Вы находитесь на странице: 1из 4

LA CONSTRUCCIÓN “VERDE” O SOSTENIBLE, EL DESARROLLO

DE LA INGENIERÍA DE LA MANO CON EL MEDIO AMBIENTE


JONATHAN MAURICIO MORAN MONTOYA

“Entre ingenieros y arquitectos tenemos la responsabilidad de dar respuesta de manera óptima a los principales problemas
que la sociedad tiene, como se hace con el desarrollo sostenible. La sostenibilidad es lo que denominamos el triple resultado
final: el equilibrio entre Beneficio, Planeta y Personas”
Aurelio Ramírez (1).

A lo largo del tiempo, el hombre ha tenido que enfrentarse ante múltiples problemas y diferentes
desafíos, por lo tanto, le ha surgido la necesidad de implementar diferentes métodos para darle
solución a este tipo de problemáticas y así poder continuar con el normal desarrollo de una
civilización. En ocasiones, estos percances que se le presentan son causa de su propia mano y
deben remediarlo de la misma manera, actuando y haciendo algo para poder corregir o disminuir
el impacto de estas acciones.
Dentro de estos grandes inconvenientes que se presentan y que son causa del hombre, se
encuentra la grave problemática ambiental que se ha venido desarrollando en los últimos años,
la contaminación de los suelos, el agua, la atmósfera, los evidentes cambios climáticos, etc.
Problemática que se puede ver evidenciada a lo largo del planeta, donde se habla de un deterioro
general de la naturaleza, que trae consigo graves consecuencias en toda forma de vida y que con
el pasar del tiempo, pueden ser más y más contundentes, pudiendo llegar así a causar daños
irreversibles en toda civilización. Todo esto es producto del “desarrollo del ser humano” en
diferentes campos, uno de estos es el de la construcción, donde el efecto sobre el medio ambiente
radica en los materiales que se utilizan y la manera cómo se obtienen, además de los agentes
contaminantes que podría generar durante su desarrollo y el uso desmedido que se le dan a los
servicios durante el funcionamiento de la obra.
Es aquí donde entra en juego la participación del ser humano conciente, que se preocupa por el
futuro del planeta hacia donde se encaminan las civilizaciones modernas; tomando de tal manera
frente a la problemática ambiental, una “mentalidad verde”, que lo hace reflexionar ante el
deterioro dela misma y lo impulsa a tomar cartas en el asunto para frenar el daño causado a la
tierra. En el campo de la construcción también se puede evidenciar este tipo de mentalidad, que
lleva a los arquitectos, ingenieros y demás participantes de este campo a darle solución a una
interrogante que surge con base a la conciencia medioambiental, la cual es la siguiente: ¿Cómo
se puede llevar a cabo el proceso de construcción disminuyendo los impactos de la misma sobre
el medio ambiente?

1
Fundador y presidente del Spain Green Building Council (Consejo de Construcción Verde de España).
Ante esta interrogante, se debería dar una respuesta concisa, siendo esta la labor de los
ingenieros, arquitectos y demás participantes del campo de la construcción. Y de este modo, es
como de la mano con el desarrollo sostenible, producto de la mentalidad verde, surge lo que se
denomina construcción “verde” o sostenible, en la cual, se busca la manera más adecuada de
realizar el proceso de construcción si perjudicar el medio ambiente, concepto que se puede
entender de manera más conveniente mediante las palabras de Natividad Casado Martínez
(1996):
“La Construcción Sostenible, que debería ser la construcción del futuro, se puede definir como aquella que, con especial
respeto y compromiso con el Medio Ambiente, implica el uso sostenible de la energía. Cabe destacar la importancia
del estudio de la aplicación de las energías renovables en la construcción de los edificios, así como una especial
atención al impacto ambiental que ocasiona la aplicación de determinados materiales de construcción y la
minimización del consumo de energía que implica la utilización de los edificios.” (45)

Así se genera entonces un nuevo pensamiento, la actividad de la construcción ligada con un


desarrollo sostenible, pensando en su entorno; siguiendo de esta manera, uno de los principios
de la Ingeniería Civil, que radica en que una construcción debe afectar al mínimo el medio
ambiente, generando una relación estable entre el desarrollo y la naturaleza.
Siendo así, la construcción sostenible debe abarcar todo los procesos a los que la conlleva, desde
sus inicios hasta la culminación de la obra a realizar, es decir, desde la decisión de los materiales
a utilizar, hasta el funcionamiento de la obra terminada, en todo esto se debe pensar a la hora de
implementar los conceptos de la construcción verde.
Empezando entonces con este tipo de construcciones, en el ámbito de los materiales, se debe
tener en cuenta los siguientes aspectos, cómo se obtienen los materiales y el comportamiento de
estos materiales a la hora de construir. La problemática ambiental que se presenta en esta fase
radica en la explotación de los recursos para poder obtener la materia prima, afectando la zona
donde se encuentra la misma, además de esto se considera también un problema la energía
utilizada para obtener estos materiales debido a su extracción o elaboración.
En respuesta a esta problemática, es necesario encontrar dichos materiales que se comporten
con respeto hacia la naturaleza y sin embargo sigan cumpliendo con su funcionalidad, para esto
se podría dar un vistazo hacia el pasado, como lo dice el magister en Hábitat, Luis Fernando
González Escobar (2011):
“Queda un largo recorrido para seguir profundizando en soluciones bioclimáticas y en el uso de materiales saludables.
Seguramente hay que volver a mirar a la tradición, pero no desde la nostalgia sino hacia la adaptación a las
posibilidades que nos permite incorporar el siglo XXI. Hacen falta estrategias de industrialización de materiales
de bajo impacto ambiental, reglados por normativas oficiales que permitan garantizar su correcta ejecución,
pudiendo así trascender con mayor facilidad hacia todos los sectores de la construcción” (21)

Con lo mencionado, se quiere dar a entender que métodos de construcción utilizados


anteriormente, pueden cumplir con los requerimientos de la construcción sostenible, ya que
tienen características especiales, como lo son: el adobe, la tapia, el bahareque, construcciones en
guadua, entre otras, donde la materia prima de dichos tipos de construcción es cien por ciento
natural, además de ser de fácil obtención en la cual no se requieren procesos industriales, siendo
de esta manera la característica más importante de estos métodos, que no perjudican al medio
ambiente. Estos tipos de construcción cumplen con los requerimientos para formar parte del
desarrollo sostenible, por lo que podrían ser denominados como “materiales verdes”. Pero es
aquí donde empiezan a surgir ciertas interrogantes ante la implementación de estos en los
diferentes tipos de edificaciones, como por ejemplo ¿Qué tan resistente son las construcciones
realizadas con estos métodos? A la cual se puede responder fácilmente como lo dice el arquitecto
constructor Carlos Mauricio Bedoya Montoya (2011):
“De entrada debemos aclarar que la resistencia de una edificación es una característica que se logra más por la correcta
aplicación de un sistema constructivo que por el material en sí mismo. Podríamos tener la posibilidad de edificar
con los mejores materiales existentes, pero, sin un sistema estructural bien confinado y flexible, es muy posible que
el edificio colapse” (61)
A pesar que queda claro que se pueden hacer edificaciones funcionales con este tipo de
materiales, existe un problema muy grave que no deja que este modelo de construcción prolifere,
y es el mal pensamiento que tiene el hombre de que estas formas de construir son anticuadas y
al mismo tiempo, tiene la mala mentalidad de que dichos materiales son significado de pobreza
y subdesarrollo, debido a que la sociedad en general, ha trastocado el concepto de modernidad,
donde este se atribuye a objetos novedosos y con la última tecnología, colocando así como
materiales modernos al vidrio, el concreto, el acero, etc. Dejando atrás a los materiales naturales
y por lo cual, el tener una vivienda o generar obras mayores utilizando estos métodos
constructivos no sería del agrado de la mayoría de las personas, siendo esta construcción verde
malamente subvalorada.
Sin embargo, la construcción sostenible no solamente se centra en los materiales utilizados en
este proceso, sino también como lo dice Carlos Saura Carulla (2003), en el funcionamiento de la
obra:
“Los impactos de la construcción sobre la calidad del medio ambiente son de índole local y global, los de carácter global,
aparte de la explotación de los materiales, son el uso de la energía invertida en la construcción, y el gasto de los
recursos o servicios generados durante el posterior funcionamiento de la obra.” (159)

Es aquí donde el progreso de la tecnología y la industria pueden colaborar un poco en cuanto se


refiere al desarrollo sostenible, para darle solución al mal uso de los recursos como la energía y
el agua, donde el ahorro de estos es fundamental para ir de la mano con el medio ambiente.

De esta manera, entra en juego la capacidad de los ingenieros y demás participantes de la


construcción para darle solución a los problemas que conlleva esta labor con la naturaleza, donde
con diferentes diseños, métodos de ahorro y manejo de recursos, se logra reducir el impacto
sobre el planeta Tierra.

Tomando en cuenta lo anterior, se puede dar a entender que poco a poco los ingenieros han
logrado hacer un alto en el camino para dar una nueva perspectiva en el campo de la
construcción, en la cual, no se pierden los objetivos principales de una edificación, pero además
de esto, se logra mitigar los efectos negativos sobre el medio ambiente producto del proceso de
la construcción, logrando así el triple resultado final de la sostenibilidad, el equilibrio entre
beneficio, planeta y personas.
Bibliografía

Bedoya Montoya, C. M. (2011). Construcción Sostenible. Para Volver al Camino. Editorial DIKE.
Recuperado el 8 de Mayo de 2014
Carulla, C. S. (2003). Arquitectura y Medio Ambiente. Ediciones Universidad Politécnica de
Catalunya. Recuperado el 5 de Mayo de 2014
Casado Martínez, N. (1996). Definiciones de Construcción Sostenible. En ConstruData,
Construcción Sostenible (pág. 45). Editorial LEGIS. Recuperado el 6 de Mayo de 2014
Gonzáles Escobar, L. F. (2011). Estado del Arte. En C. M. Bedoya Montoya, Construcción
Sostenible (pág. 21). Editorial DIKE. Recuperado el 9 de Mayo de 2014