Вы находитесь на странице: 1из 118

Autor: Verónica Nicoletti

DERECHO PROCESAL CIVIL

Bolilla 1: Derecho Procesal Civil. Poder Judicial. Principios Procesales.

1) El derecho procesal civil: Desde el punto de vista de la teoría general del derecho, el
derecho procesal puede ser definido como aquella rama de la ciencia jurídica que se refiere al
proceso en sentido amplio, entendiendo por tal a la actividad desplegada por los órganos del
Estado en la creación y aplicación de normas jurídicas generales o individuales. El derecho
procesal en sentido estricto estudia por un lado el conjunto de actividades que tienen lugar
cuando se somete a la decisión de un órgano judicial o arbitral la solución de cierta categoría
de conflictos jurídicos suscitados entre dos o mas personas (partes), o cuando se requiere la
intervención de un órgano judicial para que constituya, integre o acuerde eficacia a
determinada relación o situación jurídica.

OM
En el derecho positivo argentino solo cabe reconocer a dos tipos de procesos judiciales –el civil
y el penal- que si bien tienen suficiente autonomía, coinciden esencialmente en aspectos
básicos referidos entre otros, a conceptos de jurisdicción, acción, pretensión, sujetos y actos
procesales.
El derecho procesal civil se ocupa del estudio de todos aquellos procesos cuyo objeto consiste
en una pretensión o petición fundada en el derecho privado (civil y comercial). En nuestro país,
sin embargo, es aun habitual incluir en el marco de aquella disciplina al proceso laboral, ya que
la mayor parte de los principios del proceso civil mantiene vigencia en su respecto.

.C
Contenido: En general, existe acuerdo doctrinario en asignar al derecho procesal el estudio de
las siguientes materias:
1- Jurisdicción y competencia de los órganos judiciales y régimen jurídico a que se hallan
sometidos los integrantes de estos últimos (facultades, deberes, etc., de los jueces y
DD
auxiliares). Desde el mismo punto de vista orgánico, también forma parte del derecho
procesal lo concerniente a la capacidad, designación y recusación de los árbitros y
amigables componedores.
2- Régimen jurídico de las partes y peticionarios y de sus representantes y asistentes. A
este punto esta vinculado el estudio de la pretensión procesal y de la petición procesal
extracontenciosa, que constituyen respectivamente el objeto de los procesos
contencioso y voluntario.
LA

3- Requisitos, contenido y efectos de los actos procesales y trámite del proceso a través
de los distintos procedimientos que lo integran.

2) El Poder Judicial:

Jurisdicción Federal y Local:


FI

Esta distinción se da según su origen o base estatal.


La jurisdicción federal es aquella llamada a intervenir en los asuntos que afectan a la totalidad
de la Nación, a diferencia de las jurisdicciones que entienden en los asuntos limitados a la
capital de la Nación, o al territorio de cada provincia o estado federado.
Las constituciones provinciales, tienen una obligación impuesta por el Art. 5 de la Constitución


Nacional, por la cual deben comprometerse a asegurar la forma representativa, república y


federal, organizándose bajo la división de poderes y proporcionando las bases de
establecimientos de la magistratura judicial, previendo su organización legal y dictando sus
propios códigos de procedimiento.
La fuente directa de la jurisdicción federal esta en la Constitución Nacional. De ella surgen sus
límites, que son consecuencia de la delegación de competencias que han hecho las provincias
en el poder central. La jurisdicción federal es la facultad concedida al Poder Judicial de la
Nación para administrar justicia en los casos, sobre las personas y en los lugares
especialmente determinados por la CN.
Esta jurisdicción federal es:
- De excepción: no puede apartarse de las hipótesis que le fija la CN.
- Es improrrogable: en caso de concurrencia con otra jurisdicción (local), las partes no
pueden prorrogarla ni declinarla.
- Es Privativa: Si coincide con la provincial tiene preferencia.
- Es Suprema e irrecurrible: Los fallos de la justicia federal, solo pueden ser revisados
por sus tribunales superiores siendo en última instancia, definitivos e irrecurribles. (Los

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

fallos en última instancia de las justicias locales admiten una revisión: Recurso de
inconstitucionalidad ante la CSJN)
Por el Art. 108 de la CN, la justicia federal está formada por una Corte Suprema de Justicia de
la Nación, Tribunales Inferiores (distribuidos en toda la República: se trata de los juzgados
federales y las cámaras nacionales de apelación)
Los juzgados federales de 1º instancia están distribuidos en número variable en la capital
federal, en la provincia de Bs. As y en las principales ciudades del interior del país. En 1992 se
creó la Cámara de Casación Penal, cuya jerarquía institucional es superior a la de las Cámaras
de Apelaciones e inferior a la CSJN. En el mismo año, se dispuso la creación de Tribunales
orales en lo Criminal federal, con asiento en la Capital Federal y en distintas ciudades del país.

Jurisdicción Local: También llamada jurisdicción provincial, entiende en todas las causas de
derecho común que no reúnan los requisitos como para caer en la jurisdicción federal. La

OM
organización de esta justicia puede variar, pero siempre se prevé la existencia de un Tribunal
Superior de Justicia Local, Cámaras de Apelaciones y de Juzgados de 1º Instancia, y en
algunos casos se agregan los Juzgados de Paz.

3) Los principios procesales:


Los principios procesales son directivas u orientaciones generales en que se inspira cada
ordenamiento jurídico procesal. Responden a circunstancias históricas, políticas y sociales

.C
vigentes en la comunidad de que se trate.
Los principios procesales sirven de bases previas al legislador para estructurar las instituciones
del proceso en uno u otro sentido, también facilitan el estudio comparativo de los diversos
ordenamientos procesales y se constituyen como instrumentos interpretativos de gran valor.
No existe acuerdo entre los autores acerca del número y de la individualización de los
DD
principios procesales.
A) Principio Dispositivo → Es aquel en cuya virtud se confía a la actividad de las partes
tanto el estimulo de la función judicial como la aportación de los materiales sobre los cuales ha
de versar la decisión del juez. La vigencia de este principio se manifiesta en los siguientes
aspectos:
· Iniciativa (el proceso civil solo puede iniciarse a instancia de parte)
· Disponibilidad del derecho material (Una vez iniciado el proceso, el órgano judicial se halla
LA

vinculado por las declaraciones de voluntad de las partes relativas a la suerte de aquel o
tendientes a la modificación o extinción de la relación del derecho material en la cual se fundo
la pretensión. Es así como el actor se encuentra facultado para desistir de la pretensión,
requiriéndose la conformidad del demandado cuando el desistimiento es posterior a la
notificación de la demanda. También el demandado está facultado para allanarse a la
pretensión del actor y ambas partes para transigir (CPN Art. 304) conciliarse (Art.309) o
FI

someter el pleito a la decisión de jueces árbitros (CPN Art. 736) o de amigables componedores
(CPN Art. 766). Hay que señalar también que en cierta clase de relaciones jurídicas, en las
cuales existe un interés social comprometido, imponen la necesidad de que respecto de los
procesos en que ellas se controviertan prevalezcan los poderes del juez sobre las facultades
dispositivas de las partes, Ej. En los procesos relativos al estado civil y la capacidad de las


personas)
· Impulso procesal (consiste en la actividad que es menester cumplir para que, una vez puesto
en marcha el proceso mediante la interposición de la demanda, aquel pueda superar los
distintos períodos de que se compone y que lo conducen hasta la decisión final. La doctrina
suele referirse a los principios de “impulso de parte” y de “impulso oficial” según que,
respectivamente, la actividad procesa de las partes o del tribunal, aunque sin dejar de
reconocer la estrecha vinculación que el primero guarda con el principio dispositivo. Pero debe
entenderse que el principio de impulso de parte es una consecuencia del mencionado principio
dispositivo.
· Delimitación del thema decidendum (el principio dispositivo impone que sean las partes
exclusivamente quienes determinen el thema decidendum, debiendo el juez, por lo tanto, limitar
su pronunciamiento a las alegaciones formuladas por aquéllas en los actos de constitución del
proceso)
· Aportación de los hechos (la aportación de los hechos en que las partes fundan sus
pretensiones y defensas constituye una actividad que les es privativa, estando vedada al juez
la posibilidad de verificar la existencia de hechos no afirmados por ninguno de los litigantes.

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Igualmente le está vedado el esclarecimiento de la verdad de los hechos afirmados por una de
las partes y expresamente admitidos por la contraria –afirmación bilateral-)
· Aportación de la prueba (No obstante que la estricta vigencia del principio dispositivo exigiría
que la posibilidad de aportar la prueba necesaria para acreditar los hechos controvertidos se
confiase exclusivamente a la actividad de las partes, aun las leyes procesales mas firmemente
adheridas a ese principio admiten, en forma concurrente con dicha carga, aunque subordinada
a ella, la facultad de los jueces para complementar o integrar, ex officio, el material probatorio
del proceso. El CPN autoriza a los jueces y tribunales a “ordenar las diligencias necesarias
para esclarecer la verdad de los hechos controvertidos, respetando el derecho de defensa de
las partes” y a “decidir en cualquier estado de la causa la comparecencia de testitos, peritos,
consultores técnicos, para interrogarlos acerca de lo que creyeren necesario”.
B) Principio de Contradicción → Este principio también llamado de bilateralidad
o de controversia, deriva de la cláusula constitucional que consagra la inviolabilidad de la

OM
defensa en juicio de la persona y de los derechos. Implica la prohibición de que los jueces
dicten alguna resolución sin que previamente hayan tenido oportunidad de ser oídos quienes
pudieran verse directamente afectados por ella. Es sobre esa idea fundamental que las leyes
procesales estructuran los denominados actos de transmisión o comunicación como son los
traslados, las vistas y las notificaciones. Las leyes procesales deben acordar a quienes
pudieran encontrarse en aquella situación, una suficiente y razonable oportunidad de ser oídos
y producir pruebas. No exige la efectividad del ejercicio de tal derecho, razón por la cual no
puede invocarse cuando la parte interesada no hizo valer, por omisión o negligencia, los

.C
medios de defensa, pruebas o recursos de que dispuso en su momento. La índole de ciertos
procesos, sin embargo, impone la necesidad de que las resoluciones judiciales que en ellos
deben recaer se dicten, sea sin la previa audiencia de la parte a quien afectan, sea mediante
una audiencia restringida. Así tanto razones de urgencia como obvios imperativos de
efectividad requieren que las medidas cautelares se decreten inaudita parte e igualmente, la
DD
misma naturaleza del proceso de ejecución excluye la posibilidad de que en él se deduzcan
defensas o excepciones atinentes a la relación de derecho sustancial o fundadas en
circunstancias anteriores a la creación del título ejecutivo o ejecutorio. Pero tanto en uno como
en otro caso no media una derogación del principio examinado, sino un aplazamiento o
postergación de la facultad de ser oído o de controvertir con amplitud, ya que las medidas
cautelares pueden ser cuestionadas mediante los recursos de reposición o de apelación una
vez llevadas a cabo; y en el caso de los procesos de ejecución la ley acuerda, tanto al
LA

ejecutante como al ejecutado, la facultad de promover un juicio de conocimiento posterior en el


que no rigen las restricciones precedentemente señaladas.
C) Principio de Escritura → De acuerdo a este principio, el juez o el tribunal
conoce las pretensiones y peticiones de las partes a través de actos “escritos”. Chiovenda
entiende que es difícil concebir hoy un proceso oral que no admita en algún grado la escritura,
ni un proceso escrito que no admita en algún grado la oralidad. El principio de oralidad
FI

requiere, sustancialmente, que la sentencia se funde tan solo en aquellas alegaciones que
hayan sido verbalmente expresadas por las partes ante el tribunal de la causa. Pero ello no
incluye totalmente la necesidad de la escritura. También constituye aplicación del principio de
escritura en el proceso oral, la documentación que debe realizarse de las declaraciones
formuladas y de las pruebas recibidas en las audiencias, en aquellos regimenes procesales


que instituyen, además, la doble instancia judicial. El ordenamiento procesal vigente, pese a
adherir al principio de escritura, tampoco descarta que ciertos actos procesales se realicen en
forma oral. La oralidad, en tales supuestos, puede ser actuada como ocurre con la prueba de
absolución de posiciones, en la cual las declaraciones del confesante deben ser extendidas en
actas por el secretario “a medida que se presten, conservando en cuanto sea posible el
lenguaje de lo que hubiesen declarado” o cuando los peritos, en razón de la naturaleza de la
diligencia, estén en condiciones de dar su dictamen en audiencia y puede ser simple como
sucede cuando los litigantes informan in voce ante las cámaras de apelaciones. Según KISCH:
El principio de la escritura tiene a su favor la mayor seguridad que proporciona el que las
declaraciones queden fijas y permanentes, de suerte que en cualquier momento pueden ser
reconstituidas y examinadas. Pero en cambio de esto, la reducción a escritos exige mucho
tiempo, la lectura es incómoda y la sustanciación se hace pesada por el continuo traslado de
escritos de las partes al tribunal y de aquellas entre sí. Es un obstáculo contra la publicidad y
se presta fácilmente a que sea solo un miembro del tribunal colegiado el que se entere a fondo
del asunto en tanto que los demás se confían por entero a él. La oralidad tiene también sus
puntos débiles. Da ocasión a que al oír se malentienda o se dejen pasar puntos interesantes,

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

exige que los jueces y las partes tengan fácil comprensión y memoria; y reclama del adversario
una gran destreza y facultades de improvisación para responder al ataque.
D) El Principio de la Publicidad → El principio de la publicidad comporta la
posibilidad de que los actos procesales sean presenciados o conocidos incluso por quienes no
participan en el proceso como partes, funcionarios o auxiliares. Ha sido adoptado por la mayor
parte de las leyes procesales civiles modernas, y reconoce su fundamento en la conveniencia
de acordar a la opinión pública un medio de fiscalizar la conducta de magistrados y litigantes.
Por ello, a parte de cumplir una función educativa en tanto facilita la divulgación de las ideas
jurídicas, sirve para elevar el grado de confianza de la comunidad en la administración de
justicia. La determinación de las causales de excepción queda librada en cada caso al prudente
arbitrio de los jueces, contra cuyas resoluciones en tal sentencio –que deben ser fundadas- no
cabe recurso algún salvo que mediante ellas se excluyese la comparecencia de alguna de las
partes, de sus letrados o apoderados.

OM
E) El Principio de Preclusión → Con respecto al orden en que deben cumplirse
los actos procesales existen, en la legislación comparada, dos principios básicos: el de unidad
de vista y el de preclusión. De acuerdo con el primero, de cuya aplicación suministra un
ejemplo la ordenanza procesal civil alemana, los distintos actos que integran el proceso no se
hallan sujetos a un orden consecutivo riguroso, de manera que las partes pueden, hasta el
momento en que el tribunal declara al asunto en condiciones de ser fallado, formular
peticiones, oponer defensas y proponer elementos probatorios que no se hicieron valer en un
período anterior. Según el segundo, que tiene su raíz histórica en el proceso romano canónico

.C
y es el que domina en nuestro ordenamiento jurídico, el proceso se halla articulado en diversos
períodos o fases dentro de cada uno de los cuales deben cumplirse uno o más actos
determinados, con la consecuencia de que carecen de eficacia aquellos actos que se cumplen
fuera de la unidad de tiempo que les está asignada. Por efecto de la preclusión adquieren
carácter firme los actos cumplidos dentro del período o sección pertinente, y se extinguen las
DD
facultades procesales que no se ejercieron durante su transcurso. Así por ejemplo, la falta de
presentación de la prueba documental con los escritos de demanda, reconvención o
contestación de ambas (CPN Art. 333) impide aportar esa clase de prueba en una oportunidad
posterior (CPN Art. 335). La preclusión es la pérdida o extinción o consumación de una facultad
procesal. Chiovenda explica que estas situaciones pueden ser consecuencias de: 1º no
haberse observado el orden señalado por la ley para su ejercicio, como los plazos perentorios
o la sucesión legal de las actividades y de las excepciones; 2º haberse realizado una actividad
LA

incompatible con el ejercicio de la facultad, como la proposición de una excepción incompatible


con otra, o el cumplimiento de un acto incompatible con la intención de impugnar una
sentencia; 3º haberse ejercitado ya válidamente una vez la facultad (consumación propiamente
dicha).
El concepto de preclusión no debe confundirse con el concepto de cosa juzgada. Es inherente
a esta última, en efecto, la incontestabilidad futura del derecho reconocido por una sentencia
FI

definitiva; incontestabilidad que puede hacerse valer en el proceso en el que aquella se dictó o
en cualquier otro proceso. Pero el carácter definitivo de la sentencia supone, necesariamente,
una preclusión que se halla representada, en el caso, por la pérdida o consumación de las
impugnaciones de que aquélla puede ser objeto.
F) Principio de Economía Procesal: Este principio es comprensivo de todas aquellas


previsiones que tienden a la abreviación y simplificación del proceso, evitando que su


irrazonable prolongación haga inoperante la tutela de los derechos e intereses comprometidos
en él. Constituyen variantes de este principio los de concentración, eventualidad, celeridad y
saneamiento.
El principio de Concentración apunta a la abreviación del proceso mediante la reunión de toda
la actividad procesal en la menor cantidad de actos y a evitar, por consiguiente, la dispersión
de dicha actividad. Contribuye a eliminar inútiles dispendios de actividad. El CPN lo consagra
con carácter general, en tanto instituye como uno de los deberes de los jueces el de
“concentrar en un mismo acto o audiencia todas las diligencias que sea menester realizar”.
El principio de Eventualidad es aquel en cuya virtud todas las alegaciones que son propias de
cada uno de los períodos preclusivos en que se divide el proceso deben plantearse en forma
simultánea y no sucesiva, de manera tal que, en el supuesto de rechazarse una de ellas, pueda
obtenerse un pronunciamiento favorable sobre la otra u otras, que quedan planteadas in
omnem eventum. El CPN hace aplicación de este principio al establecer la carga de oponer
todas las excepciones previas al mismo tiempo y en un solo escrito, y al acordar la facultad de
acumular subsidiariamente el recurso de apelación al de revocatoria.

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

El principio de Celeridad está representado por las normas que impiden la prolongación de los
plazos y eliminan trámites procesales superfluos u onerosos. Son múltiples las disposiciones
que el CPN contiene en ese sentido.
El principio de Saneamiento denominado también de “expurgación”, es aquel en virtud del cual
se acuerdan al juez facultades suficientes para resolver, in limine, todas aquellas cuestiones
susceptibles de entorpecer el pronunciamiento sobre el mérito de la causa, o de determinar, en
su caso la inmediata finalización o la abreviación del proceso.
G- El Principio de Adquisición: Si bien las cargas de la afirmación de la prueba se
hallan distribuidas entre cada una de las partes, los resultados de la actividad que aquellas
realizan en tal sentido se adquieren para el proceso en forma irrevocable, revistiendo carácter
común a todas las partes que en él intervienen. De acuerdo con el principio de adquisición, por
lo tanto, todas las partes vienen a beneficiarse o a perjudicarse por igual con el resultado de los
elementos aportados a la causa por cualquiera de ellas. El principio impide que alguna de las

OM
partes que produjo una prueba desista luego de ella en razón de serle desfavorable, etc.
H- Principio de Inmediación: Es aquel que exige el contacto directo y personal del
juez o tribunal con las partes y con todo el material del proceso, excluyendo cualquier medio
indirecto de conocimiento judicial (escritos, informes de terceros, etc.). El CPN instituye, como
regla, el deber de los jueces de asistir a las audiencias de prueba y suprime el principio de la
recepción de la prueba testimonial por los secretarios. La ley 22.434 introdujo como Art. 125 bis
del CPN una norma en cuya virtud “las audiencias de posiciones serán tomadas personalmente
por el juez, bajo sanción de nulidad”.

.C
I- Principio de Legalidad de las Formas: Este principio excluye la posibilidad de que
las partes convengan libremente los requisitos de forma, tiempo y lugar a que se han de
hallarse sujetos los actos procesales, pues tales requisitos se encuentran predeterminados por
ley. Está limitado, sin embargo, por la existencia de normas dispositivas y es inaplicable en los
procesos de árbitros y de amigables componedores.
DD
BOLILLA 2. JURISDICCIÓN Y COMPETENCIA

1) Jurisdicción:
Couture define a la jurisdicción como “La función pública realizada por órganos competentes
del Estado con las formas requeridas por la ley en virtud de la cual, por acto de juicio se
determina el derecho de las partes con el objeto de dirimir sus conflictos y controversias de
LA

relevancia jurídica mediante decisiones con autoridad de cosa juzgada, eventualmente factibles
de ejecución”.

CARACTERES Y FUNCIONES
Jurisdicción es un poder, una función estatal que tiene por objeto la realización por un lado de
un sistema institucional y verificar la aplicación del derecho sustancial en los conflictos ante
FI

demandas o peticiones subjetivas. Esta función – poder tiene determinadas características:

Es un poder- deber desde que comprende el poder del juez (de resolver conflictos con
relevancia jurídica aplicando la norma al caso concreto) y el deber de hacerlo (para mantener la
paz y el orden social, ante la prohibición de la autodefensa particular).


Es Pública, función propia del Estado: la sociedad deja en manos del Estado esta función,
delega la justicia por mano propia para que sea pública.
La Jurisdicción es Imparcial: cuando decide lo hace imparcialmente, sin interés ni conexión
alguna con las manifestaciones interesadas en juego. Esto también se da en el caso de los
árbitros.
La jurisdicción es independiente: es ejercida por órganos independientes que integran un
poder del Estado, dotados de autonomía y sin sujeción a las directivas o instrucciones de los
superiores jerárquicos.
La jurisdicción es exclusiva e indelegable: El juez no puede delegar en otras personas el
ejercicio de sus funciones la jurisdicción es indelegable porque su ejercicio es “intuito
personae” del juez.
La Jurisdicción es Improrrogable: ¿Hasta donde por acuerdo de valores se puede prorrogar
la jurisdicción? En principio no se puede prorrogar la jurisdicción (elegir el órgano estatal
jurisdiccional que va a resolver el conflicto). La jurisdicción es de orden público, hace a la
organización estatal y no puede ser prorrogado. La jurisdicción expresa la soberanía del
Estado. En el Estado Argentino la única manera de dirimir los conflictos es en el Estado.

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Da una respuesta: esta función emite un dictamen, da una respuesta que no es opinión, sino
algo que tiene imperio, respecto a que se cumpla lo que se decide. Esto es lo que diferencia a
la jurisdicción de los árbitros. La diferencia entre jurisdicción pública y arbitral es que la
segunda no puede obligar coercitivamente el cumplimiento de una resolución. Yo acudo ante
un órgano jurisdiccional para que de respuesta a la demanda y su decisión será impuesta al
individuo, condenando a que lo cumpla, a diferencia de la decisión arbitral que es voluntaria.
La jurisdicción es de Orden Público: se entiende por orden público a las condiciones
fundamentales de la vida social instituidas en una comunidad jurídica, las cuales, por afectar
centralmente a la organización de esta, no puede ser alteradas por la voluntad de los
individuos, porque afectaría a la sociedad. Al ser de orden público, la jurisdicción es además de
cumplimiento obligatorio y general.

ORGANOS

OM
La administración de justicia se halla confiada a determinados órganos del Estado, cada uno de
los cuales se compone de un conjunto o agregado de personas cuyas actividades concurren al
cumplimiento integral de la función judicial. Las más trascendentes de esas actividades
incumben al juez o eventualmente a varios jueces, según se trate de un órgano unipersonal o
colegiado. Las restantes actividades revisten carácter secundario o instrumental respecto de
aquellas, y se hallan encomendadas a quienes cabe denominar auxiliares de los jueces.
Los jueces nacionales revisten los siguientes caracteres:
· Son permanentes ya que el Art. 18 de la CN ha proscripto los juicios por comisiones

.C
especialmente designadas para un caso determinado, aunque, como bien lo puntualiza
Rubianes, esta calidad no apunta a los jueces como personas físicas sino a los órganos que
integran, ya que aquellos pueden cambiar por renuncia, jubilación, fallecimiento o remoción.
· Son sedentarios es decir, solo pueden cumplir su función dentro de la circunscripción
territorial establecida como sede del respectivo juzgado o tribunal. Hacen excepción a esta
DD
regla los jueces de la Cámara Nacional Electoral, quienes pueden trasladar su sede
temporalmente a los distritos.
· Son inamovibles por cuanto, sin perjuicio de la caducidad y duración limitada de sus
designaciones por razones de edad, conservan sus empleos mientras dure su buena conducta
y no pueden ser separados sino por juicio político.
· Son letrados ya que constituye requisito de su designación la posesión del titulo de abogado.
· De acuerdo a la Reforma constitucional de 1994 según se trate de los magistrados de la
LA

CSJN o de los que integran los Tribunales inferiores hay distintos modos de designación. Los
primeros, deben ser designados por el Presidente de la Nación con acuerdo del Senado con
2/3 de sus miembros presentes, en sesión pública convocada al efecto. También incumbe al
presidente de la Nación el nombramiento de los jueces de los tribunales inferiores, aunque con
la diferencia de que debe hacerlo sobre la base de una propuesta en terna vinculante emitida
por el Consejo de la Magistratura.
FI

Deberes de los jueces:


A) Es deber primario y fundamental de los jueces el de administrar justicia cada vez que
tal actividad le sea requerida en un caso concreto. Existe un deber de ejercer la
actividad judicial, que es correlativa del derecho que incumbe a las partes en el sentido


de que sus peticiones sean resueltas o proveídas, independientemente del contenido


de la respectiva decisión. En este punto, los jueces, deberán respetar a su vez todos
los plazos establecidos por el Código de Procedimiento.
B) Es deber de los jueces asistir a las audiencias de pruebas, bajo pena de nulidad en los
supuestos en que la ley lo establece o cuando cualquiera de las partes lo pidiere con
anticipación no menos de 2 días a su celebración, y realizar personalmente las demás
diligencias que el Código u otras leyes ponen a su cargo, con excepción de aquellas
donde la delegación estuviese autorizada. Además el agregado introducido por la ley
22.434 en el Art. 125 bis del CPN dice que “las audiencias de posiciones serán
tomadas personalmente por el juez, bajo sanción de nulidad”.
C) Como garantía contra la arbitrariedad y con el fin de asegurar el debido control sobre la
actividad judicial, la ley impone a los jueces el deber de motivar o fundar sus
decisiones. El CPN lo instituye expresamente con respecto a las sentencias definitivas
o interlocutorias, agregando que los jueces deben respetar la jerarquía de las normas
vigentes y el principio de congruencia. La CSJN tiene decidido que a la condición de
órganos de aplicación del derecho vigente va entrañablemente unida a la obligación

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

legal de los jueces de fundar sus sentencias y que la exigencia de que las decisiones
judiciales tengan fundamentos serios reconoce raíz constitucional.
D) Incumbe a los jueces, a si mismo, dirigir el procedimiento, debiendo, dentro de los
limites establecidos en el Código: 1º Concentrar en lo posible en un mismo acto o
audiencia todas las diligencias que sea menester realizar. 2º Señalar antes de dar
tramite a cualquier petición, los defectos u omisiones de que adolezca, ordenando que
se subsanen dentro del plazo que fijen, y disponer de oficio toda diligencia necesaria
para evitar nulidades. 3º Mantener la igualdad de las partes en el proceso. 4º Prevenir y
sancionar todo acto contrario al deber de lealtad, probidad y buena fe. 5º Vigilar para
que la tramitación de la causa procure la mayor economía procesal. Igualmente deben
los jueces declarar en oportunidad de dictar sentencias definitivas la temeridad o
malicia en que hubieren incurrido los litigantes o profesionales intervinientes.
E) En materia civil, les esta vedado a los jueces proceder de oficio. La regla expresamente

OM
consagrada por el Art. 2 de la ley 27, surge así mismo, del contexto del CPN,
especialmente la norma contenida en el Art. 163 Inc. 6, en cuya virtud la sentencia
definitiva debe contener decisión expresa, positiva y precisa, con arreglo a las
pretensiones deducidas en el juicio. Debe entenderse, sin embargo, que la regla no es
aplicable respecto al derecho, pues de conformidad con el principio iura novit curia
incumbe a los jueces la facultad de calificar jurídicamente los hechos de la causa, con
prescindencia de la norma o normas invocadas por las partes. Existen, a si mismo,
disposiciones expresas que autorizan al juez, durante el desarrollo del proceso, a

.C
pronunciarse sin que medie petición de parte, como ocurre, por ejemplo en los casos
en que su incompetencia resulte de los términos de la demanda, en las medidas
introductorias, etc.
F) Los jueces residirán en la ciudad en que ejerzan sus funciones o en un radio de hasta
70 kilómetros de la misma. Para residir a mayor distancia requieren autorización de la
DD
CSJN.

Facultades de los jueces:


A) Tanto los tribunales nacional como los provinciales, tienen la facultad de declarar la
inconstitucionalidad de las leyes, decretos, u ordenanzas sancionados por los otros poderes del
Estado, en los casos concretos que se lleven a su decisión. Tal facultad reconoce fundamento
en el Art. 31 de la CN. Pero la facultad analizada reconoce dos limitaciones fundamentales:
LA

· La prohibición de declarar de oficio la inconstitucional de las leyes nacionales. La CSJN dijo al


respecto que es “condición esencial de la organización del Poder Judicial, el que no le sea
posible controlar su propia iniciativa –de oficio- los actos legislativos ni aun los administración
que por serlo tienen en su favor la presunción de constituir el ejercicio legitimo de la actividad
administrativa, y por consiguiente toda invocación de nulidad contra ello, debe ser alegada y
probada en juicio”.
FI

B) En el Art. 36 del CPN se confiere a los jueces, distintas facultades ordenatorias e


instructorias. Entre las primeras, figuran las de: 1º Tomar medidas tendientes a evitar la
paralización del proceso; 2º Corregir errores materiales, aclarar conceptos oscuros o suplir
cualquier omisión acerca de las pretensiones discutidas en el litigio siempre que la enmienda,
aclaración o agregado no altere lo sustancial de la decisión y esta no hubiese sido notificada a


las partes; 3º Disponer en cualquier momento y sin perjuicio del deber que les impone el Art.
360 Inc. 5 CPN la comparencia personal de las partes para intentar una conciliación.
Entre las facultades instructorias, la norma citada prevé las siguientes:
1º Ordenar las diligencias necesarias para esclarecer la verdad de los hechos controvertidos
respetando el derecho de defensa de las partes.
2º Disponer en cualquier momento la comparecencia personal de las partes para requerir
explicaciones que se estimen necesarias al objeto del pleito.
3º Decidir en cualquier momento la comparencia de los testigos, peritos y consultores técnicos
para lo que se crea necesario.
C) En virtud de las facultades disciplinarias que la ley acuerda a los jueces para mantener el
decoro y buen orden de los juicios aquellos hállanse autorizados para: 1º Mandar que se teste
toda frase injuriosa o redactada en términos indecorosos u ofensivos. 2º Excluir de las
audiencias a quienes perturben su curso. 3º Aplicar las correcciones disciplinarias autorizadas
por el Código, la ley orgánica y reglamentos para la justicia nacional (Art. 35)

INCOMPATIBILIDADES DE LOS JUECES

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

A) Es incompatible el ejercicio de la magistratura judicial con toda actividad política, no


sobre la ideología sino que comporta la prohibición de estar afiliado a un partido político
o actuar en político.
B) Se prohíbe a los jueces el ejercicio del comercio dentro del territorio donde ejercen su
autoridad y jurisdicción con titulo permanente
C) Es incompatible la realización de cualquier actividad profesional, salvo cuando se trate
de la defensa de los intereses personal, del cónyuge, de los padres y de los hijos.
D) No esta permitido a los jueces nacionales el desempeño de la docencia primaria o
secundaria.
E) A los jueces de la Nación les esta prohibido practicar juegos o ir habitualmente a
lugares destinados a ello o ejecutar actos que comprometan la dignidad del cargo.
F) No podrán ser simultáneamente, jueces del mismo tribunal colegiado parientes o afines
dentro del cuarto grado civil. En caso de afinidad sobreviniente el que la causare

OM
abandonara el cargo.

AUXILIARES DEL ORGANO JURISDICCIONAL


El adecuado desarrollo del proceso requiere la actividad de un conjunto de personas que
colaboran con los jueces en la función de administrar justicia, en las que cabe la denominación
de auxiliares internos de aquellos. Se hallan agrupados en categorías que responden a la
mayor o menos importancia de sus funciones, las cuales están previstas en las leyes
orgánicas, códigos de procedimiento y acordadas y reglamentos de los tribunales superiores.

.C
En orden nacional, tales auxiliares se dividen en funcionarios y empleados. Se llaman
magistrados a los jueces de todos los grados; “funcionarios” a los secretarios de 1º y 2º
instancia y los demás empleados de tribunales nacionales que perciben igual o mayor sueldo, y
“empleados” al resto del personal.
El nombramiento y remoción de funcionarios y empleados que dependan de la justicia nacional,
DD
se realizan por la autoridad judicial establecida por los reglamentos de la Corte. Tales
reglamentos disponen, actualmente, que la CSJN y las Cámaras de Apelaciones designen al
personal que respectivamente dependen de ellas.
La designación del personal de los juzgados se practica por la cámara respectiva a propuesta
de los jueces.
Para ser funcionario de la justicia nacional se requiere ser argentino, mayor de edad (los
secretarios de 1 y 2 instancia deben ser además abogados graduados en universidad nacional
LA

o privada reconocido) y para ser empleado, argentino mayor de 18 años debiendo darse
preferencia respecto a estos últimos a quienes hayan completado estudios secundarios y
sepan escribir a maquina. El RJN en el Art. 11 dispone que los funcionarios y empleados
“deberán observar una conducta irreprochable”.
Los funcionarios y empleados de la justicia de la nación no pueden ser removidos sino por
causa de inaptitud, mala conducta, previo sumario administrativo con audiencia del interesado.
FI

Las faltas que cometieren podrán ser sancionadas con prevención, apercibimiento, multa hasta
una suma determinada, suspensión no mayor de 30 días, cesantía y exoneración, debiendo
estas dos ultimas ser decretadas por las autoridades judiciales respectivas que tengan la
facultad de designación.
EL SECRETARIO: Es el más importante de los auxiliares del juez o el tribunal, con quien


colabora en los actos de transmisión y documentación del proceso, ocupándose,


fundamentalmente, de todo lo relativo a la ordenación, formación material y custodia de los
expedientes judiciales y ejerciendo además ciertas funciones decisorias.
Para ser secretario de primera instancia se requiere ser ciudadano argentino, mayor de edad y
abogado graduado en Universidad Nacional o privada reconocida, no pudiendo designarse en
tal carácter el pariente del juez dentro de 4º grado de consanguinidad o 2º de afinidad.
Deberes del secretario:
1) Concurrir diariamente a su despacho y presentar al juez los escritos y documentos que
les fueren entregados por los interesados.
2) Autorizar las diligencias y demás actuaciones que pasen ante ellos y darles su debido
cumplimiento en la parte que les concierne.
3) Organizar los expedientes a medida que se vayan formando y cuidar de que se
mantengan en buen estado.
4) Redactar las actas, declaraciones y diligencias en que intervengan, con excepción de
las que constaten notificaciones personales en el expediente o la remisión de éste a la
cámara, las cuales deben ser extendidas por los oficiales primeros.

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

5) Custodiar los expedientes y documentos que estuvieren a su cargo, siendo


directamente responsables por su pérdida o por mutilaciones o alteraciones que en
ellos se hicieren.
6) Llevar los libros de conocimientos y demás que establezcan los reglamentos. Además
en las secretarías de los juzgados nacionales se llevarán libros de entradas y salidas
de expedientes, de oficios, y comunicaciones, de recibidos de giros y transferencias, de
sentencias, de causas promovidas de oficio o a instancia del ministerio público y de los
trámites principales del procedimiento.
7) Dar recibo de los documentos que les entregaren los interesados, siempre que éstos lo
soliciten.
8) Desempeñar todas las demás funciones designadas en las leyes generales y
disposiciones reglamentarias. A este respecto interesa señalar que el Art. 38 CPN
impone a los secretarios los siguientes deberes:

OM
A) Comunicar a las partes y a los 3ros las decisiones judiciales, mediante la firma de
oficios, mandamientos, cédulas y edictos, sin perjuicio de las facultades que se
acuerdan a los letrados respecto de las cédulas y oficios, y de lo que establezcan los
convenios sobre comunicaciones entre magistrados de distintas jurisdicciones,
debiendo ser firmadas por el juez las comunicaciones dirigidas al PTE de la Nación,
ministros y secretarios del P. Ejecutivo y magistrados judiciales.
B) Extender certificados, testimonios y copias de actas.
C) Conferir vistas y traslados.

.C
D) Devolver los escritos presentados fuera del plazo.

Los secretarios de las cámaras de apelaciones deben reunir los mismos requisitos que los de
primera instancia. El Art. 147 de la ley 1893 les impone los siguientes deberes:
- Concurrir a los acuerdos y redactarlos en el libro respectivo.
DD
- Formular los proyectos de sentencia en vista de los acuerdos.
- Dar cuenta de los escritos, peticiones, oficios y demás despachos, sin demora.
- Autorizar las actuaciones que ante ellos pasen.
- Custodiar los expedientes y documentos que estuvieren a su cargo.
- Cumplir las demás obligaciones que le impongan las leyes y reglamentos.

Los secretarios de la Corte Suprema deben reunir los mismos requisitos que los jueces de las
LA

cámaras nacionales de apelaciones. A ellos les corresponde:


A) Proveer con su sola firma el despacho de trámite y las providencias simples
correspondientes a sus respectivas secretarías, sin perjuicio de que tales actos por el
presidente del tribunal si éste lo estima pertinente o cuando su naturaleza lo requiera,
así como suscribir las comunicaciones que no firme el Presidente o que no se
encomienden por ley o reglamento a otros funcionarios o empleados.
FI

B) Presentar al presidente o a la Corte Suprema los escritos y actuaciones pendientes de


despacho, y someter al tribunal los incidentes a resolución en los juicios.
C) Expedir los testimonios, certificados y demás piezas análogas, correspondientes a los
expedientes judiciales.
D) Intervenir en la clasificación y distribución de los expedientes en estado de sentencia.


Intervenir en la confrontación y autenticación de las sentencias, en el registro de la


jurisprudencia y en la publicación oficial de los fallos, acordadas y digestos del tribunal.

OFICIALES PRIMEROS Y JEFES DE DESPACHO


Incumbe a los oficiales primeros, en su calidad de auxiliares internos de los jueces de primera
instancia, el cumplimiento de las funciones administrativas y notariales consistentes en
certificar la circunstancia de suplirse la omisión de firma de letrado en los escritos o las firmas
puestas a ruego; librar el acta del mandato conferido por la parte a quien se concedió el
beneficio de litigar sin gastos; autorizar el cargo puesto en los escritos; mantener a disposición
de los litigantes y profesionales el libro de asistencia; extender la diligencia de las notificaciones
personales; requerir ese tipo de notificación a quienes concurran a examinar el expediente y
firmar, junto con el secretario, la atestación referente a la negativa al requerimiento o a la
circunstancia de que el interesado no supiere o no pudiere firmar; dejar constancia de la
remisión del expediente a la cámara, y recibir la aceptación del cargo por el perito.
Las mismas funciones competen en lo pertinente a los jefes de despacho en su carácter de
auxiliares de las cámaras de apelaciones.

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

A partir de la ley 22.434 se confieren a los oficiales primeros y jefes de despacho las siguientes
funciones que antes de la ley, eran de los secretarios:
1º Firmar las providencias simples que dispongan: agregar partidas, exhortos, pericias, oficios,
inventarios, tasaciones, división o partición de herencia, rendiciones de cuentas y en general,
documentos o actuaciones similares; también remitir las causas a los ministerios públicos,
representantes del fisco y demás funcionarios que intervengan como parte.
2º Devolver escritos presentados sin copias.

OFICIALES DE JUSTICIA Y UJIERES


El Art. 74 de la ley 1893 asignaba a cada juzgado de primera instancia de la Capital Federal un
oficial de justicia, encargado de cumplir las diligencias ordenadas por los jueces. Hoy tales
empleados dependen de la Oficina de Mandamientos y Notificaciones.
Los ujieres son los empleados que en los tribunales superiores –Corte Suprema y cámaras de

OM
apelaciones- tienen a su cargo el cumplimiento de las notificaciones, embargos y demás
diligencias que les encomiende el respectivo tribunal o su presidente.

LOS CUERPOS TÉCNICOS PERICIALES


Como auxiliares de la justicia nacional y bajo la superintendencia de la Corte Suprema (que
puede delegarla en otras autoridades judiciales y lo ha hecho en la Cámara Nacional de
Apelaciones en lo Criminal y Correccional) actúan: 1º Cuerpos técnicos periciales de médicos
forenses, contadores y calígrafos; 2º Peritos ingenieros, tasadores, traductores e intérpretes.

.C
El cuerpo medico forense cuenta con uno o más peritos químicos y odontólogos que deben
reunir las mismas condiciones que sus miembros y tienen sus mismas obligaciones.
Intervienen en los procesos a requerimiento de los jueces en lo penal, pero sus servicios
pueden ser excepcionalmente utilizados por los jueces de los restantes fueros cuando medien
notorias razones de urgencia, pobreza o interés público; o cuando las circunstancias
DD
particulares del caso, o el monto del juicio, a criterio del juez, hicieren necesario su
asesoramiento.
Los integrantes de los cuerpos técnicos y los peritos son designados y removidos por la Corte
Suprema. Los primeros requieren, para ser designados, ciudadanía argentina, 25 años de edad
y 3 de ejercicio en la profesión o docencia universitaria. Los mismos requisitos son necesarios
para ser perito ingeniero o traductor.
LA

2) El acceso a la jurisdicción: a) La remoción de los obstáculos,


b) La asistencia jurídica. COMPLETAR

3) La competencia: a) Concepto y caracteres, b) Competencia


Federal y provincial, c) Reglas generales y especiales, d)
Desplazamiento de la competencia.
FI

Concepto, clasificación y caracteres: La extensión del territorio, la diversa índole e importancia


de las cuestiones que se ventilan en los procesos, y la posibilidad de que los asuntos sean
examinados en sucesivas instancias, imponen la necesidad de distribuir el ejercicio de la
función judicial de manera tal que cada órgano o grupo de órganos, cumpla aquella función en


forma compatible con la existencia de las referidas circunstancias. Tal necesidad de repartir la
labor judicial determina la aparición del concepto de “competencia” a la cual se la define como
la capacidad o aptitud que la ley reconoce a un juez o tribunal para ejercer sus funciones con
respecto a una determinada categoría de asuntos o durante una determinada etapa del
proceso. La competencia es la medida de la jurisdicción.
La competencia puede clasificarse sobre la base de tres criterios fundamentales: el territorial, el
objetivo y el funcional.
El criterio territorial se vincula con la circunscripción territorial asignada por la ley a la actividad
de cada órgano judicial.
El criterio objetivo atiende a la naturaleza y al monto de las causas, y a él corresponden,
respectivamente, la competencia por razón de la materia.
El criterio funcional, finalmente, toma en cuenta la diversa índole de las funciones que deben
cumplir los jueces que intervienen en las distintas instancias de un mismo proceso.
Como consecuencia del doble orden judicial instituido por nuestra Constitución, cuadra admitir
una primera y fundamental división de la competencia en ordinaria y federal que representan,

10

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

respectivamente, manifestaciones de la autonomía de las provincias y de la soberanía de la


Nación.
La competencia puede ser relativa o absoluta según que admita o no ser prorrogada o
renunciada por las partes.
El CPN sólo admite la prórroga de la competencia territorial siempre que se trate de asuntos
exclusivamente patrimoniales aclarando que si tales asuntos son de índole internacional la
prórroga puede admitirse aun a favor de jueces extranjeros o de árbitros que actúen fuera de la
República, salvo en los casos en que los tribunales argentinos tienen jurisdicción exclusiva o
cuando la prórroga está prohibida por ley.
La prórroga de la competencia puede ser expresa o tácita: es expresa cuando las partes,
mediante convenio escrito eligen al juez que ha de conocer en los litigios que susciten entre
ellas con motivo de las obligaciones contraídas; y es tácita cuando las partes realizan actos
que implican renunciar a la competencia del juez determinado por la ley. Tal renuncia se infiere

OM
respecto del actor, cuando presenta la demanda ante un juez que no corresponde y, respecto
del demandado cuando contesta la demanda, deja de hacerlo u opone excepciones previas sin
cuestionar la competencia del juez mediante la declinatoria.
La competencia es “indelegable”: la competencia tampoco podrá ser delegada pero esta
permitido delegar a los jueces de otras localidades la realización de las diligencias
determinadas. En lo que concierne a su extensión, la competencia comprende todos los
poderes inherentes a la función judicial, se refieren ellos a la cognición o a la ejecución. En lo
que respecta al estadio de cognición el juez competente tiene atribución de conocer el objetivo

.C
principal del pelito, excepciones previas, la reconvención y en general, los incidentes que se
promuevan durante el curso del proceso. En lo que atañe al estadio de ejecución la
competencia incluye los poderes necesarios para que el juez mediante el uso de las medidas
coactivas pertinentes haga efectivo el cumplimiento de sus resoluciones.
DD
OPORTUNIDADES EN QUE SE DETERMINA LA COMPETENCIA
La competencia se determina con arreglo a las normas vigentes en oportunidad de iniciarse el
proceso, y atendiendo, asimismo, al estado de cosas existente en dicha oportunidad. Debe
prescindirse tanto de las normas vigentes en la oportunidad de constituirse la relación jurídica
sobre la que versa el proceso o de producirse los hechos que configuran la causa de la
pretensión, como de los hechos sobrevinientes al momento de interponerse la demanda.
De acuerdo con el régimen del CPN, el juez tiene, durante el curso del proceso, dos
LA

oportunidades para pronunciarse acerca de su competencia. La primera es la de la


presentación de la demanda: “Toda demanda (Art. 4 CPN) debe interponerse ante juez
competente, y siempre que de la exposición de los hechos resultase no ser de la competencia
del juez ante quien se deduce, deberá dicho juez inhibirse de oficio. Consentida o ejecutoriada
la respectiva resolución, se procederá en la forma que dispone el Art. 8”, es decir, se remitirá la
causa al juez tenido por competente.
FI

Si no resultare claramente de ellas (las demandas) que son de su competencia, mandaran que
el actor exprese lo necesario a ese respecto. Pero tal declaración de oficio no corresponde en
el caso de la competencia territorial, ya que puede ser prorrogada de conformidad de partes
siempre que se trate de controversias de exclusivo carácter patrimonial.
La segunda oportunidad corresponde al momento en que el juez debe resolver la excepción de


incompetencia, que el demandado puede oponer como de previo y especial pronunciamiento


dentro de los primeros 10 días del plazo para contestar la demanda o la reconvención en el
proceso ordinario, y juntamente con el cumplimiento de esos actos en el proceso sumario.
La limitación no rige en la justicia del trabajo, cuyos tribunales tienen decidido, fundados en el
carácter de orden público y de excepción que reviste la competencia laboral, que se hallan
habilitados para declarar su incompetencia en cualquier estado del proceso.

CLASIFICACIÓN
COMPETENCIA ORDINARIA:

COMPETENCIA POR RAZÓN DEL TERRITORIO:


La competencia por razón del territorio ha sido regulada tanto por el código civil como por las
leyes procesales.
Cuando se trata de pretensiones reales (entendido en el sentido de derechos) el CPN regula la
competencia territorial distinguiendo según que aquéllas se ejerzan sobre bienes inmuebles o
sobre bienes muebles. Es juez competente cuando se ejercitan pretensiones reales sobre

11

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

bienes inmuebles “el del lugar donde está situada la cosa litigiosa. Si estas fuesen varias o una
sola pero situada en diferentes jurisdicciones judiciales, el del lugar de cualquiera de ellas o de
algunas de sus partes, siempre que allí tenga su domicilio el demandado. No concurriendo tal
circunstancia será el del lugar en que esté situada cualquiera de ellas, a elección del actor”. La
misma regla rige tratándose de pretensiones posesorias, interdictos, restricción y límites del
dominio, medianería, declaratoria de la prescripción adquisitiva, mensura, deslinde y división
del condominio.
Cuando se interpongan pretensiones reales sobre bienes muebles es juez competente “el del
lugar en que se encuentren o el del domicilio del demandado, a elección del actor”.
Si la pretensión versa sobre bienes muebles e inmuebles conjuntamente, es juez competente,
de acuerdo con la norma mencionada, el del lugar en que están situados estos últimos.
Cuando se deducen pretensiones personales es competente el juez “del lugar en que deba
cumplirse la obligación expresa o implícitamente establecido conforme a los elementos

OM
aportados en el juicio, y en su defecto, a elección del actor, el del domicilio o el del lugar del
contrato, siempre que el demandado se encuentre en él, aunque sea accidentalmente, en el
momento de la notificación. El que no tuviere domicilio fijo, podrá ser demandado en el lugar en
que se encuentre o en el de su última residencia”.
El principio general es que la competencia se determina por el lugar que las partes han elegido
para el cumplimiento de sus obligaciones, principio que concuerda con las razones de
comodidad de los litigantes en que primordialmente se funda la competencia territorial, y con
las reglas establecidas en el Cod. Civil.

.C
A falta de un lugar expresa o implícitamente convenido para el cumplimiento de la obligación, el
CPN resuelve el problema de la competencia asignándola al juez del lugar del domicilio del
demandado.
El actor puede optar, entre el juez del domicilio del demandado y el juez del lugar en que el
contrato se celebró “siempre que el demandado se encuentre en él aunque sea
DD
accidentalmente”.
La falta de domicilio fijo del deudor, finalmente, autoriza a demandarlo en el lugar en que se
encuentre o en el de su última residencia.
El CPN contempla también la competencia en el supuesto de deducirse pretensiones
personales derivadas de delitos y cuasidelitos y la asigna al juez del lugar del hecho o al del
domicilio del demandado, a elección del actor.
Con respecto a las pretensiones personales en general, establece el principio según el cual
LA

cuando sean varios los demandados, y se trate de obligaciones indivisibles o solidarias, es juez
competente el del domicilio de cualquiera de ellos, a elección del actor.
El código finalmente regula supuestos específicos de pretensiones personales de contenido
patrimonial, como son las de rendición y aprobación de cuentas, cobro de impuestos, tasas y
multas, y las derivadas de relaciones societarias.
FI

COMPETENCIA POR RAZÓN DE LA MATERIA


La competencia ordinaria de los tribunales de la Capital Federal se halla fundamentalmente
dividida en cinco materias civil, comercial, laboral, seguridad social y penal. El conocimiento de
asuntos vinculados a las tres primeras corresponde, respectivamente, a los juzgados de
primera instancia y cámaras de apelaciones en lo civil, en lo comercial y del trabajo, en tanto


que el de los asuntos relacionados con la seguridad social compete exclusivamente a la


cámara respectiva.
Los juzgados nacionales de primera instancia en lo civil conocen en todas las cuestiones
regidas por las leyes civiles cuyo conocimiento no haya sido expresamente atribuido a los
jueces de otros fueros y además en las causas: a) en las que sea parte la Municipalidad de la
Ciudad de Bs. As, excepto en las de naturaleza penal; b) en las que se reclame indemnización
por daños y perjuicios provocados por hechos ilícitos sin perjuicio de lo dispuesto en el Art. 29
del Cod. Penal; c) en las relativas a las relaciones contractuales entre los profesionales y sus
clientes o a la responsabilidad civil de aquéllos, a cuyo fin sólo deben considerarse
profesionales las actividades reglamentadas por el Estado.
El decreto 1285/58 asigna a los jueces nacionales de primera instancia en lo comercial
competencia para conocer en todas las cuestiones regidas por las leyes mercantiles cuyo
conocimiento no haya sido expresamente atribuido a los jueces de otro fuero, como así
también: a) en los concursos civiles; b) en las acciones civiles y comerciales emergentes de la
aplicación del decreto; c) en los juicios derivados de contratos de locación de obra y de
servicio, y los contratos atípicos a los que resulten aplicables las normas relativas a aquellas

12

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

cuando el locador sea un comerciante matriculado o una sociedad mercantil, pero cuando en
estos juicios también se demanda a una persona por razón de su responsabilidad profesional,
el conocimiento de la causa corresponde a los jueces en lo civil.
La competencia de la justicia del trabajo de la Capital Federal se halla delineada por la ley
18.345 conforme a la cual “serán de competencia de la justicia nacional del trabajo, en general,
las causas contenciosas en conflictos individuales de derecho, cualesquiera fueran las partes –
incluso la Nación- por demandas o reconvenciones fundadas en los contratos de trabajo,
convenciones colectivas de trabajo, laudos con eficacia de convenciones colectivas o
disposiciones legales o reglamentarias del derecho del trabajo, y las causas entre trabajadores
y empleadores relativas a un contrato de trabajo, aunque se funden en disposiciones del
derecho común aplicables a aquél.
La justicia del trabajo es incompetente para conocer en los llamados “conflictos de intereses” o
“económicos”, los cuales tienen por objeto establecer nuevas condiciones de trabajo, sea

OM
creando la norma o modificando una norma existente, e interesan al grupo de trabajadores
como entidad. En nuestro régimen jurídico este tipo de conflicto se resuelve en sede
administrativa, con intervención del Ministerio de Trabajo o a través de la celebración de
convenios entre las asociaciones profesionales de trabajadores y representantes patronales.

COMPETENCIA POR RAZÓN DEL VALOR


En el orden nacional, antes de la ley 21.203 la entonces llamada justicia especial en lo civil y
comercial (antes denominada justicia de paz letrada) tenía competencia para conocer en los

.C
juicios civiles y comerciales, fueren de conocimiento o de ejecución, en los que el valor
cuestionado no excediere de determinada suma, así como en los juicios sucesorios cuyo haber
hereditario no excediera cierto límite cuantitativo. A partir de la promulgación de dicha ley
desapareció esa competencia por razón del valor en gran medida ligada al carácter lego que
revestían los primitivos jueces de paz de la Capital Federal. También regía la competencia por
DD
razón del valor con respecto a los llamados jueces de paz letrados con sede en ex territorio de
Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. Este tipo de competencia subsiste aún en
algunas provincias generalmente referida a la actuación de la justicia de paz.

COMPETENCIA POR RAZÓN DEL GRADO


La competencia por el grado supone la división del proceso en diversas instancias, en cada
una de las cuales el conocimiento del asunto se halla encomendado a jueces distintos. El
LA

ordenamiento procesal nacional en materia civil, comercial, laboral y contencioso-


administrativo se halla estructurado sobre el sistema de la doble instancia, en virtud del cual el
conocimiento inicial del proceso corresponde a órganos unipersonales (juzgados), cuyas
resoluciones son susceptibles de recursos para ante tribunales colegiados (cámaras de
apelaciones). El principio, sin embargo, admite excepciones fundadas en el valor de las
causas, pues son irrecurribles las sentencias dictadas por los jueces federales y por los jueces
FI

nacionales en lo civil y en lo comercial en los asuntos en los que el monto cuestionado no


exceda de determinada cantidad de pesos. También se prevé la posibilidad de un tercer grado
de conocimiento en el supuesto excepcional del recurso ordinario ante la Corte Suprema y en
los casos en que proceden los recursos ante dicho tribunal y de inaplicabilidad de la ley ante
las cámaras nacionales reunidas en pleno. Igualmente en estas tres hipótesis la competencia


de los respectivos tribunales esta limitada a la revisión de las cuestiones de derecho, y no


configura una tercera instancia.
Es régimen es distinto en materia penal, ya que si bien la instrucción se halla sujeta al sistema
de la doble instancia, el juicio se desarrolla ante tribunales orales de instancia única, cuyas
sentencias solo son susceptibles de recursos extraordinarios de casación e inconstitucionalidad
ante la Cámara Nacional de Casación Penal, así como del recurso extraordinario federal ante
la Corte Suprema. También, en la etapa del juicio, actúan en instancia única los jueces en lo
correccional y los tribunales y jueces de menores.
La competencia de grado tiene como caracteres:
1) El tribunal de 2º Instancia no actúa como superior jerárquico del juez inferior,
por cuanto los recursos no tienen por objeto homologar lo actuado por este
último sino perfeccionar el conocimiento del asunto mediante la revisión de la
sentencia recurrida, y su ulterior modificación, anulación o confirmación. Es
una competencia distinta por razón de la actividad que ejercen los jueces, y no
de una graduación de éstos por su importancia.

13

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

2) Los tribunales de apelación no pueden fallar en segunda instancia sobre


ningún capítulo que no se hubiese propuesto a la decisión del inferior, salvo
intereses, daños y perjuicio u otras cuestiones derivadas de hechos posteriores
a la sentencia de primera instancia.
3) Las cámaras nacionales de apelaciones ejercen su competencia funcional (de
grado) mediante el conocimiento de los recursos interpuestos contra las
resoluciones dictadas por los jueces de primera instancia de los cuales son
tribunales de alzada. Con excepción de los supuestos de irrecurribilidad por
razones cuantitativas, dichas cámaras ejercen la misma competencia por razón
del territorio y de la materia que los respectivos jueces de primera instancia.
Algunas de ellas, por otra parte, tienen una competencia por razón de la
materia más amplia que los dichos jueces.

OM
EXCEPCIONES A LAS REGLAS DE COMPETENCIA

Sea a raíz de una declaración de voluntad expresa o tacita de las partes o de una
disposición legal, las reglas generales en materia de competencia pueden sufrir excepciones,
en forma tal que se distraiga del conocimiento de un órgano judicial el conocimiento de una o
de varias causas, que, de acuerdo con esas reglas, encuadran dentro de su competencia, y se
las asigne al conocimiento de un órgano distinto.

.C
Dicho desplazamiento se verifica por conformidad de partes en los supuestos de
competencia territorial en asuntos exclusivamente patrimoniales, y cuando la competencia
federal corresponde por razón de las personas. El desplazamiento de la competencia por
disposición legal funciona en las hipótesis de “conexión y de fuero de atracción”. Existe
conexión en sentido procesal, cuando 2 o mas pretensiones tienen en común alguno de sus
DD
elementos objetivos (objeto o causa), o se hayan vinculadas por la naturaleza de las cuestiones
involucradas en ellas.

En la primera de las referidas hipótesis cabe hablar de una conexión sustancial que produce un
desplazamiento de la competencia fundado en términos generales, en la necesidad de evitar el
pronunciamiento de sentencias contradictorias. Es lo que ocurre en los casos de acumulación
subjetiva de pretensiones y de acumulación de procesos, los cuales comporta una excepción a
LA

las reglas que gobiernan la competencia ordinaria por razón de la materia civil y comercial. En
la segunda de las hipótesis hay, en cambio, una conexión instrumental, la que produce el
mismo resultado a raíz de la conveniencia practica de que sea el órgano judicial compétete
para conocer en un proceso determinado quien, en razón de sus contacto con el material
fáctico y probatorio de aquel, también lo sea para conocer de las pretensiones, accesorias o
no, relacionadas con las materias controvertidas en dicho proceso.
FI

El Art 6 CPN dispone en orden a este tipo de conexión, que será juez competente:
1) En los incidentes, obligaciones de garantía, citación de evicción, cumplimiento de
acuerdos de conciliación o transacción celebrados en juicio, ejecución de
sentencia, regulación y ejecución de honorarios y costas devengadas, y


pretensiones accesorias en general, el del proceso principal.


2) En los juicios de separación de bienes y liquidación de la sociedad conyugal, el del
juicio de divorcio o nulidad de matrimonio.
3) En la exclusión del cónyuge, tenencia de hijos, régimen de visitas y litis expensas,
el del juicio de separación personal, divorcio vincular, o nulidad, mientras durare la
tramitación de estos últimos. Si aquellos se hubiesen iniciado con anterioridad,
pasarán a tramitar ante el juzgado donde quedare radicado el juicio de separación,
divorcio, o nulidad. No existiendo tales juicios en tramite (hipótesis no concebible
en el caso de pedido de exclusión) y no probado donde estuvo radicado el ultimo
domicilio conyugal, se aplicaran las reglas comunes sobre competencia (de manera
que las pretensiones debe interponerse ante el juez que tenga competencia en el
lugar del domicilio del demandado o en el que se encuentre o en el de su ultima
residencia.
Respecto de los juicios de alimentos, deben radicarse ante el juez que entendió en
os juicios de separación personal, divorcio vincular o nulidad, resultando por lo
tanto indiferente que aquellos se encuentre en tramite o hayan concluido. Si tales

14

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

juicios no existen, ni existieron es competente, a opción del actor: el juez del


domicilio conyugal, el del domicilio del demandado, el de la residencia habitual del
acreedor alimentario, el del lugar del conocimiento de la obligación o el del lugar de
celebración del convenio alimentario si lo hubiere y coincidiere con la residencia del
demandado. Mediando juicio de inhabilitación, el pedido de alimentos contra el
inhabilitado deberá promoverse ante el juzgado donde se sustancia aquel.
4) En las medidas preliminares y precautorias el que deba conocer en el proceso
principal.
5) En el pedid de beneficio de litigar sin gastos, el que deba conocer en el juicio en el
que aquel se hará valer.
6) En el juicio ordinario que se inicie como consecuencia del ejecutivo, el que entendió
en este.
7) En le pedido de determinación de la responsabilidad establecida en el articulo 208,

OM
el que decreto las medidas cautelares; en el supuesto del articulo 196, aquel cuya
competencia para intervenir hubiese sido en definitiva fijada.

FUERO DE ATRACCIÓN
Razones de conveniencia práctica aconsejan que sea un solo juez quien entienda en ciertas
cuestiones vinculadas a los bienes que han de ser recaudados, liquidados y transmitidos bajo
su dirección. De tal circunstancia deriva el llamado fuero de atracción, en cuya virtud el juez
que conoce en un proceso universal (sucesión o quiebra), es competente para entender en las

.C
pretensiones relacionadas con el patrimonio o los derechos sobre que versa dicho proceso.
Con respecto al juicio sucesorio determina el código civil, que ante los jueces del lugar
del último domicilio del difunto, deben entablarse:
1) Las demandas concernientes a los bienes hereditarios, hasta la partición inclusive.
2) Las demandas relativas a las garantías de los lotes entre los coparticipes y las que
DD
tiendan a la reforma o nulidad de la partición.
3) Las demandas relativas a ejecución de las disposiciones del testador, aunque sean a
titulo particular, como sobre la entrega de los legados.
4) Las pretensiones legales de los acreedores del difunto antes de la división de la
herencia.

El fuero de atracción de la sucesión concluye con la partición en donde cada heredero


LA

queda desvinculado de los restantes y se juzga que ha recibido su derecho del causante. Si el
difunto no hubiera dejado más que un solo heredero, las acciones deben dirigirse ante el juez
del domicilio de este heredero, después que hubiesen aceptado la herencia.
El fuero de atracción del juzgado de la quiebra como se advierte, reviste mayor amplitud
que en el proceso sucesorio, pues comprende tanto las pretensiones personales como las
pretensiones reales deducidas contra el fallido, salvo la excluida por la norma precedentemente
FI

transcripta.

COMPETENCIA FEDERAL
La competencia federal es la facultad reconocida a los órganos que integran el poder judicial de


la nación para ejercer sus funciones en los casos, respecto de las personas y en los lugares
especialmente determinados por la CN. Esta competencia deriva de la forma de gobierno
adoptada por nuestra CN y su razón de ser obedece a diversas circunstancias.
La CN determina en sus Art. 116 y117 los asuntos cuyos conocimientos incumbe.
Art. 116.- Corresponde a la Corte Suprema y a los tribunales inferiores de la Nación, el
conocimiento y decisión de todas las causas que versen sobre puntos regidos por la
Constitución, y por las leyes de la Nación, con la reserva hecha en el inciso 12 del artículo 75: y
por los tratados con las naciones extranjeras: de las causas concernientes a embajadores,
ministros públicos y cónsules extranjeros: de las causas de almirantazgo y jurisdicción
marítima: de los asuntos en que la Nación sea parte: de las causas que se susciten entre dos o
más provincias; entre una provincia y los vecinos de otra; entre los vecinos de diferentes
provincias; y entre una provincia o sus vecinos, contra un Estado o ciudadano extranjero.
Art. 117.- En estos casos la Corte Suprema ejercerá su jurisdicción por apelación según las
reglas y excepciones que prescriba el Congreso; pero en todos los asuntos concernientes a
embajadores, ministros y cónsules extranjeros, y en los que alguna provincia fuese parte, la
ejercerá originaria y exclusivamente.

15

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Diversas leyes orgánicas han reglamentado estas normas constitucionales, delimitando el


alance de la competencia originarias de la CSJN y de la que corresponde a los demás
tribunales inferiores.

La competencia federal tienen los siguientes caracteres:


1) Es limitada, porque no puede ejercerse fuera de los casos expresamente enumerados
en la CN.
2) Es privativa, y por lo tanto excluyente de la de los tribunales de provincia. De allí que,
tratándose de causas constitucionalmente asignadas al conocimiento de los jueces
federales, aquellos deban declarar su incompetencia, incluso de oficio, en cualquier
estado del pleito. No obstante, la ley 927 sustrajo del fuero federal las causas de
jurisdicción concurrente en las que el valor del objeto demandado no exceda de $500,

OM
así como también los juicios universales de concurso de acreedores y de sucesión.
3) Es improrrogable en el supuesto de ser procedente por razón de la materia. Pero
siempre que en pleito civil un extranjero demande a una provincia, o a un ciudadano o
bien el vecino de una provincia demande al vecino de otra ante un juez o tribunal de
provincia, o cuando sendo demandados el extranjero o el vecino de otra provincia,
contesten a la demanda sin oponer la excepción de declinatoria, se entenderá que la
jurisdicción (competencia) ha sido prorrogada, la causa se sustanciara y decidirá por
los tribunales provinciales, y no podrá ser traída a la jurisdicción (competencia)

.C
nacional por recurso alguno, salvo en los casos especificados en el Art. 14. es por lo
tanto prorrogable la competencia federal por razón de las personas.

COMPETENCIA DE LOS TRIBUNALES FEDERALES INFERIORES


DD
La competencia de los jueces federales con asiento en las provincias se halla reglamentada, en
las materias civil, comercial, y contencioso- administrativa.

Por razón de la materia incumbe a la justicia federal conocer en las:


1) Causas especialmente regidas por la CN (CN Art. 116). Para que corresponda la
competencia federal, en este caso, es necesario que el derecho en cuya virtud se
demanda se encuentre directa e inmediatamente fundado en una norma constitucional.
LA

No basta la circunstancia de que los derechos que se dicen violados estén


garantizados por la Constitución. Cuando se trata de demandas por
inconstitucionalidad de impuestos provinciales, la jurisprudencia ha establecido que
solo pueden ser deducidas ante la justicia federal si ha mediado el previo pago del
impuesto mediante la correspondiente protesta. En caso contrario la causa es de la
competencia de los jueces de las provincias, sin perjuicio de que el contribuyente
FI

deduzca oportunamente el recurso extraordinario. Se ha dicho también que la


demanda por repetición de lo pagado en juicio de apremio tramitado en el orden local
debe deducirse ante la justicia ordinaria, por cuanto, promovido ante ésta el juicio de
apremio, queda implícitamente fijada en esa misma competencia para entablar el juicio
de repetición subsiguiente al ejecutivo con arreglo a las leyes procesales en vigor.


2) Causas especialmente regidas por leyes del Congreso. Es presupuesto de la


competencia federal, en este caso, que el derecho invocado se funde directa e
inmediatamente en una ley nacional. La ley 1893 excluye expresamente de la
competencia de los jueces federales de la Capital el conocimiento de las causas
regidas por leyes “que se refieren al gobierno y administración de la Capital” (Ej.
Contribuciones municipales), ya que estas son dictadas por el gobierno nacional para
regir exclusivamente en el mencionado distrito.
3) Causas especialmente regidas por los tratados con las naciones extranjeras. El
derecho invocado debe estar directa e inmediatamente fundado en alguna disposición
del tratado, salvo que ésta forme parte de la legislación común.
4) Causas de almirantazgo y jurisdicción marítima. Son las que se refieren a los actos
que han tenido lugar en el mar y a los actos y contratos referentes a la navegación. La
competencia federal de las causas de almirantazgo y jurisdicción marítima presupone
que tales causas se relacionen directamente con la navegación y el comercio
marítimos, que son de acuerdo a jurisprudencia de la Corte, los que se cumplen entre

16

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

un puerto de la República y otro extranjero, o entre dos provincias por ríos interiores
declarados libres para todas las banderas por el Art. 26 de la CN.
5) Causas concernientes a hechos, actos y contratos relativos a los medios de
transporte terrestre, con excepción de las acciones civiles por reparación de
daños y perjuicios causados por delitos o cuasidelitos. Refiriéndose
respectivamente a los jueces federales con asiento en las provincias y a los jueces
nacionales en lo federal de la Capital. La justicia federal es competente para conocer
en todas aquellas pretensiones por resarcimiento de daños de origen contractual, y no
delictual o cuasidelictual. En lo que concierne a los jueces federales de las provincias,
el conocimiento de esta clase de asuntos se halla supeditado a la circunstancia de que
ellos versen sobre hechos, actos y contratos relativos a los medios de transporte que
liguen a la Capital Federal o un territorio nacional con una provincia, o dos provincias
entre sí, o un punto cualquiera de la Nación con un Estado extranjero y siempre,

OM
además que la pretensión se funde, en forma directa e inmediata, en normas dictadas
por el gobierno nacional en ejercicio de la facultad que le confiere el Art. 75 Inc. 13 de
la CN. Esa limitación no rige en relación con los jueces federales de la Capital, a
quienes la ley puede conferir, sin desmedro constitucional, atribuciones para conocer
en asuntos ajenos a la competencia exclusivamente federal.

Por razón de las personas compete a os jueces federales conocer de:


1) Las causas en que la Nación sea parte. En la Capital Federal la competencia para

.C
conocer en las causas en que la Nación es parte puede corresponder, en ciertos
casos, a los jueces nacionales en lo contencioso- administrativo federal. La ley 48 y la
ley 1893 extienden la competencia federal al supuesto de que sea parte en el juicio un
recaudador de las rentas de la Nación, habiéndose interpretado, como es obvio, que el
pleito ha de referirse a hechos relacionados con la renta y el servicio público, pues sólo
DD
en ese ámbito cabe identificar al recaudador con la Nación. En la Capital Federal es de
competencia exclusiva de los jueces en lo contencioso- administrativo el conocimiento
“de las causas que versen sobre contribuciones nacionales y sus infracciones”.
2) Las causas civiles en que sean parte un vecino de la provincia en que se suscite
el pleito y un vecino de otra.
3) Las causas civiles en que sea parte un ciudadano argentino y otro extranjero.
Los Estados extranjeros pueden también ser demandados ante la justicia federal,
LA

siempre que renuncien al privilegio de exención de jurisdicción.


4) Las causas que versen sobre negocios particulares de los cónsules extranjeros
y todas las concernientes a los vicecónsules extranjeros. Cuando se trata de
cónsules, la competencia de los jueces federales de primera instancia se halla
circunscripta a las causas referentes a sus “negocios particulares”, pues las que
versan sobre privilegios y exenciones de aquéllos en su carácter público incumben a la
FI

Corte Suprema en instancia originaria y exclusiva.

Por razón del lugar


Se vincula la cuestión atinente al alcance de los poderes otorgados al Estado nacional por el
Art. 75 Inc. 30 de la CN, para ejercer potestades legislativas, administrativas o judiciales en los


lugares adquiridos por compra o cesión en cualquiera de las provincias con el fin de instalar allí
establecimientos de utilidad nacional. En la jurisprudencia de la Corte prevaleció el criterio en
cuya virtud la adquisición, por el gobierno federal, de lugares de las provincias con destino a
establecimientos de utilidad nacional, no implica la federalización de estos territorios al extremo
de que la Nación atraiga, por ese solo hecho, toda la potestad legislativa, administrativa y
judicial, en forma exclusiva y excluyente, de manera que la jurisdicción provincial sólo debe
quedar excluida en la medida en que su ejercicio interfiera, directa o indirectamente, en la
satisfacción del servicio de interés público que requiere el establecimiento nacional.
Los jueces federales con asiento en las provincias tienen también competencia para conocer,
en grado de apelación de resoluciones dictadas por organismos administrativos. Tal atribución
les ha sido acordada por diversas leyes especiales como las de defensa agrícola, policía
sanitaria, etc.
Con respecto a la Capital Federal, la ley 13.998 asignó competencia a los jueces nacionales de
primera instancia en lo contencioso- administrativo para conocer “de los recursos contra las
resoluciones administrativas, que las leyes en vigor atribuyen a los jueces federales existentes
a la fecha de la sanción de esta ley”.

17

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

COMPETENCIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA NACIÓN


Dicho Tribunal tiene competencia originaria y apelada, habiendo sido establecido la primera,
como regla, atendiendo a las personas intervinientes e las causas, y la segunda, teniendo en
cuenta las personas, la materia y la importancia del asunto.

La Corte conoce originaria y exclusivamente:


1) En todos los asuntos que versan entre dos o más provincias y los civiles entre una
provincia y algún vecino o vecinos de otra o ciudadanos o súbditos extranjeros.
2) En los asuntos que versen entre una provincia y un Estado extranjero.
3) En las causas concernientes a embajadores u otros ministros diplomáticos extranjeros,
a las personas que compongan la legación y a los individuos de su familia, del modo

OM
que una Corte de Justicia puede proceder con arreglo al derecho de gentes.
4) En las causas que versen sobre privilegios y exenciones de los cónsules extranjeros
en su carácter público.

La Corte tiene competencia apelada extraordinaria cuando conoce en las causas por vía del
recurso extraordinario y en los recursos directos deducidos con motivo de la denegatoria de
aquél.

.C
Ejerce competencia apelada ordinaria con motivo de:
1) El recurso de apelación contra las sentencias dictadas en materia federal por la
Cámara Nacional de Casación Penal en los recursos de revisión deducidos con arreglo
al Código Procesal Penal de la Nación.
2) Los recursos ordinarios de apelación contra las sentencias definitivas de las Cámaras
DD
Nacionales de Apelaciones, en los siguientes casos: a) Causas en que la Nación
directa o indirectamente sea parte, cuando el valor disputado en el último termino, sin
sus accesorios, sea superior a determinada cantidad de pesos; b) Extradición de
criminales reclamados por países extranjeros; c) Causas a que dieren lugar los
apresamientos i embargos marítimos en tiempo de guerra, sobre salvamento militar y
sobre nacionalidad del buque, legitimidad de su patente o regularidad de sus papeles.
3) Los recursos contra las sentencias definitivas de la Cámara Federal de la Seguridad
LA

Social cualquiera fuera el monto del juicio.


4) Los recursos directos que sean consecuencia de la denegatoria de los recursos
mencionados precedentemente.
Corresponde a la Corte Suprema conocer de:
• Los recursos de queja por retardo de justicia en contra de las cámaras
nacionales de apelaciones.
FI

• Las cuestiones de competencia y los conflictos que en juicio se planteen entre


jueces y tribunales del país que no tengan un órgano superior jerárquico
común que deba resolverlos, salvo que dichas cuestiones o conflictos se
planteen entre jueces nacionales de primera instancia en cuyo caso serán
resueltos por la cámara de que dependa el juez que primero hubiese conocido.


Decidirá asimismo sobre el juez competente en los casos en que su


intervención sea indispensable para evitar una efectiva privación de justicia.

CUESTIONES DE COMPETENCIA
Existe cuestión de competencia cuando se desconoce a un juez, sea por alguna de las partes o
por otro juez, la facultad de conocer en determinado proceso. Dichas cuestiones pueden
originarse mediante el uso de dos vías procesales denominadas: “declinatoria” e “inhibitoria”,
aunque también cabe la posibilidad de que ellas sean planteadas de oficio de por los jueces.
Mediante la Declinatoria el demandado se presenta ante el juez que lo cito y le pide un
pronunciamiento negativo acerca de su competencia, en tanto que por la Inhibitoria, aquel se
presenta ante el juez que cree competente pidiéndole que así lo declare y remita un oficio o
exhorto inhibitorio al juez que esta conociendo en la causa a fin de que se abstenga de
continuar en ella.
Las partes pueden utilizar una u otra vía, salvo que la cuestión comprenda a jueces que
ejercen en la misma competencia territorial en cuyo caso solo procede el planteamiento de la

18

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

declinatoria. En ambos supuestos se requiere que no se haya consentido la competencia que


se reclama. Además, la declinatoria e inhibitoria se excluyen recíprocamente: la elección de
una es definitiva y obsta el planteamiento de la otra.
El Art. 8 del CPN dispone que “La declinatoria se sustanciará como las demás excepciones
previstas y, declarada procedente, se remitirá la causa al juez tenido por competente”. En el
proceso ordinario, por consiguiente, debe plantearse como excepción de incompetencia dentro
de los primeros días del plazo para contestar la demanda o la reconvención. En el proceso
sumario en cambio, debe deducirse al contestar la demanda.
En lo que se refiere a la inhibitoria, el mencionado articulo 8 establece que “Podrá plantearse
hasta el momento de oponer excepciones o de contestar la demanda si aquel tramite no se
hallare establecido como previo en el proceso de que se trate”.
La cuestión de competencia por inhibitoria se inicia mediante escrito presentado ante el juez
que la parte entiende competente, en el cual corresponde formular una reseña de la demanda y

OM
de los antecedente susceptibles de justificar la competencia de aquel. Al referirse al
planteamiento y decisión de la inhibitoria, el Art. 9 del CPN dispone que “Si entablada la
inhibitoria el juez se declarase competente librará oficio o exhorto acompañando testimonio del
escrito en que se hubiere planteado la cuestión, de la resolución recaída y demás recaudos
que estime necesarios para fundar su competencia”. Solicitará asimismo, la remisión del
expediente o en su defecto su elevación al tribunal competente para dirimir la contienda. La
resolución no será apelable si se declara incompetente.
En cuanto al tramite de la inhibitoria ante el juez requerido, una vez recibido el exhorto u oficio,

.C
aquel se pronunciará aceptando o no la inhibición. En el primer caso, su resolución será
apelable y una vez consentida o ejecutoriada, “remitirá la causa al Tribunal requirente,
emplazando a las partes para que comparezcan ante el a usar su derecho”. En cambio, “si
mantuviere su competencia, enviará sin otra sustanciación las actuaciones al Tribunal
competente para dirimir la contienda y lo comunicará sin demora al Tribunal requirente para
DD
que remita las suyas” (Art. 10 CPN).
Mientras dura la contienda “ambos jueces suspenderán los procedimientos sobre lo principal,
salvo las medidas precautorias o cualquier otra diligencia de cuya omisión pudiera resultar
perjuicio irreparable” (Art. 12).

Resolución del Conflicto de Controversia


Cuando el planteo no puede ser solucionado por los jueces ya que el requerido no admite la
LA

postura del requirente, entonces se impone la intervención de un tercer órgano que dirima la
controversia.
Si la contienda de controversias se da entre juzgados de un mismo fuero y departamento
judicial, el tercer órgano será la cámara respectiva. Si se entabla entre juzgados de diferente
fuero o bien de disímiles departamentos judiciales, el superior será la Corte bonaerense.
Llegado a éste, deberá resolver el planteo atendiendo las posturas de ambos jueces y los
FI

fundamentos de sus respectivas resoluciones. No habrá, por regla, traslados ni nuevas


medidas (“sin más sustanciación” dice el Art. 11 CPN).
Se determina que esa solución debe brindarse en cinco días, término que se cuenta desde que
el órgano superior recibe la comunicación aludida y el material aportado por ambos jueces. El
plazo es breve ya que se pretende terminar de la manera más célere posible. Con ese mismo


objeto, se contempla la situación del magistrado que habiendo dado lugar al conflicto de
competencia, luego demora en enviar los antecedentes para su resolución por el tribunal
superior. En ese caso, cumplidos los pasos previstos –intimación y concesión de plazo- se lo
sanciona considerándose que desiste del planteo.
Resuelto el tópico deberá comunicar el fallo a ambos jueces: al que consideró competente,
mediante el envío de las actuaciones para que continúe el trámite y al otro, a través de oficio o
exhorto.

BOLILLA 3: PARTES, TERCEROS, COSTAS

Las Partes: Concepto


Chiovenda: Es parte el que demanda en nombre propio (o en cuyo nombre se demanda) una
actuación de ley, y aquel contra el cual esa actuación de ley es demandada.
Guasp: Parte es quién pretende y frente a quién se pretende, o más, ampliamente, quien
reclama y frente a quien se reclama la satisfacción de una pretensión.

19

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Las partes son quienes de hecho intervienen o figuran en el proceso como sujetos activos y
pasivos de una determinada pretensión. Solo es parte quien actúa en nombre propio (o en
nombre de quien se actúa). No reviste tal calidad, en consecuencia, quien como el
representante (legal o convencional) actúa en el proceso en nombre y por un interés ajeno.
Necesariamente las partes no pueden ser más de dos: actora y demandada (principio de
dualidad de partes). Pero igualmente el proceso puede desenvolverse con la actuación de más
de un sujeto en la misma posición de parte. Esto resulta aplicable a los procesos contenciosos
ya que únicamente en ellos cabe hablar de “partes” en sentido estricto. En los procesos
voluntarios el concepto de parte debe ser reemplazado por el de “peticionarios”.

PARTES PRIVADAS
CAPACIDAD PARA SER PARTE: Se refiere a la posibilidad jurídica de figurar como parte en
un proceso, es un reflejo de la capacidad de derecho y por consiguiente es la aptitud para ser

OM
titular de derechos y deberes procesales.
Toda persona por el solo hecho de serlo, goza de capacidad para ser parte. La adquisición y
pérdida de esta clase de capacidad, en consecuencia, ha de coincidir necesariamente con la
adquisición o pérdida de la personalidad.
Por aplicación de los principios generales, las personas naturales o de existencia visible
adquieren capacidad para ser partes desde la concepción en el seno materno y la pierden con
la muerte. Tienen también capacidad para ser partes las personas jurídicas, sean de derecho
público o de derecho privado. Generalmente la jurisprudencia ha reconocido capacidad para

.C
ser parte a las asociaciones sin personería jurídica, admitiendo su representación procesal por
el presidente de la entidad.

CAPACIDAD PROCESAL: No todas las personas que tienen capacidad para ser partes se
hallan dotadas de capacidad procesal, o sea la aptitud necesaria para ejecutar personalmente
DD
actos procesales válidos. La capacidad procesal supone la aptitud legal de ejercer los derechos
y de cumplir los deberes y cargas inherentes a la calidad de parte. Coincide con la capacidad
de hecho reglamentada en el Código Civil.
Son incapaces procesales absolutos: 1) Las personas por nacer; 2) Los menores impúberes
(menos de 14); 3) Los dementes con demencia verificada y declarada por juez competente, 4)
Los sordomudos que no saben darse a entender por escrito. Estas personas carecen de toda
aptitud para actuar válidamente dentro de un proceso, debiendo hacerlo, en su lugar, los
LA

representantes necesarios. Los menores emancipados tienen plena capacidad procesal para
intervenir personalmente en cualquier proceso que verse: 1) sobre actos de disposición
relativos a bienes adquiridos a título oneroso o a título gratuito siempre que, en este ultimo
caso, haya mediado autorización judicial para disponer de ellos, o acuerdo de los cónyuges; 2)
sobre actos de administración relativos a bienes adquiridos por cualquier título.
FI

DEBERES DE LAS PARTES:


La actividad de las partes en el proceso se manifiesta, en principio, mediante el cumplimiento
de “cargas”, aunque ello no descarta la existencia de ciertos deberes procesales.
Los deberes de las partes son los de “respeto al tribunal”, el de “lealtad” y “buena fe”. Y los
jueces podrán sancionar todo acto contrario al deber de lealtad, probidad y buena fe. Y existen


dos actitudes procesales contrarias a estos deberes. Una de ellas es la del litigante que deduce
pretensiones o defensas cuya falta de fundamento no puede ignorar de acuerdo con una
mínima pauta de razonabilidad. Se trata, en otras palabras, de la actuación procesal que se
cumple con la conciencia de la propia sinrazón. La otra actitud que transgrede los deberes de
lealtad, probidad y buena fe es la del litigante que opone injustificadamente resistencia a la
marcha del proceso, mediante la realización de actos tendientes a obstruir o dilatar su curso
normal, tales como la promoción de incidentes o la deducción de recursos manifiestamente
inadmisibles. La conducta de la parte deja de ser la manifestación de su habilidad o capacidad
defensiva, para adquirir el carácter de temeraria o maliciosa.
ARTICULO 45°: Cuando se declarase maliciosa o temeraria la conducta asumida en el pleito
por quien lo perdiere total o parcialmente, el juez podrá imponer una multa a la parte vencida o
a su letrado patrocinante o a ambos conjuntamente, según las circunstancias del caso.
Además, según el Art. 40 del Código de la Provincia “Toda persona que litigue por su propio
derecho o en representación de tercero, deberá constituir domicilio legal dentro del perímetro
de la ciudad que sea asiento del respectivo juzgado o tribunal. Ese requisito se cumplirá en el
primer escrito que presente, o audiencia a que concurra, si es ésta la primera diligencia en que

20

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

interviene. En las mismas oportunidades deberá denunciarse el domicilio real de la persona


representada. Se diligenciarán en el domicilio legal todas las notificaciones a domicilio que no
deban serlo en el real”.
Cuando la ley impone ciertos requisitos para practicar las notificaciones, no pretende consagrar
ritos por la mera formalidad, sino única y exclusivamente con el objeto de asegurar el
conocimiento de las resoluciones judiciales, lo cual redunda directamente en la vigencia del
derecho de defensa.

REPRESENTACIÓN PROCESAL

ARTICULO 46°: JUSTIFICACION DE LA PERSONERIA. La persona que se presente en juicio


por un derecho que no sea propio, aunque le competa ejercerlo en virtud de una
representación legal, deberá acompañar con su primer escrito los documentos que acrediten el

OM
carácter que inviste.
Sin embargo, los padres que comparezcan en representación de sus hijos y el marido que lo
haga en nombre de su mujer, no tendrán obligación de presentar las partidas correspondientes,
salvo que el juez, a petición de parte o de oficio los emplazare a presentarlas, bajo
apercibimiento del pago de las costas y perjuicio que ocasionaren.
Cuando el valor pecuniario de los juicios no supere los tres mil ochocientos pesos ($3.800), la
representación en juicio podrá instrumentarse mediante acta labrada ante el Secretario del
Juzgado interviniente con la comparecencia del poderdante y el profesional que actuará como

.C
apoderado.

La capacidad procesal habilita, a quien goza de ella, para intervenir en el proceso


personalmente o por medio de un representante convencional. Respecto de las personas a
quienes afecta una incapacidad de hecho, funciona en cambio, la denominada “representación
DD
legal”.
Representación Necesaria: Los que tienen incapacidad absoluta de hecho (personas por nacer,
menores de 14 años, dementes y sordomudos) y los incapaces relativos de hecho (menores
adultos, penados e inhabilitados) actuarán a través de sus representantes necesarios (padres,
tutores o curadores) además de la representación promiscua de los Asesores de Incapaces
que prevé el Código Civil. Los padres tienen la representación legal de los hijos menores y de
acuerdo al Código Procesal, no tienen necesidad de justificar dicha representación ya que su
LA

dispensa viene autorizada por ley, salvo que el juez los emplazare a presentar las partidas
pertinentes.
Representación Voluntaria: La representación voluntaria deberá ser acreditada según las
reglas del mandato contempladas en el Código Civil. Ello ya sea respecto de quien representa
a la parte sin ser letrado –debiendo luego, a su vez, contar con asistencia de un abogado-
como de quien lo represente siendo un profesional del derecho.
FI

De las diferentes formas de representación –necesaria o voluntaria- dependerá el tipo de


documentación que servirá para acreditarla.

ARTICULO 47°: Presentación de poderes. Los procuradores o apoderados acreditarán su


personalidad desde la primera gestión que hagan en nombre de sus poderdantes, con la


pertinente escritura de poder.


Sin embargo, cuando se invoque un poder general o especial para varios actos, se lo
acreditará con la agregación de una copia íntegra firmada por el letrado patrocinante o por el
apoderado. De oficio o a petición de parte, podrá intimarse la presentación del testimonio
original.
(El Art. Parece limitar sus previsiones a los apoderados que ejercen la asistencia letrada del
litigante al referirse a los “procuradores o apoderados” donde se utiliza el término “apoderado”
como equivalente al de “abogado”)

ASISTENCIA LETRADA
El proceso es una lucha técnica. Los contendientes deben estar en condiciones de poder
esgrimir argumentos de ese tenor con el objeto de sostener sus pretensiones y sus opiniones.
De allí la necesidad de que puedan contar en cada caso con la asistencia de abogados y
procuradores, profesionales capacitados y habilitados para ejercer esa defensa técnica. La
privación de ese auxilio importa una de las formas de menoscabo del derecho constitucional de
acceso a la justicia y defensa en juicio.

21

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

GESTOR
Según el Art. 48 en casos urgentes podrá admitirse la comparecencia en juicio sin los
instrumentos que acrediten la personalidad, pero si no fueren presentados o no se ratificase la
gestión dentro del plazo de 60 días, será nulo todo lo actuado por el gestor y éste pagará las
costas causadas, sin perjuicio de la responsabilidad por los daños ocasionados.
Desde el punto de vista procesal se denomina “gestor” a quien, limitándose a invocar la
representación de un tercero, o careciendo de poder suficiente, comparece en nombre de aquél
para realizar uno o más actos procesales que no admiten demora, aunque con la condición de
acreditar personería o de obtener la ratificación de su actuación dentro de un plazo
determinado.
Se establece una facultad excepcional y por ende una interpretación restrictiva. El juez admitirá
ese acto procesal, pero su validez quedará condicionada a que en el plazo de 60 días hábiles o

OM
bien se presente el testimonio –o la copia- del poder otorgado o en su defecto, una ratificación
por parte del litigante de las gestiones realizadas en su nombre.
La norma contenida en el Art. 48 es aplicable a cualquier clase de representación (voluntaria o
necesaria) y no sólo rige con respecto a los actos de constitución del proceso (demanda,
reconvención o contestación de ambas), sino que es extensiva a cualquier acto urgente que
deba realizarse dentro de un proceso en trámite, con prescindencia del estado de éste.

Presentado el poder y admitida su personería, el apoderado asume todas las

.C
responsabilidades que las leyes le imponen y sus actos obligan al poderdante como si él
personalmente lo practicare.
El apoderado estará obligado a seguir el juicio mientras no haya cesado legalmente en el
cargo. Hasta entonces, las citaciones y notificaciones que se hagan, incluso las de las
sentencias definitivas, tendrán la misma fuerza que si se hicieren al poderdante, sin que le sea
DD
permitido pedir que se entiendan con éste. Exceptúanse los actos que por disposición de la ley
deban ser notificados personalmente a la parte.
La relación no puede ser interrumpida unilateral e incausadamente por el abogado. Este
abandono sobreviniente importaría además de un flagrante incumplimiento de lo convenido y
transgresión de los deberes de los abogados susceptible de generar responsable disciplinaria,
dejar en indefensión a la parte a la que asiste con el consiguiente riesgo de la pérdida de
derechos por esta actitud impropia de quien paradójicamente fue elegido para la protección y
LA

defensa de aquellos.

Cesación de la Representación: (Art. 53)


La representación de los apoderados cesará:
1°) Por revocación expresa del mandato en el expediente. En este caso, el poderdante deberá
comparecer por sí o constituir nuevo apoderado sin necesidad de emplazamiento o citación, so
FI

pena de continuarse el juicio en rebeldía. La sola presentación del mandante no revoca el


poder.
2°) Por renuncia, en cuyo caso el apoderado deberá, bajo pena de daños y perjuicios, continuar
las gestiones hasta que haya vencido el plazo que el juez fije al poderdante para reemplazarlo
o comparecer por sí. La fijación del plazo se hará bajo apercibimiento de continuarse el juicio


en rebeldía. La resolución que así lo disponga deberá notificarse por cédula en el domicilio real
del mandante.
3°) Por haber cesado la personalidad con que litigaba el poderdante.
4°) Por haber concluido la causa para la cual se le otorgó el poder.
5°) Por muerte o incapacidad del poderdante. En tales casos, el apoderado continuará
ejerciendo su personería hasta que los herederos o representante legal tomen la intervención
que les corresponda en el proceso. Mientras tanto, comprobado el deceso o la incapacidad, el
juez señalará un plazo para que los interesados concurran a estar a derecho, citándolos
directamente si se conocieren sus domicilios, o por edictos durante 2 días consecutivos, si no
fuesen conocidos, bajo apercibimiento de continuar el juicio en rebeldía en el primer caso y de
nombrarles defensor en el segundo.
Cuando el deceso o la incapacidad hubieren llegado a conocimiento del mandatario, éste
deberá hacerlo presente al juez o tribunal dentro del plazo de 10 días, bajo pena de perder el
derecho a cobrar los honorarios que se devengaren con posterioridad. En la misma sanción
incurrirá el mandatario que omita denunciar el nombre y domicilio de los herederos, o del
representante legal, si los conociere.

22

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

6°) Por muerte o inhabilidad del apoderado. Producido el caso, se suspenderá la tramitación
del juicio y el juez fijará al mandante un plazo para que comparezca por sí o por nuevo
apoderado, citándolo en la forma dispuesta en el inciso anterior. Vencido el plazo fijado sin que
el mandante satisfaga el requerimiento, se continuará el juicio en rebeldía.

UNIFICACIÓN DE LA PERSONERÍA
Cuando actuaren en el proceso diversos litigantes con un interés común, el juez, de oficio o a
petición de parte y después de contestada la demanda, les intimará que unifiquen la
representación siempre que haya compatibilidad en ella, que el derecho o el fundamento de la
demanda sea el mismo o iguales las defensas. A ese efecto, fijará una audiencia dentro de los
10 días y si los interesados no concurriesen o no se aviniesen en el nombramiento de
representante único, el juez lo designará eligiendo entre los que intervienen en el proceso.
La unificación no podrá disponerse si tratándose de un juicio ordinario, las partes, en el mismo

OM
acto, no llegaren a un acuerdo sobre la persona que ha de asumir la dirección letrada.
Producida la unificación, el representante único tendrá respecto de sus mandantes, todas las
facultades inherentes al mandato.
Esta norma, contenida en el Art. 54 favorece la tramitación de manera más sencilla del juicio
cuando existen litisconsorcios o partes plurisubjetivas, esto es, cuando en una misma calidad
de parte están incluidas dos o más personas físicas o jurídicas. Concretamente dispone que
haya un solo abogado que conduzca las pretensiones, siempre que existe la condición básica
de “comunidad de intereses”. Esto es para evitar peticiones reiteradas o fundamentos

.C
superpuestos.
Oportunidad: Habrá que esperar a la contestación de la demanda. ¿Por qué? Porque recién en
ese momento, luego de que todos los sujetos plantearan sus pretensiones y sus oposiciones
podrá analizarse la compatibilidad de los intereses que exhiben los múltiples integrantes de
cada parte. Será necesario haber delimitado el objeto litigioso.
DD
Efectos: Una vez unificada la personería por acuerdo de sujetos o por decisión del juez y
elegido el abogado único, éste adquiere todas las facultades y deberes propios del mandado
respecto del grupo de mandatarios ahora unificado.
Revocación: Una vez efectuado el nombramiento común, podrá revocarse por acuerdo
unánime de las mismas partes o por el juez a petición de alguna de ellas, siempre que en este
último caso hubiese motivo que lo justifique. La revocación no producirá efectos mientras no
tome intervención el nuevo mandatario. Entonces para que tenga efecto, deberá hacerse con el
LA

consenso de todos. Distinto es el supuesto de que sea solo uno –o algunos- de los
litisconsortes el que requiera el cese de la representación. En ese caso lo dispondrá el juez si
encuentra atendibles las razones para apartar al letrado de la representación común ejercida.

PATROCINIO LETRADO: Art. 56 dice que los jueces no proveerán ningún escrito de demanda,
excepciones y sus contestaciones, alegatos, expresiones de agravios, pliegos de posiciones o
FI

interrogatorios, ni aquellos en que se promuevan incidentes o se pida nulidad de actuaciones y,


en general, los que sustenten o controviertan derechos, ya sean de jurisdicción voluntaria o
contenciosa, si no llevan firma del letrado.
El código refuerza la idea de que solo con asistencia técnica suficiente se resguarda en debida
forma el derecho de defensa en el marco de un proceso judicial sin hacer distinción alguna


entre jurisdicción contenciosa o voluntaria.


Sin embargo puede verse como excepción a esta regla la norma del Art 93 ley 5177 donde se
admiten presentaciones sin patrociño letrado en ciertos casos (pedido de cautelares,
contestación de intimaciones o requerimientos de carácter personal, recepción de ordenes de
pago y pedidos de beneficios de litigar sin gastos) sin perjuicio del que el juez ordene la
intervención del abogado.
En esto supuestos la parte actúa por si, esto es presentando escritos con su propia firma la
cual debe venir acompañada de la del letrado que la asista. El profesional tiene a su cargo la
faz técnica de la estrategia defensista y la autoria intelectual de los escritos que aparecen
firmados conjuntamente por ambos. El verdadero sentido de la imposición del patrociño letrado
es asegurar la eficaz defensa en juicio, aun contra la pretensión del propio interesado de
defenderse por si mismo al evitar que esa función defensista sea mal ejercitada por
desconocimientos de las normas jurídicas y el principio del derecho aplicable al caso.
Falta de firma del letrado. Se tendrá por no presentado y se devolverá al firmante, sin más
trámite ni recursos, todo escrito que debiendo llevar firma del letrado no la tuviese, si dentro de

23

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

24 horas de notificada la providencia que exige el cumplimiento de ese requisito no fuese


suplida la omisión.
Ello tendrá lugar suscribiendo un abogado el mismo escrito ante el secretario o el oficial
primero, quien certificará en el expediente esta circunstancia o por la ratificación que por
separado se hiciere con firma de letrado.

- EL ABOGADO –
En el desempeño de su profesión, el abogado será asimilado a los magistrados en cuanto al
respeto y consideración que debe guardársele. Se trata de un reconocimiento a la importancia
de la función que ejercen y que debe entenderse establecido pura y exclusivamente en
beneficio de la asistencia jurídica de sus clientes, para una mas eficaz defensa de sus
derechos. Esta prerrogativa funcional debe ir acompañada necesariamente de una mayor

OM
responsabilidad y por eso las conductas de estos auxiliares deben ser dignas del respeto y
consideración a la que se refiere este Art. 528. Y cuando no lo sean deberán activarse los
resortes legales para hacer efectiva en forma severa la responsabilidad de aquellos que
desprestigien la tarea del abogado.
Requisitos: para el ejercicio de la profesión de abogado se debe contar con titulo habilitante,
expedido por universidad nacional o privada autorizada o revalidado ante una universidad
nacional. Además el abogado debe hallarse inscrito en la matriculo correspondiente y para esto
es necesario: acreditar identidad personal, presentar el titulo, denunciar el domicilio real y

.C
constituir uno especial en la capital federal, declarar bajo juramento no estar afectado por
ninguna de las incompatibilidades o impedimentos legales, prestar juramento profesional y
además abonar las sumas que establezca la reglamentación.
Deberes: son deberes específicos de los abogados, los siguientes:
1) observar fielmente la CN y la legislación dictada en su consecuencia.
DD
2) Aceptar y ejercer el nombramiento de oficio que por sorteo efectúan las autoridades del
Colegio para asesorar, defender, o patrocinar gratuitamente a litigantes carentes de
recursos suficientes.
3) Tener estudio, o domicilio especial en la capital.
4) Comunicar al Colegio todo cambio de domicilio así como la cesación o reanudación de
sus actividades profesionales.
5) Comportase con lealtad, probidad, y buena fe en el desempeño profesional.
LA

6) Observar con fidelidad el secreto profesional, salvo autorización fehaciente del


interesado.

LOS COLEGIOS PROFESIONALES COMPLETAR


FI

PLURALIDAD DE PARTES: LITISCONSORCIO


Concepto: Existe litisconsorcio cuando, por mediar cotitularidad activa o pasiva con respecto a
una pretensión única, o vínculo de conexión entre distintas pretensiones, el proceso se
desarrolla con la participación (efectiva o posible) de más de una persona en la misma posición


de parte. Según si la pluralidad de sujetos consista en la actuación de varios actores frente a


un demandado, de un actor frente a varios demandados o de varios actores frente a varios
demandados, el litisconsorcio se denomina, respectivamente: activo, pasivo y mixto.
Puede ser también litisconsorcio originario o sucesivo, según si la pluralidad de litigantes
aparezca desde el comienzo del proceso (acumulación subjetiva de pretensiones) o se
verifique durante su desarrollo posterior (integración de la litis, intervención adhesiva
litisconsorcial, etc.)
El litisconsorcio puede ser también voluntario o necesario:

• El litisconsorcio es voluntario cuando su formación obedece a la libre y espontánea


voluntad de las partes. Puede deberse a: 1) A la existencia de un vínculo de conexión entre
distintas pretensiones, 2) A la adhesión que un tercero puede formular respecto de una
pretensión ya deducida, o de la oposición a ella, en el supuesto de que, según las normas de
derecho sustancial, hubiese estado legitimado para demandar o ser demandado en el juicio en
el que la pretensión se hizo valer.

24

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

La característica de este tipo de litisconsorcio reside en la circunstancia de que cada uno de los
litisconsortes goza de la legitimación procesal independiente, razón por la cual tanto el
resultado del proceso como el contenido de la sentencia pueden ser distintos con respecto a
cada uno de ellos.
Efectos:
1) El proceso puede concluir para uno o alguno de los litisconsortes y continuar en
relación con los restantes.
2) En relación con la prueba es menester distinguir entre los “hechos comunes” y “los
hechos individuales” a cada litisconsorte. Si uno de los litisconsortes, por ejemplo
produce prueba acerca de un hecho común, ella bastará para tenerlo por acreditado
con respecto a todos, pero debe tenerse en cuenta que la confesión o el
reconocimiento de un hecho de uno de los litisconsortes, no perjudica a los restantes.
Si se trata de hechos individuales, debe estarse a la prueba producida por el litigante al

OM
cual ellos se refieren, sin perjuicio de que la prueba producida por los otros
litisconsortes pueda ser tenida en cuenta como indicio.
3) Los recursos interpuestos por un litisconsorte no benefician a los restantes, salvo que
la aplicación de esa regla conduzca al pronunciamiento de sentencias contradictorias
respecto de un hecho común a todos los litisconsortes.
4) En ciertas hipótesis, el litisconsorcio voluntario trae aparejada una derogación de las
reglas de competencia.

.C
• El litisconsorcio es necesario cuando lo impone la ley o la misma naturaleza de la
relación o situación jurídica que constituye la causa de la pretensión. Es necesario cuando la
sentencia solo puede dictarse útilmente frente a todos los partícipes de la relación jurídica
sustancial controvertida en el proceso, de modo tal que la eficacia de éste se halla subordinada
a la citación de esas personas. Por eso el Art. 89 dice: “Cuando la sentencia no pudiere
DD
pronunciarse útilmente mas que con relación a varias partes, éstas habrán de demandar o ser
demandadas en un mismo proceso”.
La CSJN ha dicho que el fundamento último del litisconsorcio necesario reside en la exigencia
de resguardar el derecho de defensa en juicio de todos aquellos cointeresados a quienes ha de
extenderse la cosa juzgada propia de la sentencia dictada sobre el fondo del litigio.
Como principio, ante el silencio de la ley sobre la cuestión, puede decirse que el litisconsorcio
necesario procede cuando por discutirse una relación o estado jurídico que es común e
LA

indivisible con respecto a varias personas, su modificación, constitución o extinción sólo puede
obtenerse a través de un pronunciamiento judicial único.
En el litisconsorcio necesario existe siempre una pretensión única cuya característica esencial
reside en la circunstancia de que solo puede ser interpuesta por o contra varios legitimados, y
no por o contra alguno de ellos solamente, por cuanto la legitimación, activa o pasiva,
corresponde en forma conjunta a un grupo de personas y no independientemente a cada una
FI

de ellas. De allí que cuando el proceso no está debidamente integrado mediante la


participación o citación de todos los legitimados, es admisible la llamada defensa de falta de
acción. Pero sin perjuicio de esta defensa, el CP determina en el segundo párrafo del Art. 89
que, en el supuesto de incomparecencia o falta de citación de todos los legitimados, “el Juez de
oficio o a solicitud de cualquiera de las partes, ordenará, antes de dictar la providencia de


apertura a prueba, la integración de la litis dentro de un plazo que señalará, quedando en


suspenso el desarrollo del proceso mientras se cita al litigante o litigantes omitidos”.
Efectos del litisconsorcio necesario:
1) Los actos de disposición realizados por uno de los litisconsortes (desistimiento,
allanamiento, transacción) no producen sus efectos normales hasta tanto los restantes
litisconsortes adopten igual actitud, ya que en razón de la indivisibilidad que caracteriza
a la relación jurídica controvertida, tales actos sólo producen la consecuencia de liberar
a su autor de las cargas inherentes al ulterior desarrollo del proceso, pero no lo
excluyen de los efectos de la sentencia, cuyo contenido debe ser el mismo para todos
los litisconsortes
2) Las defensas opuestas por uno o alguno de los litisconsortes, sea que se funden en
hechos comunes o individuales, favorecen a los demás.
3) Las alegaciones y las pruebas aportadas por los litisconsortes deben valorarse en su
conjunto, aunque resulten contradictorias, pero la confesión o admisión de hechos
formulados por uno o por alguno de los litisconsortes no pueden invocarse contra los

25

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

restantes sin perjuicio de que tales actos valgan, eventualmente, como prueba
indiciaria.
4) Los recursos deducidos por uno de ellos aprovechan o perjudican a todos.
5) La existencia de litisconsorcio necesario comporta una derogación de las reglas de
competencia.

INTERVENCIÓN DE TERCEROS
La intervención de terceros tiene lugar cuando, durante el desarrollo del proceso, y sea en
forma espontánea o provocada, se incorporan a él personas distintas a las partes originarias a
fin de hacer valer derechos o intereses propios, pero vinculados con la causa o el objeto de la
pretensión. Según si la intervención responde a la libre y espontánea determinación del tercero,
o a una citación judicial dispuesta de oficio o a petición de algunas de las partes originarias, se

OM
la denomina voluntaria o coactiva.
Una vez declarada admisible la intervención en cualquiera de sus formas, el tercero deja de ser
tal para asumir la calidad de parte.

Intervención Voluntaria:
ARTICULO 90°: Intervención voluntaria. Podrá intervenir en un juicio pendiente en calidad de
parte, cualquiera fuere la etapa o la instancia en que éste se encontrase, quien:
1°) Acredite sumariamente que la sentencia pudiere afectar su interés propio.

.C
2°) Según las normas del derecho sustancial, hubiese estado legitimado para demandar o ser
demandado en el juicio.

Según Palacio hay tres categorías de este tipo de intervención:


1) Principal o excluyente, 2) Adhesiva autónoma o litisconsorcial, 3) Adhesiva simple.
DD
En la intervención Principal el tercero hace valer un derecho propio y una pretensión
incompatible con la interpuesta por el actor. Ej. Si en un juicio en el que las partes discuten
acerca de la propiedad de una cosa, el tercero alega ser su propietario. La intervención
principal constituye un caso de acumulación sucesiva por inserción de pretensiones y se halla
reglamentada en algunos códigos provinciales, el CPN en cambio, ha omitido su regulación.
En la Intervención Adhesiva Autónoma o Litisconsorcial la participación del tercero en el
proceso tiene por objeto hacer valer un derecho propio frente a alguna de las partes originarias,
LA

adhiriendo a la calidad asumida por el otro litigante. Ej. El acreedor solidario que interviene en
el juicio entablado por otro acreedor contra el deudor. La característica primordial de esta
intervención es que el tercero habría gozado de legitimación propia para demandar o ser
demandado en el proceso, a título individual o juntamente con el litigante a quien adhiere. Este
es el concepto del Art. 90 Inc. 2 (“Según las normas del derecho sustancial, hubiese estado
legitimado para demandar o ser demandado en el juicio”).
FI

La intervención adhesiva simple llamada también coadyuvante tiene lugar cuando el tercero, en
razón de ser titular de un derecho conexo o dependiente respecto de las pretensiones
articuladas en el proceso, participa en éste a fin de colaborar en la gestión procesal de alguna
de las partes. De acuerdo con este concepto, el CPN autoriza a intervenir en el proceso, como
tercero adhesivo simple a quien “acreditare sumariamente que la sentencia pudiere afectar su


interés propio” (Art. 90 Inc. 1). Ej. El fiador en el juicio pendiente entre el deudor y el acreedor
sobre la existencia o validez de la obligación principal.
Se sigue de lo expuesto, que el tercero coadyuvante no reviste el carácter de parte autónoma
por cuanto su legitimación para intervenir en el proceso es subordinada o dependiente respecto
de la que corresponde al litigante con quien coopera o colabora. Carnelutti califica al tercero
coadyuvante como parte accesoria atendiendo al hecho de que “a diferencia de lo que ocurre
en los casos de intervención excluyente o litisconsorcial, en los cuales el tercero interviene para
hacer valer un derecho propio, en esta forma de intervención el tercero lo hace para sostener
las razones de un derecho ajeno”.
En lo que respecta al procedimiento a observar, el Art. 92 CPN dispone que “El pedido de
intervención se formulará por escrito, con los requisitos de la demanda, en lo pertinente. Con
aquél se presentarán los documentos y se ofrecerán las demás pruebas de los hechos en que
se fundare la solicitud. Se conferirá traslado a las partes y, si hubiese oposición, se la
substanciará en una sola audiencia. La resolución se dictará dentro de los 10 días”.
En ningún caso, dice el Art. 93, la intervención del tercero retrogradará el juicio ni suspenderá
su curso.

26

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Mientras la resolución que admite la intervención es inapelable, la que la deniega es apelable


en efecto devolutivo (Art. 96). La sentencia dictada después de la intervención, finalmente,
afecta al tercero de la misma manera que a las partes principales.
Momento de la Incorporación: La incorporación voluntaria al proceso de terceros es admitida en
cualquiera de las etapas o instancias del juicio. Al tercero le corresponde analizar si es más
conveniente unirse a un juicio con etapas procesales avanzadas o bien iniciar un nuevo
proceso, siempre y cuando cuente con una pretensión autónoma.

Intervención obligada: Tiene lugar este tipo de intervención cuando el juez, de oficio o a pedida
de alguna de las partes, dispone que se cite a un tercero para participar en el proceso a fin de
que la sentencia que en él se dicte pueda serle eventualmente opuesta. El Art. 94 dispone que
el actor en el escrito de demanda y el demandado dentro del plazo para oponer excepciones
previas o para contestar la demanda, según la naturaleza del juicio, podrán solicitar la citación

OM
de aquél a cuyo respecto consideraren que la controversia es común.

TERCERÍAS
Se denomina “tercería” a la pretensión en cuya virtud una persona distinta a las partes
intervinientes en un determinado proceso, reclama el levantamiento de un embargo trabado en
dicho proceso sobre un bien de su propiedad, o el pago preferencial de un crédito con el
producido de la venta del bien embargado.
Este concepto comprende a las dos clases de tercerías que admite el ordenamiento procesal, o

.C
sea las de dominio y las de mejor derecho.
Las primeras deben fundarse en el dominio de los bienes embargados, las segundas en el
derecho que el tercerista tenga a ser pagado con preferencia al embargante (Art. 97, párrafo 1).
La admisibilidad de la tercería, cualquiera sea su carácter, se halla condicionada a la existencia
de un embargo. En caso contrario no existiría interés jurídico que la sustentase.
DD
Requisitos: La tercería de dominio deberá deducirse antes de que se otorgue la posesión de
los bienes; la tercería de mejor derecho, antes de que se pague al acreedor. Si el tercerista
dedujere la demanda después de diez días desde que tuvo o debió tener conocimiento del
embargo o desde que se rechazó el levantamiento sin tercería, abonará las costas que
originare su presentación extemporánea.
No se dará curso a la tercería si no se prueba, con instrumentos fehacientes o en forma
sumaria, la verosimilitud del derecho en que se funda, o se prestare fianza para responder de
LA

los perjuicios que pudiere producir la suspensión del proceso principal.


Desestimada la tercería, no será admisible su reiteración si se fundare en título que hubiese
poseído y conocido el tercerista al tiempo de entablar la primera (Art. 98), pero esta regla es
inaplicable si la tercería no hubiese sido admitida sólo por falta de ofrecimiento o constitución
de la fianza.
FI

Efectos de la tercería de dominio: Si la tercería fuese de dominio, consentida o ejecutoriada


la orden de venta de los bienes, se suspenderá el procedimiento principal, a menos que se
tratare de bienes sujetos a desvalorización o desaparición o que irrogaren excesivos gastos de
conservación, en cuyo caso, el producto de la venta quedará afectado a las resultas de la
tercería.


El tercerista podrá, en cualquier momento, obtener el levantamiento del embargo dando


garantía suficiente de responder al crédito del embargante por capital, intereses y costas en
caso de que no probare que los bienes embargados le pertenecen.

Efectos de la tercería de mejor derecho: Si la tercería fuese de mejor derecho, con


intervención del tercerista, podrán venderse los bienes, suspendiéndose el pago hasta que se
decida sobre la preferencia, salvo si se otorgare fianza para responder a las resultas de la
tercería. El tercerista será parte en las actuaciones relativas al remate de los bienes.

Finalmente constituye un efecto común a ambas clases de tercerías, lo dispuesto por el Art.
102: “Deducida la tercería, el embargante podrá pedir que se amplíe o mejore el embargo, o
que se adopten otras medidas precautorias necesarias”.

Procedimiento:
Las tercerías deben deducirse contra ambas partes del proceso principal (embargante y
embargado), configurándose según Palacio, un caso de litisconsorcio pasivo necesario. El

27

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

trámite de la tercería puede ser el del juicio ordinario, sumario o el del incidente, según lo
determine el juez atendiendo a las circunstancias. Sin embargo, por economía procesal, el CP
concede al tercero perjudicado por un embargo el derecho de pedir su levantamiento sin
promover tercería, acompañando el título de dominio u ofreciendo sumaria información sobre
su posesión, según la naturaleza de los bienes. Del pedido se dará traslado al embargante. La
resolución será recurrible cuando haga lugar al desembargo. Si lo denegara, el interesado
podrá deducir directamente la tercería. (Art. 104). Se trata entonces de un incidente dentro del
proceso en el cual se trabó el embargo, cuya procedencia se halla supeditada a la
circunstancia de quien se acredite, en forma efectiva y fehaciente, la propiedad o posesión de
los bienes embargados, debiendo esa circunstancia surgir de los elementos probatorios
acompañados por el incidentista en su primera presentación.

Connivencia entre terceristas y embargado: Cuando resulta probada la connivencia del

OM
tercerista con el embargado, el juez puede ordenar sin más trámite, la remisión de los
antecedentes a la justicia penal e imponer al tercerista o a los profesionales que lo hayan
representado o patrocinado o a ambos, las sanciones disciplinarias que correspondan.
Asimismo podrá disponer la detención del tercerista hasta el momento en que comience a
actuar el juez en lo penal.

LAS OBLIGACIONES DE LAS PARTES


COSTAS: Las costas son las erogaciones o desembolsos que las partes se ven obligadas a

.C
efectuar como consecuencia directa de la tramitación del proceso, y dentro de él, como son el
sellado de actuación, el impuesto de justicia, honorarios de abogados, etc. Durante el curso del
proceso cada parte soporta los gastos que de él se derivan, siendo en la sentencia donde
corresponde determinar cuál es el litigante que en definitiva, debe hacerse cargo de ellos. El
CP adhiere al sistema en cuya virtud las costas deben ser pagadas, como regla, por la parte
DD
que ha resultado vencida en el pleito.

Fundamento:
CHIOVENDA: “La justificación de este instituto se encuentra en que la actuación de la ley no
debe representar una disminución patrimonial para la parte a favor de la cual se realiza, siendo
interés del comercio jurídico que los derechos tengan un valor posiblemente puro y constante.
No es más que el hecho objetivo de la derrota”. Chiovenda sitúa a la institución en el terreno
LA

estrictamente procesal y descarta la aplicación de teorías extraídas del derecho privado.

Régimen Legal:
En el Art. 68 se sienta el Principio General: La parte vencida en el juicio deberá pagar todos
los gastos de la contraria, aun cuando ésta no lo hubiese solicitado. Sin embargo, el juez podrá
eximir total o parcialmente de esta responsabilidad al litigante vencido, siempre que encontrare
FI

mérito para ello, expresándolo en su pronunciamiento, bajo pena de nulidad.


Igualmente la posibilidad de que los jueces eximan del pago de las costas al litigante vencido,
no quiere decir, como observa PODETTI, que la eximición alcance a todas las costas del
proceso, sino solamente a las del litigante vencedor. De allí que el vencido a quien se exime de
las costas debe abonar las propias y la mitad de las comunes. Igualmente el “juez debe


encontrar mérito para ello”.

En el Art. 69 se refiere a los Incidentes. En los incidentes también regirá lo establecido en el


artículo anterior, pudiendo eximirse de las costas únicamente cuando se tratase de cuestiones
dudosas de derecho. El condenado al pago de las costas del incidente, no podrá promover
otros mientras no haya depositado su importe en calidad de embargo. No estarán sujetos a
este requisito de admisibilidad los incidentes suscitados en el curso de las audiencias.

Excepcionalmente las costas pueden imponerse al vencedor cuando las constancias del
proceso demuestren la total inutilidad de la pretensión o su planteamiento en términos
notoriamente exagerados.
El Art. 70 entiende que: “No se impondrán costas al vencido:
1°) Cuando hubiese reconocido oportunamente como fundadas las pretensiones de su
adversario, allanándose a satisfacerlas, a menos que hubiere incurrido en mora o que por su
culpa hubiere dado lugar a la reclamación.

28

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

2°) Cuando se allanare dentro de quinto día de tener conocimiento de los títulos o instrumentos
tardíamente presentados.
Para que proceda la exención de costas, el allanamiento debe ser real, incondicionado,
oportuno, total y efectivo”.

Vencimiento parcial y mutuo: Si el resultado del pleito o incidente fuere parcialmente


favorable a ambos litigantes, las costas se compensarán o se distribuirán prudencialmente por
el juez en proporción al éxito obtenido por cada uno de ellos.

Pluspetición inexcusable o “Plus petitio”: (Art. 72) “El litigante que incurriere en pluspetición
inexcusable será condenado en costas, si la otra parte hubiese admitido el monto hasta el
límite establecido en la sentencia.
Si ambas partes incurrieren en pluspetición, regirá lo dispuesto en el artículo precedente. (Art.

OM
No se entenderá que hay pluspetición, a los efectos determinados en este artículo, cuando el
valor de la condena dependiese legalmente del arbitrio judicial, de juicio pericial o de rendición
de cuentas o cuando las pretensiones de la parte no fuesen reducidas por la condena en más
de un 20%”.
La figura de la pluspetición inexcusable tiende a sancionar la ligereza con la que se ha
planteado el objeto mediato de la pretensión. Se configura según Camps si existió una
exageración inaceptable respecto de la entidad de lo demandado. De ocurrir ello, aun cuando
el demandante sea victorioso, deberá cargar con las costas. Se trata de una excepción al

.C
principio objetivo de la derrota ya que aquí aun ganando, se le impone el costo del proceso al
actor que exhibió una conducta abusiva al cuantificar lo requerido por su parte. Para que pueda
declararse existente una pluspetición inexcusable que exima al perdidoso de cargar con todas
las costas del proceso (de ambas partes y comunes) se deben reunir estos recaudos en forma
conjunta:
DD
1. Petición de una suma que resulte reducida en más de un veinte por ciento por la
sentencia;
2. Admisión como válida, por parte del demandado, de la pretensión hasta el monto de la
condena;
3. Innecesariedad de fijación del monto por arbitrio judicial, juicio de peritos o rendición de
cuentas.
Como se ve, son de difícil configuración en la práctica, por ejemplo la admisión como justa de
LA

la pretensión por parte del demandado hasta el monto que luego surgirá de la condena, etc.
Además la norma establece que, en primer término, el incurrir en petición excesiva debe
presentar el carácter de inexcusable, lo que significa que, con una conducta culpable o
maliciosa, se haya exagerado torpemente el reclamo. En segundo lugar, establece una
condición de aplicación de la misma, esto es que “la otra parte hubiese admitido el monto hasta
el límite establecido en la sentencia”.
FI

Pluspetición Recíproca: Se contempla expresamente el caso de que ambas partes incurran


en pluspetición inexcusable. Un caso puede configurarse en el supuesto de una pretensión
seguida de reconvención, donde en ambos casos la cuantificación del objeto mediado de
ambas pretensiones se realice en forma exagerada, además de los otros recaudos que señala


la norma.

Conciliación, transacción y desistimiento: (Art. 73) Si el juicio terminase por transacción o


conciliación, las costas serán impuestas en el orden causado. Si lo fuese por desistimiento,
serán a cargo de quien desiste, salvo cuando se debiese exclusivamente a cambios de
legislación o jurisprudencia. Se exceptúa, en todos los casos, lo que pudieren acordar las
partes en contrario.
En estos supuestos, la conclusión de la litis se deriva de la voluntad de las partes (de ambas o
de sólo una de ellas). Se ha dicho que las partes pueden, en caso de conciliación, transacción
y desistimiento, acordar libremente las costas y no estando comprometido el orden público,
corresponde atenerse al convenio celebrado. Si existe transacción o conciliación, se entiende
que por llegar a ese acuerdo no existe vencedor ni vencido, y por eso las costas se impondrán
“por su orden” o “en el orden causado” (cada uno soporta las propias y la mitad de las
comunes). Distinto es el caso del desistimiento cuando es unilateral. En ese supuesto, la
decisión de finalizar la litis se entenderá como un reconocimiento de la sinrazón de lo
pretendido y consecuentemente tendrá el cariz de una derrota respecto de quien desiste. Por

29

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

ello se le impondrán todas las costas. Excepción hecha de los casos donde el desistimiento no
surge de un simple arrepentimiento espontáneo sino de factores externos u objetivos como son
cambios de legislación o de criterios jurisprudenciales. Ahora, el actor reconoce que no cuenta
con las razones que le asistían al presentar la demanda y considera inútil seguir litigando frente
a ese cambio normativo o de criterios tribunalicios. Es por tal motivo que se retira de la litis y
entonces será el juez quien deba ponderar las circunstancias en cada caso a los fines de
imponer las costas. Frente a un caso de desistimiento de un recurso de apelación contra la
decisión de primera instancia, se ha dicho que si esa actitud no obedece a ninguna de las
excepciones que prevé el Art. 73 deviene procedente el pedido de imposición de costas a
cargo del recurrente, toda vez que frente al memoria presentado por el apelante, se ha
compelido a la contraria a realizar una actividad en defensa de sus derechos, que resulto inútil
o infructuosa por lo que la remuneración de esa labor debe quedar a cargo de quien la originó.

OM
Nulidad: Si el procedimiento se anulare por causa imputable a una de las partes, serán a su
cargo las costas producidas desde el acto o la omisión que dio origen a la nulidad.

Costas al vencedor: Cuando de los antecedentes del proceso resultase que el demandado no
ha dado motivo a la interposición de la demanda y se allanare dentro del plazo para
contestarla, el actor será condenado en costas.
En este caso, del Art. 76, se imponen las costas (todas ellas, comunes y de ambas partes) al
vencedor como sanción por una conducta abusiva (al igual que en el caso de la pluspetición

.C
inexcusable). Aquí se trata del supuesto donde el juicio se inicia sin que el demandado haya
dado motivo alguno al mismo y que, una vez en conocimiento de la demanda en su contra, se
allanare en el plazo para contestarla. Del texto del código procesal que regula estas costas
(Art. 76) surgen dudas acerca de su aplicación práctica ya que si el demandado “no ha dado
motivo” para promover la demanda es evidente que la pretensión en su contra no tiene
DD
sustento y entonces no podría hablarse técnicamente de un “allanamiento” respecto de la
misma: corresponderá su rechazo con lo que las costas serán impuestas al actor según la regla
general del Art. 68 ya que, por lo visto, será el “vencido” de este proceso. Sin embargo, la
doctrina ha entendido que mediante esta manda se deben imponer las costas al actor que hace
abuso de su derecho de acción y de esa manera incoa una demanda judicial que habrá de
prosperar (de lo que se deduce que el demandado en realidad dio algún motivo para la misma)
en lugar de utilizar otras vías menos costosas o complejas. Se cita como ejemplo, el caso del
LA

deudor que nunca se había negado con anterioridad a la demanda a satisfacer las
pretensiones del actor (pero en definitiva no las satisfació antes del inicio del proceso). Por eso
según Camps ejemplos de este tipo contienen supuestos donde la pretensión del acreedor
tiene verdadero sustento a los fines de reclamar judicialmente al deudor, más allá de que
también puedan existir otros “caminos más cortos para obtener la satisfacción de su derecho”.
Se trata entonces de circunstancias infrecuentes.
FI

Alcance de la Condena en Costas


Las costas judiciales están integradas por los gastos stricto sensu del proceso y por los
honorarios de los profesionales intervinientes. A su vez, ese conjunto de erogaciones puede
dividirse en dos rubros: los costos derivados de la sustanciación y trámite del proceso y los


previos al mismo, realizados con la finalidad de no llegar a un pleito persiguiendo la


satisfacción extrajudicial del derecho en pugna. El Código entiende útil este último rubro,
justificando su inclusión en la condena en costas, ya que por su conducto puede llegar a
evitarse la judicialización del conflicto y su resolución en un ámbito informal que muchas veces
suele brindar una salida mas célere, eficaz y económica al diferendo, además de la
consiguiente descongestión de los tribunales. Deben incluirse en la condena en costas ya que
si no se recuperan esos gastos realizados por el litigante a la postre victorioso, ello implicaría
un inaceptable menoscabo a la incolumnidad patrimonial con que debe obtenerse el
reconocimiento judicial de su derecho.
De la diferente naturaleza de los gastos dependerá la manera de acreditarlos al momento de
realizar la liquidación correspondiente, requisito que se torna imprescindible si se pretende su
percepción o reintegro. Respecto de los que surgen en el proceso, su demostración será mas
sencilla ya que bastara con las constancias judiciales (gastos periciales, honorarios, tasa de
justicia, sellados, etc.) mientras que los que realizan las partes por si (diligenciamientos,
gestoría en general, gastos notariales, postales, de timbrados, fotocopias, etc.) deberán venir

30

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

acompañados de suficiente respaldo documental (facturas, tickets, etc.) a los fines de su


justificación.
El Art. 77 dispone que la condena en costas comprenderá todos los gastos causados u
ocasionados por la sustanciación del proceso y los que se hubiesen realizado para evitar el
pleito, mediante el cumplimiento de la obligación. Los correspondientes a pedidos
desestimados serán a cargo de la parte que los efectuó u originó, aunque la sentencia le fuere
favorable en lo principal. No serán objeto de reintegro los gastos superfluos o inútiles. Si los
gastos fuesen excesivos, el Juez podrá reducirlos prudencialmente.
Cuando se habla de gastos superfluos o inútiles se entiende que son aquellos realizados al
margen de la actividad del órgano jurisdiccional y respecto de los cuales luego se requiere su
pago ante el juez. El rechazo se realiza sin más trámite luego de constatarse que las
erogaciones tuvieron como causa actividad inconducente para el desarrollo de la litis. En
cuanto a los gatos exagerados pero útiles –también hechos fuera del control del órgano- se

OM
contempla la posibilidad de que el juez mande pagarlos pero reducidos prudencialmente.
Diferente es la situación donde el gasto deriva de una petición de la parte que –de admitirse-
generaría una importante erogación. Aquí el juez deberá en primer lugar valorar la necesidad
de lo requerido y si entiende que debe realizarse el acto solicitado, establecerá la manera más
económica de concretarlo para que no se frustre la medida solicitada. Ej. Reemplazando
estudios técnicos en el extranjero por otros a cargo de entidades nacionales.

.C
BOLILLA 4: OBJETO DEL PROCESO

Es objeto del proceso la materia alrededor de la cual gira su iniciación, desenvolvimiento y


extinción. Dicho objeto se halla representado por una o más pretensiones o peticiones
extracontenciosas, según se trate, respectivamente, de un proceso contencioso o de un
DD
proceso voluntario.

Acción y Pretensión:

Hay mucha elaboración doctrinaria encaminada a esclarecer la esencia del derecho de acción,
pero no ha servido para resolver los concretos problemas.
Uno de los conceptos más claros lo da GUASP que entiende que “el poder de provocar la
LA

actividad de los tribunales, sin más, sea un auténtico derecho, o sea una mera facultad,
constituye un puro poder político o administrativo si se quiere, supuesto de la actividad
procesal, pero previo a la misma y fuera por ello del mundo del proceso. El concepto de acción
es relativo respecto al proceso porque no depende de estructuras procesales sino que es
independiente de ellas, como es igualmente, intrascendente para el proceso, el concepto de
acción procesal”.
FI

Concibiendo a la pretensión como objeto del proceso (contencioso) y admitiendo que la acción
sea un derecho cívico (Carnelutti) o una de las especies en que se manifiesta el derecho
constitucional de peticionar ante las autoridades (Couture), resulta claro que esta última no es
otra cosa que el “poder de hacer valer una pretensión” y que constituye por lo tanto, un
supuesto de la actividad procesal. La acción es supuesto de la actividad de cada una de las


partes y que por lo tanto, no constituye un derecho privativo de quien deduce la pretensión,
pues también la actividad del demandado, sea que se traduzca en un pedido de rechazo de
aquélla o en una admisión de sus fundamentos, tiene sustento en un derecho cívico de
petición, análogo al ejercido por el actor.
La acción no puede confundirse con la pretensión, ya que la acción no es otra cosa que el
derecho en cuya virtud la pretensión puede ser llevada a la consideración de un órgano judicial.
Tampoco puede ser identificada con la demanda, en tanto ésta no sólo no constituye el objeto
del proceso sino que es sólo un medio de promoverlo o, en otras palabras, un mero acto de
iniciación procesal.
En la gran mayoría de los casos, la pretensión procesal se encuentra contenida en la demanda,
lo cual, sin embargo no es forzoso, como ocurre por ejemplo en el régimen de la justicia de paz
vigente en algunas provincias.
Cuando la pretensión procesal se halla contenida en la demanda, es posible que aquélla,
manteniendo los mismos elementos en cuanto a los sujetos, el objeto y la causa, se
complemente o se integre mediante un acto que es posterior a la presentación de la demanda y
que, por lo tanto, no puede identificarse con ella. Tal es el supuesto del hecho nuevo que

31

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

constituye un complemento de la causa de la pretensión, pero no de la demanda, cuya función


iniciadora ha quedado ya cumplida a esa altura del desarrollo procesal.
Es preciso recordar que la demanda puede contener más de una pretensión, como ocurre en
los casos de acumulación objetiva o subjetiva de pretensiones.

Distintas clases de Pretensiones


Clasificación

En razón de la función:
1) Pretensiones de Conocimiento
2) Pretensiones de Ejecución.
3) Pretensiones Cautelares.

OM
1) Las pretensiones de Conocimiento son aquellas mediante las cuales se solicita al
órgano que dilucide y determine el contenido y alcance de una situación jurídica. Estas
pretensiones de Conocimiento, en atención a los efectos se dividen en: Declarativas,
de Condena y Determinativas.

A) Pretensiones Declarativas: Tienden a obtener un pronunciamiento que elimine la falta


de certeza sobre la existencia, eficacia, modalidad o interpretación de una relación o
estado jurídico. La característica fundamental consiste en que la mera declaración de

.C
certeza resulta suficiente para satisfacer el interés de quién las propone, y por lo tanto,
para agotar el cometido de la función jurisdiccional. Pueden ser positivas o negativas
según que, respectivamente, se basen en la afirmación de un efecto jurídico favorable
al actor o en la inexistencia de un efecto jurídico favorable a la otra parte. Ejemplo de la
primera: la pretensión declarativa de adquisición de propiedad por prescripción.
DD
Ejemplo de la segunda: pretensión de nulidad de un acto jurídico.
El código en el Art. 322 admite la pretensión meramente declarativa para “hacer cesar un
estado de incertidumbre sobre la existencia, alcance o modalidades de una relación
jurídica, siempre que esa falta de certeza pudiera producir un perjuicio o lesión actual al
actor, y éste no dispusiere de otro medio legal para ponerle término inmediatamente”. La
admisibilidad de la pretensión depende de 2 requisitos:
- Que el estado de incertidumbre en que se funde derive de circunstancias de hecho
LA

que, objetivamente apreciadas, revistan suficiente aptitud para provocar un daño.


- Que no exista otra vía legal para hacer cesar la incertidumbre.

B) Pretensiones de Condena: Son aquellas mediante las cuales se reclama el


pronunciamiento de una sentencia que imponga al demandado el cumplimiento de una
prestación (de dar, de hacer o de no hacer) a favor del actor. Además, dicha sentencia
FI

hace explícita la sanción que la ley imputa a ese incumplimiento y configura por ello, un
título ejecutivo judicial (también llamado “título ejecutorio”) que puede ser hecho valer
por el acreedor como fundamento de una nueva pretensión tendiente a obtener la
realización coactiva de su derecho.


C) Pretensiones Determinativas: Son aquellas mediante las cuales se pide al juez que
fije los requisitos o condiciones a que quedará supeditado el ejercicio de un derecho.
Tienden, por lo tanto, a la complementación o integración de ciertas relaciones jurídicas
cuyos elementos o modalidades no se encuentran determinados o específicos por
completo.

2) Las Pretensiones de Ejecución: Tienen por finalidad hacer efectiva la sanción


impuesta en una sentencia de condena (título ejecutivo judicial) u obtener el
cumplimiento de una obligación documentada en algunos de los instrumentos a los
cuales la ley acuerda una presunción de legitimidad (títulos ejecutivos extrajudiciales:
confesión de deuda líquida y exigible, créditos documentados en letras de cambio,
pagarés, cheques, etc.). La diferencia entre estas pretensiones y las de conocimiento
reside en sus efectos inmediatos. Mientras las segundas producen, como efecto
inmediato, la posibilidad de que el sujeto pasivo las contradiga mediante el
planteamiento de oposiciones no limitadas en cuanto a su alcance y contenido, las
pretensiones ejecutivas inciden en forma inmediata sobre el patrimonio del deudor a

32

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

través del cumplimiento de las medidas coactivas previstas por la ley, sin que sea
necesaria la previa provocación del contradictorio.

3) Las pretensiones Cautelares: Tienden a la obtención de una medida judicial


(embargo, secuestro, anotación de la litis, etc.) que asegure el eventual cumplimiento
de la sentencia de mérito a dictar en un proceso de conocimiento o ejecución. No son,
por lo tanto, pretensiones autónomas pues se encuentran subordinadas a una
pretensión principal ya deducida o próxima a deducirse. Están sujetas a los siguientes
requisitos: A) La verosimilitud del derecho invocado como fundamento de la pretensión
principal; B) El temor fundado de que ese derecho se frustre durante la tramitación del
proceso tendiente a tutelarlo; C) La prestación de una contracautela por parte del
sujeto activo.

OM
Identificación de las Pretensiones
Es el procedimiento mediante el cual dos o más pretensiones son confrontadas entre sí con el
objeto de establecer si se trata de una misma pretensión o de distintas pretensiones.
La primera identidad que debe verificarse es la que pudiere existir entre los sujetos (activo y
pasivo). Para ello es menester atenerse a la cualidad jurídica en que dichos sujetos han
intervenido en cada caso, no siendo suficiente que se trate físicamente de las mismas
personas. No existe identidad, por ejemplo, si una misma persona actúa en un proceso a
nombre propio y en otro como representante legal de su hijo menor, pues es distinta la calidad

.C
que ha asumido en uno y otro caso. Asimismo, puede operarse un cambio de las personas
físicas que intervienen en los respectivos procesos sin que ello implique una modificación
subjetiva de la pretensión, como ocurre por ejemplo si el heredero deduce una pretensión que
se rechazó cuando fue intentada por el causante.
Como regla, la identificación subjetiva de las pretensiones debe establecerse con respecto de
DD
las personas que revisten el carácter de partes en los respectivos procesos.
Para la adecuada identificación de las pretensiones desde el punto de vista del objeto es
preciso atender a los dos aspectos de aquel, es decir, al objeto inmediato y al mediato. No
basta que dos o más pretensiones versen sobre un mismo bien de la vida, por cuanto éste es
susceptible de ser tutelado mediante pronunciamientos judiciales de distinta índole. Por
ejemplo, el rechazo de una pretensión ejecutiva referente a una determinada suma de dinero
no impediría el planteamiento de una posterior pretensión de conocimiento cuyo objeto mediato
LA

fuese la misma suma, si mediante esta última pretensión se persiguiere la resolución de


cuestiones que no pudieron legalmente debatirse en el proceso ejecutivo (Ej. Un vicio de
consentimiento). Habría, en cambio, identidad de pretensiones, si rechazada una pretensión
declarativa sobre la base de la inexistencia del derecho material reclamado, se formulase
posteriormente una pretensión de condena relativa al mismo objeto mediato, ya que la
sentencia de condena debe fundarse, necesariamente, en la existencia de ese derecho.
FI

Con respecto a la causa debe entenderse que el simple cambio de argumentación jurídica en
que se fundó una pretensión excluye la procedencia de una pretensión posterior que se
sustente en las mismas circunstancias de hecho. De modo que, por ejemplo, rechazada una
pretensión divorcio fundada en adulterio, no cabría intentar una nueva pretensión
sosteniéndose que los mismos hechos configuran la causal de injurias graves.


Requisitos de la Pretensión: Para la que pretensión procesal satisfaga su finalidad debe


reunir dos clases de requisitos: I) Admisibilidad y II) Fundabilidad.
La pretensión es admisible cuando posibilita la averiguación de su contenido y por lo tanto, la
emisión de un pronunciamiento sobre el fondo del asunto sometido a la decisión del tribunal.
Es fundada, en cambio, cuando en razón de su contenido resulta apropiada para obtener una
decisión favorable a quien la ha planteado.
El examen de los requisitos de admisibilidad es previo al de Fundabilidad, pues la inexistencia
de los primeros excluye la necesidad de una sentencia sobre el mérito de la pretensión.

El Proceso Con Pluralidad De Objetos


Concepto de Proceso Acumulativo: El proceso acumulativo o por acumulación es aquel que
sirve para la satisfacción de dos o más pretensiones.
La justificación reside en dos fundamentos: uno atiende a la reducción de tiempo, esfuerzo y
gastos que comporta el tratamiento conjunto de dos o más pretensiones; el otro tiene en mira la

33

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

necesidad de evitar la eventualidad de pronunciamientos contradictorios a que puede conducir


la sustanciación de pretensiones conexas en procesos distintos.

La acumulación de pretensiones dentro de un mismo proceso puede ser originaria y sucesiva,


según que, respectivamente, las pretensiones se propongan conjuntamente desde el comienzo
del proceso, o que, durante el transcurso de éste, a la pretensión originaria se agreguen o
incorporen otra u otras. Dentro de la sucesiva se debe distinguir la acumulación por inserción,
de la acumulación por reunión. La primera se opera cuando una nueva pretensión se incorpora
dentro de un proceso ya pendiente para la satisfacción de otra. La segunda tiene lugar cuando,
existiendo diversas pretensiones que se han hecho valer en otros tantos procesos, éstos se
funden en uno solo.

Acumulación originaria de pretensiones: según se atienda simplemente a la pluralidad de

OM
pretensiones o además, a la pluralidad de sujetos activos o pasivos que las interponen, o frente
a quienes se interponen cabe distinguir entre dos clases de acumulación originaria de
pretensiones: La objetiva y la Subjetiva.
La acumulación objetiva de pretensiones es la reunión, en una misma demanda, de las
distintas pretensiones que el actor tenga frente al demandado, realizada con el fin de que sean
sustanciadas y decididas en un proceso único.
El CP se refiere a esta acumulación en el Art. 87.
ARTICULO 87°: Acumulación objetiva de acciones. Antes de la notificación de la demanda el

.C
actor podrá acumular todas las acciones que tuviere contra una misma parte, siempre que:
1°) No sean contrarias entre sí, de modo que por la elección de una quede excluida la otra.
2°) Correspondan a la competencia del mismo Juez.
3°) Puedan substanciarse por los mismos trámites.
DD
La acumulación subjetiva de pretensiones, que constituye la otra modalidad de la
acumulación originaria, tiene lugar toda vez que, entre más de un actor o demandado
(acumulación activa y pasiva respectivamente) o entre más de un actor y más de un
demandado (acumulación mixta) se sustancian, en un mismo proceso, pretensiones conexas
por la causa o por el objeto.
La acumulación subjetiva procede siempre que las distintas pretensiones sean conexas en
virtud de la causa, del objeto, o de ambos elementos a la vez (Art. 88), o sea, respectivamente,
LA

cuando se invoque como fundamento de ellas una misma relación jurídica o una misma
situación de hecho o cuando medie coincidencia respecto de la clase de pronunciamiento que
se pide (objeto inmediato) y la cosa, hecho o relación jurídica sobre que dicho pronunciamiento
debe versar (objeto mediato).

Acumulación Sucesiva Por Inserción de Pretensiones


FI

Este tipo de acumulación tiene lugar cuando una pretensión se incorpora, ex novo, dentro de
un proceso ya pendiente para la satisfacción de otra. La inserción de una nueva pretensión
puede provenir del primitivo actor, del primitivo demandado, o de un tercero, según se trate de
la ampliación de demanda, de la reconvención o de la intervención excluyente y de la tercería.
La ampliación de la demanda se configura cuando el actor, en el lugar de acumular todas las


pretensiones que tiene frente al demandado en la demanda inicial, lo hace en un momento


procesal posterior, cuyo límite está dado por la notificación de la demanda. Cumplido este acto,
el actor pierde la facultad de proponer nuevas pretensiones dentro del mismo proceso.
La reconvención es la pretensión procesal que puede deducir el demandado frente al actor.
Sólo puede plantearse en el mismo escrito de contestación de la demanda y no haciéndolo
entonces, no podrá deducirla después, salvo su derecho para hacer valer su pretensión en otro
juicio.

Acumulación de Procesos
Consiste en la reunión material de dos o más procesos que, en razón de tener por objeto
pretensiones conexas, no pueden ser sustanciados separadamente sin riesgo de conducir al
pronunciamiento de decisiones contradictorias, e incluso de cumplimiento imposible por efecto
de la cosa juzgada.
En su base existe en rigor una pluralidad de pretensiones, las cuales, al acumularse,
determinan la unión material de los distintos procesos en los que aquellas se hicieron valer.
La acumulación de procesos corresponde:

34

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

1. Cuando es admisible la acumulación subjetiva de pretensiones, o sea, siempre que


éstas sean conexas por la causa, por el objeto, o por ambos elementos al mismo
tiempo;
2. Cuando siendo el actor titular de diversas pretensiones conexas frente al demandado,
aquéllas se hayan hecho valer en otros tantos procesos, sin haber tenido lugar, por
consiguiente, su acumulación objetiva;
3. Cuando el demandado, absteniéndose de la facultad de reconvenir, deduce, en otro
proceso, una pretensión conexa a la interpuesta por el actor frente a él.

Procedencia: (Art. 188) Procederá la acumulación de procesos cuando hubiese sido admisible
la acumulación subjetiva de acciones de conformidad con lo prescripto en el artículo 88° y en
general, siempre que la sentencia que haya de dictarse en uno de ellos pudiere producir
efectos de cosa juzgada en otro u otros.

OM
Requisitos:
1°) Que los procesos se encuentren en la misma instancia.
2°) Que el juez a quien corresponda entender en los procesos acumulados sea competente por
razón de la materia.
3°) Que puedan sustanciarse por los mismos trámites.
Sin embargo, podrán acumularse 2 ó más procesos de conocimiento, o 2 ó más procesos de
ejecución sujetos a distintos trámites, cuando su acumulación resultare indispensable en razón
de concurrir la circunstancia prevista en la última parte del primer párrafo. En tal caso, el juez

.C
determinará el procedimiento que corresponde imprimir al juicio acumulado.

El Art. 191 del CP determina cual es el juez competente para disponer la acumulación,
expresando al respecto que “el incidente podrá plantearse ante el juez que debe conocer en
definitiva o ante el que debe remitir el expediente.
DD
En el primer caso, el juez conferirá vista a los otros litigantes, y si considerare fundada la
petición solicitará el otro u otros expedientes, expresando los fundamentos de su pedido.
Recibidos, dictará sin más trámite resolución, contra la cuál no habrá recurso y la hará conocer
a los juzgados donde tramitaban los procesos.
En el segundo caso, dará vista a los otros litigantes, y si considerare procedente la
acumulación remitirá el expediente al otro Juez, o bien le pedirá la remisión del que tuviere en
trámite, si entendiese que la acumulación debe efectuarse sobre el que se sustancia ante su
LA

juzgado, expresando los motivos en que se funda. En ambos supuestos la resolución será
inapelable. Si se declarase improcedente el pedido, la resolución será apelable”.

Unidad de Pronunciamiento: Los procesos acumulados se sustancian y se fallan


conjuntamente, pero si trámite resulta dificultoso por la naturaleza de las cuestiones
planteadas, el juez puede disponer sin recurso, que cada proceso se sustancie por separado,
FI

dictando una sola sentencia. Aquí lo que se prevé es la unidad de pronunciamiento que debe
versar sobre la totalidad de las cuestiones que se han planteado en los procesos acumulados.


35

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

OM
.C
BOLILLA 5 – LOS ACTOS PROCESALES
DD
Teoría General de Los Actos Procesales: Son actos procesales los hechos voluntarios que
tienen por efecto directo e inmediato la constitución, el desenvolvimiento o la extinción del
proceso, sea que procedan de las partes (o peticionarios) o de sus auxiliares, del órgano
judicial (o arbitral) o de sus auxiliares, o de terceros vinculados a aquél con motivo de una
designación, citación o requerimiento destinados al cumplimiento de una función determinada.
Como todos los actos jurídicos, los actos procesales constituyen manifestaciones voluntarias
de quienes los cumplen. En tal circunstancia reside su diferencia respecto de los hechos
LA

procesales, que se encuentran frente a aquellos, en relación de género a especie, y a los que
cabe definir como todos los sucesos o acontecimientos susceptibles de producir sobre el
proceso los efectos antes mencionados.
No encuadran en el concepto de acto procesal, por lo tanto, aquellas actividades cumplidas
fuera del ámbito del proceso, aunque eventualmente puedan producir efectos en él, por
ejemplo la elección de un domicilio especial. También deben excluirse las actividades
FI

meramente probatorias de los actos procesales, como por ejemplo las instrucciones impartidas
al apoderado para interponer la demanda, el estudio de la causa por el juez con carácter previo
a la decisión, etc. Actos procesales, serían en cambio, respectivamente, la presentación de la
demanda y el pronunciamiento de la decisión.


Elementos: Son tres los elementos del acto procesal: los sujetos, el objeto y la actividad que
involucra. Este último elemento se descompone, a su vez, en tres dimensiones: de lugar, de
tiempo y de forma. Pueden ser sujetos de los actos procesales las partes (o peticionarios), el
órgano judicial (o arbitral) o sus auxiliares y los terceros directamente vinculados al proceso.
Igualmente mientras que el órgano judicial y sus auxiliares cumplen sus actividades en ejercicio
de un deber de oficio que tienen hacia el Estado y también hacia los litigantes, en virtud de lo
cual la omisión del acto o su cumplimiento defectuoso aparejan la imposición de sanciones
contra el magistrado o funcionario responsable, los actos de las partes y peticionarios
responden a la libre determinación de éstas, que no se hallan sujetas, como principio, a deber
alguno, sino a cargas instituidas en su propio interés. Cuando los actos de los terceros
respondan al cumplimiento de una carga pública –como ocurre en el caso de los testigos- la
actuación personal de aquéllos resulta sustancialmente equiparable a la del órgano o a la de
los auxiliares permanentes.
Para que el acto procesal produzca sus efectos normales es necesario, por lo pronto, que el
sujeto que lo realiza tenga aptitud para ello: el órgano en ese sentido, debe ser competente y
las partes y peticionarios (o sus representantes) procesalmente capaces.

36

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Aparte de la aptitud, constituye requisito subjetivo del acto procesal el de la voluntad pues
aquél comporta, por definición, una expresión voluntaria de quien lo realiza.
El objeto es la materia sobre la cual el acto procesal recae. Dicho objeto debe ser:
• Idóneo: Apto para lograr la finalidad pretendida por quien lo realiza. Carecerían de este
requisito por ejemplo el reconocimiento judicial requerido para probar un hecho que no
ha dejado rastro alguno, o la sentencia dictada sobre el fondo del litigio si éste ha sido
objeto de transacción o conciliación.
• Jurídicamente Posible: No prohibido por la ley.

Clasificación de los Actos Procesales


Cuadro:
1) Actos de Iniciación
2) Actos de Desarrollo

OM
A) De Instrucción: -De Alegación
-De Prueba

→De Impulso
B) De Dirección: -De Ordenación: →De resolución
→De impugnación

-De Transmisión

.C
-De Documentación
-Cautelares

3) Actos de Conclusión
DD
1) Actos de Iniciación: Tienen por finalidad dar comienzo a un proceso. En el proceso
civil el acto típico de iniciación procesal se halla constituido por la demanda, aunque a
título excepcional, aquél puede comenzar con el cumplimiento de ciertas diligencias
preliminares (Art. 323 y ss.)
2) Actos de Desarrollo: Son aquellos que, una vez producida la iniciación del proceso,
propenden a su desenvolvimiento ulterior hasta conducirlo a su etapa conclusional.
Estos actos se subclasifican en:
LA

A) Actos de Instrucción: Implican el cumplimiento de dos tipos de actividades. Por un


lado, en efecto, es preciso que las partes se introduzcan e incorporen al proceso los
datos de hecho y de derecho involucrados en el conflicto determinante de la
pretensión, y por otro lado, se impone la necesidad de comprobar la exactitud de tales
datos. La diferencia existente entre esas dos clases de actividades permite
FI

subclasificar a los actos de instrucción en actos de alegación y de prueba.


B) Actos de Dirección: Se subclasifican en: De ordenación, de transmisión, de
documentación y cautelares.
Ordenación: Tienden a encauzar el proceso a través de sus diversas etapas, ya sea
impulsándolo para lograr el tránsito de una u otra de éstas, sea admitiendo o rechazando


las peticiones formuladas por las partes, sea impugnando los actos que se estiman
defectuosos o injustos. Dentro de esta categoría están: los de impulso, resolución e
impugnación
Los actos de impulso: son aquellos que una vez iniciado el proceso, tienden a hacerlo
avanzar a través de las diversas etapas que lo integran.
Los actos de resolución: son los que tienen por objeto proveer las peticiones formuladas
por las partes durante el curso del proceso o adoptar, de oficio, las medidas adecuadas al
trámite de éste o a la conducta asumida por las partes, por ejemplo, correcciones
disciplinarias.
Los actos de impugnación: tienden a obtener la sustitución de una resolución judicial por
otra que la reforme, anule, rectifique, o integre, o a lograr la invalidación de uno o más
actos procesales defectuosos. De acuerdo con este concepto son actos típicos de
impugnación los recursos y el incidente de nulidad.
Transmisión: Tienen por finalidad poner en conocimiento de las partes, de los terceros o
de los funcionarios judiciales o administrativos, una petición formulada en el proceso o el
contenido de una resolución judicial. Algunos de estos actos, como las resoluciones que

37

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

disponen traslados, vistas o intimaciones, incumben a los jueces, y excepcionalmente a los


secretarios. Otros, que en rigor constituyen consecuencias de aquellas resoluciones,
competen, según los casos, al órgano judicial, o a los auxiliares de éste o de las partes.
Documentación: su finalidad consiste en la formación material de los expedientes a través de
la incorporación ordenada de los escritos y documentos presentados por las partes o remitidos
por terceros, en dejar constancia, en los expedientes, mediante actas, de las declaraciones
verbales emitidas en el curso de las audiencias o en oportunidad de realizarse otros actos
procesales que permiten esa forma de expresión (Ej. Notificaciones e interposición del recurso
de apelación) y finalmente, en la expedición de certificados o testimonios de determinadas
piezas del expediente. El cumplimiento de este tipo de actos corresponde, como principio
general, a los secretarios, y excepcionalmente a los oficiales primeros.
Los actos cautelares son los que tienen a asegurar preventivamente el efectivo cumplimiento
de la decisión judicial definitiva. Se disponen mediante actos de resolución y su ejecución

OM
incumbe a los auxiliares del órgano (oficiales notificadotes, oficiales de justicia y ujieres).

C) Actos de Conclusión: Tienen por objeto dar fin al proceso. El acto normal de
conclusión de todo proceso se halla representado por una sentencia definitiva, con
prescindencia de que alcance eficacia de cosa juzgada en sentido material o
meramente formal, aunque los procesos de ejecución ofrecen la variante de que aquel
acto debe complementarse con una actividad procesal ulterior que culmina con la
entrega o transformación de los bienes embargados. Existen asimismo actos

.C
anormales de conclusión, los cuales pueden provenir de declaraciones de voluntad
formuladas por una o ambas partes (allanamiento, desistimiento, transacción y
conciliación) o ser la consecuencia de un hecho, como es el transcurso de ciertos
plazos de inactividad, a los que la ley atribuye efectos extintivos sobre el proceso
(caducidad de la instancia).
DD
ACTOS PROCESALES DE COMUNICACIÓN

OFICIOS: Son las comunicaciones escritas que los jueces nacionales pueden cursar:
1) A otros del mismo carácter (CN, Art. 131) a fin de encomendarles el cumplimiento de
alguna diligencia (recepción de pruebas, notificaciones, etc.), o de requerirles informes
sobre el estado de una causa o la remisión de algún expediente.
LA

2) A los funcionarios del Poder Ejecutivo (Presidente, Ministros, Secretarios) con el objeto
de pedir informes o actuaciones administrativas.

EXHORTOS: Son las comunicaciones escritas que los jueces nacionales dirigen a los jueces
provinciales con el objeto de requerirles el cumplimiento de determinadas diligencias
(notificaciones, recepción de pruebas, medidas cautelares, etc.) o para hacerles conocer
FI

resoluciones adoptadas con motivo de una cuestión de competencia planteada por vía de
inhibitoria. Debe emplearse el exhorto en las comunicaciones dirigidas a autoridades judiciales
extranjeras.

ARTICULO 132°: Comunicaciones dirigidas a autoridades judiciales extranjeras o de éstas.




Las comunicaciones dirigidas a autoridades judiciales extranjeras se harán mediante exhorto.


Tales comunicaciones, así como las que se reciban de dichas autoridades, se regirán por lo
dispuesto en los tratados y acuerdos internacionales y en la reglamentación de
superintendencia.

El juez requerido, por lo tanto, puede denegar el diligenciamiento del exhorto si la jurisdicción
internacional le pertenece de manera exclusiva o si el objeto de la rogatoria (no así, en
principio, el del proceso tramitado en el extranjero) compromete principios de orden público
vigentes en el derecho argentino (Ej. Diligenciamiento de una prueba que afecte la libertad,
moral o buenas costumbres).

NOTIFICACIONES:
Las notificaciones son los actos mediante los cuales se pone en conocimiento de las partes, o
de terceros, el contenido de una resolución judicial. Tienen por objeto, fundamentalmente,
asegurar la vigencia del principio de contradicción y establecer un punto de partida para el
cómputo de los plazos. El Código contiene las siguientes formas de notificación:

38

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

A- La notificación personal: es aquella que tiene lugar en el expediente, mediante diligencia


extendida por el oficial primero que, con indicación de fecha, debe ser firmada por el
interesado.
ARTICULO 142°: Forma de la notificación personal. La notificación personal se practicará
firmando el interesado en el expediente, al pie de la diligencia extendida por el oficial primero.
En la oportunidad de examinar el expediente, el litigante que actuare sin representación o el
profesional que interviniere en el proceso como apoderado, estarán obligados a notificarse
expresamente de las resoluciones mencionadas en el artículo 135°.
Si no lo hicieran, previo requerimiento que les formulará el oficial primero o si el interesado no
supiere o no pudiere firmar, valdrá como notificación la atestación acerca de tales
circunstancias y la firma de dicho empleado y la del secretario.

B- La notificación por cédula: es la que se practica en el domicilio de la parte o su

OM
representante.
ARTICULO 135°: Sólo serán notificadas personalmente o por cédula las siguientes
resoluciones:
1°) La que dispone el traslado de la demanda, de la reconvención y de los documentos que se
acompañen con sus contestaciones.
2°) La que ordena absolución de posiciones.
3°) La que declara la cuestión de puro derecho y la que ordena la apertura a prueba.
4°) Las que se dictan entre el llamamiento para la sentencia y ésta.

.C
5°) Las que ordenan intimaciones, o la reanudación de términos suspendidos, aplican
correcciones disciplinarias o hacen saber medidas precautorias o su modificación o
levantamiento.
6°) La providencia "por devueltos" cuando no haya habido notificación de la resolución de
Alzada o cuando tenga por efecto reanudar plazos suspendidos.
DD
7°) La primera providencia que se dicte después que un expediente haya vuelto del archivo de
los tribunales, o haya estado paralizado o fuera de secretaría más de 3 meses.
8°) (Incorporado por Ley 11.874) Las que disponen traslados o vistas de informes periciales o
liquidaciones
9°) La que ordena el traslado de la prescripción.
10°) La que dispone la citación de personas extrañas al proceso.
11°) Las que se dicten como consecuencia de un acto procesal realizado con anterioridad al
LA

plazo que la ley señala para su cumplimiento.


12°) Las sentencias definitivas y las interlocutorias con fuerza de tales, con excepción de las
que resuelvan negligencias en la producción de la prueba.
13°) La providencia que denegare el recurso extraordinario.
14°) Las demás resoluciones de que se haga mención expresa en la ley.
No se notificarán por cédula las regulaciones de honorarios que estén incluidas o sean
FI

consecuencia de resoluciones mencionadas en el presente artículo.


Los funcionarios Judiciales quedarán notificados el día de la recepción del expediente en su
despacho. Deberán devolverlo dentro de las 24 horas, bajo apercibimiento de las medidas
disciplinarias a que hubiere lugar.


La cédula es un documento que consta de un original y una copia y debe contener como
enunciaciones el nombre y apellido de la persona a notificar, domicilio, juicio, juzgado y
secretaría y el objeto, claramente expresado, si no resulta de la resolución transcripta.

C- La notificación automática o ministerio legis (antes denominada notificación por nota) es la


que se verifica determinados días prefijados por la ley, aún en el supuesto de que, por
incomparecencia de la parte, ésta no haya tomado un efectivo conocimiento de la resolución de
que se trate. El fundamento de tal sistema reside en la imposibilidad de conminar a las partes
para que comparezcan a notificarse personalmente, y en la necesidad de evitar las dilaciones
que trae aparejada la notificación por cédula.

ARTÍCULO 133°: Salvo los casos en que procede la notificación en el domicilio, las
resoluciones judiciales quedarán notificadas, en todas las instancias, los días martes y viernes,
o el siguiente hábil, si alguno de ellos fuere feriado. No se considerará cumplida la notificación,
si el expediente no se encontrase en secretaría y se hiciera constar esta circunstancia en el

39

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

libro de asistencia, que deberá llevarse a ese efecto. Incurrirá en falta grave el oficial primero
que no mantenga a disposición de los litigantes o profesionales el libro mencionado.

De acuerdo con este régimen toda providencia que no deba notificarse por cédula se considera
notificada desde el primer día martes o viernes subsiguiente a aquél en que fue dictada (o
desde el siguiente hábil, si alguno de ellos fuese feriado).

D- Notificaciones por telegrama colacionado o recomendado, o por carta documentada: El


código prevé la posibilidad de que a solicitud de parte se practiquen estas notificaciones, de
todas las resoluciones, salvo el traslado de la demanda o reconvención, la citación de absolver
posiciones y la sentencia. Los gastos que demande la notificación por estos medios quedan
incluidos en la condena de costas.
ARTICULO 143°: Notificación por telegrama. A solicitud de parte, podrá notificarse por

OM
telegrama colacionado o recomendado:
1°) La citación de testigos, peritos o intérpretes.
2°) Las audiencias de conciliación.
3°) La constitución, modificación o levantamiento de medidas precautorias.

E- La notificación por edictos: Es aquella que se practica mediante publicaciones por la prensa,
tendientes a hacer conocer una resolución judicial a alguna persona incierta o cuyo domicilio se
ignore. Ejemplo del primer supuesto (personas acerca de cuya existencia no medie certeza)

.C
son el del juicio de mensura, en el que una vez presentada la solicitud del juez debe citar a
quienes tuvieran interés en ella. Un ejemplo del segundo supuesto se da cuando conociéndose
la existencia de los sucesores del deudor o de un litigante que ha fallecido se ignoran sus
nombres o domicilios.
DD
ARTICULO 145°: NOTIFICACION POR EDICTOS. Además de los casos determinados por
éste Código procederá la notificación por edictos cuando se tratare de personas inciertas o
cuyo domicilio se ignorase. En este último caso deberá justificarse previamente y en forma
sumaria, que se han realizado sin éxito gestiones tendientes a conocer el domicilio de la
persona a quien se deba notificar. Si resultare falsa la afirmación de la parte que dijo ignorar el
domicilio, se anulará a su costa todo lo actuado con posterioridad, y será condenada a pagar
una multa de cincuenta pesos ($50) a quince mil pesos ($15.000).
LA

El código entiende que la publicación de los edictos se hará en el Boletín Judicial y en un diario
de los de mayor circulación del lugar del último domicilio del citado, si fuere conocido, o, en su
defecto, del lugar del juicio, y se acreditará mediante la agregación al expediente de un
ejemplar de aquéllos y del recibo del pago efectuado. A falta de diarios en los lugares
precedentemente mencionados, la publicación se hará en la localidad más próxima que los
FI

tuviera y el edicto se fijará además, en la tablilla del juzgado y en los sitios que aseguren su
mayor difusión. Los edictos tienen que contener en forma sintética, las mismas enunciaciones
de las cédulas, con transcripción sumaria de la resolución.

F- Notificación por radiodifusión. En todos los casos en que el Código autoriza la publicación de


edictos a pedido del interesado, el Juez puede ordenar que aquéllos se anuncien por
radiodifusión. Las transmisiones se harán por una emisora oficial y por las que determine la
reglamentación de superintendencia y su número coincidirá con el de las publicaciones que el
Código prevé en cada caso con respecto a la notificación por edictos. La diligencia se
acreditará agregando al expediente certificación emanada de la empresa radiodifusora, en la
que debe constar el texto del anuncio, que deberá ser el mismo que el de los edictos, y los días
y horas en que se difundió. La resolución se va a tener por notificada al día siguiente de la
última transmisión radiofónica.

VISTAS Y TRASLADOS
VISTAS: Es un medio de comunicación procesal, cuya finalidad es la de que su destinatario se
expida en cuanto a sus pretensiones procesales o de fondo, en relación a un asunto
determinado.
El código establece en el Art. 151 que “el plazo para contestar vistas y traslados, salvo
disposición en contrario de la ley, será de 5 días. Todo traslado o vista se considerará
decretado en calidad de autos, debiendo el juez o tribunal dictar resolución sin más trámite.

40

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Toda resolución dictada previa vista o traslado, será inapelable para la parte que no los haya
contestado”.

TRASLADOS: Los traslados son las providencias mediante las cuales el juez o tribunal
resuelve poner en conocimiento de una de las partes alguna petición formulada por la otra.
Según el Art. 120 de todo escrito de que deba darse vista o traslado, de sus contestaciones y
de los que tengan por objeto ofrecer prueba, promover incidentes, o constituir nuevo domicilio,
y de los documentos con ellos agregados, deberán acompañarse tantas copias firmadas como
partes intervengan. No cumplido este requisito, ni subsanada la omisión dentro del día
siguiente, se tendrá por no presentado el escrito o el documento, en su caso, sin que se
requiera intimación previa, y se dispondrá su devolución al interesado, dejándose constancia
en el expediente.
Según el Art. 150 el plazo para contestar vistas y traslados es de cinco días. Una vez

OM
contestado el traslado o vencido el plazo respectivo no procede el llamamiento de autos,
debiendo resolverse la cuestión planteada sin necesidad de ningún otro trámite.

ÁMBITO ESPACIAL
Como regla, los actos del juez y de las partes se realizan en la sede o recinto en que funciona
el respectivo juzgado o tribunal.
Existen sin embargo, diversas excepciones a esa regla por ejemplo la recepción de la prueba
de confesión o testimonial en el domicilio de la persona que se encuentra imposibilitada de

.C
concurrir al juzgado o tribunal, o el reconocimiento judicial de lugares o de cosas.
Cuando las actuaciones deban practicarse fuera del radio urbano, pero dentro de la
circunscripción judicial, los jueces pueden trasladarse para recibirlas, o encomendar la
diligencia a los de las respectivas localidades.
Los actos de ciertos auxiliares del juez (notificadotes, ujieres, oficiales de justicia) se cumplen
DD
en el domicilio de las partes o de los terceros, aunque las constancias de tales actos deben
incorporarse luego al expediente. A los efectos de realizar las notificaciones la ley impone a
todo litigante el cumplimento de una carga específica: la constitución de domicilio procesal
dentro de un radio determinado y la denuncia del domicilio real.
Según el Art. 40 toda persona que litigue por su propio derecho o en representación de tercero,
deberá constituir domicilio legal dentro del perímetro de la ciudad que sea asiento del
respectivo juzgado o tribunal. Ese requisito se cumplirá en el primer escrito que presente, o
LA

audiencia a que concurra, si es ésta la primera diligencia en que interviene. En las mismas
oportunidades deberá denunciarse el domicilio real de la persona representada. Se
diligenciarán en el domicilio legal todas las notificaciones a domicilio que no deban serlo en el
real.
Asimismo el Art. 41 contempla las consecuencias de la falta de constitución y denuncia de
domicilio, disponiendo con respecto al primer supuesto que cuando no se cumpliere esa carga
FI

“las sucesivas resoluciones se tendrán por notificadas en la forma y oportunidad fijadas por el
Art. 133 (secretaria, martes y viernes) salvo la notificación de la audiencia para absolver
posiciones y la sentencia”.
Tanto el domicilio procesal como el real subsisten para los efectos legales hasta la terminación
del juicio o su archivo, mientras no se constituyan o denuncien otros. Todo cambio de domicilio


deberá notificarse por cédula a la otra parte. Mientras esta diligencia no se hubiese cumplido,
se tendrá por subsistente el anterior.
Los actos de los terceros deben cumplirse, sea en el recinto del tribunal (declaraciones
testimoniales) o fuera de él (Ej. Subastas judiciales). Sin embargo, cuando se ejecutan fuera de
la circunscripción territorial del juzgado o tribunal, lo deben ser con intervención del juez de la
respectiva localidad.

ÁMBITO TEMPORAL
El tiempo hábil: Como regla, la eficacia de los actos procesales depende de su realización en
el momento oportuno. La ley establece la incidencia del tiempo en el proceso, ya sea
estableciendo períodos genéricamente aptos para realizar actos procesales, o ya sea fijando
lapsos específicos dentro de los cuales es menester cumplir cada acto procesal particular.
Con respecto a la aptitud genérica del tiempo está vinculada la determinación de los días y
horas hábiles e inhábiles.
El Art. 152 del Código establece que las actuaciones y diligencias judiciales se practicarán en
días y horas hábiles bajo pena de nulidad. Son días hábiles todos los del año, con excepción

41

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

de los de fiestas aceptadas por la Nación; los previstos por la ley provincial; los que
especialmente decrete el Poder Ejecutivo y los comprendidos en la feria judicial de cada año.
La Suprema Corte podrá por vía de superintendencia, y cuando un acontecimiento
extraordinario así lo exija, disponer asuetos judiciales, durante los cuales no correrán los
plazos. Son horas hábiles las comprendidas dentro del horario establecido por la Suprema
Corte para el funcionamiento de los tribunales; pero respecto de las diligencias que los jueces,
funcionarios o empleados deban practicar fuera de la oficina, son horas hábiles las que median
entre las 7:00 y las 20:00. Para la celebración de audiencias de prueba, la Suprema Corte de
Justicia podrá declarar horas hábiles para tribunales y cámaras y cuando las circunstancias lo
exigieren, las que median entre las 7:00 y las 17:00, o entre las 9:00 y las 19:00, según rija el
horario matutino o vespertino.
Los tribunales nacionales no funcionarán durante el mes de enero, la feria de julio, los días
domingo, los que por disposición del Congreso o Poder Ejecutivo sean no laborables y los que

OM
la CSJN declare feriados judiciales.
La inhabilidad de un día determinado produce dos efectos:
1) Ese día no corren los plazos procesales, salvo las excepciones establecidas.
2) Durante su transcurso no se puede cumplir ningún acto procesal útil.

Plazos Procesales: El plazo es el lapso de tiempo dentro del cual es necesario cumplir un acto
procesal; Termino es el hito, el jalón que marca precisamente hasta que momento puede
cumplirse el acto procesal.

.C
Los plazos se clasifican en:
Perentorios / no perentorios: Son aquellos que se distinguen según el efecto que tiene el
curso del tiempo en ellos. En los perentorios, el vencimiento del plazo provoca la pérdida del
derecho de interponer el acto procesal, mientras que en los no perentorios, el vencimiento del
plazo no tiene ese efecto por si mismo, sino a pedido de parte o por la declaración oficiosa del
DD
juez.
Prorrogables / improrrogables: Son prorrogables los que pueden ser extendidos en el
tiempo, posibilitando así el ejercicio de ese derecho. Son improrrogables los plazos que no
pueden extenderse más allá del designado.

(No debe confundirse plazo “improrrogable” con plazo “perentorio”. Todo plazo perentorio es
improrrogable ya que por esencia, descarta la posibilidad de que pueda ser prolongado a
LA

pedido de una de las partes. Pero no todo plazo improrrogable es perentorio, pues mientras
que el primero admite su prolongación tácita en el sentido de que el acto correspondiente
puede cumplirse después su vencimiento, pero antes de que la otra parte pida el decaimiento
del derecho o se produzca la pertinente declaración judicial, el segundo produce a su
vencimiento, la caducidad automática del derecho, sin necesidad de que otro litigante lo pida ni
de que medie declaración judicial alguna.)
FI

Legales / convencionales / judiciales: Según su origen sea una norma, una convención de
las partes o un resolutorio jurisdiccional.
Comunes / individuales: Son comunes lo plazos que corren para todas las partes por igual,
contándose desde la última notificación, y particulares o individuales los que corren


separadamente para cada una de ellas.


Ordinarios / extraordinarios: Los primeros son los que rigen para todos los casos por igual,
mientras que los segundos son aquellos que se disponen para cuestiones de extrema
necesidad, o atento a la complejidad del proceso (por ejemplo cuando deba realizarse un acto
fuera del ámbito territorial del juzgado o tribunal, se pueden prorrogar ciertos plazos).

La suspensión, interrupción o ampliación de los plazos:


Según PODETTI, suspender implica privar temporariamente de efectos a un plazo, inutilizar a
sus fines, un lapso del mismo, interrumpirlo en cambio, implica cortar un plazo haciendo
ineficaz el tiempo transcurrido.
La suspensión de los plazos procesales puede producirse de hecho, por resolución del juez o
por acuerdo de partes.
La primera hipótesis tiene lugar, por ejemplo, cuando en razón de haberse concedido un
recurso de apelación y remitido el expediente a la cámara, no resulta materialmente posible
realizar actos procesales ante el juez inferior; cuando el juez ordenare prueba de oficio con

42

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

posterioridad al llamamiento de autos, supuesto en el cual no se computan, a los efectos del


plazo para dictar sentencia, los días que requiere el cumplimiento de esa prueba.
La suspensión de los plazos se produce por resolución judicial, entre otros casos, en los de
fallecimiento o incapacidad de alguna de las partes que actuare personalmente, en los de
fuerza mayor (inundación, incendio, etc.) que hagan imposible la realización del acto pendiente.
La fijación convencional de plazos comprende la suspensión de aquellos por acuerdo de
partes.
En cuanto a la interrupción puede operarse de acuerdo con las mismas modalidades
precedentemente expuestas. El plazo de caducidad de la instancia, por ejemplo, se interrumpe
de hecho a raíz de cualquier petición de las partes, o resolución o actuación del juez, secretario
u oficial primero que tuviese por efecto impulsar el procedimiento. La interrupción de los plazos
por resolución judicial puede tener lugar en los mismos casos de la suspensión, siempre que
resulte acreditada la imposibilidad de obrar durante todo el transcurso del lapso respectivo.

OM
La interrupción de los plazos por acuerdo de partes se configura toda vez que éstas resuelven
neutralizar el tiempo transcurrido desde que aquellos han comenzado a correr.
Con respecto a la ampliación establece el Art. 158 que para toda diligencia que deba
practicarse dentro de la República y fuera del lugar del asiento del juzgado o tribunal, quedarán
ampliados los plazos fijados por el Código a razón de un día por cada 200 Km. o fracción que
no baje de 100.

EL ÁMBITO FORMAL

.C
Idioma y Lenguaje: En lo que atañe al lenguaje, el ordenamiento procesal adhiere a la forma
escrita. Solo constituye excepción a esta regla el informe in voce que autoriza el CP y
naturalmente, la emisión de declaraciones verbales que deben recibirse en audiencias, aunque
en ese último caso no cabe hablar de oralidad en sentido estricto, sino de oralidad actuada.
En todos los actos del proceso se utilizará el idioma nacional. Cuando éste no fuere conocido
DD
por la persona que deba prestar declaración, el juez o tribunal designará por sorteo un
traductor público. Se nombrará intérprete cuando deba interrogarse a sordos, mudos o
sordomudos que sólo puedan darse a entender por lenguaje especializado.
Cuando se presenten documentos en idioma extranjero, deberá acompañarse su traducción
realizada por traductor público matriculado.

Escritos: En todos los escritos debe utilizarse tinta negra, encabezándose con la expresión de
LA

su objeto (suma), el nombre de quien lo presenta, su domicilio constituido y la enunciación


precisa de la carátula del expediente. Las personas que actúen por terceros deberán expresar,
además, en cada escrito, el nombre completo de todos sus representados y del letrado
patrocinante si lo hubiere. Los abogados y los procuradores deben indicar el tomo y folio o el
número de la matrícula de su inscripción.
Cuando un escrito o diligencia fuere firmado a ruego del interesado, el secretario o el oficial
FI

primero deberán certificar que el firmante, cuyo nombre expresarán, ha sido autorizado para
ello en su presencia o que la autorización ha sido ratificada ante él.
Para facilitar la actuación procesal de las partes, el Código establece que podrá solicitarse la
reiteración de oficios o exhortos, desglose de poderes, o documentos, agregación de pruebas,
entrega de edictos, y, en general que se dicten providencias de mero trámite, mediante simple


anotación en el expediente, firmada por el solicitante.


Otra forma de simplificar la actividad procesal esta prevista en el Art. 116 que establece que
“Cuando para dictar resolución se requiriese informe o certificado previo del Secretario, el Juez
los ordenará verbalmente”.

Copias: De todo escrito de que deba darse vista o traslado, de sus contestaciones y de los que
tengan por objeto ofrecer prueba, promover incidentes, o constituir nuevo domicilio, y de los
documentos con ellos agregados, deberán acompañarse tantas copias firmadas como partes
intervengan.

Cargo: Al pie de todo escrito el oficial primero debe asentar una constancia, denominada
“cargo”, que tiene por objeto dar fecha cierta a las peticiones formuladas en el proceso y a las
comunicaciones dirigidas al tribunal. El escrito no presentado dentro del horario judicial del día
en que venciere un plazo, sólo podrá ser entregado válidamente en la secretaría que
corresponda, el día hábil inmediato y dentro de las dos primeras horas del despacho.

43

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Audiencias: Son los actos en los cuales el juez (o el secretario en su caso) escucha las
declaraciones de las partes y de los testigos, el dictamen inmediato de los peritos o sus
explicaciones, etc., de todo lo cual se deja constancia en el expediente mediante el
levantamiento de actas. En principio las audiencias son públicas, salvo que los jueces o
tribunales, atendiendo a las circunstancias del caso, dispongan lo contrario mediante resolución
fundada. Las audiencias serán señaladas con anticipación no menor de tres días, salvo por
razones especiales que exigieren mayor brevedad, lo que deberá expresarse en la resolución.
En éste último caso, la presencia del juez o tribunal, podrá ser requerida el día de la audiencia.
Versión taquigráfica e impresión fonográfica: A pedido de parte, a su costa, y sin recurso
alguno, podrá ordenarse que se tome versión taquigráfica de lo ocurrido o que se lo registre por
cualquier otro medio técnico, siempre que se solicitare con anticipación suficiente. El juez
nombrará de oficio a los taquígrafos, o adoptará las medidas necesarias para asegurar la
autenticidad del registro y su documentación. Las partes podrán pedir copia carbónica del acta

OM
que firmarán todos los concurrentes y el secretario.

LOS ACTOS PROCESALES DEL ÓRGANO JURISDICCIONAL


RESOLUCIONES JUDICIALES: El modo normal de terminación de todo proceso es el
pronunciamiento de la sentencia definitiva, que constituye el acto mediante el cual el juez
decide el mérito de la pretensión, y cuyos efectos trascienden al proceso en que fue dictada,
pues lo decidido por ella no puede ser objeto de revisión en ningún otro proceso (cosa
juzgada).

.C
Pero durante el transcurso del proceso y con el objeto de preparar o facilitar el pronunciamiento
de la sentencia definitiva, el juez debe dictar numerosas resoluciones, destinadas a producir
efectos únicamente dentro de aquél, y cuya adecuada clasificación reviste singular desde el
doble punto de vista de las formas en que deben dictarse y de los recursos que contra ellas
proceden.
DD
El CP divide a las resoluciones en: providencias simples y sentencias interlocutorias.

Son providencias simples aquellas resoluciones que propenden simplemente al desarrollo o


impulso del proceso u ordenan actos de mera ejecución. La característica principal es que son
dictadas sin sustanciación, es decir, sin necesidad de instrucción o discusión previas. Son
ejemplos las que tienen por interpuesta una demanda o la que ordena la agregación de un
documento. Se trata de resoluciones que el juez puede dictar de oficio o proveyendo a
LA

peticiones de las que no corresponde conferir traslado a la otra parte. Esta clase de
resoluciones admite una subclasificación fundada en el hecho de que causen o no gravamen
irreparable. Una providencia causa gravamen irreparable cuando, una vez consentida, sus
efectos no pueden subsanarse o enmendarse en el curso ulterior del procedimiento. En esta
categoría cabe incluir, por ejemplo, a la resolución que dispone declarar la causa de puro
derecho o que aplica una sanción. Importa señalar que las providencias simples son las únicas
FI

resoluciones judiciales susceptibles del recurso de reposición o revocatoria, siendo apelables


solamente aquellas que causan gravamen irreparable.

Son sentencias interlocutorias las que resuelven cuestiones que requieren sustanciación,
planteadas durante el curso del proceso. Deciden, en otras palabras, todo conflicto que se


suscite durante el desarrollo del juicio y se diferencian de las providencias simples porque se
dictan previa audiencia de ambas partes. Constituyen sentencias interlocutorias aquellas que
se pronuncian, por ejemplo, sobre una excepción previa o sobre un incidente de nulidad, pues
en tales casos el juez no puede pronunciarse sin conferir traslado al adversario de la parte que
plantea la cuestión. Esta clase de sentencia solo son susceptibles del recurso de apelación.

Requisitos:
Requisitos comunes a todas las resoluciones judiciales:
1) Su redacción por escrito y como es obvio tratándose de instrumentos públicos, en
idioma nacional.
2) La indicación de la fecha y el lugar en que se dictan.
3) La firma del juez, cuando se tratare de resoluciones dictadas en primera instancia, o de
los miembros del tribunal o del presidente de éste según se trate, respectivamente, de
sentencias interlocutorias o providencias simples dictadas en ulteriores instancias.
Requisitos específicos: Las providencias simples no requieren otras formalidades que su
expresión por escrito, indicación de fecha y lugar, y firma del juez o presidente del tribunal. Sin

44

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

embargo, ellas deben ser motivadas cuando causen gravamen irreparable, porque en tal caso
entrañan, para el litigante afectado, la pérdida de una facultad procesal.
En cuanto a las sentencias interlocutorias, deben contener, aparte de los requisitos
precedentemente señalados, los siguientes: (Art. 161)

1°) Los fundamentos.


2°) La decisión expresa, positiva y precisa de las cuestiones planteadas.
3°) El pronunciamiento sobre costas.

Los actos del secretario: Al secretario le corresponde proveer con su sola firma el despacho
de trámite y las providencias simples correspondientes a sus respectivas secretarías, así como
también debe suscribir las comunicaciones que no firme el Presidente o que no se
encomienden por ley o reglamento a otros funcionarios o empleados. Además debe presentar

OM
al presidente o a la Corte Suprema los escritos y actuaciones pendientes de despacho, y
someter al tribunal los incidentes a resolución en los juicios. El secretario también interviene en
la clasificación y distribución de los expedientes en estado de sentencia, la confrontación y
autenticación de las sentencias, el registro de jurisprudencia y la publicación oficial de los
fallos, acordadas y digestos del tribunal.

INCIDENTES: CONCEPTO, CLASES, EFECTOS


Los incidentes son todas aquellas cuestiones contenciosas que pueden surgir durante el

.C
desarrollo del proceso y guardan algún grado de conexidad con la pretensión o petición que
constituye el objeto de aquél.
Los incidentes pueden clasificarse en autónomos y genéricos. Dentro de los autónomos
corresponde incluir a todas aquellas cuestiones que han sido objeto de una específica
reglamentación legal en cuanto al modo en que deben sustanciarse. Tal lo que ocurre con las
DD
cuestiones de competencia promovidas por vía de inhibitoria, la recusación con causa, el
pedido de intervención de terceros, el planteamiento de nulidad de actos procesales, la
acumulación de procesos, etc. Son incidentes genéricos aquellos que se encuentran sujetos a
un mismo trámite que la ley establece sin consideración a la materia sobre la cual versan.
Desde el punto de vista de su gravitación en el trámite del proceso principal, los incidentes
pueden ser suspensivos o no suspensivos. La regla general admitida por el CP es que los
incidentes NO SUSPENDEN la prosecución del proceso principal, salvo que aquél disponga lo
LA

contrario o que así lo resuelva el juez cuando lo considere indispensable por la naturaleza de la
cuestión planteada. Tal resolución es irrecurrible según el Art. 176.
Efectos:
Es competente para conocer de los incidentes, el juez que interviene en el proceso principal,
regla que obedece, como es obvio, a una razón de conexidad.
El que planteare el incidente deberá fundarlo clara y concretamente en los hechos y en el
FI

derecho, y ofrecer toda la prueba de que intentare valerse. Si el incidente promovido fuese
manifiestamente improcedente, el juez deberá rechazarlos sin más trámite, lo que ocurrirá
entre otros casos, cuando el respectivo escrito carezca del debido fundamento, o quien lo
articula no revista la calidad de parte en el proceso principal o no acredite la existencia de
suficiente interés jurídico, etc. La resolución desestimatoria es apelable en efecto devolutivo. El


incidente se formará con el escrito en que se promoviere y con copia de la resolución y de las
demás piezas del principal que lo motivan y que indicaren las partes, señalando las fojas
respectivas cuya confrontación hará el secretario o el oficial primero.
Si el juez resolviere admitir el incidente, dará traslado por 5 días a la otra parte, quien al
contestarlo deberá ofrecer la prueba. El traslado se notificará personalmente o por cédula
dentro de tercero día de dictada la providencia que lo ordene.
Si hubiere de producirse prueba que requiriese audiencia (testigos y absolución de posiciones)
el juez la señalará para una fecha que no podrá exceder de 10 días; citará a los testigos que
las partes no puedan hacer comparecer por sí y adoptará las medidas necesarias para el
diligenciamiento de la prueba que no pueda recibirse en dicha audiencia (por ejemplo
libramiento de oficios, designación de peritos). Si no resultare posible agregar esa prueba antes
de la audiencia sólo será tenida en cuenta si se incorporase antes de resolver el incidente,
cualquiera sea la instancia en que éste se encuentre. Cuando mediare imposibilidad de
producir toda la prueba en esa audiencia, ésta puede postergarse o suspenderse una sola vez,
por un plazo no mayor de diez días.

45

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Por otra parte, el código establece que la prueba pericial, cuando procediere, debe llevarse a
cabo por un perito único designado de oficio, y que no cabe admitir la intervención de
consultores técnicos. Asimismo, no pueden proponerse más de cinco testigos por cada parte.
Las declaraciones testimoniales, finalmente, no pueden recibirse fuera de la jurisdicción,
cualquiera que sea el domicilio de los testigos. Contestado el traslado o vencido el plazo, si
ninguna de las partes hubiese ofrecido prueba o no se ordenase de oficio, o recibida la prueba,
en su caso, el juez sin más trámite, debe dictar resolución. En la misma, deben decidirse las
cuestiones que hayan surgido en el curso del incidente y que carezcan de entidad para
constituir un incidente autónomo.
Todos los incidentes que por su naturaleza pudieren paralizar el proceso, cuyas causas
existieren simultáneamente y fuesen conocidas por quien los promueve, deberán ser
articulados en un mismo escrito, siempre que sea posible su tramitación conjunta. Se
desestimarán sin más trámite los que se entablaren con posterioridad.

OM
En cuanto a las costas, el Art. 69 dice que en los incidentes también rigen las reglas generales,
pudiendo eximirse de las costas únicamente cuando se tratase de cuestiones dudosas de
derecho. El condenado al pago de las costas del incidente, no podrá promover otros mientras
no haya depositado su importe en calidad de embargo. No estarán sujetos a este requisito de
admisibilidad los incidentes suscitados en el curso de las audiencias.
Toda apelación sobre imposición de costas y regulación de honorarios se concederá en efecto
diferido, salvo cuando el expediente hubiese sido remitido a la Cámara como consecuencia del
recurso deducido por algunas de las partes contra la resolución que decidió el incidente.

.C
NULIDADES PROCESALES
CONCEPTO: La nulidad procesal es la privación de efectos imputada a los actos del proceso
que adolecen de algún vicio en sus elementos esenciales y que por ello, carecen de aptitud
para cumplir el fin al que se hallen destinados.
DD
Constituye un principio general, el de que “TODAS las nulidades procesales son susceptibles
de convalidarse por el consentimiento expreso o presunto de las partes a quienes perjudiquen”.
No existen por lo tanto en el proceso nulidades absolutas, y no altera esta conclusión la
circunstancia de que la ley autorice a declarar de oficio la nulidad, pues la facultad acordada a
los jueces en tal sentido juega en forma paralela y concurrente con la carga de impugnación
que incumbe a la parte interesada en la declaración de nulidad, y no puede ejercerse cuando
ha tenido lugar la preclusión o renuncia de la respectiva impugnación. Por eso el código
LA

condice la declaración a la circunstancia de que “el vicio no se hallare consentido”.

NULIDAD E INEXISTENCIA: Actos procesales inexistentes: Son aquellos actos que se


hallan desprovistos de los requisitos mínimos indispensables para su configuración jurídica,
como serían, en el ámbito procesal, la sentencia dictada por un funcionario ajeno a la
magistratura, o pronunciada oralmente, o carente de la parte dispositiva, o provista de un
FI

dispositivo imposible o absurdo, etc. A diferencia de la nulidad, la inexistencia no apunte, como


advierte IMAZ, a la validez del acto, es decir a su coherencia con los elementos y requisitos
que la ley le impone, sino a su vigencia o sea a la posibilidad de su efectivo acatamiento. Si
este último resulta impracticable significa que media, con respecto al acto, una repulsa
axiológica que lo priva de vigencia y lo descalifica como acto jurídico existente.


El interés práctico de la distinción entre actos nulos e inexistentes reside en la forma y plazo en
que pueden o deben repararse las consecuencias de unos y otros. Se ha interpretado, en ese
orden de consideraciones, que mientras la sentencia afectada de nulidad es susceptible de
convalidarse al tener lugar la preclusión o renuncia de las impugnaciones que caben contra
ella, la sentencia inexistente carece de toda posibilidad de pasar en autoridad de cosa juzgada,
y si fuese necesario, puede ser objeto de impugnación sin límite temporal alguno, incluso
mediante el ejercicio de una simple pretensión declarativa de la inexistencia.

Presupuestos:
Son 3 los presupuestos a los que se halla condicionada la declaración de nulidad:
1) Existencia de un vicio en alguno de los elementos del acto procesal.
2) Demostración de interés jurídico en la invalidación del acto, y de que la nulidad no es
imputable a quien pide su declaración.
3) Falta de convalidación del acto viciado.

46

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

En relación al 1) el Art. 169 prescribe que ningún acto procesal será declarado nulo si la ley no
prevé expresamente esa sanción. Sin embargo, la nulidad procederá cuando el acto carezca
de los requisitos indispensables para la obtención de su finalidad. No se podrá declarar la
nulidad, aún en los casos mencionados en los párrafos precedentes, si el acto, no obstante su
irregularidad, ha logrado la finalidad a que estaba destinado.

No basta para declarar la nulidad que haya mediado la violación de algún requisito del acto, si
no resulta que tal violación ha impedido al interesado ejercer sus facultades procesales y si
aquél no demuestra el perjuicio concreto que le ha inferido el vicio que invoca. Si quien pide la
nulidad, por ejemplo, no indica cuales son las defensas o pruebas de que se vio privado como
consecuencia de los actos que impugna, aquella carece de finalidad práctica y su declaración
no procede, ya que no existe la nulidad por la nulidad misma. Por eso el código impone al
impugnante la carga de expresar, al promover el respectivo incidente, el perjuicio sufrido y el

OM
interés que procura subsanar con la declaración. El incumplimiento de dicha carga autoriza al
juez a desestimar sin más trámite el pedido de nulidad. Los jueces podrán declararla de oficio
siempre que el vicio no se hallare consentido; lo harán, sin sustanciación cuando aquél fuere
manifiesto.
Además también existe otro principio que entiende que la parte que hubiere dado lugar a la
nulidad, no podrá pedir la invalidez del acto realizado.

Otra cuestión es que aun en el supuesto de concurrir los presupuestos precedentemente

.C
analizados, la declaración de nulidad es inadmisible si el interesado consintió, expresa o
tácitamente el acto defectuoso. Cuando no se reclama el pronunciamiento de la nulidad dentro
de los plazos que la ley fija al efecto, corresponde presumir que aquélla, aunque exista, no
ocasiona perjuicio y que la parte ha renunciado a la impugnación, convalidando de tal manera
al acto de que se trate.
DD
La nulidad no podrá ser declarada cuando el acto haya sido consentido aunque fuere
tácitamente, por la parte interesada en la declaración. Se entenderá que media consentimiento
tácito cuando no se promoviere incidente de nulidad dentro de los 5 días subsiguientes al
conocimiento del acto. (Art. 170)

Formas de Alegar la Nulidad: Existen 3 formas:


1) El Incidente constituye la única vía adecuada para plantear la nulidad de cualquier acto
LA

procesal realizado en el curso de la instancia, aun cuando, como consecuencia de un


procedimiento irregular, se haya dictado alguna resolución judicial. Si por ejemplo, en
un juicio ejecutivo se dicta sentencia de remate habiéndose omitido citar de remate al
deudor, la nulidad resultante de tal omisión no puede hacerse valer mediante recurso
interpuesto contra esa sentencia, sino por incidente de nulidad que debe promoverse
ante el mismo juez que la dictó, y contra cuya resolución, al respecto, cabrá el recurso
FI

de apelación. El incidente debe promoverse dentro del plazo de cinco días contados
desde que el interesado tuvo conocimiento del acto viciado. El juez puede prescindir de
estos trámites, declarando la nulidad sin sustanciación, cuando el vicio resulte
manifiesto.
2) El recurso de nulidad.


3) La excepción de nulidad que está contemplada entre las excepciones admisibles en el


juicio ejecutivo frente a la hipótesis de que mediare incumplimiento de las normas
establecidas para la preparación de la vía ejecutiva.

El CP no admite la acción de nulidad como vía autónoma tendiente a obtener la declaración de


nulidad total o parcial de un proceso. El único supuesto de acción de nulidad que se permitía
era el del Art. 771 contra el laudo de amigables componedores en la hipótesis de haberse
fallado fuera de plazo o sobre puntos no comprometidos. (No está más)

Efectos de las nulidades: La nulidad del acto, según el Art. 174 no importará la de los
anteriores ni la de los sucesivos que sean independientes de dicho acto. La nulidad de una
parte del acto no afectará a las demás partes que sean independientes de aquella.
Por actos “sucesivos” debe entenderse no a los simplemente inmediatos al acto nulo, sino a los
que son una consecuencia directa de él. Si por ejemplo se declara la nulidad de la notificación
de la providencia que dispuso recibir la causa a prueba, serán nulos los actos de ofrecimiento y
recepción de ella, pero declarada la nulidad de una declaración testimonial la resolución

47

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

invalidatoria no alcanza a las restantes diligencias probatorias, aun cuando sean posteriores.
Asimismo, la nulidad de una parte del acto no afecta a las demás partes que sean
independientes de aquélla.

Bolilla 6: Los Procesos De Conocimiento Pleno. Tipos De


Procesos De Conocimiento. Demanda

Proceso de conocimiento: Es aquel que tiene como objeto una pretensión, tendiente a lograr
que el órgano judicial dilucide y declare, mediante la aplicación de las normas pertinentes a los
hechos planteados (o discutidos) , el alcance y contenido de la situación jurídica que existe
entre las partes. Su base se halla representado por la declaración de certeza sobre la
existencia o no del derecho pretendido por el actor.
En estos procesos, la regla es el análisis de la plenitud de los aspectos facticos y jurídicos del

OM
conflicto; ello los diferencia de los procesos ejecutivos, en cuanto estos últimos tienen un
conocimiento parcializado del conflicto, sometiéndose a análisis tan solo un tramo del mismo,
reservándose para otro momento el estudio del resto de sus aspectos.
Tipos
Proceso ordinario:
Es el “proceso tipo”, regulado en forma profunda por nuestro código, atendiendo a que en él
pueden plantearse la totalidad de las cuestiones jurídicas que pueden derivar de un conflicto
entre las partes.

.C
El código procesal declara a este proceso como el que, por regla, tramitarán todas las
contiendas judiciales que no tuvieren señalada un procedimiento especial; y sin perjuicio de
que se autoriza al Juez, en ciertos supuestos, a elegir la clase de procedimiento aplicable al
caso (Casos de: Tercerías, acumulación de procesos, acción meramente declarativa,
liquidación en casos especiales, etc.).
DD
Consta de 3 etapas:
- Introductoria, la cual comienza con la interposición de la demanda y traslado de la misma al
demandado para su contestación;
- Probatoria, que tiene lugar solo cuando no haya conformidad entre las partes en los hechos
alegados, fijándose por el juez cuales de los hechos planteados resultan conducentes a la
decisión, para asi llevar a cabo la actividad probatoria, la cual concluirá con los alegatos, y el
llamado a autos para sentencia del juez, y asi pasar a la etapa
LA

- Decisoria, en la que el juez deberá dictar sentencia.

Plenarios abreviados: Llamado juicio sumario por el código, su carácter principal es la de


imponer restricciones procesales, en pos de la celeridad del trámite; sin perjuicio de ello, el
conocimiento del litigio por parte del juez continúa siendo profundo y pleno, como en el juicio
ordinario; refiriendo estas restricciones principalmente a un acortamiento de los plazos, la
FI

eliminación de actos procesales admisibles, la concentración de varias diligencias en un solo


paso, y restricciones recursivas.
Tramitan por medio de este procedimiento, los procesos de conocimiento hasta $150.000,
exceptuando los que son competencia de la justicia de Paz, las cuestiones que versen sobre
pago por consignación, división del condominio, cuestiones de copropietarios por aplicación de


la ley de PH, el cobro de alquileres de bienes muebles, el cobro de medianería, la suspensión


de la patria potestad o de tutores o curadores, daños y perjuicios derivados de delitos y
cuasidelitos, cancelación de hipoteca, entre otros.

Proceso sumarísimo: Se trata de otro tipo de proceso de conocimiento, aun mas abreviado
que el juicio sumario, mediante una regulación que hace al trámite más concentrado. Este tipo
de procedimiento encuentra justificación tanto en la urgencia del pedido, como en la sencillez
que generalmente debe revestir la cuestión.
Se dirimen mediante proceso sumarísimo los trámites de interdictos, la determinación de frutos
o intereses cuando no fueron establecidos en la sentencia, los planteos generados a raíz del
nombramiento de tutor o curados y (de conformidad con la nueva normativa constitucional,
tanto nacional como provincial que brinda singular importancia al instituto), el amparo.

Preparacion de los procesos de conocimiento: Nuestro ordenamiento procesal busca que


los pleitos se inicien, desarrollen y concluyan sin tropiezos, en forma fluida y con celeridad. A
estos fines las partes (principalmente la parte actora) pueden necesitar de determinada

48

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

información para estructurar de forma debida sus pretensiones, para lo cual el código,
previendo estas circunstancias, admite que las partes “preparen” el proceso, a través de
determinadas vías judiciales, enderezadas a tal fin, denominadas genéricamente “diligencias
preliminares”.
Estas “diligencias preliminares” pueden dividirse en
- Preparatorias, que son aquellas que tienen por objeto asegurar a las partes la
posibilidad de plantear sus alegaciones en la forma más precisa y eficaz; tienen por
finalidad esencial la determinación de la legitimación procesal de quienes han de
intervenir en el proceso, o la comprobación de ciertas circunstancias de conocimiento
imprescindible, fundamental para la articulación de la demanda o desde el punto de
vista de la economía procesal.
- Conservatorias, son aquellas que procuran, ante la posibilidad de
desaparición de determinados elementos probatorios, que estos queden adquiridos

OM
antes de que ese riesgo se produzca, o bien impedir mediante el secuestro, que la
cosa mueble reivindicada se pierda o deteriore en manos del poseedor.
- Ordenatorias, que son las tendientes a despejar ciertos escollos en forma
previa, por impedir estos una correcta o útil interposición de la demanda, para así
posibilitar que la litis se desarrolle regularmente y sin dilaciones temporales.

Supuestos previstos:
Declaración jurada sobre hechos relativos a la personalidad: Es aquella que tiene por

.C
finalidad “Que la persona contra quien se proponga dirigir la demanda preste declaración
jurada, por escrito y dentro del plazo que fije el juez, sobre algún hecho relativo a su
personalidad, sin cuya comprobación no pueda entrarse en juicio” . La medida tiene por fin la
de determinar la legitimación del futuro demandado, con prescindencia de los hechos que son
objeto de litigio.
DD
Cuando se presentare esta medida, se fijará por el juez el plazo en el cual deberá prestar
declaración jurada, notificando de aquello por cédula, entregando el interrogatorio. Si el
requerido no responde en el plazo fijado, se tendrán por ciertos los hechos afirmados por el
futuro actor en los puntos sobre los que se pedia la declaración jurada. El silencio tiene en este
supuesto una efectiva relevancia jurídica frente a una interpelación, sin perjuicio que el valor de
ese silencio podrá ser luego desvirtuado por prueba en contrario durante el pleito
Exhibicion de cosas o documentos: Se puede solicitar por vía de diligencia preliminar que
LA

“se exhiba la cosa mueble que haya de pedirse por acción real, sin perjuicio de su depósito o
de la medida precautoria que corresponda”. La exhibición se hará en el tiempo modo y lugar
que el juez determine, previo requerimiento por escrito y fundado, que individualice el sujeto
demandado.
Prueba anticipada: Se admite en aquellos supuestos en que las personas que sean o vayan a
ser partes en un proceso de conocimiento tuvieren motivos justificados para temer que la
FI

producción de sus pruebas pudiera resultar imposible o muy dificultosa en el periodo de


prueba, permitiéndose su producción en forma anticipada:
-Declaracion de algún testigo de avanzada edad, o gravemente enfermo o próximo a
ausentarse del país.
- Reconocimiento judicial o dictamen pericial para hacer constar la existencia de documentos, o


el estado, calidad o condición de cosas o lugares.


- Pedidos de informes.
Se funda en la necesidad de las partes de contar con plenas posibilidades de acreditar los
extremos fácticos de sus pretensiones y oposiciones, vinculándose ello estrechamente con la
vigencia del derecho de defensa en juicio. Se admite su procedencia aún después de trabada
la litis, sin perjuicio de que para su admisión, se debe estar ante un caso de urgencia,
dejándose a salvo a las ”medidas para mejor proveer”, facultativas de los jueces.
Con respecto a la procedencia de la absolución de posiciones como prueba adelantada, se
requiere la existencia de un proceso ya iniciado.
Cuando se provea la prueba anticipada, se citará a la contraria, salvo cuando por urgencia
fuere imposible, interviniendo en ese caso el defensor oficial. Su producción se hará en la
forma establecida para cada prueba en particular, salvo en la pericial, que estará a cargo de un
perito único designado de oficio.

Trámite de las medidas preliminares: Se deben solicitar por escrito, ante el juez que se
estime competente para entender en el futuro juicio principal.

49

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

En el escrito debe indicarse los datos del requirente, y del requerido, su domicilio si se supiere
y otros datos identificatorios, como asimismo los fundamentos del pedido.
El juez accederá a las pretensiones en la medida en que las estime justas en su
fundamentación, denegándolas de oficio en caso contrario, siendo en este último caso apelable
su resolución.

La demanda: Es aquel acto jurídico de la parte actora que da inicio al proceso. Para algunos
contiene a la pretensión, en cuanto por regla general fija el objeto del proceso, como así
también de la sentencia, sin perjuicio de que en ciertos casos excepcionales, se admite la
ampliación o modificación de la pretensión, mediante escritos posteriores; mientras que para
otros, (Palacio) este es un mero acto de iniciación procesal que, sin perjuicio que de ordinario
contenga una pretensión concreta, no implica necesaria ni forzosamente que la pretensión
deba formularse en la propia demanda.

OM
Requisitos:
Sujetos de la pretensión: Los incisos 1 y 2 del articulo 330, refiere que la demanda debe
contener el nombre y domicilio del demandante, y del demandado.
La identificación de las personas que compongan esas partes, reviste trascendencia a los
efectos de una correcta determinación de quien será el sujeto contra quien se dirige la
pretensión, como asi también contra quien deberá de defenderse el demandado.
El accionante, en consecuencia, debe tomar todas las medidas preliminares que la ley ritual
pone a su disposición para entablar la demanda en términos claros y precisos; esta es una

.C
carga para él.

Objetos de la pretensión: El inciso 3 del art 330 explica que la demanda contendrá “la cosa
demandada, designándola con toda exactitud”.
El inciso requiere, como contenido de la demanda, al objeto mediato de la pretensión, aquello
DD
que se busca obtener en concreto de la justicia.
Se debe entender al concepto de “cosa demandada” en sentido amplio, mas él debe ser
determinado en forma exacta, lo cual se relaciona en forma íntima con el derecho de defensa
del demandado, que solo podrá formular oposiciones en cuando se precise el objeto de la
pretensión.
En caso de reclamos con montos dinerarios, el actor debe precisar en la demanda el monto
reclamado; salvo cuando su determinación al inicio del juicio no sea posible, porque la falta de
LA

certidumbre en lo que respecta a cuestiones fácticas, influyen en la cuantificación de lo


peticionado; y asimismo, la interposición de la demanda debe ser imprescindible para evitar la
prescripción de la acción. En estos casos, no procederá la excepción de defecto legal en la
demanda.

Causa de la pretensión: El inciso 4 del art 330 dice que la demanda debe contener los hechos
FI

en que la pretensión se funda, explicados con claridad. Se trata del título o los hechos de los
que surgen el derecho de fondo, y que autoriza a reclamar algo en justicia.
Los hechos que se expongan en la demanda constituirán el thema decidendum, del cual
el juez no podrá apartarse (sin perjuicio que de conformidad con la regla iura novit curia, pueda
cambiar el encuadre jurídico del requerido), y que a su vez será el hecho sobre el cual versará


la actividad probatoria, y la estrategia defensista del letrado de la parte demandada.


El derecho: El código exige la exposición sucinta y sin reiteración innecesaria, de la mención
de las normas que asisten al reclamante.
La insuficiencia o error en este acápite no obstan a que el juez recalifique la pretensión
aplicando debidamente el derecho; supliendo las deficiencias en el encuadre jurídico de las que
adolezca la demanda.

Teoría de substanciación e individualización: FALTA

Modificación de la demanda: Por regla, una vez presentada la demanda, queda petrificada
judicialmente la excepción.
Sin embargo, puede darse el caso de que sea necesario introducir modificaciones en aquel
acto, ya sea para completar elementos faltantes, desarrollar mejor algunos argumentos,
subsanar errores, etc. Se admite que el actor modifique su demanda solo hasta el momento en
que ella es notificada; antes de ello, cualquier modificación no alteraría el derecho de defensa
del demandado.

50

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Ampliación del quantum de lo reclamado: Se contempla la posibilidad de aumentar la


cuantía de la pretensión, cuando ello derive del vencimiento de nuevas cuotas o plazos de la
obligación que se está ventilando en el proceso.
Los juicios suelen tener una duración extensa y durante ese tiempo, si se convinieron
cumplimientos periódicos en el contrato, habrá vencimiento de cuotas. No se viola el derecho
de defensa en juicio por estos aumentos, ya que el título base es justamente el que se
encuentra en discusión en el proceso; no obstante, para mayor resguardo de ese derecho, a
cada ampliación debe seguir un traslado a la contraparte.
Cambio: FALTA
La demanda y la contestación conjunta: Se da en el supuesto en que la presentación de la
demanda y su contestación se da en un mismo acto (mismo escrito), firmado por ambas partes
y sus letrados, con el ofrecimiento de pruebas de los que intentan valerse. En este supuesto
poco común, se pueden dar dos posibilidades:

OM
- Que la causa fuere de puro derecho, caso en que el juez llamará a autos para
sentencia inmediatamente.
- Que hubiere hechos controvertidos, abriéndose la causa a prueba. En este
supuesto, las audiencias deben fijarse con carácter preferente.
Esta posibilidad procesal no existe en el marco del derecho de familia.

La admisión y rechazo de la demanda:


Rechazo in limine: Se habilita a los jueces al rechazo de oficio de las demandas que no se

.C
ajusten a las reglas establecidas, debiendo expresarse el defecto que las mismas contengan.
El juez puede y debe asumir un concreto contralor de los presupuestos procesales, de los
requisitos de procedibilidad de la demanda; en cuanto a los sujetos, al objeto y la causa de la
pretensión.
Sin embargo, se debe tener en cuenta que el juez tiene asimismo la potestad de subsanar un
DD
acto defectuoso, en la medida que ello sea posible, propendiendo asi al desarrollo de actividad
procesal útil, libre de nulidades.
Con respecto a la improponibilidad de la demanda, se entiende que es posible el rechazo in
limine de la pretensión, cuando el mismo escrito que la formula encierra dentro de si la razón
de su improcedencia, es decir que surja que no existe en el derecho o legitimación en el
reclamante, o la causa de la demanda es ilícita, contraria a la moral y a las buenas costumbres,
etc.
LA

Competencia dudosa: El juez puede, en los casos donde no opere la prórroga de la


jurisdicción, declararse incompetente de oficio si advierte que carece de jurisdicción respecto
de la pretensión que encierra la demanda radicada ante él. Para ello, debe contar con
elementos que lo convenzan de esa falta de competencia; si carece de ellos, podrá requerir
(conforme la ultima parte del art. 336), que el actor realice manifestaciones o aclaraciones
FI

sobre el punto, dando un plazo determinado luego del cual decidirá si corresponde o no
inhibirse de entender en esa causa.

Efectos de la demanda:
Sustanciales:


Interrumpe la prescripción, aunque sea interpuesta ente juez incompetente, y aunque sea nula
por defecto de forma o porque el demandante no haya tenido capacidad legal para presentarse
en juicio (conf. Art. 3986 CC).
Impide la extinción de ciertos derechos sujetos a plazo de caducidad, o solo susceptibles de
transmisión a los herederos cuando la demanda ha sido entablada por el causante.
Determina la prestación debida en las obligaciones alternativas cuando la elección de aquella
fuere dejada al acreedor.
Extingue el derecho a intentar ciertas pretensiones cuyo ejercicio queda descartado ante la
elección de otras.
Invalida la venta y la cesión de la cosa o crédito que estuviesen en litigio hecha a los abogados,
procuradores y funcionarios judiciales que intervengan en el proceso.

Procesales:
Hace perder al actor la ulterior posibilidad de recusar al juez sin expresión de causa
Prorroga la competencia del juez con relación al actor en los casos en que la ley lo admite

51

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Determina el objeto de la sentencia, por cuando si bien esta debe pronunciarse también sobra
las defensas del demandado, ellas deben referirse a las cuestiones planteadas en la demanda
(salvo el caso de la reconvención).
Traslado de la demanda: Una vez interpuesta la demanda en debida forma, el juez la tendrá
por presentada a ella y a su autor como parte del proceso, disponiendo que se notifique a tenor
de la misma al demandado con las copias pertinentes, debiendo este comparecer y contestarla
por el plazo de 15 días.

Ampliación y fijación del plazo: Cuando la persona que ha de ser citada se domiciliare o
residiere dentro de la República, y fuera de la jurisdicción del Juzgado, se ampliará el plazo de
15 días en razón de 1 día por cada 200 km o fracción no menor a 100.
En el supuesto en que el demandado residiere fuera de la República, el juez fijará el plazo en
que haya de comparecer, atendiendo a las distancias y a la mayor o menor facilidad de las

OM
comunicaciones.
Citación del demandado: Interpuesta la demanda, y poniendo la misma en juego, en forma
unilateral, derechos de suma trascendencia, ella debe de notificarse al afectado. El derecho
procesal, en virtud de ello, tutela a aquel contra quien se dirige la demanda, intentando que la
noticia de que se ha interpuesto una demanda en su contra, llegue a su conocimiento de la
manera más efectiva posible.
Así, se ha dicho en la jurisprudencia que la notificación de la demanda tiene especial
trascendencia en el proceso, porque de ella depende la válida constitución de la relación

.C
procesal, y la efectiva vigencia del principio de bilateralidad; resguardándose asimismo la
garantía constitucional de defensa en juicio.
La notificación de la demanda se hará al domicilio real del demandado, acompañando consigo
la copia el escrito en el que se interpone la pretensión (ello conforme con la garantía de
defensa en juicio, ya mencionada), y por medio de cédula que deberá entregarse al
DD
demandado.
El código prevé el supuesto en que no se encuentre el demandado, caso en el cual se dará
aviso para que el día siguiente espere la cédula. Si no diere con el demandado, procederá a
otorgar la cédula a cualquier persona que viva en su casa, o vecinos, o el encargado del
edificio. Si no encontrare persona alguna, procederá a dejarla en la puerta de su casa.
Edictos: Se admite la notificación por edictos, para aquel caso en que se conozca la identidad
del demandado, pero no su domicilio real, o bien fuere a personas inciertas, supuestos en los
LA

cuales se los citará mediante edictos publicados por dos días.


Para que el juez admita esta forma de notificar, se deberá acreditar haber efectuado las
gestiones necesarias tendientes a conocer quién es el demandado, o donde se domicilia el
mismo.
Si al vencerse el plazo de los edictos, el citado no comparece, se nombrará al defensor oficial
para que lo represente en el juicio, debiendo este tratar de hacer llegar a conocimiento de su
FI

pupilo procesal de la existencia del juicio y en su caso, recurrir la sentencia.


Demandados con domicilio en diferentes jurisdicciones: Cuando los demandados fueren varios,
y al menos uno de ellos se domiciliare fuera del departamento judicial, o de la provincia, el
plazo de la citación se reputará vencido para todos, cuando venza para el domiciliado a mayor
distancia, o para el notificado en el último término. De tal modo, rige para los codemandados un


plazo común, procurando garantizarse siempre su derecho de defensa en juicio.


Nulidad de la citación: Se declarará la nulidad de la citación, cuando se pruebe que el domicilio
del demandado resultaba falso, o bien cuando fuere en contra de lo regulado precedentemente,
de conformidad con lo previsto en el art. 149 sobre nulidad de las notificaciones.
Demandado fuera de la jurisdicción de la provincia: A través de la ley 9618/1980, que adhiere
al convenio firmado entre la provincia de Santa Fe y el Gobierno Federal de ley 22.172, se
regula la forma de comunicaciones entre Tribunales de distinta jurisdicción territorial.
La comunicación o pedido se hará mediante oficio cuando se trate de un Juez de otra provincia
o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de conformidad con las prescripciones de la ley
22.172.
Cuando el Juez sea extranjero, los pedidos a aquel se deberán llevar a cabo mediante exhorto.

Bolilla 7: Contestación A La Demanda. Defensas Y Excepciones. Reconvencion.


Rebeldia. Potestad Saneadora Del Juez. Cierre De La Etapa Introductoria.
Contestación a la demanda: Es la carga principal de aquel contra quien se dirige la
pretensión. Es la manera habitual de ejercer la oposición al acto petitorio del demandante, que

52

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

sin embargo no resulta ser una obligación, sino tan solo una carga. La garantía de defensa en
juicio se ve inmune con la simple notificación de la demanda, cursada en las formas previstas
por el código, pero no la contestación de aquella.
La demanda ha de ser contestada en el plazo de 15 días en el juicio ordinario

Contenido y requisitos: Se opondrán en la contestación, todas las excepciones o defensas


que no tengan un carácter previo (dado ese carácter por el propio Código), es decir, aquellas
que no se han incluido en los arts. 344, 345 y 346.
La contestación debe contener:
- Así como en la demanda se determina en forma clara y minuciosa la causa
petendi, en la contestación, correlativamente, debe negarse o reconocer en forma
categórica cada uno de los hechos expuestos en la demanda, o bien que aquellos no
se produjeron en la forma alegada. Estos hechos serán controvertidos, y objeto de

OM
decisión en el juicio. El silencio, las respuestas evasivas o las negativas generales,
podrán estimarse como reconocimiento de la verdad de los hechos.
- Reconocimiento o negación, en forma categórica, de que la documental
aportada por el demandado fuere verídica, como asimismo que recibió efectivamente
aquellas. En caso de silencio, el juez los tendrá por plenamente auténticos los
documentos atribuidos al demandado, y por recibidos los telegramas y misivas.
- Especificar con claridad los hechos que alega como fundamento de su defensa.
Estos “nuevos hechos” han de ser probados por quien los afirma, y acompañados por

.C
documentación que los avale.
- Observar, en lo posible, los demás requisitos de la demanda.
Excepción a la carga de reconocer o negar hechos, documentos y recepción de misivas:
La ley contempla excepciones al estricto cumplimiento de esas cargas, en los supuestos en
que intervengan sujetos que carecen del conocimiento suficiente respecto de extremos fácticos
DD
vertidos en la demanda.
Es el supuesto de los sucesores universales, que participan en el juicio por aquel que habría
intervenido directamente en los hechos descriptos por el actor o que habría suscripto
documentos o recibido misivas, y el caso del defensor oficial, quien vela por los intereses del
demandado desconocido o de domicilio incierto.
Ellos podrán diferir su pronunciamiento en cuanto a aquello, una vez que se haya producido la
prueba.
LA

Efectos: FALTA
Traslado, supuestos: FALTA

Defensas, excepciones e impedimentos procesales de previo y especial


pronunciamiento:
La oposición es el acto petitorio, dirigido al juez en ejercicio del derecho constitucional de la
FI

acción, su contra.
Las defensas serán, definidas en forma muy sencilla, todas aquellas circunstancias obstativas
al progreso total o parcial de la pretensión del actor.
Entre las defensas, pueden distinguirse aquellas que tienen carácter previo, y las que carecen
de esa condición. Serán de carácter previo aquellas que, en virtud de poder acreditarse con


relativa facilidad, deben plantearse en una oportunidad determinada, en nuestro ordenamiento


procesal, antes de la contestación de la demanda (pieza procesal que generalmente contiene
las defensas “no previas”).
En los juicios sumarios, las defensas previas como las no previas, se plantean en forma
conjunta, debiendo el juez resolver primero las previas, reservando las no previas para la
sentencia.
Excepciones previas: Deben ser opuestas todas juntas, en un escrito único, y con antelación
al momento en que debe contestarse la demanda.
Una vez notificado, el demandado cuenta con un plazo de 5 días menor al que corresponde
para la contestación de la demanda (por lo general 10 días, pero puede variar en razón de la
ampliación del plazo por distancia del demandado al juzgado). El hecho de interponerse
excepciones, no suspende el plazo de interposición de la contestación de la demanda.
Supuesto de la excepción de prescripción: Cuando el demandado lo estime procedente,
deberá oponer simultáneamente con las excepciones de previo y especial pronunciamiento la
excepción de prescripción.

53

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Se pueden dar dos casos: Que la cuestión fuere de puro derecho, resolviéndose como
excepción previa la prescripción; o bien que no lo sea, debiendo resolverse en la sentencia
definitiva, debiendo producirse la prueba junto con las restantes defensas de fondo.

Excepciones previas enumeradas:


De incompetencia: Se trata de una excepción dilatoria, mediante la cual la demandada se
resiste a la prórroga de la competencia intentada por el actor al llevar su pretensión ante
determinado magistrado, mediante el planteo de declinatoria. Finalizados los trámites
pertinentes, la causa será radicada en el Juzgado competente, continuando ante él. En caso de
no oponerse esta excepción, se entiende que el demandado ha consentido la prórroga de la
jurisdicción.
De falta de personería de las partes o sus representantes: Se trata de otra defensa
dilatoria, que cuestiona la falta de capacidad de hecho del actor para llevar adelante el litigio,

OM
ya sea por carecer de capacidad civil, o bien de representación.
De falta manifiesta de legitimación de las partes: Normalmente, opera como excepción
perentoria, ya que lo que se pone en juego en este supuesto es la titularidad del derecho de
fondo. Operará como cuestión previa, solo cuando sea “manifiesta”, en caso contrario, se debe
considerar en la sentencia definitiva.
De litispendencia: Excepción dilatoria, en la cual el demandado alega la existencia de otro
proceso en curso ante el mismo u otro juez, cuya pretensión muestra relación con la ventilada
en el juicio, o bien identidad con la misma (para ello debe presentarse identidad de partes,

.C
identidad de causa, y asimismo un idéntico petitorio u objeto).
De defecto legal: Se trata de una negación, que opera en forma dilatoria. A través de ella el
demandado le niega claridad o completitud al escrito de demanda. Una vez subsanada la
deficiencia del escrito, o disipada la oscuridad de sus conceptos, la demanda puede cobrar
plena virtualidad. Su objeto es el de proteger el derecho de defensa del accionado, violado
DD
cuando existen dudas o incompletitudes respecto de los alcances de la pretensión que se le
opone.
De cosa juzgada, transacción, conciliación y desistimiento del derecho: Se trata de
excepciones perentorias, ya que el demandado alega la existencia de cosa juzgada respecto
de la pretensión dirigida en su contra, invocando que ella surge de un previo proceso donde se
ventiló otra petición con las identidades subjetivas y objetivas pertinentes, impidiendo un nuevo
juicio al respecto.
LA

Defensas temporarias: La ley contempla ciertas excepciones dilatorias, receptando institutos


provenientes del derecho de fondo; entre ellos, la figura de la excusión, del beneficio de
inventario, y las mandas del art. 2486 CC (quien quiera iniciar un juicio petitorio deberá primero
cumplir con la condena del juicio posesorio), y del art. 3357 CC (impone que se deba esperar 9
días desde el deceso del causante, para informarle a sus sucesores de cualquier trámite
FI

judicial que surja a raíz del fallecimiento).


Del arraigo: La ley resguarda el derecho de defensa de la parte demandada en los casos en
que lo ha sido por alguien que no tiene ni domicilio ni bienes inmuebles en el país.

Requisito de admisión de las excepciones: Las excepciones no serán procedentes en los




supuestos:
- De la incompetencia, cuando fuere por razón de distinta nacionalidad y no se
acompañe el documento que acredite la del oponente; si lo es por distinta vecindad, y
no se presenta la libreta o partida que justifique la ciudadanía argentina del oponente;
si es por haberse fijado de común acuerdo por las partes, y no se presente el
documento correspondiente.
- De la litispendencia, cuando no se acompañe el testimonio del escrito de
demanda del juicio pendiente.
- De la cosa juzgada, si no se presenta el testimonio de la sentencia, lo mismo
con la transacción, conciliación y desistimiento de derecho.
En los últimos dos, se puede suplir la documental, si se solicita la remisión del expediente con
indicación del juzgado y secretaría donde tramitan.

Recaudos procesales en cuanto a la prueba: En el escrito en que se plantean las


excepciones, se agrega toda la prueba instrumental, ofreciéndose la restante. De ello, se corre
traslado al actor, el cual deberá contestarlo, siguiendo las pautas y teniendo las cargas

54

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

inherentes a toda contestación de demanda, aplicándose el plazo de 5 días para el


procedimiento ordinario.
Vencido el plazo, contestado o no por el actor, el juez designará una audiencia dentro de los 10
días, para recibir la prueba ofrecida, si lo estima necesario. De lo contrario, resolverá sin más
trámite.

Resolución: El juez, frente al conjunto de defensas planteadas, entenderá en forma prioritaria


en aquellas que se vinculan con su competencia, ya que de carecer de jurisdicción para
dilucidar la causa deberá desprenderse de la misma, tornándose inútil el abordaje de otras
cuestiones.
En primer lugar, deberá expedirse sobre las excepciones de declinatoria y de litispendencia. Si
el magistrado declina su competencia, se agota la jurisdicción, no pudiéndose adentrar en la
consideración de las cuestiones restantes; si en cambio rechaza las cuestiones consideradas

OM
en primer término, seguirá avanzando respecto de las otras defensas previas planteadas,
resolviéndolas al mismo tiempo. Aparece sin embargo aconsejable resolver en primer lugar las
excepciones perentorias, que podrían poner fin al proceso, que las dilatorias.
La sentencia interlocutoria a través de la que se resuelvan los planteos referidos a
excepciones, puede controlarse mediante la vía de la apelación por parte del agraviado.
Solo es inapelable el recurso de la excepción de falta de legitimación, cuando el juez hubiere
resuelto que la misma no era manifiesta; esta cuestión no se puede controvertir, ya que el juez
habrá dispuesto que la cuestión se aplace hasta el momento de la sentencia de mérito, donde

.C
se contará con la información suficiente para llegar a la certeza respecto de esta trascendente
defensa perentoria.
Desestimación de incompetencia: Cuando se plantee la defensa de incompetencia, y la
misma es rechazada mediante resolución firme, o bien no se plantee en la oportunidad prevista
aquella defensa, el mismo no puede ser renovado ni a pedido de parte ni tampoco
DD
oficiosamente; es decir, las partes no podrán, ni tampoco el magistrado interviniente, argüir la
incompetencia de éste en los autos.
Efectos de la admisión de las excepciones: Una vez que adquiere firmeza o se ejecuta el
resolutorio que hace lugar a las defensas previas, la ley establece sus diferentes efectos,
dependiendo del tenor de la circunstancia alegada:
- Si se trata de una defensa de incompetencia, se debe remitir el expediente al
juez considerado competente, si el mismo es del Poder Judicial de la provincia de
LA

Buenos Aires; si no lo es, procederá al archivo de las actuaciones (puesto que un juez
provincial no tiene aptitud para atribuir la competencia de cierto caso a un magistrado
de otra jurisdicción).
- Si se trata de excepción de cosa juzgada, falta de legitimación manifiesta o la
prescripción, se procederá al archivo.
Si se alegó alguna de las defensas de fondo del art. 345 inc. 8º, se suspenderá
FI

-
el proceso, de acuerdo con las circunstancias del caso y por el tiempo que sea
necesario.
- Si se trata de litispendencia, se remite el expediente al juzgado donde tramite el
otro proceso, si la litispendencia fuese por conexidad; si son idénticos ambos procesos,
se archivará.


- Si el supuesto es de excepción de defecto legal, arraigo o falta de personería,


el juez determinará que extremos deben ser cumplidos o subsanados, fijando un plazo
para el cumplimiento. Si no se cumple, se lo tendrá por desistido del proceso, con
costas.

Reconvención: Por economía procesal, el código admite que el demandado que tenga una
pretensión para hacerla valer contra el actor, la incluya en un proceso ya iniciado por este
mediante la figura de la reconvención.
La reconvención o contrademanda solo puede plantearse cuando la pretensión que encierra
comparte los mismos sujetos que la pretensión del actor, solo que ellos en este supuesto
actúan en diferente condición. Cierta doctrina entiende que al proceso ordinario le es aplicable
lo normado para el procedimiento abreviado, en cuanto admite la reconvención “si las
pretensiones en ella deducidas derivaren de la misma relación jurídica, o fueren conexas con
las invocadas en la demanda”.

55

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Con respecto a su regulación, dispone el código que en el mismo escrito de contestación


deberá el demandado deducir reconvención en la forma prescripta para la demanda, si se
creyere con derecho a proponerla.
En caso de incumplimiento de esta carga temporal, la pretensión solo podrá esgrimirse en un
marco litigioso nuevo, es decir, en otro juicio iniciado con posterioridad respecto del cual –
eventualmente- se aplicarán las reglas de la acumulación de procesos.
Traslado de la reconvención y de los documentos: Presentada la reconvención, o los
documentos por el demandado, se dará traslado al actor quien, en el plazo de entre quince o
cinco días respectivamente, deberá responder las mismas observando las normas que regulan
la contestación de la demanda.
El actor tendrá las mismas posibilidades defensivas del demandado en lo que fuere compatible,
pudiendo alegar también en la contestación de la reconvención “nuevos hechos”, de los cuales
se dará traslado nuevamente al reconviniente, a los fines de presentar documentos relativos a

OM
ellos.

BOLILLA 8 – PRUEBA: TEORÍA GENERAL


PRUEBA: Concepto: La prueba es la actividad procesal, realizada con el auxilio de los medios
establecidos por la ley, y tendiente a crear la convicción judicial sobre la existencia o
inexistencia de los hechos afirmados por las partes como fundamento de sus pretensiones o
defensas.

.C
Régimen Legal de la Prueba:
A las provincias incumbe de manera exclusiva, la facultad de dictar las normas procesales
referentes a la actividad probatoria (lugar, tiempo y forma de la prueba); pero en lo que se
relaciona con su admisibilidad intrínseca los códigos de procedimiento deben respetar las
prescripciones contenidas en las leyes sustanciales.
DD
Tanto el Código Civil como el de Comercio contienen disposiciones relativas a los medios de
prueba admisibles con respecto a diversas materias por ellos legisladas. Así el Art. 1190 del
CC establece que los contratos se prueban por el modo que dispongan los Códigos de
Procedimientos de las Provincias Federadas: - Por instrumentos públicos. - Por instrumentos
particulares firmados o no firmados. - Por confesión de partes, judicial o extrajudicial. - Por
juramento judicial. - Por presunciones legales o judiciales. - Por testigos. Luego el Art.1191
dispone también que los contratos que tengan una forma determinada por las leyes, no se
LA

juzgarán probados, si no estuvieren en la forma prescrita, a no ser que hubiese habido


imposibilidad de obtener la prueba designada por la ley, o que hubiese habido un principio de
prueba por escrito en los contratos que pueden hacerse por instrumentos privados, o que la
cuestión versare sobre los vicios de error, dolo, violencia, fraude, simulación, o falsedad de los
instrumentos de donde constare, o cuando una de las partes hubiese recibido alguna
prestación y se negase a cumplir el contrato. En estos casos son admisibles los medios de
FI

prueba designados.
Después el Art.1193 dirá que los contratos que tengan por objeto una cantidad de más de diez
mil pesos, deben hacerse por escrito y no pueden ser probados por testigos.
Con respecto a los hechos, el CC admite en aquellos casos que pueden acreditarse por
cualquier medio de prueba, como ocurre con la filiación natural, la inexistencia de la donación,


etc., y en otros casos excluye la admisibilidad de determinados medios de prueba, como ocurre
con la de testigos cuando el signatario de un documento dado en blanco impugna su contenido.
En otros supuestos, el CC exige un tipo determinado de prueba como por ejemplo en el caso
de la prueba de nacimiento de las personas, etc.
El Art. 208 del CCom enumera, como medios de prueba de los contratos comerciales, los
instrumentos públicos, las notas de los corredores o certificados extraídos de sus libros; los
documentos privados firmados por las partes o algún testigo a su ruego y en su nombre; la
correspondencia epistolar o telegráfica, los libros de los comerciantes y facturas aceptadas, la
confesión, el juramento y los testigos.
El CPN establece que la prueba debe producirse por los medios previstos expresamente por la
ley y por los que el juez disponga, a pedido de parte o de oficio, siempre que no afecten la
moral, la libertad de las personas de los litigantes o de terceros, o no estén expresamente
prohibidos para el caso. Los medios de prueba no previstos se diligencian aplicando por
analogía las disposiciones de los que sean semejantes, o en su defecto, en la forma que
establezca el juez. Dicho ordenamiento reglamente específicamente los siguientes medios de
prueba: 1) Documental; 2) Informativa; 3) Confesión judicial y extrajudicial; 4) Testimonial; 5)

56

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Pericial; y 6) Reconocimiento judicial. Admite también la prueba de presunciones, aunque no


en el sentido de medio probatorio, cuando aquellas “se funden en hechos reales y probados y
cuando por su número, precisión, gravedad y concordancia, produjeren convicción según la
naturaleza del juicio, de conformidad con las reglas de la sana crítica”.

OBJETO DE LA PRUEBA:
En principio, solo los hechos afirmados por los litigantes pueden constituir objeto de prueba.
Pero aquellos deben ser además:
a) Controvertidos: afirmados por una de las partes y desconocidos o negados
por la otra (afirmación unilateral).
b) Conducentes para la decisión de la causa
Puede suceder, en efecto que un hecho haya sido afirmado, pero que carezca de relevancia
para resolver las cuestiones sobre las cuales versa la litis. En tal caso se dice que el hecho es

OM
inconducente. A esos dos requisitos de los hechos se refiere el CP cuando supedita la apertura
de la causa a prueba a la circunstancia de que se hayan alegado hechos conducentes acerca
de los cuales no hubiese conformidad entre las partes.

Se hallan excluidos de la prueba:


a) Los hechos no afirmados por ninguna de las partes. Dado que debe existir una
ineludible correlación entre el contenido de la sentencia y las afirmaciones formuladas por
las partes (principio de congruencia), es obvio que el juez no puede hacer mérito de un

.C
hecho que no haya sido afirmado por ninguna de ellas.

b) Los hechos afirmados por una de las partes y admitidos por la otra. La vigencia del
principio dispositivo impone al juez el deber de aceptar, sin más, la existencia de aquellos
hechos que son concordantemente afirmados por ambas partes (afirmación bilateral). Esta
DD
regla sin embargo, sufre excepción en el caso de mediar una regla limitativa como la que
contiene por ejemplo el Art. 232 del Código Civil conforme al cual la confesión o la
admisión de los hechos no son por sí solas suficientes para decretar la separación personal
o el divorcio vincular.
Cuando no media la admisión expresa de las afirmaciones, sino el silencio o la respuesta
evasiva de la parte a quien se oponen, esas actitudes autorizan al juez a estimarlas como
reconocimiento de la verdad de los hechos pertinentes y lícitos a que se refieran. Tales
LA

actitudes, por lo tanto, solo pueden generar una presunción judicial que no descarta la
necesidad de prueba corroborante o de prueba en contrario.

c) Los hechos notorios. Calamandrei los define como aquellos que entran naturalmente
en el conocimiento, en la cultura o en la información normal de los individuos, con
relación a un círculo social o a un lugar o momento determinado, en la oportunidad en
FI

que ocurre la decisión.

Aclaración:
En el proceso CIVIL el objeto de la prueba son los hechos esgrimidos por las partes en sus
pretensiones. Además, en el proceso civil NO DEBEN PROBARSE los hechos


aceptados, reconocidos o ni tampoco los presumidos legalmente. Los hechos evidentes o


los normales no necesitan ser probados porque ellos forman parte del saber privado o del
común como conocimiento que tiene todo sujeto.
En el proceso PENAL son objeto de prueba los hechos provistos de relevancia a fin de
determinar la culpabilidad o inocencia del imputado. En materia penal resulta imprescindible el
cumplimiento de la actividad destinada a comprobar la realidad de los hechos y las
circunstancias que lo rodean.

LA PRUEBA DEL DERECHO: DERECHO INTERNO Y EXTRANJERO


En tanto las normas jurídicas se presumen conocidas, y al juez incumbe la calificación jurídica
de los hechos de la causa, ellas no deben ser objeto de prueba.
La regla reconoce, sin embargo algunas excepciones. En primer lugar el Art. 13 del CC dispone
que la aplicación de las leyes extranjeras, en los casos en que el código lo autoriza, no tendrá
lugar nunca sino a solicitud de parte interesada, a cuyo cargo será la prueba de la existencia de
dichas leyes, con excepción de las leyes extranjeras que se hiciesen obligatorias en la

57

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

República por convenciones diplomáticas o en virtud de ley especial. Importa destacar, sin
embargo, que el Tratado de Derecho Procesal Internacional de Montevideo de 1889 dispone
que el derecho de los países signatarios no necesita ser objeto de prueba, bastante que el juez
se ilustre respecto de él.
En cuanto al tema, la jurisprudencia ha dicho que la prueba resulta innecesaria cuando el
régimen legal es de fácil conocimiento, como ocurre, por ejemplo, con el francés en lo que se
refiere al mandato y a sus formas. Otra excepción cabe respecto de la costumbre, la que
también debe ser objeto de prueba en el caso de que su existencia no fuese notoria.

NOCIONES DE PERTINENCIA, ADMISIBILIDAD Y ATENDIBILIDAD DE PRUEBA


La prueba es pertinente cuando existe adecuación entre ella y los hechos controvertidos en el
proceso. Según el CP de la Nación “no podrán producirse pruebas sino sobre hechos que
hayan sido articulados por las partes en sus escritos respectivos”. En principio, el juez debe

OM
pronunciarse sobre la pertinencia de la prueba en oportunidad de dictar sentencia definitiva.
Además se faculta para rechazar, in limine, las pruebas que fueren manifiestamente
improcedentes o superfluas o meramente dilatorias.
La admisibilidad de la prueba se relaciona con la legalidad de ésta o con la oportunidad
procesal en que se ofrece. En ese orden de ideas una prueba puede ser inadmisible:
1) Cuando su producción se halla prohibida por la ley; tal ocurre por ejemplo con el
reconocimiento de las cartas misivas dirigidas a terceros, aunque en ellas se mencione
alguna obligación.

.C
2) Cuando se ofrece fuera de los plazos que la ley determina, por ejemplo, si se pretende
la agregación de prueba documental no acompañada con la demanda o la
contestación, o si se propone cualquier otra después de transcurridos diez días desde
que quedó firme la providencia de apertura a prueba.
A diferencia de lo que ocurre con los supuestos de impertinencia, la prueba inadmisible debe
DD
ser desestimada por el juez inmediatamente después de su ofrecimiento.
La atendibilidad de la prueba hace a la idoneidad o eficacia de aquélla para crear, en un caso
concreto, la convicción del juez sobre la verdad de los hechos afirmados por las partes. La
atendibilidad supone la previa valoración de la prueba producida en el proceso, y sólo puede
surgir, por lo tanto, del contenido de la sentencia final.
LA

LOS MEDIOS DE PRUEBA


Son medios de prueba los modos u operaciones que referidos a cosas o personas, son
susceptibles de proporcionar un dato demostrativo de la existencia o inexistencia de uno o más
hechos.
Todo medio de prueba:
1) Entraña una actividad procesal (reconocimiento de cosas o lugares, examen de un
FI

documento, declaración de la parte, del testigo o del informante, o dictamen de los


peritos) referida a un instrumento real (cosa reconocida, documento examinado) o
personal (parte, testigo, informante, perito) sobre el que recae la percepción judicial.
2) Actúa como vehículo para lograr un dato (fuente de prueba) a través del cual el juez
determinada la existencia o inexistencia de un hecho. Son fuentes de prueba, en ese


orden de ideas, las características de la cosa reconocida, el hecho consignado en el


documento, el declarado por la parte, el testigo o el informante o aquél sobre el cual
versa el dictamen pericial.
Clasificación:
Se puede hablar de pruebas directas o indirectas, según que, respectivamente, se hallen
constituidas por el hecho mismo a probar o por un objeto distinto de él.
El ejemplo típico de la prueba directa es el reconocimiento judicial, en el cual media
coincidencia entre el hecho a probar y el hecho percibido por el juez. Son pruebas indirectas,
en cambio, la testimonial, la pericial y la documental, ya que en ellas la percepción judicial
recae sobre un objeto (la declaración del testigo, por ejemplo) del cual el juez deduce la
existencia del hecho a probar.
El objeto percibido por el juez puede ser representativo o no representativo del hecho a probar.
Por ejemplo si hay un accidente de transito, este podrá deducirse de una foto del lugar, de
declaración de testigos o el juez podrá basarse también en la posición de los autos. La
fotografía y el testimonio constituyen objetos representativos de un hecho pasado y son por lo
tanto, pruebas históricas. La posición de los autos o las características de los daños carecen,

58

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

en cambio, de esa aptitud representativa: se trata de circunstancias que sirven para la


deducción del hecho a probar, pero que son autónomos con respecto a este. Se las denomina
pruebas críticas (presunciones) pero no configuran en rigor, medios, sino argumentos de
prueba.
Ciertas pruebas se hallan formadas con anterioridad al proceso, de modo tal que para valerse
de ellas basta con ponerlas a disposición del juez: son las llamadas pruebas preconstituidas
(por ejemplo los documentos). Otras por el contrario, deben constituirse en el mismo proceso
mediante la actividad de las partes o del juez, y se las denomina por ello, circunstanciales (por
ejemplo el testimonio de las partes, o de los terceros, el reconocimiento judicial, etc.)

LA CARGA DE LA PRUEBA
Las reglas sobre la carga de la prueba son, pues, aquellas que tienen por objeto determinar
cómo debe distribuirse, entre las partes, la actividad consistente en probar los hechos que son

OM
materia de litigio. Tales reglas, sin embargo, no imponen deber alguno a los litigantes. Quien
omite probar, no obstante la regla que pone tal actividad a su cargo, no es pasible de sanción
alguna. Solo ocurre que se expone al riesgo de no formar la convicción del juez sobre la
existencia de los hechos de que se trate, y por consiguiente, a la perspectiva de una sentencia
desfavorable. La actividad probatoria constituye, pues, como toda carga procesal, un
imperativo del propio interés.

Hechos constitutivos, impeditivos y extintivos:

.C
Sobre la base de ciertas máximas tradicionales, durante largo tiempo estuvo firmemente
arraigado el principio en cuya virtud la carga de la prueba incumbe a la parte que afirma, de
moto tal que el actor debe probar su pretensión y el demandado sus defensas. Tal principio, sin
embargo, adolece de insuficiencia para la comprensión integral de las numerosas situaciones
que en el proceso cabe preveer. Resulta inaplicable, en primer lugar, cuando por mediar una
DD
presunción legal a favor de cualquiera de las partes, se opera un desplazamiento de la carga
de la prueba hacia el adversario. Además, no todos los hechos que fundan la pretensión o la
defensa son susceptibles de prueba: no lo son los hechos admitidos, los hechos notorios,
ciertas condiciones generales de las relaciones jurídicas, los hechos cuya peculiar estructura
imposibilita, en mayor o menos medida, la actividad probatoria, etc.
Se reconoce la existencia de tres clases de hechos: constitutivos, impeditivos y extintivos, que
funcionan de la siguiente manera:
LA

Al actor incumbe como principio, la prueba de los hechos constitutivos de su pretensión. Pero
como toda pretensión involucra, por lo común, una situación fáctica compleja, es necesario
determinar cuál es el hecho que reviste aquel carácter. Entre los distintos criterios, es preferible
el de LIEBMAN que atribuye carácter constitutivo al hecho específico del que surge, en forma
inmediata, el efecto jurídico pretendido.
Si se trata por ejemplo de una pretensión por cumplimiento de un contrato de compraventa,
FI

será hecho específico su celebración, y por consiguiente, el conjunto de circunstancias que lo


tipifican (cosa vendida, precio, plazos, etc.). Están excluidas las modalidades del contrato como
la capacidad de las partes que constituyen requisitos generales o comunes a todas las
relaciones jurídicas y cuya misma normalidad excusa la prueba de su existencia en cada caso
concreto.


Al demandado incumbe, como regla, la prueba de los hechos impeditivos, los cuales
comportan, precisamente, la ausencia de cualquiera de esos requisitos generales o comunes.
Serían hechos impeditivos, en el ejemplo mencionado, la incapacidad de los contratantes, la
existencia de un vicio del consentimiento (error, violencia), etc. Si bien, en consecuencia, el
actor no debe probar la ausencia de los hechos impeditivos, al demandado corresponde la
prueba de su presencia, cuando los afirma como fundamento de una defensa.
También al demandado le corresponde probar la existencia de los hechos extintivos, los que
serían, en el ejemplo, el pago del precio por parte del comprador o la entrega de la cosa por
parte del vendedor.
Los hechos impeditivos o extintivos deben ser probados por el actor en los casos en que ellos
constituyen el fundamento de una pretensión. Tal ocurre por ejemplo, cuando se pide la nulidad
de un acto jurídico en razón de mediar alguna circunstancia que obste a su validez; en el caso
de que el deudor demande para que se declare la eficacia de un pago de consignación, etc.
Como conclusión puede decirse que cada parte soporta la carga de la prueba respecto de los
hechos a los que atribuye la producción del efecto jurídico que pretende.

59

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Según el CP de la Nación le incumbe la carga de la prueba a la parte que afirme la existencia


de un hecho controvertido o de un precepto jurídico que el juez o tribunal no tenga el deber de
conocer. Cada una de las partes debe probar el presupuesto de hecho (constitutivo, impeditivo
o extintivo) de la norma o normas que invoca como fundamento de su pretensión, defensa o
excepción.
Aunque sin abdicar tales reglas, la doctrina civilista se viene orientando últimamente en el
sentido de que, cuando la responsabilidad se funda en la culpa, la carga respectiva recae con
mayor intensidad sobre quien se halle en mejor situación de probar.

Ley Extranjera: Si la ley extranjera invocada por alguna de las partes no hubiese sido probada,
el juez podrá investigar su existencia y aplicarla a la relación jurídica materia del litigio. La regla
sería que la prueba de la ley extranjera resulta innecesaria cuando se trata de un régimen legal
de fácil conocimiento o asimilable a un hecho notorio.

OM
EL HECHO NEGATIVO
Se ha decidido que la alegación de que se trata de un hecho negativo no releva de la prueba a
quien lo aduce, si aquél es presupuesto de actuación de la norma que esa parte invoca a su
favor. Lo que ocurre es que tales hechos no son susceptibles de prueba directa, sino que se
deducen a través de la demostración de la existencia de hechos positivos. La falta de culpa que
debe probar el dueño de una cosa para destruir la presunción establecida por el Art. 1113 del
CC es un hecho negativo cuya existencia puede deducirse de la prueba realizada en el sentido

.C
de que aquél adoptó las precauciones y diligencias necesaria para impedir el daño; la
pretensión fundada en la inejecución de una obligación de no hacer, no releva al actor de
probar el hecho positivo contrario, etc.
APRECIACIÓN DE LA PRUEBA
La doctrina, en general, reconoce la existencia de dos sistemas fundamentales en lo que
DD
concierne a la apreciación de la prueba: el de la prueba legal (o tasada) y el de la libre
apreciación del juez (o de la prueba racional).

Prueba legal:
En este sistema el juez debe atenerse a ciertas reglas vinculantes prescindiendo de su
convicción personal. Su origen histórico se remonta al primitivo derecho germánico en el cual la
prueba no tenía por objeto formar la convicción del juez sino obtener a través de ciertas
LA

experiencias (ordalías), la manifestación de la voluntad divina.


Couture ejemplifica este sistema con el régimen del derecho español, en el cual si el conflicto
versaba sobre una cosa mueble, debía ser probado por dos testigos, si era sobre una cosa
inmueble, por 5 testigos, de los cuales 3 debían ser hidalgos, y dos labradores, etc.
Este sistema tiene como característica la mecanización de la labor del juez quitándole así su
personalidad.
FI

Sistema de la libre convicción: Se corresponde con el sistema de jurados, y se caracteriza


por el análisis de los hechos en los cuales no se impone la exposición de los fundamentos que
llevaron a esa decisión, lo que significa que puede haber servido como base de la sentencia
elementos de prueba aportados en el proceso, o conocimientos del juez fuera del mismo, o aún


sus intimas convicciones.


MILLAR señala que el que decreto de la Asamblea Constituyente Francesa de 1791 en tanto
obligó a los jurados en el juicio penal a decidir los casos según su conciencia e íntima
convicción, marcó la introducción en el procedimiento criminal, al sistema de la prueba racional.
Se critica a este sistema, por creerse que el mismo trastoca garantías esenciales del sistema
republicano de gobierno, toda vez que podría resultar en una sentencia sin fundamento, lo que
conlleva un vicio de nulidad intrínseco, en virtud de la inobservancia de un principio esencial
como es la publicidad de los actos de gobierno, como también de la defensa en juicio del
imputado.

EL SISTEMA VIGENTE: Sistema de la sana crítica racional: Se caracteriza por una


minuciosa exposición de los fundamentos que llevaron al juez a tomar esa decisión, los cuales
deben tener basamentos en las reglas de la lógica formal y de la experiencia, debiendo
siempre darse una sentencia razonada de conformidad a dichos principios. Ese sistema es el
que adopta nuestro código, imponiendo al juzgador el desarrollo escrito de su convicción
sincera de los hechos juzgados, y de las razones que lo llevan a esta decisión.

60

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

El Código Procesal de la Nación dice en su Art. 386 que “salvo disposición legal en contrario,
los jueces formaran su convicción respecto de la prueba, de conformidad con las reglas de la
sana crítica. No tendrán el deber de expresar en la sentencia la valoración de todas las
pruebas producidas, sino únicamente de las que fueren esenciales y decisivas para el fallo de
la causa”.
Las reglas de la sana crítica entendidas como normas de criterio fundadas en la lógica y en la
experiencia, no constituyen un sistema intermedio entre el de las pruebas legales y el de las
libres convicciones, sino un modo particular de designar al sistema de la libre apreciación de la
prueba.

DE ESTA BOLILLA (8) FALTA LA ACTIVIDAD DEL JUEZ, AUDIENCIAS Y SANEAMIENTO


(PUNTO 4) Y APRECIACION DE LA PRUEBA EN EL FUERO LABORAL DE capital federal
(PUNTO 5)

OM
BOLILLA 9: PROCEDIMIENTO PROBATORIO

PLAZOS DE PRUEBA:

.C
• Plazo ordinario de prueba: El plazo de prueba será fijado por el juez y no excederá de
40 días. Las pruebas deberán ofrecerse dentro de los primeros 10 días.
En este artículo (365) el Código no fija un plazo preestablecido para que se produzca la
prueba. Deja en manos del juez la determinación del mismo teniendo como parámetro básico la
complejidad de las situaciones debatidas y la cantidad de hechos litigiosos a probar. Establece
DD
sí, un plazo máximo de 40 días. Esta determinación temporal se realiza en la misma resolución
que dispone la apertura a prueba.
• Plazo extraordinario de prueba: Cuando la prueba deba producirse fuera de la
república, el juez señalará el plazo extraordinario que se considere suficiente, el que no
podrá exceder de 90 y 180 días, según se trate o no, respectivamente, de un país
limítrofe.
LA

RECEPCIÓN DE LA PRUEBA: Modalidades. Radio urbano. Reconocimiento judicial.

El Código contiene diversas normas aplicables, con carácter general, a toda clase de pruebas.
Ellas se relacionan con las audiencias, la asistencia del juez, la práctica de pruebas fuera del
radio urbano del juzgado, etc.
Con relación a la hora de comienzo de las audiencias, el Art. 125 establece que empezarán a
FI

la hora designada y los citados sólo tendrán obligación de esperar treinta minutos,
transcurridos los cuales podrán irse dejando constancia en el libro de asistencia.
Las audiencias destinadas a recibir declaraciones probatorias deben ser pedidas, ordenadas y
practicadas dentro del plazo de prueba. Si ello no fuera posible o se tratara de diligencias
urgentes, a petición de parte o de oficio, los jueces o tribunales deben habilitar días y horas.


Las audiencias serán públicas, a menos que los jueces o tribunales atendiendo las
circunstancias del caso, dispusieren lo contrario mediante resolución fundada. Las audiencias
serán señaladas con anticipación no menor de tres días, salvo por razones especiales que
exigieren mayor brevedad, lo que deberá expresarse en la resolución. En éste último caso, la
presencia del juez o tribunal, podrá ser requerida el día de la audiencia.

En lo que se refiere a la presencia del juez en las actuaciones probatorias, el Art. 34 dispone
que aquél debe asistir a las audiencias de prueba, bajo pena de nulidad, cuando cualquiera de
las partes lo pidiere con anticipación no menor de dos días a su celebración.

Cuando la prueba deba realizarse fuera de la sede del juzgado o tribunal pero dentro del
radio urbano del lugar, también los jueces deben asistir a las actuaciones de prueba.
En cambio, si las diligencias probatorias deben practicarse fuera del radio urbano, pero dentro
de la circunscripción judicial, los jueces pueden trasladarse para recibirlas o encomendar la
diligencia a los de las respectivas localidades. Se trata, de un caso en el que la delegación está
expresamente autorizada.

61

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

El CP de la Nación faculta a los jueces en caso de reconocimiento judicial para trasladarse a


cualquier lugar de la República donde deba tener lugar la diligencia.
Finalmente, el Art. 383 CPN prescribe que “las partes, oportunamente, deberán gestionar el
libramiento de los oficios y exhortos, retirarlos para su diligenciamiento y hacer saber, cuando
correspondiere, en qué juzgado y secretaría ha quedado radicado”. En el supuesto de que el
requerimiento consistiese en la designación de audiencias o cualquier otra diligencia respecto
de la cual se posibilita el contralor de la otra parte, la fecha designada deberá ser informada en
el plazo de cinco días contados desde la notificación, por ministerio de ley, de la provincia que
la fijó.
En el caso en que la prueba consista en constancias de otros expedientes judiciales no
terminados, la parte debe agregar los testimonios o certificados de las piezas pertinentes, sin
perjuicio de la facultad del juez de requerir dichas constancias o los expedientes en

OM
oportunidad de encontrarse el expediente en estado de dictar sentencia.

FORMA DE LA PRUEBA
FIJACIÓN Y CONCENTRACIÓN DE LAS AUDIENCIAS:
El juez debe velar porque todo el proceso se conduzca en forma ágil, rápida y sencilla. En la
etapa probatoria los pasos procesales pueden llegar a complejizarse, por eso la mayor
necesidad de que el magistrado ponga especial atención en reducir estas posibles
contingencias conflictivas siguiendo entre otras, la pauta que el Código contiene en el Art. 366:

.C
“Las audiencias deberán señalarse dentro del plazo de prueba y, en lo posible,
simultáneamente en ambos cuadernos. Se concentrarán en la misma fecha o en días
sucesivos teniendo en cuenta la naturaleza de las pruebas”. Por lo tanto, si hay un plazo de
prueba fijado, las audiencias para recibir los testimonios, confesiones de partes, aclaraciones
de peritos, reconocimiento de lugares, etc., se deberán fijar dentro del mismo y no más allá; de
DD
ser posible al mismo tiempo en ambos cuadernos; de acuerdo con las circunstancias, se tratará
de concentrar en un mismo día la mayor cantidad posible de audiencias o bien en días
sucesivos.

FORMACIÓN DE CUADERNOS DE PRUEBAS:


En el Art. 369 del Código se establece que una vez cumplidos los requisitos para la concesión
del plazo extraordinario (que se solicite dentro de los 10 días de notificada la providencia de
LA

apertura a prueba y que en el escrito en que se pide se indiquen las pruebas a producir,
nombre y domicilio de testigos, documentos que deban testimoniarse, mencionando archivos o
registros donde se encuentren) se formará cuaderno por separado y el juez resolverá sin
sustanciación alguna. La resolución que conceda el plazo extraordinario será inapelable. La
que lo deniegue será apelable, pero únicamente se elevará a la Cámara el respectivo
cuaderno.
FI

Una de las características del trámite probatorio del juicio ordinario es la formación de
cuadernos de prueba. El Art. 378 prescribe que “se formará cuaderno separado de la prueba
de cada parte, la que se agregará al expediente al vencimiento del plazo probatorio”. El
cuaderno de prueba consiste en un legajo separado físicamente del principal pero que lo


integra –de hecho el Art. 480 regula la manera en que luego de la etapa probatoria vuelven a
conformar un único expediente-. Esta tramitación separada de cada grupo de pruebas se
justifica para una mejor sustanciación de las mismas ya que de esta manera pueden realizarse
diligencias en forma simultánea sin que una parte entorpezca la tarea de la otra y también
ayuda en la maniobrabilidad de las actuaciones que suelen ser voluminosas en este tipo de
procesos. Dentro de cada cuaderno constan las resoluciones respecto de las pruebas ofrecidas
por cada parte: su concesión, denegatoria, fijación de audiencias, plazos, modalidades, etc. Y
se irán agregando las constancias de producción, notificaciones, etc., a medida que vaya
teniendo lugar la sustanciación de las mismas foliándose las actuaciones en el ángulo inferior
derecho del frente de cada hoja para luego –una vez que se incorporen al expediente principal-
realizarse una foliatura de todas las piezas de manera correlativa en el margen superior.

Expedientes judiciales ofrecidos como prueba: Cuando la prueba consistiere en


constancias de otros expedientes judiciales no terminados, la parte agregará los testimonios o
certificados de las piezas pertinentes, sin perjuicio de la facultad del juez de requerir dichas

62

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

constancias o los expedientes, en oportunidad de encontrarse el expediente en estado de


dictar sentencia. (Art.374)
En un proceso, muchas veces resulta determinante contar con otra causa –o constancias
parciales de la misma- como elemento acreditante de la pretensión u oposición, ya sea del
mismo o de diferente fuero, de trámite ante la misma o superior instancia. Siempre constituyen
un válido elemento de prueba siendo innecesaria la ratificación de los actos allí producidos.
Para estos supuestos opera el principio de adquisición procesal: las constancias de la causa
ofrecida por cualquiera de las partes y admitida por el juez prueban respecto de los hechos
debatidos, más allá de que en ese trance beneficien o perjudiquen a la parte que la propuso.
Quien desee ofrecer un expediente –o sus constancias- como prueba tiene varios caminos: si
se trata de un expediente terminado, lo normal será que se encuentre en el archivo respectivo.
La parte deberá entonces ofrecerlo como prueba requiriendo que el juez solicite el desarchivo
del mismo y su remisión. Sin embargo, la causa puede estar aún en trámite. En ese caso, el

OM
letrado tiene la posibilidad de concurrir a la secretaría donde se sustancian las actuaciones y
solicitar allí copias de las partes pertinentes requiriendo asimismo la certificación de su
autenticidad. También respecto de las resoluciones dictadas puede pedir que se emita
testimonio.

LA CARGA DE LAS PARTES PARA URGIR LA PRODUCCIÓN DE LAS PRUEBAS


NEGLIGENCIA Y CADUCIDAD DE LAS PRUEBAS:
El Art. 382 del Código de la provincia establece que “las medidas de prueba deberán ser

.C
pedidas, ordenadas y practicadas dentro del plazo. A los interesados incumbe urgir para que
sean diligenciadas oportunamente. Si no lo fueren por omisión de las autoridades encargadas
de recibirlas, podrán los interesados pedir que se practiquen antes de los alegatos siempre
que, en tiempo, la parte que ofreció la prueba hubiese informado al juzgado de las dificultades
y requerido las medidas necesarias para activar la producción”.
DD
Esto significa que el principio dispositivo persiste en la etapa probatoria. Las partes no sólo
tuvieron que plantear debidamente los hechos y ofrecer la prueba para acreditarlos sino que
también –una vez admitidos los medios probatorios por el juez- deberán impulsar los actos
procesales tendientes a la producción de la misma. Dada la existencia de un plazo general
para que se realicen los múltiples actos que conforman esta trascendente etapa del juicio, la
ley hace hincapié en la carga de las partes al recordarles que ellas son responsables de que
las pruebas se diligencien “oportunamente”.
LA

La parte interesada en que ello ocurra debe ser diligente y activar cada actuación en tiempo
oportuno ya que de lo contrario, la prueba puede perderse por “la declaración de negligencia”.

REPLANTEO DE PRUEBA - Prueba producida y agregada (Art. 383): “Se desestimará el


pedido de declaración de negligencia cuando la prueba se hubiere producido y agregado antes
de vencido el plazo para contestarlo. También, y sin sustanciación alguna, si se acusare
FI

negligencia respecto de la prueba de posiciones y de testigos antes de la fecha y hora de


celebración de la audiencia, o de peritos, antes de que hubiese vencido el plazo para presentar
la pericia”.
En esta norma se hace alusión a las consecuencias disvaliosas que puede acarrear el
incumplimiento. Concretamente la pérdida del medio probatorio ofrecido por la declaración


judicial de negligencia. Para que ello ocurra, deberá existir un incumplimiento de los pasos
procesales en los tiempos establecidos por parte de quien ofrece una determinada prueba.
Aquí los incumplimientos son genéricos ya que cada medio de prueba contempla ciertos
incumplimientos específicos a los que añade una sanción también específica o preestablecida:
la caducidad de la prueba de que se trate.

Diferencias: Si bien ambas figuras –negligencia y caducidad- tienen como efecto principal
malograr la prueba ofrecida, la negligencia es un instituto más flexible ya que sanciona
incumplimientos de cargas procesales probatorias generales.
Por lo mismo, la declaración de negligencia requerirá pedido expresa de la contraparte.
Este “acuse de negligencia” deberá ser bilateralizado y sólo luego de este trámite el juez
resolverá respecto de si corresponde o no aplicar la severa sanción que acarrea la pérdida de
un medio probatorio ofrecido oportunamente.
El artículo manda que si antes de que venza el plazo para contestar el acuse de negligencia de
una prueba se llega a producir y agregar la misma, se desestimará el pedido. Se trata de una

63

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

clara aplicación del principio de conservación de los actos de la litis dando plena vigencia al
derecho de defensa en juicio y debido proceso.
Por supuesto también se rechazarán los requerimientos de negligencia sin sustanciación
alguna si se realizan en forma prematura, esto es, antes de que venzan los plazos para la
producción de las pruebas respectivas.

INIMPUGNABILIDAD O INAPELABILIDAD DE LAS RESOLUCIONES SOBRE


AMSIBILIDAD, DENEGACIÓN Y SUSTANCIACIÓN DE LAS PRUEBAS

El Art. 377 del Código se refiere a la inimpugnabilidad y dice al respecto que “serán irrecurribles
las resoluciones del juez sobre producción, denegación y sustanciación de las pruebas, pero si
se hubiese negado alguna medida, la parte interesada podrá solicitar a la Cámara que la

OM
diligencie cuando el expediente le fuere remitido para que conozca del recurso contra la
sentencia definitiva”.
Una vez más, aquí se plantea el conflicto entre la rapidez con la que deben tramitar los
procesos y la profundidad del debate que merecen las cuestiones allí ventiladas. De acuerdo
con una plena vigencia del derecho de defensa deberían las partes poder contar con vías
procesales aptas para cuestionar una resolución que afecte sus derechos apenas es emitida,
tanto ante el mismo juez como ante el tribunal superior si el tema es susceptible de generar un
perjuicio importante. Esta amplitud de debate e impugnación, permitiendo que a cada paso

.C
pueda darse la sustanciación de un conflicto que detenga el curso del período de prueba lo
haría interminable, dilatando en exceso la litis y posibilitando que en muchos casos se distraiga
el valioso tiempo procesal.
Entonces, en pos de la celeridad procesal, se encuentra limitada la impugnabilidad de las
medidas sobre denegación, producción y sustanciación de la prueba. Esta regla se extiende,
DD
incluso, una vez terminada la etapa probatoria aunque no parece de aplicación respecto de las
pruebas realizadas en el marco de las diligencias preliminares por regir otras pautas en ese
ámbito. Así se ha dicho que las resoluciones que versen sobre producción, denegación y
sustanciación de pruebas resultan alcanzadas por la regla de la inapelabilidad dispuesta por el
Art. 377. Es inapelable la resolución que decide una cuestión de negligencia en la producción
de la prueba, así como el decisorio que decreta la caducidad de la prueba.
La limitación está dada por la imposibilidad de las partes de realizar planteos durante la etapa
LA

de la prueba, lo que no impide que frente a la sentencia de mérito de ciertos procesos y en la


medida en que exista agravio suficiente para interponer recurso de apelación, las medidas
probatorias denegadas puedan ser replanteadas en la alzada.
Cuando el Art. 377 se refiere a “inimpugnabilidad” Carlos Enrique Camps entiende que abarca
algo más que la simple “inapelabilidad”, esto es, también está vedando la posibilidad de
interponer revocatorias. Sin embargo, ello no es pacífico en la jurisprudencia.
FI

LA PRUEBA Y LA INVIOLABILIDAD DE LA DEFENSA EN JUICIO


Nuestro sistema de derecho procesal, donde predomina el principio dispositivo, deja en manos
de los litigantes tanto la presentación de los hechos como el ofrecimiento de las pruebas para
demostrarlos. Son dos submanifestaciones del derecho constitucional de acción, y en el marco


de las peticiones a autoridades judiciales, se conectan con el derecho también constitucional


de la defensa en juicio. Por tales motivos, la normativa procesal para ser una válida regulación
de aquellas prerrogativas supralegales debe otorgar estas posibilidades a los justiciables.
En los últimos tiempos, a partir de teorías que pretenden la publicización del derecho procesal,
se ha mitigado la regla del dispositivo en pos de la búsqueda de la verdad jurídica objetiva.
Consecuencia de ello es la posibilidad de que los jueces ante una duda que les impide ejercer
debidamente su jurisdicción pueden recurrir a medidas probatorias dispuestas oficiosamente.
Sin embargo estas flexibizaciones no han logrado aun superar el valladar de la introducción de
los hechos. Esta tarea sigue siendo prerrogativa exclusiva de las partes y su custodia se logra
a partir de la preservación de la congruencia.

BOLILLA 10- PRUEBA DOCUMENTAL

Se denomina documento a todo objeto susceptible de representar una manifestación del


pensamiento, con prescindencia de la forma en que esa representación se exterioriza. No solo
son documentos los que llevan signo de escritura sino también todos aquellos objetos que

64

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

como los hitos, planos, marcas, contraseñas, mapas, etc. poseen la misma aptitud
representativa. Bajo la prueba documental el CPN comprende a lo documentos escritos.
Los documentos pueden clasificarse en:

Según su contenido: desde este punto de vista éstos a su vez pueden dividirse en
• declarativos (pueden ser dispositivos, los que constituyen, modifican o extinguen
relaciones jurídicas, o informativos, los que se limitan a dejar constancia de una
determinada situación de hecho)

• representativos (los que no contienen declaración alguna).

Según su función: pueden ser:


• constitutivos (son legalmente indispensables para la validez de ciertos actos

OM
jurídicos; son siempre dispositivos y escritos)

• probatorios (sirven como medio de prueba sin excluir otros medios posibles para
probar lo mismo; pueden ser no escritos, informativos y representativos).

Según los sujetos: pueden ser:

• públicos (los otorgados por un funcionario publico dentro de los limites de su

.C
competencia y de acuerdo con las formalidades prescriptas por la ley; tienen valor
probatorios por si mismos)

• privados (los que no tienen las anteriores características; carecen de valor probatorio
hasta tanto se acredite la autenticidad de la firma que figura en ellos)
DD
AGREGACIÓN, OFRECIMIENTO Y EXHIBICIÓN DE LA PRUEBA DOCUMENTAL, EN
PODER DE LAS PARTES O DE TERCEROS
Los documentos se incorporan normalmente al proceso junto con los escritos de demanda y
reconvención y las contestaciones a los mismos (según Art. 332). Allí se acompañarán aquellas
LA

piezas que obren en poder de las partes. Puede darse, sin embargo, que los litigantes quieran
valerse de documentación con la que no cuentan. Para ello deberán indicar donde se
encuentra (archivo, protocolo de escribano, etc.). Esta prueba puede estar en manos de
terceros o de la contraparte. En uno u otro caso existe la obligación de exhibir el documento. La
parte deberá requerir esta exhibición por escrito al juez fundando el pedido en la esencialidad
de esa prueba a los fines de demostrar los hechos que alega. El juez si entiende razonable el
FI

pedido, sin sustanciar el requerimiento lo despachará favorable o desfavorablemente


estableciendo las modalidades de la exhibición: plazo, lugar, forma, etc.

Documento en poder de una de las partes: El Art. 386 del Código prescribe que “si el
documento se encontrare en poder de una de las partes se le intimará su presentación en el
plazo que el juez determine. Cuando por otros elementos de juicio resultare manifiestamente


verosímil su existencia y contenido, la negativa a presentarlos constituirá una presunción en su


contra”. Esta medida materializa el cumplimiento del deber de colaboración y buena fe
procesal. En lo que respecta a la oportunidad en que puede realizarse la petición, se ha
establecido que si el demandante pide que el accionado traiga al proceso una determinada
documentación para incorporarla definitivamente al mismo como prueba estamos en presencia
del ofrecimiento de prueba documental en poder de la contraria (Art. 386) y ello sólo puede
requerirse al momento de entablar la demanda, ya que si se aceptara como diligencia
preparatoria, se podría utilizar por el actor como un medio “tentativo” para conocer la suerte del
litigio que iniciará.

Negativa a la presentación: Puede el requerido negarse a cumplir la orden aduciendo que el


documento no se encuentra en su poder. Si de otros elementos que habrán de reunirse en la
causa surge tanto la falsedad de la afirmación como el tenor del contenido del documento, el
juez habrá de valorar esta conducta de la parte al momento de resolver como una presunción
que pesará en su contra.

65

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

La operatividad de esta presunción queda librada al prudente arbitrio del juzgador siendo
necesario, por lo demás, entre otros recaudos, que el contenido de la documentación en poder
de la contraria resulte manifiestamente verosímil y que no exista contradicción con otros
elementos de juicio de mayor relevancia.

Documentos en poder de tercero: Dice el Art. 387 que “si el documento que deba
reconocerse se encontrare en poder de tercero, se le intimará para que lo presente. Si lo
acompañare, podrá solicitar su oportuna devolución dejando testimonio en el expediente. El
requerido podrá oponerse a su presentación si el documento fuere de su exclusiva propiedad y
la exhibición pudiere ocasionarle perjuicio. Ante la oposición formal del tenedor del documento
no se insistirá en el requerimiento”.
Según Camps esta “no insistencia” de la que habla el artículo, sólo habrá de operar en el caso
de que pueda obtenerse prueba por otro conducto ya que si el documento en poder del tercero

OM
es una pieza imprescindible para la dilucidación del caso al permitir llegar a la verdad jurídica
objetiva y así superar el conflicto planteado, el juez deberá instrumentar la forma para que ese
documento sea exhibido y pueda constar en el expediente la información esencial que en él
está plasmada. Podrá disponer a esos efectos un reconocimiento judicial, pericia, toma de
vistas fotográficas o por otros medios, relevamiento por parte del actuario en el domicilio de la
parte, etc.

COMPROBACIÓN DE DOCUMENTOS PRIVADOS: COTEJO, DOCUMENTOS

.C
INDUBITADOS, CUERPO DE ESCRITURA
Aclaración: El documento público es otorgado por un funcionario público dentro de los límites
de su competencia y de acuerdo con las formalidades prescriptas por la ley; tiene valor
probatorios por si mismo. En cambio los privados no tienen las anteriores características;
carecen de valor probatorio hasta tanto se acredite la autenticidad de la firma que figura en
DD
ellos.

La ley sustancial supedita la validez de los documentos privados a dos requisitos:


-A la firma de las partes: según prescribe el Art. 1012 Cód. Civil no puede ser reemplazada por
signos ni por las iniciales de los nombres y apellidos.
-Doble Ejemplar: establecido por el Art. 1021 Cód. Civil que establece que los actos que
contengan convenciones perfectamente bilaterales deben ser redactados en tantos originales
LA

como partes haya con un interés distinto. Sin embargo, la falta de tal recaudo no anula las
convenciones contenidas en el acto si por otras pruebas se demuestra que aquél fue concluido
de una manera definitiva.

COTEJO: Respecto de todos los instrumentos privados que una parte traiga al proceso, será
necesario que se determine la autenticidad de la firma. Ello se realiza a través de su
FI

presentación a la parte a la que se le atribuye la misma para que la reconozca como propia o
niegue su autoría. La negativa deberá ser expresa y categórica ya que de lo contrario se lo
tendrá por reconocido. La firma es el nombre escrito de una manera particular según el modo
habitual seguido por la persona en diversos actos sometidos a esta formalidad. La misma debe
hacerse de puño y letra y constituye una condición esencial del instrumento.


También puede darse el supuesto de que el documento se ponga a consideración de un


tercero para que señale si reconoce la firma estampada. En este caso, el tercero actuará como
un “testigo de firma” por lo que su desconocimiento no tendrá obviamente el mismo alcance
que el desconocimiento hecho por quien presuntamente la estampó.
El código afirma en el Art. 388 que si “el requerido negare la firma que se le atribuye o
manifestare no conocer la que se atribuye a otra persona, deberá procederse a la
comprobación del documento de acuerdo con lo establecido en los artículos 458° y siguientes”
(prueba pericial caligráfica).
Por lo tanto, los desconocimientos de firma obligan a que se lleve a cabo el procedimiento
pericial específico –pericia caligráfica- para que sea un experto el que determine si la firma
atribuida a una de las partes le pertenece o no.
El cotejo no es otra cosa que la comparación que se efectúa, por peritos, de la letra o la firma
de un documento cuya autenticidad se niega, con las de otros documentos indubitados, a fin de
determinar si pertenecen a una misma persona.

Documentos Indubitados:

66

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Hay que tomar ciertos recaudos específicos a los fines de obtener pericialmente la
determinación de la autenticidad de la firma estampada en un instrumento privado. El experto
deberá comparar la firma del instrumento no reconocido (“firma debitada”) con firmas o material
escrito por la persona a la que se le atribuye aquélla (“firma o material indubitado”). El estudio
deberá realizarse sobre documentación original y no simples copias. Este cotejo será realizado
por el perito sobre la base de los conocimientos científicos propios de su especialidad. El
material indubitado para realizar el confronte puede provenir de dos fuentes: el cuerpo de
escritura –si la persona a quien se atribuye la firma vive y se encuentra en condiciones de
realizarlo- o los “instrumentos indubitados”. Estos últimos surgirán del acuerdo de partes,
atribuyéndole a ciertos documentos la condición de “auténticos” o bien –frente a la falta de
conformidad de los litigantes- de la decisión del juez sobre la base de los parámetros legales.
El Art. 389 hace referencia a los instrumentos indubitados por acuerdo de partes, esto es,
aquellos escritos donde consta una firma que ambos contendientes acuerdan en atribuir al

OM
sujeto a quien se endilga la firma debitada. Estos instrumentos deberán ser acompañados por
una de las partes juntamente con el ofrecimiento de la pericia caligráfica, y luego de ello, serán
aceptados –en lo que hace a la autenticidad de la firma que contienen- por la contraria.

Estado del documento: A pedido de parte, el secretario certificará sobre el estado material del
documento de cuya comprobación se trate, indicando las enmiendas, entrerrenglonaduras u
otras particularidades que en él se adviertan. Dicho certificado podrá ser reemplazado por
copia fotográfica a costa de la parte que la pidiere.

.C
Documentos indubitados: Si los interesados no se hubiesen puesto de acuerdo en la elección
de documentos para la pericia, el juez sólo tendrá por indubitados:
1°) Las firmas consignadas en documentos auténticos (escrituras públicas, actas judiciales)
2°) Los documentos privados reconocidos en juicio por la persona a quien se atribuya el que
DD
sea objeto de comprobación.
3°) El impugnado, en la parte en que haya sido reconocido como cierto por el litigante a quien
perjudique.
4°) Las firmas registradas en establecimientos bancarios.
Este material será requerido –cuando corresponda- por oficio a la persona (escribano, etc.) o
entidad (banco, juzgado, archivo, etc.) para que lo remitan.
LA

Cuerpos de escritura: A falta de documentos indubitados, o siendo ellos insuficientes, el juez


podrá ordenar que la persona a quien se atribuya la letra forme un cuerpo de escritura al
dictado y a requerimiento de los peritos. Esta diligencia se cumplirá en el lugar que el juez
designe y bajo apercibimiento de que si no compareciere o rehusare escribir, sin justificar
impedimento legítimo, se tendrá por reconocido el documento.
Se trata de un texto escrito por el presunto autor de la firma debitada, de puño y letra, en
FI

presencia de personal judicial y de acuerdo con un dictado elaborado por los peritos
caligráficos designados en el proceso, dejándose constancia de todo lo ocurrido en el acta que
se labrará como parte de esa diligencia.
La ley determina un orden de prioridad para obtener material indubitado. En primer término hay
que recurrir a documentos preexistentes, ya sean provistos por acuerdos de partes o por


decisión del juez. Si ellos no existen o son insuficientes o defectuosos se recurrirá al cuerpo de
escritura. Sin embargo, si aquel a quien se le atribuye la firma ha fallecido o bien se encuentra
impedido de realizar el cuerpo de escritura, no habrá otra posibilidad que recurrir a los
documentos mencionados.

INSTRUMENTOS PÚBLICOS Y PRIVADOS


El instrumento privado es aquel documento escrito que contiene determinadas manifestaciones
que realiza su autor sin necesidad de recurrir a formalidad alguna, exigiéndose solamente la
firma del o de los autores como recaudo imprescindible.
El instrumento público también será un documento escrito y firmado por las partes. Sin
embargo, requiere necesariamente de la intervención de un oficial público con competencia
para autorizar el acto y deben respetarse determinadas formalidades prescriptas por la ley.
Especies: Son instrumentos públicos respecto de los actos jurídicos:
1 - Las escrituras públicas hechas por escribanos públicos en sus libros de protocolo, o por
otros funcionarios con las mismas atribuciones, y las copias de esos libros sacadas en la forma
que prescribe la ley;

67

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

2 - Cualquier otro instrumento que extendieren los escribanos o funcionarios públicos en la


forma que las leyes hubieren determinado;
3 - Los asientos en los libros de los corredores, en los casos y en la forma que determine el
Código de Comercio;
4 - Las actas judiciales, hechas en los expedientes por los respectivos escribanos, y firmadas
por las partes, en los casos y en las formas que determinen las leyes de procedimientos; y las
copias que de esas actas se sacasen por orden del juez ante quien pasaron;
5 - Las letras aceptadas por el gobierno o sus delegados, los billetes o cualquier título de
crédito emitido por el tesoro público, las cuentas sacadas de los libros fiscales, autorizadas por
el encargado de llevarlas;
6 - Las letras de particulares, dadas en pago de derechos de aduana con expresión o con la
anotación correspondiente de que pertenecen al tesoro público;
7 - Las inscripciones de la deuda pública, tanto nacionales como provinciales;

OM
8 - Las acciones de las compañías autorizadas especialmente, emitidas en conformidad a sus
estatutos;
9 - Los billetes, libretas, y toda cédula emitida por los bancos, autorizados para tales emisiones;
10 - Los asientos de los matrimonios en los libros parroquiales, o en los registros municipales, y
las copias sacadas de esos libros o registros.

VALOR PROBATORIO: Los documentos privados carecen de valor probatorio hasta tanto se
acredite la autenticidad de la firma que figura en ellos, sea mediante el reconocimiento

.C
(expreso o tácito) de la parte a quien se atribuye, o mediante la comprobación que puede
realizarse por cualquier clase de pruebas, entre las cuales el cotejo de letras es la que mayor
eficacia reviste. Los documentos privados no reconocidos pueden valer, eventualmente como
indicios de los cuales se extraigan presunciones.
El valor probatorio de los documentos públicos debe considerarse desde el doble punto de
DD
vista del documento en sí mismo y de su contenido:
-Respecto del documento público en sí mismo existe la presunción de su autenticidad, vale
decir, que ha sido realmente otorgado por el funcionario público que lo suscribe. No es
necesario que la parte que lo invoca acredite que es auténtico, correspondiendo a la parte que
se opone, si pretendiera que el documento es falso, invocar y demostrar esa circunstancia
mediante la querella de falsedad. La mencionada presunción desaparece, sin embargo, y el
juez se halla facultado para ordenar de oficio la confrontación del documento con su original, en
LA

el supuesto de que aquél presente irregularidades notables (raspaduras o borraduras,


anomalías en la firma o en el sello, etc.)
-Con respecto al contenido del documento público: El instrumento público hace plena fe hasta
que sea argüido de falso, por acción civil o criminal, de la existencia material de los hechos que
el oficial público hubiese anunciado como cumplidos por él mismo o que han pasado en su
presencia. Los instrumentos públicos hacen plena fe, no sólo entre las partes, sino respecto de
FI

terceros (ya que el instrumento puede ser invocado por éstos contra las partes) en cuanto al
hecho de haberse ejecutado el acto, de las convenciones, disposiciones, pagos,
reconocimientos, etc., contenidos en ellos. Para impugnar la verdad de este tipo de
enunciaciones no es necesario promover querella de falsedad, sino que basta producir prueba
en contrario. Los instrumentos públicos hacen plena fe de las enunciaciones de hechos o actos


jurídicos directamente relativos al acto jurídico que forma el objeto principal, no sólo entre las
partes, sino también respecto de terceros. Esto es, las denominadas cláusulas enunciativas,
las cuales a diferencia de las cláusulas dispositivas, pueden suprimirse sin riesgo de alterar la
naturaleza o condiciones del acto. Cuando esas cláusulas se relacionan directamente con el
objeto principal del documento quedan equiparadas, en cuanto a su fuerza probatoria, a las
cláusulas dispositivas, y lo mismo que ellas, hacen plena fe hasta la prueba en contrario.

REDARGUCIÓN DE FALSEDAD
La forma de ejercer oposición a la fuerza probatoria de los instrumentos varía según la
naturaleza de estos. Respecto de los privados bastará con negar su firma, por lo tanto su
falsedad sólo podrá fundarse en la adulteración material, supresiones, modificaciones,
agregados, etc. La cuestión es distinta si se trata de un instrumento público.
En un documento público la falsedad puede consistir:
1) En la adulteración material resultante de no haber sido otorgado por el funcionario que
aparece suscribiéndolo o de haberse suprimido, modificado o añadido alguna de sus
enunciaciones.

68

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

2) En la inexactitud de los hechos que el oficial público hubiese anunciado como


cumplidos por él mismo o que han pasado en su presencia.
Hay que recordar que no “todo” de un instrumento público hace plena fe: sólo aquello realizado
personalmente por el oficial público y lo que ha pasado u ocurrido en su presencia. Es
imprescindible antes de impugnar un documento público determinar qué parte del mismo es la
que afecta al interesado. Y recién luego determinar cuál será la vía procesal a utilizar.
Si se trata de aquellos aspectos del instrumento público que no hacen plena fe, entonces
bastará con aportar prueba en contrario que desvirtúe los asertos que contiene el documento
escrito. Si consiste en desvirtuar afirmaciones que gozan de plena fe, entonces será necesario
recurrir a la vía prevista en el Art. 393: el incidente de redargución de falsedad.
ART. 393°: “La redargución de falsedad de un instrumento público tramitará por incidente que
deberá promoverse dentro del plazo de 10 días de efectuada la impugnación, bajo
apercibimiento de tener a quien la formulare por desistido. En este caso, el juez suspenderá el

OM
pronunciamiento definitivo para resolver el incidente conjuntamente con la sentencia”.
Aún cuando el Art. 393 no establece en qué procesos se permite el planteamiento de un
incidente de redargución de falsedad, en principio por encontrarse ubicado dentro del título
referido al proceso ordinario correspondería interpretar que resulta aplicable a esa clase de
procedimiento y también al sumario y sumarísimo por remisión de los Art. 495 y 496. Al
contrario no es procedente la promoción del referido incidente en el proceso ejecutivo pues la
naturaleza abreviada impide admitir este tipo de planteo. Tampoco se lo ha admitido en
ejecuciones hipotecarias.

.C
Una vez que se manifiesta expresamente –por escrito- la disconformidad con el contenido de
un instrumento público –respecto de aquellos tramos que “hacen plena fe”- el incidente de
redargución de falsedad deberá iniciarse dentro de los diez días. De lo contrario se tendrá por
desistida a la parte de esa impugnación. El Art. 393 fija, para promover el incidente de
redargución de falsedad, el término de diez días a contarse desde que se efectúa la
DD
impugnación. Y la oportunidad para efectuar esa impugnación se ha entendido que es la de
contestar el traslado del instrumento atacado, comenzando a correr el plazo para redargüir a
partir de allí y no desde que el incidentista tomó conocimiento de la existencia del instrumento.
Por otro lado, se atribuye a la tramitación del incidente de redargución de falsedad efecto
suspensivo respecto del dictado de la sentencia de mérito. El magistrado deberá, entonces,
resolver primero sobre la validez del documento público cuestionado y recién después
expedirse sobre los aspectos debatidos de la pretensión u oposición. Nada obsta a que en la
LA

misma sentencia de mérito se resuelva –primero- lo concerniente a la redargución de falsedad


y luego los restantes planteos debatidos en juicio.

VALOR PROBATORIO DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN DOCUMENTADOS

CORRESPONDENCIA PRIVADA: Las cartas, como medios de comunicación escrita


FI

frecuentemente utilizados en el ámbito de las relaciones jurídicas, revisten el carácter de


documentos privados y se hallan regidas sustancialmente por los principios y reglas procesales
inherentes a éstos. Es por lo tanto requisito de ellas la firma del remitente, aunque algunos
precedentes van admitiendo el reconocimiento forzoso de cartas suscriptas con sobrenombres,
iniciales o expresiones afectivas, cuando aquellas hayan sido escritas por parientes o amigos


íntimos. La naturaleza misma de las cartas, por otra excluye la aplicabilidad del requisito del
doble ejemplar.

Cartas dirigidas a terceros o por terceros


El destinatario de una carta puede hacerla valer, como medio de prueba, y con prescindencia
de su carácter, si ella proviene de la contraparte. Distinto es el caso de las cartas dirigidas a
terceros, respecto de las cuales el Art. 1036 del Cód. Civil dispone que “las cartas misivas
dirigidas a terceros aunque en ellas se mencione alguna obligación, no serán admitidas a su
reconocimiento”. Esta norma se funda en el principio de la inviolabilidad de la correspondencia
privada. Aunque igualmente la jurisprudencia ha resuelto que la prohibición legal solo alcana a
las cartas “confidenciales”, carácter que no depende de la circunstancia de que el remitente así
las califique, sino del propio contenido de la carta. También se ha restringido la significación del
término “terceros” contenido en la norma, considerando como tales a quienes carecen de toda
vinculación con las partes o con el juicio del que se trate. Se ha decidido que es admisible la
agregación de cartas remitidas al apoderado o representante legal de quien las exhibe, o a su
abogado o al corredor que ha intervenido en la operación que es materia de litigio, etc. Pero en

69

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

todos casos constituye requisito para que una carta pueda hacerse valer como prueba, el de
que quien la presente la haya obtenido por medios lícitos y regulares.
La jurisprudencia ha decidido en algunas oportunidades que en los juicios de divorcios es
admisible la agregación de cartas misivas que los cónyuges hayan cambiado con terceros.
Las partes finalmente pueden presentar en juicio las cartas que ellos hayan recibido de
terceros, siempre que medie, en el caso de ser confidenciales, el consentimiento del remitente.
BORDA dice que en tal supuesto no puede hablarse de prueba instrumental, ya que la
ratificación del contenido de la carta por parte del tercero comporta un caso de prueba
testimonial.

Grabaciones telefónicas y fotoeléctricas y otros medios de prueba: Según el Art. 378 del
Código Procesal de la provincia, “la prueba deberá producirse por los medios previstos
expresamente por la ley o por los que el juez disponga, a pedido de parte o de oficio, siempre

OM
que no afecten la moral, la libertad personal de los litigantes o de terceros, o no estén
expresamente prohibidos para el caso. Los medios de prueba no previstos se diligenciarán
aplicando por analogía las disposiciones de los que sean semejantes, o en su defecto, en la
forma que establezca el juez”.
La norma trascripta autoriza a ofrecer como prueba cualquier clase de documento en el sentido
amplio de la expresión. La jurisprudencia ha admitido la producción de pruebas documentales
como la fotográfica, fonográfica, telefónica, etc. Con respecto por ejemplo a la reproducción
fonográfica de expresiones vertidas por una de las partes fuera de juicio, procede, salvo que la

.C
prueba se haya obtenido por medios ilegítimos, que ella sea citada a los efectos de reconocer
la voz que se le atribuye. En caso de desconocimiento será menester la designación de perito.
Sin embargo, dado que en esta materia no puede descartarse en absoluto la posibilidad de un
doblaje o de un truco, las conclusiones del experto no valdrán como plena prueba sino como
una presunción que deberá ser corroborada por otros medios probatorios. El mismo grado de
DD
eficacia probatoria cabe asignar a la prueba fotográfica.

Valor probatorio de los libros de comercio: Los libros de los comerciantes constituyen uno
de los medios de prueba de los contratos que admite el Art. 208 del Código de Comercio. Hay
dos de los libros que son legalmente indispensables: El libro diario y el de Inventario y Balance,
debiendo ser llevados con arreglo a las formalidades prescriptas en el código, de lo contrario
“no tiene valor alguno en juicio a favor del comerciante a quién pertenezcan”. Los libros
LA

llevados en forma y con los requisitos prescriptos, serán admitidos en juicio, como medio de
prueba entre comerciantes y por hechos de su comercio, correspondiendo distinguir, en cuanto
a su eficacia probatoria, las siguientes hipótesis:
A) Aunque los libros no estuvieran llevados en forma, sus asientos probarán contra los
comerciantes a quienes pertenezcan o sus sucesores, sin admitírseles prueba en
contrario. Pero como las constancias de los libros equivalen a una confesión por parte
FI

del comerciante, y participan del carácter indivisible de aquélla, la ley agrega que “el
adversario no podrá aceptar los asientos que le sean favorables y desechar los que le
perjudiquen, sino que habiendo adoptado este medio de prueba, estará por las resultar
combinadas que presenten todos los asientos relativos al punto cuestionado.
B) Los libros llevados en forma prueban a favor de sus dueños, cuando su adversario no


presente asientos en contrario hechos en libros arreglados a derecho u otra prueba


plena y concluyente, sin perjuicio de la facultad que incumbe al juez en el sentido de
apreciar esa prueba y de exigir, si lo considerase necesario, otra supletoria.
C) Cuando resulte prueba contradictoria de los libros de las partes que litigan y unos y
otros se hallen con todas las formalidades necesarias y sin vicio alguno, el tribunal
prescindirá de este medio de prueba y procederá por los méritos de las demás
probanzas que se presenten. Se ha decidido que NO existe prueba contradictoria
cuando de los libros de uno de los litigantes resulta haberse realizado una operación, y
los libros de la otra parte no registran ningún asiento acerca de ella. En cambio, existe
contradicción cuando los libros de ambas partes registran la operación, pero de manera
divergente.
D) En los litigios entre comerciantes y no comerciantes los libros de comercio carecen,
como principio, de eficacia probatoria, pero cuando son invocados o aceptados como
elementos de juicio por la parte no comerciante, los respectivos asientos prueban en
contra o a favor de esta última. Si se trata de actos no comerciales, los libros de
comercio sólo sirven como principio de prueba.

70

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

La exhibición general de los libros de los comerciantes únicamente puede decretarse a


instancia de parte en los juicios de sucesión, comunión o sociedad, administración o gestión
mercantil por cuenta ajena y en caso de liquidación o quiebra. En los demás casos puede
decretarse la exhibición, incluso de oficio, pero sólo en cuanto ella tenga relación con las
cuestiones de que se trate, debiendo realizarse en presencia del dueño, y en el lugar donde
existan dichos libros.
La negativa a exhibir los libros autoriza al juez a decretar una intimación bajo apercibimiento de
pasarse por lo que resulte de los asientos contenidos en los libros del adversario, o en caso de
no llevarse libros por éste, tal negativa puede considerarse como un asentimiento con respecto
a las afirmaciones formuladas en el correspondiente cuestionario.
No procede asignar eficacia probatoria a los asientos contenidos en los libros de comercio si no
existen o no se presentan los comprobantes que respaldan a dichos asientos.

OM
FALTA: VALOR PROBATORIO DE TELEGRAMAS SIMPLES Y COLACIONADOS.
REGISTROS VISUALES Y AUDITIVOS. DOCUMENTOS IMPOSIBLES DE TRASLACIÓN. Y
PRUEBAS OBTENIDAS COMO GARANTÍAS QUE CONSAGRAN LAS CONSTITUCIONES.

BOLILLA 11 – PRUEBA DE CONFESIÓN


Confesión: Concepto: La confesión es la declaración que hace una parte respecto de la
verdad de hechos pasados, relativos a su actuación procesal, desfavorables para ella y

.C
favorables para la otra parte.
La confesión debe versar sobre hechos y no sobre el derecho. Solo puede tener por objeto
hechos pasados. Este medio debe recaer sobre hechos personales o de conocimiento del
confesante, se refiere al conocimiento que de él tenga quien confiesa. Los hechos sobre los
que versa la confesión deben ser desfavorables al declarante y favorables a la otra parte.
DD
Gran parte de la doctrina y jurisprudencia exigen como requisito de la confesión la necesidad
de que quien la presta tenga cabal conocimiento de que mediante ella suministra una prueba a
su contrario. Sin embargo, al margen de que la finalidad intencional determinante de la
confesión, en tanto pertenece al fuero íntimo del declarante, resulta insusceptible o de muy
difícil comprobación, no existen razones validas para exigir a aquel una voluntad o intención
especificas, diferenciadas de la voluntad genérica que requiere todo acto procesal.
En razón de que sólo pueden confesar quienes gozan de capacidad para disponer del
LA

respectivo derecho; que la confesión sólo puede ser revocada cuando concurre alguno de los
vicios del consentimiento.

Objeto de la prueba de confesión: es el que debe versar sobre hechos pasados, personales,
desfavorables al confesante y favorables a la otra parte. Estos hechos deben ser
controvertidos, verosímiles (conforme a las leyes de la naturaleza), no excluidos expresamente
FI

por la ley como materia de confesión. El derecho no puede ser objeto de la prueba de
confesión, salvo que se trate de acreditar la existencia de una ley extranjera porque ésta en tal
caso se halla asimilada a un hecho.

Diferenciación:


- confesión: puede ser prestada por cualquiera de las partes; puede versar sobre
hechos personales del confesante; es un medio de prueba
- admisión: es un acto que solo puede provenir del demandado; puede referirse a
cualquier clase de hechos; constituye un acto procesal de alegación
- reconocimiento: es la declaración por la cual una persona reconoce que está
sometida a una obligación respecto de otra persona; constituye una especie dentro del género
confesión. Puede existir confesión sin reconocimiento pero no reconocimiento sin confesión.
- Confesión-convención: la confesión versa sobre hechos pasados, la convención tiene
por objeto los hechos presentes; la primera comporta la admisión de una obligación ya
contraída, la segunda determina el nacimiento de una obligación.

CLASES DE CONFESIÓN

- Judicial: se presta en juicio y con arreglo a las formalidades pertinentes.


- Extrajudicial: se presta fuera del juicio.
- Espontánea o provocada: según medie o no requerimiento judicial para prestarla

71

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

- Expresa: confesión que importa un reconocimiento terminante y categórico de los


hechos respectivos. Este tipo de confesión reviste carácter vinculatorio para el juez y es
irrevocable.
- Tácita: cuando se infiere de actitudes asumidas por el litigante contra quien se pide la
prueba. Es susceptible de destruirse mediante prueba en contrario.
- Simple: cuando se reconoce el hecho afirmado por la parte contraria.
- Calificada: cuando reconociéndose el hecho se agrega un hecho no independiente que
modifica o limita sus alcances.
- Compleja: cuando reconociéndose el hecho y agregándose otro hecho que modifica sus
alcances ambos hechos resultan separables o independientes. Ej. he recibido de Pablo la
suma de $1000 pero se la he devuelto.
- Divisible: cuando quien propuso la prueba puede hacerla valer en la parte que lo
favorece, correspondiendo al confesante la prueba del hecho agregado al principal. Solo

OM
es divisible la confesión compleja.

ABSOLUCIÓN DE POSICIONES
La absolución de posiciones es el medio que la ley concede a las partes para provocar la
confesión judicial de la parte contraria. Consiste en que una de las partes (ponente), dirija
posiciones (afirmaciones), a la otra (absolvente) para que estas las absuelva (conteste) bajo
juramento o promesa de decir la verdad.
Procede en procesos ya iniciados y solo puede pedirse una vez en cada instancia. Se lleva a

.C
cavo en la audiencia preliminar del Art 360, el juez recibirá la prueba confesional.
La absolución de posiciones constituye una confesión judicial y provocada. La circunstancia de
que la incomparecencia del litigante citado a absolver posiciones, su negativa a contestar o sus
respuestas evasivas autorizan al juez a tenerlo por confeso. Esta institución no es violatoria a la
garantía constitucional del Art. 18 “nadie puede ser obligado a declarar contra sí mismo”, ya
DD
que dicha garantía, según lo que tiene resuelto reiteradamente la CSJN sólo tiene vigencia en
el proceso penal.

Oportunidades según el proceso en que se ponen:


En el proceso ordinario, la absolución de posiciones debe ofrecerse con la anticipación
establecida en la resolución que fija la fecha de la audiencia preeliminar. En el proceso
sumario, la absolución de posiciones debe proponerse –como todas las demás pruebas- en los
LA

escritos de demanda, reconvención y contestación de ambas. La misma regla rige en el


proceso sumarísimo, excluid, naturalmente, la posibilidad de ofrecer la prueba en el escrito de
reconvención, o en el de la contestación a ésta, pues dicho actos no proceden en este tipo de
proceso.

Quienes tienen la carga de confesar:


FI

Pueden ser citados


1- Cualquiera de las partes tiene la facultad de solicitar que la contraria absuelva
posiciones.
2- Los representantes de los incapaces por los hechos en que hayan intervenido
personalmente en ese carácter.


3- Los apoderados: - por hechos realizados en nombre de sus mandantes, estando


vigente el mandato, y – por hechos anteriores, siempre que el apoderado tuviese
facultades para ello (para absolver posiciones) y la parte contraria lo consienta.
4- Los representantes legales de las personas jurídicas, sociedades o entidades
colectivas, que tengan facultad para obligarla.

Absolución por escrito: las personas jurídicas de existencia necesaria (nación, provincia,
municipalidades, etc.) absuelven posiciones por escrito mediante informe.

Elección del absolvente: Es sabido que en el caso de las personas jurídicas, los que actúan
por ellas son las personas físicas que constituyen sus órganos de gobierno y representación.
Sin embargo esta situación no impide que una persona jurídica sea convocada a absolver
posiciones. La parte contraria señalará el representante que habrá de efectuar la declaración.
Igualmente puede darse que este sujeto no haya intervenido en los hechos controvertidos y por
ello, no pueda admitir o negar las circunstancias conducentes para resolver el pleito. En este
supuesto, el Código autoriza a la persona jurídica a que en el plazo de cinco días de haber sido

72

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

notificada de la audiencia de absolución de posiciones se oponga a la confesión del sujeto


elegido por la contraparte mediante escrito presentado en el proceso. Ello con ciertas
condiciones: que quien responda por el ente funde su oposición en la falta de conocimiento
personal de los hechos sobre los que versa el pleito, que indique que representante de la
persona jurídica se encuentra en condiciones de participar de esta diligencia probatoria y que
manifieste que ese sujeto ha quedado notificado de la audiencia. Se manda que el absolvente
designado firme también el escrito, como manera de dar mayor certeza al anoticiamiento del
trascendente acto procesal a celebrarse. Cumplidos tales recaudos, el juez admitirá el
reemplazo de representante absolvente sin más sustanciación. Ahora bien, tanto si el ente no
efectúa este cambio previo como si habiéndolo realizado, el nuevo absolvente en la audiencia
manifiesta no reconocer respecto de los hechos sobre los que versan las posiciones, se tendrá
por confesa a la parte que representa.
Esto es lo dispuesto por el Código procesal civil y comercial de la provincia, el cual prescribe en

OM
el Art. 404 que: “La persona jurídica, sociedad o entidad colectiva podrá oponerse, dentro de
quinto día de notificada la audiencia, a que absuelva posiciones el representante elegido por el
ponente, siempre que:
1°) Alegare que aquél no intervino personalmente o no tuvo conocimiento directo de los
hechos;
2°) Indicare en el mismo escrito, el nombre del representante que absolverá posiciones;
3°) Dejare constancia que dicho representante ha quedo notificado de la audiencia, a cuyo
efecto aquél suscribirá también el escrito.

.C
El juez, sin sustanciación alguna, dispondrá que absuelva posiciones el propuesto. No
habiéndose formulado oportunamente dicha oposición o hecha la opción, en su caso, si el
absolvente manifestare en la audiencia que ignora los hechos, se tendrá por confesa a la parte
que representa”.
DD
PLIEGO DE POSICIONES: forma y contenido de las posiciones y absoluciones.
Se llama pliego de posiciones al conjunto de afirmaciones que el ponente debe formular a fin
de que el absolvente se expida sobre ellas en oportunidad de comparecer a la audiencia que el
juez señale a tal efecto.
Las posiciones deben ser:
1) En principio, formuladas por escrito. El Código no lo dice expresamente pero dispone
que “el pliego deberá ser entregado en secretaría media hora antes de la fijada para la
LA

audiencia, en sobre cerrado, al que se le pondrá cargo”.


2) Claras y concretas.
3) Relativas, cada una de ellas, a un solo hecho. Ello no obsta, sin embargo, a que se
admita la posición que verse sobre más de un hecho, cuando éstos se encuentran
íntimamente vinculados entre sí y la posición es clara y concreta.
4) Redactadas en forma asertiva, por ejemplo: “Jure Ud., cómo que es cierto que recibió X
FI

cantidad de pesos en concepto de préstamo”. Este requisito se exige ya que, debiendo


ser las respuestas del absolvente afirmativas o negativas, no existe otra manera de
lograr ese resultado si no es mediante la utilización de proposiciones asertivas.
5) Relativas a puntos controvertidos que se refieran a la actuación personal del
absolvente. Cada posición, importa para el ponente, el reconocimiento del hecho a que


se refiere. En otras palabras, dado que cada posición comporta la afirmación de un


hecho por parte del ponente, tal afirmación hace prueba contra él aun cuando el
absolvente negare el hecho (principio de adquisición).
6) El juez puede modificar de oficio y sin recurso alguno el orden y los términos de las
posiciones propuestas por las partes, sin alterar su sentido, así como eliminar las que
fuesen manifiestamente inútiles.

En lo que refiere a la presentación del pliego de posiciones, la parte que pone las posiciones
puede reservarlas hasta la audiencia en que deba tener lugar la declaración, limitándose a
pedir la citación del absolvente. Como esta facultad de reserva puede permitir al litigante
malicioso la posibilidad de preparar dos pliegos distintos para presentar el más conveniente en
el caso de inasistencia del absolvente, el código prescribe que el pliego debe ser entregado en
secretaría media hora antes de la fijada para la audiencia, en sobre cerrado al que se le pondrá
cargo. De este modo se allana la posibilidad señalada. A ello se refiere el Art. 408: La parte
que pusiese las posiciones podrá reservarlas hasta la audiencia en que deba tener lugar la
declaración, limitándose a pedir la citación del absolvente. El pliego deberá ser entregado en

73

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

secretaría hasta media hora antes de la fijada para la audiencia, en sobre cerrado al que se le
pondrá cargo. Si la parte que pidió las posiciones no compareciere sin justa causa a la
audiencia ni hubiese dejado pliego, y compareciese el citado, perderá el derecho de exigirlas.

Interrogatorio de partes y de oficio: Una vez agotadas las posiciones propuestas, el Código
admite en la búsqueda de la verdad jurídica objetiva la diligencia se flexibilice, permitiéndose
que tanto el absolvente como el ponente se realicen preguntas o efectúen aclaraciones sobre
los hechos en debate. También el juez podrá aportar –en ejercicio de sus poderes instructorios-
sus propios interrogantes dirigidos a cualquiera de las partes presentes. El Art. 413 entiende
que las partes podrán hacerse recíprocamente las preguntas y observaciones que juzgaren
convenientes con autorización o por intermedio del juez. Este podrá también interrogarlas de
oficio, sobre todas las circunstancias que fueren conducentes a la averiguación de la verdad.
El intercambio de ideas entre los litigantes puede efectuarse tanto a través del juez como ante

OM
él, mediando una previa autorización para que el debate se torne más informal. Con respecto al
valor probatorio de este tramo de la diligencia, se ha dicho que la confesión, como medio
probatorio, es la admisión de la verdad de determinados hechos y entonces es dable afirmar
que las preguntas recíprocas que posibilita el Art. 413 en la oportunidad de absolverse
posiciones tienen los efectos propios de la confesión expresa.

Posiciones sobre incidentes: Si antes de la contestación se promoviese algún incidente,


podrán ponerse posiciones sobre lo que sea objeto de aquél. Al plantearse la cuestión

.C
incidental o al contestarse la demanda puede ofrecerse como prueba la de absolución de
posiciones sobre las cuestiones allí debatidas.

FORMAS DE CITACIÓN DEL ABSOLVENTE


Forma de la citación: El que deba declarar será citado por cédula con la anticipación
DD
necesaria, bajo apercibimiento de que si dejare de comparecer sin justa causa, será tenido por
confeso. No procede citar por edictos para la absolución de posiciones.
La notificación del absolvente debe ser lo más efectiva posible para permitirle ejercer su
derecho de defensa en forma plena. Se descarta expresamente la citación por edictos, más allá
de que esta forma sólo habría procedido en el caso de que la parte haya tenido domicilio
conocido al inicio del juicio y luego lo hubiera abandonado sin comunicar su cambio.
Normalmente se cursa la notificación al domicilio constituido en los supuestos de que la parte
LA

litiga por derecho propio con abogado patrocinante mientras que si lo hace con letrado
apoderado, la cédula se diligenciará en el domicilio real. Y si éste no se conoce, al constituido.
Se ha decidido que cuando el absolvente actúa por su propio derecho, puede ser citado a la
audiencia en el domicilio constituido. Pero de ello no se sigue necesariamente que la
notificación practicada en este caso en el domicilio real sea inválida, ya que lo que la intención
que el Código persigue es que la parte que deba declarar tome conocimiento con anticipación
FI

suficiente de la fecha de audiencia, dada la gravedad del apercibimiento que conlleva en caso
de ausencia. Nada mejor para satisfacer esa finalidad que la notificación en el propio domicilio
del absolvente, que es donde se lo anoticia de actos de tanta trascendencia para el derecho de
defensa como el traslado de la demanda. No sólo se está protegiendo el derecho de defensa
del absolvente sino también previéndose que la citación se hará con la anticipación necesaria


sin que existan precisiones legales al respecto. Quedará en la prudencia del juez su
determinación de acuerdo con las circunstancias del caso.

Carga de comparecer del absolvente y de contestar: a) efectos de la incomparecencia o


de la negativa a responder: requisitos.
Con la formal convocatoria a una de las partes para que absuelva posiciones nacen a su
respecto específicas cargas. La importancia de las mismas es innegable ya que de su
incumplimiento puede derivar una grave presunción contraria a los intereses del absolvente.
Una de las cargas que tiene el absolvente es la de contestar. El Código dice al respecto que el
absolvente responderá por si mismo, de palabra y en presencia del contrario, si asistiese, sin
valerse de consejos ni de borradores, pero el juez podrá permitirle la consulta de anotaciones o
apuntes, cuando deba referirse a nombres, cifras u operaciones contables, o cuando así lo
aconsejaren circunstancias especiales. El absolvente tiene que ser diligente y requerir
autorización para aportar estos elementos –como máximo- al inicio de la audiencia. Si esto no
es cumplido, no podrá suspenderse la audiencia por falta de tal material. Si debido a esa

74

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

carencia el absolvente entiende que no puede responder a las posiciones, se lo considerará


incurso en la confesión ficta.
El Código dice en su Art. 411 que si las posiciones se refieren a hechos personales, las
contestaciones deberán ser afirmativas o negativas. El absolvente podrá agregar las
explicaciones que estime necesarias. Cuando el absolvente manifieste no recordar el hecho
acerca del que se le pregunta, a pesar del apercibimiento que se le formule, el juez lo tendrá
por confeso en la sentencia, siempre que las circunstancias hicieren inverosímil la
contestación. Si el absolvente responde de manera evasiva, se le tendrán por reconocidas las
firmas que le atribuyó la contraparte. Si el absolvente no recuerda algún hecho, el juez deberá
exhortarlo para que se conduzca con la verdad y de lo contrario, lo tendrá por confeso.
El Art. 412 entiende que si la parte estimare impertinente una pregunta, podrá negarse a
contestarla en la inteligencia de que el juez podrá tenerla por confesa si al sentenciar la juzgare
procedente. De ello sólo se dejará constancia en el acta, sin que la cuestión pueda dar lugar a

OM
incidente o recurso alguno.
Esto es así porque el absolvente concurre a la audiencia normalmente con su abogado y éste,
sobre la base de su conocimiento técnico procesal, actuará en resguardo del derecho de
defensa de su asistido que podría verse gravemente lesionado en el caso que deba responder
a una posición mal redactada, o mal formulada, que contenga más de un hecho, sea confusa,
vaga, o no se vincule con hechos controvertidos en la causa y personales del absolvente, etc.
Por esto, el abogado puede intervenir y aconsejar no responder. Los efectos de esa negativa a
responder –fundada pero negativa al fin- quedarán a consideración del juez al momento de

.C
evaluar toda la prueba de la causa. Al respecto se ha resuelto que para poder tener
oportunamente por confeso al absolvente que se negare a contestar una posición en razón de
estimarla impertinente, es requisito reformularla bajo apercibimiento de que su contestación
produzca ese efecto con constancia en el acta de ello y de las razones en que se funda tal
negativa, para que el juez resuelva en la sentencia si tal negativa era fundada o si, por el
DD
contrario, debe aplicarse aquel apercibimiento. No urgiendo el ponente, en la audiencia, que se
adoptara tal procedimiento, no hubo error del juez al no tener por confeso al absolvente de las
posiciones que se negó a contestar.
Con respecto a la carga de comparecer, el Código prescribe en su Art. 415 que “si el citado
no compareciese a declarar dentro de la media hora de la fijada por la audiencia, o si habiendo
comparecido rehusase responder o respondiere de una manera evasiva, a pesar del
apercibimiento que se le hiciere, el juez, al sentenciar, lo tendrá por confeso sobre los hechos
LA

personales teniendo en cuenta las circunstancias de la causa. En caso de incomparecencia del


absolvente también se extenderá acta”. Esto significa que el absolvente debe concurrir
puntualmente a la audiencia establecida –con el margen de 30 minutos de tolerancia- pero si
por el contrario, no concurre estando correctamente anoticiado, llega tarde, o concurriendo se
niega infundadamente a responder o lo hace en forma evasiva o ambigua, el juez podrá tenerlo
por confeso. La confesión en rebeldía debe ser apreciada en función de todos los datos
FI

objetivos obrantes en la causa. Por ello corresponde otorgarle efectos relativos atándose
siempre a las pautas de la sana crítica.

Absolvente domiciliado a más de 300 Km. del Juzgado: El código afirma que la parte que
tuviere domicilio a menos de trescientos kilómetros del asiento del juzgado, deberá concurrir a


absolver posiciones ante el Juez de la causa, en la audiencia que se señale. Sólo aquellos
domiciliados a más de 300 Kilómetros de la sede de los tribunales intervinientes podrán
declarar ante otro juez, en sus respectivas localidades. Para ello, el juez de la causa deberá
requerir colaboración a un colega ante quien se sustanciará esta prueba mediante
comunicación por oficio o exhorto –según donde se domicilie el absolvente-. Si se encuentra a
una distancia menor a la referida, deberá concurrir ante el juez de la causa en la audiencia que
éste señale.

Enfermedad del declarante: En caso de enfermedad del que deba declarar, el juez o uno de
los miembros del tribunal comisionado al efecto, se trasladará al domicilio o lugar en que se
encontrare el absolvente, donde se llevará a cabo la absolución de posiciones en presencia de
la otra parte, si asistiere, o del apoderado, según aconsejen las circunstancias. La enfermedad
deberá justificarse con anticipación suficiente a la audiencia, mediante certificado médico. En
éste deberá consignarse la fecha, el lugar donde se encuentre el enfermo, y el tiempo que
durará el impedimento para concurrir al tribunal. Si el ponente impugna el certificado, el juez sin
otro trámite dispondrá que un perito oficial –médico- revise al absolvente. Si de esta revisación

75

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

surge la capacidad del mismo para concurrir a la audiencia en el tribunal, como sanción a su
mala fe se lo tendrá automáticamente por confeso en forma ficta. Se ha dicho que este
resolutorio produce un agravio irreparable y admite, por ello, su revisión en segunda instancia.

AUDIENCIA DE ABSOLUCIÓN: a) Presentación del pliego; b) absolución por informes


La audiencia de posiciones comenzara el día y hora fijado pero al absolvente se lo debe
esperar media hora, el pliego se entrega en secretaria media hora antes de la audiencia. Si no
comparece el ponente pierde el derecho a exigir posiciones. Si no comparece el absolvente se
lo tendrá por confeso. La audiencia comenzara con el juramento o promesa de decir la verdad
del absolvente. Luego vienen las posiciones y las contestaciones. De lo manifestado en la
audiencia el secretario deja constancia en el acta, conservando el leguaje de los que hubiesen
declarado. Terminado el acto se lee y pregunta a las partes si tienen algo que agregar o
rectificar. Luego firman las partes, el juez y el secretario.

OM
a) El pliego de posiciones es el escrito que contiene el conjunto de afirmaciones (posiciones)
que el ponente habrá de dirigir al absolvente en la audiencia. Se entrega en secretaria media
hora antes de la audiencia en sobre cerrado al que se le pondrá cargo.

b) Absolución por escrito: las personas jurídicas de existencia necesaria (nación, provincia,
municipalidades, etc.) absuelven posiciones por escrito mediante informe.

.C
VALOR PROBATORIO: a) Confesión expresa: principio y excepciones. b) Confesión
ficta: oportunidad de su declaración. c) Confesión extrajudicial: medios de probarla y
efectos.
DD
Confesión expresa: La parte absolvente puede efectuar una confesión judicial expresa. Ello
ocurrirá cuando ante el juez de la causa responda categóricamente a posiciones referidas a
hechos personales contrarios a sus intereses y favorables a los de la parte ponente. Las
circunstancias así admitidas o negadas quedarán fuera de debate. A su respecto la confesión
hará plena prueba de la verdad de los hechos que han sido materia de ella. La confesión
expresa, en efecto, es la prueba más completa a que pueda aspirarse en el proceso y
constituye por sí elemento suficiente de juicio para tener por acreditado un hecho toda vez que
LA

tal especie de confesión constituye plena prueba. Puede entenderse éste como un caso de
prueba tasada o legal: la ley otorga cierto valor probatorio (el máximo) a una determinada
probanza.

Principio y Excepciones: (Art. 421): La confesión judicial expresa constituirá plena prueba,
salvo cuando:
FI

1°) Dicho medio de prueba estuviere excluido por la ley respecto de los hechos que constituyen
el objeto del juicio, o incidiere sobre derechos que el confesante no puede renunciar o transigir
válidamente.
2°) Recayere sobre hechos cuya investigación prohíba la ley.
3°) Se opusiere a las constancias de instrumentos fehacientes de fecha anterior, agregados al


expediente.

El primero de los casos previstos se vincula con la admisibilidad de este tipo de prueba. Si la
ley excluye la confesión como forma de acreditar ciertos hechos que hacen al objeto del juicio,
la misma –por inadmisible- no tendrá el efecto mencionado.
Por otro lado, la confesión implica un reconocimiento de hechos que lleva a admitir como
válidos derechos de la contraparte e implica la renuncia a propias pretensiones. Renuncia total
o parcial que podría dar lugar a una transacción. Como en la base de la confesión existe un
acto dispositivo, no tendrá el efecto de plena prueba cuando “incidiere sobre derechos que el
confesante no puede renunciar o transigir válidamente”. Se vincula con la protección del orden
público por la que el juez debe velar. Otro supuesto está dado por la circunstancia de que el
hecho sobre el que recae la confesión no puede ser investigado por prohibición expresa de la
ley. Si el orden jurídico positivo veda que se indague sobre el acaecimiento de cierto evento no
podrá tener valor la confesión que se haya producido a su respecto. Se trata en este caso de
un hecho fuera del campo probatorio por imperio de la norma.

76

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

La última excepción al pleno valor acreditante de la confesión judicial expresa está dado por el
conflicto que puede plantearse respecto del otro medio de prueba privilegiado: los instrumentos
fehacientes, esto es, los públicos o privados reconocidos en juicio de fecha anterior a la
confesión y que obren en el expediente. El legislador prioriza aquella fuente de convicción que
sea producida con anterioridad en el tiempo. Si los instrumentos fehacientes son de fecha
anterior a la confesión, prevalece la prueba documental. Si en cambio, son posteriores, la
confesión que tenga las características apuntadas conservará su valor de plena prueba. Ello
surge de una interpretación a contrario sensu del último inciso de este artículo.

Confesión ficta: (Art. 415). Si el citado no compareciese a declarar dentro de la media hora de
la fijada por la audiencia, o si habiendo comparecido rehusase responder o respondiere de una
manera evasiva, a pesar del apercibimiento que se le hiciere, el juez, al sentenciar, lo tendrá
por confeso sobre los hechos personales teniendo en cuenta las circunstancias de la causa.

OM
En caso de incomparecencia del absolvente también se extenderá acta.
A partir de este artículo, el juez en oportunidad de dictar sentencia, se halla autorizado para
tener por confeso (confesión ficta) al litigante que citado debidamente no concurre a absolver
posiciones o rehúsa responder o lo hace de manera ambigua.
En el supuesto de la incomparecencia del absolvente, constituyen requisitos de la confesión
ficta no solo que la citación se haya practico bajo apercibimiento, y que no media una justa
causa de la inasistencia, sino además que se haya agregado al expediente el pliego de
posiciones. En el supuesto del absolvente que se niega a contestar o contesta de manera

.C
evasiva, ya no es necesario para tener oportunamente por confeso al absolvente, repetir bajo
apercibimiento las posiciones respecto de las cuales median aquellas circunstancias. En
ambos casos la confesión ficta tiene lugar aunque la parte interesada no lo pida expresamente.
La confesión ficta produce los mismos efectos que la confesión expresa en cuanto hace a la
admisión de los hechos contenidos en la posición o posiciones de que se trate, pero a
DD
diferencia de aquélla, es susceptible de desvirtuarse mediante prueba en contrario. Por lo
tanto se ha resuelto que carece de valor absoluto y que su eficacia probatoria debe apreciarse
en función de todos los elementos de juicio que obran en el proceso, por lo tanto, depende de
su concordancia con las demás pruebas.

Confesión extrajudicial: La confesión extrajudicial, o sea aquella que se presta fuera del
juicio, se halla sometida a los mismos requisitos de la confesión judicial en lo que respecta a la
LA

capacidad del confesante y al objeto sobre el cual puede recaer. El código prescribe en su Art.
423 que la confesión hecha fuera de juicio, por escrito o verbalmente, frente a la parte contraria
o a quien la represente, obliga en el juicio siempre que esté acreditada por los medios de
prueba establecidos por la ley. Quedará excluía la testimonial cuando no hubiere principio de
prueba por escrito. La confesión hecha fuera de juicio a un tercero constituirá fuente de
presunción simple.
FI

En cuanto a los efectos, la confesión extrajudicial hecha frente a la parte contraria o a su


representante constituye, con la limitación señalada, plena prueba respecto de los hechos
sobre los cuales versó, y por lo tanto releva a la parte a cuyo favor se ha formulado, de la carga
de producir otros medios probatorios. En cambio, la confesión hecha fuera de juicio a un
tercero sólo constituye fuente de presunción simple.


BOLILLA 12 – PRUEBA DE TESTIGOS


I) El testigo: a) Concepto. b) Sujetos. c) Objeto. d) Requisitos. e) Analogías y diferencias
con otros medios probatorios. f) Admisibilidad de la prueba testimonial y admisibilidad
del testigo. g) Testigos excluidos: oposición. h) Número de testigos en los Códigos
Procesales. Facultades del juez.

El testigo: El testigo es toda persona física, distinta de las partes que, debe declarar sobre sus
deducciones de hechos pasados. Será testigo todo sujeto que haya captado un determinado
suceso mediante sus sentidos, y se encuentre en condiciones de transmitir esas vivencias a
través de una declaración. Si los hechos captados por el testigo son aquellos controvertidos y
conducentes para la resolución de un litigio judicial respecto del cual es ajeno y su intervención
en el pleito ha sido requerida formalmente en el marco de determinadas pautas rituales, nos
encontramos frente a la prueba testimonial, una de las más trascendentes –por su peso y
frecuente utilización- dentro de nuestro sistema procesal civil y comercial.

77

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Sujetos:
a) Será testigo toda persona física distinta de las partes que declare sobre sus deducciones
de hechos pasados.
b) Las personas jurídicas en tanto carecen de aptitud para percibir o deducir hechos, no
pueden ser llamadas a declarar como testigos.
c) Tampoco pueden serlo las partes, cuyo testimonio debe rendirse mediante la absolución
de posiciones.

Objeto: En esta clase de prueba, no son objeto solamente los hechos que el testigo ha
conocido a través de su percepción sensorial, sino también los hechos que aquél ha deducido
de sus percepciones. Chiovenda entiende que las deducciones o ilaciones lógicas relatadas
por el testigo valen como hechos subjetivos, es decir, personales suyos, y no como expresión
de lo que objetivamente debe estimarse como consecuencia de determinados hechos, según

OM
las enseñanzas de alguna ciencia o arte, ya que ello constituye misión propia del perito.
De todas formas, ello no obsta –según Prieto Castro- a que las deducciones que el testigo haya
extraído de sus percepciones sólo fuesen posibles a raíz de la posesión de conocimientos
técnicos, en cuyo caso estaríamos en presencia de un testigo-perito a quien serían aplicables
las reglas de una y otra prueba.

Analogías: A simple vista la declaración de un testigo podría parecer similar a una confesión.
Pero en lo cierto, esto no es así. La prueba de testigos presupone la existencia de sujetos

.C
ajenos al proceso, de lo contrario, si fueran “partes” podría constituir una confesión.
COMPLETAR

ADMISIBILIDAD DE LA PRUEBA TESTIMONIAL Y ADMISIBILIDAD DEL TESTIGO


Reglas de admisibilidad de la prueba testimonial: Es respecto de los hechos donde la
DD
prueba de testigos reviste mayor trascendencia, existiendo numerosos casos, dentro de ese
ámbito (hechos ilícitos, posesión, causales de divorcio, etc.), en los que resulta insusceptible de
reemplazarse por otros elementos probatorios. Por ello, salvo lo dispuesto en relación con el
nacimiento, matrimonio y la defunción de personas, que deben probarse mediante la copia del
acta correspondiente, y siempre que no medie una expresa prohibición legal, la admisibilidad
de la prueba de testigos no reconoce limitaciones en tanto se trate de acreditar simples hechos.
En materia de la prueba de los contratos, en cambio, el Art. 1193 Cód. Civil establece la
LA

siguiente limitación: “Los contratos que tengan por objeto una cantidad de más de diez mil
pesos, deben hacerse por escrito y no pueden ser probados por testigos”. A pesar de que la
norma carece actualmente de virtualidad en razón de la realidad económica, cuadra destacar
este principio. El mismo también reconoce excepciones contempladas en el Art.1191 del Cód.
Civil: “Los contratos que tengan una forma determinada por las leyes, no se juzgarán probados,
si no estuvieren en la forma prescrita, a no ser que:
FI

- “Hubiese habido imposibilidad de obtener la prueba designada por la ley”: Esta


norma ha sido interpretado en el sentido de que cubre todos los casos en que haya
mediado una imposibilidad material de obtener o presentar prueba escrita, y se la ha
extendido a los supuestos de imposibilidad moral, como son el parentesco, la
relación de dependencia, etc., excluyéndose naturalmente aquellos en que se hallan


en juego consideraciones de conveniencia o de simple delicadeza.


- “Cuando existe principio de prueba por escrito en los contratos que pueden hacerse
por instrumento privado”. Se considerará principio de prueba por escrito, cualquier
documento público o privado que emane del adversario, de su causante o de parte
interesada en el asunto, o que tendría interés si viviera y que haga verosímil el hecho
litigioso.
- “Cuando una de las partes hubiese recibido alguna prestación y se negase a cumplir
el contrato”. Esta excepción reconoce su fundamento en la necesidad de evitar que
el contratante de mala fe obtenga un beneficio indebido en detrimento de la parte que
cumplió las obligaciones a su cargo.
- “Cuando la cuestión versare sobre los vicios de error, dolo, violencia, fraude,
simulación o falsedad del instrumento donde constare el contrato”. Se trata, como se
advierte, de la prueba de hechos que al contenido del contrato, sino a su eficacia
jurídica.

Admisibilidad de testigos

78

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

- El testigo es admisible cuando la ley no le prohíbe prestar declaración. No podrá ser


propuesto como testigo una persona menor de 14 años. En el caso de que sea mayor
de 14 años, podrá ser ofrecido su testimonio aún cuando haya constatado los hechos
sobre los que declarará antes de la edad señalada. Ello por supuesto, dentro de los
parámetros razonables –es decir, desde que tenga capacidad para poder comprender
el alcance de lo captado-.
- El testigo es excluido, cuando la ley le prohíbe prestar declaración testimonial ya sea
en cualquier tipo de juicio, o en contra o a favor de determinadas personas, o respecto
de determinados actos. Por ejemplo según el Art. 425 no podrán ser ofrecidos como
testigos los consanguíneos o afines en línea directa de las partes, ni el cónyuge,
aunque estuviere separado legalmente, salvo que se tratare de reconocimiento de
firmas.

OM
En todos estos casos el juez puede desestimar la declaración de testigos que no procediese
por indicación de la ley. Las partes pueden formular oposición si indebidamente se la hubiere
ordenado.

Testigos excluidos:
1) No puede ser testigo todo menor de 14 años. En el caso de que sea mayor de 14 años,
podrá ser ofrecido su testimonio aún cuando haya constatado los hechos sobre los que
declarará antes de la edad señalada.

.C
2) No podrán ser ofrecidos como testigos los consanguíneos o afines en línea directa de las
partes, ni el cónyuge, aunque estuviere separado legalmente, salvo que se tratare de
reconocimiento de firmas.

Oposición: Las partes en ejercicio de su derecho de defensa ofrecerán diferentes pruebas. El


DD
juez como arbitro de la litis, habrá de admitirlas o no. En caso de duda se inclinará por admitir
la prueba y así contar con un elemento más con el que sustentar su decisión. La ley señala
casos concretos en los que la prueba no puede ser traída a juicio, por ejemplo testigos sin edad
mínima. Este contralor de prueba podrá hacerlo tanto de oficio como a pedido de parte. Sin
perjuicio de la facultad del juez de desestimar de oficio y sin sustanciación alguna el
ofrecimiento de prueba testimonial que no fuese admisible, o de testigos cuya declaración no
procediese por disposición de la ley, las partes podrán formular oposición si indebidamente se
LA

la hubiere ordenado.

Número de testigos: Cada parte podrá ofrecer hasta 12 testigos, como máximo, salvo petición
expresa y debidamente fundada que justifique el ofrecimiento de un mayor número. También
podrán las partes proponer, subsidiariamente, hasta 3 testigos para reemplazar a quienes no
pudieren declarar por causa de muerte, incapacidad o ausencia. Si el juez hubiere ampliado el
FI

número, podrán ofrecer hasta 5.


Conviene presentar la nómina ordenada, colocando en las primeras posiciones los testigos de
mayor importancia dejando para el final los que pueden ser considerados secundarios o menos
importantes. Esto es así porque si el juez no acepta la ampliación, se limitará a admitir los
primeros doce descartando los demás. El juez atenderá las razones esgrimidas y decidirá –


mediante resolución irrecurrible- si admite o no la ampliación.


Testigos Supletorios: Muchas son las contingencias eventuales que pueden llegar a impedir
que alguien ofrecido como testigo pueda prestar testimonio. El Código señala la ausencia,
muerte o incapacidad. Se trata de graves razones que determinarán la necesidad de recurrir a
otros testigos si los hay. Por eso es que la ley requiere que junto con la lista de testigos
principales, se incluya otra de testigos “principales”: cinco o tres respectivamente.

OFRECIMIENTO DE LA PRUEBA DE TESTIGOS


Cuando las partes pretendan producir prueba de testigos, deberán presentar una lista de ellos
con expresión de sus nombres, profesión y domicilio.
Si por las circunstancias del caso a la parte le fuera imposible conocer alguno de estos datos,
bastará que indique los necesarios para que el testigo pueda ser individualizado sin dilaciones
y sea posible su citación. En casos extremos si se carece del apellido de una persona
convocada como testigo se lo podrá suplir por su nombre y seudónimo o alias acompañando
esos datos con descripciones físicas, empleo, etc., y si hay dudas respecto del domicilio exacto

79

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

se podrá utilizar un croquis con la ubicación del inmueble. El interrogatorio podrá reservarse
por las partes hasta la audiencia en que deban presentarse los testigos.

Forma de la Citación: La citación a los testigos se tiene que efectuar por cédula. Esta deberá
diligenciarse con tres días de anticipación por lo menos, y en ella se transcribirá la obligación
de comparecer y a su sanción. La notificación se hará con anticipación porque se busca que el
testigo pueda organizar con tiempo sus actividades para concurrir a los tribunales a cumplir con
esta carga.

Carga de la citación: Hay dos maneras de convocar a un testigo al juicio: una formal que la
realiza el juzgado a través de la notificación de audiencia por cédula, y otra menos formal que
realiza la parte interesada en que el testimonio se produzca efectivamente mediante una
comunicación directa con el testigo de las fechas y hora en las que deberá acudir a los

OM
tribunales a declarar. Por lo tanto si en el escrito de ofrecimiento de prueba la parte no hubiese
solicitado que el testigo sea citado por el juzgado, se entenderá que ha asumido la carga de
hacerlo comparecer a la audiencia. En este caso, si el testigo no concurriere sin justa causa, de
oficio o a pedido de parte y sin sustanciación alguna, se lo tendrá por desistido.

a) Cargas del oferente cuando la recepción de la prueba se comisiona a otro juez. b)


Facultades de las partes para que los testigos, prescindiendo de su domicilio declaren
ante el juez del proceso.

.C
Para la prueba de confesión, la ley establece que el absolvente que resida a menos de 300
kilómetros de la sede del juzgado debe comparecer a declarar ante el juez de la causa,
autorizándose a contrario sensu a que los que se encuentren a una distancia mayor puedan
declarar ante el juez de su localidad. Pero no existe esa misma precisión con respecto a los
DD
testigos. En cuanto a sus deposiciones se harán ante otro juez cuando “en razón de su
domicilio” deban declarar fuera del lugar del asiento del órgano judicial que los convoca. Son
testigos domiciliados fuera del lugar del asiento del juzgado o tribunal. El lugar del asiento del
juzgado es la localidad donde se encuentra el juez y por ello, quien se domicilie fuera de él
pero dentro del departamento judicial ya está en condiciones de ser llevado a declarar ante el
magistrado de la localidad donde se encuentra su domicilio. Obviamente si su domicilio se
encuentra en otro departamento judicial, el juez ante el que declarará dependerá de la localidad
LA

donde viva. Para otras provincias e incluso otros países, las reglas serán las vigentes en cada
jurisdicción territorial. En los casos en que una de las partes ofrezca el testimonio de quien no
reside en la localidad donde se encuentra el tribunal, las cargas al respecto se agudizan.
Deberán acompañar con el escrito de ofrecimiento, el interrogatorio y señalar quién es la
persona (abogado o procurador) autorizada para tramitar ese pedido o exhorto, de acuerdo con
la ubicación del destinarlo de este acto procesal de comunicación. La ley pide que el letrado
FI

autorizado a diligenciar esta medida sea de la matrícula del lugar donde se llevará a cabo la
diligencia, salvo regulación expresa en contrario. Admite que el comisionado pueda a su vez
autorizar a otro para este trámite. Estas cargas son importantes, ya que su incumplimiento
genera una causal de inadmisibilidad de la prueba testimonial.
La carga de entregar el interrogatorio –a tenor del cual va a deponer el testigo ante un juez


distinto de aquel de la causa- junto con el escrito de ofrecimiento tiene su correlato con el
derecho de la contraparte a analizar esas preguntas y proponer las propias. El Código
establece que el cuestionario que agrega quien ofrece la prueba estará a disposición de la
contraria por cinco días desde la notificación ministerio legis del auto que así lo disponga,
durante los cuales ésta aportará las que estime convenientes. También aquí podrá la
contraparte oponerse fundadamente a la declaración del testigo por encontrarse incurso en una
causal de exclusión. Una vez que la parte contraria agregó sus propias preguntas o se venció
el plazo para hacerlo, el juez analizará ambos interrogatorios, y en uso de sus facultades
ordenatorias e instructorias eliminará las improdecentes, podrá reformularlas, alterar su orden e
incluso agregar otras preguntas nuevas. Esto es importante, ya que el juez requerido que tenga
a su cargo la diligencia, al desconocer los hechos se limitará a transmitir las preguntas
provenientes del juzgado requirente. Una vez más aquí se sacrifica la inmediación en pos de la
celeridad y economía procesal. Asimismo, el juez impondrá a la parte que ofrece este
testimonio la carga de denunciar en el expediente, el juzgado donde quedo radicado el pedido
de colaboración y la audiencia establecida para que declare el testigo bajo apercibimiento de
tenerlo por desistido de la prueba. También aquí la sanción se justifica en defensa del derecho

80

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

de la otra parte de tener la oportunidad de controlar esa diligencia mediante un letrado


comisionado al efecto. El juez debe fijar el plazo dentro del cual la parte que ofreció los testigos
que deben declarar fuera del lugar del asiento del juzgado debe informar acerca del órgano
judicial en que ha quedado radicado el oficio y de la fecha que éste ha fijado para la
celebración de la audiencia, bajo apercibimiento de tener al proponente de la prueba por
desistido del testigo o testigos ofrecidos.
Demora en la fijación de las audiencias: Si la audiencia hubiese sido señalada por el Juzgado
requerido en un plazo que excediere de tres meses, la parte que propuso al testigo deberá
solicitar al juez del proceso, la fijación de una audiencia para la declaración asumiendo la carga
de hacerlo comparecer. Esto significa que la posibilidad de que el testigo declare ante otro juez
es admitida en tanto no cause una demora exagerada del proceso. Ello se daría en el caso de
que el juzgado requerido fijase una audiencia testimonial más allá de los 3 meses desde la
recepción del requerimiento formal vía oficio o exhorto. La parte que ofreció el testimonio

OM
tendrá entonces que pedir una audiencia en plazo menor al juez de la causa y tendrá la carga,
además, de hacer comparecer ante la sede del órgano interviniente al testigo domiciliado en
otra localidad. Si este pedido de audiencia no se formula dentro de los cinco días de haber
vencido el plazo fijado para la presentación del informe, se lo tendrá por desistido de dicha
prueba. Si ello no ocurre y la audiencia se realiza ante el juzgado requerido, el testigo declarará
–si es que concurren- en presencia de los letrados autorizados por las partes. En el acto de la
declaración, estos podrán ampliar el interrogatorio remitido por los litigantes a través de oficio o
exhorto recibido por el juez de la localidad donde se domicilia el deponente.

.C
PRUEBA TESTIMONIAL DE OFICIO: Según el Art. 450 del Código el Juez podrá disponer de
oficio la declaración de testigos mencionados por las partes en los escritos de constitución del
proceso. Asimismo, podrá ordenar que sean examinados nuevamente los ya interrogados, para
proceder al careo o aclarar sus declaraciones. Esto se debe a que si bien rige el principio
DD
dispositivo, el magistrado puede y debe adoptar las medidas necesarias para esclarecer los
hechos controvertidos.

OBLIGACIONES DEL TESTIGO: Comparecer, declarar, decir la verdad.


La prestación de testimonio es una carga pública, por ello, todo testigo debidamente citado,
siempre que no esté impedido, tiene tres deberes: comparecer, declarar y decir la verdad.
El deber de comparecer → El testigo tiene la obligación de comparecer a la audiencia y una
LA

vez en ella, de contestar todas las preguntas que se le formulen. Su incumplimiento puede dar
lugar a sanciones. Excepciones al deber de comparecer: a) si la citación fuese nula, b) si
hubiera sido citado con anticipación menor a 3 días (salvo cosas de urgencia), c) cualquier otra
causa de excusación, como ser: enfermedad, edad avanzada, etc., las que quedarán libradas a
la libre apreciación del juez. Si alguno de los testigos se hallase imposibilitado de comparecer
al Juzgado o tuviere alguna otra razón atendible a juicio del Juez para no hacerlo, será
FI

examinado en su casa, ante el Secretario, presentes o no las partes, según las circunstancias.
La enfermedad deberá ser justificada ya que si se comprobase que pudo comparecer, se le
impondrá una multa de cincuenta pesos ($50) a un mil pesos ($1.000) y se procederá a fijar
audiencia de inmediato, la que deberá realizarse dentro del quinto día, quedando notificado en
ese mismo acto el testigo y las partes que estuvieren presentes. Los funcionarios que


determine la reglamentación de la Corte Suprema (miembros de P. Ejecutivo, Legislativo y


Judicial, dignidades del Clero, autoridades municipales, policiales, militares, universitarias,
diplomáticos, etc.) también están exceptuados de comparecer. Esas personas declaran por
escrito, bajo juramento o promesa de decir la verdad, dentro del plazo que fije el juez, el cual
no excederá de 10 días.
El deber de declarar → El testigo no solo tiene el deber de comparecer, sino también el deber
de declarar. El Código Penal sanciona al que se niega a declarar, estableciendo que “el que
siendo legalmente citado como testigo, perito o interprete, se abstuviere de comparecer o de
prestar declaración o exposición respectiva, será reprimido con prisión de 15 días a un mes”
(Art.243)
Excepciones: (Art. 442) El testigo podrá rehusarse a contestar las preguntas:
1°) Si la respuesta lo expusiere a enjuiciamiento penal o comprometiera su honor.
2°) Si no pudiere responder sin revelar un secreto profesional, militar, científico, artístico o
industrial.
Este artículo contiene una aplicación concreta de la garantía constitucional de la prohibición de
la autoincriminación en materia penal y también veda que se exija una respuesta que ponga al

81

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

sujeto entre la disyuntiva de responder verazmente y poner en evidencia circunstancias que


afecten su honor o buen nombre.
En cuanto al secreto profesional, es aquel secreto que se le confía a una persona en virtud de
su profesión (Ej.: al médico, al sacerdote, al abogado). La existencia de secreto profesional, no
elimina la obligación de comparecer y de prestar juramento; el secreto profesional sólo da
derecho –luego de hecha la pregunta- a negarse a responder amparándose en el secreto
profesional. El testigo puede revela el secreto profesional cuando exista justa causa (Ej.: la
denuncia de enfermedades infecciosas, la defensa personal, la salvaguarda del prestigio
personal, etc.)
El deber de decir la verdad → Aparte de comparecer y de declarar, el testigo tiene el deber de
“decir la verdad”. Para que lo haga, por un lado se lo obliga moralmente estableciendo que
debe prestar juramento o promesa de verdad, y por otro lado, se establecen sanciones penales
para el testigo que se pronuncie con falsedad. El testigo no puede negarse a jurar o prometer

OM
decir la verdad. Si se niega, su acción importa “negativa a declarar” hecho reprimido por el Art.
243 del Código Penal, el cual además, reprime al testigo que incurriera en falso testimonio o en
reticencia (Art. 275) y al que ofreciera soborno al testigo para que cometa falso testimonio (Art.
276).

EXAMEN DEL TESTIGO


a) Juramento. Interrogatorio Preeliminar
Juramento o promesa de decir verdad: Antes de declarar, los testigos presentarán juramento o

.C
formularán promesa de decir verdad, a su elección, y serán informados de las consecuencias
penales a que pueden dar lugar las declaraciones falsas o reticentes.
Interrogatorio preliminar: Aunque las partes no lo pidan, los testigos serán siempre
preguntados:
1°) Por su nombre, edad, estado, profesión y domicilio;
DD
2°) Si es pariente por consanguinidad o afinidad de alguna de las partes, y en qué grado;
3°) Si tiene interés directo o indirecto en el pleito;
4°) Si es amigo íntimo o enemigo;
5°) Si es dependiente, acreedor o deudor de alguno de los litigantes, o si tiene algún otro
género de relación con ellos.
Estas preguntas tienden a dos finalidades esenciales para el proceso: identificar debidamente
al deponente y obtener elementos para juzgar su veracidad y objetividad. Debe haber total
LA

identidad entre la persona que la parte propuso como testigo y quien concurra a la audiencia en
respuesta al formal llamado. De todas maneras, aun cuando esos datos no sean
absolutamente coincidentes, la ley permite que declare esa persona si no existen dudas de que
se trata del sujeto propuesto y que ello no perjudica el derecho de defensa de la contraparte. El
hecho de que el testigo esté vinculado a alguna de las partes por alguna de las circunstancias
en los puntos 2º y 5º y salvo que esté expresamente contemplada la exclusión como en el caso
FI

de los menores de 14 años o parientes en línea recta o cónyuge, no invalida el testimonio en


forma automática. El testigo puede ser amigo o enemigo, acreedor, deudor, etc., de alguna de
las partes y aún así declarar con la verdad. Ello habrá de tenerlo en cuenta el juez al analizar
globalmente todas las respuestas de un mismo testigo, el grupo de testimonios y el resto de la
prueba.


Formas de las Preguntas y las Respuestas:


Las preguntas no deben contener más de un hecho; deben ser claras y concretas; no se
formularán las que están concebidas en términos afirmativos, sugieran la respuesta o sean
ofensivas o vejatorias. No podrán contener referencias de carácter técnico, salvo si fueran
dirigidas a personas especializadas.
La parte contraria a la que ofreció al testigo puede solicitar que se le formulen re-preguntas al
testigo. Las repreguntas pueden referirse a las cuestiones sobre las que contestón el testigo o
sobre cualquier otra cuestión conducente al proceso.
En cuanto a las respuestas, El testigo contestará sin poder leer notas o apuntes (para que la
pregunta sea espontánea y no preparada), a menos que por la índole de la pregunta, se lo
autorizara (por ejemplo sobre cifras, operaciones contables, datos difíciles de recordar). En
este caso, se dejará constancia en el acta, de las respuestas dadas mediante lectura. Deberá
siempre dar la razón de su dicho; si no lo hiciere, el juez la exigirá. La razón del dicho son los
motivos que tiene el testigo para declarar en determinado sentido, o sea las circunstancias de
tiempo, lugar, modo o forma en que tuvo conocimiento de los hechos sobre los que declara.

82

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Cuando el testigo no comprenda la pregunta, el juez la simplificará a fin de que la pueda


entender y responder.

Permanencia de los testigos. Careo.


Permanencia: Después que prestaren su declaración, los testigos permanecerán en la sala del
Juzgado hasta que concluya la audiencia, a no ser que el juez dispusiese lo contrario.
Careo: Ya en el inicio de la litis, las partes se enfrentan respecto de los hechos aportados en la
demanda y contestación y de allí nace la categoría de “hechos litigiosos” o “controvertidos”
sobre los que recaerá la prueba. Nacerá así también la duda en el juez respecto de si se dieron
o no los presupuestos de las normas que tiene que aplicar. A partir de allí la tarea de
reconstrucción histórica lo llevará a buscar una apoyatura objetiva respecto de una u otra
versión y así dar la razón a una parte o a la otra. El planteo de distintas descripciones fácticas,
siempre que no viole los principios de moralidad o buena fe procesal, se encuentra justificado

OM
por el ejercicio del derecho de defensa de las partes. Dejando de lado la posibilidad de delito
(falso testimonio) diferentes versiones por parte de los testigos de un mismo evento también
puede encontrar razón en disímiles percepciones o en un debilitamiento de los recuerdos. Para
intentar llegar a una única descripción del suceso en cuestión, es que el legislador previó la
figura del “careo”. Los testigos que discrepan son colocados “frente a frente” y el juez habrá de
indagarlos respecto de sus contradicciones para que reflexionen sobre sus dichos y puedan
corregirlos o ratificarlos.
El Art. 446 del Código prescribe que se podrá decretar el careo entre testigos o entre éstos y

.C
las partes. Si por residir los testigos o las partes en diferentes lugares, el careo fuere dificultoso
o imposible, el Juez podrá disponer nuevas declaraciones por separado, de acuerdo con el
interrogatorio que él formule. Es decir que el juez, a partir de las contradicciones que desea
disipar- va a elaborar un cuestionario y sobre la base del mismo declararán por separado los
sujetos en cuestión. Esta figura se conoce como “medio careo”.
DD
CADUCIDAD DE LA PRUEBA DE TESTIGOS
Caducidad de la prueba: A pedido de parte y sin sustanciación alguna se tendrá por desistida
del testigo a la parte que lo propuso si:
1°) No hubiere activado la citación del testigo y éste no hubiese comparecido por esa razón.
2°) No habiendo comparecido aquel a la primera audiencia, sin invocar causa justificada, no
requiriere oportunamente las medidas de compulsión necesarias.
LA

3°) Fracasada la segunda audiencia por motivos no imputables a la parte, esta no solicitare
nueva audiencia dentro de quinto día.
También se tiene a la parte por desistida del testigo, sin sustanciación:
-Si la parte que ofreció al testigo no concurriere a la audiencia y tampoco dejó el interrogatorio.
-Si la parte se hubiere comprometido a hacer comparecer al testigo y éste no concurriese sin
justa causa.
FI

-Si no se informa al juzgado oportunamente dónde ha quedado radicado el oficio o exhorto ni la


fecha de la audiencia.

Valoración de la prueba testimonial. 2. El testigo único. 3. El testigo necesario. 4.


Idoneidad de los testigos: supresión del incidente de tachas.


Una vez que el magistrado reúne frente a sí todo el material probatorio de la causa, tiene un
panorama amplio dentro del cual cobrarán virtualidad definitoria aspectos que hasta ese
momento podían ser considerados secundarios al ser vistos de forma aislada. Así, del
confronte de la totalidad de las declaraciones, en relación con los dichos de las partes, las
informaciones que surgen de los documentos y de las pericias, etc., el juez puede encontrar
que ciertos testimonios son intrascendentes y omitir su valoración o bien son falsos y
descalificarlos por tal motivo. Se ha resuelto que el juzgador debe dar razones suficientes para
evitar que la prelación de unas probanzas sobre otras represente el ejercicio de su sola
voluntad porque esta preferencia no implica que pueda ignorar la existencia de otras pruebas.
Por definición, seleccionar constituye el ejercicio de una elección de una persona o cosa entre
otras, como prefiriéndola a otras; en este concepto esta insita la noción de la comparación o
cotejo lo que conlleva un juicio de valor que determina esa preferencia. Libre será, el juzgador
en este campo para seleccionar y ponderar prueba, siempre que se desarrolle dentro de las
reglas de la lógica y siguiendo las máximas de experiencia. Todo ese iter a través del cual llega
al razonamiento final debe exponerse en la sentencia como manera de darle sustento y
permitiendo el contralor del acto jurisdiccional por las partes.

83

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Testigo Único: se plantea el problema de determinar si un solo testigo sirve para probar los
hechos y fundar la sentencia. Antiguamente (Derecho canónico, Partidas) rigió el principio
“testigo único, testigo nulo”. Actualmente la doctrina y la jurisprudencia sostienen que dicho
principio no tiene vigencia; lo que interesa no es el número de testigos sino su calidad, por lo
tanto, la declaración de un testigo único puede servir para fundar una sentencia si merece fe de
acuerdo a las reglas de la sana crítica y resulta apoyada por otros elementos de prueba.

Idoneidad de los testigos: supresión del incidente de tachas: El código derogado enumeraba
diversas causales –denominadas tachas- que los litigantes podían hacer valer para invalidar o
disminuir el valor de las declaraciones de los testigos. Estas tachas se dividían en absolutas y
relativas. Las primeras restaban todo valor a la declaración, aunque no impedían que esta
tuviese lugar, pues aquel efecto se producía una vez acreditada y declarada la existencia de

OM
alguna de las circunstancias que el código calificaba como tales (enajenación mental, ebriedad
consuetudinaria, etc.); las segundas, que se fundaban en ciertas circunstancias susceptibles de
comprometer la imparcialidad del testigo, quedaban libradas a la apreciación del juez, quién
podía en la sentencia admitir o desechar la correspondiente declaración de conformidad con
las reglas de la sana crítica. La ley 14.237 derogó las normas que regulaban el sistema de
tachas, así como su clasificación en absolutas y relativas, y concedió al juez amplias facultades
para valorar, conforme a las reglas de la sana crítica, la fuerza probatoria de las declaraciones
testimoniales.

.C
El Art. 456 del Código entiende que dentro del plazo de prueba las partes podrán alegar y
probar acerca de la idoneidad de los testigos. El juez apreciará, según las reglas de la sana
crítica, y en oportunidad de dictar sentencia definitiva, las circunstancias y motivos que
corroboren o disminuyan la fuerza de las declaraciones.
Es una estrategia habitual de la defensa intentar menoscabar la credibilidad del testigo que
DD
abona los hechos que benefician a la parte contraria. Al no existir más en nuestro
ordenamiento procesal la vieja figura del incidente de tachas, hoy en día para minar la fuerza
probatoria de un testigo será necesario convencer al juez de su parcialidad o deficiente
percepción de los acontecimientos sobre los que declara. En otras palabras, de que carece de
idoneidad a los fines de acreditar los hechos controvertidos. El juez será quién arbitre la forma
en que estos debates respecto de la validez del testimonio se llevarán adelante sin entorpecer
ni alongar excesivamente los tiempos del proceso. Frente al ofrecimiento del testigo por una de
LA

las partes puede aparecer la reacción impugnativa de la otra intentando oponerse a que se
provea tal prueba. Luego, durante la audiencia, la parte puede intentar un nuevo
cuestionamiento dejándose constancia de ello en el acta. Con posterioridad a la audiencia
también las partes pueden presentar escritos controvirtiendo la idoneidad del testigo. Y
finalmente, puede realizarse un nuevo intento en los alegatos. Claro que en no todas estas
ocasiones estarán en condiciones de ofrecer prueba. Normalmente será admisible un debate
FI

con trámite probatorio respecto de la idoneidad de los testigos cuando la presentación se hace
luego de la audiencia y antes de los alegatos del Art. 480. De esta impugnación se conferirá
traslado a la contraria para que exponga sus argumentos y también ofrezca prueba. Podrá
dársele el trámite de los incidentes si la cuestión lo justifica. Sin embargo la resolución del
mismo se dará necesariamente en el marco de la sentencia de mérito ya que allí se ponderará


la idoneidad del testimonio de acuerdo con lo que reza el artículo en análisis.

BOLILLA 13- PRUEBA PERICIAL


Concepto de Prueba Pericial: A veces los conocimientos del juez no son suficientes para
esclarecer ciertos hechos y se requieren aptitudes técnicas especiales. En estos casos, se
debe recurrir al auxilio de personas especializadas denominadas “peritos” y cuya actividad en
el proceso constituye la prueba pericial. Esta es entonces, la que se lleva a cabo cuando, para
conocer sobre los hechos controvertidos, se requiere un conocimiento especial sobre alguna
ciencia, arte, industria o actividad técnica especializada. El perito es un técnico con
conocimiento especializado sobre determinada actividad que colabora con el juez en el
esclarecimiento de hechos controvertidos.
La prueba pericial debe llevarse a cabo por un perito único designado por el juez.

Requisitos: El requisito fundamental que se debe reunir es ser idóneo, es decir, ser apto, tener
conocimientos amplios sobre la cuestión a expedirse.

84

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

-Cuando la profesión está reglamentada (agrimensor, ingeniero, medico) su idoneidad queda


de manifiesto con el titulo habilitante.
-Cuando no está reglamentada se puede nombrar a cualquier persona con conocimiento de la
materia.
-También se puede nombrar a cualquier persona con conocimiento en la materia, cuando la
profesión a pesar de estar reglamentada, en el lugar del proceso, no hubiese nadie con titulo
habilitante.

Aceptación del Cargo: Una vez designado el perito debe ser citado por cedula u otro medio
autorizado (ejemplo telegrama colacionado o recomendado). Debe aceptar el cargo ante el
oficial primero dentro de los 3 días de haberse notificado. Si no acepta el cargo en ese plazo el
juez nombrara otro. Si se niega a aceptar el cargo reiteradamente (o renuncia sin motivo
atendible o rehusare dar su dictamen o no lo presentare oportunamente) será excluido de la

OM
lista de peritos. Si no tiene titulo habilitante, debe prestar juramento de desempeñar fielmente
su función. Si lo tiene, no prestara juramento dado que ya lo hizo cuando se le otorgo el titulo.

Recusación: El perito debe ser imparcial y conducirse con la verdad. Para asegurar esta
objetividad en la tarea del experto, las puertas cuentan con la figura de la recusación. El Código
entiende que los peritos nombrados de oficio podrán ser recusados por justa causa, hasta 5
días después de notificado el nombramiento. Los nombrados por las partes, sólo serán
recusables por causas sobrevinientes a la elección, o cuya existencia se hubiese conocido con

.C
posterioridad. Y esta distinción es así ya que si el perito es elegido por el juez de oficio, las
partes tendrán conocimiento de su identidad recién en el acto de la designación por lo que la
impugnación a su respecto sólo puede hacerse a partir de ese momento, fijándose el plazo de
5 días. Por el contrario, si se da la situación –extremadamente excepcional- de que el perito
designado lo haya sido a propuesta de las partes, como se supone que los contendientes
DD
conocen a quién postulan para desarrollar las tareas periciales, no podrán aducir como causal
de impugnación circunstancias anteriores a la designación y sólo podrán recusarlo por motivos
que sobrevengan a la misma o que sean conocidas con posterioridad. Los planteos se hacen
por escrito.
Son causales de recusación las previstas respecto de los jueces (El parentesco por
consanguinidad dentro del cuarto grado y segundo de afinidad con alguna de las partes, sus
mandatarios o letrados; que el juez sea acreedor, deudor o tenga amistad con las partes, etc.).
LA

También serán recusables por falta de título o por incompetencia en la materia de que se trate
en el caso de que el perito careciere de título.

Derechos y Obligaciones de los Peritos:


Aceptado el cargo, el perito tiene las siguientes obligaciones:
1) Dar el dictamen y dentro del plazo: En caso contrario, procede la remoción y surge su
FI

responsabilidad civil y penal. Además se lo excluye de la “lista de peritos” y pierde el


derecho a cobrar honorarios.
2) Desempeñar fielmente el cargo. En caso contrario remoción y sanciones penales
(ejemplo la del Art. 265 “funcionario que en miras de beneficio propio se interesa en
una operación en la que intervino en razón de su cargo”; o la del Art. 275 de falso


testimonio).
3) Dar las explicaciones ampliatorias o complementarias que se le pida. En caso
contrario, pierde el derecho al cobro de sus honorarios.
Derechos: a) Solicitar anticipo de gastos; b) Cobrar sus honorarios.

Remoción: Va a ser removido el perito que después de haber aceptado el cargo renunciare sin
motivo atendible, rehusare dar su dictamen o no lo presentare oportunamente. El Juez de
oficio, nombrará otro en su lugar y lo condenará a pagar los gastos de las diligencias frustradas
y los daños y perjuicios ocasionados a las partes, si éstas los reclamasen. El reemplazado
perderá el derecho a cobrar honorarios.
La negligencia de uno de los peritos no excusará a los otros, quienes deberán realizar las
diligencias y presentar el dictamen dentro del plazo.
En todos estos casos, el perito no tendrá derecho a remuneración alguna. Si el juez estima que
los mentados incumplimientos se deben a causas razonablemente atendibles, se entiende que
no aplicará los correctivos legales y arbitrará los medios para que la pericia sea realizada
correctamente en el plazo más breve posible. Nuestra Corte ha señalado que la designación de

85

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

un nuevo perito debe ser cumplida de oficio por el órgano jurisdiccional por lo que su omisión
no puede ser imputada a la parte ya que la facultad que tiene ésta de instar esa designación no
puede imponérsele como carga.

Consultores Técnicos: El consultor técnico es una persona especializada en alguna ciencia,


arte, industria o actividad técnica que se diferencia del perito, en sentido estricto, en la
circunstancia de que, mientras éste reviste el carácter de un auxiliar del juez o tribunal, y por lo
tanto, adquiere su condición procesal a raíz del nombramiento judicial y de la subsiguiente
aceptación del cargo, el consultor técnico es un verdadero defensor de la parte, quién lo
designa para que la asesore en los ámbitos de la técnica ajenos al específico saber jurídico. A
diferencia del perito, no debe ser designado por el juez, sino por la parte, salvo cuando,
mediando litisconsorcio, sus intrigantes no concuerden en su designación, en cuyo casi
incumbe al juez desinsacular (no ya nombrar) a uno de los propuestos.

OM
Los honorarios del consultor técnico en tanto comportan un gasto del proceso, integran la
condena en costas, pero su pago se halla a cargo exclusivo de la parte que lo designó si,
impugnada por el adversario la procedencia de la prueba, de la sentencia resulta que aquélla
no constituyó uno de los elementos de convicción coadyuvantes para la decisión, o la otra parte
manifestó oportunamente su carencia de interés en la pericia, salvo que el fallo haya hecho
mérito de ésta para resolver a su favor.

Informes científicos o técnicos: A petición de parte o de oficio, el Juez podrá solicitar informes a

.C
academias, corporaciones, institutos y entidades públicas o privadas de carácter científico o
técnico, cuando el dictamen pericial requiriese operaciones o conocimientos de alta
especialización. A pedido de las entidades privadas se fijará el honorario que les corresponda
percibir.
El pedido se hace en líneas generales requiriéndose el informe por oficio. La respuesta se hace
DD
por escrito. El magistrado arbitrará los medios para que esta prueba se realice de la forma más
ágil posible. Normalmente se recurre a universidades, academias, colegios profesionales,
consultoras especializadas, etc. Estas entidades pueden ser tanto nacionales como
extranjeras, esto último si la cuestión lo justifica a criterio del juez.
La única diferencia se establece respecto de los honorarios por las tareas a realizar: a pedido
de las privadas, el juez podrá fijar una suma en tal concepto. A contrario sensu, podríamos
entender que las entidades públicas no pueden exigir suma alguna por ese trabajo. Ello tendrá
LA

que ser establecido en cada caso y quedará en la prudencia del juez su resolución de forma tal
que no afecte la debida y célere evacuación del informe solicitado.

OFRECIMIENTO DE PRUEBA Y CARGAS


Ofrecimiento de la prueba: El Art. 458 prescribe que al ofrecer la prueba pericial se indicará la
especialización que han de tener los peritos y se propondrán los puntos de pericia. La otra
FI

parte, al contestar la vista que se le conferirá si se tratare de juicio ordinario, o la demanda, en


lo demás casos, podrá proponer otros puntos que deban constituir también objeto de la prueba
y observar la procedencia de los mencionados por quien la ofreció. El Juzgado dictará
resolución y si considerare admisible la prueba pericial, señalará audiencia.
Las cargas respecto del ofrecimiento de esta prueba, vienen descriptas en la norma. Este acto


procesal tendrá lugar dentro de los primeros 10 días del plazo probatorio según la pauta
genérica para este tipo de juicio –ordinario-. No bastará con peticionar que se designen peritos
sino que la parte que los requiera tendrá que señalar concretamente cuál es la especialidad
que deberán tener estos expertos para poder brindar información útil al proceso. Se aplicará
aquí la noción de pertinencia de la prueba, esto es, la especialidad ofrecida deberá guardar
relación con los hechos controvertidos y conducentes para la resolución del pleito. Si ello no
ocurre, el juez no hará lugar a esta prueba. Podrá ofrecerse más de una pericia, indicándose
las correspondientes especialidades requeridas. Deberán incluirse también los puntos de
pericia. Se trata de los interrogantes que se plantearán al experto y que éste deberá evacuar
sobre la base de la observación de datos de la realidad y a los razonamientos construidos a
partir de sus particulares conocimientos en la materia. Si hay más de una pericia ofrecida, los
puntos de pericia deberán agruparse por especialidad.
En el marco del juicio ordinario, del ofrecimiento de prueba pericial se contempla un traslado a
la contraria. Esta bilateralización tiene lugar en el proceso sumario con la contestación de la
demanda. En el traslado autónomo en el juicio ordinario el plazo será el genérico de 5 días y
correrá a partir de la notificación automática del auto que la dispone. En los demás casos, será

86

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

el término que se determine para la contestación de demanda. Durante ese lapso, la parte
contraria podrá oponerse a la prueba pericial ofrecida, lo cual tendrá eventualmente incidencia
en la condena en costas. Con ese objetivo podrá alegar por ejemplo que la misma no es
pertinente para la averiguación de los hechos en disputa. O bien, de no oponer reparos
respecto de la prueba ofrecida, podrá oponerlos en relación a los puntos de la pericia. En este
caso criticará los que introdujo la contraria y podrá, asimismo, incluir propios. Cumplido este
paso, el juez si encuentra admisible la prueba fijará una audiencia a la que convocará a una de
las partes.

Ofrecimiento de la prueba pericial.


- Debe ofrecerse oportunamente junto con las demás pruebas, con la demanda,

OM
reconvención o sus contestaciones.
- Se debe indicar: la especialización del perito (Ej., perito tasador), - los puntos de pericia
(Ej. Determinar el valor de un inmueble), -si se designa consultor técnico, indicar el
nombre profesión y domicilio del mismo.

Traslado a la contraparte
- Impugna la procedencia o manifiesta desinterés
- O propone sus puntos de pericia

.C
- Designa consultor técnico.
Las partes de común acuerdo pueden presentar un escrito proponiendo un perito, los puntos de
pericia y en su caso un consultor técnico.

Contestados los traslados o vencido el plazo, en la audiencia preliminar del 360, el juez, fija los
DD
puntos de pericia (pudiendo agregar o eliminar puntos), designa al perito y señala el plazo para
realizar la prueba (si no los señala en 15 días)

DECLARACIÓN DE ADMISIBILIDAD:
Será admisible la prueba pericial cuando la apreciación de los hechos controvertidos requiriere
conocimientos especiales en alguna ciencia, arte, industria o actividad técnica especializada.
Nuestra Corte ha dicho, por ejemplo, que si los puntos de la pericia propuestos por el
LA

incidentista al ofrecer la prueba pericial contable que la parte demandada observó, guardan
relación con la pretensión indemnizatoria sometida a decisión y resultan útiles para brindar al
tribunal elementos de convicción a los fines de su adecuada y justa resolución corresponde
desestimar la oposición planteada, sin perjuicio de la valoración que al sentenciar merezca el
dictamen del experto. Por otro lado, se ha sostenido que la pericia producida en la causa penal
no puede ser tenida en cuenta porque no ha podido ser controlada por la parte actora, como
FI

tampoco se han cumplido otros recaudos del Cód. Procesal.

DESIGNACIÓN DE LOS PERITOS


El Juzgado si considerare admisible la prueba pericial, señalará audiencia. En esta audiencia:
1°) Las partes, de común acuerdo, designarán el perito único, o, si consideran que deben ser


tres, cada una de ellas, con la conformidad de la contraria, propondrá uno y el Tribunal
designará el tercero; los tres peritos deben ser nombrados conjuntamente.
En caso de incomparecencia de una o de ambas partes, falta de acuerdo para la designación
del perito único o de conformidad con el propuesto por la contraria y cuando los litisconsortes
no concordaren en la designación del perito de su parte, el Juez nombrará uno o tres según el
valor y complejidad del asunto.
2°) Se oirá a las partes acerca de las observaciones que formularen respecto de los puntos de
pericia. El Juez los fijará, pudiendo agregar otros, o eliminar los que considere improcedentes o
superfluos, y señalará el plazo dentro del cuál deberán expedirse los peritos. Si la resolución no
fijare dicho plazo se entenderá que es de 30días.
Por lo tanto, si se trata de perito único, puede ser designado por el acuerdo de partes. Aquí los
contendientes proponen el nombre de un experto y éste será el encargado de llevar adelante el
estudio. Si, en cambio, acuerdan que sean tres, cada parte designará un determinado
profesional con el acuerdo de su contraria y la elección del tercero quedará a criterio del juez.

PUNTOS DE PERICIA: a) Derecho de la parte contraria. b) Potestades del juez.

87

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Los puntos de pericia son los interrogantes que se plantearán al experto y que éste deberá
evacuar sobre la base de la observación de datos de la realidad y a los razonamientos
construidos a partir de sus particulares conocimientos en la materia. Las partes al ofrecer la
prueba pericial y al contestar el respectivo traslado conferido, ya expusieron los puntos de
pericia –por un lado- y las críticas a los mismos así como otros puntos de pericia diferentes –
por el otro-. Ahora, en audiencia frente al juez, tienen la ocasión de volver sobre el tema
sustentando oralmente las razones para mantener o modificar los puntos plasmados por
escrito. De ese debate surgirá el listado final de los puntos de pericia donde habrán intervenido
las partes y también el juez, admitiéndolos, eliminando los superfluos y agregando nuevos.
Finalmente, de esta audiencia exclusiva para la prueba pericial surgirá el plazo para que el
perito realice su tarea y presente su dictamen. Este será determinado por el juez de acuerdo
con la complejidad de las tareas pero siempre dentro del término de prueba prefijado. Si nada
se dice expresamente, el plazo será de treinta días.

OM
Incidencia sobre las costas: Es frecuente que la tarea de los peritos genere gastos que van
más allá de los honorarios por su labor profesional. La necesidad de traslados para realizar sus
estudios, cotejos, entrevistas, etc., la compra de insumos, la contratación de equipamiento
especial, etc., son todas actividades que deben ser solventadas en forma previa a la
presentación del informe y no pueden estar a cargo del perito sino que deben ser soportadas
por aquellos que motivaron su intervención. Los expertos, luego de haber aceptado el cargo,
tienen un breve lapso para analizar el tipo de tareas que se les encarga y determinar si deben

.C
realizar ineludiblemente estas erogaciones tempranas para ir avanzando en los estudios
periciales a su cargo. El Código se refiere a esto en el Art. 461 en el cual prescribe que si los
peritos lo solicitaren dentro de tercero día de haber aceptado el cargo, y si correspondiere por
la índole de la pericia, la o las partes que han ofrecido la prueba deberá depositar la suma que
el Juzgado fije para gastos de las diligencias. Es decir, dentro del 3º día de su aceptación del
DD
cargo el perito habrá de requerir por escrito en el cuaderno de prueba de la parte que la haya
ofrecido, un anticipo o adelanto de gastos indicando el monto solicitado y explicando
sucintamente el destino de los fondos. El juez considerará si corresponde la entrega del dinero
teniendo en cuenta los fundamentos del pedido y la entidad de la tarea a desplegar por el
experto. Si lo encuentra viable ordenará que la suma sea depositada dentro del plazo de cinco
días desde que esa providencia queda notificada ministerio legis. La parte que tiene la carga de
hacer el depósito es la que ofreció la prueba o bien ambas si la misma es común, esto es, si la
LA

contraria no se opuso a la realización de la pericia (con más razón si además propuso sus
propios puntos de pericia). Si quien tiene la carga aludida no la cumple, se configurará un caso
de caducidad de la prueba pericial y ello importará el desistimiento de la prueba. Realizado el
depósito judicial, el dinero será puesto a disposición del perito. Éste podrá retirarlo a través del
juzgado y lo utilizará para sus actividades específicas-
El anticipo para gastos tiene por objeto cubrir los presuntos costos de las diligencias que le
FI

puede irrogar al perito el desempeño de la misión encomendada mientras que los honorarios
tienden a retribuir las tareas cumplidas por el perito en el proceso, de conformidad con el
estatuto profesional respectivo, en función del monto del juicio y en correlación con los
honorarios de los letrados intervinientes en la causa. Estos anticipos no pueden ser incluidos o
imputados en los honorarios que en definitiva le corresponden al perito por los trabajos


realizados en autos. Aunque es cierto que esta cuenta total de anticipos servirá de base para
determinar las costas del juicio.
El artículo mencionado prescribe también que la resolución al respecto sólo será susceptible de
recurso de reposición. Es decir que si bien es limitada, existe una posibilidad de impugnar el
decisorio del juez que dispone que se deposite el adelanto de gastos que pide el perito
mediante recurso de reposición. Se trata de una resolución asimilable a una providencia simple
a pesar de que se dicta a pedido no de una parte sino del perito que reviste la condición de
auxiliar de la justicia. Esta medida constituye una excepción a la regla de la irrecurribilidad
vigente en todo el período probatorio.

Prueba pericial de oficio


Varias disposiciones del Código conceden al juez la facultad de ordenar de oficio la prueba
pericial. Así sucede por ejemplo en:
Art. 36 Inc. 5: Aun sin requerimiento de parte, los jueces y tribunales podrán: Decidir en
cualquier momento la comparecencia de los peritos y de los testigos para interrogarlos acerca
de todo aquello que creyeren necesario.

88

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Art. 473, Párrafo 4: Cuando el Juez lo estimare necesario podrá disponer que se practique otra
pericia, o se perfeccione o amplíe la anterior, por los mismos Peritos u otros de su elección.
Art. 475: A petición de parte o de oficio, el Juez podrá solicitar informes a academias,
corporaciones, institutos y entidades públicas o privadas de carácter científico o técnico,
cuando el dictamen pericial requiriese operaciones o conocimientos de alta especialización.
Art. 477: (Referido al reconocimiento judicial) El Juez o Tribunal podrá ordenar, de oficio o a
pedido de parte la concurrencia de peritos y testigos a dicho acto.

Forma de practicar la pericia: a) Derecho de las partes. b) El dictamen: recaudos y


contenido. c) Informe de los consultores técnicos. d) Pedido de explicaciones a los
peritos. e) Impugnación del dictamen. f) Nulidad. g) Poder del juez para ordenar medidas
complementarias.

OM
La pericia estará a cargo del perito designado por el juez. Los consultores técnicos, las partes y
sus letrados podrán presenciar las operaciones técnicas que se realicen y formular las
observaciones que consideren pertinentes. El perito debe indicar día, lugar y hora de la
diligencia, a efecto de que los nombrados –consultores, partes y letrados- si lo desean puedan
asistir. La asistencia de esas personas es una facultad de ellas, no una obligación.
El código dice en su Art. 469 que los peritos practicarán unidos la diligencia, si no tuvieren
razón especial para lo contrario. Las partes y sus letrados podrán asistir a ella y hacer las
observaciones que consideraren pertinentes, debiendo retirarse cuando los peritos pasen a

.C
deliberar.

El dictamen:
El dictamen pericial es el documento que se agrega al expediente donde constan las
descripciones de las operaciones realizadas por los peritos, los fundamentos técnicos y las
DD
conclusiones a las que arriban respecto de los puntos de pericia planteados por el juez de
oficio o a propuesta de las partes. El dictamen se presentará por escrito, con copias para las
partes, serán tantas copias como partes haya en el proceso ya que ello facilitará el ejercicio del
derecho de defensa de los litigantes al poder analizar detenidamente los términos del informe.
El dictamen va a contener la explicación detallada de las operaciones técnicas realizadas y de
los principios científicos en que los peritos funden su opinión. Los peritos que concuerden, los
presentarán en un único texto firmado por todos. Los disidentes lo harán por separado y
LA

siempre en un mismo escrito, salvo que por circunstancias especiales ello no fuere posible. Del
dictamen pericial se dará traslado a las partes que se notificará por cédula; y a instancia de
cualquiera de ellas, o de oficio, el Juez podrá ordenar que los Peritos den las explicaciones que
se consideren convenientes, en audiencia o por escrito, atendiendo a las circunstancias del
caso. El Perito que no concurriere a la audiencia o no presentare el informe ampliatorio o
complementario dentro del plazo, perderá su derecho a cobrar honorarios, total o parcialmente.
FI

Cuando el Juez lo estimare necesario podrá disponer que se practique otra pericia, o se
perfeccione o amplíe la anterior, por los mismos Peritos u otros de su elección. Por lo tanto, el
derecho de defensa en juicio se manifiesta en la etapa probatoria con la posibilidad de que las
partes puedan aportar las probanzas con las que pretenden sustentar sus asertos y de que
puedan controlar la forma en que se produce la prueba dentro del proceso, esto se hace


también mediante la figura del oportuno pedido de explicaciones. Las partes tienen cinco días
para efectuar el análisis del dictamen y encontrar errores, insuficiencias u omisiones y dentro
de ese plazo deberán presentar al juez el pedido de explicaciones correspondiente. Será por
escrito y señalando donde radica –a juicio del litigante- el error, la omisión o cuál es la cuestión
a ampliar. El juez también puede disponer de oficio esta medida.

Impugnación del dictamen: Del dictamen pericial –con copias- se da traslado a las partes –por
cédula-, las cuales dentro de los cinco días pueden: impugnar el dictamen o pedir explicaciones
–para aclarar algún punto obscuro o subsanar alguna omisión en que hubiere incurrido el
perito-. La falta de impugnación o pedido de explicaciones no impide que la fuerza probatoria
del dictamen pueda ser cuestionada (impugnada) en el alegato por los letrados. El juez cuando
lo estime necesario puede ordenar: a) Que se practique una nueva pericia; o b) Que se
perfeccione o amplíe la anterior. En ambos casos, por el mismo u otro perito a elección del
magistrado.

89

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Informe de los consultores técnicos: A diferencia del perito que tiene la obligación de presentar
su dictamen, el consultor técnico puede presentar un informe. Este informe, si bien no tiene el
valor del dictamen pericial, puede ser de importancia para que el juez aprecie la fuerza
probatoria del dictamen pericial.

Dictamen Inmediato: Cuando el objeto de la diligencia pericial fuese de tal naturaleza que
permita a los peritos expedirse inmediatamente, podrán dar su dictamen por escrito o en
audiencia, en cuyo caso informará uno de ellos si existiere unanimidad.

Medidas Complementarias: De oficio o a pedido de parte, el Juez podrá ordenar como medidas
complementarias:
1°) Ejecución de planos, relevamientos, reproducciones fotográficas, cinematográficas, o de
otra especie, de objetos, documentos o lugares, con empleo de medios o instrumentos

OM
mecánicos.
2°) Exámenes científicos necesarios para el mejor esclarecimiento de los hechos
controvertidos.
3°) Reconstrucción de hechos, para comprobar si se han producido o pudieron realizarse de
una manera determinada.
A estos efectos podrá disponer que comparezcan los peritos y testigos.

CADUCIDAD DE LA PRUEBA DE PERITOS

.C
COMPLETAR

VALOR PROBATORIO DEL DICTAMEN PERICIAL


La fuerza probatoria del dictamen pericial será estimada por el Juez teniendo en consideración
la competencia de los peritos, la uniformidad o disconformidad de sus opiniones, los principios
DD
científicos en que se fundan, la concordancia de su aplicación con las reglas de la sana crítica
y demás pruebas y elementos de convicción que la causa ofrezca.
Aún cuando la información que surja de aquellos dictámenes aparezca como irrefutable, la ley
no le otorga valor vinculante respecto de la decisión del juez. Por lo tanto, la valoración de la
eficacia probatoria de la prueba de peritos debe hacerse aplicando como pautas objetivas: la
competencia, principios científicos en los que se funda, concordancia con las reglas de la sana
crítica y su correlación con las demás probanzas que la causa ofrezca. Es un elemento de
LA

convicción para poder decidir y para apartarse del mismo deben mediar razones serias y
fundadas, argumentos científicos de mayor peso. Otro parámetro –sólo válido para el trabajo
pericial de 3 expertos- será la uniformidad de criterios. Como es obvio, tendrá mucho más peso
un dictamen suscripto por unanimidad que otro donde existan opiniones divergentes.
Si bien lo normal es que el juez no se aparte de la conclusión de los expertos, ello es así por el
convencimiento que nace de aquel estudio global del plexo probatorio donde la pericia está
FI

enclavada. No son pocos los casos donde existen apartamientos de esos dictámenes,
debiendo en tales supuestos, el juez exhibir las razones que lo llevan a discrepar con el perito.
Por lo tanto, la libertad judicial de apartarse de las conclusiones del perito no significan, desde
luego, arbitrariedad.


Cuerpo Oficial de peritos: COMPLETAR

Bolilla 14: Otros Medios De Prueba.


PRUEBA DE INFORMES: Consiste en solicitar datos o informaciones sobre hechos
controvertidos a entidades públicas, privadas o escribanos con registros. Los informes deben
versar sobre hechos que consten en la documentación, archivo o registro contable del
informante. En general es un medio que sirve para aportar al proceso prueba documental que
se halla en poder de terceros ajenos al proceso. Los informes deben ser suministrados por
escrito.
Analogías y diferencias con otros medios de prueba: Para algunos juristas se trata de una
prueba mixta, ya que en algunos aspectos, se asemeja a la prueba instrumental (porque los
informes se suministran por escrito), a la testimonial (porque es un modo de declarar de las
entidades públicas o privadas), e incluso a la pericial (porque se pueden pedir informes
científicos o técnicos a las entidades). Para otros es una prueba autónoma, que si bien tiene
cierta analogía con la documental y la testimonial, se puede claramente diferenciar de ellas: de
la documental, porque no se aporta directamente al documento; de la pericial, porque el

90

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

informante no requiere tener un conocimiento técnico determinado; de la testimonial, porque el


testigo no puede ser una persona jurídica y además porque el informante se ajusta a los que
diga su documentación, archivo o registro.

Admisibilidad de la prueba por informes: a') Presupuestos. B') Sujetos informantes: el


deber de informar; límites. C') Objeto del informe. D') Atribuciones de los letrados. e')
Recaudos y plazos para la contestación. E') Retardo. F') Compensación. g') Caducidad.
H') Impugnación por falsedad.

Para que proceda la prueba de informes, deben darse los siguientes requisitos:
1) Que el pedido de informe verse sobre hechos controvertidos en el proceso, concretos y
claramente individualizados.
2) Que los hechos resulten de la documentación, archivo o registro contable del

OM
informante. (Con esto se evita que el informante dé apreciaciones personales sobre los
hechos, en cuyo caso se estaría en presencia de otra prueba, como ser, testimonial o
pericial).
3) Que el pedido de informes no tienda manifiestamente a sustituir o a ampliar otro medio
de prueba.
4) Cuando el requerimiento fuere procedente, el informe o remisión del expediente sólo
podrá ser negado si existiere justa causa de reserva o de secreto, circunstancia que
deberá ponerse en conocimiento del juzgado dentro de quinto día de recibido el oficio.

.C
Objeto del Informe: Los informes deben versar sobre hechos que consten en la
documentación, archivo o registro contable del informante. En general es un medio que sirve
para aportar al proceso prueba documental que se halla en poder de terceros ajenos al
proceso. Los informes deben ser suministrados por escrito.
DD
Sujetos Informantes: Se puede requerir informes a: 1) Las oficinas públicas; 2) A los
escribanos con registro; 3) A las entidades privadas.
El informe debe darlo quien represente legalmente a la entidad, el cual no debe dar
apreciaciones personales, sino que se debe limitar a ver los hechos que constan en la
documentación, archivo o registro y a remitir los datos sobre ellos.
LA

Atribuciones de los letrados patrocinantes: Cuando interviniere letrado patrocinante, los


pedidos de informes, expedientes, testimonios y certificados ordenados en el juicio serán
requeridos por medio de oficios firmados, sellados y diligenciados por aquél, con transcripción
de la resolución que los ordena y fija el plazo en que deberán expedirse. Los oficios dirigidos a
bancos, oficinas públicas, o entidades privadas que tuvieren por único objeto acreditar el haber
del juicio sucesorio, serán presentados directamente por el abogado patrocinante, sin
FI

necesidad de previa petición judicial. Deberá otorgarse recibo del pedido de informes y
remitirse las contestaciones directamente a la secretaría del juzgado con transcripción o copia
del oficio. Cuando en la redacción de los oficios los profesionales se apartaren de lo
establecido en la providencia que los ordena, o de las formas legales, su responsabilidad
disciplinaria se hará efectiva de oficio o a petición de partes.


El deber de informar. Límites. Sanciones


Las entidades públicas o privadas, no pueden negarse a informar; tienen el deber de informar y
si no lo hacen, son pasibles de sanciones.
El deber de informar tiene establecido un límite: el informante puede negarse a dar el informe si
existe justa causa de reserva o de secreto. Esta circunstancia debe ser comunicada por la
entidad al juzgado, dentro del quinto día de recibido el oficio ordenando el informe. Estas
causas serán valoradas por el juez, que si las considera irrelevantes podrá ordenar que igual
se cumpla la medida.
Retardos injustificados en la contestación del informe: si los hay, corresponde aplicar
sanciones:
A) El juez deberá aplicar sanciones conminatorias progresivas (astreintes) en el supuesto de
atraso injustificado en las contestaciones de informes. La apelación que se dedujera
contra la resolución que impone sanciones conminatorias tramite en expediente
separado.

91

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

B) Cuando se tratare de la inscripción de la transferencia de dominio en el Registro de la


Propiedad, los oficios que si libren a Obras Sanitarias de la Nación, al ente prestador de
ese servicio y al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires o Municipio de que se trate,
contendrán el apercibimiento de que, si no fueran contestados dentro del plazo de 10
días, el bien se inscribirá como si estuviese libre de deudas.

Recaudos y plazos para la contestación.


El Código dice en su Art. 396 que las oficinas públicas no podrán establecer recaudos o
requisitos para los oficios sin previa aprobación por el Poder Ejecutivo, ni otros aranceles que
los que determinen las leyes, decretos u ordenanzas. Deberán contestar el pedido de informes
o remitir el expediente dentro de 20 días hábiles y las entidades privadas dentro de 10, salvo
que la providencia que lo haya ordenado hubiere fijado otro plazo en razón de la naturaleza del
juicio o de circunstancias especiales.

OM
Esta norma intenta hacer más rápida y económica la producción de la prueba de informes y
para eso, diferencia a los informantes según su naturaleza: entidades o sujetos públicos o
privados. Respecto de los públicos prohíbe que las diferentes dependencias que pueden ser
requeridas para este tipo de actividad probatoria establezcan por sí solas exigencias formales
para el cumplimiento de la orden judicial de informar. Sólo podrán solicitar el cumplimiento de
los recaudos que haya aprobado previamente el Poder Ejecutivo. Más allá de que no todas las
dependencias públicas potencialmente informantes dependen de este poder del Estado, lo
cierto es que para las que sí se ubiquen en esa órbita la manda condiciona la exigencia a que

.C
sea establecida por el gobernador. Toda otra limitación o recaudo previo será inválido. También
se veda la imposición de aranceles para evacuar el informe puntualmente requerido. Sólo
pueden exigirse los que surjan de normas previamente establecidas con carácter genérico para
actos de ese tipo. La norma fija en 20 días hábiles el plazo que tienen las dependencias o
autoridades públicas para contestar el informe o remitir el expediente. El plazo se cuenta desde
DD
la presentación del oficio judicial para lo cual es vital que quién se encargue de su
diligenciamiento se quede con copia de este requerimiento donde obre constancia fehaciente
de la recepción (fecha y hora) por parte de la dependencia informante. Respecto de entidades
o sujetos privados, sólo se les impone un plazo de diez días hábiles que también principia con
la recepción del pedido formal. En ambos casos, el plazo podrá ser modificado por disposición
judicial si así lo requiere la naturaleza de la situación a resolver en relación con el tipo de
informe a evacuar.
LA

Retardo: Si por circunstancias atendibles el requerimiento no pudiere ser cumplido dentro del
plazo, se deberá informar al Juzgado, antes del vencimiento de aquél, sobre las causas y la
fecha en que se cumplirá.
Si el Juez advirtiere que determinada repartición pública, sin causa justificada, no cumple
reiteradamente el deber de contestar oportunamente los informes, deberá poner el hecho en
FI

conocimiento del Ministerio de Gobierno y Justicia, a los efectos que correspondan, sin
perjuicio de las otras medidas a que hubiere lugar.
A las entidades privadas que sin causa justificada no contestaren oportunamente, se les
impondrá multa de veinticinco pesos ($25) por cada día de retardo. La apelación que se
dedujere contra la respectiva resolución tramitará en expediente por separado.


Compensación: Las entidades privadas que no fueren parte del proceso, al presentar el
informe y si los trabajos que han debido efectuar para contestarlo implicaren gastos
extraordinarios, podrán solicitar una compensación, que será fijada por el juez, previa vista a
las partes. En este caso el informe deberá presentarse por duplicado. La apelación que se
dedujere contra la respectiva resolución tramitará en expediente por separado.

Caducidad: Si vencido el plazo fijado para contestar el informe, la oficina pública o entidad
privada no lo hubiere remitido, se tendrá por desistida de esa prueba a la parte que la pidió, sin
sustanciación alguna, si dentro de quinto día no solicitare al juez la reiteración del oficio.

Impugnación por falsedad: Sin perjuicio de la facultad de la otra parte de formular las
peticiones tendientes a que los informes sean completos y ajustados a los hechos a que han de
referirse, en caso de impugnación por falsedad, se requerirá la exhibición de los asientos
contables o de los documentos y antecedentes en que se fundare la contestación. Esto
significa que si bien los informantes pueden cumplir en término, no siempre lo hacen de la

92

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

manera correcta en cuanto al contenido. Y entonces las personas, tienen diversos carriles para
corregir esos desvíos.
La Corte ha señalado que es ajustada a derecho la decisión que se aparta de la prueba
informativa producida si ella no contiene información verificable a través de la exhibición de
asientos contables ante la posible impugnación por falsedad. La cuestión se complica si el
informe es un instrumento público. En tal caso no será suficiente la denuncia de falsedad y el
consiguiente cotejo documental sino que se tornará imprescindible activar en tiempo oportuno
el incidente de redargución de falsedad.

RECONOCIMIENTO JUDICIAL: a) Concepto. b) Caracteres. c) Medidas admisibles. d)


Forma de practicar la diligencia. e) Principio de inmediación: traslado del juez.
Constitucionalidad. f) Anticipo de gastos. g) Negligencia en la prueba.

OM
Reconocimiento Judicial: Se llama así a la percepción sensorial directa efectuada por el juez
o tribunal sobre cosas, lugares o personas, con el objeto de verificar sus cualidades,
condiciones o características. El juez no solo va a valerse de la vista, sino también de sus otros
sentidos. Debe solicitarse dentro de los diez primeros días del plazo de prueba. Debe valorarse
de acuerdo con las reglas de la sana crítica.
Para algunos no constituye técnicamente un medio de prueba, sino la apreciación de una
prueba, ya que ella –la prueba- estará constituida en sí por la cosa sobre la cual se haga la
inspección; la diligencia solo servirá para ilustrar al juez. Para la mayoría sin embargo se trata

.C
de un medio de prueba, en ese sentido Couture, Palacio, etc.

Medidas admisibles: El Juez o Tribunal podrá ordenar, de oficio o a pedido de parte:


1°) El reconocimiento judicial de lugares o de cosas.
2°) La concurrencia de peritos y testigos a dicho acto.
DD
3°) Las medidas previstas en el artículo 471° (Ejecución de planos, relevamientos,
reproducciones fotográficas, cinematográficas, Exámenes científicos, Reconstrucción de
hechos)
Al decretar el examen se individualizará lo que deba constituir su objeto y se determinará el
lugar, fecha y hora que se realizará. Si hubiere urgencia, la notificación se hará de oficio y con
un día de anticipación.
No se dice si es posible una inspección sobre la persona humana. Se entiende que sí, mientras
LA

no importe ejercer violencia contra la persona ni tampoco lesionar su dignidad. En muchos


casos es fundamental que el juez forme su convicción mediante la inspección de la persona.

Caracteres del Reconocimiento:


1. Es facultativo para el juez el cual puede ordenarlo o denegarlo aun en el caso de que
las partes lo hayan solicitado.
FI

2. Es Indelegable, debe ser realizado personalmente por el juez, pues de ello depende su
eficacia.
3. Puede solicitarse como prueba anticipada.

Forma de practicar la diligencia




Ordenado el reconocimiento, se individualizará lo que deba constituir su objeto y se


determinará el lugar, fecha y hora en que se realizará. Si hubiere urgencia, la notificación se
hará de oficio con un día de anticipación. Al reconocimiento debe asistir el juez o los miembros
del tribunal que éste determine. También pueden concurrir las partes –con sus representantes
y letrados- y hacer observaciones, de las cuales se dejará constancia en el acta. El acta debe
contener detalladamente todas las circunstancias del reconocimiento, para que el juez las
recuerde en el momento de dictar sentencia o para conocimiento del tribunal de segunda
instancia. No debe contener una opinión del juez ya que eso sería prejuzgamiento.

Principio de inmediación: traslado del juez.


En estos casos con la finalidad de encontrar la verdad jurídica objetivo, se utiliza la
inmediación, la cual se ve plasmada con el contacto directo del juez con los lugares o las cosas
involucradas en el litigio.
El reconocimiento judicial es un medio de prueba en donde se extraerá un dato (fuente de
prueba) que, cotejado con los hechos controvertidos (objeto de prueba) permitirán al juez
convencerse de la existencia o inexistencia de éstos.

93

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

La medida debe ser realizada por el juez personalmente, pues de ello depende su eficacia. A
esa razón obedece que el Código autorice al juez a trasladarse a cualquier lugar de la
República donde deba tener lugar la diligencia.

Valor Probatorio: El reconocimiento judicial –al igual que los demás medios de prueba debe
valorarse de acuerdo a las reglas de la sana crítica y su concordancia o no con las demás
pruebas aportadas-.

PRESUNCIONES: a) Concepto. b) Controversia acerca de si son o no medios de prueba.


c) Clases. d) Indicios: necesidad de pluralidad. e) Valor probatorio.

Las presunciones son las consecuencias que la ley o el juez deducen de un hecho conocido
para afirmar un hecho desconocido. La presunción encierra un razonamiento o conclusión (de

OM
la ley o del juez) por el cual si se da un hecho determinado (indicio) se puede afirmar la
existencia de un hecho desconocido que se desea probar.
Es fundamental distinguir el indicio de la presunción:
1. Indicio: Es el hecho conocido, debidamente probado, susceptible de llevarnos por vía
de inferencia al conocimiento de otro hecho desconocido.
2. Presunción: Es el resultado de un razonamiento, que permite llegar de un hecho
conocido a otro hecho no conocido o no aprobado directamente.
Entonces: EL INDICIO ES EL PRESUPUESTO LÓGICO DE LA PRESUNCIÓN

Clases:

.C
1. Presunciones Legales: Son las establecidas por la ley. Existen cuando la ley ordena
tener por cierto un hecho, siempre que otro hecho –indicador del primero- haya sido
debidamente comprobado. Se dividen en:
DD
a) Iure et de iure: su característica es que no admiten prueba en contrario, se basan en
razones de orden público, en su mayoría están legisladas por el Código Civil. Ej. Art.
77: “El máximum de tiempo del embarazo se presume que es de 300 días y el
mínimum de 180 días, excluyendo el día del nacimiento. Esta presunción no admite
prueba en contrario”.
b) Iuris tantum: Admiten prueba en contrario. La prueba es a cargo de quien pretenda
desvirtuarlas. Ej. Art. 75 del CC: “En caso de duda si hubieren nacido o no con vida se
LA

presume que nacieron vivos, incumbiendo la prueba al que alegare lo contrario.


2. Presunciones judiciales: son las que el juez establece por el examen de los indicios
según su ciencia y conciencia. Para tener fuerza probatoria las presunciones judiciales
deben ser varias, fundarse en hechos reales y probados (que el indicio este debidamente
comprobado), ser graves y concordantes (aptas para producir la convicción del juez), y
precisas (es decir, inequívocas y que su interpretación pueda dar lugar a una sola
FI

conclusión).

Controversia acerca de si son o no medios de prueba: Doctrinariamente no hay acuerdo


acerca de si las presunciones constituyen o no un medio de prueba. El Código Civil las
enumera entre los medios de prueba (Art. 1190) pero el Código Procesal no las trata como


tales, sino como una forma de razonamiento judicial. Couture expresa que “ni las presunciones
legales ni las judiciales son medios de prueba. No son medios de prueba sino juicios lógicos,
razonamientos del juez”.

Valor Probatorio: Las presunciones tienen mayor relevancia en determinada clase de


cuestiones, así sucede por ejemplo, en los juicios de daños y perjuicios por accidentes de
tránsito, divorcios, filiación, simulación, etc.

MEDIOS DE PRUEBA NO LEGISLADOS: a) Condiciones requeridas para su


admisibilidad. b) Procedimiento para receptarlas.
COMPLETAR

BOLILLA 15: Conclusion De La Causa Para Definitiva


Cierre de la causa para definitiva: Cuando se declare la cuestión como de puro derecho, es
decir, cuando se determine la no existencia de hechos contradictorios, o se admitan los
hechos, quedará pendiente solamente la controversia en lo que refiere al derecho aplicable.

94

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

De la providencia que declara la cuestión como de puro derecho, se debe dar traslado por
cinco días, primero al actor, y luego al demandado. Vencido ese plazo, el Juez llamará autos
para la sentencia.
Fin de la etapa probatoria. Agregación de la prueba producida: Si bien se da en muchos
casos en la práctica causas “de puro derecho”, lo normal es que esta transite la etapa
probatoria. De allí que, una vez cumplido el plazo fijado al momento de su apertura, el Código
señale que se oficio o a pedido de parte, el Juez ordene que se agreguen al expediente las
pruebas producidas, con el certificado del secretario sobre las mismas.
Del informe del secretario, surgirá cuál es la prueba pendiente, frente a lo cual es normal que el
juez analice la esencialidad de las mismas.
Una vez concluida dicha etapa, el secretario incorporará a la causa principal los dos cuadernos
de prueba por orden, unificando la foliatura.
Alegato de bien probado: Es una manifestación del derecho de defensa en juicio en cuanto,

OM
así como se permite a las partes poder alegar hechos sobre los que sustentan las normas cuya
aplicación reclaman, y también ofrecer y producir prueba al respecto de ellos, se admite que
ellas puedan alegar a favor del valor probatoria de aquellas.
El “alegato de bien probado” contendrá la ponderación de todo el plexo probatorio reunido, y la
valoración del mismo (obviamente, desde el punto de vista parcial de la pretensión de la parte
que lo presente).
En lo que refiere a su trámite, una vez agregados los cuadernos de prueba al expediente
principal, será tarea del secretario entregar la causa a las partes por su orden, por el plazo de

.C
6 días a cada una, para que estudien y elaboren los alegatos.
El plazo para alegar de todas las partes es común, y se computa desde que ha quedado firme
la resolución que deja los autos en estado de laegar.
El litigante que lo recibe con muy poco tiempo para su estudio, podrá requerir que se amplíe el
plazo para que no se perjudique su derecho de defensa.
DD
Llamamiento de autos: Una vez concluida la causa de puro derecho para definitiva, y
otorgado el traslado por su orden a las partes, o bien cuando resulten agregados los cuadernos
de pruebas y los alegatos de bien probado, el secretario pondrá el expediente a despacho del
Juez, quien acto continuo, llamará autos para sentencia.
Desde dicho llamamiento de autos, quedará cerrada toda discusión, no pudiendo presentarse
más escritos, ni producirse más pruebas. Se entiende también, que el llamado de autos para
LA

sentencia, una vez firme, convalida los supuestos vicios procesales anteriores a la resolución.
Dictada esa providencia, se inicia una etapa procesal regida por el impulso de oficio, en el cual
el juez podrá tomar las llamadas “medidas para mejor proveer”, que consisten en que el propio
magistrado tome un rol activo en la actividad probatoria, en pos de alcanzar la verdad jurídica
objetiva, y no quedarse con meras ficciones o aplicaciones de las reglas del onus probandi,
perdiendo de vista el fin último de la función jurisdiccional: El dictado de una sentencia justa.
FI

Las medidas para mejor proveer, si bien pueden adoptarse durante todo el proceso,
generalmente tienen lugar luego del llamado de autos para sentencia. La ley le impone
solamente dos condiciones: que se disponga en un solo proveído, y que se respete el derecho
de defensa de las partes (por lo cual deberá notificarse a las partes por cédula).
Los días que requiera el cumplimiento de esta actividad, suspenderán el plazo para el dictado


de sentencia.

Bolilla 16: La Sentencia Como Acto De Conclusión Normal De_Los Procesos De


Conocimiento.

Clasificacion de las resoluciones judiciales:


Simples providencias: También llamadas providencias de trámite o decretos, tienen por
finalidad específica el desarrollo del proceso, o bien actos meramente ordenatorios, sin decidir
controversia alguna.
Según el código, “No requieren otras formalidades que su expresión por escrito, indicación de
fecha y lugar y la firma del juez o presidente del tribunal.”.
Los secretarios pueden firmar los despachos de mero trámite, en la medida en que ellos
consistan en agregar determinadas actuaciones, o bien remitir las causas a los funcionarios
que sean parte de ellas, y devolver escritos presentados fuera de plazo. Sus disposiciones
podrán ser recurridas ante su propio Juez, en el plazo de 3 días.

95

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

En lo que respecta al plazo para el dictado de las providencias simples, estos deben
pronunciarse dentro de los 3 días de presentadas las peticiones por las partes, o
inmediatamente si se deben dictar en una audiencia o sean urgentes. En el proceso
sumarísimo, el plazo es de 2 días.

Sentencias interlocutorias: Son aquellas que resuelven cuestiones que se originan en el


curso del proceso, y que como tales, requieren sustanciación; lo que supone que es preciso dar
traslado de la petición a la parte contraria a la que requiere, a fin de determinar la controversia
a decidir.
Sus requisitos formales son, además de los requeridos para las providencias simples (forma
escrita y firma del juez):
Fundamentación legal: Es el nexo necesario entre la norma jurídica y los hechos afirmados y
asimismo probados en juicio, al posibilitar su aplicación al caso concreto.

OM
Decisión expresa de las cuestiones planteadas: La conclusión de la sentencia interlocutoria
debe ser claramente expresada, ya sea por la afirmativa o bien por la negativa, rechazando en
todo o en parte la petición deducida.
En lo referente al plazo, se deben pronunciar en el plazo de 10 días en primera instancia, y de
15 días en segunda, contados a partir de la fecha en que el expediente es puesto a despacho.

Sentencias homologatorias: Cuando recayese sentencia en los supuestos de desistimiento,


transacción o conciliación, se dictarán en igual forma que para las sentencias de mero trámite,

.C
si es homologatoria, o como una sentencia interlocutoria, si desestima la transacción, el
desistimiento de derecho o el acuerdo conciliatorio.

Sentencia definitiva de primera instancia: Entendida tradicionalmente como la forma


“normal” de terminación del proceso, la sentencia de primera instancia constituye un acto
DD
jurídico emanado del órgano judicial de gran trascendencia, ya que en muchos casos (si no es
apelada) cierra definitivamente el litigio brindando la solución final al conflicto entre partes.
La sentencia también importa un acto de voluntad Estatal, por medio de la función
jurisdiccional, permitiendo así la actuación de una norma o conjunto de preceptos jurídicos al
supuesto fáctico, enunciando la regla particular del caso concreto.
En la sentencia de primera instancia se plasma el resultado de una normalmente extensa
actividad procesal previa, y a su respecto se general legítimas expectativas de los litigantes.
LA

En cuanto a sus requisitos, no son en esencia distintos de los que deben contener las
sentencias interlocutorias, sino que tan solo los amplían en ciertos aspectos; la diferencia
esencial entre ambas resoluciones radica en que la sentencia de mérito resuelve globalmente
la litis, tanto en los aspectos procesales como en lo que se refiere a derecho de fondo.

La sentencia debe contener:


FI

Mención de lugar y fecha: Como documento, la sentencia es un acto público, emanado del juez
en ejercicio de sus atribuciones, y en la forma en que las leyes lo prescriben. En principio, la
sentencia que carece de estos requisitos es nula
Nombre y apellido de las partes: Como acto jurídico procesal cumplido por el juez, constituye
un requisito indispensable la determinación de las partes del proceso, por su nombre y apellido.


Relación sucinta de las cuestiones objeto de juicio: El magistrado en la sentencia ha de


reseñar, en forma concreta y simple, cual es el objeto del proceso: quién demanda, contra
quién lo hace, la causa de la pretensión, su objeto, las defensas del accionado, como así
también una síntesis de las etapas procedimentales (apertura a prueba, confesión, alegatos), a
fin de delinearse en este acápite (que generalmente adopta el nombre de “resultandos), el
thema decidendum que será objeto de abordaje en la sentencia.
Consideración de las cuestiones anteriores por separado: Esta es una exigencia que hace al
principio de congruencia, en cuanto el Juez deberá atender uno a uno los planteos que las
partes formulen, y que resulten conducentes para resolver la litis. De esos planteos, el juez no
puede omitir ni agregar ninguno, bajo pena de violar dicho principio de congruencia, por decidir
menos, más, o una cosa distinta de la buscada por los litigantes.
Los fundamentos y la aplicación de la ley: El juez debe analizar los planteos de las partes
dándoles un encuadre jurídico adecuado, y refiriendo las normas que utiliza, razonando en
forma expresa y clara siguiendo las reglas de la lógica, y obteniendo conclusiones fundadas. El
juzgador debe analizar la prueba colectada, confrontándola con las impugnaciones que
pudieron haber existido para así llegar a conformar su convicción, a la cual posteriormente ha

96

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

de darle su calificación jurídica (establecer cuáles son las normas que corresponden a esos
hechos fácticos), que constituirá el sustrato de su decisión (que recordemos, habrá de ser
congruente con lo requerido por las partes). Dicha resolución, que tendrá fuerza de norma
individual, deberá ser “expresa, positiva y precisa, de conformidad con las pretensiones
deducidas en el juicio, calificadas según correspondiere por ley, declarando el derecho de los
litigantes y condenando o absolviendo de la demanda y reconvención, en su caso, en todo o en
parte”.
En este respecto, corresponde hablar del principio “iura curia novit”: Se impone que la
sentencia sea calificada según correspondiere por ley, lo que implica que el juzgador no se
encuentra atado, en lo referente al encuadre jurídico, a lo expresado por las partes. Será él
quien aplique el derecho de acuerdo con su propio criterio, más allá de las referencias
normativas que incluyan las partes en sus escritos. Asimismo, al momento de decidir, podrá el
Juez tener en cuenta “los hechos constitutivos, modificativos o extintivos, producidos durante la

OM
sustanciación del juicio, y debidamente probados, aunque no hubiesen sido invocados
oportunamente como hechos nuevos”, flexibilizándose así la figura del “hecho nuevo”, a los
fines de que la sentencia se corresponda con la realidad, prevaleciendo la búsqueda de la
“verdad jurídica objetiva” ya reseñada.
Plazo para el cumplimiento: Para el caso de que el fallo deba ser ejecutado, se debe establecer
el plazo para el cumplimiento de los mandatos allí contenidos; luego del vencimiento, podrá
procederse a la aplicación de sanciones conminatorias o recurrirse al proceso de ejecución de
sentencias.

.C
Pronunciamiento sobre las costas, honorarios y temeridad (en su caso): La sentencia de
primera instancia debe contener decisión sobre la imposición de costas, ya sea que se siga la
regla en la materia (principio objetivo de derrota) o bien que se fundamente el apartamiento al
mismo, dejándose constancia de las razones pertinentes. También deberá regular hoborarios
de los letrados y otros profesionales intervinientes cuando ello sea posible (Decreto – Ley Nº
DD
8904/1977). Con respecto a la temeridad y malicia de los profesionales y litigantes, la misma
debe declararse en esta oportunidad, lo que es una expresión de las facultades disciplinarias
de los jueces, el cual debe imponer una multa a la parte vencida, al letrado patrocinante o a
ambos, cuyo importe se fijará entre el 3 y el 10% del valor del juicio, o entre $250 y $25.000, si
no hubiere valor determinado. La temeridad se entiende como aquella pretensión o defensa
cuya injusticia o falta de fundamentación no se puede ignorar de acuerdo con una mínima
pauta de razonabilidad; mientras que la malicia es aquella conducta observada en el proceso
LA

con una finalidad exclusivamente distorsionada de aquel, tendiendo a su obstrucción o


dilatación.
Presunciones a las que recurre el juez, no previstas en la ley: Las presunciones son
operaciones lógicas de raciocinio judicial que permiten al juez tener por ciertas, determinadas
circunstancias de hecho no probadas directamente pero que pueden inferirse en forma válida
de otras que sí cuentan con ese respaldo en prueba de indicios, utilizando la regla de la sana
FI

crítica en su ponderación. La ley es clara al fijar qué condiciones debe reunir un grupo de
indicios para servir como prueba en el proceso: a) Debe ser más de uno(número), b) Deben
tener entidad suficiente (graves), c) no deben dar lugar a dobles interpretaciones (univocidad,
precisión), y d) Unidas, deben confluir en una misma conclusión (concordancia). Se las utiliza
en aquellos procesos en que acreditar los hechos resulta muy difícil, en orden a la complejidad


de la obtención de la prueba.

Sentencia arbitraria: Falta

Condenaciones accesorias:
Valoración de la conducta procesal. Sanciones: El Juez, en su carácter de director del
proceso, posee potestades disciplinarias que tienden al normal desarrollo del mismo. Reviste
particular importancia en este respecto la conducta de los letrados participantes en los
procesos, quienes deben observar con diligencia los principios de lealtad y probidad procesal.
Así, deben evitar temeridad o malicia en sus intervenciones, o bien evitar cualquier frase
injuriosa o indecorosa redactada en los escritos, como también deben abstenerse de perturbar
indebidamente el normal curso de las audiencias.
Al respecto, vale considerar lo dicho con respecto a la temeridad o malicia procesal.
Pago de frutos, intereses, daños y perjuicios: Cuando la sentencia contenga condena al
pago de frutos, intereses, daños y perjuicios, fijará el Juez su importe en cantidad líquida, o
establecerá al menos las bases sobra las que debe hacerse la liquidación.

97

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

En aquel caso en que las partes no hubieren hecho estimación de los frutos o intereses y no
fuere posible la estimación de ellos, la misma se ventilará en proceso sumarísimo.
En el supuesto en que la entidad de un crédito o de los daños causados no se encuentre
acreditada, pero si se acredite la existencia de los mismos, el juez la debe fijar en la sentencia
siempre que la causa de la acreencia o de los detrimentos, se encuentre comprobada
debidamente.

Plazos para dictar sentencias:


Providencias simples: Dentro de los 3 días de presentadas las peticiones por las partes, o
inmediatamente, si debieran de ser dictadas en una audiencia o fueren urgentes.
Sentencias interlocutorias: Salvo disposición en contrario, dentro de los 10 o 15 días de
quedar el expediente a despacho, según fuere juez o tribunal colegiado.
Sentencia definitiva: Dentro de los 40 o 60 días, según fuese juez unipersonal o tribunal

OM
colegiado. El plazo se contará, en el primer caso desde que adquiere firmeza el llamamiento de
autos, y en el segundo caso desde la fecha del sorteo del expediente.
Retardo de justicia: Dice el art. 167 : “Los jueces o tribunales que por recargo de tareas, u
otras razones atendibles, no puedan pronunciar sentencias definitivas dentro de los plazos
dictados por el código, deberán hacerlo saber a la Suprema Corte de justicia con una
anticipación de 10 días al vencimiento de aquellos. La corte, si considera admisible la causa
invocada, señalará el plazo en que la sentencia ha de dictarse por el mismo juez o tribunal o
por otros del mismo fuero, cuando circunstancias excepcionales así lo aconsejen.”

.C
“El juez o tribunal que no remitiere oportunamente la comunicación a que se refiere el párrafo
anterior, y no sentenciare dentro del plazo legal, o que habiéndolo efectuado, no prinunciare el
fallo dentro del plazo que se le hubiese fijado, perderá automáticamente la jurisdicción para
entender en el juicio, y deberá remitir el expediente al superior para que determine el juez o
tribunal que deba intervenir”
DD
“Será nula la sentencia que se dicte con posterioridad”
“Las disposiciones solo afectan a la jurisdicción del juez titular, y no la que ejerza interinamente
por sustitución, en caso de vacancia o licencia del titular”.
“Al hacerse cargo del juzgado, luego de un período de vacancia, aquél podrá solicitar una
ampliación general de los plazos, proporcionada al número de causas pendientes”.
Y el art. 168 dice que “La pérdida de jurisdicción en que incurrieren los jueces de primera
instancia o de cámara, si se produjere 3 veces dentro del año calendario, los someterá al
LA

proceso de la ley de enjuiciamiento”.


El art. 15 de la CPBA manda que las causas se resuelvan en tiempo razonable. Si bien es
cierto que dicha pauta merece una precisión mayor, en lo que hace al plazo para el dictado de
sentencias, se debe estar a los términos enunciados precedentemente, los cuales el legislador
estimo “razonables” para pronunciarse.
Cuando se solicitare la prórroga, la Corte será quien decida si la misma es concedida o no,
FI

caso último en el que debe remitir la causa a otro juez para que la resuelva.
Finalmente, se establece que una reiteración en 3 oportunidades de la pérdida de jurisdicción
por retardo de justicia, constituye causal de enjuiciamiento.
Efectos de la sentencia respecto de la competencia del juez: En principio, una vez
pronunciada la sentencia, concluye la competencia del juez respecto del objeto de juicio, no


pudiendo sustituirla o introducir modificaciones en esa resolución.


No obstante ello, se realiza una numeración de excepciones que debilitan a la anterior premisa,
atento a las múltiples funciones que la ley reserva al juez que ya dictó sentencia:
De oficio, y antes de notificar la sentencia, puede corregir cualquier error material o suplir
cualquier omisión que la misma contenga, sobre las peticiones deducidas y discutidas en el
litigio.
Puede corregir a pedido de parte, dentro de los 3 días de notificada, cualquier error material,
aclarar conceptos oscuros sin alterar lo sustancial de la decisión y suplir cualquier omisión en
que incurriere sobre las pretensiones deducidas. Se plantea la cuestión en este punto, en lo
que refiere a que partes de la sentencia son “sustanciales” y cuáles no, lo que queda a
consideración del juez.
Puede ordenar, a pedido de parte, las medidas cautelares pertinentes, si no se hubieren
dictado o fueren insuficientes.
Puede disponer las anotaciones establecidas por ley, y entregar testimonios.
Puede proseguir la sustanciación y decidir los incidentes que tramiten por separado.
Puede resolver en orden a la admisibilidad de los recursos, y sustanciar los concedidos.

98

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Ha de ejecutar oportunamente la sentencia, para el caso en que aquella no se cumpla en forma


voluntaria (se trata de un caso de competencia por conexidad).

BOLILLA 17
Efectos de la sentencia: FALTA
Cosa Juzgada: Significa, en general, la irrevocabilidad que adquieren los efectos de la
sentencia cuando contra ella no procede ningún recurso que permita modificarla. No constituye,
por lo tanto, un efecto de la sentencia sino una cualidad que se agrega a ella para aumentar su
estabilidad y que igualmente vale para todos los posibles efectos que ella produzca.
De esta forma, la cosa juzgada supone, fundamentalmente, inimpugnabilidad, o lo que es igual,
la preclusión de los recursos que proceden contra la sentencia, tanto por no haberse deducido,
cuanto por haberse consumado la facultad de hacerlo.

OM
Teorías en orden a su fundamento:
Savigny, sostuvo que toda sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada queda a cubierto de
eventuales impugnaciones por cuanto representa una ficción de la verdad, creada frente a la
conveniencia de promover la estabilidad de las relaciones jurídicas. Esta teoría, es criticada en
lo que respecta a que la verdad, en ocasiones puede ser alcanzada, sin ser ello meramente
una ficción.
Pothier dice que la autoridad de la coza juzgada responde a una presunción absoluta de
verdad de la sentencia. Se critica a esta concepción, que implica una contradicción lógica, en

.C
cuanto olvida todo el razonamiento efectuado por el magistrado, y cualquier error o absurdo
que hubiere cometido.
Rocco entiende que la cosa juzgada deriva de la necesidad de la certeza judicial, la que
equivale a la verdad objetiva.
Palacio dice que la cosa juzgada no es un atributo esencial de la sentencia, sino una creación
DD
del ordenamiento jurídico, que puede o no acordar tal autoridad a los pronunciamientos
judiciales definitivos, sin que ello afecte principio lógico alguno. Sostiene la inutilidad de
cualquier teoría que pretenda justificar la institución, fuera de un criterio axiológico; e interpreta
que son valoraciones de seguridad y orden (más que de justicia) las que sustentan su
mantenimiento como tal en el orden jurídico.

Limites de la cosa juzgada:


LA

Objetivos: El problema se plantea desde dos puntos de fusta: Uno, fundamentalmente


procesal, atiende a la parte o partes de la sentencia que adquieren fuerza de cosa juzgada; el
otro se refiere a la determinación de las cuestiones litigiosas que se hallan amparadas por esa
fuerza.
En relación con la cuestión de qué partes de la sentencia adquieren autoridad de cosa juzgada,
se ha debatido por la doctrina si ésta comprende a la sentencia considerada como una unidad
FI

jurídica, es decir, a los fundamentos como a la parte dispositiva, o si, por el contrario, solo
afecta a la parte dispositiva.
Savigny afirma que alcanza la totalidad de la sentencia, comprendiendo de esta forma el
pensamiento del juez, y los fundamentos en que funda su decisión. Señala como ejemplo la
sentencia absolutoria que se funda en una excepción: En la parte dispositiva de ella no figurará


la excepción en que se funda, sino tan solo la absolución, sin declarar qué excepción ha
prosperado y cuáles han sido rechazadas.
Chiovenda, considera que la autoridad de la cosa juzgada reside en la parte dispositiva de la
sentencia, afirmando ese autor que el juez no representa al Estado cuando razona, sino
cuando decide y, por lo tanto, en el estudio de la cosa juzgada ha de prevalecer la afirmación
de voluntad que cierra el proceso, sobre el razonamiento lógico que la precede.
Una tesis ecléctica, sostiene que la autoridad de la cosa juzgada, si bien se circunscribe a las
conclusiones expresadas en el dispositivo, acerca de la inexistencia o existencia de las
consecuencias jurídicas pretendidas, en modo alguno desechan el valor de los fundamentos
como factores interpretativos de la sentencia, de manera que estos definen el objeto y
extensión de la cosa juzgada. La parte dispositiva, según esta corriente, no se basta a si
mismo, es necesario examinar los motivos de ella a fin de precisar o interpretar su alcance.
En cuanto a la cuestión de qué cuestiones litigiosas quedan bajo el marco de la cosa juzgada,
rige el principio de que se extiende a todas aquellas cuestiones que han sido debatidas en el
proceso y decididas por la sentencia.

99

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Límites subjetivos: Es regla, en cuanto a este problema atañe, que la cosa juzgada afecta
solamente a quienes fueron partes del proceso en que se dictó la sentencia. Por consiguiente,
no puede beneficiar ni perjudicar a los terceros que han sido ajenos al proceso. De esta forma,
alcanzaría:
-A las partes
-A los herederos universales, no obstante el cambio de personas físicas, cuando lo sean de
quienes intervinieron en el proceso como parte.
En las obligaciones solidarias, la cosa juzgada es invocable por los coacreedores que no
participaron en el proceso, como también por los codeudores contra el acreedor que fue parte
en el juicio.

La cosa juzgada en cuestiones de estado civil: Tanto la jurisprudencia como la doctrina


aceptan generalmente la regla de que las sentencias dictadas en cuestiones de estado,

OM
cualquiera sea su naturaleza, adquieren autoridad de cosa juzgada no solo respecto de
quienes han intervenido en el proceso, sino erga omnes. Ello se funda, en función del carácter
indivisible que reviste el estado civil, y por ser esa una cuestión de orden público, como toda
cuestión que afecte a la organización de la familia.

Bolilla 18º: Otros Modos De Terminacion Del Proceso


Formas anormales de terminación del proceso: Todo proceso tiene y tiende a un fin, el de
arribar a una sentencia. Tal es la forma “normal” de terminación de los juicios. Sin embargo,

.C
puede darse que esa no sea la manera en que necesariamente concluya.
Pueden ocurrir diversas contingencias, en las que se pone en juego el principio dispositivo, a
través de las conductas positivas o negativas de las partes, que determinan el cierre del
proceso antes de recaer la sentencia de mérito. Estas contingencias son formas “anormales”
de terminación del proceso.
DD
Desistimiento del proceso: El principio dispositivo manda que sean las partes las que tengan
en sus manos la facultad de dar inicio al proceso y la carga de su impulso hasta la sentencia.
De esta forma, así como las partes pueden dar inicio a un proceso, pueden decidir también
terminarlo; de eso se trata el desistimiento.
Se lo define como el acto procesal que tiene por finalidad renunciar al ejercicio de una
pretensión propuesta al órgano jurisdiccional, pudiendo alcanzar esa renuncia al propio
derecho sustantivo, o al mero proceso en el que el reclamo se intenta. Siempre debe versar
LA

sobre derechos disponibles para su validez, y el hecho de desistir no afecta al derecho de


fondo ni obsta a que pueda canalizarse la pretensión a través de un nuevo juicio (siempre y
cuando no haya operado la prescripción).
El Código contempla que en cualquier estado de la causa, antes de la sentencia, las partes
pueden desistir de común acuerdo del proceso, manifestando ello por escrito al juez, quien lo
declarará extinguido y archivará la causa sin más trámite.
FI

Cuando el actor desiste del proceso después de notificada la demanda, se deberá requerir
conformidad al demandado, corriéndose traslado, notificándose en forma personal o por
cédula. En caso de silencio, se lo tendrá por conforme.
En el caso en que el demandado se opusiera al desistimiento, el mismo carecerá de eficacia y
proseguirá el trámite de la causa.


El desistimiento unilateral es sólo posible en aquel supuesto en el que la demanda no se ha


notificado.
Con respecto al denominado desistimiento del derecho, el mismo tiene efectos de suma
relevancia puesto que el actor renuncia al derecho en que la acción se funda, no pudiendo
promover un nuevo proceso por el mismo objeto y causa, dado que faltará el sustento de la
pretensión que en ese acto se resigna. Esta figura, obviamente, solo prospera en los supuestos
de derechos disponibles.
Según el código, la oportunidad de presentación será igual a la del desistimiento del proceso,
con la diferencia que no se requerirá conformidad al demandado. El juez se limita a efectuar un
control en cuanto al derecho en litigio que se desiste, y en cuanto el mismo no sea indisponible
o de orden público, aceptará el desistimiento y tendrá por finalizado el juicio.
En orden a este instituto, debe observar el magistrado interviniente las prescripciones que
regulan las sentencias interlocutorias: En caso de desestimarla, el juez ha de fundar sus
motivos.

100

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

En cuanto a las consecuencias de este tipo de desistimiento, el juez que admite el mismo se
limitará a dar por concluido el juicio mediante una resolución homologatoria con forma de
providencia simple (art. 162).
La consecuencia de mayor importancia del desistimiento de derecho es la imposibilidad de
iniciar una nueva causa sobre la base del mismo, por la misma extinción del derecho. En caso
de intentarse, la demandada puede oponer la excepción previa regulada en el art. 345 inc 7º.
Con respecto a las costas, se impone a quien desiste, salvo cuando se debiese a cambios de
legislación o jurisprudencia. Esto se funda en el hecho culpable de haber compelido al otro a
intervenir a un proceso que no agota los distintos estadios que completan su total desarrollo en
virtud de la exteriorización de voluntad de aquél de ponerle fin.
Revocación del desistimiento: El desistimiento de derecho ni del proceso se presumen; ellos
pueden causar graves perjuicios a quienes los realizan.
Se protege a las partes en este sentido por dos vías: En primer lugar, se establece que solo

OM
podrá desistirse de manera expresa, mediante escrito llevado ante el juez (No opera
presunción alguna favorable al desistimiento); y en segundo lugar, la protección opera
permitiendo una revisión de lo decidido y admitiendo un eventual arrepentimiento y
consecuente revocación, hasta tanto el juez no se pronuncia o surja del expediente la
conformidad de la contraria.

Allanamiento: Así como el actor en virtud del principio dispositivo puede intentar dar por
concluido el proceso en cualquier momento, también el demandado puede hacer lo propio a

.C
través el allanamiento, que implica reconocer como válido el fundamento de la pretensión que
se esgrime en su contra.
En estos casos no se requiere el acuerdo del demandante, puesto que ningún perjuicio puede
aducir, motivo por el cual se admite el allanamiento en cualquier estado de la causa, previo a
su resolución final.
DD
Presentado el allanamiento, aquí también el juez realizará un control tendiente a resguardar el
orden público. Si entiende que se trata de un derecho plenamente disponible, dictará sentencia
conforme lo que legar y fácticamente resulte. De lo contrario, rechaza el pedido y la causa
seguirá su curso.
El allanamiento puede ser total o parcial; en este segundo se escinde el petitorio original,
sobreviviendo solo algunos tramos de la pretensión. El juez en estos casos habrá de hacer
lugar a la demanda en la medida del allanamiento, y resolverá en lo demás según el derecho
LA

invocado y la prueba producida, es decir, la causa prosigue en lo que se refiere a las


diferencias subsistentes.
En orden a las costas, el demandado que se allana oportunamente a la demanda quedará
eximido de ellas, en la medida en que este sea real, incondicionado, oportuno, total y efectivo.
Excepción a este principio lo constituyen los supuestos en que por su culpa se da lugar a la
reclamación, o que hubiere incurrido en mora.
FI

Se eximirá también, cuando se allanare dentro del quinto día de conocer documentos que den
sustento a la pretensión, y ellos sean tardíamente presentados.

Transacción: Se la define como el acto jurídico bilateral, por el cual las partes, haciéndose
concesiones recíprocas, extinguen obligaciones litigiosas o dudosas.


Ante la falta de certeza respecto de la existencia o del alcance de derechos (obligaciones


dudosas), las partes enfrentadas deciden terminar el diferendo resignando cada una de ellas
parte de lo pretendido. Cuando se decide terminar el conflicto de igual forma, y anteriormente el
mismo se ventiló en un contexto judicial (obligaciones litigiosas), determinará la finalización del
proceso antes de la sentencia de mérito.
La transacción, como el desistimiento, son medios anormales de terminación del proceso que,
en principio, se contraponen. El único punto de contacto que poseen es que, en alguna medida,
la transacción supone una suerte de desistimientos recíprocos.
Cuando la transacción opera como forma de terminación de una litis, la misma debe respetar
ciertos requisitos.
Para la validez de un acuerdo transaccional, se requiere que la misma se formule por escrito,
que contenga el acuerdo a que ambas partes llegaron. Dicho acuerdo ha de ser homologado
por el juez; caso contrario seguirá el proceso según su curso.
En este tipo de acuerdo, también el juez debe efectuar un control de disponibilidad de los
derechos sobre los que verse el acuerdo; solo en caso de tratarse de derechos disponibles

101

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

plenamente, se dará curso a la petición y se tendrán por operadas las renuncias recíprocas
contenidas.
Operada la homologación, el convenio adquiere firmeza y para las partes hace cosa juzgada.
En orden a las costas, las mismas serán impuestas en el orden causado. Ello implica que cada
uno soportará las propias, y la mitad de las comunes. No obstante, es normal que en el propio
acuerdo se establezca cuál será la parte que soportará las costas.

FALTA: NULIDAD E INEFICACIA DE LA TRANSACCIÓN.

Conciliación: Se la define como el acuerdo al que llegan las partes en el marco de una
propuesta efectuado por el órgano de justicia en pos de una solución más útil y expedita.
Es facultad del juez, la de disponer en cualquier momento del pleito la comparecencia personal
de las partes para intentar una conciliación.

OM
Una vez llegado al acuerdo, el juez deberá proceder a su homologación- Si bien se contempla
la posibilidad de negativa a esa homologación, lo cierto es que siendo el mismo juez quien
propone fórmulas conciliatorias, parece extraño que si el convenio se basa en ellas, el mismo
juez deniegue su convalidación. No obstante, se admite la posibilidad, debiendo el juez
rechazarla mediante una sentencia interlocutoria.
Si se homologa, adquiere fuerza de cosa juzgada, y puede ser ejecutada, equiparándose a la
sentencia.
Con respecto a las costas, si bien es una de las cuestiones que suele incluirse dentro del

.C
acuerdo, las mismas serán en el orden causado, al igual que en la transacción.
Caducidad de instancia: El principio dispositivo que gobierna el proceso civil, implica la
existencia de cargas procesales en virtud de las cuales, como regla, es a las partes a las que
incumbe mantener vivo el proceso.
Ello importa realizar una actividad eficaz, en tiempo útil, para que la litis avance y pase de un
DD
momento procesal a otro. Este encadenamiento de etapas tiene una sola dirección, no se
permite el retroceso. De ahí, que en caso de no cumplir una determinada actividad procesal en
tiempo determinado, se pierda la facultad no ejercitada. Así, surge la figura de la caducidad de
instancia.
Respecto del fundamento de este instituto, se ha dicho que la perención de instancia es un
arbitrio instituido por el legislador para sancionar la inacción de los litigantes, cuya mayor carga
es procurar el impulso de la tramitación de la causa hacia su fin natural: la sentencia. De esta
LA

forma, con la finalidad de que la actividad procesal no se prolongue indefinidamente, el


legislador ha establecido que si no se insta el proceso durante los plazos de ley, caduca la
instancia.
La caducidad de la instancia importa la pérdida de la posibilidad de seguir adelante con el
proceso iniciado, sanción con la que carga aquel que no contribuyó al avance del mismo
durante cierto tiempo y por lo cual deberá soportar los gastos del juicio.
FI

Con respecto a los plazos, ellos son:


- 6 meses, en primera instancia.
- 3 meses, en segunda o ulterior instancia, en justicia de paz y en procesos sumarios y
sumarísimos.
- En el que se opere la prescripción de la acción, si fuere menor a los indicados.


En cuanto al cómputo de los plazos, los mismos comienzan a correr desde el momento en que
ocurrió el último acto procesal que tuvo por efecto impulsar el procedimiento, ya sea una
petición de las partes, una resolución o actuación del tribunal o Juez.
Se computarán días inhábiles, salvo los que transcurran durante las ferias, y se descontará el
tiempo en que el proceso hubiese estado paralizado o suspendido por acuerdo de las partes o
disposición del juez.

Supuesto de litisconsorcio: Se entiende que todo el grupo mantiene un interés único en la


prosecución de la litis, por lo que dicha instancia es indivisible. Así, el impulso del
procedimiento por uno de los litisconsortes beneficiará a los restantes.
Improcedencia de la caducidad: La caducidad no se produce:
- En los procedimientos de ejecución de sentencia, a fin de que no se desnaturalice la
decisión ya pasada en autoridad de cosa juzgada, la que debe cumplirse sin importar la
demora que pudiera existir en la ejecución.
- En los procesos universales (sucesión y concursos) y voluntarios (mientras no se
transformen en contenciosos), dado el orden público involucrado; y asimismo porque la

102

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

caducidad presupone una controversia que, en principio, no aparece en este tipo de


juicios.
- Cuando la demora en el trámite del proceso corresponda a una inacción imputable
exclusivamente al órgano que tiene a su cargo el dictado de resoluciones, ya sea a
través de su titular como por su secretario u otros funcionarios.

Contra quienes opera la caducidad: La regla es que opera contra todos los sujetos que
pueden ser parte de un proceso, sin distinción alguna.
La ley se ocupa de aclarar que ella alcanza al Estado, a los establecimientos públicos, a los
menores y a cualquier otra persona sin libre administración de sus bienes, sin perjuicio de la
responsabilidad de sus administradores o representantes.
Constituyen una excepción a este principio, los incapaces y ausentes que carecen de
representación legal en juicio, lo que encuentra fundamento en el respeto del derecho de

OM
defensa en juicio.
Legitimados para el acuse de caducidad: La iniciativa para la declaración de caducidad de
instancia puede provenir tanto de parte, como del juez.
Cuando lo interpongan las partes, se hallan legitimados:
- En primera instancia, el demandado.
- En los incidentes, el contrario de quien lo hubiera promovido.
- En los recursos, por la parte recurrida.
En cuanto a su oportunidad, el mismo ha de formularse antes de consentir el solicitante

.C
cualquier actuación del tribunal posterior al vencimiento del plazo.
Se sustanciará previa intimación a la parte contraria para que manifieste su intención de
proseguir con la pretensión, y así produzca actividad impulsoria útil. Si transcurren 5 días sin
que la parte haya realizado ningún acto de impulso, se hará lugar al pedido de declaración de
caducidad.
DD
Con respecto a las costas, las mismas no han sido reguladas específicamente, por lo que son
aplicables las disposiciones generales.
La caducidad de instancia, como se dijo, puede ser dictada de oficio, previa intimación a las
partes de igual forma, y verificado el cumplimiento de los plazos. En caso de incumplimiento de
acto útil en el plazo de intimación, se declarará operada la caducidad de instancia.

Impugnabilidad: Art. 317 “La resolución sobre la caducidad solo es apelable cuando ésta
LA

fuera declarada procedente. En segunda o ulterior instancia, solo es susceptible de reposición


si se la dictare de oficio.”
En primera instancia, se prevé la posibilidad de interponer recurso de apelación. No ocurre lo
mismo con la resolución que rechaza el acuse de caducidad (La Cámara de Quilmes dijo que
no es susceptible de apelación).
Para las instancias posteriores, solo se contempla la posibilidad de la reposición en cao de
FI

actuar oficioso del juez.

Efectos: Por regla, la declaración de caducidad de instancia operada en primera o en única


instancia, no extingue el derecho de fondo, pudiendo iniciarse un nuevo juicio sobre la base de
similar pretensión.


Asimismo, se podrán emplear en otro juicio las pruebas ya producidas en dicho proceso cuya
instancia caducó.
No obstante, puede darse que la declaración de caducidad resuelva dejar sin efecto la
interrupción del cómputo de la prescripción, y haya transcurrido todo el plazo previsto por el
Código Civil, extinguiéndose de esa forma la acción.
Cuando la caducidad opera en instancias ulteriores a la primera, donde ya existe sentencia de
mérito y ésta es apelada, provoca que adquiera plena vigencia y fuerza de cosa juzgada
aquella sentencia apelada.
En orden a los incidentes y la reconvención, la caducidad de instancia de la causa principal
deviene en la caducidad de aquellos, mientras que no ocurre de esa forma a la inversa.

BOLILLA 19 TEORIA GENERAL DE LOS RECURSOS.


Las impugnaciones de las resoluciones judiciales: La doctrina suele dividir entre
“remedios” y “recursos”: Mientras que los primeros tienen por objeto la reparación de errores
procesales (de ahí que también se los llame vías de reparación), y su decisión se confía al
propio juez o tribunal que incurrió en el error; los segundos persiguen un nuevo examen por

103

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

parte de un tribunal jerárquicamente superior, llamado a ejercer un control sobre la “justicia” de


la resolución impugnada (se los llama vías de reexamen).
Otra parte de la doctrina se inclina a caracterizar a los recursos como una especie dentro de
los “remedios” que la legislación en general acuerda a fin de complementar, rescindir, anular o
modificar actos jurídicos.
Recursos: Se denomina recurso al acto procesal en cuya virtud la parte que se considera
agraviada por una resolución judicial pode su reforma o anulación, ya sea total a parcial, ya sea
al mismo juez que la dictó o a un tribunal jerárquicamente superior.

Requisitos comunes de los recursos:


- Que quien los interpone revista calidad de parte. Corresponde incluir como parte a los
terceros que se incorporan al proceso en virtud de alguna de las formas de la
intervención (voluntaria o forzosa), y al sustituto como procesa. También a los

OM
funcionarios que toman intervención en el juicio (como el Ministerio Público).
- Existencia de un gravamen, o sea, un perjuicio concreto resultante de la decisión.
- Su interposición dentro de un plazo perentorio, que comienza a correr a partir de la
notificación de la resolución.

Clasificación:
Ordinarios // Extraordinarios: La pauta fundamental para distinguir a uno de otros, debe
buscarse en la mayor o menor medida de conocimiento que respectivamente acuerdan a los

.C
tribunales para conocer de ellos.
Mientras que los recursos ordinarios se hallan previsto para casos corrientes y tienen por
objeto reparar cualquier irregularidad procesal (in procedendo) o de juicio (in judicando), los
extraordinarios se conceden con carácter excepcional, respecto de cuestiones específicamente
determinadas por la ley.
DD
Así, por ejemplo, el recurso de apelación tiende a subsanar cualquier error de juicio o
juzgamiento, sea que él se haya producido al aplicar la ley o al valorar los aspectos de hecho y
prueba de la causa. En cambio, en los recursos de casación, no cabe en principio la revisión de
las conclusiones de hecho establecidas por los tribunales ordinarios, sino solamente la
rectificación del juicio de derecho contenido en la sentencia recurrida.
Son ordinarios: los de aclaratoria, reposición, apelación, y de queja por recurso denegado.
Son extraordinarios: El extraordinario federal ante la CSJN, el de inaplicabilidad de la ley, el
LA

de inconstitucionalidad y extraordinario de nulidad.

PRINCIPALES E INCIDENTALES FALTA


PRESUPUESTOS DE LOS RECURSOS VICIO/ERROR. FORMA DE ATACARLOS FALTA

PLAZO PARA RECURRIR. DISTINTOS PLAZOS. SUSPENSIÓN E INTERRUPCION FALTA


FI

EFECTOS DE LOS RECURSOS FALTA


REFORMATIO IN PEIUS. FALTA.

Bolilla 27: Proceso Cautelar. Teoría General Del Proceso Cautelar




Tutela jurisdiccional cautelar. Fundamentos: Frente a la inevitable demora de los procesos y


ante el riesgo de que cuando llegue la sentencia de mérito sea de cumplimiento imposible
frente a los cambios operados en la realidad, se previó el dictado de medidas precautorias que
tendían al resguardo de bienes sobre los cuales ejercer el mandato que se concreta en el fallo.
A poco andar, la complejidad de las situaciones que podían suscitarse en un proceso regido
por el Código Procesal Civil y Comercial excedió holgadamente esos lineamientos. De tal modo
se incorporan al Código las medidas de protección de personas. Y otro gran hito se dará a
partir de cambios jurisprudenciales de la Corte Nacional al abandonarse el viejo criterio de que
la protección cautelar era sólo conservatoria, permitiéndose a través de estas vías, también
una forma de adelanto de la tutela jurisdiccional.
En el precedente “Camacho Acosta vs. Grafi Graf” (1997) nuestro máximo tribunal federal
reconoce operatividad a las elaboraciones doctrinarias referidas a la “tutela anticipada” o
“anticipación de la tutela”. A partir de ese momento, a través del dictado de una medida
cautelar en el marco de un proceso mayor o principal se podrá adelantar en todo o en parte el
objeto mediato de la pretensión. En otra palabras, esta petición cautelar permitirá que el juez
entregue todo o parte del “bien de la vida” al reclamante reunidos los recaudos clásicos de

104

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

toda medida de este tipo. Se trata, pues, de una “cautela material” por oposición a las “cautelas
instrumentales” que se limitan a resguardar bienes o situaciones para que se logre aplicar
luego la sentencia final. La cautela material sólo se diferencia por su objetivo: entregar en
forma adelantada y previa a la sentencia de merito, todo o parte de lo que será objeto de ésta.
Esta entrega igualmente no puede en ningún caso agotar la pretensión. Jamás puede
asimilarse jurídicamente la entrega del bien de la vida a través de una medida cautelar con la
que se produce mediante la sentencia de merito. Si bien es cierto que en los hechos no habría
diferencia –por citar un ejemplo: el tratamiento de un enfermo que reclama una droga no se
vería modificado porque se la suministren en cumplimiento de una resolución cautelar o de una
sentencia de merito- esa identidad fáctica no puede ocultar las profundas y esenciales
diferencias jurídicas entre estas dos situaciones. Las medidas cautelares son por naturaleza
dependientes de un proceso mayor, principal. No constituyen un fin en sí mismas, sino que son
un accesorio o instrumento de otro juicio al que sirven y que condiciona su procedencia,

OM
posterior mantenimiento y eventuales variaciones.
Hoy la doctrina precautoria tal como está delineada en el Código y básicamente a partir de las
construcciones doctrinarias y jurisprudenciales vinculadas con la anticipación de la tutela
mediante medidas cautelares constituye una valiosísima herramienta para la defensa de los
derechos. Su uso razonable y regular permite que el litigante proteja debidamente situaciones
de hecho y de derecho a las resultas del juicio, y si es necesario, efectuar un adelanto de la
tutela que de otro modo sólo podrá llegar con la sentencia de merito, obteniéndola de manera
siempre provisoria pero efectiva, ya que contará con el bien de la vida para mitigar el peligro en

.C
la demora que lo llevó a requerir esta forma novedosa de protección cautelar. Esta protección
material se da frecuentemente en el marco de los juicios de amparo.

Medidas cautelares: a) Concepto y fines. b) Presupuestos. c) Caracteres


Las medidas cautelares o precautorias son aquellas que se ordenan con el fin de asegurar el
DD
derecho de alguna de las partes y la eficacia de la sentencia definitiva. A veces se dan
situaciones que pueden poner en peligro el derecho de las partes o la eficacia de las
sentencias que se dicten, tal el caso de la desaparición de pruebas indispensables para el
juicio, peligro de daño para bienes y personas, etc.
Para evitar esos peligros se instituyen medidas cautelares tales como el embargo preventivo, el
secuestro de bienes, la prohibición de innovar y otras.
Caracteres:
LA

a) Son provisionales: subsisten mientras duren las causas que permitieron decretarlas. Si
esas causas desaparecen, la medida cautelar pierde su razón de ser y puede pedirse
su levantamiento.
b) Son modificables: Decretada una medida cautelar, el acreedor puede pedir que ella se
amplíe, mejore o sustituya por otra, si la medida cautelar decretada no cumple
adecuadamente la función de garantía a que está destinada.
FI

c) Se decretan sin la intervención de la parte afectada por la medida (inaudita parte) para
evitar que ésta pueda llegar a frustrar el cumplimiento de la medida. El afectado recién
tomará conocimiento de la medida en el momento de su cumplimiento, o
posteriormente mediante notificación.
d) No constituyen un fin en sí mismas: porque su finalidad es asegurar el derecho de las


partes y la eficacia de la sentencia que se dicte en el proceso principal.


e) Se ejecutan de inmediato: Los incidentes o recursos que se interpongan, no suspenden
la ejecución de la medida cautelar.
f) Pueden decretarse varias medidas cautelares juntas a fin de que se complementen.

Requisitos para que procedan:


1. Verosimilitud del derecho: El derecho que el solicitante de la medida invoca debe ser
verosímil. No es necesaria una prueba terminante, basta que a primera vista parezca
que el solicitante tiene derecho, lo cual generalmente se logra ofreciendo la declaración
de varios testigos.
2. Temor fundado/peligro en la demora: Debe existir temor fundado de que el derecho del
solicitante pueda sufrir un perjuicio inminente e irreparable si no se ordena la medida
cautelar de inmediato.
3. Contracautela del que solicita la medida: Dado que las medidas cautelares se decretan
sin que el solicitante pruebe plenamente su derecho y sin la intervención de la otra
parte (inaudita parte) puede suceder que el solicitante haya pedido la medida

105

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

indebidamente, es decir, sin derecho. Para ello, el Código establece que quien pida la
medida debe dar caución para responder por las costas, daños y perjuicios que
pudiese ocasionar a la otra parte. La calidad y el monto de la caución queda a criterio
del juez y podrá ser: a) Real –dinero, valores, bienes-; b) Personal –alguien de
acreditada responsabilidad económica o un banco debe salir de fiador-; c) Juratoria –el
solicitante jura hacerse responsable). No se le exige caución a la Nación, provincias,
sus reparticiones, municipalidades, las personas que justifiquen ser reconocidamente
abonadas, ni a los que actuaren con beneficio de litigar sin gastos.

Clasificación: las medidas cautelares se clasifican en tres clases:


1. Medidas para asegurar bienes: Ej.: embargo preventivo, secuestro, prohibición de
innovar, prohibición de contratar, anotación de litis, intervención y administración
judicial.

OM
2. Medidas para asegurar elementos probatorios: son las medidas de “prueba anticipada”.
3. Medidas para asegurar personas: Ej.: guarda de una persona o satisfacción de sus
necesidades urgentes.
Enumeración de las medidas cautelares: El Código legisla sobre las siguientes: Embargo
preventivo, secuestro, intervención judicial, inhibición general de bienes, anotación de litis,
prohibición de innovar, prohibición de contratar, protección de personas, medidas cautelares
genéricas, y medidas de prueba anticipadas.

.C
Las medidas cautelares genéricas: son aquellas que se pueden solicitar al juez cuando las
medidas cautelares contempladas en la ley, no fuesen lo suficientemente aptas para asegurar
el cumplimiento de la sentencia. Ej.: restitución de una cosa de inmediato, clausura de un lugar,
medidas de seguridad edilicia por temor a que de un edificio u otra cosa derive un daño,
suspensión de la inscripción de una declaratoria de herederos, etc.
DD
Oportunidad para pedir medidas cautelares: pueden solicitarse antes o después de
deducida la demanda, a menos que de la ley resultare que debe entablarse previamente.
El escrito deberá expresar: a) el derecho que se pretende asegurar, b) la medida que se pide,
c) la disposición de la ley en que se funde y d) el cumplimiento de los requisitos que
corresponde, en particular, a la medida requerida.
LA

Procedimiento cautelar: a) Juez competente. b) La información sumaria


Juez competente: Lo será el que deba conocer en el proceso principal. Si un juez no es
competente deberá abstenerse de dictar una medida precautoria. Sin embargo, la medida
ordenada por un juez incompetente será válida (si reunió todos los requisitos), pero no
prorrogará su competencia. El juez que decretó la medida, inmediatamente después de
requerido remitirá las actuaciones al que sea competente.
FI

Facultades del juez: El juez, para evitar perjuicios o gravámenes innecesarios al titular de los
bienes, podrá disponer una medida precautoria distinta de la solicitada, o limitarla, teniendo en
cuenta la importancia del derecho que se intentare proteger.


Contra cautela: La medida precautoria sólo podrá decretarse bajo responsabilidad de la parte
que la solicitare, quien deberá dar caución por todas las costas y daños y perjuicios que
pudiere ocasionar en caso de haberla pedido sin derecho.
El Juez graduará la calidad y monto de la caución de acuerdo con la mayor o menor
verosimilitud del derecho y las circunstancias del caso.
Podrá ofrecerse la garantía de instituciones bancarias o de personas de acreditada
responsabilidad económica.
Exención de la contra cautela: No se exigirá caución si quien obtuvo la medida:
1°) Fuere la provincia, alguna de sus reparticiones, una municipalidad o persona que justifique
ser reconocidamente abonada.
2°) Actuare con beneficio de litigar sin gastos.

Mejora de la contra cautela: En cualquier estado del proceso, la parte contra quien se hubiere
hecho efectiva una medida cautelar podrá pedir que se mejore la caución probando
sumariamente que es insuficiente. El Juez resolverá previo traslado a la otra parte.

106

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Cumplimiento y recurso: Las medidas precautorias se decretarán y cumplirán sin audiencia


de la otra parte. Ningún incidente planteado por el destinatario de la medida podrá detener su
cumplimiento. Si el afectado no hubiese tomado conocimiento de las medidas con motivo de su
ejecución, se le notificarán personalmente o por cédula dentro de los 3 días. Quien hubiese
obtenido la medida será responsable de los perjuicios que irrogue la demora. La providencia
que admitiere o no hiciere lugar a una medida precautoria será apelable. Si la concediese, lo
será en efecto devolutivo.

Caducidad: Se producirá la caducidad de pleno derecho de las medidas cautelares que se


hubieren ordenado y hecho efectivas antes del proceso, si tratándose de obligación exigible no
se interpusiere la demanda dentro de los 10 días siguientes al de su traba. Las costas y los
daños y perjuicios causados serán a cargo de quien hubiese obtenido la medida, y esta no
podrá proponerse nuevamente por la misma causa. Las inhibiciones y embargos se extinguirán

OM
a los 5 años de la fecha de su anotación en el Registro de la Propiedad, salvo que a petición de
parte se reinscribieran antes del vencimiento del plazo, por orden del juez que entendió en el
proceso.
Esto significa que la ley fija un plazo perentorio de 10 días para presentar la demanda, pues de
lo contrario se producirá la caducidad de pleno derecho de las medidas precautorias
establecidas y efectivizadas antes del inicio del proceso principal. El plazo legal se debe
computar a partir del momento en que se efectivice en su integridad el acto precautorio o el
conjunto de ellos si se hubiesen acumulado más de uno o fueren complejos o combinados,

.C
suponiendo tal principio una actividad razonablemente diligente en la efectivización de todas
las medidas ordenadas pues lo contrario implicaría un comportamiento desleal y arbitrario que
desvirtuaría la finalidad de este instituto. Esta es otra manifestación de la accesoriedad de las
medidas cautelares respecto de un proceso principal. Tanto ello es así que sin éste las
cautelas no tienen razón de ser y caducan, perdiéndose.
DD
Si el solicitante no es diligente, además de que quedan automáticamente sin efecto las
medidas adoptadas, deberá cargar con todos los gastos irrogados por esta actividad procesal
estéril además de tener la obligación de reparar todos los daños que pudo haber ocasionado a
la contraria. A ello, la ley suma la prohibición de volver a pedir una medida cautelar equivalente
a la frustrada por la misma causa.

Responsabilidad por perjuicios innecesarios: La ley no ampara el ejercicio abusivo de los


LA

derechos. El Código procesal establece que cuando se ordene levantar una medida cautelar y
se demuestre que el requirente abusó o se excedió en el derecho que la ley otorga para
obtenerla, se lo condenará –si la otra parte lo pide- a pagar los daños y perjuicios.
Aunque se levante la medida cautelar, el solicitante no será responsable en los casos de:
Caso del Art. 209 Inc.1: se pide embargo preventivo porque el deudor no tiene domicilio en la
República.
FI

Caso del Art. 212: se pide embargo preventivo porque hay rebeldía, confesión o
reconocimiento de la otra parte, o porque hay sentencia favorable al solicitante.

Bolilla 28: Distintas Medidas Cautelares


I- Embargo preventivo: a) Concepto. b) Admisibilidad


El embargo preventivo es una medida cautelar sobre uno o varios bienes del presunto deudor,
con el objeto de inmovilizarlos y asegurar la responsabilidad del embargado y el cumplimiento
de la sentencia que se dicte en el proceso. El embargo individualiza e inmoviliza el bien sobre
el que recae, porque el deudor tiene limitada la facultad de disposición: no puede realizar sobre
el bien actos que causen la disminución de la garantía del crédito. Pero esta limitación no es
absoluta, ya que el Cód. Civil admite que las cosas embargadas pueden ser objeto de los
contratos, a condición de que al contratar se declare la existencia del embargo. El embargo
preventivo es viable en todo tipo de proceso, sea de ejecución o de conocimiento (ordinario,
sumario, sumarísimo o procesos especiales).

Caracteres: Diferencias con Embargo Ejecutivo


1. Al embargo preventivo le basta la simple verosimilitud del derecho invocado. En cambio
en el embargo ejecutivo se requiere un título que traiga aparejada ejecución.

107

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

2. El embargo ejecutivo procede si se demanda el cobro de una suma de dinero, en


cambio el embargo preventivo procede tanto si se demanda una suma de dinero como
el cumplimiento de una obligación en especie.
3. El embargo preventivo podrá recaer tanto sobre bienes muebles como inmuebles.
4. El embargo preventivo se decreta bajo responsabilidad y caución del solicitante, en
cambio en el embargo ejecutivo no es necesaria la caución del ejecutante.

Procedencia del Embargo preventivo: En Art. 209 entiende que podrá pedir embargo
preventivo el acreedor de deuda en dinero o en especie que se hallare en alguna de las
condiciones siguientes:
1°) Que el deudor no tenga domicilio en la República.
2°) Que la existencia del crédito esté demostrada con instrumento público o privado atribuido al
deudor, abonada la firma por información sumaria de dos testigos.

OM
3°) Que fundándose la acción en un contrato bilateral, se justifique su existencia en la misma
forma del inciso anterior, debiendo en este caso probarse además sumariamente el
cumplimiento del contrato por parte del actor, salvo que éste ofreciese cumplirlo, o que su
obligación fuese a plazo.
4°) Que la deuda esté justificada por libros de comercio llevados en debida forma por el actor, o
resulte de boleto de corredor de acuerdo con sus libros, en los casos en que éstos puedan
servir de prueba, o surja de la certificación realizada por contador público en el supuesto de
factura conformada.

.C
5°) Que estando la deuda sujeta a condición o plazo, el actor acredite sumariamente que su
deudor trata de enajenar, ocultar o transportar sus bienes, o siempre que justifique del mismo
modo que por cualquier causa ha disminuido notablemente la responsabilidad de su deudor
después de contraída la obligación.
DD
El embargo preventivo no solo es procedente en los supuestos de este Art. 209 sino en
cualquier otro en que se justifique el cumplimiento de sus presupuestos básicos aunque la
configuración de cualquiera de las hipótesis aludidas en esas normas específicas puntualmente
permite prescindir de la exigibilidad del peligro de la demora.

Otros casos: Art. 210. Podrán igualmente pedir el embargo preventivo:


1°) El coheredero, el condómino, o el socio, sobre los bienes de la herencia, del condominio, o
LA

de la sociedad, si acreditaren la verosimilitud del derecho y el peligro de la demora.


2°) El propietario o locatario principal de predios urbanos o rústicos, haya o no contrato de
arrendamiento, respecto de las cosas afectadas a los privilegios que le reconoce la ley.
Deberán acompañar a su petición el título de propiedad o el contrato de locación, o intimar al
locatario para que formule previamente las manifestaciones necesarias.
3°) La persona a quien la ley reconoce privilegios sobre ciertos bienes muebles o inmuebles,
FI

siempre que el crédito se justificase en la forma establecida en el artículo 209°, inciso 2).
4°) La persona que haya de demandar por acción reivindicatoria, petición de herencia, nulidad
de testamento o simulación, respecto de la cosa demandada, mientras dure el juicio, y siempre
que se presentaren documentos que hagan verosímil la pretensión deducida.


Mandamiento: Para el caso que se disponga el embargo de bienes muebles, el oficial de


justicia será el encargado de diligenciar el mandamiento judicial que recoge y refleja la
resolución dictada por el magistrado en el expediente a partir de la idónea petición por parte del
acreedor. Este acto jurídico contiene elementos de importancia. Uno de ellos es la autorización
para requerir el auxilio de la fuerza pública y para allanar domicilios. Otros datos a consignar
son los referidos al día y hora en que podrá realizarse la diligencia –habilitándose en caso de
ser necesario- y el lugar en el que habrá de practicarse. Se deberá incluir la suma por la cual
deberán embargarse bienes así como la descripción de los mismos o bien la autorización para
que se incluya en la medida los bienes suficientes para cubrir ese monto de deuda. En este
último caso, el oficial de justicia seguirá las indicaciones del letrado del acreedor quien irá
señalando cuáles son los objetos a embargar. Por supuesto de ser esta selección abusiva, el
deudor tendrá los medios para impugnarla, limitar sus alcances y eventualmente obtener la
reparación por los daños padecidos.
El Código dice en su Art. 214 que “en el mandamiento se incluirá siempre la autorización para
que los funcionarios encargados de ejecutarlo soliciten el auxilio de la fuerza pública y el
allanamiento de domicilio en caso de resistencia, y se dejará constancia de la habilitación de

108

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

día y hora y del lugar. Contendrá, asimismo, la prevención de que el embargado deberá
abstenerse de cualquier acto respecto de los bienes objeto de la medida, que pudiere causar la
disminución de la garantía del crédito, bajo apercibimiento de las sanciones penales que
correspondieren”.
Para el supuesto de que los bienes del deudor queden en su domicilio, constituyéndose éste en
depositario de los mismos, esta manda reitera las pautas que son connaturales a la función del
depositario: la orden de abstención de todo acto que importe disminución de la garantía del
crédito so riesgo de ser procesado por las figuras penales respectivas.

Procedimiento: El embargo preventivo se debe trabar en la forma prescripta para el juicio


ejecutivo. Se limitará a los bienes necesarios para cubrir el crédito que se reclama y las costas.
El deudor podrá continuar en el uso normal de la cosa, salvo que se dispusiese el secuestro o
la administración judicial de lo embargado. El mandamiento debe incluir la autorización para

OM
que los funcionarios encargados de ejecutarlo soliciten el auxilio de la fuerza pública y el
allanamiento de domicilio en caso de resistencia, y se dejará constancia de la habilitación de
día y hora y del lugar. Si los bienes embargados son muebles se depositan a la orden del juez,
pero si son los de la casa habitación del embargado, podrá designarse como depositario al
mismo embargado. El depositario debe entregar los bienes dentro del siguiente día al de la
intimación judicial. No podrá eludir la entrega invocando derecho de retención. Si no los
entrega, el juez dará intervención a la justicia penal y podrá ordenar la detención del
depositario hasta que intervenga el juez penal.

.C
Bienes inembargables: Como principio todo lo que pertenezca al deudor puede ser
embargado y eventualmente, secuestrado, privándolo de su uso. Sin embargo, se veda esta
posibilidad respecto de los enseres indispensables para la vida cotidiana del deudor y su
familia así como de los elementos necesarios para poder trabajar. El fundamento es
DD
evidentemente: el cobro de una deuda no puede sumir al deudor y su familia en la más
absoluta indigencia y privación siempre debe dejársele lo mínimo necesario para que viva y
pueda ejercer u oficio, industria o profesión. No se trabará nunca embargo:
1°) En el lecho cotidiano del deudor, de su mujer e hijos, en las ropas y muebles de su
indispensable uso, ni en los instrumentos necesarios para la profesión, arte u oficio que ejerza.
2°) Sobre los sepulcros, salvo que el crédito corresponda a su precio de venta, construcción o
suministro de materiales.
LA

3°) En los demás bienes exceptuados de embargo por la ley. Ningún otro bien quedará
exceptuado.

Levantamiento del Embargo o modificación de su alcance


Si el embargo recayó sobre bienes inembargables, está mal trabado y debe ser levantado, sea
de oficio o a pedido del deudor (o su cónyuge o hijos); el levantamiento procede aunque la
FI

resolución que lo decretó se hallare consentida. El juez competente para ordenar el


levantamiento del embargo es el que decretó el embargo. También procede el levantamiento
de embargo si los bienes embargados no son del deudor sino de un tercero.

El depositario judicial: Si los bienes embargados fuesen muebles, serán depositados a la




orden judicial; pero si se tratase de los de la casa en que vive el embargado, y fuesen
susceptibles de embargo, aquél será constituido en depositario de ellos, salvo que, por
circunstancias especiales, no fuese posible.
El depositario de objetos embargados a la orden judicial deberá presentarlos dentro de 24
horas de haber sido intimado judicialmente. No podrá eludir la entrega invocando el derecho de
retención. Si no lo hiciere, el juez remitirá los antecedentes al tribunal penal competente,
pudiendo asimismo ordenar la detención del depositario hasta el momento en que dicho
tribunal comenzare a actuar.

Prioridad del primer embargante: El acreedor que ha obtenido el embargo de bienes de su


deudor, no afectados a créditos privilegiados, tendrá derecho a cobrar íntegramente su crédito,
intereses y costas, con preferencia a otros acreedores, salvo en el caso de concurso. Los
embargos posteriores afectarán únicamente el sobrante que quedare después de pagados los
créditos que hayan obtenido embargos anteriores.
Un bien puede ser embargado más de una vez. No obstante, al momento de hacerse efectivo
el cobro de alguno de esos créditos sobre la cosa se deberá convocar a otros embargantes.

109

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

Las respectivas fechas de la toma de razón de estas medidas serán las que establezcan el
orden en que serán satisfechas las acreencias respecto de ese bien determinado. Por lo tanto,
el embargante cobrará con prioridad a otros acreedores no embargantes y también respecto de
los embargantes posteriores. Éstos podrán venir a satisfacer su crédito sobre el remanente, si
es que queda alguno, una vez que el primero que logró trabar la precautoria haya percibido la
totalidad de su crédito más los intereses y costas, todo según las determinaciones realizadas
en la sentencia.

II- SECUESTRO JUDICIAL: a) Concepto. b) Admisibilidad. c) Diferencia con otras


instituciones afines. d) Colisión con el derecho de retención.
El secuestro es la medida cautelar que consiste en desapoderar de un bien al deudor y
entregarlo en depósito a un tercero. Sus características son: a) desapoderamiento: retiro de la
posesión del bien al deudor; b) Entrega en depósito a un tercero.

OM
Diferencia con otras instituciones afines: El secuestro se parece al embargo preventivo
(ambos son medidas cautelares y tienen los mismos presupuestos y además en ambos se
individualiza e inmoviliza el bien) pero hay diferencias.
1. En el secuestro la cosa se entrega en depósito a un tercero, mientras que en el
embargo preventivo eso generalmente no sucede, dejándose la cosa en manos del
deudor.
2. En el secuestro el deudor no puede usar la cosa, pues ella pasa a manos del tercero,
en cambio en el embargo preventivo el deudor puede usar la cosa embargada si se lo

.C
nombra depositario.
3. El secuestro sólo recae sobre muebles o semovientes, mientras que el embargo
preventivo recae sobre muebles, semovientes e inmuebles.
4. El secuestro, generalmente recae sobre cosas que son objeto del litigio, mientras que
el embargo preventivo recae sobre cualquier bien que integre el patrimonio del deudor.
DD
Procedencia: Procederá el secuestro de los bienes muebles o semovientes objeto del juicio,
cuando el embargo no asegurare por sí solo el derecho invocado por el solicitante, siempre que
se presenten instrumentos que hagan verosímil el derecho cuya efectividad se quiere
garantizar. Procederá, asimismo, con igual condición, toda vez que sea indispensable proveer
a la guarda o conservación de cosas para asegurar el resultado de la sentencia definitiva. El
juez designará depositario a la institución oficial o persona que mejor convenga; fijará su
LA

remuneración y ordenará el inventario, si fuese indispensable.


Entonces procede cuando:
1. Cuando el embargo no asegure por sí solo el derecho invocado por el solicitante (Ej.: si
temo que trabando embargo y quedando la cosa en manos del deudor, este la habrá
de deteriorar, debo pedir el secuestro),
2. Cuando sea indispensable proveer a la guarda o conservación de cosas para asegurar
FI

el resultado de la sentencia definitiva.

Procedimiento: El solicitante debe acreditar la verosimilitud de su derecho y que el embargo le


resulta insuficiente, luego el juez designará depositario a la institución oficial o persona que
mejor convenga, fijará su remuneración y ordenará el inventario, si fuese indispensable.


Colisión con el derecho de retención: El secuestro es la medida cautelar que consiste en


desapoderar de un bien al deudor y entregarlo en depósito a un tercero. Los objetos bajo
medidas cautelares de este tipo tienen un destino específico: servir de garantía para el
cumplimento de una futura sentencia. Se establece que no hay posibilidad de que el
depositario se resista a su deber de reintegrar, ni siquiera escudándose en el derecho de
retención que cede frente a la orden dirigida al depositario. Todo ello bajo el riesgo de que tal
conducta sea investigada penalmente por encuadrar en figuras típicas debiendo el juez civil
denunciar el hecho.
III- INHIBICIÓN GENERAL DE BIENES: a) Concepto. b) Procedimiento e inscripción.
La inhibición general de bienes, es la medida cautelar que impide al deudor vender o gravar los
bienes que estén inscriptos a su nombre en el Registro de la propiedad al momento de
anotarse la medida, o los que adquiera posteriormente. Esta medida es de gran utilidad cuando
no se conocen bienes del deudor o cuando los que se conocen no alcanzan a cubrir el monto
del crédito reclamado. En estos casos, el remedio es pedir la “inhibición general de bienes”. Por
ello, los escribanos no pueden otorgar la escritura de transferencia del dominio o de

110

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

constitución de un gravamen, si del certificado que se debe pedir al Registro, resulta que el
titular del bien tiene anotada una inhibición general. La inhibición general recae sobre
inmuebles, pero también se puede ordenar respecto de cualquier bien que tenga un adecuado
sistema de registro.

Procedimiento: En todos los casos en que habiendo lugar a embargo éste no pudiere hacerse
efectivo por no conocerse bienes del deudor, o por no cubrir éstos el importe del crédito
reclamado, podrá solicitarse contra aquél la inhibición general de vender o gravar sus bienes, la
que se deberá dejar sin efecto siempre que presentase a embargo bienes suficientes o se diere
caución bastante. El que solicitare la inhibición deberá expresar el nombre, apellido y domicilio
del deudor; así como todo otro dato que pueda individualizar al inhibido, sin perjuicio de los
demás requisitos que impongan las leyes.
La inhibición sólo surtirá efecto desde la fecha de su anotación, salvo para los casos en que el

OM
dominio se hubiere trasmitido con anterioridad, de acuerdo con lo dispuesto en la legislación
general. No concederá preferencia sobre las anotadas con posterioridad.
Por lo tanto, procede:
1. si no se conocen los bienes del deudor, o
2. si los que se conocen no alcanzan a cubrir el monto del crédito reclamado
3. siempre debe tratarse de un caso que permita pedir el embargo preventivo.

Efectos: La inhibición general impide al deudor vender o gravar sus bienes, pero no le impide

.C
adquirir nuevos bienes. Los efectos de la inhibición se producen desde la inscripción de la
medida en el Registro. La inhibición no da preferencia sobre otras inhibiciones anotadas
posteriormente.
La inhibición debe ser levantada si el deudor presentase a embargo bienes suficientes o diere
caución bastante. También puede pedirse el levantamiento si desaparecieron las
DD
circunstancias que permitieron decretar la medida. Tanto las inhibiciones como los embargos
se extinguen, de pleno derecho, a los 5 años de su anotación en el Registro salvo que se
reinscriban antes del vencimiento, a petición de parte y por orden del juez.

IV- ANOTACIÓN DE LITIS: a) Concepto. b) consecuencia jurídica.


La anotación de la litis es la medida cautelar que tiene por objeto dar a publicidad que, con
relación a un inmueble o mueble registrable, existe un proceso. Se anota en el Registro
LA

correspondiente. De este modo, el tercero que adquiera el bien o a cuyo favor se instituya un
derecho real, no puede alegar que desconocía la existencia de la litis y en consecuencia, debe
soportar los efectos de la sentencia que se dicte. Los escribanos, a efectos de otorgar una
escritura, deben solicitar el certificado de dominio al Registro de la Propiedad Inmueble o al
Registro que corresponda, y si surge que existe anotada la litis, deberán dejar constancia de
ella en la escritura.
FI

Procedencia: Procederá la anotación de litis cuando se dedujere una pretensión que pudiere
tener como consecuencia la modificación de una inscripción en el registro de la propiedad y el
derecho fuere verosímil. Cuando la demanda hubiere sido desestimada, esta medida se
extinguirá con la terminación del juicio. Si la demanda hubiese sido admitida, se mantendrá
hasta que la sentencia haya sido cumplida.


Efectos: La anotación de la litis no impide gravar ni vender el bien. Simplemente avisa que
sobre un bien existe litigio, de modo que los terceros no puedan alegar ignorancia. Su efecto
sólo recae sobre el bien que es objeto de la litis y motivo de la anotación, no afecta a otros
bienes del demandado.
Extinción de la Anotación: Cuando la demanda hubiere sido desestimada, esta medida se
extinguirá con la terminación del juicio. Si la demanda hubiese sido admitida, se mantendrá
hasta que la sentencia haya sido cumplida. Cumplida la sentencia, está terminado el pleito y
por lo tanto, se extingue la anotación.

V- INTERVENCIÓN Y ADMINISTRACIÓN JUDICIAL: a) Concepto. b) especies de


interventores: a) amplitud de cada una de ellas. b) Disposiciones comunes a toda clase
de intervención. c) Facultades del juez. d) Deberes del interventor. e) Remoción. h)
Honorarios.

La intervención judicial es la medida cautelar por la cual una persona designada por el juez
interviene en la vida económica de una persona física o jurídica. El interventor es un auxiliar del

111

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

juez. La intervención judicial puede tener por objeto recaudar ingresos futuros y periódicos,
controlar la administración de una sociedad, sustituir al administrador o informar al juzgado.

Distintos Tipos de Interventores:


1. Interventor Recaudador: se limita a recaudar y retener el monto embargado, para luego
depositarlo a la orden del juzgado; no interviene en la administración. Ej.: interventor en
las boleterías de una cancha de fútbol o teatro. El monto a retener lo determina el juez,
pero no puede exceder del 50% de las entradas brutas.
2. Interventor Fiscalizador: no reemplaza al administrador, pero controla o fiscaliza la
administración para evitar que haya actos dañosos para la entidad.
3. Interventor Administrador: (Administrador Judicial): reemplaza al administrador
existente en la entidad intervenida.
4. Interventor Informante: (o veedor): no recauda, no fiscaliza ni administra, su función es

OM
la de informar al juzgado acerca de los hechos que se le han indicado al designárselo.

Disposiciones Comunes a toda clase de intervención: el juez apreciará con criterio restrictivo si
procede la intervención. Esto significa que el juez ordenará esta medida cuando ella sea
realmente necesaria de acuerdo a las circunstancias. Designará como interventor a una
persona que posea los conocimientos necesarios para desempeñarse atendiendo a la
naturaleza de los bienes o actividades, indicándose la misión que debe cumplir y el plazo de
duración. El interventor podrá retener los fondos y disponer de ellos –sin autorización judicial-

.C
para hacer gastos normales, para hacer gastos extraordinarios o nombrar auxiliares requiere
autorización judicial, salvo caso de urgencia.

Deberes del interventor. Remoción: El interventor debe desempeñar personalmente su función,


pero puede valerse de auxiliares. Debe presentar informes al juzgado, unos periódicos y otro
DD
final, aprobado el informe final puede cobrar sus honorarios. Debe evitar tomar medidas
innecesarias o que pongan en duda su imparcialidad o que puedan causar daño o menoscabo
a las partes. Si lo hace, o en general no cumple eficazmente su función, puede ser removido,
de oficio o a pedido de parte. La remoción puede dar lugar a la pérdida del derecho a cobrar
honorarios o a la reducción de los mismos.

Honorarios: Los interventores o administradores no podrán percibir honorarios con carácter


LA

definitivo hasta que la gestión total haya sido judicialmente aprobada. Si su actuación excediere
de 6 meses, previo traslado a las partes podrán ser autorizados a percibir periódicamente
sumas con carácter de anticipos provisionales, en adecuada proporción con el honorario total y
los ingresos de la sociedad o asociación.

ADMINISTRACIÓN JUDICIAL: Cuando fuere indispensable sustituir la administración de la


FI

sociedad o asociación intervenida, por divergencias entre socios derivadas de una


administración irregular o de otras circunstancias que, a criterio del juez hicieren procedente la
medida, el interventor será designado con el carácter de administrador judicial. En la
providencia en que lo designe, el juez precisará sus deberes y facultades tendientes a
regularizar la marcha de la administración y a asumir la representación, si correspondiere.


Ejercerá vigilancia directa sobre su actuación y procederá a removerlo en caso de negligencia


o abuso de sus funciones, luego de haber oído a las partes y al administrador. No se decretará
esta medida si no se hubiese promovido la demanda por remoción del o de los socios
administradores.

VI- PROHIBICIÓN DE INNOVAR: a) Concepto. b) Régimen legal.


Es la medida cautelar por la cual el juez prohíbe modificar –durante el curso del proceso- una
situación de hecho o de derecho existente en determinado momento. Su fin es que esa
situación de hecho o de derecho se mantenga. Por lo general, se ordena no modificar la
situación existente (Ej.: que el inmueble se mantenga desocupado). Pero también es admisible
para que no se modifique una situación existente antes de la demanda y que luego se ha
alterado (o sea, es admisible para restablecer una situación anterior. Ej.: el juez ordena que los
ocupantes del inmueble, del cual habían sido sacados con violencia, vuelvan a ocuparlo).

Régimen Legal: ARTICULO 230°: Podrá decretarse la prohibición de innovar en toda clase de
juicio, siempre que:

112

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

1°) El derecho fuere verosímil.


2°) Existiere el peligro de que si se mantuviera o alterara, en su caso, la situación de hecho o
de derecho, la modificación pudiera influir en la sentencia o convirtiera su ejecución en ineficaz
o imposible.
3°) La cautela no pudiere obtenerse por medio de otra medida precautoria.

VII- PROHIBICIÓN DE CONTRATAR: a) Concepto. b) Casos. 3. La medida cautelar


innovativa: doctrina y jurisprudencia.
Consiste en que el juez prohíba a una de las partes celebrar contratos con relación a
determinados bienes. La prohibición se debe inscribir en el Registro correspondiente.
Casos: la prohibición de contratar puede fundarse:
1. EN LA LEY: Ej.: el cónyuge no puede enajenar inmuebles gananciales sin el
consentimiento del otro.

OM
2. EN UN CONTRATO: Ej.: prohibición de subalquilar para el locatario.
3. EN LA NECESIDAD DE ASEGURAR: la ejecución forzada o los bienes objeto del
juicio.
Cuando por ley o contrato o para asegurar la ejecución forzada o los bienes objeto del juicio,
procediese la prohibición de contratar sobre determinados bienes, el Juez ordenará la medida.
Individualizará lo que sea objeto de la prohibición, disponiendo se inscriba en los registros
correspondientes y se notifique a los interesados y a los terceros que mencione el solicitante.

.C
Caducidad: La medida quedará sin efecto si quien la obtuvo no dedujere la demanda dentro del
plazo de 5 días de haber sido dispuesta, y en cualquier momento en que se demuestre su
improcedencia.

La medida cautelar innovativa: doctrina y jurisprudencia: El cambio de la doctrina de la Corte


DD
Nacional operado con el precedente “Camacho Acosta” dio una nueva dimensión a estas
peculiares figuras precautorias donde –a diferencia de por ejemplo un embargo que constituye
una simple garantía o resguardo pero no coincide con el objeto mediato de la pretensión- se
adelantan de manera provisoria las prestaciones que verosímilmente habrá de disponer la
sentencia de merito. Tanto la prohibición de innovar como –fundamentalmente- la medida
cautelar innovativa importan que se ordenen conductas que por lo general, reproducen en los
hechos las mismas conductas que se buscan con la resolución final del pleito principal. De allí
LA

que en la gran mayoría de los casos, la obtención de una medida innovativa genera cierta
resistencia porque está adelantando cautelarmente y en forma provisoria el contenido del fallo
de merito. Si bien la obtención es provisional, condicional, precaria, lo cierto es que quien deba
cumplirla siente que sin haber transitado un juicio completo ya ha sido condenado. La Corte
avala que se pueda obtener –previa Contracautela- un adelanto precautorio de la jurisdicción
mediante estas figuras de “tutela material” o “sustancial” cuando el peligro en la demora sea
FI

debidamente justificado y exista como siempre verosimilitud del derecho.

VIII- PROTECCIÓN DE PERSONAS COMO MEDIDA CAUTELAR: a) Concepto. b) Casos.


Es una medida cautelar que tiende a evitar peligros físicos o morales a menores o incapaces
que se encuentren expuestos a ellos. La medida se concreta ordenándose la guarda de la


persona y como complemento que se le satisfagan las necesidades más urgentes, como ser,
una suma para alimentos, ropas, medicamentos, etc.

Procedencia: Podrá decretarse la guarda:


1°) De menores de edad que se encuentren en las situaciones previstas en los artículos 307 y
309 del Código Civil (padre condenado por delitos contra hijos, padre que ha abandonado a
alguno de sus hijos, o padre que ponen en peligro la seguridad, la salud física o psíquica o la
moralidad del hijo, mediante malos tratamientos, ejemplos perniciosos, inconducta notoria o
delincuencia)
2°) De menores o incapaces que sean maltratados por los guardadores, tutores o curadores o
inducidos por ellos a actos reprobados por las leyes o la moral.
3°) De menores o incapaces sin representantes legales.
4°) De los incapaces o incapaces que estén en pleito con sus representantes legales, en el que
se controvierta la patria potestad, tutela o curatela o sus efectos.

113

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

El juez competente para decretar la guarda será el del domicilio de la persona que haya de ser
amparada, con intervención previa del asesor de menores. Cuando existiese urgencia o
circunstancias graves, se resolverá provisionalmente, sin más trámite.
La petición podrá ser deducida por cualquier persona. Previa intervención del Ministerio
Público. El Juez decretará fundadamente la guarda si correspondiere.
Medidas complementarias: Como medida complementaria, se deben satisfacer las
necesidades más urgentes. Al disponer la medida, el juez ordenará que se entreguen a la
persona a favor de quien ha sido ordenada, las ropas, útiles y muebles de su uso y profesión.
Ordenará, asimismo, que se le provea de alimentos por el plazo de 30 días, a cuyo
vencimiento, quedará sin efecto si no se iniciare el juicio correspondiente. La suma será fijada
prudencialmente por el juez, previa vista a quien deba pagarlos y sin otro trámite.

OM
.C
DD
LA
FI


114

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

OM
.C
DD
LA
FI


115

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

OM
.C
DD
LA
FI


116

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

OM
.C
DD
LA
FI


117

Este archivo fue descargado de https://filadd.com


Autor: Verónica Nicoletti

OM
.C
DD
LA
FI


118

Este archivo fue descargado de https://filadd.com