisis.d e p re sa s de g ra v e d a d de h o rm ig ó n
En4.la_Figura 5.40a se m uestra la geometría de la sección transversal
de una presa estudiada bajo - la hipótesis de deformación plana, y su
disctetización en'elementos cuadriláteros Serendípitos de 8 nodos: ‘ La base
de la presa se ha. supuesto .deslizante sobre el terreno, estando coaccionado
únicam ente eí movimiento c(ei punto inferior del param ento de aguas abajo.
En las Figuras 5.40b y c. se muestran las distribuciones de tensiones
obtenidas p ara ’la hipótesia de carga de peso propio y "carga hidrostática
con..y sin la inclusión ,del efecto de una galería y una ju n ta vertical. En
la Figura 5.40b dichas tensiones se han dibujado .sobre la deform ada de-la
estructura am pliada 200 veces. Se aprecia que las hipótesis de sustentación
de la presa conducen a valores elevados de las tensiones en las proximidades
del punto fijo en la base del paramento de agua abajo. No obstante, fuera
de las proximidades de dicho punto la distribución de tensiones es correcta
(Principio de Saint-Venant). La Figura 5.40d m uestra un detalle de la
distribución de tensiones alrededor de una galería [02,9].
La segunda presa estudiada.se m uestra en la Figura 5.41a juntam ente con
la malla de 651 elementos cuadriláteros Serendípitos de 8 nodos utilizada.
Obsérvese que en este, caso se ha discretizado también "el terreno de
cimentación con elementos del mismo tipo. La Figura 5.41b m uestra la
deformada de la estructura bajo acción del peso propio y carga hidrostática.
Cálculo Je estructuras por el método de elementos finitos

(3 ;*'• ;

ir a 5.40 P re s a d e G ra v e d a d , ( a ) m a lla de 140 e le m e n to s c u a d r ilá te r o


S e re n d íp ito s d e 8 n o d o s, ( b )' D e fo rm a d a y d is trib u c ió n d
te n sio n es p rin c ip a le s b a jo peso p ro p io y c a r g a h id r o s tá tic a . (c
Idem in c lu y e n d o el efecto de u n a g a le ría y u n a j u n t a v ertical
(d ) D e ta lle de te n sio n e s en las p ro x im id a d e s de la g a le ría .
(b )
■* (*0

( e l) (c2)

'f 'i:>-'‘í F ig iífá 5.41 P resa dé- G ravedad: (a) <MglTa de--análisis,.,, ( b ) vDeform ada
; ' ; 'b ajo peso-propio y carga h id r o s tá tic a .-(c l-c 4 ) Líneas de :g-:a¡
desplazam iento e igual tensión <rxx, <ry y rxy bajo p eso prcoio
y carga hidrostárica.
240 Cálculo de estructuras por el método de elementos tm itos.

Finalm ente, en las Figuras 5.41c se presentan las líneas de igual tensión <rx ,
a y, TzV para, el m ism o estado de carga [S i9]. .;>•

5.12.2 A n á lisis d e u n a p re s a de m a te ria le s su e lto s


E n la F ig u ra 5.42a se m u estra la geom etría de la sección de la p resa
an alizad a incluyendo el efecto del terreno y la discretización en elem entos
cu ad rilátero s Serendípitos de 8 nodos utilizada.
. El. análisis se h a efectuado bajo, las hipótesis de deform ación, p la n a y
suponiendo que el m aterial de la presa es incapaz de resistir tensiones de
tracción p o r encim a de cierto lím ite. M ediante un sencillo m éto d o iterativ o
pueden ir elim inándose las tensiones de tracción que su p e ra n el lím ite
prefijado obteniéndose u n a solución equilibrada que cum ple las condiciones
buscadas [Z2].
E n la F ig u ra 5.42b. y c se m uestra la deform ada de la m alla y- la
distribución de tensiones o b ten id a,b ajo la hipótesis de peso propio, p a ra
las m áxim as tensiones de.^á^^cti^^fim sibles de 5 kg/cm 2. M ás inform ación
sobre esté ejem plo puedé é h ^ ^ ^ ^ r é e ^ nrías referencias [C5] y [H16].

5.12.3 A n á lisis d e
E n éste' ejemplo" s e v a ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ c w t^ T C fó ffwdé' un tú n e l d e m etro en
la ciudad de B a rc e ló n a T ^ j^ ^ ^ ^ u ^ ^ ^ á s tic a s del problem a p erm iten de
nuevo u tilizar las h ip ó te ris |^ ^ ^ ^ p p ^ a £ ió n plana. En‘ la F ig u ra 5.44 se
m u e stra la geom etría d e lávsede*OT^d0 aiíáÍisis y la m alla de elem entos finitos
cuadriláteros Serendípitos dé.;:8 -hó'dos utilizada... E n la m ism a figura se
m u estran las líneas de igual desplazamiento total e igual tensión principal
m enor p a ra la hipótesis de carga de peso propio más el p é s e l e lós edificios
de la calle superior. w rí.

5.13 C O M E N T A R IO S F IN A L E S
E n este extenso capítulo hemos introducido u n a gran* p a r te '-de los
conceptos necesarios para-el.análisis de estructuras continúas p o r él m éto d o
. de los elem entos finitos. E n capítulos posteriores, veremos como tem as
tales como la obtención de funciones de form a de elementos de clase Co, la
formulación isoparam étrica, la, integración numérica, la obtención general de
las m atrices y vectores del elemento, entre-ot'ros, se tra ta rá n en muchos Casos • •
como u n a sim ple am pliación de los conceptos estudiados en esté capítulo; de
ahí.la im p o rtancia de su' estudio y comprensión; * ••• ‘
AsiSiismo, hemos" visto que existe una, gran variedad d¿. elementos
utilizables . p ara-análisis de estructuras bidimensionales;: cáfla ,uno con sus
ventajas y "süs inconvenientes: En grandes hfieas* háy^ qüe destacar s-la
gran sim plicidad y versatilidad del triángulo de tres, nódos de, -deformación
constante, y la m ayor precisión de los elementos cuadráticos triangular (6
E L A S T IC ID A D B ID IM E N S IO N A L 241

(a)

y tensiones principales bajo peso propio.

nodos) y cuadrilátero Serendípito (8 nodos) que en su versión isoparam étrica


exigen utilizar integración num érica.
C álculo J e e stru ctu ras por el m éto d o de elem entos lin k o s

. la) (b)

U) . (d)

Figura 5.43 Túnel de metro, (a) Malla de elementos finitos, cuadrilátero


Serendípitos de 8 nodos, (b) Detalle de la malla, (c) Líneas d
igual desplazamiento total para el peso propio más el peso d
los edificios de la calle, (d) Detalle de Kneas de igual tensió
principal menor para el mismo estado de carga.
< f e * > o G[rr

CAPITULO 6

SOLIDOS DE REVOLUCION

6 .1 IN T R O D U C C IO N

E n este capítulo estudiaremos el análisis por el m éto d o He los elem entos


finitos de sólidos con sim etría axial. Es decir, considerarem os so idos en
los que su geom etría y propiedades mecánicas son in d ep en d ien tes e a
co o rdenada circunferencial 8 (Figura 6.1). A unque el co m p o rtam ie n to de
dichos sólidos es tridimensional, su estudio m atem ático es g en eralm en te
bidim ensiónal ya que. en la mayoría de los casos puede efectuarse u tilizan d o
variables que dependen únicamente de dos coordenadas cartesian as.
- t

*>A
¡
I

Si las cargas exteriores son tam bién de. revolución, el desplazam iento de
un p u nto de una estructura considerada como un sólido de. revolución &ene
sólo componentes en direcciones' radial (u) y axial (to). El estudio de dichas
estructuras por elementos finitos no es. complicado y sigue prácticam ente
los mismos pasos que se explicaron en é r C á ^ tu Í g . 5 .p a ra ’ problem as de
elasticidad bidimensiónal.. Si las cargas no son de revolución hay que
244 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

realizar un análisis tridim ensional. No obstante, incluso en estos casos


puede hacerse ttso de la sim etría axial de la estru c tu ra p a ra sim plificar el
rálculo. Así, es posible desarrollar las cargas en series de Foürier según
a dirección circunferencial y efectuar un análisis bidim ensional p a ra cada
lérinino de dicho desarrollo. El resultado final se obtiene utilizando el
principio de superposición y sum ando los resultados bidim énsionales p ara
os diferentes térm inos de carga seleccionados. De esta m anera se ev ita un
málisis tridim ensional que norm alm ente involucra operaciones costosas de
generación de m alla y del propio cálculo. El análisis de sólidos de revolución
)ajo cargas arb itariás se estu d iará en el Capítulo 14.
Si la es tru c tu ra es de paredes delgadas se denom ina lám ina de revolución.
£1 estudio de dichas estru c tu ras se tra ta rá en los Capítulos 11 y 14.
E n este capítulo estudiaremos únicafnente el análisis de sólidos con
rim etría axial sometidos a cargas de revolución.
Las estru c tu ras de revolución (bien sólidos o lám inas) represen tan un .
dto p o rcen taje de las estructuras de uso común en ingeniería. E n tre las
nás populares citarem os los depósitos p ara agua, torres de enfriam iento,
nuros cilindricos, silos, cúpulas, vasijas de presión, etc.- Asimismo pueden
inalizar.se m ediante la teoría expuesta en este capítulo otros problem as de
ngeniería que utilizan la teoría de la elasticidad de revolución, como algunos
>robiemas de m ecánica del suelo. En la Figura 6.2 se han representado varias
s tru c tu ra s de revolución usuales.

i
.. . i________ _ - -J 1 |
Depósito para agua j

Figura 6.2 Diferentes estructuras en las que puede utilizarse la teoría de


elasticidad de revolución. '’
S O LID O S D E R E V O L U C IO N 245

6.2 F O R M U L A C IO N B A S IC A

6 .2 .1 C a m p o d e d e s p la z a m ie n to s
Sea el sólido de revolución de la Figura 6.1 . Si las cargas son tam bién
de revolución el movimiento de un punto queda perfectam ente definido por
las componentes de los desplazamientos radial u y axial w. siendo nula la
com ponente circunferencial v. Por consiguiente, se puede definir el vector.de
desplazamientos de un punto por -■ <■ ’ "

(6 .1)

6.2 .2 . C a m p o d e d e fo rm a c io n e s -

Debido a la sim etría áxial'dél problenialos dos áSpFázam iehtos rio nulos u
y w son independientes de la coordenada/circunferencial 9. P o r consiguiente,
se deduce de inmediato que las deformaciones tangenciales ~frg y 7 zg son
nulas. Asimismo, de la teoría de la elasticidad tridim ensional se obtiene [T6]

du dw du dw
- J ‘r ~ d r ;V ! - , - (6 -2'
siendo er ,£z -y 7rz las deformaciones radial, axial y tangencial,
respectivam ente.
~ P o r o tra parte, la deformación axial del cuerpo provoca que los puntos
situ ad o s^ b re'u ria'cifcu n feré n ría de rSdlo'r^paSeh'después de la deformación
a* estár^ silbados'-sobré ~otra'7le\ ra d io .;r1 + ú:~* P or ello, se define la
deforínacióp circunferencial e s c o m o la variación relativa de longitud en tre
dichas circunferénciás.’(yér F igura 6.3). Es decir ’ ^
•/. ’<y % *• & >*. .:■<
■^ % *’ v- 2ír(rH- u ) - 2 x r • u ^ / . r. p .
2 ~ r----------- ; = - V: ’ (6 -3 )

E l vector de deformaciones de un punto tiene, por ta n to , las cuatro


com ponentes siguientes:

fc 1
er
£z
e— . (6-4)
£0 lí *
r
7frz
2 /6 C álculo de estructuras,, p o r el m étodo de elem entos finitos

F igura 6.3 O btención de la deform ación circunferencial £g-

6 .2 .3 C a m p o d e te n s io n e s
L as tensio n es no n u la s se co rresp o n d e n con las defo rm acio n es n o n u la s.
A sí. p u e s, el vector de te n sio n e s se escribe com o

O = [o>, <T;, <Jg, Trz] (6.5)

d o n d e crr , a z y <rg so n , resp e ctiv am e n te, las tensio n es ra d ia l, ax ial y


circ u n fe re n cial, y r rr es la te n sió n tangencial. - E n la F ig u ra 6.4 se p u e d e
a p re c ia r bl convenio d e signos p a r a las tensiones a c tu a n d o so b re u n elem e n to
d iferen c ia l d e u n sólido de revolución.

6 .2 .4 E c u a c ió n c o n stitu tiv a
L a rela ció n e n tre te n sio n e s y deform aciones se d ed u ce de la e la stic id a d
trid im e n sio n a l de fo rm a a n á lo g a ai caso de e lasticid a d b id im en sio n al. E n
p re se n c ia d e tensiones y deform aciones iniciales se o b tie n e

a = D (e — e°) 4- <r° (6.6)

d o n d e si el m a te ria l es isó tro p o (obsérvese que' en cu a lq u ier caso sie m p re es


n e c e sa ria sim e tría axial d e las p ro p ied a d es del m a te ria l)

1 -1 / V .0
É V 1 - V V . .0
D = (8.7)
(1 + i / ) ( 1 - 2 / / ) V u 1 -V .. 0
. 0 0 ' 0 J- 4 2K r
S O L I P O S .d e R E V O L U C IO N 247

E n el caso de deformaciones térm icas, el vector de deform aciones iniciales


c° se escribe para elasticidad isótropa [T6]

q_ q E ( á T)
¡ l,l;l,0 ] r (O )
‘ (1 -2 * )
. donde todos los coeficientes han sido definidos en capítulos anteriores.

M aterial estratificado

E n piezas laminadas de revolución es. frecuente el caso de disposición


del m aterial en estratos o capas o rtó tro p as,..cpn direcciones principales de
o rto tro p ía según los ejes 1 y 2 (Figura 6.5). El problem a sigue siendo de
revolución pero la m atriz D es-ahora función de cinco parám etro s y se escribe
como [T6]

• " l'-t'i n i / 2 ( l + ^ i) n u 2{ l - r u i ) O'

n (l —n i/|) ( i/ j + ni/.|)n O
E2
D =
(1 -f i>l)(l - vi
n ( l - nv$) O

Sim. m ( l + v \ ) x (1 - —2m /|)_


&
(6.9)
siendo
G-2
y e 2
(6.10 )
M S
Cálculo de estructuras por -e£7netodó ~d¿ elementos finitos .

F ig u r a 6 .5 S ó lid o d e revolución con m a teria l e stra tific a d o .

L as d eform aciones debidas a efectos térm icos tam b ién se m odifican


d eb id o a la ex isten cia de dos coeficientes de dilatación diferentes, u n o en
la dirección del eje norm al a las capas crz, y o tro en el plano de las cap as a r .
P o r co n sig uiente, el vector e° de la ec.(6.8) se m odifica como

. e° = A T { a r , a r , a : ,0]T (6.11)

E s fácil c o m p ro b a r que la m atriz constitutiva y el vector e° p a ra m ateria l


isó tro p o de las ecs.(6.7) y (6.8) se obtienen como caso p a rtic u la r de las
expresiones an terio res p a ra

n = 1 ; m = ■ ; iq = u2 y ar = az (6.12)

6 .2 .5 'E x p r e s ió n d e l p r in c ip io d e los t r a b a j o s v ir tu a le s
L a ex p resión del P T V es análoga a la (5.22) p a ra elasticid ad
b id im en sio n al, e stan d o a h o ra todas la s . integrales referidas al volum en del
sólido de revolución. De la F ig u ra 6.4 se deduce que el diferencial de volum en
se p u ed e ex p re sar como

d V = (rd$) dr dz = j dddA (6.13)

donde d A es el diferencial de área de la sección m eridional del sólido.


Así, pues, la expresión del P T V en un sólido de revd&ición se escribe
como
2t

jjj: 6 ct <t r dddA = ¿ u r b r dddA +


SOLIDOS DE REVOLUCION 249

+ £ J í u T t r ddds + J de. . (6.14)

donde / es el contorno de la sección meridional, y

b = (6.15)

son los vectores de fuerzas exteriores másicas, de superficie y puntuales,


respectivamente. Recordemos de nuevo que ahora todas las cargas tienen
sim etría de revolución (Figura 6.6).

a) zi b) n

Figura 6.6 Fuerzas de revolución actuando en un sólido de revolución.

Haciendo uso de la sim etría axial puede efectuarse la integración sobre


la variable circunferencial 9 en (6.14) p ara dar

(6.16)

Se observa en (6.16) que el coeficiente 2 ir aparece multiplicando todos los


términos, pudiendo por tanto eliminarse. No obstante, conviene mantenerlo
por razones didácticas, y, fundamentalmente, para recordar que los valores
de las cargas puntuales q,- se refieren a intensidades de carga por unidad de
longitud circunferencial.
250 Cilv-ulo dé estructuras-por el Trípodo de-elementos finitos

6.3 F O R M U L A C IO N D E E L E M E N T O S F I N I T O S . P A R T I C Ü - .
' L A R IZ A C IO N PA RA EL E LEM EN TO T R IA N G U L A R DE
TRES NODOS

Presentarem os seguidam erité la formulación de elementos finitos


utilizando, en primer lugar, el elem ento de sólido de revolución m ás sencillo
que, análogam ente al caso plano, es el elem ento trian g u lar'd e revolución de
tres nodos. El elemento, como se puede apreciar en la F ig u ra 6.7, es un
aniUo.de sección triangular. Hay que resaltar que en sólidos de revolución
los elementos son anulares, aunque en virtud de la ec.(6.Í6) todas las
integrales del elemento se evalúen únicam ente sobre una sección m eridional,
operándose, por tanto, sobre un elemento bidimensional.

Figura 6.7 Elemento sólido de revolución triangular de tres nodos.

6 .3 .1 D isc re tiz a c ió n d e l c a m p o d e d e s p la z a m ie n to s
D entro de la sección meridional de un elemento, el campo de
desplazamientos se interpola en forma análoga al caso plano. Así, p ara el
elemento triangular de tres nodos

u _ í « 1 _ f Ni Ui + “2 + #3 u3 \ _
\ w J \ Ni U7j + jV2 W2 + N z u>3 J

N i ai = N (6.17)
vSOL.IDQS-DE REYQLÜCIQN, __________ 251

donde

■Ni 0 Ar2 0 1 Nz 0
N = [N 1,N 2,N 3] (6.18)
0 Ni 0 N2 1 0 Nz

a<*> = 4e) V
« l . U ? l . U 2 , » 2 . “ 3 ,UÍ3 (6.19)

Obsérvese la. coincidencia de las ecuaciones (6.17), (6.18) y (6.19) con las
(5.25), (5.28) y (5.29) del elemento análogo de elasticidad plana.

Las funciones de forma N¡ se obtienen directam ente de las del elemento


triangular de tres nodos de elasticidad plana (ecs.(5.33)), sustituyendo
simplemente las coordenadas x, y por r, z. La extrapolación de las expresiones
anteriores al caso de un elemento de n nodos cualquiera es inm ediata, sin más
que ampliar de 3 a n el número de matrices N,- y vectores en las ecs.
(6.18) y (6.19), respectivamente.

' 6.3.2"' D iscretización del cam po de d efo rm ac io n e s y te n s io n e s


Del vector de deformaciones (6.4) y de la ec.(6.17) se obtiene

r dNi
dr
.w
0 dN i
3 dz
«-E
í=l
Ni = B a W . (6.20)
&
K 1 - .w
dN- dN
dr

siendo B la matriz de deformación del elemento, y ■


:52 Cálculo •de^strüfciüiW 'por^tfl ,rifréródó^de elementos finitos

r dN ;
dx •r0

0
f
B¿ = JV¿ ( 6 . 21 )
r 0

dN¡
~&z &

>*.
P a ra u n elem ento de n nodos se tendrían n subm atrices B x- en (6.20).
O bsérvese que la m atriz de deformación no es constante como en el c a s o '
jV* 1' .
le elasticidad p lana debido al térm ino -p1 que contiene u n a singularidad en
:1 origen de coordenadas. Más adelante comentaremos como puede evitarse
:ste problem a.
P a ra el .elemento, .triangular,,de tres nodos.^se obtiene uná form a más
ixplícica de B,- sustituyendo la expresión de las funciones de forma de (5.33)
:n (6.21) p a r a dar

■ -6,-

' 0
B,- = . .b ( 6 . 22 )
2 A (e) (a ,-+ 6 ,T + c ,-z )
0

bi-

El vector de tensiones se obtiene sustituyendo (6.20) en (6.6) por

<r = ¿ B 1 D a W - D í 0 + a 0 (6.23)

D u ran te el cálculo de las tensiones pueden surgir problem as p ara


íncontrar el valor de £$ = £ en puntos del eje z al aparecer el cociente
ndeterm inado $. Este jjo b lem a puede sortearse calculando £$ en puntos
igeram ente alejados del eje, o lo que es más usual extrapolando las tensiones
le puntos del interior del elemento (que generalmente son los puntos de
Sauss) al eje. O tro procedimiento muy sencillo es utilizar la propiedad de
que er = £q en el eje, lo que simplemente implica reemplazar la segunda fila
de B correspondiente a £$ por la prim era que corresponde a cr .
S O LID O S D E R E V O L U C IO N 253

6¿3.3. M a tr iz d e r ig id e z d e l e le m e n to
P artiendo del p rim er m ie m b ro 'd e la expresión del PTV', ec.(6.16),
particularizado p ara un solo elem ento y utilizando (6.20) y (6.23) de m a n era
idéntica a como se hizo en el caso de elasticidad p la n a (ver A p arta d o 5.3.4)
se obtiene la expresión del equilibrio del elem ento com o

K (e) =_ qW (6.24)

. en la que la m atriz de rigidez del elemento tiene la expresión siguiente'

2x2
=2:rJ7 JAy
/JM b? °
1 2x4 4x4
Bj
4x2
rdri: (6-2s)
L a expresión anterior es válida p ara cualquier elem ento bidim ensional de
n nodos. En la Figura 6.8 se m uestra la form a desarrollada de p a ra el
elem ento triangular de tres nodos. Se observará que en el in teg ran d o aparecen
térm inos e n r , : , ^ y ¿ ^ ...E n ja F igura 6.9 se presentan los valores exactos
de las integrales de dichos térm inos sobre el área del elem ento en función de
sus coordenadas nodales [Yl].

; . .. - t

r. (dnbibj + du CiCj)r+ (d17biCj + d44c;6j)r +


+ 2 A ^ ( d 13biNj + ¿,,6^,-)+ +2A ^ d 3 3 N iCj
TC(=) * f f + 4 ( A ^ ) 2d 33^ j-
drdz
* 2(,lto)2 J J a («)
(d71Cibj + d"bicj)r+ (drtCiCj + d„bibj) r
+2A ^ d ^ a N j

dij: Elemento i j de la m atriz constitutiva D


6,-, c¿: coeficientes de la funciones de form a iV,-

Figura 6.8 Matriz de rigidez del elemento de sólido de revolución triangular


de tres nodos.
>.
Hay que advertir que si un o o dos nodos del elem ento están sobre el eje de
revolución, o uno de sus lados es paralelo a dicho eje, los coeficientes C ,j, D ¡ j
o E íj de la Figura 6.9 se convierten en indeterm inados. D icha problem ática
puede resolverse como a continuación se indica.
254________ C á lc u lo d e -e stru c tu ra s p o r é lr m é to d o d é elem en to s fin ito s

1 1 1
d rd z = — Ti r3 r3 I4 — Í í ------- = C \2 + C 23 + C a í
w ¿ . Al*) 2
j *1 ¿2
J J a i *) r

T d T d z = r- ‘ + r ’ + T’ l , Js = / / —drdz = D \ 2 + I?23 + -^3t


A<*) 7 r- - -- -
/3 = / /■ zdrdz = h .± i i ± i i h = í í — d rd z = £ 12 + E iz + £ 3 1
J J a i *) J J a i *) r
con

c'-'y■■ — TiZj - TjZ,


— ln -
-r» - ?7 ^í

Da = -i ~ z¿
4(r« - rj)
p.. — Zi - Zj
■o,, -
18(r,- - rj

+ 4 (llr 3 . 7ríri + 2r?)! + I ( i m f L ) ln I i

Figura 6.9 Valores exactos de algunos térm inos de las integrales de


elementos de sólidos de revolución triangulares de lados rectos.

Cajo 1. r; = 0 y r { , r j ^ 0. En este caso el desplazamiento = 0 y


la matriz de rigidez del elem ento puede reducirse a dimensiones de 5 x 5
prescindiendo de.la.fila y columna correspondiente a u/. Los coeficientes
de J4, J5 e Jg en este caso son:

h = C j k - Z i ' i n ' - 2-
J rk

h = D j k - j ( zi ~ zí)(3^i + zj) - j(*« - z4)(3 zí + 24 ) - ln

h = E jh - ~ ( zi - *¿)(n*? + 5 ^ - + 2 z j)—

- - * * ) ( ! ! - ? + 5z,-*i + 2 .-? ) - ln ^

(6.26)

Caro 2. r¡ = r j = 0, r¿ / 0. Ahora ti,- y Uj son cero y li* dim ensión de


la matriz de rigidez se reduce a 4 x 4 prescindiendo de las filas y columnas
correspondientes a u¿ y uj. Es fácil advertir que en este caso iVj. = —
.v SO L ID O S DE R E V O L U C IO N . 255

y p o r c o n sig u ie n te los té rm in o s del tip o Í 4, Í 5 y I q d e la F ig u ra 6.9 no


a p a re c e n e n la m a triz de rig id ez re d u c id a .
Caso 3. Lado i j paralelo al eje z . r¡ — r j = 0. E s te p ro b le m a se
resu e lv e u tiliz a n d o la re g la d e L ’H o p ita l en el cá lc u lo d e C {j, D ¡j y E ¡j,
, o b te n ié n d o s e [Yl]

P ij = si . ~ z i í . D ij ~ E i j = 0
E n los casos 1 y 2 p u e d e se r m ás p rá c tic o m a n te n e r el ta m a ñ o
o rig in a l de las m a trice s de rigidez del elem en to , a n u la n d o los coeficientes
d e las filas_y co lu m n as co rresp o n d ien tes a los d e sp la z a m ie n to s h o riz o n ta le s
n u lo s de los no d o s sobre el eje, y asig n a n d o sim p le m e n te u n valor
c u a lq u ie ra a los coeficientes de la d iagonal principad c o rre sp o n d ie n te s a dichos
d esp la z a m ie n to s. .........-
E l cálculo d e las integ rales del elem ento p u e d e ta m b ié n efe ctu a rse
u tiliz a n d o in te g ració n n u m é rica de G auss-L egen d re. E l p ro b le m a d e la
sin g u la rid a d se e v ita seleccionando u n a c u a d r a tu r a que no te n g a p u n to s de
in te g ra c ió n sobre el eje. E n estos casos, p a r a a p ro x im a r con p recisió n el
v alo r de las integrales J4, 1 $ e Jg de la F ig u ra 6.9 h ay q u e to m a r u n n ú m e ro
d e p u n to s elevado. No o b sta n te , e s tá d e m o stra d o q u e para el elem ento
triangular de tres nodos con propiedades del m a teria l hom ogéneas se pueden
o b ten er excelentes resultados calculando todas las integrales del elem en to con
u n solo p u n to de integración. E sto p erm ite o b te n e r u n a fo rm a ex p lícita
sen cilla de la m a triz conio

K<e> = B T D B r .4(e> (6.27)

d o n d e (-) in d ic a valores en el b aric en tro del elem ento. L a e x p re sió n d e K (. ^


en este caso se p u ed e deducir d irectam en te de la F ig u ra 6.S su stitu y e n d o r
p o r r , N{ p o r y el valor de la integral p o r el in te g ra n d o m u ltip lic a d o p o r
el á re a del elem ento. E s fácil observar que e s ta in teg ració n es e x a c ta p a ra
to d o s los té rm in o s de K ^ ' a excepción del té rm in o ~ ~ que se ev alú a p o r
defecto. No o b sta n te , dicho e rro r no incide en el b u en c o m p o rta m ie n to del
elem ento, con el que pueden o b ten erse excelentes re su lta d o s u tiliz a n d o u n a
discretización suficientem énte tu p id a en las zonas d o n d e se p rev e an m ayores
g ra d ie n te s de tensiones [Z6],(Z15]. 1
I
6 .3 .4 V e c to r e s d e f u e r z a ^ n o d a l e s e q u iv a le n te s
D e la expresión de los tra b a jo s v irtuales se o b tien e el v ecto r de fuerzas
no dales equivalentes f(e), com o ^

f(0 = 2 - í f N r b rd A + 2 tt / N T t rd s+ A
2x1 J J a (*> Jt(')
256 C álculo dé -estructuras por e l ínetodd '¿le elem entos.finitos

+ 2 tr / J 'B T b . e ° ‘r d A - 2 tt J B j <r° r cíA =


(6.2S)
• = r . + f ; !l ri'> + ¿*>

donde la p rim era integral corresponde al vector de fuerzas m ásicas de


volum en f¿e^; la segunda al de fuerzas de superficie f ^ ; la tercera al de
fuerzas debidas a deform aciones iniciales y la c u a rta al de fuerzas debidas
a tensiones iniciales De nuevo la ec. (6.28) es válida p a ra cualquier, tipo
de elem ento.

6 .3 .5 P a r t i c u l a r i z a c i ó n d e lo s v e c to r e s d e fu e r z a s n o d a le s
e q u iv a le n te s p a r a el e le m e n to t r i a n g u l a r d e t r e s n o d o s
F u erza s dé m a sa y dé superficie '
P a r a el elem ento tria n g u la r de tres nodos se puede obténer ú n a fo rm a
e x p líc ita sencilla de los vectores de fuerzas m ásicas f de su p erficie'én el caso
de que ésta s sean co n stan tes dentro del elem ento. S u stituyendo lá exprésión
de N de (6.1S) y (5.33) en las de f¿ y (6.28)' se tiene —1

r (2r,- + r j ) t r ^
' (2r¿ + r j A r j t) b'r ^ (2r¿ + r j ) t z
( - r j + r j + r fc) bz ,(e) ( n + 2 r j ) *r '
-A < e) . ( r i + 2 r y + r t ) br 1 . f (ey - , (V, + 2 r ) t z
(6 .2 9 )
(r¡ A 2 r j + r k ) bz í ’ 1 ~ 3 1 0
( r / + r j + 21-*) br
( r « + r ; + 2 r fc). > 0
i.
donde r j y r k son las co o rd en ad as rad iales de los nodos í , k del elem en to ,
respecti\* am en te, y /.j^.es la lo n g itu d del lado, co m p rendido en tre ,lo s n o d o s i
y j so b re el q u e a c tú a la fu erza de superficie.- A d v iértase que las fu erzas no
se d is trib u y e n e n id é n tic a p ro p o rció n e n tre los tre s n o dos, sin p q u e el n o d o
in á s a le ja d o del eje recib e u n a m ayor p ro p o rc ió n d e fuerza.
L as ex p re sio n e s del v e c to r de fuerzas n o d ales equivalentes de superficie
en el caso d e q u e la fu e rz a de su p e rfic ie ,a ctu a se so b re los lados^'fc o ik del
ele m e n to , so n las sig u ien tes:

{2 r i - ¥ r k ) t r
(2r¿ + r fc)
(e)
f ,« , _ ^ (2 rj+ ft)< r "0 .
d (6.30)
(2rj + r k ) t : 0 '
( rj + 2rjk) t r (r* + 2 rjt) t r
( r j + 2 r Jfc) l [r¡ + 2 r t ) í -
; 'r ? S D t-lD O S D E R E V O L U C IO N , t ■r:______________ > ; 257

Fuerzas debidas a deform aciones iniciales

De la ec. (6.2S) se tiene


i
fíC) = 2 , / í Bt D c° r dA (6.31)
J J a m

P a ra elementos trian g ú lales de tres nodos el cálculo dé los diferentes


términos*de (6.31) puede efectuarse haciendo uso de la s.in teg rales e
13 de la F igura 6.9. Así, p a ra u n a deformación inicial térm ica y propiedades
del m aterial homogéneas es fácil encontrar que -•

(d n + d i2 + di3)bi r + ^ —(<¿31 + 8 3 2 + ¿ 33)


“ qAT (6.32)
(d2i + d22 + d23)c{ r

siendo r la coordenada nodal del baricentro del elem ento y'd {j los elem entos
de la m atriz constitutiva de las ecs.(6.7) o (6.9).

Fuerzas debidas a tensiones iniciales

De nuevo la ec.(6.2S) proporciona

¿ €-) = - 2 * T ’‘ B ^ a 0 r d A *" *'V (6.33)


1 J A(e)

L a expresión de f ^ . jpara el elemento triangular de tres nodos som etido


a tensiones iniciales constantes sé obtiene de 'form a -exacta p o r ¿

+ + ’ ' (6.34)
( (Cí ff? + ^ r°; )r J

donde de nuevo r es la coordenada radial del baricentro del elem ento.

Fuerzas puntuales circulares


' €3
Como se deduce del P T V el vector de fuerzas puntuales de un nodo i
tiene la expresión siguiente:

<,!e , = 2 , r ¡ p W (6.35)

con
S O LID O S D E R E V O L U C IO N 259

- ¿ o - ?) 0

o ¿ ( 1- í ) ..
B, =
0

- id - f ) - ¿ o - f)-

obteniéndose expresiones similares para B j.B a y B 4.


La m atriz de rigidez del elemento se obtiene por la ec.(6.25). Observando
los térm inos poünómicos que intervienen en las m atrices B,- se deduce que
la evaluación de la matriz de rigidez exige calcular la integral de térm inos
en r, z, r 2, y y- sobre el área del elemento. P a ra el cálculo de .dichas
integrales puede hacerse uso de la ec.(í>.137) y de las expresiones X,, /s, Xj
de la Figura 6.9 aplicadas a los dos triángulos en los que puede dividirse el
elemento rectangular.
El vector de fuerzas nodales equivalentes debido a cargas másicas se obtiene
de la ec.(6.28) por

t i C) - 2* í Í (N i, N * N 3, N 4]T b r dr dz
J J a (<)

ti.0 = j J ,Nf b r dr dz

En los integrandos anteriores aparecen únicamente térm inos en r. r 2, rz que


pueden calcularse directamente por (5.137).

£ E je m p lo 0.2 Cálculo de la triatriz de rigidez y del vector de fuerzas másicas


del elemento de sólido de revolución triangular de lados rectos de seis nodos.

- Solución

Las funciones de forma del elemento triangular de seis nodos expresadas en


coordenadas de áre a son (ver ecs.(5.130)):

N i = 2 (¿ i - l ) l i N 2 = 2(L 2 - 1)L 2 ; = 2(¿3 - 1)X3


= 4XÍX2 Ns = 4X3X3 ' N s = 4XiXá

siendo ahora

Xí = r + c¿ * ) I * = 1 , 2i 3
260 C á lc u lo de e stru c tu ra s p o r el m éto d o de e lem en to s fin ito s •

y a¡, b¡. a los coeficientes dados en la ec:. (5.32b). con r . z a h o ra en lu g ar de


T. y , respectivam ente. , .
La m atriz de deformación del elem ento es

B = [ B lt B 2. B 3 . B ^, B 5 , Bg]

Las derivadas cartesianas de las •funciones de form a se calculan por

d Nj ONi^dln dNi_dL 2 dN j d L z
dr OLi d r ^ d L 2 d r ^ d L z d r
1 dN { 8 N¡ dN¡
= B¡
.2 A l') bx\ d L , + b 2 J L 2 + h d r ,

Igualm ente se puede obtener

dNj 1 dN] dN i dN{


= Ci
dz ZAM Cl 8L X + C2 d l 2 + C3 d L z

Por consiguiente, las matrices de deformación nodales vienen dadas por

r 0:
dr ‘ 0 '"
a-v. Ci
0 dz

0
r
9/V, d;W
- dz dr - B i-
Así, p or ejemplo
2
Ai*) u

0 .. 2ci £>i ■
A*)
B1 — etc.
2ÍL ,-l)L i n
r
2ci L\ 2ti L1
A i* ) Ai*) J

La m atriz de rigidez del elemento se obtiene por (6.25). P a ra el cálculo


de las integrales es más cómodo sustituir las coordenadas de área por las
cartesianas. Es fácil observar que en dicho caso en el integrando de la m a triz
de rigidez intervienen los térm inos rmz n y ^ r ,m = 0, 1 , 2 y n = 0, 1 , 2, 3 , 4.
La integral de los térm inos r mz" se obtiene directam ente p o r (5.136). P a ra
el cálculo exacto de las integrales de los térm inos puede hacerse uso de
la F ig ura 6.9 p ara n = 0 ,1 ,2 . La integra] exacta de los.térm inos £ y ^7 es
com pleja y dado que sólo intervienen en un número, pequeño de elementos
de es más práctico utilizar integración numérica.
El vector de fuerzas nodales equivalentes para cargas músicas se obtiene por
(ver ec. (6.28))
^ O L I D Ó S ^ E R éV Ó LU ClÓ N \ .. . 1 261

f‘W = 21 / t‘vi - ;v'-- v5'-v«.'v 5.¡v«lr b r d r d z

De la expresión de las .V,- se deduce que en el integrando de sólo aparecen


términos en rmzn ( tu; n = 0,1,2) qué pueden integrarse exactamente por la
ec.(5.136).

Se desprende de los ejem plos anteriores que el cálculo *an alítico de. las
m atrices de rigidez y los vectores de fuerzas nodales equivalentes de elem entos
de sólido de revolución rectangulares o triangulares de lados recto s es sencilla,
siendo la única dificultad el cálculo de integrales de térm inos tales com o r m z n
y — con m , n = 0 , 1 , 2 . . . p (m + n < p), siendo p el grado del polinom io de
m ayor orden contenido en las funciones de forma*, P a ra los ^términos r m z n
pu ed e hacerse uso d # la s ecs.(5.136) y (5,137). P o r o tra, p a rte , la integral
ex a cta de sobre dominios triangulares de lados rectos se d a en la F ig u ra
6.9 p a ra n < 2. P ara n > 2 se recom ienda integrar dichos térm inos en form a
ap ro x im ad a haci.endo uso de integración num érica.
„ E n cualquier caso, el uso de la integ ració n ' num érica es obligatorio en'
elem entos'délados^cufvost cÓmoyvéfémos en el a p a rta d o siguiente. ,: *

6 .5 E L E x M E N T O S S O L ID O S D E R E V O L U C IO N I S O P A R A M E -
T R IC O S

L a formulación de elem entos rectangulares o triangulares isbparam étricos


de geom etría arb itra ria en sólidos de revolución sigue, ex actam ente lo
explicado en el A partado 5.S p a ra problem as de elasticidad p lana. Así, las
coordenadas axial y vertical de un elemento isoparam étrico de n nodos se
expresan éri función de las"coordenadas nodales p o r' "

(6.37)

con

(6.38)

Las derivadas de las funciones de form a expresadas en coordenadas


naturales con respecto a las coordenadas cartesianas r y z se obtienen por
las expresiones del A partado 5.8 reem plazando las coordenadas x, y p or lr ,z ,
respectivamente. Por consiguiente, todas las m atrices y vectores pueden
expresarse en función de las coordenadas n aturales definidas sobre el espacio
normalizado del elemento.
26: Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

Así, por ejemplo, la m atriz de rigidez se puede obtener p o r

k S , - s ’ / ¿ . , b ? ' d b ' t ‘w ‘ -
(6.39)

y el vector de fuerzas nodales equivalentes m ásicas ■

(6.40)

= 2 * £ ' £ ' N f b ( ¿ JVt r t ) | j W | d i d-,

donde | ¡ es el jacobiano de la transform ación de coordenadas n atu ra les


a cartesianas r, r. Sim ilarm ente a lo explicado en el A p arta d o 5.8
los integrandos de (6.39) y (6.40) contienen funciones racionales de las
coordenadas naturales, lo que exige el uso de integración n um érica. Así,
p ara elementos cuadrangulares puede utilizarse u na c u a d ra tu ra de G auss-
Legendre de orden x n q (ver A partado 5.9.1) p ara el cálculo de las
integrales anteriores como

K';)=2irÉ É Bf ° BJ(x>v*)ij(e)i| Wp
P= 1?=1 L k=l } p, q

(6.41)

*íf’ = 2 ^ E E Í N r i> ( ¿ , V t r t ) | j M | | W p W<


P=l?=l k= 1 J „„

Obsérvese que la principal diferencia de las ecs.(6.41) con las análogas de


elasticidad plana (A partado 5.9.4) es que en el integrando de las prim eras
interviene como m ultiplicando la coordenada radial r, qué debe evaluarse en
cada punto de integración m ediante la interpolación isoparam étrica definida
por la ec.(6.38).
P ara elementos triangulares puede hacersé uso de- la c u a d ra tu ra de
integración p ara triángulos definida en el A p artad o 5.9.2.
S O LID O S P E R E V O L U C IO N 263

6 .6 A N A L O G IA E N T R E LA S F O R M U L A C IO N E S D E E L E ­
M E N T O S F IN IT O S P A R A E L A S T IC ID A D B ID IM E N S IO -
N A L Y S O L ID O S D E R E V O L U C IO N
* ‘‘.i .
A unque tipológicamente los sólidos de revolución son estructuras muy
diferentes a las que pueden analizarse bajo las hipótesis de tensión o
deformación p lana estudiada en el Capítulo 5, el cálculo por el método de los
elementos finitos de todas ellas-presenta m uchos'puntos en común. Así, -la
m atriz de deformación B,- en ambos tipos de problemas es muy similar como
se m uestra a continuación:

E la s tic id a d bid im en sió n al S ólid o s d e rev o lu c ió n

Matriz B;
á*
1___

- o
0 ' £x 0 £z
6 tt; 6N; 7r.- (6.42)
0 % £U üz dr

- f 0 - e9

Se observa que intercambiando las coordenadas x e y por r y z ambas


m atrices B ; coinciden, a excepción de la cuarta fila correspondiente a la
deformación circunferencial en sólidos de revolución. Es interesante advertir
que p ara r —►oo dicha deformación tiende á cero con lo que en el límite (r =
oc) -los térm inos no nulos de .ambas matrices coinciden. E sta coincidencia
tiene tam bién un significado físico claro, ya que al crecer el radio de un
sólido de revolución su comportamiento se asemeja más al de un problema
de defprmación plana.
De hecho, un sólido prismático puede siempre interpretarse como parte
integrante de un cuerpo de revolución de radio infinito, siendo evidente la
analogía entre ambos problemas en este caso.
Estas analogías se extienden también sil cálculo de las integrales del
elemento. De las ecs.(6.25) y (5.61) se deduce que ambas expresiones son
análogas si-se sustituye el término 2 nrdrdz, que e x p re s a d diferencial de
área en solidos de revolución, por tdxdy p a ra d asticid a d plana. Por tanto,
es muy fácil escribir un programa de ordenador que perm ita el análisis de
problemas de sólidos de revolución y de elasticidad bidimensiónal de forma
~ (i4 _ Cáiculo de csmicúiras. por >¿I gftéiodg^dg ^elememos finitos

unificada. E ste te m a se am pliará en el Capítulo. 16 al tr a ta r la p ro g ram ació n


del m éto d o de elem entos finitos. : . r. r ...

6 .7 E J E M P L O S D E A P L I C A C I O N
6 .7 .1 C i lin d r o in f in it a m e n te l a r g o 'b á j d p r e s ió n e x t e r i o r /
E n este ejem plo se analiza u n cilindro inifin itam én té larg o de rad io
in te rio r a y e x te rio r 2a-bajo u n a presión.exterior p0. E ste.es üri p ro b lem a de.
d eform ación p la n a y p o r ta n to b a s ta con an alizar u n a ro d a ja cóm o se m u e stra
en la F ig u ra 6.10. P a r a el análisis se utilizan 20 elem entos tria n g u la re s de
revolución de tre s nodos, con la m alla y condiciones de co n to rn o q ue se
m u e stra n en la fig u ra.
E n la m is m a fig u ra se com paran los resultados o b ten id o s p a r a la
d istrib u c ió n de ten sio n es radial, circunferencial y axial con la solución e x a c ta
[CIO], sien do ev id en te , en. este caso, la ex a ctitu d del sencillo elem ento
tria n g u la r. ’íf

6 .7 .2 T anque xilm dric^^b|k>^^ula e s f é r ic a b a j o p r e s ió n i n t e r i o r


E n la F igura- 6.1*1 ^ .'^ ‘% j|« f t ^ a /g e o m e t r ía del ta n q u e y sus p ro p ied ad es
m ecán icas. L a c a r g a .q b n s i a a ^ de u n a presión de l T / m 2 a c tu a n d o
so b re to d a la paré< í; •ín 6 iifí^5 jD 6 ^ V n o d o s de la base se h a n su p u e sto
sim p le m e n te ap o v a d o s
E l an á lisis se h a ; ;'^ ^ a l ^ d 3 i i i l i z a n d o u n a m a lla de 3S1 elem en to s
c u a d rilá te ro s S eren d íp ito s dé* 8 nodos. A dviértase que se h a n to m a d o tre s
elem en to s p ax a la discretización sobre el espesor.
L a F ig u ra 6.1 1 b m u e stra la deform ada de la m alla. P o r o tr a p a rte , en
la F ig u ra 6.11c se h a represen tad o la variación de la ten sió n circu n feren cial
so b re la lin e a c e n tra l d e la sección m eridional. O bsérvese q u e la m ay o r p a r te
de la p a re d c ilin d ric a e s tá so m etida a 'u n éstád o dé te n sió n circu n feren cial
c o n s ta n te , d á n d o s e la s mayores variaciones de e s ta ten sió n en la zo n a de
u n ió n .entre .p a re d y cú p u la y en la p ro p ia cú p u la.' F in a lm e n te , en la F ig u ra
6 .l i d se m u e s tr a u n d etalle ele las lineas de igual ten sió n circ u n feren cial4en
la z o n a d e u n ió n e n tr e la p ared cilindrica y la cú p u la.

6 .7 .3 S e m ie s p a c io e lá s tic o b a jo c a r g a p u n tu a U - P r o b le m a d e
B o u s s in e s q .. :
E n e ste e jem p lo , el conocido, p ro b lem a de. B o ussinesq de an álisis de u n
sem iespacio e lá stic o b a jo carg a p u n tu a l se e s tu d ia a n a liz a n d o ^un d o m in io
c u a d ra d o de rev o lu c ió n de 4 .x 4 m ts . El. cálculo se h a efectuado" con la
m a lla de e le m e n to s c u a d rilátero s S e re n d ip itp s.d e 8 n o d o s que se m u e stra
en la F ig u ra 6;12a. E n, la F i ^ r a 6 -12b se h a n re p re se n ta d o las lin eas de
igual d e s p la z a m ie n to v ertical ..norm alizado-en .u n a zo n a p ró x im a a la carg a.
A d v iérta se los a lto s g rad ie n tes de d esp lazam ien to s en d ic h a zona, com o e ra
SO LID O S DE REVOLUCION 263

KUN ER T H ERN AN GU ILLERM O


IN G E N IE R O M E C A N IC O

Figura 6.10; Cilindro infinitamente largo bajo presión interior.

d e esperar, debido a que el valor teórico del desplazam iento b ajo la carga es
infinito. P o r o tra p arte , en la F ig u ra 6.12c se m u e stran las distribuciones de
la tensión ó z y el desplazam iento vertical w a lo largo de u n a línea horizontal
a dos altu ras de z — 0.50 y l.Om. En am bos casos la com paración de los
resu ltados con la solución teórica [T6J es m uy buena.
266 Cálculo de estructuras por el método de elementos finitos

(a) (b)

(c) (d)
Tensión

F ig u ra 6.11 T anque^ilíndrico con cúpula esférica bajo presión interior.


(a) G eom etría y m alla utilizada, (b) D eform ada de la
• malla. . ( c ) . D istribución de la tensión circunferencial erg
a lo largo de la linea central, (d) Lineas de igual tensión
erg en la zona de unión cúpula-pared.
267
SOLIDOS DEREVOLJJCION
' 268 'C alculo dé estructuras 'por el' m étodo'de elementos finitos

6 .8 C O N C L U S I O N E S

E n e ste ca p ítu lo hem os estu d iad o con detalle la form ulación de elem entos
de sólido :d e revolución som etidos a cargas de revolución.
E s in te re sa n te rem arcar que todos los asp ecto s relacionados con la
d isc re tiz a c ió n y el tip o de elem entos son com pletam ente idénticos a lo ya
e s tu d ia d o p a r a problem as de elasticidad p la n a en el C ap ítu lo 5. Inc\uso
la m e to d o lo g ía de obtención de las m atrices y vectores de los diferentes
elem e n to s es m u y sim ilar al caso plano, lo que sim plifica en o rm e m en te la
o rg a n iz a c ió n de u n p ro g ra m a de cálculo com ún.
A sim ism o , en líneas generales el co m portam iento de los elem en to s
de só lid o d e revolución sigue la m ism as p a u ta s que lo